Está en la página 1de 1

Un viejo soldado volva a su casa, despus de una guerra, con los pies doloridos y la barriga vaca.

Slo pensaba en reposar y comer. Lleg a un pueblo, llam a la primera puerta que encontr: - Puedo entrar y descansar un rato?- pregunt el soldado. - Entra soldado, respondi una vieja. - Tienes algo para comer?, pregunt el soldado. La vieja, que era muy avara, no quiso darle nada. - Bueno, bueno; cuando no hay nada, no hay nada!, dijo el soldado. Y sealando un hacha que haba en la pared dijo: - Podramos hacer sopa de hacha. La mujer qued perpleja. Sopa de hacha? El soldado lav el hacha, la meti en la olla y la puso al fuego. Al cabo de un rato prob el caldo y dijo: - Pronto estar listo. Lstima que no tengas un poco de sal. - S que tengo, dijo la anciana,- Toma. El soldado volvi a probar el caldo y dijo en voz alta: - Un puado de cebollas le dara el toque justo. La vieja le trajo un puado de cebollas grandes y el soldado las agreg al caldo. De nuevo el soldado prob el caldo y coment: - Si tuviramos un pedazo de mantequilla y un trozo de carne, todava tendra mejor sabor! La vieja avara le iba trayendo todo sin protestar. Por fin el soldado anunci que la sopa estaba lista. Se dirigi hacia la vieja dicindole: - Prubala y dime si no est buensima! - Nunca habra imaginado que un hacha pudiese hacer un caldo tan bueno!- contest la vieja.