P. 1
Personalidad Melancólica-

Personalidad Melancólica-

|Views: 1.751|Likes:
Publicado porElena P

More info:

Published by: Elena P on Apr 27, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/30/2014

pdf

text

original

PERSONALIDAD MELANCÓLICA

Big Man de Ron Mueck

1

Índice
1. Introducción histórica......................................................................................... 3 2. Estado actual de la melancolía …...................................................................... 7 3. Personalidad melancólica ….............................................................................. 9 4. Tratamiento …..................................................................................................12 5. El transcurso de la melancolía expresado en el arte..........................................12 6. Conclusiones.................................................................................................... 13 7. Bibliografía........................................................................................................15

2

1. Historia de la melancolía

El término melancolía deriva del griego (bilis negra) y aparece por primera vez en el escrito Corpus Hippocraticum que se atribuye a Hipócrates, en donde ésta se describe como el resultado del desequilibrio de los humores. La teoría humoral ha tenido en la melancolía un peso fundamental ya que no es hasta el siglo XIX que deja de asociarse a ésta con el humoralismo. Esta enfermedad, la primera en considerarse mental, se describía por la falta de apetito, desaliento, insomnio, accesos de ira y malestar entre otro, sintomatología que actualmente comparte en gran medida con la depresión. Profundizando más en el humoralismo, éste relacionaba la melancolía con lo que formaban los cuatro humores: la bilis negra, la sangre, la bilis amarilla y el flema. Éstos se relacionaban a su vez con las cuatro edades del hombre (niñez, juventud, madurez y vejez), con los cuatro elementos cósmicos (aire, tierra, fuego y agua) y con las divisiones del tiempo, lo que hoy correspondería a las estaciones del año (primavera, verano, otoño e invierno). Como se resalta, el número cuatro aparece repetidamente en sus escritos, lo que denota la relación del humoralismo con la escuela pitagórica, siendo este número muy especial al vincularse con la fuente tanto de la naturaleza divina como la del hombre. La comprensión de la salud como el equilibrio de distintas partes sería otra influencia de los pitagóricos.. Cabe señalar que antes de Hipócrates, el primero en establecer una teoría psicosomática del temperamento fue Empédocles, quien sostenía que las cuatro entidades cósmicas (cielo, mar ,agua y sol) o como él las llamaba, fundamentos o principios, determinaba el carácter de los hombres en función de su prevalencia, que fluctuaba según la estación. La combinación perfecta de estos elementos daba lugar al entendimiento más agudo pero la participación desigual hacía al hombre necio. Hipócrates combinó todas estas ideas en un único sistema que predominó durante más de dos mil años. Como antes se menciona, según la época del año y las edades del hombre predomina un determinado humor que desencadena un temperamento específico de la persona. Los humores describían estados psicológicos y aptitudes constitucionales, siendo estos el sanguínio, característico de aquellas personas extrovertidas y cálidas, con humor muy variable y flexibilidad a los cambios del ambiente; el colérico, donde predomina una voluntad fuerte y sentimientos impulsivos; el melancólico, proprio de personas tristes y soñadoras y finalmente, el flemático para 3

describir las personas lentas a la hora de reaccionar, apáticas y frías. El temperamento melancólico es el más complejo de todos por dar lugar a perfiles analíticos, perfeccionistas, pesimistas, o con gran variedad de talentos debido al predominio emocional. A diferencia del sanguínio que era considerado el más sano, el temperamento melancólico estaba más vinculado a la idea de enfermedad por el hecho de tener una patología más marcada y es lo que conllevó posteriormente al aprofundimiento de la melancolía como enfermedad y al discernimiento entre enfermedad y disposición o temperamento.
En el siglo IV a. C. tubo lugar una gran transformación de la idea de melancolía debido a la aparición de dos grandes influencias. Por un lado, la melancolía se convierto en sinónimo de ''estar loco'' englobando así la tristeza, depresión, y toda una serie de características sombrías, y por otro lado, las explicaciones racionales propias del razonamiento científico que empezaba a surgir se mezclaba con las interpretaciones simbólicas de los mitos dando lugar a héroes con rasgos de melancolía patológica castigados con la locura por los dioses. La disposición melancólica pasó a interpretarse como heroica y aún más después de la interpretación de ésta por Platón, quien la catalogó como síntoma de exaltación espiritual que denominaba ''furor''. En aquel momento, la melancolía se concebía como un síntoma de éxtasis divino que se relacionaba con la locura. Fue en la filosofía aristotélica del ''Problema XXX'' donde se agruparon por vez primera las ideas de ''locura'' y de ''furor'' asociadas a la melancolía. Surgió una nueva teoría de la melancolía en la cual Aristóteles diferenciaba entre los hombres normales, expuestos a enfermedades melancólicas transitorias, y los melancólicos por naturaleza, que los consideraba personas fuera de lo común debido a su constitución natural. En función de la cantidad de bilis negra que se encontraba en el cuerpo y a la temperatura a la que ésta estuviera, daba lugar a diferentes disposiciones en el melancólico que no se encontraban en otros. Según Aristóteles, cuando la cantidad de bilis negra estaba por encima del promedio y la temperatura estaba en un grado óptimo, el melancólico no era un loco sino un genio. Distinguió de este modo la melancolía como enfermedad tanto de la melancolía como estado transitoria en personas comunes como de aquella que hacía al hombre extraordinario pero que también podía acabar por enfermar. Con el paso del tiempo, esta concepción aristotélica se volvía menos aceptada. Entre los críticos a ésta se encontraba Galeno, médico de la época, que otorgaba al otoño la existencia de este temperamento y que describió tres modalidades de la melancolía: cerebral, digestiva y generalizada. La atención pasó a focalizarse en la búsqueda de un único carácter puramente melancólico que dió lugar a una nueva ciencia llamada ''fisiognomia'', centrada en estudiar el comportamiento de las personas a partir de las características físicas. El surgimiento de esta ciencia produjo un cambio en la teoría de los

4

humores, los humores pasaron a establecer diferencias de carácter y no solamente de disposiciones; condescendió en una doctrina clara de los caracteres.

Por tanto, a partir de la antigüedad tardía, la melancolía como estado del alma o temperamento, producía un tipo de carácter en el hombre que implicaba tristeza, reflexión y depresión por lo que siguió relacionándose con la enfermedad en los hombre melancólicos por naturaleza y con el estado de ánimo en aquellos casos temporales. En este período, la melancolía aparare también relacionada con Saturno, debido fundamentalmentre a las cualidades astrológicas y físicas atribuidas al planeta (frío, distante y seco) y por la relación en la mitología griega entre el dios Kronos (tiste abatido y preocupado) y los melancólicos haciendo, de este modo, una conexión entre el macrocosmos y el microcosmos. En la Edad Media, las causas de la melancolía se ceñían entorno a la divinidad, los espíritus o los magos. En esta época se describe la enfermedad de los monjes por Juan Casiano, una especie de taedium vitae que se manifiesta mediante la conducta perezosa. En el siglo VII, San Isidoro describe la melancolía como '' angustia del alma, acumulación de espíritus demoníacos, ideas negras, ausencia de futuro y una profunda desesperanza'' (Domínguez, F., Manchón, M. y Soto, A., 2009). El concepto de melancolía se amplia en el Renacimiento. Mientras que Platter le atribuye un origen cerebral, Robert Burton, en '' The Anatomy of Melancholy '' describe tres factores claves en la melancolía siendo estos la herencia, la carencia afectiva en la infancia y las frustraciones sexuales. (en Domínguez, F., Manchón, M. y Soto, A. 2009). Este autor también diferencia entre las causas congénitas siendo éstas la vejez y el factor hereditario ya nombrado y las particulares, que englobarían la mala alimentación; el aire viciado; los ejercicios inmoderados, la soledad y el ocio; pasiones y perturbaciones de la mente; la afiliación, el miedo y la vergüenza (Burton, R. 1947). Aún así, la presencia de la teoría humoral persiste en esta época con André du Laurens, quien aporta que la bilis negra calentada conduce al hombre hacia la filosofía o la poesía y describe la melancolía hipocondríaca cuyo origen está en un mal funcionamiento de los órganos abdominales Francisco Vallés resalta la posibilidad de que la enfermedad causada por el humor negro pueda ser desencadenada por variables ambientales. Durante el Barroco, la melancolía se divide por Thomas Willis en universal y particular en función de si la pérdida de razonamiento objetivo se da en todo los ámbitos o sólo en uno pocos. 5

En 1725, concretamente, Richard Blackmore es el primero en utilizar el termino depresión para referirse a melancolía. El panorama cambia con el surgimiento de la psiquiatría moderna, dónde la melancolía se formaliza y se ve dividida en subtipos. Pinel, quien también consideró como característica principal de la melancolía el juicio falso, clasifica las enfermedad mentales en melancolía, manía, demencia e idiocia. Esquirol, discípulo de Pinel, diferencia a su vez entre lo que denominó lipemanía del griego lype, que corresponde a tristeza, de las monomanías, donde los delirios no son mantenidos por la pasión y pueden ser tanto alegres como tistes. En Alemania, Griesinger consigue que la melancolía sea vista como cuadro afectivo al diferenciar en ésta tres subtipos: la melancolía hipocondríaca, la melancolía tradicional por pesadumbre y la melancolía con estupor. Las formas atenuadas de la melancolía fueron estudiadas por Kahlbaum, quien introdujo el término distimia para la variedad crónica de ésta, no relacionada con las formas circulares de los otros trastornos afectivos (Domínguez, F., Manchón, M. y Soto, A. 2009). Con Kraepelin la melancolía pierde su individualidad y protagonismo al ser englobada en la psicosis maníaco-depresiva de origen endógeno. Mar tarde, como contrapuesto a la depresión endógena, Reis propone la depresión reactiva a partir de la noción de reacción psíquica de Jaspers para referirse a aquella depresión producida por un acontecimiento vital negativo. Todas las alteraciones del humor se van englobando dentro de los trastornos maníacos - depresivo, quedando así relegada la melancolía a las denominadas locuras de involución de Krapelin. La melancolía se menosprecia también por Schneider al ser considerada inmotivada, por lo que la psiquiatria, cada vez más, se preocupó por las depresiones neuróticas o reactivas. Aparece en esta época, de la mano del fisiólogo ruso Iván Pávlol, el novedoso papel del sistema nervioso como modulador de las características del temperamento mediante sus tres propiedades: fuerza, equilibrio y velocidad de correlación. Como resumen, desde la aparición del concepto de melancolía, ésta se ha visto trasformada desde su inicio como disposición a causa del desequilibrio de la bilis negra a ser considerada en términos de personalidad. El siguiente avance fue su vinculación a la herencia y a las variables ambientales. Con la psiquiatría moderna, la melancolía se divide en entidades menores y se abarca en la depresión, a la vez que surge la importancia del sistema nervioso. Después de la segunda Guerra Mundial, la psiquiatría americana se impuso a la tradición psiquiátrica europea y se pierden las clasificaciones anteriores. 6

2. Estado actual de la melancolía Como se ha visto en el apartado histórico, la melancolía entendida como enfermedad se fue desarrollando hasta englobarse dentro de la Depresión Mayor. Por lo que respecta las clasificaciones de las depresiones, la aparición del DSM-III en 1980 produce un cambio importante en éstas; aparece la depresión mayor y la distímia, encontrándose en ésta última la melancolía como subapartado. En cuanto a la melancolía en sí, únicamente se especifican unos criterios diagnósticos para el tipo melancólico. En el DSM-IV, además de la distímia, se puede especificar la presencia de síntomas melancólicos en un trastorno depresivo mayor y en un episodio depresivo mayor de un trastorno bipolar I y II siempre y cuando éste sea el más reciente. Las características esenciales son la pérdida de interés o placer en todas o casi todas las actividades y/o la falta de reactividad a los estímulos antes placenteros; falta de mejoría ante un evento positivo (Criterio A). Además de éstas, también se ha de dar al menos tres de los siguientes síntomas: una cualidad diferente del estado de ánimo depresivo, la depresión es habitualmente peor por la mañana, con despertar precoz, enlentecimiento o agitación psicomotores, anorexia significativa o pérdida de peso, o culpabilidad excesiva o inapropiada (Criterio B). La polémica sobre la categorialidad o dimensionalidad de las depresiones sigue dando de sí habiendo, actualmente, tanto partidarios del modelo dimensional, que propone la existencia de un continuo entre la depresión endógena y la reactiva, como del modelo categorial. La melancolía tiene como síntoma clásico la tristeza vital en la cual no existe motivos, es profunda, irreparable, se presenta con experiencia subjetiva de vacío y de no poder sentir emociones. La melancolía se entiende también como un trastorno de origen interno al margen de los acontecimientos externos aunque la influencia de éstos se contempla como un factor desencadenante de una vulnerabilidad biológica interna. Es este concepto de endogeneidad de la melancolía junto con sus características lo que llevó a concebirla como depresión endógena y por esto, en el presente trabajo, melancolia y depresión endógena se consideran sinónimos a no ser que e hable de la personalidad melancólica, caso en que se especificará. En las nosologías actuales la depresión endógena es sólo un subtipo de los diez que contiene el trastorno depresivo mayor, por tanto, la melancolía como trastorno del ánimo específico ha desaparecido. Se considera que la marginación de la melancolía en los actuales sistemas diagnósticos ha supuesto un atraso en la clasificación de los trastornos del humor, ya que la depresión mayor se estima ser 7

inconsistente pero se espera que ésta se vuelve a introducir (Colina, F. 2011). Con la llegada del DSM-5, hay quien dentro de la psicopatología reclama un posicionamiento diferente de la Melancolía, siendo ésta suficientemente consistente como para ser tratada como un trastorno afectivo más la clasificación. Los profesionales que defiende la melancolía diciendo que es inadecuadamente diferenciada de otras formas de depresión, aportan evidencias clínicas y biológicas (Parker, G. et al. 2010). Los aspectos clínicos propios de la melancolía serían los cinco siguientes: – La alteración afectiva al responder de manera desproporcionada ante los estímulos, reacciones emocionales bruscas, estado de animo inhibido y anhedonia generalizada. – Alteración psicomotora expresada mediante enlentecimiento o mediante agitación espontánea. – – Disfunción cognitiva que reduce la concentración y memoria de trabajo. Disfunción vegetativa que se manifiesto con sueño interrumpido, pérdida de apetito y de peso y reducción de la libido. – A pesar de que la psicosis no es una característica necesaria, sí que se puede presenta en forma de pensamientos nihilistas de desesperanza, culpa, pecado o enfermedad. Hay cambios biológicos que ocurren con más frecuencia en la melancolía que en otras formas de depresión y son tres los marcadores que se conocen: – La hipercortisolemia que se refleja en la prueba de la supresión de la dexametasona (DST) y que no es tan común en los trastornos del estado de ánimo no melancólicos como lo es en la melancolía. – – Disfunción psicomotora Perturbaciones de la arquitectura del sueño que se caracterizan por el aumento de la fase REM y la disminución del sueño profundo. A parte de las propiedades ya mencionadas, la melancolía cursa frecuentemente en episodios (Parker, G. et al. 2010) lo que la convierte en un diagnóstico crónico, razón demás para considerar estas características propias de una depresión homogénea separada del resto. A demás, también se ha asociado la depresión melancólica a mayor número de intentos de suicidio (Grunebaum, M. et al 2004) Asimismo, se ha propuesto que los pacientes con depresión melancólica podrían presentar un umbral de tolerancia al estrés más bajo que explicaría por qué ciertos acontecimientos ambientales 8

adversos leves podrían estar implicados en el inicio de un episodio depresivo melancólico. (Vallejo Ruiloba, J. 2012) Otros han afirmado que las características propias de un episodio melancólico consisten en anhedonia profunda, estados de animo disforico inhibidos, culpa, apetito o perdida de peso, insomnio, variaciones diurnas del estado del animo con rumiaciones matutinas y alteraciones psicomotoras. (Rasmussen, 2011 ) Tellenbach también describe las características típicas de la Depresión Mayor ''Melancólica'' siendo éstas la anestesia afectiva ante estímulos placenteros, el delirio de culpa relacionados con la idea de haber transgredido las leyes de alguien o de haber infringido los mandamientos de Dios o de una instancia moral superior y la pérdida de energía vital que se expresa con la sensación de disminución de la vitalidad, de frescura, de integridad física y psíquica, de fuerza, de vivacidad; sensación de cansancio (abatimiento), de debilidad, de fatiga o de malestar físico. (Ambrosini, A., Stanghellini, G. y Langer, A. 2011) Se observa que hay un consenso entre los profesionales con lo que respecta las propiedad específicas de la melancolía que la diferenciaría de la depresión mayor pero mientras que la melancolía no obtenga una individualidad marcada, ésta se ve englobada en la depresión mayor o en la distimia.

3. Personalidad melancólica La melancolía como entidad propia, que se limita a las características melancólicas, sin ser vista como trastorno depresivo o enfermedad sino como personalidad, ha sido estudiada por Hubertus Tellenbach. En este apartado se pretende perfilar, igual que Robert Dick Gillespie con su concepto de ''autonomía del humor '' cuales son las peculiaridades del melancólico que lo incapacitan emocionalmente a responder ante las circunstancias del medio exterior y para ello haré uso de los estudios de Tellenbach de la personalidad premórbida. Hubertus Tellenbach describe el carácter melancólico con el desarrollo del concepto de Typus Melancholicus para estudiar el papel de la personalidad premórbida en la aparición de la Depresión Mayor '' Melancólica'' o depresión endógena. Identificó, a partir de 119 pacientes depresivos hospitalizados, aquellas características fundamentales de personalidad que forman un modo de ser con posibilidad a desarrollar una 9

Depresión Mayor (Melancolía). Esta personalidad premórbida se entiende como una pre-condición para la aparición de la depresión, es una estructura particular y estable a través de la cual se expresa la vulnerabilidad a enfermar. Tellenbach describe qué caracteriza la personalidad premórbida y cómo esta facilita la aparición de la depresión endógena. Como punto relevante, cabe señalar que la endogeneidad es entendida como la concepción global del hombre en su relación con el mundo; describe la tendencia del hombre a sincronizarse con el mundo, lo que Tellenbach nombra lo Rítmico y la depresión endógena rompre este estado de equilibrio entre la conexión del tiempo interior con el del mundo externo (Ambrosini, A., Stanghellini, G. y Langer, A. 2011). El Typus Melancolicus (TM) está formado por las características estables que determinan el concepto de personalidad, características que son las constituyentes de la vulnerabilidad hacia la enfermedad y dan lugar a unos valores que regulan las acciones significativas, el estilo de vida de la persona. Las características claves de este TM y que forman una personalidad considerada como un factor predisponente a la aparición de un episodio de depresión son la ordenalidad y la concienciosidad. La ordenalidad la define como un orden acentuado en el terreno de las relaciones interpersonales, tanto en el ambiente doméstico como laboral. La persona con esta particularidad se sobre-solicita para no quedar en deuda con los otros. Los TM conciben el estar con alguien como un derecho que hay que conseguir con empeño y no por puro placer. Defienden su particular estado de bienestar mediante los limites de su orden en las relaciones que le aporta el sentimiento de poder ejercer autonomía. Ésto está muy vinculado con lo que sería la segunda característica del TM, la concienciosidad. Esta propiedad se manifiesta con la necesidad de prevenir el sentimiento de culpa que conlleva un comportamiento motivado por buscar la aceptación de los demás, actúa conforme la expectativa social. Con tal de preservan la armonía interior, los sucesos han de quedar dentro de un orden pre-establecido y la concienciosidad es la expresión de este rigor excesivo en la gestión de las relaciones personales y materiales; el confrontarse con algo imprevisto genera vulnerabilidad en el individuo melancólico. Alfred Kraus, analiza el TM y pone en evidencia que en esta personalidad no se es capaz de distanciarse de la identidad del rol propia de la función social lo que conlleva una identidad del ego carente de auto-determinación y hace al TM actuar de manera que su identidad se confirme externamente. Kraus define este modus operandi como hiper/hetero-nomia siendo la hipernomia la adaptació rígida a la norma y la heteronomia la acción guiada por criterios sociales; su actuación impersonal. Otra característica de esta personalidad pre-mórbida es la intolerancia a la ambigüedad que hace que el TM viva sólo situaciones que están conformes con sus ideas prestablecidas lo que imposibilita el 10

mantener relaciones auténticas. Se mueve como un actor social, a través de una empatía impersonal, sólo siguiendo las reglas ya establecidas. Esta intolerancia también se vería relacionada con el concepto de inmobilitimia de Shimoda (Ambrosini, A., Stanghellini, G. y Langer, A. 2011) que indica la tendencia a aferrarse a un humor determinado, a ser y a hacer siempre de forma constante que, según el autor, encaminaría a la tendencia de desarrollar patologías maniaco-depresivas. El termino de situación que empra Tellenbach hace referencia a la tendencia del TM a situarse dentro de relaciones y situaciones que lo caracterizan. Tatossian senyala que el TM no tiene un rol activo en la constitución de la situación, no encuentran los eventos como suyos (Ambrosini, A., Stanghellini, G. y Langer, A. 2011). Por tanto, el TM se mueve a partir de una estructura de valores caracterizada por la ordenalidad y la concienciosidad que hacen que el objetivo principal sea la deseabilidad social. Tellenbach, mediante casos de depresión port-parto, ha querido estudiar la fase pre-melancólica que aparece entre el Typus Melancholicus y la enfermedad melancólica propiamente, cómo esta estructura de personalidad se manifiesta en un evento existencial y hace de éste una situación patógena. Ha distinguido tres momentos: la inclusión, la remanencia y la desesperación. La constelación de la includencia indica una autocontradicción del TM porque por una parte se da el impulso de mantener su orden pero por otra siente la necesidad de superar sus limitaciones al aparecer una situación vital que lo requiere. La constelación de remanencia se caracteriza por el sentimiento de no poder llevar a cabo lo propuesto y sentirse en deuda. El puente que une la fase pre-melancólica con la melancólica es el concepto de desesperación que no indica pérdida de esperanza si no una disonancia cognitiva al ser incapaz de establecer prioridades. Al no poder tomar una decisión definitiva el TM se ve oscilando entre dos bandos y acaba suspendido, dando lugar a estancamiento psicomotor a causa de la incompatibilidad de los objetivos. Tellenbach diferencia el TM del trastorno obsesivo en donde el estándar individual se conserva mediante acciones y pensamientos egodistónicos que conllevan significados simbólicos mientras que el TM se basa en las expectativas de los demás y reacciona egosintónicamente. Vemos que continúa existiendo en la literatura una parte de la melancolía como forma de carácter que puede actuar como predictor para el desarrollo de una depresión endógena. Una nueva situación que ponga en peligro el equilibrio existente en un individuo de Typus melancholicus puede dar lugar, pasando por la fase pre-melancólica, a la inhibición psicomotora y posterior Depresión Mayor ''Melancólica''. 11

4. Tratamiento El tratamiento de la melancolía, que basculaba entre la magia y la terapia ambientalista con dietas, paseos o música ha pasado, con el surgimiento de la biopsiquiatría y con su posterior integración en la depresión endógena, ha pasado a ser de tipo farmacológico principalmente. La terapia electro-convulsiva (ECT) obtiene resultados excelentes con los pacientes diagnosticados de depresión melancólica. No hay evidencias en la literatura que indiquen que las depresiones endógenas responden de manera pobre a la ECT por lo que hay profesionales que defienden este tipo de tratamiento en los episodios de depresión melancólica. (Rasmussen, 2011) Tres sistemas corporales son relevantes para la psiquiatría biológica: el sistema endocrino, el sistema nervioso con los neurotransmisores y el sistema inmune (Shorter, E. & Fink, M. 2010) . El desequilibrio de los neurotransmisores en la depresión endógena son tratados por la farmacología pero el tratamiento específico para el sistema endocrino no ha tenido éxito. Antes se ha hablado de la hipercortisolemia, que consiste en altos niveles de cortisol secretados por la glándula adrenal. Un resultado positivo en el DST, test creado para detectar la anormalidad en los niveles de cortisol, implica una depresión melancólica y junto con esta un mayor riesgo de suicidio (Shorter, E. & Fink, M. 2010). Las criticas han sido duras con este marcador dada su falta de especificidad, ya que también se obtuvieron resultados positivos con otros trastornos como el TOC. La respuesta a estas críticas han sido que el test fue concebido sólo para la melancolía y no para la depresión, lo que nos llevaría de vuelta a la polémica de ''independencia'' de la melancolía. Además de diferenciar la melancolía de la depresión mayor en los aspectos clínicos y biológicos como ya se ha visto en el apartado dos, ésta también se diferencia en cuanto al tratamiento. Los pacientes melancólicos responden mejor a los antidepresivos tricíclicos de acción amplia que no a los antidepresivos de acción estrecha como los ISRS (Shorter, E. & Fink, M. 2010 y Carroll, B. J. 2012). Los pacientes melancólicos responden bien ante la terapia de choque, ECT y en comparación con los trastornos del estado de ánimo no melancólicos, responden débilmente a los placebos, las psicoterapias o las intervenciones sociales (Parker, G. et al. 2010). 5. El transcurso de la melancolía expresado en el arte La personalidad melancólica se ha visto representada durante toda la historia del arte, tanto en la pintura como en la escultura. La representación comienza en la Antigüedad clásica, allí donde surgió el concepto de melancolía a 12

partir de la doctrina de los cuatro humores, y se interpretó la melancolía como un síntoma de éxtasis divino relacionado con la locura que se ve plasmado en el arte a través de las figuras mitológicas de Ayaz, Belerofonte y Heracles ( Soro, 2007). A partir de aquí el concepto va evolucionando hasta que en la época helenística se consolida la doctrina de los cuatro temperamentos donde la melancolía se interpreta como un tipo de carácter que abastece al individuo de tristeza, desesperación y abatimiento. Durante este periodo, Saturno se convierte en el representante de los melancólicos hasta finales del siglo XVII. Este carácter melancólico o estado del alma se simboliza mediante la figura de un individuo sentado y con la cabeza apoyada sobre su mano izquierda; una actitud de pensador que ha permanecido hasta la modernidad. Con la llegada de la Edad Media, la melancolía entró en decadencia y fue vista, a cauda del cristianismo, como un pecado capital, hecho que se plasmó en el ámbito artístico. El arte del Renacimiento rescató el temperamento melancólico como una forma de ser y este carácter se manifestó en el arte por un lado como un estado del alma y por otro, como estado de inspiración y éxtasis creador, símbolo del hombre sobresaliente que nos recuerda al genio melancólico de Aristóteles. Pero en el Romanticismo se abandona esta concepción palpable de la melancolía y se convierte en un sentimiento perceptible e interpretable por los sentidos del hombre. Esta idea de melancolía se expresó en las diferentes artes a través de representaciones de la natura; se buscaba la melancolía en los atardeceres, en determinados espacios, etc. Durante el siglo XIX, en el que surge la psiquiatría, la melancolía se concibe como una enfermedad mental, concretamente como la depresión, y como resultado la melancolía se ve como un sentimiento de tristeza que se interpretó en la pintura y la escultura como tal, haciendo uso de los para poner tal en relieve.

6. Conclusiones Mis intenciones iniciales fueron la descripción exhaustiva de lo que sería la personalidad melancólica, desde sus comienzos hasta la actualidad. Dado que me he visto obligaba a cambiar el rumbo por la extinción casi absoluta de lo que sería la melancolía como personalidad he añadido en el presenta trabajo todo lo relacionado con la melancolía con el fin de ofrecer una visión global de la situación actual que rodea la temática, desde su similitud con la depresión mayor hasta las razones para ser vista como trastorno del ánimo a parte. 13

Como se ha visto, la primera aparición de la melancolía en la literatura se le atribuye a Hipócrates a través de su doctrina humoral de los temperamentos que con el paso del tiempo evoluciona hacia una teoría humoral de caracteres, lo que convierte la melancolía en una propiedad estable del individuo. En la Edad Media se concebía la melancolía como angustia del alma atribuida a sus pecados que hacía al hombre perezoso. Hasta el Renacimiento no empieza a surgir la idea de un origen cerebral y es en este periodo donde aparece también la noción de herencia. Durante el Barroco ya se hace la primera división de la melancolía por parte de Thomas Willis y se emplea por vez primera el termino de depresión. Con la psiquiatría moderna las divisiones de la melancolía proliferan hasta englobarse finalmente en la depresión endógena que actualmente se encuentra dentro del Trastorno Depresivo Mayor. En las nosologías contemporáneas, a demás de verse relacionada con la Depresión Mayor también se puede vincular estrechamente con la Distímia. Debido a esta ausencia de la melancolía en el panorama actual, en la literatura aparecen diferentes profesionales que reclaman la consideración de la melancolía como depresión endógena; como un tipo de trastorno afectivo independiente de la Depresión Mayor y para ello plantean una serie de particularidades de la melancolía que le conferirían la independencia respecto a los actuales trastornos del ánimo. Las diferencias entre la melancolía y los actuales trastorno continua también en lo que respecta el tratamiento de ésta, obteniendo excelentes resultados en la terapia electro-convulsiva y en los antidepresivos tricíclicos de acción amplia pero obteniendo bajos resultados ante el placebo o la psicoterapia. En cuanto a la personalidad melancólica como características psicológicas del individuo sólo ha sido estudiada por Tellenbach, quien empra el termino de Typus Melancholicus para designar una serie de características que harían al individuo que las posee propense a desarrollar la melancolía como enfermedad, depresión melancólica o endógena.

14

7. Bibliografía

Ambrosini, A., Stanghellini, G. y Langer, A. (2011). El Typus melancholicus de Tellenbach en la actualidad: una revisión sobre la personalidad premórbida vulnerable a la melancolía. Actas Españolas de Psiquiatría. 39 (5), 302-11. Asociación Psiquiátrica Estadounidense (1994). Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (4ª ed. ). España: Masson Burton, Robert (1947). Anatomía de la melancolía. Argentina: Espasa-Calpe. (Editorial) Carroll, Bernard J. (2012). Bringing back melancholia. Bipolar Disorders. 14, 1-5. Colina, Fernando. (2011). Melancolía y paranoia. Madrid: Síntesis Domínguez, F., Manchón, M. y Soto, A. (2009).Depresión melancólica: aspectos históricos, nosológicos y conceptuales. Psiquiatria.com. 13(4) Grunebaum, M., Galfalvy, H., Oquendo, M., Burke, A. & Mann, J. (2004). Melancholia and the probability and lethality of suicide attempts. British Journal of Psychiatry. 187, 534-535. Parker, G.; Fink, M; Shorter, Ed; Taylor, M; Akiskal, H; Berrios, G.;...(2010). Issues for DSM-5: Whither Melancholia? The Case for Its Classification as a Distinct Mood Disorder. The American Journal of Psychiatry. 167, 7 Rasmussen, Keith G. (2011). Electroconvulsive Therapy and Melancholia. Review of the Literature and Suggestions for Further Study. The journal of ECT, 27, 315-322. Shorter, E. & Fink, M. (2010). Solving the Riddle of Melancholia. USA: Oxford University Press. Soro Llacer, Xavier. (2007). La melancolía en las artes plásticas de occidente. Valencia: Universidad Politècnica de Valencia (inédito). Vallejo Ruiloba, Julio. (2012). Melancolía: un tipo básico de depresión. Madrid: Médica Panamericana.

15

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->