Está en la página 1de 3

MARÍA TERESA ROBAINA GONZÁLEZ 

Dimensión social y política del 
sistema de enseñanza 
Sociología de la Educación 
Segunda práctica, Marzo 2009. 

   

4º GRADO SUPERIOR, PED. DEL CANTO 
 

DIMENSIÓN SOCIAL Y POLÍTICA DEL SISTEMA DE


ENSEÑANZA

Es hasta cierto punto normal, que la enseñanza en las escuelas no


sea neutral, puesto que, como punto inicial, las leyes educativas están
directamente ligadas a las modificaciones o reformas que plantee el partido
político que esté en el poder en ese momento.

Por otra parte, los profesores tampoco pueden ser neutrales


porque son personas humanas y como tal, tienen inclinación por unas u
otras ideas, sean las que sean.

Lo que sí es apto de intentarse, es lograr una cierta objetividad


por parte del profesor para poder educar a los alumnos y alumnas en unos
valores comunes para todos, como la igualdad entre los sexos, la
interculturalidad que implica aceptación de razas, religiones, etc., así como
la educación desde el respeto tanto al profesor como a los propios
compañeros de clase a la hora de expresar sus opiniones.

Desde mi punto de vista, creo que la labor docente de un


profesor es bastante difícil en este aspecto, puesto que a la hora de educar
en esos valores, así el profesor tenga una forma diferente de pensar, ha de
tener en cuenta que su “ideología” sí cuenta en la educación de estos
alumnos y alumnas y que, por tanto, no puede mostrar una inclinación
clara por una idea o por otra, sino siempre ejercer de “agente aclarador de
dudas” o “guía espiritual”. Me explico: un profesor puede ser sexista, pero
debe educar en la igualdad; un profesor puede ser racista, pero debe educar
en la tolerancia, etc.

Está claro que todos los conceptos y habilidades que ha de


adquirir el alumnado, vienen dados por el B.O.E. y en el caso de nuestra
Comunidad Autónoma, también por el B.O.C., pero no hay un “protocolo”
establecido acerca de cómo explicar dichos conceptos, por lo que el
profesor puede valerse de cualquier material que considere oportuno.
Como cada profesor es, hasta cierto punto, independiente, es obvio que en
dos centros educativos distintos, dos alumnos recibirán de forma diferente
los contenidos de una misma materia, aún utilizando el mismo libro de
texto como guía de dichos contenidos.

Por tanto, y como conclusión, siempre desde mi punto de vista,


pues habrá quien opine diferente, es absurdo pensar que la educación es
neutral, ya que hay una serie de factores tanto sociales como humanos que
lo impiden.