Está en la página 1de 1

Las malas condiciones de trabajo generaron críticas y actitudes reformistas.

En los inicios de la Revolución Industrial sólo hubo una reacción por parte

De los obreros, que pensaron que las máquinas eran culpables de su situación

Y organizaron motines para destruirlas. Percibían a las maquinarias como

Competidoras, que por una parte quitaban puestos de trabajo para los obreros

Y por otra prolongaban la jornada laboral. Con el correr de los años los

Obreros atribuyeron otras causas a sus problemas y se organizaron en

Sindicatos y asociaciones en procura de mejores condiciones laborales y de

Vida. Los primeros sindicatos surgieron en Inglaterra, el país pionero de la

Revolución Industrial.