P. 1
El Nacimiento de La Tragedia (2)

El Nacimiento de La Tragedia (2)

|Views: 5|Likes:
Publicado porLuisa Escudero

More info:

Published by: Luisa Escudero on May 08, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/24/2014

pdf

text

original

Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya

El Nacimiento de la Tragedia1
El nacimiento de la tragedia en el espíritu de la música (1872), constituye la primera obra de Nietzsche. Aún bajo la fuerte influencia de Schopenhauer y de Wagner, busca analizar los valores sobre los que se funda la cultura occidental, a partir una interpretación crítica del origen de la tragedia y sus categorías estéticas complementarias: lo apolíneo y lo dionisíaco2. Para Nietzsche el auge y esplendor del arte griego antiguo es resultado del vínculo esencial, intestino, entre estas dos categorías, siendo la tragedia su máxima expresión3. Sin embargo, la decadencia de la cultura occidental tendrá su origen en la escisión de la realidad producida por la filosofía de Sócrates, al someter las fuerzas de la vida a la razón (dominio de lo apolíneo, e infravaloración de lo dionisíaco). Con el advenimiento de la metafísica (desde Parménides) el mundo real del devenir queda humillado frente a la comparación con un falso mundo inmutable y suprasensible, reduciendo la vida a una copia de una pretendida realidad “más verdadera”, interpretación que Heráclito ya había denunciado. Sin embargo, el rechazo por la audacia del joven e intempestivo Nietzsche no se hará esperar. Así lo relata Andrés Sánchez Pascual, quien en la Introducción a El Nacimiento de la Tragedia hace un recuento del pavoroso silencio que padeció Nietzsche ante la desaprobación y censura académica de sus contemporáneos, silencio roto solo por Wilamowitz4 para invitarlo a abandonar la cátedra universitaria. Sánchez Pascual relata los orígenes del nacimiento de esta obra, la fuerte influencia de Wagner, de la cual dice el propio Nietzsche se arrepentirá después, y de cómo la intuición sobre los griegos, va quedando definida en una obra que trata sobre el pesimismo y la estética en la Antigüedad. Una vez publicado, y roto el silencio de la sorpresa inicial, se produce una acalorada polémica cargada de ataques contra Nietzsche, el cual solo fue defendido por su amigo Rhode, e inoportunamente por Wagner. Al respecto Sánchez Pascual señala: “Lo que añade grandeza a esta querella es la serena inocencia de Nietzsche al creer que quienes se daban de cuchilladas por su causa estaban hablando de él o de su obra. Hasta muchos años después,… Nietzsche no se dio cuenta de que lo que él había descrito en su libro era una vivencia personal, y que lo que él había expuesto – bajo máscaras

1

Nietzsche, Friedrich. 2002. El Nacimiento de la Tragedia o Grecia y el pesimismo. Alianza Editorial. España, 298 p. 2 Lo Apolíneo representa las figuras individualizadas, el orden, la proporción (simetría) y la razón, que se expresan fundamentalmente en la epopeya literaria, en la arquitectura y en la escultura; mientras que lo Dionisíaco representa la embriaguez, la desmesura, la renovación, la fuerza, la vitalidad, el ímpetu, manifestadas a través de la música y la lírica. 3 Según Nietzsche la tragedia fusiona aquellas dos fuerzas vitales en una puesta en acto donde ambas triunfan. La sabiduría de lo dionisíaco, representado en el coro y la música, es manifestado a través de lo escénico y figurativo de lo apolíneo. 4 Ulrich von Wilamowitz-Möllendorf, profesor opositor a la escuela de Ritschl, filólogo mentor de Nietzsche.

Lucila Pautrat, 2008

. podría esta surgir de “una plenitud de la existencia?”. Nietzsche reconoce que se cargó a este libro todas estas preguntas difíciles. Atribuye 5 Nietzsche. pero aún una más: ¿Qué significa. la moral? 6 9 “A esos hombres serios sírvales para enseñarles que yo estoy convencido de que el arte es la tarea suprema y la actividad propiamente metafísica de la vida…”. 26. y en ese apareamiento acaban engendrando la obra de arte a la vez dionisíaca y apolínea de la tragedia ática”. arte apolíneo. Op. El Prólogo a Richard Wagner consta de 25 capítulos.. obra juvenil. Friedrich. 8 A la pregunta.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya desorientadoras: la del filólogo. la más envidiada. En su autocrítica califica el Nacimiento de la Tragedia como libro imposible. temeraria. y el arte con la de la vida…7. Op. la del wagneriano. “… ¿era necesariamente signo de decadencia?. p. Ídem. el utilitarismo práctico y teórico fueran los síntomas de la decadencia. 2002. la racionalidad. la del schopenhaueriano. Nietzsche introduce un Ensayo de autocrítica (1886) en el cual busca explicar el sentido de este “libro problemático”... … hasta que … por un milagroso acto metafísico de la voluntad helénica. se enlaza nuestro conocimiento de que en el mundo griego subsiste una antítesis enorme. ¿existe una predilección intelectual por las cosas problemáticas de la existencia?”. ¿Qué significa entre los griegos el mito trágico?. y por otro lado: aquello de que murió la tragedia. 2008 . la voluntad de lo trágico y fueron pesimistas? ¿Y si la logicización del mundo. al sueño y la embriaguez. Nietzsche se plantea: ¿cómo es posible que los griegos. Ídem. “…la especie más lograda de hombres habidos hasta ahora.era una visión nueva del mundo: el pensamiento trágico5”. Cit.8”. p. que osó por primera vez “ver la ciencia con la óptica del artista. 7 Ídem.. concebida por primera vez como discutible. En la tercera versión de El Nacimiento de la Tragedia. ¿Qué es lo dionisíaco? Nietzsche plantea la sospecha de que. […] tuvieron necesidad de la tragedia? ¿Más aún -del arte?6”. la más bella. F. un dolor. de cuyo apareamiento se engendra la tragedia10. 28. 2000. precisamente en medio de la riqueza de su juventud. Nietzsche asemeja los apolíneo y dionisíaco. En él presenta al arte como la actividad propiamente metafísica del hombre (en contraposición a la moral). para llegar a descubrir “el origen de la tragedia en el espíritu de la música”. resaltando la seriedad de lo estético para la existencia9. p: 19. para perpetuar en ellos la lucha de aquella antítesis. Nietzsche. 10 “Con sus divinidades artísticas. ¿el fenómeno de lo dionisíaco?.. entre el arte del escultor. Cit. p: 42. y el arte noescultórico de la música. Apolo y Dionisio. Acaso descubrir los signos del pesimismo (que cuestiona el valor de la existencia). de una fatiga fisiológica?. “Y si ocurriera que los griegos tuvieron. vista con la óptica de la vida. casi siempre en abierta discordia entre sí y excitándose mutuamente a dar a luz frutos nuevos y cada vez más vigorosos. Empieza describiendo las circunstancias del nacimiento de la obra (la Guerra Franco-Alemana de 1870) tiempo durante el cual le surge la gran pregunta sobre la presunta “jovialidad” de los griegos. se muestran apareados entre sí. Lucila Pautrat... en cuanto a origen y metas. el cada vez más fuerte anhelo de belleza de los helenos respondía a una carencia. el socratismo de la moral. que es el arte de Dionisio: esos dos instintos tan diferentes marchan uno al lado de otro. además. y como dicho socratismo podría ser signo de enfermedad”. p: 40. Nietzsche señala que lo que consiguió aprehender fue el problema de la ciencia. Para Nietzsche el desarrollo del arte está ligado a la duplicidad de lo apolíneo y lo dionisíaco.

un rasgo sentimental de la naturaleza. Ídem. y está en camino de echar a volar por los aires bailando…El ser humano ya no es un artista. una y otra vez. y consigo mismo. pero es en el ditirambo dionisíaco donde: “el hombre es estimulado hasta la intensificación máxima de todas sus capacidades simbólicas”. p: 44. el presupuesto de todo arte figurativo11. en la que se ha divinizado lo existente. se ha convertido en obra de arte: para suprema satisfacción deleitable de lo Uno primordial”. Prometeo. todo eso es a la vez el analogon simbólico de la capacidad… de las artes. La violencia estremecedora del sonido y la corriente unitaria de la melodía se mantuvieron apartados de la música apolínea. el hombre se reconcilia con la comunidad. para llegar a hacer de lo dionisíaco un fenómeno artístico de redención13. aquella maldición de la estirpe de los Átridas. mientra la esencia de lo dionisíaco se asemeja a la experiencia humana de la embriaguez. aquella Moira que reinaba despiadada sobre todos los conocimientos. la naturaleza produce unos efectos salvadores y auxiliadores. aquel buitre del gran amigo de los hombres. y la solemne belleza de Apolo son signos también del principio de individuación. Lucila Pautrat. de embriaguez rebosante de la fuerza de la vida. El develamiento de las raíces del Olimpo14 muestra una nueva concepción del mundo griego. mediante aquel mundo intermedio artístico de los olímpicos. a ese influjo violento pero placentero de las danzas.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya a esa realidad suprema del mundo onírico. En aquellas festividades griegas prorrumpe. por los griegos… encubierta y sustraída la mirada. Ídem. el baile y “la aproximación poderosa de la primavera”. triunfal. 2008 . es decir retorna a la unidad con la naturaleza12. En un estado dionisíaco. 13 “En la alegría más alta resuenan el grito del espanto o el lamento nostálgico por una pérdida insustituible. que compele a Orestes a asesinar a su Madre. En la búsqueda de las piedras que cimientan la cultura apolínea. contraria a la tradicionalmente aceptada de una armonía mayestática representada por la calma de los dioses Olímpicos. que son las que hacen posible y digna de vivirse la vida”. 14 Origen del arte y la civilización helénica apolínea. Para 11 “En el dormir y el soñar. 12 “Cantando y bailando manifiéstase el ser humano como miembro de una comunidad superior: ha desaprendido a andar y hablar.… fue superada constantemente. como si ésta hubiera de sollozar por su despedazamiento en individuos”. Aquella enorme desconfianza frente a los poderes titánicos de la naturaleza. por así decirlo. más allá de si es bueno o malo. en suma toda aquella filosofía del dios de los bosques. aquel destino horroroso del sabio Edipo. Para Nietzsche la serenidad. Nietzsche da cuenta también del momento de la reconciliación en la historia del culto griego. Nietzsche analiza a los Dioses Olímpicos como manifestación de una existencia exuberante. p: 46. ante lo cual Nietzsche objeta: “el griego conoció y sintió los horrores y espantos de la existencia: para poder vivir tuvo que colocar delante de ellos la resplandeciente criatura onírica de los olímpicos.

superhelenizando el arte y con ello desfigurando su verdadera esencia. por así decirlo. en que el hombre esté fuera de sí y se crea a sí mismo transformado y hechizado. en el éxtasis. y ahora gozamos también como pedazos… 19 ”. y formada de acuerdo con una teoría abstracta17”. Es aquí donde identifica la cuna del drama: “Pues su comienzo no consiste en que alguien se disfrace y quiera producir un engaño en otros: no. cuando en su intento de retorno a lo antiguo se volvió docta. aquellas han sido modificada tanto en su terminología como en su sentido estético. “perversidad de los sentimientos”. p: 207. rescatando la grandiosidad de la performance y la exaltación sobrehumana de la puesta en escena de la tragedia. Ibidem. filosofía que rebaja la moral al mundo de la apariencia. Op. Sócrates y la Tragedia y la Visión dionisíaca del mundo. 17 Ídem. Así. Lo grave para Nietzsche radica en que el hombre moderno ha sido amputado de la capacidad de gozar de estas experiencias estéticas en su totalidad18: “…Esta tesis demuestra… la mala habituación moderna. antes bien. sin embargo en el desarrollo cultural artístico medieval y moderno. por una necesidad hondísima. En el estado del “hallarse-fuera-de-sí”. p: 208. Cit. e incorporados de manera arbitraria. 18 Como efecto del dominio de lo apolíneo sobre lo dionisíaco 19 Nietzsche. tal como ocurrió con la ópera al ser “desprovista de la fuerza inconciente del instinto natural. el cual tiene que brotar de una noche profunda que emerge del inconciente. “la erudición y la sabihondez concientes” constituyen un estorbo al arte.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya poder vivir tuvieron los griegos que crear. El origen de la tragedia. sino que ingresamos en otro 15 16 Nietzsche. 2000. sobre la evolución de la música griega dirá que quedó obstaculizada en la Edad Media. F. estamos. Cit. Para Nietzsche. Lucila Pautrat. en el teatro de hoy podemos identificar las formas fundamentales de las artes dramáticas helénicas. Esta metafísica del artista delata un espíritu que se defiende contra una interpretación moral de la existencia. Según Nietzsche. F. estos dioses15”. Los Escritos preparatorios de “El Nacimiento de la Tragedia” constan de tres ensayos: El drama musical griego. 2008 . Nietzsche justifica la existencia en tanto fenómeno estético: “Viviéndola ellos mismos es como los dioses justifican la vida humana . rotos en pedazos por las artes absolutas. p: 55. Op. El Nacimiento de la Tragedia.¡única teodicea satisfactoria!16”. que hace que nosotros no podamos ya gozar como hombres enteros.… del sufrimiento de las antítesis en él acumuladas”. Nietzsche combate la creencia reduccionista de que el arte plástico griego tenía que ser incoloro. según el propio Nietzsche anuncia la existencia de un pesimismo más allá del bien y del mal. creación de un dios-artista que se “desembaraza de la necesidad implicada en la plenitud. o que la fusión de dos o más artes no podía producir una elevación estética superior. ya no es menester dar más que un solo paso: no retornamos a nosotros mismos.

p: 228. Para Nietzsche la traición 20 21 Ídem. Lucila Pautrat. y la influencia del socratismo. Además.. p: 233. con bastante frecuencia no alcanza en modo alguno su meta… En cambio. Con Eurípides los hombres cotidianos toman la palabra en el escenario del arte dramático. ¿qué?. p: 220. los cambios estéticos introducidos por Eurípides respondían a la falta de identificación. y en un futuro ideal. en comparación con la tragedia sofoclea.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya ser.23”. se jacta de haber “inoculado la sabiduría al pueblo”. Sin embargo. En ella pervivió la figura degenerada de la tragedia…22”. de tal modo que Eurípides se constituye en el “poeta del racionalismo socrático”. al prestarles el pensamiento y el concepto del arte: “…ahora todo el mundo filosofa. el género artístico posterior es conocido con el nombre de comedia ática nueva. 22 Ídem. la música toca directamente el corazón. con más inteligencia que nunca: continuamente investiga y reflexiona ¿por qué?. 23 Ídem. y administra la casa y el patio. 24 Ídem. dice. más aún. es el resultado de aquel enérgico proceso critico. sólo a partir de él lo hace sobre el sentimiento. de aquella temeraria racionalidad”. Eurípides representa a Sócrates.. de sentir el pathos de dioses y héroes que conllevan a la compasión por los personajes trágicos: “Eso que nosotros tenemos que sentir… en Eurípides como un defecto y un retroceso poéticos. p: 226. ¿para qué?. ¿cómo?. el campo y los animales. Para Nietzsche. los griegos al abandonar la tragedia por la comedia ática nueva han abandonado la creencia en su propia inmortalidad. es el primer dramaturgo que sigue una estética consciente. mas para ésta es mucho más difícil resolverla… La palabra actúa primero sobre el mundo conceptual. ¿dónde?. De Eurípides. “Esa agonía de la tragedia se llama Eurípides21. incapaz de conmoverse estéticamente. puesto que es el verdadero lenguaje universal que en todas partes se comprende20”. desplazando a dioses y héroes. (y en la constitución de la cultura occidental). 2008 . En este ensayo Nietzsche identifica la primera señal de cambio en el arte dramático griego. ubicándolo en el relego del coro dionisíaco (la música) por un mayor protagonismo de los actores (y del arte poético): “La música… su tarea era la de trocar la pasión del dios y del héroe en una fortísima compasión en los oyentes. e incoherencia entre los efectos que el poeta quería transmitir y las reacciones de un público cada vez más ajeno a la escena. Para Nietzsche. de tal modo que nos portamos como seres transformados mágicamente”. en un pasado ideal. la tragedia griega acabó de manera trágica y agonizante. ¿quién?. Sin duda esa misma tarea la tiene también la palabra. siendo precursor del arte moderno: “su carácter artístico casi no-griego puede resumirse… en el concepto del socratismo: todo tiene que ser consciente para ser bello24”.

se clava como una espina en nuestra alma. Lucila Pautrat. p: 238. surgida de la profunda fuente de la compasión es pesimista por esencia. Antes bien. transparente. p: 242. mientras que Platón expulsa a los poetas de La República. No era lícito que el héroe del drama sucumbiese. Ídem. surgió la comedia nueva con su triunfo constante de la astucia y del ardid”. 2008 . aquella claridad apolínea. Niega la sabiduría cabalmente allí donde está el reino más propio de ésta25”. “La tragedia. tampoco sufre lo que merece. “A partir de ese momento hubo partes de la tragedia en que la compasión cedía el paso a la luminosa alegría por el torneo chirriante de la dialéctica. Aún con todo ello. La dialéctica por el contrario. quienes aún inconscientemente intentaron resistir a la violencia de esta disolución fundamental en la esencia misma de lo humano. y se puede rastrear hasta la introducción del diálogo entre los personajes de la tragedia. se precipita a su desgracia ciego y con la cabeza tapada: y el desconsolado pero noble gesto con que se detiene ante ese mundo de espanto que acaba de conocer. Sobre dicha influencia Nietzsche señala: “En Sócrates se materializó uno de los aspectos de lo helénico. le alcanza luego. …El héroe que tiene que defender sus acciones con argumentos y contraargumentos corre peligro de perder nuestra compasión. la cual representa con máxima nitidez el carácter de la ciencia pura: él es el aniquilador del drama musical. el ser humano. que había concentrado en sí los rayos de todo el arte antiguo26”. en algún lugar. lo único que demuestra precisamente es que. como cree la estética moderna. por tanto. p: 239. y por tanto ahora se tenía que hacer de él también un héroe de la palabra”. virtud y felicidad: sus ejemplos de cálculo matemático tienen que no dejar resto: ella niega todo lo que no puede analizar de manera conceptual. él se ha equivocado en el cálculo. Pero la ciencia y el arte se excluyen: desde este punto de vista resulta significativo que sea Sócrates el primer gran heleno que fue feo. declara Nietzsche. en una relación necesaria de culpa y castigo. Para Nietzsche la influencia racionalista del socratismo fue decisiva para operar un cambio radical en la forma de concebir el mundo para los griegos. en la lucha con el destino. Él es el padre de la lógica. de igual manera que en él propiamente todo es simbólico. algo muy insensato. y que marcaría el resto de la historia y cultura occidental. Eurípides. Ídem. momento en el que surge la rivalidad expresada con palabras y argumentos. que asimismo debía nacer en Grecia. El héroe de la tragedia no se evidencia. p: 235. p: 240. Pero una desgracia provocada por una falta de cálculo es ya mas bien un motivo de comedia. la dialéctica27: “La tragedia pereció a causa de una dialéctica y una ética optimistas: …el drama musical pereció a causa de una falta de música28. sin mezcla de nada extraño: él aparece cual un rayo de luz puro. seducido por el socratismo. es optimista desde el fondo de su ser: cree en la causa y el efecto y. como precursor y heraldo de la ciencia. con ello el arte. 28 29 Ídem. sin opción a que alguien pudiera refutar sus argumentos dado su dominio de la dialéctica: “El socratismo desprecia el instinto y. 25 26 27 Ídem. pues la desgracia que a pesar de todo. Ídem. La existencia es en ella algo muy horrible. el socratismo es anterior a Sócrates. Cuando el placer por la dialéctica hubo disuelto la tragedia. 29”.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya de Sócrates radica en haber sido consciente de haber sembrado el destructor prejuicio contra los instintos (mediante la indagación y constatación de la predicción del oráculo de Delfos) para colocar en su lugar el racionalismo. lleva a cabo una reforma del arte.

el surgimiento de lo apolíneo y su discreta vanguardia sobre lo dionisíaco. p: 248. En los Olímpicos los griegos crean una religión que habla de la vida. resaltando el tránsito del natural imperio de lo dionisíaco. “no del deber. el hecho de que la voluntad hila en y por encima de todas las apariencias30”. él fue el que puso el yugo a los elementos más peligrosos de la naturaleza. para poder vivir los encubrió de belleza. El griego conoció los horrores y espantos de la existencia. la lucha entre verdad y belleza nunca fue mayor que cuando se dio la invasión del culto dionisíaco en el mundo heleno. Si bien se imponía la necesidad de poner límites al desenfreno sobrenatural y poderoso de lo dionisíaco (el poder de las pulsiones de la Vida orgánica). También los dioses están sometidos a la necesidad: es ésta una confesión hecha por la más rara de las sabidurías. inmóvil. más. por tanto. por así decirlo. y que sometió… Fue el pueblo apolíneo el que aherrojó al instinto prepotente con las cadenas de la belleza. tanto más libremente se desarrolló el dios hermano Dionisio: al mismo tiempo que el primero llegaba a la visión plena. ante el 30 31 32 Ídem. a lo que tuvo que someter con su enorme energía rítmica y plástica. la responsabilidad por el modo de ser de éste. para él aquello era algo oriental.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya En el ensayo La Visión Dionisíaca del Mundo. los sacerdotes délficos pronto comprendieron lo intenso y eficaz del ritual báquico para la regeneración de la vida. a sus bestias más salvajes31”. artificialmente protegido y estructurado bajo el ideal apolíneo de la mesura como fundamento de la virtud y de la belleza. p: 250. o de la ascética. Ídem. en la época de Fidias. o de la espiritualidad”. y buscaron la forma de sublimizarlo al punto de convertir la bacanal dionisíaca en una fiesta de rendición: “El canto y la mímica de las masas excitadas de ese modo. para finalmente alcanzar la reconciliación celebrada en el campo de batalla: “Cuanto más vigorosamente fue creciendo el espíritu artístico apolíneo. Según Nietzsche. Nietzsche desarrolla a detalle los atributos de los estados apolíneos y dionisíacos. Ver la propia existencia tal como ésta es ahora. fueron para el mundo greco-homérico algo completamente nuevo e inaudito.ésa fue la estrategia genial de la voluntad helénica para poder vivir en absoluto32”. y protegerse con ese espejo contra la Medusa. Lucila Pautrat. de la belleza. “Esa necesidad fue la que hizo que el genio artístico de este pueblo crease esos dioses… la gente se guardaba de imputar a los dioses la existencia del mundo y. el segundo interpretaba en la tragedia los enigmas y los horrores del mundo y expresaba en la música trágica el pensamiento más intimo de la naturaleza. 2008 . dice Nietzsche. en las que la naturaleza ha cobrado voz y movimiento. en un espejo transfigurador. p: 252. Ídem.

aprender a reír y prescindir del consuelo metafísico de los trasmundos. y hacer que la vida sea digna de vivirla. p: 258. del absurdo de la existencia. Lucila Pautrat. “el haber puesto esperanza donde no había nada que esperar” (el ser alemán y la música alemana. el instinto defensor de la vida se levantó para edificar una doctrina. Para Nietzsche. “en el cual la desmesura toda de la naturaleza se revelaba a la vez en placer y dolor y conocimiento. Nietzsche desarrolla. ya que la vida tiene que ser sentida como indigna y no válida en sí. esfera de la belleza y arma de la voluntad helénica para superar esa natural sensibilidad y sabiduría para el sufrimiento. 2008 . en una sublimación de la existencia hasta convertirla en obra de arte elevada a una esfera superior. Nietzsche se pregunta a que propósito de la voluntad responde esa apertura a los elementos dionisíacos. Todo lo que hasta ese momento era considerado como límite. En su Ensayo de autocrítica. el surgimiento del pensamiento trágico. comprensión de la sabiduría del dios de los bosques. Según Nietzsche para el cristianismo la vida tiene que carecer de valor permanentemente. cuya pretensión de absolutez moral y de veracidad de Dios. Nietzsche se lamenta de haber echado a perder su obra al intentar poner sus intenciones en clave schopenhauerianas y kantianas. La visión trágica del mundo que consiste en transformar la nausea del abismo. demostró ser aquí una apariencia artificial: la desmesura se desveló como verdad33”. un mas allá inventado para calumniar el más acá”. Contra esta moral.Seminario de Nietzsche Universidad Jesuita Antonio Ruiz de Montoya cual irrumpe el extático sonido del ditirambo dionisíaco. y nos propone el arte del consuelo intramundo. Nietzsche se autorreprocha ese espíritu romántico que asigna al hombre trágico la búsqueda de un bálsamo absoluto. interpreta como “hostil a la vida”. una valoración artística de la vida (anticristiana): la dionisíaca. la maldición de los afectos. el miedo a la belleza y a la sensualidad. en contra de su propia creación apolínea. su crítica al cristianismo como: “la más aberrante variación sobre el tema moral que la humanidad ha llegado a escuchar”. como una de las causas de la decadencia de la cultura occidental. “El odio al mundo. era necesaria una nueva y superior invención de la existencia. como determinación de la mesura. de la cual señala: “es romanticismo de los pies a la cabeza y la menos griega de todas las formas posibles de arte”). 33 Ídem.

.This document was created with Win2PDF available at http://www. This page will not be added after purchasing Win2PDF.com. The unregistered version of Win2PDF is for evaluation or non-commercial use only.win2pdf.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->