P. 1
traccion cutanea.docx

traccion cutanea.docx

|Views: 5.961|Likes:
Publicado porJazmin Guerrero

More info:

Published by: Jazmin Guerrero on May 13, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/29/2013

pdf

text

original

Instituto Nacional de San Bartolo

Docente: Lic. Cecilia Araniva Asignatura: Práctica clínica III Tema: Tracción cutánea Grado: Tercera año de bachillerato técnico en Salud, sección “C” Alumnos: Reyna Marisol Cortez Quinteros #12 Krissia Liliana Díaz Cornejo #14 Lilian Aracely González Hernández#20 Rosario Jazmín Guerrero Laínez #22 Nubia Gabriela Marroquín Cuellar #30 Celina Miladis Mendoza Moz #34 Karla Elizabeth Padilla Rivas #41 Cindy Vanessa Reyes Guerrero #47 Mario Humberto Rosales Jurado #51 Silvia Hassel Velásquez #53

INDICE
PAG. Introducción Objetivos Anatomía y fisiología de los huesos Funciones de hueso y del sistema esquelético Estructura ósea Anatomía del fémur Partes de un hueso largo Formación de un hueso Crecimiento óseo Factores que aumentan el crecimiento y remodelación del hueso Enfermedades del sistema óseo Osteoporosis Osteoartritis Fracturas: Tipos de fractura Manifestaciones clínicas Tratamiento médico de fracturas Fracturas en sitios específicos Complicaciones 6 6 7.8 8.9 10 10.11 11.12 12.13 12 13 13 13.15 15.18 18 18.19 19.22 4 5

Tipos de tracción Principios de la tracción eficaz Intervenciones de enfermería Aplicaciones Otros tipos de tracción Complicaciones potenciales Procedimiento de colocación de tracción cutánea Conclusión Glosario Bibliografía

23 23.24 25.27 27 28.29 29 30.33 34 35.37 38

Introducción
En el presente trabajo hablaremos de lo que es la tracción cutánea la cual es una modalidad de tratamiento utilizado para la reducción o inmovilización de fracturas y dislocaciones, la tracción cutánea se aplica con el fin de recobrar la longitud y la alineación del miembro lesionado además de otros objetivos. También haremos referencia a las funciones del hueso y el sistema esquelético, la estructura ósea, anatomía de huesos largos como el fémur, la formación de un hueso, el crecimiento óseo y los factores que afectan la remodelación y el crecimiento de los huesos. Al igual que trataremos la clasificación de las fracturas del fémur, sus

manifestaciones clínicas, diagnóstico y tratamiento. Además nos enfocaremos en los diferentes tipos de tracción cutánea entre los cuales destacan la Tracción de Russell y la Tracción de Buck; la tracción cutánea adhesiva y la tracción cutánea no adhesiva. Estudiaremos las intervenciones de enfermería y las aplicaciones específicas de la tracción. Finalmente, realizaremos el procedimiento de la manera más eficaz para el aprendizaje de nuestros compañeros y compañeras ya que como bachilleres en salud sabemos la importancia que merecen temas como este puesto que patologías como las fracturas suelen ser comunes en nuestra vida cotidiana. Demostrando la manera correcta de realizar este procedimiento aseguramos la rehabilitación del paciente y el sentimiento de realización como estudiante de enfermería.

Objetivo general
Conocer la importancia de la tracción cutánea y sus diferentes tipos, la forma correcta de realizar este procedimiento para asegurar al paciente una rehabilitación exitosa y a nosotros como estudiantes de enfermería una práctica eficaz.

Objetivos específicos
a) Exponer de la manera más clara en casos se prescribe la tracción cutánea, y lograr brindar al usuario una atención profesional. b) Identificar los tipos de tracción cutánea, para aplicar el más adecuado dependiendo del diagnóstico del paciente tomando en cuenta edad, gravedad de su lesión y otros aspectos de importancia en caso de tener que aplicar el procedimiento de tracción. c) Conocer datos relevantes acerca de la anatomía de huesos largos, en caso nuestro, del fémur que es uno de los principales huesos donde se aplica este procedimiento. d) Brindar conocimiento de las intervenciones de él o la enfermera en caso sea necesario aplicar la tracción y conducir al paciente a su recuperación total.

Anatomía Funciones del hueso y del sistema esquelético
El tejido óseo constituye aproximadamente el 18% del peso corporal, y desempeña seis funciones básicas: 1. Sostén. El esqueleto es la estructura del organismo que da sostén a los tejidos blandos y provee los puntos de inserción para los tendones de la mayoría de los músculos esqueléticos. 2. Protección. El esqueleto protege de lesiones a los órganos internos más importantes. 3. Asistencia en el movimiento. La mayoría de los músculos esqueléticos se fija a los huesos; cuando se contraen, traccionan de éstos para producir el movimiento. 4. Homeostasis mineral. El tejido óseo almacena diversos minerales, especialmente calcio y fósforo, lo cual contribuye a la solidez del hueso. 5. Producción de células sanguíneas. Dentro de algunos huesos, un tejido llamado médula ósea roja produce glóbulos rojos, blancos y plaquetas, proceso llamado hemopoyesis. 6. Almacenamiento de triglicéridos. La médula ósea amarilla está constituida principalmente por adipocitos, los cuales almacenan triglicéridos. Éstos son reserva potencial de energía química.

Estructura ósea
Examinaremos a continuación la estructura del hueso a nivel macroscópico. La estructura macroscópica del hueso puede analizarse considerando las partes de un hueso largo. Un hueso largo tiene mayor longitud que diámetro y consta de las siguientes partes: 1. La diáfisis, es el cuerpo del hueso (porción cilíndrica larga y principal del hueso). 2. Las epífisis son las terminaciones proximal y distal del hueso. 3. Las metáfisis son las regiones de hueso maduro donde la diáfisis se une a las epífisis.

4. El cartílago articular es una capa fina de cartílago hialino que cubre la zona de la epífisis donde un hueso se articula con otro. El cartílago articular reduce la fricción y absorbe los impactos en las articulaciones móviles. 5. El periostio es una vaina dura de tejido conectivo denso e irregular envuelve la superficie ósea en los lugares que no están cubiertos por cartílago. El periostio también protege al hueso, lo asiste en la reparación de fracturas, ayuda a la nutrición del tejido óseo y sirve como punto de inserción a ligamentos y tendones. 6. La cavidad medular es el espacio dentro de la diáfisis que en los adultos contiene médula ósea amarilla. 7. El endostio es una fina membrana que limita la cavidad medular. Contiene una sola capa de células formadoras de hueso y una pequeña cantidad de tejido conectivo.

Anatomía del fémur
El fémur pertenece al esqueleto apendicular, se encuentra en el muslo y es el más largo, pesado y resistente del cuerpo. Su extremo proximal se junta con el acetábulo del hueso coxal y el distal, con la rótula y ala tibia. La diáfisis del fémur se angula en sentido interno; como resultado, las articulaciones de la rodilla se hallan más cerca de la línea media. El ángulo de convergencia es mayor en mujeres porque la pelvis femenina es más ancha. El extremo proximal del fémur posee cabeza esférica, que se ensambla con el acetábulo del hueso coxal en la articulación de la cadera. El ligamento de la cabeza del fémur une este hueso con el acetábulo. El cuello femoral es una región más angosta que se sitúa de manera distal a la cabeza. Los trocánteres mayor y menor son prominencia que sirven como puntos de convergencias de tendones y de algunos músculos del muslo y glúteos. El trocánter mayor es la protuberancia que se siente y observa en sentido anterior a la depresión al lado de la cadera. Es la maca de referencia anatómica usada por lo general para localizar el sitio de las inyecciones intramusculares en la cara externa del muslo. El trocánter menor se ubica la angosta línea oblicua o intertrocanterea anterior, y entre la cara posterior de uno y otro, la cresta intertrocanterea. Inferior la cresta intertrocanterea, en la cara posterior de la diáfisis del fémur, se observa la tuberosidad glútea o cresta del

glúteo mayor que se fusiona con otra similar, la línea áspera del fémur. Estas líneas sirven como área de inserción para los tendones de varios músculos del muslo. El extremo distal del fémur se expande e incluye los cóndilos interno y externo, que se unen con sus similares de la tibia. Partes del fémur: Epífisis superior: Está integrada por la cabeza, el cuello y unas prominencias denominadas trocánteres. Diáfisis: Es muy larga y resistente. Esta formada por tejido óseo compacto que deja una oquedad en su parte central, la cavidad medular. No es completamente recta: presenta una ligera incurvación de unos 12° aproximadamente. Epífisis inferior: En su centro hay un gran surco que se denomina escotadura intercondílea; a ambos lados presenta unas superficies lisas, los cóndilos femorales, destinadas a articularse con la tibia. En la cara anterior tiene una depresión donde se aloja la rótula

Partes de un hueso largo
El hueso esponjoso de las epífisis y las metáfisis contiene la médula ósea roja, mientras que en la cavidad medular de la diáfisis se encuentra la médula ósea amarilla (en los adultos). Un hueso largo está cubierto por cartílago articular en sus epífisis (proximal y distal) y por periostio alrededor de su diáfisis. Tejido óseo compacto. Contiene pocos espacios y es el componente más sólido del tejido óseo. Se encuentra por debajo del periostio de todos los huesos y forma la mayor parte de la diáfisis de los huesos largos. Proporciona protección y soporte, y ofrece resistencia a la tensión causada por el peso y el movimiento. Hueso esponjoso. El tejido óseo esponjado no contiene osteonas y constituye la mayor parte de los huesos cortos, planos e irregulares.

Partes de un hueso largo

Formación de un hueso
El proceso por el cual se forma un hueso, se denomina osificación u osteogénesis. El “esqueleto” de un embrión humano se compone de células mesenquimatosas aisladas, que se modelan como huesos y constituyen los sitios en los que luego tiene lugar la osificación. Estos “huesos” proporcionan el molde para este proceso, el cual comienza alrededor de las 6 semanas del desarrollo embrionario y sigue uno de los patrones o formas de osificación posibles. Los dos métodos de la formación del tejido óseo que implica el reemplazo del tejido conectivo prexistente por hueso, no generan diferencias estructurales en el hueso maduro, sino que son simplemente procesos distintos de desarrollo óseo. El primer tipo de osificación, llamado osificación intramembranosa, el hueso se forma directamente en el interior del mesénquima y se dispone en capas que parecen membranas. El segundo tipo de, la osificación endocondral, el tejido óseo se forma adentro del cartílago hialino que se desarrolla a partir del mesénquima.

Crecimiento óseo.
Durante la niñez, los huesos de todo el organismo aumentan su diámetro por crecimiento por aposición. Los huesos largos crecen en longitud por la incorporación de material óseo en el lado diafisario de la placa epifisaria por crecimiento intersticial. Crecimiento en longitud. Para entender cómo crece un hueso en longitud es necesario saber algunos detalles acerca de la estructura de la placa epifisaria. Esta es una capa de cartílago hialino en la metáfisis de un hueso en crecimiento que consta de cuatro zonas. 1. Zona de cartílago inactivo. Esta capa se encuentra cerca de la epífisis y está constituida por condrocitos pequeños y dispersos. El termino inactivo se debe a que no cumple otra función durante el crecimiento óseo que la de unir la placa epifisaria a la epífisis. 2. Zona de cartílago proliferativo. Son condrocitos ligeramente mayores que se disponen en esta zona como pilas de monedas. Estos condrocitos se dividen para remplazar a aquellos que mueren en el lado diafisario de la placa epifisaria.

3. Zona de cartílago hipertrófico. Esta capa está compuesto condrocitos en maduración, dispuestos en columnas.

por grandes

4. Zona de cartílago calcificado. La zona final de la placa epifisaria tiene pocas células en su espesor y está constituida en gran parte por condrocitos muertos por la calcificación de la matriz extracelular a su alrededor. Los osteoclastos disuelven al cartílago calcificado y luego los osteoblastos y los capilares de la diáfisis invaden el área. Los osteoblastos liberan matriz osteoide en reemplazo del cartílago

calcificado. Como resultado, el sector de cartílago calcificado se convierte en “diáfisis nueva”, la que se encuentran firmemente cementada al resto del hu eso diafisario. La actividad de la placa epifisaria es el único medio por el cual la diáfisis puede aumentar de longitud. A medida que el hueso crece, se forman condrocitos nuevos en el lado epifisario de la placa, mientras que en el lado diafisario los viejos son remplazados por hueso. De tal manera, el espesor de la placa epifisaria se mantiene relativamente constante, pero el hueso de lado diafisario aumenta de longitud.Alrededor de los 18 años en las mujeres y de los 21 años en los varones, la placa epifisaria se cierra; las células del cartílago epifisario dejan de dividirse y todo el cartílago es remplazado por hueso. La placa epifisaria desaparece y deja una estructura ósea ya de un soporte adecuado sobre la base de los patrones de tensión experimentados durante el proceso de remodelación. Por último, el tejido óseo nuevo es más resistente a las fracturas que el viejo.

Factores que afectan el crecimiento y la remodelación del hueso
El metabolismo normal del hueso (crecimiento en los jóvenes y remodelación en los adultos) depende de varios factores, como la ingesta adecuada de minerales y vitaminas y de las concentraciones suficientes de diversas hormonas. 1. Minerales. Para que se produzca el crecimiento del hueso son necesarias grandes cantidades de calcio y fósforo y pequeñas cantidades de flúor, magnesio, hierro y manganeso. Estos minerales resultan indispensables también durante la remodelación ósea.

2. Vitaminas. La vitamina C se requiere para la síntesis del colágeno (principal proteína del hueso) y para la diferenciación de los osteoblastos en osteocitos. Para la síntesis proteica son necesarias también las vitaminas K y B que la vitamina A estimula la actividad de los osteoblastos. 3. Hormonas. Durante la niñez, las hormonas más importantes para el crecimiento óseo son los factores de crecimiento similares a la insulina (insulin-like growth factors IGF), producidos por el hígado y el tejido óseo. Los IGF estimulan a los osteoblastos, promueven la división celular en la placa epifisaria y en el periostio y aumentan la síntesis de las proteínas necesarias para construir tejido óseo nuevo. En la pubertad, la secreción de las hormonas conocidas como sexuales ejerce un importante efecto en el crecimiento óseo. Estas hormonas son responsables del incremento de la actividad osteoblástica y de la síntesis de matriz extracelular y del “estirón” brusco durante la adolescencia. Finalmente, las hormonas sexuales, cierran el crecimiento de las placas epifisarias y causan el cese de elongación de los huesos. Durante la edad adulta, las hormonas sexuales contribuyen a la remodelación ósea mediante el retardo de la resorción del hueso viejo y el estímulo del depósito de hueso nuevo.
12

mientras

Enfermedades del sistema óseo
Osteoporosis La osteoporosis es una enfermedad que disminuye la cantidad de minerales en el hueso, perdiendo fuerza la parte de hueso trabecular y reduciéndose la zona cortical por un defecto en la

absorción del calcio producido al parecer por falta de manganeso, lo que los vuelve quebradizos y

susceptibles de fracturas y de microfracturas, y puede llevar a la aparición de anemia o ceguera.

Osteoartritis La osteoartritis es una enfermedad de las articulaciones o coyunturas que afecta principalmente al cartílago. El cartílago es un tejido resbaladizo que cubre los extremos de los huesos en una articulación. El cartílago permite que los huesos se deslicen suavemente el uno contra el otro. También amortigua los golpes que se producen con el movimiento físico. Con la osteoartritis, la capa superior del cartílago se rompe y se desgasta. Como consecuencia, los huesos que antes estaban cubiertos por el cartílago empiezan a rozarse. La fricción causa dolor, hinchazón y pérdida de movimiento en la articulación.

Fracturas
Las fracturas es una interrupción de la continuidad de un hueso, y se define según se tipo y magnitud. Estas lesiones ocurren cuando el hueso se somete a esfuerzos mayores de los que pueden soportar. Las fracturas pueden depender de golpes directos, fuerzas aplastantes, movimientos repentinos de torsión e incluso contracciones musculares muy intensas. Aunque el hueso sufre la rotura, las estructuras adyacentes también se afectan, lo que ocasiona edema en tejidos blandos, hemorragia muscular y articular, dislocación de articulaciones, rotura de tendones, rotura de nervios y lesiones vasculares. Las vísceras también pueden afectarse por la fuerza que origina la fractura o por fragmentos de la misma.

Tipos de fractura
 La fractura completa consiste en la interrupción total de la continuidad del hueso en sentido transversal, y es frecuente que se acompañe de desplazamiento (cambio de su posición normal).   En la fractura incompleta (por ejemplo fractura en rama verde) la lesión ocurre solo en una parte de la sección transversal del hueso. La fractura conminuta produce varios fragmentos óseos. La fractura cerrada (fractura simple) no produce rotura en la piel. En la fractura abierta (compuesta o compleja), la herida en la piel o membrana mucosa se extiende hasta el hueso fracturado.

Las fracturas abiertas se clasifican de acuerdo con los siguientes criterios:    Grado I - herida abierta menor de 1 cm de longitud. Grado II - herida de mayor diámetro, sin lesión extensa de tejidos blandos. Grado III - herida más grave, con lesión amplia de tejidos blandos y alto grado de contaminación. Las fracturas también se describen según la posición anatómica, (en tres partes principales: la diáfisis, las epífisis y las metáfisis) y también según el trazo de la fractura (transversales, oblicuas, longitudinales). Tipos de fracturas

Oblicua - fractura en ángulo con el eje; Conminuta - fractura en muchos fragmentos relativamente pequeños; Espiral - fractura dispuesta alrededor del eje del hueso; Compuesta o abierta - fractura que rompe la piel

En tallo verde - fractura incompleta en la que el hueso se dobla; Transversa - fractura que atraviesa el axis del hueso; Simple - fractura que no perfora la piel

Manifestaciones clínicas
Las manifestaciones clínicas de fracturas consisten en dolor, perdida de función, deformidad, acortamiento de la extremidad, crepitación, hinchazón local y decoloración. No todos los signos y síntomas señalados están siempre presentes en una fractura. El diagnóstico de la fractura depende de los signos y síntomas físicos, así como de las radiografías. Por lo general, el paciente señala que sufrió una lesión en el área afectada.  Dolor:

El dolor es continuo y se intensifica hasta que se inmoviliza los fragmentos óseos. El espasmo muscular que acompaña a la fractura es de forma natural de inmovilización para minimizar el movimiento ulterior de los fragmentos de la fractura.  Perdida de la función:

Después de la fractura, la extremidad no puede funcionar en forma apropiada, ya que la función normal de los músculos depende de la integridad de los huesos en los que se

insertan. El dolor contribuye a la perdida de función. Además puede haber movimientos anormales (movimientos en falso).  Deformidad:

El desplazamiento, la angulación y la rotación de los fragmentos en una fractura en brazo o pierna causan deformidad visible o palpable) que se detecta cuando la extremidad se compara con la extremidad sana. La deformidad también ocasiona edema en tejidos blandos.  Acortamiento:

En las fracturas de huesos largos ocurre acortamiento de la extremidad por la contracción de los músculos que se insertan por arriba y por debajo del sitio de fractura. Los fragmentos pueden traslaparse hasta 2.5 a 5 cm.  Crepitaciones:

Cuando se explora la extremidad con las manos, puede percibirse crepitación, ocasionado por el frotamiento reciproco de fragmentos óseos.  Edema y cambios de coloración:

El edema y los cambios de coloración cutáneos localizados (equimosis) ocurren después de la fractura a consecuencia de traumatismo y sangrado en los tejidos. Estos signos podrían presentarse varias horas después de la lesión.

Tratamiento médico de fracturas
Los principios de la fractura son: reducción inmovilización y recuperación de la función y resistencia normales mediante la rehabilitación.  Reducción:

La reducción de una fractura (“fijación” del hueso) es la restauración de los fragmentos óseos en alineación y rotación anatómicas. Los métodos empleados para la reducción de fracturas son reducción cerrada o reducción abierta. La selección de un método en

particular depende de la naturaleza de la fractura misma; sin embargo, los principios subyacentes son los mismos. Reducción cerrada: por lo general, la reducción cerrad se logra al colocar los fragmentos óseos en posición (bordes en contacto) por manipulación y tracción manual. Se mantiene la extremidad en la posición deseada mientras se inmoviliza con yeso, férula u otro dispositivo adecuado. Puede utilizarse reducción bajo anestesia con fijación mediante clavos percutáneos. El dispositivo de inmovilización mantiene la reducción y estabiliza la extremidad para la consolidación ósea. Se obtienen radiografías para verificar que los fragmentos óseos estén bien alineados. Se utiliza tracción (cutánea o esquelética) para reducir o estabilizar la fractura. La tracción puede usarse hasta que el paciente se estabilice desde el punto de vista fisiológico y sea capaz de soportar la fijación quirúrgica. El uso de tracción y la asistencia de enfermería a un paciente en tracción se analizan con mayor detalle. Reducción abierta: algunas fracturas requieren reducción abierta, en la que los fragmentos óseos se alinean a través de un procedimiento quirúrgico. Suelen emplearse dispositivos de fijación interna como clavos, alambres, tornillos, placas o varillas de metal con el fin de mantener los fragmentos en la posición correcta hasta que su unión sea adecuada.  Inmovilización:

Una vez reducida la fractura los fragmentos óseos deben inmovilizarse o mantenerse en posición y alinearse correctamente hasta que ocurra su unión. La inmovilización puede lograrse por fijación externa que incluyen vendajes, enyesados, férulas, tracción continua o fijadores internos. Los implantes utilizados para la fijación interna sirven como férulas internas para inmovilizar la fractura.  Mantenimiento y restauración de la función:

La reducción e inmovilización se mantiene según prescripciones para facilitar la cicatrización ósea y de tejidos blandos. La inflamación se controla con elevación de la extremidad lesionada y la aplicación de hilo. Se vigila el estado neurovascular (circulación, movimiento y sensación) y se notifica al ortopedista de inmediato si se

identifica alguna alteración al respecto. La inquietud, ansiedad y molestias se controlan con varios métodos (por ejemplo el consuelo, cambios de posición y estrategias para aliviar el dolor, lo que incluye anestésicos). Se alientan los ejercicios isométricos y de fijación muscular para minimizar la atrofia por desuso y fomentar la circulación. La enfermera anima a los pacientes a participar en actividades de la vida diaria para promover el funcionamiento independiente y la autoestima. La reanudación gradual de actividades se fomenta dentro de la prescripción terapéutica. Con la fijación interna el cirujano determina la cantidad de movimiento y tensión que puede soportar la extremidad y prescribe el nivel de actividad y el apoyo de peso.

Fracturas en sitios específicos:
 Fracturas de diáfisis del humero

Estas fracturas por lo general se deben a: 1) impactos directos que originan fractura transversal, oblicua o conminuta, y 2) una fuerza de torsión indirecta que provoca fractura en espiral. Son traumatismos que pueden acompañarse de lesiones en nervios y vasos sanguíneos braquiales. La muñeca caída indica lesión en el nervio radial. La valoración neurovascular inicial es esencial para identificar lesión nerviosa o vascular, lo cual requiere atención inmediata.  Fracturas de diáfisis de radio y cubito

Estas fracturas son muy frecuentes en niños. Uno u otro hueso, o ambos, pueden romperse en cualquiera de sus partes. Cuando hay fractura de ambos huesos es frecuente el desplazamiento. El antebrazo realiza las funciones singulares de pronación y supinación, movimientos que deben preservarse con la posición y alineación anatómicas correctas.  Fracturas de la diáfisis del fémur

Es considerable la fuerza que se requiere para la fractura de diáfisis femoral en adultos. La mayor parte de estas fracturas ocurre en jóvenes varones por accidentes

automovilísticos o por una caída desde una altura considerable. Es frecuente que estos pacientes presenten traumatismos múltiples. El paciente se presenta con el muslo agrandado, deforme y doloroso, y no puede mover cadera ni rodilla. La fractura puede ser transversal, oblicua o conminuta. Con frecuencia, la persona sufre de choque, ya que la extravasación de 2 a 3 U de sangre en los tejidos de la región es común en este tipo de fractura. La expansión persistente del muslo suele indicar continuación de la hemorragia.  Fractura de tibia y peroné

La fractura más común por debajo de la rodilla es la de tibia (y peroné), como resultado de golpes directos, caídas con el pie en flexión o movimientos de torsión violentos. Es común que las fracturas de tibia y peroné ocurran en forma conjunta. El paciente sufre de dolor, deformidad, hematoma evidente y edema considerable. Con frecuencia se trata de fracturas que implican lesión grave de tejidos blandos por la escasez de tejido subcutáneo en el área.

Complicaciones
Las complicaciones de las fracturas caen en dos categorías: tempranas y tardías. Las primeras incluyen choque, embolia grasosa, síndrome de compartimiento,

tromboembolia (embolia pulmonar), coagulopatía intravascular diseminada e infección. Las segundas comprenden retraso de consolidación (unión tardía), y pseudoartrosis (falta de unión), necrosis avascular del hueso, reacción a dispositivos de fijación

externa, síndrome de dolor regional complejo (formalmente conocido como distrofia refleja simpática) y osificación heterotrófica.  Choque (complicación temprana)

El choque hipovolémico o traumático que resulta de hemorragia (tanto de perdida de sangra visible como no visible) y de perdida de líquido extracelular en los tejidos lesionados pueden ocurrir luego de fracturas de extremidades, tórax, pelvis y columna vertebral. Debido a que el tejido óseo es muy vascular se pierden grandes volúmenes de sangre a consecuencia de traumatismo, en especial en fracturas femorales y pélvicas.

Síndrome de embolia grasosa (complicación temprana)

Al momento de la fractura, innumerables glóbulos grasosos pueden pasar a la sangre debido a que la presión de la medula ósea es mayor que la de los capilares, o bien porque la reacción del paciente a la tensión aumenta la concentración de catecolaminas. Estas provocan movilización de ácidos grasos y promueven la aparición de glóbulos grasosos (émbolos) en el torrente sanguíneo, los cuales se combinan con las plaquetas y forman émbolos que después ocluyen los vasos sanguíneos de poco calibre que irrigan el cerebro, pulmones, riñones y otros órganos. La aparición de los síntomas es rápida y suele ocurrir de unas cuantas horas a una semana después de la lesión, aunque en general ocurre en las primeras 24 a 72 h.  Síndrome de compartimiento (complicación temprana)

Es una complicación que surge cuando el riego sanguíneo de los músculos es menor que el necesario para la viabilidad histica. El paciente señala dolor profundo y pulsante y que no cede con los opioides. La presión dentro de un compartimiento muscular puede incrementarse a un grado tal que disminuya la microcirculación, lo que causa anoxia y necrosis de músculos y nervios. La función permanente pueden perderse si la situación de anoxia continua por más de 6 h.  Coagulación Intravascular Diseminada (complicación temprana)

La Coagulación Intravascular Diseminada (CID) es una enfermedad caracterizada por la producción de una excesiva cantidad de diminutos coágulos intravasculares, con componentes microcirculatorios defectuosos y disfunción endotelial, los cuales causan trombos en los pequeños vasos sanguíneos, consumiendo los componentes de la cascada de la coagulación y las plaquetas. No es una entidad por sí misma, sino que ocurre siempre como complicación por una enfermedad subyacente.  Infección (complicación tempranas)

Las fracturas abiertas son las que tiene mayor riesgo de infectarse, aunque también una fractura cerrada que ha sido intervenida para osteosíntesis, puede complicarse con una

infección ósea. La causa por lo general, se debe a un inadecuado desbridamiento inicial a al demasiado manipuleo quirúrgico. Su tratamiento no gira únicamente en base a la antibióticoterapia, sino a repetidos desbridamientos.  Retraso de consolidación (complicación tardía)

Se dice así, cuando una fractura bien reducida y bien inmovilizada, después de haber transcurrido en tiempo suficiente para consolidar, aun no se ve la unión ósea completa, y radiográficamente todavía se observa la línea de la fractura.  Pseudoartrosis (complicación tardía)

Se llama pseudoartrosis, cuando después de haber transcurrido el tiempo suficiente para la unión ósea, no se ve el calo ve puentea los extremos fracturados; existe movilidad anormal en el foco y radiográficamente se observa radiotransparencia en la zona de fractura. Se presenta escaso dolor, o sin dolor. Se habla de pseudoartrosis hipertrófica, cuando se observa intento de formación de callo, como una expresión exuberante en la periferia del trazo, y que se debe a la presencia de macromovimienos continuos durante el tratamiento. Se habla de pseudoartrosis atrófica, cuando no hay signos de intento de formar callo; por lo contrario, los extremos están afilados, separados unos de otros, y se debe a la pérdida ósea, o también a daño por necrosis avascular.  Necrosis avascular (complicación tardía)

La necrosis avascular (también conocida como necrosis aséptica) puede producirse en cualquier hueso, pero solo suele afectar a las fracturas intracapsulares (de la cabeza y el cuello) del fémur tras un traumatismo provocando una disminución de la circulación. La necrosis avascular se describe como cualquier interferencia con el aporte sanguíneo al hueso en particular, lo que provoca la muerte del tejido óseo. Durante el traumatismo, la cabeza del fémur puede girar o salirse de la articulación de la cadera, y esta modificación de la alineación altera el aporte sanguíneo.

El proceso de la necrosis avascular puede aparecer ala lo largo de un periodo amplio tras la reparación de la fractura. En las fases más avanzadas de la enfermedad, se puede presentar un dolor intermitente o constante al cargar peso y una limitación en el ADM completo de la articulación. tratamiento habitual de la necrosis avascular es la artroplastia con una prótesis.  Síndrome de dolor regional complejo (complicación tardía) El

El síndrome de dolor regional complejo, antes llamado síndrome de distrofia refleja simpática, es un doloroso problema poco común del sistema nervioso simpático. Suele presentarse en la extremidad después de traumatismo y se encuentra con mayor frecuencia en mujeres. Las manifestaciones clínica incluyen dolor urente intenso, edema local, hiperestesia, espasmos musculares, cambios cutáneos vasomotores (es decir, calor fluctuante, enrojecimiento, sequedad y frio, sudor, cianosis) y cambios tróficos (como aspecto vidriado y brillante de la piel, y mayor crecimiento de vellos y uñas). El síndrome suele ser crónico con extensión de los síntomas a otras áreas del cuerpo. Con el síndrome de dolor regional complejo persistente ocurren atrofia muscular por desuso y desosificación de hueso. El paciente puede exhibir afrontamiento individual ineficaz relacionado con el dolor crónico.  Osificación heterotrófica (complicación tardía)

La osificación heterotrófica o miositis osificante es la formación anormal de huesos cerca de huesos o en músculos como respuesta a traumatismo de tejido blando de un traumatismo contundente, fractura reemplazo articular total. El musculo esta doloroso y la contracción y movimientos musculares normales se ven limitados. Se ha recomendado la movilización precoz. La indometacina (Indocin) puede utilizarse en forma profiláctica si ocurrió contusión muscular profunda. Por lo general la lesión ósea se reabsorbe con el paso del tiempo, pero podría ser necesario extirpar el hueso anormal si persisten los síntomas.

Tracción
Sistema utilizado para colocar una extremidad, hueso o grupo muscular bajo tensión mediante un juego de pesas y poleas, alineando e inmovilizando la presión existente sobre ella.

Tipos de tracción
En la tracción recta se aplica la fuerza línea recta con la parte corporal apoyada en la cama. La tracción de Buck y la Pélvica son ejemplos de este tipo. La tracción equilibrada es suspensión consiste en suspender la extremidad correspondiente por arriba de la cama y permitir cierta movilidad del paciente sin que se perturbe la línea de tracción. La tracción puede aplicarse a la piel (tracción cutánea) o en los huesos (tracción esquelética). La elección entre ambos tipos depende del propósito que se consiga. También es factible su aplicación con las manos (tracción manual), aunque en tal caso es de carácter más bien transitorio y suele emplearse durante la aplicación de un enyesado, administración de cuidados de la piel con calzado de espuma de caucho o ajuste de los aparatos de tracción

Principios de la tracción eficaz
Toda vez que se aplica tracción, debe considerarse la contracción, que es la fuerza que se aplica en dirección opuesta a la tracción. (La tercera ley de movimiento de Newton señala que cada acción hay una opuesta de igual magnitud.) En términos generales, la contracción necesaria se logra gracia al peso del cuerpo del paciente y los ajustes de su posición en el hecho  Debe mantenerse la contracción para que la atracción sea eficaz.

La atracción resulta eficaz para que la reducción de factura y fines de inmovilización solo si es continua. Es frecuente el uso de la tracción cutánea pélvica y cervical para reducir el espasmo muscular, y es usual que se prescriba en forma intermitente  Por ningún concepto se interrumpe la tracción esquelética.

No se quita los contra pesos a menos que se halla prescrito la tracción intermitente.

Conservación de la línea de atracción. Cualquier factor que pueda reducir la tracción o alterar la línea de tracción resultante a de eliminarse.       Se centra el cuerpo del paciente en la cama y se alinea cuando se aplica la tracción. Los contra pesos deben estar suspendido libremente y no apoyarse en la cama o piso Los cables deben estar en línea recta y no obstruida. Los nudos de los cables o la pieza para el pie no deben tocar la polea o la parte de la cama que corresponde a los pies. La línea de tracción resultante debe ser paralela al eje largo del hueso. Debe ayudarse al sujeto para que conserve una posición terapéutica.

Intervenciones de Enfermería
Alivio de la ansiedad. Antes de la aplicación de cualquier tipo de tracción, es necesario informar al paciente sobre la técnica, propósito y consecuencias; hablar con él sobre qué

se hará y por qué es útil para disminuir su aprensión. Después de estar sometido a tracción durante cierto periodo, es factible que reaccione a la reclusión en un espacio limitado. Las visitas frecuentes de familiares y amigos por la misma razón. Hay que fomentar las actividades de distracción que pueda realizarse dentro de los límites que imponga la tracción. Aumento de la comodidad. Dado que el sujeto esta inmovilizado en el lecho, es necesario que este tenga consistencia firme y este apoyado en un tablero. Se han diseñado acojinamientos especiales para los colchones a fin de minimizar la aparición de ulceras por decúbito y deben colocarse en la cama antes de aplicar la tracción.   Debe examinarse con frecuencia la piel en búsqueda de datos de presión o fricción sobre prominencias óseas. La presión en las partes del cuerpo situadas en posición inferior puede aliviarse mediante los giros y cambios de posición del cuerpo del paciente para brindarle comodidad dentro de los límites que impone la tracción.  La ropa de cama se debe conservar seca y sin arrugas.

Los problemas relacionados con la inmovilidad que afectan otros sistemas y aparatos y hacen que el paciente se sienta molesto pueden llevarse al mínimo con intervenciones preventivas. Hay que enseñar al sujeto los ejercicios de respiración profunda, que facilitan la expansión pulmonar plena; la práctica de los ejercicios de pie y tobillo dentro de los límites que impone la tracción disminuyen la estasis venenosa y la posible

aparición de trombosis venenosa profunda, al tiempo que el ingreso adecuado de líquidos garantiza el flujo urinario adecuado y es útil para prevenir el estreñimiento. Se evalúa la función de cada aparato y sistema con el fin de identificar alteraciones en su función. Hay que vigilar al enfermo de cerca en búsqueda de las relacionadas con la movilidad.  Debe investigarse de inmediato todo señalamiento que haga el paciente sometido a tracción respecto de molestias. Mejoría de la movilidad dentro de los límites que impone la tracción. Durante este tipo de tratamiento, es necesario que el paciente ejercite los músculos y articulaciones no inmovilizados para llevar al mínimo su deterioro por desuso. Los movimientos activos complicaciones

de todas las articulaciones no afectadas deben alentarse. Es posible consultar

al

fisioterapeuta para que idee ejercicios en la cama que minimicen la pérdida de fuerza muscular. El personal de enfermería debe apoyar y alentar al enfermo en la práctica de ejercicios. Durante estos, hay que cerciorarse de que se mantengan las líneas de tracción y que el paciente este en posiciones correctas, a fin de prevenir complicaciones resultantes de alineación incorrecta. Enseñanza al enfermo. Es imperativo que el sujeto comprenda los fundamentos del uso de la tracción, por lo que conviene repetirle con frecuencia la información. Al ampliarse su comprensión del tratamiento, el interesado participa en sus cuidados. Mejoría de los cuidados personales. Al principio es factible que se requiera brindar ayuda considerable al enfermo en sus cuidados personales. Se le ayuda en el

aprendizaje de la forma de satisfacer necesidades como comer, bañarse, vestirse y evacuar sin ayuda mientras esta inmovilizado en el equipo de tracción. En este sentido, suelen resultar útiles algunos dispositivos, como el trapecio colocado sobre la cama. Las sensaciones de dependencia y frustración en el paciente son menores, además de que experimenta mejoría de la autoestima con la reanudación de su participación en sus cuidados personales. El sujeto requiere ayuda hasta cierto punto durante todo el

periodo de inmovilidad; pero puede participar con la enfermera en el desarrollo creativo de rutinas con que se lleve al máximo su autonomía.

Aplicaciones de la tracción
Tracción cutánea Es la que se logra mediante la fuerza que ejerce un contrapeso sobre una cinta, pieza de espuma de caucho o material plástico unido a la piel. La tracción cutánea se transmite a las estructuras musculoesqueléticas, aunque es limitada la fuerza que puede aplicarse. Esta no debe exceder la tolerancia de la piel. Tracción cutánea adhesiva. Tipo de tracción cutánea que se realiza aplicando pesas de tracción con soportes adhesivos que se adhieren a la piel sobre la estructura afectada, especialmente en huesos fracturados. La tracción cutánea adhesiva se utiliza solo cuando está indicada una tracción continua y cuando no hay problemas importantes en la piel de la zona afectada. Los soportes adhesivos utilizados para fijar el sistema de

tracción a la zona corporal deseada extienden la fuerza sobre una amplia superficie de piel disminuyendo la vulnerabilidad del paciente a la lesión cutánea. Tracción cutánea no adhesiva. Tracción cutánea en la cual la tensión terapéutica de los pesos de tracción se aplica con correas protegidas que no inciden en la piel que cubre la estructura orgánica afectada. Se puede quitar con facilidad, lo que facilita el cuidado de la piel, y suele utilizarse cuando no es necesaria una tracción continua. Las correas extienden la tensión de la tracción sobre una amplia área de la superficie cutánea, lo que disminuye la vulnerabilidad del enfermo al trastorno cutáneo.

Otros tipos de tracción:
Dos formas de tracción cutánea empleadas en adultos son la Tracción de Russell y la Tracción de Buck. Tracción de Russell. Suele emplearse en fracturas de la maseta tibial y consiste en apoyar la rodilla flexionada en un cabestrillo y aplicar fuerza de tracción horizontal a la parte inferior de la pierna. Si se prescribe esta técnica, suele apoyarse la pierna e una almohada para garantizar la flexión apropiada de la rodilla y evitar la presión sobre el talón. Tracción de Buck. Esta modalidad terapéutica, sea unilateral o bilateral, es un tipo de tracción cutánea en que ésta se ejerce en un plano cuando precisa la inmovilización parcial o temporal. Se utiliza en lesiones de la cadera mientras el paciente espera la fijación quirúrgica de la misma. Tracción de Bryant. Es utilizada en niños con un peso menor de 20 kg, en fracturas de fémur. Antes de aplicar la tracción, se inspecciona la piel en búsqueda de abrasiones y

trastornos circulatorios, ya que debe ser saludable el estado de la piel y la circulación para que tolere el tratamiento. Se limpia y seca la extremidad antes de aplicar la cinta de tracción o una bota de espuma de caucho. Cuando se aplica la tracción de Buck con cinta, se colocan primero tiras de espuma de caucho acojinadas con la superficie de espuma dirigida hacia la piel en cada lado de la

pierna afectada. Acto seguido, se extiende un asa de cinta de unos 10 a 15 cm de longitud por debajo de la planta del pie. Los maléolos y la porción proximal del peroné se acojinan con material para acojinamiento de ensayados, a fin de prevenir las ulceras por decúbito y necrosis cutánea. Al tiempo que una persona eleva y soporta la extremidad en talón y rodilla, otra la envuelve de manera circunferencial con el vendaje elástico sobre la cinta de tracción, desde el tobillo hasta la esquina de la tibia. El vendaje elástico ayuda a que la cinta se adhiera a la piel y evita su deslizamiento. Se aplica un

separador en el extremo distal de la cinta para evitar la presión a lo largo de la cara lateral del pie. Después se acopla un cable al separador y se hace pasar primero por la polea unida a un extremo de la cama, para colocar un contrapeso en el cable. También se pone una zalea de borrego debajo de la pierna para reducir la fricción del talón con la cama.

Complicaciones potenciales
Las complicaciones que pueden desarrollarse como resultado de la tracción incluyen maceración de la piel, presión nerviosa y trastornos circulatorios. La maceración obedece a la irritación causada por el contacto de al piel con la cita y el hule espuma o el uso de fuerza de cizallamiento al aplicar la tracción; el riesgo es mayor para personas de edad porque su piel es frágil y sensible. La presión nerviosa resulta de presión sobre los nervios periféricos; pueden presentarse pie péndulo si se aplica al nervio peroné en un punto en que pasa alrededor del cuello de la tibia justo por debajo de la rodilla. Los trastornos circulatorios se manifiestan, como piel fría, reducción de los pulsos periféricos tiempo prolongado de llenado capilar y piel azulosa. La trombosis venosa profunda, una grave afección circulatoria se manifiesta por sensibilidad de la pantorrilla, inflamación y signo de Homans positivo.

Procedimiento de colocación de tracción cutánea
I. GENERALIDADES Es un método para proporcionar un efecto de tracción sobre una extremidad o parte corporal mientras se mantiene contratación (tracción en dirección contraria). Esta

tracción se logra mediante la fuerza de tratamiento que ejercen las pesas sobre una soga, cinta o pieza de hule, poleas pesas y tiras con vendajes fijadas a la piel. La tracción cutánea es aplicada directamente a la piel para: alinear y mantener la reducción de una fractura, reducir el espasmo muscular, para inmovilizar una zona antes de la cirugía, para prevenir daños a tejidos lesionados, como un tratamiento para aliviar el dolor, y prevenir y tratar contracturas. Al colocar una tracción es importante recordar que la cantidad de peso no debe exceder la tolerancia de la piel o sea no emplear más de 2 a 3.5 kg en una extremidad, ya que la contra tracción de la piel de la pelvis por lo general es de 4.5 a 9 kg, según el peso del usuario. Los tipos de tracción cutánea apendiculares es relativa a las extremidades y son: Tracción de Extensión de Buck (Fracturas de extremidades inferiores), Tracción de Russell (Fractura de meseta tibial), Tracción de Dunlop (utilizada en fracturas de extremidades superiores), Tracción al cenit o tracción de GALLOWS (fracturas infantiles de fémur). Riesgos que existen al colocar a mantener una tracción cutánea: Maceración de la piel, presión de nervios, daños neurovasculares. II. DEFINICIÓN Es la aplicación de un mecanismo de tracción por medio del cual se hala de manera continua una fuerza que se aplica en dos direcciones, estiramiento con tracción, o partes del cuerpo, a través de un sistema de sogas, poleas y pesas.

III. OBJETIVOS        Alinear y mantener la reducción de una fractura. Reducir el espasmo muscular, para inmovilizar una zona antes de la cirugía Prevenir y tratar contracturas. Disminuir o eliminar el espasmo muscular. Recobrar la longitud y alineación del miembro. Evitar la deformidad del miembro / corregir deformidades. Aliviar el dolor.

IV. PRECAUCIONES      Cerciorarse que el peso es el indicado por el médico. Cerciorarse del miembro en que debe aplicarse la tracción. Revisar la piel del miembro donde se colocara la tracción. Cerciorarse que las bandas (esparadrapos) sean del ancho adecuado al grosor del miembro. Evitar la compresión de los siguientes puntos: tuberosidad de la tibia, cabeza del peroné, tendón de Aquiles, prominencia dorsal, nervio musculo-cutáneo, nervio ciático poplíteo externo, apófisis estiloide del cubito, epicondilo, corredero bicipital, nervio cubital.      Cerciorarse que el nudo de las pesas este bien hecho. Vigilar que la tablita no entre en contacto con los barrotes de la cama o la polea. Evitar cualquier obstáculo en el trayecto de la cuerda. Al retirar las pesas, debe realizarse entre dos personas. Valorar en el miembro donde está colocada la tracción los siguientes aspectos:  Temperatura  Coloración  Pulso  Adormecimiento  Parálisis  Dolor  No colocar tracción cutánea en los siguientes casos:

 Lesiones en la piel como heridas, abrasiones, infecciones.  Ulceras por decúbito  Fractura expuesta  Varices o problemas circulatorios. V. EQUIPO          Equipo para rasurar. Crema humectante. Rollo de algodón. Esparadrapo. Tablilla con orificio, bandas de lona. Vendas elásticas. Cordel. Pesas. Polea.

VI. PROCEDIMIENTO

PASOS 1. Preparar equipo.

FUNDAMENTACION CIENTIFICA Promueve la eficiencia, ahorro de tiempo.

Reduce la transferencia de microorganismos. 2. Lavarse las manos

3. Explicar al paciente el procedimiento

Explicar el procedimiento a realizar disminuye la ansiedad.

4. Rasurar el miembro si es necesario.

Previene infecciones.

PASOS 5. Lubricar con crema humectante. 6. Colocar algodón cubriendo todo el miembro. 7. Colocar guata con vendaje ascendente.

FUNDAMENTECION CIENTIFICA Sirve como protección para la piel.

Amortiguar y mantener la piel integra.

8. Colocar las bandas de lona a cada lado del miembro dejando unos centímetros de separación entre este y la tablita.

Los vendajes son útiles cuando se aplican en forma 9. Colocar la venda elástica siguiendo el retorno venoso. correcta. En cada vuelta de un vendaje circular la presión ejercida aumenta casi el doble.

10. Fijar con esparadrapo antes de colocar cordel. 11. Colocar el cordel en la polea y anudar las pesas. 12. Dejar el miembro en posición anatómicaSi y la postura es correcta se necesita muy poco colocar dispositivos mecánicos necesarios. esfuerzo para mantener el cuerpo en alineación.

13. Hacer anotaciones respectivas (estado de piel, edema, libras de peso).

CONCLUSIÓN
Nuestro trabajo de investigación profundizó su atención en lo que es la tracción cutánea, los diferentes tipos de tracción, su aplicación específica y sus complicaciones. Tocamos como complemento del trabajo la anatomía de huesos largos, en este caso particular, la anatomía del fémur puesto que es en huesos largos que se aplica la tracción; abarcamos las funciones del sistema esquelético, la formación del hueso, y los factores que influyen en el crecimiento y la remodelación del hueso ya que son datos que es necesario recordar al momento de aplicar tracción debido a la patología de las fracturas. Es por medio de este informe que logramos cumplir nuestro objetivo de presentar a nuestros compañeros de clase de una manera clara, precisa y concisa, patologías como las fracturas, sus grados de clasificación, su diagnóstico y tratamiento. Buscando la rehabilitación exitosa del paciente, evitar deformidades y recobrar la longitud del miembro afectado en el usuario. Conocemos que todo tratamiento tiene sus complicaciones y en caso nuestro presentamos al público las complicaciones que tiene la tracción cutánea, también

presentamos los principios de una tracción eficaz y conocimos las intervenciones por parte del personal de enfermería. Como estudiantes de la carrera de enfermería conocemos la importancia de temas como este y con nuestro informe hemos logrado cumplir los objetivos planteados al momento de iniciar nuestra investigación; puesto que lo importante es conocer y brindar al paciente un servicio profesional, lograr su rehabilitación y la autorrealización como personal de enfermería al brindar un servicio eficaz.

GLOSARIO
A Avulsión o arrancamiento – fractura que resulta de la tracción que ejerce un ligamento o tendón sobre el hueso afectado. C Compresión – fractura ocasionada por presión (como en fracturas vertebrales). Compuesta, fractura – fractura que en el daño también incluya la piel o membranas mucosas, también se conoce como fracturas abiertas. Conminuta, fractura – fractura en el que el hueso se rompe en varios fragmentos óseos. Contusión - moretón. D Desbridamiento – remoción quirúrgica de tejido desvitalizado y contaminaos, y de material extraño. Dislocación – separación de las superficies articulares. E Epifisaria, fractura – fractura que ocurre a través de la epífisis. Extensión de Buck - Puede aplicarse unilateral o bilateralmente. Puede aplicarse usando una bota de espuma o con cintas adhesivas colocadas en los lados de una o de las dos piernas, fijadas mediante su recubrimiento con vendajes elásticos. Se coloca una placa o una barra de extensión a los extremos distales de las cintas o de la bota para poder unir las cuerdas y las pesas. Puede elevarse ligeramente la parte distal de la cama, elevando también el dispositivo dela rodilla, para evitar la hiperextensión de ésta si se eleva la parte distal de la cama. No debe colocarse una almohada bajo las piernas pues la fricción disminuye la efectividad de la tracción.

F Fractura por sobrecarga - lesión ósea causada por uso excesivo. Fractura - ruptura de un hueso. Fractura, reducción de una – restauración de los fragmentos de la fractura en alineación y rotación anatómicas. H Hundimiento –fractura que incluye depresión de 1 o más fragmentos óseos (como en fx craneales y faciales). I Impactada, fractura – fractura en que un fragmento óseo se encaja firmemente en otro. Inflamación - reacción normal ante una lesión o enfermedad que provoca hinchazón, dolor y rigidez. O Oblicua, fractura – fractura que ocurre en ángulo agudo con relación al eje del hueso. P Prótesis - sustituto artificial de una parte del cuerpo. R Rama verde, fractura en – fractura en que un lado del hueso se rompe y el otro se dobla. Reducción de una fractura – restauración de los fragmentos de la fractura en alineación y rotación anatómicas. S Simple, fractura – fractura que permanece contenida; no rompe la piel.

T Tracción cutánea - Es en la que la fuerza se sitúa de forma directa en la piel y los tejidos blandos (subcutáneos). Por tanto, y de forma indirecta, también en los huesos. Se utiliza para tratamiento a corto plazo (48 a 72 horas), hasta que es posible realizar tracción esquelética o cirugía. Los pesos de tracción son limitados, entre 2,3 a 4,5 kg, y está contraindicada en el caso de que existan heridas en la zona a cubrir o si la extremidad está afectada por problemas neurovasculares (flebitis o parálisis). Tracción de Bryant - En niños con peso inferior a 18 kg. Se aplica a los dos lados, con las piernas verticales formando un ángulo recto con las nalgas. Se colocan retinóculos en ambos lados de cada pierna, que se cubren con vendajes elásticos. Después se colocan las cuerdas y las pesas en unas placas del pie unidas a las cintas del retinóculo. El peso aplicado debe ser suficiente para elevar ligeramente las nalgas de la cama, a fin de proporcionar la tracción y contratracción deseadas. Tracción de Russell - Se inicia mediante una extensión de Buck añadiendo un cabestrillo de apoyo bajo la rodilla y poleas al armazón de la tracción. Por la posición de todos estos elementos, se duplica la cantidad de tracción ejercida, que se distribuye de un modo más eficaz por todo el miembro afectado y por debajo de él. La tracción es doble, pues para cualquier fuerza ejercida en una dirección existe otra fuerza igual en dirección opuesta (ley termodinámica de Newton). Debido a la distribución de la tracción a través de unas zonas y superficies cutáneas más amplias, este tipo de tracción implica menores lesiones para los tejidos cutáneos. Tracción esquelética - consiste en ejercer una fuerza directa sobre el hueso con la ayuda de una aguja de fijación o un alambre que lo atraviese (de forma parcial o total), conectando la aguja a unas pesas de tracción mediante cuerdas y poleas. Transversal, fractura – fractura que ocurre en ángulo perpendicular al eje longitudinal del hueso.

Bibliografía a) BRUNNER, Lillian Sholtis, SUDDARTH, Doris Smith. Enfermería Médico Quirúrgico. Edición 6, México Interamericana editores, 1998. b) Tortora and Derrickson. Principios de Anatomía y Fisiología. Edición 11, Editorial Médica Panamericana, 2011. c) GISPERT, Carlos. Diccionario de Medicina Mosbi. Edición Océano, 2010. 5, Editorial Grupo

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->