Introducción

En el presente informe se intentará realizar un trabajo de articulación conceptual tomando como elemento de análisis el Caso X. El objetivo será poder dar cuenta de la particularidad del caso observado marcando como ejes de análisis los conceptos de Estrago Materno e Ideal. La idea es marcar como a través del discurso de la Sujeto, puede observarse la estrategia defensiva que la paciente utiliza frente a un Otro materno estragante. Además es preciso ubicar en este caso, como el Ideal anoréxico de un cuerpo delgado reaparece constantemente como forma necesaria de diferenciarse de ese Otro avasallante, mostrando de esta forma las características estructurales de la paciente.

Caso
X es una mujer soltera que promedia sus 50 años, quien se ubica en una posición subjetiva anoréxica. A su vez se presupone que se trata a su vez de una estructura psicótica. Vive sola con su madre la cual según la paciente es una mujer excedida de peso, lo mismo comenta sobre su hermana y su sobrino. La paciente acude a los consultorios externos de psicopatología del Hospital Piñero sin ser acompañada por un familiar desde hace bastante tiempo. El dispositivo desplegado con esta paciente consiste en una red que cuenta con los siguientes profesionales: una licenciada en psicología, una médica especialista en psiquiatría y una nutricionista. Se le prescribió como medicación clonazepam para ayudarla a bajar las ansiedades, sin embargo la paciente manifiesta no tomarlas porque se duerme en el trabajo. Además del tratamiento realizado en esta institución, X también suele ir a varios hospitales a tratarse por otros asuntos. La paciente marca la edad de 18 años como punto de comienzo de su problema de alimentación. Cuando el padre murió ella se encontraba en su casa bañándose, ya que su hermana le dijo que volviera a su casa a descansar un poco.

1

“gorda pedorra”. personas extrañas (un vecino y una médica) le indican que esta excedida de peso y debe adelgazar. Sumado a esto. y yo estoy encerrada con un odio !”. tomándola como objeto que obtura su falta. Yo le digo: “¡vos me queres matar!. X declara: “¡Ella está chocha. y ahora no me llama nadie. Me vas a enterrar en Lugano”. Odio ese lugar.” “tengo el colesterol alto”. ¡Le tengo una idea a mi vieja!. ¡debe estar chocha que este ahí!.Durante la sesión X se manifiesta ansiosa y alterada. Ante 2 . pero que a su vez la mantiene cautiva dentro de una casa que la paciente siente como su prisión. y yo estoy encerrada con un odio! Debe estar chocha. No puede ser que no pueda ir a ningún lado. Hay en el discurso de X una continua denuncia de ser gozada por el Otro materno: “¡ Ella está chocha. Ante esto X se muestra indignada. antes me llamaba uno. La paciente se encuentra ubicada como objeto de goce frente a esta madre. me deprime. X comenta que siempre esta preocupada por la comida y que lo único que puede brindar a los demás es alimento. a su hermana o incluso al perro de la casa: “ Mi mamá nos engordó desde chicas. otro. lo único que sabe hacer es darnos comida. Trabajo de articulación: En esta paciente.” En el análisis. […] Para mi esta me hizo una brujería. que siempre la insta a llenarse de comida. con quien convive. la cual la vive como una prisión. Antes salía con un tipo. ya sea a ella. Sobre su mamá. comenta que ya no tolera mas la situación en la que vive: un trabajo mediocre que no la dignifica acompañado del encierro padecido en su casa. parecería estar muy contenta con la circunstancia que atraviesa ya que esto le ocasiona vivir con ella y en su defecto hacerle compañía. Existe un tema recurrente en su discurso con respecto a la grasa: “Todos son unos grasas. la paciente relata dos experiencias particulares de la vida cotidiana en las cuales a pesar de su condición delgada. nos encontramos con una fuerte queja hacia un Otro materno invasivo. ¡desapareció!” La paciente vive el encierro en su hogar como un designio de ese Otro materno insaciable que la acapara toda para sí. la paciente declara que su madre. […] Igual a pesar que se enoja.

Ahora bien. es deseo de reconocimiento. Es necesario que otorgue al sujeto algo suyo […] El Otro debe mostrar al sujeto cuánto este. cuenta para él. un signo que muestre la falta del Otro. p. “El deseo siempre es deseo del Otro. Recalcati sostiene “que en la psicosis. Y dale con la comida. Lacan postula que ante el vacío dejado por la falta estructural. Brinda su falta y al hacerlo lo reconoce como ser deseante. debido a que no pudo producirse el efecto particularizarte. No me voy a morir si no como” Los dichos de la paciente exponen claramente un reclamo dirigido hacia un Otro que se siempre se presentó pronto a responder con comida. 2005. la relación con el Otro materno cobra otras dimensiones. El comer la nada de la anorexia. su único escape es poder diferenciarse de ella a través del vacío. lo único que sabe hacer es darnos comida. esto es lo que se pone en juego en la neurosis. en su particularidad irreducible. Esta siempre apurada. El rechazo se pone de manifiesto como una protesta por una demanda de amor que siempre fue taponada con alimento: “Mi mamá nos engordó desde chicas.” (Recalcati. ¡Se va a morir de un empacho!.esta alienación. Massimo Recalcati (2005) sostiene que es justamente esto lo que el sujeto anoréxico exige: “La anoréxica reclama no tanto al Otro de la demanda sino al Otro del deseo. el sujeto se dirige al Otro en busca de que éste pueda dar una respuesta a su falta. Es en esta búsqueda en donde el sujeto plantea su demanda de amor. Sin embargo cuando hablamos de una estructura psicótica. En su libro “La última cena: anorexia y bulimia”. a saturarla y colmarla de cosas que respondían al plano del tener. 63).” ( pags 54 y 99). el cual es el resultado del reconocimiento como sujeto por parte del Otro. Cuando vamos a lo de mi hermana le lleva una pastafrola. le permite a la paciente contrastarse de la invasiva preocupación por la comida que tiene su madre. Pero el plano del ser quedó desfasado. No basta que el Otro rellene el vació de la necesidad con alimento. hasta el perro! Es grande de edad. abierta a causa del significante. el sujeto 3 . es brindarse en falta. Esto es lo que hace el Otro cuando reconoce al sujeto como tal y no como objeto. ¡Llevale un ramo de flores!" […] ¡es todo comida. llego y me pregunta: “¿A que hora comemos?”. “Amar es dar lo que no se tiene a quien no es” dice Lacan (1960). la demanda de amor reclama un signo de este reconocimiento. pero chiquito de raza y le enchufa comida.

me atiende una gorda pedorra que ni hola me dijo. Esta enunciación reaparece continuamente en los episodios con la médica y el vecino. ¡que tengo que comer lechuga!. ¡A mi me lo dijo!. la cual retorna en forma de insultos propinada por el Otro en referencia a la grasa y la gordura. Roberto Mazzuca (2001) sostiene que este fenómeno específico de la psicosis muestra claramente como el sujeto es hablado por el Otro. es una definición que la ata a ese goce materno sin posibilidad de separación. Pareciera que lo hubiera mandado la gorda de la doctora” Estas alucinaciones verbales podrían ser consideradas como fenómenos elementales. Lacan define a la injuria como aquello que alude al sujeto en lo más real de su ser. ¡que estaba excedida de peso!. lo que responde a la demanda de X por ser reconocido como sujeto es la intrusión de lo Real. ¡A vos te parece. La única estrategia para escaparse de este goce materno es el rechazo total de lo que provenga del Otro. X comenta: “El otro día no sabes. Ante la imposibilidad de un reconocimiento que le otorgue el efecto particularizante como sujeto. Voy. la posición anoréxica viene a poner esa barrera entre el Otro Materno estragante y ella. estaba caminando por el barrio y paso un tipo y me dijo: “¡Gorda largá los postres!”.” (Recalcati. ni le respondí.permanece adherido al Otro. loco?!” En el segundo relato. Es la alineación sin separación. Abrí la campera. La mina me pregunta si deje de fumar. Son estos insultos la enunciación que el Otro le da a X como sujeto. El rasgo esencial de estas alucinaciones corresponde a la 4 . Veamos el primer relato: “Fui a la médica de cabecera que me mandó a hacer el electro. le mostré y le dije: -“¡La que tenes que bajar de peso sos vos!”. bajo la forma de una voz escuchada. 85) En el caso de X. Bueno. pero pensé que le estaba diciendo a otra. En lugar de un signo de amor. ¿Vos sabes lo que me dijo?. 2005. p. es decir como alucinaciones verbales. así que me senté sin que me dijera. miran las placas y me dice que esta todo mal. ya que los mismos son observables que manifiestan el carácter esencial de la estructura misma. No me ofreció el asiento. ocupando la posición de objeto de goce del Otro sin posibilidades de introducir algún principio de separación. es esto lo que le permite resistir a ser absorbido por el canibalismo de este. la paciente quedó posicionada como objeto de goce.

certeza de que eso dicho refiere al sujeto. ¿para aguantar a mi mamá?. El insulto es claramente un ejemplo de esto. sino más bien a un Otro persecutor e invasivo. Siendo ella la responsable de que la paciente se encuentre todo el día enclaustrada en su casa. completar al Otro. se debe a que la sujeto no busca a través de la demanda de amor dejar en evidencia la falta en el Otro (como ocurre en la neurosis). imaginariamente. en el caso de X todo lo que haga referencia a la gordura es tomado como tal. orientando al deseo materno hacia la incógnita fálica. pag. “El rechazo del objeto alimentario no entra en dialéctica de la demanda y respuesta sino que refleja una nítida ruptura del lazo social. No fui. del vínculo con los otros. adjudica esta reclusión a al deseo omnipotente de su madre. sino que lo que el objetivo es escapar al goce invasivo de este Otro Materno. Me quedo tranquila en casa escuchando música y tomando soda. Porque el falo imaginario que el niño ocupa como lugar […] es aquel elemento que puede. de la relación amorosa”. ¿Aparte aguantar al tarado de mi sobrino? ¿Para que!? Si no me llaman” Este discurso es un fiel reflejo de la conducta de encierro tomada por X. 80) El único limite a esta madre estragante es el significante del Nombre del Padre ya que es el mismo quien desplaza al sujeto del lugar de objeto fálico. (Beatriz Tendlarz. De este modo el niño se transforma para el deseo materno. Dice la paciente: “El domingo pasado fue el cumpleaños de la sobrina de mi hermana. Para X la madre no representa al Otro del deseo. Sin embargo en una maniobra delirante. en el objeto que puede saturar su “falta-en-ser. Al respecto Recalcati (2005) postula: “El canibalismo materno indica la tendencia a reducir al niño a objeto real del propio goce. ¿para que?. De esta forma la metáfora paterna introduce la función normativa que prohíbe a la madre tomar 5 .”” (Pág. 28) Si bien en X no habría una ruptura total del lazo social. es decir la autorreferencia de que eso oído le concierne a ella y solo a ella. pueden observarse varios signos que hacen notorio la evitación a vincularse con los otros. actitud que ella misma adopta al confinarse en su hogar. 2007. La particularidad de este caso.

el recurso de X es volverse lo opuesto: un cuerpo delgado. De esta forma la paciente puede acotar en cierta medida los efectos estragantes de su madre mediante una estrategia defensiva que implica volverse un palito espinoso. Es entonces donde el Ideal del cuerpo delgado funciona como una suplencia del Nombre del Padre. es decir ordena la castración. Sin embargo en el caso de X. dándole así la estabilidad necesaria para poder poner una barrera al goce irruptivo del Otro materno. el ideal de cuerpo delgado funciona como estabilizador del sujeto permitiéndole erigir una barrera al goce del Otro Materno.al niño como objeto de goce y a la vez determina la barradura en el sujeto. obsesionada por el alimento. “ser flaca” en términos de la paciente. este significante primordial no se encuentra operando ya que esta forcluído de la estructura. De esta forma la anorexia es sostenida como la identidad propia del sujeto. Conclusión: La anorexia en X se presenta como una suplencia a la forclusión del Nombre del Padre. poco apetecible. 6 . De esta manera logra establecer mediante la anorexia un dique a esta simbiosis con el Otro materno de la cual se siente presa. Al tratarse de una estructura psicótica. ya que es en la nada. para de esta forma no ser devorada por el Otro. en el vacío que la paciente logra encontrar ese objeto que puede separarla de la boca del cocodrilo materno. Ante una madre “obesa”. al tratarse de psicosis.