Oiga el cuento en www.gotiasanet.blogspot.

com

"Cuentos de Gotiasan" Todos los derechos reservados

"Digan: Whiskey"
Alfredo Milano Santiago, 11 de Marzo, 2013 Los cinco cadáveres estaban alineados horizontalmente como para una foto. Presentaban múltiples agujeros de bala y yacían en una gran charco de sangre. Los policías y detectives veían la escena con asombro. El Teniente Gonzalez sería el encargado del caso. Era su territorio y su turno. Pensaba que lo más probable fuera que la investigación de este crimen le consumiera muchas horas.

-- !Siempre tiene que ser de noche! Todo está oscuro, no hay testigos y lo más probable es que se vuelva un cangrejo. --¿Tomaron ya todas las fotos que había que tomar? ... gritó el Teniente.
Los técnicos policiales le respondieron que sí, que ya se podía empezar la requisa. Vaciaron los bolsillos en busca de identificaciones. Colocaron las evidencias en diferentes bolsas, y procedieron a revisar las billeteras. Uno a uno fueron identificando los cuerpos, para luego mandarlos a la morgue dentro de sus respectivas bolsas negras. Uno de los técnicos, el Sargento Pérez, fue hasta donde estaba el teniente y le dijo: -- Mire, Teniente qué cosa tan curiosa... En el bolsillo izquierdo de los pantalones de cada uno, encontramos un pedazo de una fotografía y ese pedazo concide con la cara del occiso. Es como si alguien las hubiera colocado ahí a propósito.

-- Déjame ver, dijo González, agarrando los trozos de fotografía.
Le ordenó al Sargento que le buscara un rollo de cinta transparente autoadhesiva, para empatar los trozos. Los buenos detectives simpre tienen que estar preparados, pensó el Teniente. Le dieron lo que había solicitado. Fue hasta la patrulla, que estaba bajo la luz de un poste, y empezó su trabajo de armar el rompecabezas. No tardó mucho. "Aparecieron" los difuntos, sonriendo para la posteridad.

Oiga el cuento en www.gotiasanet.blogspot.com

"Cuentos de Gotiasan" Todos los derechos reservados

--Caramba, con estos inventos cada vez la información es más inmediata, pensó el detective.
La foto tenía la fecha y hora impresas en el borde inferior. !Hacía unas 5 horas todavía estaban vivos! No sabía que pensar porque esto lo sorprendía. ¿Por qué el asesino dejaba tanta información? Al rato, uno de los policías llamó al Teniente. -- Mire, mire, lo que está en el limpia-parabrisas de este carro. Era otra fotografía de los muertos. Todos lucían haciendo muecas de sorpresa y dolor en el preciso instante en que era abaleados. González estaba sorprendido. No encontraba lógica a la matanza.

¿Qué locura será esta? ¿Por qué el asesino tomó estas fotografías...?
Volteó la imagen y leyó que, a mano, estaba escrito lo siguiente:

--Última foto del grupo. Digan Whiskey.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful