Está en la página 1de 2

La Oración del

Señor
La Oración del Señor en
Hebreo - Parte 4

"Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores."
(Mateo 6:12)

"Perdónanos así como nosotros perdonamos ... ...",


lo que significa que nuestro perdón de los demás es la medida de
nuestro propio estado de perdón ", para a la medida que lo use se
medirá de nuevo a ti" (Lucas 6: 38).

Si nos aferramos al resentimiento, amargura, o un deseo de


venganza, hacemos un llamamiento a los principios que nos
alienan de la reconciliación con los demás. Pero si tienen la
intención de Dios es el juez de los demás, hacemos un
llamamiento a Él debe ser nuestro propio juez también.

Esta petición funciona como un espejo de nuestro corazón: como


también nosotros perdonamos a otros que han pecado contra
nosotros, por lo que detener el perdón de Jehová. O, dicho de
otro modo, nuestra experiencia del perdón de Dios se revela en la
manera en que tratamos a otras personas que nos han tratado
injustamente.

Si se limita a escuchar esta verdad, pero no la práctica, estamos


como quien mira a la cara en un espejo, pero pronto se olvida de
lo que vieron, lo que exime a sí mismos de la verdad de su propia
condición (Santiago 1:22-24).
Si tenemos un espíritu implacable hacia los demás, no vamos a ser perdonados (Mateo
6:15); si queremos juzgar a ellos, nosotros mismos serán sometidos a juicio, si son crueles
y desalmados hacia ellos, vamos a experimentar la vida como infernal, miserable y media.

Este principio de reciprocidad Reino aparece en toda la vida de Jesús la enseñanza. A


medida que perdonar, por lo que deberá ser perdonado (Mateo 6:14); como juez, por lo que
deberá ser juzgado (Mateo 7:2), como lo muestran misericordia, de modo que se muestra
misericordia (Mateo 5:7), como le da a los demás, por lo que se dará a vosotros (Lucas
6:38).

Amado nos amor y perdonar unos a otros.

Transliteración:

U'selach lanu et ashmateinu, ka'asher


solechim anachnu la'asher ashemu lanu.