P. 1
El Tesoro de David por David, C.H. Spurgeon

El Tesoro de David por David, C.H. Spurgeon

5.0

|Views: 17.950|Likes:
Este es una texto escrito por el celebre Principe de los Evangelistas David C.H Spurgeon. Es un análisis del libro de los Salmos.
Este es una texto escrito por el celebre Principe de los Evangelistas David C.H Spurgeon. Es un análisis del libro de los Salmos.

More info:

Published by: yerko.cubillos@gmail.com on Mar 25, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/21/2014

pdf

text

original

El Salmo: En el año 1582, este Salmo fue cantado en una notable ocasión en Edinburgo. Un
ministro encarcelado, John Durie, había sido puesto en libertad y fue recibido al entrar en la
ciudad por doscientos de sus amigos. El número creció hasta que se halló en medio de una
compañía de dos mil, que empezaron a cantar a medida que avanzaban por la Calle Alta: «Que lo
diga Israel», etc.

Lo cantaron en cuatro partes con profunda solemnidad, todos uniéndose en la bien conocida
tonada del Salmo. Estaban muy conmovidos y también los que lo escucharon; y uno de los
principales perseguidores se dice que estaba muy alarmado ante esta escena y canto, más que por
cualquier otra cosa que había visto en Escocia. Andrew A. Bonar

Vers. 1. Si Jehová no hubiera estado de nuestra parte, que lo diga Israel Murmuramos sin
necesitar estímulo para ello, pero nuestra acción de gracias necesita ser espoleada, y es bueno
que alguno de nuestros amigos nos diga que expresemos lo que sentimos. Imaginé-monos lo que
sucedería si el Señor nos hubiera dejado; y, por otra parte, podemos ver lo que ha sucedido por el
hecho de que nos haya sido fiel. C. H. S.

Vers. 2. Si Jehová no hubiera estado de nuestra parte, cuando se levantaron contra nosotros los
hombres. No hay duda con respecto a nuestro Libertador; no podemos atribuir nuestra salvación
a ninguna otra causa, porque no habría podido estar a la altura de la emergencia; nada que no
fuera el Omnipotente y Omnisciente podría haber realizado nuestro rescate. Nos gozamos porque
Dios ha estado a nuestro lado; a nadie más se lo debemos.

Vers. 3. Nos habrían tragado vivos entonces, cuando se encendió su furor contra nosotros.
Estaban ansiosos de destruirnos, se nos habrían tragado vivos en un instante. La furia de los
enemigos de la iglesia se ha levantado a su máximo frenesí; nada los dejará satisfechos excepto
la aniquilación total de los escogidos de Dios. Su ira es como un fuego encendido y que es
imposible apagar.

La ira no es nunca tan ardiente como cuando el pueblo de Dios es su objeto. Las chispas se hacen
llamas, y el horno es calentado siete veces cuando se espera echar en él a los escogidos de Dios.
C. H. S.

La palabra implica comer con apetito insaciable; todo el que ha de comer ha de tragar; pero el
glotón parece más bien tragar que comer. No se entretiene mascando. Joseph Caryl

Vers. 4. Las aguas nos habrían inundado. Cuando la enemistad del mundo abre una compuerta se
lanza sin compasión y lo arrolla todo. En la gran inundación de la persecución y la aflicción,
¿quién puede ayudar sino Jehová? De no haber sido por El, ¿quién estaría vivo en estos

631

momentos? Hemos experimentado ocasiones en que las fuerzas combinadas de la tierra y del
infierno nos habrían dado fin de no haber sido por la gracia omnipotente que interfirió para
rescatarnos. C. H. S.

Vers. 4, 5. Ésta es una figura muy apropiada. Es horrible presenciar una reyerta encarnizada; aún
más destructivo es un río que se desborda y se lanza impetuosamente; no es posible restringirlo
ni frenarlo, porque nadie tiene poder para ello.

Como entonces, dice, el ímpetu del río arrastra todo lo que halla a su paso, de este modo rugen
los enemigos de la iglesia y no pueden ser detenidos por la fuerza humana. Por ello, hemos de
aprender a valernos de la protección y ayuda de Dios. Porque ¿qué otra cosa es la iglesia sino un
bote amarrado a la ribera que es arrastrado por la fuerza de las aguas, o un arbusto que es
desarraigado sin el menor esfuerzo por la inundación?

Tal era el pueblo de Israel en los días de David en comparación con las naciones que le
rodeaban. Tal es la iglesia en el día de hoy comparada con sus enemigos. Tal es cada uno de
nosotros comparado con el poder del espíritu maligno.

Somos como un pequeño arbusto que hace poco que crece y no tiene arraigo; pero el enemigo es
como el Elba saliendo de madre y con gran fuerza derriba todas las cosas que se le oponen.
Nosotros somos como una hoja marchita, pendiente por el peciolo del árbol; él es como el viento
del norte que puede derribar los árboles de cuajo. ¿Cómo, pues, podemos resistir o defendernos
con nuestro poder? Martin Lutero

Vers. 7. Nuestra alma escapó cual ave del lazo de los cazadores. Los cazadores tienen muchos
métodos para cazar pajarillos, y Satanás tiene muchos métodos para entrampar almas. Algunos
son atraídos por falsos compañeros; otros, seducidos por amor a golosinas; el hambre hace caer a
muchos en la trampa, y el miedo les impele a volar hacia la red. Los cazadores conocen los
pájaros y el modo de cazarlos; pero los pájaros no ven el lazo para poder evitarlo, y no pueden
romperlo para escapar del mismo cuando están atrapados. Feliz el pájaro que tiene un libertador
fuerte y poderoso y dispuesto en el momento del peligro; más feliz todavía es el alma sobre la
cual vela el Señor día y noche para sacar sus pies de la red. C. H. S.

El alma está rodeada de muchos peligros. 1. Es entrampada por la mundanalidad, uno de los
peligros más gigantescos contra los cuales el pueblo de Dios ha de estar especialmente en
guardia -un enemigo de toda espiritualidad del pensamiento y el sentimiento. 2. Es entrampada
por el egoísmo -un enemigo a toda caridad generosa y del corazón, a toda generosidad y
filantropía cristianas. 3. Es entrampada por la incredulidad - el enemigo de la oración, la
confianza sencilla y todo esfuerzo cristiano personal. Estos no son peligros imaginarios. Los
encontramos en la vida cotidiana. Nos amenazan en todo momento y con frecuencia hemos de
lamentarnos por los estragos que hacen en nuestros corazones. George Barlow

Vers. 8. Jehová, que hizo el cielo y la tierra. Como si el Salmista hubiera dicho: «En tanto que
veo cielo y tierra, no desconfío. Esperó en el Dios que ha hecho todas estas cosas de la nada; y,
por tanto, mientras las vea como dos monumentos permanentes de su poder, cielo y tierra, nunca
me desanimaré.»

632

Así el apóstol (1ª Pedro 4:19): «Encomienden sus almas al fiel Creador, haciendo el bien.» ¡Oh
cristiano, recuerda que cuando confías en Dios confías en un Creador Omnipotente que puede
ayudarte, y tu caso no es nunca desesperado! Dios pudo crear cuando no tenía nada en que
trabajar, algo asombroso; y El pudo crear cuando no tenía nada con que trabajar, lo cual es algo
igualmente asombroso.

¿Dónde están las herramientas con que hizo el mundo? ¿Dónde está la llana con que hizo la
bóveda del cielo? ¿Y la pala con que cavó el mar? Lo hizo todo de la nada. Así pues,
encomienda tu alma al mismo fiel Creador. Thomas Manton

Los romanos, hallándose en un gran apuro, echaron mano de las armas que tenían colgadas en
los templos de sus dioses para luchar con ellas, y vencieron. Y éste debe ser el curso de todo
buen cristiano en tiempos de extrema necesidad, acudir a las armas de la iglesia: oraciones y
lágrimas. Los muros de los espartanos eran sus lanzas; los muros de los cristianos son sus
oraciones. Su ayuda sigue siendo el Nombre del Señor, que hizo los cielos y la tierra. Edmund
Calamy

Nuestro socorro está en el nombre de Jehová, que hizo el cielo y la tierra. Pon al Dios eterno,
Hacedor del cielo y de la tierra, frente a todas las tribulaciones y peligros, frente a las
inundaciones y las tentaciones; que puede hacer desaparecer de un soplo todas las furias del
mundo y del infierno, como una gota de agua desaparece en un incendio; y ¿qué es la tierra con
toda su fuerza y poder frente a Aquel que hizo cielos y tierra? Thomas Stint

***

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->