Está en la página 1de 3

El artista que cre este bastn ceremonial ha logrado dejar la impronta de su propia realidad social al incluir los patrones

geomtricos, las formas y los detalles tpicos de la sociedad Chim en donde el trabajo de madera alcanz niveles muy elevados.

No obstante la rudeza de la ebanistera y carpintera, el artista deja transcurrir su creatividad acariciando la madera hasta darle la forma que agrada a sus dioses.

Desde tiempos inmemoriales los bculos se han asociado al poder y a la voluntad de quien los porta. En este conjunto de bculos de madera, ms all de la simbologa de mando, nos admira el trabajo de ebanistera logrado.

El trabajo en miniatura ha sido siempre un campo inquietante en el desarrollo del arte. Es en esas obras de pequeo formato donde resulta ms difcil consignar detalles y trasmitir la esencia de la imagen. Los artistas han optado por trabajar con inmensa delicadeza la madera para representar con lujo de detalles, las caractersticas propias del animal en el que se inspiran.

Nos sorprende vernos reflejados en esta imagen donde el detalle inacabado es el que nuestra visin completa, convirtindolo en exponente de delicadez de formas, gracia y movimiento. Una vez ms, lo esttico se inclina hacia la armona y lo bello queda atado a su tiempo.