Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas Nº 3. 2007. ISSN 1856-7878. p.

p: 51-92

EL DAÑO Y LA RESPONSABILIDAD CIVIL DERIVADA DEL ACCIDENTE DE TRÁNSITO. CASO VENEZUELA* Edgar Darío Núñez Alcántara** Resumen El hombre moderno ha diseñado su entorno con fundamento al concepto maquinismo. La capacidad inventiva del ser humano le ha llevado a la búsqueda de un mejor sistema de vida a través de la creación de cosas u objetos que le confieren confort. Esta labor creativa comenzó en los albores de la humanidad, desde que el hombre tiene conciencia de si mismo como sujeto individual e integrante de alguna colectividad, y máxime con la modernidad que es el empleo de la razón misma; el hombre vive rodeado de instrumentos físicos que él ha diseñado para su bienestar, pero que en algunos casos constituyen un riesgo para si mismo y para el conglomerado en el cual aquél convive y/o disfruta del uso de esas cosas. Dentro de esta categoría de objetos culturales tienen un papel preponderante los medios de transporte, bien sean para el traslado de personas o cosas, y ejecutado por vías terrestres, aéreas, acuáticas o férreas, y suponen un riesgo para el hombre y/o para sus propiedades. En este trabajo de investigación analizaremos en profundidad el tema del daño que el vehículo de transporte terrestre puede causar, sus responsables, la responsabilidad que genera y la extensión de ella. Palabras clave: conductor; daño; garante; propietario; responsabilidad civil. THE DAMAGE AND THE CIVIL RESPONSIBILITY DERIVED FROM THE TRAFFIC ACCIDENT. VENEZUELA CASE. Abstract The modern man has designed his around the concept maquinismo. The inventive capacity of the human being has taken to the search of a better system of life through the creation of things or objects to him that confer comfort to him. This creative work began in the dawn of the humanity,

* Recibido: 15-9-07
**

Aceptado. 5-10-07

Abogado. Profesor de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. Universidad de Carabobo. Doctorante en Derecho UCV. nunezalcantara@yahoo.es. Septiembre de 2007.

51

El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Caso Venezuela. Edgar Darío Núñez Alcántara

since the man becomes aware of if same like individual and integral subject of some colectivity, and especially with the modernity that is the use of the same reason, the man lives surrounded by physical instruments that he has designed for his well-being, but that in some cases constitutes a risk for itself and for the conglomerate in which that one coexists and/or enjoys the use of those things. Within this category of cultural objects the transport means have a preponderant paper, or are for the transfer of people or things, and executed by terrestrial, aerial, aquatic or iron routes, they suppose a risk for the man and/or his properties. In this work of investigation we will analyze in depth the subject of the damage that the vehicle of terrestrial transport can cause, its people in charge, the responsibility that it generates and the extension of her. Key words: conductor; damage; guarantor; proprietor; civil responsibility. SUMARIO 1.- RESUMEN 2.- CONTENIDO 2.1. Concepto de responsabilidad civil. 2.2. El accidente de tránsito como elemento determinante en la existencia del daño. Análisis del concepto de accidente de tránsito. La voluntariedad en el accidente de tránsito. Definición de accidente de tránsito. Hecho ilícito. Vehículo. Aparato o artefacto Destinación. Capacidad. Vías. La circulación. Actuaciones administrativas de tránsito. Su importancia en la determinación del daño. Distintas responsabilidades derivadas de la ocurrencia de un accidente de tránsito. De la responsabilidad civil subjetiva a la responsabilidad objetiva en materia del derecho del tránsito. 52

Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. Nº 3. 2007

Teoría subjetiva. Teoría objetiva. Imposibilidad real de la aplicación absoluta de la teoría objetiva en el accidente de tránsito. Sujetos responsables del daño. Definición jurídica de Conductor, Propietario y Garante. Definición jurisprudencial del Propietario. Especificidad de la responsabilidad civil del propietario, conductor y garante. Naturaleza de la responsabilidad del garante. El garante como sujeto pasivo de la acción directa. Acción de repetición del asegurador contra el asegurado. La indexación y la responsabilidad contractual del asegurado. Daños causados a personas o cosas transportadas. 3. CONCLUSIONES 4. BIBLIOGRAFIA

53

El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Caso Venezuela. Edgar Darío Núñez Alcántara

2.- CONTENIDO Establecido el objeto a investigar procederemos al análisis particularizado de los diversos aspectos que hemos asumido como materia de estudio. Veamos. 2.1. Concepto de responsabilidad civil. El profesor de la Pontificia Universidad Javeriana de Bogotá, Jorge Cubides Camacho, en su trabajo Hecho Imputable Dañoso, analiza la idea de responsabilidad y afirma (1): “…hay responsabilidad cuando una persona se halla obligada a reparar un daño que ha causado por su dolo, por su culpa o por el riesgo que ha asumido, es decir cuando tal daño le es imputable…” El profesor Rafael Bernad Mainar en su obra Derecho Civil Patrimonial. Obligaciones (2) conceptualiza a la figura jurídica en estudio en los siguientes términos: “…Consecuencias. La responsabilidad civil. En general el incumplimiento de las obligaciones por parte del deudor de manera culpable que genera un daño al acreedor origina la obligación de reparar o resarcir el daño ocasionado, es decir, el incumplimiento culposo de una obligación precedente que causa daños y perjuicios hace surgir una nueva obligación para el deudor consistente en la reparación o resarcimiento de los daños causados. Es entonces cuando se habla de que el deudor ha incurrido en responsabilidad civil, y se hace responsable frente al acreedor del daño causado por su incumplimiento mediante la indemnización de los daños y perjuicios propinados generalmente a través del pago de una suma de dinero que, aunque no supla totalmente el daño propiciado, cuando menos compensa al acreedor del perjuicio sufrido. Dado su carácter patrimonial, la responsabilidad civil no sólo nace en el caso del daño derivado de acto o hecho propio, sino también cuando sea inflingido por intermedio de una persona sujeta al control o vigilancia de otra, o bien proceda de alguna cosa propiedad o a cargo de alguien. Para el deudor se traduce en una especial situación de poder ser afectado en su patrimonio como consecuencia del incumplimiento culposo de la obligación…omissis…De ahí que podamos definir la responsabilidad civil como la situación jurídica de afección del patrimonio de la persona que ha ocasionado un daño injusto a otra, ya directamente o por medio de 54

ningún contrato. 2. Su relación surge con motivo del hecho dañoso. ante la obligación que surge en el agente del daño de resarcir de éste a la victima. las cuales se contrastan con la contractual (4): 1. Al no haber relación previa no es posible regular los modos y expresiones de la responsabilidad extracontractual o aquiliana. hace una clasificación de la responsabilidad civil y señala: “La doctrina distingue dos grandes categorías de responsabilidad civil: la contractual. En la 55 . y en lo relativo a éste su expresión cuando él se deriva de un accidente de tránsito. Derecho Civil III (3 ). que comprende el régimen de la indemnización de los daños y perjuicios causados por el incumplimiento de una obligación sin que exista ningún vínculo previo. La responsabilidad civil extracontractual también es denominada por la doctrina responsabilidad civil delictual. En este último aspecto hemos de tener presente. Nº 3. 2007 las personas o cosas de las que responde. término que prácticamente ha desaparecido al comprender el hecho ilícito tanto el daño causado intencionalmente como el derivado de la simple culpa. aunque su contenido sustantivo excede al alcance de esta investigación. y la extracontractual. eliminándose la distinción entre delitos y cuasidelitos…” Para los efectos de esta investigación nos acercaremos fundamentalmente a la responsabilidad extracontractual como elemento continente del daño. El autor antes citado identifica a la responsabilidad civil extracontractual mediante las siguientes características. En la responsabilidad contractual es de Perogrullo la relación previa al incumplimiento nocivo. Tal es el caso de la “relación de trabajo” y la relación arrendaticia” que tanto la ley procesal laboral como la especial Inquilinaria desarrollan. y que no exige la concreción de los elementos impretermitibles del contrato para su existencia.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. que la relación contractual ha sido afectada en algunos tipos de derechos sociales por el concepto de la “relación” como una figura distinta y con parecidos resultados al contrato. (Subrayados nuestros) El autor Emilio Pittier Sucre en su obra curso de Obligaciones. que comprende lo que durante mucho tiempo se denominó responsabilidad cuasidelictual. No existe un vínculo previo entre el victimario y la víctima. que comprende el régimen de la indemnización de los daños y perjuicios causados por el incumplimiento de una obligación derivada de un contrato. entre la víctima y el agente del daño.

en su ensayo Orientaciones Modernas en el Derecho de Daños (5) realiza un conjunto de consideraciones sobre lo que da en llamar Tendencias Actuales en la Teoría de la Responsabilidad Civil. implica la sanción al agente dañoso que ha de indemnizar a la persona que sufre el daño. como un modo de balancear la posición de la víctima que no tiene relación previa con su victimario. incluso en materia de daños. se observa que se tiende a flexibilizar los requisitos del daño indemnizable. que la responsabilidad civil. Esta condición adquiere especial relevancia en el derecho del tránsito. para que la víctima tenga derecho a una indemnización no se requiere la afectación de un derecho subjetivo o de un interés jurídicamente protegido. y al respecto hace las siguientes consideraciones: “Ante esta realidad. Por una parte.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. En resumidas cuentas estas tendencias son las siguientes: 1. La indemnización de la lesión extracontractual del crédito es aceptada por la doctrina nacional…omissis… 2. se procura ampliar las oportunidades de obtener para aquélla la indemnización debida. Edgar Darío Núñez Alcántara responsabilidad contractual las partes regulan. un menoscabo a un interés jurídicamente protegido. Se admite que la culpa como fundamento exclusivo de la responsabilidad civil es inadecuada para nuestro tiempo. Esta noción del simple interés –que no es ilegítimo. extracontractual. sino que basta la lesión al simple interés. El autor Enrique Urdaneta Fontiveros. En el ámbito extracontractual. Así. por cuanto se ha ideado todo un sistema sustantivo y procesal destinado a la existencia de un sistema jurídico que le permita a la persona que sufrió los daños en ella misma o en su patrimonio obtener prontamente el pago de su acreencia por parte de su deudor (victimario). Hay una ampliación de los daños resarcibles. siempre que no se oponga al ordenamiento jurídico. Ya lo decía André Tunc hace más de veinte años `la idea de que se debe responder de las consecuencias de sus culpas y 56 .se aparta del criterio tradicional según el cual se requería para que el daño fuera indemnizable. o a ésta como titular de algún derecho sobre la cosa o el derecho dañado. se han ido conformando nuevas tendencias en el campo de la responsabilidad civil con el objeto de brindar adecuada protección a la víctima de los daños de la era tecnológica. Caso Venezuela. De modo pues. las formas y efectos del contrato. dentro de los cánones legales. 3. Se ha producido un aumento de los factores de atribución de responsabilidad civil. como también hemos tenido la oportunidad de observar en el presente trabajo.

Esta tendencia se pone de manifiesto con el desarrollo de mecanismos alternativos de la responsabilidad civil como el seguro. fuerza mayor.omissis…7. Se reconoce que el ejercicio del derecho al resarcimiento está íntimamente ligado al acceso a la justicia. con el aumento gradual de los supuestos de imputación objetiva. se amplía la posibilidad de reclamar la indemnización contra más de un responsable. Se extiende la posibilidad de reclamar.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. culpa de la propia víctima)…omissis…8. los cuales no excluyen la responsabilidad del obligado y generalmente concurren con ella garantizando a la víctima el cobro de la indemnización…omissis…5. se extiende la gama de los legitimados pasivos para cubrir así a la víctima en la eventualidad de que el agente material del daño sea un insolvente. Por lo cual se procura establecer sistemas ágiles de solución de conflictos y facilitar los trámites de la reclamación mediante procedimientos judiciales rápidos y sencillos…omissis…9. hecho de un tercero. 2007 de que no se es responsable si no se ha cometido culpa está acompañada de tales demonios que debe ser exorcizada antes de resultar posible una apreciación de las funciones y de los medios de la responsabilidad civil en una sociedad moderna´…omissis…3. Esto ha ocurrido en nuestro derecho con la responsabilidad del guardián de una cosa por el daño cometido con el daño que tiene bajo su guarda…omissis…la responsabilidad del conductor. legitimándose a las asociaciones de consumidores y usuarios… omissis… 6. Se acentúa la política de prevención de los daños. Se observa un proceso gradual de socialización de los daños. Se procura aliviar a la víctima de la carga de la prueba. la seguridad social. Nº 3. Como corolario de lo anterior. Surgen otros mecanismos con el objeto de procurar a la víctima una mayor certeza del cobro de la indemnización. se tiende a la objetivación de la responsabilidad civil. del propietario del vehículo y su empresa aseguradora por el daño causado con motivo de la circulación del vehículo…omissis…4. ampliándose el campo de los legitimados activos…omissis…y en nuestra legislación en el caso de los daños causados al consumidor donde se reconoce la posibilidad de accionar para la tutela de intereses individuales o colectivos. En la actualidad se observa una tendencia a incrementar los supuestos de responsabilidad objetiva. los fondos de garantía. la asunción de los daños por el Estado. En el Derecho de la 57 . A la inversa. Esto se logra mediante las presunciones e culpa e incluso mediante presunciones de causalidad… omissis… Las presunciones de causalidad se destruyen probando la interrupción del nexo causal (caso fortuito. Es frecuente la responsabilidad solidaria de todos los legitimados pasivos…. Es decir.

lo cual ha generado la consolidación de un nuevo concepto de responsabilidad civil. Se busca dar una solución ex ante. aéreos y de tránsito)” 2. cuya reparación a la víctima trata de garantizarse a través de la concertación de un seguro obligatorio para ejercer ciertas actividades que conllevan un riesgo añadido (accidentes laborales. será menester estudiar qué se entiende. Para precisar el concepto de la responsabilidad civil causada por un accidente de tránsito. inmediatamente iniciamos un ejercicio reflexivo que nos conecta directamente con la eventualidad y la imprevisibilidad y en ocasiones con lo fortuito. por accidente de tránsito. En ese sentido. Una de las preocupaciones actuales del Derecho de daños e prevenir el daño todavía no provocado (evitación) o neutralizar sus efectos perjudiciales que hayan comenzado a producirse (cesación). El accidente de tránsito como elemento determinante en la existencia del daño. Así sucede en sectores tales como el de los daños producidos por las cosas. Edgar Darío Núñez Alcántara responsabilidad civil se observa una tendencia no sólo a reparar los daños ya ocurridos. Análisis del concepto de accidente de tránsito. cuando internalizamos el concepto de accidente. la denominada responsabilidad objetiva que tiende a reparar a la víctima el daño causado al margen de la existencia o no de culpa por parte del agente del daño. expresa (6): “…Desplazamiento progresivo del principio de culpabilidad. de forma que cuando este requisito faltaba en un daño ocasionado.2. Tradicionalmente regía el criterio de que no podía mediar responsabilidad sin el elemento subjetivo de la culpa. La interpretación de los significados que integran un concepto nos ubica en diversos niveles de percepción en relación al concepto en sí. sino a prevenir y evitar los futuros. en lugar de limitar el remedio a una solución ex post” Coincidente con esta postura el profesor Rafael Bernad Mainar en su obra. y para el caso del accidente de tránsito se suman a las nociones anteriores otras categorías 58 . antes citada. Sin embargo. desde el punto de vista jurídico. así como ubicar al daño dentro del esta idea general.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Caso Venezuela. sobre todo en el ejercicio de determinadas actividades y profesiones que conllevan riesgos inherentes. esta situación generaba injusticia y la solución apuntada se tornaba insuficiente. y comprender su extensión y alcance. se producía la exoneración de la responsabilidad con base en un pretendido caso fortuito.

Políticas y Sociológicas. página 20. En tal sentido el autor Jaime Ferreto Mellafe en su obra “El Procedimiento Civil de Tránsito” nos explica: “ACCIDENTE DE TRÁNSITO: Es todo suceso eventual. Sobre esta concepción volveremos infra. cuando aquella transita por vías o parajes públicos.. se le define como…“2. Nos referimos al carácter involuntario del mismo. 3. la complejidad y la velocidad del tráfico de vehículos. Ya en el medio forense. Manuel Ossorio en su Diccionario de Ciencias Jurídicas. En la realidad forense. Su manifestación habitual y frecuentísima es el choque de automotores y el atropello por ellos de los peatones. generalmente a causa de la intensidad. 2007 conceptuales como el daño y la responsabilidad derivada del daño causado.” La voluntariedad en el accidente de tránsito. cuando el factor contribuyente de este hecho es la circulación de por lo menos un vehículo” (9) (Negrillas nuestras) Como se observa el profesor Ferreto coloca como un elemento del concepto la involuntariedad.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. La razón estriba en que el procedimiento de tránsito consigue su fundamento en la necesidad de proteger a la sociedad de un riesgo cotidiano. Nº 3. o acción de la cual se derivan involuntariamente daños en las cosas o en las personas. en el mundo jurídico la responsabilidad de tránsito incluiría también el daño causado de manera voluntaria. y a despecho del concepto lego. En el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española. La palabra “accidente” repulsa la de voluntariedad. Suceso eventual o acción de que involuntariamente resulta daños para las personas o las cosas”… (7).. ante el cual debemos proveer a la víctima (acreedor) de un sistema jurídico que le permita hacer efectivo su acreencia (indemnización) ante su deudor (victimario) de un modo rápido y efectivo. Previamente al estudio del concepto jurídico de accidente de tránsito revisaremos la idea común de accidente. año 2000. (8) nos ofrece el siguiente concepto de accidente de tránsito: “Es el que sufre una persona por el hecho de un tercero. Suceso eventual que altera el curso regular de las cosas. 59 . De los conceptos expresados hasta ahora observamos que existe un elemento connatural al accidente que la doctrina y la jurisprudencia nacional no ha analizado en profundidad.

afirma: “El Daño Antijurídico. el daño constituye. Ricardo Henríquez La Roche.. El Dr. y con éste. el vehículo y la circulación. el hecho ilícito. Lógicamente nos referimos a la responsabilidad civil. en el daño ocasionado por un acto humano antijurídico. Hecho ilícito. El que no todos los fenómenos de orden físico obtengan relevancia jurídica. es un principio general válido también en lo concerniente al daño. no consentida ni amparada por el sistema jurídico. La elección recae. Es una conducta antijurídica que produce un daño. es decir. cómo tenga lugar esta elección en la esfera de los daños. la diferencia en este factor si toma una importancia radical en materia de responsabilidad penal. Definición de accidente de transito. con motivo de su circulación” (10). Edgar Darío Núñez Alcántara Si entendiéramos que la voluntariedad excluye al accidente de tránsito y de este modo se le elimina a la víctima la protección de un sistema sustantivo y procesal tuitivo. y el daño causado puede ser material o moral. ante todo. que ocasiona una consecuencia dañosa en el patrimonio de una persona. Una actitud contraria a la ley. Hagamos su estudio particularizado. como se ha expresado una especie del daño extendido simplemente como fenómeno de orden físico. La selección de este concepto nos conduce a conocer detalladamente los elementos que le sirven para su estructuración. la cual causa un daño. Por ello el concepto de accidente de tránsito debe incluir al daño causado de modo voluntario o involuntario. estaríamos beneficiando al causante del daño y entorpeciendo los derechos del justiciable que acude al Estado en busca de una tutela judicial efectiva.En cuanto a hecho jurídico. Ya hemos manifestado el deseo del Estado de procurar un sistema protector que permita la rápida consecución de la indemnización por parte de la víctima frente al victimario. es lo que en este momento nos proponemos examinar. 60 . diseñó un concepto de accidente de tránsito según el cual “El accidente de tránsito es un hecho ilícito causado por un vehículo en el sentido legal de la palabra. a saber. Al respecto el autor Adriano De Cupis en su obra El Daño. Nos indica que existen tres elementos que caracterizan al accidente de tránsito.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Caso Venezuela. El derecho elige los hechos que quiere investir de una calificación propia. El hecho ilícito puede derivar bien de una acción o de una omisión. Teoría General de la Responsabilidad Civil (11). precisamente su aspecto visible.

como objeto del derecho correspondiente a un sujeto.” (Negrillas nuestras) Este concepto de vehículo dado por el reglamentista. dando de lado los significados secundarios de ciencia o arte del derecho. b) destinación. o sea. como (subjetivo) o. los cuales son. el daño debe ser causado por un vehículo.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. Supone ello que ningún animal. Si un bien ha sido concebido con un fin distinto a éste. pero es utilizado como tal (el arado o una bañera) no se subsume en el concepto jurídico que analizamos. c) capacidad. capaz de circular por las vías públicas o privadas destinadas al uso público permanente o casual. al derecho objetivo y al derecho subjetivo” (Negrillas nuestras) Vehículo. con ello se pretende referir al derecho entendido en los dos primeros significados. es interpretada como la posibilidad cierta de realizar el transporte de personas o cosas. Nº 3. significa que el artefacto haya sido creado para transportar personas o cosas y se le mantenga con el mismo objeto. desde la óptica jurídica. nos obliga a hacer una particular revisión para visualizar su contenido y así conocer los elementos que a su vez conforman dicho concepto. Cuando se hable de antijuridicidad. finalmente. a saber: a) aparato o artefacto. particularmente en su artículo 5 el cual en su contenido define qué es. esto quiere decir que el vehículo para que pueda ser considerado como tal debe poseer todas sus características 61 . En razón de ello debemos trasladarnos al aún vigente Reglamento de la Ley de Tránsito Terrestre de 1996. éste ha de ser el objeto dañoso. 2007 La consideración de la antijuridicidad (oposición al derecho) presupone un exacto conocimiento del concepto de derecho. Por otra parte. un vehículo y a tal fin expresa: “Se considera vehículo todo artefacto o aparato destinado al transporte de personas o cosas. indicando tanto un conjunto de normas o reglas jurídicas (derecho objetivo). La expresión <<derecho>> tiene diferentes significados. al conceptuar al vehículo de esa manera estamos excluyendo la posibilidad que lo sean los animales y las personas. ni ninguna persona pueden ser considerados en ningún momento un vehículo. es impretermitible su presencia (participación) en el hecho para que haya accidente de tránsito. tampoco lo es un carro colocado para la exhibición (museo). si bien es cierto que algunos animales se utilizan como medios de transporte (caballos para las carretas) no menos cierto es que el animal sin la unión (yunta) a la cosa no puede ser visto como un vehículo.

la idea que se ha dejado de lado refleja una concepción lógica para el derecho del tránsito. entonces si el carro carece de motor o embrague. pero el actual lo ignoró sin señalar por qué planteaba su modificación. por cuanto no existe una expresión legislativa que nos permita entender que hubo la voluntad de cambiar el área de aplicación de la ley. Edgar Darío Núñez Alcántara que le permitan su normal y lógico funcionamiento.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. a través de las muy variadas leyes sobre la materia. aun y cuando se (le) desplace y pueda producir un daño no es un vehículo en el sentido legal de la palabra. de uso público permanente o casual a los fines de la circulación. en relación a las vías (ámbito espacial) en las cuales se aplica el Decreto con Fuerza de Ley de Tránsito y Transporte Terrestre. A favor de esta tesis interpretativa. el artículo del reglamento antes comentado se refiere en términos precisos a vías públicas o privadas. Entendemos que ante la omisión del legislador debemos mantener el criterio de vías públicas o privadas. específicamente en sus artículos 51 al 53 se refiere a vías públicas y privadas. así el artículo 1º de las leyes especiales de 1986 y 1996 manejaban este concepto espacial. No definió el tipo de vías que determinen el ámbito de aplicación especial de la ley. sin referir al uso. El legislador del tránsito. éste contiene un criterio indiferente al sostenido por el reglamentista. lo que si era un requisito impretermitible es que las vías fuesen de uso público. Por ello interpretamos que el viejo concepto de competencia espacial sigue vigente. pareciendo más bien una omisión involuntaria. en el 9º la clasificación de los vehículos de tracción de sangre. como sería el estacionamiento de la casa de alguna persona. había cuidado el manejo de este concepto. el legislador en el Título III. En cambio. En efecto. Ahora bien. Obsérvese que la legislación anterior incluía tanto a las vías públicas o privadas. en todo aquello cuanto no le contradiga. El actual legislador guardó silencio sobre el tópico. no importaba si el uso era permanente o casual. permanente o casual. Caso Venezuela. veamos la coherencia del legislador anterior y el reglamentista rememorando alguna articulado conexo con el tema. d) Vías. por cuanto en las vías de uso privado el interés subjetivo en juego corresponde al de los particulares. aún el reglamento de la última ley citada lo hace cuando en sus artículos 6º define los vehículos de tracción de sangre y de motor. de uso público. al 10º la clasificación de los vehículos de motor) 62 . a pesar que el mismo legislador dejó vigente al Reglamento de la derogada Ley de Tránsito Terrestre. Capítulo V (De la Circulación).

Al suscitarse un accidente en el cual emerjan daños materiales. En ese caso. continuamos en el análisis del mismo y conoceremos su tercer elemento. Nº 3. quiere decir en la práctica. Actuaciones administrativas de tránsito. significa ello que no se requiere que haya movimiento efectivo en el momento del accidente para que sea con motivo de la circulación. Para ejemplificar lo afirmado. el croquis. pero se causó el accidente con motivo de la circulación del vehículo. según el cual la ocurrencia del mismo se haya producido con motivo de la circulación del vehículo. El documento que emana de tales autoridades. específicamente a lo que se conoce como “levantamiento del accidente”. no habría circulación para el momento del siniestro. que es ocasionado porque el vehículo había sido puesto en circulación por las vías de uso público. aunque en el momento del accidente el vehículo estuviere detenido. y como consecuencia de la misma se produce un medio probatorio de primera importancia. Su importancia en la determinación del daño. Todos estos artículos del Reglamento de la Ley de tránsito de 1996 se vinculan con el concepto de vehículo dado en el artículo 5 eiusdem. al 19º la definición de aparato apto para circular. Habiendo precisado las ideas sobre hecho ilícito y vehículo. declaraciones de conductores y funcionarios. Lo que se requiere es que por haber estado circulando. se hace necesaria y obligatoria la presencia de la autoridad administrativa de tránsito que realizará las actuaciones previstas en el Artículo 138 del Decreto con Fuerza de Ley de Tránsito y transporte Terrestre. 2007 en los artículos 11º al 18º la definición y subclasificación de vehículos de motor. Ante el silencio del legislador actual la construcción teórica de vieja data y raigambre en el foro debe prevalecer. Cuando decimos con motivo de la circulación. como integrantes el concepto general de accidente de tránsito. cual es la actuación de las autoridades administrativas del tránsito. y. conformado por el pre-croquis. imaginemos a un conductor que haya dejado su vehículo estacionado en el hombrillo y alguien lo impacte con otro automóvil. por cuanto su guardián lo habría colocado en las vía de uso público y allí se encontraba para ese momento. Es menester que el accidente de tránsito se produzca con motivo de la circulación y no por motivo de la circulación. La circulación. tiene una enorme importancia desde el punto de 63 .Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. de manera previa o actual para cuando ocurra el accidente. así como el avalúo que se realiza posteriormente.

presenciado o practicado como perito. La ocurrencia de un accidente de tránsito –cuando ha tenido consecuencias dañosas – hace que surjan en forma inmediata dos clases de responsabilidades. 64 . e incluso para decretar medidas cautelares. Éste surge cuando el funcionario público dentro de sus funciones competenciales. Edgar Darío Núñez Alcántara vista probatorio. Su misma importancia y fuerza en el ámbito probatorio obliga al litigante a observarle con sumo cuidado. Con fundamento a este documento público administrativo el juez tiene un medio probatorio capaz de llevar a su convicción todos los elementos para sentenciar la causa. Se afirma que por su procedencia y efectos se ha constituido en un instrumento que se encuentra a medio camino entre los documentos públicos y los privados. De no hacerlo en esa oportunidad puede quedar afectado negativamente por el documento en análisis. por el contrario. Distintas responsabilidades derivadas de la ocurrencia de un accidente de tránsito. pero se distancia de aquél por cuando puede ser contradicho con cualquier medio de prueba. el instrumento público sólo puede ser impugnado por la vía de la tacha de falsedad. ello en razón del principio de la suficiencia el libelo. y obrando como tal. El actor deberá prohijarle o impugnarle en su libelo de demanda. la responsabilidad civil con fundamento a lo establecido en el artículo 150 eiusdem. Su semejanza con el privado deriva precisamente de su no preeminencia frente a los otros medios probatorios y la posibilidad de su afectación con cualquier otro tipo de probanza.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. la responsabilidad administrativa conforme a lo pautado en el artículo 136 del Decreto con Fuerza de Ley de Tránsito y Transporte Terrestre. A su vez el accionado deberá en su escrito de contestación utilizarle como bastión de su defensa o. a saber. de no hacerlo no podría contradecirle en la etapa probatoria en cuanto a los elementos de convicción que surjan del instrumento. y. Se le ha calificado por la doctrina nacional y la jurisprudencia como un “documento público administrativo” (12). Semeja al público en razón de la fe que merece el dicho del funcionario público. Caso Venezuela. en cambio este tipo de documento admite cualquier probanza que le contraríe. deja constancia de un hecho que ha efectuado. atacarle para demostrar luego la inexactitud o falsedad de lo señalado por el funcionario público. y de ese modo influir en la determinación el daño alegado por la víctima.

Edgar Darío Núñez Alcántara La responsabilidad administrativa es aquella que se origina por la trasgresión de las normas sustantivas sobre el desplazamiento de peatones y vehículos. se origina además de la administrativa y civil una responsabilidad penal. En lo que respecta a la responsabilidad civil. del Código del Procedimiento Civil vigente. para justificar la obligación de indemnizar el daño causado. Su tratamiento ha sufrido variaciones en cuanto a la postura que ha adoptado el legislador venezolano en diversos momentos históricos.se diferencia de la civil por cuanto no requiere para su concreción que se haya causado un daño. ambos inclusive. Su conducta pudiera originar un accidente y daños que harían nacer la responsabilidad civil. A diferencia de los accidentes simples. De la Responsabilidad Civil Subjetiva a la Responsabilidad Civil Objetiva en materia del derecho de tránsito. La administrativa conlleva a una sanción de multa. en los accidentes con personas lesionadas o muertas. Tal conducta antijurídica –que ha de ser planteada en sede administrativa y en segundo grado puede ser controlada tal actividad por la rama jurisdiccional. incursionaríamos en el ámbito de la jurisdicción civil y haríamos uso del procedimiento oral previsto en los artículos 859 al 880. La civil implica el pago de los daños causados y su verificación se producirá –salvo las fórmulas extrajudiciales.en sede jurisdiccional. veamos como se han expresado diversas teorías en el devenir de la historia de esta especial rama del derecho. He allí la diferencia entre estos dos tipos de responsabilidades. 65 . Esta responsabilidad penal guarda expresa relación con el contenido del Artículo 151 del Decreto con Fuerza de Ley de Tránsito y Transporte Terrestre y pudiere estar encuadrada dependiendo del caso en los artículos 411 ó 422 del Código Penal Venezolano vigente. o en la condición de propietario. Escogida la materia de tránsito como objeto de investigación. revocación o anulación de licencia. Caso Venezuela. Quien maneja en sentido contrario al flechado o pasa la intersección estando la luz del semáforo en rojo queda sujeto a una responsabilidad administrativa. lo cual eventualmente sería objeto de control jurisdiccional a través de la jurisdicción contenciosa administrativa. conductor o garante de estos. suspensión. De una visión que hacia prevalecer la tesis subjetiva de la responsabilidad.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. por cuanto violó la reglamentación sobre esta materia.

hasta el punto de que aún el caso fortuito o la fuerza mayor han quedado excluidos de las causales de exoneración que la víctima puede invocar. para comprender que en algunos aspectos ambas se necesitan. Podría imaginarse. ¿Se ha querido quizás consagrar un sistema de responsabilidad objetiva? (Cuarta Parte: IV-2-A). Al proceder así el legislador de 1960 ha querido asegurar con la mayor energía el buen éxito de la acción de la víctima. El profesor Gert Kummerow en su obra La Obligación de Indemnizar Normada en la Ley de Tránsito Terrestre Venezolana (14). para colocar el peso de la responsabilidad sobre la ocurrencia del daño y la impretermitible obligación de su indemnización.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. en un sistema jurídico 66 . en efecto. En estos casos no hay otra explicación. El profesor José Mélich-Orsini en su obra La responsabilidad Civil por Hechos Ilícitos (13). Tal parece haber sido la intención de los redactores de la ley pero es evidente que ella muestra todavía muchos rasgos que hacen cuestionable tal afirmación…” En este camino se ha visto la necesidad de la flexibilización de las dos teorías esbozadas. que desdeña el elemento culpa. hasta llegar a la responsabilidad objetiva. para permitir explicar algunos fenómenos de la vida real que no tendrían solución sin recurrir a la combinación de ambas tesis. o cuando se establece la compensación de las culpas de los conductores. que la dilatada ruta de la denominada `responsabilidad subjetiva´ a la `responsabilidad objetiva´ es la concatenación de un cierto número de etapas herméticamente delineadas en función del tiempo y de las determinantes históricas y que. paralelamente. es tarea que cuenta con ciertos incentivos alucinantes. la complejidad de la vida social y del modo como ocurren los accidentes de tránsito obligan a morigerar el acogimiento de cualquiera las dos teorías. 2007 partiendo de la culpa como elemento determinante de ésta. analiza el cambio producido en la materia de Derecho del Tránsito y afirma: “La ley de 1960 entiende también sustraer la materia de la responsabilidad civil de accidentes de tránsito al dominio de las normas generales del Código Civil. que son sin duda culposas. analiza esta confrontación con las siguientes palabras: “Describir el itinerario del fundamento de la obligación de indemnizar en la esfera extracontractual. así ocurre cuando se utiliza la presunción de responsabilidad por determinadas conductas. Nº 3.

en principio. mes 8). A partir del 1º de Junio del año 1915. Al inscribirse en la teoría de la responsabilidad subjetiva la víctima (demandante) deberá probar la existencia de una conducta culposa. la elección de una de esas alternativas conlleva el rechazo – de plano. 2007 ortodoxo. hasta el año 1960 en nuestro país se acogía como criterio para indemnizar a las víctimas de un accidente de tránsito la teoría de la responsabilidad subjetiva o fundamentada en la culpa. a 67 . lo que exige. ya que lo que está en juego es el fundamento mismo de la responsabilidad civil o sea. o sea. en el fondo de toda la construcción. afirman que es suficiente el daño exista. la razón por la cual se responde. en los siguientes términos: “Es indudable que la solución al problema de responsabilidad civil no se agota en lo expuesto anteriormente. que les autorizara para que sostener que. consideran que la responsabilidad es objetiva. la teoría del riesgo. Podemos afirmar en lo que respecta a este punto. Teoría subjetiva. Otros por el contrario.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. Es esta teoría de la responsabilidad subjetiva.de cualquier vestigio de la otra. sin tomar en cuenta la existencia de la culpa. es decir. obre con negligencia. de la que hablaremos más adelante. “(Negrillas nuestras) Veamos en particular estas posturas explicativas de la responsabilidad derivada del accidente de tránsito. pues aún en torno al concepto que nos ocupa. Nº 3. Surge así en la doctrina. año 43. surgen profundas diferencias que llevan a un debate de fondo. Quizás esta errónea perspectiva condujo a muchos partidarios (no confesos) de la doctrina tradicional a indagar a priori la presencia de cualquier norma.12. se han dividido los pareceres: hay quienes sostienen que su fundamento está en la culpa. con la entrada en vigencia del Reglamento de Tráfico en las Carreteras en la República (Gaceta Oficial Nro.549. contenida en su obra “Responsabilidad Civil por Accidentes de Tránsito” (15). imprudencia. que haya mediado una conducta reprochable por parte del autor material del daño para condenarlo a la reparación. impericia o inobservancia de la ley. Esta tesis plantea que únicamente deben ser resarcidos los daños ocasionados por el agente cuando éste actúe de manera culposa. subyacían los elementos típicos de la responsabilidad subjetiva” (Negrillas nuestras) En correspondencia con esta afirmación reproducimos la opinión de la Profesora Magaly Carnevali de Camacho. dentro de la ley especial.

recogida y prohijada en ese cuerpo primigenio de la codificación.la responsabilidad de resarcir. la cual produce un daño. Teoría objetiva. por el hecho de un tercero. daño indemnizado…”. lo concreto es que al haber causado un daño debe indemnizarlo. Debemos sumar a este hecho como condición de procedibilidad de pretensión de la víctima que exista 68 . en lo relativo a la responsabilidad del guardián de la cosa inanimada. Poco importa a la ley si aquél se comportó como un bonus pater familiae. negligente o de inobservancia de reglamentos. por el simple hecho de la concreción del daño material a la víctima. Se expresa en la idea “…a daño causado. está obligado a repararlo. En consecuencia. o por negligencia. y obró con prudencia. según la cual el responsable civil debe indemnizar prescindiendo de su conducta.185 del Código Civil indica: “El que con intención. tuviese una aceptación ecuménica. En nuestro país.185 del Código Civil como una conducta intencional. Edgar Darío Núñez Alcántara ésta la califica el artículo 1. En la materia que nos ocupa el legislador ha mutado las palabras “cosas” por “vehículo” y “guardián” por “conductor. o por el caso fortuito o fuerza mayor”. a menos que pruebe que el daño ha sido ocasionado por falta de la víctima. o por imprudencia ha causado un daño a otro. El artículo 1. Caso Venezuela... imprudente. propietario o garante”. la responsabilidad civil derivada de accidente de tránsito está fundamentada sobre la teoría de la responsabilidad objetiva. Así prevé el artículo 1. diligencia y apego a las leyes y reglamentos.193 del código sustantivo común: “Toda persona es responsable del daño causado por las cosas que tiene bajo su guarda..El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. desde el año 1960. En la tesis objetiva como consecuencia del accidente de tránsito. emerge –ipso iure. Expresa la norma sustantiva que quien tiene una cosa inanimada bajo su guarda responde por el daño ocasionado por la misma. La influencia del código napoleónico por el mundo occidental significó que esta postura.“ Sobre la estructura de esta tesis se construyó –fundamentalmentela responsabilidad civil extracontractual.. Esta teoría sobre la responsabilidad civil en el derecho de tránsito tiene su antecedente en el derecho civil común. la víctima estaba obligada a probar esos extremos.

se hace necesario una reformulación y adaptación del sistema de la responsabilidad civil cuyo objetivo principal debe ser la protección de la víctima para colocar al Derecho de daños a la altura de las nuevas exigencias y para que se satisfaga un principio básico y elemental de las ciencias sociales: nuevos hechos. sino el resultado del mismo. y el mayor acogimiento de la teoría objetiva. En nuestros días la situación se repite en una dimensión mayor. Ahora. diligente. se libera a la víctima de la carga probatoria que tendría en caso de que se adoptara la teoría de la responsabilidad subjetiva. sin desplazar a la culpa como eje del sistema. pusieron de relieve las insuficiencias de un sistema de responsabilidad civil basado exclusivamente en la culpa. No podría alegra como defensa su conducta conforme a derecho. 2007 una relación entre el accidente y el daño ocasionado para que la persona causante del mismo esté obligada a repararlo. lo que condujo a la consagración de supuestos de responsabilidad objetiva o sin culpa. Nº 3. paradójica e inevitablemente trae consigo el progreso tecnológico. Imposibilidad real de la aplicación absoluta de la teoría objetiva en el accidente de tránsito. nos hace estas conclusiones (16): “A finales del siglo XIX la aparición y proliferación de nuevas formas de daño como consecuencia de la revolución industrial. respetuoso del sistema legal. más no tendrá como carga probar la conducta culposa del victimario (demandado). negligencia. b) que éste produjo daños. impericia o violación al sistema legal. Podemos concluir que la víctima deberá probar: a) la ocurrencia del accidente. Desde la óptica procesal. en cuyo caso debería probarse la existencia de intención. si bien es cierto que en Venezuela desde el 69 . Poca importa que haya sido prudente. cuando se acoge el criterio objetivo. Esto permitió. ampliar el campo de la responsabilidad civil y adaptar el Derecho a la transformación de las necesidades económicas y sociales. será suficiente el haber causado un daño en un accidente de tránsito para que deba indemnizar. nuevo derecho” Al acogerse la tesis objetiva en nuestro país se está recogiendo la idea según la cual el responsable el daño ha de indemnizar con absoluta prescindencia de su conducta. El profesor Enrique Urdaneta Fontiveros analizando el sistema resarcitorio de los daños. Ante el surgimiento y la multiplicación de nuevos daños que. no le importa al sistema jurídico su proceder.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas.

la frase designa la contrapartida de la obligación de resarcir basada en la idea de la culpa: el daño implica un hecho lesivo. y ese cambio es justificable porque muchas veces la complejidad de los hechos de la vida real no se pueden subsumir en la aplicación a rajatabla de la teoría de la responsabilidad objetiva. en algunos casos. sustancias estupefacientes o psicotrópicas o lo haga a exceso de velocidad. de la ley especial de tránsito) o como sanción para el conductor que conduzca bajo efectos de bebidas alcohólicas. Por esta pendiente ha querido llegarse. o –cuando menos. Caso Venezuela. se presume en él la responsabilidad del accidente (artículo 129 eiusdem) El profesor Gert Kummerow (17) analiza el concepto de la responsabilidad objetiva. afirmando: “La expresión `responsabilidad objetiva´ depurada de toda interferencia de la `presunción de responsabilidad´ es empleada en dos sentidos. Entonces.una forzada pretensión de personificar los patrimonios mediante el aserto de que el responsable no es el inculpado sino su patrimonio. En la orilla opuesta (responsabilidad objetiva en sentido amplio). hace coincidir el calificativo con la obligación de reparar basada en la simple relación entre el hecho-causa y el hecho-consecuencia. Sobre esta faceta de la `responsabilidad objetiva´ incide una porción dominante de los comentarios que presagian la amenaza de una regresión en la conciencia jurídica de los pueblos. En algunos casos el legislador obligado por circunstancias fácticas recurre a la responsabilidad subjetiva o culposa en razón de la primacía de la realidad sobre las formas jurídicas. 70 . utilizar la teoría de la responsabilidad subjetiva –fundamentada en la culpa -. o la consagración de una inicua aplicación mecánica de la responsabilidad capaz de comprometer a un sujeto aun cuando haya sido víctima del caso fortuito. más no resultante de la violación de un deber primario (comportarse en forma prudente y diligente en todos los actos de la vida civil). Una primera dirección (responsabilidad objetiva en sentido restringido).El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. ficción que resulta repugnante a la ciencia del Derecho.la teoría de la responsabilidad objetiva. Así ocurre cuando la ley establece presunciones de responsabilidad en caso de colisión de vehículos (artículo 127. la aplicación del principio de la responsabilidad objetiva debe entenderse como base fundamental pero no exclusiva. in fine. Edgar Darío Núñez Alcántara año 1960 se ha acogido -mayormente. no lo es menos que cuando revisamos el contenido del cuerpo legal en análisis percibimos que el legislador debe.

el propietario del vehículo y su empresa aseguradora. que controla o maneja un vehículo remolcado por otro o que dirige. están solidariamente obligados a reparar todo daño que se cause.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. 2007 mediante la intervención de la `responsabilidad objetiva´. 47. recurriendo al sistema tabular. Sujetos responsables del daño. Desde el punto de vista legal conseguimos definiciones sobre este trípode responsable el accidente de tránsito. Así el artículo 151 del Reglamento de la Ley de Tránsito Terrestre nos indica que entiende el sistema jurídico por conductor. se aplicará lo establecido en el Código Civil. Este acogimiento de doctrina lo observamos en el Decreto con Fuerza de Ley de Tránsito y Transporte Terrestre cuando en su artículo 127 señala como responsables al propietario. 48 y 49. Nº 3. 2. Finalmente la Ley de Empresas de Seguros y Reaseguros en sus artículos 1. que los conductores tienen igual responsabilidad por lo daños causados” (Negrillas nuestras) Definición jurídica de Conductor. es decir lo escrito en el Registro Nacional de vehículos y Conductores (tabula). En tal sentido las normas citadas establecen: “Artículo 151: A los efectos de este Reglamento se entiende por conductor. El conductor. utilizando en tal sentido como elemento primario el control físico sobre la cosa. se presume. así como el artículo 7 de la ley del Contrato de Seguro nos permiten precisar qué entiende el sistema jurídico por garante. salvo prueba en contrario. con motivo de la circulación del vehículo. a menos que se pruebe que el daño proviene del hecho de la víctima. Así la norma en comentario expresa: “Artículo 127. a una traducción técnica de la teoría del riesgo”. Propietario y Garante. Cuando el hecho de la víctima o del tercero haya contribuido a causar el daño. A su vez el artículo 48 de la vigente Ley de tránsito y Transporte terrestre define que se ha de entender por propietario. o de un tercero que haga inevitable el daño. o que el accidente hubiese sido imprevisible para el conductor. maniobra o está a cargo del 71 . conductor o garante y en circunstancias especiales a las empresas arrendadoras de vehículos. toda persona que conduce. En caso de colisión entre vehículos. maneja o tiene control físico de un vehículo de motor en la vía pública. partiendo del conocimiento de quiénes están autorizados por el Estado para realizar la actividad aseguradora y cómo aquél les sujeta a determinadas y claras reglas de control sobre su actividad.

especialmente cuando se trate de niños. aquella mediante la cual existe la obligación de prestar un servicio o el pago de una cantidad de dinero. aun cuando lo haya adquirido con reserva de dominio” (Negrillas nuestras) “Artículo 1. invidentes u otras personas manifiestamente impedidas” (Negrillas nuestras) “Artículo 48. se entiende por actividad aseguradora. cirugía y maternidad y de accidentes personales se consideran seguros generales” “Artículo 48. A los fines de este Decreto Ley. por su propia naturaleza. reaseguradora. Las autorizaciones para constituirse y funcionar como empresa de seguros serán. intransmisibles. de producción de seguros. Se considera propietario quien figure en el Registro Nacional de Vehículos y Conductores como adquirente. Sólo las personas regidas por este Decreto Ley podrán utilizar en su denominación las palabras seguros y reaseguros. peritos avaluadores. Los productores de seguros y de reaseguros. a cambio de una contraprestación en dinero…omissis…” (Negrillas nuestras) “Artículo 2. Los conductores tienen la responsabilidad. El presente Decreto Ley regula la actividad aseguradora.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. ajustadores de pérdidas e inspectores de riesgo. de controlar sus vehículos o animales. Las empresas de seguros podrán realizar operaciones de reaseguros en aquellos ramos en los cuales estén autorizadas para realizar 72 . de reaseguros y demás actividades conexas. ancianos. a partir de la entrada en vigencia de este Decreto Ley. Las operaciones de seguros y de reaseguros únicamente pueden ser realizadas por las empresas de seguros y las de reaseguros autorizados por la ley. Al aproximarse a otros usuarios de la vía deberán adoptar las precauciones necesarias para la seguridad de los mismos. Sólo se otorgarán autorizaciones para operar exclusivamente en el ramo de seguros de vida o en uno o más ramos de seguros generales. En todo caso los entes controlados deberán tener una denominación social que especifique claramente su naturaleza jurídica. Caso Venezuela. en todo momento. A los efectos de este Decreto Ley los seguros de hospitalización. Edgar Darío Núñez Alcántara manejo directo de cualquier otro vehículo. En consecuencia no se otorgarán nuevas autorizaciones para operar conjuntamente en seguros de vida y seguros generales. en toda su documentación y publicidad deberán indicar su carácter sin usar abreviaturas” “Artículo 47. en caso de que ocurra un acontecimiento futuro e incierto y que no dependa exclusivamente de la voluntad del beneficiario.

Adoptar la forma de sociedad anónima. que tendrá a su cargo la administración de la empresa. la persona que obrando por cuenta propia o ajena. 3. En efecto. A diferencia de los conceptos de conductor y garante. es decir. con base en la unidad tributaria existente al cierre del año inmediatamente anterior a aquél en que debe realizarse e ajuste.T. Sólo las empresas de seguros autorizadas de acuerdo con la ley que rige la materia pueden actuar como asegurador. Dicho capital mínimo deberá ser ajustado cada dos (2) años. El equivalente a cien mil unidades tributarias (100.) si han sido autorizadas para operar en seguros generales y seguros de vida simultáneamente antes de la entrada en vigencia de este Decreto Ley. Son partes del contrato de seguro: 1. cuya comprensión es generalmente compartida por los usuarios del derecho. El equivalente a doscientas mil unidades tributaria (200. Tener como objeto exclusivo la realización de operaciones permitidas por este Decreto Ley para dichas empresas. b.) si operan en seguros generales o seguros de vida. 2007 operaciones de seguros. los fines de mantener dicha autorización. El tomador.000 U. traslada los riesgos” (Negrillas nuestras) Definición jurisprudencial de propietario.…omissis ” “Artículo 7°.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. 2. La empresa de seguros o asegurador. compuesta por lo menos de cinco (5) miembros. ello no ocurre con la idea de propietario. Son condiciones indispensables para obtener y mantener la autorización para operar como empresa de seguros: 1. Nº 3. Tener una junta directiva. la persona que asume los riesgos. Las empresas de reaseguros no podrán realizar operaciones de seguros” Artículo 49. antes del 31 de marzo del año que corresponda. 2. 4. A tales fines la Superintendencia de Seguros dictará las normas para determinar los parámetros por los cuales se verificará el cumplimiento de este requisito. o sea. la actual imposibilidad material de producir administrativamente los cambios en el registro de propietarios con 73 . Tener un capital mínimo de: a.T.001 U.

En ese sentido una primera sentencia emanada de la Sala de Casación Civil. desde hace muchos años. pero también lo es que ese carácter de propietario que se deriva del hecho de aparecer inscrito en el citado Registro es ‘a los fines de la Ley de Tránsito Terrestre’. Ello es cierto. sin que tal cosa signifique que en materia de vehículos fueron derogadas las disposiciones legales del Código Civil acerca de la manera de adquirir y transmitir la propiedad de los bienes a otros efectos distintos a los previstos en la citada Ley Especial. En tal sentido se ha distinguido que esta norma es aplicable en el aspecto administrativo. Ello ha obligado a los órganos jurisdiccionales a morigerar la redacción del artículo 48 de la ley especial de tránsito. Así por ejemplo.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. la del año 1977 cuando expresa: “…omissis… Afirma el recurrente que conforme al artículo 4º de la Ley del Tránsito Terrestre. efectos fiscales. Finalmente esta Sala en fecha 22 de octubre de 1980 reiteró el criterio expresado. Esto se pone de manifiesto si se observa que el referido artículo 4º no dice que “es propietario”. con igual criterio se pronunció el 22 de febrero de 1979 la Sala de Casación Civil del máximo tribunal. Así los compradores adquieren mediante documento autenticado por ante una Notaría Pública. Caso Venezuela. –pero como una exageración pedagógica. ‘se considerará como propietario e un vehículo a quien figure en el registro de Vehículos como adquiriente’. más no en el de la responsabilidad civil. sino que “se considera como propietario”. Edgar Darío Núñez Alcántara eficiencia y prontitud ha generado un caos dominial en torno a los llamados traspasos de vehículos. agregando que esta presunción es aún cuando se haya adquirido el vehículo con reserva de dominio”. Podría afirmarse. el propietario del vehículo será el que aparezca en el Registro de Vehículos de la autoridad de tránsito correspondiente. multas. caso Quintero contra Galligari. por lo que respecta a infracciones de normas de tránsito. A título de ejemplo veamos la sentencia primigenia. Mercantil y del Trabajo de la antigua Corte Suprema de Justicia se produjo el 25 de enero de 1977. como el mismo artículo 4º lo establece. etc.. pero para otros efectos y el 74 . pero el traspaso por ante el Ministerio competente (hoy día el de Infraestructura) no se realiza por estar paralizadas las actividades relativas a esta materia. sin duda. caso Chávez contra Autocamiones Anaco.que la mayoría de los propietarios reales de los vehículos que circulan por el país no están registrados en la oficina administrativa competente como tales titulares del dominio real.

en las cuales dispuso: “. 2007 ejercicio de determinación de derechos. como sería el poder intentar una acción de daños y perjuicios que es eminentemente civil. 2) certificado de fábrica.. si fuere el caso. es inaplicable a los bienes muebles corporales. pues la Ley de Tránsito Terrestre no deroga las Reglas del Código civil. dada la ´. de 75 . amén las pruebas que puedan derivarse del citado Registro. ha alimentado la tendencia. Correctamente la recurrida establece que si bien tal inscripción en el Registro de Vehículos tienen Valor acreditativo de la propiedad. en particular aquellos que condicionan la transferencia del dominio y la constitución de garantías y derechos reales limitados. caso Israel Eduardo López. si es fabricado o ensamblado en el país. causados a un vehículo. afirmó: “Acerca de cómo demostrar la titularidad del derecho de propiedad sobre vehículos automotores. El propio artículo 100 del Reglamento de la Ley de Tránsito así lo evidencia. es indudable que propietario del mismo será el que acredite esa propiedad por los medios previstos en el Código Civil.necesidad de dotar de certeza ciertos negocios jurídicos y de hacer posible a los terceros el conocimiento del contenido de esos negocios. en virtud de que la posesión de buena fe vale título. por tratarse de bienes muebles el dominio también puede acreditarse por otros medios. al disponer que “Las Inspectorías de Tránsito no tramitaran el registro de un vehículo sin la consignación previa del documento que acredite la adquisición original del mismo”. el legislador ha previsto en algunos casos que determinados bienes muebles deban cumplir con ese régimen de publicidad. Nº 3. en materia de propiedad inmobiliaria” (Negrillas nuestras). hace referencia aun fallo de la Sala constitucional de fecha 19 de noviembre de 2002. El profesor José Mélich-Orsini..todo régimen de publicidad registral en principio... en la obra antes citada. pero sin embargo.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. 3) factura proveniente de una agencia distribuidora de vehículos donde conste la adquisición del mismo y 4) cualquier otro documento que en forma fehaciente e indubitable demuestre la adquisición original del vehículo’. agregando que ‘ese documento podrá ser: 1) el documento de importación y planilla de los derechos correspondientes. ha tenido esta Sala oportunidad de pronunciarse en sentencia Nº 1197 del 6 de julio de 2001 (caso Carlos E. Leiva Arias) y posteriormente en sentencia Nº 1544 del 13 de agosto del mismo año. en los ordenamientos jurídicos actuales. exigiéndose que este documento sea debidamente autenticado. cuando bajo ponencia del magistrado Antonio García García.

. pág. la Ley de Tránsito Terrestre... decisión o providencia judicial. el artículo 78 del Reglamento de la Ley de Tránsito Terrestre establece: Articulo 78. encontramos a los vehículos automotores. traslación o extinción de la propiedad. reservados en las legislaciones tradicionales a los bienes inmuebles. el cual sucumbe al haber demostrado el ciudadano Eduardo Lucio Ledesma Vía. El Registro Nacional de Vehículos será público. El Registro Nacional de Vehículos será público y en él se incluirán el conjunto de datos relativos a la propiedad.. frente a las autoridades y ante terceros. y la posterior declaratoria sin lugar de la acción propuesta” 76 . Edgar Darío Núñez Alcántara hacer extensible a ciertos bienes muebles los sistemas de publicidad registral. aclaración. esta Sala estima que resulta conforme a derecho el análisis efectuados por el a . (Gert Kummerow.”. cuando aparezca como titular de ese derecho real en el Registro Nacional de Vehículos (Subrayado de ese fallo)”..´ (subrayado de la Sala). características y situación jurídica de los vehículos.. al establecer que “.quo.. tendrán efectos a terceros. declaración. así como todo acto o contrato. ‘Compendio de Bienes y Derechos Reales’. Por lo que. Paredes Editores. 67). A los fines de esta Ley. Por ello. Caso Venezuela.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Entre esos bienes muebles corporales sujetos al régimen de publicidad registral. administrativa o arbitral que implique constitución. 1992. medida cautelar. Igualmente. se considerará como propietario a quien figure en el Registro Nacional de Vehículos como adquirente. con las limitaciones que establece esta Ley y su Reglamento. establece lo siguiente: Artículo 11.. De los artículos precedentemente citados.´. dominio u otro hecho real principal o accesorio sobre los vehículos. aún cuando haya adquirido con reserva de dominio. el derecho de propiedad del vehículo identificado ut supra y así se resuelve. Artículo 9. adjudicación. modificación. se observa que el legislador considera a un ciudadano propietario de un vehículo. en armonía con el criterio supra trascrito. gravamen. Los actos inscritos en él. para que surtan efectos ante las autoridades y ante terceros´ (subrayado de la Sala).omissis. limitación. [e]s acertada la decisión impugnada a través del recurso de amparo constitucional.´ (subrayado de la Sala).

hacer entrega del vehículo.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. También se advierte.. Al respecto.T. el día 6 de julio de 2001. esta sentencia toma como referencia o antecedente el fallo dictado por la Sala Constitucional. esta Sala observa que el suprimido Tribunal Trigésimo Primero de Primera Instancia en lo Penal. el legislador ha previsto en algunos casos que determinados bienes muebles deban cumplir con ese régimen de publicidad. De lo expuesto se desprende que dada la incertidumbre en cuanto a la titularidad del derecho de propiedad del vehículo. en virtud de que la posesión de buena fe vale título. a pesar de poseer sendos documentos autenticados que los acreditaban como compradores. igualmente a través de documento autenticado.R. hizo entrega del vehículo en cuestión al ciudadano JOSÉ ANTONIO DIRITA BENCOMO. bien mueble que le había sido vendido por el ciudadano JOSÉ FLORENCIO RODRÍGUEZ. 77 .. 2007 Ahora bien. ha alimentado la tendencia. cuando afirmó (18): “Ahora bien. reservados en las legislaciones tradicionales a los bienes inmuebles.necesidad de dotar de certeza ciertos negocios jurídicos y de hacer posible a los terceros el conocimiento del contenido de esos negocios. denominado Servicio Autónomo de Transporte y Tránsito Terrestre (S.A.. derivada del elenco de sucesivas ventas que se verificaron. no demostraron la propiedad por medio del título idóneo. bajo ponencia del mismo magistrado. en los ordenamientos jurídicos actuales. mediante auto del 12 de noviembre de 1998.. de hacer extensible a ciertos bienes muebles los sistemas de publicidad registral. es conveniente señalar que todo régimen de publicidad registral en principio.). quien a su vez lo había comprado al ciudadano JUAN ANTONIO TOUZA PAVÓN. sin que se aclarase quién era realmente su propietario. dada la “. otorgado por el organismo público encargado del Registro Nacional de Vehículos. en particular aquellos que condicionan la transferencia del dominio y la constitución de garantías y derechos reales limitados. según consta de documento autenticado.”. ya que tanto el quejoso como la persona a quien se le entregó el vehículo. no podía el referido Tribunal. el cual está adscrito al Ministerio de Infraestructura. mediante documento de compra-venta autenticado. pero sin embargo. ciudadano CARLOS ENRIQUE LEIVA ARIAS adquirió el vehículo del mismo ciudadano JUAN ANTONIO TOUZA PAVÓN.E. caso Carlos Enrique Leiva Arias. Nº 3. que el accionante. es inaplicable a los bienes muebles corporales.

“Compendio de Bienes y Derechos Reales”. al imperar en el presente caso. con las limitaciones que establece esta Ley y su Reglamento. el artículo 78 del Reglamento de la Ley de Tránsito Terrestre establece: “Artículo 78. la Ley de Tránsito Terrestre. Paredes Editores. para que surtan efectos ante las autoridades y ante terceros” (subrayado de la Sala).. limitación. como lo consideró el Tribunal a quo. 1992. Por ello. A los fines de esta Ley. se observa que el legislador considera a un ciudadano propietario de un vehículo. aclaración. no resultaba ajustada a derecho. características y situación jurídica de los vehículos.omissis. gravamen. tendrán efectos a terceros.” (subrayado de la Sala). modificación. (Negrillas nuestras) 78 . frente a las autoridades y ante terceros. Los actos inscritos en él. es decir. esta Sala considera que la entrega del vehículo realizada por el tribunal de primera instancia. aún cuando haya adquirido con reserva de dominio.” (subrayado de la Sala). establece lo siguiente: “Artículo 11. El Registro Nacional de Vehículos será público y en él se incluirán el conjunto de datos relativos a la propiedad. De los artículos precedentemente citados.. medida cautelar. al ciudadano JOSÉ ANTONIO DIRITA BENCOMO. dominio u otro hecho real principal o accesorio sobre los vehículos. “Artículo 9. adjudicación. Entre esos bienes muebles corporales sujetos al régimen de publicidad registral.. y al existir dos documentos de compra venta autenticados sobre el mismo bien. así como todo acto o contrato. por lo que el amparo debía prosperar en razón de que se debía esclarecer indefectiblemente quién era la persona que ostentaba efectivamente su propiedad. traslación o extinción de la propiedad. se considerará como propietario a quien figure en el Registro Nacional de Vehículos como adquirente. encontramos a los vehículos automotores. Caso Venezuela. cuando aparezca como titular de ese derecho real en el Registro Nacional de Vehículos. Por consiguiente.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. la duda sobre la titularidad de la propiedad del vehículo que fue entregado. administrativa o arbitral que implique constitución. Igualmente. declaración. Edgar Darío Núñez Alcántara (Gert Kummerow. 67). El Registro Nacional de Vehículos será público. decisión o providencia judicial. verificándose quién la poseía según el Registro Nacional de Vehículos. pág..

Ahora bien. para efectos de determinación de la propiedad cuando se discute sobre la entrega del bien a diversas personas. más ello no es de igual naturaleza cuando se discute la materia de daños. multas. Como hemos analizado previamente nuestra legislación tradicionalmente ha establecido como responsables por los daños ocasionados en el accidente de tránsito a tres personajes. pero para otros efectos y el ejercicio de determinación de derechos. por lo que respecta a infracciones de normas de tránsito. es indudable que propietario del mismo será el que acredite esa propiedad por los medios previstos en el Código Civil. conductor y garante. que la responsabilidad del conductor obedece a un hecho propio. y siempre la legislación le ha hecho responsable por todos los daños materiales y morales ocasionados. Ellos constituyen un litis consorcio pasivo facultativo. como sería el poder intentar una acción de daños y perjuicios que es eminentemente civil. efectos fiscales. salvo que su obligación está limitada en lo económico por el monto de la suma asegurada. Se ha establecido. amén las pruebas que puedan derivarse del citado Registro. esta solución no es la aplicable al caso de la responsabilidad civil. a saber. el propietario del vehículo será el que aparezca en el Registro de Vehículos de la autoridad de tránsito correspondiente. causados a un vehículo. en doctrina y en la jurisprudencia. Nº 3.. 79 .Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. 2007 Como se observa el juzgador en ambos casos ha optado por declarar que el bien será propiedad de aquél que resulte ser titular del dominio sobre la cosa mueble (vehículo) por aparecer como tal ante el registro público que lleva el Estado. El propietario era responsable por un hecho ajeno y respondía sólo por los daños materiales no así por los morales. La responsabilidad del garante deviene de una relación contractual con el propietario y lo corresponde en los mismos términos que éste. etc. éste es su límite y hasta allí acompaña al propietario en el cumplimiento de la obligación. Especificidad de la responsabilidad civil del propietario. que sí lo es en el ámbito penal. por cuanto como afirma la jurisprudencia trascrita antes de las comentadas por el profesor Mélich: “Así por ejemplo. el conductor del vehículo. el propietario de éste y al garante que ha contratado una póliza de responsabilidad civil frente a terceros con el propietario.

es preciso hacer unas breves consideraciones al respecto. por el hecho de un tercero. Edgar Darío Núñez Alcántara En cuanto a la responsabilidad por hecho ajeno nuestra jurisprudencia patria ha delineado algunos conceptos básicos. así como por los alumnos y aprendices. en tanto que la culpa del civilmente responsable se presume en la segunda de estas categorías. emanada de la Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de Justicia. a saber. A. siendo esta presunción de carácter absoluto en algunas situaciones (tratándose del dueño o principal. control o vigilancia. derivadas de la responsabilidad civil delictual o por hecho ilícito. lo es un tercero por el ilícito causado por una persona o una cosa con las cuales tiene un especial vínculo. o por caso fortuito o fuerza mayor. es su responsabilidad como guardián de las instalaciones eléctricas en las cuales se verificó el trágico evento. según sea el caso).193 del Código Civil que: “Toda persona es responsable del daño causado por las cosas que tiene bajo su guarda. En segundo lugar. en virtud de encontrarse bajo su dirección. Destacando como la principal de ellas el hecho de que mientras en la responsabilidad ordinaria el civilmente responsable es quien causó el daño. El dispositivo parcialmente trascrito contempla una de las formas bajo las cuales se verifica la denominada responsabilidad especial (la cual puede producirse por hecho ajeno o por cosas). caso Pedro Pablo Morantes contra C. la responsabilidad especial (en sus dos versiones). presentan diferencias marcadas que a la vez se erigen en sus características más notables. clasificaciones desarrolladas ampliamente por la doctrina. 80 . siendo ambas. Caso Venezuela. es preciso señalar que la culpa del agente causante del daño ha de ser demostrada en el supuesto de la responsabilidad ordinaria. y la ordinaria.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. bajo ponencia del magistrado Levis Ignacio Zerpa. guarda. en contraposición con la responsabilidad por hecho propio. tutores. en la especial. Establece el artículo 1. tales como lo refleja la sentencia del 4 de octubre de 2006. y juris tantum (cuando lo que se analiza es la culpa de los padres. a menos que pruebe que el daño ha sido ocasionado por falta de la víctima. Electricidad de los Andes (CADELA) (19) cuando expresó: “Ahora bien. … (Omissis)”. preceptores o artesanos por los daños cometidos por los menores que habiten con ellos. Estas dos clasificaciones generales. o el guardián de la cosa). visto que lo que se pretende imputar a CADELA en el presente caso.

b) Igualmente se sostenía que respondía el propietario por daño moral cuando el daño se había ocasionado por falta de mantenimiento del vehículo. en su artículo 127 establece: 81 . 2007 Es así que atendiendo al asunto objeto de controversia. había creado dos circunstancias en las cuales el propietario se hacia responsable del daño moral. tales eran. Así pues sólo respondía el propietario por daño moral de manera excepcional.…” (Negrillas nuestras) La ley de 2001 cuando establece la responsabilidad civil.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas..El conductor. según el caso (artículo 1. Tal era la postura del propietario cuando el conductor era su hijo menor de edad o el pupilo que habitaba bajo su mismo techo o cuando permanecía bajo su vigilancia. ya que ésta es obligación del propietario del vehículo.preveía: “Artículo 54. o en su condición de principal por el daño causado –como conductor del vehículo dañoso. literal c de la Ley de Tránsito Terrestre de los años 1986 y 1996 respectivamente). por considerar que es dicha sociedad mercantil es el guardián de las instalaciones y de los conductores de electricidad” En cuanto al daño moral. de manera excepcional.por el sirviente o dependiente (artículo 1. a) cuando se le demandaba en un carácter distinto al de propietario y con ocasión de una relación de primacía frente al conductor que le llevaba a asumir incluso el daño moral. derivada del hecho ilícito vehicular. literal c y 12. Veamos que el artículo 54 de la ley de 1996 -reiterativa de las existentes desde 1960 hasta esta última. según había ido perfilando la doctrina y la jurisprudencia nacional (20) La modificación se produce cuando.191 eiusdem). y cuando la causa eficiente del accidente era la falta de cumplimiento de esta obligación se le hacia extensiva al propietario la responsabilidad por daño moral (artículo 5. el accionante atribuye la responsabilidad de los daños sufridos el día 23 de agosto de 1997. se omite una palabra en el artículo que establece la responsabilidad civil. la jurisprudencia patria. y durante la vigencia de las leyes que van desde 1960 a 1996. en la ley vigente. por cuanto se estaba en presencia de un hecho propio del propietario. el propietario del vehículo y su empresa aseguradora están solidariamente obligados a reparar todo daño material que se cause con motivo de la circulación del vehículo. a CADELA. Nº 3.190 Código Civil). con la Sala de Casación civil de la extinta Corte Suprema de Justicia a la cabeza.

afines o cónyuge. la concreción del daño moral y que éste se haya originado con motivo de la circulación del vehículo dañoso. la Sala observa: La parte in fine del artículo 1. (Eleoccidente). están solidariamente obligados a reparar todo daño que se cause con motivo de la circulación del vehículo. y por cuanto esta Sala ha establecido que los daños morales por su naturaleza esencialmente subjetiva no están sujetos a una comprobación material directa. como reparación del dolor sufrido en caso de muerte de la víctima” Ahora bien. como lo ha hecho en otros pronunciamientos. desde la óptica jurídica es inmenso. consta en autos la muerte de la referida ciudadana en las condiciones suficientemente descritas en este fallo. cuya indemnización ha sido demandada. Sin embargo. que el daño moral no es susceptible de ser satisfecho mediante una suma de dinero. El conductor. el propietario del vehículo y su empresa aseguradora. Sobre la materia del daño moral la Sala Político Administrativa del Tribunal Supremo de justicia. Edgar Darío Núñez Alcántara “Artículo 127. Caso Venezuela. existe para esta Sala la plena convicción de que el dolor sufrido por el hijo y la madre de la víctima debe ser reparado. aun reconociendo.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. mientras la antigua legislación decía todo daño material.196 del Código Civil establece que “El Juez puede igualmente conceder una indemnización a los parientes. bajo ponencia de la magistrada Evelyn Marrero de Ortíz. se considera inoficioso entrar a analizar las pruebas tendientes a comprobar el daño moral sufrido.…” (Negrillas nuestras) Como se observa el cambio está en simplemente haber afirmado que se respondía por todo daño causado. por no ser posible. Es este un cambio de concepción de primera importancia para el análisis del aspecto sustantivo de la materia que nos ocupa. Desde que la Ley de Tránsito y Transporte Terrestre entró en vigencia el propietario pasó a ser responsable del daño moral causado en el accidente de tránsito sin ningún otro requisito que el de la ocurrencia del hecho ilícito. A. 82 . Desde el punto de vista del lenguaje escrito el cambio es minúsculo. en fecha 7 de diciembre de 2006. ha expresado (21): “Daño Moral: Con relación a la pretensión de resarcimiento por el daño moral sufrido por los accionantes derivados de la muerte de la ciudadana Dennys Magdalena García Hernández. caso Nieves Anaid Hernández Almérida contra Electricidad de Occidente C.

100.oo).000.000. Específicamente la responsabilidad del garante en la materia de tránsito adquiere ribetes especiales por cuanto se le confiere a la víctima una acción directa contra el asegurador. Garrigues define el contrato de seguro de responsabilidad civil de vehículos. En razón de lo expuesto. Si hay perjudicados y el total de la 83 . como aquel seguro contra el riesgo de quedar gravado el patrimonio por una obligación de indemnizar. En el ensayo denominado “Anotaciones Sobre la Acción Directa de la Víctima Contra los Sujetos Responsables por la Ley de Tránsito Venezolana y en Especial Contra el Asegurador de la Responsabilidad Civil Obligatoria” el profesor Alberto Baumeister Toledo (22) afirma: “Por igual. derivada de la responsabilidad civil del tomador de seguro” El garante como sujeto pasivo de la acción directa. estimamos pertinente hacer algunas consideraciones en torno a la naturaleza y caracteres del seguro obligatorio que impone la Ley ampara esa responsabilidad especial que deriva de la Ley de Tránsito.000. los daños patrimoniales sufridos por la víctima. por lo cual destacamos que la doctrina no tienen dudas de que se trata de un contrato de seguro de daños.00) y a la ciudadana Nieves Anaid Hernández Almérida la cantidad de Veinticinco Millones de Bolívares (Bs. acuerda otorgarla en la cantidad de Cien Millones de Bolívares (Bs.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. 25. al no existir otro medio jurídico distinto sino la indemnización patrimonial para hacerlo.00) Así se decide” (Negrillas nuestras) Naturaleza de la responsabilidad del garante. Nº 3. Éste como consecuencia del contrato de responsabilidad civil adquiere una obligación de indemnizar daños previstos de manera previa y con ocasión de un siniestro futuro e incierto.000.000. 2007 sin embargo. y la garantía sólo es para cubrir. obviamente dicho seguro se rige y regula como un seguro “Indemnizatorio” pues su finalidad es reparar los daños reales. aun en caso de muerte. a pesar de que eventualmente del hecho pueda derivar la muerte de la persona. 75. correspondiéndole al niño Jean Franco Ramírez García la cantidad de Setenta y Cinco Millones de Bolívares (Bs.000. tienen acción directa contra el asegurador dentro de los límites de la suma asegurada por el contrato. En tal sentido el artículo 132 de la Ley de Tránsito y Transporte Terrestre (equivalente a los artículos 60 y 24 de las leyes especiales de 1996 y 1986 respectivamente) dispone: “Artículo 132: Las victimas de accidentes de tránsito terrestre o sus herederos.

En tal sentido el autor antes citado. según el cual estos sólo aprovechan o dañan a quienes los celebran. aunque este último jamás se haya obligado hace (rectius: hacia) él con referencia al derecho que invoca. de manera que permita a este acreedor eludir. Así lo dispone el artículo 133 de la ley especial de tránsito. citado anteriormente nos enseña: “Para dar alguna noción sobre el concepto de la “acción directa “hacemos nuestra la cita en Halperín. En tal sentido el artículo 133 de la ley especial prevé: “Artículo 133: En ningún caso le podrán ser opuestas a las victimas o a sus causahabientes. en cierta medida. por vía judicial. como veremos de seguidas. Caso Venezuela. el asegurador que pruebe haber pagado de buena fe a alguno de los perjudicados una cantidad mayor a la que le correspondía. Edgar Darío Núñez Alcántara indemnizaciones debidas por los propietarios excede de la suma asegurada. en razón de la intervención de una tercera. de su asegurado el monto o parte de éste que haya pagado a la víctima con motivo del siniestro. de Ambrosie Colin. los inconvenientes que le resultarían del único recurso de la obligación oblicua” (Negrillas y paréntesis nuestros) (23) Digamos finalmente el asegurador no podrá oponer a la víctima las defensas o excepciones que tenga contra su asegurado para afectar o limitar los derechos de aquél. queda liberado de responsabilidad respecto a los demás perjudicados hasta la concurrencia de la cantidad pagada” (Negrillas nuestras) Este modelo de responsabilidad rompe con el esquema tradicional contractual sobre la relatividad de los contratos. ‘La acción que posee una persona contra otra. y que ejerce sin haber recurrido a esta última’ Según difundida doctrina coincidente. en el ensayo jurídico de marras.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. De manera excepcional la ley prevé que el garante pueda reclamar. deben atribuirse a dicha noción como elemento característico los siguientes: Es una acción acordada a una acreedor contra el deudor de su deudor. No obstante. las excepciones que pudiera tener el asegurador contra el asegurado. El asegurador podrá repetir contra el asegurado cuando: 84 . los derechos de aquellos contra el asegurador se dividirán proporcionalmente hasta la concurrencia de esta suma. Acción de repetición del asegurador contra el asegurado. con lo cual no tienen personalmente ningún vinculo de derecho. quien entiende por tal.

2007 1. o no lo ha hecho de buena fe. 85 . 6.160 cuando prevé: “Artículo 1. como ordena el artículo 1. atendiendo a factores como el riesgo y la siniestralidad. Esta planificación impone unos límites basados en cálculos y aplicación de las leyes sobre probabilidades. Los límites indemnizatorios de la póliza son cifras ciertas y determinadas. No mantenga el vehículo con su diseño original. Haya entregado el vehículo a un conductor incapacitado o inhabilitado para conducir. 2. según la equidad. que se utilizan en la planificación financiera y presupuestaria de las empresas aseguradoras. Analicemos algunos aspectos de la actividad aseguradora y el modo como una eventual condena indemnizatoria puede afectar a aquélla. 4. Nº 3.160. Al producirse el accidente. en cuanto a las condiciones de seguridad y de buen funcionamiento exigidas por este Decreto Ley y su Reglamento” Como se observa la pretensión de la aseguradora está limitada a obtener el reintegro de la suma pagada a la víctima del accidente de tránsito. Obstaculice con su proceder el ejercicio de los derechos del garante. Los contratos deben ejecutarse de buena fe y obligan no solamente a cumplir lo expresado en ellos. En el estudio de la materia de la responsabilidad de la aseguradora un asunto espinoso y en ayuno de discusión a fondo es la condenatoria que se impone a los aseguradores indexándose los montos reclamados por la víctima. 3. para determinar el quantum de las primas. Veamos. No hubiese pagado la prima en los términos convenidos. el vehículo esté destinado a usos diferentes de los normalmente previsibles en el momento de la celebración del contrato. Los daños reclamados hayan sido causados intencionalmente por el asegurado o con su complicidad. cuando en éste ha tenido trascendencia negativa la conducta del asegurado que ha incumplido con la obligación contractual de ejecutar el contrato según lo pautado.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. a sabiendas de tal circunstancia. externo o interno. sino a todas las consecuencias que se derivan de los mismos contratos. el uso o la Ley” (Negrillas nuestras) La indexación y la responsabilidad contractual del asegurado. 5.

El profesor Miliani balza expresa (25): “…como condición esencial se requiere en las obligaciones sin plazo. Se acciona contra el asegurador sin reclamación previa. finalmente. inclusive con harta frecuencia los hechos son los controvertidos en la causa. de demanda dineraria es posible cuando el deudor. tales como. llamada también INTIMACIÓN O REQUERIMIENTO. Además. no existe mora. la corrección monetaria. validez de la obligación. cuando no se ha constatado la ocurrencia del supuesto de hecho que podría dar origen al pago de indemnización. o indexación. No siempre esta reclamación ha de ser declarada con lugar. En verdad. Enseña la doctrina que la mora requiere algunos elementos. por parte del tercero. La empresa no ha tenido la oportunidad de cumplir o negarse a ello. líquido y exigible. crédito cierto. ni por ende su exigibilidad. el carácter imprevisible el monto resarcitorio significa un desequilibrio económico y financiero. ergo. Edgar Darío Núñez Alcántara Algunas ideas pueden contribuir a la determinación de la improcedencia total o parcial de la reclamación exigida por la víctima que pretende la indexación. lo cual supone que no hay reticencia en el pago. sin que haya pasado a ser mora. de cumplimento posible. que no se puede hablar de retardo en el cumplimiento de obligaciones. haya incurrido en mora en el pago de dichas cantidades. Agreguemos a ello que en muchos casos reales no se ha configurado la mora en el cumplimiento de obligaciones. cuyo pago se demanda. o llamada como garante por el propietario-asegurado. Por ello al ser aplicada sin que haya habido el conocimiento que la ponga en mora. LA INTERPELACIÓN. el cumplimiento de la obligación. y. (26) 86 . Caso Venezuela. En una alta proporción de las causas judiciales la aseguradora se entera de la pretensión actual cuando es citada al proceso judicial. bien por vía principal del accionante. debe existir una interpelación o requerimiento al pago. por demás imprevisible e incalculable para la empresa contratante como garante Es evidente.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. hace falta la intimación o acto mediante el cual el acreedor manifiesta su voluntad al deudor de ser pagado inmediatamente” En el desarrollo real de la actividad aseguradora esto no siempre ocurre así. y aquél es llevado al proceso sin tener la oportunidad de analizar la pretensión indemnizatoria del accionante. mediante la cual el acreedor exige la deudor. el retardo debe ser culposo (“…una causa que sea imputable al deudor… ” (24).

en lo sustantivo (Código Civil y Código de Comercio) y en lo procesal (Código de Procedimiento Civil y Código de Comercio). propietario del vehículo dañoso o su aseguradora. Por ello cuando el Estado quiere crear un régimen especial lo extrae del ámbito general y lo lleva al especial. Una de las normas del anterior sistema legislativo sobre tránsito que originó mayor disidencia entre los autores y profesores de esta materia. Nº 3. sino como un asunto de derecho ordinario que –para simplificar la explicación inicial.digamos involucraba aspectos ordinarios mercantiles y civiles. lo constituyó la que señalaba que en relación con. bien como conductor. ahora. 87 . Asimismo se afirmó que el proceso se regularía por el sistema especial de tránsito. tránsito. Por ello crea sistemas especializados como lo laboral. etc. sólo deberán comprender lo que voluntariamente se le ha excluido de su mundo jurídico común al ciudadano. Guarda silencio al respecto. 2007 Daños causados a personas o cosas transportadas. el nuevo régimen procesal de la materia nada dispuso sobre el asunto. con el profesor Ricardo Henríquez La Roche como punta de lanza (27) llegó a la conclusión que en el orden sustantivo esa responsabilidad no se regía por el artículo 54 de la ley. menores... La pregunta que surge. y. en razón del daño causado en un accidente de tránsito a las personas o cosas que aquél transporte..”la responsabilidad del conductor o del propietario de un vehículo.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. ¿Cómo traducir el silencio de la nueva ley? Podríamos hacerlo entendiendo que al no disponer nada remitió tanto lo sustantivo como lo procesal al derecho común. En favor de esta tesis abona el hecho que al ciudadano lo rigen fundamentalmente los códigos comunes. es ¿cómo se rige el sistema indemnizatorio cuando el daño se ha causado con motivo del transporte de personas y cosas?. queda sometida al derecho común”. el civil sustantivo y el procesal. así es desde la realización del pacto social.. equivalente al 21 del año 1986 y 127 de la vigente. estos se caracterizan por ser de interpretación restrictiva. (Negrillas nuestras) La doctrina nacional. Al caso que nos ocupa si nada previó la ley especial sobre responsabilidad para el transportador de personas y cosas.. Ahora bien. agrario. entenderíamos que se regirá el hecho ilícito extracontractual y el contractual por el derecho común mercantil.

”Están solidariamente obligados a reparar todo daño que se cause”. y si se la une al silencio legal sobre el tópico de marras. con vínculo previo entre los sujetos que pueden y a quienes 88 . Edgar Darío Núñez Alcántara Ahora bien. sólo que se expresó suprimiendo lo que refería la anterior legislación y haciendo extensiva la cobertura a personas y cosas por todo daño material o moral que se ocasione con motivo de la circulación del vehículo dañoso (artículo 127 de la ley especial. creemos nos está diciendo que en la nueva ley la obligación de indemnizar por el daño causado a las personas y cosas transportadas se rige por la ley especial de tránsito. Tal vez el proyectista nos hubiese permitido un acercamiento a su pensamiento y sería más fácil para el interprete y el usuario de las disposiciones legislativas.1. como la que analizamos en esta investigación. Código Civil. CONCLUSIONES Como corolario de la investigación realizada hacemos los siguientes asertos: 3. Diríamos que el legislador no guardó un silencio absoluto sobre la temática. 3. la responsabilidad se rige por la ley especial de tránsito y transporte. una vez más.. Implica ello una responsabilidad objetiva y solidaria entre los miembros del litis consorcio pasivo facultativo. la contractual. Expresó de esta manera su voluntad de que todo daño extracontractual vehicular tendrá su sistema indemnizatorio en la especialidad legislativa que creó en el 2001. la escasa explicación que sobre temas de tanta trascendencia jurídica y económica se expresan en las Exposiciones de Motivos de nuestras leyes en los tiempos recientes. en cuyo caso se regiría por el sistema contractual sustantivo y procesal común (Código de Comercio. incluso en el transporte benévolo. Lógicamente tal solución sólo cedería su lugar cuando un contrato de transporte de cosas o personas una a las partes y la pretensión indemnizatoria se establezca entre éstas. podríamos construir un modo distinto de interpretar el silencio de la ley..El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito.. Es de lamentar. Volvemos a la expresión utilizada por el legislador cuando señala al artículo 127.. La responsabilidad civil está estructurada en dos grandes parcelas. Hablamos de un sistema omnicomprensivo. Caso Venezuela. trascrito supra). Código de Procedimiento Civil) En los demás casos.

6. sobretodo en la era tecnológica.7. fundada en la culpa. que aunque legítimo no requiere la comprobación de la afectación del derecho subjetivo o del interés jurídicamente protegido. La responsabilidad civil derivada del accidente de tránsito es imputable al propietario. Las responsabilidades de los sujetos que integran el trípode. la cual requiere siempre de la presencia del daño. a saber. en la cual entre el victimario (deudor) y la víctima (acreedor) no existe relación previa. con la tendencia natural a proteger a la víctima. 3. Todas con sus especiales características y requisitos. vehículo y circulación permiten comprender al accidente de tránsito e imbuirnos en el estudio de los daños derivados del mismo. La existencia del vehículo. 3. La responsabilidad extracontractual. la administrativa. es hoy en día objeto de especial análisis que está llevando a la doctrina a una ampliación de la institución. y partiendo de la afectación de interés simple. surgida con motivo de haberse producido daños. 89 . a una responsabilidad objetiva basada en la existencia del daño.3.2. Nº 3. El accidente de tránsito genera la existencia de diversos tipos de responsabilidades. a título de ejemplo que la exigencia de la culpa como requisito para la existencia de la responsabilidad puede constituir. tiene especificidades y características que le identifican y diferencian entre ellos. La legislación venezolana desde la segunda década del siglo pasado se ha desplazado de una responsabilidad subjetiva. 3. Para nuestra investigación trabajamos sobre la responsabilidad civil. indicado al numeral anterior. conductor y garante. aunque haya surgido a principios del siglo pasado.4. se ha convertido en un factor tecnológico que hace cotidiana y permanente la reclamación de daños derivados del accidente de tránsito. la extracontractual. en el mundo moderno una situación de injusticia. 2007 se le puede pedir responsabilidad. El concepto de accidente de tránsito es necesario analizarlo como factor impretermitible del daño en esta especial materia del derecho. 3. Tanto en una como en otra la figura de los daños tiene especial relevancia. 3. la penal y la civil. Se considera. 3. Los estudios sobre hecho ilícito.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas.5. bien sea material o moral.

Página 12. Políticas y Sociológicas. Página 235. 4. Páginas 690 a la 705. Bosch Casa Editorial. Editorial Espasa Calpe. Caracas. Serie Estudios 45-46. 12. 6. El daño. Buenos Aires. Adriano De Cupis.018. Henríquez La Roche. José Whaldimir Paredes C. Rafael Bernad Mainar. 90 . Ferreto Mellafe. Página 254. Caracas. Rafael Bernad Mainar. Páginas 1. Academia de las Ciencias políticas y Sociales. 1975. Ossorio. Caracas. 2. Paredes Editores. 1988. 8. 1997. Ricardo. 7. Páginas 473 a la 474. Páginas 117 a la 119. Universidad Católica Andrés Bello. Orientaciones Modernas en el Derecho de Daños. Fundación Projusticia. La casación civil venezolana ha desarrollado la temática desde la primigenia sentencia de fecha 30 de julio de 1968.A. 13. Obligaciones. José Mélich-Orsini. Derecho de Tránsito. Del Daño. Primera Edición. Compilación y Extractos. 1989. 2001. Academia de las Ciencias políticas y Sociales. Página 84. Caracas. Páginas 1. habiéndola reiterado en múltiples oportunidades. Jorge Cubides Camacho. Enrique Urdaneta Fontiveros. 2006. Derecho Civil III. Página 21. Tomo III. 2007. seguimos de cerca al profesor Emilio Pittier Sucre. Manuel. Ediciones Libra C. Páginas 175 y 176 Emilio Pittier Sucre. Derecho Civil Patrimonial.A. 2007. Vigésima Primera Edición. Teoría General De La Responsabilidad Civil. 10.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Jaime Enrique Procedimiento Civil de Tránsito. S. Editorial Heliasta. Madrid. 2000. 5.019. La Responsabilidad Civil por Hechos Ilícitos. Serie Eventos 23. Tomo I. Caracas. Edgar Darío Núñez Alcántara CITAS 1. Diccionario de Ciencias jurídicas. 11. Universidad Central de Venezuela.017 a la 1. Tomo I. Sobre el tema véase la obra del autor Jaime Ferreto. Caracas. Hecho Imputable Dañoso. Real Academia Española. Caracas. 3º edición. Barcelona. 3 Curso de Obligaciones. 2006. En estas ideas.018 y 1. antes citada. Ibídem. Centro de Investigaciones Jurídicas. 9. Diccionario de la Lengua Española. Ibídem. Caso Venezuela. con la excepción de la parte final del numeral tercero. Asociación Venezolana de derecho Privado.

Nº 3. Caracas. Carnevali de Camacho. Publicaciones UCAB. Ediciones de la Universidad de los Andes. Alberto. La Obligación de Indemnizar Normada en la Ley de Tránsito Terrestre Venezolana.ve 22. Universidad Central de Venezuela. Publicaciones UCAB. Miliani Balza. Alberto Baumeister Toledo. Estudios Sobre Derecho de Seguros. Rafael. Alberto Baumeister Toledo. 25. Tomada de la página Web www. Libro homenaje al a memoria de Roberto Goldschmidt. y el de Ricardo Henríquez La Roche. en su trabajo antes citado.tsj. Caracas. 23. Página 135 24. 2003. BIBLIOGRAFIA Baumeister Toledo. páginas 221 a 224. Página 707. Mérida. Anotaciones Sobre la Acción Directa de la Víctima Contra los Sujetos Responsables por la Ley de Tránsito Venezolana y en Especial Contra el Asegurador de la Responsabilidad Civil Obligatoria.Alberto. Página 143. 26. Páginas 232 y 233.tsj. Al respecto son de obligatoria lectura los textos de los profesores Gert Kummerok. 21. Obligaciones. Magaly. 18. Página 132.gov. Obra citada.gov. Página 270 a la 271. 27. Enrique Urdaneta Fontiveros. 91 . Derecho Civil Patrimonial. 17. 2003. Página 30. Tomada de la página Web www. Ibídem. Gert Kummerow. Miliani Balza. 1984. 16.ve 20. Responsabilidad Civil por Accidentes de Tránsito. Ibídem. antes reseñado. 1967. Véase al respecto el texto suyo.. Página 232. Anotaciones sobre la acción directa de víctima contra los sujetos responsables por la Ley de Tránsito Venezolana y en Especial Contra el Asegurador de la Responsabilidad Civil Obligatoria. Obligaciones Civiles. Alberto. 2006.tsj.Revista de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas. Página 264. Estudios Sobre Derecho de Seguros. Universidad Central de Venezuela. En igual sentido el profesor Alberto Baumeister Toledo. Gert Kummerow. 2007 14. a las páginas 183 a la 193.org.ve 19. 15. Caracas. Editorial Bicentenario. Tomo I. Obra citada. Caracas. Tomada de la página Web www. Caracas. antes citado. Bernad Mainar. Obra citada. 1988.

El daño. José Whaldimir Paredes C. Adriano. Procedimiento Civil de Tránsito. Primera Edición. S. Buenos Aires. Derecho de Tránsito. Edgar Darío Núñez Alcántara Carnevali de Camacho. Tomo III. 3º edición. Derecho Civil III. Centro de Investigaciones Jurídicas. Caracas. Enrique. Serie Estudios 45-46. Paredes Editores. Consejo de Publicaciones de la Universidad de Los Andes. Primera Edición. 1975.tsj. Bosch Casa Editorial. Hecho Imputable Dañoso. Libro homenaje a la memoria de Roberto Goldschmidt. Caso Venezuela. José. Curso de Obligaciones. Caracas. Orientaciones Modernas en el Derecho de Daños. 2000.A. La obligación de indemnizar normada en la Ley de Tránsito Terrestre venezolana. 1988 Cubides Camacho. Caracas.El Daño y la Responsabilidad Civil derivada del accidente de tránsito. Diccionario de la Lengua Española. Emilio. Editorial Heliasta. Magali. Caracas. Henríquez La Roche. 2007. Mélich-Orsini. Caracas. Madrid. 1984. Kummerow. Academia de las Ciencias Políticas y Sociales. Academia de las Ciencias Políticas y Sociales. 2006. La Responsabilidad Civil por Hechos Ilícitos.ve. Barcelona. Políticas y Sociológicas. Editorial Espasa Calpe. 92 . 2007. Gert. 1988. Del Daño. Universidad Católica Andrés Bello. 2001 De Cupis. Decisiones y Jurisprudencia del Tribunal Supremo de Justicia. Editorial Bicentenario. Teoría General de La Responsabilidad Civil. Pittier Sucre. Compilación y Extractos. Diccionario de Ciencias Jurídicas. Obligaciones Civiles. 1967. Responsabilidad Civil por Accidentes de Tránsito. Vigésima. Ediciones Libra C. Ossorio. Asociación Venezolana de Derecho Privado. Mérida. 1989. Caracas. Alberto. Fundación Projusticia. 1997. Caracas. Miliani Balza. Universidad Central de Venezuela. Ricardo. Manuel. Real Academia Española. Ferreto Mellafe. Urdaneta Fontiveros. Tomo I. Serie Eventos 23. Página Web www. Jorge.A. Jaime E.org.