P. 1
El Alfabeto Grafologico y La Numeracion

El Alfabeto Grafologico y La Numeracion

|Views: 874|Likes:

More info:

Published by: Consultores Corporativos Desarrollo Humano on Apr 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

05/29/2015

pdf

text

original

Sections

  • CORRIENTE MÍMICA
  • CORRIENTE SIMBÓLICA
  • CORRIENTE EMOCIONAL

EL ALFABETO GRAFOLOGICO

Las letras minúsculas del alfabeto tienen una significación
especial y su análisis permite la comprensión profunda del
inconsciente del que escribe, otorgándole al grafólogo "la llave"
de acceso a secretos, conflictos y características de la
personalidad del analizado.
Los pequeños pormenores de las letras son reveladores de lo
que el escribiente busca esconder o disimular.

El estudio de cada letra minúscula le permite al
profesional abordar con profundidad los detalles más
recónditos y conocer datos biográficos de gran
importancia, que no siempre son reconocidos por la
persona.

EL ALFABETO GRAFOLÓGICO. De la A a la Z en
grafología

a La vida afectiva
b La administración del presupuesto y las reservas
c El egoísmo
d La vida intelectual, espiritual y psíquica
e Los contactos sociales
f La síntesis de la vida profesional, intelectual, afectiva y
sexual
h La relación idealismo-vida cotidiana.
Perturbaciones glandulares
i La precisión
j La vida privada
k El nivel de adaptación. La habilidad manual
l La imaginación, proyectos, mandatos parentales que
influyen en la actividad.
Ll La relación entre la vida privada y la profesional o
pública

m El “Yo” íntimo, familiar y social
n Los problemas escondidos
ñ El comportamiento social
o La vida afectiva y social. La relación con el dinero
p El trabajo
q La vida sexual en general
r La canalización de la energía
s El dinero y la conciencia moral
t La voluntad
u El sentido de realidad
v El impulso de dar, el nivel de sacrificio, abnegación,
devoción y entrega
w Complemento de la “v”
x La madurez afectiva
y El balance personal y la actividad profesional
z La realización del acto sexual

A. Representa la vida afectiva. Es la expresión de los
sentimientos más profundos del escribiente.
B. La administración del presupuesto y las reservas. Indica las
necesidades económicas, su forma de disponer de las reservas y
la organización del presupuesto.
C. El egoísmo. Se relaciona no sólo con la forma de contacto sino
también con la posibilidad de elegirse como objeto de interés,
anteponiendo el amor a sí mismo a todo lo demás
D. Vida intelectual, espiritual y psíquica. Representa la idea
rectora que orienta toda la existencia del hombre y su elevación
hacia un ideal superior.
E. Los contactos sociales. La manera en que el escribiente se
relaciona con los demás, su forma de brindarse o las dificultades
que esto le causa.

F. La vida profesional, intelectual, afectiva y sexual. Permite una
evaluación completa sobre los logros obtenidos en las distintas
esferas de la conducta.
G. El sexo. Todo lo relacionado con la libido.
H. Idealismo-vida cotidiana. Hace al perfil psicológico de la
persona y muestra su forma de actuar.
I. La precisión. Señala el sentido creador, la agudeza intelectiva
y la proyección cultural.
J. Vida privada del escribiente. Habla de los distintos impulsos o
frenos en su relación con los otros.
L. La imaginación y los proyectos. Atañe a la inteligencia y al
nivel de imaginación de la persona.
M. El Yo íntimo, familiar y social. Evolución de la inteligencia,
independencia de criterio y sinceridad del escribiente.
N. Problemas escondidos. Sombra y reflejo de la "m".
O. Vida afectiva y social y la relación con el dinero.
P. El trabajo. La forma de realizar las actividades.
Q. Vida sexual en general.
R. La canalización de la energía. Aporta datos sobre la manera
de emplear o malgastar la capacidad de realización.
S. El dinero y la conciencia moral. Nivel de honestidad.
T. La voluntad. La actitud volitiva del escribiente.
U. Sentido de realidad. Adaptación o dificultad para adecuarse a
las distintas circunstancias.
V. El impulso de dar. Habla de la generosidad, buena fe y
honestidad.

X. Madurez afectiva.
Y. Balance personal y de la actividad profesional.
Z. La realización del acto sexual.

LOS NÚMEROS Y LA GRAFOLOGÍA

Los números son los caracteres convencionales del
lenguaje que presiden la vida en sociedad en lo que ésta tiene
de más cotidiano, más concreto, de necesario e indispensable.
Son sinónimo de bienes, de posesiones, de dinero y simbolizan
el poder y la afirmación.
El escribiente puede elegir entre tres formas para realizarlas,
según sus gustos y necesidades: las tipográficas que son más
angulosas y más cortas que las manuscritas y las romanas que
son más altas y más rígidas.
La importancia de la dimensión de las cifras juega un rol
importante por cuanto éstas son la expresión de la opinión que el
escribiente tiene de sí mismo.
En un buen contexto los números grandes pueden deberse a una
deformación profesional como ser los contables, los banqueros o
los comerciantes. También pueden manifestar las
preocupaciones de dinero en situaciones circunstanciales y/o
apremiantes, aún cuando la persona sea desinteresada.
En el caso de un contexto menos favorable, son la expresión de
una búsqueda personal y prioritaria del dinero, o bien de
aquellos que tienen grandes deseos, los egoístas o los
conservadores codiciosos.

Las cifras pequeñas en su conjunto significan desinterés por los
valores materiales o la simplicidad, la modestia, la sobriedad y la
propensión al ascetismo.
Cuando un escrito consta de varias páginas y el escribiente debe
numerarlas, él que lo hace arriba y a la izquierda está a la
defensiva frente a la vida y evita instintivamente tomar riesgos.
No está en un conflicto abierto sino puede ser un hombre
modesto al abrigo del mundo que lo rodea.
Realizada arriba y al medio, representa un modo de vivir donde
el escribiente no abandona sus defensas pero está abierto al
diálogo aunque esconde un cierto absolutismo de pensamiento.
Arriba y a la derecha encarna el porvenir. En general manifiesta
el equilibrio, el espíritu de empresa y la capacidad de tomar
decisiones.
La numeración colocada en la base de la página y a la derecha,
puede significar una situación dolorosa que oculta el individuo,
como si fuera el peso del destino, pero a la derecha deja la
puerta abierta a la esperanza.
Abajo y en el medio, muchas veces encuadrada entre guiones,
puede revelar una tendencia pesimista frente a la cual la
persona no reacciona.

¿ Que nos revelan los números en Grafología ?

Bajo el punto de vista grafológico, nosotros intentaremos
interpretar los números según las leyes del movimiento y de la
expresión que se viene aplicando en el estudio de la escritura
manuscrita.

Uno de los aspectos gráficos de más interés y significado es el
ORDEN. La forma como distribuye y organiza cada persona las
líneas y columnas en las operaciones aritméticas, es un
verdadero termómetro con respecto a al exactitud y al orden de
los valores que maneja mentalmente.

De una buena distribución y claridad de los números en
las líneas horizontales y columnas verticales, se puede
deducir el auto dominio, la claridad, la objetividad en el
juicio de valores y la importancia y seriedad con que la
persona trata temas económicos.

•Los números claros y bien ordenados indican generalmente,

que el escritor sigue lo lineal, lo recto, lo medido, lo objetivo.
Basa su seguridad en lo evidente.
•Una distribución defectuosa de los números, (línea horizontales

sinuosas, cifras mal formadas, que bailan, distancias
irregulares entre unas y otras) suele estar en concordancia con
falta de solidez y claridad en los juicios de valor, es decir,
denota una desproporción o desequilibrio de los valores
concretos o abstractos, especialmente en cuestiones de dinero.
•Cuando los números o partes secundarias de los mismos, se

exceden por su dimensión, puede indicar la ilusión que produce
al sujeto el dinero y los bienes materiales. Cuanto más se
desproporcionan las cifras, mas demuestra el escritor su falta
de sentido práctico, pudiendo llegar al gasto excesivo, al
despilfarro, etc.

•Los números de dimensiones reducidas expresan en su

pequeñez, una actitud inconsciente de minusvalía, un
sentimiento de inferioridad frente a las realidades prácticas y a
los valores materiales. Vive como “descalificado” en las
cuestiones de dinero, y no se atreve a luchar abiertamente con
los problemas de la realidad, aun sobrándole inteligencia o
capacidad para hacerlo.
•La presión de los trazos tiene gran importancia, porque refleja

el nivel de fortaleza o debilidad de carácter y la profanidad o
superficialidad en los sentimientos en los asuntos económicos.
•Las cifras de trazo firme reflejan energía, seguridad en si

mismo, autenticidad en los sentimientos y actitudes.
•Las cifras de trazo débil, reflejan generalmente, la debilidad de

carácter, es decir el insuficiente estimulo interno para superar
las dificultades. Puede ser también la tendencia a la humildad.

Ejemplo 1: Los
números igual
tamaño que las
letras

Ejemplo 2: Los números mayor
tamaño que las letras

Los números son los caracteres
convencionales del lenguaje que

presiden la vida en sociedad en lo que ésta tiene de más
cotidiano, más concreto, de necesario e indispensable. Son
sinónimo de bienes, de posesiones, de dinero y simbolizan el
poder y la afirmación.

El escribiente puede elegir entre tres formas para
realizarlas, según sus gustos y necesidades: las
tipográficas que son más angulosas y más cortas que las
manuscritas y las romanas que son más altas y más
rígidas.

La importancia de la dimensión de las cifras juega un rol
importante por cuanto éstas son la expresión de la opinión que el
escribiente tiene de sí mismo.
En un buen contexto los números grandes pueden deberse a una
deformación profesional como ser los contables, los banqueros o
los comerciantes. También pueden manifestar las
preocupaciones de dinero en situaciones circunstanciales y/o
apremiantes, aún cuando la persona sea desinteresada.
En el caso de un contexto menos favorable, son la expresión de
una búsqueda personal y prioritaria del dinero, o bien de aquellos
que tienen grandes deseos, los egoístas o los conservadores
codiciosos.
Las cifras pequeñas en su conjunto significan desinterés por los
valores materiales o la simplicidad, la modestia, la sobriedad y la
propensión al ascetismo.
Cuando un escrito consta de varias páginas y el escribiente debe
numerarlas, él que lo hace arriba y a la izquierda está a la

defensiva frente a la vida y evita instintivamente tomar riesgos.
No está en un conflicto abierto sino puede ser un hombre
modesto al abrigo del mundo que lo rodea.
Realizada arriba y al medio, representa un modo de vivir donde
el escribiente no abandona sus defensas pero está abierto al
diálogo aunque esconde un cierto absolutismo de pensamiento.
Arriba y a la derecha encarna el porvenir. En general manifiesta
el equilibrio, el espíritu de empresa y la capacidad de tomar
decisiones.
La numeración colocada en la base de la página y a la derecha,
puede significar una situación dolorosa que oculta el individuo,
como si fuera el peso del destino, pero a la derecha deja la
puerta abierta a la esperanza.
Abajo y en el medio, muchas veces encuadrada entre guiones,
puede revelar una tendencia pesimista frente a la cual la persona
no reacciona.

Los números tienen la cualidad de representar la relación
del hombre con el mundo concreto, lo material, lo
económico y lo financiero.

Expresan tanto la importancia que la persona concede a estos
aspectos como su sentido práctico.

El estudio de los números tiene distintos abordajes: el
análisis simbólico según Pitágoras, la observación según
sus formas básicas; y el análisis de los ocho aspectos.
Recordemos que el sentido positivo o negativo de cada

interpretación estará condicionado por el ambiente
gráfico de los números y el texto.

1.ORDEN:
Del análisis del Orden podremos interpretar el grado de
objetividad del sujeto en cuestiones prácticas y con los valores
materiales. Veremos con qué claridad se maneja en los aspectos
dentro del ámbito laboral.
Veremos el grado de adaptación de la persona en el manejo
práctico de cuestiones cotidianas laborales.
Para estudiar el orden en los números se debe observar:
• La disposición general dentro de la hoja
• La disposición de las filas y columnas
• La distribución
• Legibilidad, nitidez o pastosidad del trazo, retoques.
Las cifras desplazadas hacia el margen izquierdo de la página
son reveladoras de una actitud de repliegue, prudencia, de
reserva, incluso de economía, (si las cifras son pequeñas)
Por el contrario, cuando la masa de cifras tiende a ocupar la
parte derecha de la página, dejando en blanco la mitad izquierda
del papel, el escritor revela su extraversión, su confianza, la
tendencia al gasto, a la irreflexión, a la imprudencia,
especialmente si las cifras son grandes y el orden es poco
notable.
De una buena distribución y claridad de los números en las líneas
horizontales y columnas verticales, hablaremos de objetividad en

el juicio de los valores y la importancia y seriedad con que la
persona trata las cuestiones de dinero.
Los números claros y bien ordenados indican generalmente que
el escritor sigue lo lineal, lo recto, lo medido.
Siente cierta repugnancia por lo confuso, lo complicado, lo
anárquico, por lo subjetivo, por las exageraciones de lo emotivo,
del imaginario.
Basa su seguridad en lo evidente, en lo demostrable.
Una distribución defectuosa de los números:
• Líneas horizontales sinuosas
• Cifras mal formadas, mal estructuradas, que bailan
• Distancias irregulares entre una y otras
• Columnas torcidas
• Falta de perpendicularidad entre las cifras.
Suele estar en concordancia con una falta de solidez y de
claridad en los juicios de valor, es decir, denota una
desproporción o desequilibrio del juicio en la apreciación de los
valores concretos o abstractos, especialmente en las cuestiones
de dinero.
Tendencia a mentir - o a hablar de más- ya sea por egoísmo o
por intereses materiales ilícitos; perversidad.

2.TRAZOS INICIALES Y FINALES

Del análisis de los trazos iniciales de los números podemos
conocer cómo concibe una persona las cuestiones prácticas de
su vida. Recordemos que estos deben ser sencillos sin espirales o
ganchos muy pronunciados.

• Trazo inicial zona superior: concepción teórica de las cosas,
reflexión previa, persona racional.
• Trazo inicial zona media: concepción práctica.
• Trazo inicial zona inferior: gran necesidad de seguridad.
Del estudio de los Trazos Finales podremos saber qué actitud
adopta frente a esas mismas cuestiones.
• Trazo final zona superior: ambición de ampliar sus propios
límites de acción. Es negativo. Puede ser que la persona se
encuentre en una etapa de proyectos. Hay autoritarismo.
• Trazo final zona media: ambición de actuar sobre el medio. Es
positivo dependiendo de la forma del t. f. (tiene que ser en
guirnalda).
• Trazo final zona inferior: gran sentido utilitario de las cosas.
Tendencias captativas (con arco y nivel formal bajo). Acción
orientada a satisfacer necesidades instintivas, egoísmo (si es con
arpón).
La presión ejercida solamente en los trazos iniciales de las cifras
refleja una energía que se agota pronta.
En cambio cuando la presión recae especialmente sobre los
trazos finales, el escritor hace demostración de su energía frente
a personas, problemas o situaciones, a veces de forma violenta.
Los finales terminando en punta son expresivos de la
agresividad, de la actitud penetrante o cáustica, irritable o
colérica del sujeto, en los asuntos de dinero.
Los trazos finales terminados en maza o punta cuadrada, revelan
la acumulación de cargas impetuosas de energía y posibles

descargas brutales, explosivas, violencia frente a contrariedades
económicas.

3.TAMAÑO

Módulo: igual tamaño, o no más del doble, que la zona media.
Números grandes: marcadas ambiciones materiales y de
seguridad
Números pequeños: sentimiento de inferioridad frente a otras
personas, o a las realidades prácticas y a los valores materiales.
Números sobrealzados o más altos que anchos: (2,3,5,7,9)
distanciamiento de la realidad por apreciar excesivamente lo que
posee (orgullo). Concede un valor superior al normal a todo
cuanto tiene o se hace la ilusión de esta superioridad.
Números más anchos que altos: sin grandes aspiraciones en lo
material, ambiciones sencillas y concretas, apego a los valores
materiales cotidianos y seguros.
La proporción en los números nos muestra qué tipo de
pensamiento o actitud prevalece. Los números ideales para
observar este aspecto son el 3, el 2 y el 8.
Prevalece la zona inferior: predominan los planteamientos o
valores prácticos.
Prevalece la zona superior: predominan los planteamientos o
valores abstractos.
Zona superior e inferior equilibrada: hay equilibrio sin
predominio.

4.FORMA

Este aspecto es fundamental para el estudio de la honestidad.

Bien estructurados y legibles: interés por las cuestiones
económicas y prácticas de la vida y consecuentemente, sabrá
manejarlas bien.
Bien estructurados pero ornados que los hacen aún más
confusos: el interés que muestra por el dinero no es canalizado
en forma honesta.
Mal estructurados pero manteniendo la legibilidad: poco interés
por esas cuestiones, actitud bohemia ante la vida, poco sentido
práctico, escasa habilidad para manejarse con dinero.
Mal estructurados, tachados, repasados, confusos:
deshonestidad en cuestiones de dinero.
Pocos adornos secundarios, cifras simplificadas: capacidad de
síntesis. Pero no son aptos para tratar asuntos comerciales por
falta de apreciación de detalles menores. Requisito importante
para puestos técnicos, área de sistemas, puestos gerenciales,
economía y finanzas u otra actividad que necesite cierto nivel
intelectual.
Complicaciones en general: según Teillard, corresponde a las
personas siempre descontentas, que reparan en nimiedades y
cuyo carácter adolece de franqueza, de espontaneidad y de
sencillez.
Las cifras muy angulosas reflejan el egoísmo duro, la conducta
seca, árida, poco tolerante en las cuestiones de dinero,
especialmente si las cifras son regulares, pequeñas y apretadas
entre sí.

Las cifras demasiado curvas reflejan cierta relajación en la
apreciación de los valores económicos, poca precisión en las
cuestiones de dinero y a veces, poca solvencia moral en los
pagos (dejadez, incuria, poca atención a los compromisos).

5.CONTINUIDAD

Bajo este aspecto se estudia la distancia entre los números de
una fila. Recordemos que en este aspecto no hay un módulo
definido.
Números próximos entre si: actitud mezquina frente al dinero,
suspicacia.
Números distantes entre si: poca capacidad para conducirse en
cuestiones económicas, despilfarro.
Las cifras ligadas entre sí pueden significar -dice Brosson-, «la
fatiga o deficiencia neuropsíquica, el deseo de menor esfuerzo.
Cuando este signo se exagera, puede ser igualmente sintomático
de ciertas formas de ideas fijas y obsesivas en el escritor».

6.PRESIÓN

Este aspecto refleja el grado de fortaleza o debilidad del carácter
en

los

asuntos

económicos.
“Los números 1,4, y 7 son aptos para ver la actitud afirmativa
frente a las cuestiones de dinero.
Si están bien estructurados, o sea, con tensión: hay objetividad y
firmeza de carácter.
El 5 también muestra la precisión para el manejo de temas
económicos.

El 7 me mostrará cuán técnica es la persona. Ya que cuanto más
técnica es una persona más tenderá a simplificarlo.”
Tensión firme: seguridad en sí mismo frente a cuestiones
prácticas, afirmación de la propia individualidad y autenticidad
en las actitudes.
Tensión floja o blanda: debilidad de carácter, estímulo interno
insuficiente para superar las dificultades, tendencia a claudicar,
por humildad, temor, depresión.

7.VELOCIDAD

Expresan la vivacidad del pensamiento y de la acción, la
prontitud para comprender, para improvisar y para realizar.
Trazados con rapidez:
Manteniendo la legibilidad: reflejos mentales rápidos, buena
asociación de ideas, rapidez de comprensión. Poco interés por
cuestiones económicas.
Sin legibilidad: Cuando la velocidad repercute de tal manera
sobre las formas que hace los números confusos o ilegibles,
refleja la impaciencia por alcanzar un fin concreto, la imprecisión
en los detalles, el desorden en la conducta y en los medios para
alcanzar los fines, en fin, refleja la falta de serenidad, de método,
de puntualidad y de reflexión.
Trazados con lentitud:
Con regularidad y tensión: marcado interés por cuestiones
económicas. Serenidad, método, puntualidad. Desean examinar
todos los aspectos posibles. Necesidad de orden, autocontrol.
Actitud calculada (corroborar el sentido positivo o negativo con

ambiente gráfico del texto y números). Esta última interpretación
tiene mayor peso si la velocidad de los números es menor que el
texto.
Trazado flojo: tendencia a la pereza, la indolencia, la vacilación.

8.DIRECCIÓN

Ascendente de las líneas de cifras refleja, según Rougemont, un
estado físico o moral donde el potencial nervioso es sostenido
por el ardor, el entusiasmo y la iniciativa que conducen a una
actividad diligente y fácil. Pero cuando las líneas de cifras son
demasiado ascendentes reflejan la excitación, la volubilidad
nerviosa, la impaciencia.
Descenso de las líneas de cifras reflejan la actitud depresiva del
ánimo, la fatiga física, el desaliento moral, en fin, acusan una
pérdida de la tensión vital y del tono de humor, traducible por
una actividad de rendimiento disminuido.
Las líneas de cifras ordenadas, regulares, que guardan bien la
horizontalidad denotan, por lo general, una buena cultura y trato
frecuente con los números (contables, ingenieros, arquitectos,
técnicos, etc.), indicando también una buena claridad de
inteligencia, principalmente para los valores abstractos.
Las cifras en líneas ondulantes o sinuosas parecen traducir la
falta de firmeza, de autodominio y de estabilidad en el carácter.
El sujeto posee una sensibilidad muy expuesta a las diversas
influencias, produciendo la inconstancia, la versatilidad moral y
sentimental y la inseguridad en las ideas.

9.INCLINACIÓN

Las cifras verticales (en posición recta) revelan el autocontrol, la
reflexión, el predominio de la razón objetiva que mide, examina,
controla y clasifica.
Las cifras rápidas y de posición inclinada señalan más bien la
actitud subjetiva, el dominio de la afectividad sobre la razón y la
reflexión; la pasión y la necesidad de buscar aprobación en el
ambiente.
Las cifras de posición invertida (inclinadas a la izquierda) indican,
generalmente, una actitud de defensa frente a la realidad, un
encubrimiento de las tendencias naturales (inhibidas o
reprimidas) por estar en desacuerdo.
Las cifras de inclinación invertida expresan, según Pulver, «la
repulsión y la aversión, la contención y la reserva, el narcisismo
exagerado y la pereza». Pueden indicar también el disimulo de
las intenciones y deseos y la falsedad en las cuestiones de
dinero.

CIFRA 1 ES EL INSTINTO GREGARIO. LA MADUREZ. LA
SOLEDAD . Es como un hombre de pie. Imita la "I"
mayúscula. El interés reside sobre todo en el trazo inicial,
presente o suprimido, que indica el estado de
dependencia o independencia del escribiente y su
capacidad de iniciativa.

• Cifra 1 en palo seco, de un simple trazo: si el trazo es firme y
neto, indica cierta capacidad para la teoría y para la síntesis,
pero con frecuente olvido de detalles prácticos y utilitarios.

Si el trazo es blando o se curva: refleja la ausencia de voluntad,
la adaptación sin resistencia a las exigencias del medio o de los
demás, en fin, refleja la debilidad moral y de carácter, si el nivel
general es bajo.
• Cifra 1 con trazo inicial largo: si es anguloso refleja actitud
previa combativa, oposicionismo, actitud disconforme con los
demás. Este oposicionismo es una especie de «tic»
caracterológico que inclina al sujeto a presentar en todo
comienzo una oposición, una objeción, una disconformidad o
crítica negativa a las proposiciones, planes, ideas o proyectos de
los demás.
Si el trazo inicial largo es en curva: refleja la necesidad de
inspirarse en experiencias anteriores o la tendencia a examinar
las cosas a la luz de los recuerdos, del pasado o de las
costumbres y tradiciones propias o familiares. En general, este
signo refleja a las personas poco activas.
• La cifra 1 con bucle en su parte superior: indica, casi siempre,
el predominio de la imaginación y la actitud amable y seductora
de quien aspira a lograr las cosas con el esfuerzo mínimo y con la
mínima combatividad frente a las diversas dificultades.

CIFRA 2

ES EL CONTACTO. LA RELACIÓN. LA
SUSCEPTIBILIDAD. Copia la "L" mayúscula escolar y la "S"
y la "C" en espejo. Manifiesta las reacciones personales
del escribiente en sus contactos con el exterior, que
pueden ser fáciles o penosos. Su asentamiento en la zona
media es el contacto con la realidad, las cosas y la gente

y revela las fricciones, satisfacciones o decepciones del
hombre sobre la tierra.

• La cifra 2 con su parte superior en espiral: denota por lo
general egoísmo de pensamiento, pero unido a la necesidad de
agradar (el egoísta que adorna las cosas para encubrir al máximo
su secreto interés). Este interés es combativo, incluso agresivo y
seco (afán de posesión, ambición y egoísmo insatisfechos), si el
trazo inicial del 2 tiene la forma de la figura 2
• Cuando el espiral se inicia con un punto: refleja lentitud de
decisión, escrúpulo exagerado del pequeño detalle o una busca
inconsciente de un punto de apoyo económico (vacilaciones
económicas).
• Cuando la zona inicial del 2 aparece congestionada, llena de
tinta: puede reflejar un estado congestivo orgánico por
circulación sanguínea defectuosa o agotamiento nervioso
(surmenage).
• El trazo inicial del 2 simplificado, en simple arco: traduce más
despreocupación que osadía en las cuestiones económicas, tal
vez a causa de orientarse el espíritu hacia el lado estético del
sentimiento (a confirmar por otros signos). Traduce también la
tendencia a dirigir el pensamiento hacia la esencia de los valores
morales y estéticos de las cosas más que a su valor utilitario
inmediato, especialmente si el resto de las cifras acusan esta
simplificación. Lo mismo puede decirse del trazo final, cuando
éste es simplificado.

• El trazo final del 2 en bucle regresivo: suele indicar egoísmo,
tendencia a acaparar para sí todo cuanto se pone al alcance del
sujeto. Hay también, en razón al bucle, una cierta necesidad de
ostentar y agradar por vanidad.
• El trazo final en maza: refleja la necesidad de imponer a los
demás los propios deseos. Esta necesidad puede llevar en sí la
brutalidad en los asuntos de dinero, si la maza es potente y
brusca.
• El trazo final del 2 en punta ascendente: indica si es en
diagonal, espíritu combativo en las cuestiones de dinero.
Actividad, iniciativa, ambiciones económicas, si las cifras son
rápidas y de estructura caligráfica o convencional.
• Si el trazo final es cóncavo: puede reflejar suavidad, blandura
de carácter, impresionabilidad en las cuestiones de dinero. Puede
indicar también veneración a las riquezas, aspiraciones
idealistas, deseo de ser rico, pero falta de medios y posibilidades
para serlo, la tendencia a los juegos de azar (lotería, rifas, juego,
concursos, etc.). El sujeto aspira a hacerse rico, pero no cuenta
con un esfuerzo de voluntad para ello.
• Si el trazo final es en arco descendente: acusa tendencias
materialistas dominantes. Estas tendencias se imponen en forma
brusca a los demás (violencia de carácter) si los trazos terminan
en punta masiva. Si terminan en punta acerada, interviene la
agresividad por cuestiones de dinero. Todo lo dicho en el trazo
inicial para la cifra 2 es aplicable a la cifra 3.

CIFRA 3 ES EL HUMOR PERSONAL. SU FORMA ES LA DE LA
"E" MAYÚSCULA EN ESPEJO. Manifiesta sobre todo las
reacciones más o menos posesivas y personales del
escribiente consigo mismo. Habitualmente muestra su
grado de irritabilidad e impaciencia.

• Cifra 3 con zona inicial sobrealzada: puede indicar la tendencia
del sujeto a levantar un pedestal a sus necesidades económicas.
El orgullo (autovaloración excesiva) lleva a estas personas a un
desnivel entre su actitud arrogante y sus méritos reales,
especialmente si la presión es débil.
• Cuando la zona superior se acorta y se ensancha y crece la
zona inferior: indica que el sujeto acorta sus tendencias ideales y
se ensanchan sus deseos sobre las posibilidades reales que tiene
a su alcance (necesidad de dirigir la atención hacia los valores
positivos cercanos a la realidad y de consecución más
inmediata).
• Si la zona inferior crece demasiado (amplitud exagerada):
refleja la vanidad de la posesión de los valores materiales o la
aspiración a vivir soñando con los ojos abiertos el disfrute de
situaciones económicas brillantes.
• Cifra 3 con trazo final es espiral: señala la tendencia a guardar
para sí mismo, para el propio disfrute, el dinero o los valores
materiales. Cuanto más pequeña y cerrada es el espiral, la
tendencia se hace más profunda y secreta, pudiendo ir unida a
envidia y resentimiento contra aquellos que poseen más medios
económicos que el propio sujeto.

El egoísmo tiene más fuerza cuanta más presión tengan los
trazos en su recorrido anterior al espiral.
• Cuando el trazo firme forma un bucle con final descendente:
parece señalar una orientación de las necesidades de dinero
combinada con el instinto de goces sensuales (necesidad de
dinero para los propios disfrutes materiales relacionados con el
cuerpo. Esta necesidad es tanto más grosera cuanta más
pastosidad reflejan los trazos).
La longitud del trazo unida a la presión reflejará la profundidad y
fuerza de los instintos materiales del sujeto.
• El trazo final desviado: puede indicar -falta aún suficiente
número de comprobaciones - la tendencia a idealizar el dinero o
el valor positivo de las cosas.
• El trazo dirigido en sentido contrario: podría estar en relación
con una actitud de desprendimiento, de renuncia al dinero. En
otro sentido, puede reflejar cierta añoranza, cierta tendencia
hacia el pasado infantil del sujeto.

CIFRA 4 ES LA ESTABILIDAD. Podemos distinguir entre
una forma escolar ornada que concierne a la actividad
práctica y una forma tipográfica desprovista, que
concierne a la reflexión. Manifiesta el "hacer" y el
"pensar".

La cifra 4 se presta a descubrir la actitud afirmativa de la
persona frente a las cuestiones de dinero, así como su posición
-abierta o cerrada- con respecto a estas cuestiones.

• Por ejemplo, un 4 en triángulo, marcando con firmeza las
rectas y los ángulos: indicaría la actitud cerrada y firme del
sujeto con relación a los valores económicos.
• El sujeto se muestra abierto y generoso en las cuestiones de
dinero cuando el 4 se acerca a la forma de una «S» por su
suavidad de ángulos: en el primer caso (cifra cuatro en
triángulo), el sujeto impone por decreto, exige, valora,
comprueba con rigor las cuestiones de dinero. En el segundo
caso, el sujeto muestra cierto desprendimiento, incluso cierta
dejadez, en estas cuestiones. Cuanto más flojos son los trazos y
más se curvan en el trazado de esta cifra, mayor es la actitud de
relajación que muestra el sujeto en los asuntos económicos.

CIFRA 5 ES LA INESTABILIDAD. LA INICIATIVA. EL IDEAL. El
cinco es la cifra más inestable y también la más viviente.
Su diseño es complejo, tironeada entre dos polos
contrarios y opuestos, es una pequeña síntesis de la
condición del hombre y su aspiración a elevarse. Su
expresión está relacionada con el conjunto de la
personalidad.

La cifra 5, al exigir en su trazado un cierto esfuerzo se presta
según la fisonomía de su estructura, a medir el grado de
precisión con que el sujeto atiende sus deberes económicos y la
sinceridad con que lo hace.
• Cifra 5 trazada correctamente en toda su estructura: indica
precisión, objetividad, examen correcto de las cuestiones de

dinero. Reflexión, orden, puntualidad, veracidad en los asuntos
materiales.
• La cifra 5 caligráfica: traduce el sentido utilitario y convencional
en las cuestiones de dinero.
• Cifra 5 en zigzag o en forma de «S»: refleja vivacidad, rapidez,
prontitud para comprender y actuar en asuntos de negocio. Si la
cifra es poco reconocible o confusa señala la tendencia a hacer
dudar, la falta de claridad y precisión en el valor total que se
concede a las cosas. Brosson ve en el 5 en zigzag ciertos
desfallecimientos de memoria, si el trazo es débil. Y con final
puntiagudo ha observado este autor la susceptibilidad irritable y
las inquietudes de espíritu.
• La cifra 5 con trazo inicial en espiral: tiene las mismas
interpretaciones dadas a la zona inicial del 2 y del 3, es decir,
traduce la actitud egoísta previa, o sea, los tapujos y la
simulación de generosidad (falsedad) si la sinuosidad del número
es muy marcada después de la espiral.
Si termina en punta el trazo final, debe añadirse la irritabilidad
agresiva y susceptible, la envidia y la desconfianza en las
cuestiones relacionadas con el dinero.

CIFRA 6 ES EL EGOCENTRISMO. EL ENSUEÑO. Es la más
pobre de las diez cifras. Se reduce a las expresiones de
egocentrismo elementales.

• La cifra 6 con trazo final descendiendo hacia abajo y cruzando
la base: indica, según Brosson, deseo de realizaciones materiales
o «tendencias captativas de orden afectivo (celos)».

• La cifra 6 iniciada en espiral y con terminación en bucle: indica
el egoísmo materializado, realista, desconfiado y secreto de las
gentes positivistas.
• La cifra 6 iniciada y terminada en bucle: puede indicar, según
Brosson, el egoísmo mezclado con un carácter poco
comunicativo.
• La cifra 6 abierta en su zona superior y final: refleja la
generosidad y espontaneidad en las cuestiones de dinero.

CIFRA 7 ES LA AFIRMACIÓN DE SÍ MISMO. Representa en
un buen contexto el personaje público en situación o
representación, cuando el escribiente está de acuerdo
consigo mismo; en caso contrario, devela lo que la
persona le gustaría ser desde el punto de vista de su
afirmación social.

• La cifra 7 con trazo horizontal en guirnalda: indica un cierto
espíritu diplomático y hábil en el aspecto económico,
especialmente si el ángulo se substituye por un buclecito.
• El trazo inicial y horizontal en arco: refleja en esta cifra cierta
tendencia a complacer, especialmente cuanto más suave es el
movimiento.
Indica también, vanidad y ostentación en el sujeto, tendencia a
glorificar

su

persona

(Brosson).
• La cifra 7 en trazos rectos y angulosos: refleja el carácter seco,
afirmativo, rigorista, si el resto de los números presentan el
mismo grado de angulosidad.

CIFRA 8 ES EL DESTINO. LA PUERTA ABIERTA AL MUNDO.
El doble bucle del ocho en circuito cerrado representa un
impasse. En su punto superior simboliza la apertura del
escribiente desde el punto de vista intelectual, altruista o
técnico y en su punto inferior, su forma en dos partes
angostadas al medio, que diferencia sus extremos, pasa
de las tendencias "elevadas" a las conductas "bajas".

La cifra 8 se presta, por su doble bucle, al descubrimiento del
equilibrio entre las tendencias ideales y materiales, entre el
dominio del espíritu y de los instintos.
• El predominio del ojo o bucle superior: refleja el interés por las
cuestiones referentes a proyectos, planes y fines de tipo
intelectual, abstracto o teórico (dominio del espíritu o de las
tendencias espirituales sobre las materiales).
• El predominio en amplitud y fuerza (presión) del ojo o bucle
inferior: revela al sujeto que se ocupa más de las necesidades
materiales, de lo práctico, útil y beneficioso para sus instintos
nutritivos y sexuales, que de los problemas metafísicos,
abstractos o teóricos de las cosas.
• Otra característica del 8 es que éste puede ser trazado
iniciándolo en el sentido de las agujas del reloj o en forma
contraria: en el primer caso, el movimiento es
preponderantemente regresivo; en el segundo es más
progresivo, de donde la tendencia a barrer para dentro en la
forma regresiva y una tendencia más espontánea y oblativa en la
forma progresiva.

CIFRA 9 ES LA ADAPTACIÓN. LA ACTIVIDAD Y EL DINERO,
EXPRESIÓN DE PODER VIRIL. Al igual que el número siete,
concierne al conjunto de la personalidad y representa al
escribiente. La cabeza del nueve es un llamado a la "P"
que personifica al padre, y como tal, por su forma
posesiva, simboliza también el dinero y su eje bastonado
es la expresión de la actividad viril. Las diferentes formas
del nueve hacen de él un
"barómetro de la adaptación".

La cifra 9 se presta a la formación de bucles o rellenos interiores
en su óvalo o círculo inicial, demostrando el grado de «interés» y
de habilidad que tiene el pensamiento para abordar las
cuestiones económicas.
• Si el óvalo es abierto: refleja el carácter confiado que tiene
necesidad de expansionarse. El sujeto es poco discreto en las
cuestiones de dinero, confiesa fácilmente su beneficio e incluso
la forma como lo obtiene (ingenuidad, franqueza, abertura de
ánimo).
• La cifra 9 con óvalo o círculo cerrado: denota generalmente un
cierto grado de reserva y de discreción en los gastos y
beneficios.
• Los 9 con óvalo o círculo en doble anillo: parecen indicar
interés de ganar, de adquirir, disimulo respecto al valor real de
las cosas y, en los mejores casos es un signo de contención del
egoísmo (necesidad de ocultar el propio interés).
• El óvalo y el trazo descendente separado, fragmentado:
pueden tener varios significados, desde las tendencias ilógicas e

irracionales a la dualidad o escisión entre el pensamiento y los
actos, entre las ideas y la forma de comportamiento exterior.
Si el óvalo es cerrado señala la reserva de una parte del interés o
de las ideas y una posible actuación independiente.
En general, la desunión entre óvalo y trazo vertical puede reflejar
también una falta de cohesión y de continuidad en las ideas y las
tendencias parasitarias del sujeto.
• La terminación del trazo vertical puede ser en punta: indicando
la irritabilidad, susceptibilidad e inestabilidad del sujeto.
• Puede ser en maza: reflejando la inhibición de instintos
violentos, de afirmaciones bruscas y explosividad de carácter, en
fin, la brutalidad en las reacciones.
• Pero también puede el trazo final desviarse en curva hacia la
izquierda: señalando el predominio de rasgos débiles en el
carácter, la debilidad en la afirmación de la voluntad y la
condescendencia excesiva. Puede interpretarse también este
signo como un reflejo de sentimentalidad y de auto conservación
sibarita, según Wagner.

CIFRA 0 ES EL DINERO. EL ALIMENTO. Representa la boca,
el alimento, la bolsa, la ayuda de la familia y/o de la
sociedad. Un cero bien alineado y más pequeño que las
demás cifras puede representar el desinterés por los
bienes materiales. Hecho de la misma altura, el interés
primario en las cuestiones económicas. Más grande, los
temperamentos vigorosos de naturaleza positiva, donde
los deseos materiales están de acuerdo con la vida.

• El 0 es abierto: en las naturalezas espontáneas, francas y
expansivas y en los influenciables e ingenuos. Obsérvese en el
primer «O» el trazo final que «pincha» el óvalo.
• El 0 es cerrado: en los sujetos que saben disponer de cierta
reserva y discreción, de la suficiente desconfianza para
defenderse contra las indiscreciones de los demás.
• Es relleno por doble anillo «jointoyée»: en los sujetos que
desean controlar sus reacciones emotivas y frente a los cuales
«puede ponerse un signo de interrogación en cuanto a su
franqueza y generosidad» (Lecerf).
• Cuando el óvalo del 0 se abre ó cierra por abajo: puede
sospecharse la insinceridad o la hipocresía, principalmente si el
óvalo ha sido trazado en el sentido de las agujas del reloj.

LOS SIGNOS DE PUNTUACION

Los signos de puntuación representan la actividad mental,
aunque no son una prueba de inteligencia y cultura.
No es raro encontrar personas con poca inteligencia que utilizan
en sus frases el punto, la coma, los dos puntos y no omiten el
menor acento. Esto no muestra capacidad sino que realizan la
puntuación como la aprendieron en el colegio.
Por el contrario, son numerosos los intelectuales cuya
puntuación es rápida, muchas veces se vuelve imprecisa y
puede llegar a la omisión por causa de la velocidad, ya que su
pensamiento es más rápido que su pluma. También puede ser
muy diferenciada y marcada, revelando que trabajan desde la
mente.

De una manera general toda puntuación muy acusada,
muestra una tensión psíquica, en cambio una relajada,
errada u omitida no representa una inteligencia menor
sino el abandono de las fuerzas y la apatía.

Las dos expresiones extremas, los excesos y las omisiones, se
pueden encontrar no importa en que escritura, porque estas
divergencias manifiestan resistencias circunstanciales en una
historia personal.
Las imperfecciones de la puntuación se inscriben entre las
omisiones y son un inagotable caudal de signos errados,
raramente faltos de instrucción, indicadores de comportamientos
particulares inscriptos en el tiempo y en la biografía de cada
escribiente.

La buena ejecución de la puntuación no es la resultante de un
esfuerzo intelectual querido, sino es ante todo un hecho natural
de un buen estado físico y temperamental. Es la expresión de
una buena adaptación del escribiente con el mundo que lo
rodea.

La cualidad de la puntuación es una referencia que el grafólogo
busca desde el principio a fin de formarse una opinión, porque
aporta su piedra a la edificación de un conjunto y
frecuentemente es la tecla que confirma lo ya analizado.
Los signos de puntuación parten de la escritura y toman cuerpo
en ella, al punto que la legibilidad está comprometida si se
omiten y en algunos casos la ortografía se torna falible, y no se
deben analizar como piezas únicas.

El más pequeño punto o coma son significativos y en
consecuencia hay que tomarlos con seriedad porque en ellos
encontramos muchas de las manifestaciones del inconsciente.

EL SUBRAYADO

El subrayado no es una necesidad ni una obligación sino una
expresión de afirmación y un elemento de dinamismo. Se trata
de un trazo colocado debajo de una palabra o un grupo de
palabras para llamar la atención y darles valor. La persona que lo
hace es consciente de hacerlo y lo hace para ser más claro y
para ayudar a la lectura.
Según esté más lejos o más cerca del texto, el escribiente será
más o menos independiente. Cuanto más separado esté de la
palabra, más importante será el deseo de independencia.
Cuando es prolongado es el esfuerzo por penetrar en el otro y el
empeño en obtener un resultado.

El subrayado realizado en forma recta es un índice de equilibrio y
firmeza de carácter

En largas ondulaciones es
una expresión de habilidad
diplomática.

Realizado en forma de una "s" acostada es una expresión de
"savoir-faire" profesional. Se trata de una persona de carácter
amable que se afirma en el equilibrio de sus capacidades.

La inclinación del subrayado indica el humor pasajero o habitual
del escribiente; cuando es ligeramente ascendente es un
individuo emprendedor en sus deseos, en cambio cuando es
descendente puede ser circunstancial y sentirse desalentado por
un

suceso

exterior.
Las comillas

Encuadran una palabra o grupo de palabras y son una expresión
de puesta en valor intencional. Sirven para distinguirlas y dar
peso a las mismas. No son indispensables y su ausencia no
oscurece la ortografía ni la legibilidad.
Mientras que el subrayado marca lo principal, las comillas
enmarcan lo particular.

Están situadas a la altura de las crestas de las letras. Cuando la
primera comilla desciende a la zona media, representa el temor
de no poder hacerse entender y generalmente tiene su origen en
datos biográficos de inseguridad afectiva que influencian en su
carácter.

En cambio si es la
segunda comilla la que
desciende, simboliza el
sentimiento de no
haberse realizado como lo
deseaba.

Estos pequeños trazos
son

generalmente
rectilíneos y de presión
ligera. Cuando se unen
de a dos marcan un signo
de inteligencia o de apatía según el contexto de la escritura a
analizar.

Las comillas normales son una expresión de equilibrio y de
adaptación, en cambio las de formas extrañas (torcidas, en
forma de ángulo, en forma de pájaro, etc.), dan muestra de
algún desequilibrio, al igual que el uso excesivo de las mismas
complican la adaptación del escribiente.

El punto final

Es una pequeña marca redonda de simple apoyo, utilizada para
terminar una frase que indica una pausa.
Es el más pequeño de todos los signos de puntuación pero el
más grande en cuanto a su importancia. Es una expresión de
orden, de equilibrio y es un descanso propicio a la reflexión.
El punto final omitido
significa cierta falta de
reflexión

y

una

personalidad
problemática, ya sea por
incapacidad o por miedo.
Es una persona apática

que no toma parte ni se compromete

La utilización de un
guion en lugar del punto
final es de uso muy
difundido. El punto es
redondo y conciliador
por naturaleza, en
cambio el guión es rígido
y es un elemento de decisión e independencia. Es un acto de
afirmación en las convicciones y en las opiniones.

El empleo del punto final seguido del guión
indica un comportamiento bien delimitado.
El escribiente parece abierto a la discusión
y a compartir el punto de vista de su
interlocutor, pero debajo de su apariencia
amigable, en su fuero íntimo, no varía su

posición.

Puntos suspensivos

Los puntos suspensivos impulsan al escribiente a suspender su
pensamiento. Esta interrupción no se produce por causas
externas, sino permite postergar un momento crucial que deja al
lector sin saber de que se trata.
Puede ser una llamada que hace la persona a la comprensión:
"estas viendo lo que yo quiero decir" o "te lo explicaré más
tarde", o bien una reticencia "no lo sabrás todo".
El punto suspensivo no está desprovisto de ambigüedad pues
nunca llega a ser un punto final porque deja una puerta
entreabierta.

La repetición del signo recalca una dificultad que puede
transformar su significación en algo más trascendente que
deberá evaluarse en el contexto del escrito.
Cuando se realiza
sólo con dos puntos
indica una indecisión
del escribiente frente

a la vida, a la palabra y a la acción. En cambio prolongado más
de tres puntos, revela la inquietud del sujeto frente al menor
suceso que turba su juicio.
El punto suspensivo imita frecuentemente al punto final y se
transforma en guiones. Esta transformación atañe a la expansión
de la personalidad y su aparición no representa más que un
pequeño punto neurálgico de sensibilidad herida.
El punto suspensivo realizado con puntos puede coexistir en una
misma escritura con el punto final en guión. Esta expresión
combinada significa que las posiciones divididas del escribiente
son menos irreductibles de lo que parecen porque el punto
suspensivo abre una brecha en las defensas.

La coma

La coma es enemiga de la confusión, de aquello que es
indiferenciado y su posición en la línea indica su carácter
práctico.

Cuando su dimensión está
agrandada y su presión
marcada, estamos frente a
una gran efervescencia
mental poco favorable al
equilibrio.

La forma en media luna es una expresión de pasividad y si su
apariencia parece inmóvil y es apenas perceptible, es el signo de
un espíritu falto de desarrollo.

La forma derecha es la más activa y su presencia supone un
mejor rendimiento y es eficaz cuando su dimensión es razonable.

Ubicada en el
medio de dos
palabras
representa un
ritmo

de

actividad
razonable, moderado y equilibrado.

Cuando este espacio
se va agrandando,
el rendimiento va
disminuyendo y el
dinamismo puede
volverse ilusorio.

Algunos escribientes no utilizan nunca la coma y la reemplazan
por un guión. Se trata de una reacción de defensa cargada de
afectividad.
Podemos encontrar "falsas" comas colocadas delante de las
letras. Este trazo inicial a contrasentido de la coma no tiene
poder y sólo muestra que el escribiente está más agitado que
activo.

Hasta aquí sólo he hecho una pequeña reseña de algunos
de los signos de puntuación utilizados comúnmente en la
escritura.

Es muy importante comprender que todos marcan un sentido y
orientan al grafólogo cuando bucea en el texto a analizar, pero
conviene tener muy presente que nunca deben considerárselos
signos aislados y siempre examinarlos con en el conjunto de la
escritura a analizar.

LETRAS REFLEJAS “G”.

g con pie normal caligráfico: libido normal y equilibrada

g con pie de menor tamaño: lívido algo inferior a lo normal
g con pie muy pequeño casi inexistente: libido muy baja,
timidez e inhibición sexual
g con pie grande: lívido alta, propensión a la fantasía sexual.
g con pie muy grande o exagerado: lívido muy alta,
tendencias proclives a lo pornográfico, o a fantasías de
elevado erotismo.
g con pies que tienen ángulos puntiagudos y puntas:
represión, frigidez en la mujeres, tabús en torno al sexo,
frenos a la satisfacción sexual.
g en forma de "8", signo de coqueteo, gestos femeninos.
g que no se enlaza a la letra siguiente o no suben hacia
arriba: ciertas reservas al acto sexual, la unión o a la
formación de pareja. Le cuesta salir de la individualidad.
g que suben sin hacer pie por el lado convencional.
Sublimación del amor y de los instintos. Amores idealistas y
platónicos.

La utilización de la Grafología se remonta al Siglo XIX y ha ido
evolucionando a lo largo del Siglo XX. Sin embargo, la atmósfera
puritana y la influencia religiosa no permitieron una búsqueda
profunda en el plano de la sexualidad. Antes de la divulgación de
las teorías de Freud, los tabúes eran numerosos.

Muchos años de estudio en diferentes países y con la
colaboración de grafólogos renombrados, se ha podido llegar a
una técnica que permite descubrir los trazos reveladores de la
sexualidad.

Esta intromisión en la vida privada de los individuos puede
resultar molesta para algunos, pero querramos o no, la
sexualidad existe y forma parte de la personalidad de cada ser
vivo.

Tiene influencia en el conjunto del comportamiento del ser
humano y determina nuestra vida afectiva y nuestro trabajo. Se
puede leer en la expresión de nuestra mirada, en nuestros
gestos y en nuestra conducta. Su disimulación no implica que no
se manifieste en nuestra escritura, por lo tanto es preferible
conocerla, utilizando para aquellas personas que se sometan al
análisis, el respeto y la discreción. Es muy importante no dejarse
seducir por un rasgo aislado sin considerar con detenimiento el
aspecto global de la escritura a examinar; esto evitará las
consecuencias de un error que puede llegar a ser muy molesto y
enojoso.

En el estudio de la sexualidad se toman todas aquellas letras
que tienen ejes que descienden a la zona inferior ("f", "g", "j",
"p", "q", "y", "z"). Es el área representativa de las necesidades
instintivas, biológicas o corporales, es decir la zona de las
apetencias primarias como pueden ser el hambre, la sed, la
búsqueda del placer sexual o sensual, como también la codicia o
avidez de dinero, de bienes, de confort, etc.

La forma curva de estos movimientos indica una expansión
suave de las pulsiones, en cambio el ángulo supone un freno de
las mismas. La presión nos da el nivel de energía y la rapidez
registra la agilidad de la respuesta a los estímulos externos o
internos.

Es importante la observación de cada movimiento, de cada
cambio, de toda anomalía, pero siempre teniendo en cuenta que
"el todo" es más importante que las partes, es decir que el signo
aislado debe interpretarse en relación al conjunto de la escritura.
Muchas son las personas que se acercan al grafólogo con la
curiosidad de saber algo más sobre la pareja que han conocido.
También le sirve al médico o psicólogo para conocer más a fondo
enfermedades y/o complejos que a veces el paciente no se
anima

a

confesar.
Ejemplos.

Los ejes a la
izquierda indican

un desplazamiento de la libido hacia el misticismo y una fuga de
la realidad.

Los que tienen un ángulo muy marcado, significan reserva,
temor y resentimiento en la administración del instinto y los
redondeados muestran una libido bloqueada con dificultades y
penas en el plano familiar.

Los ejes terminados en forma triangular señalan que posee una
amabilidad mundana que esconde una personalidad contrariada
por decepciones y frustraciones y aquellos muy inflados, el
deseo de representar un papel en sociedad.

La letra " f " terminada en triángulo muestra que está
insatisfecha de su vida y de los demás y que para compensar su
insatisfacción pone todo su amor propio en el trabajo.

Son ejes

desproporcionados que indican vanidad y deseo de figurar. Su
instinto erótico está aumentado y necesita de caricias y de
afecto.

La forma curva de los mismos nos muestra que posee
amabilidad, ternura y plenitud en la obtención del placer y por
ser muy largos es profunda en el deseo.

Son ejes ligados a la letra siguiente y muy inflados, índice de una
energía sexual que se realiza. Tiene una vitalidad instintiva con
fuertes necesidades y es apasionada en sus contactos.
Imaginativa en el campo erótico, gusta de la buena comida y de
los objetos agradables.

Son ejes
prolongados
hacia la izquierda
que muestran un
desarrollo
psicológico difícil,
con falta de
vínculos eróticos
y rechazo a las
experiencias

sexuales.

Huye del contacto con los demás y su libido se encuentra
desplazada hacia el misticismo.

La curva abierta manifiesta su inclinación poética y la apertura a
impresiones sensuales pero siempre evitando las vinculaciones
personales. Por ser una escritura adornada indica que es algo
vanidoso y superficial con rasgos de teatralidad.

La letra " q " es en forma de 8
con el óvalo elevado y de
presión firme. Esto significa
que tiene fuerza de carácter,
gran poder de seducción y una
conducta coqueta, con firmeza
y energía en el impulso
instintivo.

La letra " y " tiene el primer
trazo elevado y es muy larga.
Muestra seguridad en la
manera de actuar, realismo,

gran energía y una naturaleza apasionada.

El trazo final de la " l " se prolonga a la zona inferior, indicativo
de una conducta instintiva con miedo a dejarse arrastrar por sus
impulsos.

Los trazos finales curvados hacia arriba y hacia atrás, la hacen
poseedora de una amabilidad interesada.

El mundo de la Grafología

La palabra GRAFOLOGÍA viene de los vocablos griegos GRAPHOS
(Escritura) y LOGOS (Tratado). Existen numerosas referencias y
citas antiguas que indican la inquietud por la interpretación del
carácter de las personas. Aristóteles y Demetrio anticiparon que
la escritura revelaba el carácter. El sistema de la grafología
actual fue creado por el abate Juan Hipólito Michón (1.806-
1.881), francés, escribe el primer tratado de grafología y da
nombre a esta ciencia. Edita su primer libro "Los misterios de la
escritura" en 1.870 y en 1.870 funda en París la Sociedad de
grafología.

CONCEPTOS GENERALES

MOVIMIENTOS GRÁFICOS El camino que han seguido los
grafólogos de todos los tiempos ha sido acertado en su mayor
parte. Pero hay un principio elemental que revaloriza todos los
sistemas grafológicos: no se contradicen entre si.

Las principales corrientes grafológicas que existen en la
actualidad son: MÍMICA, SIMBÓLICA y EMOCIONAL.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->