P. 1
El Tesoro de David por David, C.H. Spurgeon

El Tesoro de David por David, C.H. Spurgeon

5.0

|Views: 17.979|Likes:
Este es una texto escrito por el celebre Principe de los Evangelistas David C.H Spurgeon. Es un análisis del libro de los Salmos.
Este es una texto escrito por el celebre Principe de los Evangelistas David C.H Spurgeon. Es un análisis del libro de los Salmos.

More info:

Published by: yerko.cubillos@gmail.com on Mar 25, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/21/2014

pdf

text

original

Este Salmo tiene por objeto expresar la gloria de Dios según la oímos en el trueno ensordecedor.
Los versículos avanzan al compás de los rayos. Los verdaderos ministros son hijos del trueno, y
la voz de Dios en Cristo Jesús está llena de majestad. Así tenemos las obras de Dios y la Palabra
de Dios unidas. C. H. S.

Todo el Salmo: En este Salmo se celebra la fortaleza de Jehová; y la ejemplificación de la misma
es evidentemente tomada de una tempestad en el Líbano. Desde las montañas, la tormenta se
extiende sobre el llano. Robert Murray M'cheyne

No hay fenómeno en la naturaleza tan imponente como una tempestad con truenos y relámpagos.
El Salmo veintinueve denota una vitalidad y poder sagrados de la presencia de Jehová en el
estruendo de la tormenta. James Hamilton, D.

Deberíamos comprender lo que es una tempestad en el Oriente, para apreciar los sentimientos del
poeta; con un poder que sugiere el fin del mundo. Augustus F. Tholuck
Vers. 1. Dad a Jehová. Ni el hombre ni los ángeles pueden conferir nada a Jehová, pero pueden
reconocer su gloria y poder. Las causas naturales, como las llaman los hombres, son Dios en
acción, y nosotros no debemos adscribirles poder directamente. C. H. S.

139

Esto muestra lo poco dispuestos que solemos estar a conceder a Dios lo que se le debe. John
Trapp

Vers. 2. Rendid a Jehová la gloria debida a su nombre. Por tercera vez se nos hace esta
admonición, porque los hombres se resisten a glorificar a Dios, y especialmente los hombres
importantes. La incredulidad y la desconfianza, las quejas y las murmuraciones roban a Dios su
honor debido. C. H. S.

Lo cual no puedes hacerlo, pues su nombre está por encima de toda alabanza; pero puedes
procurar hacerlo. John Trapp

Adorad a Jehová. ¿Por qué ha de ser adorado? ¿Por qué hemos de concederle este alto honor?

Vers. 1, 2. Un cristiano sincero tiene como objetivo glorificar a Dios, exaltar a Dios y elevar a
Dios en el mundo. El que pone la gloria de Dios como su meta principal hallará que su meta
principal, gradualmente, socavará todas las metas inferiores. Allí donde la gloria de Dios es
tenida como el fin más elevado, todos los demás son mantenidos debajo. Thomas BROOKS

Vers. 3. Voz de Jehová sobre las aguas. No hay vista que más alarme que el destello del rayo
alrededor del mástil del barco.

Truena el Dios de gloria. El trueno es en realidad un mero fenómeno eléctrico, pero es causado
por la intervención de Dios mismo. La electricidad por sí misma no puede hacer nada; tiene que
ser usada y enviada a su objetivo; y hasta que el Señor Todopoderoso la envía, su rayo es inerte e
impotente. Antes volaría por los cielos una roca de granito que un relámpago cruzara el espacio
sin ser enviado por la Causa Primera. C. H. S.

Sí, gran Dios, este corazón hasta aquí tan seco, tan duro, tan árido; esta roca que Tú has golpeado
por segunda vez, no va a resistirte ya más, porque de Ti brotan aguas saludables y abundantes.
La misma voz de Dios que trastoma las montañas, envía sus truenos y relámpagos y divide el
cielo por encima del pecador, ahora manda a las nubes que derramen lluvias de bendiciones,
cambiando el desierto de su alma en un campo que produce a ciento por uno; esta voz escucho. J.
B. Massilon

Las potencias naturales de la materia y las leyes del movimiento son verdaderamente los efectos
de la actividad de Dios sobre la materia. En consecuencia, no hay tal cosa como causas naturales
o poder de la naturaleza independientes. Samuel Clarke

Vers. 4. Voz de Jehová con potencia. Como la voz de Dios en la naturaleza es tan poderosa,
también lo es en la gracia; el lector puede trazar un paralelo, y hallará mucho en el evangelio que
puede ser ilustrado por el trueno del Señor en la tempestad. Procura no rechazar al que te habla.
Si su voz es poderosa, ¡piensa lo que será su mano! C. H. S.

El caos no puede resistirte, escucha tu voz con obediencia, pero el corazón endurecido te
rechaza, y tu voz poderosa llama muchas veces en vano a su oído. Tú eres mayor que cuando

140

creas los mundos de la nada, cuando mandas al corazón rebelde que se levante de su abismo de
pecado y siga por los caminos de tus mandamientos. J. B. Massillon

Voz de Jehová con gloria. El Rey de reyes habla como un rey. Así como cuando el león ruge
todas las bestias de la selva se acurrucan en silencio, así también la tierra está silenciosa y muda
cuando resuena el trueno de Jehová. C. H. S.

Oh, si el «Boanerges» evangélico hiciera que el glorioso sonido del evangelio fuera oído por
debajo de todo el cielo, y que el mundo pudiera de nuevo ser sensible al mismo, antes que la voz
del Hijo del Hombre, que tantas veces ha llamado a los pecadores al arrepentimiento, los llame a
juicio. George Horne

Vers. 5. Voz de Jehová. Es diabólica la ciencia que centra nuestras contemplaciones en las obras
de la naturaleza y las aparta de Dios. Si alguno que quiere conocer a un hombre prescinde de su
rostro y fija sus ojos en las uñas, ésa es una locura merecedora de nuestra burla. Juan Calvino

Las cedros del Líbano. Estos árboles de Dios tan poderosos, que durante siglos han resistido la
fuerza de la tempestad, son los primeros objetos de la furia de los rayos, que, como se sabe bien,
visitan primero los objetos más altos. Robert Murray M’cheyne

Vers. 6. Los hace saltar como becerros; al Líbano y al Sirión como crías de búfalos. La voz de
nuestro Salvador moribundo hendió las rocas y abrió las tumbas; su voz viviente todavía obra
maravillas semejantes. C. H. S.

A toda bestia del bosque Él pone en el trance de dar a luz sus crías. El nuevo nacimiento, el
arrepentimiento y la humillación del evangelio abren los corazones de los hombres, que son
gruesos y llenos de la propia vanidad, orgullo, hipocresía, amor propio y pagados de sí mismos, y
también fanfarronería y sensualidad, como todo bosque está lleno de matorrales y espesura, que
impide el paso, hasta que es limpiado, sea quemándolo o destrozándolo. Joseph Caryl

Vers. 7. Voz de Jehová que lanza llamas de fuego. El mismo poder de Dios sale de su palabra,
«viva y poderosa, y aguda como espada de dos filos», que penetra, ilumina e inflama los
corazones de los hombres. George Horne

«La voz de Jehová envía llamas partidas de fuego.» Esto es muy descriptivo de la acción divina
en Pentecostés enviando llamas partidas, en lenguas de fuego que estaban divididas desde su
fuente celestial, y se posaron sobre las cabezas de los apóstoles, y los llenaron del fuego del celo
y el amor santos. Christopher Wordsworth
Vers. 8. Voz de Jehová que hace temblar el desierto. Sí, incluso aquí, gran Dios, donde creí que
hallaría un asilo inaccesible a tu misericordia eterna y podría pecar con impunidad, incluso en
esta soledad tu voz me detuvo y me hizo postrar a tus pies. J. B. Massillon

Vers. 9. Voz de Jehová que desgaja las encinas. Nuestros primeros padres buscaron un refugio
entre los árboles, pero la voz de Dios los halló muy pronto e hizo temblar sus corazones. El
evangelio tiene un poder revelador en los corazones oscuros, y hace que el alma tiemble delante
del Señor. C. H. S.

141

Y en su templo todo proclama su gloria. Hay mucho más poder real en el trueno de la Palabra
que en la palabra del trueno. Este aterroriza sólo para convencer, pero el otro aterroriza para
salvación. Joseph Caryl

Vers. 11. Jehová dará fuerza a su pueblo; Jehová bendecirá a su pueblo con paz. En el huracán
que describe este Salmo se desplegó un gran poder; en la calma suave después de la tormenta se
promete que este poder será la fuerza de los escogidos. C. H. S.

Primero, el evangelio pone este premio en la mano del que está dispuesto a adquirirlo; es paz de
conciencia, porque la paz de conciencia no es sino un pago realizado bajo la mano de Dios, el
que la deuda de la justicia divina sea pagada plenamente.

Segundo, todo verdadero creyente tiene paz de conciencia en la promesa, que nosotros contamos
tan buena como dinero constante y sonante. Vale la pena leer todo el Salmo para ver qué peso
pone el Señor en esta promesa dulce. El Salmo tiene por objeto mostrar, qué grandes cosas puede
hacer Dios, y que esto no significa para El nada más que una palabra. Este Dios que hace todo
esto, promete bendecir a su pueblo con paz. ¿No sería una paz triste si hubiera calles tranquilas
pero nos cortáramos el cuello en nuestras casas? Con todo, infinitamente más triste es tener paz
en las calles y las casas pero guerra y sangre en nuestras conciencias culpables. «Mi paz os dejo,
mi paz os doy.»

En tercer lugar, es llamado «el fruto apacible de la justicia». Sale de modo tan natural de nuestra
santidad como un fruto brota de la simiente correspondiente. William Gurnall

***

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->