Está en la página 1de 2

La Oración del Señor

La Oración del Señor en Hebreo - Parte 5

"Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal." (Mateo 6:13)

El "Manos de Massah"

Massah viene de una raíz que significa para derretir, disolver,


consumir o - como por el fuego que pone a prueba la calidad de
algo. Como un sustantivo, la palabra es a menudo traducido como
"prueba", "juicio", o "tentación", y se utilizan directamente para
nombrar el lugar donde los hijos de Israel se rebeló contra Dios en
el desierto (Ex 17:7; Deut 6 : 16, Salmo 95:8; Hebreos 3:7-9).
Significativamente, massah también puede significar "la
desesperación", en el sentido de "fusión de corazón", y es
generalmente traducido como burla o desprecio (9:23 de Empleo).

Cuando la petición del Padre a ser "conducido no caer en la tentación", que se pregunta,
básicamente, se reoriente de la actitud de nuestro corazón a la vista de los momentos difíciles.
Para caer en "manos de Massah" significa ceder a la desesperación - y la disolución psicológica
que se traduce en la amargura, el desprecio y burla.

Liberación de Yetzer Hara

El origen de esta desesperación es lo que la tradición judía pide yetzer hara, o


el centro de impulso a gravitar hacia la satisfacción egoísta (idolatría). Este
concepto aparece por primera vez en Génesis 6:5 donde la maldad de los
hombres se describe como "toda la imaginación (yetzer) de los pensamientos de
su corazón era sólo el mal (ra)." En el Nuevo Testamento, hara yetzer se llama la
"mente carnal ", la" vieja naturaleza, "o el" hombre natural ".
Yetzer la palabra en sí es una palabra neutra utiliza para referirse a algo formado o forma,
como estilo de cerámica de la mano de un alfarero. Al igual que un alfarero efectos antes de
adoptar una forma de un objeto, de manera que los que se destina en el corazón de nuestro
carácter. Pero desde que Dios ha "poder sobre la arcilla" para hacer un buque apto para la
honra y otro para deshonra (Romanos 9:21), vamos a apelar ante el Padre solo para la
liberación del mal impulso.

La fuente última del mal se hara impulso propio, es decir, el mal, ya que es Satanás quien
busca atraer a nosotros a la idolatría. Satanás hace esto con el fin de robar a Dios de su gloria
por cegamiento a la verdad de su amor y de nuestra desesperada necesidad de él. Que nos
seduce con vano imaginación que podemos estar satisfechos con las cosas que no sean el
mismo Dios. Pero Yeshua nos enseña a orar a entregar el mal de uno por el poder de Dios de la
salvación.

Se puede ser tan entregado el día de hoy.

Transliteración:

Ve'al-tevieinu lidei massah, ki-'im hatzileinu


min-hara.