Está en la página 1de 4
CAPITULO I LA LOGICA COMO CIENCIA (1) 1. LA LOGICA ESPONTANEA (La razén humana procede de acuerdo con un cierto orden en todos sus actos. Al dirigir la ejecucién de un trabajo, un juego, un deporte, o cualquier otra actividad humana, la inteligencia impone tuna ordenacién de unos actos con otros. El hombre no actiia, como los animales, por el simple impulso’ de sus instintos. Y para conocer la verdad, acto que mdximamente compete ala inteligencia, el hombre ha de seguir también un orden, al que Mamamos orden légico, orden racional, o \égica esponténea. % La ibgica e es el orden que la razén humana si ‘naturalmente en sus procesos de conocer Tas cosas|Ante Ta ve ‘caben varias actitudes: para ensetlarla, es preciso seguir un orden edagogico (por ejemplo, partir de lo que sabe el alumno); para Convencer a otros, existe un orden retérico o persuasivo, en el que se ha de captar la atencién, los sentimientos y el gusto de quienes ‘os escuchan; para conocerla, se ha de seguir el orden légico (de Jogos, en griego: razén). Orden que primariamente brota de nuestra misma naturaleza: se trata de un modo de discurrir adecuado huestra inteligencia"y a Ta realidad de Tas costs, que-se adquies®, Sspontdneamente, pore so natural de musstartasdn, Bs le nee natural humana, que si no se sigue, da lugar a un pensamiento copfuso, ambiguo, o falso. ‘El orden ldgico espontdneo es comiin a todos los hombres. El uso de Ia inteligencia es muy variado, segun Tas diferentes Ciencias, 7 LOGICA caracteristicas individuales, culturales, etc. En la légica esponté- ‘nea, ciertamente, se mezclan muchos elementos culturales, que son resultado de nuestra civilizacién y de la educacién recibida; el, hombre primitivo tiene menos desarrollados los recursos ldgicos,} Aun asi, todo hombre naturalmente conoce, tiene ideas, y razona de alguna manera: existe un modo de pensar comin —base de la comunicabilidad humana- que se desprende de nuestra naturaleza, ue sin duda puede culti 0, mas Conviene tenerlo presente desde el” principio: los procesos de ensamiento se ordenan a la verdad, a conocer las cosas como son. Por la debilidad de su inteligencia, puede el hombre apartarse de este orden, alejarse de la realidad y caer en el error. Pero con la reflexi6n, el que se ha equivocado podré examinar sus actos y rectificar, volviendo a la verdad. J 2. ELARTE DELA LOGICA A partir del modo espontineo de discurrir, el hombre es ‘capaz de adiestrarse para razonar con habilidad y maestria, y puede también tomar sus procesos cognoscitivos como objeto de estudio. En el primer caso tenemos la légica como arte, y en el segundo como giencia'. La ldgica es una y otra cosa a la vez; como arte tiene un fin prictico, que es el de servir de instrumento para conocer rectamente, para lo, cual se constituye como saber ‘hormativo; como ciencia tiene un fin especulativo, pues intenta describir y Se la manera de Sea del at Arte, para antiguos, es sinénimo lo que hoy entendetnos por habilidad personal para, realizar ‘un "Goode actividades, como pueden ser el hablar un idioma, conducir un automévil, o ejecutar cualquier oficio. En este sentido, Santo Toms define a la ldgica como el arte 1 el que se dirigen los actos de la razén, para proceder ‘coriocimiento de 7 nte, ‘Sin error tor TnT Anal Post, prooemium). Asi entendida, es una habil que puede y debe mejorarse con el ejercicio, para que aprendamos a discurrir con soltura, a distinguir, concretar, sacar consecuen- |. (lt, HID Ganpen, Iniciacion a la flosofla de Santo Tomds de Aquino, Introduccion y logica, Ed, Tradicion, México 1973, pp. 59-60. 18 INTRODUCCION cias, ete, Todos necesitamos de la légica, en Ia medida en que hemos de utilizar la inteligencia en cualquier faceta de la vida. Necesidad que es mayor para las ciencias, pues éstas emplean ‘operaciones racionales con més amplitud y rigor. Como arte, la _ldgica es instrumento de las ciencias. Los cscofestcos Ta Tamaban a arllum ane dees anes pus interviene en cualquier otra ciencia o tarea prictica del hombre. Pero como todo instrumento, debe usarse en funcién del fin, sin rigideces 0 abusos que obstaculizan el curso esponténeo del pensar. Para razonar bien no siempre es preciso formular explicitamente todos los pasos logicas que se estin dando. La ldgica artistica puede desarrollarse también como una técnica: Arte ‘es una cualidad personal, subjetiva; pero toda ~‘habilidad supone un conjunto de procedimientos objetivos, a los que lamamos técnica. Estos procedimientos muchas veces van mis allé del alcance ordinario de cualquier persona, utilizan Fecursos ingeniosos, instrumentos aptos que son fruto de la inventiva humana (por ejemplo, los métodos mnemotécnicos para recordar). La Idgica puede apelar también a ciertas técnicas objetivas -como hace la actual Idgica simbélica— no para sustituir el pensamiento espontineo, sino para potenciarlo y permitirle realizar procesos racionales particularmente arduos. 3. LA CIENCIA LOGICA “Dejamos de lado el aspecto prictico de la logica, para centrar nuestra atenci6n en la I6gica como ciencia. Y como una ciencia se specifica por su objeto propio, hemos de determinar el objeto de la légica cientifica. En una primera aproximacién, digamos que la légica se! ocupa del complejo mundo de nuestras ideas, juicios, razonamien- tos, procesos de distinguir, abstraer, concretar, relacionar, etc., en | la medida en que con esas operaciones conocemos las cosas o 10s | ‘acercamos a su conocimiento. Mas precisamente, ef objeto de ‘a_son los actos del ensamiento en cuanto ésfe se ofdena a conocer idad. j0cer Tas cosas extern: ‘entran de algtin modo en nuestra mente y adquieren en ella un nuevo siafus. A su vez, nuestros actos umiento_al_conocer_las cosas externas tienen ciertos Sontenidos que s6lo existen en el pensamiento. En ambos casos, Se obtiene como consecuencia del ent ‘conocimiento algo que no existe cn las cosas reales, sino tinicamente en nuestro conocimiento. Por ejemplo, en el juicio «la piedra es redonda», piedra adquiere el 19 COCO U Ue bess Locica status de sujeto, y redonda el de predicado. En la realidad, la piedra ‘no es un sujeto, ni su redondez un predicado. En el mundo real no hay predicados, premisas, ideas univocas 0 andlogas, etc. Mis atin: bay también ideas que ya nada significan en la realidad, sino Son consideradas, por ello, como un én. Por eso se llaman propiedades Idgicas (propicdades exclusivas de nuestro conocimicnto- Ge las-costs, inexisentes. en las cosas mismas) y son sin duda alguna el objeto propio de la légica como ciencia. La légica se propone, pues, profundizar en el conjunto de relaciones que se producen en nuestro pensamiento al conocer las ‘cosas: relaciones entre los conceptos o.con la misma realidad. Se ede decir en labras que su objeto son las propiedades 0. Bsretaciones Wogicass a Lax propiedades 0 relaciones lsgicas son un tipo de entes de sp. Eites de azn Son Tas laborsciones de Ta mente que sole r “Tos. ‘existir_en_la_ipteligen (por ejemplo, ‘limeros negativos). La légica no estudia todo ente de razén, pero su objeto -las entidades o propiedades Idgicas, como hemos dicho- ‘constituye una clase de entes de razén (cfr. Zn IV Metaph,, lect. 4). Una proposicién, por ejemplo, no puede existir en la realidad, sino s6lo en el espiritu humano. Como es obvio, las propiedades légicas tienen una correspondencia con la realidad, pues sirven ara conocerla: a fase «Pedro corre significa el corer natural El método de la légica es reflexivo. Nadie empieza cono- ciendo Wess. nts are scan eth as, y mds tarde alcanza la realidad, Al revés, el primer ovimiento’de la inteligencia es directo, tendiendo & Tas cosss ismas, y s6lo en un segundo movimiento de orden reflexivo. pnktnns splat le proton actor de sonaeer pas caoce SS Eien Gi biden) Bl ato por eloual meee aes todos de conocer se Ilama reflexion ldgica (por ejemplo, estudiar las caracteristicas de nuestra idea de Dios, cémo demostramos que el alma humana es inmortal, ete). ‘Los conocimientos directos se denominan primeras inten- -siones, pues responden al primer movimiento o intenci 2. Chr. R. ScumuoT, The Domain of Logic according to Saint Thomas Aquinas, Nisolt, La Haya 1966, Ver ambién J-A. CaSAUBON, Logica y «lbgicase