Está en la página 1de 1

Dulce desdn, si el dao que me haces de la suerte que sabes te agradezco, qu har si un bien de tu rigor merezco, pues slo

con el mal me satisfaces. No son mis esperanzas pertinaces por quien los males de tu bien padezco sino la gloria de saber que ofrezco alma y amor de tu rigor capaces. Dame algn bien, aunque con l me prives de padecer por ti, pues por ti muero si a cuenta dl mis lgrimas recibes. Mas cmo me dars el bien que espero?, si en darme males tan escaso vives que apenas tengo cuantos males quiero!

Dura necesidad, madre afrentosa... Dura necesidad, madre afrentosa de la vergenza y vil atrevimiento, escuridad del claro entendimiento tal vez en los peligros ingeniosa; inventora de mquinas famosa, pensin del generoso nacimiento, consejera del mal, Argos del viento y a la mortal naturaleza odiosa; vil salteador que a los caminos sales, los peregrinos matas o detienes y para derribar el honor vales; slo una cosa provechosa tienes; que al hombre que jams prob los males es imposible conocer los bienes.