Está en la página 1de 4

Molina 5

A Favor de la Eutanasia
La eutanasia es el medio por el cual un paciente con alguna enfermedad terminal que
está pasando por un sufrimiento insoportable, pueda morir con dignidad y tranquilidad sin
tener que prolongar más un sufrimiento inútil que solo termina por degradar su condición
física, moral y espiritual. La eutanasia representa un camino seguro hacia la muerte para
el paciente y para sus familiares. Con esto, la hipótesis a defender es que se debe
reglamentar legalmente la aplicación de la eutanasia por la libre voluntad del paciente. Y
así, el propósito principal del presente trabajo es brindar claridad sobre la verdadera
intención y correcta aplicación de la eutanasia en determinados casos, y acabar con los
prejuicios de distintos medios que describen la eutanasia como un método sin medidas de
control. Los autores y artículos a analizar en la investigación son: Dr. Etienne Montero con
“¿Hacia una legislación de la Eutanasia Voluntaria?” y Arnold Kraus con “Eutanasia en
Holanda”. Las variables presentadas son: el uso de la eutanasia y sus consecuencias.

Dentro de la primera variable, el Dr. Etienne Montero habla sobre la necesidad del
uso y aplicación de la eutanasia por petición del paciente, ya que muchas veces es solo el
paciente el que debe decidir como quiere ser tratado en un padecimiento insoportable y si
lo desea poder elegir la alternativa de la eutanasia como medio seguro de liberación
individual. Con esto busca concientizar acerca del respeto a la libertad de conciencia para
elegir técnicas médicas como la eutanasia que permitan aliviar el dolor en determinados
casos donde ya no exista posibilidad alguna de cura. La legalización para la práctica de la
eutanasia basada en la petición voluntaria del paciente y la correcta asistencia a los
enfermos terminales implica que se recurra a éste método sólo cuando es rigurosamente
necesaria, y para ello antes que nada se debe asegurar el consentimiento del paciente,
sus familiares y el médico.

Se puede inferir que cualquier persona que esté atravesando por alguna enfermedad
terminal tiene derecho a elegir lo que más le convenga, y a hacer uso de su autonomía
para ejercer control sobre su vida y su bienestar. Ya que desde que nace una persona
cuenta con libre albedrío para actuar y decidir lo mejor para ella misma, y esto debe existir
hasta la última etapa de la vida. Nadie puede violar este derecho ya que le pertenece a
cada persona evaluar que es lo mejor para sí mismo.
Molina 6

Además el Dr. Montero afirma que las consecuencias en cuanto a una legislación de
la eutanasia serían principalmente positivas ya que existiría la ventaja de la claridad que
le pondría fin a la hipocresía de la situación actual de tolerancia de distintos medios. Con
esto, la eutanasia abandonaría su carácter clandestino en los países donde no está
permitida, con el fin de garantizar un control más eficaz de la misma y prevenir sus
abusos. El establecimiento de lineamientos permite en países como Holanda y Bélgica
donde si está legalizado, conocer cuando es posible y aceptable hacer uso de la
eutanasia. Hasta ahora, la ley holandesa ha creado procedimientos de control, limitando
los casos en los que pudiera aplicarse, y esto confirma que en un Estado democrático
nadie puede imponer al resto sus propias convicciones.

Con esto no debe existir duda de que una ley a favor del uso de la eutanasia
permitiría marcar lineamientos sobre cuando puede ser aplicada, y con esto acabaría con
distintos prejuicios que afirman que la eutanasia solo trata de acabar con una vida por no
considerarla lo suficientemente digna para merecerla vivir. La aceptación a la eutanasia
exige un criterio de pensamiento más amplio a los opositores que solo se enfocan en
resaltar el terminar con una vida humana.

De forma resumida, del Dr. Montero se puede asegurar que apoya la legislación para
la práctica de la eutanasia basada en la petición del paciente para poder elegir ser
asistido para poner fin a su sufrimiento interminable y poder morir con dignidad. Con esto
quiere dar a conocer que cada persona posee el derecho al respeto de su libertad de
conciencia y a no sufrir inútilmente, teniendo el beneficio de recurrir a las técnicas
médicas disponibles que le permitan aliviar su dolor. En consecuencia, esto traería una
atmósfera de claridad en cuanto a su uso y permitiría fijar medidas de control para
garantizar su correcta práctica.

Por otra parte, el autor Arnold Kraus habla sobre diferentes casos donde se empleó la
eutanasia para ponerlos como evidencia sobre el uso y las consecuencias en Holanda
donde fue utilizada originalmente. El primer caso mencionado sucedió en 1971, cuando la
Dra. Postma decidió ponerle fin al sufrimiento de su madre, después de que había sufrido
una hemorragia cerebral que la había dejado paralizada. Su estado físico se había vuelto
insoportable. Por tal motivo le inyectó morfina y la dejó morir. Su caso fue llevado a la
corte donde recibió una sentencia simbólica ya que la muerte asistida con la participación
de un médico era válida. El otro caso, sucedió en 1973, donde otro médico colaboró con
Molina 7

la muerte de pacientes terminales con lo que denominó “muerte piadosa”. A partir de estos
casos se suscitaron cambios de pensamiento, sociales y legales en Holanda que
originaron el establecimiento de asociaciones y leyes que aseguraran el buen uso de la
eutanasia.

Con esto, se puede inferir que en países como Holanda, un estado democrático
donde existe un respeto a las libertades individuales y humanas, permite reflexionar sobre
donde existe una verdadera democracia acerca el respeto a las libertades civiles de las
personas, en lugar de una supuesta libertad rodeada de impedimentos políticos y
prejuicios religiosos.

Además Kraus habla sobre los cambios que se dieron en Holanda y sus
consecuencias en el resto del mundo a partir de la legalización de la eutanasia hace más
de treinta años. Esto se dio principalmente en los ochenta, cuando la Asociación Médica
de Holanda estableció los lineamientos para que la eutanasia pudiera ser llevada a cabo
en pacientes terminales, y esto ha permitido que durante más de tres décadas la práctica
de la eutanasia ayude a darle fin al sufrimiento de pacientes terminales o con alguna
enfermedad sin posibilidad de mejora alguna. Con esto el gobierno espera que la nueva
ley lleve a los médicos a reportar con más frecuencia los casos de eutanasia, dando una
imagen más clara de cuántos casos hay realmente. Como no era de esperar, en el resto
del mundo fue mal vista su práctica; a este descrédito contribuyó principalmente el dogma
religioso, la superstición ancestral y el morbo de algunos medios de comunicación. Aún
siguen existiendo opiniones en contra de la eutanasia en todo el mundo, pero el hecho de
que Holanda la haya legalizado abrió las puertas para que otros países también siguieran
su ejemplo.

A partir de las ideas del autor es posible suponer que siempre existirán prejuicios en
contra de la eutanasia sobre todo por considerarla un tabú, y será sólo cuando entren en
un razonamiento imparcial que entenderán el verdadero propósito noble de la eutanasia,
ya que en los casos anteriormente mencionados, la eutanasia solo fue aplicada con la
intención de terminar con el dolor de pacientes que sufrían enfermedades terminales y la
medicina ya no podía hacer más por sus vidas; nunca fue considerada una salida fácil.

De forma general, del autor Arnold Kraus se puede asegurar que piensa que al igual
que el mundo, las leyes y la sociedad han cambiado y evolucionado a través del tiempo,
Molina 8

también lo debería de hacer la concepción que tenemos sobre la vida ya que ahora
existen alternativas como la eutanasia para elegir como queremos vivir hasta el último
momento. El autor apoya la legalización de la eutanasia y pone como evidencia casos y
los avances que se han dado en Holanda y afirma que esto ha servido de ejemplo para
otros países también busquen ofrecerles a sus ciudadanos la libertad de elegir que
consideran mejor para ellos mismos.

A partir de esta investigación es posible pensar que la investigación y el debate sobre


la eutanasia ha recorrido un largo camino y esto ha permitido conocer más acerca del uso
correcto de la eutanasia y su verdadera intención. Después de esta investigación se
puede asumir la posición de estar a favor de la eutanasia por considerarla una vía segura
para garantizar una muerte sin sufrimiento a personas enfermas que de otra manera
pasarían por un interminable padecimiento que los llevaría por un continuo deterioro y
agonía. Por esta razón es necesario que en nuestro país exista una ley para reglamentar
la eutanasia y así poder asegurar, como en otros países, su práctica con las debidas
medidas y garantías, respetando siempre la voluntad del paciente.

En conclusión, este trabajo ha servido para conocer más sobre la eutanasia


enfocándose en sus puntos a favor y así se espera que esta investigación haya sido de
ayuda para aclarar dudas o prejuicios que existían sobre el verdadero uso e intención de
la eutanasia. Con esto se llega a la conclusión que a través de las ideas de diferentes
autores, se ha comprobado que bien entendida, su práctica es una vía que aminora los
sufrimientos físicos y del alma de los enfermos hasta llevarlos a una muerte con dignidad.

Intereses relacionados