P. 1
Significado Del Bautismo

Significado Del Bautismo

|Views: 13|Likes:
Publicado porfradagarod65

More info:

Published by: fradagarod65 on Apr 11, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

11/18/2013

pdf

text

original

Significado del Bautismo

con el Espíritu Santo
Por Jorge L. Trujillo ¿Cuál Es El Significado Del Bautismo? ¿Qué Es El Bautismo En El Espíritu Santo? ¿Cuál Es El Propósito Y Efecto De Ser Bautizado?

Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Mateo 3:11

La palabra traducida al español "bautismo" viene de la palabra griega "baptizo". Aunque muchos insisten que esta palabra significa 'sumergir' y que solo así debe ser administrado el bautismo, en realidad eso no es del todo cierto. La Biblia desde el Antiguo Testamento nos habla de 'bautismos' los cuales no tenían nada que ver con "sumergir". Independientemente de lo que significa esta palabra según los diccionarios seculares, debemos entender que la Biblia nos dice que el bautismo puede ser referencia a "lavar", "rociar" o "cubrir". Tiene como intención indicar no el modo sino el 'efecto'. En su uso mas directo en el NT, el de identificar (asociar o unir) permanentemente aquella cosa o persona que es sumergida (lavada, rociada o cubierta) con algo o alguien. La forma más común de 'bautizar' en la Biblia es por 'afusión' (rociamiento o derramamiento) de agua sobre el cuerpo o utensilio. Es importante entender y recordar que el bautismo bíblico es un ritual que tipifica la 'purificación' de la persona (o cosa) que es bautizada. Solamente puede ser "asociado" o "unido" a una relación con Dios por medio de Cristo alguien que sea "purificado", "lavado" o "limpiado" de sus pecados. Por eso tanto en el Antiguo Testamento como en el Nuevo el bautismo con agua 'tipifica' o 'representa' externamente ese lavamiento o purificación espiritual que permite al individuo (o instrumento) ser útil para Dios y libre de suciedad pecaminosa y terrenal. Bautismo De Los Prosélitos Judíos Los judíos estaban muy familiarizados con los bautismos o abluciones (lavamientos) que eran parte de la ley de Moisés (Hebreos 9:14). Además dicen algunos que los Judíos bautizaban en el pasado (aunque no hay récord bíblico sobre esto), y según dicen aun bautizan a todos aquellos prosélitos (no judíos) que se unen a su religión. Este bautismo es un ritual público requerido y el cual identifica públicamente al que es bautizado con la religión de los judíos, el Judaísmo. Bautizados En Moisés

En la Biblia en el libro de II Corintios 10:1-2 nos dice "Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar" . La ilustración hecha aquí por el apóstol Pablo nos dice que todos aquellos que pasaron entre el mar y estuvieron bajo la nube fueron todos en Moisés bautizados en la nube y en el mar. Ellos no fueron sumergidos literalmente en Moisés pero si estuvieron literalmente bajo la nube y en el mar, aunque no se empaparon, posiblemente fueron 'rociados' con el agua del mar y el agua de la nube; el hecho de haber estado literalmente bajo la nube y el mar los unió simbólicamente a Moisés y este se convirtió en su líder. Ahora se identificaban con Moisés como uno solo. Ellos fueron bautizados en Moisés, pero el medio para efectuar este bautismo lo fue el agua la nube y el mar. Ellos no quedaron dentro de la nube ni dentro del mar pero si quedaron unidos a Moisés. En esto existe un profundo parelelismo entre el Antiguo Pacto y el Nuevo. Siendo que la salida de Egipto del pueblo de Israel tipifica la salida del mundo (Egipto) en el Nuevo Pacto, y el bautismo con agua del Nuevo Pacto, que simboliza el bautismo con el Espíritu Santo es tipificado por este bautismo en el Antiguo Pacto, es propio entonces que los Israelitas al salir de Egipto fueron 'bautizados' (purificados) y así entonces entraron en pacto con Dios en el monte Sinaí. Bautismo Para Arrepentimiento (Juan El Bautista) Cuando Juan el bautista bautizaba en el río Jordán, lo hacia para arrepentimiento (Mateo 3:1). Aquellos que obedecían a su llamado sabían lo que significaba el bautismo. Al aceptar ser bautizados por Juan el Bautista, lo hacían para quedar identificados con su mensaje. Juan utilizaba el medio más común que existe para administrar el bautismo, el agua. Aunque ellos eran sumergidos, rociados o cubiertos con el agua, en realidad no quedaban en el agua sino que quedaban simbólicamente, pero públicamente identificados con el mensaje de arrepentimiento (y purificación de pecados) que Juan predicaba. De los ejemplos presentados arriba podemos entender que sin bautismo no hay 'unión' o 'identificación'. Para que la persona quede identificada con la creencia (Ej. Judaísmo), la persona (Ej. Moisés), o el mensaje (Ej. Arrepentimiento), tiene que efectuarse un bautismo. Cuando Juan el Bautista predicaba, él decía, "Yo en verdad os bautizo con agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí, cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; el os bautizara en Espíritu Santo y fuego" Mateo 3:11. Juan estaba hablando de Jesucristo y del bautismo que él había de hacer. Contraste Entre El Bautismo De Juan Y El Bautismo De Jesucristo En contraste, cuando Juan bautizaba "con agua", Jesús bautizaría "en Espíritu Santo". Quizás usted pensara que la relación es distinta porque la preposición usada al referirse al agua es "con" y la preposición usada al referirse al Espíritu Santo es "en". Aunque esto de momento parezca como una diferencia, debemos entender que lo que se esta diciendo es lo mismo. "El medio" usado por Juan para llevar a cabo el bautismo era el agua, y "el medio" usado por Jesús para efectuar su bautismo es el Espíritu Santo. Si leemos en Marcos 1:8 dice: "Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero el os bautizará con Espíritu Santo". Una vez mas, aquí podemos ver que se usan las mismas preposiciones en ambos casos. Si miramos a las palabras de Jesús en Hechos 1:5, veremos que el mismo dijo que "seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días".

La palabra griega que se utiliza en cada uno de los casos anteriores traducidos como: "con" y "en", es la palabra griega [EV]. De acuerdo al Léxico de Strong dice: "una preposición primaria que denota (estado fijo) posición (en sitio, tiempo o estado), y (por implicación) instrumento (mediante o constructivamente) con relación al resto" En simples palabras, cuando esta preposición es usada denota instrumentalismo al sujeto inmediato. Por ende al ser usada con referencia al agua, da a entender que "el agua" es el instrumento que se utiliza para el fin del bautismo de Juan y cuando se usa con referencia al "Espíritu Santo", da a entender que el Espíritu Santo es el instrumento que se utiliza para el fin del bautismo de Jesucristo. Ya hemos visto que el fin del bautismo es el de (1) purificar y (2) identificar o relacionar al sujeto (cosa o persona) siendo bautizado con alguien o algo. Si leemos en I Corintios 12:13, dice: "Porque por un solo Espíritu fuimos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres". Aquí vemos el bautismo del creyente el cual le une al cuerpo y por consiguiente a Cristo quien es la cabeza del cuerpo. Antes de continuar debemos ver que aquí se usa la preposición "por" (por un solo Espíritu), lo que a simple vista nos aria pensar que este bautismo es un bautismo realizado "Por el Espíritu Santo", pero tal como en los casos anteriormente mencionados, la palabra griega usada aquí y traducida "por", es también [EV]. Lo que nos da a entender que NO es el Espíritu Santo quien bautiza sino que el Espíritu Santo es el medio utilizado para realizar o llevar a cabo el bautismo. La Biblia claramente enseña que es Jesucristo quien nos bautiza en su cuerpo, por lo tanto estamos bautizados "EN" (dentro o parte de) Cristo, no dentro del Espíritu Santo. No es Bíblico decir que estamos bautizados dentro del Espíritu Santo. En Gálatas 3:26 dice: "porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos". Es decir que hemos sido puestos (bautizados) dentro de Cristo (Su Cuerpo que es la Iglesia) por medio del Espíritu Santo. La idea siempre es de "unir", " identificar", "relacionar" al creyente con su Salvador, Jesucristo. Quisiera hacer notar que la preposición "en" que aquí usada en Gálatas 3:26 para decir "en Cristo", es distinta a la utilizada en los ejemplos anteriores. La palabra aquí usada es [EIS] que de acuerdo al Léxico Griego de Strong, significa "adentro, dentro, para, hacia, entre". Es decir la palabra traducida como "en" al español en este verso, es la palabra griega que significa "meter dentro". Esta misma preposición es utilizada en I Corintios 12:13 cuando dice "Porque por un mismo Espíritu fuimos todos bautizados "en" [EIS] un cuerpo, ya sean judíos o griegos, sean esclavos o libres". Una traducción más directa seria: "Porque por medio de un mismo Espíritu fuimos todos bautizados dentro de un cuerpo...". El Bautismo En El Espíritu Santo El bautismo con o en agua de los cristianos es un simbolismo visual y para testimonio de lo que ocurre en el ámbito Espiritual. Representa la unidad y la identificación con Cristo que se establece por medio del bautismo con el Espíritu Santo. El bautismo que nos une a Cristo es el bautismo con el Espíritu Santo (Hechos 1:5; 1 Corintios 12:13). Cuando somos bautizados en agua o con agua públicamente, estamos dando testimonio de que estamos unidos a Él y tomamos parte en su muerte y su resurrección pero debemos mantener claro que el bautismo en o con agua no simboliza

necesariamente el ser sepultados y resucitados como comúnmente se cree sino que simboliza la unión a Cristo quien murió y resucitó. Romanos 6:3-4 ¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. ¿Cómo Y Cuando Ocurre El Bautismo En El Espíritu Santo? El bautismo en el Espíritu Santo ocurre en todos los que verdaderamente ponen su fe en Cristo como su salvador. El bautismo del Espíritu Santo es la promesa del Padre, profetizada por Juan el Bautista y anunciada por el mismo Jesucristo. Aunque el bautismo es efectuado por Jesús, no puede ocurrir sin el Espíritu Santo. Todos los creyentes que han creído en la muerte y resurrección de Cristo, han participado con Él (Cristo) a través del bautismo. Así fueron sepultados y levantados a novedad de vida junto con Él. La vida que tenemos en Cristo es más que la vida que tuvo el pueblo con Moisés y más que la vida que tenían o tienen los prosélitos Judíos y aun más que la vida que tenían aquellos que eran bautizados por Juan para arrepentimiento. Esta vida es eterna en unión a Cristo. El bautismo en el Espíritu Santo es algo que ocurre en todos aquellos que han creído en la muerte expiatoria y la resurrección de Cristo por lo tanto es automático. La persona que no haya sido bautizada en el Espíritu Santo simplemente NO ES Cristiano. El que ha creído en Cristo no tiene por que buscar o pretender que otros Cristianos busquen el bautismo en el Espíritu Santo. Sin bautismo en el Espíritu Santo no hay salvación porque no hay unión a Cristo quien da vida al creyente. La Superioridad Del Bautismo En El Espíritu Santo A diferencia del bautismo de Moisés, del bautismo de los convertidos al judaísmo y del bautismo de Juan, el bautismo en el Espíritu Santo, además de unir al creyente al cuerpo de Cristo, le hace participe en su interior de ese Espíritu. Cuando una persona es bautizada en agua, su exterior se "lava" pero su interior queda igual. En el bautismo efectuado por Jesucristo, el del Espíritu Santo, la persona recibe el Espíritu Santo dentro de sí. Por lo tanto dice: I Corintios 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judíos o griegos, sean esclavos o libres, y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. "A todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu". Esta oración tiene que ver con el lugar que toma el Espíritu Santo haciendo morada dentro de cada creyente. Es de acuerdo con la promesa de Jesús: Juan 14:16-17

Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros y ESTARÁ EN VOSOTROS. Jesús les asegura a los discipulos que 'creen' en él que el Espíritu Santo no solamente mora (vive dentro) con los creyentes individualmente en el presente sino que "estará" (permanecerá permanentemente) morando corporativamente "dentro" de los creyentes después de su partida. Este Espíritu Santo es comparado con el agua, el agua es tipo del Espíritu Santo: Juan 7:37-39a En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. El que cree en mi, como dice la Escritura, DE SU INTERIOR CORRERAN RIOS DE AGUA VIVA. ESTO DIJO DEL ESPÍRITU QUE HABIAN DE RECIBIR LOS QUE CREYESEN EN ÉL... Cuando el Creyente recibe a Cristo como Salvador de su Vida, se identifica con Él en su muerte y resurrección, (El mensaje del Evangelio) y el mismo Cristo le bautiza en el agua (simbólica) del Espíritu Santo y lo identifica consigo mismo (la cabeza) y con la iglesia (su cuerpo) y le da a beber el agua del Espíritu Santo; Él hace su morada dentro del creyente, El Cual (El Espíritu Santo) corre como ríos de agua viva en su interior, llenando (controlando), limpiando, redarguyendo, santificando, dando vida, guiando, aconsejando y consolando; esta es la nueva vida en Cristo. El Bautismo Cristiano en / con Agua ¿Qué es entonces el bautismo en agua de los cristianos? Mateo 28:16 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Es claro que parte de la tarea que Jesús encomendó a sus discípulos fue la de bautizar en agua a todos los que creyeran al mensaje de salvación del Evangelio. El bautismo en agua en sí mismo no puede salvar al pecador de su pecado. ¿Porque entonces bautizamos en agua? El bautismo en el Espíritu Santo ocurre en el ámbito espiritual y solamente Dios y la persona están conscientes de lo que ha ocurrido, solamente Dios y la persona saben si ha habido un verdadero arrepentimiento. Aunque nosotros podemos desde afuera tratar de "discernir" si tal persona es verdaderamente salva o no, lo cierto es que al momento es imposible. Jesús mismo dijo que por sus frutos serian conocidos los que eran de Él. Los frutos no siempre salen tan pronto como para poder darnos cuenta si la persona es o no un creyente nacido de nuevo. El bautismo en agua es un testimonio o demostración pública y visible de una verdad que ocurrió en el área espiritual. El bautismo en agua testifica de las verdades espirituales en cuanto al nuevo nacimiento. Romanos 6:3-4 Jesús dijo a sus discípulos:

¿O no sabéis que todos los que hemos sido bautizados en Cristo Jesús, hemos sido bautizados en su muerte? Porque somos sepultados juntamente con Él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Cuando la persona es bautizada simplemente está dando testimonio público de lo que ya ha sido hecho en el plano espiritual. Ninguna persona que haya nacido de nuevo por medio de la fe en Cristo Jesús, negará ir a o recibir las aguas bautismales. Aquel que profesa ser creyente y no obedece al mandamiento de Jesús de ser bautizado (purificado) pone en duda su conversión. ¿El bautismo en agua para perdón de pecados? Bien entendemos que el bautismo “en agua” es relacionado en la Biblia con el „perdón‟ o „limpieza‟ ó „purificación‟ de los pecados. Es evidente en el mensaje de los Apóstoles que la predicación del Evangelio también incluía la proclamación de la necesidad del bautismo “para perdón de pecados”. Hechos 2
38

Pedro les dijo: Arrepentios, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados; y recibiréis el don del Espíritu Santo. Esta declaración va concordancia con el mandamiento de Cristo que dice “Id y haced discípulos, bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo...” (Mateo 28:18-19). Es obvio que el Bautismo en Agua es en realidad “una obra” la cual es ejercida por el hombre. ¿Cómo, pues hemos de entender estos pasajes con la declaración Bíblica que nos asegura que la salvación solamente por gracia por medio de la fe”, tal como lo hace el Apóstol Pablo en repetidas ocasiones? Si la salvación es “solo por la fe” tal como lo declara la Biblia tan enfáticamente, pero además de eso, también hace falta bautizarse „en agua‟ para ser s alvo y si sin tal bautismo no puede haber perdón de pecados, entonces la salvación requeriría ‘una obra aparte (o adicional) de la fe’, el bautismo en agua. Algunos han interpretado basados en esto que el bautismo „es‟ necesario para la salvación pero en tendemos que tal interpretación está en contra de una interpretación propia de la declaración bíblica. Si el “bautismo en agua” fuera verdaderamente parte de la predicación del evangelio y necesario para la salvación, entonces encontraríamos dificultad con la declaración del Apóstol Pablo quien tajantemente rompe el vínculo entre el evangelio y el bautismo en agua. 1 Corintios 1
16

También bauticé a la familia de Estéfanas;(1) de los demás, no sé si he bautizado a algún otro. 17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.

Si el bautismo en agua fuese necesario para la salvación, de que le serviría a las personas oír el evangelio y creerlo pero no ser bautizados, de la manera que lo propone Pablo. Sería una obra incompleta. El bautismo en agua es un acto de fe Por lo tanto es necesario entender que el bautismo en agua subsiguiente a la fe debe de entenderse no como una obra hacia la salvación sino como una obra (la primera) „fruto‟ de la fe. Es decir, todo aquel que ha sido salvo por medio de la fe, da el paso al bautismo „exteriorizando‟ de esta forma lo que ha confesado creer. Si entendemos que para que haya salvación las personas deben de reconocer la suciedad de su pecado y arrepentirse de ellos y creer que la Sangre de Cristo les limpia de todo pecado, entonces al recibir el bautismo en agua están „simbolizando‟ ese lavamiento que hace solamente la sangre de Cristo la cual nos limpia de todo pecado. Hechos 22 El agua natural, no tiene poder alguno para lavar pecados, sino que la fe del individuo es la que obra para perdón de pecados. Cuando alguien obedece al mandamiento de ser bautizado como lo hizo Pablo mismo: 12 Entonces uno llamado Ananías, varón piadoso según la ley, que tenía buen testimonio de todos los judíos que allí moraban, 13 vino a mí, y acercándose, me dijo: Hermano Saulo, recibe la vista. Y yo en aquella misma hora recobré la vista y lo miré. 14 Y él dijo: El Dios de nuestros padres te ha escogido para que conozcas su voluntad, y veas al Justo, y oigas la voz de su boca. 15 Porque serás testigo suyo a todos los hombres, de lo que has visto y oído. 16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados , invocando su nombre. El bautismo por consiguiente, tiene como objetivo demostrar que uno ha entendido que está sucio y necesita limpieza. El verdadero convertido primeramente ha reconocido su condición de pecado y se arrepiente de ellos. No puede haber salvación sin primeramente reconocerse como pecador. Una vez esto ocurre, se necesita creer en Cristo para salvación y el acto del bautismo es una demostración de que si ha habido un lavamiento en el alma el cual puede ser y es obrado únicamente por el Espíritu Santo. Isaías 44
2

Así dice Jehová, Hacedor tuyo, y el que te formó desde el vientre, el cual te ayudará: No temas, siervo mío Jacob, y tú, Jesurún, a quien yo escogí. 3 Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos; 4 y brotarán entre hierba, como sauces junto a las riberas de las aguas. El bautismo en agua es entonces una “obra de fe” que identifica al que es bautizado con la limpieza o purificación espiritual de sus pecados. Colosenses 2

11

En él también fuisteis circuncidados con circuncisión no hecha a mano, al echar de vosotros el cuerpo pecaminoso carnal, en la circuncisión de Cristo; 12 sepultados con él en el bautismo, en el cual fuisteis también resucitados con él, mediante la fe en el poder de Dios que le levantó de los muertos. 13 Y a vosotros, estando muertos en pecados y en la incircuncisión de vuestra carne, os dio vida juntamente con él, perdonándoos todos los pecados, 14 anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz, 15 y despojando a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz. Como hemos visto, el bautismo ( interno en el Espíritu y externo en la carne ) en el Nuevo Testamento es directamente relacionado con la circuncisión ( externa en la carne e interna en el Espíritu) del Antiguo Testamento. Esto nos quiere decir que tanto el bautismo en agua como la circuncisión de la carne “representan” el „cortar‟ y „lavar‟ la suciedad del pecado con el fin de poder pertenecer al pueblo de Dios (Génesis 17:11,14; Mateo 28:19; Marcos 16:16; 1 Hechos 2:41,47; Corintios 12:13; 1 Pedro 3:21) compuesto por aquellos cuyos pecados han sido lavados o limpiados. Debemos aclarar que el simple hecho de que alguien haya profesado fe en Cristo y se halla bautizado en agua (como lo hacen todos los que profesan ser creyentes), no garantiza que aquella persona se ha arrepentido verdaderamente de sus pecados ni que haya creído verdaderamente en Cristo ni que sus pecados hayan sido verdaderamente lavados por la sangre de Cristo. El tiempo y el testimonio darán claridad sin en verdad alguien es o no es un verdadero creyente. Aunque todos los verdaderos creyentes hemos sido bautizados con el Espíritu Santo y hechos participantes del Cuerpo de Cristo, debemos de buscar de manera continua la llenura del Espíritu Santo en nuestra vida . Para estudiar más sobre la llenura del Espíritu puede leer nuestro estudio titulado La Llenura del Espíritu Santo.

I Corintios 12:13 Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, sean judios o griegos, sean esclavos o libres y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu.

Copyright/Derechos ©2000 Jorge L. Trujillo Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet Ministerios Vida Eterna, Inc. http://www.vidaeterna.org

http://www.vidaeterna.org/esp/estudios/bautismo_significa.htm

SECCIÓN D1 EL BAUTISMO Y LOS DONES DEL ESPÍRITU SANTO Por Gerald Rowlands, Australia ÍNDICE PARA ESTA SECCIÓN D1.1 - El Espíritu Santo D1.2 - El Espíritu Santo Y El Creyente D1.3 - Los Dones Del Espíritu Santo Capítulo 1 El Espíritu Santo A. ¿QUIÉN ES EL ESPÍRITU SANTO? El Espíritu Santo es probablemente el miembro menos conocido de la Santa Trinidad. Es lamentable decir que hay una falta de conocimiento acerca de Él, aun dentro de la misma Iglesia. Hay varias razones firmes del porqué esto no debería ser así: 1. El Espíritu Santo Es Dios Como el tercer miembro de la Trinidad, Él es igual que Dios el Padre y Dios el Hijo. Es apropiado, por consiguiente, que se le atribuya la misma reverencia, respeto y honor a Él que a las demás deidades. Nunca debemos tratarlo como una deidad inferior. Debemos conocer tanto como nos sea posible de Él como conocemos acerca de los otros dos miembros de la Divina Trinidad. El Espíritu Santo no sólo es una PERSONA, Él es un SER DIVINO. Él es DIOS. a. La Biblia Le Llama Dios. "¿Por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo?… No has mentido a los hombres, sino a Dios" (Hch 5:3, 4). b. Él Posee Las Características Que Solamente Dios Tiene. 1) Tiene una naturaleza eterna (He 9:14). 2) El es OMNIPRESENTE (Sal 139:7-10). Es capaz de estar en todas partes al mismo tiempo. 3) El es OMNISCIENTE (1 Co 2:10, 11). Él conoce TODAS las cosas. 4) Es OMNIPOTENTE (Lc 1:35). Tiene poder para hacer cualquier cosa. c. Está Asociado Con El Padre Y El Hijo Sobre Bases Iguales. "Bautizándoles en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo" (Mt 28:19). d. La Biblia Tiene Mucho Que Decir Acerca Del Espíritu Santo. Con la excepción de la 2da. y 3ra. epístolas de Juan, cada libro en el Nuevo Testamento contiene referencias de la persona y obra del Espíritu Santo.

e. Él Está Esencialmente Activo En El Plan De Redención De Dios. Él convence al mundo de pecado, justicia y juicio (Jn 16:8). Los hijos verdaderos de Dios son "nacidos del Espíritu" (Jn 3:5, 6). 2. El Espíritu Santo Es Una Persona Muchos cristianos parecen sentir que el Espíritu Santo es meramente un poder o influencia impersonal. Ellos tratan al Espíritu Santo como si él fuera electricidad o alguna otra forma de poder que pudieran encender o apagar a su discreción. Este concepto está muy lejos de la verdad. El Espíritu Santo es una Persona. Es una Persona que tiene gran autoridad y poder, pero es mucho más que el poder que posee. Es eminentemente digno del respeto y honor que nos reservamos para el Dios Todopoderoso. a. El Pronombre Personal Es Usado Para Él. "Para que esté [Él] con vosotros para siempre" (Jn 14:16). "Porque [Él] mora con vosotros, y estará en vosotros" (Jn 14:17). "ÉL dará testimonio de mí" (Jn 15:26). "Pero cuando venga el Espíritu de verdad, El os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará" (Jn 16:13, 14). b. El Posee Las Características Básicas De Personalidad. 1) Intelecto: La habilidad para pensar y razonar. 2) Sensibilidad: La habilidad para sentir las cosas. 3) Voluntad: La capacidad de escoger y decidir. c. Expresiones De Su Personalidad. Un mero poder o influencia no sería capaz de sentir aquellas cosas que se dicen que el Espíritu Santo siente. Por ejemplo, somos exhortados a no "contristar" al Espíritu Santo (Ef 4:30). Ananías y Safira "mintieron contra el Espíritu Santo" (Hch 5:3, 4). Sabemos que un poder no puede ser contristado. Usted no puede contristar a la electricidad. Tampoco puede mentirle, ni tentarla. Un poder impersonal es incapaz de tales sentimientos. Pero una persona puede ser contristada, ofendida, molestada, tentada o se le puede mentir. Note algunas expresiones de personalidad atribuidas al Espíritu Santo: 1) Puede sentir (Ef 4:30).

2) Puede consolar (Hch 9:31). 3) Puede pensar (Ro 8:6). 4) Puede hablar (Hch 13:2). 5) Puede orar (Ro 8:26). 6) Puede enseñar (Jn 14:26). 7) Puede expresar Su Voluntad (1 Co 12:11). 8) Puede prohibir (Hch 16:6). 9) Puede obrar milagros (Hch 19:6). d. El No Es Impersonal. Todas estas cosas son expresiones de personalidad, las cuales, un poder impersonal no tiene. Una de las razones por la cual muchos se refieren a Él simplemente como un mero poder o fuerza, es debido a ciertos nombres que se le atribuyen en las Escrituras para describir Su ministerio. A veces es llamado Viento, Lluvia, Aceite, Fuego, Vestidura, etc.; todos son símbolos de varios ministerios que Él ejecuta; sin embargo, es mucho más grande que cualquiera de esos ministerios. 3. Esta Es La Época Del Espíritu Santo Él es el "otro" Consolador quien ha tomado el lugar de Jesús (Jn 14:16). El presente período de historia es el "Tiempo de la Lluvia Tardía" (Zac 10:1) o el tiempo de la actividad más grande del Espíritu que la Iglesia jamás haya conocido. Por consiguiente, necesitamos saber tanto como nos sea posible acerca del Espíritu Santo. B. EL DERRAMAMIENTO DEL ESPÍRITU ES PREDICHO En el Antiguo Testamento encontramos al Espíritu Santo sobre y dentro de ciertas personas a la vez. Tales personas parecen ser excepciones más bien que la regla. Sin embargo, Dios predijo, a través de Sus profetas, que un nuevo día vendría. 1. Su Espíritu Estaría Dentro Y Sobre TODO Su Pueblo "Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días" (Jl 2:28, 29). "Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra…" (Ez 36:27).

"Porque yo derramaré aguas sobre el sequedal, y ríos sobre la tierra árida; mi Espíritu derramaré sobre tu generación, y mi bendición sobre tus renuevos" (Is 44:3). 2. El Mesías Prometido De Dios Sería Lleno Y Revestido Del Poder Del Espíritu "He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espíritu; él traerá justicia a las naciones" (Is 42:1). "El Espíritu de Jehová el Señor está sobre mí, porque me ungió Jehová; me ha enviado a predicar buenas nuevas a los abatidos, a vendar a los quebrantados de corazón, a publicar libertad a los cautivos, y a los presos apertura de la cárcel" (Is 61:1). (Esto se cumplió en Lucas 4:18.) 3. Varios Términos Para La "Plenitud Del Espíritu" El experimentar la plenitud del Espíritu Santo es descrito de varias maneras en las Escrituras. Examinaremos brevemente varios de estos términos. a. Recibiendo El Espíritu Santo. Un regalo es definido como "una ofrenda y una aceptación (acto de recibir) sin consideración". Un regalo no es tal hasta que alguien recibe aquello que es ofrecido gratuitamente. Esta es la frase comúnmente más usada en el Nuevo Testamento para describir la experiencia de la cual estamos hablando. "Esto dijo del Espíritu que habían de recibir los que creyeran en él" (Jn 7:39). "Recibid el Espíritu Santo" (Jn 20:22). "Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo" (Hch 1:8). "Y recibiréis el don del Espíritu Santo" (Hch 2:38). "Los cuales, habiendo venido, oraron por ellos para que recibiesen el Espíritu Santo" (Hch 8:15). "¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros?" (Hch 10:47). "Les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?" (Hch 19:2). b. Siendo Ungidos Con El Espíritu. La "unción" es un término con el cual estamos muy familiarizados debido a su uso en el Antiguo Testamento (Ex 28:41; 29:29; Sal 2:2; 92:10). Había tres principios de unción: La unción del Leproso; la unción Sacerdotal; la unción del Rey. (Lea la Sección A2.9 para una explicación más detallada.) El aceite de la unción era derramado sobre el recipiente (1 S 10:1). De la misma manera es "derramado el Espíritu sobre" el creyente.

Esta frase particular es usada para describir el Espíritu que vino sobre Jesucristo. La palabra Cristo significa el Ungido. "Cómo Dios ungió con el Espíritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él" (Hch 10:38). c. Siendo Lleno Con El Espíritu. Esta frase describe el efecto que tiene el Espíritu dentro de los creyentes: Ellos son "llenos" con el Espíritu. Esta es empleada el Día de Pentecostés. "Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen" (Hch 2:4). El proceso de ser lleno con el Espíritu comienza con un revestimiento inicial. Luego, hay experiencias subsiguientes de ser llenos. Así que, el proceso es uno continuo. Pablo habla de lo mismo en Efesios 5:18 empleando el tiempo de continuidad: "...antes bien sed llenos [continuamente] del Espíritu". A fin de mantener la plenitud del Espíritu, necesitamos tomar diariamente de la fuente de suministro. d. Siendo Bautizados En El Espíritu. Esta es una frase algo controversial que tiene un respaldo bíblico firme. Esta aparece cuatro veces en los evangelios y dos veces en el Libro de los Hechos (Mt 3:11, Mr 1:8, Lc 3:16, Jn 1:33, Hch 1:5, 11:16). Bautizar significa "sumergir completamente", o sumergir dentro de. Ésta tiene un significado aun más profundo, que es "sumergir dentro de un elemento que tiene el poder para cambiar aquello que envuelve o cubre". Un buen ejemplo de esto es cuando se toma una indumentaria y se pinta; tal vestidura o ropa se sumerge dentro de un elemento que transforma radicalmente la vestidura. El ser bautizado en el Espíritu, es ser sumergido, metido, sepultado, rodeado completamente por, envuelto totalmente por el Espíritu Santo. e. La Exoneración O Liberación Del Espíritu. Este es un término que en realidad no es empleado en el Nuevo Testamento, pero que está definitivamente implicado en él. Describe la liberación del espíritu humano, acto que toma lugar cuando éste es revivido por el Espíritu Santo: "Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad [liberación]" (2 Co 3:17). Es exonerar y liberar la personalidad de uno, de la opresión a la libertad, de la sequedad hacia ríos de aguas vivas, de la esterilidad hacia la fertilidad. Ciertamente, describe la liberación de ríos de aguas vivas del interior del espíritu del creyente. "El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva" (Jn 7:38). Esto probablemente describe con más exactitud lo que sucede hoy entre tantos miles de creyentes. Por consiguiente, este concepto está encontrando continua aceptación dentro de la Iglesia.

C. EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO 1. La Evidencia Inicial Del Bautismo En El Espíritu Ahora consideremos: "¿Cuál será la evidencia inicial (primera señal) de que uno haya recibido la plenitud del Espíritu?" Tengamos tres cosas en mente: a. La Señal Inicial. Estamos preocupados en este punto con la señal INICIAL. Estamos de acuerdo en que existen muchas más señales y evidencias de la plenitud del Espíritu. No obstante, lo que estamos buscando determinar para este momento, es esa evidencia que con más probabilidad es la primera señal en la que uno ha experimentado esa nueva dimensión del poder del Espíritu. b. Señal Escritural. Estamos buscando la señal ESCRITURAL. Por consiguiente, no estamos interesados en la experiencia personal o tradición humana. Por el contrario, buscamos lo que la Biblia revela como el común denominador básico de aquéllos que experimentaron ese bautismo en el Espíritu en los días bíblicos. c. Experiencia Bíblica. Es la EXPERIENCIA BÍBLICA del bautismo en el Espíritu, más bien que la idea del hombre respecto a lo que es el bautismo, en lo que estamos interesados. Hay muchas experiencias espirituales que los hombres han llamado ligeramente el "bautismo en el Espíritu". Estas incluyen: La Segunda Bendición, la Total Santificación, la Experiencia de la Santidad, etc. Éstas, puede que sean experiencias válidas y bíblicas, las cuales, ni desechamos, ni les restamos importancia. No obstante, es esa obra del Espíritu que la Biblia define como el Bautismo en el Espíritu, con la cual, estamos preocupados en este estudio presente. 2. Relatos Bíblicos Del Bautismo En El Espíritu El recurso principal de evidencia es el libro de los Hechos de los Apóstoles, los cuales, registran cinco ejemplos de personas recibiendo la plenitud del Espíritu. a. El Día De Pentecostés (Hch 2:1-4). Ese es el relato más completo que tenemos en la Escritura. Exactamente cincuenta días después de la resurrección de Cristo, las promesas hechas concernientes a la venida del Espíritu se cumplieron. El Espíritu Santo vino sobre una compañía de discípulos que esperaban en Jerusalén. Este fue el comienzo de una obra enteramente nueva del Espíritu como fue predicha por los profetas. Hubo varias evidencias de que el Espíritu había descendido sobre ellos: 1) Un Viento Recio Del Cielo. Vino un viento recio o fuerte del cielo, un viento repentino y poderoso. En ambos idiomas, hebreo y griego, el término espíritu también significa "viento". Así que, fue significativo que soplara un viento fuerte y poderoso como heraldo de la llegada del Espíritu. El viento representa vida, poder, movimiento, fuerza; todo esto, es típico del Espíritu Santo.

2) Llamas De Fuego. El fuego simbólico fue también extremadamente significativo. Juan el Bautista había predicho que Jesús bautizaría con "El Espíritu Santo y Fuego". El fuego simboliza purificación, expiación, limpieza, incineración de la paja y escoria. Estos factores ocurrieron ANTES de que los discípulos fueran llenos con el Espíritu. Por lo tanto, no podemos decir con certeza que eran evidencias del revestimiento del Espíritu. 3) Hablando En Otras Lenguas, como el Espíritu daba que hablaran. La evidencia que vino inmediatamente después que los discípulos fueron revestidos con el Espíritu, fue ésta: "…y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen" (Hch 2:4). Había 120 discípulos en el Aposento Alto en ese tiempo. Se nos ha dicho claramente que TODOS fueron llenos con el Espíritu Santo y que TODOS comenzaron a hablar en lenguas. La evidencia clara de que cada discípulo fue lleno con el Espíritu en esa ocasión, fue cuando demostraron la habilidad sobrenatural para hablar en lenguas que ellos nunca habían estudiado o aprendido antes. De las tres manifestaciones que ocurrieron ese día, únicamente una fue vista más tarde como una evidencia consistente del hecho de haber sido lleno del Espíritu Santo: El hablar en otras lenguas. b. La Casa De Cornelio (Hch 10:44-48). Pedro recibió el mandato sobrenatural para que fuera a visitar la casa de Cornelio el gentil, un Centurión Romano. Pedro dijo que fue únicamente porque "el Espíritu me dijo que fuera..." (Hch 11:12). Él todavía estaba persuadido de que las bendiciones de Dios eran para los judíos solamente. Sin embargo, se encontró confrontado a sí mismo con una audiencia gentil ansiosa de escuchar "...todo lo que Dios te ha mandado" (Hch 10:33). Pedro comenzó a hablarles acerca del Señor Jesucristo (Hch 10:34-43). Mientras él estaba aún hablando, el Espíritu Santo descendió sobre todos los que escuchaban la Palabra. Los compañeros judíos que acompañaban a Pedro, al principio se asombraron de que también sobre los gentiles se derramase el don del Espíritu Santo (Hch 10:45). No obstante, todos se convencieron porque "...los oían que hablaban en lenguas y que magnificaban a Dios" (v 46). Esta señal también impulsó a Pedro a decir: "…¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? [o de la misma manera en que nosotros lo recibimos]" (Hch 10:47). Cuando Pedro regresó a Jerusalén, fue llamado para que expusiera un reporte (informe) de lo que había sucedido en Cesarea. Los líderes estaban molestos con Pedro (Hch 11:2).

Por consiguiente, tuvo que defender sus acciones por medio de explicar que "…cuando comencé a hablar, cayó el Espíritu Santo sobre ellos también, como sobre nosotros al principio" (Hch 11:15). Él confirma además: "…Dios, pues, les concedió también el mismo don que a nosotros que hemos creído en el Señor Jesucristo" (Hch 11:17). Su argumento fue que Dios bendijo a los gentiles con el Don del Espíritu exactamente de la misma manera en que había bendecido a los creyentes judíos el Día de Pentecostés. La razón principal para la confianza de Pedro residía en que los gentiles también hablaron en lenguas. "Entonces, oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Dios, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Dios arrepentimiento para vida!" (Hch 11:18). c. Pablo En Efeso (Hch 19:1-7). Aquí tenemos un tercer relato extremadamente evidente. En su viaje misionero, Pablo vino a la ciudad griega de Efeso donde encontró algunos discípulos de Juan el Bautista. En respuesta a su pregunta: "¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?" Ellos contestaron: "Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo". Pablo procede a explicarles el evangelio concerniente a Cristo con más claridad, después de lo cual fueron bautizados en agua. Luego, Pablo continuó imponiéndoles las manos, después de lo cual "vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaron en lenguas, y profetizaron". Hemos visto en estos tres ejemplos que el Bautismo en el Espíritu es un acontecimiento conciso, definido e instantáneo. En cada una de estas tres ocasiones, el factor que es consistente es que TODOS los recipientes, en TODAS las ocasiones, hablaron en otras lenguas como resultado directo de haber sido bautizados con el Espíritu. Nosotros, por consiguiente, concluimos que el hablar en otras lenguas es la evidencia genuina e inicial de haber recibido el Espíritu. En Hechos, hay otros dos relatos de creyentes que recibieron el Espíritu. Examinémoslos también. d. El Avivamiento En Samaria (Hechos 8). En este relato particular, no es declarado específicamente que los recipientes del Espíritu hablaron en lenguas. No obstante, hay algunas circunstancias interesantes que implican que algo semejante debe haber pasado. Primeramente, hubo una respuesta genuina a la predicación de Felipe, cuyos resultados inmediatos fueron: "Y la gente, unánime, escuchaba atentamente las cosas que decía Felipe…" (Hch 8:6); "…había gran gozo en aquella ciudad" (8:8); "…cuando creyeron…

se bautizaban" (8:12); "…aún no había descendido [el Espíritu Santo] sobre ninguno de ellos" (8:16). En Segundo Lugar, cuando Pedro y Juan impusieron sus manos sobre ellos, recibieron el Espíritu Santo. Simón el mago vio que algo sucedía como resultado directo de recibir el Espíritu. A pesar de lo que fuera, ocurría repentina, dramática y visiblemente. Simón deseó la habilidad de hacer que aquel fenómeno ocurriera. Muchas suposiciones se han expuesto y se ha escrito acerca de lo que Simón realmente vio. Nadie puede decirlo con seguridad. Sin embargo, ¿no sería razonable asumir que Simón vio la misma señal que ocurrió el Día de Pentecostés? De otra manera, aquellos apóstoles judíos hubieran sido renuentes en aceptar que los samaritanos fueran creyentes genuinos. Es sumamente probable que los samaritanos recibieran el Espíritu de la misma manera en que los demás creyentes en Cristo lo recibieron en los tiempos bíblicos. e. Saulo De Tarso (Hechos 9). Después de la dramática conversión de Saulo, el Señor envió a Ananías para que fuera a visitarle. Cuando llegó a la casa donde estaba, le dijo: "Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recibas la vista y seas lleno del Espíritu Santo" (9:17). Sabemos que Saulo recobró su vista. La Biblia dice al respecto: "Y al momento le cayeron de los ojos como escamas, y recibió al instante la vista; y levantándose, fue bautizado" (9:18). Podemos estar seguros de que la otra promesa dada por Ananías también se cumplió. De una cosa podemos estar completamente seguros, y es que Pablo fue lleno del Espíritu Santo. No se dice que Pablo habló en lenguas cuando Ananías impuso sus manos sobre él; pero lo que sí sabemos es que habló en lenguas en una ocasión más tarde. Cuando escribió a los Corintios para corregir el mal uso de este don de lenguas, Pablo confesó: "Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros" (1 Co 14:18). Él declaró también en el mismo capítulo: "Quisiera que todos vosotros hablaran en lenguas…" (1 Co 14:5); y, finalmente: "no impidáis el hablar lenguas" (1 Co 14:39). Sobre las bases de la evidencia de la experiencia bíblica anterior, afirmamos humildemente que el hablar en lenguas es la única evidencia bíblica consistente del Bautismo del Espíritu. También afirmamos que existen muchas otras evidencias espirituales que deben seguir esta primera evidencia, sin la cual, la experiencia está incompleta.

Esta conclusión no es para invalidar alguna experiencia que ya usted haya recibido, especialmente si ya resultó en la venida del poder del Espíritu sobre su vida de manera útil. Permítame animarle a "...retener lo que tiene..." (Ap 3:11). Mantenga su corazón abierto, y continúe pidiéndole al Señor que le dé ese don maravilloso, el don de orar en otras lenguas. De seguro que enriquecerá su ministerio muchísimo. Recuerde: "...¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?" (Lc 11:13).
http://cayadopastoral.com/d/d1-1.html

La Llenura del Espíritu Santo
Por Jorge L. Trujillo

"No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu" Efesios 5:18

Aunque el bautismo en el Espíritu Santo ocurre una sola vez, al momento de la salvación, la llenura del Espíritu es algo que puede ocurrir múltiples veces. La Biblia no nos ordena a buscar el bautismo en el Espíritu Santo, pero sí nos ordena a ser llenos del Espíritu Santo (Efesios 5:18.) Para un estudio relacionado sobre el tema puede leer el Significado del Bautismo con el Espíritu Santo. Es importante reconocer la diferencia entre el ser "bautizado por el Espíritu" y el ser "lleno del Espíritu". Hay un solo bautismo. (Efesios 4:5) que nos une al cuerpo de Cristo y nos abre la puerta a todas las bendiciones que conlleva ser parte de la iglesia de Dios (1 Corintios 12:13). El ser lleno del Espíritu es una de esas bendiciones que usted debe buscar de continuo en su vida. El papel del Espíritu Santo es primordial en la obra de la iglesia y el ser llenos del poder del Espíritu de Dios es de vital importancia para todo creyente. Jesús dijo a sus discípulos "Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo" (Hechos 1:8). Personalmente creo que Jesús habló estas palabras en referencia a la llenura que los creyentes habían de recibir cuando el Espíritu Santo viniera sobre ellos. Mas adelante veremos como esto es cierto por medio de la Biblia, pero por ahora solo quiero hacer claro que todos los creyentes están en la misma posición de poder ser llenos del Espíritu. Dios no tiene favoritos. Si usted busca de Dios será lleno de Dios. Controlados Por El Espíritu

La palabra griega traducida "sed llenos" es "pleroo", esta en forma presente imperativa y se refiere a estar completamente saturados hasta lo máximo de algo. Esta palabra da la idea de ser completamente controlados (guiados) por el Espíritu Santo, Es estar bajo su total dominio aunque sein perder de vista quienes somos y que hacemos. La palabra "pletho" usada en Hechos 2:2 está en forma pasiva indicativa y tiene que ver con el estado de "haber sido lleno", tal como aquellos que estaban en el aposento alto el día de Pentecostés. En Efesios 5:18, el apóstol Pablo hace una comparación entre el efecto del alcohol y el efecto del Espíritu Santo. Una persona que se embriaga con vino (alcohol) será controlada en todas las áreas de su vida. La persona pierde de sí misma y es el alcohol quién controla sus acciones. El producto de ser controlado por el alcohol es el descontrol y la contienda (disolución). Como contraste, aquella persona que es controlada, "embriagada", o saturada del Espíritu Santo será una persona que dejará de ser su carne y será entonces el Espíritu Santo quién controle su vida. A diferencia de los resultados que produce el alcohol, el creyente que es lleno del Espíritu será un creyente en victoria, de santidad y servirá de edificación a la obra de la iglesia. Solo Para Cristianos Solo aquellos que han sido bautizados por el Espíritu Santo, pueden ser llenos del Espíritu Santo. Se necesita ser cristiano nacido de nuevo, identificado con Cristo y tener el Espíritu de Dios habitando dentro de nuestra vida para poder ser llenos del Espíritu. Esto me recuerda las bombas que se usan para sacar agua de los pozos o cisternas. Estas necesitan ser "sangradas" para que puedan trabajar. Este proceso requiere que se eche agua dentro de la bomba para que esta pueda usar el agua que se le pone como fuente de succión para poder sacar mas agua. Cuando la bomba no es sangrada, no importa lo mucho que usted trate, el agua no sube. Lo mismo pasa cuando buscamos la llenura del Espíritu Santo. Para poder ser llenos del Espíritu, necesitamos haber sido "habitados" por el Espíritu. Un inconverso no puede ser lleno del Espíritu porque no tiene el Espíritu. TRES ASPECTOS DE LA LLENURA La llenura del Espíritu Santo actúa en la vida del creyente en tres áreas. Estos aspectos son la llenura inicial, la llenura normal y la llenura especial. Abajo estaremos explicando lo que significa cada una. LA LLENURA INICIAL La llenura inicial es aquella por la cual se experimenta el Poder del Espíritu Santo por primera vez. Esta llenura puede ocurrir al momento de la salvación (junto con el Bautismo con el Espíritu Santo) o no mucho tiempo después. (Hechos 8:15, 16; 9:17; Hechos 10:44) Es cuando el Espíritu Santo viene sobre la persona y la llena de su poder para funcionar como creyente. Algo ocurre en la persona que la hace sentir distinta, pero la evidencia más común es la de querer compartir el mensaje de Cristo con otras personas. Esto es consistente con las palabras de Jesús que dijo a sus discípulos, "y recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria y hasta lo último de la tierra" (Hechos 1:8). Es lo que muchos han llamado "el fuego del

primer amor". Cuando el Espíritu Santo viene con poder "llenador" sobre una persona el resultado es que " se convierte en un testigo". Un testigo es uno que da testimonio de algo. En este caso se dará testimonio de Jesucristo, se querrá hablar de Jesús a todo el mundo. La palabra traducida al español "poder", es la palabra griega "dunamis", de donde proviene la palabra "dinamita". Eso es lo que se recibe con la llenura del Espíritu Santo. Dinamita para poder funcionar con poder en la obra del Señor. Existen algunas experiencias que en ocasión se hacen manifiestas en aquellos que son llenos del Espíritu Santo. Todas las experiencias inmediatas no son iguales, así que no debemos esperar que todo el mundo reaccione de la misma manera. Algunos creen que todos deben hablar " lenguas extrañas" pero esa teoría no puede ser respaldada bíblicamente. Para un estudio sobre las lenguas recomendamos leer nuestro estudio titulado "El Bautismo con el Espíritu Santo y las Lenguas Extrañas". Lo que sí debe ocurrir en todos es que aquel que ha sido/ es lleno del Espíritu Santo es que deseará hablar de Cristo (dar testimonio) a todo el que se encuentra. Esto es más que una simple emoción pasajera. No es producto de los sentimientos sino del poder del Espíritu Santo obrando en la vida de la persona. Esto es algo genuino. El que ha tenido la experiencia de la llenura del Espíritu Santo crece y permanece. El Espíritu Santo quita el miedo y da poder y confianza "porque no nos ha dado Dios Espíritu de temor...". Jesucristo dijo: "…pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra." (Hechos 1:8) La llenura del poder del Espíritu Santo También da palabras a quien no es salvo y aunque sea un "Cristo te ama" deseará decir a alguien. Creo que esta llenura inicial viene como regalo de Dios a los que de corazón ser arrepienten y vienen a Él. Por esa razón dice la Biblia que Pablo preguntó a los samaritanos que se encontró en Efeso, "¿recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis?"(Hechos 19:2). Esta llenura inicial es parte del "paquete de salvación". Es lo que produce ese fuego del "primer amor". Los Samaritanos de Efeso conocían el bautismo de Juan pero no conocían la obra completa del Espíritu Santo bautizando y llenando, por lo tanto debían ser expuestos a la clara doctrina bíblica de ser llenos (controlados/ guiados con poder) del Espíritu Santo. Si ellos habían "creído" en el mensaje de la cruz de Cristo como parece haber sido la situación, entonces ellos habían sido "bautizados" por el Espíritu Santo y 'unidos' de esa manera al cuerpo místico de Cristo y formaban parte de la iglesia. También debían tener el Espíritu Santo morando dentro de ellos pues sin esa operación permanente del Espíritu no se puede considerar una persona salvada (Romanos 8:9). Aunque esta llenura inicial de poder es muy importante y muy necesaria, puede pasar y dejar de tener su efecto inicial, si la persona se descuida en su vida Espiritual. Por eso es necesario seguir siendo lleno del Espíritu continuamente. El Cristiano no necesita volver a ser habitado por el Espíritu Santo otra vez. Eso ocurre una vez y para siempre. Pongamos un ejemplo como ilustración. Es como cuando usted se compra un automóvil nuevo y la compañía que le vende el automóvil le llena el tanque de gasolina gratis por haber comprado el carro. Luego le dice "por haber comprado este auto con nosotros usted tiene como 'garantía' acceso a toda la gasolina y todo servicio de mantenimiento y reparación necesarios para que su carro siga funcionando correctamente". Usted sale a pasear y está muy contento con su carro. Lo lleva a que todos sus amigos y familiares lo vean. Se va de paseo y quiere que el mundo se entere de que usted tiene un carro nuevo, se siente como un rey, como la persona más importante y más feliz del mundo. Pero a ese carro nuevo hay que darle mantenimiento. Hay que seguir echándole gasolina. Hay que chequear el aceite, y las

llantas. Si usted no se mantiene velando su carro y beneficiándose de la garantía ofrecida gratuitamente por la agencia que le vendió su carro, llegará el día que se quedará sin gasolina o sin gomas o sin aceite y no podrá seguir funcionando. Su automóvil ya no necesita una llenura de gasolina inicial, ya usted "la agencia" se la dio. Tampoco necesita la llenura inicial de aceite. Lo que ahora necesita es el mantenimiento normal que requiere un automóvil. La llenura del Espíritu Santo es igual. Dios te regala la primera llenura o derramamiento del Espíritu como parte de la salvación. Las demás llenuras dependen de su búsqueda y dependencia de esa fuente inagotable que le ha sido dada y garantizada por Dios. Depende de su disposición Espiritual a querer seguir siendo lleno. La palabra traducida "sed llenos" lleva consigo la idea de que sea algo continuo. La llenura no es algo que recibimos una vez y nos olvidamos. Es algo que requiere constancia, búsqueda persistente. Una persona que ha sido llena del Espíritu Santo, puede volver a ser llena una y otra vez. Esta llenura inicial se hizo evidente en los apóstoles y los que estaban en el aposento alto el día de Pentecostés. La Biblia nos dice: "y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen" (Hechos 2:4). Uno de aquellos que fue lleno del Espíritu Santo en el día de Pentecostés fue el apóstol Pedro quién se puso en pie y comenzó a predicar a la multitud que estaba reunida en aquel lugar para celebrar la fiesta. Pedro el que había negado enfáticamente a Jesús unos cincuenta días atrás, ahora se enfrenta ante la gran multitud, "lleno del Espíritu Santo" y les habla de las maravillas de Dios sin temor alguno. Eso es verdadero "poder Pentecostal". LA LLENURA CONTINUA DEL CREYENTE - ¿PARA QUÉ?  Para una vida espiritual

La llenura continua o normal es la llenura que necesitan tener los creyentes para poder vivir una vida victoriosa día tras día. No todos los creyentes tienen esta llenura. Algunos creyentes que recibieron la llenura inicial, no se preocuparon por su vida Espiritual y terminaron vacíos. Aunque son creyentes y son salvos, son creyentes que no buscaron seguir siendo llenos del Espíritu Santo. Estos son los creyentes que se quedan niños en la fe. Estos no maduran a un nivel mas alto de vida cristiana y muchos terminan siendo creyentes carnales. La llenura normal del creyente es necesaria para poder vivir una vida Espiritual victoriosa. Esta llenura proviene del dejarse guiar por el Espíritu Santo, de la búsqueda en oración y sometimiento a la Palabra. Si usted es o desea ser líder en la iglesia, lo más importante no es lo mucho que usted sepa de Biblia aunque eso es necesario. Lo más importante es que usted sea una persona llena del Espíritu Santo de Dios. Si usted sabe mucho de Biblia pero no está lleno del Espíritu de Dios, tendrá dificultad en su ministerio. En el libro de Hechos cuando los apóstoles vieron la necesidad de elegir siete hombres (los primeros diáconos) para que ayudaran a servir las mesas de los necesitados, buscaron hombres que fueran “llenos del Espíritu Santo.” Hechos 6:2,3 Entonces lo doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. Buscad, pues,

hermanos, entre vosotros, siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de Sabiduría, a quienes encarguemos este trabajo". Uno de los requisitos era que "fueran llenos del Espíritu Santo". Entre aquellos hombres, dice la Biblia, se escogió a Esteban. El hecho de que los apóstoles indicaran que los varones debían ser llenos del Espíritu Santo, nos da a entender dos cosas (1) la importancia que es el ser vivir una vida estando lleno del Espíritu y (2) no todos estaban viviendo vidas llenas del Espíritu. Esto establece claramente la diferencia entre “bautismo por el Espíritu” y “llenura del Espíritu”. El bautismo le une al cuerp o de Cristo, la llenura le capacita para funcionar con altura Espiritual dentro del cuerpo de Cristo. Los apóstoles no estaban buscando a varones que una vez fueron llenos del Espíritu Santo, ni que acababan de ser recientemente llenos del Espíritu Santo. Tampoco buscaban varones que estuvieran planeando ser llenos del Espíritu Santo. Ellos querían varones que estuvieran viviendo una vida llena del Espíritu Santo . También nos da a entender que al parecer había algunos que aunque pertenecían al grupo de creyentes, no estaban viviendo llenos del Espíritu Santo. Una persona que está llena del Espíritu es una persona que produce los frutos de Gálatas 5:22-23. El apóstol Pablo nos dice "Andad en Espíritu, y no satisfagáis los deseos de la carne". Es decir, debemos andar "por medio" o "siendo controlados" por el Espíritu Santo, es alguien que en todo tiempo "anda siendo guiado" por el Espíritu. No hace falta nada extraordinario, nada especial, nada espectacular. Simplemente hace falta dejarse guiar por el Espíritu Santo. Eso es ser una persona llena del Espíritu. El apóstol continúa con una lista del fruto del Espíritu. "Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza" (Gálatas 5:22-26).  Para Soportar La Tentación y Vencier el Pecado

Este ejemplo perfecto lo tenemos en Jesús. Dice la Biblia que Jesús fue "lleno del Espíritu Santo" y después de esto fue tentado. (Mateo 3:16- 4:11) Jesús venció la tentación. Como creyentes estamos llamados a vencer la tentación. En Santiago 1:12 dice: "Bienaventurado el varón que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman". Todos queremos la corona de vida, pero esta viene después que hayamos vencido la tentación. Para poder vencer la tentación tenemos que estar llenos del Espíritu Santo. Nuestra lucha no es carnal, es Espiritual. La mayoría de los creyentes hemos oído mensajes que tienen que ver con la tentación de Cristo. Pensamos que fue algo especial el que Cristo pudiera vencer la tentación y no caer en ella pero pensamos que Cristo venció porque era Cristo. Sin embargo la Biblia dice que él fue tentado como hombre. De la misma manera en que usted y yo somos tentados (Hebreos 4:15). Jesús pudo vencer la tentación porque estaba lleno del Espíritu Santo. Nadie puede hacer frente al diablo con sus propias fuerzas. Aún el apóstol Pablo dice "todo lo puedo en Cristo que me fortalece" (Filipenses 4:13). Sin la fortaleza de Cristo no podemos hacer nada.  La Llenura Para Discernir Espíritus Y Doctrina

La llenura del Espíritu Santo es necesaria para poder discernir las falsas doctrinas. En el tiempo en que vivimos, donde existe tanta confusión, es fácil dejarse engañar por falsas doctrinas. Si escudriñamos la Biblia y crecemos en conocimiento, y somos llenos del Espíritu Santo, podremos darnos cuenta rápidamente de que es lo correcto y que es lo falso. El apóstol Pablo se encontraba en Efeso cuando pudo discernir que un hombre estaba lleno del Espíritu Santo. Los falsos profetas y maestros, normalmente tuercen la Biblia para poder probar sus doctrinas erradas. Es necesario tener la llenura del Espíritu Santo para poder discernir y exponer tales enseñanzas. Satanás hizo precisamente eso cuando quiso engañar a Jesús. Le presentó textos torcidos para que Jesús fuera engañado. Los falsos maestros presentan las mentiras tan bien "envueltas" y tan bien "preparadas", que son fácilmente creíbles. Aún personas con conocimiento y estudios, caen en ellas. Si usted está lleno del Espíritu Santo, no caerá en estas trampas del diablo. La Biblia dice que el diablo se disfraza de ángel de luz, que También sus ministros se disfrazan de ángel de luz. Un falso maestro se puede presentar como muy Espiritual, y hasta hacer creer a otros que es alguien enviado de Dios y que está lleno del Espíritu Santo. Normalmente, los falsos profetas y maestros, suelen pretender tener conocimiento especial de parte de Dios. También suelen hacer creer a otros que ellos si son Espirituales y que se comunican con Dios mas que nadie. Tienen palabrería y carisma y solamente una persona llena del Espíritu Santo podrá darse cuenta de quién verdaderamente es esta persona. Otros pretenden hacer creer que reciben mensajes y revelaciones de parte de Dios y hasta que luchan con el diablo y ven los demonios. Cosas que se parecen a las verdaderas pero que son mentira. Es también importante poder rechazar el legalismo que se levanta en nuestras congregaciones y en el pueblo cristiano. Nunca faltan aquellos que se oponen a la sana doctrina de la Gracia y se empeñan en subyugar a los creyentes a todo tipo de legalismos y tradiciones de hombres. En el libro de Hechos se relata un suceso que tomó lugar en los comienzos de la Iglesia cristiana. Algunos de los Judíos convertidos al cristianismo querían hacer que los gentiles cristianos se circuncidaran y guardaran la ley de Moisés. En Hechos 15 se tuvo que llevar a cabo en Jerusalén el primer concilio de la Iglesia Cristiana para resolver el problema de los judaizantes que querían seguir imponiendo cargas a los nuevos creyentes en Cristo que eran de descendencia gentil. El Espíritu Santo guió a los apóstoles a ordenar a los gentiles que no tenían que guardar la ley. Solamente una persona llena del Espíritu Santo podrá discernir entre lo que es sana doctrina y lo que es falso. LA LLENURA PARA UNA OCASIÓN ESPECIAL Una persona que es llena del Espíritu puede aún así volver a ser llena del Espíritu. Es algo que nosotros no podemos entender con nuestra mente humana, pero es así. Esta llenura especial del Espíritu puede venir para preparar al creyente para realizar una tarea específica o para atravesar una situación difícil. Es una forma de preparación especial que Dios le da por medio del poder del Espíritu Santo. Hay en la Biblia distintos ejemplos de personas que habían sido llenas del Espíritu Santo, Vivian llenos del Espíritu Santo y aún así fueron llenas del Espíritu Santo una vez más.

Para Predicar O Testificar Con Denuedo (Valor)

Esta llenura del Espíritu Santo puede venir sobre alguna persona para darle denuedo para predicar o exponer la Palabra del Señor con poder en momentos específicos. Anteriormente habíamos visto que el apóstol Pedro había sido lleno del Espíritu Santo el día de Pentecostés y había predicado y se añadieron a la iglesia como tres mil personas aquel mismo día. Ahora, Pedro era lleno una vez más del Espíritu Santo. En Hechos 4:8, el apóstol Pedro fue lleno del Espíritu Santo para hablar a los gobernantes y ancianos de Jerusalén cuando comenzaba la persecución de los cristianos. "Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, ancianos de Israel…". Esto causó que Pedro y Juan terminaran siendo tomados bajo custodia por los principales Judíos quién les amenazaron para que no continuaran predicando acerca de Jesús. Cuando fueron puestos en libertad, vinieron y a los suyos [los demás apóstoles], y contaron todo lo que los principales sacerdotes y los ancianos le habían dicho. Después de haber oído lo que Pedro y Juan les había dicho, todos los presentes se propusieron orar, y una vez mas fueron llenos del Espíritu Santo. En Hechos 4:31 nos dice que Pedro junto con todos los demás que estaban orando, fue una vez mas, lleno del Espíritu Santo y hablaba(n) con denuedo la Palabra de Dios. "Cuando hubieron orado, el lugar donde estaban congregados tembló; y todos fueron llenos del Espíritu Santo, y hablaban con denuedo la Palabra de Dios" (Hechos 4:31.) Si dice “todos” entonces esto significa que Pedro y Juan fueron una vez más llenos del Espíritu Santo. Nuevamente, esto nos indica muy fuertemente que la llenura y el bautismo con el Espíritu no es lo mismo. Nunca se dice que una persona fue “bautizada” por el Espíritu Santo una vez y luego „volvió‟ a ser “bautizado” con el Espíritu Santo, sin embargo vemos que con la llenura esto sucede una y otra vez.  Para Desempeñar El Oficio De Líder

Para ser líder en la congregación el requisito más importante es el ser lleno del Espíritu Santo. Un hombre lleno del Espíritu Santo podrá ser buen líder del rebaño. El líder lleno del Espíritu Santo en su vida diaria tendrá la visión necesaria para poder guiar sus ovejas. Un líder lleno del Espíritu Santo tendrá el fruto del Espíritu: Amor, Gozo, Paz, Paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, irreprensible, fiel a su esposa, sobrio, prudente, no-dado al vino, apacible, no codicioso de ganancias deshonestas, no avaro, buen gobernador de su casa y tendrá buen testimonio para con todos. (Gálatas 5:22-23; 1 Timoteo 3:2-7)  Para Tener Fuerza En La Adversidad

Si bien, podemos tomar el ejemplo de Esteban. Esteban era un hombre lleno del Espíritu Santo cuando fue escogido como diácono. Esteban continuó siendo un hombre lleno del Espíritu Santo. En Hechos 6:8 vemos que Dios hacia grandes prodigios y señales entre el pueblo por mano de Esteban. Esteban fue perseguido y se convirtió en el primer mártir de la iglesia. Mientras era muerto a pedradas, Esteban fue lleno del Espíritu Santo. "Puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios y dijo: He aquí veo los cielos abiertos y a al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios". (Hechos 7:55). Esteban mientras moría, perdonaba a aquellos que le mataban. Esteban fue lleno del Espíritu Santo para poder hacer frente a la muerte cruel que sufrió.

Habrán momentos en la vida cuando situaciones difíciles se levanten contra el creyente; persecución, pruebas, dificultades, tentaciones, controversias, etc., y se necesitará ser lleno del Espíritu para poder vencer. Dios, tal como lleno a Esteban, nos puede llenar a cada uno de nosotros cuando la dificultad y la adversidad llegue a nuestra puerta. Que bueno que podemos depender del Espíritu Santo en nuestros momentos difíciles. Jesús mismo nos prometió que nos daría un "Consolador" el cual estaría con nosotros en todo tiempo. El Peligro De No Ser Llenos Del Espíritu El creyente que no es lleno del Espíritu corre un gran peligro en su vida espiritual. El no ser lleno del Espíritu Santo es lo mismo a ser carnal. En la vida cristiana, se es espiritual (tendiendo a lo celestial) o se es carnal (tendiendo a lo terrenal.) No se puede ser espiritual y carnal a la misma vez. Es decir, nos dejamos guiar por el Espíritu Santo o por la carne. El apóstol Pablo habla de ser “llenos del Espíritu” e n Efesios 5:18, pero antes de darnos esta orden nos advierte que dejemos de hacer lo que podemos identificar como lo opuesto a ser lleno del Espíritu. El apóstol Pablo dice "No os embriaguéis con vino en lo cual hay disolución". Lo que esto significa es que el ser dado a la bebida es un signo de falta de espiritualidad (relación con Cristo), esto es ser carnal. Cuando se es un cristiano carnal se corre un gran riesgo en la vida cristiana. Es como manejar un automóvil sin aceite. No se puede llegar muy lejos, pronto el automóvil estará con el motor destruido y la reparación de un motor destruido es costosa. Puede ser costoso el daño espiritual que se sufra por no ser lleno del Espíritu. Una persona que se deja llevar por su carne, será engañada al pensar que esta haciendo lo correcto. Es decir, esta persona esta ciega espiritualmente (sin capacidad de discernimiento). Cuando esa persona se llega a dar cuenta de los errores cometidos por no estar lleno del Espíritu, puede costar demasiado él volver a estar en una posición de vencedor y los daños ocasionados pueden haber sido devastadores tanto para el cómo para otros. Por no ser lleno del Espíritu se puede caer en adulterio, fornicación, mentiras, engaños, peleas, etc. Lea Gálatas 5:19-21 para una lista más amplia. Lo triste de esto es que personas que un tiempo estuvieron llenas del Espíritu, también pueden llegar a encontrarse en esta grave y difícil situación. Por tal razón el ser lleno del Espíritu debe ser algo constante y continuo en la vida de TODO creyente sea un líder en la iglesia o sea un recién convertido. Otro aspecto que no debe olvidarse es que nuestra lucha no es contra carne ni sangre. Satanás, nuestro enemigo, no dejará de atacar. Los días malos llegarán a nuestra vida. Si no estamos preparados Espiritualmente por medio de la llenura del Espíritu Santo, jamás podremos vencer. Anteriormente vimos que la llenura del Espíritu Santo nos ayuda a tener fuerza en medio de la dificultad. ¿CÓMO SE RECIBE LA LLENURA DEL ESPÍRITU SANTO? Siempre que vemos en la Biblia, aquellos creyentes que fueron llenos del Espíritu Santo, nos encontramos que esta llenura era producto de "algo" en especifico. Todo creyente debe de buscar ser lleno del Espíritu Santo, pero para poder recibir esta llenura, necesitamos tener ese "algo" en orden. Esto es para todos, los nuevos creyentes para poder vivir una vida en la plenitud que Cristo quiere y lo mas viejos para poder renovar las fuerzas. En Efesios 4:18, la Biblia nos ordena a "ser llenos del Espíritu". Lo primero que debemos entender en nuestra vida Espiritual es que, no importa si usted es un nuevo creyente, si lleva tiempo en la iglesia, si es un maestro,

si es pastor o evangelista. No importa si usted es joven, o si es niño, o si es anciano. No hay requisitos ha llenar. Si usted ha recibido a Cristo como su Señor y Salvador ¡Usted puede ser lleno del Espíritu! En el libro de Hechos vemos que en el día de Pentecostés estaban todos:  Comunión Con Dios

"Estaban orando"  Comunión Con Los Hermanos

"Estaban unánimes"  Unidad Y Orden Del Cuerpo De Cristo

"Estaban Juntos" Aquí claramente vemos tres principios importantes para poder ser llenos del Espíritu Santo. Primero, la comunión con Dios a través de la oración. Segundo, la comunión con los demás hermanos, y tercero, la unidad del cuerpo de Cristo. Estos principios son También establecidos por Dios en la carta a los Efesios 5:18-21: No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu, hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos Espirituales, cantando y alabando al Señor en vuestros corazones; dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Someteos los unos a otros en temor de Dios (Efesios 5:18-21) En la carta a los Efesios el apóstol Pablo nos da una orden, "sed llenos del Espíritu” y luego nos presenta una lista de requisitos necesarios para poder ser llenos del Espíritu. Si nos detenemos a escudriñar esta porción tan importante de la Escritura, encontraremos que tiene mucho en común con el libro de Hechos. Veamos:  Comunión Con Dios

"Dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo".  Comunión Con Los Hermanos

"Hablando entre vosotros con salmos, con himnos y cánticos Espirituales"  Unidad Y Orden Del Cuerpo De Cristo

"Someteos los unos a otros en temor de Dios".

El apóstol Pablo nos dice que para poder ser llenos del Espíritu Santo debemos de estar en comunión con Dios. Esto se obtiene por medio de los cánticos y alabando a Dios "en el corazón", en „oración‟ dándole gracias siempre por todo, es decir teniendo un corazón agradecido. También dice que debemos estar en comunión con los hermanos. Esto por medio del compartimiento de la Biblia, los salmos, los himnos y los cánticos. Cuando todos están pensando en una misma cosa existe la comunión, pues todos están en el mismo canal. Y por ultimo, nos dice que debemos estar sometidos los unos a los otros. Esto es humildad. Solamente aquellos que son humildes se someten. Esto También es amor. Nadie se puede someter si no tiene amor. Esto es obediencia, debemos someternos tal como la Biblia lo dice. Esto es Unidad. La unidad del cuerpo de Cristo es imprescindible para poder ser llenos del Espíritu. No podemos estar pensando en una cosa. CONCLUSIÓN Dios desea llenarle del Espíritu Santo. Usted puede ser lleno porque Dios así lo establece en su Palabra. Dios, no solo quiere que usted sea lleno, sino que le ordena que sea lleno. Llénese del Espíritu Santo. Comience ahora mismo. Para ser lleno:

1. El primer paso para ser lleno del Espíritu es que tenemos que reconocer que no
importa su nivel de Espiritualidad, Dios desea llenarle aún más.

2. Sea obediente, y desee ser lleno y busque a Dios de corazón. 3. Ordene su vida para que este en línea con la Palabra de Dios y su voluntad.
Este paso es importante, una vida en desobediencia no puede recibir de Dios.

4. De gracias a Dios por su llenura, y comenzará a ver los cambios en su vida. 5. Siga buscando ser lleno del Espíritu.
Cuando hablo de ser llenos del Espíritu, no hablo de emociones de pelos de punta, ni de saltos y gritos ni de lenguas hasta más no poder y otras cosas semejantes que tanto confunden a nuestras iglesias. Tampoco hablo de palabras vacías ni hipocresías superficiales y manipulaciones de la emoción de las personas como muchas veces ocurre. Eso no es la llenura del Espíritu. Hablo de lo que leo en la vida de aquellos primeros cristianos que comenzaron este ministerio tan bello de predicar la Palabra de Dios al mundo. Hablo acerca ser un canal de bendición, unificación y edificación en amor "AGAPE" para otros en el cuerpo de Cristo. Hablo acerca del poder de la predicación que convierte el pecador y sana al enfermo. Hablo del poder que restaura al caído, perdona al que ofende, expone la falsa doctrina y rechaza el error y el legalismo. Hablo acerca del poder que nos santifica dejando el pecado y buscando la verdad en Cristo. Hablo de vidas cambiadas que producen frutos al 30 al 60 y al 100%. Hablo de una iglesia que obedece la Palabra sin cuestionar lo que esta dice y que crece por encima de las diferencias y se mueve hacia adelante para expandir el evangelio y dar gloria a Dios sobre todas las cosas. Hablo de un pueblo que esta dispuesto a dar su vida por Cristo si fuera necesario. Eso es llenura; eso es el poder del Espíritu Santo.

"Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo"

Hechos 1:8

Copyright/Derechos ©2000 Jorge L. Trujillo Para más estudios gratis visite nuestro Sitio en la Internet Ministerios Vida Eterna, Inc. http://www.vidaeterna.org -------------------------*--------------------------Tenga libertad para duplicar, mostrar o distribuir esta publicación a quien la desee, pero siempre y cuando la noticia de derechos sea mantenida intacta y no se hagan cambios al ariticulo. Esta publicación puede ser distribuida solamente en su forma original, sin editar, y sin costo alguno. Escrito: 07/2000

http://www.vidaeterna.org/esp/estudios/llenura_es.htm

El bautismo del Espíritu Santo vs. la llenura del Espíritu Santo
Ha habido mucha confusión en el mundo cristiano con relación a lo que es el bautismo del Espíritu Santo. Una cantidad considerable de personas entiende que el bautismo del Espíritu Santo es equivalente al don de hablar en lenguas. Piensan de esta manera en base a algunos pasajes del libro de Los Hechos, donde literalmente se dice que los que creyeron fueron llenos del Espíritu Santo y hablaron en lenguas (Hch. 2:4). Lo primero que necesitamos entender es que en ese primer momento el bautismo del Espíritu Santo coincidió con la habilidad de ellos hablar en lenguas, pero no necesariamente siempre sería así. El apóstol Pablo en 1 de Corintios 12:13 dice que “por un mismo Espíritu todos fuimos bautizados”, refiriéndose al Espíritu de Dios. En el contexto de este pasaje Pablo está hablando de que hay diversos dones (12:4), ministerios (1 Co 12:5) y operaciones (1 Co 12:6), y que “a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho” (1 Co 12:7). Luego menciona en esta lista la locución e interpretación de lenguas (12:10), que le fue dado a algunos. Obviamente si todos hemos sido bautizados por el Espíritu Santo, pero no todos hablamos en lenguas, pues el bautismo del Espíritu Santo no puede ser el equivalente al don de lenguas. El bautismo del Espíritu ciertamente ocurrió por primera vez en el día de Pentecostés, pero es una experiencia de la cual participan todos los creyentes, como bien afirma Pablo en el pasaje que acabamos de mencionar. El bautismo del Espíritu Santo es una experiencia que no se pierde; es única, ocurre una sola vez en el momento en que el individuo comienza a creer en la persona de Jesús como Señor y Salvador. Es ese bautismo lo que coloca a esa persona, que había sido no creyente hasta ese momento, dentro de la familia de Dios. Eso ocurre una sola vez, el día que usted creyó en Cristo genuinamente y de corazón, como Señor y Salvador, arrepintiéndose de sus pecados.

La llenura del Espíritu Santo, que es lo que a veces se confunde con el bautismo del Espíritu, es una experiencia repetitiva; a diferencia de la experiencia del bautismo que es una experiencia única. Veamos estas citas en el libro de Los Hechos: Hechos 2:4 "Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba habilidad para expresarse". Hechos 4:8 "Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes y ancianos del pueblo". Hechos 9:17 "Ananías fue y entró en la casa, y después de poner las manos sobre él, dijo: Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino por donde venías, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo". Hechos 13:9 "Entonces Saulo, llamado también Pablo, lleno del Espíritu Santo, fijando la mirada en él". Hechos 13:52 "Y los discípulos estaban continuamente llenos de gozo y del Espíritu Santo". Vemos en la cita de Hechos 2:4 que el Bautismo del Espíritu Santo ocurrió simultáneamente con el don de hablar en lenguas. Sin embargo, vemos en otras ocasiones cómo la llenura resultó en la habilidad que los apóstoles tuvieron de hablar la Palabra de Dios con denuedo. Esta llenura del Espíritu Santo, algo que muchos no saben, no solamente se dio en el Nuevo Testamento; ocurrió también en el Antiguo Testamento. Éxodo 28:3 “Y hablarás a todos los hábiles artífices, a quienes yo he llenado de espíritu de sabiduría, y ellos harán las vestiduras de Aarón para consagrarlo, a fin de que me sirva como sacerdote. Éxodo 31:3 "Y lo he llenado del Espíritu de Dios en sabiduría, en inteligencia, en conocimiento y en toda clase de arte". Deuteronomio 34:9 “Y Josué, hijo de Nun, estaba lleno del espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; y los hijos de Israel le escucharon e hicieron tal como el SEÑOR había mandado a Moisés. Isaías 61:1 “El Espíritu del Señor DIOS está sobre mí, porque me ha ungido el SEÑOR para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón...”. No todos los creyentes experimentan la llenura del Espíritu Santo. El apóstol Pablo nos manda de forma imperativa a no embriagarnos con vino, "sino sed llenos del Espíritu" (Efesios 5:18 ). De manera que el apóstol nos está dando no una opción sino un mandato, inspirado por el Espíritu de Dios; el mandato es ser lleno del Espíritu. Lamentablemente aunque esto es un mandato, no todos los cristianos experimentan la llenura porque esta llenura depende de cuánto nosotros estemos en condiciones de cederle el control de nuestras vidas a Dios. En la medida en que nosotros nos rendimos a Dios, en esa misma medida el Espíritu de Dios hace su trabajo en nosotros. Por otro lado, necesitamos también tener pendiente que esa llenura del Espíritu Santo, que puede ocurrir de forma recurrente, se da a lo largo de la vida del creyente y es una experiencia que todo creyente debiera experimentar. Es esta llenura lo que le va a permitir vivir una mejor vida de obediencia y le va a permitir también hacer el mejor uso de los dones del Espíritu.

http://integridadysabiduria.org/y-ique-dice-la-biblia-sobre/300-el-bautismo-del-espiritu-santo-vsla-llenura-del-espiritu-santo-

LA LLENURA DEL ESPIRITU SANTO SABADO, 24.ABRIL.2010

"No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución; antes bien sed llenos del Espíritu" Efesios 5:18 Aunque el bautismo en el Espíritu Santo ocurre una sola vez, la llenura del Espíritu es algo que puede ocurrir múltiples veces. La Biblia no nos ordena a buscar el bautismo en el Espíritu Santo, pero sí nos ordena a ser llenos del Espíritu Santo. El ser lleno del Espíritu es una de esas bendiciones que usted debe buscar continuamente en su vida. El papel del Espíritu Santo es primordial en la obra de la iglesia y el ser llenos del poder del Espíritu de Dios es de vital importancia para todo creyente. Jesús dijo a sus discípulos "Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo" (Hechos 1:8). Personalmente creo que Jesús habló estas palabras en referencia a la llenura que los creyentes habían de recibir cuando el Espíritu Santo viniera sobre ellos. Controlados Por El Espíritu La palabra griega traducida "sed llenos" es "pleroo", está en forma presente imperativa y se refiere a estar completamente saturados hasta lo máximo de algo. Esta palabra da la idea de ser completamente controlados (guiados) por el Espíritu Santo, Es estar bajo su total dominio aunque sin perder de vista quiénes somos y que hacemos. En Efesios 5:18, el apóstol Pablo hace una comparación entre el efecto del alcohol y el efecto del Espíritu Santo. Una persona que se embriaga con vino (alcohol) será controlada en todas las áreas de su vida. La persona pierde de sí misma y es el alcohol quién controla sus acciones. El producto de ser controlado por el alcohol es el descontrol y la contienda (disolución). Como contraste, aquella persona que es controlada, "embriagada", o saturada del Espíritu Santo será una persona que dejará de ser su carne y será entonces el Espíritu Santo quién controle su vida. A diferencia de los resultados que produce el alcohol, el creyente que es lleno del Espíritu será un creyente en victoria, de santidad y servirá de edificación a la obra de la iglesia. Solo Para Cristianos Solo aquellos que han recibido a Jesús como Señor y Salvador pueden ser llenos del Espíritu Santo. Se necesita ser cristiano nacido de nuevo, identificado con Cristo y tener el Espíritu de Dios habitando dentro de nuestra vida para poder ser llenos del Espíritu.

DOS Aspectos De la Llenura La llenura del Espíritu Santo actúa en la vida del creyente en dos áreas. Estos aspectos son la llenura inicial y la llenura continua. La Llenura Inicial La llenura inicial es aquella por la cual se experimenta el Poder del Espíritu Santo por primera vez. Esta llenura puede ocurrir al momento de la salvación o no mucho tiempo después. (Hechos 9:17, “Ananías se fue y, cuando llegó a la casa, le impuso las manos a Saulo y le dijo: «Hermano Saulo, el Señor Jesús, que se te apareció en el camino, me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo.»”) Es cuando el Espíritu Santo viene sobre la persona y la llena de su poder para funcionar como creyente. Algo ocurre en la persona que la hace sentir distinta, pero la evidencia más común es la de querer compartir el mensaje de Cristo con otras personas. Es lo que muchos han llamado "el fuego del primer amor". Aunque esta llenura inicial de poder es muy importante y muy necesaria, puede pasar y dejar de tener su efecto inicial, si la persona se descuida en su vida Espiritual. Por eso es necesario seguir siendo lleno del Espíritu continuamente. Dios te regala la primera llenura o derramamiento del Espíritu como parte de la salvación. Las demás llenuras dependen de su búsqueda y dependencia de esa fuente inagotable que le ha sido dada y garantizada por Dios. Depende de su disposición Espiritual a querer seguir siendo lleno. La palabra traducida "sed llenos" lleva consigo la idea de que sea algo continuo. La llenura no es algo que recibimos una vez y nos olvidamos. Es algo que requiere constancia, búsqueda persistente. La Llenura Continua Del Creyente - ¿Para Qué?

Para tener una vida espiritual: La llenura continua o normal es la llenura que necesitan tener los creyentes para poder vivir una vida victoriosa día tras día. No todos los creyentes tienen esta llenura. Algunos creyentes que recibieron la llenura inicial, no se preocuparon por su vida Espiritual y terminaron vacíos. Aunque son creyentes y son salvos, son creyentes que no buscaron seguir siendo llenos del Espíritu Santo. Estos son los creyentes que se quedan niños en la fe. Si usted es o desea ser líder en la iglesia, lo más importante no es lo mucho que usted sepa de Biblia aunque eso es necesario. Lo más importante es que usted sea una persona llena del Espíritu Santo de Dios. Si usted sabe mucho de Biblia pero no está lleno del Espíritu de Dios, tendrá dificultad en su ministerio. Para soportar la tentación y vencer el pecado: Este ejemplo perfecto lo tenemos en Jesús. Dice la Biblia que Jesús fue "lleno del Espíritu Santo" y después de esto fue tentado. En Santiago 1:12 dice: "Bienaventurado el varón que soporta la tentación, porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman". Todos queremos la corona de vida, pero esta viene después que hayamos vencido la tentación. Para poder vencer la tentación tenemos que estar llenos del Espíritu Santo. Nuestra lucha no es carnal, es Espiritual.

Para discernir espíritus y doctrina: La llenura del Espíritu Santo es necesaria para poder discernir las falsas doctrinas. En el tiempo en que vivimos, donde existe tanta confusión, es fácil dejarse engañar por falsas doctrinas. Si escudriñamos la Biblia y crecemos en conocimiento, y somos llenos del Espíritu Santo, podremos darnos cuenta rápidamente de que es lo correcto y que es lo falso. Para predicar o testificar con valor: Esta llenura del Espíritu Santo puede venir sobre alguna persona para darle valor para predicar o exponer la Palabra del Señor con poder en momentos específicos. En Hechos 4:8, el apóstol Pedro fue lleno del Espíritu Santo para hablar a los gobernantes y ancianos de Jerusalén cuando comenzaba la persecución de los cristianos. "Entonces Pedro, lleno del Espíritu Santo, les dijo: Gobernantes del pueblo, ancianos de Israel…". Esto causó que Pedro y Juan terminaran siendo tomados bajo custodia por los principales Judíos quién les amenazaron para que no continuaran predicando acerca de Jesús. Para desempeñar el oficio de Líder: Para ser líder en la iglesia el requisito más importante es el ser lleno del Espíritu Santo. Un hombre lleno del Espíritu Santo podrá ser buen líder del rebaño. El líder lleno del Espíritu Santo en su vida diaria tendrá la visión necesaria para poder guiar sus ovejas. Un líder lleno del Espíritu Santo tendrá el fruto del Espíritu: Amor, Gozo, Paz, Paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza, irreprensible, fiel a su esposa, sobrio, prudente, nodado al vino, apacible, no codicioso de ganancias deshonestas, no avaro, buen gobernador de su casa y tendrá buen testimonio para con todos. Para tener fuerza en la adversidad: Si bien, podemos tomar el ejemplo de Esteban. Esteban era un hombre lleno del Espíritu Santo cuando fue escogido como diácono. Esteban continuó siendo un hombre lleno del Espíritu Santo. En Hechos 6:8 vemos que Dios hacia grandes prodigios y señales entre el pueblo por mano de Esteban. Esteban fue perseguido y se convirtió en el primer mártir de la iglesia. Mientras era muerto a pedradas, Esteban fue lleno del Espíritu Santo. "Puestos los ojos en el cielo, vio la gloria de Dios, y a Jesús que estaba a la diestra de Dios y dijo: He aquí veo los cielos abiertos y a al Hijo del Hombre que está a la diestra de Dios". (Hechos 7:55).

El Peligro De No Ser Llenos Del Espíritu El creyente que no es lleno del Espíritu corre un gran peligro en su vida espiritual. El no ser lleno del Espíritu Santo es lo mismo a ser carnal. En la vida cristiana, se es espiritual (tendiendo a lo celestial) o se es carnal (tendiendo a lo terrenal.) No se puede ser espiritual y carnal a la misma vez. Es decir, nos dejamos guiar por el Espíritu Santo o por la carne. El apóstol Pablo habla de ser “llenos del Espíritu” en Efesios 5:18, pero antes de darnos esta orden nos advierte que dejemos de hacer lo que podemos identificar como lo opuesto a ser lleno del Espíritu. ¿Cómo Se Recibe La Llenura Del Espíritu Santo? Dios desea llenarle del Espíritu Santo. Usted puede ser lleno porque Dios así lo establece en su Palabra. Dios, no solo quiere que usted sea lleno, sino que le ordena que sea lleno. Llénese del Espíritu Santo. Comience ahora mismo. Para ser lleno:

1. El primer paso para ser lleno del Espíritu es que tenemos que reconocer que no importa su nivel de Espiritualidad, Dios desea llenarle aún más. 2. Sea obediente, y desee ser lleno y busque a Dios de corazón. 3. Ordene su vida para que este en línea con la Palabra de Dios y su voluntad. Este paso es importante, una vida en desobediencia no puede recibir de Dios. 4. De gracias a Dios por su llenura, y comenzará a ver los cambios en su vida. 5. Siga buscando ser lleno del Espíritu. Cuando hablo de ser llenos del Espíritu, no hablo de emociones de pelos de punta, ni de saltos y gritos ni de lenguas hasta más no poder y otras cosas semejantes que tanto confunden a nuestras iglesias. Tampoco hablo de palabras vacías ni hipocresías superficiales y manipulaciones de la emoción de las personas como muchas veces ocurre. Eso no es la llenura del Espíritu. Hablo de lo que leo en la vida de aquellos primeros cristianos que comenzaron este ministerio tan bello de predicar la Palabra de Dios al mundo. Hablo acerca ser un canal de bendición, unificación y edificación en amor "AGAPE" para otros en el cuerpo de Cristo. Hablo acerca del poder de la predicación que convierte el pecador y sana al enfermo. Hablo del poder que restaura al caído, perdona al que ofende, expone la falsa doctrina y rechaza el error y el legalismo. Hablo acerca del poder que nos santifica dejando el pecado y buscando la verdad en Cristo. Hablo de vidas cambiadas que producen frutos al 30 al 60 y al 100%. Hablo de una iglesia que obedece la Palabra sin cuestionar lo que esta dice y que crece por encima de las diferencias y se mueve hacia adelante para expandir el evangelio y dar gloria a Dios sobre todas las cosas. Hablo de un pueblo que esta dispuesto a dar su vida por Cristo si fuera necesario. Eso es llenura; eso es el poder del Espíritu Santo. "Pero recibiréis poder cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo" Hechos 1:8
http://www.manantialdedios.com/recursos/index.php?option=com_content&view=article&id=66: la-llenura-del-espiritu-santo&catid=1:predicas-on-line&Itemid=3

El Bautismo y La Llenura
___________________________________________________

El Bautismo en el Espíritu y la Llenura con el Espíritu

***Una Comparación y un Contraste***

EL BAUTISMO

LA LLENURA

Definición: El Bautismo en el Espíritu es aquella obra de Dios mediante la cual el creyente es sumergido en Jesucristo y en Su cuerpo que es la iglesia. (1 Corintios 12:13 y Gálatas 3:27)

Definición: La Llenura del Espíritu es esa obra de Dios mediante la cual Él llena y controla y capacita al creyente que es sumiso y dependiente y está listo para el uso del Maestro (Efesios 5:18).

El BAUTISMO es presentado como un hecho que debe ser creído (1 Corintios 12:13; Gálatas 3:27).

La LLENURA es presentada como un mandamiento que debe ser obedecido (Efesios 5:18)

Cada creyente ha tenido este bautismo (1 Corintios 12:13-“TODOS” y ver Gálatas 3:26-27).

No todo creyente está lleno del Espíritu (aunque debería estarlo y esa es la voluntad de Dios para él-ver Efesios 5:17)

Nunca se le manda al creyente que sea bautizado en el Espíritu y tampoco se le manda buscar este bautismo

Al creyente se le manda estar lleno del Espíritu (Efesios 5.18 y comparar Gálatas 5:16).

SE USA EL TIEMPO PRETÉRITO:

SE USA EL TIEMPO PRESENTE:

“Porque por (en) un solo Espíritu fuimos (pretérito pasivo)todos bautizados en un cuerpo” (1 Corintios 12:13) HA SIDO HECHO

“Sed llenos (presente, pasivo, imperativo) del Espíritu” (Efesios 5:18)

¡DEBE SER UNA REALIDAD PRESENTE!

Es una obra que Dios ha hecho una vez

Necesita ser repetido. El creyente que no

para siempre y que nunca se repite

está lleno, necesita ser llenado.

Se relaciona con el estado y la posición del creyente en Cristo

Se relaciona con el andar del creyente y su comunión con el Señor

El RESULTADO:

EL RESULTADO:

El creyente es colocado en Jesucristo y en Su cuerpo en el momento en que confía en Cristo como su Salvador (1 Corintios 12.13). Como resultado, el creyente está “en Cristo” (2 Corintios 5:17) y en Su

El creyente es controlado y capacitado por Dios para dar testimonio (ser testigo de Cristo y manifestar Su vida) y para servir

(Hechos 1:8)

La Condición:

La Condición:

Para ser bautizado en el Espíritu la persona inconversa tiene que creer en el Señor Jesucristo (Hechos 16:31 y ver Gálatas 3:26-27)

Para ser lleno del Espíritu el creyente tiene que confesar todo pecado conocido (1 Juan 1:9), depender totalmente de Dios y no de la carne (Gálatas 5:16) y rendirse totalmente al control de Dios (1 Tesalonicenses 5:19)

El Bautismo involucra POSICIÓN. La persona bautizada tiene una posición enteramente nueva. Está “EN CRISTO” (2 Corintios 12:13 y Romanos 8:1)

La Llenura involucra PODER: “Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo” (Hechos 1:8 y ver Hechos 4:31,33).

El bautismo del Espíritu es algo que tiene todo y cada creyente

La llenura del Espíritu es algo que todo y cada creyente necesita, y que puede o no tener

El bautismo del Espíritu se relaciona con la salvación de la persona. Es una de las muchas bendiciones de la salvación que

La llenura del Espíritu se relaciona con el andar de una persona y con su comunión con el Señor. El creyente “espiritual” es el

se encuentra en Cristo (Efesios 1:3 y comparar Efesios 4:5).

creyente que está consistentemente lleno del Espíritu (Gálatas 5:22-23; 6:1)

Un creyente nunca podrá ser “desbautizado.” Dios nunca quitará a un creyente del cuerpo de Cristo (comparar Efesios 5:25-32). El creyente tiene una posición segura “en Cristo.”

Un creyente puede ser “des-llenado” por causa del pecado en su vida, por no querer someterse al control de Dios o por confiar en sí mismo, en vez de poner toda su confianza en Cristo.

Históricamente, el BAUTISMO del Espíritu sucedió como sigue:

Hechos 2—Los Judíos llegaron a ser miembros del cuerpo de Cristo.

Hechos 8- Los Samaritanos llegaron a ser miembros del cuerpo de Cristo.

Hechos 10- Los Gentiles llegaron a ser miembros del cuerpo de Cristo.

Hoy en día, todo creyente llega a ser miembro del cuerpo de Cristo en el momento en que ejerce la fe salvadora (1 Corintios 12:13).

El BAUTISMO y la LLENURA pueden suceder simultáneamente. Por ejemplo, en Hechos capítulo 2 los creyentes fueron BAUTIZADOS (Hechos 1:5 y ver Hechos 11:1517) y fueron llenos (Hechos 2:4).

http://www.middletownbiblechurch.org/spanish/doctrine/Bapandfill.htm

LA LLENURA CON EL ESPÍRITU SANTO
INTRODUCCIÓN Cada hijo de Dios es mandado a "ser lleno del Espíritu" (Efesios 5:18). Por lo tanto no estemos contentos solamente con aprender esta doctrina, sino que continuemos en la obediencia y realmente experimentemos la "llenura". I. LO QUE NO SIGNIFICA "SER LLENO DEL ESPÍRITU" No es recibir más del Espíritu. El Espíritu Santo mora en cada hijo de Dios. Porque el Espíritu de Dios es una persona, no sería lógico hablar de El como si se le pudiera recibir poco a poco, o por partes. B. No es el crecimiento espiritual. El cristiano puede ser lleno del Espíritu en cada etapa de su crecimiento. Un recién convertido a Cristo puede ser lleno del Espíritu mientras que un cristiano maduro pueda entrar en un tiempo de fracaso en esta área. Vivir una vida "llena del Espíritu" debe ser visto como un estado de buena salud espiritual, la cual se puede experimentar en cualquier edad, pero la falta de buena salud impide el crecimiento, sea espiritual o físico.
A.

C.

No debe ser confundido con otras obras del Espíritu. Las experiencias de "ser lleno del Espíritu" y "bautizado con el Espíritu" muchas veces han sido confundidas. Por supuesto, la llenura acompañó el bautismo con el Espíritu en Hechos 2. Confundirlos, entonces, es un error serio que distorsiona las dos verdades. El bautismo con el Espíritu fue dado en el Día de Pentecostés, aunque la gente fue llena del Espíritu incluso antes del nacimiento de Cristo. Somos mandados a ser llenos del Espíritu, sin embargo nadie ha sido mandado a ser bautizado con el Espíritu. Son experiencias claramente diferentes.

II. LO QUE ES "SER LLENO DEL ESPÍRITU" Ser lleno del Espíritu es simplemente estar entregado a El en cada área de nuestra vida. Esta experiencia es muchas veces, en forma directa e indirecta, comparada con la embriaguez (Efesios 5:18; Lucas 1:15; Hechos 2:13). Como el vino controla al ebrio haciéndole valiente y hablador, así el individuo que es lleno del Espíritu está bajo la influencia del Espíritu Santo. Se le hace valiente y capaz espiritualmente para testificar de su Señor. Parece que las experiencias de aquellos que han sido llenos del Espíritu varían grandemente. El creyente a diario se llena del Espíritu cuando confiesa sus pecados y se rinde a Dios. La llenura en este caso no es tanto una experiencia emocional, sino más bien una continuación del compañerismo con Dios. En otras ocasiones la llenura llega al individuo sin ser buscada ni acompañada por señales

especiales. Por favor, note las diferentes circunstancias concernientes a la llenura del Espíritu en los siguientes pasajes: Lucas 1:15, 41, 67; 4:1; Hechos 2:4; 4:8; 4:31; 7:55; 9:17; 11:24; 13:9; 13:52. Estas Escrituras demuestran muy claramente que la experiencia de ser lleno del Espíritu no sigue ningún modelo en cuanto a las circunstancias. La experiencia vino antes y después del Día de Pentecostés, con y sin señales visibles, y sobre muchas clases diferentes de personas desde nuestro Salvador hasta un bebé aún no nacido. En la Biblia se asocia la llenura del Espíritu con la alabanza, el ganar almas y el juicio (en el caso de Barjesús). Al notar todo esto, debemos tener cuidado de recordar que, a pesar de las circunstancias, la llenura misma es simplemente el Espíritu de Dios tomando el control de la vida de uno. En nuestra propia vida podemos tener tiempos en que estamos llenos del Espíritu y parecen experiencias muy emotivas, aunque en otras ocasiones, entregarse a Dios produce solamente el contentamiento del corazón y la paz de cada día en la vida cristiana. Debemos estar seguros de que cada cristiano puede ser lleno del Espíritu todos los días, sin tomar en cuenta la presencia o ausencia de ciertas experiencias. Sólo Dios sabe qué obra en particular tenemos que hacer. Por lo tanto, sólo El puede determinar las circunstancias que rodean nuestra llenura diaria. III. LAS CONDICIONES EN LAS QUE UNO ES

"LLENO DEL ESPÍRITU" Porque hemos sido mandados a "ser llenos del Espíritu" (Efesios 5:18) es evidente que debemos cumplir ciertas condiciones. El cristiano que desea ser lleno del Espíritu debe notar lo siguiente:
A. B. C.

D.

No apagar al Espíritu - I Tesalonicenses 5:19. No contristar al Espíritu - Efesios 4:30. Andar en el Espíritu - Gálatas 5:16. Esto es cederse al Espíritu en lugar de cederse al poder de la carne. Orar - Hechos 4:31; Lucas 11:13. 1. Cada cristiano debe orar diariamente para andar más cerca de Dios y por una unción más grande del Espíritu en su vida. 2. Que triste es para un hijo de Dios deshonrar a su Señor y dejar que la carne perjudique su testimonio (1 Corintios 3:3). Dios utiliza a aquellos que "son llenos del Espíritu" (Hechos 6:3; 11:24).

IV. LOS RESULTADOS DE "SER LLENO DEL ESPÍRITU" El predicar valientemente - Lucas 1:15-16; Hechos 4:8; 4:31; 9:17-20; Isaías 61:1 B. El gozo - Hechos 13:52; Efesios 5:18-19 C. La unidad - 1 Corintios 3:1-3; Efesios 4:3 D. La alabanza - Efesios 5:19-20 E. El crecimiento espiritual - Cuando Dios está al mando de nuestras vidas podemos esperar crecer día tras día en
A.

F.

la gracia y en el conocimiento de nuestro Señor (2 Pedro 3:18). La conducta apropiada para con otros - En Efesios 5:21 al 6:9, Pablo habla de las varias obligaciones del esposo, la esposa, el hijo, el padre, el empleado y el patrón. Note que el contexto es la llenura con el Espíritu (Efesios 5:18). ¿No enseñó Pablo que solamente con el poder del Espíritu de Dios podemos cumplir con nuestras obligaciones de la vida?

CONCLUSIÓN DEL CAPÍTULO 17 Que cada uno de nosotros pueda considerar nuestro sagrado deber de "ser llenos del Espíritu" todos los días. El ser lleno del Espíritu debe considerarse como la experiencia normal para el cristiano en vez de un privilegio sólo para algunos.
http://www.riquezasdegracia.com/node/50

Dulce presencia: Creo biblicamente que lo primero es el sello del Espiritu Santo. luego el Bautismo del espiritu Santo luego la uncion del Espiritu Santo. Dejenme explicarlo asi:[despuesito les traigo las citas biblicas. Ejemplo: Una fabrica saca un producto al mercado, tiene que vuscar un sello[logo] para darse a conoser que ese logo es de esa fabrica,que le pertenese como propiedad patentada solo ala fabirca[de halli que surgiera otra clase de logi igual sin ser patentisado seria fraude y pirateria, algo no real] si el producto ejemplo es un refresco al embase se le pone el sello ejemplo coca cola, pepsi cola cualquier nombre de la empreza que creo, en este caso nuestro Dios sella alos suyos como propios identificandolos que son de el y de nadie mas. Bautismo del espiritu santo, para ponerle el sello a un embase de algun refresco pasan prosesos, como de haser el embase en primer lugar. luego lo sellan, luego de sellado lo

pasan por prosesos de horno para que el embase quede bien sellado, luego llenan el embase del producto de la fabrica, en este caso Dios nos llena nuestro estuche, vasija de barro de su presencia y luego la cubre con un tapon o tapita para que ese producto no se sale, si se da cuenta son tres prosesos. el sello, la llenura y la cobertura. al ratito le traigo textos que amparen esto. Dulce presencia: Que es el sello del Espiritu Santo? IGLESIA GRAN COMISION, Guatemala Rev. Miguel Antonio Muñoz V., Pastor TÍTULO DE LA SERIE: La obra del Espíritu Santo en la vida del cristiano TÍTULO DEL MENSAJE: ¿Le perteneces realmente a Dios? (El Sello del Espíritu Santo) TEXTO BASE: Efesios 1:13-14

INTRODUCCIÓN “El sello del Espíritu Santo” es la certeza de que nuestra salvación llegará a su culminación, y por lo tanto, los creyentes no podemos ni podremos perdernos. Esta doctrina es de gran importancia porque nos da seguridad y convicción de que somos propiedad de Dios. Si de tener seguridad se trata, pues aquí está la respuesta: ¡El que ha aceptado a Jesucristo como su Salvador personal, ha nacido de nuevo –lo aprendimos la semana pasada–, y le pertenece a Dios para siempre! Hoy te pregunto a ti, ¿Le perteneces realmente a Dios? (Con el estudio bíblico de hoy tenemos como propósito ayudarte a comprender la seguridad que Dios nos ofrece de que podemos pertenecerle exclusivamente a Él, gracias al sello del Espíritu Santo.) I. QUE SOMOS SELLADOS POR EL ESPÍRITU SANTO SIGNIFICA QUE GENUINAMENTE PERTENECEMOS A DIOS. A. Significado histórico del “sello”: 1. Término muy antiguo de uso comercial. 2. Cuando alguien compraba una mercancía, daba un objeto que servía como “sello” de que el comprador pagaría el precio total de lo que llevaba. De ahí, “sellar la transacción”. 3. Autenticaba el carácter genuino y valedero de un documento o de una persona. 4. Si un objeto tenía un sello, indicaba que pertenecía al dueño de ese sello. 5. También daba la idea de protección que aseguraba que determinada posesión no sería dañada. B. Usos bíblicos del término “sello”: 1. Gé 38:18 Aquí tres usos: Garantía de pago, pertenencia, e identificación. 2. 1 R 21:8 Se usó el sello del rey para buscar darle autenticidad a un documento falso. 3. Est 3:12, 8:8 Como símbolo de autoridad del rey y autenticidad de su decreto, lit: “Un

documento escrito en mi nombre, y sellado con mi anillo, es imposible revocarlo.” 4. Is 8:18, da a entender que hay que garantizar el cumplimiento de la Ley entre los seguidores de Dios. 5. Dn 6:17 El sello protegía la propiedad, sea pública o privada. En este caso, del rey. Además de haber pena para quien quitara el sello, aquí también implicaba que ni siquiera el rey podía cambiar la condición de algo que él mismo había “sellado”. 6. Mt 27:66 Similar a Dn 6. Es una protección contra cualquier intento de violentar la entrada al sepulcro de Jesús. Los sacerdote y los fariseos le pidieron al gobernador que sellara la tumba para evitar que nadie robara el cuerpo de Jesús, y, según aquellos, para que los discípulos dijeran que Jesús había resucitado. Aquí no se trata de que el sello era imposible de romper, sino de que era una protección y una seguridad legal, porque estaba asociado con el poder imperial de Roma. C. En resumen, el sello significa: protección, autenticidad de genuinidad, garantía de derechos con seguridad de posesión. (Dios ha prometido mucha bendición para los que crean en Jesucristo. La más importante es la promesa de una herencia fabulosa allá en los cielos, por la eternidad. Pues déjame recordarte que gracias al sello del Espíritu Santo...) II. LOS CREYENTES RECIBIREMOS TODO LO QUE DIOS PROMETIÓ A LOS QUE LE PERTENECEN. A. La obra de haber sido sellados fue instantánea, no es un proceso. ¡Ya tenemos garantía! Ef. 1:13-14 B. Dios el Padre es quien nos selló (agente) por medio del Espíritu Santo (instrumento). 2 Co 1:20-22 (Cf Jn 6:27 y voz pasiva en Ef 1:13-14) C. El Espíritu Santo mismo es también el sello en nosotros. 2 Co 1:22, Ef 1:13-14, 4:30. D. Todos los creyentes, sin distinción, hemos sido sellados. Ibíd. E. El sello lo hemos recibido todos de manera incondicional. 1. No se basa ni se deriva de la experiencia. La Biblia afirma una acción ya ejecutada que es por lo tanto una realidad en la que el creyente no toma parte activa. Lo único que pudiera tomarse como participación humana es la respuesta de fe con la que un pecador cree y es salvo. 2. Dios mismo es quien está comprometido. El Espíritu Santo es el sello con el que Dios garantiza que nos ha comprado y que nos reserva una herencia para el futuro. a) Las “arras” es la prenda –sello– que el comprador deja para dar garantía al vendedor de que terminará de pagar lo que ha comprado. b) En términos comerciales actuales diríamos que se trata del “enganche”. Ahora bien, ¿Qué pasa si el comprador, después de haber dado el enganche, no paga el resto del precio de la mercancía? Pues pierde tanto la mercancía como el enganche mismo. c) Bueno, usémoslo como ejemplo: Dios es el comprador, el creyente sería la mercancía, y el Espíritu Santo el enganche. Dios está comprándonos a sí mismo y para sí mismo. Y si la garantía es Su mismo Espíritu, ¿quién saldría mal parado si no cumple con el compromiso adquirido? Así, Dios está tan comprometido consigo mismo que para probar su fidelidad dio al Espíritu Santo como prenda. ¿Qué más seguridad podemos esperar? (Dios ha sellado a los suyos con el Espíritu Santo para garantizarles una herencia en el cielo... Tú puedes estar seguro de esa bendición... ¿Le perteneces realmente a Dios?) CONCLUSIÓN Aunque el sello está relacionado con la regeneración y otras obras del

Espíritu Santo, no es lo mismo a estas. El sello se distingue en que tiene que ver con garantizar todo el proceso. Es decir, el sello es la seguridad de que todo lo que Dios ha hecho a favor del creyente llegará a un feliz término en el futuro. A eso es a lo que la Biblia llama la herencia reservada. En conclusión, el sello busca proveer la total seguridad al creyente de que, como pertenece a Dios, su redención final y total está garantizada. ¿Le perteneces realmente a Dios? Si tu respuesta es afirmativa: El Espíritu Santo es el sello que garantiza que vivirás en el cielo por toda la eternidad.

Dulce presencia: Que es el Bautismo del Espiritu Santo?

Es la experiencia dada a todo aquel que resibe a Jesus en su corazon, trae conviccion firmeza, poder uncion y autoridad con el bautismo tambien Dios nos hase nuestras sus promesas al dar dones, talentos y ministerios, el mas frecuente don que Dios uso en tiempo de los apostoles fuern lenguas como senal para aquellos que hablaban diferente idiomas y lenguajes, pero eso no significa que solo el don de lenguas se manifieste en el bautismo del Espiritu santo, el reparte como el quiere en su solos propositos, si usted no habla lenguas pero tiene otros dones no se menospresie usted ha sido bautisado por el Espiritu santo de Dios, y su don puede ser lenguas, como puede ser profesia,como puede ser interpetacion de lenguas como don de milagros, don de ciensia, don de sabiduria y asi susecivamente, de halli tambien llegan los ministerios y talentos. Despues traermos las citas. San Juan 20:22 Hechos 1:8 Dulce presencia: Que es la llenura? Es la uncion completa o cobertura en el cristiano la cual le da poder y autoridad para llevar acabo la hobra de Dios aqui en la tierra, en referencia a misniterios especiales y espesificos los cuales nesecitara con urgencia la cobertura de ese poder para llevar las buenas nuevas de salvacion, es la Uncion con autoridad delegada a cristianos con ministerios especificos de guerra, todos la podemos obtener. Dulce presencia: La hobra del Espiritu Santo en la tierra, es para salvar, ministrar, preparar a su iglecia para la venida del Rey el novio de la iglecia, es el agente el cual santifica, purifica, convense, atrae al hombre hasia Dios para que sea salvo por el, lo llena, lo prepara, lo instruye para que tenga el privilegio inmeresido de ser porta voz de su reino aqui en la tierra. El Espíritu Santo mora en cada creyente (Jn. 7:37-39; Hch. 11:15-17; Ro. 5:5; 8:9-11; 1 Co. 6:19-20). Habitando en el creyente, el Espíritu Santo es nuestro sello hasta el día de la

redención (Ef. 4:30). Luego, cada hijo de Dios es bautizado dentro del cuerpo de Cristo por el Espíritu (1 Co. 12:13). Todos estos ministerios se aplican igualmente a cada creyente verdadero en esta edad presente. En adición a estas obras que están relacionadas a la salvación del creyente, está la posibilidad del ser lleno del Espíritu y el andar por el Espíritu, lo cual abre la puerta a todo el ministerio del Espíritu en cuanto al creyente en esta edad presente. Estas grandes obras del Espíritu son la llave no solamente de la salvación sino que también para una vida cristiana efectiva en la edad presente.
|||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||||

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->