P. 1
La Prueba Preconstituida

La Prueba Preconstituida

|Views: 806|Likes:

More info:

Published by: César Antonio Loayza Vega on Apr 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/21/2014

pdf

text

original

LA PRUEBA PRECONSTITUIDA (Pedro Angulo Arana(*)) SUMARIO: I. Introducción. II. Concepto. III. Desarrollo de la prueba preconstituida. IV.

Diferencias entre prueba preconstituida y prueba anticipada. V. Fundamento de la prueba preconstituida. VI. Requisitos de la prueba preconstituida. VII. Casos de recojo de la prueba preconstituida. VIII. Artículos del NCPP sobre prueba preconstituida. MARCO NORMATIVO: • Constitución Política del Estado: arts. 2 inciso 9, 166. • Código Procesal Penal de 2004 (en vacatio legis): arts. II.1, VIII, 68, 203, 206, 325, 383 incisos b, c y e, 384 inciso 1, 425, inciso 2.

I.

INTRODUCCIÓN

El nuevo Código Procesal Penal (NCPP) tiene, entre otras importantes novedades, un explícito reconocimiento a la denominada prueba preconstituida que, como bien sabemos, constituye una de las pocas excepciones a la regla general acerca de que la actuación probatoria se realiza únicamente en el juicio oral. Por cierto, el tratamiento de la prueba en cuestión resulta ser excesivamente escueto; en verdad, casi dejado a la futura jurisprudencia, pues se le menciona únicamente en una norma del Código Adjetivo (artículo 425, inciso 2). Advertimos, en razón de dicho vacío dejado, la existencia de poca seguridad respecto a los límites, fundamento, regularidad y funcionamiento de tal prueba(1). Ello mismo hace interesante el tratamiento que puede hacerse de la prueba preconstituida, cuya configuración tiene origen, sobre todo, en la instancia policial, particularmente en los casos de flagrancia y también a nivel de las diligencias iniciales de investigación y otros operativos, cuando todavía los fiscales carecen de la notitia criminis y se efectúan actuaciones que no volverá a existir oportunidad de que se repitan. De todos modos, cabría preguntarnos si se puede sostener que se hace algún género de desarrollo de dicha prueba, al interior del Código Adjetivo, aunque de modo innominado, tal como se podría sospechar que sucede en la última parte del artículo 325 y los incisos b y c del artículo 383 del NCPP. Ahora bien, si es verdad que todo ejercicio de poder, tal como lo es el proceso penal, se encamina a lograr valores sociales significativos, quizá sea válido, en el mismo sentido, preguntarnos acerca de los fundamentos de este tipo de prueba,

III. bajo principios fundamentales”(4). las cuales se requiere que adquieran calidad de prueba en razón de su virtud para dar a conocer la realidad de los hechos acontecidos. secuestros o incautación y aprehensión (3). aunque sean provisionales hasta contar con otras mejores. pero.diferenciándolas de las que se actúan a nivel del juicio oral. tales como inspecciones oculares. al cual teóricamente (a diferencia de lo que sucedió entre nosotros) se le considera independiente e imparcial. de suma utilidad para alcanzar al juzgador elementos probatorios sobre el thema probandum y que se actúan directamente en el juicio oral. Se aprecia. Para Pablo Sánchez: “La prueba preconstituida es aquella que preexiste al proceso penal. pues en el primer caso se encuentra regulada en la ley teniendo naturaleza formal y produciéndose con la finalidad de obtener un medio de prueba(5). pues. que es anterior a la actividad prejurisdiccional. II. aparentemente ha ocurrido a partir del conocimiento de los desarrollos jurisprudenciales y de los trabajos teórico doctrinarios efectuados en España (6). contando en aquel momento con muchas más garantías. César San Martín las define como aquellas diligencias objetivas y de resultado incontestable cumplidas con las formalidades constitucionales y procesales correspondientes. CONCEPTO De la pruebas preconstituidas se ha dicho que “hacen referencia a un conjunto de actuaciones de por si irrepetibles y que por esa circunstancia podrían formar parte del acervo probatorio con el que cuenta el órgano jurisdiccional” (2). allanamientos. entre nosotros. DESARROLLO DE LA PRUEBA PRECONSTITUIDA La adopción de la prueba preconstituida. registros. Ensayando en estos tópicos algunas respuestas. . donde en la etapa de la investigación del delito actúa todavía un juez de instrucción. resulta sumamente distinta a la prueba preconstituida en materia penal. que la prueba preconstituida identifica tanto al recojo de elementos materiales relacionados con la comisión de un ilícito como a las diligencias actuadas por la autoridad encargada de investigar tales hechos con anterioridad al inicio del proceso penal formal. El profesor Sánchez Velarde distingue bien que el significado y alcance de la prueba preconstituida en materia civil. pretendemos justificar este trabajo.

concluyéndose que la acreditación de la existencia del mismo no tiene que requerir necesariamente de intervención judicial (8). es decir. citando también a Hernando Devis Echandía. se extendió dicha opinión para que el tribunal asuma conocimiento también de los actos de la Policía judicial. donde se registran actividades caracterizadas por su fugacidad o irrepetibilidad. de la constatación del cuerpo. las mismas que. No obstante. posibilitando su contradicción. plasmados en las correspondientes actas de registro. De tal noción. en coincidencia con las ideas de Ortells Ramos. en tanto registros objetivos de tales hechos. Así fue que se pasó a valorar las fotografías. armas. se concluyó que resultaban ser de imposible reproducción en idénticas circunstancias a las acontecidas cuando se levantaron. justificaba “la guarda o la custodia de fuentes de prueba a través de actos de prueba preconstituida”. cuando ello fuere posible”(9). en la práctica. no es necesaria su repetición dentro del proceso para que puedan servir de fundamento a cualquier decisión jurisdiccional. los croquis sobre el terreno. Para Marta Gómez de Liaño. de oficio o a petición de parte.. En Colombia también ha alcanzado suma claridad la prueba preconstituida. pues aquella se conforma sobre un hecho objetivo típico. debían ser leídas en el juicio oral.A partir de tal concepción de principios. etc. Gómez de Liaño. las cuales se consideran aptas para desvirtuar la presunción de inocencia. lo ocurrido fue que luego de la necesaria intervención del juez. donde el juez genera pruebas preconstituidas a partir de las fuentes de prueba. conforme indica Jaime Bernal. y siempre y cuando se cumplieran las garantías previstas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal española (LECrim) para tales diligencias. que “por especiales razones de urgencia. Las actas de aprehensión de los delincuentes sorprendidos in fraganti. pueden reiterarse. también esté habilitada la Policía judicial para realizar determinadas diligencias de constancia y recoger y custodiar los elementos del cuerpo del delito”(7). sostiene que la noción de prueba preconstituida configura un concepto más amplio que la idea de prueba anticipada. se consideró que la prevención del juez. para alcanzar calidad de prueba preconstituida. permitiéndole al tribunal extender su conocimiento sobre aquellas para fundamentar la sentencia de condena. en la etapa instructora. se concluyó reconociendo. las fotografías obtenidas en el lugar de la comisión del delito y la comprobación de la alcoholemia. de los efectos o instrumentos del delito. llegándose a sostener que “las pruebas practicadas durante la indagación previa tienen valor probatorio por sí mismas. del hallazgo de drogas. el recojo de huellas y demás actas de constancia policial. .

a la vez. inmediatez autenticidad La incorpora lectura solo la Se incorpora validándose Requiere notificar a sujeto No hay sujeto procesal procesal opuesto opuesto Urgencia circunstancial Urgencia natural V. entre nosotros. si su obtención se llevó a cabo con estricto respeto a los derechos fundamentales. refiriendo que los primeros constituyen realidades extraprocesales cuya existencia es independiente al proceso.Un hito particular. lo constituyó la sentencia del Tribunal Constitucional peruano del 3 de enero de 2003. donde el Tribunal Constitucional diferenció entre fuentes de prueba y medios de prueba. entre la prueba preconstituida y la prueba anticipada. IV. según veremos: PRUEBA ANTICIPADA Fase preparatoria PRUEBA PRECONSTITUIDA Flagrancia Fase inicial Actuación jurisdiccional Actuación policial Naturaleza repetible Naturaleza irrepetible circunstancialmente Garantías propias del Regularidad de actuación juicio oral Valor por Presunción de contradicción. posibilitando que las fuentes de prueba adquieran calidad de prueba preconstituida a nivel del juicio oral. en el Expediente Nº 010-2002AI/TC sobre los Decretos Leyes antiterroristas. DIFERENCIAS ANTICIPADA ENTRE PRUEBA PRECONSTITUIDA Y PRUEBA En el siguiente cuadro pretendemos efectuar una comparación y diferenciación. FUNDAMENTO DE LA PRUEBA PRECONSTITUIDA .

Ello mismo nos permitirá. Por el contrario. tal fundamento resultaría inquisitivo. con todas las garantías previstas en él. se constituye en un fundamento dogmático. como fundamento para la legitimidad y aceptación de la prueba preconstituida. Y debemos expresar. tales como la orientación de la búsqueda de la verdad. que. La lógica y el sentido común Nuestros maestros. por ende. la formación debida de la convicción judicial y la realización de la justicia. ignora la lógica y los fines del proceso penal. sino su sustancial naturaleza irreproducible. por lo menos mientras no se descubran otros mejores(11). recogidos previamente a la existencia del mismo proceso penal. hacer a un lado la exigencia del juicio oral previo para que aquella adquiera valor. para ofrecernos un derrotero claro al momento de escoger entre las interpretaciones posibles de la norma jurídica. Esto es que aceptar que solo por el objetivo de combatir el delito se hace necesario valorar la prueba preconstituida tendría una orientación irremediablemente persecutoria y. por lo tanto. tanto como necio que. en principio. antes que el mismo combate a la impunidad. pues . se orienta a los fines clásicos e irrenunciables del proceso penal. Ante el reconocimiento de esta última calidad. constituyen argumentos teleológicos y axiológicos intrínsecos al proceso penal. que no resultan. en principio. oponibles a una persona en concreto. 1. previos al establecimiento de lo justo(10). el aseguramiento de fuentes de prueba o el recojo o actuación de diligencias en la etapa preprocesal. todo lo preprocesal deba ser desechado e ignorado.La legitimidad de la prueba preconstituida necesariamente se diferencia de la prueba común que se actúa a nivel del juicio oral. Por otro lado. la pretensión de que solo valga lo actuado a nivel de juicio oral y que. No resulta ocioso sustentar que la valoración de los elementos de prueba y fuentes de prueba. siempre nos recomendaron que debiéramos atenernos a la lógica y al sentido común. como fundamento de la prueba preconstituida. en tal sentido. la búsqueda de la verdad y la realización de la justicia. apelar a la lógica y al sentido común nos parece simplemente crucial. en el peor sentido. puesto que lo que imposibilita su reproducción en tal etapa no es un capricho. por lo demás. que es lo que le concede legitimidad. solo como oblación a la “estelaridad del juicio oral”. significa el registro de actos absolutamente objetivos.

por ende. a una fotografía. existe la mejor posibilidad de debatirlos en el juicio oral. es decir técnicos. etc. fuera de ello. por ende. En la práctica. también hay actuaciones de investigados que niegan la realidad del hecho de que la droga les fue encontrada y argumentan falsamente la “colocación”. pues en tal norma se explica que. a un video. encontramos el derrotero de la legitimidad de la prueba preconstituida. De lo que se trata. por cierto. 2. test de alcoholemia.tampoco existen hechos imputados y. para descubrir lo veraz y convincente. es de los estándares de regularidad que deben fijarse para las actuaciones policiales iniciales o que se actúan ante la . así como a su posterior validación en juicio oral. pero porque se argumente ello no se tiene que darlo por cierto como si fuera un dogma y el trabajo policial y pericial fueran errados por definición. teniendo suficiente tiempo como para analizarlos. por consiguiente. para vulnerar el principio de presunción de inocencia. falta de fidelidad en el relato o problemas en la interpretación y. además.. sino que para la validez de tales pruebas preconstituidas nos deberemos remitir a su obtención y las garantías correspondientes. La legitimidad formal En el artículo II inciso 1 del Título Preliminar del Código Procesal Penal. que la prueba preconstituida no es inválida por el hecho de que no sea actuada en el juicio oral con las garantías propias de aquel. a un recojo de huellas dactilares o a un croquis no se le pueden oponer más que la ausencia de detalles técnicos o defectos por impericia del autor. pero. así como hay actuaciones policiales en que se “coloca” droga. en otras palabras. solo en casos concretos. fallas o errores. Ante tales argumentos se tendrá que producir el debate. y el juez o colegiado compulsar los dichos y afirmaciones para verificar lo que resulte creíble respecto de lo no creíble. lo único que podría reprochárseles sería defectos por descuido o falta de pericia. Así pues. intrínsecamente. Ello quiere decir. obtenida y actuada con las debidas garantías procesales”. Cierto es que los perjudicados con la actuación podrían aducir la falsedad. el deber del magistrado será atender y estudiar debidamente lo discutido. de recojo de especies incautadas y armas. Lo mismo sucederá ante un acta de levantamiento de cadáver. acta de decomiso de drogas. lo que podría perjudicar a alguien en particular. no se le podría reprochar nada. errores de este tipo. errores en los detalles recogidos o de observación y. se requiere “suficiente actividad probatoria de cargo.

VI. La urgencia se entiende que puede ser consustancial a la actuación de que se trate (caso de flagrancia) o sobrevenida (caso de la averiguación o diligencias iniciales). fotografías y videos. Se tratará de posibilitar. en su momento. que se refiere a la legitimidad de prueba. para lo contrario. diversos tipos de control para la actuación policial de modo que se confíe en aquella. siempre que sea posible. en cumplimiento de sus funciones constitucionales y en los estadios iniciales de la verificación de la notitia criminis. legitimidad y transparencia de tales actos y pericias. Todo lo que se haga debe estar dirigido a fortalecer el trabajo policial no solo con la presunción de autenticidad sino con la presunción de veracidad. sosteniéndose en su primer inciso que todo medio de prueba será valorado si ha sido obtenido e incorporado por un procedimiento constitucionalmente legítimo y como sanción. se aprecia la carencia de valor de las pruebas obtenidas mediando la violación del contenido esencial de los derechos fundamentales.flagrancia delictiva. tratándose también de elevar el nivel de credibilidad. REQUISITOS DE LA PRUEBA PRECONSTITUIDA Son las condiciones que presentándose en conjunto determinan la existencia y valoración de la prueba preconstituida. Intervención policial urgente Naturalmente resulta ser la actividad policial. etc. no podrán ser reproducidas. merced a buen trabajo policial. Otro derrotero lo ofrece el artículo VIII del Título Preliminar. la que suele generar pruebas preconstituidas en tanto tales actuaciones constituyen actos funcionales legítimos y regulares. que se presumen auténticos. Registro o documentación irrepetible La irrepetibilidad del hecho registrado o documentado puede ser natural (hecho cuyo nuevo registro es imposible) o sobrevenido. 1. . para que den fe de la actuación policial y de la veracidad de lo que se registró. siendo el tema fundamental que el acto realizado es definitivo y las condiciones en que fueron recogidas. Se requerirá generar la participación de terceros. Obviamente esta confianza se deberá ir ganando en el camino. también. 2. De cualquier modo el personal policial queda vinculado a actuar con inmediatez para que no se pierda la prueba.

la doctrina reconoce el valor a la prueba preconstituida por sí misma. genera su valor en cuanto acercamiento a la verdad. los demás permanecen invulnerables. limitando algunos derechos fundamentales. Reproducción fiel de los hechos y/o actuados Cumplidos los anteriores requisitos. La actuación irregular de la Policía. Oralización Se estima en el Código que el valor de la prueba preconstituida queda validada en su lectura durante el juicio oral. 4. ello se considera una obligación de la policía que deviene a generar el valor de su trabajo funcional (13). donde se hacen concesiones razonables a la Policía nacional. en cuanto actuación policial urgente. aparecen otros casos bajo el amparo del NCPP. 3. lo cierto es que el trabajo de reproducción. según corresponda. 5. que ganarán los mejores y más coherentes fundamentos. asumiendo que lo actuado es irrepetible y se realizó con regularidad. VII. Asimismo. en sentido contrario. dentro de los límites de su actuación regular y la oraliza para someter a debate las observaciones. En general. de donde devendrían pruebas preconstituidas. . siendo el motivo que hace necesario respetar el estándar mínimo para que pueda valorarse la misma. CASOS DE RECOJO DE LA PRUEBA PRECONSTITUIDA Podemos fácilmente advertir la orientación dada por la Constitución en relación con la flagrancia delictiva o peligro grave de su perpetración. Por cierto que la fidelidad de la representación podría ser objeto de debate. Regularidad de la actuación El personal policial debe haber actuado observando las garantías que hacen regular la actuación y legítimo lo obtenido. se juega luego en la regularidad del procedimiento con que resultó conservada la información relevante. reconociendo también que fuera de aquellos a los que se faculta afectar. según pasamos a ver. debe reflejar la realidad del hecho producido. pero.La condición de irrepetibilidad de lo recogido viene a ser el fundamento o justificación que hace razonable su caracterización como prueba (12) y su inmediatez respecto del hecho. Respecto a ello. para ser aceptado. La posibilidad de acercarse a la verdad de los hechos. en todo caso. devendría a enervar cualquier significación probatoria de esta prueba.

en cuanto a la protección y recojo de fuentes de prueba. una aprehensión. pues tal situación de hecho. Manuel Jaén Vallejo. por facultar el accionar policial. Debe considerarse que la flagrancia ocurre también en los delitos permanentes. esto es en aquellos que se caracterizan por la tenencia de elementos prohibidos por la ley (armas o insumos de drogas. caracterizados porque se suelen descubrir en flagrancia. que constituye precondición. puede ser usada y oralizada tanto por acusadores como por defensores (artículo 384 inciso 1). Resulta importante tratar de documentar y demostrar la flagrancia. Esto es que en la fase inicial. siendo una neta preconstitución de la prueba. en general. puede darse una persecución. ocurriendo que les caracteriza “la inseparable percepción diaria de los policías. 2. distinta a la denominada investigación preparatoria. Ahora bien. devenir una detención y diversas diligencias y pericias que resultarán irreproducibles posteriormente. para el ingreso al domicilio de un particular. en este sentido. . lo cual resulta lógicamente irrepetible. pueden empezar a determinarse luego de un encuentro casual y sorpresivo para la misma Policía(14). de lo que se infiere la presunción iuris tantum de credibilidad de los afirmado por ellos. originalmente. En actuaciones en fase inicial La actuaciones policiales en fase inicial. posibilita la generación posterior de fuentes de prueba y prueba preconstituida. A partir de allí. por ejemplo. exigiéndose de todos modos la ratificación de los agentes policiales en juicio (17). refiere que la prueba preconstituida (prexistente al proceso) fue reconocida por el Tribunal Constitucional español a partir de sus primeros pronunciamientos respecto las pruebas de alcoholemia. pues como bien se sabe la fase inicial posee naturaleza y finalidad propia. En actuaciones en casos de flagrancia Las actuaciones policiales en casos de flagrancia delictiva. La prueba preconstituida. ciertamente pueden resultar impuestas por las circunstancias. para el objeto de ofrecer una noticia concreta y dar paso a la fase siguiente. César San Martín indica que se les denomina “delitos testimoniales”. precisamente con relación al test de alcoholemia podemos bien inferir que aquel supone una constatación policial in situ de flagrancia delictiva. A ciertos casos. por ejemplo) y otros casos (16). finalmente. se desenvuelven o desarrollan a la vista de otras personas (15). según se ha visto. Tales delitos.1. solo se pretende verificar lo elemental de la notitia criminis.

se dice: artículo 203) bajo supuestos de urgencia o peligro en la demora o ante delitos que causan grave alarma social y para el objeto de la incautación de instrumentos. efectos o pruebas del mismo (artículo 206) (20). posteriormente. A tales acciones determinadas por la urgencia se les denomina “diligencias de comprobación inmediata”(19). en el mismo sentido. el futuro valor de las pruebas preconstituidas corresponde con que se cautelen. Las intervenciones policiales de este tipo pueden ser: control de identidad policial (a persona individual. en su libre desenvolvimiento y quehaceres. Desprendiéndose de la norma adjetiva la actuación policial. Y si tal hecho se realiza. 3. a la Policía le corresponde ir previsoramente preparada. dirigidos a conjuntos de personas en vías. apreciándose que dichas acciones originarían prueba preconstituida y fuentes de prueba (21). en tal estadio de verificación inicial aparecen tales elementos relevantes que podrían perderse de no ser recogidos. necesidad. podrán surgir elementos de prueba o fuentes de prueba que requerirán protección y recojo. deben realizarse conforme a los principios de objetividad. con lo elemental. controles policiales públicos (ante delitos graves. En actuaciones de control El Código Adjetivo ha registrado un conjunto de intervenciones policiales que se realizan netamente con el interés de buscar elementos o fuentes de prueba (fines de averiguación.Por ello. la Policía resulta obligada a resguardarlos. los elementos y fuentes de prueba que determinarán las actuaciones policiales pueden aparecer sorpresivamente y vinculando actividades cautelares imprescindibles. En todos los casos mencionados. Las actuaciones concretas que la Policía podría efectuar aparecen como lógicas atribuciones suyas (artículo 68). Obviamente. para llegar al conocimiento de la verdad de lo acontecido. Se entiende que estas actuaciones policiales que pueden afectar a varios ciudadanos. sostenemos que cuando. en que se debe registrar en actas la actuación en detalle. en principio. tal como sí lo tiene la fase de investigación preparatoria. Recalcando que la fase preliminar o inicial no tiene como objeto funcional el recojo de elementos probatorios. en situaciones ex post. Si bien estos casos suelen ser sorpresivos. para recoger elementos de prueba. es por el valor que podrían tener. también con fines preventivos). precisamente se dice que tal fase es discrecional y no es de obligatorio cumplimiento(18) y. al fiscal le corresponde orientar sobre dicha posibilidad. inmediatez y proporcionalidad. a partir de . lugares o establecimientos públicos) y pesquisas (inspecciones sobre cosas o personas buscando rastros del delito).

debiéndose hacer notar que tal norma no remite a la necesidad de un desarrollo posterior como si se manifiesta en otros casos. según el caso. Grave peligro de la perpetración de delito La Constitución peruana. como las voces de una persona solicitando auxilio. declaraciones de testigos. resulta lógico que adquieran la condición de fuentes de prueba o prueba preconstituida. para el ingreso al domicilio de cualquier ciudadano. puesto que conforme al artículo 166 de la Ley de Leyes. bastarán para justificar (legalmente) un ingreso a un domicilio. debe prepararse la cadena de custodia y el detalle útil en las actas. A partir de tal comprensión. tal entidad tiene por finalidad. acta de levantamiento de cadáver. .). precisamente. suficientemente coherente y creíble. aunque no necesariamente esperadas (actas de incautación. recojo de huellas digitales. puesto que siendo interés neto de aquella acción la búsqueda de pruebas. garantizar la seguridad del patrimonio privado. la protección y ayuda a las personas. las diligencias que podrían devenir inmediatamente. El único presupuesto razonable para tal actuación policial es que el peligro debe de ser percibido de cualquier modo ex ante y no ex post. Efectuando una interpretación sistemática. es fundamentalmente la Policía nacional. en tales circunstancias. VIII.documentar la justificación del control de que se trate. que faculta a limitar el derecho a la inviolabilidad del domicilio. por la situación de hecho que despertó una lógica alarma. ciertamente podemos interpretar que se la menciona implícitamente en otros artículos tal como en la última parte del 325. donde se menciona que tienen carácter de actos de prueba las pruebas anticipadas y las “actuaciones objetivas e irreproducibles” cuya lectura en el juicio oral autoriza este Código. Legitimado tal ingreso al domicilio. prevenir y combatir a la delincuencia. ARTÍCULOS DEL NCPP SOBRE PRUEBA PRECONSTITUIDA Si bien solamente en un artículo del NCPP se menciona a la prueba preconstituida. inciso 9. 4. etc. no habrá sorpresa en el descubrimiento de tales: por ende. fotografías y croquis. bajo la intención de prevenir lesiones corporales o la muerte de la persona. se advierte que una situación dramática. en su artículo segundo. decomiso de objetos. trata el tema del muy grave peligro de perpetración de un delito como la circunstancia excepcional. se advierte que la facultada.

Por ende. cuya naturaleza era oralizable. podrían constituirse en prueba preconstituida y requerir su lectura y debate en el juicio oral. puesto que teniéndose en claro que la Policía judicial. sobreviene la condición impensada de que el perito. pesaje. Lima.. hallazgo e incautación. Un caso particular de prueba preconstituida sobreviniente sería el caso del informe pericial.Asimismo. 2005. 1996. Jurista Editores. registro. sin embargo. y sustentándose ello. en el artículo 383. Roberto E. que originalmente no era irreproducible y que. 60 y sgtes. En este caso. 311. Buenos Aires. enfermedad o ausencia por motivos desconocidos. “Derecho Procesal Penal”. NOTAS: (1) En Argentina. para adquirir validez. . Entendemos que algunas diligencias efectuadas por peligro en la demora y ante la presencia del juez. y IPARRAGUIRRE N. revisión. Pág. Puede verse: CREUS.. no parece que se hubiera desarrollado la noción de prueba preconstituida. advertimos diversos actos que podrían generar prueba preconstituida a través de la actividad policial. la ausencia del testigo perito que no fue anticipada decanta la generación de prueba preconstituida (anterior al juicio oral). El inciso e) se refiere directamente a las actas policiales y del fiscal que contiene diligencias objetivas e irreproducibles (conforme a su naturaleza) actuadas conforme al NCPP o a la ley (cumplidas con regularidad y respeto a los derechos fundamentales). Aparecen nominadas algunas actuaciones netamente policiales. procede a asegurar pruebas o recogerlas. “Código Procesal comentado”. Ronald D. Carlos. inspección. algunas actuaciones podrían efectuarse bajo la dirección del fiscal. debido al defecto aquel. Págs. Excepcionalmente. incisos b. prueba preconstituida. no podrá hacerlo. tales como: actas de detención. a pesar de haber realizado el trabajo. no se constituyó como prueba anticipada y para darle validez final se deberá oralizar. Astrea. por ello. cuyo autor no puede concurrir al juicio por fallecimiento. En este caso. (2) CÁCERES J. c y e. pero que no llegaron a efectuarse con asistencia de la defensa (prueba anticipada). Se trata en tal caso de una prueba preconstituida excepcional que tiene origen en la etapa de la investigación preparatoria. la presencia del juez de la investigación preparatoria genera pruebas anticipadas y las de la Policía y el fiscal. Es el caso de certificaciones o constataciones in situ que podría haber efectuado la Policía en ejercicio de sus funciones. aparentemente sucede lo mismo. durante la prevención.

Lo irónico es que se atacaba a la conciencia e íntimas convicciones de los magistrados. En: Actualidad Jurídica. 1997. 318. . y otros (coordinadores). (7) GÓMEZ DE LIAÑO FONSECA HERRERO. Gaceta Jurídica. Pág. Pablo. (9) BERNAL. Pág. César. 2004. “La prueba anticipada”. Allí. Lima. (11) ANGULO ARANA. Eduardo. Op. Jaime y MONTEALEGRE. José María Bosch editor. Barcelona. 1995. 463. “Proceso penal y búsqueda de la verdad”. Hernando Devis Echandía presentó una ponencia sobre este tema ante el Tercer Congreso Internacional de Derecho Procesal. Manuel. 2004.(3) SAN MARTÍN. Págs. celebrado en Barranquilla-Colombia del 24 al 29 de agosto de 1981. 458. Pág. Universidad de Externado de Colombia. como Lectura Nº 3. Pág. (12) MIRANDA ESTRAMPRES. Palestra. Pág. En: Derecho Procesal Penal de Vicente Gimeno Sendra (Colex. Grijley. En: El Nuevo Proceso Pena. “Manual de Derecho Procesal Penal”. Idemsa. Tomo 130. cit. Marta. Lima. oponiéndoles la “filosofía” de la norma y los “principios”. julio de 1997. Por cierto que también se argumentó que darle valor a lo sumarial obedecía a la búsqueda de la verdad absoluta en el proceso. Pedro. (10) A pesar de que nos remitimos a España para conocer el desarrollo de la prueba preconstituida. generándose indefensión. aparece “Los actos de investigación y de prueba”. corruptela. 49. para el curso taller sobre obtención y valoración de los medios probatorios en el proceso penal. (6) Ver: Materiales de lectura preparados por el profesor César San Martín Castro. “Derecho Procesal Penal”. cit. retroceso inquisitivo y muchas cosas más. 2005. “El proceso penal”. Lima. debemos decir que hubo un combate contra la práctica que la generó.. Estudios fundamentales . Págs. (8) GÓMEZ DE LIAÑO. Pág. Bogotá. 2005. (5) Ibíd.setiembre. Víctor Cubas V. 464. Op. Lima. pues se le denominó práctica viciosa. 662. Tomo I. Manuel. Madrid. 367 a 381). Lima. con la asistencia del profesor César Azabache C. Pág. “La mínima actividad probatoria en el proceso penal”. Véase el derrotero histórico de esto en MIRANDA ESTRAMPRES. Academia de la Magistratura. 55 y sgtes. fundamentando que así se violentaba la tutela afectiva. 1996. 662. (4) SÁNCHEZ VELARDE.

36. Lima. “La detención en casos de flagrancia”. (21) SÁNCHEZ VELARDE. Manuel. cit. (19) SAN MARTÍN CASTRO. Pág. Gaceta Jurídica. cit. 662. Op. (14) ANGULO ARANA. Op. Tomo 94.setiembre. Págs. Tomo 106. Fany Soledad. “El registro personal y las intervenciones corporales”. cit. cit. Pág. (16) BERNAL. Jaime. Pág. 36. Pág. 473. Jaime et al. 413 y sgtes. et al. cit. 2002.(13) BERNAL. et al. “Los principios de la prueba en el proceso penal español”.setiembre. cit. Op. Pedro M. En: Actualidad Jurídica. 55. (20) Sobre el tema véase QUISPE FARFÁN. Estudios fundamentales. Págs. Pág. Op. 61. (15) SAN MARTÍN CASTRO. Pág. Gaceta Jurídica. (18) BERNAL. (17) JAÉN VALLEJO. Op. Jaime. 484-485. En: Actualidad Jurídica. Lima. Págs. cit. 47-48. . Op. En: El nuevo proceso penal. 2001. Op.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->