CULTURA Y VALORES

COORDINACIÓN DE FORMACIÓN PERSONAL

Cultura y Valores. Nociones fundamentales
“Las culturas, estando en estrecha relación con los hombres y con su historia, comparten el dinamismo propio del tiempo humano. Se aprecian en consecuencia transformaciones y progresos debidos a los encuentros entre los hombres y a los intercambios recíprocos de sus modelos de vida. Las culturas se alimentan de la comunicación de valores, y su vitalidad y subsistencia proceden de su capacidad de permanecer abiertas a la acogida de lo nuevo. ¿Cuál es la explicación de este dinamismo? Cada hombre está inmerso en una cultura, de ella depende y sobre ella influye. Él es al mismo tiempo hijo y padre de la cultura a la que pertenece. En cada expresión de su vida, lleva consigo algo que lo diferencia del resto de la creación: su constante apertura al misterio y su inagotable deseo de conocer. En consecuencia, toda cultura lleva impresa y deja entrever la tensión hacia una plenitud. Se puede decir, pues, que la cultura tiene en sí misma la posibilidad de acoger la revelación divina” (Juan Pablo II, Encíclica Fides et Ratio, n. 71). Qué es cultura ¿Por qué las diversas corrientes de pensamiento coinciden en que la cultura es toda manifestación humana, que estas manifestaciones tienen un sentido para el hombre, que expresa su interioridad y que por lo mismo contribuye al desarrollo del hombre? La respuesta se puede encontrar en las reflexiones que hacen en torno a la cultura Hervé Pasqua en su libro “Opinión y verdad” y Ricardo Yepes y Javier Aranguren en Fundamentos de antropología. Pasqua señala que la cultura debe contribuir al desarrollo del hombre y servir al perfeccionamiento de la naturaleza humana1. Ricardo Yepes y Javier Aranguren agregan a esto que la cultura es manifestación de la interioridad del hombre, de su inteligencia y creatividad, pues a lo material le agrega algo que no estaba antes y que esa nueva expresión lleva consigo un significado, un sentido, es decir que la cultura no está constituida por expresiones aisladas y casuales. Añade que la expresión cultural no está separada de la naturaleza, sino que la cultura es una continuación de la naturaleza, porque a elementos de la naturaleza los transforma y le da una nueva existencia, por lo que concluye “Si el hombre resulta que es capaz de enriquecer lo que estaba dado biológicamente, es señal de que es capaz de superar la mera biología, lo natural: el carácter creador del ser humano en la cultura es una razón muy importante para señalar que el hombre no se circunscribe al tiempo de lo biológico, que lo trasciende”2. Como podemos ver los autores además de encontrar en la cultura una herramienta para el desarrollo material y humano de las personas, la ven como una expresión que permite comprobar el carácter trascendente del ser humano. Hervé Pasqua no desconoce que la cultura puede convertirse en una herramienta de poder y hasta ponerse en contra del propio hombre, esto ocurre cuando a través de la técnica el hombre se siente tan seguro y autosuficiente que pretende alcanzar el poder absoluto. Agrega “El saber se convierte en instrumento de poder. En lugar de afirmarse como conocimiento de la verdad, se impone como técnica de esclavitud”3. Es importante aclarar que Pasqua no señala que la cultura necesariamente dirija a las sociedades a este fin, pero señala el grave riesgo de caer en ello, especialmente en la sociedad de hoy: la sociedad del conocimiento. Sin duda los autores citados dejan en claro las virtudes y la importancia que tiene para la sociedad y las personas las manifestaciones culturales y la cultura entendida como un todo que incluye a estas con un sentido creador e integrador, lo que explica el porqué corrientes tan diversas concuerdan en que la cultura es un conjunto de manifestaciones que tienen un sentido para el hombre por su carácter integrador y que por lo mismo contribuye al crecimiento y desarrollo de las personas y de la sociedad. Por tanto, entenderemos por "cultura" todos aquellos "medios con los que el hombre afina y desarrolla sus innumerables cualidades espirituales y corporales; procura someter el mismo orbe terrestre con su conocimiento y trabajo; hace más humana la vida social, tanto en la familia como en la sociedad civil,
1 2

Pascua, H., Opinión y verdad. RIALP, Madrid, 1991. Yepes, R. y Aranguren, J., Fundamentos de antropología, EUNSA, España, 1999. Pág. 244 -245. 3 Pascua, H., op.cit. Pág. 32 1

como son la dignidad de la persona humana. En una palabra. de que se desordene cada vez más. 387). (Juan Pablo II. expresa. Exhortación Apostólica Christi Fideles Laici nº 44). Con palabras de Juan Pablo II al pueblo chileno el 3 de abril de 1987: “La cultura de un pueblo -en palabras del documento de Puebla de los Ángeles. 53a)" (Puebla. pues. 53c) que caracteriza a un pueblo y que comprende la totalidad de su vida: "el conjunto de valores que lo animan y de desvalores que lo debilitan. libertad y creatividad. la cultura es. Su relación con los valores En cada cultura los valores tienen un reconocimiento. 53b) de modo que puedan llegar a un 'nivel verdadera y plenamente humano' (Ibíd. 67]. El criterio universal para una escala objetiva de los bienes y. de los valores.CULTURA Y VALORES COORDINACIÓN DE FORMACIÓN PERSONAL mediante el progreso de las costumbres e instituciones.Bueno: lo que de una u otra manera puede perfeccionar y hacer mejor al hombre y. las costumbres. La cultura es. Hay. a lo largo del tiempo. Una cultura con una jerarquía de valores verdaderamente buena es aquella que tiene por más importante lo que verdaderamente es más importante. para que sirvan al progreso de muchos.Mala elección: la del que elige un bien inferior y deja de lado otro superior. Y aunque haya muchas escalas de valores distintas. A ello apunta el siguiente texto: 2 . e incluso de todo el género humano" [Concilio Vaticano II. Hay valores comunes en todos los pueblos que se fundan en bienes objetivos. sin embargo tenemos experiencia de que las ideas centrales que fundamentan una cultura no son siempre ideas ‘verdaderas’. es decir. "el estilo de vida común (Gaudium et spes. En función de este criterio podemos establecer estas distinciones: . específicamente en la búsqueda y o plasmación en la vida de personajes especialmente representativos de cada cultura.. 386). son ideales más verdaderos: porque son acordes con la realidad. la vida de un pueblo”. Una cultura con verdaderos valores es aquella que da prioridad a los valores que en la jerarquía ocupan los puestos más importantes y dirigentes y. las formas a través de las cuales aquellos valores o desvalores se expresan y configuran. comunica y conserva en sus obras grandes experiencias espirituales y aspiraciones. por tanto. la cultura debe considerarse como el bien común de cada pueblo. . el testimonio de su camino histórico. finalmente. En este sentido. también puede darse el caso. pues. un orden y una jerarquía propia que es lo que las distingue entre sí. las instituciones y estructuras de convivencia social" (Puebla. entre sí mismos y con Dios (GS.Buena elección: la del que elige un bien en sí mismo o un bien superior frente a otro superior. Nuestro objetivo es presentar cómo hay valores universales y comunes a distintos lugares y culturas. Constitución pastoral sobre la Iglesia en el mundo actual Gaudium et spes. cierta relatividad. ni los valores culturales son siempre moralmente buenos. por tanto. o. Por esa razón puede darse un proceso en la ordenación que cada persona o cada cultura haga de los valores de tal manera que se adecue cada vez más a la jerarquía real.es "el modo particular como los hombres cultivan su relación con la naturaleza. Unas culturas dan prioridad a unos valores frente a otros. es la perfección de cada persona como tal y en orden a su fin último. y la existencia de una fraternidad universal.. hay que reconocer que no todas serán igualmente verdaderas o conformes a la realidad más profunda del ser humano -que es quien fija la dirección de su perfección. la lengua. . la expresión de su dignidad. A pesar de la función que cumplen los valores de guías o ideales directrices de personas y de culturas. por eso. por tanto a la sociedad.

en algunas normas morales fundamentales que son comúnmente aceptadas. en los principios de no contradicción. de causalidad. por ejemplo. Piénsese. existe un conjunto de conocimientos en los cuales es posible reconocer una especie de patrimonio espiritual de la humanidad”. Fe y razón. además. prescindiendo de las corrientes de pensamiento. un núcleo de conocimientos filosóficos cuya presencia es constante en la historia del pensamiento.CULTURA Y VALORES COORDINACIÓN DE FORMACIÓN PERSONAL “En este sentido es posible reconocer. (Juan Pablo II. a pesar del cambio de los tiempos y de los progresos del saber. la verdad y el bien. nº 4) 3 . piénsese. Estos y otros temas indican que. como también en la concepción de la persona como sujeto libre e inteligente y en su capacidad de conocer a Dios. de finalidad.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful