Está en la página 1de 2

PROPOSITO DE LA REUNION

La oracin (Hc 2:42,4:24).


Lectura de la escritura (Col 4:16). Particin del pan (1Co 10:16-17, Hc20:7). Ejercicio de los dones espirituales (1Co 14). Ni los apstoles ni los ancianos tiene parte en las reuniones (1Co 14.).

DESPROPOSITO DE LA PREDICACION APOSTOLICA

Se recibe pasivamente el mensaje. Muy poca responsabilidad individual. La vida espiritual queda coartada, los miembros perezosos y egosta. No hay obreros para continuar. La iglesia se paraliza. La funcin de servir, de dar se pierde; y nos quedamos como receptores. Se deja de lado el E.S, para posar nuestra mirada en los siervos. Los obreros deben lograr que todos los convertidos experimenten el poder del E.S.

EL MINISTERIO, LA OBRA Y LAS IGLESIAS

Dios establece una Iglesia. Levanta hombres dotados para el Ministerio. Algunos, salen a la obra. Estos establecen Iglesias en otros lugares. Con estas nuevas Iglesias se produce el mismo ciclo: La obra tiene fundacin de Iglesia y la Iglesia extiende la obra.

LOS HOMBRES DEL MINISTERIO:

Laboran en la Iglesia y en la Obra. En su propia Iglesia, edifican la Iglesia. En otros lugares asumen la carga de la obra.

CONFORMACION DEL MINISTERIO:

Profetas, maestros, pastores, evangelistas y apstoles. El ministerio espiritual: Ministrar a Cristo en el pueblo. Apstoles y ancianos con labores y propsitos diferentes, pero siempre juntos (Hec 15:2-4, 6:22-23). Iglesia, como cuerpo local. Ministerio, como cuerpo en funcin. Obra, como cuerpo creciendo. Los tres interdependientes, interactuantes, cuya cabeza es Cristo.