Está en la página 1de 7

La izquierda mexicana en la guerra fría

:

Descubriendo al enemigo
Arturo Anguiano

explosivo de las grandes ciudades por la urbanización y masificación —todos rasgos significativos de la economía mexicana de la posguerra—, fueron cambiando en forma determinante las condiciones materiales y sociales del país. Por otro lado, el dominio corporativo de los distintos sectores sociales organizados, armado por Lázaro Cárdenas durante su gobierno y revestido con el nacionalismo revolucionario, logró reproducirse en los años cuarenta en forma un tanto inestable, bajo la consigna de la Unidad Nacional planteada frente a la segunda guerra mundial. Fue un periodo de tensiones y conflictos que, sin embargo, se solucionó temporalmente mediante el golpe de mano del charrismo en el Sindicato de Trabajadores Ferrocarrileros de la República Mexicana (STFRM) en octubre de 1948, lo que significó la intervención militar directa del Estado para garantizar el control violento de los sindicatos. Este modelo se generalizará a las demás organizaciones sindicales y después de 1959 parecerá decretar un verdadero toque de queda a los trabajadores incorporados a las centrales oficiales y al Partido Revolucionario Institucional. 2. La irrupción masiva de las luchas sociales de 19581959, particularmente articuladas en torno al sindicato ferrocarrilero, enfrentó el carácter excluyente y polarizante del modelo económico al que dio origen la llamada “Revolución hecha gobierno”, desembocando a través de movilizaciones en un cuestionamiento radical al sofocante orden corporativo regimentado por el PRI en nombre del Estado. Ante las demandas económicas y las pretensiones de independencia política de los sindicatos, en una atmósfera política ya enrarecida por el anticomunismo de la Guerra Fría propulsada por Estados Unidos, el gobierno respondió descalificando las luchas, descubriendo planes desestabilizadores, conjuras extranjeras, ideologías e intereses extraños a México. De esta forma justificó la represión, los encarcelamientos sostenidos en acusaciones inverosímiles y delitos claramente políticos, el despido masivo y la persecución desmesurada y prolongada en contra del conjunto de los trabajadores y sus simpatizantes, y no sólo contra los dirigentes.

1. La Guerra Fría coincidió en México con el doble proceso de afianzamiento del modelo económico modernizador sostenido en la intervención decisiva del Estado —que erigió un encinto fortificado en torno a la nación— y de fortalecimiento del régimen político corporativo. Por un lado, el proceso de industrialización, la penetración del capital extranjero que sobrepasó sin demasiados problemas las barreras, absorbiendo o asociando cada vez más al nacional, la transfiguración y desalojo creciente del campo, el crecimiento

64

Incluso asumen.3. vivirán la emergencia de los llamados sectores medios que tendrán un crecimiento explosivo. La “prosperidad” que van generando las transmutaciones de la economía mexicana en medio de conflictos sociales y represiones. metrópolis de la modernización. como la ciudad de México. la intimidación y la represión que aparecieron como su rostro más visible y cotidiano para los desposeídos. La “Revolución hecha gobierno”. . Afectados por la derrota militar de las luchas sociales en 1959. sofocando movimientos. vivieron el mayor auge de su poderío y desenfreno. 4. abandonando muchos de los rasgos característicos del discurso radical de la Revolución mexicana. reconcentrado con el despojo de los campesinos. que en la práctica se desplegarán sin que prendan entre ellos los mecanismos corporativos de control e integración estatal ni la ideología nacional revolucionaria en declive. sino de igual manera debido a la intolerancia. en plena forma por el influjo modernizador. oposiciones y disidencias. incluso mayormente calificados. no perturba empero la estabilidad política alcanzada con el fin de los enfrentamientos políticos al interior de la “Revolución hecha gobierno”. Los principales centros urbanos. El campo. sobre todo en los sesenta. los trabajadores de los sectores tradicionales de la economía (precisamente los más combativos) entraron en un reflujo profundo. no logrará impedir el debilitamiento de su consenso social y la erosión de su legitimidad. volverá 65 a sacudirse con luchas por la tierra e incluso a levantarse a veces no tan calladamente. Pero la industrialización no dejará de generar nuevos núcleos de trabajadores. sino igualmente por organizaciones empresariales cada vez más preeminentes. la conducción y al ritmo del Estado. precisamente porque el Estado y el régimen político se van endureciendo. trastocaron las relaciones sociales y las relaciones de fuerza. reforzadas por la cargada de las organizaciones oficiales y semioficiales. Surgirán entonces nuevos actores sociales y políticos que le imprimirán un nuevo sentido a una sociedad que hasta entonces parecía caminar bajo el impulso. la cual en lo sucesivo será cuestionada de mil maneras hasta que en 1968 se anunciará su decadencia. el charrismo. se alcanzó entonces una nueva comunión entre los poderosos que será la base del orden excluyente que si bien reafirma y afianza la dominación sobre los de abajo. ajustando las piezas de la maquinaria corporativa. perdiendo sentido los mitos populares y nacionalistas que contribuyeron a forjar su legitimidad. transfiguraron a clases sociales que se fueron reconfigurando y madurando. la cual de este modo había podido soslayar cualquier forma de legitimación democrática. el discurso y las maneras de la Guerra Fría. Se revistió por lo demás con la parafernalia macartista en uso en la época y los distintos gobiernos no dejaron de apoyarse en las campañas anticomunistas orquestadas no sólo por la jerarquía eclesiástica y la prensa. no sólo por las políticas económicas favorables a las grandes transnacionales y la asociación de capitales que llegaron para quedarse. con cierta ambigüedad pero con decisión. La industrialización y el auge de la economía transformaron por supuesto a la nación. En los hechos. fue socavando así sus bases ideológicas que fueron perdiendo sustento. durante el cual el corporativismo y su variante desalmada. apretando los amarres con los sectores privilegiados y delineando sus perfiles más conservadores. Monterrey y Guadalajara.

había atrapado a la izquierda y en lo fundamental no le permitió un desarrollo autónomo. de sus concepciones y políticas fundamentales. José Revueltas —expulsado de nuevo del PCM al poco de ser readmitido— . Partido Comunista Mexicano (PCM) y hasta el lombardista Partido Popular que acabó por deslindarse y que en 1960 se renombró Partido Popular Socialista). Empero. El peso de la Revolución. sostenidas en una visión etapista del proceso histórico. reflexionando sobre la Revolución mexicana y el sentido de las transformaciones que suscitó.Los cambios productivos acarrearon cambios sociales. Si bien en extremo desigual. Entre Estado y sociedad parecerá abrirse una brecha. Por consecuencia. se dirigió sobre todo hacia un cuestionamiento de fondo del propio partido. no se rumiaron las derrotas de las grandes movilizaciones sociales del final de la década anterior. En su apogeo y complacencia. el enfrentamiento crítico de las concepciones vigentes esbozaba una ruptura de fondo que podría destrabar a la izquierda. afectaron de manera fundamental a las izquierdas del país que habían logrado desempeñar un papel significativo en ellas. Al final de cuentas. y la crisis en la que cayeron las distintas organizaciones puso en entredicho las políticas seguidas o apoyadas durante el movimiento. plagada en apariencia de ambigüedades y paradojas hasta entonces incomprensibles o de plano soslayadas. un desfase entre un régimen que se ensimismará por su prepotencia y una sociedad que no dejará de cambiar y diferenciarse. de su historia. La derrota de las luchas de los trabajadores de 1959 y sus secuelas inmovilizadoras. aún con sus resultados contradictorios. sobre todo el PCM. lo que implicó un duro debate sobre el balance de la derrota. El nuevo rostro del país publicitado como el del milagro mexicano. sobre todo luego de la experiencia cardenista que la arrasó. las distintas organizaciones de izquierda (Partido Obrero Campesino de México (POCM). sino que se inauguraron reflexiones y aportes que ensayaron una lectura crítica de una realidad apabullante. prácticas autónomas y salidas que perturbarán y cimbrarán todo lo establecido y considerado duradero. particularmente en la del STFRM que fungió como el eje articulador de las movilizaciones. relaciones. El modo de vida norteamericano y la cultura de masas influida por el vecino del norte irán ganando terreno bajo el estímulo de una modernización sostenida en la penetración cada vez más indiscriminada de las transnacionales y un Estado que se va despojando de sus ropajes nacionalistas. generando situaciones. Pero también se cimbraron internamente. la prosperidad económica generó nuevas expectativas y estilos de vida. como paso ineludible para la transformación socialista del país. fueron objeto de amenazantes campañas anticomunistas y acosos gubernamentales que las golpearon. 66 5. la transfigurada “Revolución hecha gobierno” no percibirá los innumerables y variados signos anunciadores del desorden y el colapso. lo más importante fue que. El influjo de la educación se ampliará y de hecho México entrará a la época de la cultura de masas con el cine y la televisión. Muchos de sus dirigentes y militantes fueron encarcelados. Esto trajo consigo un intento de deslinde respecto al régimen dominante. era prisionera de las concepciones hegemónicas de Vicente Lombardo Toledano —también coincidentes con las propugnadas por los soviéticos—. el de la larga estabilidad y el poder ilimitado de un Estado y un régimen político que parecían avasallar a la sociedad. obviamente encajaba esta visión de manera perfecta en la ideología y los planes del régimen. comenzará empero a desgarrase. En los años sesenta. que priorizaba la industrialización y modernización del país. independientemente de que hubieran desempeñado o no algún papel en las luchas. En el clima de la Guerra Fría. entonces. al menos en el caso del partido comunista.

La Revolución cubana. realizaron en diversos tonos y formas ese cuestionamiento lo mismo del régimen priísta. No será sino hasta el desenlace de otro movimiento social masivo. Su aporte más conocido fue la tesis de la “inexistencia histórica del partido de la clase obrera en México”. Podrán haber sido esquemáticas muchas de esas elaboraciones y propuestas. cuando en definitiva surgirán nuevas generaciones de estudiosos que vivirán como un apremio vital (incluso militante) redescubrir. Las políticas económicas excluyentes y la modernización desigual combinadas con el despotismo autoritario conducido por un presidencialismo de más en más conservador e intolerante. también comenzaron a cuestionar la envolvente versión oficial de la historia y de la realidad nacional. la que sustentó a la que sería la corriente espartaquista de la izquierda. Pero en los sesenta. como Enrique González Rojo y Guillermo Rousset Banda. del persistente lombardismo. En el mundo bipolar que a partir de entonces confrontó en forma tajante dos sistemas económicos: 67 el socialista representado por la Unión Soviética y las nacientes democracias populares y China y el capitalista hegemonizado por Estados Unidos. Otros intelectuales de izquierda. ni el relanzamiento de ciertas reformas sociales con las que el gobierno de Adolfo López Mateos buscó echar agua de olvido a la represión devastadora contra las luchas del 59. el estudiantil-popular de 1968. se colarán muchos de esos cuestionamientos. 6. corrompió a la familia revolucionaria personificada en especial por Miguel Alemán. que permitirían destrabar el pensamiento y experimentar nuevas formas de organización y práctica política. en muchos sectores populares y en los núcleos de izquierda renovó las convicciones nacionalistas y la necesidad de reforzar la lucha contra el imperialismo como una forma de defender por supuesto a la naciente Cuba revolucionaria. bajo el influjo de la Guerra Fría. Todas eran sin duda controvertibles. pero al menos ayudaron a cambiar los términos del debate hasta entonces impuestos por el peso de la Revolución mexicana y su régimen. aunque solamente fueron atisbos. que del partido comunista. La oleada de revoluciones anticoloniales. contribuyeron igualmente con tesis teóricas como la necesidad de la “nacionalización de la teoría” del primero o la del “carácter irreversiblemente reaccionario del Estado mexicano” del segundo. el imperialismo. fundada en 1960 por Manuel Marcué Pardiñas. Otros intelectuales también excluidos del PCM.fue indudablemente uno de los principales intelectuales militantes que contribuyeron a esa labor crítica lo mismo con sus trabajos literarios que con sus escritos de análisis político y de reflexión teórica. Éste siempre había sido. pero en su momento representaron rupturas significativas. particularmente el imperialismo norteamericano y aquí de nuevo se combinaban las posiciones de Lombardo Toledano y del llamado movimiento comunista internacional dirigido por Moscú. la derrota francesa en Vietnam y la invasión norteamericana en este país y luego de República Dominicana en 1965. estaba claro que éste último era el enemigo principal a vencer. En la revista Política. de su empecinamiento burocrático y su ausencia de opciones. de entrada. México. de su enajenación respecto a la ideología de la Revolución mexicana. así como el asedio y las agresiones que de inmediato sufrió por parte de Estados Unidos (notablemente la invasión a Bahía de Cochinos). ni siquiera la política ambigua respecto a las adversas pretensiones estadounidenses contra . Durante el cardenismo esto parecía claro y el auge económico de la posguerra cristalizó un modelo de desarrollo económico excluyente que arrastró al parecer a la burguesía nacional y. atrapado de hecho por la lógica de la Guerra Fría impuesta por el poderoso vecino del norte. la izquierda enfrentó la complicada tarea de descubrir al enemigo. no necesariamente militantes. fueron factores que a ciertos ojos de la población y de la izquierda desenmascararon a la pretendida “Revolución hecha gobierno”. El proletariado sin cabeza y la novela Los Errores. una democracia bárbara. para dar unos ejemplos. Y si en los de arriba agudizó los sentimientos conservadores y francamente anticomunistas. incluso anunciadoras. criticar y reescribir el proceso histórico mexicano. despojándola de la fachada nacionalista y popular. Ni la mexicanización de la industria eléctrica. alentaron igualmente el internacionalismo lo mismo que la necesidad de defender la nación. no hicieron sino confirmar esta creencia.

que al imperialismo omnipresente en el mundo bipolar habría que descubrirlo y combatirlo también en el país. hasta el PCM comenzará a cambiar sus concepciones. población en general) que invariablemente tuvieron como respuesta gubernamental la cerrazón intransigente y la represión.Cuba. a encontrar nuevos perfiles al enemigo. apoyada en los hechos por el régimen. también pareció deslindarse del curso derechista de la “Revolución hecha gobierno”. de esta manera podría progresar más libremente la autonomía de la izquierda y del movimiento social respecto a todas las fuerzas del transfigurado régimen autoritario. que como nunca pondrá en entredicho la prepotencia y el autoritarismo. transportistas. En el fondo. en 1961. En 1960 arrancó ese proceso con la formación por parte de Revueltas y sus compañeros. principalmente desde los días de Lázaro Cárdenas y la expropiación petrolera. fueron brotando movilizaciones (estudiantes. optó por regresar al redil. su legitimidad. concluyó que había que buscar al enemigo en casa. Si la revolución cubana alentó la reacción conservadora e incluso anticomunista guarecida bajo el manto de la Guerra Fría. la Guerra Fría acabó por deslavar las tonalidades pretendidamente antiimperialistas que lombardistas y comunistas (quienes en ocasiones difícilmente se distinguían) percibían en el régimen. atemorizador y sumamente opresivo. desembocaron en la fundación del Movimiento de Liberación Nacional (MLN). de la Liga Leninista Espartaco 68 . particularmente en el Partido Comunista Mexicano. el asesinato a mansalva como en el caso de Rubén Jaramillo y su familia. consiguieron remozar la descarapelada fachada nacionalista y popular que tanto había servido al régimen priísta para reproducir su consenso social. Expulsiones y rupturas no eran cosa nueva en la izquierda mexicana. la cerrazón y la intolerancia del llamado régimen de la revolución mexicana y colocará a la orden del día la exigencia del diálogo (el diálogo público) y la democracia. intolerante. o a algunas de sus porciones organizadas. que dieron origen al MLN. médicos. pero a la vera del régimen. fundado ya en 1919. Por varias regiones del país. núcleos sociales tocados por la resistencia y diferentes sectores de izquierda —además de la espartaquista— fueron cayendo en la cuenta de que era necesario deslindarse de un Estado y un régimen que ya no eran lo que fueron o creyeron que eran. Las movilizaciones reivindicativas y reagrupamientos políticos amplios de la izquierda no prosperarían entonces. también favoreció las movilizaciones solidarias de diferentes núcleos sociales y de amplios sectores intelectuales y de izquierda. de donde provino a través de los años la mayoría de los militantes y personajes identificados con esta vertiente política. aún cuando esto significó el debilitamiento de lo que aparecía como su corriente y la disgregación de la organización por él creada bajo el influjo de la revolución cubana y el tufo conservador del régimen que como nadie ayudó a construir. Lázaro Cárdenas. En realidad. 7. que sin duda no hubiera surgido sin su iniciativa. quien después de su presidencia había mantenido una presencia alerta y equilibradora al interior. alentando incluso levantamientos y fugas guerrilleras de sectores acorralados. expulsados del PCM. en efecto. al final de cuentas muy pronto se contuvo. Todas estas situaciones empujaron a la izquierda. críticas frente al gobierno y que en las peores condiciones desplegaran luchas reivindicativas lo mismo que cívicas y solidarias. particularmente en Chihuahua y Guerrero. Pero las que se produjeron después de la derrota de 1959. Con el tiempo. Sectores de la intelectualidad progresista. pero se sembró la simiente de la resistencia autónoma y la crítica del orden establecido y hasta fructificarían en un estallido masivo durante 1968. campesinos. animando con su actitud decidida en defensa de la revolución cubana las movilizaciones en torno a ésta y el reagrupamiento de las izquierdas. que tendieron a reagruparse e incluso. dieron lugar a un proceso de recomposición y reorganización de la izquierda que sería uno de los afluentes que desembocaron en el 68. Empero. Particularmente la corriente espartaquista que se fue ampliando y diversificando. se desprendió de la izquierda y avaló la candidatura presidencial de Gustavo Díaz Ordaz. maestros. los que renegaban en los hechos de sus orígenes y rehacían un orden excluyente. hasta ese momento ausentes en México. La polarización del ambiente político nacional posibilitó que se fueran ampliando las franjas de la sociedad inconformes.

revolucionaria. 69 aliados o sujetos al imperialismo norteamericano. pero a través de la creación de su propia organización (PRP-LCPRP). básicamente identificada con el PCM (el lombardismo quedará asimilado en los hechos por el PRI). los espartaquistas en gran medida se pelearon entre ellos y se dividieron hasta volverse microorganismos insignificantes —como los llamó González Rojo—. el asesinato del Che en Bolivia. hijos a la vez de la Revolución cubana y característicamente de Ernesto Che Guevara. no exenta de esquematismo y cierto doctrinarismo. La Revolución Cultural China agravó la polarización y el doctrinarismo. Surgen igualmente diversos núcleos identificados con el trotskismo. incorporará a nuevas generaciones que ya no provendrán como antes sólo de las franjas o del entorno del PCM. como el excluido Comité del Distrito Federal encabezado por Rousset. que al calor de las movilizaciones de los años sesenta se sumó a otras de carácter social y político. los nuevos izquierdistas serán asimismo hijos de la coexistencia pacífica impulsada por la Unión Soviética y de la pugna que desatará con el Partido Comunista Chino y el gobierno de la República Popular China. principalmente jóvenes y estudiantes. hijos de la intolerancia. Su labor en gran medida tendió a ser teórica. que fue la organización al margen del PCM que alcanzó mayor extensión e influencia. radical y autogestionaria que se desplegará mediante diversas identidades y organizaciones políticas y sociales. que convergieron en los hechos preparando en cierta medida las condiciones para el estallido de 1968. y se asumirá como una izquierda crítica. en gran medida por los posicionamientos en torno a los debates en el movimiento comunista internacional. considerados hasta entonces como verdades. pretendieron realizar una acción política renovada que pudo concretarse muy poco por sus debilidades y su aislamiento social. Los acontecimientos internacionales (la guerra de los 6 días desatada por Israel contra los árabes. poco a poco cobrará forma en medio de la insurgencia sindical y el auge de masas de los años setenta. dando origen a la corriente espartaquista. pero que se disolvió después del 68. Esta nueva izquierda se diferenciará de la que devendrá izquierda tradicional. anunciaron el nuevo movimiento de izquierda en México que. aunque pusieron en entredicho muchos de los mitos oficiales de la “Revolución hecha gobierno”. Por eso. .(LLE). a pesar de que en lo fundamental fueron barridos todos los agrupamientos preexistentes por el movimiento estudiantil-popular. intentan una lectura crítica de la realidad y del proceso histórico. Representó una actividad teórica y política. después del 68. cuando se definieron precisamente por la idea de nacionalizar la teoría y descubrir al enemigo en el propio Estado desenmascarado y en las burguesías instaladas en el país. Los grupos espartaquistas brotan como opciones críticas al PCM y otros partidos de la izquierda y tratan de entender los cambios del país. Extrañamente. Se desplegó entonces un proceso de rupturas y reagrupamientos que culminó con la creación en 1966 de la Liga Comunista Espartaco (LCE). A ésta se unieron otros desprendimientos críticos del partido comunista. Hijos de la Guerra Fría. A pesar de su ideologismo y de sus enfrentamientos constantes que los conducirán a la pulverización. etcétera) siguieron determinando en no poca medida la actividad y los debates de la izquierda. o si se quiere incluso ideológica. el sofocamiento de la Primavera de Praga por medio de la ocupación de Checoslovaquia por las tropas del Pacto de Varsovia. más todavía con las dificultades que resentían las movilizaciones sociales y su invariable aplastamiento por parte del gobierno. los bombardeos norteamericanos en Vietnam.

19401983. La izquierda cercada. Xalapa. 1963. Antonio Rousset. T. El ocaso de los mitos (1958-1968). La izquierda mexicana a través del siglo XX. México y la revolución Cubana. Al final de los sesenta y parte de los setenta la Guerra Fría asumió en el país la forma de guerra sucia. cuando concluye formalmente con la caída del Muro de Berlín y el desplome de la URSS y el bloque soviético. Paulina Fernández Christlieb. 1997. Aunque el gobierno de Díaz Ordaz y 1968 representaron el cenit de una modernidad despótica que aquél pretendió se condensara en la Olimpiada. pero el terreno se fue preparando desde los años que siguieron a la derrota ferrocarrilera y sus secuelas. en Cristina Puga y otros. México. de las formulaciones contundentes. México. La transición interrumpida. los juicios tajantes que caracterizaron muchos de los debates y escisiones. Barry Carr. III. Ilán Semo. Olga Pellicer de Brody. México. “La década de los sesenta”. 1972. Luisa Béjar. México 1968-1988. México. igualmente expresaron el climax de la Guerra Fría en México.A pesar de sus intenciones críticas y reflexivas los nuevos militantes de izquierda eran también. de un auge sin precedentes del movimiento de masas. 2000. La izquierda en México. y acabaron por erosionarse hasta hacer crisis y sus conductores verse constreñidos por las movilizaciones y las exigencias de la sociedad a abrir cada vez más espacios y a flexibilizar ciertos mecanismos corporativos. México. o como telón de fondo. México. México. Era. Evolución del Estado mexicano. Historia del comunismo en México. El ocaso del mundo bipolar coincidió con la insurrección democrática de una ciudadanía trunca que en 1988 repudió lo que quedaba de la desfigurada “Revolución hecha gobierno” y se topó con las resistencias de ésta al cambio que sin embargo resultará inevitable. UACJ/Instituto Mora/Centro de Estudios Universitarios Londres.1989. Alianza Editorial. México. que a pesar de sus desenlaces adversos los atrajeron e involucraron cada vez más en una actividad reflexiva y crítica. fue que nacieron asimismo bajo el influjo de movilizaciones sociales sumamente ricas e imaginativas. Paulina Fernández. México. Ediciones El Caballito. la cual se dio al margen. UAM-X. Enrique Semo. producto del esquematismo. 70 . minados a final de cuentas. Ésta sin embargo prosiguió en el trasfondo hasta 1989. Universidad Iberoamericana/Nueva Imagen. Arnoldo Martínez Verdugo. México. El partido comunista y el poder durante las coyunturas de 1955 a 1960. Grijalbo. Su ventaja. 6. Universidad Veracruzana. 8. Cuadernos de la Facultad de Derecho 6. al igual que en rupturas entendidas en tanto formas de supervivencia política e intelectual. Entre el pasado y el futuro. El espartaquismo en México. Ediciones El Caballito.  Biliografía Arturo Anguiano. 1993.1996. 1985. Consolidación. 1989. su antídoto de efecto retardado. Sólo el 68 cambió todo. terrible y devastadora contra una parte de la izquierda que nació en 1968. 1969-1995. un pueblo en la historia. El Colegio de México. El modelo económico centrado en la intervención estatal y el régimen corporativo autoritario empezaron a hacer agua en esos años en que también la economía mundial agota su largo ciclo expansivo de posguerra. precisamente. coordinador. editor. Ilán Semo y otros. Enrique González Pedrero.1978. Anatomía de un conflicto.