Está en la página 1de 10
DOMINGO DE RAMOS Estamos aqui, en ambiente de fiesta y de alegria, para empezar la Semana Santa. Estamos aqui porque creemosen Jestis. Elnos ha ensefiadoavivir, éInos ha ensefiado a amar, él nos ha mostrado a Dios, nuestro Padre. Y ahora, al término de su camino, entra en Jerusalén. Alli, por amor, moriré en una eruz. Y por eso nosotros, agradecidos por ese amor y convencidos de que su muerte es fuente de vida para siempre, lo aclamamos gozosos como hicie- ron aquellos nifios que salieron a recibirle en Jeru- -salén con sus ramos y palmas. Con muchas ganas de vivir como él, con mucha fe en él. BENDICION DE LOS RAMOS Dios todopoderoso y eterno, santtica con tu bend- cién estos ramos, y, @ cuantos vamos a acompafiar a Cristo aclaméndolo con cantos, concédenos entrar en la Jerusalén del cielo, por medio de él, El, que vive y reina por los siglos de los siglos. TY OS OM x SU ESTILO 2 Lectura del santo evangelio segtin san Marcos 11,1-10. Se acercaban a Jerusalén, por Betfagé y Beta- nia, junto al monte de los Olivos, y Jesds mandé a dos de sus discipulos, diciéndoles: s “Id a la aldea de enfrente y, en cuanto entréis, encontraréis un bortico atado, que nadie ha mon- tado todavis, Desatadlo y traedlo. Y, si alguien os pregunta por qué lo haoéis, contestadle: «EI Sefior lo necesita, y 1o devolverd pronto». Fueron y encontraron el borrico en ta calle ata- do a una puerta; y lo soltaron. Algunos de los pre- ‘sentes les preguntaron: =iPor qué tenéis que desatar el borrico? Elios le contestaron como habia dicho Jesis; y se lo permitieron. i Llevaron el borrico, le echaron encima los man- tos, y Jess se monté. Muchos alfombraron el ca- tino con sus mantos, otros con ramas cortadas en el campo. Los que iban delante y detrés, grita- ban: =iVival jBendito el que viene en nombre del Se- fior! Bendito el reino que llega, el de nuestro pa- dre David. iViva el Altisimo! ORACION Dios todopoderoso y eterno, tu quisiste que nuestro Salvador se hiciese hombre y muriese en la cruz, para mostrar al género humano el ejemplo ‘de una vida sumisa a tu voluntad; concédenos que las ensefianzas de su pasién nos sirvan.de testimonio, y que un dia participemos en su gloriosa resurreccién. Por nuestro Sefior Jesucristo. la Semana Santa. es la semana mas importante del afto. Primera lectura. En medio del sufrimiento, el siervo de Dios descubre el sentido redentor de su pasién. ISAIAS 50,4-7 [Mi Sefor me tia dado una lengua de Iniciado, para saber decir al abatido tuna palabra de alieto. Cada maiiana me espabila el ofdo, para que escuche como los iniciados. I Serior Dios me ha aberto el ofdo; Yy Yo no me he rebelado ni me he echado atrés. Otreci la espalda a los que me golpeaban, la mefila a fos que mesaban mi bara. No oculté el rostro a Insultos y salivazos. [Mi Sefor me ayudaba, por es0 no quedaba confundido; or eso offeci el rostro como pedemal, 1¥ 66 que no auedaré avergonzado. Salmo responsorial Dios mio, Dios mio, cpor qué me has abandénado? Segunda lectura, En la pasin de Jestis queda patente alos hombres la pasién del amor que Dios nos tiene. FILIPENSES 2, 6-11 Hermanos: Cristo, a pesar de su condicién divin no hizo alarde de su categoria de Dios; al contrario, 7 despojé de su rango, y tomé la condicién de esclavo, pasando por uno de tantos.¥ as, actuando como un ‘hombre cualquiera, se rebajé hasta someterse incluso. ala muerte, y una muerte de cruz. Por eso Dios lo le. vants sobre todo, y le concedi el «Nombre-sobre-odo. ‘nombres; de modo que al nombire de Jestis toda rod. ee en: ig Casto) en la Tierra, en el Abismo-, y fa lengua proclame: «jJesucristo es Sefiori, sloriade Dios Padre. ley Evangelio. La pasién de Cristo no es una pasién instil. El que muere en Ja cruz, ajusticiado por la justicia hu- mana, serd exaltado por la justicia de Dios a la gloria de Iaresurrecci6n. MARCOS 14,1-15,47 ‘Apenas se hizo de dla, los sumos sacerdotes ccon los ancianos, los letrados y el sanedrin en. pleno, prepararon la sentencia; y, atando a Jests, lo Wevaron y lo entregaron a Pilato. Pilato le pregunté: S. ~zEres ti el rey de los judios? C. El respondié: + Tilo dices, C. V los sumos sacerdotes lo acusaban de mu- cchas cosas. Pilato le pregunts de nuevo: 8. ~2No contestas nada? Mira de cudntas co- sas te acusan, C, Jestis no contesté més; de modo que Pi estaba muy extrafiado. _ Por la fiesta solia soltarse un preso, el que le pidieran, Estaba en la cércel un tal Barrabds, con tos revotosas que habian comet un homiidio en la revuolta, La gente subié y empezé a pedir indulto de costumbre, Lenip ohne Pilato les contesté: S. -2Queréis que os suelte al rey de los ju- dios? C. Pues sabia que los sumos sacerdotes se lo habian entregado por envidia, Pero los sumos sacerdotes soliviantaron a la gente para que pidieran la libertad de Barrabé: Pilato tomé de nuevo la palabra y les pregunt6: 8. -gQué hago con el que llamdis rey de los ju- dios? . Ellos gritaron de nuevo: S. -Crucificalo. . Pilato les dijo: S. Pues, 2qué mal ha hecho? C. Ellos gritaron mas fuert S. -Crucificalo. . ¥ Pilato, queriendo dar gusto a Ia gente, les solté a Barrabés; y a Jestis, después de azotarlo, lo entregé para que lo crucificaran. Los soldados se lo llevaron al interior del pale- cio ~al pretorio- y reunieron a toda la compaifia. Lo vistieron de purpura, le pusieron una corona de espinas, que habian trenzado, y comenzaron a ha- cerle el saludo: S$. ~(Salve, rey de los judios! C. Le golpearon la cabeza con una catia, le es- ‘cupleron; y, doblando las rodillas, se postraban ante él, Terminada la burla, le quitaron ta pérpura y le pusieron su ropa. ¥ lo Sacaron para crucficar- lo. ¥.a uno que pasaba, de vuelta del campo, a Si- én de Cirene, el padre de Alejandro y de Rutfo, lo forzaron a llevar la cruz. Y llevaron a Jestis al Gélgota (que quiere decir lugar de «La Colavera»), y le ofrecieron vino con ‘mitra; pero 61 no lo acept6. Lo erucificaron y se ‘epartieron sus ropas, echéndolas a suerte, para ver lo que se llevaba cada uno. Era media mafiana cuando lo crucificaron, En el letrero de la acusacién estaba escrito: El rey de los judios. Crucificaron con él a dos bandidos, uno a su derecha y otro a su izquierda. Asi se cumplié la Escritura que dice: «Lo consideraron ‘como un maihechor.» Los que pasaban lo Injurlaban, meneando la cabeza y diciendo: S, ~jAndal, ti que destrufas el templo y lo re- cconstruias en tres dias, salvate a ti mismo bajan- do de la cruz. , Los sumos sacerdotes se burlaban también. de él diciendo: S.A otros ha salvado y a si mismo no se pue- de salvar. Que el Mesias, ol rey de Israel, baje aho- ra de la cruz, para que lo veamos y creamos. €. También los que estaban crucificados con él lo insultaban, A llegar el mediodfa toda la regién quedé en {inieblas hasta la media tarde. Y a la media tarde, Jess clamé con voz potente: +-Eloi, Elof, lamé sabaktant, C. (Que significa: +-Dios mio, Dios mfo, gpor qué me has aban- donado?) . Algunos de fos presentes, al oil, decian: 8, -Hira, esté llamando a Elias, . Y uno eché a correr y, empapando una es- ponja en vinagre, la sujet6 @ una cafa, y le daba de beber diciendo: S. Dejad, a ver si viene Elias a bajerto. C. Y destis, dando un fuerte grito, expiré. Todos se arrodilan y se hace una peusa, El velo del templo se rasgé en dos, de arriba abajo. El centurién, que estaba enfrente, al ver 6mo habia expitado, ci ~Realmente este hombre era Hijo de Dios. COMIENZA LA SEMANA SANTA Manifiestas tu amor en el don de la vida, agotas tu entrega en el don de tu muerte. Nadie tiene mayor amor leer, releer, orar y difundir QUE SIGNIFICA CELEBRAR LA. SEMANA SANTA? Ser cristiano es seguir el camino de Jestis. El camino del hombre Jesis de Nazaret, Hijo de Dios, Mesias del Reino de amor y de justicia, de paz y libertad. El momento —Ia hora— cumbre del camino de Jestis fue su pasion y muerte como paso hacia la Resurreccién, Siguiendo su anuncio de amor —su Evangelio de amor—, no se negé a aceptar el sufrimiento y la muerte. Pero Dios Padre le resucité y le constituys Seior de Vida. Por eso la fe cristina es FE PASCUAL, es decir, fe en que Jestis vive y nos comunica vida. Vida para ahora y ara siempre. Esto es lo que recordamos y celebramos estos dias. Los dias cumbre del camino de Jesiis que son también para nosotros dias cumbre de nuestra celebracién de fe pascual. Siguiendo paso a paso, diaa dia, lo que Jesis hizo, nos abrimos a su graciay nos comprometemos a seguirle, Seguirle en su lucha por amor} para compartir su vida. Cada vez més. Las celebraciones de estos dias nos invitan @ vivir en sintonia —en comunién— con Jesucristo, nuestro Hermano y Seftor. Todo Jo que podamos hacer por participar en estas celebraciones, por hallar momentos de oracién, de contemplacién, de revision de nuestro camino de seguimiento de Jesiis, seré ef mejor modo de celebrar la Semana Santa, Ja Pascua, Y este esfuerzo de vivir en comunién con Jesiis en estos dias, nos ayudaré a vivir también en comunién de amor —de servicio, de ayuda— con todos nuestros hermanos. Muy especialmente con aquellos que viven més cerca de nosotros —que comparten nuestra vida— y con aquellos mds necesitados, mis pobres y abandonados, aquellos que mas comparten la pasién de Jesiis, sy Ui EL JUEVES SANTO, alli en el cenaculo, Jesis celebré la titima cena con sus discipulos. iCuénta intensided de amor se viviria en aquel Ultimo encuentro! Jesus significé su entrega lavandoles los pies, y les dejé el signo de su presencia amorosa para siempre: el pan y el vino de la Eucaristia. Es lo que hoy nosotros recordamos y repetimos. ORACION,:Sefior Dios nuestro, nos has convocado hoy (esta tarde) para celebrar aquella misma memorable Cena en que tu Hijo, antes de entregarse a la muerte, confié a la Iglesia el banquete de su amor, el sacrificlo nuevo de la allanza eterna; te pedimos que la celebracin de estos santos misterios nos Ileve a alcanzar plenitud de amor y de vida. Por nuestro Sefior Jesucristo. Primera lectura. Con una comida ritual celebra Is rael la pascua, el paso que les abrié el Sefior hacia Ja liberacién. EXODO 12,1-8.11-14 En aquellos dias, djo el Sefior a Moisés y a Aarén en tierra de Egipto:-Este mes sera para vosotros el principal de los meses; sera para vosotros el primer mes del aio. Dia toda la asamblea de tsreel: el diez de este mes cada uno procurara un animal para su familia, uno por casa, SI la familia es demasiado pequefia para comérselo, que se junte con el vecino de casa, hasta completar el numero de personas; y cada uno comerd su parte hasta terminarlo. ‘Sera un animal sin defecto, macho, de un afio, corde- 10.0 cabsrito. Lo guardaréis hasta el dia catorce del mes y toda la asamblea de Israel lo matara al atardecer. Tomaréis la ‘sangre y rociaréis las dos jambas y el dintel de la casa donde lo hayais comico. _.__Esanoche comersis fa came, asada a fuego, y come- réis panes sin fermentar y verduras amargas. ' lo comeréis asi: la ‘cintura ceiide, las sandalias en los pies, un bastén en la mano; y os lo comeréis a toda pris, porque es ia Pascua, el Paso del Sefor, ‘o pasaré esta noche por la tierra de Egipto y heriré a todos los primogénitos de! pais de Egipto, desde los hombres hasta los ganados, y me tomar Justicia de todos los dioses de Eaipto. Yo, el Seftor, ‘La sangre sera vuestra sefal en las casas donde ha- bai. Cuando yo veo la sangre, pasaré de largo ante vosotros, y no habra entre vosotros plaga exterminado- ra, cuando yo hiera al pais de Egipto. ste ser un dla memorable para vosatos y lo cele braréis como fiesta en honor def Serior, de generacién ‘en generacion. Decretaréis que sea fiesta para siempre. SALHO RESPOISORIAL ‘ El eéiliz que bendecimos es la connunién de la sangre de Cristo, ‘Segunda lectura. Con una comida, con la eucaristia, celebramos los cristianos Ia pascua. Pablo nos recuerda esta tradicién que arranca del mismo Jesus. 4 CORINTIOS 11,23-26 Hermanos: Yo he recibido una tradicton, que procede dal Sefior y que a mi vez os he transmitido: Que el Seftor Jesus, en la noche en que iban 2 entregatlo, tor pan y, pronunciando la accion de gracias, lo partid y dij Jueves Santo «Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros. Haced esto en memoria mia.» p Lo misma hizo con el céllz, después de cenar, diciendo: Este céliz es la nueva alianza sellada con mi sangre; haced esto, cada vez que lo bebais, en memoria mia.» Por eso, cada vez que coméis de este pan y bebéls de este céllz, proclamais la muerte del Seftor, hasta que ‘wuelva Evangelio. Antes de colmar su amor a los hombres en Ja cruz, Jestis nos da su tiltima voluntad; que nos ‘amemos. JUAN 13,4-18 ‘Antos de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesiis que habia llegadio la hora de pasar de este mundo al Padre, hablendo amado a los suyos que estaban en ol mundo, los amo hasta el extremo. < Estaban cenando (ya el diablo le habia metido en ta cabeza a Judes Iscariate, el de Simén, que lo entregara) y desis, sabiendo que el Padre habia puesto todo en sus manos, {que venia de Dios y a Dios volvia, se levanta de la cena, 5¢ {uta el manto y, tomando una toalla, se lacie; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los scipulos, secandaselos con la toalla que se habia cefido. Llegé a Simén Pedro y éste le di = ho, dlavarne los pies tii a mi? sts le relic “Lo que is hago, tu no lo entiendes ahora, pero lo Gomptenderés mas tarde, Pedro le dijo: i -No me lavaras los pies Jamas. Jests le contesté: ‘Sino te lavo, no tienes nada que ver conmigo. Padiro te dijo: Shor mo 8610 [os pies, sino también las manos y la desis ie dijo: Uno que Te na bahado no necesita lavarse mas que los jes, porgue todo est mio, Tambien Vosoos ests limpios, aunque no todos (Porque sabia quién jo iba 2 ‘entregar, por eso dijo: «No todos estas limpios»). ‘Cuando ‘acabo de lavarles los ples, tomo el manto, se lo uso otra vez y les dijo: PyComprendais[o que he hecho con vosotros? Vosotros me llamais «El Maostro» y «El Sefiory, y decis bien, rque lo Soy. Pues si yo, el Maestro y el Sefior, os he Erato fos pes, tambien vosotros debsis lavaros los pies tunos a otros: ds he dado ejemplo para que lo que yo he hecho con vosotros, vosotros tambien lo hagais. la llegado la Hora de la Pascua, la Hora Me Scio def amor y de la entrega. ‘Amor que se significa en el sacramento del pan y de la copa, en ef lavatorio de los pies @ sus discipulos. Su amor no queda en las palabras, ni siquiera en Jos signos, su amor pasa a la entrega de la vida, al amor sin limites.