P. 1
Tratamiento Muscular

Tratamiento Muscular

|Views: 44|Likes:
Publicado porDavid Linares
tratamiento Muscular.pdf
tratamiento Muscular.pdf

More info:

Published by: David Linares on Apr 12, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

12/02/2014

pdf

text

original

Sections

  • Equivocaciones de los deportistas
  • Ahora localice el músculo
  • Alergia a los alimentos
  • Suplementos de nutrición
  • MUSCULOS DEL CUELLO
  • Elevador de la escápula
  • MUSCULOS DE LA ZONA DEL HOMBRO
  • Subescapular
  • Infraespinoso
  • Supraespinoso
  • Romboides
  • Redondo menor
  • Redondo mayor
  • Coracobraquial
  • Bíceps braquial y braquiales
  • Braquiorradial
  • Tríceps braquial y ancóneo
  • Supinador
  • MUSCULOS DE LA MANO
  • Flexor largo del pulgar
  • Aductor del pulgar
  • Oponente del pulgar
  • Flexores de la mano
  • Extensores de la mano
  • MUSCULOS DEL ABDOMEN FRONTAL
  • Abdominales y piramidal
  • Pectoral mayor (división clavicular) (PMC)
  • Diafragma
  • MUSCULOS DE LA ESPALDA
  • Serrato anterior
  • Trapecio medio e inferior
  • Gran dorsal
  • Sacrolumbar O iliocostal
  • Cuadrado lumbar
  • MUSCULOS DE LA PELVIS
  • Psoas
  • lliaco
  • Piramidal
  • Glúteo mayor
  • MUSCULOS DEL MUSLO FRONTAL E INTERIOR
  • Cuádriceps
  • Aductores y pectíneo
  • Aductores
  • Sartorio
  • Semimembranoso
  • MUSCULOS DEL MUSLO POSTERIOR Y EXTERIOR
  • Bíceps femoral
  • Tensor de la fascia lata
  • Peroneo
  • Gemelos
  • Tibial anterior
  • Tibial posterior
  • MUSCULOS DEL PIE
  • Extensores de los dedos
  • Flexores de los dedos
  • Abductor del dedo gordo
  • Relajación de la aponeurosis

Colección HERAKLES

MASAJE
y TRATAMIENTO
MUSCULAR
UNA NUEVA Y REVOLUCIONARIA TECNICA PARA:
MAXIMIZAR EL RENDIMIENTO DEPORTIVO.
PREVENIR, TRATAR Y RECUPERAR LAS LESIONES
TESTS DE DIAGNOSTICO - TECNICAS DE MASAJE
Y APLICACIONES - DIETA Y EJERCICIOS
Elizabeth Andrews
Contiene 157 ilustraciones
(85 esquemáticas realizadas por Peter Cox
y 72 fotográficas)
EDITORIAL HISPANO EUROPEA, S. A.
BARCELONA (ESPAÑA)
IMPRESO EN ESPAÑA
Asesor Técnico: Santos Berrocal
Título de la edición original: Muscle Management.
© de la traducción: Fernando Ruiz Gabás.
Es propiedad, 1992
© Elizabeth Andrews.
El autor defiende el derecho moral de ser identificado
como el Autor de esta obra.
Edición original en lengua inglesa publicada por: Harper
Collins Publishers, Ud. Londres (Gran Bretaña).
© de la edición en castellano: Editorial Híspano Euro-
pea, S. A. Bori i Fontesta, 6-8. 08021 Barcelona (Es-
paña).
Fotocomposición y maquetación realizadas en los talle-
res de Fotocomposición A. Parras, Avda. Meridia-
na, 93-95 entl.' 1.' 08026 Barcelona (España).
Tel. 231 5054 - Fax: 4473674.
Encuadernada en los talleres de Horeb, 1. G. PoI. Ind.
Can Trías, 5-8 - 08232 Viladecavalls (Barcelona). Teléfo-
no: 780 85 55.
Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización es-
crita de los titulares del «Copyright», bajo las sanciones
establecidas en las Leyes, la reproducción total o parcial
de esta obra por cualquier medio o procedimiento, com-
prendidos la reprografía y el tratamiento informático, y la
distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o
préstamo públicos, así como la exportación e importación
de esos ejemplares para su distribución en venta fuera
del ámbito de la Comunidad Económica Europea.
Depósito Legal: B. 33888-1992.
ISBN: 84-255-0921-1.
PRINTED IN SPAIN
HOREB. I.G.lA. PARRAS - PoI. Ind. Can Trías. 5-8 - 08232 Viladecavalls
Prefacio 7
1. Introducción a la verificación muscu-
lar............................................................ 9
2. Equivocaciones de los deportistas ... 11
3. Cómo utilizar el libro y recuperar
fuerza 13
¿Con qué fuerza debe realizar el
examen? 13
¿Cómo puedo saber qué músculo he
de examinar? 14
- Ahora localice el músculo 17
¿Qué ocurre si lo hago erróneamen-
te? 18
¿Qué riesgo tiene la valoración mus-
cular manual? 18
- Alergia a los alimentos 23
- Suplementos de nutrición 24
4. Músculos y optimización muscular .... 25
- Músculos agrupados según su locali-
zación 25
Músculos del cuello 27
Flexores del cuello (Esternocleido-
mastoideo y escalenos) 27
Extensores del cuello (Grupos esple-
nio y semiespinal) 28
- Trapecio superior 30
- Elevador de la escápula.......... 33
Músculos de la zona del hombro 35
Subescapular 35
Infraespinoso 37
Supraespinoso .. 39
Romboides 41
Deltoides (anterior. medio y poste-
rior) 43
Pectoral menor 46
Redondo menor .. 48
- Redondo mayor 51
- Coracobraquial 53
Músculos del brazo, de la muñeca y de
la mano 55
- Bíceps braquial y braquiales 55
- Braquiorradial 55
- Tríceps braquial y ancóneo 57
Supinadores y pronadores del brazo y
de la muñeca 61
Supinador 61
- Redondo pronador y oblicuo prona-
dar 61
Músculos de la mano 65
Flexor largo del pulgar 65
- Flexores y aductores cortos del pul-
gar 65
- Aductor del pulgar 65
- Oponente del pulgar 65
- Flexores de la mano 71
- Extensores de la mano .. 71
Músculos del abdomen frontal............... 73
- Abdominales y piramidal.................. 73
Pectoral mayor interno (división del
esternón) (PMS) 76
Pectoral mayor (división clavicular) 79
Diafragma 81
Músculos de la espalda 85
- Serrato anterior 85
- Trapecio medio e inferior 87
- Gran dorsal........ 89
- Sacrolumbar o iliocostal 90
- Cuadrado lumbar............................... 94
Músculos de la pelvis 96
Psoas 96
lIiaco 98
Piramidal........................................... 101
Glúteo mayor 104
Glúteo mediano y menor 106
6 Tratamiento y masaje muscular
Músculos del muslo frontal e interior 110
- Cuádriceps 110
- Aductores y pectíneo 113
- Pectíneo 113
- Aductores 113
- Sartorio 116
- Semi membranoso 118
Músculos del muslo posterior y exterior. 122
- Bíceps femoral................................. 122
- Poplíteo.............................................. 127
- Tensor de la fascia lata..................... 128
Músculos de la pantorrilla, el tobillo y el
pie 132
Peroneo 132
- Gemelos 133
- Sóleo 136
- Tibial anterior 138
- Tibial posterior 138
Músculos del pie 142
- Extensores de los dedos 142
- Flexores de los dedos 142
- Abductor del dedo gordo 145
- Fórmula para reducción del dolor ge-
neral 148
5. Recopilación y óptima aplicación
práctica 151
- Cómo saber qué tratar en primer lu-
gar 151
Cómo decidir qué aspecto restable-
cer en primer lugar 151
Debilidades ocultas 152
- Aeróbico/anaeróbico.......................... 152
- Valoración con sustituto 152
- Desviación 153
- Anticalambre 153
- Técnicas de origen e inserción y de
células eje 153
6. Técnicas avanzadas 155
- Técnicas de músculos reactivos 155
Reducción del dolor 156
Estiramiento y pulverización, relaja-
ción de la aponeurosis 157
Estiramiento y pulverización 158
Relajación de la aponeurosis 158
Estiramiento/contracción 158
Hyperton X......................................... 159
- Técnicas de integración coordinada
(TIC) 160
Mejoría de la amplitud de movi-
miento 161
Pellizco de la piel............................. 161
Inhibición auricular 161
Inhibición visual................................ 162
Inhibición atlas/occipital y reflejos tó-
nicos del cuello 162
Receptores de estrés 166
Coordinación locomotriz y sincroni-
zación cabeza/pelvis 166
Sincronización cabeza/pelvis 168
Predominio del lado derecho/izquier-
do del cerebro y arrastre cruzado..... 170
Síndromes del túnel del carpo y del
pisiforme/huesecillos de la muñeca.. 170
- Túnel del carpo 171
- Pisiforme/huesecillos de la muñeca.. 172
- Absorbentes de choques 172
Los tejidos cicatrizados 173
Plantillas para el calzado 174
Síndrome de la válvula ileocecal..... 74
7. El estrés, la voluntad de vencer y la
superación de actitudes mentales ne-
gativas 177
Lista de aspectos objetivos sobre
afán de victoria, temores, técnicas.
situaciones, decisiones 177
Inversión psicológica .. 179
Remedios de la Flor de Bach 181
Fobias 182
- Alivio de la tensión emocional (ESR)
y el barómetro del comportamiento.. 184
- Alivio de la tensión emocional: afir-
maciones presentes y golpeteos de
los temporales 187
Planificación 188
Visualización .. 189
Equilibrio de objetivos 191
- Alivio de la tensión emocional fu-
tura 191
APENDICE
La valoración de los músculos: ¿Cómo
funciona? 193
Bibliografía 195
Indice de materias 197
Prefacio
El objetivo de Tratamiento y masaje muscular es
introducir a los deportistas y a los entrenadores en
la Kinesiología Aplicada en su forma más sencilla,
como medio para mejorar rendimientos. No pre-
tendo atribuirme como propia ninguna de estas
técnicas, ni ser la primera en describirlas a perso-
nas que no sean quiromasajistas ni osteópatas.
Simplemente transfiero los conocimientos (ya ex-
puestos por John Thie) a términos deportivos, y
comparto algunas de las técnicas que he utilizado.
La Kinesiología Aplicada nunca debe utilizarse
más allá de estos niveles, ni tampoco sin la super-
visión experta de un quiromasajista, osteópata o
médico.
He intentado eliminar la terminología médica y
me he concentrado en la sencillez. Para aquellos
que necesitan la confirmación del respaldo médico
antes de probar una nueva técnica, he incluido en
el Apéndice la explicación de los tests o valoracio-
nes musculares, redactada por el Dr. Rodney Ade-
niyi-Jones.
He omitido expresamente muchos datos técni-
cos de las disciplinas que abarca la Kinesiología
Aplicada, tales como la ley de los cinco elementos
de Digitopuntura, recomendaciones complicadas
sobre nutrición y técnicas de manipulación. Por su-
puesto, son extremadamente importantes, pero el
deportista debe dirigirse en esos casos a un espe-
cialista en Kinesiología. Sin embargo, lo que he in-
c1uido es sencillo, seguro y funciona brillantemen-
te, y espero que contribuya a que los deportistas
alcancen los máximos niveles de rendimiento.
Deseo expresar mi sincero agradecimiento a
George Goodheart OC, fundador de Kinesiología
Aplicada, John Thie OC, Sheldon Deal OC, John
Bandy OC, Nancy Joekel, Dr. Rodney Adeniyi-Jo-
nes, Daphne Tomlin MC, y a todos mis amigos,
bailarines, músicos y deportistas, por su ayuda e
inspiración. También agradezco a mi madre Tanya
y a mi marido Bernard su estímulo constante, su
paciencia y su buen humor, y a Sue Lake su apo-
yo y su colaboración mecanográfica.
Aviso a los lectores
Antes de seguir los consejos que se dan en este
libro, los lectores deberán considerar cuidadosa-
mente la naturaleza del problema particular de sa-
lud de cada deportista, y consultar a un médico
competente en caso de duda. Este libro no preten-
de sustituir en modo alguno el tratamiento médico
profesional, y aunque se ha puesto el máximo cui-
dado para asegurar la precisión del contenido, la
autora y los editores no pueden aceptar responsa-
bilidad legal por cualquier problema derivado de la
experimentación de los métodos descritos.
Introducción
a la verific.ación muscular
Este libro trata sobre la recuperación y optimiza-
ción muscular. No sustituye al entrenamiento, pero
ayuda a sacar el máximo provecho del mismo y a
mantener a los deportistas en forma y en la vía del
éxito. Es mucho más difícil entrenar a un músculo
que esté «desconectado» (por cualquier razón)
que a uno conectado y que funcione normalmente
cuando se le necesite.
Las técnicas que se presentan aquí son tanto de
prevención como de recuperación. Tratan las ten-
siones, los tirones y las deficiencias potenciales
antes de que se conviertan en problemas serios o
antes de que se produzcan lesiones. Frecuente-
mente estas técnicas funcionan cuando otras falla-
rían (especialmente cuando todavía hay un resi-
duo de vacilación y de duda en el rendimiento si-
guiendo lo mejor de la medicina y la fisioterapia
modernas). Las técnicas funcionan porque utiliza-
mos al mismo cuerpo para que nos indique lo que
necesita por medio del test o examen muscular.
Hay numerosos libros concernientes a las lesio-
nes deportivas y a la reanudación del entrena-
miento después de ellas. Este no es precisamente
otro más dentro de esta categoría, y no se encon-
trará aquí nada referente a vendajes y escayolas,
ni tampoco nada que entre en conflicto con las téc-
nicas convencionales de fisioterapia sobre «reposo,
hielo, compresión y elevación».
Estos seguros métodos son diferentes y los qui-
romasajistas norteamericanos los han desarrollado
durante más de veinticinco años. A menudo utili-
zamos puntos de tratamiento o «ayuda» que no
están en el lugar de la lesión, y sin embargo ace-
leran el proceso curativo y, por tanto, el deportista
lesionado puede utilizarlos en su hogar, antes y
después del entrenamiento y junto con el moderno
tratamiento médico prescrito por el doctor. Las téc-
nicas son complementarias de la medicina moder-
na, no alternativas, y, como tales, amplían las po-
sibilidades disponibles y proporcionan un progra-
ma personalizado de autoayuda una vez que él o
ella ha aprendido los puntos importantes.
A pesar de su sencillez, estas técnicas han sido
bien acogidas por los doctores, las enfermeras, los
fisioterapeutas y los entrenadores que han tenido
el valor de probarlas. En todo caso, son inocuas y
útiles.
Estas técnicas se han extraído principalmente
del quiromasaje, de la osteopatía y de la digito-
puntura tradicional, pero la mayoría de ellas de la
brillante obra de George Goodheart, OC, quien for-
muló la Kinesiología Aplicada, y de miembros del
«International College of Applied Kinesiologists»
(ICAK), quienes ayudaron a desarrollarla, y espe-
cialmente de John Thie, OC, quien extendió el co-
nocimiento de la técnica básica a través de su li-
bro Touch for He;:¡¡lth.
Hay más de cincuenta razones por las cuales
los músculos se vuelven «débiles». Pueden divi-
dirse a grandes rasgos en tres grupos de causas:
mentales, físicas y químicas. Son pocos los pro-
blemas que tengan solamente una causa; los otros
dos grupos están casí siempre afectados en mayor
o menor grado. Una vez se halla la adecuada com-
binación de puntos para trabajar, el efecto es ins-
tantáneo y muy gratamente sorprendente. iAuténti-
ca «magia muscular» en la punta de sus dedos! Es
muy emocionante ver cómo vuelven a la normali-
dad la fuerza y el equilibrio y saber que uno mis-
mo lo ha hecho posible. iY tan deprisa!
10 Tratamiento y masaje muscular
Aquí encontrará los puntos más comunes de
tratamiento relativos al 80 por ciento de los proble-
mas más habituales que afectan a los deportistas.
El restante 20 por ciento sale del ámbito de este li-
bro y exige técnicas avanzadas que constante-
mente se ponen al día. En esos casos será nece-
sario consultar a un kinesiólogo aplicado. No se
desanime por todo eso. Para aplicar el contenido
de este libro sólo necesita utilizar sus manos iY
hará maravillas! Es divertido, es fácil y es seguro.
Equivocaciones
de los deportistas
¿Por qué, a pesar de entrenar duramente, algu-
nas personas se equivocan en su intento de al-
canzar todo su potencial? Aparentemente lo hacen
todo correctamente, y no obstante se equivocan,
su técnica se muestra ineficaz y nada «funciona».
En este libro expongo con detalle el porqué «se
desconectan» los músculos justo cuando se les
necesita, y cómo las antiguas lesiones pueden in-
hibir el rendimiento presente -especialmente en
las áreas de precisión, velocidad de reacción y co-
ordinación- aun cuando el deportista no esté pen-
sando conscientemente en la lesión original. En
otras palabras, imuestro cómo se pueden hacer
desaparecer viejas ideas absurdas! Más adelante
también facilitaré ayuda con respecto a las presio-
nes mentales que acosan a los deportistas.
Con referencia a la dieta, me he limitado a unos
breves comentarios sobre las necesidades especí-
ficas de cada músculo, para que cada deportista
pueda practicar lo más adecuado para su deporte.
No entro en el tema de los suplementos ni en con-
sejos médicos dietéticos, más propios de especia-
listas, pues se supone que nos dirigimos a perso-
nas básicamente sanas. Sin embargo, sugiero ali-
mentos que contienen vitaminas específicas,
porque los alimentos sólidos deben masticarse
más completamente, y por consiguiente serán asi-
milados más a fondo. «No se es lo que se come,
sino lo que se absorbe» (citando a Goodheart).
Pocas personas se molestan en masticar píldoras
yeso disminuye su absorción y eficacia.
También destaco cómo comprobar la sensibili-
dad ante los alimentos, que puede ser causa de
debilitación de los músculos. No es un test de aler-
gia, pero le proporcionará las claves sobre dónde
buscar una dieta de eliminación si fuera necesario.
Este libro no trata sobre los métodos de entre-
namiento ni sobre los pros y los contras de la can-
tidad versus la calidad, ni tampoco sobre los tipos
de entrenamiento, equipamiento o zapatillas, etc.
Es incumbencia suya y de sus entrenadores saber
lo que es más adecuado para un determinado de-
porte; y también cuáles son el potencial y la cons-
titución física y mental de un atleta.
Así pues, habiendo deslindado todo esto, ¿por
qué fallan los deportistas?
La respuesta es: desequilibrio muscular produci-
do por las «tres grandes» causas de estrés o ten-
sión del músculo, o sea, tensión mental, tensión fí-
sica, tensión química. Una de estas causas, o to-
das ellas, puede ocasionar la «desconexión» de
los músculos del cuerpo, haciendo que se sientan
débiles, vacilantes e inseguros.
Pensemos de nuevo en el trío de causas de sa-
lud. El dolor conduce a la tensión mental impidien-
do un raciocinio claro. Los pensamientos negativos
y confusos implican preocupaciones y una mala di-
gestión, con la consecuencia de una deficiente asi-
milación de vitaminas y minerales y una toxicidad
elevada en el sistema.
La tensión química, debida a alimentos equivo-
cados, a una asimilación deficiente, y a la deshi-
dratación y pérdida de minerales a través del su-
dor, conduce a la inanición muscular y a la obs-
trucción de las fibras musculares con productos de
desecho, lo cual significa que se fatigan y actúan
incorrectamente. Esa respuesta incorrecta es de-
salentadora y conduce a unas tentativas demasia-
do duras, y entonces se producen las lesiones y se
causa dolor.
12 Tratamiento y masaje muscular
En resumen, los deportistas se equivocan por-
que cometen uno o varios de los errores anteriores
y entran en una progresiva espiral descendente.
Sólo cuando funciona perfectamente todo el me-
canismo del cuerpo, puede esperarse una suave
mejoría, para una buena coordinación, prevención
de lesiones y confianza en alcanzar el éxito y el
máximo potencial, así como satisfacer el afán de
triunfo que es parte de todo deportista entusiasta.
¿Cómo hacerlo? Preguntando al cuerpo lo que de-
sea. ¿Cómo preguntarlo? Por medio del test o
examen muscular. Pero, por favor, antes de que
se lance a fondo y realice ese examen, lea el pró-
ximo capítulo. Ello le ahorrará gran cantidad de
confusiones y de errores.
Cómo utilizer;\eli·libro
,y recuperar fuerza
Quizás éste sea el capítulo más importante de
este libro, pues si no lo leyera, usted fracasaría en
la consecución de resultados.
1. Es vital que usted sea preciso a la hora de
examinar los músculos.
2. Se necesitan dos personas para realizar el
examen muscular. (Supongo que usted, lec-
tor, está examinando a un deportista lesio-
nado.)
3. Sea preciso en seguir las ilustraciones so-
bre la posición de los miembros del depor-
tista. Siempre que es posible doy posicio-
nes alternativas para examinar cada múscu-
lo, de modo que usted pueda utilizar la más
cómoda, o probar varias para asegurarse
de que sus hallazgos son correctos -pero
sólo examine dos veces como máximo,
pues podría causar fatiga y entonces el
músculo parecería débil.
iLamentablemente, usted no puede extraer un
músculo, examinarlo y volverlo a colocar como si
fuera la pieza de recambio de un coche! Ni siquie-
ra puede examinar realmente un solo músculo
cada vez. Todo lo que puede hacer es asegurarse
de que el músculo que cree estar examinando (el
protagonista o responsable del movimiento prima-
rio) es el que realiza el trabajo principal, y los si-
nérgicos (o colaboradores) quedan al margen. Es-
tán ligados a otros músculos, colaborando con
ellos, porque casi siempre hay un sistema de apo-
yo de músculos sinérgicos que tienen una acción
similar. Si el músculo principal está débil, el atleta
pasará a tratar de utilizar estos sinérgicos, y por
tanto es básica la precisión en la posición para 10-
calizar el correcto. iUn examen equivocado produ-
ce resultados equivocados!
Hay dos tipos de acción del músculo que son
importantes para los deportistas:
1. Acción -como cuando usted salta del
suelo o empuja o levanta- llamada Gam-
ma 11.
2. Reacción -como cuando sus músculos ab-
sorben el impacto al aterrizar después de
un salto, o al parar una pelota- denomina-
da Gamma 1.
Gamma 11 utiliza el cerebro porque el atleta de-
cide el levantamiento o el salto.
Gamma I utiliza la respuesta refleja de la espina
dorsal, que es instintiva y, por tanto, potencial-
mente más rápida.
La posición de examen para ambas es la mis-
ma. Es cuestión de quien inicia el test (el que exa-
mina o el deportista) y, por consiguiente, de la
vía nerviosa que utiliza. En una lesión de-
portiva puede estar afectada cualquiera de las dos
vías, y por ello es necesario comprobar las
dos.
Para examinar Gamma 1, coloque el miembro
exactamente y pida al deportista que mantenga la
posición. Espere 1-2 seg y entonces empuje con-
tra esa posición. El atleta reacciona instintivamen-
te ante su empujón para mantener el miembro en
su lugar.
Para examinar gamma 11, coloque el miembro
igual que antes. Pida al deportista que empuje pri-
mero y luego empuje usted en dirección opuesta
para contrarrestar el empujón del atleta.
14 Tratamiento y masaje muscular
¿Con qué fuerza debe realizar
el examen?
Este tipo de test o verificación muscular no es el
mismo que se enseña en los hospitales, aunque
se engloba bajo su definición de test de Grado V.
Aquí no verificamos la fuerza máxima ni la ampli-
tud de movimiento. (Para un examen más amplio
de todo esto, ver el Apéndice de página 189.)
Tampoco es un test competitivo (p. ej., ¿puede el
atleta superarle a usted o viceversa?), ni hay una
comprobación de preponderancia del lado derecho
o del izquierdo, porque la verificación que usted
realiza es demasiado ligera para poner esto de
manifiesto. Simplemente se trata de saber si el
músculo se conecta cuando usted lo solicita.
Usted busca la calidad de la reacción, no la can-
tidad. La verificación se realiza dentro de un tiem-
po de 2-3 seg, y dentro de un espacio de movi-
miento o profundidad de recorrido de 1-5 cm, no
más. ¿Cómo lo siente? ¿Es la reacción inmediata,
absorbente, sobresaltada, dolorosa, etc.? Cual-
quier otra reacción que no sea un bloqueo inme-
diato contra la ligera presión del examinador ha de
anotarse como débil.
En otras palabras, usted verifica lenta y ligera-
mente, pero con deliberación, y no demasiado a
fondo, utilizando la misma presión cada vez, como
si escuchase la respuesta. Si desea verificar otras
fibras de un músculo grande, ha de variar la posi-
ción inicial, no la profundidad del test. Quizá los
principiantes encuentren inicialmente alguna difi-
cultad, pero es muy fácil sintonizar uno mismo con
lo que siente el atleta. (Cuantas más personas ve-
rifique, mejor lo hará.) Generalmente, cuanto más
agresivo es el deportista, más ligero ha de ser el
test. No se trata de un enfrentamiento y cualquier
test a fondo invitará a la competición -que es algo
que un atleta realiza casi instintivamente.
Compare verificaciones de los músculos derechos
e izquierdos. Esto es importante porque, aunque
esté verificando demasiado ligeramente para que
sea importante el predominio de la derecha
o de la izquierda, le proporcionará una perspec-
tiva general de cómo reacciona el atleta ante su test.
No olvide que el músculo debe tener una base
estable para ejercer una fuerza de empuje contra
él. Esto varía según que la posición del atleta sea
de pie, sentado o tumbado, porque la gravedad y
el apoyo cambian con relación a dicha posición.
Asegúrese de que el músculo esté fuerte en la po-
sición en la que se utiliza en el deporte, no sólo
cuando el atleta está tumbado en la mesa de tra-
tamiento.
¿Cómo puedo saber qué músculo
he de examinar?
En primer lugar, evalúe los problemas y el dolor
consiguiendo respuestas a las siguientes pregun-
tas. Posteriormente servirán como útiles puntos de
referencia.
1. ¿Dónde está el dolor? ¿Se siente profun-
do o a nivel superficial?
2. ¿El dolor varía de lugar o permanece en el
mismo sitio?
3. ¿Qué clase de dolor es? ¿Punzante, pe-
netrante, radiante? (A menudo la causa es
muscular y estructural.) ¿Lacerante, como
de quemadura? (A menudo una causa quí-
mica.) ¿Palpitante, aplastante? (Frecuen-
temente relacionado con la circulación.)
¿Dolor general? (A menudo no es un pro-
blema agudo, sino de tipo crónico o resi-
dual.)
4. ¿Qué lo causó y cuándo se manifiesta
ahora? (Sea preciso con respecto a la po-
sición del cuerpo del deportista cuando se
manifieste.)
5. ¿Qué lo empeora y qué lo alivia? ¿Duele
sin movimiento?
6. ¿Mejora o empeora? ¿Súbita o gradual-
mente?
7. ¿Cuánto tiempo hace que dura? ¿Es la
primera vez que lo sufre o ha experimen-
tado antes algo parecido?
8. ¿Ha habido una operación allí o cerca?
9. ¿De qué modo interrumpe exactamente la
actuación del deportista?
1O. ¿Qué tipo de ejercicios de calentamiento y
de enfriamiento se han efectuado?
11. ¿Qué grado de flexibilidad y de movimien-
to existe?
12. ¿Está el deportista sobreentrenado o se
ha excedido en la competición?
13. ¿Se ha realizado un adecuado entrena-
miento de resistencia?
14. ¿Se usan igualmente los músculos de am-
bos lados del cuerpo o el deporte practica-
do por el deportista exige el uso predomi-
FLEXORES ANTERIORES DEL CUELLO
Y ESTERNOCLEIDOMASTOIDEO
TRAPECIO SUPERIOR
PECTORAL MAYOR
- - ~
DELTOIDES ANTERIOR
PECTORAL INTERNO
ABDOMINALES
EXTENSOR LARGO
DEL PULGAR
TENSOR DE LA FASCIA LATA
TIBIAL ANTERIOR
PERONEO
Figura 1. Músculos del cuerpo (vista frontal).
Cómo utilizar el libro y recuperar fuerza 15
SUBESCAPULAR
PECTORAL MENOR
CORACOBRAQUIAL
BICEPS
SERRATO ANTERIOR
DIAFRAGMA
CUADRADO LUMBAR
PSOAS
ILlACO
PIRAMIDAL
SARTORIO
CUADRICEPS
ADUCTORES
16 Tratamiento y masaje muscular
REDONDO MENOR
SUPRAESPINOSO
ROMBOIDES
INFRAESPINOSO
SACROLUMBAR
--- ELEVADOR DE LA ESCAPULA
TRAPECIO SUPERIOR
TRAPECIO MEDIO
TRAPECIO INFERIOR
DELTOIDES
GLUTEO MEDIANO Y MENOR
PIRAMIDAL
GLUTEO MAYOR
SEMIMEMBRANOSO
BICEPS FEMORAL
t , ~
r
POPLlTEO
t0
GEMELOS
n ~ l ,
TIBIAL POSTERIOR
~ ~ ) \\ 'JI.,
SOLEO
1"'
~
~ I
EXTENSORES POSTERIORES DEL
CUELLO
Figura 1. Músculos del cuerpo (vista dorsal).
nante de un miembro, o incluso excluye el
movimiento de los otros?
15. En una escala de Oa 10, si Oes sin dolor
y 10 lo peor que pueda imaginarse, ¿cuál
es la calificación actual? ¿En su momento
peor? ¿En su momento mejor?
Dé una puntuación sobre 10 Y anótela, porque
es difícil recordar el grado de dolor cuando ya ha
pasado.
Procure que el deportista responda a las pre-
guntas con la mayor exactitud posible. Constituyen
indicios útiles para saber dónde se ha de mirar y
cómo se ha de resolver el problema.
Ahora localice el músculo
1. Consulte el diagrama de la figura 1 e identi-
fique los músculos más aproximados de la
misma área del dolor. No olvide que frecuen-
temente hay varias capas de músculos con
fibras que van en diferentes direcciones.
2. Busque la información sobre el músculo es-
pecífico, que se expone en el capítulo 4.
HUESO

,0 , .
ARTICULACION
OPOSICION MUSCULAR
NORMAL
Figura 2. Debilidad del músculo opuesto.
Cómo utilizar el libro y recuperar fuerza 17
Examínelo copiando la poslclon de la co-
rrespondiente ilustración adjunta tan exacta-
mente como sea posible. Si el músculo está
fuerte, reacciona inmediata y fácilmente y
no causa más dolor, luego examine otros
músculos alrededor que tengan una acción
similar -sin olvidar aquellos que tienen una
acción opuesta, que también podrían ser
ahora la causa del dolor.
Recuerde que la causa de un dolor pue-
de deberse a que un músculo esté flojo y
desconectado (debido a un traumatismo).
causando desequilibrio con su opuesto (o
antagonista) que ahora tiene que absorber
esa flojedad. Esto puede causar espasmos
o calambres. O viceversa, un músculo ha
sufrido espasmos por exceso de uso y no
se relaja, por lo cual su opuesto no puede
contraerse completamente, y por consi-
guiente no puede realizar todo su recorrido
y trabaja a media potencia. iAsí pues, no es
sorprendente que se queje por medio del
dolor! (Ver figura 2.)
DEBILIDAD EN LA OPOSICION DE LOS
MUSCULOS QUE CAUSA NUDOS
18 Tratamiento y masaje muscular
3. También vale la pena examinar el mismo
músculo en el lado opuesto del cuerpo
(p. ej., examine el gran dorsal derecho y el
izquierdo) o una acción similar, músculo an-
terior y posterior antigravedad (p. ej., abdo-
minales y sacrolumbares). La presencia de
dolor no significa que no deba examinar,
aunque por supuesto ha de proceder con
precaución y no realizar el test repetida-
mente. Frecuentemente el dolor desapare-
cerá si usted o el deportista tocan los pun-
tos de «ayuda» o tratamiento al mismo
tiempo que se valora el músculo. Eso signi-
fica que esos puntos necesitan atención y
que están directamente relacionados con el
problema.
4. Fortalezca los músculos de acuerdo con los
puntos señalados en esa página. Masajee
los puntos marcados con círculos negros
(ver figura 3) enérgicamente durante 30 seg
(pero no dé masaje sobre una zona de piel
que presente rasguños o rozaduras). Pre-
sione los puntos marcados con círéüiOS
blancos (ver figura 4) al menos 30 seg, de
modo suficientemente ligero sólo para esti-
rar la piel. Incluso puede notar una pulsa-
ción. Si es así, espere hasta que sea lenta
y acompasada. No tiene que ser tan preci-
so como un experto en digitopuntura. Tres
dedos sostenidos ligeramente sobre la zona
son suficientes.
No se preocupe si no nota nada; de todos
modos espere un par de minutos. Continúe
hasta haber realizado todos los puntos del
músculo. Nota: Cuando presione los puntos
de digitopuntura, asegúrese de que presio'-
na la misma mano que el pie, por ejemplo,
mano derecha con pie derecho. i No los
mezcle!
5. Vuelva a evaluar los niveles de dolor y veri-
fique de nuevo. No deje que el deportista
ensaye aún toda la acción del músculo.
Conténtese con una reducción inmediata
del dolor y una mayor potencia. Déjelo cal-
marse y, si es necesario, pruebe de nuevo
el músculo al día siguiente. iLa curación
exige tiempo!
6. Si todavía queda un residuo de dolor al día
siguiente, recurra a la sección de Técnicas
Avanzadas del capítulo 6.
7. Si ya no hay dolor, entonces el deportista
puede utilizar suavemente de nuevo este
músculo. Hay que reentrenarlo antes de uti-
lizarlo a plena capacidad. Un músculo no
funciona solo -todo el cuerpo tiene que re-
equilibrarse a la luz de su nueva fuerza re-
cuperada (como puede testimoniar cual-
quier bailarín). Nunca olvide que el dolor sir-
ve como un aviso y no se le debe ignorar o
«pasar por alto» -eso sólo aplaza el pro-
blema para más tarde.
8. Si, después de probar las técnicas avanza-
das, todavía hay un alto nivel de dolor, el
atleta debe dirigirse a un doctor, quiromasa-
jista o un osteópata. El músculo podría es-
tar más dañado de lo supuesto. iLa seguri-
dad es lo primero! Estas técnicas no reem-
plazan el tratamiento de las lesiones, sino
que son una ayuda para la rehabilitación, la
prevención de lesiones y el buen desarrollo
de los músculos.
9. Utilice los puntos de «ayuda» y de dieta que
se indican para cada músculo como una
medida preventiva para mantener al depor-
tista en forma durante más tiempo y como
parte de la rutina de «relajación» después
del entrenamiento para ayudar al cuerpo a
eliminar el exceso de ácido láctico en los
músculos. Esto pagará magníficos dividen-
dos reduciendo la rigidez y los dolores, así
como mejorando la posición, el equilibrio y
la potencia muscular.
¿Qué ocurre si lo hago
erróneamente?
Muy poco. Si, por error, debilita un músculo fuer-
te equivocando el tratamiento de los puntos, el
cuerpo del deportista rápidamente lo corregirá. Lo
peor que puede hacer es masajear demasiado
enérgicamente y producir erosiones.
¿Qué riesgos tiene la valoración
muscular manual?
Defectos del examinador
1. Posición defectuosa del examinador y/o del
deportista. Ambos deben estar tan cómodos
Cómo utilizar el libro y recuperar fuerza 19
EPI ESPINOSO CERVICAL
TRAPECIO SUPERIOR SUBESCAPULAR
REDONDO MENOR
FLEXORES DEL CUELLO
REDONDO MAYOR
EXTENSORES DEL CUELLO
DELTOIDES
BICEPS BRAQUIAL
CORACOBRAQUIAL
MUSCULOS ESPINALES RAQUIORRADIAL
INTERNOS ERRATO ANTERIOR
SUBCLAVIO LEVADOR DE LA ESCAPULA
ADUCTORES
REDONDO PRONADOR
PECTORAL MAYOR
FLEXOR LARGO DEL
oC(
J:
oC(
PULGAR (J
ROMBOIDES
UJ
o tI:
tI:
}
UJ
UJ
SUPINADOR ECTORAL INTERNO
o
:5 oC(
o
GRAN DORSAL
POPLlTEO ...J
!:::! UJ
oC(
o
...J
TRICEPS o
UJ
...J
o o
o
TRAPECIO MEDIO
en
...J SARTORIO
O
TRAPECIO INFERIOR SEMIMEMBRANOSO
en
DIAFRAGMA
GEMELOS
EPI ESPINOSO DORSAL
SOLEO
TIBIAL POSTERIOR
PIRAMIDAL
GLUTEO MEDIANO
UADRADO LUMBAR
GLUTEO MENOR
FLEXOR DEL PULGAR
TENSOR DE LA FASCIA
FLEXOR DE LOS OTROS
LATA
DEDOS
SOAS
PERONEO LARGO
ILlACO
PERONEO CORTO
PERONEO LATERAL
SACROLUMBAR
FLEXOR DEL ADUCTOR
TIBIAL ANTERIOR
LARGO
FLEXOR DEL ADUCTOR
CORTO
BICEPS FEMORAL
GLUTEO MAYOR
ABDOMINALES
RECTO ABDOMINAL
LOS PUNTOS SE ENCUENTRAN EN EL LADO DERECHO Y EN EL IZQUIERDO EXCEPTO CUANDO SE INDICA.
Figura 3. Puntos de masaje (vista dorsal).
Según Walther
20 Tratamiento y masaje muscular
MUSCULOS ESPINALES
SUBESCAPULAR
INTERNOS
REDONDO MENOR
SUBCLAVIO
REDONDO MAYOR
FLEXORES DEL CUELLO
BRAQUIORRADIAL
EXTENSORES DEL CUELLO
ELEVADOR
DE LA ESCAPULA CORACOBRAQUIAL
EPI ESPINOSO CERVICAL SERRATO ANTERIOR
DELTOIDES
INFRAESPINOSO
oC(
TRAPECIO SUPERIOR
Q
a:
w
ADUCTORES
}
:5
PECTORAL MAYOR O
REDONDO PRONADOR
t:!
FLEXOR LARGO DEL ROMBOIDES
oC(
..J
PULGAR
SUPINADOR
w
oC( Q
J:
BICEPS BRAQUIAL
O (J
W
..J
a: GRAN DORSAL
O
w
CIl
Q
1PECTORAL INTERNO
oC( TRICEPS
..J
w
POPLlTEO
TRAPECIO MEDIO
Q
O DIAFRAGMA
..J
TRAPECIO INFERIOR
O PECTORAL MENOR
CIl
CUADRICEPS
SACROLUMBAR
SARTORIO
FLEXOR DEL PULGAR
SEMIMEMBRANOSO
FLEXOR DE LOS OTROS
GEMELOS
DEDOS
SOLEO PERONEO LARGO
TIBIAL POSTERIOR PERONEO CORTO
PERONEO LATERAL
FLEXOR DEL ADUCTOR
LARGO
FLEXOR DEL ADUCTOR
PSOAS
CORTO
ILlACO
BICEPS FEMORAL
TIBIAL ANTERIOR
GLUTEO MAYOR
PIRAMIDAL
TENSOR DE LA FASCIA LATA
GLUTEO MEDIANO
GLUTEO MENOR
ABDOMINALES
RECTO ABDOMINAL
LOS PUNTOS SE ENCUENTRAN EN EL LADO DERECHO Y EN EL IZQUIERDO EXCEPTO CUANDO SE INDICA.
Figura 3. Puntos de masaje (vista frontal). Según Walther
Cómo utilizar e/libro y recuperar fuerza 21
v----t----8P-9
LV-8 ---+-----.-<u
u-----K-10
LV-7 ----r---Q
ü-\----L\-11
1=-10 --+---0
LV-5
81-7
T-6 L\-6
K-7
1=-5
T-4
LV-4
81-5
K-5
81-4
SP-5
K-3
51-3
LV-l
K-4
LV-3
K-2
8P-4
LV-1
K-1
SP-3
POSTERIOR
81-8 -----+u
B-54
o-- GB-34
H-3 S-36
8-40
B-58
H-4 GB-37
H-5 GB-38
GB-43
--H-8
8-44 B-60
8-45
S-41
H-9
8-43
GB-41
B-65
B-66
B-67
L-11---t,/
L-1ü
L-9-----J'C)
ANTERIOR
CX-5--____
L-7--____
L-8 CX-6
CX-7
C X - 3 - - ~
L-5 ------+O
GB-44
Figura 4. Puntos de digitopuntura para ejercer presión.
22 Tratamiento y masaje muscular
como sea posible. Un examinador torpe y
carente de equilibrio no puede realizar un
buen test. Piense cuál va a ser su posición
y la de sus manos antes de coger un miem-
bro del deportista. Entre la mano que reali-
za el test y el músculo no ha de haber más
de una articulación, pues entonces estaría
valorando articulaciones y no músculos.
iSobre todo no ponga su mano de estabili-
zación sobre el músculo que intenta valo-
rar!
2. Una valoración demasiado pesada, dema-
siado larga, demasiado profunda y con de-
masiadas repeticiones cansará a un mús-
culo que ya está bajo tensión. Tenga muy
claro lo que va a hacer y a sentir y rea-
lícelo eficientemente. Con dos veces
basta.
3. Hacer que el deportista, hombre o mujer,
mantenga su posición durante mucho tiem-
po, mientras usted decide cómo valorar,
conduce a una fatiga innecesaria. Piense
primero y luego valore.
4. Oprimir la parte del miembro que usted sos-
tiene causará dolor y, como reacción, el
músculo se debilitará. iTenga cuidado tam-
bién con los anillos y los brazaletes!
5. Cabe la posibilidad de que valore el múscu-
lo equivocado o que su propio músculo esté
débil, y entonces el deportista lo capte y se
«subrogue» (ver sobre esto Técnicas Avan-
zadas en el capítulo 6).
6. Su valoración no es objetiva, debido a su
deseo de que el músculo esté fuerte. La
fuerza de voluntad puede alterar el resulta-
do del test muscular. Si sospecha que esto
pudiera suceder, piense deliberadamen-
te en otra cosa mientras realiza la valora-
ción.
7. Pedir al deportista «Intente sostener», o
«Procure intentarlo otra vez», en lugar de
decir solamente «Sostenga» o «Sostenga
arriba/hacia dentro/hacia fuera/hacia aba-
jo», según sea lo apropiado. Pedir a una
persona que intente algo no implica que lo
consiga. Confunde al cerebro pidiendo un
esfuerzo, pero no éxito en lograrlo. Ese
mensaje es «mixto» y, por tanto, la valora-
ción dará por resultado inevitablemente un
músculo débil, sin importar la cantidad de
esfuerzo empleado.
Defectos del deportista
1. El deportista utilizará músculos slnerglcos
para ayudarse a sí mismo. Es un engaño in-
consciente. La máxima prioridad de un ser
humano es la supervivencia. Al saber a ni-
vel inconsciente que el músculo está débil,
el deportista «sobrevivirá» utilizando otros
músculos para realizar el trabajo de mover-
se, girar ligeramente o inclinar otra parte del
cuerpo, usando el sistema de respaldo si-
nérgico suministrado por la naturaleza. Vigi-
le este caso. Tenga cuidado particularmen-
te cuando el deportista empiece a aprender
las posiciones de valoración. El deportista
mantendrá bien «sanamente» el miembro
-aunque por supuesto lo hará de modo in-
consciente en la posición mejor y más fuer-
te, y no en la posición más adecuada para
el test; así pues, repito, usted ha de colo-
car el miembro en la posición exacta de
acuerdo con las ilustraciones.
2. El deportista contendrá su respiración mien-
tras usted realiza la valoración. i Esto puede
alterar el resultadol Asegúrese de que res-
pire normalmente, expulsando suavemente
el aire. Como último recurso, hágale hablar
mientras realiza la valoración.
3. El deportista puede aguantar la articulación
rodeándola con otro miembro o al borde de
la mesa de examen para obtener apoyo.
Quítele ese apoyo y vuelva a valorar.
4. El deportista olvidará concentrarse. Con de-
masiada frecuencia cuando dicen «No com-
prendo lo que usted desea», significa que
instintivamente saben que no pueden ha-
cerlo, por tanto no comprenden físicañ'l'itnte.
Frecuentemente, también, levantarán la ca-
beza para mirar y ver lo que usted está ha-
ciendo, o cerrarán los ojos para concentrar-
se mejor. No lo permita, pues esto puede al-
terar los resultados. Muestre físicamente al
deportista lo que desea y vuelva a valorar.
5. Subconscientemente el deportista sabe lo
que fortalecerá su cuerpo y con frecuencia
colocará instintivamente sus manos sobre
los puntos reflejos importantes para ese
músculo. Vigile especialmente las manos
cruzadas sobre el pecho o las manos colo-
cadas detrás de la cabeza. Deshaga esas
posiciones y examine otra vez.
6. Sólo de vez en cuando un deportista estará
tan preocupado por un músculo que «se
abandonará» en el test, o hará que el mús-
culo esté débil. Hágale hablar sobre otra
cosa mientras usted vuelve a valorar. Sin
embargo, esto es muy raro -la mayoría de
deportistas no pueden esperar a mejorar-o
Si eso ocurre, lea el capítulo 7 sobre «La
voluntad de vencer».
Tal como puede deducirse de la lista anterior,
compensa ser meticuloso al principio hasta que
ambos sean expertos en el tema. Mejor aún, bus-
que a alguien que ya sepa examinar o asista a al-
gún cursillo especializado. Sobre todo, no se lance
a un test sin pedir antes permiso al deportista, y
sin asegurarse de que no existe razón alguna co-
nocida por la que no deba valorar, tal como una ar-
ticulación afectada, una placa, una cadera sustitui-
da u otro problema semejante. No suponga que
esas cosas han de ser obvias. Pregunte siempre.
Alergia a los alimentos
La prensa internacional ha tratado extensamen-
te en los últimos tiempos sobre el «doping» de los
deportistas, y su abuso de medicamentos. Son po-
cas las personas que se dan cuenta de que los
medicamentos no son las únicas cosas que nos
llevamos a la boca y que pueden cambiar el rendi-
miento.
Me estoy refiriendo aquí a la sensibilidad ante
los alimentos. En el peor de los casos puede llegar
a producir una grave reacción alérgica y un posible
colapso. Obviamente esto exige atención médica.
Sin embargo, el nivel de reacción puede ser muy
pequeño y pasar desapercibido a menos que el
deportista trate de eliminar todos los obstáculos
posibles al buen rendimiento.
Del mismo modo que un músculo débil a causa
de carencia de una vitamina (o de un mineral) se
fortalece cuando el atleta ingiere esa vitamina (o
un alimento que la contenga), también es cierto lo
contrario.
Cualquier alimento que requiera para su asimila-
ción más energía del cuerpo que la que realmente
proporciona, causará un déficit neto, y consiguien-
temente, debilidad muscular, aunque sea de pri-
mera calidad, fresco, orgánico, etc. Lo mismo su-
Cómo utilizar el libro y recuperar fuerza 23
cede con la sobredosis. En ese caso también se
debilitará el cuerpo. No se deje influir por toda la
publicidad sobre un alimento en particular o un su-
plemento alimenticio, y pregunte al organismo in-
teresado, p. ej., el cuerpo del deportista, utilizando
la valoración muscular -¿es esto bueno y fortale-
cedor para comerlo hoy?
Hay que sospechar alergia a los alimentos si el
deportista se siente somnoliento o aletargado, sin
aliento, si carece de concentración, si tiene fre-
cuentes dolores de cabeza, ojos irritados o muco-
sidad abundante, cambios de humor después de
las comidas o en determinadas horas del día.
Cómo valorar
1. Primero valore los catorce músculos tal
como se indica al final del capítulo 4. Ase-
gúrese también de que no haya otros mús-
culos débiles, que sean específicos del de-
porte del sujeto.
2. Haga que el deportista ingiera una cuchara-
dita de alimento o de suplemento alimenti-
cio (o mantenga un sorbo en la boca si es
un líquido o huela la sustancia continua-
mente) y vuelva a valorar los músculos.
3. Cualquier alimento que haga que los mús-
culos se debiliten es alérgico, así pues, ino
lo ingiera antes de un partido! Generalmen-
te se tratará de un alimento que el deportis-
ta come cada día, y al que quizá muestre li-
gera adicción, porque le produce la sensa-
ción de una rápida mejoría (que más tarde
se transforma en un mayor vacío).
4. Este tipo de valoración sólo le indicará la
reacción actual del deportista -no la próxi-
ma semana ni más adelante-. El alimento
debe ingerirse en la forma que el deportista
lo come normalmente, por ejemplo, patatas
cocidas, no crudas, pues la cocción puede
cambiar la fórmula química.
Si la comida es envasada debe ser tam-
bién de la misma marca (o del mismo pro-
veedor o país de origen) que se consume
normalmente, debido a los aditivos. Si el de-
portista no come habitualmente la piel de la
fruta, por ejemplo, hay que pelarla antes.
Las pulverizaciones pueden penetrar en la
fruta, pero ciertos ingredientes de algunas
frutas sólo están en la piel.
24 Tratamiento y masaje muscular
5. Entre cada test de alimentos es preciso la-
varse la boca. Si hay que realizar muchos
tests, he comprobado que es útil poner una
pequeña cantidad del alimento en uno de
los otros complejos nerviosos principales,
como el ombligo, en lugar de la boca -eso
ahorra el continuo lavado de la boca, pero
los resultados no son tan exactos a la hora
de obtener la valoración muscular.
También he comprobado la utilidad de relacionar
el alimento con los achaques y los dolores que
siente el deportista, centrándose en los músculos
cercanos al dolor y haciendo de nuevo la valora-
ción, tanto con posibles suplementos útiles como
con posibles alimentos alérgicos. Un suplemento
que ayude puede aliviar el dolor que siente el mús-
culo al ser examinado, mientras que un alimento
alérgico puede incrementar el dolor.
Suplementos de nutrición
Vitamina A. Hígado, verduras de hojas verdes
oscuras, tomates, huevos, zanahorias.
Complejo 8. Hígado, levadura, cereales integra-
les, huevos, pescado, frutos secos, pepitas de
girasol, despojos.
8, (tiamina). Levadura, arroz integral, germen de
trigo, soja, pepitas de girasol, huevos, hígado,
tocino, despojos.
8
2
(riboflavina). Setas, hígado, despojos, leche
desnatada, levadura, cereales integrales, soja,
guisantes, huevos, ternera, pollo, cerdo, que-
so, espinacas y verduras de hoja verde.
8
3
(niacina). Pescado, arroz integral, pollo, al-
mendras, hígado, ternera, despojos, setas, le-
vadura.
8
6
(piridoxina). Soja, hígado, cerdo, ternera, ba-
calao, salmón, levadura, naranjas, plátanos,
salvado y germen de trigo, pepitas de girasol.
Vitamina C. Pimienta verde, col, coliflor, melo-
nes, sandías, frutas cítricas, fresas, tomates,
kiwis, verduras de hoja verde.
Vitamina D. Huevos, pescado, hígado, aceite,
despojos.
Vitamina E. Aceite de soja, aceite de maíz, ger-
men de trigo, cacahuetes, margarina, mayone-
sa, salmón, bróquil, todas las carnes, perejil,
huevos, guisantes.
Vitamina F. Acidos grasos insaturados en acei-
tes vegetales.
Vitamina G. Ver B
2

Yodo. Algas, alimentos marinos.
Calcio. Productos lácteos, cereales integrales,
coliflor. Si hay una deficiencia, evite alimentos
que contengan ácido oxálico, tales como rui-
barbo, arándanos, café, chocolate y ciruelas.
Alimentos más corrientes que causan alergias:
Cereales. Salvado o gluten de trigo, por tanto
pruebe pan completo y blanco, avena, cebada,
centeno, arroz, maíz.
Productos lácteos. Leche, queso (de todas cIa-
ses), leche de oveja y de cabra, yogur.
Carnes. Ternera, cerdo, cordero, pollo, pavo.
Pescado. Pescado de agua dulce y de mar, ma-
risco.
Familia de las patatas. Patatas, tomates, solaná-
ceas, pimienta.
Coles. Coles, bróquil, coliflores.
Frutas. Manzanas, limones, naranjas, fresas.
Nueces, cacahuetes y productos de soja.
Café (incluyendo el descafeinado), chocolate. té
indio y chino.
Tartracina, glutamato monosódico.
Alcohol. Incluido vino tinto. Incluir también la cer-
veza y el whisky si parece haber sensibilidad
hacia los cereales.
Músculos "ti optimización
muscular
Músculos agrupados
según su localización
1. Músculos del cuello. Esternocleidomas-
toideo y escalenos; esplenio y semiespinal;
trapecio superior; elevador de la escápula.
2. Músculos de la zona del hombro. Subes-
capular; infraespinoso; supraespinoso cervi-
cal; romboides; deltoides (anterior, medio y
posterior); pectoral menor; redondo menor;
redondo mayor; coracobraquial.
3. Músculos del brazo, de la muñeca y de la
mano. Bíceps braquial y braquiales; bra-
quiorradial; tríceps braquial y ancóneo; su-
pinador; redondo pronador y oblicuo prona-
dor; lexores y aductores del pulgar y de los
dedos; flexores y extensores de la mano.
4. Músculos del abdomen frontal. Abdomi-
nales y piramidal; pectoral mayor (zona del
esternón y de la clavícula) y diafragma.
5. Músculos de la espalda. Serrato ante-
rior; trapecio medio e inferior; gran dorsal;
sacrolumbar o extensor de la columna verte-
bral; cuadrado lumbar.
6. Músculos de la pelvis. Psoas; ilíaco; pi-
ramidal; glúteo mayor, medio y menor.
7. Músculos del muslo frontal e inte-
rior. Cuádriceps; aductores y pectíneo;
sartorio; semimembranoso.
8. Músculos del muslo posterior y exterior.
Bíceps femoral; poplíteo; tensor de la fascia
lata.
9. Músculos de la pantorrilla, el tobillo y el
pie. Peroneo; gemelos; sóleo; tibiales an-
terior y posterior; extensores y flexores de
los dedos del pie; aductor del dedo gordo
del pie.
26 Tratamiento y masaje muscular
I
- .PUÑt"OS-DE
DIGITOPUNTURA
2-3
I
/ .Y
,< '-

PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE PRESION
DETRAS
DELANTE
Figura 5
MUSCULOS DEL CUELLO
Flexores del cuello
(esternocleidomastoideo
y escalenos)
Descripción
Estos músculos del cuello son muy importantes.
No sólo conectan las partes laterales del cráneo al
esternón y a las vértebras del cuello, permitiendo
así inclinar la cabeza hacia delante o hacia los la-
dos (según se contraigan un lado o ambos), sino
también son muy importantes para mantener la ca-
beza mirando hacia delante cuando se camina o
se corre. Los músculos de la parte anterior del
cuello no son normalmente tan fuertes como los
de la parte posterior, porque la cabeza cae natu-
ralmente hacia delante cuando se está erguido, y
por tanto hay que sostenerla hacia atrás (a menos
que realmente desee inclinarla hacia delante).
El suministro de nervios para el esternocleido-
mastoideo es insólito, ya que es doble -lo cual
hace que sea un músculo importante para los me-
canismos de equilibrio y autodirección de la cabe-
za en relación con el cuerpo- y esencial si se
considera que la cabeza es proporcionalmente la
parte más pesada del cuerpo (ver capítulo 6, me-
canismo de marcha).
Cómo valorar el esternocleidomastoideo
(SCM)
El deportista está tumbado sobre su espalda,
con la cabeza elevada. Inmovilice todos los otros
músculos del hombro y del brazo que pudieran
ayudar, colocando las manos del deportista por
encima de la cabeza. Se ejerce presión sobre la
frente para empujarla atrás y abajo en la mesa.
Esto verifica ambos lados simultáneamente.
(Ver figura 5.) Para valorar un lado cada vez,
eleve la cabeza y luego gírela a un lado (60° si
puede). Se ejerce presió en la sien para empujar
la cabeza a ás a a;o acia la mesa. Vigile que
el depo iSla r:er¡e 91 ar la barbilla para variar
el á g I :' s úsculos del cuello.
C a o aore:" -2.- 2. a a.. cOloque su otra mano
ba, - e:a -s r:: r a- para detener la caí-
a s e evitar que la cabeza
Músculos y optimización muscular 27
se golpee en la mesa. Si el músculo está muy dé-
bil, el deportista será incapaz de sostener su ca-
beza levantada más de unos cuantos segundos, a
lo sumo.
Cómo valorar los escalenos
La posición para valorar los flexores más pro-
fundos del cuello, los escalenos, es muy similar a
la del esternocleidomastoideo. El deportista eleva
la cabeza centralmente desde una posición tum-
bado, como en el caso anterior, pero encoge la
barbilla hacia dentro y gira la cabeza 10° hacia un
lado. (Vigile que no haya una inclinación lateral de
la cabeza.) Ejerza presión con su mano por la par-
te del dedo meñique sobre la frente para empujar
la cabeza directamente hacia· atrás sobre la mesa
(y no en alineación con el giro de 10° de la cabe-
za). Vigile para que el atleta no gire demasiado la
cabeza y pueda utilizar el esternocleidomastoideo
o los escalenos opuestos.
Otros músculos a valorar si el esternocleido-
mastoideo está débil: pectoral mayor clavicular,
trapecio superior, sartorio, sóleo, gemelos, semi-
membranoso.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. El segundo espacio bajando desde las vér-
tebras cervicales entre las costillas, en línea
con los pezones.
2. A cada lado de la columna vertebral, en la
parte superior del cuello (lámina: C-7).
Puntos de presión
1. En cada lado de la mandíbula, en una línea
que baja directamente desde la esquina del
ojo.
2. Puntos de digitopuntura S-41 y SI-5. El S-41
está en la parte superior del pie en el centro
del pliegue del tobillo. Presiónelo al mismo
tiempo que el SI-5, que está en la parte la-
teral de la muñeca en I? prominencia del fi-
nal del hueso radio y debajo del meñique.
28 Tratamiento y masaje muscular
Dieta
Dado que este músculo parece estar asociado
con el sistema de irrigación de la cabeza y tam-
bién con las cavidades sinoidales, es importante
controlar cualquier posible alergia alimenticia o
respiratoria si existe una debilidad constante. Ayu-
da comer algas marinas, que contienen yodo, pero
para los problemas de congestión general de la
cabeza y del cuello son necesarias todas las vita-
minas B, especialmente la B. y la B
3
• También ayu-
da el yogur, aunque por otra parte se han de re-
ducir los productos lácteos, para disminuir la mu-
cosidad.
Problemas deportivos
Este músculo se ve muy afectado por las lesio-
nes de tipo latigazo y por el tortícolis, que dificul-
tan girar la cabeza y causan mucho dolor, tensión
en los hombros y dolor de cabeza. Las lesiones
deportivas se producen principalmente por exceso
de uso o caídas sobre la cabeza o tirones deriva-
dos de montar a caballo, gimnasia, inmersión,
rugby, judo y boxeo, o por utilizar siempre el mús-
culo por un solo lado, como es el caso de la respi-
ración mientras se nada.
Sin embargo, el dolor del cuello puede proce-
der de una disfunción digestiva o de otro órgano
interno. Los flexores débiles del cuello también
pueden causar vértigo, campanilleo auditivo,
alergias y problemas de visión. Una causa muy
sorprendente de debilidad muscular del cuello
son los zapatos demasiado apretados, cuando
los dedos de los pies están fuertemente compri-
midos contra la parte delantera del zapato. La
tensión y la preocupación pueden causar rigidez
en los músculos del hombro, y junto con ellos en
los músculos del cuello tales como el esterno-
cleidomastoideo. Si se da este caso, consulte
el capítulo 7, que versa sobre el tratamiento del
estrés.
Ejercicios
Ejercicios isométricos de cuello, giros de cabeza.
Entrenamiento con pesas -máquina para ejer-
cicio del cuello, elevaciones.
Extensores del cuello
(grupos esplenio y semiespinal)
Descripción
Generalmente estos músculos son más fuertes
que los flexores del cuello porque tienen que sos-
tener la parte más pesada del cuerpo -la cabe-
za- contra la gravedad. Están constituidos por
muchos haces de músculos, y casi podría decirse
que son una especie de continuación del compli-
cado entramado de capas de músculos que sopor-
tan toda la columna vertebral en la espalda. Aquí
nos concentraremos en el grupo principal, que
mantiene la cabeza atrás y que se contrae cuando
se inclina la cabeza hacia atrás para mirar directa-
mente hacia arriba, y hacia un lado y arriba.
Cómo valorar
(Ver figura 6.) El deportista está estirado boca
abajo con los hombros y los codos inclinados 90°,
de modo que las manos queden fuera de la mesa.
Para valorar ambos lados juntos, la cabeza ha de
estar elevada con respecto a la mesa, y se ejerce
presión sobre la parte posterior de la cabeza para
empujarla sobre la mesa. Para valorar un lado
cada vez, gire la cabeza todo lo posible a un lado
y ejerza presión sobre la parte lateral de la cabeza
(y contra la oreja) para empujarla directamente ha-
cia atrás sobre la mesa. Vigile las inclinaciones la-
terales cuando el deportista intente recurrir a otros
músculos. Al igual que con los flexores del cuello.
es conveniente colocar la mano entre la cabeza
(sin tocarla) y la mesa para que sirva de almoha-
dilla si cae la cabeza.
Otros músculos a valorar si los flexores del cue-
llo están débiles son el trapecio superior, pectoral
mayor clavicular, sartorio, semimembranoso, só-
leo, gemelos, piramidal.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Debajo de las vértebras cervicales, directa-
mente encima de los pezones y en el espa-
cio entre las dos siguientes costillas debajo.
Músculos y optimización muscular 29
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE S\-5
DIGITOPUNTURA
DETRAS ..•

I
/

PUNTOS DE
MASAJE
30 Tratamiento y masaje muscular
2. En la parte superior del cuello a cada lado Trapecio superior
de la columna vertebral donde se junta con
el cráneo. Descripción
Puntos de presión
1. En la mandíbula inferior, perpendicularmen-
te debajo del borde externo del ojo.
2. Puntos de digitopuntura 8-41 y 81-5. El 8-41
está en la parte superior del pie en el cen-
tro del pliegue del tobillo. Presiónelo al mis-
mo tiempo que el 81-5, que está en la parte
lateral de la muñeca en la prominencia del
final del hueso radio y debajo del meñique.
Dieta
Estos músculos reaccionan mal ante el estrés y
ante la carencia de vitaminas B (especiamente B
6
y B3 ) Yde yodo orgánico.
Problemas deportivos
Estos músclos se utilizan en todos los ejercicios
generales, tales como el servicio en los deportes
con raqueta, como contrabalance en el levanta-
miento de peso, en baloncesto, voleibol, y cuando
es necesario tirar la cabeza hacia atrás para ver o
para respirar, como en el billar, en el estilo mari-
posa de natación, en las melés de rugby, en el fút-
bol americano, en lucha, tiro con arco y natación.
Estos músculos, junto con el trapecio superior,
también tienen mucha propensión a volverse rígi-
dos como respuesta al estrés o, por el contrario, a
fatigarse cuando miran prolongadamente al suelo.
Debido a que la cabeza es la parte más pesada de
la anatomía y la que está más lejos del suelo, la in-
tegridad de los músculos del cuello es muy impor-
tante para el equilibrio, junto con los ojos y los oí-
dos y puede afectar a todos los movimientos de la
cabeza. Un efecto de repercusión podría ser algún
problema en la región pélvica y sacra, y sinusitis.
Ejercicios
Ejercicios isométricos del cuello.
Entrenamiento con pesas -máquina para ejer-
cicio del cuello, extensión de la espalda.
La parte superior del músculo en forma de tra-
pecio se halla arriba en el hombro y se extiende
desde el extremo del mismo, la punta exterior del
hueso del cuello y la parte superior de la escápula
hasta la base del cráneo y de todas las vértebras
cervicales. Este músculo eleva el conjunto del
hombro e inclina la cabeza y el cuello hacia un
lado cuando sólo se contrae uno de ellos. La par-
te derecha y la izquierda trabajan contrapuestas
para sostener la cabeza y el cuello centralmente
sobre los hombros.
Cómo valorar
(Ver figura 7.) El deportista está sentado y ladea
la cabeza de manera que la oreja quede lo más
cerca posible del hombro. A continuación se ejer-
ce presión sobre el hombro y la parte lateral de la
cabeza para separarlos. Vigile que el deportista no
intente girar la cara lejos del lado débil.
Otros músculos a valorar si el trapecio superior
está débil: elevador de la escápula, flexores y ex-
tensores del cuello, romboides, pectoral, mayor
clavicular.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Los 8 cm superiores de la parte delantera y
más elevada de los brazos en el surco en-
tre los músculos.
2. En el cráneo, en la parte más alta del c e-
llo.
3. Entre la segunda y la tercera costilla al lado
del esternón.
4. A 2 o 3 cm a cada lado del hueso más pro-
minente en la espalda en la base del cuello.
Puntos de presión
1. A medio camino entre la esquina del ojo y la
parte superior de la oreja.
Músculos y optimización muscular 31
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
DELANTE DETRAS
PUNTOS DE
MASAJE
\
~ /
Figura 7
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
32 Tratamiento y masaje muscular
DETRAS
DELANTE
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS DELANTE
Figura 8
2. Puntos de digitopuntura K-7 y L-8. El K-7 es
un punto que se encuentra midiendo un pal-
mo desde la tibia anterior, justo detrás del
tobillo interno. Presiónelo al mismo tiempo
que el L-8, que está en el mismo extremo del
hueso radio en la base del pulgar de la mano.
Dieta
Problemas visuales, tirones, infecciones, y vi-
sión confusa o infecciones auditivas y problemas
de audición pueden afectar y ser afectados por el
trapecio superior, debido a su engarce en la parte
posterior del cráneo y debido a que afecta al equi-
librio (oído, ojos y cabeza en relación con el cuer-
po). Los alimentos ricos en vitaminas A y B Y en
calcio sirven como ayuda.
Problemas deportivos
El trapecio superior se utiliza en todos los de-
portes en que interviene la zona del hombro. Par-
ticularmente al alzar la cabeza por encima, como
cuando se practica el bloqueo en voleibol o en el
servicio de tenis, en un putt de golf, en boxeo y en
remo, puede volverse demasiado rígido y producir
espasmos. También pueden desgarrarse fibras
cuando se tuerce la cabeza, causando tortícolis.
Con mucho, el problema más corriente se presen-
ta cuando se elevan los hombros debido al estrés,
limitando en parte el riego sanguíneo a la cabeza,
que causa visión confusa y dificulta el pensar cla-
ramente, de modo que el cuerpo se esfuerza más,
aumenta la tensión, y se convierte en un círculo vi-
cioso. El trapecio también adquiere rigidez cuando
el deportista lucha por respirar y se apoya en las
manos para ayudar a los músculos auxiliares de la
respiración (los que no se utilizan normalmente).
Ejercicios
Entrenamiento con pesas, ejercicios para forta-
lecer los hombros. máquina de remo.
Elevador de la escápula
Descripción
Este músc s'" c ~ en¡ a en la parte posterior
del ha b . \ a ~ e s c e e á'1g lo interno superior
Músculos y optimización muscular 33
de la escápula hasta los bordes de las cuatro vér-
tebras cervicales superiores. Como su nombre in-
dica, eleva la escápula y la lleva hacia la columna
vertebral.
Cómo valorar
(Ver figura 8.) El deportista sentado dobla el
codo y lo empuja abajo hacia la cadera, mientras
mantiene la columna vertebral lo más recta posi-
ble. A continuación se ejerce presión desde el in-
terior del codo para separarlo del cuerpo mientras
presiona la parte superior del hombro abajo hacia
la cadera (haciendo así que los romboides, que de
otro modo estarían activos, se hallen en desven-
taja).
Otros músculos a valorar si el elevador de la es-
cápula está débil: romboides, trapecio, redondo
mayor y menor, gran dorsal, músculos del cuello,
pectoral mayor clavicular.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Borde superior del esternón justo debajo de
las vértebras cervicales.
2. En la espalda, a cada lado de la columna
vertebral, en la base del cuello donde las
vértebras mayores son más prominentes.
3. Aproximadamente a medio camino a lo lar-
go del borde exterior de la escápula (en el
centro del músculo redondo menor).
Puntos de presión
1. Prominencias frontales -los resaltes a
cada lado de la frente encima del centro de
cada ojo, a medio camino del principio de la
línea del cabello.
2. El punto en el centro superior de la cabeza,
donde se juntan los huesos frontal y los dos
parietales (laterales) del cráneo.
3. Puntos de digitopuntura L-9 y SP-3. L-9
está en la base del pulgar en la parte exter-
na del pliegue de la muñeca. SP-3 está en
el lado del talón de la gran articulación en la
base del dedo gordo del pie. Presiónelos
34 Tratamiento y masaje muscular
juntos. 8-41 Y 81-5. El 8-41 está en la parte
superior del pie en el centro del pliegue del
tobillo. Presiónelo al mismo tiempo que el
81-5, que está en la parte lateral de la mu-
ñeca en la prominencia en el final del hue-
so radio del brazo.
Dieta
Este músculo se debilitará si existe estrés o una
alteración de ácido clorhídrico en el estómago que
cause dispepsia. Es conveniente comer tripa, car-
ne poco asada, masticar especialmente bien la co-
mida y evitar el azúcar y toda clase de dulces
-en particular inmediatamente antes de las comi-
das-o El grupo calmante de vitaminas B también
será beneficioso, pues ayuda a vencer el estrés.
Problemas deportivos
Este músculo se utiliza en voleibol, deportes con
raqueta, tiro con rifle, windsurf, remo y tiro con
arco. Reacciona mal ante el estrés y así puede
causar una presión desigual en la parte posterior
de la cabeza, originando dolores de cabeza, o
puede girar el cuello y alterar generalmente el
equilibrio. Conjuntamente con el trapecio superior
y el esternocleidomastoideo es el causante de mu-
chos tortícolis o rigideces de cuello. Cuando está
muy débil, el deportista será incapaz de llevar la
escápula hacia la columna vertebral sin elevar
todo el hombro porque el trapecio superior adopta
un papel compensatorio.
Ejercicios
Fondos y ejercicios generales de cuello.
Pesas -remo sentado y vertical y tracción del
gran dorsal.
MUSCULOS DE LA ZONA
DEL HOMBRO
Subescapular
Descripción
El nombre de este músculo significa «debajo de
la escápula", y ahí es exactamente donde lo en-
contraría si fuera posible sentirlo debajo de la es-
cápula -lo más que puede llegar a sentir es el
borde interno inferior de la escápula donde se pro-
duce su unión-o El otro extremo está unido a la
parte delantera superior del hueso húmero del bra-
zo, exactamente debajo del hombro. Su acción es
tirar de la cabeza del húmero hacia dentro y hacia
abajo cuando se eleva el brazo y permite que la
escápula se deslice sobre la caja torácica.
Cómo valorar
(Ver figura 9.)
Posición de examen n.o 1. El deportista está
sentado, eleva lateralmente el brazo 90°y dobla el
Músculos y optimización muscular 35
codo 90° de modo que el antebrazo cuelgue hacia
abajo. Estabilice el codo y empuje contra la muñe-
ca para girar el brazo adelante y arriba.
Posición de examen n.o 2. El deportista está
estirado boca abajo con el brazo lateralmente ha-
cia fuera en un ángulo de 90
0
y colgando del bor-
de de la mesa a la altura del codo. Estabilice el
codo y empuje la muñeca lejos de los pies. Evite
que el codo se incline más de 90
0

Otros músculos a valorar si el subescapular está
débil: redondo mayor, pectoral mayor clavicular y
pectoral interno, gran dorsal, epiespinoso cervical,
abdominales, cuádriceps, psoas.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la segunda y la tercera costilla al lado
del esternón.
2. Entre la segunda y la tercera costilla a cada
lado de la columna vertebral.
Figura 9
36 Tratamiento y masaje muscular
2
H-9
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
DELANTE
DETRAS
PUNTOS DE
PRESION
Figura 9
Puntos de presión
1. El punto en el centro superior de la cabeza,
donde se juntan los huesos frontal y los dos
parietales (laterales) del cráneo.
2. Los puntos de digitopuntura LV-1 y H-9. El
LV-1 está localizado en el interior de la base
de la uña del dedo gordo del pie. Presióne-
lo al mismo tiempo que el H-9, situado en la
base de la uña del dedo meñique de la
mano.
Dieta
La dieta para ayudar a este músculo debe con-
tener fuentes de calcio, vitaminas E y B.
Problemas deportivos
Este músculo es uno de los cuatro estabilizado-
res de la articulación del hombro, manteniendo el
brazo en la concavidad de la articulación citada
que es muy somera. Por consiguiente, es vital
mantenerlo fuerte junto con la articulación, para
prevenir dislocaciones en la práctica de deportes
donde los brazos van impelidos por la fuerza cen-
trífuga -como en los deportes con raqueta, en la
gimnasia y en los lanzamientos-o Un subescapu-
lar débil causará dolor o rigidez en el pecho, pro-
blemas en el hombro y dolor en el brazo, palpita-
ciones, vértigo y encías sangrantes.
Ejercicios
Trepar la cuerda, flexiones de cuello, fondos en
barras paralelas.
Entrenamiento con pesas -ejercicios de los
pectorales.
Infraespinoso
Descripción
Este úsc", 95:2 5 en la escápula deba-
jo del bo e r-o e subescapular, for-
ma pa ,e 9 2'"'-._-::; e-ca'gado de la rotación
--e a:r -_5=_:S :_:= s_.e:an el brazo a la arti-
Músculos y optimización muscular 37
culación del hombro. Su acción es más o menos
opuesta al subescapular. Muy frecuentemente
comparte un tendón común con el redondo menor,
e interviene activamente en la elevación del brazo
por encima de la horizontal.
Cómo valorar
(Ver figura 10.) El deportista está sentado con el
brazo elevado 90° hacia fuera, y el codo doblado
90° al colocar verticalmente el antebrazo. Se ejer-
ce presión sobre la parte posterior de la muñeca
para girar el brazo hacia delante y hacia abajo en
dirección de los pies (e incluso detrás). Si la escá-
pula se mueve, realice la misma valoración pero
con el deportista estirado. El peso del cuerpo del
deportista ayudará a estabilizar la escápula. Vigile
cualquier intento de flexionar o extender el brazo
fuera de la posición.
Otros músculos a valorar si el infraespinoso está
débil: redondo menor, supraespinoso, trapecio (su-
perior y medio), romboides.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la quinta y la sexta costilla cerca del
esternón en la zona del pecho.
2. Justo encima de la costilla inferior a cada
lado de la columna vertebral.
3. En la espalda, a cada lado de la columna
vertebral entre la segunda y la tercera cos-
tilla.
Puntos de presión
1. El ángulo de Louis -el canal que está a
unos tres dedos debajo de la parte superior
del esternón.
2. Puntos de digitopuntura GB-41 y T-3. El
GB-41 está en la parte superior del pie,
donde se juntan los huesos que se extien-
den desde atrás entre el cuarto y el quinto
dedo (aproximadamente a medio camino
entre la base de los dedos y el tobillo). Pre-
sione este punto al mismo tiempo que el
T-3, que está en una posición similar en
el dorso de la mano.
38 Tratamiento y masaje muscular
DELANTE DETRAS
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
o
I
.¿;
/
••
PUNTOS DE
MASAJE
-r;.
Figura 10
Dieta
Este músculo parece indicar la función del timo
y del tiroides y, por tanto, responde a los alimen-
tos altos en yodo natural como las algas y el pes-
cado en general, Pueden presentarse síntomas de
alteraciones digestivas, cambio de peso y llanto
incontrolable. También puede suceder que el de-
portista tenga dificultades en perder peso, incluso
a pesar de seguir un régimen dietético. El depor-
tista puede sentirse fatigado, o le puede costar
mucho levantarse de la cama por la mañana. La
indolencia puede ir acompañada frecuentemente
por pies o manos fríos o agrietados, por quedarse
sin aliento o por sudar mucho con un ejercicio re-
lativamente moderado. Si se han tomado dosis
altas de vitamina A por otras causas y aparecen
algunos de estos síntomas, analice si ha habido
algún exceso y evite queso, plátanos y avena.
Problemas deportivos
Debido a que es un músculo rotatorio, aquí tam-
bién pueden aplicarse los comentarios referentes
al redondo menor y al subescapular. Un infraespi-
naso débil repercute en el codo, la muñeca y el
hombro.
Ejercicios
Saltos, brincos, flexiones de brazos, natación.
Pesas -mancuernas y remo vertical.
Supraespinoso
Descripción
Este músculo une la mitad superior de la escá-
pula al brazo y, por tanto, lo eleva lateralmente
como ayuda a los más poderosos músculos deltoi-
des. Podría decirse que su principal función es
mantener la parte superior del hueso húmero del
brazo en su concavidad y tirar más horizontalmen-
te que el grupo de los deltoides.
Cómo valorar
(Ver figura 11.) El deportista está sentado o de
pie y gira la cabeza lejos del lado que se valora
para desactivar todo lo posible el trapecio superior.
Se levanta lateral en'e y hacia delante el brazo
Músculos y optimización muscular 39
unos 15°(más allá de 20°entran en acción los del-
toides), la palma hacia dentro y el pulgar delante.
Se ejerce presión sobre la parte posterior de la
muñeca para empujar el brazo por detrás hacia el
centro de la zona inguinal. Vigile que no se eleve
el hombro, apoyando un dedo sobre la punta de
los huesos en el extremo externo del hombro -sin
embargo, cuidado con pasarse, pues tocaría el
propio músculo-. Vigile también que el deportista
no intente girar la columna vertebral hacia un lado
procurando utilizar como alternativa el músculo
trapecio. Compare las valoraciones del deltoides y
del supraespinoso, pues el deltoides siempre está
algo activo en este test.
Otros músculos a valorar si el supraespinoso
está débil: trapecio superior, deltoides, pectoral
mayor interno y clavicular.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Desde la hondonada en la parte interior de
la articulación del hombro (debajo del extre-
mo externo de la clavícula) hacia abajo en
la parte lateral del pecho unos 10 cm,
2. Todo lo arriba que pueda exactamente de-
bajo del cráneo, en la parte superior del
cuello, a cada lado de la columna vertebral.
Puntos de presión
1. Prominencias frontales y bregma conjunta-
mente. Las prominencias frontales están en
la frente, a medio camino entre el centro de
las cejas y el comienzo del cabello. El breg-
ma es el punto en el centro superior de la
cabeza, donde se juntan los huesos frontal
y los dos parietales (laterales) del cráneo,
2. No hay puntos de digitopuntura para este
músculo señalados en el gráfico.
Dieta
Los alimentos ricos en lecitina, tales como las
judías de soja, pueden ser útiles. Asegúrese de
que el deportista no consuma alimentos ricos en
grasas, ni con elevado contenido de azúcar, al-
chal, tabaco, cafeína, y medicamentos que con-
tengan epinefrina y cortisona, a menos que los
haya prescrito el médico.
40 Tratamiento y masaje muscular
~
\
\
DETRAS
DELANTE
DELANTE
"
,
/
,
" ~
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
MASAJE
\
Figura 11
Problemas deportivos
El supraespinoso se utiliza en golf, deportes con
raqueta y béisbol. La debilidad de este músculo
también puede ser causada por respiración defi-
ciente, contusiones, lesiones, y traumas en la ca-
beza, largos procesos dentales, uso de cascos de-
masiado apretados, o cabezazos en algunos
deportes, como en fútbol. También puede verse
afectado por serias alteraciones emocionales, an-
siedad o fatiga mental. La debilidad causará pro-
blemas en el hombro.
Ejercicios
Fondos, extensiones con mancuernas o con ba-
rra por encima de la cabeza. Las personas que
son deportistas de fin de semana y realizan un tra-
bajo sedentario en su oficina, o de tipo intelectual,
o conducen muchos kilómetros, pueden sufrir «fa-
tiga cerebral», lo cual también debilitará el supra-
espinoso. Ya se sabe que una persona necesita
un descanso, después de conducir mucho tiempo,
por esta razón, y antes de jugar un partido de golf
debe realizar algunos ejercicios. El supraespinoso
se utiliza en golf particularmente para el «back
swing», que es un golpe completo, con indepen-
dencia del palo con que se practique. El golf tam-
bién está considerado un test especialmente váli-
do con respecto al autocontrol y al estrés emocio-
al si uno se toma el juego en serio.
Romboides
Descripción
Estos músculos son cortos y potentes y están
an j ntos que a menudo se ayudan mutuamente.
Jun an el borde interior de la escápula a la colum-
na vertebral en la parte superior de la espalda. Ti-
ran conjuntamente de las escápulas.
Cómo valorar
(Ver figura 12.) Rara vez se encuentra que es-
tos músculos estén débiles, ya que se ayudan mu-
tuamente y también les ayuda el elevador de la es-
cápula. El deportista se sienta o se estira, dobla el
codo de manera que la mano quede enfrente del
hombro (no sobre el pecho). Se levanta el otro
brazo para desactivar los otros romboides. Se
Músculos y optimización muscular 41
ejerce presión desde el interior del brazo superior
para apartarlo lateralmente del cuerpo. Vigile que
los hombros estén nivelados. Quizás el hombro se
eleve ligeramente mientras usted realiza la verifi-
cación. Si no es así, entonces el trapecio medio
está efectuando el trabajo. Si el romboides está
débil, entonces la escápula se apartará de la co-
lumna vertebral mientras usted realiza la valoración.
Otros músculos a examinar si el romboides está
débil: el otro romboides, trapecio s'uperior, eleva-
dor de la escápula, serrato anterior, deltoides an-
terior, gran dorsal, pectoral mayor.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la quinta y la sexta costillas de la iz-
quierda del pecho (un espacio intercostal
más abajo del pezón).
2. Entre la quinta y la sexta costilla en el cos-
tado izquierdo y cerca de la columna verte-
bral. Los entendidos discrepan sobre si es-
tos puntos están en el costado izquierdo o
en el derecho del cuerpo -si los dos costa-
dos están flojos, conviene dar masaje en
ambos.
Puntos de presión
1. Bregma -el punto exactamente detrás del
centro superior de la cabeza, donde se jun-
tan los huesos frontal y los dos parietales
(laterales) del cráneo.
2. Prominencias frontales -a cada lado de la
frente, en medio de las cejas y el comienzo
del cabello.
3. Puntos de digitopuntura LV-8 y K-10. El
punto LV-8 está situado entre el extremo in-
terno inferior del fémur y el tendón del bí-
ceps femoral cerca del pliegue interno de la
rodilla. El K-10 es casi vecino, en el extre-
mo más interior del pliegue de la rodilla
cuando ésta se dobla.
Dieta
Este músculo está asociado con el hígado y el
estómago, por lo cual se han de evitar los alimen-
42 Tratamiento y masaje muscular
( ~ - - - - - - --
i
DETRAS PUNTOS DE PRESION
DELANTE
LV-8
O
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
DETRA8 DELANTE
Figura 12
tos ricos en grasas y fritos, todas formas de cafeí-
na y bebidas gaseosas. Ingiera alimentos ricos en
vitamina A.
Problemas deportivos
Estos músculos se utilizan especialmente en
gimnasia sobre el potro, anillas y barras paralelas,
principalmente para fijar la posición del torso con
los brazos. Se utilizan en voleibol, en remo, en tiro
con arco y en windsurf.
También se usan en natación, especialmente en
el estilo mariposa. La mayoría de problemas se
presentan en la práctica de deportes que no son
simétricos, o sea, deportes con raqueta, tiro con ri-
fle, y los lanzamientos, como el de jabalina, que
fortalecen todos los músculos del brazo y del hom-
bro de un costado, y entonces tiran de varias
de las vértebras torácicas superiores entre las
escápulas hacia ese lado, haciendo que los rom-
boides estén fláccidos en un lado y tensos en el
otro.
Ejercicios
Ejercicios con pesas -remo sentado y vertical,
tracciones laterales, tracciones del gran dorsal.
Deltoides
(anterior, medio y posterior)
Descripción
Los deltoides son el grupo de músculos que
e el brazo superior al hombro, extendiéndose
r todo el hombro como charreteras. Son extre-
adamente fuertes y, debido a que envuelven el
brazo y el hombro, elevan el brazo hacia delante
(división anterior), lateralmente (división media), y
hacia atrás (división posterior). Esto significa que
la división delantera y la posterior pueden trabajar
una contra otra.
Cómo valorar
(Ver figura 13.) El deportista está sentado o de
pie, eleva el brazo 90° hacia el lado y dobla el
codo 90° de modo que el antebrazo quede hori-
zontal. Vigile que no haya una rotación del brazo o
del cuerpo hacia fuera para evitar el test.
Músculos y optimización muscular 43
a) Deltoides anterior
Sujete la parte posterior y superior del hombro
mientras tira del interior del codo hacia atrás y ha-
cia abajo. Asegúrese de que impide elevarse a la
escápula.
b) Deltoides medio
Sujete el hombro y luego empuje el codo de
prueba hacia abajo y hacia el costado del cuerpo.
e) Deltoides posterior
Sujete la parte delantera del hombro para frenar
el giro y el desplazamiento lateral del cuerpo. Em-
puje la parte posterior del codo hacia delante, ha-
cia abajo y hacia el cuerpo.
Otros músculos a examinar si el deltoides está
débil: las otras divisiones del deltoides, coracobra-
quial, infraespinoso, redondo mayor, supraespino-
so, pectoral mayor clavicular e interno.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la tercera, cuarta y quinta costilla a
cada lado del esternón.
2. Entre la tercera, cuarta y quinta vértebra to-
rácica (también la tercera, cuarta y quinta
costilla) y entre las escápulas, a cada lado
de la columna vertebral.
Puntos de presión
1. Bregma -el punto detrás del centro supe-
rior de la cabeza, donde se juntan los hue-
sos frontal y los dos parietales (laterales)
del cráneo.
2. Puntos de digitopuntura B-66 y GB-43. El
B-66 está en la parte exterior del pie en la
base del dedo pequeño. Presiónelo al mis-
mo tiempo que el GB-43, que está próximo
a él en la base del cuarto dedo.
3. Puntos de digitopuntura SP-3 y L-9. El
SP-3 está en la base del talón lateral del
dedo gordo del pie (en el borde del pie).
Presiónelo al mismo tiempo que el L-9, que
está en la base del pulgar en la parte exter-
na del pliegue de la muñeca.
44 Tratamiento y masaje muscular
Figura 13
(a)
(b)
\
Músculos y optimización muscular 45
(e)
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
DELANTE DETRAS .
SOLO LOS
DELTOIDES
ANTERIORES
DETRAS
DELANTE
''i PUNTOS DE
MASAJE
"
PUNTOS DE PRESION
Figura 13
46 Tratamiento y masaje muscular
Dieta Pectoral menor
El deltoides anterior reacciona mal a los alimen-
tos demasiado ricos y a la toxicidad del cuerpo
-la clase de problema que suele proporcionar un
intenso dolor de cabeza (isemejante a beber de-
masiadas jarras de cerveza!)-. Los deltoides me-
dio y posterior reaccionan mal a la congestión res-
piratoria, al constipado y al tabaco. Todas las divi-
siones de los deltoides se benefician con las
vitaminas A y C.
Problemas deportivos
La debilidad en el deltoides anterior se manifies-
ta cuando el deportista, o la deportista, no puede
meter la mano en su bolsillo trasero. El deltoides
medio interviene en el balanceo del brazo al cami-
nar y también es ayudado por la división posterior.
Otra función es elevar ligeramente los brazos des-
pegándolos del cuerpo para ensanchar el pecho.
Generalmente, sin embargo, los deltoides trabajan
más cuando los brazos se elevan más de 90' y su
debilidad puede causar problemas en hombros,
vértebras cervicales y costillas. El deltoides poste-
rior actúa principalmente en la coordinación del
balanceo de brazos que produce el mecanismo de
bamboleo que equilibra el cuerpo al caminar
(v. cap. 6). La conclusión de todo lo anterior es
que los deltoides están implicados en muchos más
aspectos aparte de la elevación de los brazos y la
preparación de golpes en tenis como el smash, los
bolos, el cricket, el equilibrio boca abajo en las ani-
llas, el lanzamiento de jabalina y el windsurf, y
como tales pueden citarse el equilibrio general y la
coordinación entre la parte superior y la inferior del
cuerpo.
Al examinar las partes, no hay que olvidar el
todo. Cuando un músculo queda fuera de acción a
causa de una caída sobre el hombro, por ejemplo,
perjudicaría mucho más que sólo ese músculo.
También se ve afectada la coordinación. Si hay
continuos problemas con los deltoides, consultar lo
referente a balanceos en el capítulo 6.
Ejercicios
Pesas -remo vertical, press de hombros en
banco.
Descripción
Este músculo va desde la tercera, cuarta y quin-
ta costilla al extremo externo de la escápula, exac-
tamente encima de la articulación del hombro, de
modo que tira de las costillas y de los hombros
conjuntamente. Es importante como estabilizador
de la parte delantera del hombro. También es uno
de los músculos extra de respiración que pueden
utilizarse para elevar las costillas cuando existe un
problema con los músculos para respiración nor-
mal, o en las inspiraciones forzadas.
Cómo valorar
(Ver figura 14.) El deportista se estira sobre su
espalda y eleva el hombro hacia delante despe-
gándolo de la mesa, y hacia abajo en dirección de
la cadera (junto con el resto del brazo, de modo
que evite que éste apoye los hombros). Entonces
se ejerce presión sobre la parte delantera del hom-
bro para empujarlo atrás sobre la mesa. Asegúre-
se de que su dirección de empuje sea la misma
que tendría si se originase en la cadera opuesta.
Otros músculos a valorar si el pectoral menor
está débil: pectoral mayor clavicular y pectoral in-
terno.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. En el extremo inferior del esternón, donde
se juntan las costillas inferiores, exactamen-
te encima del más blando hueso xifoides,
que cuelga en una «V" invertida entre las
costillas.
2. En la espalda no hay ninguno.
Puntos de presión
1. En la sien aproximadamente a 1,5 cm del
ángulo exterior del ojo.
2. Los puntos de digitopuntura se están estu-
diando actualmente.
Músculos y optimización muscular 47
DELANTE DETRAS
PUNTOS DE MASAJE
PUNTOS DE PRESION
Figura 14
48 Tratamiento y masaje muscular
Dieta del grupo de rotación que sujeta el brazo en la ar-
ticulación del hombro.
Alimentos ricos en el complejo de vitamina B.
Dado que este músculo controla las costillas
que cubren directamente la principal irrigación de
linfa hacia la sangre, tiene consiguientemente un
efecto sobre todo el sistema linfático e inmunológi-
co del cuerpo, especialmente si los deportistas pa-
san mucho tiempo con su cabeza en posición más
baja que los pies.
Problemas deportivos
Es mucho más probable que este músculo esté
demasiado tenso que débil, causando hombros re-
dondos, limitando la respiración y causando una
deficiente irrigación linfática. Una señal segura es
si se despierta siempre con las manos por encima
de la cabeza. Esa posición soluciona el anterior
problema mientras permanezca inalterable. Sin
embargo, i nadie desea tener las manos levanta-
das todo el día! Puede hacer frente a este proble-
ma estirando firmemente, pero con suavidad, los
tres haces del músculo que van desde el extremo
externo del hombro a la tercera, cuarta y quinta
costillas (utilizando un poco de talco o de crema
para evitar la erosión de la piel).
El pectoral menor se utiliza especialmente al tre-
par, o en escalada y en gimnasia.
Ejercicios
Pesas -fondos y tracciones del gran dorsal.
Redondo menor
Descripción
Este músculo va desde la cara posterior de la
escápula hasta la parte posterior del hueso húme-
ro del brazo, de modo que tira del brazo y lo hace
girar hacia fuera (opuesto al redondo mayor). A
menudo se adhiere al infraespinoso y tiene una
acción bastante similar. La principal diferencia es
que para examinar el redondo menor, el brazo se
mantiene cerca del cuerpo, mientras que para el
infraespinoso se coloca a 90°con respecto al cuer-
po. El redondo menor también se opone directa-
mente al subescapular y es uno de los músculos
Cómo valorar
(Ver figura 15.) El deportista está sentado con el
codo doblado 90°, la palma girada hacia dentro y
con el brazo cerca del costado. Sujete y estabilice
el codo y empuje la parte posterior del antebrazo
hacia el pecho. Asegúrese de que el deportista no
gire ni mueva el brazo o el torso para utilizar otros
músculos, tales como el tríceps o el bíceps.
Otros músculos a valorar si el redondo menor
está débil: infraespinoso, trapecio y romboides (si
éstos están débiles, el redondo menor aparecerá
débil (indicado por un movimiento de escápula que
no debiera producirse).
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la segunda y la tercera costillas, in-
mediatamente a cada lado del esternón.
2. En la unión de las vértebras cervicales y el
esternón.
3. Puntos de digitopuntura GB-41 y T-3. El
GB-41 está en la parte superior del pie a
medio camino entre la base del cuarto dedo
y el tobillo. Presiónelo al mismo tiempo que
el T-3, que está en el dorso de la mano, a
medio camino entre la base del dedo anular
y la muñeca al lado del hueso del dedo me-
ñique.
Dieta
Este músculo puede ser un indicador de la fun-
ción de la tiroides, y por consiguiente responde al
yodo orgánico que se halla en las algas y en los
peces marinos. Otro indicador de disfunción sería
un llanto exagerado o irrazonable cuando se está
tenso o sobreexcitado.
Problemas deportivos
Si el redondo menor está débil, el deportista al-
gunas veces tiene dificultades para levantar el bra-
Músculos y optimización muscular 49
\
J
PUNTOS DE PRESION
DELANTE DETRAS
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
I
/
••
PUNTOS DE
MASAJE
DELANTE
DETRAS
$igura 15
50 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
DELANTE DETRAS
I
./
PUNTOS DE
MASAJE
Figura 16
zo, pues el músculo está trabajando sin sincroni-
zación con los deltoides. (Ver «Músculos reacti-
vos" en el capítulo 6, sobre este tema.) Al ser un
músculo del grupo de rotadores es importante con-
trolar su fuerza después de cualquier lesión en el
hombro o durante la rehabilitación.
Este músculo se utiliza especialmente en nata-
ción y en los golpes de revés en los deportes con
raqueta. Su debilidad puede causar problemas en
el codo y la muñeca y debilidad general en la arti-
culación del hombro.
Ejercicios
Saltos de potro, flexiones de brazos, saltos y na-
tación.
Pesas -mancuernas y remo vertical.
Redondo mayor
Descripción
Este músculo se extiende desde el ángulo infe-
rior de la escápula hasta la parte delantera supe-
rior del brazo, de modo que desplaza el brazo ha-
cia el cuerpo, girándolo hacia dentro, pero al mis-
mo tiempo lo tira hacia atrás para estar más cerca
de la escápula. El deportista lo utiliza especial-
mente cuando empuja con sus manos hacia arriba
detrás de la espalda -como si estuviera desha-
ciendo un sujetador.
Cómo valorar
(Ver figura 16.) La mejor posición de valoración
es con el deportista tumbado boca abajo. El brazo
está doblado hacia atrás de manera que el dorso
del puño se apoye sobre la parte posterior de la
cadera. (Estabilice el hombro o la cadera opues-
tos, si es necesario, para evitar el balanceo del
cuerpo.) Empuje el codo del brazo doblado lateral-
mente hacia fuera y hacia abajo. Tenga cuidado
en no empujar demasiado fuerte, pues usted está
en una posición de gran fuerza relativa en compa-
ración con el deportista. La escápula no debe mo-
verse si está adecuadamente sujeta por el trapecio
o los romboides.
Otros músculos a va/orar si el redondo mayor
está débil: trapecio (especialmente la división me-
dia). romboides.
Músculos y optimización muscular 51
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Un espacio intercostal debajo de las vérte-
bras cervicales (entre la segunda y la terce-
ra costilla) en línea perpendicular con el pe-
zón y la tercera del esternón.
2. A cada lado de la columna vertebral cerca
de la parte superior de la espalda, entre la
segunda y la tercera costilla donde se juntan
con la segunda y tercera vértebras torácicas.
Puntos de presión
1. A medio camino entre el borde externo del
ojo y el lugar donde la parte superior de la
oreja se une a la cabeza.
2. Unos 2,5 cm debajo de la parte delantera
del cuello donde las vértebras cervicales se
encuentran con el esternón.
3. Actualmente se están investigando los pun-
tos de digitopuntura.
Dieta
Si este músculo está débil quizás exista un de-
sequilibrio ácido/alcalino en el cuerpo y/o verrugas
en la planta de los pies. Si el deportista suda mu-
cho, entonces pueden ser útiles las algas marinas.
El pescado de mar, especialmente, pero también
los huevos, los productos lácteos y la carne cons-
tituyen fuentes útiles de proteínas. Si los alimentos
parecen insípidos, entonces, más que añadir con-
dimentos, conviene ingerir cinc y minerales. Los
hombres en particular necesitan cinc.
Problemas deportivos
El aspecto de rotación interna del brazo de este
músculo no se utiliza mucho, excepto contra una
resistencia. Generalmente se utiliza más para sos-
tener el brazo hacia atrás -junto con el deltoides
posterior- en posiciones tales como el remo, es-
quí nórdico de travesía, o cuando el brazo está
atrás en el movimiento de crol en natación, o en la
fase de vuelo del salto de esquí, o el deslizamien-
to en trineo para mejorar la aerodinámica disminu-
yendo la resistencia del viento y aumentando el
equilibrio. El redondo mayor es muy importante en
52 Tratamiento y masaje muscular
- ' - - - : ~ : ~ ' - ~ ~ - - < , ' ; . : ;
- ~
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
SP-3
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
DELANTE
.'.
• •
.1.
Y(
~
I <' r
I
r
I
/
\
~
DETRAS DELANTE
Figura 17
PUNTOS DE PRESION
problemas tales como el «hombro helado» y su
debilidad también causará problemas en las costi-
llas, calambres y verrugas en los pies.
Ejercicios
Flexiones de barbilla, trepa de cuerda, fondos
en barras paralelas.
Pesas -remo sentado, jalones con polea para
el gran dorsal.
Coracobraquial
Descripción
Este músculo trabaja junto con la división ante-
rior del deltoides. Va desde el borde superior ex-
terno de la escápula hasta el interior de la parte
superior del brazo, de modo que desplaza el bra-
zo hacia arriba y hacia dentro.
Cómo valorar
(Ver figura 17.) Con el deportista sentado o es-
tirado sobre su espalda, dobla el codo todo lo po-
sible (para reducir la acción del bíceps). La palma
mira hacia el hombro mientras el brazo está eleva-
do 45° hacia delante y ligeramente girado hacia
fuera. Si el deportista está sentado, sujete la parte
posterior externa del hombro.
Otro modo de valorar el coracobraquial es des-
plazar el brazo del deportista recto hacia delante
45° con la palma mirando hacia arriba. Se ejerce
presión sobre el brazo inferior para empujarlo ha-
cia atrás hacia el costado del cuerpo. La posición
de la mano inhibe al deltoides anterior.
Otros músculos a valorar si el coracobraquial
está débil: deltoides, serrato anterior, diafragma,
pectoral mayor, bíceps.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la tercera y la cuarta costillas cerca
del esternón.
Músculos y optimización muscular 53
2. Entre la cuarta y quinta costillas a cada lado
de la columna vertebral (entre las escápu-
las).
Puntos de presión
1. Bregma -el lugar exactamente detrás del
centro superior de la cabeza, donde se jun-
tan los huesos frontal y parietales (laterales)
del cráneo.
2. Puntos de digitopuntura SP-3 y L-9. El SP-
3 está en el lado del talón de la gran articu-
lación en la base del dedo gordo del pie.
Presiónelo al mismo tiempo que el L-9 que
está en la base del pulgar al final del plie-
gue de la muñeca.
Dieta
La debilidad de este músculo puede ir acompa-
ñada de tos crónica y de otros problemas pulmo-
nares. Se debe tomar mucha vitamina C.
Problemas deportivos
Este músculo se utiliza en remo, en los concur-
sos de estirar la cuerda, en boxeo y en tiro con
arco. Una señal de debilidad del coracobraquial es
la incapacidad para poner la mano detrás de la ca-
beza o la dificultad en peinarse, y también en man-
tener recto el brazo cuando está extendido por en-
cima de la cabeza. Los brazos se sienten débiles
y cansados. También se utiliza al comer, iY hay
deportistas que se quejan de que se les cansan
los brazos cuando comen! Por consiguiente, es un
músculo esencial en todos los deportes que exigen
elevar los brazos por encima de la cabeza o don-
de se requiere que las manos protejan la cabeza.
Un coracobraquial débil también puede conducir al
insomnio y a la tos crónica, que se asocia más ge-
neralmente a nervios antes del partido o al asma.
Ejercicios
Pesas -curl de bíceps, elevaciones del gran
dorsal y flexiones de barbilla.
54 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
~ . PUNTOS DE
MASAJE
Figura 18
S-41
O
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
DETRAS DELANTE
MUSCULO? DEL BRAZO,
DE LA MUNECA y DE LA MANO
Bíceps braquial y braquiales
Descripción
Estos dos músculos se encuentran en la parte
delantera del brazo superior y tienen una acción
similar, por lo cual se examinan aquí conjunta-
mente. Ambos flexionan el codo. En realidad el bí-
ceps cruza dos articulaciones (hombro y codo)
porque está unido doblemente por un extremo a la
escápula y por el otro al hueso radio (el hueso so-
bre el lado del pulgar en el antebrazo), mientras
que el braquial va desde el húmero (el hueso del
brazo superior) hasta el cúbito (el hueso en el lado
del meñique en el antebrazo). Aunque no estén
demasiado bien preparados mecánicamente para
la elevación, son extrafuertes para compensar
cualquier deficiencia.
Cómo valorar
(Ver figura 18.) El deportista está sentado y do-
bla el brazo sin llegar del todo a un ángulo recto
(75°) (debido a lo fuertes que son los músculos).
La palma mira hacia el hombro (para poner en
desventaja al braquiorradial). Se sujeta el codo
mientras se ejerce presión desde el interior de la
muñeca para estirar el brazo.
Otros músculos a valorar si el bíceps braquial y
el braquial están débiles: braquiorradial, romboi-
des, flexores del cuello, redondo mayor y menor,
pectoral mayor clavicular, gran dorsal.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la cuarta y la quinta costilla, una ex-
tensión de unos 8 cm a cada lado del es-
ternón.
2. A cada lado de la parte superior de la co-
lumna vertebral donde ésta se une con el
cráneo.
Músculos y optimización muscular 55
Puntos de presión
1. Prominencias frontales -a medio camino
entre el centro de cada ceja y el comienzo
de la línea del cabello, a cada lado de la
frente.
2. Puntos de digitopuntura S-41 y SI-5. El S-41
está en la parte superior del pie en el cen-
tro del pliegue del tobillo. Presiónelo con-
juntamente con el SI-5, que está en el lado
del dedo meñique de la muñeca al final del
hueso radio.
Dieta
Este músculo va asociado con desórdenes esto-
macales y sensibilización al gluten, y por tanto se
debe ser cuidadoso con la comida. Mastique todo
muy bien y evite sustancias alérgicas -especial-
mente alimentos que contengan azúcar blanco y
harina blanca.
Problemas deportivos
Estos músculos trabajan cuando usted describe
un gran arco al dar un golpe de drive o un revés
liftado en los deportes con raqueta. También se
utiliza en béisbol, gimnasia, boxeo, natación, lucha
y lanzamiento de jabalina (al llevar el brazo hacia
atrás). Excederse en la práctica de una técnica
particular puede fatigar exageradamente estos
músculos y/o causar problemas en el hombro. Si
comprueba que esto es lo que sucede, pare, tra-
baje los puntos de tratamiento y revise mental-
mente sus técnicas (ver "Visualización" en el ca-
pítulo 7).
Ejercicios
Flexiones de antebrazos con pesas, flexiones
de brazos en tierra, levantamientos.
Pesas -curls de bíceps, jalones para gran
dorsal.
Braquiorradial
Descripción
Este músculo flexiona el codo, ayudando al bí-
ceps braquial y al braquial, pero cuando el brazo
56 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
5-41
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
,
"
,
~
ele
~
'..:.'
/ 3/,
¡
,
.."
/
\
DETRAS DELANTE
Figura 19
está girado de modo que la palma mira hacia den-
tro y hacia abajo, es realmente un músculo de
fuerza, y sólo entra en juego cuando se elevan pe-
sos de más de 2 kg. Parece haber más fuerza en
los codos cuando la palma mira hacia dentro (utili-
zando el bíceps braquial y el braquial) que cuando
la palma mira hacia abajo. Sin embargo, el bra-
quiorradial se muestra particularmente activo en
los movimientos explosivos.
Cómo valorar
(Ver figura 19.) El deportista está sentado o es-
tirado y dobla el codo 75°. La mano está girada de
modo que la palma mire adentro hacia el cuerpo
(pulgar arriba). Estabilice el codo o deje que se
apoye sobre una superficie firme (pero no incómo-
damente dura). Se ejerce presión sobre el ante-
bazo para estirar el brazo. Vigile para evitar una
oosible rotación de la mano -el deportista inten-
¡a á u ilizar como alternativa el bíceps braquial.
Otros músculos a valorar si el braquiorradial
es á débil: bíceps braquial y braquial, romboides,
; exores del cuello. redondo mayor y menor, gran
a 'sa. oec oral mayor clavicular.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
E ¡re la qUinta y la sexta costilla, a todo lo
a c o del costado izquierdo del pecho.
2. :: : da la zona de los músculos pectorales,
esoea e te el pectoral menor (ver pági-
LL. a <16 .
3. c":'e a I la y la sexta vértebra torácica,
a a a oe a columna vertebral -a ni-
. e ve e las escápulas.
..: :: [) '"oe s oe
r
de la escápula (sobre el
P .os e o esio
--:- -;:;-: =.s :'8-:a es -los puntos en
:-=.==. =.:: :;:; 2. a medio camino entre
:;:; =. :6,2 el comienzo de la lí-
=.-':,,:;:; -los mismos que
:=.:=. =. : :=:s a v. pago 53).
Músculos y optimización muscular 57
Dieta
Igual que para el bíceps braquial.
Problemas deportivos
Semejantes a los del bíceps braquial, pero un
braquiorradial débil también causa dificultades al
elevar hacia arriba los brazos doblados tras la es-
palda.
Este músculo se utiliza en remo, escalada, pira-
güismo, baloncesto y boxeo.
Ejercicios
Pesas -curls de bíceps, jalones de gran dorsal,
flexiones de cuello.
Tríceps braquial y ancóneo
Descripción
Estos músculos, en la parte posterior del brazo,
trabajan conjuntamente para fortalecerlo. El trí-
ceps tiene tres cabezas, dos en el brazo superior
y una en la escápula (que también ayuda a tirar
hacia dentro el brazo superior). El ancóneo es mu-
cho más corto y se inserta en el borde externo,
exactamente encima del codo, y ambos músculos
van a través de la articulación del codo y se unen
en los huesos del antebrazo.
Cómo valorar
(Ver figura 20.) Debido a lo similar de su acción
estos músculos se verifican juntos. El deportista
está estirado, con el brazo extendido 45° y dobla-
do a 45° por el codo. Se estabiliza la parte delan-
tera del brazo superior, mientras se ejerce presión
desde la parte posterior de la muñeca para doblar
más el codo. Si el test se hace con un niño, pon-
ga el brazo casi recto.
Otros músculos a valorar si el tríceps está dé-
bil: elevador de la escápula, romboides y gran
dorsal.
58 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
Figura 20
DETRAS DELANTE
1
I
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la séptima y la octava costillas cerca
del cartílago izquierdo.
2. En la espalda, a cada lado de la columna
vertebral, entre la séptima y la octava vérte-
bra torácica -aproximadamente a la altura
de la base de las escápulas.
Puntos de presión
En el hueso parietal, exactamente encima y
detrás de la oreja.
2. Puntos de digitopuntura SP-2 y H-S. El SP-2
se encuentra al final de la uña en la gran
articulación de la base del dedo gordo,
en la parte lateral del' pie. Presiónelo al
mismo tiempo que el H-S, que está en la
palma de la mano, en el primer pliegue
exactamente debajo de la base del dedo
anular.
Dieta
Hay que evitar los dulces y los azúcares refina-
dos. Este músculo se ve afectado de la misma ma-
nera que el gran dorsal. Ingiera alimentos que con-
:enga vitamina A.
Músculos y optimización muscular 59
Problemas deportivos
El tríceps se utiliza en voleibol (lanzador), en
golpes de golf y en baloncesto (lanzamientos). Es-
tos músculos trabajan opuestos al grupo muscular
de los bíceps, y por eso son tan importantes en
todo deporte donde se utilicen los brazos, propor-
cionando potencia en el lanzamiento, como en el
de jabalina, y también equilibrio cuando se inclinan
los brazos y han de amortiguar una caída, así
como control en los golpes de revés de los depor-
tes que se juegan con raqueta. El dolor en la par-
te posterior del brazo puede relacionarse con el
cuello o la muñeca. La debilidad de ambos puede
causar problemas en el codo y en el hombro y
sensibilización ante los hidratos de carbono. Tam-
bién se achaca a menudo al tríceps los «codos de
tenis» y de «golf", pero antes de considerarlo así,
asegúrese de la fortaleza del gran dorsal, pues el
dolor de codo se debe frecuentemente al exceso
de trabajo del tríceps cuando el gran dorsal está
débil. Para un buen control, conviene realizar tam-
bién la valoración general de los músculos de la
mano (v. pág. 63).
Ejercicios
Fondos en barras paralelas, flexiones de bra-
zos, elevaciones de barra o de mancuernas. .
Remo sentado, jalones laterales, press militar,
press de hombros en banco.
60 Tratamiento y masaje muscular
DETRAS: I DELANTE
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
Figura 21
SUPINADORES y PRONADORES
DEL BRAZO Y DE LA MUÑECA
Supinador
Descripción
Este músculo gira el antebrazo desde la posi-
ción de la palma hacia abajo hasta la palma hacia
arriba. Está localizado en la parte exterior de la ar-
ticulación del codo -principalmente entre el radio
(el gran hueso del antebrazo) y el húmero (el hue-
so del brazo superior), pero cruzando también el
cúbito (hueso pequeño del antebrazo).
Cómo valorar
(Ver figura 21.) El deportista se coloca en la po-
sición que indica la figura. Se extiende el brazo ha-
cia atrás, con la palma mirando al suelo. Estabilice
el brazo superior por encima del codo para que no
gire. Con su otra mano agarre al deportista exac-
tamente por encima de la muñeca y gire el ante-
brazo para que la palma mire hacia fuera. Tam-
bién se puede valorar con el brazo flexionado y la
palma hacia arriba, pero entonces el bíceps
braquial también está muy activo y puede cau-
sar confusión en el test. Sostenga el codo por de-
bajo y gire la muñeca hacia el cuerpo. En ambos
tests vigile que el deportista no gire el brazo su-
perior.
Otros músculos a valorar si los supinadores es-
:á'1 ébiles: ríceps. bíceps braquial.
RATA ,liENTO
os de masaje
: : ~ : ' e a quinta y la sexta costilla del costa-
~ O z erdo (debajo del pecho) hacia el es-
2. :: :'e a sexta y la séptima vértebra torácica
a a zquierda de la columna vertebral -un
espacio intercostal por encima del nivel de
la base de las escápulas.
Músculos y optimización muscular 61
Puntos de presión
1. Prominencias frontales -los puntos en
cada lado de la frente entre el centro de la
ceja y el comienzo de la línea del cabello.
2. Puntos de digitopuntura S-41 y SI-5. Ver
también pronadores (pág. 61).
Dieta
Tome dosis extras de vitaminas del complejo 8
y 8
2
,
Problemas deportivos
El supinador se utiliza especialmente en los gol-
pes de revés en los deportes con raqueta y en el
agarre del esquí náutico.
Ejercicios
Pesas -curls de bíceps y mancuernas.
Redondo pronador y oblicuo
pronador
Descripción
Ambos son músculos que giran los huesos del
antebrazo, de modo que la palma mire hacia aba-
jo cuando el brazo esté doblado, o detrás suyo
cuando el brazo esté recto. El redondo pronadar
está en el codo y cruza la articulación del mismo,
girando los dos huesos del antebrazo en sentido
opuesto. Para girar el brazo todo lo posible, ambos
músculos son necesarios.
Cómo valorar
(Ver figura 22.) El deportista está estirado sobre
su espalda, con el codo firmemente apoyado al
lado del cuerpo y flexionado 60°. La mano está gi-
rada de modo que la palma mire hacia fuera de la
cabeza. Estabilice por debajo del codo (no rodee
con sus dedos el interior del mismo, y en vez de
62 Tratamiento y masaje muscular
DETRAS !
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
S-41
O
PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE PRESION
n
'" ,
/ "
'1,
'" ,:",'
Figura 22
ello sujete a lo largo). Se ejerce presión sobre el
antebrazo por encima de la muñeca para girar
el antebrazo hacia fuera, de modo que la palma
mire hacia la cabeza. Esto valora conjuntamente
ambos músculos pronadores. Para diferenciar, el
oblicuo pronador trabaja principalmente cuando el
codo está más flexionado, colocando al redondo
pronador en desventaja. Tenga cuidado para que
la fuerza del giro al valorar no cause dolor en el
punto de contacto, pues ello daría señal de debili-
dad tanto si los músculos estuviesen débiles como
si no fuera así.
Otros músculos a valorar si los pronadores es-
tán débiles: braquiorradial.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. En la caja torácica, entre la cuarta y la quin-
ta costilla, detrás de los pezones.
2. Entre la octava y la novena costilla en la es-
palda, exactamente debajo del extremo in-
ferior de las escápulas.
Puntos de presión
1. En la parte posterior de la cabeza, a 4 cm
en diagonal hacia arriba y 45° hacia fuera
del centro superior del cuello.
2. Puntos de digitopuntura S-41 y SI-S. El S-41
está en la parte superior del pie en el cen-
Músculos y optimización muscular 63
tro del pliegue del tobillo. El SI-5 está en la
muñeca en el lado del dedo meñique, al fi-
nal del hueso del brazo. Presiónelos al mis-
mo tiempo.
Dieta
Estos músculos pueden estar involucrados en el
síndrome doloroso de la zona del carpo y existe
una asociación con la función del estómago, am-
bos responden a las vitaminas B, y especialmente
piridoxina (B
6
) y riboflavina (B
2
).
Problemas deportivos
La capacidad de girar la mano tiene gran impor-
tancia en numerosos deportes. Quizás el caso
más obvio es la aplicación del efecto de liHado o
de cortado sobre una pelota en los deportes con
raqueta.
En la vida cotidiana los pronadores débiles cau-
san problemas al girar los pomos de las puer-
tas y al sostener un vaso lleno. A menudo están
involucrados en el síndrome doloroso de la zona
del carpo (cuando los nervios del pulgar y de dos
dedos quedan agarrotados causando pérdida de
la función, dolor o pinchazos). Si el músculo su-
pinador tiene un espasmo algunas veces está
involucrado en el agarrotamiento del nervio
radial cuando pasa a través del músculo, cau-
sando un dolor concatenado en la mano y el hom-
bro.
64 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
DELANTE DETRAS
r

PUNTOS DE
MASAJE
Figura 23
MUSCULOS DE LA MANO
Descripción
Sorprendentemente muchos de los músculos
que flexionan y estiran los dedos no están total-
mente en la mano, sino en el antebrazo, con ten-
dones que van a través de la articulación de la mu-
ñeca hasta los dedos. Me limito a describir algu-
nos de los músculos mayores y más sencillos,
incluyendo algunos de la misma mano.
Quizás el más importante de todos nuestros de-
dos sea el pulgar. Su capacidad de oposición a los
otros dedos es una característica que distingue a
los seres humanos de la mayoría de animales res-
tantes. y hace que nuestras manos nos sean mu-
cho más útiles.
Flexor largo del pulgar
Este músculo se halla en el antebrazo, conec-
tando el extremo del pulgar con los huesos del an-
tebrazo y brazo superior. Flexiona el pulgar hacia
la base del dedo índice.
Cómo valorar
(Ver figura 23.) El deportista está sentado con el
brazo recto y el pulgar flexionado de modo que la
punta del mismo esté a la altura de la base del
dedo índice. Sujete el hueso medio del pulgar y
estire suavemente el hueso de la punta del pulgar.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje.
1. Detrás del pezón en el pecho.
2. Debajo de la punta inferior de la escápula
en la espalda.
Puntos de presión
Pro ine clas ron ales -a cada lado de la fren-
te e e e cen o de la ceja y el comienzo de la lí-
ea de ca el.
Músculos y optimización muscular 65
Problemas deportivos
Estos músculos se utilizan especialmente en
motorismo, cricket, deportes con raqueta y béisbol.
Ejercicios
Pesas -jalones para el gran dorsal, mancuer-
nas.
Flexores y aductores cortos
del pulgar
Aductor del pulgar
Descripción y verificación
Este músculo mantiene el pulgar recto contra la
palma bajo el dedo índice. Examínelo sujetando la
mano del deportista por el dorso y tirando del pul-
gar recto hacia fuera de la palma. (Ver figura 24.)
Oponente del pulgar
Descripción y verificación
Este músculo flexiona la base del pulgar hacia
el lado del dedo meñique de la palma. Examínelo
presionando la palma del deportista sobre el lado
del dedo meñique, y el deportista tira desde la
base del pulgar. Hágalo sujetando la articulación
del pulgar más próxima a la muñeca y tirando sua-
vemente hacia fuera. (Ver figura 25.)
Estos dos músculos se ayudan mutuamente,
aunque tienen diferentes conexiones de nervios.
Cuando están débiles es importante controlar la
zona del carpo por si hubiera algún síndrome del
pisiforme u otro huesecillo (v. cap. 6).
Valoración general
Otra manera de valorar estos músculos es que
el deportista coloque juntos el pulgar y los dedos
pequeños de la mano, como para hacer un anillo.
Compruébelo enganchando un dedo de cada
mano alrededor del pulgar y del meñique de la
mano del deportista, tirando suavemente para se-
pararlos. No utilice toda la mano para separar los
dedos del deportista, pues podría ejercer una fuer-
za excesiva y causar daño.
66 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
DELANTE
Figura 24
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
Puede haber alguna «cesión" debido a que hay
muchas articulaciones implicadas, pero los múscu-
los deben permanecer tensos a pesar de ello. Se
trata de una buena valoración general, pero fíjese
en que también comprueba los músculos del me-
ñique. La dificultad de este test radica en determi-
nar cuál de los músculos está débil. Observe si
cede primero el pulgar o el meñique. (Ver figura 26.)
Cómo valorar
(Ver figura 27.) La muñeca del deportista debe
estar en posición neutra, ni flexionada hacia arriba
ni hacia abajo. Doble los dedos por la primera ar-
ticulación (no por la base). Verifique sosteniendo la
base de los dedos con una mano y estirando sua-
vemente los dedos con la otra. Alternativamen-
te, el deportista flexiona la última articulación de
los dedos. Verifique sosteniendo las dos prime-
ras falanges de los dedos con una mano y esti-
rando de la última articulación de los dedos con la
otra.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Bajo el hueso del pubis en la parte delante-
ra de la pelvis.
Músculos y optimización muscular 67
2. Entre la séptima y la octava costilla en el
costado izquierdo de la caja torácica justo
dentro del cartílago.
3. Los salientes más prominentes en la par-
te superior posterior de las caderas (L-5-
PSIS).
4. A cada lado de la columna vertebral, a la al-
tura de la base de la escápula (séptima-oc-
tava vértebras torácicas).
Puntos de presión
1. Las prominencias frontales -a cada lado
de la frente a medio camino entre el centro
de la ceja y el comienzo de la línea del ca-
bello.
2. Un punto situado a 1,3 cm encima de la fon-
tanela posterior -el lugar de juntura del
cráneo en los bebés, en la parte posterior
de la cabeza.
3. Puntos de digitopuntura SP-2 y H-8. El SP-2
se encuentra al final de la uña en la gran ar-
ticulación de la base del dedo gordo, en la
parte lateral del pie. Presiónelo al mismo
tiempo que el H-8, que está en la palma de
la mano, en el pliegue debajo de la base del
dedo anular.
\
68 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
DELANTE
Figura 25
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
Músculos y optimización muscular 69
Figura 26
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
MASAJE
J, '-1
S-41
o
SP-2
DELANTE DETRAS
70 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
DELANTE
Figura 27
DETRAS
Flexores de la mano
Se utilizan en los «Iobs" en deportes con ra-
queta, tiro con arco, remo, golf, escalada en roca,
gimnasia en barra fija, judo, béisbol.
Ejercicios
Pesas -flexiones de brazos, fondos, press mili-
tar y en banco, curls de bíceps, rotaciones de mu-
ñeca, jalones para el gran dorsal.
Músculos y optimización muscular 71
Extensores de la mano
Se utilizan en los golpes de revés (badminton),
en golf y motorismo.
Ejercicios
Ejercicios de pesas -mancuernas, rotaciones
de muñeca.
72 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION PUNTOS DE \1
DIGITOPUNTURA
/
DELANTE
Figura 28
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
MUSCULOS DEL ABDOMEN
FRONTAL
Abdominales y piramidal
Descripción
Los músculos abdominales, incluyendo el pira-
midal, son muy importantes por numerosas razo-
nes. En primer lugar, proporcionan estabilidad a la
columna vertebral uniendo la pelvis y la caja torá-
cica. En segundo lugar, sujetan a los órganos di-
gestivos comprimiendo el abdomen. Hay tres divi-
siones principales: recto abdominal, cuyas fibras
van directamente en vertical desde la parte delan-
tera del hueso del pubis a la base de los cartílagos
costales a cada lado del esternón; transverso y
oblicuo del abdomen que se extienden en diago-
nal, uniendo las costillas inferiores de un costado
del cuerpo con la pelvis del otro costado (están in-
volucrados cuando la parte superior de la columna
vertebral gira contra las caderas); el piramidal se
halla más abajo y tiene una función similar al
transverso del abdomen, pero entra básicamente
en acción cuando la parte superior del cuerpo se
inclina hacia delante.
Cómo valorar
Recto abdominal. (Ver figura 28.) El deportista
se sienta con las piernas rectas y los brazos cru-
zados de tal manera que cada mano vaya al hom-
bro opuesto, se inclina ligeramente hacia atrás,
pero mantiene la espalda recta y la cabeza alta.
Se ejerce presión contra las muñecas donde se
cruzan para empujar hacia atrás el torso, mientras
se estabilizan las piernas. (Esto también puede
hacerse con las rodillas levantadas, en cuyo caso
es ecesario estabilizarlas.)
E é Inos generales, para valorar las diversas
a s o es del recto abdominal, cuanta más atrás
se '1 e. ás altas quedarán las fibras del abdo-
~ e a e se comprueban. Para verificar un lado
oa ez (los oblicuos), adopte la misma posición
a ie lar. pero empuje hacia atrás un hombro cada
ez.
Músculos y optimización muscular 73
Transverso del abdomen. (Ver figura 29.) Es-
tos músculos se examinan en una posición igual a
la anterior (inclinación hacia atrás), pera girando al
mismo tiempo el torso superior a un lado y empu-
jando el hombro delantero hacia atrás en línea rec-
ta (no a lo largo de la línea de los hombros). Haga
que el deportista cambie el sentido del giro para
valorar el otro costado.
Piramidal. (Ver figura 30.) Se valoran en una
posición igual a la del transverso del abdomen,
pero con el deportista inclinado hacia delante: em-
puje hacia atrás cada uno de los hombros.
Otros músculos a valorar si los abdominales es-
tán débiles: sacrolumbares, cuádriceps, bíceps fe-
moral, diafragma, glúteo mayor y mediana, psoas,
gran dorsal.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. El interior de los muslos, una franja ancha
que se extiende desde la rodilla hasta la in-
gle. La parte inferior ayudará principalmente
al recto y al piramidal, y la superior al trans-
verso y a los oblicuas.
2. Los salientes más prominentes en la parte
superior del dorso de la pelvis, a la altura de
la vértebra lumbar inferior y del iliaco su-
perior.
Puntos de presión
1. La prominencia parietal -8 cm encima de
la oreja en el punto más ancho de la ca-
beza.
2. Extienda sus dedos a cada lado de una lí-
nea que va del centro delantero al posterior
del cráneo, tirando suavemente hacia fuera,
mientras el deportista inspira y empuja ha-
cia arriba con su cabeza. Hágalo cinco ve-
ces. (Esto ayuda al movimiento normal de
los huesos del cráneo al respirar.)
3. Puntos de digitopuntura GB-41 y SI-3. El
GB-41 está a una distancia de tres dedos
de ancho atrás hacia el tobillo, desde la ar-
ticulación del cuarto dedo y del meñique del
74 Tratamiento y masaje muscular
DETRAS
DELANTE
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
DELANTE
Figura 28
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
DETRAS
DELANTE
PUNTOS DE PRESION
Músculos y optimización muscular 75
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
Figura 30
DELANTE
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
76 Tratamiento y masaje muscular
pie. Presiónelo junto con el SI-3, que está
en el dorso lateral de la mano, a medio ca-
mino entre la base del meñique y la muñe-
ca, donde se halla el primer pliegue.
Dieta
Los alimentos ricos en vitamina E serán benefi-
ciosos. Evite especias, cafeína, alcohol, azúcar,
harina blanca y arroz blanco.
Problemas deportivos
Generalmente estos músculos están implicados
en dolores y en calambres en el estómago y, de-
bido a su proximidad al diafragma, en dificultades
respiratorias. Su debilidad también puede producir
dolor en la espalda baja, problemas en el cuello y
en los hombros y limitación de movimientos del
hombro. Es necesario ejercitar los abdominales
débiles, aun cuando respondan a los puntos de
frotamiento y de presión. Un buen ejercicio es ha-
cer elevaciones con las rodillas separadas. Los
músculos abdominales se utilizan en numerosos
deportes, frecuentemente con predominio de un
lado del cuerpo, tales como lanzamiento de jabali-
na, polo, golf, vallas y hockey. Los oblicuos se uti-
lizan en remo, gimnasia y rugby.
A menudo se usan erróneamente cuando los
cuádriceps están débiles. Un vientre fláccido es
una señal segura de debilidad. Si el deportista tie-
ne hinchazón y flatulencia, controle su dieta y aña-
da ajo y carbón a la lista anterior.
La lesión más corriente de los abdominales es
cuando se hincha una parte del intestino y empuja
hacia afuera a través del músculo. Esto se conoce
con el nombre de hernia, y por ello es vital llevar
un cinturón cuando se realizan levantamientos con
grandes pesos. Cuando los músculos están muy
débiles incluso pueden verse afectados al toser. Si
sospecha que existe una hernia, indique al depor-
tista que visite a un médico.
Ejercicios
Flexiones y elevaciones de piernas. desde la
posición erguida tocarse alternativamente la punta
de los pies, flexiones laterales, giros laterales.
Pectoral mayor interno
(división del esternón) (PMS)
Descripción
Este es uno de los músculos del pecho que se
extiende desde el surco entre los músculos en el
dorso del brazo superior a lo largo del esternón.
Es el responsable del desplazamiento del brazo
hacia dentro y hacia abajo y del giro del brazo de
modo que la palma mire hacia fuera. Estos mús-
culos son la parte de los pectorales que a los cul-
turistas les gusta exhibir.
Cómo valorar
(Ver figura 31)
1." posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre su espalda, extiende el brazo en ángulo
recto con respecto al cuerpo, manteniendo rígido
el codo, con la palma mirando hacia fuera y el pul-
gar apuntando hacia los pies. Estabilice la cadera
opuesta. Ejerza presión sobre el antebrazo para
empujar el brazo hacia fuera lejos de la cadera
opuesta, p. ej., empuje 45° hacia arriba y hacia
fuera (a medio camino entre la espalda recta y el
lado).
2." posición de valoración. El deportista se
sienta y exitende su brazo directamente al frente.
paralelo al suelo, con la palma girada hacia fuera
del cuerpo, y el pulgar apuntando al suelo. Estabi-
lice el hombro opuesto, mientras empuja el ante-
brazo hacia arriba y hacia fuera con un ángulo de
45°(entre la horizontal y la vertical). Vigile que no
gire el cuerpo.
Otros músculos a valorar si el pectoral mayor in-
terno está débil: el pectoral mayor clavicular, del-
toides anterior, infraespinoso, poplíteo, serrato an-
terior, gran dorsal, subescapular, redondo mayor.
Controle también los romboides por si hubiera hi-
pertensión.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Exactamente debajo del pezón, entre la
quinta y la sexta costilla en el lado derecho
del pecho.
Músculos y optimización muscular 77
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
LV-S
O
K-lOO
PUNTOS DE
MASAJE
\ ./.
~
- ~
~
/
\
' - ~
DELANTE DETRAS
PUNTOS DE PRESION
Fig ra 3
78 Tratamiento y masaje muscular
2
PUNTOS DE PRESION
LV-S
O
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
.1.
.:.;
/
. ~
~
(
, -
~
-
/'
\
" /
Figura 31
2. Entre la quinta y la sexta costilla exacta-
mente al lado de la columna vertebral en la
espalda (esta altura corresponde aproxima-
damente al centro de la parte inferior de la
escápula).
Puntos de presión
1. En el comienzo del cabello encima de la
frente, justo por fuera de una línea imagina-
ria que ascendiera desde el centro de cada
ojo.
2. Puntos de digitopuntura LV-S y K-10. El
LV-S está en el fondo del interior de la ar-
ticulación de la rodilla, entre el extremo del
fémur y el tendón del bíceps femoral. Pre-
siónelo conjuntamente con el K-10, que
está casi al lado en el extremo más interior
del pliegue de la rodilla cuando ésta se
dobla.
Dieta
Los dolores de cabeza prolongados, la fotofobia
(rechazo de las luces brillantes), la visión de pun-
tos delante de los ojos y la hepatitis en general
contribuyen a debilitar el pectoral mayor interno.
Indique al deportista que es conveniente evitar ali-
mentos grasos y fritos, las bebidas gaseosas, el
alcohol y todas las bebidas que contengan cafeí-
na. En cambio, es beneficioso comer hígado y ali-
mentos que contengan vitamina A.
Problemas deportivos
Este músculo se utiliza en elevaciones, escala-
da en roca, bolos, natación, gimnasia en anillas y
barra fija, judo y cricket, tenis -en el drive y en el
servicio-o En todos ellos se puede llegar a reali-
zar un trabajo excesivo, que lleve a la fatiga y a
problemas de desgarros en los hombros. Hay que
ser consciente también de que el dolor en esta
zona puede ser un indicio de problemas cardíacos
o pulmonares. (No tema recomendar un examen
édico ealizado por un doctor -imejor prevenir
o e c a -) a bién puede deberse a un dolor
e a rao a a ección hepática.
Músculos y optimización muscular 79
Ejercicios
Levantamientos, flexiones, lanzamientos, press
en banca, elevaciones.
Pesas -jalones para el gran dorsal y ejercicios
pectorales.
Pectoral mayor
(división clavicular) (PMC)
Descripción
Este músculo es la otra mitad del pectoral ma-
yor interno y se utiliza para desplazar el brazo
adentro y arriba hacia la oreja opuesta. Está unido
al interior frontal del brazo en el mismo extremo
superior, exactamente debajo del hombro y atra-
viesa la parte delantera de la axila y el pecho has-
ta las vértebras cervicales.
Cómo valorar
(Ver figura 32.) Empiece con la misma posición
que para el pectoral mayor interno -el deportista
se estira sobre la espalda, y extiende el brazo rígi-
do en ángulo recto con respecto al cuerpo-o La
palma queda girada hacia fuera. Esta vez se ejer-
ce presión sobre la muñeca para empujar el
brazo afuera y abajo hacia los pies en un ángu-
lo de 45° (lejos del hombro opuesto) mientras es-
tabiliza el hombro opuesto para evitar que gire el
cuerpo.
Otros músculos a valorar si el pectoral mayor
clavicular está débil: pectoral mayor interno, tra-
pecio medio, gran dorsal, pectoral menor, sar-
torio.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Debajo del pezón izquierdo entre la quinta y
la sexta costilla del pecho.
2. En la espalda, a cada lado de la columna
vertebral, a nivel de la quinta y la sexta cos-
tillas.
80 Tratamiento y masaje muscular
I
DELANTE
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
I
el.
/ \
PUNTOS DE PRESION
Figura 32
Puntos de presión
1. Prominencias frontales -encima del centro
de cada ojo, a medio camino entre las cejas
y el comienzo de la línea del cabello.
2. Puntos de digitopuntura S-41 y SI-5. El S-41
está en el dorso del pie en el centro del to-
billo en una pequeña hondonada. Presióne-
lo conjuntamente con el SI-5, que está
exactamente debajo de la muñeca en el
borde de la mano (lado del dedo meñique)
al final del hueso cúbito.
Dieta
Este músculo reacciona muy mal a los trastor-
nos estomacales y a las alergias alimenticias; y
sobre todo al estrés mental. Es importante reducir
los niveles de estrés y no comer cuando haya tras-
tornos. Especialmente no hay que sobrecargar el
estómago antes de un partido importante, iY no
permita que el deportista coma azúcar o dulces a
última hora! Quizá le proporcionasen energía ins-
tantánea, pero el efecto a más largo plazo sería
vaciarle de vitaminas B (necesarias para digerir los
productos con azúcar) y que también ayudan a
manejar mejor el estrés. El resultado neto, junto
con un exceso de azúcar en la sangre, produciría
demasiada insulina, y el deportista acabaría con
un déficit de azúcar en su sangre aproximadamen-
te una hora más tarde, precisamente cuando más
energía necesita. La respuesta no es ingerir más
azúcar y continuar el círculo vicioso de niveles
de azúcar, sino comer hidratos de carbono de
absorción lenta, como cereales integrales. (Para
más información, ver Diet for Runners, de Nathan
Pritikin.) Aconseje al deportista que tome ali-
entos que contengan vitamina B en todas sus
or as.
Problemas deportivos
El estrés es un problema tan importante en el
deporte, que se examina con detalle en el capítu-
lo 7. Si este músculo está constantemente débil,
pase a ese capítulo para más orientaciones. Este
músculo se utiliza en numerosos deportes -bolos,
flexiones, golpes de drive en deportes con raque-
ta, cricket, golf, hockey, levantamiento de pesos,
Músculos y optimización muscular 81
etcétera. La debilidad causa problemas en el hom-
bro y dolores en el pecho.
Ejercicios
Levantamientos, flexiones, lanzamientos, press
de banca.
Pesas -jalones para el gran dorsal, ejercicios
pectorales.
Diafragma
Descripción
El diafragma es uno de los pocos músculos ho-
rizontales del cuerpo que divide el torso del mismo
en dos compartimentos -el superior, en el que
están los pulmones y el corazón, y el inferior, don-
de se hallan el hígado, el bazo y todos los órganos
digestivos-o Está unido al interior de las costillas
inferiores en la parte delantera y va alrededor de
los costados y la espalda, y tiene tres grandes ori-
ficios para los principales vasos sanguíneos y el
esófago, que lo atraviesan, y algunos más peque-
ños para los nervios. Es el principal músculo para
la respiración y altera la presión alrededor de los
pulmones para facilitar la inspiración y para ayu-
darle a retener el aire.
Cómo valorar
La valoración de este músculo es difícil, porque
es bastante inaccesible. Existen diversos métodos
que implican soplar en diversos aparatos, tales
como un espirómetro, para comprobar la capaci-
dad vital. Sin embargo, en aras de la sencillez,
funciona razonablemente bien efectuar una buena
inspiración, retener el aire y medir el tiempo. El de-
portista debe ser capaz de retener el aire 40 se-
gundos como mínimo. También puede empujar
con los dedos debajo del xifoides (donde las costi-
llas se encuentran con la base del esternón) mien-
tras valora otro músculo fuerte, como el pectoral
mayor, división del esternón. Si éste sólo está
fuerte, pero se debilita cuando se empuja debajo
del xifoides, entonces es posible que el diafragma
también esté débil.
82 Tratamiento y masaje muscular
DETRAS
DELANTE
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
Figura 33
Otros músculos a valorar si el diafragma está
débil: abdominales, trapecio superior, pectoral
menor, músculos del cuello, redondo menor y
psoas.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. A todo lo largo del esternón.
2. En el lado derecho de la columna vertebral,
en la inserción de la décima costilla -o
sea, a una altura de unos 5 cm por debajo
de la punta de las escápulas (ver figura 33).
Puntos de presión
1. El bregma -el punto en la parte posterior
del centro superior de la cabeza, donde se
juntan los huesos frontal y los dos parieta-
les (laterales) del cráneo-o Para hallar ese
punto puede colocarse la mano extendida
con la punta del pulgar sobre el puente de
la nariz -donde su dedo medio se apoye
en la parte superior de la cabeza está el
punto que desea-o Tenga cuidado, pues si
procede así en una persona pequeña y las
manos de usted son grandes, podría irse
demasiado hacia atrás en la medición. En
caso de duda, conviene utilizar la propia
mano del deportista.
2. Puntos de digitopuntura SP-3 y L-9. El SP-3
se halla en la parte lateral del dedo gordo
del pie hacia la base de la cabeza metatar-
siana -la principal articulación en la base
del dedo gordo, que se llaga tan frecuente-
mente. Presione ese punto conjuntamente
con el L-9, que está en el pliegue de la mu-
ñeca en la base del pulgar. Estos puntos
pueden incrementar el tiempo de retención
de su respiración i hasta un cincuenta por
ciento!
Músculos y optimización muscular 83
Dieta
No hace falta decir que si el deportista tiene pro-
blemas pulmonares, no debe fumar. Si fuma -qui-
zá para calmar los nervios- consulte el capítulo 7,
donde se dan consejos sobre el alivio del estrés y
la recuperación, que pueden ayudarle a romper la
adicción psicológica (que es mucho más difícil de
controlar que la adicción a la nicotina).
Si el deportista tiene un diafragma débil, es po-
sible que también tenga trastornos digestivos. Al-
gunas veces puede ser que parte del estómago
presione hacia arriba a través del diafragma y cau-
se una sensación de ardor en la parte inferior del
pecho. Si se da este caso, aconseje al deportista
que haga comidas más reducidas (menos cantidad
y más a menudo) en vez de pocas comidas abun-
dantes, y que después no se siente enroscado de-
lante del televisor.
Los alimentos ricos en vitamina e son útiles al
respecto.
Problemas deportivos
Un diafragma débil puede causar debilidad ab-
dominal y conducir a problemas digestivos. Aparte
de eso, no hace falta indicar que la capacidad pul-
monar y el control respiratorio son vitales en todos
los deportes. i Es extraordinario ver cómo muchas
personas casi paran de respirar cuando están ha-
ciendo un duro esfuerzo y, sin embargo, es preci-
samente entonces cuando el cerebro y los múscu-
los necesitan más oxígeno! Por otra parte, si el de-
portista siente opresión en el pecho y angustia,
debe hablar sobre ello con su entrenador y con el
médico. Lea en el capítulo 7 la sección sobre el
estrés y los planes previos para ayudar a reducir
su ansiedad. El uso de puntos de digitopuntura
para aumentar la retención de la respiración es de
vital importancia para nadadores y submarinistas.
Ejercicios
Ejercicios abdominales de respiración.
84 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS
DELANTE
e,e
ele
e:e
l
\
ele
X
,
~
/
DETRAS DELANTE
Figura 34
MUSCULOS DE LA ESPALDA
Serrato anterior
Descripción
Este músculo está situado en línea diagonal, ha-
ciendo un zigzag sobre las costillas en el costado
del cuerpo. Sus fibras se adhieren a las ocho o
nueve costillas superiores en el costado del cuer-
po. Las fibras se extienden debajo de la escápula
y se unen a su borde interno, de modo que cuan-
do se contrae el músculo, tira de toda la escápula,
con lo que la articulación del hombro se fija en el
punto donde el brazo superior se inserta en la ca-
vidad glenoidea. También sostiene la escápula so-
bre la caja torácica, con la ayuda de los romboides
y el trapecio medio.
Cómo valorar
er ¡gura 34)
1.' posición de valoración. Sentado o de pie,
ca el brazo extendido recto al frente, y 45° hacia
el lado. con el pulgar apuntando arriba. Sosten-
ga la punta de la escápula hacia arriba y no deje
que se deslice cuando empuje el brazo hacia
abajo.
2.' posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre la espalda y eleva el brazo recto hasta
90°con el pulgar apuntando hacia la cabeza. Des-
lice una mano debajo de la escápula y estírela
hacia fuera para impedir que se mueva mientras
con la otra mano empuja abajo el brazo hacia los
pies.
Otros músculos a valorar si el serrato anterior
está débil: deltoides, coracobraquial, diafragma,
romboides, elevador de la escápula.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la tercera, cuarta y quinta costillas
cerca del esternón en el pecho.
Músculos y optimización muscular 85
2. A cada lado de la tercera, cuarta y quinta
vértebra, a una altura coincidente con el
centro de las escápulas.
Puntos de presión
1. El bregma -punto exactamente detrás del
centro superior de la cabeza, donde se jun-
tan los huesos frontal y los dos parietales
(laterales) del cráneo.
2. Puntos de digitopuntura SP-3 y L-9. El SP-3
está en el borde lateral de la gran articula-
ción en la base del dedo gordo del pie. Pre-
siónelo al mismo tiempo que el L-9, que
está en la base del pulgar.
Dieta
Se debe estimular al deportista para que beba
más agua y coma alimentos ricos en vitamina C.
También es bueno mucho aire fresco. Advierta al
deportista que se aleje de los fumadores y de las
atmósferas viciadas, y controle posibles alergias a
sustancias que coma normalmente o que tenga en
su casa. Debe evitar todos los productos lácteos.
Todas estas medidas son muy importantes porque
parece ser que el serrato anterior es un indicador
de la función pulmonar si está constantemente
débil.
Problemas deportivos
Nadie puede negar la necesidad de unos bue-
nos pulmones y una adecuada distribución de oxí-
geno en el cuerpo como base para todos los de-
portes. Cuando el serrato anterior está débil existe
a menudo una deficiente función pulmonar, así
como escápulas aladas cuando el deportista se in-
clina con los brazos rectos contra una pared. Un
serrato anterior débil también conducirá a proble-
mas en el hombro, y al deportista le costará man-
tener extendido el brazo al frente mucho tiempo o
transportar peso colgando de los brazos. Ello difi-
culta particularmente la práctica de las artes mar-
ciales, así como el hockey sobre ruedas y so-
bre hielo, sin mencionar los levantamientos de pe-
sas y el trabajo en barras paralelas, el boxeo o el
golf.
86 Tratamiento y masaje muscular
Figura 35

DETRAS
DELANTE
PUNTOS DE
PRESION
DELANTE
PUNTOS DE
MASAJE
DETRAS I
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
Ejercicios
Flexiones de brazos, jalones con pesas desde
atrás a la anchura de los brazos. Natación de es-
palda.
Pesas -press banca, press militar.
Trapecio medio e inferior
Descripción
Son las dos divisiones inferiores del músculo en
forma de trapecio que se extiende desde el centro
de la espalda a la parte posterior de la cabeza y
hacia cada hombro. La división superior se ha
analizado en las páginas 28-30. El trapecio medio
va desde las cinco vértebras superiores de la es-
palda al surco en medio de la escápula. Mantiene
la escápula y la gira.
El trapecio inferior va desde la sexta a la duo-
oécima vértebra torácica (directamente debajo del
: apecio medio) y desde esos puntos hasta el sur-
en medio de la escápula. Gira y estabiliza la es-
cáp la. desplazándola hacia dentro y ayuda a
a tener erguida la espina dorsal.
Cómo valorar
(Ver figura 35.) El deportista se sienta cerca del
borde de la mesa, y extiende lateralmente el brazo
hacia fuera con un ángulo de 90°. Para el trapecio
medio el brazo debe estar girado de manera que
la palma apunte hacia arriba y el codo mire hacia
abajo. Se ejerce presión sobre el brazo extendido
para empujarlo hacia el examinador, mientras se
estabiliza el hombro opuesto. Para el trapecio infe-
rior, el brazo debe estar elevado 45° más hacia la
cabeza. Se ejerce presión sobre este brazo para
empujarlo hacia el examinador. En ambos casos,
en realidad se limita a utilizar el brazo como pa-
lanca para la escápula, con el fin de valorar el
músculo.
Otros músculos a valorar si el trapecio está dé-
bil: serrato anterior, romboides, pectoral mayor cla-
vicular, trapecio superior y elevador de la escá-
pula.
Músculos y optimización muscular 87
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la séptima y la octava costilla en el
costado izquierdo -a una altura precisa-
mente debajo del extremo del esternón.
2. En la espalda, en el lado izquierdo de la co-
lumna vertebral, entre la séptima y la octa-
va vértebra dorsal, al nivel de la base de las
escápulas.
Puntos de presión
1. Unos 3 cm detrás del bregma, hacia atrás
del centro superior de la cabeza (unos 2 cm
sobre el punto llamado lambda).
2. Puntos de digitopuntura SP-2 y H-8. El SP-2
se halla en el lado externo de la uña, en
la articulación del dedo gordo del pie. Pre-
siónelo al mismo tiempo que H-8, que está
en la palma de la mano, en el pliegue de-
bajo de la base del dedo anular y del meñi-
que.
Dieta
Estos músculos tienen una aSOClaClon con el
bazo, con la anemia y con las llagas en la gargan-
ta. La avena y los alimentos ricos en vitamina e y
calcio son útiles.
Problemas deportivos
Estos músculos están frecuentemente implica-
dos en problemas de hombros y de brazos, pero
también en problemas de la espalda media. El do-
lor y la debilidad pueden relacionarse también con
molestias en el cuello (como consecuencia de un
pectoral menor excesivamente corto), o con des-
viaciones en la columna en la espalda alta por uso
exagerado de un costado (como sucede en depor-
tes tales como tenis, golf, cricket, etc.).
La debilidad causa dificultad para elevar o fle-
xionar el brazo superior y dolor en el pectoral ma-
yor clavicular. También puede conducir a llagas de
garganta. pérdida de audición y desórdenes san-
guíneos.
88 Tratamiento y masaje muscular
~ - -
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE PRESION
I
~ l
I
~ ,
/
(
/ -1-\-
~
-- ~
DETRAS DELANTE
Figura 36
Ejercicios
Mover pesas por encima de la cabeza con los
brazos extendidos, encogimientos de hombros con
pesas en las manos, remo.
Gran dorsal
Descripción
Es uno de los grandes músculos de la espalda.
Se junta a la pelvis y a la columna vertebral media
y baja por medio de fuertes haces de tejido carti-
laginoso. Se estrecha en un tendón único, muy
fuerte, que coge el extremo inferior de la escápula
mientras pasa y gira alrededor de sí mismo, va por
debajo de la axila y se une al dorso del brazo su-
perior. Esto significa que gira el brazo hacia dentro
y lo sujeta al cuerpo. También ayuda a desplazar
la escápula hacia dentro y abajo (ligeramente) y
proporciona potencia para elevar el torso en los ja-
lo es. manteniendo recta la espalda.
Cómo valorar
(Ver figura 36.) El deportista puede estar de pie
o estirado. Gire el brazo del deportista de modo
que la palma mire hacia fuera. Asegúrese de que
el codo esté rígido y de que el torso no haya va-
riado de posición ni se haya elevado el hombro.
Tire del antebrazo hacia fuera del cuerpo mientras
estabiliza el hombro. Puede ser que algunas per-
sonas pongan demasiado rígido el brazo, mientras
que otras son incapaces de extenderlo completa-
mente -éste no es el objetivo de la valoración, así
pues, asegúrese de que el brazo esté todo lo rec-
to que sea posible (incluso pida al deportista que
aguante con el codo, no con la muñeca, mientras
usted valora.)
Otros músculos a valorar si el gran dorsal está
débil: trapecio superior, pectoral mayor clavicular,
tríceps, sartorio, semimembranoso.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. E e la séptima y la octava costilla en el
ad Izq ierdo del pecho cerca del borde de
Músculos y optimización muscular 89
la caja torácica -generalmente a unos 4-5
cm debajo del pezón y a unos 2,5 cm del
centro del cuerpo.
2. En la espalda, entre la séptima y la octava
costilla, a cada lado de la columna verte-
bral. Generalmente está a la altura de la
base de la escápula.
Puntos de presión
1. En el hueso parietal, a unos 2,5 cm encima
de la parte superior de la oreja y ligeramen-
te atrás.
2. Puntos de digitopuntura SP-2 y H-8. El SP-2
se halla en el lado externo de la uña, en la
articulación del dedo gordo del pie. Presió-
nelo al mismo tiempo que el H-8, que está
en la palma de la mano, en el pliegue de-
bajo de la base del dedo anular y del me-
ñique.
Dieta
Un gran dorsal constantemente débil puede ser
un indicio de dificultades en la digestión del azú-
car, tales como diabetes, hiperinsulinismo o bajo
nivel de azúcar en la sangre. En la actualidad,
cuando el azúcar aparece en tantos alimentos y en
los lugares más insospechados, no hay que sor-
prenderse por el hecho de que la debilidad de este
músculo sea extremadamente común. El deportis-
ta debe huir de todos los extras de azúcar como
de la peste, y debe saber que forma parte habitual
de las carnes preparadas, cocinadas y envasadas,
del jamón, de las salsas, del salami, de las salchi-
chas, de las verduras y frutas en conserva, y de
todos los pasteles y bizcochos, así como de los
zumos embotellados y envasados. Las mejores
formas de azúcar son las que se disuelven lenta-
mente en la corriente sanguínea, tales como
los azúcares de las frutas (fructosa), que se en-
cuentran en la fruta fresca y en la miel y me-
lazas.
Enseñe al deportista a identificar y a evitar pro-
ductos tales como maltosa, sacarosa, glucosa, ja-
rabes, dextrosa y todos los demás «osas», ya que
vacían el cuerpo de vitamina B y acaban por pro-
ducir fatiga y depresión. Si los deportistas notan
que les falta vigor y necesitan energía extra, y se
90 Tratamiento y masaje muscular
sienten cansados, irritables y con vértigos, deben
tomar cereales integrales (tal como aconseja Priti-
kin -ver Bibliografía-). Es una buena idea evitar
estimulantes tales como la cafeína y el alcohol,
pues también elevan demasiado deprisa el nivel
de azúcar en la sangre. También es útil ingerir ali-
mentos, tales como tripa y mollejas, y todos aque-
llos que contengan vitaminas A y F. La disminu-
ción de la cantidad de adrenalina también ayuda-
rá, pues los deportistas deben reducir el estrés y
las preocupaciones.
Problemas deportivos
Este músculo se utiliza en golf, tenis, natación,
gimnasia con anillas, escalada y remo, y puede
estar implicado en el llamado hombro congelado.
Sin embargo, el problema más común, con mucho,
es el uso excesivo -practicar una técnica especí-
fica de su deporte una y otra vez sobre músculos
ya débiles por demasiada ingestión de azúcar-o
La debilidad en un lado solamente, por ejemplo,
causará incapacidad para nadar y dar la vuelta
con velocidad. También es corriente el dolor en el
codo motivado por un gran dorsal débil, pues en
ese caso los deportistas suelen intentar sostener
el brazo hacia dentro solamente con los músculos
del brazo en vez de emplear el gran dorsal.
Ejercicios
Elevaciones, fondos en barras paralelas y ani-
llas, trepar la cuerda.
Pesas -remo sentado y jalones para el gran
dorsal.
Sacrolumbar O iliocostal
Descripción
Es realmente un músculo complejo, constituido
por muchas partes, como el aparejo de un mástil
en un barco. Junta las costillas con la columna
vertebral, unas costillas con otras, la pelvis a las
costillas, y finalmente la pelvis a la columna, la
parte posterior de la cabeza y el cuello. También
puede decirse que incluye todos los pequeños
músculos que unen una vértebra a la siguiente, o
a una o dos más allá. Se le acusa a menudo de
ser responsable del dolor de espalda cuando no
es del todo cierto. (Ver más adelante.) Equilibra
los músculos abdominales para mantener erguida
la columna vertebral contra la gravedad. Extiende
la espina dorsal al inclinarse hacia atrás y ayuda a
girarla; y cuando se contrae un lado y no el otro,
inclina lateralmente la espina dorsal o la pelvis.
Cómo valorar
(Ver figura 37.) El deportista se estira boca aba-
jo. Se colocan las manos cruzadas apoyadas en la
espalda en la parte posterior de la pelvis. Enton-
ces el atleta eleva ambos hombros de la mesa y
mira hacia un lado. Valore estabilizando la cadera
opuesta y empujando hacia la mesa el hombro so-
bre el que mira el deportista. Varíe el lado de la
estabilización, haga que el deportista mire en sen-
tido contrario y empuje sobre ese hombro para ha-
cer el test del otro costado.
Otros músculos a valorar si el iliocostal está dé-
bil: gran dorsal, oblicuo del abdomen, psoas. ab-
dominales (especialmente el transverso), glú e
mayor, bíceps femorales, cuádriceps, tibial an e-
rior, peroneo.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. A cada lado del ombligo y encima del ce
tro del hueso púbico delante de la pel is.
(iFriccione el hueso, no magulle la vejiga!
2. Los bordes de la segunda vértebra lumba .
debajo de la parte inferior de la caja toráci-
ca, pero al lado de la columna, o cuente ha-
cia arriba tres vértebras desde los salientes
más protuberantes de la pelvis al nivel de la
quinta lumbar.
Puntos de presión
1. Las prominencias frontales -los puntos
más protuberates en la frente, entre el cen-
tro de cada ceja y el comienzo de la línea
del cabello.
Músculos y optimización muscular 91
DELANTE DETRAS I
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
/
/
. ./
.".
PUNTOS DE
MASAJE
;-
I
PUNTOS DE PRESION
,/
/
r
····
"
\
, ,
Figura 37
92 Tratamiento y masaje muscular
2. Puntos de digitopuntura 8-67 y L1-1. El 8-67
está en el lateral externo de la uña del dedo
pequeño del pie. Presiónelo al mismo tiem-
po que el L1-1 que está en el lado del pulgar
de la uña del dedo índice de la mano.
Dieta
Debido a que es un gran músculo complejo,
pueden ser útiles diversos tipos de nutrición, espe-
cialmente vitaminas A, C, E y calcio.
Problemas deportivos
No vaya tratar aquí de daños crónicos, de pro-
blemas de discos vertebrales, de fracturas por es-
trés, etc., para todo lo cual se necesita un médico,
un quiromasajista, un osteópata o un cirujano.
Gran cantidad de los dolores llamados «artríticos»
mejorarán si el deportista reduce los alimentos
alérgicos y equilibra los músculos con los puntos
de tratamiento o de «ayuda» que aquí se indican.
Con frecuencia se achaca al sacrolumbar el dolor
de espalda cuando el problema radica realmente
en los abdominales débiles, y entonces los mús-
culos de la espalda tienen que hacer todo el tra-
bajo de apoyar a la persona contra la gravedad.
No hay que asombrarse de que duelan, se pro-
duzcan calambres y funcionen deficientemente
(ilumbago!). iHay que fortalecer los abdominales y
liberar al sacrolumbar de funciones impropias!
El sacrolumbar verdaderamente débil puede
causar hasta diecinueve zonas diferentes de dolor
y de función deficiente, como artritis, reumatismo,
ciática y dolores relacionados, entumecimiento y
punzadas en las piernas y en los pies, bursitis,
problemas en hombros y codos, movimiento res-
tringido y, si está débil un lado y se prolonga ese
estado, se puede producir una curvatura en «C» o
escoliosis en la columna vertebral.
La escoliosis es más común en los jóvenes
cuando alcanzan la madurez y es preciso vigilarla,
pues se puede arrastrar toda la vida. La otra cau-
sa principal de trastornos del sacrolumbar radica
en los deportes que favorecen el uso predominan-
te de un lado del cuerpo, como el tenis y el cricket,
aunque probablemente son aún peores el golf y el
remo, que combinan los tirones y los giros.
Es curioso que los deportistas que tienen la sen-
sación de que no cuentan con el apoyo de sus en-
trenadores, compañeros, familiares y amigos, tien-
den a desarrollar dolor de espalda como si su
cuerpo reflejase la ansiedad que sienten. Quizá
sea psicológico, aunque es muy real y muy dolo-
roso. Si usted cree que éste pudiera ser un factor
influyente, consulte el capítulo 7.
Una causa menos común de mal funcionamien-
to del sacrolumbar radica en los problemas y las
infecciones de la vesícula biliar. Para poner reme-
dio a esto, conviene llevar siempre prendas inte-
riores de algodón, beber muchas infusiones de
manzanilla yagua de cebada; comer melón y se-
millas de calabaza, mucho ajo, y evitar azúcar, ca-
feína, chocolate, ruibarbo, ciruelas, especias y
cualquier alimento al que sea alérgico el deportis-
ta. Si tiene que tomar antibióticos, vigile posibles
sarpullidos, náuseas, depresiones, diarreas y dolo-
res de cabeza; y cuando acabe de tomarlos, ingie-
ra mucho yogur.
La espalda interviene en todos los deportes,
tanto si se trata de inclinarse para recoger una pe-
lota de golf como si se efectúa un levantamiento
de peso. En cualquier caso, si usted tiene proble-
mas es que existe un desequilibrio muscular, un
uso incorrecto de la espalda o una técnica defec-
tuosa. Puede ser que usted no se haya percatado
de dónde está su articulación de la cadera -no,
no está en la cintura, sino un palmo más abajo en
el centro y los costados. Sus piernas no son una
extensión de su cuerpo, sino que el cuerpo está
suspendido entre ellas en la pelvis. Por consi-
guiente, cuando se incline o flexione, deje que su
cuerpo pase entre sus piernas, utilice los músculos
de sus piernas -especialmente los grandes mús-
culos de los muslos- para soportarle a usted y al
peso que vaya a levantar. Utilícelos para endere-
zarse, y no use las múltiples y menores fibras del
sacrolumbar que cruzan la zona de la espalda
baja. Siempre que sea posible, utilice los pies para
girar el cuerpo en vez de girar su columna verte-
bral. El secreto de una buena espalda se basa en
unas rodillas flexibles y en un buen trabajo de
pies. Observe a cualquier niño de una edad entre
1
1
/2-2 años. Ellos saben cómo inclinarse adecuada-
mente. ¡Somos los adultos quienes hemos adulte-
rado nuestros movimientos!
Una causa más de problemas en la espalda es
la cama donde dormimos y la butaca o el sillón
donde nos sentamos (ya sea el asiento del coche
o el cómodo sofá donde nos tumbamos para ver la
televisión después del entrenamiento). Los mejo-
Músculos y optimización muscular 93
\
DELANTE DETRAS
i
/
','
PUNTOS DE ~
DIGITOPUNTURA 1
S-
36

\
1"
' ~ I
PUNTOS DE
MASAJE
f
/'
• •
"\
/
o TOS DE PRESION
FigUr13 38
94 Tratamiento y masaje muscular
res asientos son los de ángulo recto o con respal-
do ligeramente inclinado, con un buen apoyo para
la zona lumbar de la columna. Los asientos están
hechos para gente media, con una deficiente pos-
tura media ¿y quién de nosotros responde a unas
características medias y desea una postura defi-
ciente? Los asientos de los automóviles rara vez
están hechos a medida del cliente, y en algunos
de los modelos populares más pequeños el freno
y el embrague están desviados para ahorrar espa-
cio, de modo que para conducir es preciso girarse.
i Después de todo eso, los deportistas no pueden
esperar llegar en buena forma para ganar su par-
tido!
Lo único que el entrenador puede aconsejar es
coger un cojín o doblar una toalla y sentarse
o apoyarse en estos elementos, de manera que
el asiento se adapte al deportista y no vicever-
sa. Al principio quizá no se sienta tan cómodo al
sentarse bien si sus músculos no están acostum-
brados, pero dos horas más tarde observará lo
bien que se encuentra en comparación con las
otras personas (que pensaban que estaban des-
cansando y ahora están encogidos y retorcidos
en sus asientos, y se sienten fatigados e incómo-
dos porque sus espaldas no tienen el apoyo ade-
cuado).
El único criterio para juzgar si los deportistas
tienen en su cama el colchón correcto es ha-
cer que se acuesten sobre su costado y pedir
que alguien mire si su columna está recta. Si no
lo está, el colchón es demasiado duro o dema-
siado blando. i Debe acoplarse a las curvas y
no viceversa! Una ayuda a corto plazo para
resolverlo es pedir una almohada extra y colo-
carla debajo de su cintura cuando esté tum-
bado sobre su costado para llenar el hueco, en
vez de dejar que su columna vertebral caiga a un
lado.
Ejercicios
Inclinaciones laterales. Haga que el deportista
se estire sobre su estómago y eleve los pies y los
hombros -si es posible, debe hacerse con los
brazos y las piernas rectas (ejercicio de extensión
de la espalda).
Pesas -jalones para el gran dorsal, sentadillas,
medias sentadillas.
Cuadrado lumbar
Descripción
Este músculo se halla en la espalda baja y co-
necta la parte posterior de la pelvis a la zona infe-
rior de la columna y a la última costilla. Ayuda al
sacrolumbar y también estabiliza la espalda baja.
Cuando se contrae sobre un lado puede estirar la
parte superior del cuerpo abajo hacia la cadera de
ese lado. También ayuda al diafragma en la respi-
ración estabilizando la última costilla.
Cómo valorar
(Ver figura 38.) El deportista se estira sobre su
espalda, mientras estabiliza el torso agarrándose a
la mesa, y lleva las piernas a un lado desde las ca-
deras. Sujete la cadera opuesta mientras empuja
otra vez las piernas hacia dentro (desde los tobi-
llos). La amplitud de movimiento de las piernas de-
penderá de qué fibras se desee valorar. Cuanto
más hacia fuera se lleven las piernas, menos se
valoran las fibras bajas hacia la pelvis. Sin embar-
go, un test general llevando las piernas 10
0
afuera,
será suficiente. Vigile que el deportista no intente
girar la pelvis para que entren en acción otros
músculos sinérgicos y produzcan una mejor alinea-
ción, especialmente el glúteo mediano.
Otros músculos a valorar si el cuadrado lumbar
está débil: los oblicuos abdominales, sacrolumba-
res y psoasiliaco, poplíteo.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Los 15 cm de arriba en el interior del muslo
alto.
2. Los salientes más protuberantes en el dor-
so de la pelvis, a la altura de la quinta vér-
tebra lumbar.
3. El final de las costillas duodécimas.
4. Entre las dos últimas costillas bajas al lado
de la columna.
Puntos de presión
1. Prominencias parietales -un punto a unos
7,5 cm encima de la oreja en el lugar más
ancho de la cabeza.
2. Puntos de digitopuntura L1-11 y S-36. El L1-11
se halla al final del pliegue del codo en el
lado del pulgar. Presiónelo al mismo tiempo
que el S-36, que está exactamente fuera del
saliente de la rodilla (en la parte delantera)
y a unos 5 cm hacia la parte externa.
Dieta
Son beneficiosos los alimentos ricos en vitami-
nas A, E Y C.
Problemas deportivos
En las debilidades serias será muy difícil la fle-
"XIÓ lateral. Un buen sistema para comparar cada
lado. mientras se mantiene la espalda y la pelvis
a rectas como sea posible, es ver hasta dónde
ega el deportista cuando deja deslizar su mano
Músculos y optimización muscular 95
por el costado hacia abajo de una pierna en com-
paración con la otra. Al igual que con el sacrolum-
bar, a este músculo también se le acusa a menu-
do de los problemas de la espalda baja, que con
más propiedad pueden ser debidos a debilidad de
los abdominales. Sin embargo, pueden causar do-
lor de espalda, de pecho y de abdomen, y trastor-
nos estomacales.
La rigidez en esta zona puede provocar una
sensación desagradable al estar sentado y se
transmite directamente al caballo al montar. Tam-
bién se utiliza en gimnasia, especialmente al tra-
bajar en el potro con arcos, balanceando las ca-
deras y las piernas con respecto a la posición del
torso.
Ejercicio
Flexiones laterales.
96 Tratamiento y masaje muscular
MUSCULOS DE LA PELVIS
Psoas
Descripción
Este músculo conecta el interior de la columna
vertebral inferior con el fémur, sobrepasando hacia
dentro el borde de la pelvis. Por consiguiente, es
un flexor de la cadera porque estira hacia delante
el fémur y es el primer músculo que se utiliza al
avanzar la pierna en la zancada para correr. Tam-
bién ayuda a estabilizar la articulación sacroiliaca.
Cómo valorar
(Ver figura 39.) El deportista se estira sobre la
espalda con una pierna recta levantada 45°y des-
plazada 45° hacia fuera. Se gira el pie hacia fuera.
Ejerza presión contra el interior de la pierna em-
pujándola hacia fuera y hacia abajo, mientras es-
tabiliza la cadera contraria para que no se mueva
el cuerpo. Vigile también que no se manifieste de-
bilidad a causa de que ejerce presión sobre una
antigua lesión de rodilla.
Otros músculos a valorar si el psoas está débil:
iliaco, trapecio superior, tensor de la fascia lata,
glúteo mediano, sacrolumbar.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Mida 2,5 cm hacia fuera y 2,5 cm hacia arri-
ba desde el ombligo en la parte delantera
del cuerpo (a ambos lados).
2. En la espalda, a cada lado de la columna,
unos 5 cm más alto (T-12/L-1).
Puntos de presión
1. Localice el pequeño valle en la parte poste-
rior del cuello donde se junta con la cabeza.
Vaya diagonalmente hacia arriba y hacia
fuera unos 2,5 cm, a cada lado de la protu-
berancia en la base del cráneo.
2. Presione los puntos de digitopuntura K-7 y
L-8. Localícelo tres dedos arriba del tobillo
interior y 1,2 cm atrás hacia el talón, y ejer-
za presión ahí junto con el segundo punto,
situado tres dedos fuera del pliegue interno
de la muñeca en el lado del pulgar.
Dieta
A este músculo le afecta negativamente el café
y la deshidratación, por lo cual se ha de evitar
cualquier forma de cafeína -incluyendo chocolate
y cola- y se debe beber mucha agua (especial-
mente si el deportista trabaja en un entorno con
calefacción centrar con facilidades para tomar café).
Ingiera alimentos que contengan vitaminas A y E.
Problemas deportivos
El psoas es muy importante en el lumbago, in-
fluyendo en el dolor de la espalda baja, la espalda
ladeada (o lordosis) y la columna vertebral inclina-
da, y puede estar implicado en problemas de dis-
co. Enfrente de donde cruza la zona de la cadera
hay una cavidad para reducir la fricción que puede
llegar a irritarse y también inflamarse al correr dis-
tancias demasiado largas, en los entrenamientos
de sprints, en las carreras campo a través, en el
patinaje de velocidad, en las vallas y en las senta-
dillas de gimnasia.
Frecuentemente se pone de manifiesto la debili-
dad del músculo por medio de un desvío del pie en
la fase de balanceo al caminar. La debilidad de
ambos lados puede conducir a espalda plana y a
pies planos o a otros problemas de pies. Caminar
y correr con los tobillos girados hacia dentro pue-
de causar tensión en la espalda baja. Si ambos
psoas están débiles, sospeche la posibilidad de u
golpe en la parte posterior de la cabeza. que ha-
brá desconectado ambos músculos. Examine es a
posibilidad en quienes practiquen deportes tales
como rugby, hockey, salto de altura, etc. El psoas
se utiliza especialmente en carreras de vallas. ve-
locidad, inmersión y saltos de longitud.
Ejercicios
Estimule a los deportistas para que efectúen
elevaciones de piernas estirados sobre la espalda,
Músculos y optimización muscular 97
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE PRESION
~ ' .
r
1
\
I
(
~
• •
~
• •
DELANTE
Figura 39
98 Tratamiento y masaje muscular
así como carreras de entrenamiento elevando mu-
cho los talones.
Rebotes de psoas -coloque un pie y una rodi-
lla bien adelantados y una pierna recta atrás, man-
tenga el torso erguido, rebote arriba y abajo y lue-
go permanezca un rato para estirar el psoas.
Pesas -flexiones de cadera, flexiones de bra-
zos, sentadillas, extensiones de cuádriceps y de
rodillas.
lliaco
Descripción
Este músculo se combina frecuentemente con el
psoas formando el psoasiliaco, porque tienen un
tendón común y se inserta conjuntamente en el
trocánter superior del fémur. El otro extremo del
músculo se extiende alrededor del interior de la
fosa de la pelvis, dentro del gran hueso que se
nota al apoyar las manos en las caderas. Esto sig-
nifica que tira del fémur hacia arriba desde los la-
dos y desde atrás.
Cómo valorar
(Ver figura 40.) A causa de que tira desde dos
direcciones, existen varias maneras de verificar
este músculo. Dónde se puede hallar la debilidad,
dependerá de cuáles sean las fibras musculares
dañadas.
1.' posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre la espalda. Gira el pie lateralmente hacia
fuera y eleva la pierna recta hasta el techo. Esta-
bilice el otro lado del cuerpo (quizá sobre la cade-
ra) con una mano, mientras empuja la pierna rec-
ta atrás y abajo, asegurándose de que no flexiona
la rodilla, y fijándose en que no exista ninguna le-
sión de rodilla, y en que no mueva las caderas
para recurrir a otros músculos. (Diga al deportista
que «aguante».) Esta valoración comprueba las fi-
bras musculares más próximas a la columna ver-
tebral.
2.' posición de valoración. Como la anterior,
pero elevando la pierna todo lo alto que sea posi-
ble. Estabilice la cadera contraria y empuje la pier-
na levantada lateralmente hacia fuera. Esto valo-
rará las fibras más alejadas de la columna.
3.' posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre el estómago. Flexione la pierna 90° por
la rodilla y deje que el pie caiga hacia el lado todo
lo posible (esto variará enormemente dependiendo
de la flexibilidad del deportista). Se ejerce presión
sobre el tobillo para llevarlo atrás hacia el centro
de la otra pierna, mientras estabiliza la rodilla.
(Indique al deportista que «aguante el pie hacia
fuera».)
Nota: Obsérvese la diferencia en ángulo entre la
valoración del psoas y la 2: posición de valoración
anterior, que eleva más alto la pierna y la empuja
hacia fuera más que hacia abajo.
Otros músculos a valorar si el iliaco está débil:
psoas, tensor de la fascia lata, aductores, cuadra-
do lumbar. Controle que el glúteo mayor y el cua-
drado lumbar no estén hipertensos.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. En el interior del borde delantero y alrede-
dor del lado del hueso de la cadera.
2. La hondonada en la parte delantera de
hombro donde el brazo se une al cuerpo.
3. En medio de la espalda cerca de la col fIl-
na vertebral y a la altura de la última cos: -
lIa (L-1/T-12).
4. A unos 2,5 cm al lado y unos 2,5 cm a a
del ombligo -al igual que para el psoas.
Puntos de presión
1. La prominencia parietal, que es la a.e
más ancha de la cabeza, el ancho de u c.
mano directamente encima de la oreja.
2. Puntos de digitopuntura: los mismos q e
para el psoas (ver figura 39). Presione c r-
juntamente el K-7 y el L-8.
Dieta
Si este músculo está débil, con frecuencia es
consecuencia de una imprudencia dietética o de
2
Músculos y optimización muscular 99
Figura 40
100 Tratamiento y masaje muscular
3
DELANTE DETRAS
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA

/Y
PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE PRESION
Figura 40
estrés que se traduce en trastornos digestivos y
puede indicar un mal funcionamiento de la válvula
iliocecal -un problema muy común en los depor-
tistas, pues puede aparecer por estrés mental y fí-
sico así como por la dieta.
Problemas deportivos
Los maratones de todo tipo pueden causar un
mal funcionamiento de la válvula ¡Iioceca!. No me
refiero con esta expresión solamente a carreras de
42 kilómetros, sino a partidos muy largos, a cinco
duros sets en tenis o al tiempo extra después de
un empate en fútbol, o a otras situaciones simila-
res. A menudo el estrés mental previo a un partido
importante originará el problema en menor grado,
lo cual a su vez causará entonces debilidad en los
músculos iliacos antes de empezar. Luego la ten-
sión física extra de esfuerzo para vencer en el
"gran partido» puede conducir a lesiones durante
el partido, y a problemas posteriores (especial-
mente si se pierde). Vigile este problema si el de-
portista tiene diarrea con frecuencia. Consulte las
notas sobre la válvula ileocecal en el capítulo 6.
Sin embargo, si los dolores de la zona inguinal se
agudizan y van en aumento, es vital que el depor-
tista consulte a un médico para eliminar problemas
de apéndice. El lugar es casi el mismo, y si el
apéndice está mal, puede implicar una amenaza
vital.
Ejercicios
Elevaciones de las piernas estirado sobre la es-
palda, correr y trotar, elevar las piernas a buena
altura.
Piramidal
Descripción
Es uno de los músculos de la zona glútea, pero
aunque es un músculo posicional sus fibras se
desplaza horizo al en e a lo largo de la articu-
lación sacroiliaca (q e es donde la columna enca-
ja ca las caoe as . Un ex remo está unido al hue-
so sac e e a cara superior del trocánter
mayor de 'é . E 01 a idal se contrae al sentar-
se y ex:erae
r
as d 'las lateralmente hacia fuera.
Músculos y optimización muscular 101
Si se está de pie y se aprietan los glúteos, también
se están utilizando los otros músculos de la zona.
Cómo valorar
(Ver figura 41):
1." posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre la espalda con la rodilla y la cadera fle-
xionadas en ángulo recto. Entonces se dirige el to-
billo hacia la otra pierna. Se ejerce presión sobre
el interior del tobillo para empujarlo lateralmente
hacia fuera, mientras se estabiliza la rodilla.
2.' posición de valoración. El deportista se
tumba boca abajo y flexiona la rodilla en ángulo
recto mientras gira el muslo, de modo que el tobi-
llo se dirija hacia la otra pierna. Entonces se ejer-
ce presión sobre el interior del tobillo para empu-
jarlo hacia fuera, mientras estabiliza la parte exter-
na de la rodilla.
3." posición de valoración. El deportista se
sienta, con las rodillas flexionadas en ángulo recto
y la pantorrilla cruzada de modo que el tobillo que-
de sobre el otro tobillo (no una rodilla sobre la
otra). Se ejerce presión entonces sobre el interior
del tobillo para empujarlo hacia fuera y para que
vuelva a su posición recta.
Otros músculos a valorar si el piramidal está dé-
bil: glúteo mayor, tensor de la fascia lata, bíceps
femoral, aductores.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Parte superior del hueso púbico.
2. En la espalda, los salientes más prominen-
tes en la parte central y superior de las ca-
deras (espina iliaca superior posterior y L-5).
Puntos de presión
1. Prominencias parietales -un punto a 7,5 cm
encima de la oreja y en la parte más ancha
de la cabeza.
102 Tratamiento y masaje muscular
Figura 41
2
Músculos y optimización muscular 103
/
/
••
'1 '.
!l!
CX-9
PUNTOS DE
MASAJE
/
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
3
1
/
PUNTOS DE
PRESION
Figura 41
104 Tratamiento y masaje muscular
2. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. El
LV-1 está en la base de la uña del dedo
gordo del pie en el lado más próximo a los
otros dedos. Presiónelo conjuntamente con
el CX-9, que está en el extremo del dedo
medio en el lado más próximo al índice de
la mano.
Dieta
Son beneficiosos los alimentos ricos en vitami-
nas A y E.
Problemas deportivos
La debilidad en un lado puede ser causa de que
gire el sacro, el tobillo de ese lado gire hacia den-
tro, las rodillas choquen y el pie opuesto gire hacia
fuera. También conviene controlar el piramidal si
existe algún indicio de dolor ciático, torcimiento o
irritación, punzadas o entumecimientos en la pier-
na en cualquier parte o sensación de ardor al ori-
nar. Esto se debe a que el piramidal se extiende
por una zona por encima o debajo del nervio ciáti-
co y puede oprimirlo o estirarlo, causando los cita-
dos dolores. El piramidal se utiliza en natación, en
el estilo mariposa, y en el fútbol.
Ejercicios
De pie sobre una pierna, mantener el pie firme-
mente sobre el suelo, y girar el cuerpo encima de
la rodilla de un lado a otro.
Controle también el piramidal si el deportista no
puede poner un tobillo sobre la otra rodilla cuando
se sienta, pues el músculo puede estar hipertenso
en ese lado.
Muchas personas que deben tener relajados los
brazos en la práctica de su deporte específico,
manifiestan tensión en la zona glútea en vez de
los hombros. Una buena valoración para ello con-
siste en presionar los hoyuelos de cada nalga. Un
dolor agudo aquí significa tensión y presión sobre
el nervio ciático.
Los deportes de carrera que propician el uso
predominante de un costado del cuerpo, como las
carreras de vallas (o aquellos otros en los cuales
el deportista se apoya en una pierna con un giro
interior, como el béisbol, el salto de altura y el golf)
son particularmente propensos a problemas de pi-
ramidal. Compruebe cuál es el lado más firme y
refuerce el opuesto.
Pesas -polea para pantorrillas.
Glúteo mayor
Descripción
Es el principal asiento o músculo de la zona glú-
tea. Estabiliza la parte posterior de las caderas
cuando se sube un escalón. Impide que la pelvis
apunte hacia delante y, de esta manera, ayuda a
los abdominales a mantenernos erguidos contra la
fuerza de la gravedad en la posición de pie. Tam-
bién ayuda a los bíceps femorales y hace el mis-
mo trabajo cuando éstos quedan fuera de acción
al doblar las rodillas. Entra en acción primordial-
mente cuando se arquea todo el cuerpo hacia atrás
y al correr, brincar, botar y saltar. Está unido al sa-
cro y se desplaza diagonalmente hacia abajo has-
ta la cresta glútea del fémur y también comparte
un tendón común con el tensor de la fascia lata.
Cómo valorar
(Ver figura 42.) El deportista se estira boca aba-
jo, y flexiona la rodilla en ángulo recto de modo
que la planta del pie mire hacia arriba. Se levanta
toda la pierna de la mesa 15 cm al menos. Se ejer-
ce presión sobre la parte posterior del muslo para
empujar la pierna hacia abajo, mientras se estabi-
liza la cadera o el hombro opuestos. Vigile cual-
quier variación en el grado de flexión de la rodilla
(si el deportista intenta utilizar el bíceps femoral
para ayudar) o giro de la cadera (para utilizar el
cuadrado lumbar).
Otros músculos a valorar si el glúteo mayor está
débil: bíceps femorales, aductores y piramidal, glú-
teo mediano, flexores y extensores del cuello.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Toda la longitud de la parte delantera del
muslo, ligeramente hacia fuera del centro.
Músculos y optimización muscular 105
PUNTOS DE
MASAJE
, , - ~ ~ ~ - --'---,--7-----'---
, /
-----------=---
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
PU TOS DE PRESION ANTERIOR POSTERIOR
Figu a 42
Puntos de presión
1. Puntos de la zona lambda -situados a
unos 5 cm de la oreja en una línea imagi-
naria desde la esquina del ojo hasta el bor-
de superior de la oreja.
2. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. El
LV-1 está en la base de la uña del dedo
gordo del pie en el lado más próximo a los
otros dedos. Presiónelo conjuntamente con
el CX-9, que está en el extremo del dedo
medio en el lado más próximo al índice de
la mano.
106 Tratamiento y masaje muscular
2. Columna iliaca superior posterior -los sa- Glúteo mediano y menor
lientes más protuberantes en la parte poste-
rior de los huesos de la cadera. Descripción
Estos dos músculos trabajan de modo muy si-
milar, por lo cual los consideramos aquí como uno
solo. Estos músculos se hallan en los lados de las
caderas, y en consecuencia ayudan a evitar la ex-
cesiva inclinación de las mismas de un lado a otro
al andar y al correr. Van desde el lado externo del
hueso de la cadera hacia abajo a través de la arti-
culación de la misma hasta la parte superior exter-
na del fémur. Entran en acción en la pierna que
soporta el peso cuando se levanta la otra para dar
un paso. También son abductores de la cadera
moviendo las piernas hacia el lado.
Dieta
Tome alimentos ricos en vitamina E.
Problemas deportivos
La debilidad en un lado hará que los glúteos sal-
gan a un lado, por lo cual hay que estar vigilante
en los deportes que fomentan esto, tales como el
golf, y el montar y desmontar constantemente del
caballo (que sólo se hace por un lado).
La debilidad de un lado, significa frecuentemen-
te un músculo muy fuerte en el otro lado yeso
puede conducir a dolor ciático. La debilidad en am-
bos lados implica caminar con dificultad. Habrá do-
lor en la espalda baja y también puede conducir a
rigidez en el cuello y a dificultades menstruales.
Aunque se utiliza al correr, no debe entrar en
acción al caminar normalmente, excepto cuando
se suben y se bajan escaleras. Entonces, sólo en-
tra en acción si hay un abdomen extra grande, qui-
zás en ciertos tipos de lucha y en el embarazo. Si
se utiliza de esta manera, tiende a aumentar el ta-
maño de las nalgas, pues los glúteos aumentan
hacia atrás. Se utiliza apropiadamente en nata-
ción, patinaje y ballet.
Ejercicios
La mejor manera para desarrollar y mantener
este músculo es corriendo, brincando, botando,
saltando y haciendo sentadillas o «squats».
Pesas -eurl o flexión de bíceps femorales.
Cómo valorar
(Ver figura 43.)
1." posición de valoración. Examine con el de-
portista en posición estirada sobre la espalda, con
la pierna fuera a un lado. Estabilice la otra pierna.
mientras se asegura de que el talón del deportista
no se engancha en la mesa o se arrastra sobre su
superficie, y sostenga las piernas tan cerca de la
mesa como sea posible. Si estuvieran demasia-
do levantadas, casi estaría valorando el tensor
de la fascia lata. Asegúrese de que las caderas
no giren en un intento de utilizar el tensor de
la fascia lata cuando usted empuje hacia la otra
pierna.
Algunas veces este músculo sólo manifiesta de-
bilidad en el test en posición de pie.
2: posición de valoración. Haga que el depo -
tista apoye su cadera contra una mesa firme para
estabilizarla mientras está de pie sobre esa pie -
na. La otra pierna se abre lateralmente y luego
se la empuja hacia la mesa. iVigile y evite el giro
de la cadera, en un intento del deportista para
utilizar alternativamente el tensor de la fascia
lata!
3: posición de valoración. Como la (1) o (2)
anteriores, pero con el pie girado hacia el lado ex-
terno mientras usted empuja la pierna hacia den-
tro, detrás del talón primero.
Otros músculos a valorar si el glúteo mediano
y/o el menor está débil: psoas, tensor de la fascia
lata, piramidal.
Músculos y optimización muscular 107
/ ,}:/
i
/
•••
'1 I
!'. ))
~
PUNTOS DE
MASAJE
/
l'
,,.
DETRAS DELANTE
Figura 43
108 Tratamiento y masaje muscular
2
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS DE DIGITOPUNTURA
DETRAS
DELANTE
Figura 43
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Borde superior de la parte delantera del
hueso púbico.
2. Los salientes más prominentes en la parte
posterior del hueso de la cadera a la altura
del L-5 (quinta vértebra lumbar).
Puntos de presión
1. Prominencias parietales -7,5 cm por enci-
ma de la oreja en la parte más ancha de la
cabeza.
2. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. El
LV-1 está en la base de la uña del dedo
gordo del pie, en el lado más próximo a los
otros dedos. Presiónelo conjuntamente con
el CX-9, que está en el extremo del dedo
medio en el lado más próximo al índice de
la mano.
Dieta
Si este músculo está constantemente débil, pue-
de ser indicio de una función glandular deficiente,
por lo que conviene ayudarlo aconsejando al depor-
tista que tome alimentos que contengan vitamina E.
Músculos y optimización muscular 109
Problemas deportivos
Este músculo estabiliza el lado de la cadera, y
por eso es tan importante en todos los deportes
donde se tenga que estar de pie sobre una pierna,
ya sea ballet, fútbol, patinaje o carreras. Si está
débil en un lado puede conducir a un desequilibrio
de cadera, y también a una alteración en la ni-
velación de los hombros, y eventualmente a coje-
ra, problemas de menstruación y dolencias de
pecho.
Se utiliza muy especialmente en patinaje y en
esquí nórdico o de fondo.
Ejercicios
Para fortalecerlo, después de trabajar en los
puntos de tratamiento o de ayuda, el atleta puede:
1. Cruzar los tobillos y tirar de una pierna
contra la otra.
2. Girar hacia el lado y levantar recta la pier-
na, manteniendo el pie apuntado hacia delante o
hacia arriba (no hacia abajo y hacia dentro, pues
eso fortalecería el tensor de la fascia lata).
3. Correr, botar sobre un pie y brincar.
Pesas -abductores y abductores en tierra,
como anteriormente.
11 O Tratamiento y masaje muscular
MUSCULOS DEL MUSLO FRONTAL
E INTERIOR
Cuádriceps
Descripción
El cuádriceps es un grupo de cuatro músculos
que están en la parte frontal del muslo. Son el rec-
to anterior, el vasto externo, el vasto interno y el
crural. Extienden la pierna enderezando la rodilla,
y el recto anterior también es flexor de la cadera,
porque está unido por delante al hueso de la ca-
dera. Los otros tres se insertan al mismo fémur, y
los cuatro músculos conectan en el otro extremo
por medio de un tendón común debajo de la rótu-
la, con la «patela» o tapa rotular que está en me-
dio de ese tendón y que actúa como una palanca
proporcionando fuerza extra.
Cómo valorar
(Ver figura 44)
1: posición de valoración. Para una valoración
general se hace sentar al deportista en una mesa
con una pierna colgando sobre el borde. Se colo-
ca una mano debajo de su rodilla para proteger el
bíceps femoral del canto agudo de la mesa, y
cuando el deportista estira la rodilla, se empuja
contra la espinilla para flexionarla.
2: posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre la espalda y eleva un muslo algo menos
del ángulo recto con respecto al cuerpo, con el ta-
lón un poco por encima de la horizontal. Sin per-
mitir ningún tipo de rotación del muslo, ni interna ni
externa, empuje recto hacia los pies para endere-
zar la rodilla y la cadera.
3: posición de valoración
a) Como la (2) anterior, pero inclinando el to-
billo hacia dentro, de modo que el talón
quede sobre la otra rodilla. Al empujar a lo
largo de la línea de la espinilla se valora el
vasto externo.
b) Como la (2) anterior, pero inclinando el ta-
lón fuera de la línea del cuerpo. Al empujar
a lo largo de esa línea se valora el vasto in-
terno.
c) Como la (2) anterior, pero empujando hacia
abajo sobre la espinilla, mientras se estabi-
liza la rodilla para verificar el crural.
d) Como la (2) anterior, pero con la pierna rec-
ta y empujando la espinilla (¡manteniendo la
pierna recta!) abajo hacia la mesa, con lo
cual se verifica el recto anterior. Recuerde
que en cada una de las posiciones también
trabajan los otros músculos, pero con una
ligera desventaja.
Otros músculos a valorar si el cuádriceps eS'á
débil: sartorio, tensor de la fascia lata, psoasiliac
abdominales, poplíteo, sacrolumbar.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Por delante, a todo lo largo de la zona oe-
bajo de la caja torácica.
2. En la espalda, a cada lado de la colu a
vertebral, desde debajo del nivel de la base
de la escápula (donde se une la octava s-
tilla) hasta tres costillas más abajo (T-8 a
T-11 ).
Puntos de presión
1. Prominencias parietales -el punto más an-
cho de la cabeza, a unos 7,5 cm por e c'-
ma del borde superior de la oreja.
2. Punto de digitopuntura SI-3 en el dorso oe
la mano, a medio camino entre el dedo a -
lar y el meñique, los nudillos y la muñeca.
Presiónelo conjuntamente con el punto de
digitopuntura GB-41, que está colocado de
modo similar en el dorso del pie, a medio
camino entre la base del cuarto y quinto de-
dos y el tobillo.
Dieta
Este músculo, junto con los abdominales, reac-
ciona mal ante un estrés excesivo, especialmente
Figura 44
Músculos y optimización muscular 111
......... -.
~ - -
112 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE
DIGITOPUNTURA
3
PUNTOS DE
MASAJE
PUNTOS DE
PRESION
Figura 44
cuando el cerebro tiene que computar demasiada
información nueva o demasiadas técnicas deporti-
vas nuevas. La indigestión, el entumecimiento y la
hinchazón que se produce al estar largo tiempo de
pie pueden presentarse al mismo tiempo que la
debilidad de este músculo. Responde bien a todas
las vitaminas B. Evi e los alimentos con muchas
especias. los hidratos de carbono refinados, la ca-
feína y el alcohol. También puede encontrarse con
que los productos lácteos son difíciles de digerir si
este músculo está frecuentemente débil.
Problemas deportivos
Los cuádriceps realizan un trabajo especialmen-
te duro en deportes que incluyen carreras cuesta
arriba, remo. hípica (especialmente al levantarse
de la silla de montar), ciclismo, levantamiento de
pesas. saltos de altura, vallas y gimnasia, fútbol y
esquí.
Ejercicios
Correr, saltar, botar, brincar, caminar.
Pesas -ejercicio de extensión de la rodilla para
cuádriceps, levantamiento de piernas, sentadillas.
Aductores y pectíneo
Descripción
Los aductores tiran de las piernas hacia dentro
y principalmente imprimen un ligero movimiento de
rotación hacia fuera del muslo. Las cuatro partes
principales son el pectíneo y los aductores menor,
mediano y mayor. Todos empiezan en la rama ho-
rizontal del pubis y se unen a diferentes alturas a
lo largo del interior del fémur.
Pectíneo
Cómo valorar
(Ver figura 45a.) El deportista se estira sobre la
espalda. Se eleva la pierna con la rodilla flexiona-
da hasta q e el talón se apoye al lado de la rodilla
de la ¡ a Die a recta. Entonces se coloca la rodi-
Músculos y optimización muscular 113
lla flexionada cruzada sobre el otro muslo, mien-
tras se ejerce presión desde el interior de la rodilla
flexionada para empujarla de nuevo hacia el lado
exterior. Será necesario sujetar la pierna recta
para estabilizarla y evitar la torsión de la cadera.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. El centro del hueso púbico en la parte su-
perior.
2. Los salientes más prominentes en la parte
posterior de la pelvis (L-5).
Aductores
Cómo valorar
(Ver figura 45b.) El deportista se estira sobre la
espalda, con las piernas rectas y los pies juntos.
Se ejerce presión desde el interior para separar
las piernas. Vigile una posible rotación de cadera
en un intento de utilizar otros músculos, tal como
el semi membranoso.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Detrás de la zona circular del pezón, entre
la cuarta y la quinta costilla.
2. Exactamente debajo del punto inferior de la
escápula, entre la octava y la novena cos-
tilla.
Puntos de presión comunes para los aductores
y el pectíneo
1. Las prominencias parietales, a 7,5 cm enci-
ma de la oreja en la zona más ancha de la
cabeza.
2. La sutura lambdoidal -un punto a 5 cm de-
trás de la oreja, que se encuentra al trazar
una línea imaginaria desde el ojo a través
del borde superior de la oreja.
3. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. Pre-
sione el punto LV-1, que está en la base de
114 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE
MASAJE
I
~
Figura 45(a)
PUNTOS DE DIGITOPUNTURA
ADUCTORES
PUNTOS DE PRESION
Figura 45(b)
Músculos y optimización muscular 115
116 Tratamiento y masaje muscular
la uña del dedo gordo del pie, en el lado
más próximo a los otros dedos, conjunta-
mente con el punto CX-9, que está en el ex-
tremo del dedo medio en el lado más próxi-
mo al índice de la mano.
Otros músculos a valorar si el pectíneo o los
aductores están débiles: semimembranoso. Com-
pruebe los músculos opuestos, el tensor de la fas-
cia lata y el bíceps femoral.
Dieta
Se recomienda incluir en la dieta alimentos ricos
en vitamina E.
Problemas deportivos
Estos músculos se utilizan en todas las modali-
dades hípicas, para agarrarse con las rodillas
cuando se monta a caballo. También se utilizan al
dar patadas en fútbol, en el salto de vallas, nata-
ción, judo y lucha. Forzar la separación de piernas
al deslizarse durante el patinaje o el esquí, o in-
tentar realizar giros excesivos en los «pliés» de
ballet, puede producir lesiones en una o más zo-
nas de los aductores.
No se olvide que en esta zona hay abundantes
nódulos linfáticos que llegan a obstruirse si está
sentado todo el día en la oficina, y por consiguien-
te es necesario calentar bien para conseguir que
todo fluya normalmente otra vez. Si se examina la
figura 1 se observará que esta zona linfática afec-
ta a otros músculos importantes en cuanto a posi-
ción.
Los aductores débiles también pueden causar
caderas desniveladas, con el lado débil más bajo,
dolor en el codo y hombros rígidos, así como pro-
blemas hormonales. El dolor en el área de los
aductores puede estar relacionado con una lesión
de espalda o una mala alineación de la pelvis. Así
pues, si la información de este libro no ha servido
de ayuda, el deportista debe visitar a un médico o
a un quiropráctico para revisar su pelvis y su co-
lumna, especialmente si su deporte propicia el uso
predominante de un lado del cuerpo, como es el
caso del golf o del tenis. Frecuentemente, los
aductores son responsables de la «pierna fuerte»
al realizar el esfuerzo compensatorio de los débiles.
Ejercicios
Ciclismo, saltos, natación y carreras.
Pesas -máquina de abductores, polea para
pantorrilla.
Sartorio
Descripción
Debido a que se extiende diagonalmente a lo
largo de la parte frontal del muslo, el sartorio ayu-
da a estabilizar a la vez la parte externa de la ca-
dera y la interna de la rodilla, pero dado que cruza
ambas articulaciones, ayuda al cuádriceps como
flexor de la cadera y también como extensor de la
rodilla. Se utiliza principalmente el sartorio al sen-
tarse con las piernas cruzadas, o en la posición de
la cigüeña en yoga.
Cómo valorar
(Ver figura 46.) El deportista se estira boca arri-
ba con la pierna girada hacia fuera y la rodilla fle-
xionada, de modo que el tobillo caiga sobre la otra
rodilla, o justo debajo de ella. El verificador sujeta
la rodilla flexionada para estabilizarla y empuja ha-
cia dentro ligeramente y luego estira del tobillo
para enderezar y empuja hacia dentro ligeramente
y luego estira del tobillo para enderezar la pierna.
Tenga cuidado para que el deportista no enganche
los dedos de los pies sobre la espinilla o gire la ro-
dilla.
Otros músculos a valorar si el sartorio está dé-
bil: aductores, semimembranoso, cuádriceps, bí-
ceps femoral, flexores del cuello, sóleo, gran dor-
sal, gemelos, pectoral mayor clavicular, psoas, pe-
roneo, sacrolumbar, tibial anterior.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. En el ombligo, 2,5 cm a cada lado, y 5 cm
arriba hacia la cabeza.
2. Exactamente encima de la costilla más baja
de la espalda, al lado de la columna verte-
bral (T-11-12).
Músculos y optimización muscular 117
PUNTOS DE
PUNTOS DE
ACUPUNTURA
MASAJE
-'"
"
\
~ )
/
I
~
I
\
/
• •
••
• •
DETRAS DELANTE
PUNTOS DE PRESION
Figura 46
11 8 Tratamiento y masaje muscular
Puntos de presión
1. El punto lambda -el lugar de la parte pos-
terior de la cabeza donde se juntan los hue-
sos occipital y los dos parietales del cráneo.
2. Puntos de digitopuntura T-3 y GB-41. El T-3
está entre los nudillos del dedo anular y del
meñique y la muñeca, a un tercio de cami-
no hacia abajo desde la base del dedo anu-
lar. Presiónelo conjuntamente con el GB-41,
que se halla en un lugar similar en el dorso
del pie, entre la base del cuarto y quinto de-
dos y el tobillo.
Dieta
En caso de que el deportista se sienta muy can-
sado por la mañana, pero mejor a medida que
avanza el día, o la presión de la sangre no varíe al
ponerse de pie después de estar estirado y este
músculo esté débil, debe cuidar sus glándulas su-
prarrenales y controlar su ingestión de azúcar. (El
libro Body Mechanics, de Michael Lebowitz, con-
tiene una dieta para recuperación de adrenalina.
Ver Bibliografía.)
Cuando está débil, este músculo también puede
causar un giro en la pelvis, de modo que la perso-
na no puede mirar al frente en línea recta. Tam-
bién puede causar dolor en la rodilla. El deportista
debe tomar alimentos con un alto contenido en vi-
tamina C, y reducir su ingestión de chocolate, café
y cola, todo lo cual afecta a las suprarrenales. Es
preciso dormir mucho. Cuando el cuerpo pierde su
capacidad de hacer frente al estrés, debido a que
las suprarrenales están vacías, se debilita el siste-
ma inmunológico y el deportista se vuelve propen-
so a toda clase de pequeñas infecciones, que re-
ducen la capacidad deportiva.
Tomar cortisona durante un período de tiempo
en forma de inyecciones para combatir procesos
inflamatorios, o en forma de pomada para sarpulli-
dos y erupciones, puede conducir incluso a una
atrofia suprarrenal y a disminuir o impedir la for-
mación de leucocitos, o glóbulos blancos, que pro-
tegen al organismo en caso de infecciones y he-
ridas.
El deportista también puede tener un bajo nivel
de azúcar en la sangre (hipoglucemia), especial-
mente si el músculo está blando al tacto. i Esto no
significa que se tenga luz verde para comer terro-
nes de azúcar! De acuerdo con el libro Diet for
Runners, de Pritikin (ver Bibliografía) indique al de-
portista que cambie a una dieta alta en hidratos de
carbono, que aportan glúcidos (azúcares) al siste-
ma lenta y constantemente, de forma asimilable
para el cuerpo, los cuales proporcionarán energía.
Comer mucho azúcar en forma de terrones o en el
té y el café es desastroso, pues entra en exceso y
con demasiada rapidez en la corriente sanguínea,
y el cuerpo reacciona exageradamente bombean-
do insulina, con lo cual el deportista acaba ¡aún
con menos azúcar en la sangre!
Problemas deportivos
El sartorio es un músculo importante al correr
cuesta arriba, y al pegar una patada con el interior
del pie, como se hace en fútbol y en algunas artes
marciales. También se utiliza en baloncesto y en
patinaje. Un sartorio débil puede causar dolor en la
rodilla, desvío en la cadera, cansancio matinal y
manos y pies hinchados por falta de equilibrio en
los líquidos.
Ejercicios
Flexiones de brazos con las piernas extendidas,
andar, trotar.
Pesas -extensiones de pantorrilla con polea,
máquina de abductores.
Semimembranoso
Descripción
El semimembranoso es un aductor porque tira
del muslo hacia dentro. También es un flexor, por-
que tira conjuntamente de la rodilla y la cadera.
Trabaja junto con el sartorio. Se une a la parte de-
lantera de la pelvis por debajo y se desplaza hacia
abajo por el interior del muslo hasta debajo del in-
terior de la rodilla. También estabiliza el interior de
la articulación de la rodilla.
Cómo valorar
(Ver figura 47)
Músculos y optimización muscular 119
PUNTOS DE
MASAJE
"
'\
-
,.
~ /
~
,
~
/
.:.
• •
••
DETRAS DELANTE
Figura 47
120 Tratamiento y masaje muscular
PUNTOS DE PRESION
Figura 47
PUNTOS DE
ACUPUNTURA
1.' posición de valoración. El deportista se es-
tira sobre la espalda. Gire la pierna y el pie hacia
dentro todo lo que pueda para evitar que trabajen
los aductores, y luego tire de la rodilla (o de la pier-
na enderezada) hacia fuera.
2.' posición de valoración. El deportista se
tumba cara abajo, con la rodilla flexionada 30°. Se
ejerce presión contra el interior de la pantorrilla
cerca del tobillo para empujar el pie lateralmente
hacia fuera, mientras se estabiliza la parte opues-
ta de la rodilla.
Otros músculos a valorar si el semimembranoso
está débil: sartorio, cuádriceps, aductores, bíceps
femoral, gran dorsal, pectoral mayor clavicular,
psoas, flexores del cuello y sacrolumbares.
TRATAMIENTO
Ver Sartorio (página 114-115).
Músculos y optimización muscular 121
Dieta
Ver Sartorio. Comprobar también el semimem-
branoso si se presenta hinchazón en las manos y
los pies, pues puede haber un desequilibrio líquido.
Problemas deportivos
Cuando este músculo está débil es difícil flexio-
nar la rodilla sin flexionar también la cadera. Tam-
bién puede causar que el pie gire hacia fuera, aun
cuando las rodillas estén rectas. Este músculo se
utiliza particularmente en conjunción con los aduc-
tores, el cuádriceps y el bíceps femoral en hípica,
al montar y también en el fútbol.
Ejercicios
Hípica, ciclismo, natación, carrera al trote, pati-
naje.
Pesas -extensiones de pantorrilla con polea y
máquina de abductores.
122 Tratamiento y masaje muscular
MUSCULOS DEL MUSLO
POSTERIOR Y EXTERIOR
Bíceps femoral
Descripción
Hay tres músculos en este grupo -el propia-
mente bíceps femoral, el semitendinoso y el semi-
membranoso. Todos tres empiezan en la parte
posterior de la pelvis, en la porción de las posade-
ras llamada tuberosidad isquiática. El bíceps fe-
moral se desplaza a lo largo del fémur y se une a
la tibia, en la parte externa posterior de la rodilla, y
los tendones de este músculo pueden observarse
en dicha parte posterior de la rodilla. Básicamente
sostienen la parte posterior de las caderas abajo
hacia la rodilla para evitar caer hacia delante cuan-
do se está de pie, pero debido a que cruzan dos
articulaciones (la cadera y la rodilla), cuando se
anda y se corre, se contraen en un extremo, p. ej.,
la rodilla, y se expande por el otro, debajo de los
glúteos, al mismo tiempo, de modo que la contrac-
ción experimenta una especie de onda hacia aba-
jo del músculo. Esto tiene que estar coordinado
con los otros músculos, y la falta de coordinación
constituye una causa corriente de lesiones.
Cómo valorar
(Ver figura 48)
1.' posición de valoración. Con el deportista
acostado boca abajo y la pierna flexionada 60°, es-
tabilice los glúteos con una mano, y empuje la
pantorrilla abajo (para estirar la pierna). Si hay al-
gún calambre, estabilice llevando la mano más
abajo hacia el centro de la parte posterior del mus-
lo. No deje que se mueva la pelvis ni que se cur-
ve la espalda.
Asegúrese de que empuja recto hacia abajo y no
desviado hacia un lado si está verificando los tres
músculos a la vez. Si empuja ligeramente hacia el
exterior al presionar hacia abajo, valorará los mús-
culos medios (semitendinoso y semimembranoso),
y si empuja ligeramente hacia el interior, verificará
el músculo lateral (bíceps femoral).
2.' posición de valoración. El deportista está
de pie -¡que es como la mayoría de personas uti-
lizan este grupo de músculos! Emplee los mismos
procedimientos que en (1) mientras el deportista
se apoya en una puerta o en una pared.
3.' posición de valoración. El deportista, se es-
tira sobre la espalda, con las rodillas levantadas y
los pies planos sobre la mesa. Estabilice la rodilla
y estire el tobillo lejos de los glúteos.
Otros músculos a valorar si el grupo de los bí-
ceps femorales están débiles: glúteo mayor, ge-
melos, abdominales, aductores, cuádriceps, sarto-
rio, vastos, tensor de la fascia lata, gran dorsal.
pectoral mayor clavicular.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. En el interior del muslo, suba todo lo que
pueda mientras toque la pierna.
2. La parte inferior del hueso de la cadera so-
bre la que se sienta.
3. Las protuberancias más salientes de la ca-
dera en la espalda (PSIS al nivel de L5). (S
usted mismo masajea sus propios puntos.
ponga las manos en las caderas, deslice
sus pulgares por la cintura hacia atrás has-
ta que encuentre esas protuberancias e la
parte alta de la cadera en la espalda.)
Puntos de presión
Punto de digitopuntura S-36, unos 2,5 cm deba-
jo de la rodilla y a unos 4-5 cm hacia fuera en u a
pequeña hondonada, conjuntamente con el pu :
de digitopuntura L1-11, situado en el exterior de
codo (en el lado del pulgar), a unos 5 cm en cí -
culo desde la punta del codo y exactamente deba-
jo del pliegue del mismo.
Dieta
Este grupo muscular puede estar débil si hay
problemas de estreñimiento, colitis o hemorroides.
y por tanto es importante prestar atención al tipo
de alimentos que toma el deportista. No le deje
usar laxantes si puede ayudarle por otros medios.
Haga que los intestinos trabajen naturalmente. Re-
Músculos y optimización muscular 123
PUNTO DE PRESION
PUNTOS DE DIGITOPUNTURA
/
8-36 O
124 Tratamiento y masaje muscular
r
PUNTOS
DE MASAJE
"
\
~ .
-y
\
(
,
./
I
/
,e
e/
/
,
\ i
~ ) ~
[
,1
/'...
DELANTE DETRAS
Figura 48
PUNTO
DE PRESION
Músculos y optimización muscular 125
PUNTOS
DE MASAJE
o
DETRAS DELANTE
126 Tratamiento y masaje muscular
~ 2
8-66
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
Figura 49
comiendo especialmente leer el libro de Pritikin
Diet for Runners (ver Bibliografía) y sugiero que el
deportista evite el azúcar y alimentos a base de al-
midón refinado. Los alimentos ricos en vitamina E
so buenos. Los bíceps femorales también reac-
cionan mal ante la deshidratación, por lo cual ase-
g' rese de que el deportista beba mucho líquido y
se remoje con una esponja durante las pruebas
aratonianas.
Problemas deportivos
Los bíceps femorales débiles pueden causar pro-
blemas en la espalda baja, problemas en la rodilla
(contusiones o piernas arqueadas), insomnio, fati-
ga, dolor de cabeza crónico y estreñimiento. Fre-
c entemente se producen lesiones al correr, pero
estos músculos trabajan en casi todos los deportes
de una manera u otra -al dar una patada al balón
en el fútbol. en kárate, remo, carreras de velocidad
y vallas, etc, La causa de muchas lesiones es un
so excesivo o forzar al músculo en frío, con es-
erlO por intervalos, que causan una coordinación
deficiente de este músculo con otros. El factor de
coordinación es vital, y por tanto es esencial un re-
entrenamiento lento y paciente en cada una de las
etapas, iaun cuando eso vaya contra la naturaleza
competitiva del deportista! Si usted se apresura,
creará problemas al deportista posteriormente. Si el
deportista está preocupado por la pérdida de pues-
'a a punto en los intervalos, dígale que nade y que
lea el capítulo 7 para planificar mentalmente y co-
nocer su técnica hasta el más mínimo detalle,
No olvide que los consejos de este libro presu-
ponen u chequeo previo del deportista por parte
de su édico o del fisioterapeuta, para complica-
c es la es como bursitis y fracturas por desgarro.
S Js:eo sabe lo que son y el deportista tiene
a tinuo localizado, indíquele que le ha-
_ a ~ u ~ ¡,equeo médico,
~ e el muslo también puede ser debido a
: y ~ e ~ a s del nervio ciático. Si al elevar la pierna
-eca se s e e dolor, ella es un indicio de implica-
::::- e ervio ciático. Si causa dolor la elevación
::s 2. D e a lexionada, eso indica problemas de
:es :] ~ s 'e orales. Los deportes que pueden
____ ciático son los que giran las caderas
2. _ ~ 2.0 . debido a un esfuerzo desigual, tales
__ ~ '" 'e o (con un remo más traumático que
::- :::s _ 1', vallas, salto de altura, etc.
Músculos y optimización muscular 127
Ejercicios
Carreras, saltos, brincos, botes,
Pesas -curls de bíceps femorales,
Poplíteo
Descripción
Este músculo estabiliza la parte posterior de la ro-
dilla y enlaza o anuda la articulación con la rótula,
de moda que no se doble hacia atrás. Está unido a
la parte inferior del fémur sobre el exterior y
también al menisco (el cartílago absorbente de gol-
pes entre el fémur y la tibia) y luego se extiende a
través de la parte posterior de la rodilla hasta la
tibia.
Cómo valorar
(Ver figura 49)
1: posición de valoración. El deportista está
tumbado boca abajo y dobla la rodilla en ángulo
recto. El pie (y la espinilla) se gira hacia dentro, de
modo que el dedo gordo apunte hacia la otra pier-
na. Se ejerce presión sobre el interior del dedo
gordo y el exterior del talón para girar el conjunto
de la tibia recta atrás contra el fémur. No utilice
esta posición de valoración si existe alguna lesión
en el pie o el tobillo.
2: posición de valoración. El deportista se es-
tira baca arriba, con la pierna doblada y desviada
hacia el lado externo. Estabilice el tobillo (sujetán-
dolo firmemente). Se ejerce presión sobre la parte
externa de la rodilla para girar la tibia hacia dentro
contra el muslo. Si el poplíteo está fuerte, en vez de
repercutir el giro en el mismo, se sentirá en los
músculos de la cadera. Esta posición de valoración
se puede confundir fácilmente con la del sartorio.
Aquí usted intenta girar una parte de la pierna con-
tra la otra, mientras que con el sartorio intenta en-
derezar la pierna flexionada.
Otros músculos a valorar si el poplíteo está dé-
bil: sartorio, cuádriceps, deltoides anterior, pectoral
mayor clavicular e interior.
128 Tratamiento y masaje muscular
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Entre la quinta y la sexta costillas, exacta-
mente debajo del pezón, en el lado derecho
del esternón.
2. Unos 2,5 cm a cada lado de la columna ver-
tebral, a medio camino hacia abajo de la al-
tura de la escápula y al nivel de la quinta y
sexta costillas.
Puntos de presión
1. Los salientes donde las vértebras cervicales
encuentran el esternón en la base delantera
del cuello.
2. a) El centro de la parte posterior de la rodi-
lla, conjuntamente con un punto en el inte-
rior de la pierna, exactamente debajo y lige-
ramente hacia la parte posterior de la rodilla.
b) El mismo punto central de la rodilla, junto
con un punto exactamente encima del exte-
rior del pliegue de la rodilla.
Estos puntos internos y externos están don-
de empieza y acaba el músculo.
3. Puntos de digitopuntura 8-66 y G8-43. El
8-66 está en el borde externo del pie, en la
base del dedo pequeño. Presiónelo conjun-
tamente con el GB-43, que está situado de
modo similar en la base del cuarto dedo.
Dieta
Este músculo puede debilitarse con problemas
de la vesícula biliar, tales como digestiones difíci-
les, somnolencia después de comer grasas, icteri-
cia, inflamaciones agudas de la piel, dolores loca-
lizados de cabeza y estreñimiento. Esto significa
que el deportista debe evitar alimentos fritos o ri-
cos en grasa, y tomar los que contengan vitami-
na A.
Problemas deportivos
Muchos dolores de rodilla pueden atribuirse a la
debilidad de este músculo. Son típicos la hiperex-
tensión (empujar demasiado hacia atrás) de la
rodilla y la flexión difícil o dolorosa de la misma.
El poplíteo también puede verse afectado por
problemas del cuello bajo, y en·Ios deportes don-
de ambos se utilizan frecuentemente deben apli-
carse técnicas preparatorias para ciertos golpes,
como el «shot-putt" en golf, el servicio de tenis,
etcétera. La rodilla está particularmente propensa
a desgarros del cartílago, que se producen princi-
palmente al aterrizar y girar al mismo tiempo, o al
recibir un golpe en el costado de la rodilla mientras
soporta una carga, como sucede a menudo en las
colisiones en fútbol y rugby. Un poplíteo fuerte
ayudará a evitar daños. Se utiliza principalmente
en natación, patinaje y ballet.
Ejercicios
Andar, correr, elevaciones de piernas con pesas.
Pesas -curl de bíceps femoral.
Tensor de la fascia lata
Descripción
El tensor de la fascia lata se dirige hacia abajo
por el lado externo de la pierna (más o menos
como si siguiera la costura de unos pantalones). El
cuerpo principal del músculo está arriba en el lado
externo de la cadera sobre la misma articulación
de ésta, y luego un tendón (la fascia lata o fascia
externa) va hasta más abajo de la rodilla, estabili-
zando tanto la parte externa de la pelvis como las
articulaciones de la rodilla.
Cómo valorar
(Ver figura 50.) El deportista se estira sobre la
espalda, eleva la pierna 45° y la desplaza hacia
afuera unos 30°. Entonces gira el pie hacia dentro
y se ejerce presión sobre la parte exterior del tobi-
llo para empujar la pierna abajo y adentro hacia la
otra pierna. Se deberá estabilizar la cadera opues-
ta para evitar la torsión del cuerpo. Tenga la pre-
caución de haber estudiado mentalmente su posi-
ción de verificación antes de agarrar la pierna del
deportista, porque con la angulación citada la pier-
na pesa y cuesta sostenerla contra la fuerza de la
gravedad, por lo cual el músculo se cansará fácil-
Músculos y optimización muscular 129
PUNTOS DE PRESION
PUNTOS
DE MASAJE
\
L1-11
S-36 O
¡
i
,
I
\
I
I
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
Figura 50
130 Tratamiento y masaje muscular
mente incluso antes de haberlo valorado -espe-
cialmente si está débil.
Otros músculos a valorar si el tensor de la fas-
cia lata está débil: cuádriceps, aductores, glú-
teo mediano y parte superior del glúteo mayor,
psoas.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. A lo largo de toda la longitud del muslo des-
de 2,S cm debajo de la rótula hasta justo en-
cima de la articulación de la cadera.
2. El área triangular en la parte superior poste-
rior de las caderas, 7,S cm hacia dentro
de la espina dorsal y 7,S cm hacia arriba
(L-2/L-4).
Puntos de presión
1. Las prominencias parietales -un punto a
7,S cm encima de la oreja y en la zona más
ancha de la cabeza.
2. Punto de digitopuntura L1-11, que está en el
exterior del codo (en el lado del pulgar), a
unos S cm alrededor de la punta del codo y
exactamente debajo del pliegue del mismo.
Debe presionarse conjuntamente con el
punto de digitopuntura 8-36, situado debajo
de la rodilla y a unos 4-S cm hacia afuera
(sobre la fíbula) en una pequeña hondo-
nada.
Dieta
Este es otro de los músculos que reacciona mal
a la deshidratación, y puede producirse debilidad
si el deportista tiene estreñimiento (en cuyo caso
hay que masajear los puntos de tratamiento o ayu-
da desde la rodilla hasta la cadera), o diarrea (en
cuyo caso hay que masajear desde la cadera has-
ta la rodilla). Por regla general, se debe aumentar
el consumo de agua, y tomar alimentos ricos en vi-
tamina B y vitamina D.
Problemas deportivos
Este músculo no es específico de los deportes
más conocidos, excepto vallas, esquí acuático, y
en las obstrucciones en fútbol, pero es muy impor-
tante en el equilibrio junto con el glúteo mediano (y
el menor) para ayudar al movimiento lateral en la
fase media del balanceo al andar, cuando se le-
vanta una pierna, o cuando se gira para evitar que
el cuerpo ceda a la fuerza centrífuga. La debilidad
puede causar problemas en la espalda baja, ciáti-
ca, problemas en la rodilla, piernas arqueadas, es-
treñimiento, colitis, diarrea, problemas en la mens-
truación y dolencias de pecho.
Ejercicios
Hacer elevaciones de piernas con los dedos de
los pies girados hacia dentro desde la posición es-
tirado sobre la espalda, y correr al trote.
Pesas -máquina de abductores/aductores, press
de piernas y sentadillas.
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
Músculos y optimización muscular 131
PUNTOS DE PRESION
Figura 51
DELANTE DETRAS
132 Tratamiento y masaje muscular
MUSCULOS DE LA PANTORRILLA,
EL TOBILLO Y EL PIE
Peroneo
Descripción
Este músculo se halla en la parte exterior de la
pantorrilla hacia atrás. Eleva el pie desde el lado
del dedo pequeño, y de este modo trabaja tanto
contra el tibial posterior como contra el anterior. El
extremo superior se junta a tres niveles en la fíbu-
la o peroné (el hueso más delgado de la pantorri-
lla que forma el tobillo externo) como peroneo lar-
go, corto y tercio, y el extremo inferior se divide en
dos, una parte que se junta al dorso del dedo pe-
queño, y la otra que va por debajo del pie hasta la
base del dedo gordo (más bien como una bando-
lera). Proporciona estabilidad a la parte externa
del tobillo.
Cómo valorar
(Ver figura 51.) Para valorar el peroneo largo y
el corto, haga que el deportista apunte al pie y lue-
go lo ladee hacia afuera todo lo que pueda. Esta-
bilice el pie sujetándolo por encima del talón en su
parte interior con una mano, mientras con la otra
tira del pie desde el lado del dedo pequeño hacia
abajo y hacia dentro. Si deja que el pie se doble
arriba hacia la cabeza, entonces valorará el pero-
neo tercio. Si el músculo está débil, el deportista
hará todo lo posible por utilizar otros músculos en
su lugar. Es más fácil valorar los peroneos cuando
el deportista coloca recta la pierna, aunque es po-
sible hacerlo con la rodilla doblada. Entonces la
estabilización se vuelve más difícil.
Otros músculos a valorar si el peroneo está dé-
bil: piramidal, sacrolumbar y poplíteo.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. El ombligo y los bordes superior e inferior
del hueso púbico.
2. Los salientes más protuberantes del dorso
de la pelvis, a la altura de la quinta vértebra
lumbar.
Puntos de presión
1. Las prominencias frontales en la frente, a
medio camino entre las cejas y el comienzo
de la línea del cabello encima del centro del
ojo.
2. Los bordes más internos de las cejas, exac-
tamente encima de las esquinas interiores
de las órbitas.
3. Puntos de digitopuntura 8-67 y L1-1. El 8-67
es la uña del dedo pequeño del pie. Presió-
nelo junto con el L1-1, que está en la base
de la uña del dedo índice de la mano.
Dieta
Los alimentos ricos en tiamina y calcio ayudan al
peroneo. Evite alimentos altos en ácido oxálico,
particularmente en la misma comida en que ingie-
ra alimentos que contengan calcio -así pues,
nada de cremas con el café o el ruibarbo, etc.
Problemas deportivos
Estos músculos están particularmente relacio-
nados con los problemas de tobillo y con las tor-
ceduras. El tobillo, y especialmente el peroneo.
fracasa frecuentemente en su recuperación des-
pués del primer accidente y, por tanto, es propen-
so a la repetición de accidentes. Es frecuente
que, cuando el músculo está débil, el deportista
no pueda ni siquiera adoptar fácilmente la posi-
ción de valoración. Los peroneos son muy impor-
tantes para mantener normal la función del pie y
del tobillo, y a menudo la debilidad se debe a que
alguno de los huesecillos del pie está fuera de lu-
gar. Para arreglarlo correctamente es posible
que necesite acudir a un quiropráctico o un os-
teópata.
Si se tuerce el tobillo alguna vez -debido a una
superficie irregular al correr, por ejemplo- frote
enseguida los puntos de tratamiento o de ayuda.
Probablemente se suavizarán de modo inmediato
y contribuirán a que el músculo se recupere por sí
mismo y se traumatice menos. El peroneo se utili-
za especialmente en carreras de atletismo, nata-
ción, fútbol, esquí de fondo o de travesía y esquí
acuático.
Ejercicios
Correr, saltar, brincar, botar.
Pesas -flexiones de pantorrilla con polea, cuá-
driceps, extensiones de rodilla y flexiones de bra-
zos en tierra.
Gemelos
Descripción
Los gemelos y el sóleo -que está debajo
suyo- forman la masa principal de los músculos
de la pantorrilla. Se juntan en el tendón de Aquiles,
pero los gemelos llegan, a través de la articulación
de la rodilla, a ambos lados del extremo del fémur.
Ambos músculos son muy poderosos y ayudan a
empujar el pie hacia abajo o a estar de pie sobre
la punta de los pies tirando del tendón de Aquiles.
La longitud de los gemelos cambia cuando se fle-
xiona y se endereza la rodilla al contraer el grupo
de los cuádriceps en la parte delantera del muslo.
Los gemelos alcanzan su posición de funciona-
miento más ventajosa cuando la rodilla está recta
y transfiere más potencia al tobillo, especialmente
al correr y al saltar, mientras que el sóleo es más
estabilizador del tobillo, y funciona mejor cuando
está doblada la rodilla.
Cómo valorar
(Ver figura 52.) Valore este músculo y valore se-
paradamente el sóleo para diferenciar cuál de los
dos está débil.
1.' posición de valoración. El deportista se es-
tira boca abajo, con la pierna recta y el pie apun-
tado. Se ejerce presión sobre el tobillo para alejar-
lo de la cabeza. mientras se empuja hacia ella la
base del pie por la zona del dedo gordo. También
puede estabilizar la tibia sujetándola por debajo
mientras empuja sobre la planta del pie en la zona
del dedo gordo.
Músculos y optimización muscular 133
2.' poslclon de valoración. El deportista está
de pie delante de una mesa, apoyándose en ella
con las manos para mantener el equilibrio, y luego
se apoya sólo en un pie de puntillas. Se ejerce
presión sobre los hombros para tirar al deportista
erguido hacia abajo, hasta que ponga planos los
pies. Repita con el otro pie. Esta es la posición de
valoración más fácil si se es más bajo que el de-
portista. Esto valorará todos los músculos que
apuntan el pie.
Otros músculos a valorar si los gemelos están
débiles: sóleo, sartorio, semimembranoso, tibial
posterior, grupo del peroneo, flexores de los dedos
de los pies, pectoral mayor clavicular, gran dorsal,
tríceps, aductores, flexores y extensores del cuello.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Unos 5 cm por encima y 2,5 cm a cada lado
del ombligo.
2. Entre la décima, la undécima y la duodéci-
ma costillas de la espalda, a cada lado de la
columna vertebral (son las tres costillas más
bajas que pueden sentirse en la espalda).
Puntos de presión
1. La lambda o fontanela posterior. Es el pun-
to en la parte posterior de la cabeza donde
se juntan los huesos occipital y los dos pa-
rietales del cráneo, y donde a menudo está
el inicio de un rizo en espiral del cabello.
2. Puntos de digitopuntura GB-41 y T-3. El B-
41 está en el dorso del pie, donde se juntan
los huesos que se extienden hacia atrás
desde el cuarto y el quinto dedos, a medio
camino entre la base de los dedos y el tobi-
llo. Presione este punto junto con el T-3,
que está en un lugar similar en el dorso de
la mano.
3. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. Pre-
sione el punto LV-1, situado en la base de la
uña del dedo gordo del pie, en el lado más
próximo a los otros dedos, junto con el pun-
to CX-9, en la base de la uña del dedo co-
razón de la mano.
134 Tratamiento y masaje muscular
DELANTE
PUNTO DE PRESION
DETRAS
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
ti
2
Figura 52
Músculos y optimización muscular 135
DELANTE
~ : / . ~ /
PUNTOS
DE MASAJE
. ~ .
••• ,
(
Figura 52
Dieta
Los atletas deben tomar cantidades extra de vi-
tamina C. Si existe un problema constante, com-
pruebe las alergias, especialmente al tabaco, es-
casez de azúcar en la sangre, o tensión emocional
o condiciones derivadas de pequeños shocks.
Problemas deportivos
Al igual que el sóleo, estos músculos se utilizan
en todos los deportes, especialmente carreras,
salto de longitud, triple salto y ballet, y por tanto
siempre es útil trabajar sobre los puntos de trata-
miento o ayuda. (Si no lo necesitan, itampoco les
hará ningún daño!) Los gemelos están involucra-
dos en el mecanismo de locomoción que debe co-
ordinar las diversas partes del cuerpo cuando se
anda y se corre. Esta relación es particularmente
vulnerable en los deportes, porque los deportistas
utilizan su organismo bajo extremas tensiones
mentales y físicas. Siempre es conveniente con-
sultar el capítulo 5, sobre técnicas extra, para
comprobarlo. pues ello puede aliviar un sorpren-
dente número de problemas, especialmente los de
tipo recurrente.
Unos gemelos débiles causarán dolor en las
pantorrillas. incapacidad para ponerse de puntillas,
proble as e la rodilla, y fatiga por la mañana.
E e 10 ás desastroso de la humanidad para
los gemelos son los tacones altos, porque su uso
constante conduce a un acortamiento del tendón
de Aquiles, y destroza la postura del torso al au-
mentar la curvatura de la espalda baja para com-
pensar y permitir que se pueda permanecer ergui-
do en vez de inclinado hacia delante.
El siguiente invento más desastroso son las ca-
rreras dando vueltas dentro de una pista peralta-
da, o sea con inclinación lateral. En pruebas ultra-
largas, aun cuando se cambiase la dirección de la
carrera cada cuatro horas, yo siempre podría decir
en qué dirección han estado corriendo los depor-
tistas, porque las fibras de los músculos corres-
pondientes a la pierna del interior de la curva es-
tán siempre muy diferentes a los de la pierna del
exterior, al igual que los niveles de las caderas y
de los hombros y de los músculos que los sopor-
tan. Correr por carreteras donde haya desniveles
produce los mismos efectos, a menos que el de-
portista se las ingenie para compensarlo. Las za-
patillas de atletismo gastadas son igualmente per-
judiciales. Pueden ahorrarle dinero, pero no lesio-
nes. Compre zapatillas nuevas de primera calidad.
Invierta en salud y no en lesiones.
Ejercicios
Correr, saltar, brincar, botar, andar de puntillas.
Pesas -elevaciones de talones, «hacks» y sen-
tadillas.
136 Tratamiento y masaje muscular
Sóleo
Descripción
Este músculo de la pantorrilla apunta el pie acor-
tando el tendón de Aquiles en el talón, de modo
que contribuye a que los gemelos ayuden a per-
manecer de pie sobre los dedos. Para conseguir
que los gemelos dejen de ayudar, hay que flexio-
nar las rodillas y entonces ponerse de puntillas. Su
función es activa como músculo de posición que
mantiene de pie impidiendo inclinarse hacia delan-
te, estabilizando los huesos de la pantorrilla sobre
el hueso del talón.
Cómo valorar
(Ver figura 53.) El deportista se estira boca aba-
jo, flexiona la pierna en ángulo recto y apunta el
pie. Tire del talón hacia arriba y empuje hacia aba-
jo la base del pie, a la altura de los dedos, simul-
táneamente, o estabilice la parte delantera del to-
billo mientras empuja hacia abajo la citada base
del pie. Si el pie gira se debe a que el deportista
intenta utilizar los tibiales posteriores, o los mús-
culos flexores de los dedos y el peroneo.
Otros músculos a valorar si el sóleo está débil:
gemelos, sartorio, semi membranoso, gran dorsal,
aductores, tríceps, peroneo, flexor largo del pulgar,
flexores de los dedos de los pies, pectoral mayor
clavicular, flexores y extensores del cuello.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Unos 5 cm por encima y 2,5 cm a cada lado
del ombligo.
2. En la espalda, a cada lado de la espina dor-
sal, a la altura de las dos últimas costillas
(T-11y12).
Puntos de presión
1. La fontanela posterior o lambda -el punto
en la parte posterior de la cabeza donde se
juntan los huesos occipital y los dos parieta-
les del cráneo.
2. Puntos de digitopuntura GB-41 y T-3. El
GB-41 está en el dorso del pie. donde se
juntan los huesos que se extienden hacia
atrás desde el cuarto y el quinto dedos, a
medio camino entre la base de los dedos y
el tobillo. Presione este punto al mismo
tiempo que el T-3, que se halla en un lugar
similar en el dorso de la mano.
3. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. Pre-
sione el punto LV-1, situado en la base de la
uña del dedo gordo del pie, en el lado más
próximo a los otros dedos, junto con el pun-
to CX-9, en la base de la uña del dedo co-
razón de la mano.
Dieta
Los alimentos ricos en vitamina C ayudan al só-
leo. También es típico que este músculo se debili-
te si el deportista es alérgico o fuma.
Problemas deportivos
El sóleo se utiliza en todos los casos en que el
deportista necesita apuntar los dedos de los pies,
ponerse de puntillas, o saltar desde el lugar de co-
mienzo de ejercicio, especialmente en gimnasia,
rugby, baloncesto, voleibol, deportes con raqueta y
salidas de carreras de velocidad. A causa de su
asociación con las glándulas suprarrenales, es im-
portante comprobar este músculo ante cualquier
forma de asma alérgica, bajo nivel de azúcar en la
sangre, fatiga o estrés después del ejercicio. Tam-
bién puede reaccionar mal ante la tensión emocio-
nal y las contusiones subsiguientes a los acciden-
tes, o a los traumatismos que siguen a fuertes
descargas de adrenalina y a grandes dosis de ex-
citación.
El deportista se quejará de dolor en las pantorri-
llas, especialmente después de haber estado mu-
cho tiempo de pie, lo cual no se debe a deficien-
cias de calcio (que también causan rigidez). Un
sóleo débil originará una postura inclinada hacia
delante. Lea las páginas sobre los gemelos. Estos
músculos trabajan tan estrechamente juntos que
casi todo lo relevante para ellos, también lo es
para el sóleo.
Ejercicios
Correr. saltar, brincar, botar.
Músculos y optimización muscular 137
,
/
,
/
DETRAS
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
DELANTE
PUNTOS
."
DE MASAJE
~ '
- ~ .
J
,
I
/ ~
'.:.~
/
l
/
\
~
.'.
-," .
•••
DETRAS DELANTE
PUNTO DE PRESION
Figura 53
138 Tratamiento y masaje muscular
Pesas -elevaciones de talones, «hacks», sen-
tadillas.
Tibial anterior
Descripción
Es un músculo de la tibia. Estira el lado del dedo
gordo del pie hacia arriba en dirección a la cabe-
za. También estabiliza el interior del tobillo y con-
trola el bamboleo cuando se está de pie.
Cómo valorar
(Ver figura 54.) Valorar con la pierna recta y los
dedos del pie y el tobillo flexionados de modo que
los dedos apunten hacia la rodilla. Se ejerce pre-
sión contra el pie para bajarlo y alejar los dedos de
la rodilla. Posiblemente sea necesario estabilizar la
pierna por encima de la rodilla para evitar que gire.
Otros músculos a valorar si los tibiales anterio-
res están débiles: peroneo, psoas, sacrolumbar.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Unos 2 cm por encima del hueso púbico,
justo a cada lado del centro.
2. El borde superior de la segunda vértebra
lumbar, 2,5 cm a cada lado de la espina dor-
sal.
Puntos de presión
1. Las prominencias frontales -los salientes
en la frente a medio camino entre el centro
del ojo y el comienzo de la línea del cabello.
2. Puntos de digitopuntura 8-67 y L1-1 -la
parte externa de la uña del dedo pequeño
del pie, junto con el borde exterior de la uña
del dedo índice de la mano.
Dieta
Los tibiales anteriores constantemente débiles
pueden ser un indicador o pueden verse afectados
por problemas en la vesícula biliar. Los alimentos
ricos en vitamina A benefician a este músculo.
Problemas deportivos
Los tibiales anteriores se utilizan especialmente
al caminar por las colinas, en montañismo, en vela
y en carreras. La lesión más corriente de este
músculo se produce al tropezar o dar un traspiés,
especialmente en pleno vuelo o al correr, yeso
puede suceder en cualquier deporte donde se co-
rra. También pueden lesionarse si se atan los la-
zos de las zapatillas demasiado fuerte o se planta
el pie con exceso de v"iolencia en los bolos o en el
cricket. En los pies planos o en los arcos caídos
generalmente el músculo está constantemente dé-
bil. Las fisuras y las llagas están frecuentemente
asociadas al tibial anterior. No puede protegerse a
sí mismo y por eso se fatiga mucho, especialmen-
te en caminatas largas y en patinaje sobre hielo.
El tibial anterior puede ser responsable de pro-
blemas de «caída del pie», especialmente cuando
es reactivo a los músculos del ojo. Este es el caso
en que la valoración demuestra que los músculos
están fuertes, pero el deportista tropieza continua-
mente con las cosas sin razón aparente. Si sospe-
cha la existencia de este problema, consulte el ca-
pítulo 6 y use la técnica de los músculos reactivos,
junto con los músculos del ojo.
Ejercicios
Andar sobre el borde externo del pie.
Pesas -extensiones de rodilla para cuádriceps,
elevaciones, extensiones de pantorrilla con polea.
Tibial posterior
Descripción
Este músculo estabiliza la articulación interna
del tobillo. Se desplaza desde la cara interna del
peroné y desde la cara posterior de la tibia hacia
abajo, con haces que terminan en una lámina ten-
dinosa situada en el borde interno del músculo,
continúa por encima del maléolo tibial con un ten-
dón. y tira los huesos del pie hacia abajo desde la
planta lateral, girando ligeramente el pie hacia
Músculos y optimización muscular 139
DETRAS
8-67
DELANTE
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
/
/
--
,) i,
1... )i
~
PUNTOS
DE MASAJE
/ \
-:-
/'
'.
PUNTOS DE PRESION
Figura 54
140 Tratamiento y masaje muscular
dentro al hacerlo. También ayuda a apuntar los de-
dos del pie apuntando el pie.
Cómo valorar
(Ver figura 55.) Valore con el pie girado hacia
abajo (apuntado) y hacia dentro todo lo posible. Se
ejerce presión sobre la base de los dedos del pie
para empujarlo hacia arriba y hacia afuera. Estabi-
lice la parte posterior del tobillo al proceder así,
pues de lo contrario el deportista intentará utilizar
el semimembranoso para ayudar.
Otros músculos a valorar si los tibiales posterio-
res están débiles: semimembranoso, poplíteo,
psoas, peroneo, tibiales anteriores, flexores de los
dedos y los pies, sóleo, gemelos.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. A unos 2,5 cm a cada lado del ombligo y a
5 cm hacia arriba.
2. El borde superior de la segunda vértebra
lumbar, a 2,5 cm a cada lado de la espina
dorsal. Localice los salientes más prominen-
tes en la parte posterior de las caderas (a
nivel de la quinta lumbar) y cuente hasta
tres salientes en la columna vertebral para
llegar a la segunda lumbar.
Puntos de presión
1. Las prominencias frontales -o sea los pun-
tos a cada lado de la frente, a medio cami-
no entre el centro de cada ojo y el comien-
zo de la línea del cabello.
2. El punto lambda -situado en la parte poste-
rior de la cabeza, donde se juntan los huesos
occipital y los parietales. A menudo en esta
zona hay un inicio de espiral del cabello.
3. Puntos de digitopuntura 8-67 y L1-1 -en el
exterior de la uña del dedo pequeño del pie,
y el borde externo de la uña del dedo índice
de la mano, al mismo tiempo.
4. Puntos de digitopuntura LV-1 y CX-9. Pre-
sione el punto LV-1, en la base de la uña del
dedo gordo del pie más próxima a los otros
dedos, conjuntamente con el punto CX-9, en
la uña del dedo corazón de la mano.
Dieta
La debilidad en los músculos de la pantorrilla,
especialmente en el grupo de los tibiales (de los
que éste forma parte), indica frecuentemente pro-
blemas en la vesícula biliar. Este músculo puede
alterarse por falta de vitamina E y por glándulas
suprarrenales vacías. Por tanto, se han de reducir
los niveles de estrés (ver capítulo 7).
Problemas deportivos
Este músculo está involucrado en la elevación
del arco longitudinal del pie (desde el talón hasta
el dedo gordo), por lo cual frecuentemente está
débil en caso de pies planos, o pronación del pie.
También se ha de sospechar esto si la huella hú-
meda del pie del deportista no muestra imagen del
dedo pequeño.
Este músculo trabaja con los otros músculos de
la pantorrilla y de los dedos del pie para impulsar,
por lo cual es importante para una buena salida de
«los bloques» en las carreras de velocidad y en to-
dos los deportes de saltos. Proporciona «muelle»
al pie y trabaja contra el grupo de músculos pero-
neos para equilibrar al deportista en el despegue.
Si los tibiales posteriores están débiles, puede
causar pronación del pie, arcos caídos, incapaci-
dad para ponerse de puntillas, y cojera.
Ejercicios
Correr, saltar, brincar, botar, caminar de puntillas.
Músculos y optimización muscular 141
PUNTO DE PRESION
CX-9
8-67
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
.".
PUNTOS
DE MASAJE
DETRAS DELANTE
Figura 55
142 Tratamiento y masaje muscular
MUSCULOS DEL PIE
Descripción
Al igual que sucede con las manos, hay muchos
músculos que controlan el pie, y aquí he seleccio-
nado solamente los más sencillos.
Extensores de los dedos
No hay que sorprenderse de que los extensores
largos de los dedos del pie flexionen los dedos ha-
cia arriba (especialmente el dedo gordo), pero
también ayudan a flexionar el tobillo. Esto se debe
a que esos músculos cruzan varias articulaciones
yendo desde la tibia hasta el extremo de los de-
dos. En su acción también les ayudan los múscu-
los extensores más cortos.
Cómo valorar el dedo gordo
(Ver figura 56 a.) El deportista se sienta, con los
pies planos en el suelo, y el tobillo en posición
neutral (ni flexionado ni estirado), y luego eleva el
dedo gordo. Sujete el tobillo alrededor de la parte
posterior del talón para estabilizarlo, y ejerza pre-
sión sobre la uña del dedo gordo para empujarlo
hacia el suelo. No debe moverse el tobillo. Cuan-
do están débiles tanto los extensores cortos como
los largos, el deportista no puede levantar el dedo
gordo.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. Detrás de los pezones en el pecho, entre la
cuarta y la quinta costilla.
2. Justo debajo de los puntos más bajos de las
escápulas, entre la octava y la novena cos-
tilla.
Puntos de presión
La sutura lambdaidea. Localice el centro supe-
rior de la parte posterior del cuello. Hacia arriba y
en diagonal hacia fuera desde allí, a cada lado.
dos puntos a unos 6-7 cm en el cráneo.
Cómo valorar los otros dedos
(Ver figura 56 b.) Si valora los dedos sin el gor-
do, la posición de valoración es similar, pero aquí
el deportista eleva los dedos separándolos del
suelo, mientras usted los empuja por el dorso ha-
cia el suelo.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
1. En los bordes externos superiores de la par-
te delantera del hueso púbico.
2. Las prominencias más salientes en el dorso
de la parte superior de las caderas (L-S-
PSIS).
Puntos de presión
1. Fontanela anterior o bregma -el punto
exactamente detrás del centro superior de la
cabeza, donde se juntan los huesos frontal
y los dos parietales del cráneo.
2. Puntos de digitopuntura GB-41 y T-3. El
GB-41 está en el dorso del pie, a medio ca-
mino entre la base del cuarto dedo y el tobi-
llo. Presiónelo al mismo tiempo que el T-3,
situado de modo similar en el dorso de la
mano, entre la base del dedo anular y el
pliegue de la muñeca.
Problemas deportivos
Los extensores de los dedos de los pies se utili-
zan en todos los deportes en que se corre.
Ejercicios
Pesas -extensiones de pantorrillas con polea,
ejercicios de tobillo en el suelo.
Flexores de los dedos
Descripción
El flexor del dedo gordo atraviesa varias articu-
laciones y va desde el exterior del peroné por de-
Músculos y optimización muscular 143
DEDO GORDO
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
DETRAS
DELANTE
PUNTOS DE MASAJE
PUNTOS DE PRESION
I
~ l

/
I
,
I
~
,
• •
~
DETRAS DELANTE
Fig ra 55 a
144 Tratamiento y masaje muscular
LOS OTROS DEDOS
DETRAS
PUNTOS DE PRESION
DELANTE
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
DETRAS DELANTE
/
/
/
PUNTOS
DE MASAJE
f
1
,
/
Figura 56(b)
trás del tobillo y siguiendo bajo el pie hasta el ex-
tremo del dedo gordo -por lo cual también sirve
de ayuda para apuntar el pie, especialmente para
los bailarines de ballet. Mientras flexiona el dedo
gordo abajo hacia la planta del pie, también esta-
biliza el interior del tobillo.
Cómo valorar el dedo gordo
(Ver figura 57 a.) El deportista mantiene el tobi-
llo en posición neutral (ni flexionado hacia arriba ni
hacia abajo) y dobla la punta del dedo gordo hacia
abajo. Se ejerce presión por debajo del dedo gor-
do para enderezarlo, mientras al mismo tiempo se
sujeta la articulación entre el dedo gordo y el pie.
Los otros dedos
Aquí los músculos son los lumbricales y los fle-
xores cortos de los dedos. Estos músculos traba-
Ja jun os para flexionar hacia abajo los dedos
oes e la primera y la segunda articulación.
Cómo valorar los otros dedos
(Ver figura 57b.) Se estabiliza el pie del deportis-
ta sujetándolo cerca de los dedos. El deportista tira
los dedos hacia abajo. Se ejerce presión debajo
del primer hueso (Iumbricales) o del hueso medio
(flexor corto de los dedos) para enderezarlos.
TRATAMIENTO PARA TODOS LOS FLEXORES
DE LOS DEDOS
Puntos de masaje
1. En los bordes superiores externos del hue-
so púbico.
2. En los salientes más prominentes en la par-
te superior del dorso de las caderas (L-5-
PSIS).
Puntos de presión
1. Prominencias frontales -a cada lado de la
frente. entre el centro de las cejas y el co-
mienzo de la línea del cabello.
Músculos y optimización muscular 145
2. Puntos de digitopuntura -los mismos que
para los extensores de los dedos del pie
(ver figura 56b).
Problemas deportivos
Los flexores de los dedos se utilizan en ballet,
salida de carreras de velocidad y carrera, salto de
altura, barra (gimnasia), montañismo.
Ejercicios
Pesas -sentadillas «hack» y elevaciones de ta-
lón.
Abductor del dedo gordo
Descripción
Cuando este músculo está débil conduce a la
formación de llagas, pies planos (arcos caídos) y
los consiguientes problemas de rodilla. Todo esto
sucede cuando no es posible estirar recto el dedo
gordo para equilibrar el pie y soportar el arco. Los
problemas recurrentes pueden hacer necesaria la
ayuda de un podólogo.
Cómo valorar
(Ver figura 58.) Con el pie del deportista en po-
sición neutral (sin apuntar arriba ni abajo), estabili-
ce sujetando el pie por el lado del dedo pequeño.
El deportista extiende los dedos, especialmente el
dedo gordo, y entonces se ejerce presión sobre el
lado del dedo gordo, para empujarlo hacia los
otros dedos.
TRATAMIENTO
Puntos de masaje
En el lado izquierdo del pecho, entre la séptima
y la octava costilla; en el lado izquierdo de la es-
palda, cerca de la columna vertebral, a la altura de
la base de la escápula.
146 Tratamiento y masaje muscular
DETRAS DELANTE
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
• • 1',
1, U
f
PUNTOS
DE MASAJE
(
I
/
PUNTOS DE PRESION
DEDO GORDO
Figura 57(a)
Músculos y optimización muscular 147
DETRAS DELANTE
PUNTOS
DE DIGITOPUNTURA
PUNTOS DE PRESION
1
/
r
...
_:::5 :T=iOS DEDOS
Figura 57(b)
148 Tratamiento y masaje muscular
Puntos de presión
1,2 cm encima de la fontanela posterior o lamb-
da -el punto en la parte posterior de la cabeza,
donde se juntan los huesos occipital y los dos pa-
rietales del cráneo.
Fórmula para reducción
del dolor general
Es una fórmula útil que reducirá los niveles de
dolor general e incluso puede solucionar entera-
mente el problema. Sigue el ciclo Meridiano de
Acupuntura China. Si no sabe lo que es, no se pre-
ocupe -funcionará de todos modos.
Evalúe el nivel de dolor en una escala de 0-10.
Valore y corrija la lista de músculos que se expo-
ne a continuación una y otra vez. Si un músculo no
se fortalece, déjelo y pase al siguiente. Vuelva a
valorarlo al final, pues entonces puede ser que
esté fuerte. Si no lo está, pase al capítulo 6 para
más ayuda con técnicas avanzadas.
1. Orden de verificación de músculos:
supraespinoso
redondo mayor
pectoral mayor clavicular
gran dorsal
subescapular
cuádriceps (verificación general)
peroneo
psoas
glúteo mediano
redondo menor
poplíteo o deltoides anterior
pectoral mayor interno (del esternón)
serrato anterior
tensor de la fascia lata
2. A continuación compruebe:
a) inhibición auricular y visual, y
b) Alivio de Tensión Emocional (ESR =
"Emotional Stress Relief,,), más localización
de dolor 11 (ver Técnicas Avanzadas en ca-
pítulo 6).
3. Vuelva a valorar todos los músculos que no
se habían fortalecido anteriormente.
4. Evalúe de nuevo el nivel de dolor.
Con mucha frecuencia, la mera aplicación de es-
tas técnicas resolverá el problema.
Músculos y optimización muscular 149
SOLAMENTE
LADO IZQUIERDO
Figura 58
PUNTOS
DE MASAJE

SOLAMENTE
LADO IZQUIERDO
DETRAS DELANTE
Recopilación y óptima
aplicación práctica
as a ahora en este libro he explicado cómo va-
a' los músculos débiles y los sistemas para for-
:a e erlos. Podrá comprobar que estos métodos
' ~ ~ c a la mayor parte de las veces. Sin embar-
;;c es aro hallar debilidad solamente en un mús-
=_ c o r lo cual deberá tomar una decisión: forta-
eee' a edida que descubra un músculo débil, o
e-cc"" ar en primer lugar todos los músculos débi-
es es ablecer el cuadro completo antes de em-
ezar a ortalecerlos.
El orimer método funciona bien y no es compli-
cado. pero es lento y no manifiesta las relaciones
e re las debilidades de los músculos. El segundo
método requiere más sofisticación y es más rápido
y más eficaz.
La prioridad fundamental del cuerpo es la su-
pervivencia, y cuando no puede resolver un pro-
blema y una función tal como es necesario debido
a una lesión, encuentra un medio alternativo utili-
zando otros músculos (los sinérgicos), en un es-
fuerzo de compensación. Esto pone en tensión a
los sinérgicos, que entonces pueden fallar, origi-
nando a su vez ulteriores compensaciones en una
especie de efecto dominó. Por esta razón el dolor
que siente el deportista puede ser debido a un
músculo compensatorio sobrecargado (el sinérgi-
ca), más que al propio problema inicial. (Frecuen-
temente un deportista, erróneamente, «corre a pe-
sar del dolor» y éste desaparece. Esto se debe a
que el grito de ayuda que señalaba el dolor se ha
desatendido. por lo cual el cuerpo ha compensado
ahora utilizando otros músculos.)
Entonces si se trata sólo la compensación y no
la ca sao el problema reaparecerá una y otra vez.
El eroo tiene un conocimiento «innato» y tam-
bién un orden prioritario de debilidades que deben
arreglarse, y que quizá no nos parezcan lógicas.
Créalo.
Cómo saber qué tratar en primer
lugar
1. Valore todos los músculos que crea que son
importantes en el problema, y anote cuáles
son los débiles.
2. Valore otra vez los músculos que encontró
débiles, mientras usted o el deportista sos-
tiene una mano en la modalidad-de-mano
de prioridad. Es aquella en la que se coloca
la punta del dedo medio junto al pliegue en
medio de la articulación en el interior del
pulgar. Cualquier músculo débil que ahora
se vuelva fuerte tiene prioridad. Trátelo en
primer lugar. Si encuentra más de una prio-
ridad, entonces es que probablemente el
deportista está deshidratado. Hágale beber
un vaso grande de agua y vuelva a valorar.
a también puede ser correcto tratar todos
los músculos prioritarios pues el orden no
es significativo -pero esto es raro-o Más
bien, sospeche la posibilidad de un error de
valoración.
Cómo decidir qué aspecto
restablecer en primer lugar
Frecuentemente un músculo requerirá varios
medios de fortalecimiento para llegar a estar real-
152 Tratamiento y masaje muscular
mente firme y permanecer fuerte durante un tiem-
po, y siempre es una buena idea respaldarlo con
el adecuado apoyo de una nutrición correcta.
Valore de nuevo el músculo débil utilizando el
test SNEAK (iniciales de "Structural», «Nutritio-
nal», «Emotional», «Acupuncture»). Consiste en
una serie de posiciones o modalidades de ma-
no. Usted o el deportista pueden poner la mano
así:
a) Punta del pulgar con punta del dedo índice
= Problema estructural.
b) Punta del pulgar con punta del dedo medio
= Problema de nutrición.
e) Punta del pulgar con punta del dedo anular
= Problema emocional.
d) Punta del pulgar con punta del dedo meñi-
que =Problema de digitopuntura
Si ahora el músculo se vuelve fuerte al valorar-
lo con la modalidad de mano, necesita ayuda o
tratamiento en ese aspecto particular. Para los
problemas estructurales trabaje sobre los puntos
de masaje. Utilice los puntos de presión solamen-
te en la cabeza, o alguna de las técnicas extra del
capítulo 6.
Para los problemas de nutrición, haga masticar
un pequeño trozo de uno o más de los alimentos
indicados y vea si el músculo se fortalece.
Para los problemas emocionales, consulte el ca-
pítulo 7 y utilice las técnicas de alivio de la tensión
emocional (ESR = «emotional stress release»).
Para digitopuntura, utilice los puntos de esta
técnica. Frecuentemente más de una de estas
modalidades de mano fortalecerá al músculo.
Cuando haya tratado al músculo prioritario, puede
ser que se encuentre con que algunos o todos los
otros músculos que estaban débiles ahora están
fuertes. Formaban parte del mecanismo de com-
pensación y de adaptación del cuerpo.
Debilidades ocultas
Si sospecha que un músculo solamente está
fuerte al 51 por ciento, dé un pellizco o una suave
palmada al deportista al mismo tiempo que efectúa
la valoración. Si se vuelve débil otra vez, necesita
más trabajo o alguna otra terapia. Valore de nue-
vo con el test SNEAK. Es probable que haya o i-
tido alguna cosa.
Si no está seguro de haber trabajado bastante
sobre los puntos de tratamiento, tóquelos y valore
otra vez el músculo, y vea si hay algún cambio de
fuerza. Si no aparece ningún cambio, usted ha he-
cho bastante. Si se vuelve más fuerte, haga más.
Si está débil de nuevo, haga algo diferente. El
tiempo óptimo para los puntos de masaje son 30
segundos de firme fricción. Un tiempo superior no
hace ningún bien, y sólo puede contribuir a erosio-
nes. Los puntos de presión pueden necesitar entre
10 segundos y 10 minutos, pero de nuevo el pro-
medio de tiempo adecuado es de 30 segundos.
Cuando se tiene experiencia se llega a notar el
momento de acabar el tratamiento del punto, ya
sea porque usted o el deportista suspira, ya por-
que súbitamente se siente más relajado y las pul-
saciones son lentas y acompasadas.
Aeróbicolanaeróbico
Frecuentemente la práctica de los deportes im-
plica el uso repetitivo de un músculo que, aunque
en la valoración aparece fuerte, llega a fatigarse
después de una actividad sostenida o continua.
1. Valore el músculo sospechoso. Estará fuerte.
2. Vuelva a valorar al menos diez veces rápi-
damente -el músculo llegará a estar débil.
3. Si ahora se vuelve fuerte y permanece así
cuando el deportista realiza el tratamiento
en los puntos de masaje y de presión, es
necesario seguir trabajando estos puntos
durante 3-4 minutos al menos, pues ha ha-
bido un riego linfático inadecuado y una
deuda de oxígeno en el músculo, que ha
causado obstrucción y el consiguiente debi-
litamiento.
Valoración con sustituto
Hay ocasiones en que desearía valorar los mús-
culos pero no es posible. Son casos en que el de-
portista está exhausto, inconsciente, deshidratado
o en una silla de ruedas, y por tanto no puede co-
locarse en la posición adecuada para la valora-
ción. o no puede comprender lo que se le dice, de-
bido a problemas de audición o a una barrera idio-
á Ica. En tales circunstancias se puede utilizar
u susti o.
Un sustituto es otra persona, preferiblemente de
la misma familia y del mismo sexo, que se somete
a la valoración de los músculos mientras está en
contacto con el deportista tocándole al mismo
tiempo que se realiza la valoración. No hace falta
decir que es preciso valorar antes los músculos
del sustituto, y que el resultado indique que están
fuertes. Hay que proceder del modo siguiente:
1. Valore al sustituto y corrija cualquier debili-
dad muscular.
2. Vuelva a valorar al sustituto mientras está
en contacto físico con el deportista. El sus-
tituto rompe el contacto si se encuentra una
debilidad.
3. Masajee o presione los puntos de trata-
miento necesarios sobre el deportista, no
sobre el sustituto (a menos que no haya
otro medio).
<i Valore otra vez al sustituto, quien de nuevo
está en contacto con el deportista. Si usted
a hecho bien las correcciones, el sustituto
dará un resultado de fuerte, lo cual significa
que el deportista estará fuerte. He observa-
do cómo se producían cambios dramáticos
en el espacio de pocos minutos con este
método.
Desviación
De vez en cuando sucede que la debilidad del
músculo se manifiesta en el lado equivocado del
cuerpo -el derecho en lugar del izquierdo, la par-
te superior en lugar de la inferior, delante en lugar
de la espalda, o viceversa-o Por esta razón es re-
comendable trabajar en los puntos de tratamiento
de ambos lados del cuerpo, aunque el problema
sólo se manifieste en un lado.
El cambio de lugar se produce generalmente
como respuesta a un estrés o una tensión de al-
gún tipo. Puede ser mental, físico o químico. Ca-
sos típicos son después de un accidente de tráfi-
co en carretera, después de comer un alimento
alérgico. después del mareo producido al viajar en
automóvil u o ro medio de transporte, etc. El cuer-
po recibe mezclados los mensajes. Valórelo ha-
llando úsculo fuerte, y luego vuelva a valorar
deprisa res veces. utilizando su mano derecha, la
izq lerda ra vez la derecha. Si ahora se debi-
la e . l. e tonces se está produciendo una
Recopilación y óptima aplicación práctica 1-S3
desviación. Si supone que esto pudiera ser un
problema para usted o para el deportista, friccione
los siguientes puntos conjuntamente antes de va-
lorar:
a) Desviación de derecha a izquierda -masa-
jee el ombligo y el K-27 (el K-27 está exac-
tamente debajo de las vértebras cervicales,
a cada lado de la parte superior del ester-
nón).
b) Desviación de la parte superior a la inferior
-masajee el ombligo al mismo tiempo que
el CV-24 y el GV-27 (que están en el labio
inferior y el superior, directamente debajo
de la nariz).
e) Desviación de delante a la espalda -masa-
jee el ombligo y el coxis (hueso del fin del
espinazo).
Masajee los puntos del deportista. No se produ-
cirá ningún daño si masajea los puntos cuando no
existe problema alguno, por tanto ¿por qué no
masajearlos en cualquier caso?
Anticalambre
Solamente de vez en cuando, al estar valorando
un músculo -el bíceps femoral o el sóleo, por
ejemplo- sucede que se produce un calambre en
el mismo. Los métodos tradicionales han sido esti-
rar violentamente el músculo y/o masajearlo a fon-
do. Un método mucho más fácil, más rápido y me-
nos doloroso es cepillarlo muy vigorosamente y
muy ligeramente durante diez segundos, como si
le quitase el polvo con un cepillo. Esto dispersa el
exceso de energía almacenada en el músculo y
hace que vuelva a la normalidad. Constituye una
excelente técnica de primeros auxilios y también
es útil si uno se despierta a media noche con un
calambre.
Técnicas de origen e inserción
y de células eje
Hay una técnica que funciona casi siempre,
pero debido a ello tiendo a utilizarla como último
recurso, ya que el efecto puede ser breve.
Trabajando sobre las células sensoriales del
propio músculo, hay dos medios para fortalecer
154 Tratamiento y masaje muscular
un músculo. El primero es empujar conjuntamen-
te los dos extremos del músculo (el origen y la in-
serción). Esto produce el efecto general de acor-
tar artificialmente el músculo, y por consiguiente
fortalecerlo. (Lo contrario también es cierto -si
usted estira los dos extremos de un músculo fuer-
te, separándolos, en la valoración aparecerá dé-
bil.)
El segundo medio es separar las «células eje»
en el centro del músculo, de modo que no estén
excesivamente apretadas y puedan trabajar más
eficientemente. Esto fortalecerá el músculo. Natu-
ralmente, lo contrario también es cierto -si se
empuja el centro del músculo conjuntamente. eso
lo debilitará.
Estos efectos pueden demostrarse dramática-
mente sobre los grandes músculos de posición, ta-
les como los cuádriceps. Sin embargo, si usted no
ha seleccionado el problema subyacente en el
músculo, el efecto de esas técnicas no durará mu-
cho, y el mismo músculo se reajustará para aco-
modarse al antiguo problema en muy poco tiempo.
Lo utilizo al trabajar sobre músculos reactivos (ver
capítulo 6) o para conseguir que un deportista su-
pere momentáneamente una dificultad hasta que
yo pueda tratar el problema subyacente.
Técnicas avanzadas
Técnica de músculos reactivos
o,~ e b e la técnica de músculos reactivos si, des-
=_55 e aber trabajado sobre todos los puntos de
:'2:a- e la habituales, todavía subsiste un proble-
-2.:: permanente, espasmos, punzadas o rigi-
___ a posición parece distorsionada pero los
- _ s ~ _ s se manifiestan fuertes en la valoración;
;2.-a 'es r ngida de movimientos, músculos super-
g'a'1 es. uy flojos; recurrir persistentemente a
- _s s de acción similar, o bien no sabe qué
-as ~ a c e r para ayudar.
Darece ser que hay algunas combinaciones co-
-J'es. a nque todo músculo puede ser reactivo
a le c alquier otro. Posiblemente sea un problema
de sincronización, que llega a alterarse a causa de
lesiones o de un uso excesivo de esa particular
combinación de músculos. El resultado es que un
músculo no llega a inhibirse normalmente (a des-
conectarse apropiadamente) o en el momento co-
rrecto para permitir que su antagonista (el múscu-
lo opuesto) se contraiga, por lo cual tiene que tra-
bajar a media potencia.
Esto puede conducir a un dolor punzante en el
músculo que no puede relajarse o a un dolor en
el antagonista sobrecargado, o incluso al grupo de
antagonistas. Otros síntomas pueden ser es-
pasmos, funcionamiento deficiente, articulaciones
que parecen ceder súbitamente, o un músculo que
está fuerte en la valoración y, no obstante, produ-
ce dolor cuando se le utiliza.
Frecuentemente la postura puede ser un indicio
para hallar el músculo que no se relaja y que está
«fijado demasiado alto». Observe detalladamente
al deportista en busca de problemas de postura,
tales como orejas, hombros, caderas, rodillas o
pies desnivelados o girados hacia delante o hacia
atrás. Los músculos mueven los huesos y los man-
tienen en su lugar; así pues, a partir de lo que vea
y de la figura 1, determine qué músculos es pro-
bable que estén demasiado rígidos. Por ejemplo,
un hombro alto en un lado puede indicar un trape-
cio superior rígido en ese lado, que tira del hombro
hacia arriba, o un gran dorsal rígido en otro lado
que tira ese hombro hacia abajo.
El sistema más común para hallar un músculo fi-
jado demasiado alto es valorar dos músculos con-
juntamente. Si ambos estaban fuertes previamen-
te y ahora uno está débil, entonces el fuerte está
fijado demasiado alto y está inhibiendo a otros
músculos cuando no debiera hacerlo. Un caso típi-
co es el del trapecio superior y el gran dorsal.
Otro medio para hallar músculos reactivos es va-
lorar dos músculos en rápida sucesión: valore el
músculo A (fuerte), valore ahora el músculo B
(fuerte); vuelva a valorar el músculo A (ahora
débil).
Cómo corregir los músculos reactivos
1. Hallar el músculo fijado demasiado alto. (Es
el que permanece fuerte.)
2. Hallar el músculo que se vuelve débil (pue-
de haber más de uno) con alguno de los
medios descritos anteriormente, mientras el
deportista, sujeta el puente de su nariz.
3. Desconecte el músculo fuerte con alguno de
los métodos siguientes, o con todos ellos:
a) separar los extremos del músculo;
156 Tratamiento y masaje muscular
b) pellizcar el centro del músculo conjunta-
mente (generalmente está muy tierno);
e) dar palmadas muy ligeras y muy vigoro-
sas al músculo;
d) palmetear muy ligeramente los puntos de
masaje;
e) golpetear finamente los puntos de presión
(no los puntos de digitopuntura). Obsérvese
que esto es lo contrario de las instrucciones
normales dadas en el capítulo 3. De todos
los puntos de tratamiento disponibles, lo
mejor es trabajar sobre el propio músculo
[al-e) anteriores].
4. Vuelva a valorar el músculo o los músculos
que estaba(n) débiles. Ahora deberían estar
fuertes. Si no es así, fortalézcalos. Valore
de nuevo los músculos previamente débiles
para restablecerlos.
5. Golpetee sobre la frente del deportista en un
círculo de 5 cm en el sentido de las agujas
del reloj. Esto hará que vuelva a la normali-
dad el músculo anteriormente fuerte que us-
ted había debilitado (si es que ya no se ha-
bía restablecido por sí mismo).
6. Valore todas las combinaciones de múscu-
los de la manera que los probó en primer lu-
gar, y si ha utilizado correctamente la técni-
ca, todos los músculos deben estar fuertes
y sin dolor. Si no es así, repita la corrección.
Una combinación sorprendente, pero no insólita,
es la de los músculos de los ojos y los músculos
de los tobillos. Un comportamiento sintomático in-
cluye tropiezos en los bordillos de las aceras, tras-
piés y falta de confianza al bajar las escaleras o en
las pendientes hacia abajo. Lo que sucede es que
los músculos de los tobillos de la víctima se des-
conectan cuando mira hacia abajo -¡circunstan-
cia realmente desafortunada para cualquier depor-
tista!
Cómo valorar y corregir
El deportista se estira sobre la espalda y mue-
ve los ojos hacia arriba y hacia abajo. Si parece
que los pies siguen involuntariamente el movi-
miento de los ojos, entonces es necesario efectuar
una corrección. Haga que el deportista mire recto
al frente o hacia arriba y valore los tibiales anterior
y posterior y el peroneo. Pida al deportista que
mire abajo hacia los pies (aquí también pueden
estar implicados los músculos del cuello) y vuelva
a verificar los tibiales anterior y posterior y el pero-
neo. Si ahora cualquiera de ellos está débil, eso
confirma el problema.
Para restablecer el equilibrio, debilite temporal-
mente los músculos del ojo presionando firme-
mente sobre el lugar situado en una pequeña hon-
donada 5 cm hacia arriba, y 45° en diagonal des-
de la oreja hacia la parte posterior central de la
cabeza -a nivel con el punto más alto de las ce-
jas-. Fortalezca inmediatamente los músculos
que estaban débiles utilizando los puntos impor-
tantes de «ayuda» o tratamiento, mientras el de-
portista mira hacia los pies. Los músculos del ojo
se restablecerán muy rápidamente al volver a va-
lorarlos, quedando como al principio.
Si la valoración hace recordar una caída o una
colisión particularmente desagradable, relacionada
con un tropezón mientras se miraba hacia abajo,
trabaje el caso utilizando las técnicas ESR o de
alivio de la tensión emocional (ver capítulo 7).
Reducción del dolor
Hay muchas maneras de reducir el dolor, aparte
de tomar analgésicos. En digitopuntura se utilizan
diversos métodos, y otro sistema usa puntos dis-
paradores. En este libro recomiendo dos métodos
que, por lo que sé, no proceden de ninguna de es-
tas fuentes.
El primer método trabaja sobre el mismo múscu-
lo y es para el dolor agudo. El segundo emplea la
imaginación y es útil para el dolor residual.
Reducción de dolor I
1. Descubra por medio de la valoración mus-
cular cuál es exactamente el músculo que
falla. Generalmente está débil, pero puede
aparecer como fuerte en la valoración y qui-
zá con una sensación ligeramente vibrato-
ria.
2. Mire el gráfico del músculo y compárelo con
el del deportista.
3. Localice otro músculo que esté fuerte para
que actúe como músculo indicador.
4. Cuidadosa y lentamente -muy poco a
poco- palpe el músculo que duele y, a me-
dida que lo hace, valore de nuevo el mús-
culo indicador. El punto que toque cuando
el músculo indicador dé la señal de débil es
donde se encuentra el problema. (Sin em-
bargo, este método no le aclara cuál es el
problema, sino solamente indica que hay
un problema.)
5. Pellizque firmemente en cada lado del lugar
del músculo dolorido que causó que se de-
bilitase el músculo indicador.
6. Si ha tenido éxito, al tocar ahora el lugar no
causará debilidad en el músculo indicador.
7. Compruebe el resto del músculo y trátelo si
fuere necesario. Un músculo típico que se
halla frecuentemente con este tipo de pro-
blema es el trapecio superior.
8. Dé suaves palmadas en una zona circular
de 5 cm de diámetro, en el sentido de las
agujas del reloj, sobre la frente del deportis-
ta para restablecer la conexión músculo-
ente, y pregúntele dónde le duele ahora
(si es que aún tiene dolor).
o Retroceda a la fase 1 anterior y reduzca
el dolor del nuevo músculo. Frecuente-
e te esto revela viejas cadenas de com-
pensación que el mismo cuerpo se ha
construido para intentar resolver el pro-
blema.
Reducción de dolor 11
1. El deportista debe sentarse (o estirarse) en
una posición cómoda.
2. Active el dolor por medio de la valoración
muscular o colocando el cuerpo en tal posi-
ción que se reproduzca el dolor. Evalúe el
nivel de dolor en una escala de 1-10.
3. Anime al deportista a que describa el dolor
tan exactamente como sea posible; hágale
preguntas como éstas: ¿Cuántos centíme-
tros mide la zona exacta del dolor? ¿Qué
forma tiene? ¿Tiene algún color? ¿Es con-
sistente. tan duro como una piedra, o sólido
como un bloque de madera, o suave como
na n be? ¿Es móvil o estático? ¿Gira, se
ensa c a. es punzante, es palpitante? Y
así s cesi a ente. Invente preguntas para
a ¡e er a a ención del deportista sobre el
00 '
Técnicas avanzadas 157
4. Pida al deportista que respire profundamen-
te y que observe el dolor -«respire a través
del dolor» es una frase útil.
5. Después de aproximadamente un minuto,
pida al deportista que describa de nuevo el
dolor detalladamente. Hágale preguntas
como las siguientes: ¿Todavía es rojo o ver-
de (o cualquier otro color que hubiera dicho
antes)? ¿Todavía duele en esa zona de
5 x 5 cm (o cualquier otro tamaño que se
hubiera mencionado anteriormente)? ¿Es
como una nube y giratorio?, etc. General-
mente habrá cambiado en cierto grado y ha-
brá disminuido.
6. Evalúe de nuevo el nivel de dolor y repita
las fases 3-5 hasta que se haya esfumado
el dolor. Una vez desaparecido, dé instruc-
ciones al deportista para que no lo busque
de nuevo, pues ya no lo necesita más.
Estiramiento y pulverización,
relajación de la aponeurosis
Son métodos de primeros auxilios que algunas
veces se utilizan en fisioterapia, pero que vale la
pena mencionar aquí. Trabajan sobre el mismo
músculo.
Cómo reconocer este problema
Un músculo que esté fuerte se contraerá tan
fuertemente desde una posición estirada como
desde una posición neutral. Si los receptores ner-
viosos del músculo se confunden, el músculo se
debilitará después del estiramiento.
1. Valore el músculo -debe estar fuerte aun
cuando se manifieste de algún modo una
función irregular.
2. Estire el músculo al máximo. Entonces el
deportista mantiene esta posición, mientras
usted le da un suave estirón para estirarlo
más aún.
3. Si el músculo se vuelve ahora débil en la
nueva valoración, corríjalo con estiramiento
y pulverización, relajación de la aponeurosis
y la técnica de «hyperton X» (ver más ade-
lante).
158 Tratamiento y masaje muscular
Estiramiento y pulverización
Coloque el músculo en posición estirada y pul-
verícelo durante 30 segundos con un spray que
contenga un producto que alivie el dolor. Si el spray
contiene flurometano, congelará la zona. Manten-
ga el frasco a una distancia de unos 45 cm. Será
suficiente una ligera escarcha sobre la piel -no
hay que pasarse. Como alternativa, se puede apli-
car sobre la piel un pañuelo que contenga cubitos
de hielo, aunque eso puede ser bastante incómodo.
Trabaje solamente desde el origen del músculo
(el extremo que está en el hueso que no se mue-
ve cuando contrae el músculo) hacia la inserción
(el extremo unido al hueso que se mueve al con-
traer el músculo). Pulverice o frote con los cubitos
de hielo únicamente en esta dirección durante
30 segundos aproximadamente, manteniendo esti-
rado el músculo. Vuelva a valorar el músculo como
antes. Ahora debe permanecer fuerte.
Relajación de la aponeurosis
1. Localice el músculo que necesita ayuda (ver
párrafos anteriores).
2. Cubra el área espolvoreándola con polvos
de talco, o aplique un aceite de masaje para
evitar erosiones en la piel.
3. Estire la aponeurosis del músculo (la capa
del músculo que se ha convertido en dema-
siado rígida como la piel de una salchicha).
Incremente gradualmente la presión, trabaje
hasta llegar a utilizar una presión profunda
(un pulgar encima de los otros dedos) hacia
abajo del músculo (desde el origen hasta la
inserción) paralelamente a las fibras muscu-
lares. Repítalo entre dos y cinco veces.
Nunca trabaje las fibras en sentido cruzado.
4. Vuelva a valorar como antes. Ahora el mús-
culo debe permanecer fuerte. Típicamente,
el pectoral menor necesita este tratamiento
en deportistas con hombros redondos, o
que frecuentemente duermen con los bra-
zos detrás o encima de la cabeza, indican-
do un problema de drenaje linfático.
Estiramiento-contracción
A menudo cuando una lesión daña a los recep-
tores del músculo, éstos no reciben el mensaje de
que ahora todo está bien, y continúan protegien-
do al cuerpo como si todavía estuviesen lesio-
nados.
Cómo valorar
1. Escoja un músculo que esté fuerte, pero
que todavía tenga un punto de dolor o esté
en un área general de dolor.
2. El deportista contrae el músculo y entonces
se le aplica presión para contraerlo aún
más.
3. Vuelva a valorar el músculo normalmente.
Si se necesita la técnica de estiramiento-
contracción, el músculo ahora estará débil.
Cómo corregir la debilidad
con estiramiento-contracción
1. Localice el punto más blando en el músculo
-puede estar en el centro del músculo o en
el tendón. Presione ese punto.
2. A medida que el deportista espira lenta-
mente, se mueve su cuerpo de modo que
los dos extremos del músculo estén juntos y
tan próximos como sea posible (y por con-
siguiente el músculo esté muy contraído) y
el mismo punto de dolor se haya ido o casi
ido. Por ejemplo, si el músculo afectado
está en la parte delantera del cuerpo, se
contrae el cuerpo inclinándose hacia delan-
te; si está en la espalda, se estira el cuerpo
hacia atrás. Cuanto más cerca esté la loca-
lización del músculo afectado del lado del
cuerpo, más se habrá de girar el cuerpo.
3. Entonces el deportista mantiene esta posi-
ción, mientras se ejerce presión con dos de-
dos, o con las dos manos, sobre el lugar do-
lorido en el centro para separar el músculo
continuamente durante 30 segundos. Si el
lugar dolorido está sobre el tendón en cual-
quier extremo, entonces se ejerce presión
sobre el punto para empujarlo hacia el cen-
tro del músculo durante 90 segundos.
4. Muy lentamente, vuelva el cuerpo a una po-
sición normal. El deportista debe permane-
cer completamente pasivo sin emplear nin-
gún tipo de ayuda para mover o elevar un
miembro.
Técnicas avanzadas 159
Es importante trabajar solamente el músculo con
resistencia cuando el deportista espire. Muchas
personas dejan de respirar, o empujan cuando ins-
piran. lo cual sólo sirve para empeorar el pro-
blema.
La gran ventaja de esta técnica es que el depor-
tista está bajo control todo el tiempo, pero si pone
demasiado entusiasmo para lograr que los múscu-
los trabajen otra vez, insista en que utilice sólo la
presión suficiente (únicamente el 10-20 por ciento)
para que el músculo actúe contra la resistencia de
usted.
Esta técnica tiene éxito especialmente allí donde
se presentan problemas como resultado de movi-
mientos repetitivos que requieren una contracción
muscular específica (como en una longitud de zan-
cada que tenga ciertos parámetros). Los músculos
implicados tienen un potencial mayor que el utili-
zado en la longitud de zancada, y ocurre como si
el músculo particular creyera que esa longitud de
zancada es su potencial completo, y por consi-
2. Extienda el músculo causante del problema
todo lo posible. Si eso causa dolor, párese
en ese punto y vuelva a estirar justo lo sufi-
ciente para que desaparezca el dolor -ge-
neralmente alrededor de 1 cm.
3. Valore de nuevo el músculo indicador,
mientras mantiene en posición el músculo
causante del problema. Si ahora se debilita
el músculo indicador, entonces el músculo
problemático es hipertónico.
4. Mantenga extendido el músculo problemáti-
co del deportista, impidiéndole que se mue-
va hacia atrás con una mano o con ambas.
5. El deportista efectúa una inspiración profun-
da y, mientras espira, pone suavemente en
acción el músculo como si fuera a contraer-
lo para volverlo a su posición normal. Esto
debe hacerse lentamente, durante una
cuenta de 8 segundos.
6. El deportista relaja el músculo problemático
y ahora lo extenderá más que antes. Ase-
gúrese de que está flojo. Es importante ha-
cerlo lentamente para dar tiempo al múscu-
lo para ajustarse otra vez. Ahora ésta es la
nueva posición de partida.
7. Repita las fases 4-6 hasta tres veces.
8. Vuelva a valorar como en las fases 2 y 3.
Ahora el músculo indicador debe permane-
cer fuerte.
Cómo tratar un músculo hipertónico
::e "" 'sculo indicador fuerte. Utilice
e s_o'aeso oso, los cuádriceps, o cual-
s' 'sculo adecuado.
En el aspecto de nutrición, puede hallarse ayuda
para favorecer a los músculos en los alimentos
q e contengan vitamina B'2'
Hyperton X
Es a técnica (una combinación extraída de otros
odos y coordinada por Frank Mahoney, OC)
r->eJ ra el rendimiento mental y físico y la coordi-
nac' . reactiva los mecanismos musculares, esti-
a mejor movimiento de la columna vertebral
: e os uesos y corrige muchos de los proble-
-2S a mencionados. Hyperton X logra también
:aoos brillantes restableciendo la gama de
e tos potenciales, perdida a causa de un
:-2_-8: s o. Aquí me limito a explicar solamente
::. ás sencilla de la técnica -pero no obs-
e'e uva.
:. . s:a a un terapeuta, generalmente los mús-
:_ :5 se aloran mientras el deportista está de pie
:: es: '20 con las piernas rectas. Esto no suce-
=e:c.s ca en el deporte, cuya propia naturaleza
imiento. Si en la valoración los múscu-
=s::s eo ista se manifiestan fuertes mientras
eS:2::3 e con las piernas rectas, pero débiles
o a ligeramente las rodillas, se dan to-
::::S ::3 I S de típicos músculos hipertónicos.
.0 ss es ado favorable para ganar un partido
:-6 ""e oocos partidos se ganan con piernas
--o. es 'gidas!
-os ulos más corrientemente afectados son
6 'e 'argo del pulgar, el flexor largo de los de-
coSo s ge elos. el sóleo, los bíceps femorales, el
;; _:e a oro el rapecio superior y el diafragma.
s los comúnmente afectados son los
",,8' os. piramidal, psoas, abdominales, sacro-
a es esternocleidomastoideo. Sin embargo,
'sculo puede verse afectado, y con
l" adosa elaboración de estrategia, frecuen-
:e es posible que el deportista aprenda a uti-
za oers almente la técnica hyperton X. Sé que
'1a ou e la ha calificado de "otra técnica más de
os:e Da 'a 'isioterapia». No es así. La inclusión
a 'acló del músculo y la respiración
e en e sus posibilidades.
160 Tratamiento y masaje muscular
guiente desconectase en ese punto, como se ha
hecho tan frecuentemente como parte de la zan-
cada.
Técnicas de integración
coordinada (TIC)
(O qué hacer cuando usted no puede obtener
respuesta de su valoración.)
Frecuentemente se necesita un músculo indica-
dor como medio para juzgar la integridad o estado
de salud de alguna otra parte del cuerpo. Para ello
se necesita un músculo que reaccione normal-
mente y se debilite o se fortalezca cuando se le
solicite. Uno de los riesgos no mencionados antes
es que un músculo fuerte puede estar «super-fuer-
te» -o sea, tan conectado que nada lo debilitará
con el procedimiento normal- lo que proporciona
resultados falsos si usted lo utiliza como músculo
indicador.
Alternativamente, el deportista puede tener un
músculo tan desconectado que nada de lo que us-
ted haga servirá para cambiarlo, aun cuando apa-
rentemente no haya nada erróneo con respecto al
mismo. Un músculo normal tiene un equilibrio con
su oponente (o antagonista). Cada uno permite al
otro la facilitación y la inhibición, al estilo de un co-
lumpio con sistema de palanca -cuando uno está
arriba el otro está abajo y viceversa.
Para valorar las reacciones de un músculo nor-
mal, utilice la técnica de origen e inserción.
1. Seleccione un músculo que dé fuerte en la
valoración.
2. Estire los dos extremos del músculo sepa-
rándolos y pellizque conjuntamente el cen-
tro del músculo.
3. Un músculo normal reaccionará volviéndose
débil.
4. Restablézcalo empujando al mismo tiempo
los extremos del músculo y extendiendo el
centro del músculo.
5. Un músculo normal aparecerá ahora de
nuevo como fuerte en la valoración, y es un
músculo útil como indicador.
Hay siete condiciones musculares. o estados de
contracción/relajación:
Al valorar al protagonista (músculo principal o
que se mueve primero).
1. Falta de facilitación (hipo-fláccido) -no tie-
ne contracción alguna desde la inserción
hacia el origen.
2. Super-facilitación (hipo-congelado).
3. Sub-facilitación (hipo) -un músculo "débil
en la manifestación».
4. Homeostasis -un músculo normal, tal
como se ha descrito anteriormente.
Al valorar al antagonista (o músculo opuesto):
5. Sub-inhibición (hiper) -un músculo fuerte
en la manifestación.
6. Super-inhibición (hiper-congelado).
7. Falta de inhibición (hiper-fláccido) -fláccido
en el estado extendido.
Para valorar al protagonista, o músculo principal,
mueva los dos extremos del músculo, juntándolos,
y pida al deportista que sostenga mientras usted
separa los dos extremos. Esto es lo que usted ha
estado haciendo hasta ahora, y es la valoración
normal del músculo. Para valorar al antagonista, o
músculo opuesto, mueva los dos extremos del
músculo, separándolos, y pida al deportista que
sostenga y luego empújelos para juntarse.
TIC I
Hipo-congelado o super-facilitación -usted no
puede debilitar este músculo utilizando la técnica
de origen/inserción.
Corríjalo haciendo que el deportista contraiga el
músculo y lo mantenga en contracción. Usted in-
tenta contraerlo más. Esto causa un efecto sedati-
vo en el músculo principal.
TIC 11
Músculo hipo-tónico -el antagonista está fuerte
y el músculo principal está débil.
Corríjalo haciendo que el deportista estire el
músculo y lo mantenga extendido mientras usted
intenta contraerlo.
TIC 111
Hiper-congelado o super-inhibición -usted no
puede debilitar al antagonista.
Corríjalo indicando al deportista que extienda el
músculo y lo mantenga mientras usted intenta em-
pujarlo hacia una extensión mayor. Esto tonifica al
músculo principal.
TIC IV
Hiper-tónico -el antagonista está débil y el
músculo principal está fuerte.
Corríjalo haciendo que el deportista contraiga el
músculo y lo mantenga contraído, mientras usted
intenta empujarl9 hacia la extensión.
Cada técnica debe repetirse firmemente varias
veces. Vuelva a valorar después de la misma ma-
nera que lo hizo para averiguar cuál técnica TIC
convenía utilizar. Compruebe también el músculo
en el lado opuesto del cuerpo. Siempre estará en
estado opuesto al músculo principal (p. ej., si el
pectoral mayor clavicular derecho está hiper, el iz-
quierdo estará hipo), por lo cual algunas veces es
útil trabajar primero sobre el lado opuesto del
cuerpo.
Mejoría de la amplitud
de movimiento
Casi todos los deportistas desearían mejorar su
amplitud de movimiento para obtener mayor liber-
tad y potencia, siempre que ello no cause inesta-
bilidad y pérdida de equilibrio. Contribuye a todo
esto la aplicación de diversas técnicas, tales como
el pellizco de la piel, los reflejos tónicos del cuello,
hyperton X, músculos reactivos, y otras más com-
plicadas no mencionadas aquí. En realidad, hacen
que el cuerpo vuelva a una normalidad que había
olvidado.
A menudo coloco a un deportista delante de un
espejo que tiene unas líneas marcadas sobre el
mismo. y le pido que cierre los ojos y se coloque
recto de pie. Entonces. cuando abre sus ojos y
mira al espejo con las líneas de referencia, ve la
dis orsló e s re leja -ojos, orejas, hombros,
plieg e oe ca. anos. huesos de la cadera, ro-
o, as es es á recuentemente descentrados
u'" DO _ '20 S naCla dentro o hacia fuera, o des-
_ ::: s::::'s los deportistas ven en ese
:es: -' :'a:2'1 ae corregir inmediatamente!)
Técnicas avanzadas 161
les sorprende, porque cuando tenían los ojos ce-
rrados, creían que estaban rectos. Lo que se creía
recto y correcto era el resultado de adaptaciones
realizadas por su cuerpo, y a las que se habían
acostumbrado tanto que las aceptaban como nor-
males, cuando en realidad no lo eran. Las líneas
cuadriculadas del espejo muestran claramente la
distorsión, y ponen de relieve la necesidad de un
uso equilibrado de los músculos. Con la cistorsión
hay menos flexibilidad y amplitud de movimiento,
menos velocidad y coordinación. A menudo la di-
ferencia entre la habilidad del lado derecho y la del
izquierdo es más una cuestión de flexibilidad que
de fuerza.
Pellizco de la piel
Así como un músculo tiene un antagonista con-
tra el que trabajar, también la piel sobre ese mús-
culo tiene que estirarse o contraerse del mismo
modo. La piel contiene corpúsculos que perciben
el estiramiento y la vibración, por lo cual una forma
de afectar al conocimiento del cuerpo con respec-
to a su estado muscular es cambiar la tensión de
la piel sobre ese músculo.
Por ejemplo, si los bíceps femorales están débi-
les, estire la piel sobre los cuádriceps en la direc-
ción que normalmente estiraría si los bíceps femo-
rales estuvieran contraídos. Se ha de estirar la piel
tanto como sea posible sin llegar a causar dolor o
daño. Si el estiramiento de la piel de los cuádri-
ceps tiene implicación en el problema de los bí-
ceps femorales, ahora éstos aparecerán fuertes en
la valoración. Lamentablemente, esta corrección
no durará más de 30 segundos, independiente-
mente del vigor con que haya estirado la piel de
los cuádriceps.
Para lograr que dure más tiempo, es necesario
añadir otro factor: la vibración. Estire la piel como
antes, pero al mismo tiempo haga vibrar rápida-
mente sus dedos durante unos 30 segundos. Pa-
rece ser que esto «fija» la piel y el músculo.
Además, los alimentos que contengall toda la
gama del grupo de vitaminas B también
Inhibición auricular
De vez en cuando, el giro de la cabeza recta a
la izquierda o a la derecha hará que un músculo
162 Tratamiento y masaje muscular
indicador se manifieste débil. Esto significa que
cualquier otro músculo que se esté utilizando al
mismo tiempo que se gira la cabeza, se manifes-
tará débil-iuna situación que nadie desea que se
produzca cuando se busca una victoria!
Para corregirlo, sujete las orejas del deportista,
especialmente los bordes ondulados superiores.
Tire firmemente hacia afuera del pabellón auditivo
alisando al mismo tiempo la ondulación del mismo.
Contimie alrededor y hacia abajo del lóbulo de la
oreja (siempre tirando hacia afuera del orificio de
la oreja). Vuelva a valorar con la cabeza girada,
primero a la izquierda, y luego a la derecha, como
antes. Esto mejorará también el equilibrio.
Inhibición visual
La dirección visual es muy importante para el
equilibrio de la cabeza sobre el cuerpo y, como an-
tes, los músculos no deben manifestarse débiles si
se giran los ojos en cualquier dirección.
Para corregirlo, localice un músculo indicador
que esté fuerte cuando el deportista mire hacia de-
lante en línea recta. Vuelva a valorar -mirancio
hacia arriba, hacia abajo, hacia la derecha, hacia
la izqu:erda y en todas las direcciones diagona-
les- sin mover la cabeza. Incluso considero que
es útil girar los ojos en el sentido de las agujas del
reloj y a la inversa y derecha-izquierda-derecha-iz-
quierda. Aquella dirección que debilite al músculo
indicador es la que necesita tratamiento. Visual-
mente 81 globo ocular parece saltar, más que mo-
verse suavemente, en el punto de dirección que
necesita tratamiento.
Pida al deportista que mire en esa dirección
mientras usted (o el deportista) masajea el punto
K-27 y el ombligo (el K-27 está exactamente deba-
jo de las vértebras cervicales, inmediatamente pró-
ximo del esternón). Masajee firmemente durante
30 segundos -los puntos pueden estar blandos.
Una útil ampliación de esta técnica es valorar la
distancia focal específica necesaria para el depor-
te en cuestión, colocando un objeto a esa distan-
cia y valorando un músculo indicador, o haciendo
que el deportista mire a la posición del brazo,
mano, pierna o pie que esté específicamente im-
plicado en el deporte, y valorando el músculo que
se utiliza en esa posición en ese deporte. A me-
nudo el músculo estará fuerte hasta que el depor-
tista lo mire. Corríjalo mirando en la dirección o al
músculo y masajeando el K-27 y el ombligo firme-
mente durante 30 segundos mientras el deportista
continúa mirando. Valore de nuevo. Ahora el mús-
culo indicador o el músculo implicado en el depor-
te deberá estar fuerte.
Inhibición atlas/occipital
y reflejos tónicos del cuello
Siguiendo la inhibición visual (anterior), puede
haber inhibición o amplitud inhibida de movimiento
al inclinar el cuello.
Atlas/occipital
1. El deportista se estira sobre la espalda y en-
coge la barbilla. Si un músculo indicador
previamente fuerte se vuelve débil, es nece-
saria una corrección.
2. El deportista se estira sobre la espalda, ele-
va la cabeza y encoge la barbilla. Si un
músculo indicador previamente fuerte se
vuelve ahora débil, aquí también es necesa-
ria la corrección.
Para corregirlo, coloque la cabeza del deportista
en la posición que causa la debilidad. Coloque una
mano sobre la frente, y la otra sobre la parte pos-
terior de la cabeza. Ahora el deportista presiona
hacia arriba contra sus manos, que resisten el mo-
vimiento. Repita cuatro o cinco veces.
Reflejos tónicos del cuello
Esto es parte de una técnica más complicada.
aunque es sencilla y útil. Para mejorar la flexibili-
dad del cuello y el equilibrio y la coordinación de la
cabeza con el resto del cuerpo, proceda del modo
siguiente:
1. El deportista inclina la cabeza hacia delante.
2. Observe hasta dónde llega, y entonces
haga que el deportista eleve la cabeza hacia
atrás hasta la posición central o normal.
Luego, con el deportista pasivo, usted le in-
clina suavemente la cabeza hacia delante.
Si ahora llega más lejos, es necesario el tra-
tamiento.
,-

....
Figura 59
Puntos receptores de estrés
Técnicas avanzadas 163
VISTA ANTERIOR
(4) ESCALENO ANTERIOR (FLEXORES DEL CUELLO)
(5) TIBIAL ANTERIOR
(6) BICEPS
(8) DELTOIDES
(9) GEMELOS
(15) GRAN DORSAL
(20) PECTORAL MAYOR INTERNO (DEL ESTERNON)
(29) SUBESCAPULAR
(30) SUPRAESPINOSO
(32) REDONDO MENOR E INFRAESPINOSO
(33) REDONDO MAYOR
(35) TRAPECIO SUPERIOR
VISTA LATERAL
(7) CORABOBRAQUIAL
(16) ELEVADOR DE LA ESCAPULA
(17) EXTENSORES DEL CUELLO (Y FLEXORES DEL CUELLO)
(19) PECTORAL MAYOR CLAVICULAR
(20) PECTORAL MAYOR INTERNO (DEL ESTERNON)
(23) PSOAS MAYOR E ILlACO
(25) ROMBOIDES
(27) SERRATO ANTERIOR
(34) TRAPECIOS (INFERIOR Y MEDIO)
NOTA: COMPROBAR AMBOS LADOS PARA CADA MUSCULO
",/
164 Tratamiento y masaje muscular
VISTA POSTERIOR Y SUPERIOR
(1) RECTO ABDOMINAL
(2) TRANSVERSO ABDOMINAL
(3) ADUCTORES
(10) GLUTEO MAYOR
(11) GLUTEO MEDIANO
(12) GLUTEO MENOR
(37) SEMIMEMBRANOSO
(13) BICEPS FEMORAL
(14) ILEOCECAL
(16) ELEVADOR DE LA ESCAPULA
(17) EXTENSORES Y FLEXORES DEL CUELLO
(18) PECTORAL MAYOR CLAVICULAR
(21) PIRAMIDAL
(22) POPLlTEO
(24) CUADRADO LUMBAR
(26) SARTORIO
(28) SOLEO
(31) TENSOR DE LA FASCIA LATA
(36) TRICEPS
NOTA: COMPROBAR AMBOS LADOS PARA CADA MUSCULO
Figura 59
Puntos receptores de estrés
-
Técnicas avanzadas 165
SP-3
CONTRALATERAL DE HOMBRO Y FLEXORES DE CADERA
CONTRALATERAL DE HOMBRO Y EXTENSORES DE CADERA
C:-g ra ~
" ' ~ -:os de coordinación locomotriz en el pie y las manos
166 Tratamiento y masaje muscular
3. Repita con la cabeza hacia atrás, la cabeza
girada e inclinada al lado. En cada caso,
cuando el movimiento pasivo del deportista
muestre mayor flexibilidad, efectúe el trata-
miento haciendo lo opuesto, o sea para in-
clinaciones deficientes hacia delante, practi-
que con inclinaciones de la cabeza hacia
atrás. Si el giro de la cabeza hacia la dere-
cha es deficiente, efectúe el tratamiento con
giro de la cabeza hacia la izquierda; si la in-
clinación lateral de la cabeza a la izquierda
es defectuosa, efectúe el tratamiento con in-
clinaciones laterales a la derecha.
4. En cada caso mueva la cabeza de su posi-
ción central erguida sólo un poco en la di-
rección seleccionada, y luego presione so-
bre la parte superior de la cabeza recto ha-
cia abajo en dirección del centro del cuerpo
y de los pies. Muévala un poco más y pre-
sione otra vez hacia abajo. Realizar una co-
rrección puede exigir cinco o seis pequeños
movimientos. Vuelva a valorar según las fa-
ses 1-3. Ahora debe haber mejorado la am-
plitud de movimiento.
Receptores de estrés
Son puntos, la mayoría de ellos en el cráneo,
que parecen almacenar el estrés de los músculos.
Cada músculo se identifica con un punto específi-
co del cráneo (ver figura 59). Utilice estos puntos
si un músculo se sigue manteniendo débil sin ra-
zón aparente -quizás el cráneo esté almacenan-
do el estrés.
Cómo valorar
1. Localice un músculo indicador fuerte. Toque
los centros de estrés. Si el músculo indica-
dor se vuelve débil entonces ese punto ne-
cesita tratamiento.
2. Presione firmemente en todas las direccio-
nes indicadas en el diagrarlla y compruebe
qué dirección causa mayor debilidad en el
músculo indicador.
3. Masajee en esa dirección, compruebe aho-
ra qué fase de respiración vuelve al indica-
dor a la posición fuerte. (Inspire y espire
mientras masajea y valora.) Generalmente
la corrección se produce durante la inspira-
ción. Repita la dirección que causa la debili-
dad y la fase de respiración que la corrige
cinco o seis veces.
4. Vuelva a valorar como en fase 1. Ahora el
receptor de estrés ya no debe ser causa de
que el músculo indicador se debilite al to-
carlo, y el músculo al que pertenece, ahora
también estará fuerte y permanecerá así.
Coordinación locomotriz
y sincronización cabeza/pelvis
Incluso para llevar a cabo la acción más sencilla
se requiere coordinación entre los músculos, has-
ta el punto de que intervengan o se inhiban en el
orden correcto para mantener el equilibrio y la eco-
nomía de esfuerzos y movimientos. Cuando se al-
tera esta coordinación a causa de una lesión o de
una adaptación a una lesión anterior no resuelta,
entonces el cuerpo lucha contra sí mismo y el de-
portista llega a cansarse muy fácilmente, especial-
mente si los músculos implicados son los grandes
músculos locomotores (como los utilizados al an-
dar o correr).
Las parejas de músculos que se indican más
adelante (y que pueden verse en la figura 60) de-
ben estar fuertes cuando se les valora aislada-
mente, y también fuertes cuando se les valora
conjuntamente para equilibrar el cuerpo. Corrija
siempre presionando los puntos de la mano y del
pie opuesto durante 30 segundos. (Esto es una
excepción a la regla general sobre puntos de pre-
sión.) Es muy posible que, mientras presiona los
puntos se dé cuenta de una pulsación. Espere
hasta que sea lenta y acompasada en ambos
miembros. De todas maneras, si no nota nada.
presione y espere.
Coordinación locomotriz posterior
El deportista se tumba boca abajo y eleva un
brazo (tríceps y deltoides posterior) y una pierna
(glúteo mayor y bíceps femoral). Se ejerce presión
simultáneamente sobre el brazo y la pierna y se
anota el resultado. Para corregir cualquier debilidad
que se manifieste, presione SP-3 y T-3. El SP-3
está en el lateral de la base de la articulación del
dedo gordo del pie. El T-3 está en el dorso de la
mano, a medio camino entre la base del dedo anu-
~ ; ... "'E 5'
-ec- ca oe s' cronización cabeza/pelvis
Técnicas avanzadas 67
168 Tratamiento y masaje muscular
lar y el pliegue de la muñeca. Repita la valoración
y la corrección, si es necesario, en el brazo y la
pierna opuestos. Vuelva a valorar.
Coordinación locomotriz anterior
El deportista se tumba boca arriba y eleva un
brazo (deltoides anterior) y la pierna opuesta (rec-
to anterior, cuádriceps). Valore presionando hacia
abajo conjuntamente sobre el brazo y la pierna.
Repita con la otra pareja. Corrija la debilidad pre-
sionando LV-2 y L1-3. El punto LV-2 está en el dor-
so del pie, en la articulación entre la base del dedo
gordo y el segundo dedo. El L1-3 está a medio ca-
mino a lo largo del hueso debajo de la base del
dedo índice que se extiende atrás hacia la cone-
xión con el pulgar de la mano. Valore de nuevo.
Coordinación locomotriz lateral
El deportista se tumba boca arriba y extiende el
brazo y la pierna opuesta lateralmente hacia afue-
ra (deltoides, supraespinoso y glúteo mediano).
Repita con los otros lados. Corrija la debilidad pre-
sionando los puntos S-43 y H-8. El S-43 está en el
dorso del pie, en la articulación entre la base del
segundo y tercer dedo. El H-8 está en la palma de
la mano, en el pliegue debajo de la articulación en-
tre los dedos anular y meñique. Vuelva a valorar.
Coordinación locomotriz contralateral
El deportista se sienta, y eleva la rodilla derecha
hacia el hombro izquierdo (glúteo mediano, tensor
de la fascia lata y abdominales oblicuo/transver-
so). Haga que el deportista cruce las manos sobre
el pecho para mantenerlas fuera del camino y em-
puje la rodilla y el hombro separándolos. Repita
con los otros lados. Corrija la debilidad presionan-
do los puntos GB-41 y CX-8. El GB-41 está en el
dorso del pie a medio camino entre la base del
cuarto y quinto dedo y el pliegue del tobillo. El
CX-8 está en la palma de la mano, en el pliegue
que atraviesa la mano y debajo del dedo medio.
Aductores/gran dorsal
Valore estos dos músculos (una pierna, un brazo)
simultáneamente sobre lados opuestos del cuerpo,
tirando de una pierna y de un brazo lateralmente
hacia afuera, y repita con los otros lados. Corrija
cualquier debilidad presionando los puntos B-65 y
L-10. El B-65 está en la parte externa del pie, en la
base del dedo pequeño. El L-10 está en la palma
de la mano, en medio del músculo del pulgar.
Psoas/pectoral mayor clavicular
El deportista se tumba sobre la espalda. Valore
en lados opuestos del cuerpo elevando rectos el
brazo y la pierna del deportista, y empujando ha-
cia abajo y hacia afuera 45° a cada lado. Repita
con el otro brazo y la otra pierna. Corrija cualquier
debilidad presionando K-1 y SI-3. El punto K-1
está en la planta del pie, en el centro, exactamen-
te en el pliegue detrás de la bola del pie. El SI-3
está en el lateral del dedo meñique de la mano, a
medio camino entre su base y el pliegue de la mu-
ñeca. Vuelva a valorar.
Valoración de cortocircuito
Mientras usted valora un músculo indicador de
brazo fuerte, el deportista rodea completamente la
bola y los dedos del pie con la otra mano. Si el
músculo indicador se vuelve débil entonces, existe
un problema de coordinación locomotriz. Valore
también el otro pie. El deportista toca luego todos
los puntos del pie que causan que el músculo in-
dicador se manifieste débil -sobre la articulación
del dedo gordo, las bases entre todos los dedos
en el dorso del pie y la parte externa del dedo pe-
queño y el punto K-1 debajo del pie (ver diagrama)
por turno, mientras usted vuelve a valorar el mús-
culo indicador. Cualquier punto que produzca de-
bilidad en el músculo indicador necesita ser pre-
sionado junto con los puntos correspondientes en
la mano opuesta. Valore de nuevo.
Una corrección menos cómoda, pero igualmente
efectiva, es masajear firmemente sobre la parte su-
perior de las bases de los dedos (entre los tendo-
nes en el dorso del pie) durante unos 30 segundos.
Si ncronización cabeza/pelvis
Esta es una técnica para ayudar a sincronizar
los movimientos del cráneo y del sacro (cabeza y
pelvis). También puede ayudar en las afecciones
espinales. musculares y nerviosas que causan una
coordinación deficiente. Hay ocho combinaciones
diferentes. cuatro frontales y cuatro posteriores.
1. El deportista se estira sobre la espalda y
eleva el brazo derecho (deltoides anterior) y
la pierna derecha (recto anterior), p. ej., so-
bre el mismo lado del cuerpo. Valore que
cada uno esté fuerte por sí solo. Entonces
se ejerce presión sobre ambos conjunta-
mente para estirarlos hacia dentro y hacia la
cintura (ipsolateral posterior).
2. Como antes, pero ejerciendo presión sobre
ellos para empujarlos hacia fuera y hacia
oajo en dirección a la mesa (ipsolateral fron-
:a .
amo en la fase 1 anterior, pero valore los
00 es os -brazo derecho y pierna izquierda.
o en la fase 2 anterior, pero valore los
aOues os -brazo derecho y pierna izquierda.
o en las fases 1-4 anteriores, pero utili-
:a do ahora el brazo izquierdo y la pierna
zq ierda. o el brazo izquierdo y la pierna
oerecha.
~ a " ' o o ajore. si tira hacia fuera y encuentra de-
o cad. corrija por medio de los puntos anteriores
-""s a es generalmente acompañan a los pro-
8r-'as ag dos-o Si al valorar tira hacia bajo y en-
e
r
: a oebilidad, corrija con los puntos posteriores
--es s son para los problemas más crónicos.
TRATAMIENTO
Presione los puntos conjuntamente, pues co-
rresponden al brazo y a la pierna. Espere unos 30
segundos. o hasta que note una pulsación lenta y
acompasada en ambos puntos.
Puntos anteriores
Presione conjuntamente el orificio supraorbital
(en la órbita del ojo, en el extremo interno de la
ceja al lado de la parte más alta de la nariz) y la
parte superior del hueso púbico, aproximadamente
a poco más de un centímetro al lado del centro.
Puntos posteriores
Presione en la parte lateral de la cabeza (hueso
temporal) encima y detrás del borde superior de la
oreja en una somera depresión, conjuntamente
con el ligamento sacrotuberoso (donde se juntan
el sacro y el coxis, precisamente encima del extre-
mo del vestigio de la cola, en el punto donde se
enrosca por debajo).
Técnicas avanzadas 169
Coordinaciones locomotrices extras
1." coordinación locomotriz extra. Es una téc-
nica de coordinación avanzada, que utiliza dos ve-
rificaciones musculares conjuntamente. El depor-
tista se tumba sobre la espalda y eleva una pierna
recta. (Tanto el músculo recto anterior como el glú-
teo mayor deben estar fuertes.) Valore empujando
hacia abajo sobre el tobillo elevado, al mismo
tiempo que tira del otro tobillo hacia arriba, para
moverlos juntos, como unas tijeras.
Del mismo modo, valore con la otra pierna le-
vantada y la primera sobre la mesa. Si alguna
combinación está débil, corrija dando la vuelta al
deportista y trabaje sobre el sacro (el hueso en
medio de los glúteos en la parte superior posterior
de las caderas). Empuje un lado hacia arriba y el
otro hacia abajo y valore un bíceps femoral u otro
músculo indicador conveniente. Ahora cambie y
valore el sacro empujando en sentido contrario.
Halle la dirección de empuje sobre el sacro que
causa la debilidad del bíceps femoral y empuje en
esa dirección mientras el deportista inspira. Repí-
talo cuatro o cinco veces.
No tiene que empujar fuerte, pero debe hacerlo
de modo sincronizado con la inspiración del aire.
Gire al deportista dándole la vuelta y valore la pier-
na recta como antes. Ahora ambas combinaciones
deben estar fuertes.
2." coordinación locomotriz extra. Ahora lleve
ambas piernas afuera a un lado, mientras el de-
portista agarra la mesa con las manos. Pida al
deportista que aguante las piernas fuera mien-
tras usted empuja hacia dentro. Repita con el
otro lado. Otra vez, cada uno de los músculos,
glúteo mediano, cuadrado lumbar y aductores de-
ben estar fuertes antes de que empiece. Si aquí
existe un problema de coordinación locomotriz ex-
tra, tirar de ambas piernas juntas hacia el centro
sin apoyar las caderas, causará debilidad en un
lado.
Corrija empujando sobre el lado externo inferior
de la articulación de la cadera, y hacia abajo sobre
el borde externo superior del hueso de la cadera
por el otro lado. Valore un buen músculo indicador,
tal como el deltoides anterior; luego valore la com-
binación opuesta de la cadera. Empuje sobre la
combinación que dé un músculo indicador débil,
junto con inspiración del aire, cuatro o cinco veces.
Vuelva a valorar, llevando las piernas afuera al
170 Tratamiento y masaje muscular
lado previamente débil. Ahora las piernas deben
aparecer fuertes en la valoración.
3." coordinación locomotriz extra. Puede utili-
zarse la misma técnica con los brazos.
a) Para flexores y extensores de los brazos -
utilice el efecto de tijeras de piernas que utilizó an-
tes con los brazos. Corrija la debilidad valorando
las dos vértebras cervicales a cada lado del ester-
nón, empujando una hacia arriba y otra hacia aba-
jo, y valorando un músculo indicador. Seleccione
entonces la dirección que causa debilidad en el in-
dicador y repítala cuatro o cinco veces mientras
inspira. Vuelva a valorar las tijeras de brazos.
b) Para abductores y aductores de brazos - lle-
ve ambos brazos hacia un lado, empuje atrás y
adentro y luego valore el otro lado. Si alguna com-
binación se muestra débil, entonces necesita co-
rrección la zona del hombro. Empuje un hombro
hacia arriba y el otro hacia abajo; valore un mús-
culo indicador, repita luego a la inversa por el otro
lado. Seleccione la dirección que causó debilidad
en el músculo indicador, y repítala cuatro o cinco
veces mientras inspira. Valore otra vez los brazos
en el lado previamente débil. Los brazos no deben
estar fuertes.
Predominio
del lado derecho/izquierdo
del cerebro y arrastre cruzado
Pocas personas son ambidextras y, por consi-
guiente, la mayoría de nosotros tiene un lado del
cerebro predominante. Sin embargo, se ha obser-
vado que funcionamos mejor en cualquier activi-
dad que implique una integración neurológica y ce-
rebral o una actividad que responda a un modelo
motriz cruzado. Esto significa que ambos hemisfe-
rios del cerebro trabajen juntos.
Cada lado del cerebro tiene su propia función:
un hemisferio -generalmente el izquierdo- es
analítico y lógico, lineal, con raciocinio y orienta-
ción temporal. El otro hemisferio (generalmente el
derecho) es responsable de la consciencia espa-
cial, de la percepción global, del ritmo, de la músi-
ca y de la imaginación. La mayor parte de activi-
dades requieren ambos tipos de pensamiento.
Para valorar la integración cerebral, haga que el
deportista mire a una gran X en su forma caracte-
rística «X". Valore un músculo indicador (p. ej.:
deltoides anterior, supraespinoso o pectoral mayor
clavicular). Entonces haga que el deportista mire a
una forma que muestre dos líneas paralelas «//" y
valore un músculo indicador. El músculo indicador
debe estar fuerte en «X" y débil en «//". Si no es
así, cualquiera que sea la combinación, puede ha-
ber vacilación en la actividad física, y se necesita
una corrección.
El deportista debe practicar ejercicio andando
sobre el propio lugar, elevando las rodillas en alto
y tocando una rodilla con el codo opuesto al mis-
mo tiempo. Rodilla derecha y codo izquierdo, rodi-
lla izquierda y codo derecho. Repita 25 veces. La
razón para tocar el codo con la rodilla es asegurar
la coordinación que frecuentemente falta en aque-
llos cuyos músculos no se manifiestan fuertes en
la valoración de «X" y débiles en la de «//". Esto
es arrastre cruzado y utiliza conjuntamente los la-
dos derecho e izquierdo del cerebro.
Intercale repeticiones o arrastre cruzado, con
marcha homolateral, elevación conjunta de brazo
derecho y pierna derecha, seguida por la de brazo
izquierdo y pierna izquierda. Mantenga el intercam-
bio hasta que el arrastre cruzado sea fácil, y el de-
portista, en la valoración, dé fuerte con «X" y débil
con «//". Eso puede tardar una semana o dos.
pero mejorará ampliamente la coordinación y ayu-
dará a aquellas personas que siempre vuelven ex-
haustos después de una carrera de entrenamiento.
Aún puede mejorarse más la coordinación ha-
ciendo los rebotes de psoas (ver músculo psoas.
página 94).
Síndromes del túnel del carpo
y del pisiforme/huesecillos
de la muñeca
Son problemas de las manos, que pueden ser el
origen de punzadas, manos débiles o entumeci-
das, y dolor en manos, muñecas, codos y hom-
bros. La causa es la compresión de los nervios.
Estos pasan hasta los dedos desde el cuello y tie-
nen que recorrer un trayecto de espacios estre-
chos en el cuello, el hombro, el codo y -lo peor
de todo- la articulación de la muñeca.
Los nervios del brazo se dividen en dos partes:
una (mediana), que afecta a los dedos pulgar, ín-
,<
/
/
/
Figura 62
dice y medio, que pueden llegar a estar atrapados
en el túnel del carpo en la muñeca; la otra (radial),
que afecta a los dedos anular y meñique, que pue-
den estar atrapados en la base del dedo meñique,
entre dos huesecillos, el pisiforme y el hamate.
Lo típico es que ambos problemas sean el re-
sultado de colisiones con otros jugadores, o con la
pared de una pista de squash, o con dificultades
de empuñadura con la raqueta o el palo, o allí don-
de hay un constante estiramiento, giro y curvatura
de la palma (o la muñeca), o pequeños movimien-
tos precisos de los dedos, como en el cricket, los
bolos, ciertos golpes en golf, dardos, etc. También
pueden ser el resultado de un músculo específico
de la mano que cause que la vaina del tendón se
hinche y aplaste el nervio cuando éste pasa a tra-
vés del espacio de la muñeca (normalmente un
acceso apretado en el mejor de los casos).
Cómo valorar
1, Valore primero utilizando el test general para
los músculos de la mano (ver página 63) y
trate de fortalecerlos del modo habitual con
Técnicas avanzadas 171
los puntos de ayuda. Si esto no tiene éxito,
proceda según se indica en las fases 2-4.
2. Pida al deportista que rodee la muñeca con
el pulgar y el índice de la otra mano, suje-
tando muy suavemente como si la muñeca
fuera algo precioso y frágil, y vuelva a valo-
rar utilizando el test general.
3. Valore con la palma hacia arriba y la palma
hacia abajo.
4. Observe para ver si ahora se debilita más el
pulgar o el meñique. Si es el pulgar, corríja-
lo con la técnica del túnel del carpo. Si es el
meñique, utilice la técnica del pisiforme.
Túnel del carpo
Se trata de un funcionamiento deficiente de los
dedos pulgar e índice debido al aplastamiento del
nervio al pasar a través de un espacio muy estre-
cho entre los numerosos huesecillos de la muñe-
ca. Los mantiene juntos una fuerte faja de liga-
mentos y el músculo cuadrado pronador. La co-
rrección se efectúa ajustando los dos huesos del
antebrazo. Sujete la mano del deportista con los
172 Tratamiento y masaje muscular
dedos de sus dos manos y coloque sus pulgares
encima de la articulación de la muñeca a lo largo
del antebrazo. Establezca la dirección de ajuste
con ligeras pasadas de los pulgares juntos, o de
los pulgares separados, a través del hueso de la
muñeca. Vuelva a valorar después de cada direc-
ción. Si la pasada o el cepillado de los pulgares
juntos fortalece en la valoración de los músculos
generales de la mano, entonces la corrección que
se necesita, es oprimir los dos huesos ensancha-
dos del antebrazo a la vez. Sin embargo, con mu-
cha más frecuencia, he encontrado que el cepilla-
do separando los pulgares es el que fortalece en
la valoración los músculos generales de la mano,
y esto significa que los dos huesos del antebrazo
están apretados y demasiado juntos, y deben se-
pararse suavemente por medio de la presión de
los pulgares contra ellos en sentido lateral y hacia
afuera, siempre desde la muñeca hacia el codo.
Puntos de presión
Puntos de digitopuntura L1-4 y H-3. El L1-4 está
en el dorso de la mano, al final del pliegue donde
se juntan el pulgar y el índice. El H-3 está en el ex-
tremo interno del pliegue en el interior del codo.
(Ver figura 62.)
Si la muñeca está delicada, conviene protegerla
durante dos semanas con una venda o una muñe-
quera. También es útil ingerir alimentos ricos en vi-
taminas B.
Pisiforme/huesecillos de la muñeca
El funcionamiento deficiente de los dedos meñi-
que y anular está causado por el aplastamiento del
nervio, debido a que los huesos en la base del me-
ñique cerca de la muñeca están fuera de sitio. Va-
lore la dirección de la corrección del modo si-
guiente:
1. El deportista coloca la palma de la mano ha-
cia arriba, y usted valora presionando pri-
mero sobre la palma en la base del meñi-
que, justo encima del pliegue de la muñeca,
donde está el pisiforme, un hueso en forma
de guisante, y vuelva a valorar utilizando el
test general de los músculos de la mano.
2. Entonces el deportista coloca la palma de la
mano hacia abajo. Presione sobre el dorso
de la mano, exactamente encima de la mu-
ñeca y la base del meñique Uusto en el lado
opuesto del huesecillo de la palma), y valore
otra vez utilizando el test general de los
músculos de la mano. Aquella de las direc-
ciones que dé fuerte en la valoración mus-
cular es la necesaria para la corrección.
3. Sujete los dos lados de la mano del depor-
tista (con la palma hacia arriba o abajo según
se haya decidido) con los dedos de sus dos
manos y coloque ambos pulgares sobre el
hueso que está corrigiendo (en la base del
lado de la mano correspondiente al meñi-
que). El brazo del deportista debe estar total-
mente relajado, mientras usted tira muy sua-
vemente y aprieta finamente sobre el hueso
con sus pulgares -es como si usted sacu-
diera el brazo como si fuera un látigo desde
el punto de contacto de sus pulgares-o Es
más importante la velocidad que la presión.
4. Vuelva a valorar con el test general para los
músculos de la mano.
El deportista puede ayudar a mantener la co-
rrección tomando alimentos extra que contengan
vitaminas B.
En los dos casos citados en este epígrafe tam-
bién es aconsejable comprobar que los músculos
generales de la mano no sean reactivos al redon-
do pronador, al braquiorradial o a cualquier otro
músculo del brazo.
Absorbentes de choques
Las articulaciones del cuerpo tienen dos funcio-
nes. La primera es obvia: permitir el movimiento y
proporcionar un fulcro o punto de apoyo para la ele-
vación. La segunda razón es proporcionar propie-
dades absorbentes de choques para impedir que la
colisión del peso del cuerpo cuando golpea el sue-
lo (u otra superficie dura) se transmita hacia arriba
de los miembros hasta la espina dorsal. Casi todos
los deportes requieren este efecto para que nos sir-
va de escudo o protección al saltar, o al pegar gol-
pes a una bola con una raqueta o un bate, etc.
Cómo valorar los absorbentes de choque
de las piernas
1. El deportista se tumba sobre la espalda y se
localiza un músculo indicador de la pierna
estirada que esté fuerte (cuádriceps, glúteo
mediano, etc.).
2. Golpee suave la base del talón (idespués de
haber advertido al deportista!) y valore otra
vez. Si permanece fuerte, no hay problemas
de absorbencia de choque en las piernas.
3. Si se debilita, flexione la rodilla y dirija un
golpe sobre ella hacia la cadera, y vuelva a
valorar. Si ahora el indicador de la pierna
estirada está fuerte, el problema está en el
tobillo.
4. Si el músculo indicador está débil, agarre el
muslo del deportista con ambas manos y lIé-
velo agudamente hacia la articulación de la
cadera. Si ahora el músculo indicador de la
pierna estirada está fuerte, el problema radi-
ca en la rodilla.
5. Si el indicador de la pierna estirada está dé-
bil, el problema radica en la cadera.
Para corregir el tobillo. Habiendo movido sua-
vemente el tobillo para relajar el pie, gire el pie ha-
cia dentro, como si fuera a valorar el tibial poste-
rior. Entonces, con ambas manos, estire una vez
lejos de la cabeza, aguda, pero ligeramente. Esto
debe liberar al tobillo. Vuelva a valorar como en la
fase 2 anterior.
Para corregir la rodilla. Flexione la rodilla del
deportista, deslizando su antebrazo debajo de la
rodilla entre la pantorrilla y el muslo, y con la otra
mano sujete el pie, y flexione aguda y ligeramente
la rodilla algo más. Como alternativa, siéntese
sobre el pie de la pierna flexionada del deportis-
ta, y tire la parte superior de la pantorrilla agu-
damente hacia usted para liberar la articulación de
la rodilla. Vuelva a valorar como en la fase 3 an-
terior.
Para corregir la cadera. Lleve la pierna estirada
del deportista de lado hacia afuera a unos 30°. Su-
jete el tobillo entre sus muslos, agarre la pierna
por enci a de la rodilla con ambas manos y tire
una vez s a e ac,a afuera desde la articulación
de la aoera ara Sol aria.
Cómo valorar los absorbentes de choque
de los brazos
Se 2 . D : : ; a ~ s ismos sistemas de valoración y
::e ::::-'e:::: ~ - a s brazos, excepto que se reco-
Técnicas avanzadas 173
mienda valorar golpeando el puño cerrado del bra-
zo del deportista, que se ha separado 90°del cuer-
po. Se necesita menos fuerza para corregir los
problemas de los brazos, ya que generalmente es-
tas articulaciones no soportan peso y son más mó-
viles que las de las piernas.
Los tejidos cicatrizados
Algunas veces las cicatrices de viejas heridas o
de operaciones escuecen y dan tirones en la piel.
Quizá no presentan ningún problema hasta que se
produce otra herida en el mismo sitio, o cerca, y
entonces hay una curación deficiente de la nueva
herida o un dolor constante. La cicatriz no tiene
por qué ser grande y frecuentemente las que pro-
ducen las molestias son las pequeñas y alargadas,
o en forma de agujero, más que las grandes.
Cómo valorar
Localice un músculo indicador fuerte. Toque la
cicatriz -una cicatriz grande puede hacer necesa-
rio tocarla en toda su longitud- y vuelva a valorar.
Siempre que el músculo indicador se vuelva débil,
se necesita tratamiento, pero no se debe trabajar
sobre una cicatriz que todavía no esté curada ade-
cuadamente. Las cicatrices que tienen más de
seis semanas, generalmente están bien. Las cica-
trices de hace seis meses no deberían causar pro-
blemas, aunque frecuentemente sucede que es en
esa época cuando empiezan los escozores y la ti-
rantez.
TRATAMIENTO
Utilice un spray que contenga flurometano, y que
se encuentra en las farmacias y congele la parte
de la cicatriz que necesita tratamiento hasta que la
superficie aparezca blanca (pero no helada) y es-
tire a través de la cicatriz como si intentase sepa-
rarla. (Con las cicatrices redondas, estire en todas
direcciones desde el centro hacia fuera.) Caliénte-
la de nuevo con sus manos y vuelva a valorar.
Ahora el músculo indicador debe permanecer fuer-
te. La congelación aislada, y el estiramiento por si
solo no serán suficientes. Tiene que utilizarse la
acción conjunta de ambos para desactivar el efec-
to debilitador. Ocasionalmente puede ser necesa-
rio repetir el tratamiento.
174 Tratamiento y masaje muscular
Plantillas para el calzado
Sus pies son su base de sustentación y, tal
como he señalado anteriormente en este libro, los
malos zapatos son una amenaza. Es mejor traba-
jar sin ellos que llevar calzado inadecuado que
sólo puede implicar problemas de posición a cau-
sa de la forma en que se intentan evitar las roza-
duras. Si lo duda, coja un lápiz, colóquelo en cual-
quier parte debajo del pie y los dedos, valore un
buen músculo indicador, iY ya verá lo que obtiene!
Si, por alguna razón anatómica, el deportista ne-
cesita utilizar una plantilla elevadora dentro del za-
pato (después de una pierna rota, por ejemplo)
debe ir a un buen podólogo. Hay algo que usted
puede hacer mientras tanto para ayudar al depor-
tista a encontrar la altura correcta de la plantilla
provisional, así como su lugar de aplicación.
Cómo valorar
1. Mientras el deportista está sentado, localice
un buen músculo indicador.
2. Vuelva a valorar con el deportista en posi-
ción de pie, descalzo.
3. Vuelva a valorar con el deportista llevando
zapatillas de entrenamiento.
4. Si cualquiera de estas valoraciones indica
debilidad, busque una guía vieja de teléfo-
nos, o una o dos revistas, y calcule cuántas
páginas necesitará el deportista para estar
de pie con las caderas al mismo nivel (yen
qué pie han de aplicarse), del modo si-
guiente:
5. Por medio de pruebas y ensayos, valore los
músculos hasta obtener un buen músculo
indicador fuerte, y averigüe exactamente
cuántas páginas necesita. Dibuje el contor-
no del pie, corte las páginas y júntelas con
cinta adhesiva.
6. Ahora mueva estas páginas debajo del pie
para ver dónde se necesita la elevación (de-
lante/detrás, en el lado interno/externo, o
debajo de todo el pie). De nuevo busque la
señal del músculo indicador más fuerte.
7. Recorte la plantilla provisional dándole la
forma adecuada según la observación ante-
rior y encájela en el zapato del deportista.
8. Una buena adaptación hará que el músculo
indicador dé señal de fuerte cuando el de-
portista lleve ambos zapatos.
9. Cuando se necesite una temporada de cu-
ración después de una fractura, quizá sea
necesario alterar la altura de la plantilla en
intervalos semanales, sacando una cuantas
«páginas» a medida que los músculos de la
pierna y de la pelvis recuperen su tono y va-
ríen el equilibrio del pie.
El método anterior proporciona un sistema muy
preciso (reconozcamos que no muy científico),
para hacer frente a un problema y evita una mala
alineación posterior de las caderas, etc., siempre
que se hayan hecho los cálculos correctamente,
antes de poder disponer de plantillas ortopédicas
adaptadas profesionalmente.
Los dedos de los pies deben poder moverse
dentro de las zapatillas de deporte. Un modelo de-
masiado apretado que aplaste hacia atrás los de-
dos contra el pie, desconectará los músculos del
cuello y causará problemas en el mismo.
Síndrome de la válvula ileocecal
Los problemas intestinales y de indigestión son
muy comunes entre los deportistas debido al es-
trés, los esfuerzos y los malos hábitos alimenticios
que se infligen a sí mismos para triunfar. El caso
más frecuente es la disfunción de la válvula ileo-
cecal.
Es una válvula supuestamente de una sola di-
rección de paso entre el intestino delgado y el
grueso, que permite que los alimentos digeridos
pasen a través del intestino delgado (donde la ma-
yor parte de las vitaminas, los minerales y otros in-
gredientes se vierten en la corriente sanguínea) al
intestino grueso (donde ya se empiezan a des-
componer y a volverse tóxicos y cargados de bac-
terias, debido al tiempo que llevan en el cuerpo).
Por tanto, es aconsejable una evacuación frecuen-
te del contenido de los intestinos.
La disfunción causa congestión, e incluso un flu-
jo inverso (según la válvula esté en espasmo o
fláccida), seguida por una impresionante lista de
síntomas, que incluyen hinchazón y distensión, fla-
tulencia, mareos, estreñimiento, dolor de cabeza.
migrañas o náuseas, dolor en el cuello y los hom-
bros, dolor en la espalda baja, diarrea, dificultad
de despejarse al amanecer y malestar general,
sed repentina, palidez y ojeras alrededor de los
ojos.
Figura 63
Presión de puntos de digitopuntura
para ayudar en el síndrome de la válvula ileocecal
Técnicas avanzadas 175
!
,------
176 Tratamiento y masaje muscular
Para valorar y corregir
Trace una línea imaginaria desde el ombligo del
deportista hasta el borde externo superior de la ca-
dera derecha. Encuentre el centro de esta línea y
baje unos 2,5 cm hacia las rodillas.
Ahora está sobre la válvula ileocecal. Presione
suavemente y valore un músculo indicador previa-
mente fuerte. Si se vuelve débil, el deportista tiene
el problema. Reemplace su mano sobre el abdo-
men por la mano del deportista. Vuelva a valorar.
Si el indicador todavía está débil, entonces el pro-
blema es de prioridad (es preciso determinarla an-
tes de hacer nada más). Coloque su propia mano
encima de la mano del deportista y use el test
SNEAK (ver páginas 147-148) para ver el tipo de
corrección que se necesita. La combinación de
SNEAK y la mano del deportista sobre la válvula
ileocecal que produzca un indicador fuerte, señala
el tipo de corrección necesaria.
Si señala que es un problema estructural, no
realice este trabajo o el visceral o el de tejidos
blandos hasta que sea un experto quiromasajista
de osteopatía. La válvula ileocecal está casi di-
rectamente encima del apéndice, y unas manos
inexpertas podrían producir su ruptura. Por ahora
limítese a hacer las correcciones de presión de
los puntos de digitopuntura, y de alivio de la ten-
sión emocional, junto con una dieta correcta, y
envíe al deportista para que le vea un kinesiólo-
go.
Si se pone de manifiesto que el problema es de
nutrición, el deportista debe evitar toda clase de
estimulantes, tales como té, café, alcohol, y todos
los alimentos crudos altos en contenido de fibra, y
debe cocer todas las verduras, porque la válvula
ileocecal ya está sobreestimulada. Debe ingerir ali-
mentos altos en vitaminas B y calcio. Después de
dos semanas puede introducir de nuevo gradual-
mente alimentos altos en fibras, empezando con
plátanos y manzana rallada y siguiendo hasta una
dieta normal con muchos alimentos crudos. Se
debe comer solamente cuando se está relajado y
-esto es lo más importante- se debe masticar
todo muy bien y continuar evitando cualquier ali-
mento que cause flatulencia o que se sospeche
que pueda ser alérgico.
Si se compite en deportes, cuyos encuentros o
partidos implican un alto grado de estrés, es mu-
cho mejor comer bien el día anterior (ver Pritikin,
Diet far Runners) y dejar descansar el sistema di-
gestivo el mismo día.
Si el test pone de relieve que el problema es
emocional, revise el capítulo 6 y actúe del modo
apropiado.
Si el test indica que el problema es de digito-
puntura, trabaje con los puntos de digitopuntura
(ver figura 63).
El estrés, la voluntad
de vencer y la superación
de actitudes mentales
negativas
El estrés no está en los sucesos, sino en la pro-
pia reacción ante ellos. «Un buen deportista no ex-
perimenta fracasos, sino solamente errores.»
(L. E. Unestahl.)
Estas dos frases compendian los aspectos men-
tales del deporte, la faceta mental del trío de fac-
tores básicos de la salud descritos en el capítulo 1.
Este capítulo está dedicado a lo que puede ir mal
en el deporte, qué hacer en esos casos y cuándo.
Del mismo modo que algunos pacientes terminales
de cáncer pueden invertir su enfermedad por me-
dio de la mente, también los deportistas pueden
promover o sabotear sus esfuerzos. El poder de la
mente es enorme.
Muchos, muchísimos accidentes y lesiones se
producen en los deportes cuando hay un desajus-
te entre la dificultad de la tarea y el estado de áni-
mo, que causa cambios en el equilibrio entre la ac-
tuación del deportista según su capacidad real y
según la capacidad percibida por él mismo -ya
sea que el deportista se vuelva indiferente, ya sea
que se presione demasiado y llegue a un estado
de exceso de ansiedad. Ambos extremos son
prácticas mentales inadecuadas -lo que uno
piensa es lo más importante.
Las técnicas que se presentan aquí se usan
principalmente antes o después de la actividad fí-
sica. y por tanto constituyen un análisis preventivo
y un fomento positivo de la autoestimación. Se uti-
lizan cuando el deportista está esperando salir a la
pista. durante una pausa para comer, o durante un
viaje en tren. cuando el terreno está demasiado
mOjado o hace demasiado frío para jugar, cuando
hay u a lesión -o en cualquier caso que impida
llegar a a práctica física del deporte.
Una buena práctica mental implica un raciocinio
claro y limpio. Es necesario que cada deportista
busque los clichés mentales en el sistema que dis-
minuyen el rendimiento físico, y encauce todos los
pensamientos hacia el éxito.
Sin embargo, antes de poder empezar el proce-
so de clarificación y planificación estratégica, es
necesario saber cuál es la situación ahora. Puede
ser obvia -el deportista espera que cure una le-
sión, o difusa -parece que el atleta no pueda evi-
tar algún tipo de inquietud o ansiedad una y otra
vez, y usted no sabe por qué.
Lista de aspectos objetivos sobre
afán de victoria, temores, técnicas,
situaciones, decisiones
Ante todo es necesario coger papel y lápiz y
anotar los datos sobre la situación «ahora». (Un
antiguo dicho señala: «Usted no puede ir de Lon-
dres a Birmingham hasta que sepa donde está
Londres».)
Luego vuelva a escribir la lista en un estilo tan
objetivo e impersonal como sea posible. Algunas
veces sirve de ayuda hacerlo conjuntamente con
otro entrenador o deportista, en una especie de
compañerismo intelectual, especialmente con al-
guien que esté interesado en el problema, pero no
involucrado en el mismo. Damos algunos ejemplos
de dos listas, de las cuales la primera incluye to-
dos los aspectos negativos que usted o el depor-
tista utilizan para convencerse a sí mismos con el
fin de excusar los fracasos.
178 Tratamiento y masaje muscular
Debería hacerlo bien porque... pero .
Puedo hacerlo en la práctica, pero .
A mí me va bien jugar, pero no le va bien a...
Estaba bien hasta antes de que...
Ellos creen que yo debería... pero...
Complete las frases. Seguro que puede pensar
muchas más de su propia cosecha.
La lista de aspectos objetivos cambia las actitu-
des, no los hechos. Varía la opinión, de modo que
«Debería hacerlo bien porque... » se convierte en:
«Tengo capacidad para... ». «Deseo hacerlo bien
porque... » se convierte en: «Disfruto especial-
mente con la sensación cuando... »
Un típico análisis objetivo de un jugador de golf
de fin de semana, dentro del contexto de capaci-
dad y tiempo disponible, podría ser:
Handicap de 18, jugando dos veces al mes y
casi sin practicar.
Maderas - Buena distancia, algunas veces des-
viación a la izquierda.
Hierros largos - Bien. De vez en cuando golpes
tirados.
Hierros medios - Buen golpe. De vez en cuando
cañas.
Hierro corto - Buen golpe. Puntería inconstante.
«Putting» - Variable.
Tal serie de notas indica más la verdad que una
mera recopilación de esperanzas, temores y dudas,
Figura 64
Diagrama de la capacidad disminuida
y entonces usted puede decidir lo que desea hacer
sobre cada parte o si hay algún fallo general. Tam-
bién animará al pesimista, y centrará al que peca
por exceso de confianza, al deportista poco crítico,
haciendo que se interese más por su progreso real
en el deporte que por la satisfacción de su ego.
En primer lugar, trataré sobre la clarificación de
los aspectos objetivos y la eliminación de las con-
notaciones negativas, como fase preliminar de la
posterior planificación estratégica.
Los problemas pueden ser diversos, desde «el
matorral magnético en el octavo hoyo del campo
de golf, que parece atraer siempre a mi pelota».
hasta la barrera de los treinta kilómetros en una
carrera de maratón, cuando se evapora toda la
energía y se acumulan los pensamientos negati-
vos, y solamente la fuerza de voluntad consigue
que el deportista siga hasta la meta.
Los problemas pueden dividirse en dos clases
principales: internos y externos; y dentro de éstos.
agudos, crónicos y fobias. Cómo va a jugar el de-
portista en el momento actual depende no sólo de
una perfecta adecuación de la capacidad a la si-
tuación, sino también de todo lo pasado y lo pre-
sente, que haya sucedido, tanto bueno como malo.
«El momento actual es el resultado de lo anterior.
por tanto lo anterior afecta a lo actual.» La figura
64 señala cómo el estrés y otros factores pueder
afectar al rendimiento.
Sin embargo, hay que recordar que todo lo ma o
implica una oportunidad de mejoría. El estrés r-
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 179
terno consiste en todas las cosas que uno cree
que disminuyen su propia autoestimación, y el es-
trés externo consiste en todas las cosas que
"ellos» le hacen a uno -ya sean los padres, los
jueces de pista, otros deportistas o cualesquiera
otra persona.
Técnicas de clarificación de aspectos objetivos
y eliminación de connotaciones negativas
1. Inversión psicológica
2. Técnica antifobias
3. Alivio de la tensión emocional -recuerdos
anteriores.
4. Alivio de la tensión emocional -recuerdos
subconscientes
5. Alivio de la tensión emocional -afirmacio-
nes presentes y golpeteo de los temporales.
6. Barómetro del comportamiento
7. Remedios de la Flor de Bach
Estas técnicas permiten que el deportista pres-
cinda de las connotaciones negativas, y acepte los
aspectos objetivos sin sensación de culpabilidad, y
así pueda pasar a:
8. Planificación
9. Visualización
10. Fijación de objetivos, equilibrio de objeti-
vos, y alivio de la tensión emocional para
éxitos futuros.
Esta optimización mental de los músculos pro-
porcionará al deportista un proyecto significativo,
le librará de obsesiones, y le ofrecerá más tiempo
y espacio para experimentar las satisfacciones de
su deporte.
La figura 65 señala las numerosas técnicas que
pueden utilizarse para ayudar a transformar los
fracasos del atleta en situaciones triunfadoras de
rendimiento óptimo.
Inversión psicológica
Algunas veces el fallo en la recuperación de la
salud y el fallo en la consecución del triunfo se de-
ben a autosabotaje. Aunque a nivel consciente el
deportista desea mejorar, subconscientemente no
es así. Peor todavía, algunas cicatrices y algunas
lesiones se exhiben como un trofeo, como una in-
versión financiera para explicar los fallos o, si-
guiendo un exceso de entrenamiento masoquista,
como una estructura mental de «ya te lo decía»
para acostumbrarse a convivir con el estrés.
Esto se manifiesta cuando un músculo indicador
fuerte se vuelve débil cuando el deportista afirma,
o se imagina, un objetivo positivo que dice que de-
sea alcanzar. Cuando se imagina un fallo o un as-
pecto negativo del objetivo, entonces el músculo
indicador da como resultado el aspecto de fuerte
en la valoración. (En caso de que tanto las facetas
positivas como las negativas den débil en la valo-
ración, entonces se trata de un objetivo erróneo o
existe demasiado estrés sobre el tema en general,
lo cual exige una clarificación previa.)
Hay individuos que responden mal al tratamien-
to y al entrenamiento y, cuando hay una mejoría,
tienden a descartarla o a pasar rápidamente de lar-
go y volver a convivir con los aspectos negativos.
La inversión psicológica puede ser muy específi-
ca -en la valoración el deportista reaccionará nor-
malmente ante la idea del deporte, pero se produ-
cirá una inversión y dará débil cuando se mencio-
ne un aspecto específico de su propio deporte-o
Un ejemplo típico sería: «El golf en general» está
bien, pero los «putts de 45 cm» causan una inver-
sión. Puede ser una alteración física, mental o per-
sonal, y generalmente está relacionada con algo
que representa ese movimiento, esa idea o esa
persona, y que frecuentemente implica una opi-
nión propia a la luz de todo ello.
TRATAMIENTO
Puede conseguirse un alivio inmediato si el de-
portista dice: "Me acepto a mí mismo auténtica y
profundamente con todos mis problemas y limita-
ciones.» Esto hará que los músculos vuelvan a la
valoración normal, pero indica una falta de auto-
aceptación.
Puntos para golpetear
Puntos de digitopuntura 81-1 o 81-3. El 81-1 está
en el borde externo de la uña del dedo meñique.
El 81-3 está en la parte externa del borde de la pal-
ma de la mano, en el lado del meñique, en el plie-
gue que aparece cuando se cierra el puño (ver fi-
gura 66). Golpetee estos puntos tres veces por se-
gundo, mientras el deportista dice en voz alta los
aspectos positivos del objetivo diez veces al me-
nos. Al igual que sucede con todo lo relacionado
CD
o
RENDIMIENTO
OPTIMO
_VICTORIA
\
EQUILIBRIO DE
OBJETIVOS
~ CONFORME
PARA VENCER
GASTO DE
FALLOS
/
EL PROBLEMA SE CONVIERTE
EN OPORTUNIDAD
ALIVIO DE LA TENSION
EMOCIONAL FUTURO
ESTRES
/
I
ACUERDO CEREBRO
DERECHO/IZQUIERDO
ESTRES INTERNO
Y EXTERNO
I ~ BAROMETRO DE
FALTA DE VOLUNTAD COMPORTAMIENTO
PARA VENCER
--'--------'
t
1
1
1
1
1
DESVIO
LXACTITUD
PRECISION
IMPRECISION
TEST MUSCULAR
Y SNEAK
COORDINACION
INHIBICION AUDITIVA
Y VISUAL
COORDINACION LOCOMOTRIZ,
SINCRONIZACION CABEZA/PELVIS
COORDINACION LOCOMOTRIZ EXTRA
t
DIAGNOSIS
RAPIDA
t
1
1
EQUILIBRIO
t
INVERSION DE
LESIONES PASADAS
"-
HYPERTON X
RECEPTORES DE ESTRES
PUNTOS PERSONA-
LES
PARA MASAJE
O PRESION
ABSORBENTES DE CHOQUE
ANTICALAMBRE
TIC I - IV
ALIVIO DE
LA
TENSION
...- EMOCIONAU..-¡ I
ESTRES DE LESIONES
LESIONES --'-'"
/' PASADAS
CICATRICES ~
SUSTITUTO
MUSCULOS
REACTIVOS
-
-
ELlMINACION DE LA
TOXICIDAD Y DIETA
ESPECIALIZADA
TUNEL DEL
CARPO
PISIFORME
HUESECILLOS
ENERGIA I
"
Figura 65
Diagrama de técnicas extra
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 181
1
SI
o
2'
o
3
81-3
Figura 66 Inversión psicológica
con el estrés, es útil tomar alimentos con mucha
vitamina B, y también utilizar algunos de los reme-
dios de la Flor de Bach durante dos semanas. (El
remedio general más ampliamente disponible es el
de la recuperación, pero, si es posible, consulte las
notas anexas en los «Remedios de la Flor de
Bach» y valore para hallar los «específicos».)
Remedios de la Flor de Bach
Son una serie de remedios para alteraciones
emocionales, descubiertos e investigados por el
Dr. Bach. Hay varias buenas publicaciones y dia-
gramas que detallan las características de cada
uno.
Cuando usted trabaja con el test SNEAK (ver
página 147), si el dedo pulgar con el anular indica
debilidad en el músculo indicador o, por el contra-
rio, si presionado junto con un músculo previa-
mente débil, ahora el músculo se vuelve fuerte,
eso señala que la causa del problema es emocio-
nal. Ahora todo lo que tiene que hacer es averi-
guar cuál de los 39 remedios es el necesario. Se
presentan en cuatro cajas.
Cómo valorar
1. Valore el músculo que está débil y ponga
una caja de los remedios sobre el plexo so-
lar del deportista. Valore otra vez. Si perma-
nece débil, nada de lo que hay en la caja
ayudará. Pruebe con otra caja, hasta que
encuentre cuál de las cuatro -puede ser
que haya más de una- hace que el mús-
culo recupere su fortaleza.
2. Ahora abra esa caja y ponga la mano del
deportista sobre cinco botellas. Valore otra
vez. Si no hay fortalecimiento, pruebe las
otras cinco, una por una, hasta que averigüe
cuál es la botella que fortalece.
3. Si hay más de cinco, puede ser que alguna
duplique a otra. Descubra la combinación
más fuerte.
4. Ahora, como test definitivo, saque todas las
botellas. Ahora el músculo estará tan débil
como cuando empezó el deportista. Abra la
botella que fortalece y haga que el deportis-
ta realice una buena inhalación y vuelva a
valorar. Si ésta es la botella correcta, el
músculo se fortalecerá. Lea las cualidades y
emociones correspondientes a la botella, y
comprobará que el deportista está de acuer-
do en que son las correctas.
5. Ponga cuatro gotas en una botellita dotada
de cuentagotas (10-15 mi) con agua destila-
da y administre un chorrito (o diez gotas)
cada 2-4 horas. Como estas gotas ya están
en dilución homeopática, no hay riesgo de
sobredosis y las gotas se vuelven ineficaces
cuando la alteración ya no está presente.
Puede poner hasta seis remedios en una
182 Tratamiento y masaje muscular
botella. Quizá necesite utilizarlo solamente
unas horas, o quizás hasta un mes o más.
Controle volviendo a valorar.
Este método suprime el trabajo de adivinar, al
seleccionar el correcto Remedio de la Flor de
Sacho Usted pregunta al mismo cuerpo por medio
de la valoración muscular.
Fobias
Una fobia es un temor irracional que puede diri-
girse a casi cualquier aspecto de la vida normal.
La reacción del deportista es irracional y totalmen-
te desproporcionada; se enmarañan las energías
de su cuerpo, y su atención total se desvía del de-
porte y se concentra enteramente en evitar el ob-
jeto de la fobia -ya sea volar en avión, subir en
ascensor, viajar en tren, ya sea jugar en un lugar
donde sucedió algo terrible, ya sean las multitu-
des, determinados colores, y así sucesivamente. A
menudo las fobias limitan seriamente la vida de un
deportista, no sólo en los aspectos deportivos.
TRATAMIENTO
1. En primer lugar es necesario librar al depor-
tista de la inversión psicológica. (Ver página
175.) El fallo en el cumplimiento de esta nor-
ma, podría significar el fallo en la corrección
de la fobia. Valore con la afirmación general:
«Deseo ser feliz» y «Deseo ser desgracia-
do.» Valore luego con la fobia específica:
«Deseo librarme de mi temor a los (pe-
rros»>, y «Deseo mantener mi temor a los
(perros)>>, y efectúe el tratamiento de inver-
sión psicológica si fuere necesario.
2. Evalúe el temor a los (perros) en una esca-
la de 1-10:
1 = Estoy perfectamente tranquilo y relajado
con los (perros).
10 = No puedo soportarlo, me entra un gran
terror, con todos los desagradables grados
intermedios.
Hay que tener en cuenta que puede ser correc-
to hablar sobre (perros) pero si uno de ellos entra
en la habitación, la confrontación o la proximidad
real causará pánico y la huida instantánea del de-
portista.
3. Mientras el deportista piensa sobre la fobia,
o se confronta a ella (p. eje., los perros), va-
lore un músculo indicador y se volverá débil.
Entonces hay que tocar el punto CV-12 (que
está a medio camino entre el ombligo y el fi-
Figura 67a
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 183
'... J
O CV-12
Figura 67b
./
(.,
nal del esternón) mientras piensa sobre eso
o lo confronta de nuevo. Si el músculo indi-
cador ahora se vuelve fuerte, golpetee ST-1
y S-45 treinta veces, mientras el deportista
sigue pensando sobre el problema o con-
frontándose al mismo. El ST-1 está debajo
del centro de cada ojo en el hueso de la me-
jilla. El S-45 está en el borde externo de la
uña del segundo dedo del pie. (Ver figura
67a.)
4. Si la valoración de la anterior fase 3 es ine-
ficaz, repita, pero esta vez el deportista toca
los finales de las costillas duodécimas (las
costillas flotantes más bajas en la espalda).
Si esto fortalece los músculos indicadores,
golpetee los puntos K-1 y K-27, mientras se
piensa y se confronta como antes. El K-1
está en la planta del pie, en el final del talón,
en el pliegue del centro de la bola del pie. El
K-27 está en la hondonada debajo de las
vértebras cervicales, donde se juntan con el
esternón.
5. Ahora confronte de nuevo la fobia (p. ej.: los
perros) inmediatamente y vuelva a evaluar.
Por ejemplo, un claustrofóbico podría meter-
se en un armario y cerrar la puerta, y en-
tonces evaluar de nuevo el nivel de temor.
Si el grado es superior a 2, repita el proce-
so. Ahora, al volver a valorar, el deportista
debería dar fuerte. Cuando no se pueda re-
crear la fobia (por ejemplo, un vuelo en
avión), enseñe al deportista los puntos so-
bre los que hay que trabajar oportunamente
cuando se presente la situación.
6. El deportista debe pensar ahora sobre la fo-
bia y hacer una de estas dos cosas: (a) tara-
rear «Cumpleaños feliz" o cualquier canción
animada, y luego volver a valorar el músculo
indicador; y/o (b) contar en voz alta, y luego
valorar otra vez. Si cualquiera de estas ac-
tuaciones es causa de un músculo indicador
débil, el deportista debe continuar pensando
y confrontando, y ahora se toca el punto
CV-12 o el extremo de la costilla duodécima
otra vez mientras cuenta o tararea (cualquie-
ra de las dos opciones que cause la debili-
dad), al mismo tiempo que usted golpetea de
nuevo los puntos. Esto ayudará a integrar los
hemisferios derecho e izquierdo del cerebro.
7. Vuelva a valorar con el deportista pensando
y confrontando, pero con: (a) los ojos abier-
tos; (b) los ojos cerrados. Si los ojos abier-
tos causan la debilidad, golpetee suave-
mente la parte posterior de la cabeza exac-
184 Tratamiento y masaje muscular
tamente encima del cuello, mientras el de-
portista piensa y confronta. Si los ojos ce-
rrados son la causa de un indicador débil,
golpetee suavemente el centro de la frente,
mientras el deportista piensa y confronta.
Vuelva a valorar, con los ojos abiertos y los
ojos cerrados. Ahora ambos deben estar
fuertes. (Esto habrá armonizado la parte de-
lantera y la posterior del cerebro.)
Alivio de la tensión emocional (ESR)
y el barómetro del comportamiento
El alivio de la tensión emocional (ESR = «Emo-
tional stress relief») es una técnica extraordinaria y
poderosa, pero muy sencilla. Utiliza consciente-
mente lo que para muchos es una reacción instin-
tiva e instantánea.
Los puntos de tratamiento o de ayuda están a
cada lado de la frente, a medio camino entre el
centro de cada ceja y el comienzo de la línea del
cabello. Presione estos puntos muy ligeramente
-sólo lo justo para estirar la piel-. Si encuentra
la dirección correcta, puede llegar a notar unas
pulsaciones. Serán irregulares y/o arrítmicas entre
sus manos (y frecuentemente acompañadas por
un rápido parpadeo), mientras el deportista piensa
en el estrés. Cuando la reacción del estrés se
haya calmado, esto acompasará la irregularidad,
volviendo a un ritmo lento normal. La actividad del
cerebro habrá cambiado desde la emoción del ce-
rebro posterior a la objetividad del cerebro frontal.
El estrés adopta muchas formas y el alivio de la
tensión emocional es útil para todas ellas: pasado,
presente, futuro, accidentes y trastornos, físicos,
mentales, otras personas, etc. Por ejemplo, es co-
rriente sufrir una lesión o un accidente después de
un disgusto, como una muerte en la familia. La lis-
ta es larga, pero básicamente hay una técnica, y
es importante recordar que el estrés no es lo que
sucede, sino cómo se reacciona ante el suceso.
Cómo valorar
1. Localice un músculo indicador - el pectoral
mayor clavicular puede servir muy bien.
2. El deportista piensa sobre el estrés. Vuelva
a valorar el músculo indicador, que ahora
estará débil.
3. Durante un período de unos cuantos minutos
el deportista piensa sobre el estrés, mientras
usted presiona los puntos sobre la frente.
4. Cuando los puntos se hayan calmado, valo-
re otra vez el músculo indicador que ahora
estará fuerte.
Debe desechar el temor de dañar al deportista.
Este no responderá si el tema es demasiado peli-
groso, en cuyo caso conviene enviarle a la consul-
ta profesional de un psiquiatra. Lo peor que puede
suceder son lágrimas o temblores en alguna parte
del cuerpo. Si sospecha que pudieran producirse
esos casos, tumbe al deportista en tierra y tenga a
mano una caja de pañuelos de papel.
«Lo que detiene a una persona es también lo
que la hace moverse.» Consiga ahora el autodomi-
nio. La técnica del alivio de la tensión emocional no
cambia los hechos, sino que cambia su reacción
excesiva ante ellos, y le permite llegar a ser objeti-
vo. Lo fantástico de esta técnica es su absoluto se-
creto -el deportista solamente tiene que pensar
en el problema, y no tiene que contárselo si no de-
sea hacerlo-. El deportista también puede presio-
nar los puntos y pensar en solitario. Sin embargo, la
técnica es más eficaz si el problema se expone en
voz alta, pues eso mantiene la mente del deportis-
ta concentrada sobre el tema. Cuando no desea-
mos pensar sobre ciertos problemas, ila mente se
extravía! Posiblemente sea necesario que el depor-
tista hable sobre el incidente tres veces o más. Ob-
servará que, al hacerlo así, el lenguaje se vuelve
menos histérico, colorido y emocional y se apaci-
gua, hasta llegar a una lista más objetiva de los he-
chos. La técnica de alivio de la tensión emocional
suaviza el estrés de cualquier incidente del pasado
que todavía afecte a la vida actual del deportista.
He comprobado que las siguientes técnicas son
útiles para contribuir a un correcto desarrollo del
proceso:
1. Pida al deportista que relate el incidente, y
pregúntele por todos los detalles que se le
ocurran: lugar, hora del día, tiempo atmos-
férico, quiénes estaban allí, cómo iban ves-
tidos, lo que dijeron, etc. Todo ello con el
máximo colorido de «glorioso tecnicolor»
que sea posible.
Luego indique al deportista que imagine que
está haciendo una película o un vídeo de
todo eso, y que lo relate como si lo viera
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 185
desde el puesto del espectador. Rebobine el
vídeo y vuelva a pasarlo a una velocidad do-
ble de la normal, como una película de di-
bujos animados. Entonces, todavía de modo
imaginario, coja un par de tijeras y recórtelo.
Lance los fragmentos al aire y péguelos jun-
tos siguiendo un orden cualquiera, con lo
que quedará una nariz golpeada en un em-
parrillado con un brazo flotando en el aire,
etcétera. iTonterías! Generalmente esto hace
reír al deportista. Rebobine otra vez el vídeo
y póngalo en una caja, lanzándolo de nuevo
al aire. Ahora el deportista normalmente
dará fuerte en la valoración mientras piensa
sobre el incidente original.
2. Quizá sea necesario tratar diferentes aspec-
tos del incidente si es muy serio. En este
caso, desglose los diferentes aspectos, pón-
galos dentro de unos globos imaginarios, dé
al deportista las cuerdas de los globos para
que los sujete, y pasamos a trabajar en pri-
er I gar sobre el globo más grande.
3. C ando el incidente está relacionado con
a persona determinada, como un padre
do inante, puede ser útil hablar en general
sobre sentimientos de los hombres y las
mujeres. Cuando hay una emoción específi-
ca. tal como antagonismo, enfado, resenti-
miento. hostilidad, temor, fracaso, pesadum-
bre. culpabilidad, indiferencia o separación,
puede servir de ayuda concentrarse en esa
palabra y trabajar sobre sus diferentes as-
pectos. utilizando frases rápidas (mientras
se presionan los puntos de alivio de la ten-
sión emocional), tales como:
«¿Cuándo se sintió por última vez (enoja-
do)?"
«¿Cómo siente al estar (enojado)?
«¿Quién hay alrededor de usted que esté
(enojado)?"
«¿Quién más está (enojado)?"
«¿Cómo se llega al (enojo)?»
«¿En qué parte de su cuerpo siente (eno-
jo)?"
«¿Qué le hace llegar a (enojarse)?"
«¿Qué cosas más le hacen llegar a (eno-
jarse)?"
«Piense en algo o en alguien más que le
haga (enojarse)"
«Piense en un incidente de hace tiempo
cuando se sintió (enojado)"
«¿Cuándo fue la primera vez que usted
recuerde que se sintió (enojado)?"
«¿Qué le gustaría haber hecho o haber
dejado de hacer entonces que no hiciera?»
«¿Qué habría hecho entonces del todo
correctamente?"
«Piense sobre el incidente esta vez cuan-
do usted se sintió (enojado)"
Luego vuelva a valorar el pectoral mayor
clavicular, que ahora debería estar fuerte.
Muy frecuentemente el deportista vislumbra-
rá una escena que emerge a través de las
imágenes del pasado, evocadas por las pre-
guntas. Si es así, entonces estará mucho
más controlado la próxima vez que alguien
toque el punto sensible emocional que cau-
só la emoción específica.
4. Quizá sea necesario trabajar a través de di-
ferentes aspectos de la palabra escogida (p.
ej.: «enojo,,) valorando el indicador compa-
rativamente con otras palabras que implique
una alteración de ánimo, tales como agita-
ción, acaloramiento, exasperación, irritación,
beligerancia, furia, furor, rabia, cólera, histe-
ria, etc., y aliviar el estrés de aquellas que
causan el mayor debilitamiento del músculo
indicador.
5. Luego valore la emoción opuesta y asegú-
rese de que tampoco debilita al músculo in-
dicador. Por ejemplo, lo opuesto a enojo po-
dría ser complacencia, receptividad, estímu-
lo, satisfacción, atención, alegría, etc.
Estas técnicas permiten la elección por parte del
deportista, ya para aceptar lo que es, tal como es
y crear de nuevo, o resistirse a lo que es y contro-
larlo. La mejor de estas opciones es la primera, ya
que permite al deportista estar «en la causa" más
que en «el efecto" del resultado de las circunstan-
cias del estrés.
Si hay resistencia con respecto a la utilización
de estas técnicas, haga que el deportista conside-
re lo siguiente:
1. ¿Qué me cuesta esto?
2. ¿Qué me proporciona esto?
3. ¿Qué posibilidades estoy perdiendo?
Algunas veces el deportista puede creer preferi-
ble conservar los amigos actuales en vez de per-
186 Tratamiento y masaje muscular
derlos al vencer y pasar a una categoría diferente
como un medio de decir no al avance, a padres
ambiciosos; o, por el contrario, puede fomentar
una lesión que ya está curada hace tiempo, como
una excusa para no admitir que no puede soportar
el éxito, y que además así recibe muchas mues-
tras de atención y simpatía por parte de los ami-
gos, en vez de celos. Lo que todo esto «propor-
ciona» a corto plazo, condicionará al deportista
para el resto de su vida, a menos que ponga aho-
ra remedio. Estas técnicas de sabotaje arruinan la
autoestimación. El deportista acabará odiando al
deporte en cuestión, y odiándose a sí mismo, y se
convertirá en una persona amargada.
Alivio de la tensión emocional
y los recuerdos subconscientes
Del mismo modo que el deportista tiene un re-
cuerdo consciente de un incidente pasado, tam-
bién puede tener un recuerdo subconsciente. Sue-
le ser la posición de aterrizaje después de una caí-
da -en la que se produjo erosiones- pero puede
incluir cualquier posición desde el principio del in-
cidente hasta el final.
En otras palabras, el cuerpo recuerda que cuan-
do estaba en esa posición sucedió algo desagra-
dable y tuvo que sobrevivir desconectando los
músculos para protegerse. Entonces el cuerpo re-
cordará esa posición, tanto si el deportista estaba
consciente como si no. Si ahora el deportista colo-
ca el cuerpo en esa posición y usted valora un
músculo indicador previamente fuerte, se volverá
débil.
Sucede que el recuerdo subconsciente causa
vacilación y falta de confianza a nivel consciente.
Todavía estará protegiendo al deportista de una
manera que fue importante cuando sucedió el inci-
dente, pero que ahora ya no lo es.
TRATAMIENTO
Haga que el deportista describa el incidente tan
detalladamente como sea posible, adoptando las
posiciones del cuerpo que adoptó en esa ocasión,
y valore un músculo indicador previamente fuerte.
Aquí lo que importa no es el recuerdo mental, sino
el recuerdo subconsciente del cuerpo. Cualquier
posición que sea causa de un músculo indicador
débil, necesita tratamiento. En este momento quizá
sea necesario apoyar al deportista con cojines u
otros elementos relevantes para el deporte, ya que
se debe mantener la posición mientras usted pre-
siona las prominencias frontales (puntos de alivio
de la tensión emocional) hasta que las pulsaciones
sean tranquilas y acompasadas (o durante 30 se-
gundos si no percibe pulsación alguna). Vuelva a
valorar el músculo indicador. Si todavía está débil,
presione los puntos algo más; si ahora está fuerte,
pase a la próxima posición que causa debilidad en
el músculo indicador hasta clarificarlo todo.
Algunas veces se obtiene una serie completa de
posiciones (como una secuencia de fotografías fi-
jas) y es posible recrear un incidente que ocurrió
cuando el deportista estaba inconsciente. (Mien-
tras se está vivo, el mecanismo de supervivencia y
protección funciona siempre.)
Con esta técnica se pueden descubrir pautas o
modelos de comportamiento que han estado afec-
tando al cuerpo durante años, especialmente en
los deportes de contacto. Sin embargo, si el inci-
dente acaba de suceder, el deportista debe ser
examinado por un médico, o acudir a un hospital.
por si hay alguna causa de interés, un cambio de
carácter, vértigos o desvanecimientos -ésta es la
práctica normal de primeros auxilios-o Ignorarlo
podría ser arriesgado. La vida del deportista po-
dría correr peligro.
Algunas veces el músculo indicador no dará dé-
bil en la valoración cuando el deportista esté en la
posición del accidente, especialmente si sucedió
hace mucho tiempo y no existe un recuerdo cons-
ciente claro. Quizá sea necesario averiguar la
edad del deportista en esa ocasión haciendo la
afirmación: «Usted tenía... años cuando eso suce-
dió.» En este caso un músculo indicador débil
significa «No», un músculo indicador fuerte signifi-
ca «Si». Si el músculo indicador se vuelve fuer-
te, supongamos, a los siete años, entonces el
deportista debe pensar lo que sucedió a esa edad
(si la técnica no ha estimulado todavía su me-
moria).
Entonces es útil aliviar la tensión de ese inci-
dente. Mientras el deportista presiona sus propios
puntos de alivio de la tensión emocional en la fren-
te, y piensa en sí mismo a esa edad y con res-
pecto a ese incidente, valore todos los músculos
implicados y fortalézcalos, utilizando los puntos
de «ayuda» o tratamiento adecuados para cada
músculo.
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 187
Cuando haya completado todo esto, haga la afir-
mación: «Usted tiene ahora su verdadera edad» y
valore de nuevo los músculos que habían estado
débiles a la edad que tenía el deportista cuando
ocurrió el incidente. Finalmente, ponga al deportis-
ta en la posición que causó que el músculo indica-
dor que se debilitase anteriormente, y que ahora
debería permanecer fuerte, a menos que haya ha-
bido en ese sitio una lesión o un traumatismo pos-
terior.
Alivio de la tensión emocional
(afirmaciones presentes
y golpeteos de los temporales)
Es posible ayudar en caso de estrés inmediato
-p. ej.: alguien que grite al deportista; dos inten-
tos ya realizados y sólo queda uno; se ha cometi-
d un error, pero el juego todavía sigue.
o siempre es fácil hallar un minuto o el tiempo
s '1 iente para practicar esta técnica en medio de
oartido, pero si puede conseguirse hará maravi-
as. Estos incidentes son como el estrés supera-
g do del pasado, en el sentido de que usted sólo
p ede tratarlos realmente después del factor de-
se cadenante del estrés (aunque puede anotarlos
e talmente para planificar el modo de evitarlos
e lo sucesivo). Generalmente la tensión se debe
a algo que sucedió en el pasado, y que «le agobia»
y le impide desenvolverse perfectamente ahora.
TRATAMIENTO
(Como si hablase directamente al deportista):
Pare (y no siga aquello que está haciendo, si
puede). Haga unas inspiraciones profundas, pre-
sione los puntos de alivio de la tensión emocional
en la frente, y revise la parte de la técnica que fa-
lló. Mantenga la respiración profunda y acompasa-
da. Recuerde alguna ocasión en que haya triunfa-
do brillantemente. (Mantenga la presión sobre los
puntos indicados.) Concéntrese sobre cómo se
sintió, y sobre el buen ambiente consiguiente. Siga
manteniendo la respiración lenta y profunda. Fric-
cione los puntos de ayuda para fortalecer sus
músculos, y también puede masticar un trozo de
un alimento que contenga las vitaminas adecua-
das (mejor que goma de mascar). Siga respirando
profunda y lentamente y, recordando el éxito bri-
llante, y presionando los puntos de alivio de la ten-
sión emocional, reanude su rutina. (iA menudo se
tarda menos tiempo en hacerlo que en leerlo!)
Cuando haya un desacuerdo entre el deportista
y otro jugador, un juez de pista, un compañero de
equipo, etc., es importante darse cuenta de que
siempre hay más de un punto de vista. Veamos el
siguiente ejemplo: Siente a dos personas de fren-
te en lados opuestos y coloque entre ellas una
manzana sobre la mesa. Pida a cada una que des-
criba exactamente lo que ve. Obtendrá dos des-
cripciones que diferirán en muchos pequeños de-
talles: qué parte de la manzana es roja o verde, si
se menciona o no el tallo o el núcleo, si a cada
uno le gustan o no las manzanas, y así sucesiva-
mente.
El meollo de la cuestión es que la manzana per-
manece inalterable. Las descripciones son mera-
mente dos puntos de vista -en sentido literal y fi-
gurado-. Ninguno de ellos es más correcto o más
erróneo que el otro. Sucede lo mismo en cualquier
situación. Cada uno de nosotros aporta una posi-
ción, una preferencia, un sentimiento en la des-
cripción, y por tanto en la conversación. Cuanto
más partidista sea, y cuanto más asuma una posi-
ción concreta y profundice en ella, más tendrá que
defender y consecuentemente más podrá perder si
tiene que ceder o admitir la derrota. Eluda los per-
sonalismos (<<usted o él»), y más todavía si se tra-
ta de intereses, temores y objetivos de ambas par-
tes. Utilice frases como las siguientes:
Veo... y supongo... y eso me hace creer .
Lo que me gustaría que sucediera es por-
que...
Por supuesto, en este punto debe haber acuer-
do por ambas partes, para permitir que cada una
exponga tranquilamente la verdad tal como la ve,
¡y sin temor a que le interrumpan!
Se trata de una posición no ofensiva, que quizá
sea ajena a un deportista que está obligado a ven-
cer a toda costa. La comprensión de los intereses
del otro le permite dar sin ceder, y pasar luego a
una posición de colaboración con su anterior «ad-
versario» hacia objetivos comunes -tratando am-
bos de sus intereses.
Si tuviera que valorar un músculo indicador fuer-
te en cada deportista o en su presunto oponente
inmediatamente antes de la conversación anterior,
188 Tratamiento y masaje muscular
seguramente daría débil. Después de la conversa-
ción casi invariablemente se manifestará fuerte,
demostrando que la reunión, en vez de ser una
confrontación, ha sido útil y constructiva.
Los defectos de carácter que pudiera tener el
deportista -como agarrotarse siempre y llegar el
segundo; retrasarse u olvidar algo; o fumar; o cual-
quier otro hábito que parezca que no pueda aban-
donar- pueden mejorarse por medio de la si-
guiente técnica.
Golpeteos de los temporales
1. Convierta el defecto en una afirmación. En
vez de que el deportista diga cosas tales
como: No hay nada que hacer, siempre llego
segundo: siempre me retraso, ¿no soy una
calamidad? (iuna afirmación derrotista!), con-
siga que las convierta en dos afirmaciones:
a) Ahora puedo seguir y ganar.
b) Ya no necesito agarrotarme en el último
juego.
o
e) Ahora siempre llego a tiempo.
d) Ya no necesito retrasarme más.
2. Mientras el deportista dice la primera ver-
sión, más positiva, en voz alta repetidamen-
te, golpetee el lado izquierdo de la cabeza
del deportista con su mano derecha, alrede-
dor de la oreja, a unos 2,5 cm por fuera de
ella -empezando por la parte delantera y si-
guiendo hacia atrás de la oreja varias veces.
3. Mientras el deportista dice la segunda ver-
sión, más negativa, golpetee el lado dere-
cho de la cabeza del deportista con su
mano izquierda, en círculo alrededor de la
oreja como antes, varias veces. Son nece-
sarias ambas versiones para acceder a las
dos mitades del cerebro. Parece ser que el
golpeteo las fija en el cerebro.
4. Algunas veces es útil preparar una cantine-
la para que la cante el deportista. Creo que
la siguiente se adapta bastante bien al ritmo
de «Clementine,,:
Siempre estoy en el lugar correcto en el
momento oportuno y cumplo con éxito en
toda actividad.
Excluyendo los retrasos inevitables causados
por accidentes (como un atropello), casi nunca he
llegado tarde. (Solía hacer tarde constantemente
por salir con el tiempo demasiado justo. Intenté sa-
lir con anticipación suficiente.) Eso me ayudó a
calmarme, a establecer correctamente mis priori-
dades y a disfrutar llegando puntualmente.
Planificación
Es importante que el deportista tenga presente
lo siguiente:
a) No hay fallos, sólo retrasos.
b) El plan que establezca ahora no es algo in-
mutable clavado en la pared para siempre.
Puede cambiarlo en cinco minutos si lo de-
sea.
e) Diviértase, sobre todo. Consiga que disfrute
organizando su propia vida.
Los tres factores principales implicados en la re-
solución de problemas y en la planificación son ca-
lidad, costo y tiempo, y es esencial anotar todas
las posibilidades involucradas que les puedan ayu-
dar.
1. En primer lugar, consulte la lista de aspec-
tos objetivos sobre afán de victoria, temo-
res, técnicas, situaciones, decisiones (ver
página 173) y fije algunos objetivos para
cada aspecto del deporte particular del de-
portista. Convierta los problemas en oportu-
nidades y en objetivos. Elimine la mención
de la palabra «pero" y sustitúyala por «y",
es mucho más positivo.
2. Empiece por objetivos a largo plazo. Si no
hubiera barreras, pregunte al deportista:
¿dónde situaría su objetivo en sus sueños
más ambiciosos? Fije un plazo de cinco
años a partir de la fecha presente y escríba-
la al lado del objetivo. (Cinco años es un pla-
zo puramente arbitrario, pero es lo bastante
lejano para no ser amenazador. Seleccione
una fecha importante para su deporte.)
3. Consiga ahora que el deportista mire hacia
esa meta a la luz de los resultados específi-
cos, de los objetivos principales y de los se-
cundarios:
¿Cuál es el desarrollo de la lista de obje-
tivos?
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 189
¿Qué áreas principales hay que atacar?
¿Quién es responsable de cada una de
ellas?
¿Dónde se alcanzará el objetivo?
¿Qué dinero, tiempo y esfuerzo se nece-
sita para cada una?
¿Dónde se alcanzará el objetivo?
¿Qué riesgos hay, y cuáles son los facto-
res de «perjuicio y de fracaso»?
¿Cuál es el propósito de cada aspecto?
4. Decida lo que sucedería si el deportista at?-
case el objetivo seleccionado por medio de:
Oposición directa.
Compromiso lateral o tangente.
Redefinición (haga una lista de los pensa-
mientos negativos y de las barreras que
impedían el progreso del deportista y de
sus consecuencias, de modo que puedan
convertirlos en afirmaciones positivas,
para autoconvencerse en ese momento,
cuando practiquen); cambio de rutina.
Exageración de los inconvenientes apa-
rentes -¿cómo puede el deportista ha-
cerlos trabajar en provecho propio?
Examen del equipamiento -¿cuál es su
forma, tamaño, color, peso, composición
(de qué esta hecho), qué lo hace me-
jor/peor?
5. Indique al deportista que descanse y se re-
laje. y que haga alguna otra cosa durante al-
gún tiempo, para permitir absorber toda esta
información, de modo que vuelva con una
mente fresca y lo enfoque todo bajo los tres
factores: Calidad, Costo, Tiempo.
6. Ahora debe mirar hacia su objetivo «imposi-
ble» fijado en el horizonte (cinco años/me-
ses) y debe formularse a sí mismo estas
preguntas:
a) para llegar ahí, ¿dónde debería estar
en tres años/meses?
b) para llegar ahí, ¿dónde debería estar
en un año/mes?
e) para llegar ahí, ¿qué debería realizar en
una semana/un mes a partir de ahora?
Con eso decida lo que hará el final de se-
ana. y por consiguiente lo que hará cada
d'a. Así habrá planificado el trabajo. Ahora
ponga en práctica el plan.
Esta técnica proporciona una enorme sensación
de proyecto planificado, y no obstante una actitud
relajada con respecto a mañana, porque el depor-
tista sabe que él ha elegido el plan, y no existe el
temor de olvidarse de alguna cosa. La demora
equivale a sabotaje -pero si se es un deportista
entusiasta, esto no debería constituir ningún pro-
blema.
Recuerde, si ahora ha planificado adecuada-
mente, confíe en su plan. No caiga en la tentación
de llegar a la cumbre demasiado pronto -comén-
telo con su entrenador; después de todo, éste será
más objetivo que el deportista. Si se producen le-
siones u otros problemas imprevistos, quizá sea
necesario reconsiderar la fecha de su objetivo, la
calidad o cantidad de su entrenamiento, o el tiem-
po y el dinero que se ha de invertir. Eso no impor-
ta, pues ambos habrán aprendido una lección de
autodirección que significará un plan mejor, así
como un autoconocimiento mejor para el futuro.
Los objetivos del deportista también cambian, a
medida que se hace mayor, o mejora, o adquiere
más experiencia. Quizá lo que parecía un enorme
salto hacia delante al elaborar el plan, ahora le pa-
rezca algo normal y cotidiano, y perfectamente
asequible dentro de su capacidad. Los logros par-
ciales del plan tan sólo son instrumentos. Lo im-
portante es la sensación positiva de dominio, de
dirección y de autoestimación que proporciona al
deportista.
Visualización
La visualización puede adoptar muchas formas.
Básicamente, es una experiencia en la imagina-
ción, y mientras usted consiga el resultado final,
¿quién se ha de preocupar si las etapas interme-
dias son fantásticas? Ahí es donde debe conseguir
que el deportista se siente, y desarrolle un análisis
protagonista, imaginando el panorama perfecto.
Lea lo siguiente al deportista, lentamente:
Siéntese en una silla (no se recueste, podría
dormirse) haga algunas inspiraciones y espira-
ciones profundas, tranquila y lentamente. Cierre
los ojos e imagine que alguien vierte sobre su
cabeza un barril de pura y dorada miel líquida.
Con los ojos de su imaginación vea cómo el do-
rado líquido desliza y fluye lentamente en pe-
190 Tratamiento y masaje muscular
queños arroyos por su cara, bajando por su na-
riz y vea cómo fluye por su nuca hacia abajo y
alrededor de su barbilla y su cuello, por sus
hombros, y sigue hacia abajo por los brazos,
chorreando por sus dedos, por la espalda y por
el pecho. La miel baja lentamente, saque la len-
gua, puede lamer sus labios -es una miel dul-
ce y deliciosa-o Inspire ahora profundamente,
huela el aroma de la miel, cálmese y vea cómo
sigue fluyendo hacia abajo. Pasa por sus cade-
ras, por sus muslos, por delante y por detrás,
baja por las rodillas, formando pequeños remoli-
nos alrededor de ellas, llega hasta las espinillas
y pasa por los tobillos, y forma charco alrededor
de sus pies. Respire lenta y profundamente y
observe cómo el charco crece cada vez más y
fluye alejándose hasta que sus ojos lo pierden
de vista. Ahora el mundo está bañado en oro.
Hay árboles dorados, prados dorados y campos
de deporte dorados.
Ahora observe, a la luz dorada, al técnico más
brillante que haya visto nunca practicando su de-
porte. Observe cómo actúa, cómo se siente,
dónde están sus pies, manos y brazos. Ve la
perfección. Observe exactamente lo que hace.
Inspire y espire lentamente. Respire en esa per-
fección. Observe y sumérjase en esa gloria.
Ahora observe otra figura que es como una
copia hecha con papel carbón, que también lo
hace todo perfectamente, pero usted no puede
distinguir todavía claramente el rostro de esa
persona. Observe también a esa persona, y dis-
frute de su estilo, fíjese en la perfecta composi-
ción de la figura, en la depurada técnica, en el
exacto ritmo. Inspire y espire lentamente. Respi-
re esa perfección y sonría en el momento en que
esa persona se gira, ahora, y usted ve quién es.
Es usted mismo -y usted se siente bien, fuerte,
ágil y sano.
Lentamente vuelva a recordar que está senta-
do en una silla. Recuerde cómo es la habitación
donde está, y entonces abra los ojos y sonría a
la persona que le acompaña.
Las visualizaciones se realizan siempre en tiem-
po presente, véalo suceder ahora. El deportista
puede inventar su propia visualización. Le hará
todo el bien del mundo calentarse al sol de la paz
y la perfección de unos pocos momentos. Una
gran ventaja es que nunca cometerá errores, por lo
cual la mente se acostumbra a hacer lo correcto.
Ahora, otra técnica. Haga que el deportista pase
la técnica mentalmente en movimiento ultralento,
como si estuviera viendo un vídeo o una película a
cámara lenta. Dígale que observe cuidadosamen-
te. Cualquier parte de la técnica que parezca que
su mente soslaya, es algo borrosa y es necesario
trabajarla. A continuación, dígale que pare el vídeo
mentalmente y lo aclare hasta el detalle más ni-
mio. Luego debe rebobinarlo y pasarlo otra vez.
Pregunte si ahora está todo claro. Si no fuera así,
sería necesario trabajarlo más. Si está claro, pue-
de darse por satisfecho y seguir pasándolo hasta
encontrar otro fragmento dudoso o borroso.
El deportista debe desarrollar esta técnica desde
el punto de vista de la visualización para ver real-
mente la apariencia de cada parte cuando se rea-
liza perfectamente, y lo sencillo y fácil que parece
entonces. Luego puede retroceder y sentir, sentir
realmente, lo que cada parte de la técnica significa
cuando se realiza perfectamente, y cómo se desa-
rrolla con suavidad y fluidez. Luego debería retro-
ceder y escuchar. Así escucha la coordinación per-
fecta, el contacto perfecto, el ritmo perfecto. Debe-
ría ser un dulce sonido para él. Ahora pídale q e
retroceda y respire. Verá cómo debe respirar para
el máximo rendimiento y eficiencia y tendrá mo '
nes de energía que brota y se acumula para a-
cerio aún mejor. Ahora debe retroceder y pensa .
El deportista debe reflexionar cada pensamien-
para la preparación perfecta del siguiente mo -
miento, debe analizar las órdenes perfectas en e
momento perfecto para que todo esté inmerso er
la perfección: el movimiento, la visión, el oído. y !a
sensación. Sentirá una enorme belleza. Si a o a
alguna combinación no queda clara, el deportista
debe trabajar sobre ella hasta aclararla. Si es i-
portante, añada también las sensaciones del gus'
y del olfato. Hágalo todo con amor y paciencia.
como si estuviera enseñando a un niño.
Ahora la mente del deportista tiene una serie
perfecta de instrucciones -un plan detallado para
trabajar con él y acercarse cada vez más al objeti-
vo- ya que a menos que la mente sepa exacta-
mente qué hacer, ¿cómo puede hacerlo? A medi-
da que él mejore y sepa más, el plan detallado se
volverá aún más hábil, más sencillo y más claro,
y consecuentemente, también el deportista. Este
puede confiar en dicho plan detallado y utilizar téc-
nicas tales como el «Juego Interior» (ver Direccio-
nes Utiles) si lo desea, dejando el análisis en los
estantes y confiando en el conocimiento innato:
El estrés, la voluntad de vencer y la superación de actitudes mentales negativas 191
«Si sabe lo que está haciendo, puede hacer lo que
desee.»
Si el deportista comprueba que la visualización
no funciona bien para él, es posible que tenga fa-
llos craneales. Convendría que viera a un osteó-
pata, o a un quiromasajista que fuese kinesiólo-
go antes de probar otra vez.
Equilibrio de objetivos
Está muy bien fijar objetivos, pero ¿qué pasa si
la misma idea causa inversiones psicológicas, o la
ente lógica del deportista dice que debería y po-
dría hacerlo, mientras su mente emocional dice que
o desea hacerlo? Si ciertamente éste es el caso,
'10 abrá manera de que alcance sus objetivos, y lo
oue consiga habrá de ganarlo con esfuerzos muy
ros. pues estará luchando contra sí mismo.
Como valorar
::: n on er lugar pida al deportista que decida so-
:'e 9 objetivo que se ha de valorar. Puede ser
sanc o. al como «Deseo ganar» o «Deseo sal-
:2' ... me ros». El deportista se coloca en posición
e o e y entonces eleva ambos brazos lateralmen-
:e. como si fuera a valorar el deltoides medio en
cada lado. Repite la afirmación del objetivo, mien-
:ras el entrenador valora primero un brazo y luego
e tro. empujándolo hacia abajo en dirección al
suelo. Con el brazo derecho se valora el cerebro
zquierdo. que generalmente se asocia con el pen-
samiento lógico; con el brazo izquierdo se valora
el cerebro derecho, que generalmente se asocia
con los aspectos emocionales. Si ambos estaban
fuertes antes y ahora uno de ellos está débil, en-
tonces hay un desajuste entre el cerebro derecho
y el izquierdo -entre desear algo por lógica, pero
no desearlo emocionalmente.
TRATAMIENTO
1. El deportista extiende las manos, e imagina
que tiene el hemisferio derecho del cerebro
en una mano, y el hemisferio izquierdo en la
otra. Entonces, mientras piensa en el objeti-
vo, se juntan las manos y se entrelazan los
dedos -para integrar las reacciones cere-
brales de ambos hemisferios.
2. Este método utiliza los puntos de digitopun-
tura y más valoración muscular, pero sus re-
sultados son más duraderos. Valore de
acuerdo con la lista de músculos para la re-
ducción general del dolor (que se cita al fi-
nal del capítulo 4) y fortalezca los débiles.
Luego, mientras el deportista piensa en el
objetivo, valore de nuevo y fortalezca aque-
llos que ahora estén débiles. Vuelva a valo-
rar pensando en el objetivo, si todavía hay
debilidad, encuentre una palabra que descri-
ba exactamente las sensaciones del depor-
tista sobre el objetivo, y utilice las técnicas
de alivio de la tensión emocional para clari-
ficarlo, empleando la lista de preguntas del
epígrafe 3 en la página 181.
Asegúrese de que todos los objetivos sean con-
venientes para ambos hemisferios del cerebro del
deportista.
Alivio de la tensión emocional
futura
Esta técnica servirá de ayuda para futuras com-
peticiones. Decida qué es lo peor que puede su-
ceder, así como lo mejor, y la manera en que es
más probable que suceda. Reduzca todas las ten-
siones presionando los puntos de alivio de la ten-
sión emocional en la frente, si cualquiera de ellas
produce el debilitamiento de un músculo indicador
fuerte. Anote todos los pensamientos negativos re-
petidos que tenga al jugar o competir, tales como:
«¿Puedo hacerlo?,) «¿Por qué se me hace siem-
pre cuesta arriba?» «Estoy haciéndolo más mal
que bien», y reduzca igualmente el estrés que im-
plican.
Quizá sea una buena idea que el deportista se
informe todo lo posible sobre sus adversarios, su
medio ambiente, dónde están los servicios auxilia-
res básicos (lavabos, restaurante, vestuarios, ta-
lleres de reparación del equipamiento, fisiotera-
peutas, alojamientos para dormir, etc.) -incluso
es recomendable realizar una visita al lugar unos
días antes, si fuera necesario, en misión de reco-
nocimiento, o al menos llegar con antelación sufi-
ciente, o sea muy pronto. El deportista debe en-
sayar mentalmente con la máxima exactitud lo que
sentirá, imaginando los probables sonidos, olores
192 Tratamiento y masaje muscular
y gustos, y dónde y cuándo se producirán, cuál
será su rutina mental y práctica, qué órdenes se
dará a sí mismo, y cuándo, o dentro de qué lími-
tes, necesitará animarse o calmarse. Si alguno de
estos factores le preocupan de algún modo (debi-
do a que llegó pronto o lo está ensayando mental-
mente), debe reducir la tensión sentándose, pen-
sando, respirando profundamente, y presionando
los puntos de alivio de la tensión emocional en su
frente. Entonces debe pensar en que el inicio será
muy favorable y en que todo saldrá bien. El de-
portista debe respirar de nuevo lentamente, pre-
sionando los puntos de alivio de la tensión emo-
cional en la frente, hasta que todo aparezca claro
y fácil, recordando que siempre puede pedir el
apoyo que necesita. El deporte no es un asunto
de vida o muerte -ise supone que ha de ser di-
vertido!
Una vez reducida la tensión de lo peor, lo mejor
y lo más probable, ¿por qué no ir a por lo mejor?
La valoración
de los músculos:
¿Cómo funciona?'
Por Rodney Adeniyi-Jones
La valoración manual de los músculos, tal como
se utiliza en Kinesiología Aplicada, es un test de
control neurológico de la función del músculo, y no
test de su fuerza absoluta.
L s procedimientos de valoración de la fuerza
de os músculos han formado parte, desde hace
uc o tiempo, de una evaluación neurológica es-
lánda . para valorar daños al cerebro, los nervios
s 'sculos (1, 2). La fuerza se gradúa dentro
de u a escala que va de cero (ningún movimiento)
a 5 ' erza máxima -capacidad de moverse con-
ra a gravedad y la resistencia-l. La valoración
de KI esiología evalúa las variaciones en el control
de os 'sculos de fuerza normal (grado 5).
E ecanismo de la valoración de los músculos
es ,a odulación del arco reflejo básico de la mé-
d la espinal (3). La presión sobre la mano causa
que I s úsculos se estiren. Esto es captado por
las células eje del músculo que envía la informa-
CiÓ a a médula espinal y se produce una con-
raccló refleja del músculo, que causa que el bra-
z a ~ e ga su posición. Esto se percibe como
ura a ación del músculo "fuerte». Cualquiera
oe s 'ac'ores que demoren o inhiban la contrac-
,., 'e' eJa el músculo harán que la valoración
a a'ezca "débil". Numerosos factores neurológi-
cs,." e sobre este arco reflejo; entre ellos se
,.,c _} c'" ,e sajes del cerebro, del cerebelo, de
::-cs - e ~ D r o s y de las articulaciones. A esta co-
-c:::: ca sta. la investigación kinesiológica agrega:
:2.-::;cs e ec romagnéticos, energía de los meridia-
-::s ",- e 9 t ountura (4), gustos, olores, energías de
-,,-s:: es "'0 eopáticos y estados psicológicos.
--2. - 2.J r Darte de la investigación reciente so-
_ _ -es logía Aplicada ha sido realizada por
miembros del "International College of Applied Ki-
nesiology", el organismo profesional que estable-
ce los estándares, el entrenamiento y los procedi-
mientos, así como la investigación sobre la valora-
ción de los músculos.
No hay que sorprenderse de que las mediciones
objetivas de la fuerza de los músculos no se co-
rresponda con los hallazgos de la valoración ma-
nual de los mismos (5). Se ha efectuado el traba-
jo utilizando el dinamómetro Cybex 11, y uno de los
grupos más expertos en el sector, Nicholas y cols.
(6), indican: "Lo que se mide manualmente no
puede ser medido por el Cybex solo.» Esto se
debe a que el equipamiento de valoración mecáni-
ca no aplica fuerza al músculo como se hace en la
valoración manual; por consiguiente se pierden los
elementos sensoriales y de coordinación del test
manual. El índice de aplicación de la fuerza de va-
loración también es crucial (7, 8). La transferencia
de la presión realizada a mano ofrece corriente-
mente una de las vías de estudio más prometedo-
ras (9, 10, 11), pero gran parte de la labor desa-
rrollada hasta ahora se ha concentrado en la fuer-
za, y ha fallado al no tener adecuadamente en
cuenta el índice de aplicación de la fuerza.
La capacidad de los diferentes examinadores (o
incluso del mismo examinador) para obtener los
mismos resultados fiables depende, al igual que
en otros muchos campos, de su habilidad y cono-
cimientos. El acuerdo entre examinadores que no
conocían los resultados de los demás se incremen-
tó de un 78,2 % a un 100 % en un estudio (12),
cuando se aplicó un aumento en los grados de
prevención. En otro estudio, sin medidas para pre-
vención de errores, el acuerdo fue del 81,9 % (13).
194 Tratamiento y masaje muscular
REFERENCIAS DEL APENDICE
1. Guide to the Evaluation of Permanent Impair-
ment para los miembros de la American Me-
dical Association, 2: ed. Chicago: AMA,
1984.
2. Kendall, F. P. Y McCreary, E. K. Muse/es -
Testing and Function, 3: ed. Baltimore: Wi-
lIiams & Wilkins, 1983.
3. Sherrington, C. The Integrative Activity of the
Nervous System. Cambridge: Cambridge
University Press, 1947.
4. Goodheart, G. «Lecciones chinas para el
Quiromasaje», Chiropractic Economics, 8, 5,
1966.
5. Blaich, R. M. Y Mendenhall, E. 1. «Verifica-
ción manual de los músculos y verificación
con máquina Cybex: Estudio sobre su co-
rrespondencia». Sesiones de la Asamblea de
invierno del «International College of Applied
Kinesiology», San Diego, 1983.
6. Nicholas, J. A., Strizak, A. M. Ycols.: «Un es-
tudio sobre la debilidad de los músculos del
muslo en diferentes estados patológicos de
las extremidades inferiores», American Jour-
nal of Sports Medicine, 4, 6, 1976.
7. Ryan, A. H. Y Agnew, J. H.: «Estudios sobre
fuerza y fatiga muscular», American Journal
of Physiology, 42, 1917.
8. Nicholas, A. J. Y cols.: «Factores influyentes
sobre las verificaciones manuales de los
músculos en terapia física -magnitud y
duración de la fuerza aplicada-», Journalof
Bone and Joint Surgery, 60A, 2, marzo de
1978.
9. Bohannon, R. W. «Fiabilidad del test-retest
en la dinamometría a mano durante una se-
sión única de evaluación de la fuerza», Phy-
sical Therapy, 66, 2, febrero de 1986.
10. Marino, M. y col.: «Eficacia en la evaluación
manual de la fuerza muscular utilizando un
nuevo sistema», American Journal of Sports
Medicine, 10,6,1982.
11. Nicholas, J. A., Melvin, M. y cols.: <<Inhibición
neurofisiológica de la fuerza siguiendo la es-
timulación táctil de la piel», American Journal
of Sports Medicine, 8, 3, 1980.
12. Conable, K. M., YHanick, B. T. Interexaminer
Agreement in Applied Kinesiology Muscle
Testing. Papeles seleccionados del Interna-
tional College of Applied Kinesiology, ed.
D. H. Schusterman (Shawnee Mission KS:
ICAK, 1987).
13. Jacobs, G. E.: «Kinesiología Aplicada: Una
evaluación experimental con doble metodolo-
gía ciega», Journal of Manipulative Physiolo-
gical Therapy, 4, 3, septiembre de 1981.

Barton, John, The Encyclopedia of Mind and Body
Atlas, Vols 1-8.
Beardall, Alan, Clinical Kinesiology, Vols. I-V.
Fisher, Roger and Ury, William, Getting to Yes,
Penguin Books.
Gallwey, W. Timothy, The Inner Game of Tennis,
Jonathan Cape.
Grisogono, Vivianne, Sports Injuries, John Murray.
Lebowitz, Michael, Body Mechanics, MMI Press,
Harrisville, NH 03450.
Mervyn, Leonard, Thorsons Complete Guide to Vi-
amins and Minerals, Thorsons Publishing Group.
Pri·ikin. Nathan, Diet for Runners, Bantam.
Read. Malcom and Wade, Paul, Sports Injuries,
Brestick & Fess.
S onor. Fred, The Eclectic Approach to Chiroprac-
ic. FLS Publishing, USA.
Ser. John and Connolly, Christopher, Sporting
Body. Sporting Mind, Cambridge University Press.
T ie. John, Touch for Health, De Vorss & Co.,
1046 Princeton Orive, Marina del Ray, California
90291.
Walther. David S., Applied Kinesiology, Vols. I
a d 11. Systems DL.
Walt ero David S., Applied Kinesiology: Synopsis,
S s'ems DL.
Notas de conferencias
Sheldon Oeal 1983-9
Dr. Adeniyi-Jones 1989
Wendy Wallace Clinical Psychologist 1988
Werner Erhardt Associates
Para investigación adicional de cualquier informa-
ción sobre Kinesiología Aplicada, consúltese
ICAK Selected Papers (ed. O. H. Schusterman),
Shawnee Mission, Kansas State, EE.UU.
FE DE ERRATAS
Págs. 85/86 El texto describe la verificación esti-
rado, mientras las ilustraciones
muestran la verificación en posición
sentado. En la verificación sentado
el brazo se estira directamente ha-
cia el verificador.
Indice de materias
A
en. dolor de, 95
e frontal. músculos del,
3-84
, ales. 73, 76
Cl r del dedo gordo, 145
A s roe es de choques, 172
'[l, "3
n c pensadora de los
los. 151
::uO enal.177-192
CuDJ .ura. 148
- o es. Rodney, 193
;'c_::;: • el pulgar. 65
3.116,168
es. 187-188
A e'º as. 28. 8 .135.136
- . s- én sensibilidad ante
"'s 2. tos
• o oe ,a ensión emocional
='8 = «emotional stress re-
e' ,
-}a'·....,a es. 87-188
-) D2' e ro del comporta-
en: . "84-185
- ) 9 'u:u'. 9 - 92
- : ;;:J ::Je:e oe los temporales,
-: -scue'o s subconscientes,
"8S-" 8-
:::;-2::; en e ociona!. 41, 135,
>::::-::;- 2. oa e inferior del pe-
:-: 53
Asma, 53
Audición, infecciones, proble-
mas de, 33, 87
Autoestimación, 177
B
Bach, Remedios de la Flor del
Dr., 181-182
Bíceps braquial, 55
Bíceps femoral, 122, 127
Braquial, 55
Braquiorradial, 55, 57
Brazo, músculos del, 25, 55-63
Brazo, problemas del, 37, 59, 87
Bursitis, 92
e
Cadera, problemas de, 116, 118
Calambres, 17, 53, 153
Camas, 92
Cambio de peso, 39
Campanilleo auditivo, 28
Cansancio (fatiga), 118, 127, 135
Cardíacos, problemas, 79
Cerebro, predominio de hemis-
ferios, 170
Ciática, 92, 104, 106, 127
Codo de golf, 59
Codo de tenis, 59
Codo, problemas del, 39, 51,59,
90,92, 116
Cojera, 109, 140
Colitis, 122, 127, 130
Constipado, 46
Coordinación, problemas de, 46,
127
Coordinación locomotriz ante-
rior, 168
- - contra-lateral, 168
--lateral, 168
- - posterior, 166
Coracobraquial, 53
Costillas, problemas de, 53
Cuadrado lumbar, 94
Cuádriceps, 110,113, 116
Cuello, músculos del, 27-34
Cuello, problemas del, 28, 34,
76, 87, 106, 174
Cursillo especializado, 23
o
Debilidad de los músculos
- causantes, 18
- causas, 9, 10, 23
Dedos, músculos de los, 65, 67
Deltoides, 43, 46
Dentales, problemas, 41
Depresión, 92
Desequilibrio ácido/alcalino, 51
Desequilibrio líquido, 118
Deshidratación, 127, 130
Desórdenes estomacales, 55, 63,
76,81,95
Desórdenes sanguíneos, 87
Desviación, 153
Diabetes, 89
Diafragma, 81, 83
Diarrea, 92, 130, 174
Dieta, 11, 18
Digestivos, problemas, 39, 83,
101
Dolor
- causas, 17
- dolores de cabeza, 28, 30,
34,46,79,92, 127, 128, 176
198 Tratamiento y masaje muscular
- dolores en el pecho, 37, 95
- fórmula de reducción, 148
- pulverizaciones para alivio
del, 157
- evaluación del, 14
- reducción del, 156-157
E
Elevador de la escápula, 33-34
Encías sangrantes, 37
Entrenamiento, 9, 11
Equilibrio, problemas de, 34, 109
Escalenos, 27, 28
Escoliosis, 92
Espalda, músculos de la, 25, 85-
95
Espalda, problemas de la, 76,
87, 90, 92, 94, 95, 106, 127,
130,174
Espasmos, 17
Esplenio, 28, 30
Esternocleidomastoideo, 27-28
Estiramiento-contracción, 158
Estiramiento y pulverización, 157
Estreñimiento, 122, 127, 128,
130,174
Estrés (tensión), 153, 177-192
- alivio de la tensión emocio-
nal, 184-188
- problemas de, 28, 30, 33, 34,
79, 81, 83, 101, 113, 118,
138
- receptores, 166-170
- técnicas de clarificación de
aspectos objetivos y elimina-
ción de connotaciones negati-
vas, 179
Extensores del cuello, 25, 28, 33
Extensores de los dedos de los
pies, 142
F
Fallos de los atletas, 11
Fatiga mental, 41
Fisioterapia, 9
Flatulencia, 76, 174
Flexor largo del pulgar, 65
Flexores cortos del pulgar, 65
Flexores del cuello, 25, 27-28
Flexores de los dedos de los
pies, 145
Fobias, 182-183
Fórmula para reducción del do-
lor general, 148
Fotofobia, 79
Función glandular, 109
G
Gamma I Y 11,13
Garganta, llagas en la, 87
Gemelos, 133, 135
Glúteo mayor, 104, 106
- mediano, 106, 109
- menor, 106, 109
Golpeteo de los temporales,
187-188
Goodheart, George, 9, 11
Gran dorsal, 89-90, 168
H
Hemorroides, 122
Hernia, 76
Hinchazón, 76,113,174
Hiperinsulinismo, 89
Hipoglucemia, 118
Hombro, problemas del, 28, 33,
37,39,41,48,53,55,59,63,
76,85,87,90,116,174
Hormonales, problemas, 116
Hyperton X, 159
Ictericia, 128
Ilíaco, 98, 101
lIiocostal, (ver Sacrolumbares)
Inclinaciones, 92
Indigestión, 113, 174
Indolencia, 39
Inflamaciones agudas de la piel,
128
Infraespinoso, 37, 39
Inhibición atlas/occipital, 162
-auricular, 161-162
- visual, 162
Insomnio, 53, 127
International College of Applied
Kinesiologists, 9, 193
Intestinales, problemas, 122, 174
Inversión psicológica, 179
Irrigación linfática, problemas
de, 48, 116
K
Kinesiología Aplicada, 7, 9, 193
L
Lesiones deportivas, 9, 11, 13,
18
Lesiones de tipo latigazo, 28, 41
Lista de aspectos objetivos so-
bre afán de victoria, temores,
tecnicas, situaciones, decisio-
nes, 177-178
Lordosis (espalda curvada), 96
Lumbago, 92, 96
LL
Llagas, 138, 145
Llanto, incontrolado, 39, 48
M
Mahoney, Frank, 159
Mano, extensores de la, 71
- flexores de la, 71
- músculos de la, 25, 65-71
- problemas de la, 39, 63, 119
Manos y pies hinchados, 119
Masaje, 18, 152
Mecanismo de coordinación lo-
comotriz, 46, 135, 166, 168-
169
Mejoría de la amplitud de movi-
miento, 161
enstruación, problemas de,
106.109,130
ñeca, músculos de la, 25, 61-
63
ñeca, problemas de la, 39, 51
, sculos
- desconexión de los, 9, 11,
17.155
- fatiga de los, 152
- grupos de, 25
- hipertónicos, 159
- identificación de los, 17-18
- reentrenamiento, 18
- tipOS de acción de los, 13
slo. músculos del, 25, 110-131
- ex erior, músculos del, 122-
3
-'omal. músculos del, 110-121
- merior. músculos del, 110-121
sterior. músculos del, 122-
. 3'
N
~ _ S 8 a . 92. 174
.:; , radial. agarrotamiento
:e 03
.e-. os an'es del partido, 53
.8 es de azúcar en la sangre,
'. 9. 18.135,136
o
OOJe' os
- e u 'brío de. 191
- 'Jacló de. 188-189
OOIIC o pronador, 61, 63
O, s. problemas de los, 33, 138,
'56
- er ambién Visión, proble-
as de
00 e te del pulgar, 65
, aro ardor al, 104
p
Pa i aciones, 37
Pa orrilla, músculos de la, 25,
32·140
Pectíneo, 113, 116
Pectoral mayor
- división clavicular, 79, 81,
168
- interno (división del ester-
nón), 76, 79
- menor, 46, 48
Pecho, dolencias de, 109, 130
Pelvis, músculos de la, 25, 96-
109
Pelvis, problemas de la, 30, 118
Pellizco de la piel, 161
Pensamientos negativos, 177-
178
Peroneo, 132
Pie, músculos del, 23, 142-149
- ver también Plantillas para el
calzado
Piernas, problemas de las, 92,
104,127,130,135,138
Pies, problemas de los, 39, 92,
96, 118, 121, 132, 138, 140,
145
Piramidal, 73, 76, 101, 104
Pisiforme/huesecillos de la mu-
ñeca, síndrome del, 172
Planificación, 188-189
Plantillas para el calzado, 174
Poplíteo, 127-128
Posición, 135, 155
Protagonista, músculo (respon-
sable del movimiento prima-
rio), 13
Psoas, 96, 108
Pulmonares, problemas, 53, 79,
81,83,85
Puntos de ayuda (ver Puntos de
tratamiento)
Puntos delante de los ojos, vi-
sión de, 79
Puntos de tratamiento, 9, 18
R
Reacción, 13
Recto abdominal, 73-76
Recto anterior, 110, 112
Recuerdos subconscientes, 186-
187
Redondo mayor, 51
Indice de materias 199
- menor, 48
- pronador, 61, 63
Reflejos tónicos del cuello, 162
Relajación, 18
Relajación de la aponeurosis,
158
Respiración, problemas de, 39,
41,46,48,76,83
Reumatismo, 92
Rigidez de cuello, 34
Rodilla, problemas de la, 104,
118,121,127,130,135
Romboides, 41, 43
s
Sacro, problemas del, 30
Sacrolumbares, 90-94
Sartorio, 116, 118
Semiespinal, 28, 30
Semimembranoso, 118, 121
Semitendinoso, 122, 127
Sensibilización a los alimentos,
11, 23-24, 79
- al gluten, 55
- a los hidratos de carbono, 59
Serrato anterior, 85
Shocks, 135, 136
Sillas, 92, 94
Sincronización cabeza/pelvis,
168-170
Síndrome del túnel del carpo,
63,171-172
Sindrome de la válvula ileoce-
cal, 174, 176
Sinérgicos (músculos colabora-
dores), 13,22,151
Sinusitis, 30
Sistema inmunológico, proble-
mas del, 48, 118
Sneak, test, 151-152, 181
Sóleo, 133, 136
Subescapular, 35, 37
Sudor, 39, 51
Supinador, 61
Suplementos de nutrición, 24
Supraespinoso, 39, 41
Sustituto, valoración con, 152-
153
200 Tratamiento y masaje muscular
T
Tabaco, fumar, 46, 81, 83, 136
Técnica de músculos reactivos,
155-156
Técnicas de células eje, 153-
154
- imaginativas (ver Visualiza-
ción)
- de integración coordinada
(TIC),160-161
- de origen e inserción, 153-
154
Tejido de cicatrices, 173
Tensor de la fascia lata, 128,
130
Thie, John, 9
Tibial anterior, 138
Tibial posterior, 138, 140
Tiroides, función de la, 39, 48
Tobillo, músculos del, 25, 132-
156
Tobillo, problemas del, 132, 156
Tortícolis, 34
Tos, 53
Transverso del abdomen, 73, 76
Trapecio inferior, 87
- medio, 87
- superior, 30, 33
Traspiés, 138
Traumas en la cabeza, 41
Tríceps braquial, 57, 59
v
Vasto intermedio, 110, 113
- lateral, 110, 113
- medio, 110, 113
Verificación de los músculos, 9,
13-23, 193
- aeróbicaJanaeróbica, 152
- cómo funciona la técnica, 193
- cuestionario de evaluación,
14-15
- debilidades ocultas, 152
- defectos del verificador, 18,
22
- desviación, 153
- fallos de los deportistas, 22-
23
- fuerza de, 13-14
- lados opuestos, 18
- orden de tratamiento, 151-
152
- posiciones para la, 13, 14,
18,152-153
- razones contra la, 22
- técnica de músculos reacti-
vos, 155-156
- técnicas de células eje, 153-
154
- técnicas de origen e inser-
ción, 153-154
- tratamiento erróneo, 18
- valoración con sustituto, 152-
153
Verrugas, 53
Vértigo, 28, 37
Vesícula biliar, problemas de la,
92, 128, 138, 140
Vientre fláccido, 76
Visión, problemas de, 28, 33
Visualización, 156-157, 189-190
Vitaminas, 24
z
Zona del hombro, músculos de
la, 25, 35-54

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->