P. 1
Campantón, Gaon de Castilla

Campantón, Gaon de Castilla

|Views: 58|Likes:
Publicado porTarbut Sefarad
El profesor Jesús Jambrina (Viterbo University) resume parte de la información significativa acerca de Isaac Campantón (1360- Peñafiel 1463), rabino principal de la academia Talmud-Torah de Zamora y considerado por sus contemporáneos Gaon de Castilla, un título honorífico otorgado sólo a aquellas personalidades que marcaban una época en la historia intelectual, religiosa y cultural de la comunidad.
El profesor Jesús Jambrina (Viterbo University) resume parte de la información significativa acerca de Isaac Campantón (1360- Peñafiel 1463), rabino principal de la academia Talmud-Torah de Zamora y considerado por sus contemporáneos Gaon de Castilla, un título honorífico otorgado sólo a aquellas personalidades que marcaban una época en la historia intelectual, religiosa y cultural de la comunidad.

More info:

Categories:Types, Research
Published by: Tarbut Sefarad on May 14, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/14/2014

pdf

text

original

Isaac Campantón (1360-1463), Rabino de Zamora y Gaón de Castilla, Autor de Los caminos del Talmud Jesús Jambrina

Viterbo University “Isaac Campantón, lumbrera de los desterrados, de cuyas aguas viene bebiendo todo Israel hasta el día de hoy” Abraham ben Salomón de Torrutiel (1482-¿?) En los párrafos que siguen me propongo resumir parte de la información significativa acerca de Isaac Campantón (1360- Peñafiel 1463), rabino principal de la academia Talmud-Torah de Zamora y considerado por sus contemporáneos Gaon de Castilla, un título honorífico otorgado sólo a aquellas personalidades que marcaban una época en la historia intelectual, religiosa y cultural de la comunidad. Con este trabajo quiero contribuir, no sólo al conocimiento de la olvidada aljama de Zamora, sino a subrayar su importancia tanto dentro del mapa de Sefarad como de la diáspora ibero judía en tanto el único libro que escribió Campantón, titulado Los caminos del Talmud, sirvió de Manual del Enseñanza en varias de las ciudades donde se asentaron las comunidades salidas de España y Portugal a finales el siglo XV. La obra se publicó en Viena (1565 y 1891), Mantua (1593), Amsterdam (1706, 1711 y 1754) y en Estambul durante el siglo XVI, fecha sin confirmar (Jewish Encyclopedia 1906). Al final de este trabajo se incluye una traducción al español – la primera en este idioma- de dicho libro para lo cual he usado la versión al inglés hecha por el rabino Elíecer Parkoff. Poco se conoce de los orígenes de Isaac ben Jacob Campantón (variantes Yitsḥaḳ Ḳanpanṭon o Izchap Qanpanton), pero su impacto como maestro y sabio de la tradición sin dudas se extiende en el tiempo1. Además de que vivió y enseñó en Zamora, y de que su padre fue un gran rabino (Aboab, 296) la única referencia a sus posibles antecedentes, en este caso intelectuales, la encontramos en el Sefer ha Kabbalah, (Libro de la Tradición,1510) de Abraham ben Solomon Torrutiel (1482-¿?)2, donde, además de afirmar que Campantón aprendió con su propio padre, se lee que: Murió el maestro Isaac Campantón en Peñafiel, en el año 5223 (1463), después de haberle sobrevenido varias desgracias, yendo errante y vagabundo por todas las tierras, de aquí para allá, por causa del terror real. He oído decir, respecto de él,
1

Existe otro escritor de apellido Campantón. Se trata de Judah ben Solomon Campantón, autor de Arba'ah Kinyanim (Las cuatro posesiones). La información siguiente sobre él está tomada principalmente de "Judah ben Solomon Campantón and his Arba'ah Kinyanim", de Elhanan H. Golomb, Philadelphia, 1930: En la introducción a su libro Arba'ah Kinyanim (Las cuatro posesiones), Judah ben Solomon Campantón dice que vivía en Molina, cerca del río del mismo nombre. Además del libro mencionado, Judah escribió Lekah Tob. Por su escrito sabemos también que participó en debates religiosos con los cristianos. Judah Campantón tenía conocimiento de la literatura rabínica de su época, así como de los escritos filosóficos y místicos, El Zohar incluido. Algunos de los autores que nombra son: Abraham Ibn Ezra, David Kimpi, Nahmánides, Joshua Nahmias, R. Jonah Girondi, R. Menahem ben Simeon, Abraham ben David, Maimónedes y once citas de RITBA (Yom-Tob ben Abraham Ishbili), de quien fue discípulo. Por este último dato podemos pensar que vivió en la primera mitad del siglo XIV. Judah Campantón se disculpa con los lectores por tener que citar de memoria debido a la falta de libros en el sitio donde él vivía. 2 El libro de Torrutiel, cuyo padre estudió con Campantón, es la continuación de un primer tomo escrito por Abraham ha-Leví ben David (Toledo, circa 1110- 1180) conocido como RABaDI.

que cuando era perseguido por los príncipes se echó sobre el sepulcro del grande e insigne maestro R. Isaac Gikatilla, y que, al levantarse de dicho sepulcro, dijo a sus discípulos: “de hoy en 8 días moriré”. (271) Nótese, por ejemplo, que Campantón escogió morir en la misma comunidad donde su maestro espiritual e intelectual, lo cual indica el impacto que este tuvo en la personalidad y la obra del zamorano. Otro aspecto en común entre ambos es la integración de la filosofía y la cábala en los estudios de la Torah y el Talmud. Entre las pocas referencias contemporáneas que encontramos a Campantón se subraya particularmente la aplicación de la teoría del lenguaje de Aristóteles a la interpretación de la escrituras sagradas por lo que se le considera el padre del método especulativo en la tradición y la cultura judía3. (Boyarin 1-2, Ravitsky 189). Si queremos indagar en los antecedentes del pensamiento y la labor de Campantón, debemos conocer el trabajo de sus antecesores. Aquí algunos datos sobre Yosef ben Abraham Gikatilla (Medinaceli, 1248- Peñafiel, 1305). Gikatilla fue un cabalista y filósofo, autor de varios libros, entre ellos Puertas de Luz, quien no renunció a la ciencia para elaborar y explicar sus posiciones. A continuación, un extracto de la Encliclopedia Judaica: (…) Al igual que su maestro - Abraham Abulafia (1240-1291)- , Gikatilla se ocupó de las combinaciones místicas y las transposiciones de letras y números; sin duda, Abulafia le consideró como el continuador de su escuela. Pero Gikatilla no era un adversario de la filosofía; por el contrario, trató de reconciliar la filosofía con la Cábala, manifestando que aquella es la fundación de ésta. Sin embargo, él se esforzó por la ciencia más alta, esto es, el misticismo. En general sus trabajos representan un desarrollo progresivo de penetración filosófica en el misticismo. Su primer trabajo muestra que tenía conocimiento considerable de las ciencias seculares, y que estaba familiarizado con las obras de Ibn Gabirol, Ibn Ezra, Maimónides, y otros (...) Tenía a Maimónides en gran estima aún cuando se oponía a él, y le citaba muy a menudo. Otras autoridades citadas por él son Ibn Gabirol, Samuel ibn Nagrella y Abraham ibn Ezra (…) (traducción de Federico González y Mirea Valls) La entrada sobre Campantón en la Enciclopedia Judaica (1901-1906) es bastante escueta, algo que se corrige en una de las más reciente (Gale, 2007). En ninguna de las dos se ofrecen datos sobre su vida privada, entiéndase familia, descendencia, o estudios formales. Aquí la primera: Campantón, Isaac B. Jacob: Rabino español; nació en 1360; falleció en Peñafiel en 1463. Vivió en el período oscuro de los insultos de Ferrán Martínez y Vicente Ferrer cuando la vida intelectual y la erudición talmúdica iban en declive entre los
3

El otro autor importante en esta tradición es el rabino Samuel ibn Sid, autor de Kelale Shmuel. Ibn Sid fue discípulo de Isaac de León en Toledo quien a su vez había sido discípulo de Isaac Campantón en Zamora, lo cual reafirma una comunidad intelectual de raíz zamorana desde finales del siglo XIV y durante todo el siglo XV. Ibn Sid se casó con la hija de Isaac Aboad II, quien igualmente fue discípulo de Campantón. Sobre Kelale Shmuel, Daniel Boyarin escribe: “Kelale Shmuel es una enciclopedia alfabética de terminología talmúdica que incluye ejemplos de sus usos en textos concretos donde se discute la terminología citada. Como tal revela el método científico y la sistematización tan estimados a los judíos españoles influenciados por el escolasticismo. Sin embargo, la parte más interesante del libro es la introducción en la cual el autor despliega una metodología para el estudio y la interpretación del Talmud, siguiendo la teoría y práctica del “iyyun” o especulación. Esta introducción, junto con Los caminos del Talmud (de Campantón) uno de los dos más importantes documentos teóricos de la Escuela (zamorana) que han sido preservados” (Paréntesis míos. Traducción mía al igual que las siguientes.)

judíos de España. El historiógrafo Immanuel Aboab (“Nomología” ii.2), Zacuto (“Yuhasin”, ed. Filipowski, p. 226b; comparar “Seder ha Dorot”, pp. 27b, 28a), y Joseph b. Zaddik (Neubauer, “ Anécdota Oxoniensia”, i.99) coinciden en designar a Campantón como Gaón, declarando Aboab que fue nombrado “Gaón de Castilla”. Entre sus discípulos pueden ser mencionados Samuel (ibn Sadillo) alValensí e Isaac Aboab (se refiere al II). Dejó un solo escrito, “Darke ha-Gemara”, o “Darke ha-Talmud” (Una metodología del Talmud), el cual es una importante contribución al tema en tanto intenta ser una guía práctica para aquellos que son llamados a enseñar el Talmud. Se publicó en Constantinopla, siglo XVI; Venecia, 1565; Mantua, 1593; y en Amsterdam, 1706, 1711, 1754; y nuevamente editada por Isaac H. Weiss, Vienna, 1891. Bibliografía: Gratz, Gesch. Der Juden, 3d ed., viii.217 et seq.; Jellinek , , p.6, Vienna, 18784. Hay que decir que la entrada pasa por alto alguna información relevante sobre Campantón que ya estaba disponible en varios de los libros citados en la bibliografía y en referencias españolas no agregadas a la misma: Immanuel Aboab en su Nomología lo nombra como el rabino principal de la novena época de los Rabanim (286) y Joseph Rodríguez de Castro en su Biblioteca Española, Tomo I, recuerda que el título de Gaón no se le había otorgado a ningún rabino desde el fallecimiento de Moshe ben Nachman (Nahmanides). (202). Por su parte Torrutiel en su Sefer ha-Kabbalah (1510) había llamado a Campantón “lumbrera de los desterrados, de cuyas aguas viene bebiendo todo Israel hasta el día de hoy” (33). La entrada, aunque menciona la existencia de discípulos ilustres, no localiza a Zamora ni a su academia Talmud-Torah como el lugar de las enseñanzas. Una de las ediciones recientes de la enciclopedia judaica (Gale, 2007) corrige y expande algunos de estos datos. Así, reconoce el impacto de la Metodología del Talmud (o Los caminos del Talmud) en la dispora sefardí de Safed a través de Jacob Berad y en Egipto mediante Samuel ibn Sid, discípulo de Isaac de León en Toledo. Además de estos discípulos de primera o segunda generación, esta entrada incluye a otro no menos importante, se trata de Shem Tob ibn Shem Tob (1390-1440) quien sostenía fuertes opiniones a favor de la cábala y en contra de la filosofía. Nótese que, uno de los contrarios a ibn Shem Tob fue, precisamente, Moises Alaskhar, otro discípulo de Campantón lo que nos permite afirmar que bajo la tutela del maestro zamorano cabían criterios divergentes. Como reconoce Mario J. Saban, lo que distiguía a la escuela zamorana era el alto nivel de sus miembros (Documental Zamora Sefardí, Jambrina) llegando estos también a Marruecos con la familia Valensí, y a Salónica y Jerusalén con la familia Habib. Pero la entrada en la más reciente enciclopedia judaica (Gale, 2007) contiene otro elemento que nos habla de la participación comunitaria de Campantón, así como su red de relaciones más allá de la academia. Se menciona aquí que “ en 1450, después del fallecimiento de Don Abraham Benveniste, Rabino mayor de Castilla, Campantón se convirtió en miembro del comité de rabinos, junto con Josef ibn Shem Tov, el conocido filósofo, y Josef ben Abraham Benveniste”. Es decir, al final de su vida, lo vemos formando parte del gobierno de las comunidades judío castellanas. Todo parece indicar que Campantón también participó activamente en la creación de las famosas Taqqanot (leyes u ordenamientos) de Valladolid en 1432 que priorizaron la educación de los judíos castellanos. Como sabemos, las Taqqanot de Castilla se implementaron en las comunidades sefardíes de Marrucecos después de la expulsión5.
4 5

Traducción mía al igual que las siguientes a menos que sea aclarada una autoría diferente. Para una valoración de la importancia de las Ordenanzas de Valladolid (1432) ver Suárez Fernández, 5759.

No cabe dudas de que en Zamora existió desde finales del siglo XIV y durante el siglo XV hasta 1492 una escuela de pensamiento talmúdico, cabalístico y filosófico que impactó el devenir de la cultura sefardí a través de los siglos. Familias de rabinos importantes como los Aboad, los Valensí, los Arama y los Habib, entre otros, quienes a su vez crearon sus propias academias ibéricas como las de Guadalajara (de León) y Todelo (Aboad) tuvieron su formación en esta ciudad en cuyas casas, sinagogas y escuelas judías no es difícil imaginar conversaciones y debates sobre el futuro de la comunidad6. Si bien Campantón no dejó una extensa obra escrita, sin embargo, su concentración en la educación denota una consciencia visionaria sobre los posibles escenarios, algo que los sefardíes tenían integrado en su cultura, a pesar de que los reinos españoles, en comparación con Inglaterra, Alemania y Francia, les había ofrecido un tenso refugio por varios siglos (Suárez Fernández 32) Es cierto que a Campantón le tocó vivir un momento de declive cultural a partir de 1391 cuando los crímenes y asaltos desvastaron las aljamas de Sevilla, Burgos, Todelo, Zaragoza y Barcelona, entre otras, impulsando al exilio y la conversión a un gran número de judíos. Pero, como recuerda Luis Suárez Fernandez, dos circunstancias favorecieron una paciente recuperación a comienzos del siglo XV: el Cisma eclesiástico de Occidente y la reconstrucción de la monarquía: “25 nucleos de población (judía) en la corona de Aragón y 224 aljamas en Castilla (…) Abundaban pues las juderías pequeñas compuestas por dos o tres docenas de familias, lo que facilitaba el conocimiento y asistencia mutuas” (56). Beinart Haim consideró que los eventos de 1391 no alcanzaron a la aljama de Zamora, pero sugiere que esto se debe al aumento de las conversiones. Samuel de la Verga en su Vara de Judá y Abraham Zacuto en el Libro de los Linajes comentan las persecuciones de ese año en los reinos cristianos (Encyclopedia) y Simón Durán hace mención a Zamora en uno de sus poemas como uno de los sitios donde los judíos perdieron posesiones (Ferrero 23). Lo cierto es, sin embargo, que en Zamora, posiblemente se hayan refugiado judíos andaluces cuando la expulsión de la diósesis de Sevilla, Cádiz y Córdova en 1483 (Lacave 252). Hasta el momento no se ha encontrado documentación histórica significativa que pruebe los niveles de agresión física antijudía de otros reinos cristianos en esa fecha. En los años inmediatamente posteriores a 1391, por ejemplo, en 1400, tenemos en Zamora un reporte de venta de casas a judíos por parte del cabildo catedralicio en las áreas de San Pedro y de San Cedrián, ambas intramuros, lo que denota que estas familias judías posesían un status económico alto o incluso aristocrático (García Casar 60). En 1411, Vicente Ferrer menciona en un sermón en Salamanca la existencia de una sinagoga principal en Zamora ("De la Sefarad judía a la España conversa”, García Casar, 428) y en 1412, a pesar del Ordenamiento de Catalina, donde se estipulaba la separación de los judíos, todavía se reportan viviendo en la judería vieja o del Valle y llevando una activa vida económica (Ferrero 6). Esta es la ciudad cercana en el tiempo a la que, si no nació, posiblemente Campantón llega a establecerse. De acuerdo a la Enciclipedoa Judaica (1906) en 1492, Isaac de León tenía más de setenta años, siendo uno de los discípulos de Campantón lo cual nos pone, como mínimo, en el año 1422. Otra posibilidad es que Campantón haya
6

“La valoración de Isaac Arama por Zamora es inequívoca. Cuando habla sobre su propia vida intelectual en la ciudad, Arama describe el lugar y sus sentimientos hacia él con frases como “hermosa provincia, la mejor entre las del Norte”, apropiándose del salmista que usa esta expresión para describe a Jerusalén” ( Gross, 6-7)

enseñado en otra ciudad previamente, en este caso Toledo, pero hasta el momento todas las referencias lo ubican sólo en Zamora, de donde, sin dudas, viajó, como en el caso de a Valladolid para el Sínodo judío de 1432. León: El maestro Isaac de León, que fue un sabio en todas las ciencias y formó también numerosos discípulos, siendo uno de los mejores el maestro, santo piadoso que santificó a Dios en Portugal, el maestro Simeón Maimi – de bendita memoria. El maestro Isaac Aboad, R. Moséh el Francés, R. Shem Tob ben Shem Tob y el gran maestro, favorecedor de sus amigos, Samuel El-Valensí – de bendita memoria-, quien a su vez tuvo muchos discípulos entre los mejores, el martillo fuerte, el de agudeza de ingenio, el maestro Josef Uzziel y el maestro Moséh Alliegna. Otros , además de los mencionados, estudiaron con el maestro Isaac Campantón, en los primeros años de su vida, siendo ya en el final de ella, cuando lo hicieron el maestro santo y piadoso R. Moséh El-Valensí – de bendita memoria- y algunos grandes sabios aquí no mencionados. El grande y piadoso maestro R. Shem Tob Lerma, que fue uno de los más distinguidos discípulos del maestro Isaac Aboad, se quedó en la cárcel, en la capital de Portugal, después que llegaron a Fez los judíos expulsados, junto con el sabio Morí, el maestro R. Jacob Lual y R. Abraham Saba (…) Estos maestros mencionados, discípulos todos ellos del maestro, enseñaron la Ley en España hasta el tiempo de la expulsión, en que hubimos de salir de allí, como vamos a referir luego. (270-271). Esta es la lista más completa hasta ahora de los discípulos más prominentes de Campantón, ella denota la progenie intelectual de esta escuela repartida por toda la pensínsula ibérica y más allá. Mi objetivo al historiografiar esta figura zamorana ha sido presentarlo como el magnífico catalizador cultural que fue para la comunidad sefardí de la ciudad del Duero, dándole a la misma un prestigio poco común tanto en la edad media española como en la historia y la cultura judía7. Zamora entra con Campantón a la lista de ciudades ibéricas donde se desarrolló, no sólo una potente aljama, documentada y estudiada por varios historiadores, sino toda una escuela de pensamiento que perduró por varios siglos a través de la cuenca Meditarránea. Puede decirse que esta tradición es la coronación de la raíz judía en la ciudad que la leyenda y el mito cifran en los años 600s antes de la era común, pero que sólo podemos afirmar fechacietemente a partir de un temprano siglo XIII con menciones a asentamientos desde finales del XII. (García Casar 43, Ladero Quesada 34)8 Los caminos del Talmud. Como conclusión me gustaría incorporar una traducción de un fragmento de Los caminos del Talmud, el único libro que escribió Campantón y que sirvió como texto fundacional de su método de lectura e interpretación. Una de las referencias concretas al uso de la perspectiva de Campantón la tenemos en la obra de Samuel ben Moses de
7

Torrutiel igualmente hace referencia a los discípulos de Campantón, incluido de

Existen algunas otras referencias, especialmente en el siglo XIX, pero sólo repiten la misma información. Disponible en ¿Quién fue Isaac Campantón?: http://www.zamorasefardi.com/2012/08/quien-fue-isaaccampanton-1360-1463.html
8

El la provincia de Zamora, incluida la ciudad capital, se encuentran documentados 21 asentamientos judíos antes de 1492. Ver: Carrete Parrondo, Carlos. I Congreso de Historia de Zamora. Tomo 3. Historia Medieval y Moderna, 1991, página 113.

Medina (1506-1589), conocido como MaHaRaSHam, quien tuvo su propia academia Talmud Torah en Salónica; entre sus alumnos estuvieron Araon Abayuv, Joseph ibn Ezra, Abraham di Boton, David Nahmias y Abraham ibn Aruz. La academia fue patrocinada por Gracia Nasi (1510-?), la conocida financista portuguesa que dedicó su fortuna a rescatar muchos judíos desde Portugal y a fomentar su desarrollo y educación. El texto base de mi traducción es la versión al inglés del rabino y autor Eliécer Parkoff. Principios Generales: estudiar es la clave para convertirse en sabio “Si quieres convertirte en sabio, debes incrementar el tiempo que pasas sentado”. Esto significa que debes pasar tiempo estudiando cuidadosamente las palabras del Libro. No es suficiente revisarlo una o dos veces. Por el contrario, estúdialo una y otra vez y cada vez que lo hagas verás algo “nuevo”. Esto es lo que el Chazal quiere decir cuando afirma: “Aquel que aprende 100 veces no es el mismo que quien aprende 101 vez”. Otra explicación posible (a la frase “Si quieres convertirte en sabio, debes incrementar el tiempo que pasas sentado”) es que debes pasar menos tiempo dedicado a tus negocios y más tiempo concentrado en tu aprendizaje. No debes dejarte distraer cuando estás aprendiendo, como ha dicho el Chazal (“no todo aquel que incrementa sus negocios se convierte en sabio”). Mantén este principio: la causa por la que no alcanzaste tu objetivo la primera vez fue porque hubo algo que te bloqueó. Sólo con gran dificultad y mucho trabajo es posible alcanzar tu objetivo. Por lo tanto, inténtalo de nuevo una y otra vez con rapidez y agudeza. Si todavía no lo consigues, saca todas tus fuerzas para entenderlo y dedica todas tus habilidad para alcanzarlo. El esfuerzo y la agudeza son una necesidad en todas las cosas y aprender es imposible sin ello. También tienes que pedir con todos tus fuerzas que Dios te ayude desde arriba. A veces un pecado causa que una cortina caiga en la mente de uno, haciendo que no se pueda entender. Por lo tanto, dice el cabalista, confiesa (Vidui) e implora a Dios que Él debe darte un corazón comprensivo. Si tienes éxito, no digas “es mi fuerza y la fuerza de mi mano la que lo ha conseguido”. Esta idea es declarada en el final del Niddah. ¿Qué debe hacer una persona para convertirse en sabia? Aprende más y dedícate menos a los negocios. La Gemara entonces pregunta: “muchos hicieron esto pero no ayudó”. La Gemara responde: “Pide misericordia de Quien posee toda la sabiduría”. Esto quiere decir que, aquel que intenta en serio pensar profundamente para alcanzar cualquier objetivo importante, y además confía en Dios, no en su propio razonamiento o su fortaleza, será feliz. Alcanzará su deseo con la ayuda de Dios. Un principio importante en el pensar profundamente es examinar la palabra precisa. Indagar en las palabras para determinar si hay algo extra o alguna repetición. También, comprobar si hay algo nuevo en el tema o en la declaración. Profundiza y también pregunta en cada cambio de lenguaje o ley o asunto. Trata de desarrollar un conocimiento de las palabras de manera que cada una en cada parte del texto enseñe algo nuevo que no podría ser entendido de otra manera. Debes comprender el tema desde su raíz y encontrar todos sus límites –a dónde y a dónde no llega- hasta que lo conozcas bien. ¿Cuál es el tema? ¿Cuál es su conflicto? Al comienzo de tu examen profundo (del texto de las escrituras) debes darte cuenta de que cada uno de los hablantes involucrados, es decir, quienes preguntan y aquellos que responden, son muy inteligentes. Todas sus declaraciones son muy bien pensadas. Sus palabras no muestran falta de educación o falta de conocimiento. Esto es exactamente lo que la Gemara dice: “¿Estamos lidiando con personas estúpidas?” Por lo tanto, debes

buscar en cada una de las declaraciones y ver si tienen sentido. ¿Es lógico y sólido el razonamiento, o la evidencia es débil e ilógica? ¿Te parece razonable? Analiza sus declaraciones y trata de entenderlas apropiadamente. Asegúrate de que entiendes la lógica, y de que esta no está levantada sobre un razonamiento falso o carente de sustancia; que sus palabras no fueron dichas sin cuidado. Por el contrario, que todas son “palabras del D…s viviente”. Si algo falta, está en ti. Esto es lo que se quiere decir con la frase “¿Qué se suponía en el comienzo? ¿Y al final que se sabe?”. Una persona tiene que tratar de entender qué se quiso decir al inicio y qué dijo al final. Bibliografía citada Aboab, Immanuel. Nomología o discursos legales (1629). Salamanca, Ediciones Universidad de Salamanca, 2007. Beinart, Haim. “Zamora” en Encyclopaedia Judaica. Eds. Michael Berenbaum and Fred Skolnik. Vol. 21. 2nd ed. Detroit: Macmillan Reference USA, 2007 Boyarin, Daniel. “Moslem, Christian and Jewish Cultural Interaction in Sefardic Talmudic Interpretación” en Review of Rabbinic Judaism 5.1, Leiden, Koninklijke, 2002, 1-33. Ferrero Ferrero, Florián. Los judíos de la provincia de Zamora, Zamora, Heraldo de Zamora, 1992. García Casar, Fuencisla. El pasado judío de Zamora, Valladolid, Junta de Castilla y León, 1992. ----- “De la España judía a la España conversa” en El legado sefardí, Catálogo de la exposición Memoria de Sefarad, 2003, 424-439

Ladero Quesada, Manuel F. "Apuntes para la historia de los judíos y los conversos de Zamora en la edad media (siglos XIII- XV)", Sefarad, 48:1, 1988, p.40). Jambrina, Jesús. Web Zamora Sefardí. Disponible online: www.zamorasefardi.com Jambrina, Jesús y Alonso, Alfredo. Documental Zamora Sefardí (2012). Disponible online: http://vimeo.com/51319702 Lacave, José Luis. “Zamora” en Juderías y sinagogas españolas. Madrid, Editorial Manfre, 1992, 251-262 Ramos de Castro, Guadalupe. “Zamora” en Juderías de Castilla y León, Zamora, Fundación Ramos de Castro, 1988.

Ravitsky, Aviram. “Talmudic Methodoly and Aristotelian Logic: David ibn Bilia’s Commentary on the Thirteen Hermeneutic principles” in The Jewish Quarterly Review, Vol. 99, No.2 )Spring 2009) 184-199. Suárez Fernández, Luis. “Claves históricas del problema judíos en España medieval” en Ana María López Álvarez y Ricardo Izquierdo Benito: El legado material hispanojudío. Cuenca, Ediciones de la Universidad de Castilla-La Mancha, 1998, 15-76. Torrutiel , R. Abraham ben Salomón de (1482- ¿?)..SéferHa-Kabbaláh (Libro de la tradición), Fez, 1510, Traducido del hebreo por Jaime Bages, Revista del Centro de Estudios Históricos, Granada, 1921(2)

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->