P. 1
el contrato.doc

el contrato.doc

|Views: 1|Likes:
Publicado porMel Alvarado

More info:

Published by: Mel Alvarado on Apr 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/31/2015

pdf

text

original

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA

CENTRO UNIVERSITARIO DE CIENCIAS SOCIALES Y HUMANIDADES

DIVISIÓN DE ESTUDIOS JURÍDICOS
EXPRESIÓN ORAL Y ESCRITA

MATERIA:

GRUPO: 1

° C SISTEMA SEMIESCOLARIZADO
TEMA: EL

CONTRATO SOCIAL

ALUMNO:

MELISSA ILIANA MARTÍNEZ ALVARADO

PROFESOR:

JOSÉ EFRAÍN ARREOLA VERDE

FECHA:

28 DE SEPTIEMBRE DEL AÑO 2012

2

INTRODUCCIÓN El siguiente trabajo, es un análisis sobre algunos capítulos de la obra El Contrato Social, del Filosofo Jean-Jacques Rousseau y sobre los cuales se establece una relación con los artículos 34,35,36,39,40,41,42,49, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. Dicho trabajo comienza con un resumen de algunos capítulos de la obra El Contrato Social, del Filosofo Jean-Jacques Rousseau; para continuar con una reseña breve de lo que establece los artículos líneas arriba mencionados y culminar con el análisis comparativo a lo que se refleja en la sociedad actual. El primer problema estudiado por Rousseau en El Contrato Social es el del fundamento esencial de la sociedad política. Decimos fundamento esencial, y no origen histórico, porque no trata de averiguar cómo nacieron en el pasado las diversas sociedades concretas. Su propósito es mostrar la razón profunda que explica y justifica en general el hecho de que los hombres vivan en sociedad y el deber moral de aceptar los vínculos políticos que la vida en común impone.

3

EL CONTRATO SOCIAL O PRINCIPIOS DE DERECHO POLÍTICO. INTRODUCCIÓN El contrato social o los principios del derecho político, mejor conocido como El contrato social, es un libro escrito por Jean-Jacques Rousseau y publicado en 1762. Es una obra sobre filosofía política y trata principalmente sobre la libertad e igualdad de los hombres bajo un Estado instituido por medio de un contrato social. Se dice que este libro fue uno de los muchos incitadores de la Revolución francesa por sus ideas políticas. Bajo la teoría del contrato social se fundamenta buena parte de la filosofía liberal, en especial el liberalismo clásico por su visión filosófica del individuo como fundamental, que luego decide vivir en sociedad por lo que necesita del Estado de Derecho que asegure las libertades para poder convivir. Así también se dice que en este libro se exponen lo que en el futuro serían los principios de la filosofía política socialista, en parte por el concepto de la voluntad general. ANTECEDENTES El autor JUAN JACOBO ROUSSEAU nació en Ginebra, Francia, su madre murió al nacimiento de éste y su padre de oficio relojero le enseñó a leer, al cumplir diez años su padre dejó Ginebra y Rousseau quedó bajo la custodia de un tío, quien confió su educación al pastor Boissey. Cuando Rousseau completó su educación primaria tenía doce años, empezó como aprendiz de una notaría, siendo despedido al poco tiempo, posteriormente en 1725, fue aprendiz de grabador, al mismo tiempo que aprendía un oficio, lo era también en religión y buenas costumbres. En el año de 1728, empezó una serie de aventuras y vagabundeos, hasta que un cura de nombre Benoit de Pontverre, de Saboya, le dio asilo y fue éste quien lo recomendó con la señora de Warens en Annecy, viviendo en su casa y después de algunos años se convirtió en su amante, permaneciendo con ella nueve o diez años, sin encontrar un empleo fijo. Se dedicó a la iglesia, interesándose por la música, siendo este su único medio de vida. Fue en 1741 que decidió abandonar a su protectora. Dirigiéndose a Paris donde por años era muy inestable. Fue en 1745 conoció una sirvienta del hotel donde se alojaba, Teresa Levasseur con quien se casó por lo civil. Siendo en esta etapa cuando conoce a Diderot, 4

animándolo para que presentara un ensayo en un concurso realizado por la academia de Dijon. Rousseau ganó el primer premio con su tema atacando la civilización como la principal corruptora de la bondad de la naturaleza, encontrando con ello su vocación, comprendiendo que todo lo que había aprendido en el transcurso de su vida le había servido para realizar lo que realmente le gustaba, escribir. Comenzó a escribir publicando su discurso sobre economía política en 1755, escribió la obra Emile, que fue prohibida por el parlamento, y huyó varias veces debido a sus escritos controversiales, conociendo grandes hombres de su tiempo como Hume, regresando a París en 1767, donde de día se desempeñaba como copista de música y por las noches escribía sus “confesiones”, muriendo el 2 de julio de 1778. Se le consideró uno de los más grandes pensadores europeos del siglo XVIII, sus obras inspiraron a los líderes de la revolución francesa, igualmente influyeron en la generación románica. Trató de alcanzar una síntesis entre el cristianismo y el racionalismo y el pensamiento materialista en su época. En política su teoría del contrato social fue más allá del pensamiento liberal, su esfuerzo hacia una educación natural y la búsqueda de un contrato entre maestros y alumnos ha inferido en los movimientos pedagógicos modernos. No solamente escribió tratados políticos y filosóficos sino también novelas y trabajos autobiográficos. El contrato social es una obra breve, que influyó ideológicamente en la revolución francesa. Señala el autor que todos los hombres son libres por naturaleza y por lo tanto nadie tiene autoridad sobre sus semejantes. Para él la familia es el primer modelo de las sociedades políticas. Señala que es importante encontrar una forma de asociación capaz de defender y proteger a la persona y bienes de cada uno de los asociados. Establece que por el contrato social pierde el hombre su libertad natural, pero gana la libertad civil. Siendo Rousseau un hombre con una visión que le permitió ver más allá de lo que le rodeaba, fue un hombre perseguido, incomprendido, igual a él han nacido otros hombres que aportaron a la historia sus conocimientos.

5

LIBRO I El autor se propone investigar si dentro del ámbito del orden civil y considerando a los hombres tal como son, existe alguna norma de administración legítima y permanente. Señala que procurará unir siempre, en dicha búsqueda lo que la ley permite con lo que el interés prescribe, a fin de que la justicia y la utilidad no se encuentren separadas." CAPÍTULO I Objeto de este Libro El hombre ha nacido libre, y sin embargo, vive en todas partes entre cadenas. El mismo que se considera amo, no deja de ser menos esclavo que los demás. El orden social constituye un derecho sagrado que sirve de base a todos los demás. Sin embargo, este derecho no es un derecho natural, está fundado sobre convenciones. CAPITULO II De las primeras sociedades La familia es la más antigua de todas las sociedades y la única natural, sin embargo, los hijos no permanecen ligados al padre más que durante el tiempo que tienen necesidad de él para su conservación. Los hijos dejan de depender del padre y se independizan, pero si continúan unidos, ya no es forzosa ni natural, sino que se convierte en voluntaria. Por lo que la familia subsiste por convención. La libertad común es consecuencia de la naturaleza humana, cuya ley principal es velar por su propia conservación, por lo que llegando a la edad de la razón éste se convierte en responsable de sí mismo. La familia es el primer modelo de sociedades políticas: el jefe es la imagen del padre, el pueblo la de los hijos, y todos nacidos iguales y libres no enajenan su libertad sino en cambio de su utilidad. CAPÍTULO III Del derecho del más fuerte El más fuerte no será siempre el amo o señor, su fuerza se transforma en derecho y la obediencia en deber. De allí el derecho del más fuerte. Ceder a la fuerza es un acto de necesidad, no de voluntad, podría ser también de prudencia. Si es preciso obedecer por fuerza no es necesario obedecer por deber y si la fuerza desaparece la obligación no existe.

6

La fuerza no hace el derecho y por lo tanto no se está obligado a obedecer sino a los poderes legítimos. CAPITULO IV De la esclavitud Ningún hombre tiene por naturaleza autoridad sobre su semejante, la fuerza no constituye derecho alguno, por lo tanto sólo quedan las convenciones como base de toda autoridad legítima sobre los hombres. Pudiera decirse que un hombre enajena su libertad, este no podría enajenar la de sus hijos, nacidos hombres y libres. Nadie tiene derecho a disponer de su libertad. El padre podrá en su nombre estipular condiciones para conservar su bienestar, sin traspasar sus derechos paternales. Renunciar a su libertad sería hacerlo a su condición de hombre, a sus derechos como persona y a sus deberes. Grotio y otros como él, deducen que la guerra originó el pretendido derecho de la esclavitud, donde el vencedor tenía el derecho de matar al vencido, conviniendo este comprar su vida al precio de su libertad. Esta guerra de hombre a hombre no debe existir en el estado natural puesto que no hay propiedad constante, ni en el estado social donde todo está regido por las leyes. La guerra tiene como fin destruir el Estado enemigo, hay derecho de matar a los defensores mientras estén armados, pero estos al rendirse dejan de ser enemigos y su condición se convierte en simples hombres y el derecho a la vida. La ley del más fuerte, es el fundamento al derecho de conquista. Existe el derecho de matar al enemigo cuando no se le puede convertir en esclavo. Derecho que posteriormente se convierte en un cambio en el cual se le otorga la vida, sin tener derecho al precio de su libertad, estableciéndose el derecho de vida y muerte sobre el derecho de esclavitud y éste sobre aquél. Creándose así un círculo vicioso. Por lo tanto el derecho de esclavitud es nulo, en virtud de que es ilegítimo. CAPITULO V Necesidad de retroceder a una convención primitiva. Siempre habrá una gran diferencia entre someter una multitud y regir una sociedad. Antes de examinar el acto por el cual un pueblo elige rey, debería de examinarse porqué un pueblo se considera pueblo; porque este acto, siendo necesariamente anterior al otro, es el verdadero fundamento de la sociedad.

7

Para Rousseau era forzoso volver a una primera convención, es decir, volver al estado de naturaleza del hombre, y considerando esto se podría entender cuál sería la obligación. CAPITULO VI Del Pacto Social Cada uno de nosotros pone en común su persona a todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, y recibimos a cada miembro como parte indivisible del todo. Consiste en la creación de una persona pública, del orden jurídico, que en otros tiempos se denominaba ciudad, y que hoy en día se conoce como república o cuerpo político, el cual cuando es estado se denomina activo, trasluciéndose en poder. Al estar asociados colectivamente se denomina pueblo, en particular se compone de ciudadanos quienes participarían de la autoridad soberana, considerándose súbditos por estar sometidos a las leyes del Estado. CAPITULO VII Del Soberano El deber y el interés obligan igualmente a las dos partes contratantes a ayudarse mutuamente, y los mismos hombres, individualmente, deben tratar de reunir, bajo ésta doble relación todas las ventajas que de ellas deriven. Es preciso destacar que la resolución legal, que puede obligar a todos los súbditos para con el soberano, a causa de las dos diferentes relaciones bajo las cuales cada uno de ellos es considerado, por ningún motivo puede obligar al soberano consigo mismo. El soberano por lo tanto no podría responder nada de sus compromisos con los súbditos, si no obtuviera los medios de asegurar su confianza obligándolo a ser libre, condición que garantiza a cada ciudadano dependencia personal; lo cual constituye el artificio y juego de la máquina política, y es la única por la cual se consideran legítimas las obligaciones civiles, que sin ella resultarían absurdas, tiránicas y sujetas a los más grandes abusos. CAPITULO VIII Del Estado Civil La condición del hombre con respecto al contrato social, lo que pierde es su libertad natural y un derecho ilimitado a todo lo que intenta y puede alcanzar; más sin embargo gana con él mismo la libertad civil y la propiedad a todo lo que posee. Distinguiendo la libertad civil y la adquisición de la libertad moral, lo que hace al 8

hombre verdaderamente dueño de sí; porque la impulsión del apetito es esclavitud y la obediencia a la ley constituye la libertad. El paso del hombre de su estado natural al del estado civil implica que, el estado natural solo lo podría lograr con sus fuerzas individuales permitidas, pero en su nuevo estado civil, logra su libertad civil la cual está limitada por la voluntad general, la posesión, que no es más que el ejercicio del poder, de la fuerza del primer ocupante de la propiedad. CAPITULO IX Del Dominio Real El derecho de primer ocupante, aunque más real que el del más fuerte, no llega a ser un verdadero derecho sino después de establecer la propiedad. Todo hombre tiene naturalmente derecho a lo que le es necesario; pero el acto positivo que le hace propietario de algún bien le excluye de todo lo que queda. He aquí por qué el derecho del primer ocupante, tan débil en el Estado de la naturaleza, llega a ser respetable a todo hombre civil. Se respeta en este derecho menos lo que es de otro que lo que es de uno. Para Rousseau, para autorizar el derecho de propiedad en un terreno cualquiera se necesitaría de tres condiciones: 1.- Que el terreno en cuestión no este habitado por nadie. 2.- Que no se ocupe en él sino lo que sea necesario y preciso para subsistir, además de, 3.- Que se tome posesión de él no por medio de una ceremonia vana sino por medio del trabajo y la cultura, único signo de propiedad, que a falta de títulos jurídicos debe ser respetado por los demás. El autor propone una salida de naturaleza socialista cuando dice “que los hombres empiecen a reunirse antes de poseer algo y que apoderándose luego de un terreno suficiente para todos, gocen del mismo o en su defecto lo repartan entre si, sea a partes iguales o según las proporciones establecidas por el soberano." LIBRO II CAPITULO I La soberanía es inalienable La voluntad general puede dirigir las fuerzas del estado, tomando en consideración la finalidad de su institución, como lo es el bien común. El soberano o el ser colectivo, el cual se representa por sí solo, al hablar del poder podemos decir que éste podrá trasmitirse, pero nunca lo hará la voluntad, luego entonces la soberanía es un hecho que no se podrá transformar en su naturaleza,

9

como lo señala Rousseau, pues desde el momento que existe un dueño, no habrá un soberano, por lo que desde ese instante está destruido el cuerpo político. CAPITULO II La soberanía es indivisible La soberanía es indivisible por el mismo hecho de que es inalienable, dado que la voluntad es o no general, es un acto de soberanía y hace ley, es una voluntad particular. Debido a que no se han tenido un concepto exacto de lo que es una autoridad soberana, nuestros políticos al no poder dividir la soberanía en su principio, han cometido el error de dividirla en su objeto: fuerza y voluntad, en poder legislativo y en poder ejecutivo. Haciendo del soberano un ser fantástico formado de piezas relacionadas, es como si formaran al hombre de varios cuerpos, de los cuales el uno tuviera los ojos, el otro brazos y el otro los pies, uniendo sin saber cómo dichas piezas. Como lo es por el ejemplo el acto de declarar la guerra o el celebrar la paz, actos que se han considerado de soberanía, pero no lo es, ya que estos no son una ley, sino una aplicación de la misma, otro error sería la del pueblo o una parte de éste, podemos decir que los derechos considerados como parte de la soberanía se encuentran subordinados a ella, los cuales supondrán ejecuciones de voluntades supremas. CAPITULO III De si la voluntad general puede errar La voluntad general es siempre recta y tiende siempre a la utilidad pública. El pueblo seguramente quiere su bien, pero no siempre lo tiene; nunca se corrompe al pueblo, pero se le engaña a menudo, y entonces es cuando parece querer lo que es malo. Haciendo un análisis a lo anterior, se puede deducir que desde siempre nuestros gobiernos han corrompido al pueblo al engañarlo, resultado de una costumbre que se plasma en las decisiones erradas de la voluntad del soberano, la cual va encaminada a la equivocación tan solo por el hecho que no existe seguridad, y en el conjunto de voluntades entonces se teje la inseguridad. Es preciso pues, que no existan grupos o asociaciones en el Estado, con la finalidad de prevenir la desigualdad y con dichas precauciones la voluntad general sea siempre el que predomine y el pueblo no caiga en error. CAPITULO IV De los límites del poder soberano

10

El pacto social establece entre los ciudadanos una igualdad de obligaciones que consiste en tener las mismas condiciones y gozar de derechos semejantes. Por lo que dicho en otras palabras todo acto auténtico de la voluntad general, obliga o favorece a todos los ciudadanos por igual, sin que exista ninguna distinción por el soberano a las partes que los forman. El poder soberano, por muy absoluto, sagrado e inviolable que sea, no traspasa ni puede traspasar los límites de los contratos generales; y que todo hombre puede disponer plenamente de lo que le haya sido dejado de sus bienes y de su libertad. El poder Soberano, no tiene derecho de introducirse más allá de lo individual, sino hasta donde le sea permitido. Por lo tanto el soberano deberá ser igualitario en cuanto a derecho equitativo. CAPITULO V Del derecho de la vida y muerte. Existe la cuestión: ¿cómo los particulares, no teniendo derecho para disponer de su propia vida, pueden trasmitir al soberano ese mismo derecho de que carecen? El hombre tiene el derecho de arriesgar su propia vida con tal de conservarla. El que quiere conservar su vida a expensas de los demás debe también exponerla por ellos cuando sea necesario. En el contrato social se garantiza la vida, y no se piensa en disponer de ella. Se señala que un delincuente al momento de trasgredir la ley se convierte en rebelde y traidor a la patria, por lo tanto deja de ser miembro de ella, por tal razón la conservación del estado es incompatible con la suya, debe aplicarse la pena de muerte al criminal a quien se considera más como enemigo que como ciudadano que ha infringido la ley. Para nuestro autor el delincuente o cualquier hombre deberá tener la oportunidad de rehabilitarse haciéndolo útil a la sociedad, para él, el derecho a la vida existe, pero el derecho a la muerte se encuentra en discusión. Considerando que esta cuestión se la hagan los justos que no hayan delinquido jamás y por ende necesitado nunca de gracia. CAPITULO VI De la ley Resulta necesario que existan contratos y leyes con la finalidad de unir los derechos y los deberes, y estos conduzcan la justicia hacia sus propósitos.

11

Las leyes no son otra cosa que las condiciones de la asociación civil. El pueblo sometido a las leyes debe ser el autor de éstas. La voluntad general siempre es recta, pero el juicio que la guía no son del todo claro, sería necesario mostrar el buen camino que busca. Compararle entre lo bueno y lo malo. Cabe destacar que es preciso obligar a los unos a conformar su voluntad con su razón y enseñar al pueblo lo que desea. Con lo anterior se llega a la conclusión que es necesaria la presencia de un legislador con el propósito de que administre el interés público, que es el pueblo. CAPITULO VII Del legislador El legislador es, bajo cualquier punto de vista, un hombre extraordinario dentro del Estado. Si debe serlo por su inteligencia, no lo es menos por su cargo que no es de magistratura ni de soberanía, porque constituyendo la república no entra en su constitución. El que manda a los hombres no debe ejercer autoridad sobre las leyes, el que ejerce poder sobre las leyes no debe tenerlo sobre los hombres; de cualquier otro modo dichas leyes, sólo prolongarían injusticias porque el legislador no podría evitar que intereses particulares destruyesen la integridad de su obra. En la obra el legislador existen dos cosas aparentemente incompatibles: una empresa sobrehumana y para su ejecución una autoridad nula. Para que un pueblo naciente pueda apreciar las sanas máximas de la política y cumplir con las leyes del estado, resultaría necesario que el efecto se convirtiese en causa, rigiéndose a la propia institución. Pero el legislador se ha visto en la necesidad de recurrir en todos los tiempos a la intervención la autoridad divinidad, con el objeto de ejercer poder sumiso sobre el pueblo.

12

CONSTITUCIÓN POLÍTICA DE LOS ESTADOS UNIDOS MEXICANOS INTRODUCCIÓN La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos comprende una variedad de leyes dentro de los cuales explicaremos de una forma breve y resumida dentro de este apartado denotando con ello la necesidad de saber los puntos que nos atañen como ciudadanos, residentes o en su defecto extranjeros ya que en su extensión la Constitución comprende 136 artículos muy extensos, así como sus transitorios actuales. A su vez para comprender la Carta Magna se estructura en varios capítulos los cuales contiene sus fracciones en especial para profundizar un poco más en dichos puntos y en las cuales a raíz de que la Constitución fue convocada por Venustiano Carranza el 5 de febrero de 1917 es lo que contamos de observancia a la actualidad. ARTICULO 30. La nacionalidad mexicana se adquiere por nacimiento o por naturalización. A).- Son mexicanos por nacimiento: I.- Los que nazcan en territorio de la República, sea cual fuere la nacionalidad de sus padres. (REFORMADA, DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN 20 DE MARZO DE 1997) II.- Los que nazcan en el extranjero, hijos de padres mexicanos nacidos en territorio nacional, de padre mexicano nacido en territorio nacional, o de madre mexicana nacida en territorio nacional; (ADICIONADA, DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN 20 DE MARZO DE 1997) III.- Los que nazcan en el extranjero, hijos de padres mexicanos por naturalización, de padre mexicano por naturalización, o de madre mexicana por naturalización, y IV.- Los que nazcan a bordo de embarcaciones o aeronaves mexicanas, sean de guerra o mercantes. B).- Son mexicanos por naturalización: I.- Los extranjeros que obtengan de la Secretaría de Relaciones carta de naturalización. (REFORMADA, DIARIO OFICIAL DE LA FEDERACIÓN 20 DE MARZO DE 1997)

13

II.- La mujer o el varón extranjeros que contraigan matrimonio con varón o con mujer mexicanos, que tengan o establezcan su domicilio dentro del territorio nacional y cumplan con los demás requisitos que al efecto señale la ley. ARTICULO 33. Son extranjeros los que no posean las calidades determinadas en el artículo 30 descrito anterioridad al presente párrafo. Tienen derecho a las garantías que otorga el Capítulo I, Título Primero, de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. El Ejecutivo de la Unión tendrá la facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional, inmediatamente y sin necesidad de juicio previo, a todo extranjero cuya permanencia juzgue inconveniente. Los extranjeros no podrán de ninguna manera inmiscuirse en los asuntos políticos del país. ARTICULO 34 Son ciudadanos de la República: - Los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además, los siguientes requisitos: I.- Haber cumplido 18 años, y II.- Tener un modo honesto de vivir. ARTÍCULO 35 Prerrogativas del ciudadano I. Votar en elecciones populares. II. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular. III. Asociarse individual y libremente para tomar parte en los asuntos políticos del país. IV. Tomar las armas en el ejército o guardia nacional para la defensa de la república. V. Ejercer en toda clase de negocios el derecho de petición. ARTICULO 36 Son obligaciones del ciudadano: I.- Inscribirse en el catastro de la municipalidad, manifestando la propiedad que el mismo ciudadano tenga, la industria, profesión o trabajo de que subsista; así como también inscribirse en el Registro Nacional de Ciudadanos, en los términos que determinen las leyes. II.- Alistarse en la Guardia Nacional; III.- Votar en las elecciones populares; IV.- Desempeñar los cargos de elección popular de la Federación o de los Estados, que en ningún caso serán gratuitos; y

14

V.- Desempeñar los cargos concejiles del municipio donde resida, las funciones electorales y las de jurado. ARTICULO 39 > La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. > Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de éste. > El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno. La soberanía reside JURÍDICA Y POLÍTICAMENTE en el Estado, en virtud de su personalidad propia, artificial y REAL Y SOCIALMENTE en la sociedad o pueblo, entendido en su acepción jurídica, no sociológica, i.e. como conjunto de individuos con derechos cívicos activos y pasivos. ARTICULO 40 Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una república representativa, democrática, federal, compuesta de estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior. ARTICULO 41 El pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión, en los casos de la competencia de éstos, y por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos respectivamente establecidos por la presente Constitución Federal y las particulares de los Estados, las que en ningún caso podrán contravenir las estipulaciones del Pacto Federal. ELECCIONES La renovación de los poderes Legislativo y Ejecutivo se realizará mediante elecciones... - libres, - auténticas - periódicas, Conforme a las siguientes bases: ← PARTIDOS POLÍTICOS = Entidades de interés público, que tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de éstos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas que postulan. Los partidos políticos nacionales tendrán derecho a participar en las elecciones estatales y municipales.

15

Sólo los ciudadanos podrán afiliarse libre e individualmente a los partidos políticos. Las mesas directivas de casilla estarán integradas por ciudadanos. La ley garantizará que los partidos políticos nacionales cuenten de manera equitativa con elementos para llevar a cabo sus actividades. MEDIDAS - Tendrán derecho al uso en forma permanente de los medios de comunicación social. - FINANCIAMIENTO ← Se debe garantizar que los recursos públicos prevalezcan sobre los de origen privado. ← Financiamiento publico ← Ministraciones destinadas al sostenimiento de sus actividades ordinarias permanentes y las tendientes a la obtención del voto durante los procesos electorales. ← Se fijará anualmente. Considerando los costos mínimos de campaña calculados por el Órgano Superior de Dirección del Instituto Federal Electoral, el número de senadores y diputados a elegir, el número de partidos políticos con representación en las Cámaras del Congreso de la Unión y la duración de las campañas electorales. El 30% de la cantidad total que resulte de acuerdo con lo señalado anteriormente, se distribuirá entre los partidos políticos en forma igualitaria y el 70% restante se distribuirá entre los mismos de acuerdo con el porcentaje de votos que hubieren obtenido en la elección de diputados inmediata anterior. ← Se reintegrará un porcentaje de los gastos anuales que eroguen los partidos políticos por concepto de las actividades relativas a la educación, capacitación, investigación socioeconómica y política, así como a las tareas editoriales. ← La ley fijará los criterios para determinar los límites a las erogaciones de los partidos políticos en sus campañas electorales; establecerá los montos máximos que tendrán las aportaciones pecuniarias de sus simpatizantes y los procedimientos para el control y vigilancia del origen y uso de todos los recursos con que cuenten y asimismo, señalará las sanciones que deban imponerse por el incumplimiento de estas disposiciones.

16

← SUFRAGIO Características - universal, - libre, - secreto. - directo. ← INSTITUTO FEDERAL ELECTORAL Organismo público autónomo, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propios, encargado de la función estatal de organización de las elecciones federales. PRINCIPIOS RECTORES... la certeza, legalidad, independencia, imparcialidad y objetividad serán principios rectores. También tiene a su cargo las actividades relativas a la capacitación y educación cívica, geografía electoral, los derechos y prerrogativas de las agrupaciones y de los partidos políticos, al padrón y lista de electores, impresión de materiales electorales, preparación de la jornada electoral, los cómputos en los términos que señale la ley, declaración de validez y otorgamiento de constancias en las elecciones de diputados y senadores, cómputo de la elección de Presidente de los Estados Unidos Mexicanos en cada uno de los distritos electorales uninominales, así como la regulación de la observación electoral y de las encuestas o sondeos de opinión con fines electorales. Las sesiones de todos los órganos colegiados de dirección serán públicas en los términos que señale la ley. ← SISTEMA DE MEDIOS DE IMPUGNACIÓN Para garantizar los principios de constitucionalidad y legalidad de los actos y resoluciones electorales. Dará definitividad a las distintas etapas de los procesos electorales y garantizará la protección de los derechos políticos de los ciudadanos de votar, ser votado y de asociación, en los términos del artículo 99 de esta Constitución. La interposición de los medios de impugnación constitucional o legal no producirá efectos suspensivos sobre la resolución o el acto impugnado. ARTICULO 42 El territorio nacional comprende: I.- El de las partes integrantes de la Federación; 17

II.- El de las islas, incluyendo los arrecifes y cayos en los mares adyacentes; III.- El de las islas de Guadalupe y las de Revillagigedo situadas en el Océano Pacífico; IV.- La plataforma continental y los zócalos submarinos de las islas, cayos y arrecifes; V.- Las aguas de los mares territoriales en la extensión y términos que fija el Derecho Internacional y las marítimas interiores; VI.- El espacio situado sobre el territorio nacional, con la extensión y modalidades que establezca el propio Derecho Internacional. ARTICULO 49 El poder legislativo de los Estados Unidos Mexicanos se deposita en un CONGRESO GENERAL, que se dividirá en 2 Cámaras, una de diputados y otra de senadores.

18

COMPARACIÓN CRÍTICA Del pacto social Con el fin de subsistir los hombres tuvieron que unir sus fuerzas, de manera que estas obraran de forma unida y de conformidad, es decir; tuvo que: Encontrar una forma de asociación que defienda y proteja con la fuerza común la persona y los bienes de cada asociado, y por la cual cada uno, uniéndose a todos, no obedezca sino a sí mismo y a su vez permanezca tan libre como antes, así es como podríamos resumir el significado de pacto social, un estado en el que todos sean iguales y se rijan por las mismas disposiciones y gocen de los mismos derechos. La persona pública, constituida por la unión de todas las voluntades particulares, toma el nombre de República o cuerpo político (1), cuyos asociados colectivamente toman el nombre de pueblo y particularmente el de ciudadanos (2) como participes de la autoridad soberana (3), y súbditos por estar sometidos a las leyes del Estado (4). Basándonos en la constitución política de los Estado Unidos Mexicanos. (1) Art. 40.- Es voluntad del pueblo mexicano constituirse en una República representativa, democrática, federal, compuesta de Estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior; pero unidos en una federación establecida según los principios de esta ley fundamental. (2) Art. 34.- Son ciudadanos de la República: Los varones y mujeres que, teniendo la calidad de mexicanos, reúnan, además los siguientes requisitos: I. Haber cumplido 18 años; y II. Tener un modo honesto de vivir. (3) Art. 36.- Son prerrogativas del ciudadano: I. Votar en las elecciones populares; II. Poder ser votado para todos los cargos de elección popular, y nombrado para cualquier otro empleo o comisión, teniendo las calidades que establezca la ley; III. Asociarse Individual y libremente para tomar parte en forma pacífica en los asuntos políticos del país; IV. Tomar las armas en el Ejército o Guardia Nacional para la defensa de la República y de sus instituciones, en los términos que prescriben las leyes; y V. Ejercer en toda clase de negocios el derecho de petición. (4) Art. 36.- Son obligaciones del ciudadano de la República: I. Inscribirse en el catastro de la municipalidad, manifestando la propiedad que el mismo ciudadano tenga, la industria, profesión o trabajo de que subsista; así como también inscribirse en el Registro Nacional de Ciudadanos, en los términos que determinen las leyes. La organización y el funcionamiento permanente del Registro Nacional de Ciudadanos y la expedición del documento que acredite la ciudadanía 19

mexicana son servicios de interés público, y por tanto, responsabilidad que corresponde al Estado y a los ciudadanos en los términos que establezca la ley; II. Alistarse en la Guardia Nacional; III. Votar en las elecciones populares en los términos que señala la ley; IV. Desempeñar los cargos de elección popular de la Federación o de los Estados, que en ningún caso serán gratuitos; y V. Desempeñar los cargos concejiles del Municipio donde resida, las funciones electorales y las de jurado. Del Soberano Al conformar ya la persona jurídica, por una asociación de personas enmarcada en el pacto, es necesario la existencia del Soberano quien pueda dar viabilidad a las acciones del común del pueblo, los deberes hacia la asociación del soberano, que cuando un miembro del cuerpo rehúsa el cumplimiento de cualquier asunto de interés general, el cuerpo entero a de obligar al individuo su responsabilidad, esto es por el poder del soberano (1) ello gracias a la fuerza y poder que el pueblo envistió a éste. Ahora esto debe de ser desde los dos ángulos descritos desde el soberano hacia los particulares y como miembros del Estado, hacia el soberano, es decir que hay que lograr una armonía desde los dos puntos de vista, para igualar las discrepancias entre estos. El poder y la fuerza emana de los particulares y su existencia del Estado depende de su retribución correcta hacia estos (El pueblo). Basándonos en la constitución política de los Estado Unidos Mexicanos. (1) Art. 41.- El pueblo ejerce su soberanía por medio de los Poderes de la Unión, en los casos de la competencia de estos, y por los de los Estados, en lo que toca a sus regímenes interiores, en los términos respectivamente establecidos por la presente Constitución Federal y las particulares de los Estados, las que en ningún caso podrán contravenir las estipulaciones del Pacto Federal. La renovación de los poderes legislativo y ejecutivo se realizara mediante elecciones libres, autenticas y periódicas, conforme a las siguientes bases: I. Los partidos políticos son entidades de interés público; la ley determinara las formas específicas de su intervención en el proceso electoral. Los partidos políticos nacionales tendrán derecho a participar en las elecciones estatales y municipales. Los partidos políticos tienen como fin promover la participación del pueblo en la vida democrática, contribuir a la integración de la representación nacional y como organizaciones de ciudadanos, hacer posible el acceso de estos al ejercicio del poder público, de acuerdo con los programas, principios e ideas

20

que postulan y mediante el sufragio universal, libre, secreto y directo. Solo los ciudadanos podrán afiliarse libre e individualmente a los partidos políticos. La soberanía es inalienable No siendo la soberanía sino el ejercicio de la voluntad general, jamás deberá enajenarse, y el Soberano, que no es más que un ser colectivo, no puede ser representado sino por el mismo, el poder se transmite, pero la voluntad no (1). Cierto es que exista la posibilidad que la voluntad particular se concilie con la general, pero también es cierto que este acuerdo no sea durable y constante, pues la particular tiende a las preferencias y la voluntad general a la igualdad. Si el pueblo promete simplemente obedecer, pierde su condición de tal y se disuelve por el mismo acto: desde el instante en que tiene dueño, desaparece el soberano y queda destruido nuestro cuerpo político. Basándonos en la constitución política de los Estado Unidos Mexicanos. (1) Art. 39.- La soberanía nacional reside esencial y originariamente en el pueblo. Todo poder público dimana del pueblo y se instituye para beneficio de este. El pueblo tiene en todo tiempo el inalienable derecho de alterar o modificar la forma de su gobierno. La soberanía es indivisible Por la misma razón que la soberanía es inalienable, lo es también indivisible, porque la voluntad es general, o no lo es; si es general es un acto de soberanía y es ley, si es particular seria un decreto a lo más. Al no poder ser dividida en sus principios, se le divide en sus fines y objeto: en fuerza y voluntad, en poder legislativo y en poder ejecutivo, en derecho de impuestos, de justicia y de guerra, en administración interior y en poder de contratar con el extranjero, confundiendo tan pronto estas partes como tan pronto separándolas. Este error proviene de que no se han tenido nociones exactas de la autoridad soberana, habiendo considerado como partes integrantes lo que solo eran emanaciones de ella. De si la voluntad general puede errar La voluntad general siempre es recta, y siempre se dirige a la utilidad pública; pero de aquí no se sigue que las deliberaciones del pueblo tengan siempre la misma rectitud. Queremos siempre nuestra felicidad pero a veces no sabemos reconocerla. El pueblo no puede ser corrompido, más se le engaña a menudo, y sólo entonces parece querer el mal.

21

Cuando el pueblo suficientemente informado delibera, los ciudadanos pudieran permanecer completamente incomunicados entre sí, del gran número de pequeñas diferencias resultaría siempre la voluntad general, y la deliberación sería siempre buena. Pero cuando se forman facciones y asociaciones parciales a expensas de la comunidad, la voluntad de cada asociación se hace general respecto de sus miembros, y particular respecto del Estado. Se puede decir entonces que ya no hay tantos votos como hombres, sino tantos como asociaciones. Las diferencias resultan menores en número y dan un resultado menos general. Finalmente, cuando una de estas asociaciones es tan grande que supera a todas las demás, ya no tenemos por resultado una suma de pequeñas diferencias, sino una diferencia única. Ya no hay entonces voluntad general y el parecer que prevalece no es ya más que un parecer particular. De los límites del poder soberano El Estado no es más que una persona moral, cuya vida consiste en la unión de sus miembros, y si su cuidado más importante es el de su propia conservación, necesita una fuerza universal y compulsiva para mover y disponer todas las partes del modo más conveniente al todo. El pacto social otorga al cuerpo político un poder absoluto sobre todos los suyos. Este mismo poder, dirigido por la voluntad general, recibe, como he dicho, el nombre de soberanía. Pero además de la persona pública, hemos de considerar a los particulares que la componen, cuya vida y libertad son naturalmente independientes de aquella. Se trata, pues, de distinguir bien los derechos respectivos de los ciudadanos y los del soberano; y los deberes que los ciudadanos han de cumplir en calidad de súbditos, del derecho natural de que han de disfrutar en calidad de hombres. El poder soberano, por más absoluto, sagrado e inviolable que sea, no traspasa ni puede traspasar los límites de las convenciones generales (1), y que todo hombre puede disponer libremente de los bienes y de la libertad que estas convenciones le han dejado; de modo que el soberano no tiene facultad para gravar a un súbdito más que a otro, porque, haciéndose entonces el asunto particular, su poder ya no es competente. Basándonos en la constitución política de los Estado Unidos Mexicanos. (1) Art. 49.- El supremo poder de la Federación se divide, para su ejercicio, en Legislativo, Ejecutivo y Judicial. No podrá reunirse dos o más de estos poderes en una sola persona o corporación, ni depositarse el legislativo en un individuo, salvo el caso de facultades extraordinarias al ejecutivo de la Unión conforme a lo dispuesto en el artículo 29. En ningún otro caso, salvo lo dispuesto en el segundo párrafo del artículo 131, se otorgaran facultades extraordinarias para legislar.

22

CONCLUSIÓN Me pregunto si hemos avanzado como sociedad con este sistema que sabemos que no esta para nada bien aun después de tanto tiempo este libro no es obsoleto y que se puede aplicar a esta realidad. Al leer la obra de Rousseau me queda claro que los gobiernos sean de la forma que sean siempre serán injustos y buscaran el bienestar solo de ellos. Que la libertad es el bien máximo de la vida esto no puede comparar con nada que debe tenerse siempre y que nadie tiene derecho a quitarla. Y asegurar que la función que desempeñen los gobernantes sea en favor del pueblo que garantice su bienestar y dejen de ser tiranos. La necesidad de que se tiene de tener un pacto social verdadero donde se analice el pasado para encontrar muchas respuestas y no cometer los mismos errores y en función de todo lo que dice Rousseau darle una aplicación ya que su opinión es muy objetiva. Lo único admirable es realmente que en algunos países en la actualidad los gobiernos pueden mantener el poder pese a estas circunstancias que las han hecho adversas a sus gobernados, y en mi opinión esto se debe a una de los factores de abuso de gobierno y de falsedad en sus funciones como es cuando se ha anulado la información a los ciudadanos, cuando se ha adoctrinado a los niños en aras de un falso nacionalismo para justificar "decisiones soberanas" de un mal Gobierno y se los ha educado con dogmas y sofismas de un mundo utópico.

23

GLOSARIO Estado de Derecho: se entiende en general un Estado en el que los poderes públicos son regulados por normas generales (las leyes fundamentales o constitucionales) y deben ser ejercidos en el ámbito de las leyes que los regulan, salvo el derecho del ciudadano de recurrir a un juez independiente para hacer reconocer y rechazar el abuso o exceso de poder. Entendido así, el estado de derecho refleja la vieja doctrina, que se remonta a los clásicos y que fue transmitida por las doctrinas políticas medievales, de la superioridad del gobierno de las leyes sobre el gobierno de los hombres, según la fórmula lex facit regem, y que sobrevive también en la época del absolutismo cuando la máxima princeps legibus solutus fue entendida en el sentido de que el soberano no estaba sujeto a las leyes positivas que él mismo dictaba, pero estaba sujeto a las leyes divinas o naturales. Gobierno: Gobierno significa conducción o dirección, el timón de la nave. Desde hace siglos se califica como gobierno al ejercicio del poder a través del sistema político, en el seno del mismo y hacia la sociedad. Significa la atención y dirección que a través de decisiones y acciones se dé a las demandas y apoyos sociales. Democracia: una de las formas de gobierno, en particular aquella en la cual el poder no está en manos de uno o de unos cuantos sino de todos, o mejor dicho de la mayor parte, y como tal se contrapone a las formas autocráticas, como la monarquía y la oligarquía. Libertad: es un concepto abstracto de difícil definición. La noción suele estar vinculada a la facultad del ser humano que le permite llevar a cabo una acción de acuerdo a su propia voluntad. Población: Número de hombres y mujeres que componen la humanidad, un Estado, provincia, municipio o pueblo. Territorio: Es el espacio geográfico o base física donde se localiza su asiento. De acuerdo con el artículo 42 constitucional, el territorio nacional está integrado por el suelo, islas, cayos y arrecifes, plataforma continental y zócalos submarinos, mares territoriales y espacio aéreo. Cayos. Islas arenosas Arrecifes. Puntas de roca o masas arenosas. Plataforma Continental. Parte de tierra cubierta por las aguas.

24

Zócalos submarinos. Parte de tierra de las islas, cubierta por las aguas. Mares territoriales. Franja marina Espacio aéreo. Atmósfera sobre territorio estatal. BIBLIOGRAFÍA
Constitución Política De Los Estados Unidos Mexicanos Libro: Liberalismo y democracia Autor(es)Norberto Bobbio Editorial: Fondo de Cultura Económica Número de Edición: 1 Número de Reimpresión: 7 Fecha de Publicación: 2001 Lugar de Publicación: México Numero total de Páginas: 115 ISBN: 968-16-3214-1 Reseña Primera edición en italiano, 1985 Segunda edición en italiano, 1986 Primera edición en español, 1989 Página(s): 18-20 Libro Derecho constitucional mexicano Teoría de la Constitución. Origen y desarrollo de las Constituciones mexicanas. Normas e instituciones de la Constitución de 1917 Autor(es) José Gamas Torruco Editorial: Porrúa Número de Edición: 1 Fecha de Publicación: 2001 Lugar de Publicación: México Numero total de Páginas: 1168 ISBN: 970-07-2749-1 Página(s): 277 Nueva Enciclopedia Larousse, Edit.Planeta, tomo VIII, Barcelona Madrid, 1981. Sanromán Aranda Roberto. Fundamentos de Derecho Positivo Mexicano. Edit. Thompson. México 2001. Blanco García Yolanda. Civismo. Edit. Trillas. México 1998. Rousseau, Juan Jacobo. “EL CONTRATO SOCIAL”. LIBRO I, CAPÍTULOS: VI “Del pacto social” y VII “Del soberano”; LIBRO II CAPÍTULOS: I “La soberanía es inalienable”, II “La soberanía es indivisible”, III “De si la voluntad general puede errar”, y IV “De los límites del poder soberano”. Grupo Editorial Tomo, S.A. de C.V., México, 2005,2ª. Edición.

25

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->