P. 1
Resumen Por Capitulos 1

Resumen Por Capitulos 1

5.0

|Views: 20.930|Likes:
Publicado porLuis Sanchez

More info:

Published by: Luis Sanchez on Apr 07, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

10/27/2015

pdf

text

original

Capitulo 1 Tempestad en la cordillera Un día cuando estaban pagando el sueldo a los mineros el pagador de la ventanilla grito ¡Mamani Poma

Juan! Pero nadie hacia caso grito durante mucho rato pero nadie le hacia caso ya estaba con vos cansada las ventanillas eran una casuchas chicas con techo de calamina y paredes de barro ¡¡ Mamani ¡! Grito de nuevo y dijo que donde estaba ese animal pero nadie respondía Juan estaba apoyado en una pared afrente de una administración parecía sonámbulo y su amiga le dijo que le estaban llamando para que le paguen entonces recién Juan fue a la ventanilla y escucho que le estaban llamando ¡Mamani! Y el respondió como en el cuartel ¡ferme! Juan no dominaba bien el castellano pero le enseñaron en el cuartel y el pagador le dijo alfil Juan y le dio su sueldo pero solo la mitad y le dijo que solo le iba a dar la mitad porque el había sacado muchas cosas de la pulpería y que los de la pulpería dijeron que se descuente y además que falto al trabajo 8 días y Juan le explico que porque saco tantas cosas de la pulpería y que porque había faltado al trabajo 8 días y le dijo que su esposa se había muerto y estaba muy molesto por eso y se quedo ahí inmóvil viéndole al pagador y el `pagador le dijo que se vaya de una ves porque otros también querían cobrar su sueldo y además que ya se estaba haciendo de noche y los trabajadores también estaban molestos y Juan se retiro muy molesto y vio que en el cerro había una parte que estaba verde y era un sembradío y se acordó de su niñez después empezó a reír interiormente y todo lo veía como un sueño veía como los maizales crecían mas en su chacra y se acordó que ha esa hora María ya estaba lavando la ropa en el rió con el cuerpo inclinado sobre el agua Capitulo II Tempestad en la cordillera Juan se acordó y vio con nitidez lo que el hacia el la chacra se acordó como pasaba toda la chacra para molestar a María le tiraba guijarros y ella sabia quien le tiraba pero no se daba la vuelta para ver a Juan sino se apuraba mas para acabar lo que estaba lavando alfil y al cabo que lo que tenia que lavar era poco y en una de esas veces que le tiro le tiro dos guijarros grandes y María se dio la vuelta violentamente y vio que Juan ya se estaba saliendo del maizal y le gritaba llokalla bandido y le tiraba los mismos guijarros pero no con mucha puntería y después María decidió que empezara la persecución y le empezó a perseguir a Juan ella también le tiraba piedra no muy grandes ni con mucha puntería hasta que llego a la oril la de la chacra y se quedo ahí descansando porque ya estaba muy cansada y de repente le cayeron piedras a su alrededor y ella se dio cuenta de donde venían las piedras y empezó ha ir cuidadosamente pero se desoriento porque cada ves que veía de donde iban las piedras hacia lo de ella era cada vas mas lejos hasta que le logro atrapar a Juan y Juan se defendía con pellizcos y reía mucho pero el no solo era un llokalla sino que también era el mas fuerte del rancho donde vivían los dos Capitulo III

Tempestad en la cordillera Pero después ya no vio nada porque lo hicieron desconcentrar porque un grupo estaba haciendo mucha bulla y estaban gritando allí esta Mamani el toca bien la guitarra y el reconoció una vos delgada que venia de ahí de ese montón de mineros y era de su amigo Manule Condori era un barretero igual que Juan y se acordó de el que era muy buena gente por su sentido del humor porque siempre le hacia reír a Juan hasta cuando ya estaban trabajando en la mina golpeando las piedras y el su amigo le pregunto que parecía que Juan parecía que se había ido a emborrachar solito pero Juan no le respondía nada y Manuel seguía esperando su respuesta y Juan le empezó a acompañar en el callejón angosto y le empezó a contar de un hombre que s u apellido era Gonzáles y le dijo que tenia muchas mulas pero el ni le creía porque dice que había llegado con un burrito flaco y una mula lastimada y muerta de hambre pero Juan no le respondía siempre he iban por el callejón y su amigo Manuel le empujaba suavemente mientras le iba contando Capitulo IV Tempestad en la cordillera Ya todos habían llegado a la chicheria era un cuarto pequeño que su puerta no tenia mas de un metro de alto ahí adentro era una especie da banquillos al fondo era un patio pequeño y su piso era desigual al final de ese patio era un techo de calamina entonces todos empezaron a hablar y estaban hablando de Gonzáles y decían que era un ladrón y Gonzáles dijo que no que era mentira lo que habían dicho de el que eran unos habladores y que ya le estaban calentando Gonzáles y ya se estaba molestando por lo que decian de el y mas bien el era el que buscaba a los ladrones de mineral pero Manuel le dijo que se calme que solo era una chanza y que no se moleste y el dijo a la dueña que lleve de una ves las jarras de chicha y llevo y Manuel le dijo que l preste una guitarra mas porque Juan sabia tocar muy bien y llevo la guitarra y Gonzáles saco debajo de su poncho un charango y empezó la farra Manuel le pregunta a la dueña que donde estaban sus hijas y salieron ahí el la chicheria habían dos parroquianos y ellos empezaron a bailar con sus hijas y Manuel le dijo a la dueña que una de sus hijas había salido pasable pero la otra fea pero ya todos estaban bailando y Juan tocaba muy bien la guitarra pero siempre pensando en el sueño que había tenido en la tarde de María de todo Capitulo V Tempestad en la cordillera Se acordó como Juan y María se casaron el casamiento entra campesinos era solo como una fabrica pequeña que solo se ocupaba de cultivar y nada mas y los vecinos o los padres tenían que ayudar a levantar una casucha pequeña y unas ovejas y si los esposos eran bien entonces tenían una vaca o do un caballo y un buey no había tiempo para que para refinamientos ni sutilezas no había tiempo para eso a Juan le gustaba lo que María reía cada ves a Juan le gustaba lo que María era muy suave cada ves que se iba a atrabajar al rancho volvía y de la puerta escuchaba su vos suave ella pagaba la comprensión y el cariño de Juan

con efusiones propias que a veces sorprendían su risa era como el agua en el arroyo Capitulo VI Tempestad en la cordillera Su hijo nació casa después de su matrimonio el primer hijo que tuvieron era hombre se llamaba Juancito y después n ació su hija que se llamaba marucha Juan con su hijo se llevaban muy bien era como si hubiese un secreto entre los dos era parecido a Juan Juan lo quería mucho a su hijo casi nadie lo notaba pero su hijo sabia que así era que Juan lo quería mucho pero con marucha no era lo mismo porque ella salio igual a su madre bulliciosa atrevida reidora pero en su cariño se dio cuenta que era lo mismo que su esposa que María era el mismo amor pero con un nuevos ingrediente y ese ingrediente lo hacia el amor mas profundo de Juan hacia su hija algunas veces hasta alcanzaba a darle un beso pero claro que siempre se fijaba que nadie viera eso el amor da padres crecía mas en María y en Juan Capitulo VII Tempestad en la cordillera Los dos eran jóvenes pero no podían prosperar y Juan dijo que se quería ir a trabajar a las minas. Después de un tiempo llegaron unos vecino que se fueron y vendieron su chacra y cuando volvieron se compraron mas chacras ganada y muchas cosas mas se noto que habían progresado se notaba que se hacían enriquecido a la medida de los campesinos eso era una fortuna y eso no era secreto para nadie entonces los dos decidieron que se iban a ir a trabajar a las minas por unos cinco años o menos y cuando ellos se fueron se fueron otros campe sinos mas como sus padres habían dejado vencer por la tentación en las salitreras en la costa de Chile. Los dos ya empezaron su viaje en camiones a pie con sus hijos en la espalda hasta que ya llegaron a la cima del monte a las minas sus hijos de Juan lloraban al ver así a su papa y María no sabia que hacer porque solo era ella con los dos y en la cima que hacia un frió terrible pero María tenia mucho vigor de su cuerpo Capitulo VIII Tempestad en la cordillera Al principio todo fue bien a Juan lo contrataron rápidamente ya que tenia músculos era menor de 30 años y era elástico pero el sueldo no era tanto como decían solo era 5 o 6 pesos diarios pero eso les alcanzaba ya que María también trabajaba. Juancito y marucha al principio hacia tanto frió que les sangraba la cara pero después se fueron acostumbrando y ya no les sangraba la cara. Juan no les veía mucho a los tres ya que se levantaba para ir a trabajar a las cuatro de la

mañana y volvía cansadísimo por agarrar el taladro ocho horas no tenia ganas ni para hablar. María en la mañana hacia la comida para los peones y en la noche hacia chicha para los peones que les dejaron a su familia y para otros que eran solteros, Juancito y marucha jugaban mucho los dos Juancito sacaba todo lo blanco da las piedras con un cuchillo de cocina y de eso María se enojaba mucho y marucha jugaba a que hacia la comida con la ollitas que le regalo Juan los dos querían ser como sus padres los niños tenían la tez oscura y María siempre tenia las manos rajadas y esa era la razón de ser de Juan. Y todo comenzaba al otro día algunas veces a Juan le tocaba el turno de noche claro que eso solo afectaba a María Juancito y marucha ya que Juan en la mina casi siempre le parecía que era de noche solo tenían unas lámparas y una llama diminuta pero había suficiente luz como para que sostengan los taladros firmes algunas veces a Juan no le gustaba ese trabajo porque parecía que era un gusano atrapado y perdido en un laberinto que era muy hondo y además que era muy pesado el aire del socavón Juan cada ves que perdía la noción del tiempo y eso no le gustaba salía del socavón corriendo y gritando por todas partes así es como conoció a Manuel porque en una de esas salidas locas de Juan del socavón entonces Manuel se empezó a matar de la risa y eso contaba a todos Manuel hasta le contó a la que vendía chicha y la dueña le pregunto que porque hacia esas operías y le dijo que le cuente pero Juan no sabia que desde mucho rato ya era el tema y todos se reían de lo que hacia y la dueña le dijo que le cuente porque hacia esas operías pero Juan no quiso contestar y se fue afuera con Gonzáles y le pregunto que si el trabajaba en Tapacarí y le dijo que si y Juan le pregunto que si el burrito iba a ir con carga y le dijo que no entonces Juan le dijo muy suave que si se los podía llevar a sus dos hijos y le dijo que no sabia por la policía minera y Juan le dijo que no se preocupe de eso porque ellos solo se fijaban en los trabajadores que debían a la compañía y Gonzáles le dijo que le tenia que dar algo de dinero y Juan le dijo que si que le iba a dar por el flete de el burrito pero Gonzáles no quería solo eso y le dijo que de la mula mas y eso que la mula no iba a cargar nada y no quiso siempre y le dijo que por lo menos le de 200 y Juan pensó en ese momento que tal vez era cierto lo que decía su amigo Manuel que le era un ladrón de mineral y le dijo que si no quería pagar esa cantidad para que ya hablar que no iba a hacerlo por menos porque se las iba a ver con la policía minera y Juan le dijo que siempre le había hecho la policía para que este as y Gonzáles viendo que cayo en su propia trampa quiso corregir su error y le dijo que por ser amigo del paisano de Manuel entonces le iba a cobrar solo 150 pesos nada mas Juan pensó que seguía siendo un robo pero iba a aceptar ese robo porque ahí en la mina marucha no tenia futuro y además que Juan se iba a escapar para volver a su chacra y ahí todo iba a ser diferente. Gonzáles acepto pero Juan le dijo que le iba a dar solo 100 porque como se había muerto María hace una semana entonces que no tenia nada mas que 100 y Gonzáles le dijo que ya y le dijo que esa misma noche iba a salir a eso de las 3 y le dijo que les envolviese bien en una frazada a los dos porque tales iba a nevar y ahí si iba a hacer mucho frió y otra ves entraron a la habitación donde estaban todos Capitulo IX Tempestad en la cordillera

Juan le hizo despertar a Juancito y le dijo que ya se iban a ir pero Juancito todavía estaba medio dormido y le pregunto que si Juan ya se iba a su trabajo y de nuevo le dijo que se iban a ir entonces con mucho esfuerzo Juancito despertó todavía no estaba bien despierto pero después ya y vio que estaba ahí Gonzáles y Juan le dijo que se iban a ir con el y que Juan les iba a alcanzar después porque sino los policías les iban a perseguir y Juan se iba a escapar solo ya hasta mientras estarían con Gonzáles en Tapacarí y que Juan iba a ir a Tapacaí en la noche y le dijo que se vistiera y que le haga despertara a la marucha mas y Juancito le hizo caso y empezó a vestirse y le hizo despertar a la marucha y comenzó a llorar y ya se calmo pero después Juancito le dijo que se iban a ir porque sino los policías les iban a ir a buscar y ya también de eso empezó a llorar y Juan la marco y viendo a su papa otra ves se callo y se quería volver a dormir pero Juan la puso de pie y le hizo despertar y ahí Juan vio a su mujer pero en niña pero para dejar eso empezó a ordenar y a darles desayuno para que se olvide de eso de una ves pero en ese momento Juancito le pregunto que si su mama mas iba a ir y Juan no sabia que responderle y le dijo que si que ella mas iba a ir pero que ya se apuren porque ya era tarde después con la ayuda de Gonzáles les envolvieron bien con las frazadas y les acompaño hasta la senda era difícil ver por donde iban porque era todavía muy oscuro Capitulo X Tempestad en la cordillera Todavía era de noche y Juan vio bien si las ataduras estaban bien sujetas para que no se cayera Juancito y la marucha y entonces empezaron a charlar con Gonzáles y le dijo que al día siguiente el iba a ir así que iba a estar en la mina con el turno de las 4 hasta las doce de la tarde y que de noche se iba a escapar y Gonzáles le dijo que si que no se iba a poder perder porque solo eran 6 leguas y Gonzáles le dijo que ya que se tenia que ir porque iba a nevar y Juan le pregunto que como sabia y Gonzáles le respondió que porque el cielo estaba bien cargado y que los animales estaban inquietos y en verdad la mula y el burro estaban inquietos después Juancito le dijo a su papa que se iba a apurar y que vaya con su mama mas y Juan le respondió que si iba a ir detrás de ellos con su mama mas pero ellos no sabia que su mama murió y que Juan iba a ir recién al día siguiente pero ya se tenia que despedir y le dijo a Gonzáles que les cuidara bien y a Juancito que cuidara bien a su hermana y le dijo que le de comida y todo y le dijo que si y Juan ya se estaba yendo pero no pudo resistir y volvió y les dio un beso a Juancito y a la marucha la marucha estaba casi dormida pero cuando le dio el beso despertó un poco y sonrió un poco y se durmió Capitulo XI Tempestad en la cordillera Cuando viajaban en la cordillera lo único que se hacia era subir y bajar pero subidas interminables para bajar de nuevo hora tras hora día tras día Gonzáles hizo un trato con su amigo que se llamaba pedro pero nunca se entero de su apellido y quedaron en un trato de que el le iba a dar el mineral robado y Gonzáles le iba a dar algunas municiones como maíz azúcar coca y algunas veces le pedía dinero pedro ya era viejo y solo vivía de sus rocas y algunas veces le pagaban mas de las paja que el vendía

y con eso se iba a tomar chicha y se perdía días enteros y Gonzáles le vio un día anterior en la mina tomando chicha así que le tenia que esperar en una choza que pedro tenia en la montaña no se veía las huellas para ir a la choza solo conocía Gonzáles pero igual le daba miedo que le encontrara la policía minera y además que tenia una carga mas que eran los niños. En esas montañas no nevaba muy seguido solo se veía la nieve en la punta de las montañas, había un paisaje hermoso porque solo se veían las puntas de todas la montañas y todas tenían nieve pero cuando nevaba en las montañas era una tormenta increíble porque no solo era como un granizo si no es que había aire que soplaba muy fuerte y la nieve que eran muy grande y algunas veces que caía con granizo mas y eran muy grandes y además cuando había esas tormentas se pierde completamente la noción del tiempo y había un viento que te hacía dar escalofríos Capitulo XII Tempestad en la cordillera Gonzáles, Juancito y la Marucha ya llegaron al desvió del camino que era uno a Tapacarí y el otro a la casa del pedro y Gonzáles no sabia que hacer no sabia si ir a la casa de pedro con los dos niños o dejar a los niños he ir el solo o por ultimo que ya no vaya a recoger el mineral robado pero no sabia cuando iba a poder recoger nuevamente el mineral que era una cantidad muy grande y tenia que la policía minera encuentre a pedro y se lo lleve y ya no tenia mineral ya estaba desesperado porque encima se vena una tormenta. No sabia que hacer porque Gonzáles se tenia que bajar por un camino que casi no se notaba y que era todo bajada y además que para ir desde ahí a Tapacarí tenia que salir dos leguas mas delante de donde estaban en ese momento pero ya decidió y le hizo despertar a Juancito y le dijo que ya que se tenia que bajar Juancito parecía un poco dormido todavía y le pregunto que si ya habían llegado que si ya era Tapacarí y le dijo que no que todavía pero que ya iban a llegar y le hizo despertar a la marucha mas viendo que no estaba ni su mama ni su papa y que le conocía a ese señor empezó a llorar y Juancito le dijo que no llore que ya iban a llegar su mama y su papa entonces Gonzáles saco un pañuelo y tenia mote y eso le alcanzo a la marucha y se callo porque era entendible que no podIa llorar y comer y ya se callo y empezó a comer y Gonzáles le explico a Juancito que tenían que hacer le dijo que tenia que ir caminando por un camino que era angosto y que no se iban a perder porque ese caminito estaba bien clarito y que caminaran nomás que Gonzáles les iba a dar alcance después y Juancito medio asustado le dijo que se apure y le respondió que si que era allí abajo señalando con su mano y ya empezó el viaje para Juancito y la marucha y Gonzáles se fue con sus animales Capitulo XIII Tempestad en la cordillera Juancito ya estaba en camino con la marucha que apenas podía comer su mote por lo que estaba tan atareada los niños del campo ya estaban acostumbrados a esa clase de frío que tengan que recorrer esas distancias ya que algunas veces los vecinos vivían a unas dos o

tres leguas Juanito le tomaba de la mano a la marucha y le estiraba muy suave pero la marucha ya no quería caminar ya que era tan pequeña y se apoyaron en una piedra y la marucha le dijo a Juanito que le quería esperar a su mama y a su papa y Juanito no sabia que hacer con ella y hasta que se levantaron de nuevo y empezaron a caminar muy suave ya que habían piedras que eran un obstáculo para que caminen bien Capitulo XIV Tempestad en la cordillera Gonzáles llego tres o cuatro horas después de que les había dejado a Juanito y a la marucha llego a la casa de pedro pero vio que no estaba solo vio que estaba en una esquina un poco de fuego entonces pensó que ya había llegado y que había ido a recoger agua a un arroyo que estaba mas abajo después se acostó un momento y espero pero después se levanto y vio que envés de que el día se aclare se oscurecía y le daba mas miedo de que podía pasar con Juanito y la marucha y salio a ver si pedro estaba afuera si ya estaba llegando y vio que ya estaba llegando y le dijo que se apure con sus manos hasta que llego y le dijo que se apure que se tenia que ir ese día que no podía tardarse mas y le empezó a dar las municiones azúcar coca y todo lo demás y pedro le dijo que no se apure que ese día no se iba a ir porque ya estaba llegando la tormenta y que Gonzáles ya sabia como eran las tormentas y que eran muy pero muy graves y Gonzáles le respondió que no que se tenia que ir y además que el ya sabia por donde era el camino que ya había ido por ahí desde muy chico entonces pedro pensó que talvez Gonzáles tenia miedo de que la policía le iba a agarrar o que ya le estaban persiguiendo y entonces le empezó a ayudar a cargar todo el mineral robado después Gonzáles no sabia por donde ir si por el camino que salía después de dos leguas o por donde había ido a la casa de pedro y pensó que en cuatro horas o mas Juanito y la marucha ya habían caminado mas y decidió que iba a ir por el camino que salía dos leguas mas adelante pero ya ni sus animales querían ir estaban inquietos y se querían quedar en la casa de pedro porque ahí había un corral en el que podían estar refugiados de tanto frió pero Gonzáles seguía peleando contra el frió hasta que llego al camino de Tapacarí no sabia por donde ir pero después con pena hizo una cruz en el pecho y hacia el cielo pensó que los dos niños estarían ya mas adelante pero no estaban mas atrás he hizo las dos cruces y se fue y les dejo abandonados a Juancito y a la marucha Capítulo XV Tempestad en la cordillera Juanito y la marucha ya no podían con la tormenta hasta que la tormenta hizo llorar a la marucha y se quedaron a descansar ahí en las rocas en medio del frió hacia tanto frió que Juanito empezó a llorar también entonces los dos empezaron a perder la razón pero primero la marucha y se fue callando y después Juanito y Juanito recordó el consejo de su padre que el ya era un hombre y que le tenia que cuidar a su hermanita y le empezó a abrazar con todas sus fuerzas para calentarla en tanto frió y los dos se durmieron, la tormenta empezó a ca

lmar ya no habían rayos y tampoco ya había tanto viento ya se calmo todo lo único que había era nieve y caía mucho y muy grandes. La tormenta en total duro unos dos días ya a los dos días ya todo era claro el cielo ya estaba con sol ya no estaba nublado y todos los cerros estaban cubiertos de nieve y con el solo se hizo muy duro y además cristalino como agua todo era blanco y en la mina donde trabajaba Juan se comento que en los cerros había muerto un indio y muchas llamas y además que en la mina hubieron muchos casos de ceguera temporal Capitulo XVI Tempestad en la cordillera Después de ocho días recién llego la noticia de que habían muerto los hijos de Juan Mamani Poma pero nadie encontró a Juan unos decían que fue a buscar a sus hijos y otros decían que fue a buscar a Gonzáles pero nadie sabia donde estaba después unos indios llamaron al corregidor y le dijeron que habían visto unas trenzas en las montañas que eran delgadas y entonces ese momento se organizo una grupo de mineros para ir a las montañas y buscar Entonces todos fueron tuvieron que usar dinamita para encontrar a los dos niños ya que era mucho hielo después de hacer reventar algunas dinamitas vieron que estaban ahí los dos en el hielo Juanito estaba bien abrazado a la marucha y les sacaron no pudieron despegarlos ya que estaban muy bien pegados y decidieron que a los dos les iban a enterrar juntos les llevaron a la mina y todos empezaron a llorar hasta las madres que casi nunca lloraban y agarraron a sus hijo abrazándolos bien y empezaron a llorar todos los indios. Fin Personajes: Juan Mamani Poma, Juanito, Marucha, María, Gonzáles, Manuel Condori, Pedro, Biografía: Guevara Arze, Walter (Ayopaya, Cochabamba, 1911-1996) Abogado, catedrático, diplomático, narrador. Redactó la "Tesis de Ayopaya". Fue diputado, senador, canciller y embajador en Francia. Elegido presidente interino en 1979, ese mismo año fue derrotado por el cuartelazo encabezado por el Cnl. Natusch Busch. Obras principales: Tempestad en la Cordillera (1979), Radiografía de la negociación con Chile (1978), Bases para replantear la revolución nacional (1988), Radiografía de la negociación del gobierno de las Fuerzas Armadas con Chile (1988) y La cuestión marítima al finalizar el siglo XX (1992). Comentario valorativo: Tempestad en la cordillera es una obra que lo pueden leer todos me parecio una obra muy bonita me gusto todo hasta como la cuentan con todo detalle hasta como hablan los

indígenas Escenario: La mina, la cordillera, la casa de pedro, Tapacarí

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->