Está en la página 1de 1

Carta de Juan Rulfo a Clara Aparicio

Muchachita: No puedo dejar pasar un da sin pensar en ti. Ayer so que tomaba tu carita entre mis manos y te besaba. Fue un dulce y suave sueo. Ayer tambin me acord de que aqu habas nacido y bendije esta ciudad por eso, porque te haba visto nacer. No s lo que est pasando dentro de m; pero a cada momento siento que hay algo grande y noble por lo que se puede luchar y vivir. Ese algo grande, para m, lo eres t. Esto lo he sabido desde hace mucho, ms ahora que estoy lejos lo he ratificado y comprendido. Estuve leyendo hace rato a un tipo que se llama Walt Whitman y encontr una cosa que dice: El que camina un minuto sin amor, Camina amortajado hacia su propio funeral. Y esto me hizo recordar que yo siempre anduve paseando mi amor por todas partes, hasta que te encontr a ti y te lo di enteramente. Clara, mi madre muri hace 15 aos; desde entonces, el nico parecido que he encontrado con ella es Clara Aparicio, alguien a quien t conoces, por lo cual vuelvo a suplicarte le digas me perdone si la quiero como la quiero y lo difcil que es para m vivir sin ese cario que ella tiene guardado en su corazn. Mi madre se llamaba Mara Vizcano y estaba llena de bondad, tanta que su corazn no resinti aquella carga y revent. No, no es fcil querer mucho.