Está en la página 1de 1

La tarde triste...sus lgrimas amenazan colarse por toda la ciudad. No es casualidad que esa energa se condense.

Me pregunto en qu momento todo se fue al diablo, en qu momento dejamos los espacios, las palabras y ya no nos miramos como un solo pueblo. Me siento maltratada y vejada con un discurso antipueblo, si, no se equivoquen, pueblo no es slo el del cerro, el del barrio, soy yo tambin. Nunca haba sido tratada tan antidemocrticamente, no haba sentido, ni siquiera con Ch, que haba perdidos mis derechos constitucionales y eso, eso ya es mucho decir...A los amigos y no amigos chavistas, que son mis contactos, los que conozco y los que no, colquense en mis zapatos, simplemente exijo un derecho, el mismo que tienes tu tambin de exigirlo, porque a estas alturas no es un tema de guerra por el poder, es un tema de integridad y de sacar nosotros, el pueblo, a nuestro pas de la crisis poltica que enfrentamos, si yo fuera chavista quisiera contarme, porque tambin estara agotado y, peor an, ya con una gran duda en el alma, porque s que la revolucin que amas, cada da con lo que pasa no se fortalece sino se debilita ante el contraste de liderazgos...S que para ti, porque no puedo creer algo diferente, la imagen de la violencia AN no es la que quieres ni yo tampoco. Slo tengo una cacerola en la mano y una gran nostalgia porque volvamos a ser un slo pueblo en armona, construyendo juntos nuestro pas y que la mxima diferencia sea que yo grite por el Caracas y tu por Magallanes, pero con la Vinotinto todos en el corazn...