P. 1
SEMINARIO DE CAPACITACIÓN DE LÍDERES

SEMINARIO DE CAPACITACIÓN DE LÍDERES

4.0

|Views: 6.405|Likes:
Publicado porpastor_celulas2071

More info:

Published by: pastor_celulas2071 on Mar 18, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/02/2013

pdf

text

original

Seminario de Líderes. Hno.

Raúl Antonio Lemus

SEMINARIO DE CAPACITACIÓN DE LÍDERES
PASTOR RAÚL ANTONIO LEMUS
LAS BASES ESCRITURALES Y LA HISTORIA DEL MOVIMIENTO CELULAR. (Hechos 2:46). ¿A qué se refiere la Biblia cuando dice que los cristianos se reunían en el templo? Se refiere al templo judío el cual no era un local para recibir personas. Era un edificio relativamente pequeño diseñado para impedir el acceso a las personas. Solamente el sumo sacerdote podía entrar una vez al año. Los cristianos se reunían en el patio del templo, no dentro del templo. No había en Jerusalén otro lugar donde se pudiera dar cabida a tantas personas. Además, por ser un lugar público, era adecuado para la presentación del mensaje de salvación. Resumiendo. La Iglesia del Nuevo Testamento tenía dos tipos de reuniones: La celebración: Que se realizaba en lugares públicos. Era una reunión masiva de los cristianos. Las reuniones en las casas: Era lo que hoy llamamos células. Era una reunión de un grupo pequeño. Las iglesias celulares alrededor del mundo tienen sus celebraciones en sus auditorios y las reuniones en las casas. No habían locales para el culto cristiano acostumbraba reunirse en las casas de los creyentes (Hechos 12:12; Romanos 16:3-5; Colosenses 4:15; Filemón 2). La clave del crecimiento en la Iglesia del Nuevo Testamento es que sabía equilibrar sus reuniones grandes y pequeñas, la celebración y las células. Actualmente, las iglesias más numerosas en el mundo son todas iglesias celulares y todas dan énfasis a ambas reuniones. QUE ES UNA CÉLULA Y COMO SE MULTIPLICA Antes de definir qué es una célula es importante establecer la diferencia entre una iglesia con células y una iglesia celular. Una iglesia con células es aquella donde el trabajo con células es solamente otro departamento de la iglesia al lado del departamento de señoras, de jóvenes, de caballeros, de niños, etc. Las células son otra actividad más de la iglesia. Una iglesia con células es aquella donde el Pastor nombra a un encargado del La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 1

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus departamento de células de la misma manera que existe un encargado para los otros departamentos y programas con los que la iglesia trabaja. Una iglesia celular es aquella donde el trabajo con células es la actividad de la iglesia. Es una iglesia con un solo departamento: las células. En una iglesia celular el Pastor es el que está al frente del trabajo sustentando la visión, estableciendo las metas, evaluando resultados, usando su creatividad para perfeccionar la aplicación del sistema. El trabajo celular no se delega en un encargado. Mucho se ha repetido que en una iglesia celular el trabajo con células es la columna vertebral. Nada sustituye el papel que las células juegan en la vida de la iglesia. Otro concepto básico que es necesario definir es referente a la diferencia entre un grupo pequeño y una célula. Toda célula es un grupo pequeño pero no todo grupo pequeño es una célula. Un grupo pequeño es cualquier cosa que siendo pequeña es también un grupo. Hablando de grupos de personas pudiera decirse que cualquier reunión con menos de 15 personas es un grupo pequeño. Dentro de esta definición de grupo pequeño entra cualquier reunión de hermanos que se realiza para tener comunión, para tomar café, para discipular, para que los jóvenes tengan confraternidad, etc. Todos los mencionados son grupos pequeños y alguna utilidad podrían tener para la vida de la iglesia, pero, ninguno de ellos es una célula. DEFINICIÓN DE CÉLULA: Es un grupo de 4 a 16 personas que se reúnen semanalmente fuera del edificio de la iglesia con el propósito de evangelizar, confraternizar y edificarse, y que están comprometidos en las funciones de la iglesia local. Los componentes de una célula son la evangelización, la confraternización y la edificación. En una célula hay crecimiento en número, en la relación con los demás y en la relación con Dios. Si alguno de estos tres elementos esta ausente entonces tenemos un grupo pequeño pero no una célula. Los tres componentes de la célula deben estar equilibrados. Si se enfatiza la confraternización sobre los otros dos elementos la célula se deformará para enfocarse en dinámicas de comunión y descuidando la formación de nuevos líderes. Si se enfatiza la edificación la célula se deformará y pondrá su mirada hacia adentro olvidándose de los perdidos. Si se enfatiza la evangelización la célula perderá eficacia porque muchos saldrán por la puerta trasera al no equilibrarse la comunión y la edificación. El objetivo fundamental de la célula es la multiplicación. La meta de cada célula es la multiplicación. Las células saludables y que guardan un equilibrio entre sus componentes son las que se multiplican. Las células se multiplican cuando sus miembros aumentan. El propósito del sistema celular es mantener pequeño el número de personas que asisten a una La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 2

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus célula. Las células que tienen más de 16 asistentes comienzan a perder su propósito. Para que se produzca la multiplicación de una célula es necesario que se produzca un proceso que incluye diversos elementos. El invitar a personas no creyentes a la célula es parte del proceso de multiplicación, pero no lo es todo. El proceso, ciertamente comienza con la invitación de personas no creyentes. Luego se les debe evangelizar hasta lograr su conversión. Después de su conversión se les debe visitar sistemáticamente, luego se les debe animar a que se congreguen y reciban ayuda pastoral. Entonces serán alentados, bautizados en agua y serán capacitados para que lleguen a convertirse en nuevos líderes. Solamente cuando se sigue este proceso es cuando la célula se multiplicará. Otros elementos importantes para lograr la multiplicación de las células son: · Orar cada día por los miembros de la célula. · Confraternizar con los asistentes. · Invitar a nuevas personas. · Cuidar de los que ya recibieron a Cristo. · Animar a otros para que se conviertan en nuevos líderes. Hay dos formas de multiplicación celular. · La multiplicación madre-hija. Ocurre cuando una célula, al multiplicarse, genera una nueva célula hija. Al continuar creciendo la célula madre puede continuar generando nuevas células hijas. · Plantar células. Ocurre cuando se abre una nueva célula sin necesidad que se haya originado de una célula madre. Cuando existen condiciones para abrir una célula en un lugar donde antes no habían se está plantando una célula. CUALIDADES DE LOS LÍDERES Y LOS ANFITRIONES El Dr. Joel Comiskey, experto en el ámbito mundial en el movimiento celular, realizó una encuesta entre 700 líderes celulares en las 8 iglesias más grandes del mundo con el propósito de determinar cuáles eran los factores que hacían a los líderes tener éxito en su trabajo. La encuesta se realizó en 1996 en iglesias que se encuentran en países diferentes, con distintos idiomas, culturas y costumbres. La encuesta mostró aquellos elementos que NO tienen nada que ver con el éxito como líder de célula, esos elementos son: · Edad. · Estado civil. · Sexo. · Educación. · Personalidad. · Dones espirituales. La encuesta demuestra que tanto las personas introvertidas como las extrovertidas tuvieron éxito en multiplicar sus células. Dios usa la personalidad que ha dado a cada cual.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 3

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Hay mujeres que piensan que el liderazgo es un asunto de hombres pero la encuesta demostró que tanto hombres como mujeres pueden tener éxito como líderes. Un dato interesante: más del 80% de los líderes en la iglesia del Pastor David Yonggi Cho son mujeres. También existen las personas que piensan que para ser un líder eficaz se necesita tener un don de Dios. La encuesta no muestra ninguna conexión entre dones particulares y el éxito como líder celular. Las necesidades de la célula son suplidas por la suma de los dones de cada uno de sus miembros. No es necesario que el líder posea todos los dones. Otra idea común es la de pensar que la educación es un elemento esencial para funcionar como líder. La encuesta demostró que las personas que no tienen educación formal son tan efectivos como los que sí la tienen. Las personas que han hechos cosas importantes en la historia son aquellas que rehusaron ampararse en pretextos para justificar su fracaso. Sobrepusieron a sus defectos sus ideales y convirtieron sus debilidades en gradas de mejoramiento. Las cualidades de un líder de célula son: · Nacido de nuevo. Hechos 26:16-18. · Bautizado en agua. Mateo 28:19. · Buen testimonio. Hechos 6:3. · Edad responsable. 1 Corintios 13:11. · Miembro de la iglesia por un mínimo de seis meses. 1 Timoteo 4:12. · Comprometido con la iglesia. Romanos 12:11; Hebreos 10:25. · Aprobar el curso de capacitación de líderes. Efesios 4:11. Cualidades de los anfitriones. Los anfitriones son las personas que brindan sus hogares para que allí se realicen las reuniones de célula. Sus cualidades deben ser: · Nacido de nuevo. · De buen testimonio. · Miembro de la iglesia. · Hospedador. · Comprometido con la iglesia y sus actividades. Estas cualidades se aplican a los anfitriones de células permanentes. En el caso de que una célula sea rotativa no existen requisitos, pueden incluso ser personas no creyentes; pero, es importante asegurarse que tal célula sea realmente rotativa y que no esté más de dos o tres semanas en un mismo hogar. El trabajo principal de un líder es buscar nuevos líderes potenciales. El líder puede ocuparse en llevar invitados a la célula, pero, no debe olvidar que su objetivo primordial es buscar nuevos candidatos a líderes. La meta es convertir a cada miembro de la iglesia en un líder celular. REUNIÓN DE PLANIFICACIÓN Y DE CÉLULA. El modelo celular se caracteriza por poseer dos tipos de reuniones en las casas: la reunión de planificación y la reunión de célula.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 4

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus REUNIÓN DE PLANIFICACIÓN: Tiene por propósito evaluar la reunión celular anterior, planear la siguiente, asignar responsabilidades y animar a los miembros de la célula a llevar sus invitados. La reunión de planificación es fundamentalmente para los miembros cristianos de la célula. Debe realizarse con algunos días de anticipación a la reunión celular a fin que los miembros cuenten con el tiempo suficiente para implementar las recomendaciones recibidas. Una buena reunión de planificación dará como resultado una buena reunión de célula, una reunión de planificación deficiente dará como resultado una célula deficiente. La reunión de planificación no es un culto, tampoco es una reunión de oración, tampoco es una reunión para celebrar cumpleaños o para confraternizar. En la reunión de planificación hay oración y confraternización pero su sentido principal es el preparar la próxima reunión de célula. La reunión de planificación solamente debe durar una hora y el programa a desarrollar es el siguiente: 1. Oración inicial. 2. Lectura del Proverbio del día sin comentarios. 3. Compartir las instrucciones para la semana que el líder recibió de su Pastor en la reunión de supervisión. 4. Revisar los resultados de la semana anterior. 5. Planificación de la siguiente reunión de célula. 6. Atender las necesidades de los miembros. 7. Asignación de privilegios para la próxima reunión de célula. 8. Anuncios. 9. Oración final convenida. Durante la reunión de planificación el líder debe evitar el ponerse a predicar, debe ser amable y no impositivo y, lo más importante, dar el ejemplo. REUNIÓN DE CÉLULA: En la reunión celular se cosecha lo que se planificó previamente. La reunión de célula tiene una duración de una hora. Se debe tener cuidado de no caer en la tentación de convertir la reunión de célula en un culto de hogar. La reunión de célula debe estar envuelta en un ambiente de confianza y no se debe trasladar los cultos de la iglesia a las casas. El evangelio es presentado a los no creyentes de manera práctica, mostrándoles cómo los cristianos viven. En lo posible hay que evitar poner las sillas una detrás de otra conservando el orden natural del mobiliario en el hogar. Se debe evitar utilizar una mesa y mucho más un púlpito que lo separe físicamente de los invitados. El programa a desarrollar en una reunión de célula es el siguiente: 1. Bienvenida. Generalmente la hace el anfitrión. 2. Oración inicial. La dirige el líder permitiendo a los invitados que escuchen cómo oran los cristianos. 3. Cantar dos o tres alabanzas. Dirige el líder o un delegado. 4. Dar la enseñanza de la guía. Lo hace el líder. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 5

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus 5. Llamado para recibir a Cristo y oración por las personas que se convierten. Lider 6. Motivación de la ofrenda. Lo hace el líder. 7. Anuncios. El líder o un delegado. 8. Oración final convenida. Después de los puntos anteriores, que se deben desarrollar en una hora, continúa el refrigerio. No hay un tiempo establecido para el refrigerio. Un buen líder es aquel que posee la habilidad de mantener a los amigos en la casa un tiempo adecuado como para mostrarles con su vida lo que es el cristianismo. Durante el refrigerio los miembros de la célula deben olvidarse de los hermanos y dirigirse a los invitados para saludarlos y confraternizar con ellos. El secretario de la célula toma nota mentalmente de los presentes. PREPARÁNDOSE PARA UNA REUNIÓN EXITOSA El deseo de las personas de volver a una célula depende que la misma resulte satisfactoria. Indudablemente, el deseo de todo líder es el poder desarrollar una célula exitosa. Para que ello ocurra es importante tener en cuenta los siguientes principios. ORACIÓN. En una encuesta realizada entre líderes exitosos de células de diversas iglesias en distintos países se encontró que existe una clara relación entre el tiempo que tomaron con Dios y el éxito en multiplicar su célula. Orar por los miembros de la célula es el trabajo más importante del líder para unir y fortalecer su célula en preparación para la multiplicación. Los líderes amplían su efectividad al orar diariamente por los miembros de su célula. Al orar se abrirá la puerta para que las conversiones puedan producirse. Es necesario establecer la diferencia entre lo urgente y lo importante. Lo importante es la relación del líder con Dios en oración mientras que lo urgente es todo aquello que roba su tiempo con Dios. MEDITACIÓN ANTES DE LA REUNIÓN DE CÉLULA. El trabajo de preparación para la célula debe cesar para el líder al menos media hora antes que la misma comience. Debe tomar tiempo para preparar su corazón ante Dios pidiéndole que le dé la llenura del Espíritu Santo. El líder debe buscar la soledad y la oportunidad de estar en silencio en comunión con Dios. Existen muchas cosas que Dios desea decir antes que inicie una célula. El líder debe tener oídos atentos para poder escuchar las instrucciones del Espíritu. PREPARACIÓN DE LA ENSEÑANZA. El líder debe estudiar la enseñanza que se le ofrece en la Guía semanal con suficiente anticipación. Si el estudio de la lección se deja siempre para última hora el líder no habrá asimilado adecuadamente las verdades de salvación que deben transmitirse. Al hacer su estudio el líder debe tomar nota de dudas o preguntas que le surjan para, luego, consultar con su Pastor y estar preparado a la hora de compartir el evangelio con los invitados. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 6

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus SABER ESCUCHAR. Para que los amigos se sientan con deseos de volver a una célula es importante que se sientan bien tratados. Eso incluye el ser escuchados. Las personas buscan quien les escuche. El líder no solamente debe fingir que escucha sino que debe escuchar en verdad. Los líderes celulares escuchan para mejorar la calidad de su célula al resolver los dilemas y orientar a sus miembros. TRABAJAR FUERA DE LA CÉLULA. El líder lo es en todo tiempo. Él no solamente atiende a las personas dentro de la célula sino que lo hace siempre que sea necesario. Las personas en su vecindario afrontarán diversas necesidades y la “hora de servicio” del líder no es solamente aquella de la reunión sino una disposición de todo el tiempo de servir al prójimo. CRECER EN TODO TIEMPO. El líder debe asistir puntualmente a las reuniones de supervisión para ser afinado en el trabajo de llevar las buenas nuevas. No debe olvidarse que el trabajo de capacitación no termina con el curso para líder. La capacitación continúa por toda la vida. CONSERVANDO LOS FRUTOS DE LA CÉLULA Un conocido evangelista dijo: “Cuesta diez por ciento de esfuerzo ganar a una persona para Cristo, pero cuesta noventa por ciento hacer que permanezca en la fe”. La verdad de estas palabras se hace evidente en la medida que el número de conversiones se multiplica en una congregación. Una iglesia que aplique los principios del sistema celular pronto comenzará a ver resultados. Los nuevos conversos vendrán y entonces es cuando el verdadero trabajo comenzará. Para cerrar la puerta del fondo es necesario tomar medidas de atención y cuidado para los nuevos conversos. Las primeras semanas después de la conversión son críticas en la vida de una persona. Por ello, es necesario entrenar a los miembros de la célula no sólo en ganar almas sino también en cuidarlas. Este cuidado inicia con cuatro visitas que se realizan, una por semana, a los nuevos conversos. El líder debe capacitar a los miembros de su célula para realizar dichas visitas y debe llevar un control de la manera en que están siendo realizadas. La visita debe ser en un espíritu cordial, de fortalecimiento, de verdadero interés por el nuevo converso. Dado que la mayor parte de personas que son ganadas para Cristo en una célula han sido invitadas por un miembro de la misma célula, es conveniente que las visitas las haga la persona que comenzó invitando a dicha persona. La primera visita tiene como propósito explicar y reafirmar lo que significa haber recibido a Jesús como salvador. La segunda visita tiene por objeto enseñar a los nuevos conversos sobre la virtud de la oración.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 7

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus La tercera visita tiene como finalidad explicar la importancia de la lectura de la Palabra y animar a la persona a comenzar a leerla cotidianamente. Finalmente, la cuarta visita, es una explicación sobre lo que es el bautismo en agua y el procedimiento que se necesita para recibirlo. Con estas cuatro visitas se habrá atendido al nuevo converso durante su primer mes de vida cristiana lo cual es ya un paso importante. Pero, eso no significa que dicha persona no ha de volver atrás. Cada cristiano necesita un mentor y éste debe serlo por tiempo indefinido o para siempre. El hecho de haber culminado las visitas programadas no significa que el hermano mentor ha finalizado ya su tarea. El cuidar de un alma es un trabajo que demanda disposición, amor por el prójimo, abnegación y lealtad. El mentor debe estar al tanto del desarrollo espiritual del nuevo cristiano. Debo orientarlo, alentarlo y animarlo a participar activamente de la obra de Dios. En caso de enfermedad u otra clase de dificultades, el mentor debe ser el primero en salir en busca de su oveja. Este cuadro demanda un nuevo paradigma del cuidado pastoral. Ya no es posible continuar conservando la idea que el Pastor es quien visita, aconseja, alienta, exhorta y consuela a los santos. En el modelo celular es necesario rescatar el concepto del Nuevo Testamento del sacerdocio de todos los santos para animarse los unos a los otros. Para tener cuidado los unos por los otros. Al cuidar de los aspectos espirituales, físicos y materiales de los miembros de la célula será posible desarrollar en cada persona un sentido de pertenencia a la iglesia celular por numerosa que ésta sea. LA SUPERVISIÓN Y LA DISCIPLINA EN EL SISTEMA CÉLULA La efectividad de los grupos familiares es indiscutible, hemos aprendido lo importante que es saber delegar funciones entre los hermanos no sólo para que todos tengan alguna participación sino también para poder atender un número más amplio de personas. No obstante, esto lleva implícito el riesgo de que a medida que aumenta el número de personas que se involucran en esta labor también aumenta la posibilidad de olvidos, errores u omisiones. De ahí la importancia de la supervisión. La vida del ministro eficaz: Lamentablemente, pareciera que algunos Pastores se hicieron a la idea de que su labor en la obra se limita simplemente a predicar un par de veces a la semana, a visitar de vez en cuando a los miembros, a asistir a funerales y a revisar los programas de la iglesia, esperando pasivamente que el Señor, de alguna manera, bendiga su ministerio con un crecimiento milagroso. Dios nos ha mostrado a través de su Palabra que un Pastor es el siervo que Dios La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 8

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus ha puesto en la congregación para orar y velar por las almas, apacentándolas y dirigiéndolas tanto individual como colectivamente. (2Ti.2:14-15 y 4:1-2; Tit. 2:78; He. 13:17). Cómo preparar supervisores eficaces: El Pastor al igual que Moisés, debe saber hacia dónde conduce a la congregación. El es el que más clara tiene la visión y su vida es poseída por ella: todo lo que hace y dice gira en torno a las células y al crecimiento que visualiza en la iglesia. No pierde su tiempo en asuntos que no aportan beneficios a la labor que Dios le ha encomendado. Vela siempre por actualizarse a fin de alcanzar las metas que se ha propuesto constituyéndose en un ejemplo digno de imitar. (1Ti.4:11-12; Tit.2:7; 1Co.11:1; He.13:7). Esta es la mejor manera de preparar nuevos Supervisores, pues, ellos recordarán mejor las instrucciones que llevan el respaldo del ejemplo. El Pastor debe programar reuniones periódicas con sus Supervisores para informarles de los avances obtenidos, para mostrarles gráficas, estadísticas y las metas a alcanzar. También para darles ideas y estrategias que les faciliten la obtención de los objetivos trazados. La supervisión eficaz: A pesar de poseer Supervisores capacitados, el Pastor no debe confiarse. Semanalmente debe elegir a uno de ellos y acompañarlo en su supervisión inspeccionando las células de su sector para vigilar que los Líderes estén realizando la labor dentro de los lineamientos establecidos. Debe vigilarse: Que la reunión de planificación se realice con seriedad, responsabilidad y de acuerdo al programa establecido.  Que toda célula tenga su programa de visitación para motivar y evangelizar a los amigos asistentes como también para consolidar a los recién convertidos y guiarlos al bautismo en agua.  Que cada Líder y Supervisor lleve al día sus controles estadísticos para que haya un claro panorama del estado de cada célula.  Que todos cumplan con sus funciones respectivas. Que el Anfitrión mantenga su hogar limpio y preparado a la hora de la reunión y se ubique en la puerta para recibir a los invitados.  Que los miembros cumplan con su compromiso de invitados.  Que el líder esté preparado espiritual y mentalmente.  Que el secretario de la reunión lleve actualizada la lista de miembros con los datos de cada uno en su cuadernillo.  Que la reunión no tenga el carácter de un culto sino que se realice según el formato establecido: en un ambiente de cordialidad y atención personalizada.  Que la reunión no dure más de una hora, pues, los amigos se cansan y no vuelven a llegar, además que no se aprovecha el tiempo del refrigerio para tener comunión.  Que la atención a todo miembro de la reunión sea constante.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 9

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus  También es de vital importancia velar continuamente por la condición física, familiar y espiritual de cada supervisor, líder, asistente del líder y anfitrión. Para esto se debe asegurar que todos asistan a las celebraciones en la iglesia y sus actividades. LA DISCIPLINA EN EL SISTEMA El sistema celular requiere de la participación de toda la iglesia; sin embargo, este sistema requiere de todos los participantes el seguir estrictamente el procedimiento establecido, es decir, ser ordenados, disciplinados y obedientes a los principios que rigen el sistema. Notemos tres elementos fundamentales: Dios: Dios debe ser reconocido como cabeza soberana, el poseedor de toda potestad en los cielos y en la tierra. Nada puede impedir sus propósitos de salvación y restauración. Reconozcamos pues la supremacía de Dios. El elemento humano: El hombre, como instrumento de Dios, debe reconocerle como la única fuente de autoridad. Esto debe conducir a todo servidor de Dios a una continua dependencia del poder que el Espíritu Santo otorga. Toca al Pastor a través de una vida disciplinada de oración, ayunos y vigilias, influenciar con su ejemplo a los demás. La organización de trabajo: Cuando una iglesia adopta el sistema celular debe también adoptar una organización adecuada a la nueva estructura de trabajo. En esta nueva organización el Pastor delega en los miembros de la congregación asignaciones tales como: Pastores, supervisores, líderes, anfitriones, ayudas, etc. Para que la estructura funcione adecuadamente es necesario que cada participante trabaje dentro de las normas establecidas. Es responsabilidad del Pastor lograr que todos los participantes se comprometan a cumplir los principios de los grupos familiares. El Pastor debe ser disciplinado, ordenado y empeñar su esfuerzo en los principios, transmitirlos e insistir en ellos ante la congregación. LAS METAS EN LA IGLESIA CELULAR Otra característica de las iglesias celulares es que fijan metas de crecimiento. DEFINICIÓN: Una meta es un objetivo específico que se pretende alcanzar en un tiempo específico. Los elementos de una meta son: · Un objetivo específico. Claridad sobre lo que se pretende. Que cada líder sepa a dónde va, cuál es el camino a seguir. · Un tiempo específico. Un objetivo específico sin un tiempo para ser alcanzado no constituye ninguna meta. Es necesario establecer el tiempo cuando se pretende alcanzar el objetivo. Una encuesta entre iglesias celulares demostró que es mucho más probable que los líderes que poseen una fecha establecida para multiplicar sus células lo logren, que los que no poseen una meta fija. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 10

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Si bien es cierto que la obra de Dios depende de su voluntad soberana no se debe dejar de lado que su voluntad es la salvación de los perdidos. A mayor multiplicación celular mayor número de perdidos alcanzados. Seguramente que es la voluntad de Dios que las células se multipliquen pero es necesario establecer una fecha para esa multiplicación. "si no se les da una meta no tienen ningún propósito para continuar con la célula”. En otra parte también afirma: “Muchas iglesias están fallando en su sistema celular porque los dirigentes no dan a sus miembros una meta clara ni un recuerdo constante de ella. Si no tienen una meta, se reúnen simplemente para convivir”. Las metas se establecen de acuerdo a las condiciones de cada iglesia. No existe una norma rígida. Cada Pastor debe ser creativo en la aplicación del principio de establecer metas de crecimiento, pero nunca debe dejar pasar el tiempo sin establecerlas. Cada meta es un desafío para un tiempo específico. Por ello, muchas personas le temen al establecimiento de metas. Es importante evitar el idealismo con relación a las metas. Es fácil caer en un extremismo bajo el pretexto de la fe en Dios. Pero si las metas que se establecen son razonables y, por lo tanto, alcanzables solamente resta establecer las prioridades y aplicar las habilidades necesarias para ir avanzando progresivamente a su cumplimiento. Una vez establecida la meta el líder debe comenzar a distribuir esa meta entre el tiempo con que cuenta y los miembros de su célula. Debe asignar responsabilidades específicas para cada persona y el tiempo para alcanzarlas. Debe también revisar periódicamente que los miembros de su célula verdaderamente estén trabajando en su asignación. Una encuesta muestra que los líderes que semanalmente animan a sus miembros a traer nuevos invitados a la célula duplican la capacidad de multiplicación de la misma; en contraste con los líderes que mencionan el tema sólo de vez en cuando o nunca. Las metas solamente se lograrán por una insistencia permanente en que el objetivo de la célula es la multiplicación. Generalmente el ritmo de crecimiento de una iglesia pequeña es mucho mayor que el de una iglesia numerosa. También es verdad que el ritmo de crecimiento de una iglesia que hace una transición adecuada al modelo celular es más alto que el de una iglesia que nace bajo el sistema celular. Estas consideraciones deben tenerse en cuenta a la hora de establecer las metas. Una vez establecidas las metas éstas deben ser anunciadas como un desafío que la iglesia alcanzará victoriosamente. Se debe colocar en un lugar visible la meta escrita en letras grandes de manera que sea un recordatorio permanente para la iglesia que existe una meta por alcanzar. Mientras más visible sea la ubicación de dichos letreros tanto más empeño es el que el Pastor está poniendo en el trabajo celular. Algunas iglesias celulares acostumbran poner sus metas por escrito al frente, junto al púlpito. Reforzando visualmente la meta que se pretende alcanzar.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 11

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Obviamente, una meta escrita no es suficiente. El Pastor debe hacer mención de la meta siempre que sea pertinente. Debe guiar en oración a la iglesia por el alcance de la meta. Debe impregnar de tal manera a la iglesia de la meta propuesta hasta lograr que cada miembro haga suya la visión y ponga el empeño necesario por alcanzarla.

¿CÓMO OBTENER NUEVOS LÍDERES? El sistema celular es en realidad una estrategia de liderazgo. Los líderes son la base. El crecimiento de una iglesia celular es directamente proporcional al número de líderes de que se disponga. No se debe cometer el error de enfocarse en el número de células. El enfoque debe ser en el número de líderes. El crecimiento de cualquier iglesia celular es el resultado de la eficiencia de la misma en capacitar a nuevos líderes celulares. Las iglesias exitosas son las que ganan ventaja entrenando a todos los santos para hacer la obra del ministerio. Cada miembro debe ser visto como un líder potencial. El sistema celular es un ciclo que se alimenta a sí mismo: nuevas células producen más personas alcanzadas, más personas alcanzadas producen nuevos cristianos, nuevos cristianos producen nuevos candidatos a líderes, nuevos líderes producen nuevas células y, así, el ciclo se cierra y completa. Es importante cuidar de cada uno de los elementos de este ciclo a fin de asegurar que siempre habrá nuevos candidatos a líderes. Cualquiera de los elementos que se descuide conducirá a un rompimiento del ciclo celular lo que producirá el estancamiento del crecimiento. Las células son criaderos de líderes y es importante aprovechar tanto recurso humano que la obra de Dios demanda. Jesús dedicó un 51% de su tiempo al ministerio público y el restante 49% a la formación de sus discípulos. Ese es un porcentaje sorprendente que nos muestra el énfasis que Jesús dio a la formación de líderes. Para obtener nuevos líderes es importante seguir los siguientes principios: Primer principio: Instruir a los líderes actuales sobre su objetivo principal. Si bien es cierto que el líder debe dar ejemplo a los miembros de su célula llevando invitados, su trabajo principal es, en realidad, encontrar al próximo líder celular. Para los miembros la célula es lo que posibilita alcanzar a otros para Cristo, para el líder la célula es lo que posibilita formar nuevos líderes. Segundo principio: Permitir que cada miembro realice funciones celulares significativas. Una vez los líderes actuales han escogido a un miembro de su célula para convertirlo en un nuevo líder debe comenzar a instruirlo permitiéndole desarrollar ciertas funciones como: oración de bienvenida, dirección de alabanzas y, en casos avanzados, impartir la enseñanza.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 12

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Tercer principio: Asegurarse que el líder potencial reciba entrenamiento adecuado. El líder debe conducir al candidato al curso de capacitación con el fin que reciba las herramientas que le permitirán convertirse en un nuevo líder. La capacitación de un nuevo líder es permanente, no queda completada con el curso de capacitación. Cada nuevo líder debe continuar teniendo un mentor, debe complementar su capacitación exteriorizando sus dudas y preguntas en la reunión de supervisión. El Pastor celular debe reclutar y entrenar a más líderes de los que necesita. No debe escatimar tiempo y recursos en el entrenamiento de nuevos líderes. Dentro de una iglesia celular el paradigma es que la capacitación de un nuevo líder comienza con la conversión de una persona. Luego debe existir un procedimiento de atención inmediatamente después de la conversión. El llegar a ser un líder debe esperarse como cosa natural en todos los creyentes. .

EL PASTOR Y SU VISIÓN DE CRECIMIENTO El Pastor ocupa un lugar preponderante dentro del sistema celular. Las células no funcionan de manera mecánica, es la obra de Dios y ésta no puede ser realizada si se desliga de los ministros. Consecuentemente, el ministro es parte indispensable del sistema celular. Una iglesia puede poseer un sistema celular adecuado pero si el Pastor no es un varón de Dios las células no funcionarán. En cambio una iglesia pudiera no tener el sistema celular pero si el Pastor es un varón de Dios la iglesia crecerá. No solamente es necesario comprender los componentes del sistema celular; es vital que el Pastor comprenda que su ministerio es clave para el buen funcionamiento de las células. El Pastor es el motor que energiza el trabajo celular. Para que suceda algo diferente en el crecimiento de una iglesia es necesario que el Pastor comience a pensar diferente y a ejecutar los cambios que

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 13

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus sean necesarios. Si seguimos haciendo siempre lo mismo es imposible obtener resultados distintos. Para que eso sea posible el Pastor debe crecer. Ninguna iglesia crecerá más que su Pastor. Una iglesia grande solamente puede ser sostenida por un Pastor que sea grande a los ojos de Dios. El Pastor debe crecer en su LLAMADO. Ser Pastor no es ejercer una profesión para la sobre vivencia diaria. Es cumplir con el llamado de Dios para desarrollar la labor de la salvación eterna. Es el guerrero que pelea las batallas de Dios. Si el Pastor no ve el púlpito como el altar donde ha de derramar su vida a favor de los perdidos es mejor que se olvide de las células y del crecimiento. El Pastor debe crecer en ORACIÓN. La vida de oración es característica de las iglesias celulares. Pero las iglesias no se dedicarán a la oración sino bajo el ejemplo de su Pastor. El trabajo celular se impulsa sobre las alas de la oración. El Pastor debe crecer en PASIÓN. El ardor de la iglesia para el trabajo celular solamente puede desencadenarse a partir de un Pastor ardiente. Un Pastor lleno de dudas, tímido, desinteresado no podrá encender la llama entre la congregación. El Pastor debe vivir su visión y transmitirla con fervor a sus ovejas. Más que las palabras, las ovejas entienden el lenguaje del ejemplo. Nadie podrá permanecer sentado si ve a su Pastor ardiendo por salvar las almas perdidas. El Pastor debe crecer en su DEPENDENCIA DEL ESPÍRITU SANTO. El Espíritu Santo no es solamente una doctrina estampada en algunos libros de teología. Es la persona real que debe dirigir los destinos de su Iglesia. El Pastor debe aprender a escuchar la voz del Espíritu. Sus mensajes deben ser recibidos en la cámara secreta de oración en una dependencia humilde del Espíritu de Dios. El Pastor debe crecer en la PALABRA DE DIOS. La pasión que no se fundamenta en la Palabra de Dios es solamente emoción. Las emociones son pasajeras y toda visión basada en emociones no contará con la perseverancia que el trabajo celular amerita. Sin un sólido y creciente conocimiento de la Palabra de Dios no puede asegurarse la conservación de una iglesia numerosa. Sin Palabra sólida la iglesia puede crecer como la hierba, alta pero débil. La idea es que crezca como un roble, alta pero sólida. El Pastor debe ser un amante del conocimiento de Dios y de sus obras. No es un cazador de novedades religiosas. Debe ser una persona dedicada al estudio de las Escrituras y de aquellas herramientas que le permitan ofrecer un mensaje que sea vianda sólida para las ovejas.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 14

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus El Pastor debe crecer en CONOCIMIENTO. Los desafíos de una iglesia numerosa son multifacéticos. El Pastor tendrá que enfrentar y resolver situaciones de índole diversa. Eso requerirá amplios conocimientos de los elementos que son importantes para la atención y dirección de la iglesia. Esos elementos son todo el saber humano. Por la misma razón el Pastor debe ser incansable en su búsqueda del conocimiento y de la verdad. El Pastor debe crecer en SANTIDAD. La santidad se posee o no. No se puede ser santo solamente en cierta medida. La santidad debe ser total. El carácter real del Pastor es aquel que se muestra cuando se está a solas. Quien desee que su iglesia crezca debe también crecer en integridad, pureza, justicia, verdad y honestidad. El Pastor debe crecer en HUMILDAD. Un hombre soberbio será aplastado por el peso de la reputación de estar al frente de una congregación numerosa; pero el hombre humilde no puede ser aplastado por el reconocimiento humano. Él ya fue aplastado por la mano de Dios. Cuando un Pastor reúne éstos elementos podrá proyectarse para recibir de Dios la visión para su ciudad, país o el mundo. Con tales características el Pastor no encontrará mayores dificultades en comunicar a sus ovejas el entusiasmo y la disciplina necesarios para impulsar el trabajo celular. El Pastor celular debe creer en verdad en las células. Piensa en ellas, trabaja con ellas, predica de ellas, sueña con ellas. El Pastor celular lee sobre el tema, se informa, se relaciona con hombres claves en el movimiento celular, pregunta, investiga. Respira células y transmite tal pasión a sus ovejas

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 15

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus

LIDERAZGO CON PASIÓN. La pasión en el ministerio celular es fundamental para el éxito. Algunos líderes siguen sin tener resultados, pues, su trabajo está basado en la mediocridad. Por eso, es que aunque ellos siguen el modelo al pie de la letra siguen sin avanzar junto a los miembros de su célula.

Sin pasión se desiste rápidamente de la metas. No se lucha por obtener resultados, no se gime delante de Dios para que él salve las almas. Es como estar acostado en una hamaca frente a un terreno infértil esperando que dé fruto. Tiempo después se levanta enojado porque no pasó nada. Igual les sucede a los líderes que carecen de pasión. Buscan las personas para llevarlas a la célula, pero, lo hacen sin el menor interés por ellas, sólo por obtener números, al escuchar el primer no de ellos jamás vuelven a acercarse por sus hogares. Un líder con pasión va como el buen pastor en busca de la oveja perdida. No desiste en buscarla, y si para eso tiene que llegar a la casa de una persona cien veces lo hace, y si es necesario lo hace otras cien veces más. El líder debe infundir pasión por Jesucristo. Si un líder muestra desinterés por la obra de Dios igual serán sus miembros. No espere que sus miembros hagan el trabajo por usted. Si usted lleva un servicio a Dios con pasión tarde o temprano sus ovejas le seguirán. Existen dos tipos de líderes, los que pasan renegando porque sus miembros no ayudan en nada a la célula y se deciden a quedarse de brazos cruzados sin hacer nada también. Los otros mantienen la pasión por Jesucristo y siguen haciendo la obra sabiendo que la obra es de Dios. No desisten aunque nadie quiera ir a la par de ellos. Pueden pasar sin tener resultados y con el negativismo de todos alrededor, pero, están decididos por servir a Dios con pasión. Un líder apasionado es aquel que es ejemplo de sus miembros en todo aspecto, en la oración, en la búsqueda de Dios, en la santidad, en congregarse. Resulta ser un modelo inspirador para sus miembros. Conocí a un líder que jamás se congregaba, sólo los domingos y de vez en cuando algún culto de semana. Pero, era el que nunca tenía resultados en su célula. Siempre renegaba diciendo que nadie lo apoyaba. El hecho era que toda la gente había aprendido a ser como él. LA PASIÓN ES COMO UN FUEGO QUE SE TRANSMITE DE PERSONA A PERSONA Y VA INCENDIANDO A OTROS. Es tan poderosa que puede hacer una gran obra en quién la posea. Para tener resultados en una célula no se necesita tener una

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 16

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus edad determinada o estado intelectual alto, basta la pasión para que pueda tener una célula exitosa. Con esto no estoy diciendo que no es necesario el conocimiento. Es importante, pero, aquel que se olvida de la pasión por Jesús el conocimientotes como un vagazo seco. Para el que tiene pasión el conocimiento le ayuda a hacer el trabajo con eficacia. La pasión es capaz de abrir brecha en los lugares donde había selva, pues, llena de valor a quién la posee. La pasión en una persona hace que ésta lucha constantemente por lograr lo que desea aún teniendo que sufrir por ello. No se trata sólo de implantar el sistema celular, de conseguir un anfitrión o un colaborador, sino que se trata reimplantar el amor por servir a Dios en los miembros de la célula, en los líderes y supervisores porque sino las células solamente se convertirán en un departamento más de la iglesia para estar entreteniendo gente sin hacer nada beneficioso para el Reino de Dios sobre la tierra. EL CORAZÓN DEL LÍDER Dichosos los de corazón limpio, porque ellos verán a Dios. Mateo 5:8 Grandes líderes bíblicos cayeron en el fracaso debido a que no supieron cuidar sus corazones de lo malo. El descuido que el líder haga de su corazón lo llevará al fracaso de su vida y el de su célula. Por ser el líder la cabeza de la célula, y por ser la célula un cuerpo cualquier daño que sufra uno de sus miembros afectará a todos. El Señor Jesús dijo que del corazón salen los malos pensamientos y todo tipo de pecado. El lo dijo así: “Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios, la avaricia, la maldad, el engaño, el libertinaje, la envidia, la calumnia, la arrogancia y la necedad. Todos estos males vienen de adentro y contaminan a la persona.”Marcos 7:21 Por esa razón, como a un jardín, debemos cuidarlo que ningún animal o enfermedad nos lo estropee. El corazón es el centro de mando de nuestras acciones. Simplemente hacemos lo que hay en nuestro corazón. Lo que hablamos es lo que tenemos adentro. Por eso, cuando un líder comienza a hablar cosas indebidas, a meterse en negocios con sus miembros, a buscar lo ilícito con alguno de ellos, a murmurar de alguna persona de la célula o de la iglesia está mostrando que en su corazón hay mal, y esto afectará a los demás miembros de la célula, especialmente a los nuevos conversos que ven en el líder un buen ejemplo.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 17

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus El líder, en primer lugar, debe cuidar su corazón del pecado, pues, el pecado destruye el testimonio de la célula en una colonia, y destruye al líder también. A causa del pecado cuántos líderes han llevado al fracaso a sus células, pues, la gente pierde la credibilidad en ellos, y le echan la culpa al evangelio. Debes cuidar tu corazón del pecado, pues, éste no solo te afectará a ti sino al testimonio de Cristo. En segundo lugar, debes cuidarte del orgullo, de tener un alto concepto de ti mismo. De lo contrario, tú orgullo te querrá hacer pasar por encima de los miembros de la célula, te hará menospreciarlos o tratarlos ásperamente, lo cual, no es el ideal de Dios para el liderazgo celular. El proverbio dice: “Antes de la caída es la soberbia.” Es lamentable cuando un líder de célula lleva al fracaso a sus miembros debido a descuido y falta de humildad. Sé de lugares donde el anfitrión a pedido cerrar la célula o que le trasladen el líder, pues, no soportan la arrogancia de él en el trato con todos. Un líder soberbio se impone, quiere hacer siempre lo que él dice, pierde el sentido de familia que debe haber en la célula y esto se traduce en inestabilidad para el sistema. Es por esto que el líder debe mantenerse constantemente cuidando su jardín interior. Una buena manera de cuidar su corazón es pidiendo a los miembros de la célula que le sugieran en que puede estar fallando, que le hagan saber que puede estar caminando mal, pero, a la vez él debe ser humilde en reconocer, escucharles y nunca defenderse, pues, entonces no tendría sentido querer escuchar la opinión de alguien. Recuerde que las personas ven mejor nuestros errores que nosotros mismos. Nosotros siempre estamos queriendo ocultar nuestros defectos y muchas veces ni cuenta nos damos que los estamos cometiendo, pues, no tomamos una real conciencia de nuestras faltas a menos que nos confronten. Nuestro corazón es muy preciado, por lo tanto, cuídemelo. No sea que por descuidarlo llevemos nuestra vida al fracaso. Por supuesto, que existen muchas más cosas por las que debemos cuidar nuestro corazón, como por ejemplo, la avaricia, el egoísmo, la mentira, el temor, pero, cada uno de nosotros sabe que es lo que más daño le hace y de esa manera tomar las medidas para no dejar que los malos sentimientos, los malos deseos y los pecados se alberguen en nuestros corazones. El que es bueno, de la bondad que atesora en el corazón saca el bien, pero el que es malo, de su maldad saca el mal. Mateo 12:35 EL LÍDER Y LA ORACIÓN La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 18

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus

La Biblia dice: “Orad sin cesar.” Es sin duda uno de los pasajes más conocidos de la Biblia, y a la vez uno de los menos practicados. No conozco a un líder de oración que no tenga crecimiento en su célula. Aún cuando este crecimiento tarda en llegar, está comprobado que un líder de oración alcanza sus metas más rápidamente que uno que no ora. La oración nos abre paso en los lugares más desiertos y áridos dónde podamos estar. Usted como líder puede tener resultados similares si se dedica a orar por la célula todos los días. Ore constantemente por los miembros de su célula, ore por los que no conocen al Señor. No deje de orar por ellos hasta que se conviertan a Jesús. Ore por las metas, pues, estas no serán nada sino van abonadas con la oración. No solo ore usted. Motive a los miembros de su célula a orar constantemente. Dedique un tiempo específico a la oración de su célula todos los días. Líder que ora jamás deja de crecer. El orar le abrirá las puertas en cualquier lugar. Es como la tarjeta de presentación que hace que Dios bendiga las células. Si usted no ora por su célula demuestra que no está interesado por ella. Y ten por seguro que DIOS no te bendecirá sino te ve interesado por ella. No solamente ore por la célula sino por sus anfitriones y colaboradores. Es la oración el arma fundamental de todo líder de célula. La oración te da una nueva visión, te fortalece, te anima, te inspira, te hace mirar las cosas como Dios las ve. Después de cada oración no te levantarás igual. Pero, no solamente ore, sino deje que Dios le hable. A sí mismo el líder celular debe buscar la oración como un recurso para escuchar la voz de Dios. Si usted escucha a Dios, no se equivocará jamás. Josué oró y el sol se detuvo. Ana oró y Dios le permitió concebir a Samuel. Elías oró y descendió fuego del cielo. Es la oración un arma poderosa para conquistar las almas. Toda iglesia celular que prospera es a la vez una iglesia de oración. No se puede desligar una cosa de la otra. Si deseas como líder tener bendición en tu célula no dejes de orar incansablemente hasta que hayan frutos. Pero, persiste. Muchos se detienen al no ver resultados, pero, si lo quieres lograr no te desanimes, las bendiciones vendrán en el tiempo de Dios. EL LÍDER, COMPARTIENDO EL MISMO SENTIR CON SUS MIEMBROS. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 19

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Elemento preponderante dentro del trabajo celular. Nadie excelencia sino se logra poner de acuerdo con los miembros de su que algún líder puede tener buenas ideas, pero, no tener el miembros. Lo más probable es que no tenga buenos resultados buenas ideas. trabajará con célula. Sucede apoyo de sus aunque tenga

Otro líder podría estar fallando en la percepción de las cosas. En ese caso sus relaciones podrán parecer una contradicción y constantes problemas. El líder debe visualizar el estado de sus miembros y solidarizarse con ellos. Debe compartir la visión de la iglesia y hacerla de la célula su pasión. Es bueno que se mantenga la unidad en la célula. No es posible tener una célula exitosa si se está dividido contra sí mismo. El Señor Jesús compartía el mismo sentir con sus seguidores. Su tiempo estuvo lleno de injusticia social y desigualdad. Jesús no cerraba su mirada sino que estaba con los pobres y pecadores para darles salvación. He comprendido que en una célula debe haber un mismo sentir en dos aspectos. En cuanto a la labor evangelizadora y en cuanto a metas. No se puede ignorar la situación espiritual de los que viven alrededor ni tampoco la meta de abrir más células. El miembro debe sentir amor y pasión por los perdidos. Debe procurar que las vidas conozcan al Señor. No estará tranquilo si el Señor no salva a alguien en la celebración de célula. Este sentir es el mismo en el líder que con el ejemplo da un incentivo a los demás hermanos. Si una célula sólo existe para obtener datos estadísticos o lograr una satisfacción personal en verdad se está muerto y se pierde el verdadero valor de la célula. Qué valor habrá en una célula si no se tiene amor por los perdidos. Puede ser que no se salga a predicar con tratados a las calles, ni se hagan grandes eventos evangelizadores, pero, la célula no se debe descuidar. En verdad las reuniones en las casas son nuestro mayor recurso, y más eficiente, de evangelización de los perdidos. La razón por que digo esto es porque en la célula se puede dar seguimiento con mayor eficacia a los convertidos. La evangelización celular es ordenada y no va a la deriva como suele ser la evangelización al azar en la que no se lleva ningún control. Sin embargo, no podemos evangelizar en una célula sin tener metas, pues, las metas hacen que se trabaje con objetivos claros. He conocido líderes que saben evangelizar, pero, van como barcos a la deriva. El no tener metas suele ser motivo para descuidar los resultados. El tener una meta hace valorar mejor los resultados.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 20

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus En nuestra Misión tenemos un lema: “Cada líder debe generar otro líder.” Esto es así porque cuando un líder lleva como perspectiva preparar otro líder se asegura el crecimiento celular. Un líder más es una célula más, una célula más es llegar a más personas, llegar a más personas es evangelizar con mayor eficacia. En estos lineamientos debe procurarse mantener el mismo sentir dentro de la célula. Debe existir unidad de propósito, de pensamiento. Las acciones deben procurarse en conjunto, con el consentimiento de todos. Este es un consejo útil para cada líder celular. EL LÍDER Y LA ORGANIZACIÓN El trabajo de la célula no es algo que simplemente se delimita a la organización de la reunión de planificación y la celebración de evangelización. Va mucho más allá. Tiene que ver con la organización de las visitas a los recién convertidos, con la ayuda a alguien enfermo o con la oración de consuelo o fortaleza por un hermano. Las células deben organizar cada detalle y prever los elementos futuros que puedan aparecer. Una vez le pregunte a un supervisor de una Iglesia celular que en qué consiste la buena organización celular que ellos tienen. Su respuesta fue clara: “Nuestros líderes no sólo se organizan para el presente sino que prevén el futuro, por eso es fundamental la oración en todo esto.” Los líderes celulares exitosos tienen organización. Ellos están organizados para cualquier detalle. Si tienen un recién convertido ya saben quién le dará las visitas. Si hay alguien enfermo, rápidamente se dan cuenta, pues, cada hermano se mantiene en estrecho contacto. Hay reacción inmediata. Si aparece una gran necesidad no tienen complicaciones en conseguir una ayuda instantánea. Este mismo líder que muestra una gran organización, normalmente, es el que divide su célula un mayor número de veces. Un líder debe organizarse de tal manera que al existir una multiplicación ya tenga el nuevo líder y los colaboradores para la nueva célula. Cuando no hay una buena organización es cuando comúnmente se da que un líder multiplica su célula, pero, la deja sin líder. Un líder que cubra más de una célula en lugar de procurar el crecimiento lo está deteniendo. Esto se da por falta de organización. Nosotros preferimos no multiplicar nuestras células que tenerlas a medias. Esto no verdadero crecimiento. Este es nada más un pequeño ejemplo de cómo debe funcionar el trabajo celular de parte de cada líder. Pero, podríamos hablar de otros elementos de organización que no se deben olvidar. La reunión de planificación es para tener una buena reunión cuando lleguen los invitados. El líder procura delegar algunas labores de la celebración con los La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 21

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus invitados. Esto no sólo hace ligera la carga sino que ayuda capacitar a otros para la obra del liderazgo. El líder genera otros líderes con acciones bien organizadas en esta área. Nosotros creemos en el ejemplo de Jesús cuando manda a sus discípulos a predicar. Los manda a hacer lo que él hacía: sanar, echar fuera demonios y dar demostraciones de poder en su nombre. Todo esto estaba muy bien organizado: Jesús envió a estos doce con las siguientes instrucciones: "No vayan entre los gentiles ni entren en ningún pueblo de los samaritanos. Vayan más bien a las ovejas descarriadas del pueblo de Israel. Dondequiera que vayan, prediquen este mensaje: Él reino de los cielos está cerca.' Sanen a los enfermos, resuciten a los muertos, limpien de su enfermedad a los que tienen lepra, expulsen a los demonios. Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente…Mateo 10:5-8 Y el relato continua, pero, en todas están palabras vemos a un Jesús dando explicaciones claras. Él se encargó de organizar a sus líderes. Este mismo patrón debe ser procurado por cada líder celular, debemos organizar a los miembros de nuestra célula para que todo salga bien, en la voluntad de Dios EL LÍDER Y EL BUEN USO DE LA GUÍA La Guía De Estudios que se lleva en las principales iglesias celulares fue una idea que tuvo su origen en los inicios del movimiento celular coreano. Fue el Pastor David Yonggi Cho quién al ver las dificultades que traía el que cada líder predicara lo que quería su corazón fue movido a implementar en las células estudios que él mismo diseñaba. Esto evitaba las desviaciones doctrinales y los errores teológicos. Era una manera de capacitar a los líderes para la obra del ministerio, igual que hoy en día. En la actualidad no todas las iglesias celulares manejan una guía, pero, sí las iglesias celulares más grandes. Los pastores organizados procuran preparar alimento para sus iglesias en las casas. No obstante, el uso de la guía de estudios puede ser dañino o beneficioso dependiendo de la aplicación de los líderes. No que la guía no tenga provecho sino que la mala aplicación, el mal uso de ella, puede hacer que las cosas no caminen adecuadamente a la hora de impartir las enseñanzas. Hay varios aspectos que el líder debe tener en cuenta a la hora de estudiar la guía. He aquí algunos de ellos: Leer el pasaje completo, no sólo el del estudio especifico: Esto porque en algunas ocasiones los líderes quieren enseñar sin saber el contexto en el que está llevándose el pasaje. Se pierde el sentido del pasaje e ideas que pueden ser valiosas, y que sólo aparecen al estar familiarizado con todo el texto. Familiarizarse con la idea central de la enseñanza: Toda enseñanza lleva una idea central, que suele ser el tema sobre el cuál girara la enseñanza. Es como el punto de partida y el punto final. Lo que este pasaje significa y cómo La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 22

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus aplicarlo a mi vida y a la de los demás son pensamientos que el líder debe tener en mente a la hora de estudiar la idea central. Personalmente, no digo a los líderes que se basen textualmente en la enseñanza de la guía sino que hagan la idea central y los puntos partes de su vida, que los apliquen a ellos y a los demás. Que por medio del Espíritu Santo puedan tener una verdadera guía. Pero se debe respetar el pasaje y la idea central. Por que algunos podrían excusarse en Dios para decir que no dieron la enseñanza de la guía y entonces se hacen las cosas desordenadamente. Estudiar muy bien cada punto y comentario: Compare cada punto con el pasaje, entienda porque se dice eso, de dónde vienen los comentarios, cómo este punto tiene aplicación en la actualidad, si el pasaje tiene otra aplicación. Todo le ayudará a impartir mejor la enseñanza. No tomar la guía como un todo ni como un nada: No tomarla como un todo porque usted tiene que estudiar el pasaje por su cuenta, sacar sus propias aplicaciones, sus conclusiones, puede utilizar algún comentario o pedir la orientación de su pastor para aclarar el pasaje o alguna duda que tenga. Si usted sólo va a recitar lo escrito parecerá un loro no un líder. También no tome la enseñanza como un nada. Esto lo digo porque alguien podría menospreciar la guía y ponerse a hacer lo que quiere. En ese caso estaría dejando de llevar un estudio. Recuerde, debe respetar la enseñanza, pues, para eso fue dada y hacer otras aplicaciones a la vez. Saber para qué es la guía: Tengo esto como elemental debido a que algunos no entienden para que es la guía. La guía no es un libro de texto, ni un discurso para aprender de memoria, sólo es una guía, un breve comentario que le ayudará a entender el pasaje que usted dará el día de su reunión. Déjese guiar por el Espíritu Santo y verá como el Señor hará lo demás. PREGUNTAS FRECUENTES: A) ¿Se debe decir el estudio literalmente? No, como ya lo explicamos hace algunos momentos, el estudio de la guía no es un discurso para decir de memoria. Es sólo un texto de orientación para entender mejor un pasaje. B) ¿Debo decir la idea central antes de empezar o no decirla? Soy de a opinión que se puede decir para que la gente tenga la idea de lo que se estará hablando. A la vez sirve como una protección para respetar la secuencia de estudios que usted estará llevando. Aunque también quiero decir que el no decirla no es un pecado o algo parecido. El punto es familiarizarse con la idea central y aunque no se diga aplicarla a los oyentes de tal manera que quede claro. C) ¿Cómo transmitir algo que yo no he elaborado? La orientación del Espíritu Santo es fundamental en todo esto. No pedimos lideres mecánicos, ni robotizados. Lo mejor es que en cada enseñanza usted deje que el Espíritu Santo le hable personalmente a su corazón y verá como será una vertiente de agua viva. D) ¿Puede impartir la guía alguien que no sea el líder?

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 23

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus La enseñanza no es un privilegio transferible, es una obligación del líder. El puede delegar casi todo lo demás menos la enseñanza. Sólo en algunos casos que el líder esté capacitando a personas en específico para que sean los futuros líderes puede darles la oportunidad alguna vez ocasionalmente para que comiencen a familiarizarse. No hay hacerlo muy seguido porque usted es el líder. EL LÍDER Y SERVIR A LOS DEMÁS. El servicio es indispensable en las iglesias celulares. Si algo un líder debe aprender bien es la lección del servicio. Un líder no es el amo o jefe de su célula familiar. Por el contrario, “es el servidor de todos.” El tiene que servir igual a los niños como a los ancianos. Tiene que servir igual a los hombres como a las mujeres. No le importa servir a sus invitados. La reunión de célula es un lugar para servirles a las personas, pero, también lo es la calle, los momentos en que él no está en la casa con los anfitriones. Un líder debe estar pendiente de los miembros de su reunión. Saber cuáles son sus necesidades y solidarizarse con ellos en todo momento. Esto es fundamentalmente necesario para que la célula tenga vida. Lo mejor de esto es que un líder que sirve a los demás motiva a otras personas a servir. Por el contrario, un líder orgulloso hace más gente orgullosa. Las personas andan en busca de modelos, en busca de líderes, pero, no líderes que se sirvan de la gente. Un buen servidor es aquel que no sólo piensa en sí mismo. Es más, su persona está en último lugar y todos los demás están primero. Éste es el tipo de las personas que la gente ama. Dios también ama a los tales. Porque para él la mayor grandeza no está en ser servido sino servir (Matero 20:26). Los líderes que sólo piensan en sí mismos suelen desilusionarse, pues, no todas las cosas salen bien. Aquellos que piensan en los demás se sienten bien aunque todo les vaya mal a ellos, pues, su mayor gozo es servir a los demás. Varias personas me dicen que no tiene sentido escribir temas para que otra la gente las lea por Internet. Ellos dicen que como puede tener valor poner tanto esfuerzo en escribir algo si sólo la gente los lee y los utiliza y no se saca nada a cambio de ellos. Esto lo dicen porque mi labor es sin fines de lucro. Escribo mucho y he publicado cientos de páginas sin recibir un centavo. Pero, lo que estas personas nunca han sentido es la satisfacción de leer un correo de alguien que recibió fortaleza, de otro que necesita ayuda, de alguien que cuenta un testimonio, eso da más satisfacción que el dinero del mundo o el interés propio. Servir es algo que te hace sentir bien.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 24

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus El que sirve no lo debe hacer para que la gente dé algo a cambio, ni para ganarse felicitaciones. Hasta podría ser que usted reciba reproches por servir, pero, eso no es importante. El apóstol Pablo quizá fue uno de los mayores servidores de la iglesia y le cortaron la cabeza. Servir es darse a los demás, entregarse sin reservas, preocuparse por ellos y procurar el bienestar de ellos. Conocí a una persona que murió siendo el más pobre de la tierra siendo el más rico del universo, y sólo lo hizo por mí: Jesús de Nazaret. Pero el servir a los demás le ha hecho el más rico de todos, allí está su mayor gloria. Hoy está parado a la diestra del Padre. A él sea la Gloria. EL LÍDER Y EL COMPROMISO. El ser un líder no es porque se está a la fuerza ni porque todo sale bien. Debe ser un compromiso del corazón, que venga de un amor por el Señor. Si algo se necesita más en estos días son líderes con compromiso. Eso es sumamente importante, pues, vivimos en un mundo sin nada de compromiso y que va viviendo dejándose llevar por el pecado. El líder debe tener compromiso con los siguientes aspectos, no los he puesto en orden de importancia, están sin orden, pero, su valor es preponderante: Compromiso con la Santidad de Dios: El Señor es Santo. En él no hay pecado ni variación. Él es puro. Por eso el líder debe estar comprometido con su santidad siendo también puro. No es permisible que un líder lleve una vida de pecado. Su compromiso con la Santidad de Dios se refleja en sus acciones. El problema con algunos líderes es que llevan una tremenda vida de pecado y esperan tener grandes resultados. Compromiso con los valores cristianos: La vida cristiana es fundamental. Un líder no puede olvidar los valores del Reino de Dios. El amor, la lealtad, el respeto, la unidad, la oración. Todos estos deben ser valores que los líderes no deben olvidar. El trabajo celular no es una empresa ni una organización terrenal. Es parte del Reino de Dios. Como tal, entonces, no hay que vivir mundanamente el trabajo celular sino comprometido con los valores cristianos. Compromiso con la Palabra de Dios: Los líderes deben tener un compromiso serio con la sana doctrina. No permita que sus miembros se desvíen de la sana doctrina, protéjalos de las enseñanzas extrañas. Que mejor forma que enseñándoles la Palabra de Dios que es viva y eficaz. Un líder no solo debe leer la Biblia sino conocer su doctrina, es algo despreciable que un líder no conozca la doctrina de Dios. Pero, el compromiso con la Palabra no es sólo de conocimiento sino que hay que vivir lo que se predica. El líder debe ser consecuente en sus palabras y hechos, no se puede vivir la Palabra de Dios a medias, o se vive, o no se es nada. No hay términos medios. Compromiso con el servicio: Los líderes no sólo sirven cuando tienen ganas, hay un verdadero compromiso en ellos. No dejan de servir en ningún momento. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 25

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Viven detal manera que no pueden dejar de servir a los demás. Su vida está en ayudar a otros. Tal vés no sean intelectuales, pero, si están comprometidos con servir a los demás. No importa la edad de un líder, eso no es fundamental, ni el seco, ni el estado civil, ni si son extrovertidos o introvertidos. Lo verdaderamente importante es que haya pasión por Jesús, un verdadero compromiso con la verdad (Jesucristo), y la Iglesia. Ya no queremos líderes de historietas, una caricatura de líderes. Estás en el equipo de los comprometidos o en el de los atenidos. EL LÍDER UN BUEN COMUNICADOR. Cada líder tiene que saber comunicarse con su gente. Un buen comunicador es aquel al que la gente quiere escuchar. En algún lado leí que los buenos líderes son aquellos que saben decir las cosas y siempre terminan motivando a la gente aún cuando son malas noticias. Usted debe hacer sentir a su gente motivada con sus palabras. Hábleles con fe, no sea áspero ni mal educado con ellos. No se imponga, llegue al corazón de la gente, evite la murmuración y los malos comentarios. No trate los problemas de uno ante todos sino personalmente, como amigos. Jamás haga sentir a sus miembros como inferiores ante usted, siempre téngalos en mayor estima que a usted mismo. Los buenos comunicadores son aquellos que hacen que las personas hagan su visión sin decírselas directamente, sin imposiciones ni palabras manipuladoras. La buena comunicación que un líder tenga es elemental a la hora de los problemas de la célula. Tal vés hay algún hermano descontento con otro. La buena intercesión del líder puede salvar las cosas antes que se empeoren. No se ponga al lado de una sola persona, escuche sin tomar partido y trate de hacer que haya perdón y se muestre el amor de Dios. Otro problema que puede ser superado si el líder es un buen comunicador es el desánimo. Cuando un miembro está desanimado hay que inyectarle ánimo y fortaleza del Señor. Un buen comunicador hace que la gente vea que nada hay imposible para Dios. Ser un buen comunicador no sólo implica decir cosas bonitas cuando todo está mal sino decir las cosas que están mal con gracia y sin ofender a nadie. Hay momentos en que es importante exhortar a hacer el bien y no debe dejar de hacerse. Un líder puede ser introvertido y tener una excelente comunicación. No depende de carisma personal ni de magnetismo. Es saber hablar y a veces mejor dos palabras bien dichas que mil que caen mal a los oídos. Puedo notar un buen La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 26

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus comunicador cuando todos están dispuestos a escucharlo. También, creo que uno de los obstáculos para ser un buen comunicador es la falta de sinceridad en las palabras. A las personas no les gusta que les mientan ni que les digan promesas que no van a cumplir. Ellos quieren en sus células líderes reales. Otro obstáculo que no permite ser un buen comunicador es no permitir a las personas opinar, no comprender ni escuchar sus palabras. No saque conclusiones de las personas sin haberlas escuchado. Es necesario que cada líder examine en que está fallando en su comunicación con los demás. De eso depende el éxito de sus relaciones futuras con ellos. Al final, lo que se busca con la buena comunicación es el beneficio de la obra de Dios. EL LÍDER CELULAR Y EL CONOCIMIENTO Cada líder celular debe procurar alcanzar cada vez un mayor conocimiento en todas las áreas. Su ambiente es lleno de personas con diversas necesidades. Por lo tanto, él necesita conocer de todo para estar lo mejor preparado. Estoy seguro que tener conocimiento es mejor que no tenerlo. En realidad el aprendizaje nunca termina en la vida, cada día estamos aprendiendo. Se puede aprender de las conversaciones, de lo que escuchamos, de lo que leemos, de las experiencias, de las canciones, prácticamente de todo. El líder que no quiere aprender nada nuevo, igual se hará monótono en su célula. Un líder celular debe investigar y documentarse en todas las áreas. Podrá haber algún líder que académicamente no tenga mayores estudios, pero, eso no impide el aprendizaje. Una cosa es tener títulos que podrían lograrse sin mayor conocimiento, y otra cosa es ser un autodidacta que busca aprender a cada momento. Por lo menos el líder debe trabajar en dos áreas principales, las cuales son: LA SOLIDEZ DEL CONOCIMIENTO YA OBTENIDO: Es necesario que el líder crezca en el aprendizaje de las áreas que ya conoce. No se puede descuidar lo que ya se sabe. Un líder debe crecer en la doctrina, en todo tipo de temas de la vida cristiana aún cuando él ya se considere aprendido en esos temas. Sobre cada área siempre hay algo nuevo que aprender. No se puede decir que ya se sabe todo. Eso solo seria una muestra de orgullo. Los líderes celulares deben aprender más acerca de la Biblia. Ella es basta en aplicaciones e implicaciones. La Biblia debe ser el libro por excelencia que los líderes estudien, pues, así podrán transmitir mejor el mensaje de Dios a sus miembros. LA BÚSQUEDA DE NUEVO CONOCIMIENTO: Otro punto importante es el de andar en busca de nuevo conocimiento. Un buen líder es aquel que nunca deja de aprender. Que siempre anda actualizándose, que no espera a otros para verse impulsado a buscar más conocimiento. Este mundo va actualizándose. Esto implica que estará cada vez más pidiéndonos opiniones acerca de cosas nuevas. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 27

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Si un líder no sabe vivir en la actualidad junto con el conocimiento Bíblico llegará el momento en que se sentirá alejado de la realidad. Como lo decía hace apenas unas líneas jamás dejaremos de aprender. El problema es cuando uno piensa que ya lo sabe todo. Es allí cuando surge el verdadero estancamiento, y eso no es saludable para nadie. Un líder no sólo debe buscar el conocimiento sino transmitirlo a sus miembros en la célula. Debe motivarlos a estudiar, a conocer más, y él debe convertirse en un modelo para ellos. Leer, escuchar, mirar, conversar son elementos que asegurarán el crecimiento en el conocimiento. Por eso, el Pastor debe estar en constante capacitación de sus líderes. No debe dejar de enseñarles. El que un líder alcance conocimiento no debe tomarse como una acción para verse mejor a los demás sino como una menara de servir mejor a los demás. Algunas personas dicen que para ser usado por Dios más eficazmente es mejor tener conocimiento. El llamado de Dios para ser líder celular es importante, pero, sin descuidar el conocimiento. Eso hará que le sirvamos mejor a Dios, más excelentemente. EL LÍDER CELULAR ACONSEJANDO A OTROS. Quizá el área más delicada donde se encontrará el líder de un momento a otro será la de aconsejar a otros. Cuando un líder inspira confianza a los miembros de su célula, estos le confiarán cosas personales y le buscarán para cualquier tipo de ayuda. En ese momento el líder debe comprender que lo que está pasando es de suma relevancia y no puede ignorarlo ni darse el gusto de decir cosas que en lugar de ayudar a la persona le destruirán. En primer lugar, el líder no debe perder de vista que a una gran confianza le conlleva una gran fidelidad. No debe contar lo que un miembro le dice. Nadie le contará algo confidencial para que lo ande contando a los demás miembros de la célula. Tiene que ser reservado. Tiene que ser fiel a la palabra que le han dicho. Será conveniente que le agradezca a la persona por la confianza que le ha mostrado y a la vez no le decepcione. De esto dependerá que esa persona siga confiando en usted. En segundo lugar, escuche atentamente a quién le pide consejo. No puede usted pagarle a una persona que confía en usted con no escucharle. En verdad, algunas personas no llegan en busca de un consejo sino de ser escuchadas. Escúchele atentamente, compréndale, pero, no tome una posición a favor de nadie. Sea imparcial, recuerde que usted le ayudará con el consejo de Dios, no con su opinión personal, esto puede ayudarle más a una persona.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 28

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus En tercer lugar, deje que la persona le diga lo más posible acerca de lo que le pasa. No saque conclusiones sin tener mayor conocimiento. Si usted dice algo sin estar plenamente seguro puede suceder que el lugar de decirle algo acertado le diga algo que no le ayudará. Siempre piense cuál será la voluntad de Dios para esa situación y cómo puede Dios resolverlo a través de su Palabra. En cuarto lugar, después de escuchar a la persona no olvide orar juntos. Hay situaciones que nadie con ningún consejo puede ayudar, sólo Dios por medio de la oración. La oración le ayudará a la otra persona a conocer la voluntad de Dios y le fortalecerá como no se imagina. También, a manera de conclusión quisiera aconsejar a los líderes de células, la verdad de ser concientes de la capacidad individual que cada uno de nosotros tenemos. Si algún día se acerca alguien a usted a pedirle un consejo que se sale de su cobertura lo mejor es que anime a esta persona a que busque ayuda profesional, ayuda de su pastor o ayuda de alguien más capacitado que usted. No hay que hacer castillos en la arena, debemos ser lo más sinceros con nosotros mismos. A veces se ayuda más a una persona no involucrándose en algo en lo cual no podemos ayudar que dando un consejo desatinado. Al hacer esto así, se ganará más la credibilidad de las personas y podrá ayudarles más. Dios quiere que nos ayudemos unos a otros en amor. Cuando usted tenga la oportunidad de aconsejar a alguien procure no ocupar palabras duras u ofensivas, ni condenar a nadie, ni sacar conclusiones infundadas, muestre mejor la casta de hijo de Dios que usted tiene.

EL SUPERVISOR CELULAR Y LA VISITA A LAS CÉLULAS El supervisor de células garantiza el trabajo de sus líderes por medio de las visitas semanales que hace a ellas. Sin duda, la supervisión es importante no sólo para llevar un control del trabajo del liderazgo sino para velar por el estado espiritual de las ovejas. El Pastor celular debe ser muy cuidadoso con las personas que delega para la supervisión. Además de ser los más destacados deben ser personas fieles al sistema celular, y comprometidos con la visión de la Iglesia. Si usted pone un La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 29

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus supervisor y éste en lugar de velar por el bienestar de las células incentiva a los líderes para que hagan lo que quiera usted tendrá dentro de poco un derrumbe de ese sector. Gran parte del éxito de las células depende del buen trabajo que el supervisor realice. Enséñele como supervisar la célula, pues, así el trabajo no se debilitará. Cuando un supervisor es descuidado en la visita a las células puede caerse en errores sin que el Pastor se dé cuenta. La manera en que el Pastor sabe que las cosas van caminando bien es por los supervisores. Difícilmente usted como pastor podrá tener el control de sus células visitándolas personalmente. Bueno, cuando tardaría el Pastor Mario Vega en visitar sólo las células de su Iglesia madre. Suponiendo que sólo tiene cinco mil tardaría años en visitarlas a todas. El problema se vuelve mayor, pues, son casi el doble de esta cantidad. Qué haría el Pastor sin los supervisores de zona, sin los supervisores de sector y los pastores de zona. Es un error pensar que un pastor podrá hacer él solo el trabajo. No se diga en el trabajo celular donde es más amplio y delicado. Entonces, es necesario que sepamos algunos aspectos que un supervisor necesita hacer a la hora e visitar una célula. Recuerde que en primera instancia la estabilidad de la Iglesia y el buen desempeño de las células dependen de usted como supervisor. En primer lugar verifique la puntualidad de la reunión. Es bueno establecer un horario puntual. A los asistentes que llegan temprano no les gustará que la célula empiece veinte minutos después. La impuntualidad puede correr a varios invitados. No se olvide de este aspecto. No permita que haya impuntualidad. Que no se prolongue más que lo debido. Cada vez que usted convoque a sus líderes a una reunión sea muy puntual. Para marcar un precedente por el ejemplo. En segundo lugar, cuide el orden de la célula. Que no haya más coros de los que debe haber ni que haya comentarios inoportunos. Que no se extienda la reunión por pláticas improductivas. El Espíritu Santo es ordenado. Que ninguno de sus líderes tome como ejemplo al Espíritu para hacer las cosas desordenadamente. En tercer lugar, que la enseñanza de la guía sea correctamente aplicada. Que se respeten los puntos. El problema es que si un supervisor permite que se dé otra enseñanza u otro tema puede darle lugar a falsedades o errores doctrinales. También, el líder puede ocupar un tema para desquitarse resentimientos o tirar indirectas. Tenga cuidado por favor. En cuarto lugar, tome nota de la asistencia. Que algún líder infle números no es cosa del otro mundo. Es algo que comúnmente sucede. Si usted está atento de lo que pasa en su célula tendrá también la realidad del crecimiento de su sector. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 30

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus

En quinto y último lugar note el trato que el líder y los demás hermanos les dan a los invitados. Que les den la atención debida. La reunión no fue hecha para que los hermanos se aíslen en un círculo de amistad. Es para que se le dé tiempo a los invitados. ¡La reunión es para los invitados! Estos son sólo algunos aspectos a tener en cuenta a la hora de visitar la célula. Recuerde que usted no dará a entender que está supervisando todos estos aspectos. Actuará con naturalidad y como un invitado más. Se centrará en hacer sentir bien a los invitados igual que los demás hermanos. ¿Qué debe hacer el supervisor al encontrar deficiencias? Indudablemente encontrará deficiencias. Si las encuentra no las diga en el momento ni pública ni personalmente. Ni haga gestos raros en el momento que está ocurriendo. Ni parezca el amo y señor. Usted bien puede acercarse a su líder y si se ha ganado la confianza de él decirle las cosas en amor. Ahora, si usted tiene fama de amargado y regañón de nada servirá que le sugiera algo. Mejor déjele ese trabajo a su superior. Para sugerir algo no es necesario decir las cosas pesadamente. Por otro lado el supervisor no es alguien que tiene autoridad para regañar sino para animar a sus líderes a hacer las cosas bien. No es ordenar sino animar. Ni el supervisor al ver un error tiene autoridad para quitar a alguien. La supervisión no es un grado de jefatura sino un privilegio para animar y mantener el orden. Son los ojos del pastor. EL SUPERVISOR: UNO CON EL PASTOR DE ZONA. Como supervisor debe tener una comunicación absoluta con su pastor de zona. El Pastor de zona no debe ignorar nada de lo que pasa en las células de su sector. El supervisor a la vez no debe tomar ninguna decisión sin antes haberla consultado previamente con su pastor de zona o de Area. Es cierto que hay situaciones que pueden ser fácilmente remediadas entre el líder y el supervisor, pero, existen otras que deben ser primero expresadas al pastor encargado de la zona. En nuestra denominación no se permite al supervisor otorgar el cargo de líder o remover a alguien de su cargo. Esa es una competencia de los pastores de zona. De lo contrario éste estaría en una falta muy grave. Esto es así ya que de esa manera se evitan disciplinas injustas o personas inadecuadas dentro del servicio celular. El pastor tiene más experiencia para tomar éste tipo de decisiones.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 31

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Nuestra gente comprende la manera en que está establecido el sistema. Motivamos a la gente a que respete el orden establecido. Primero, el supervisor, después el pastor de zona, y por último el pastor de Area. La comunicación entre el supervisor y el pastor es muy importante ya que de esa manera hay una evaluación constante del sistema y se mantiene depurado. Si el supervisor trabaja sin el consentimiento del pastor de zona éste normalmente termina haciendo las cosas mal. Nosotros no lo sabemos todo. El líder aprende del supervisor, el supervisor del pastor de zona y viceversa. Eso es lo que oxigena el sistema celular de cualquier problema. El sistema celular trabaja como una gran familia. Es una red de evangelización. Siendo el supervisor el que vela de manera más cercana el trabajo celular, es importante que tenga una comunicación y unidad de ideales con su pastor. Esto hará que el pastor este informado y haga los cambios que considere necesarios para que las cosas vayan marchando bien. La malla comunicación entre un supervisor y su pastor es un cáncer que afectará las células. Es igual que la no multiplicación. Es dañina y nociva para el crecimiento de la iglesia. El encargado del sistema celular debe estar atento a evitar ese problema. Que el pastor de zona sea abierto a escuchar, mantenga la cercanía con sus supervisores. De lo contrario será el último en darse cuenta de las situaciones que están pasando en sus células. Está comprobado que los sectores dónde hay crecimiento son a la vez donde hay una mejor comunicación entre el líder y el supervisor, y el supervisor y el pastor de zona. La Biblia nos enseña que en este cuerpo, que es la iglesia, todos cumplimos una función determinada. Cuidemos de estar haciendo esa función adecuadamente para que todo el cuerpo funcione de manera sana. “…Ustedes son el cuerpo de Cristo, y cada uno es miembro de ese cuerpo.” 1 Corintios 12:27 UN SUPERVISOR CELULAR AMIGO DE SUS LÍDERES. Recomiendo a los supervisores de células ser verdaderos amigo de sus líderes. El compañerismo real que brindan los amigos debe ser una característica de los supervisores. Un amigo comprende. Igual el supervisor debe comprender a sus líderes. Recuerde que todos somos imperfectos y tenemos ideas diferentes. Cuan necesario es mostrarles comprensión cuando más lo necesitan. Un líder no La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 32

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus necesita quien le esté acusando, es mejor alguien que comprenda, pues, podrá ayudar mejor que una persona que sólo ofende y es áspero con sus palabras. Un amigo confía. Igual un supervisor debe darles confianza a sus líderes. Deje que ellos trabajen con cierta libertad. No deje que lo vean como una persona que no puede confiar ni en los más mínimos detalles. Cuando uno confía en las personas puede sacar de ellos el mejor potencial. Usted no sabe de lo que sus líderes son capaces si les da un poco de confianza. Un amigo respeta. Evite ser alguien irrespetuoso con sus líderes. Sepa tener confianza, pero, bajo el margen del respeto. Recuerde que usted tiene que ser ejemplo con ellos. Pero, si usted es irrespetuoso, lo más probable es que ellos se vuelvan irrespetuosos con usted. Un amigo escucha. Un amigo sabe escuchar aunque no esté de acuerdo. Los supervisores no deben ser intolerantes ni tampoco evasivos. Sea abierto para escuchar, no se muestre como alguien que no es capaz de escuchar. Eso hace que se pierda la confianza en su supervisor. Un amigo es fiel. Los supervisores son fieles a sus líderes. Si usted no es fiel a ellos, tampoco lo serán con usted. Es dañino que un supervisor ande denigrando a sus líderes con otras personas. Lo más probable es que le paguen con la misma moneda. Un amigo sabe aconsejar. No estoy diciendo que un supervisor no tenga que hacer algo cuando las cosas estén saliendo mal. Igual que los amigos usted tiene que exhortar, animar, aconsejar cuando las cosas no estén saliendo bien. U amigo sabe decir lo que no le parece, y no lo hace peleando; Sino que la verdadera amistad le hace decir las cosas sin ofenderse. Ese es el equilibrio que los supervisores deben lograr. El trabajo celular es delicado. Tras de cada supervisor hay una gran responsabilidad que no puede ser dejada de lado. Uno como supervisor tiene que ser conciente en que la gente no quiere un gruñón sino alguien en quien confiar. SUPERVISOR: MÁS QUE MANDAR, SERVIR Dijo el Señor Jesús: “Pero entre ustedes no debe ser así. Al contrario, el que quiera hacerse grande entre ustedes deberá ser su servidor.” Mateo 20:26 Lamentablemente, estás palabras del Señor Jesús son muy poco tomadas en cuenta a la hora de servir a Dios. A pesar que ya pasaron dos mil años desde que esto fue dicho algunos cristianos siguen teniendo la idea que el mayor es el que es servido y ostenta de muchos privilegios. Grave error.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 33

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus En cuanto al ministerio celular las palabras de Jesús siguen siendo muy acertadas. Los supervisores eficaces no son los arrogantes ni tampoco los que se andan exhibiendo, mandando y gritando, imponiendo y juzgando a todos. Un buen supervisor es el que sirve a los demás. No vea su posición como ser más sino como ser menos. Eso le hará servir de mejor manera, pues, cuando uno se cree grande tiene los ojos cerrados para servir, pero, cuando se es humilde hay más fácilmente amor por el prójimo. Sirva a sus líderes en todo lo que sea necesario. Si tienen problemas para entender la enseñanza de la guía, instrúyalos usted personalmente. Dedíquese a ayudar a todos en lo que sea necesario. Un conocido escritor dijo: “LA GENTE NO SE INTERESARÁ EN TI A MENOS QUE TÚ TE INTERESES EN ELLOS.” Dicho por J. Maxwell. No hay nada de mayor beneficio para la obra de Dios que servir a nuestros prójimos. Tus líderes, anfitriones y colaboradores sabrán que tú te interesas por ellos en la medida en que tú te intereses realmente por ellos. Pero, dedícate a servir. Ese es el trabajo de mayor honra que todo ser humano puede realizar. Invierte oración cada día delante de Dios por ellos. Invierte dinero y tiempo en ellos. Ayúdales a sus necesidades en la medida de lo posible. No permitas que la petulancia entre en ti porque eso te hará un supervisor que la gente desobedezca y no quiera por nada del mundo seguir. El papel del Supervisor además de ser de orientación es una oportunidad para servir a otros. Joel Comiskey dice que muchas veces el trabajo de los supervisores es menor al del líder. Estoy de acuerdo, pero, sólo cuando el Supervisor no se dedica a servir a su prójimo como a sí mismo. Usted no sea de los supervisores que se encuentran buscando elogios y que la gente haga las cosas bien mientras usted está dormido. Dedíquese a servir a su prójimo, que los líderes vean que usted es alguien dedicado al servicio de los demás. Tal vez lo que usted no ha entendido es que el supervisorado de células es una posición de liderazgo. Usted simplemente es otro líder. El LIDER-SUPERVISOR que está encargado de servir y ayudar a hacer las cosas bien a sus demás hermanos igual que usted. Usted debe decidir que tipo de supervisor quiere ser. Si es de los que no aman a la gente y aún quiere que todo lo que sus líderes hagan sea lo mejor usted está perdido, es digno de lástima y no vale la pena seguirlo. Es un daño para la obra de Dios.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 34

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Se dice que en la época romana el éxito de mantener el reino no estaba en los mandos altos, quienes eran unos pervertidos y desgraciados, sino que se encontraba en los mandos medios, los centuriones, que eran personas honestas y rectas, e incluso algunas temerosas de Dios. HECHOS 10:1 Estos mandos medios fungían un papel de supervisión dentro de Roma. Eso les daba el éxito. Que en lugar de ser mandamases eran buenos servidores. ¿Cómo están los mandos medios en su iglesia? ¿Se dedican a servir o a imponer? SUPERVISOR: UN EJEMPLO DE INICIATIVA Dentro del sistema celular el papel de los supervisores es fundamental para el buen desempeño de las células debido a que sobre ellos recae la responsabilidad de cada célula que está bajo su cobertura. El supervisor debe tener iniciativa, no esperar a que otros tomen las decisiones que él debe tomar ni tampoco atenerse a que otros hagan el trabajo que él debe hacer. Tener iniciativa significa prever cualquier problema antes que éste suceda. En algunas ocasiones se da problemas en las células que el supervisor podría haber solucionado si hubiera previsto a tiempo la situación. Algunos aunque se dan cuenta de ello no lo hacen por medio a que la situación se salga de control. Las mejores células siempre son las que tienen la mejor supervisión. Los supervisores organizan ayuda a algún necesitado de los miembros de la célula y no esperan que la persona se encuentre en una situación extrema. Están atentos a las personas de su comunidad, y si se sabe que hay alguien enfermo, el supervisor motiva a los de la célula cercana a que vayan a visitarla aunque no sea miembro de alguna célula. El líder trabaja en conjunto con su supervisor, cuando alguien de la célula se cambia de localidad no se quedan sólo viendo, con iniciativa averiguan donde vivirá la persona y remite el nombre al supervisor y líder de ese lugar. De esa manera se conserva el sistema aún con cualquier vicisitud que pueda aparecer. La falta de iniciativa en el supervisor hará que no haya visión en los demás líderes bajo su cargo. Aún así en algunas ocasiones algunos líderes suelen mantener la iniciativa, sobresaliendo más que el supervisor y sosteniendo la obra celular. El dogma que el supervisor es el que anda regañando de célula en célula debe ser derribado. El supervisor es encargado de motivar y animar a hacer bien el trabajo aconsejando, animando y orando por los miembros de la célula. El supervisor no debe dejar sus palabras nada más en el rango de las palabras. Debe actuar con iniciativa e ir adelante dando el ejemplo. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 35

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus

La iniciativa implica siempre estar cerca de los líderes y ayudarles en lo que sea necesario. Si un líder está enfermo el supervisor atiende la célula, y oran por él. Aunque un buen líder siempre tiene alguien que sea su repuesto, que viene a ser el asistente de líder. Por lo menos, eso es lo que hace un líder con iniciativa. Un supervisor con iniciativa anda en busca de nuevos lugares donde se puedan plantar células y a la vez busca diligentemente quién puede ser un candidato a líder o a supervisor, pues, alguien con iniciativa sabe que él no será eterno, y que el ministerio celular irá creciendo para lo que él debe estar preparado. Note que si bien es cierto algunas atribuciones pertenecen al líder o al pastor de zona, él no descansa en hacerlo también, pues, su sentido de previsión le hace andar alerta para que al momento de presentarse las circunstancias saber que hacer. Un supervisor con iniciativa no lleva sus células a la deriva, donde le apunta la nariz sino que tiene un plan de trabajo semanal, mensual y trimestral. En eso consiste también la iniciativa.. Normalmente los supervisores sin iniciativa son los que nunca avanzan, siempre están esperando que los líderes hagan el trabajo o incluso le sirvan a él, nunca tienen un plan de trabajo y por consiguiente carecen de una meta. Si en caso las células de su sector o zona (como usted le llame) sobrevivan lo cierto es que a la larga otro tomará su lugar. EL SUPERVISOR CELULAR ESTABLECIENDO METAS. Un Supervisor celular no debe trabajar sin metas específicas. Todos sabemos que las metas son objetivos que nosotros nos trazamos para llevar a cabo en un período de tiempo específico. Las metas que el supervisor se establecerá serán hablada previamente con sus líderes y debe mostrar con claridad el tiempo específico en que se llevará el crecimiento planteado. Tiene que haber una meta a llevaren un tiempo específico, pues, no podemos llamar meta un crecimiento que no se sabe cuando se quiere alcanzar. Muchas personas critican que se establezcan metas porque piensan que en Dios no se necesitan metas, pues, él hace lo que quiere y en el tiempo que quiere. El problema es que estas personas no piensan que una meta es un ya un paso de fe, y Dios respaldará la fe de su pueblo y obrará en la fe de quien la tiene. Una meta no sólo establece un crecimiento sino que da un propósito a las personas. Un supervisor que no establece metas es un barco a la deriva. Las metas por lo menos deben establecerse en tres áreas: Metas numéricas: Es necesario establecer metas de cuántas personas espera ara cada célula, pues, así se asegurara el no estancamiento en la asistencia. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 36

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Metas de multiplicación de células: No olvide que la meta acerca de cuántas nuevas células esperaran en ese período de tiempo. Además, primordialmente la generación de nuevos líderes. En el sistema celular tenemos una expresión que la tomamos como un mandamiento: “Un líder debe generar a otro líder.” No debería existir un líder que no estuviera preparando otra persona para el líderazgo. Un nuevo líder será una nueva célula, y una nueva célula será alcanzar a más perdidos. Metas de profesiones de fe: Por supuesto, el simplemente una técnica para alcanzar más números perdidos a la fe en Cristo Jesús. Enseñe a sus líderes a cuántas personas quieren que Dios salve. Dios obrará de sistema celular no es sino para alcanzar más establecer una meta de acuerdo a la fe de ellos.

Las metas son necesarias en la obra de Dios. No obstante el supervisor debe ser cuidadoso de dar metas que se puedan cumplir. Deben ser establecidas de acuerdo a las condiciones que se están viviendo. No ponga metas que excedan la realidad, pues, esto en lugar de ser un paso de fe se convertirá en un desaliento para las personas. Los líderes quieren cumplir las metas, no están pensando en no cumplirlas. Lo más común para establecer una meta es que comience por una meta general y ésta se distribuya entre las células. A la vez los líderes entre los miembros. Así se alcanzarán metas específicas y cada persona sabrá que es lo que tiene que hacer. Una de las cosas por las que los supervisores fracasan en el cumplimiento de las metas es debido a la falta de motivación. El supervisor debe respirar a células. En cada oportunidad disponible animar para que se cumpla la meta establecida. Recalcarlo en las reuniones, escribirlo en las paredes, anunciarlo en los hogares que visita, hablarlo constantemente con los líderes, aumentar la fe de los que no creen para que ellos también busquen el cumplimiento de las metas. A mayor motivación mayor oportunidad de alcanzarla. Aquellos que más motivan a sus miembros son los que las alcanzan con más facilidad. Los que no lo hacen sólo logran que estas metas queden en el olvido. La oración es fundamental. Que el supervisor motive a sus miembros para la oración. Que busquen fervientemente a Dios. Lo que nosotros no podemos hacer, él lo hace. La salvación de los perdidos sólo Dios la puede hacer, el que los corazones sean tocados para asistir a una célula sólo Dios lo hace. El supervisor que se acerca a Dios junto con sus líderes logrará cada una de sus metas. Estoy seguro que el éxito no esta en las metas sino en la fe en Dios para que estas se cumplan. ERRORES DE UN SUPERVISOR CELULAR.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 37

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Los errores en la supervisión pueden ser bastos. No obstante, el impacto no siempre tiene los mismos resultados. He notado que los problemas en el sistema celular tienen su origen (en muchas ocasiones), dentro de la supervisión. Algunos errores afectan directamente el sistema y aunque en algunas ocasiones las consecuencias no se ven al instante si se notan con el tiempo como veremos a continuación. Los seis errores que muestro a continuación son muy comunes en las iglesias que tienen problemas con el crecimiento y multiplicación de las células. No pretendo decir que éstos son los únicos seis errores que se cometen, hay más, pero, yo me limitaré a ellos solamente. Cubrir una o varias células: Un supervisor que está cubriendo una célula o varias en verdad no es un supervisor. Un supervisor necesita tiempo para conocer la situación de sus células. Yo recomiendo mejor cerrar las células que no tienen líder hasta que se consiga uno. Por tapar un hueco se abrirán en cada célula que quedará descuidada. Lo que sucede es que algunos supervisores hacen esto para que no hayan problemas dentro de sus sectores. Esta no es la manera de evitar los problemas. Es una forma de conseguir problemas más amplios. Ser impuntual: No sólo en cuestión de horarios sino en sus visitas a las células. Un supervisor tiene que visitar sus células con responsabilidad. Si tiene cuatro células por lo menos debe visitarles tres veces al mes. Es un error no ser puntual en las visitas a las células. La gente se crea una imagen del supervisor de que es irresponsable. Cuando yo tenía supervisores a mi cargo recuerdo que unos líderes se expresaban muy mal de uno de ellos. La situación era que casi no los visitaba. A algunos ni una vez al mes. Para colmo cuando los convocaba a reuniones él llegaba media hora después. Pero, si llegaba puntual regañaba a sus líderes si llegaban cinco minutos tarde. Nota usted que error y grave injusticia. Regañar públicamente: Como supervisor tenga cuidado de no regañar públicamente. El supervisor que regaña públicamente es un mal ejemplo para los hermanos, pero, es peor para los que son invitados inconversos. No es ese el ejemplo de amor que muestra Cristo Jesús. Una vez viste una célula, y el líder se equivocó en algo de la reunión. Al terminar la reunión el supervisor redijo en voz alta una seria reprensión enfrente de todos. Le hubiera dado la razón al líder si le hubiera faltado el respeto No llevar controles de sus células ni establecer metas: El supervisor tiene que llevar un control claro de lo que se hace en cada célula. Cuántos hermanos, cuántos invitados por trimestre, cuantos asistentes los domingos. Todo eso le ayudará para saber si se está trabajando o no, si se están cumpliendo las expectativas en cuanto a las metas o simplemente se está jugando con los números. Es fundamental que el supervisor lleve controles claros sobre cada

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 38

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus célula. Al final del año podrá evaluar sin ninguna dificultad. Que negligencia seria o saber como está cada célula. Abusar de su autoridad: Aunque ya hemos hablado en otras ocasiones de lo necesario que se vuelve tener un balance en cuanto a su autoridad aún así algunas personas siguen sin entender. Es un error tomar el supervisorado celular como una oportunidad para abusar del poder. Dios le ha concedido algún grado de autoridad, pero, que no le sirva esto para aprovecharse de su posición y tomar decisiones desacertadas que afectarán a los demás. Los LÍDERES no necesitan alguien que se imponga sino una persona que les enseñe a trabajar en equipo. No tener comunicación con el pastor: Otro error que se puede cometer es el de trabajar de manera independiente. Que el supervisor no respete la autoridad de su pastor. Uno de los éxitos más grandes de Elim es que logra mantener el respeto en el orden de autoridad. Cada líder ya sabe a quien acudir y no necesita que nadie se lo diga. Nosotros vemos como un error que un líder vaya primero al pastor sin recurrir a su supervisor. A la vez un pastor no soluciona problemas que le competen a sus supervisores. No porque no tenga la autoridad para hacerlo sino por respetar la autoridad que ellos mismos han establecido. El problema se da cuando el pastor no recibe los informes de su supervisor porque éste no quiere. La mala comunicación con el pastor puede ser señal que no se están haciendo las cosas correctamente. Evitemos éste error. Hemos visto seis errores comunes que puede cometer un supervisor en el trabajo celular. Es mejor ser cuidadoso de no cometerlos para no hacer que la obra de Dios pase por momentos difíciles. A la vez el pastor tiene que velar para que los supervisores trabajen adecuadamente.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 39

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus

CUIDADO CON LOS ANFITRIONES DEL GRUPO CELULAR El sistema celular no debe tomarse como algo donde se tomaran decisiones a la ligera. Por el contrario, debe ser muy disciplinado, y a la vez, muy ordenado en cuanto al proceder en todos los aspectos. Uno de los problemas que he notado en aquellas iglesias donde se comienza con el sistema celular es la de elegir anfitriones inapropiados para las células permanentes. Algunos líderes o supervisores con el afán de abrir varias reuniones a la vez se van abriendo células sin saber donde lo hacen. El problema de esto es que en lugar de ser una bendición se vuelve una maldición. Si usted elige a un anfitrión inapropiado para el trabajo celular sólo estará afectando el sistema. No podemos elegir gente de mal testimonio ni tampoco inconversos para las reuniones permanentes. Ni siquiera de otras congregaciones porque los hermanos de otras iglesias tienen una visión diferente, y además no se puede servir a dos señores. No porque ellos sean malos sino porque el ser anfitrión permanente requiere responsabilidades permanentes con los invitados y el trabajo celular de la iglesia. Usted puede abrir tres reuniones a la vez. En cualquier lugar. Todos le felicitaran. Pero, si esos lugares son inapropiados así como se abrieron se cerrarán. Supongamos que usted abre reunión en la casa de un hermano que tiene problemas familiares con su esposa y todos los vecinos pasan oyendo sus discusiones. La gente no asistirá y si asiste será solo para ver que tan sinvergüenzas son los hermanos que abrieron reunión en ese lugar. Después el nombre de la obra hecha por usted será manchado y eso marcará un mal precedente para futuras reuniones. Al final se cerrará y al fin entenderá que ese trabajo fue en vano. Algunas características de los anfitriones deben ser:

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 40

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus De buen testimonio: No puede ser una persona que tenga malas actitudes. Que no sea alguien que lleve una vida doble. Si usted abre una reunión en la casa de alguien de mal testimonio después se arrepentirá. Que sea hospedador, amable con las personas, de una familia estable y temeroso de Dios. Que haya conocido al Señor y sea bautizado en Agua: Un nacido de nuevo, pues, la reunión será un medio por el que otros nacerán de nuevo y ellos necesitan ver en el anfitrión un modelo de cristiano. Que sea bautizado en agua, pues, es un mandato del Señor y así estará mostrando plena obediencia a Dios. Que este involucrado en la iglesia por lo menos 6 meses:. Cuando alguien viene de otra iglesia nosotros vemos así esto. Porque en 6 meses la persona ya se definió, ya entendió como básicamente es la iglesia y ya ha estado involucrado en el trabajo. Si no ha estado involucrado en el trabajo celular al menos este tiempo la persona vendrá con ideas diferentes y querrá las cosas a su manera. Todos sabemos que no puede ser así. PARA LOS QUE SE APRESURAN ABRIENDO CÉLULAS. Estas palabras se las dedico a todos aquellos que están apresurados para abrir células sin pensar en sí estas células son la voluntad de Dios. Aquí hay algunas reglas fundamentales para abrir una célula. Que cada célula tenga su líder: Esto significa que no se puede abrir una célula sin líder. Que cada célula tenga colaboradores: Algunos líderes son anfitriones y a la vez colaboradores. Es mejor que cada célula antes de abrirse ya llevé por lo menos dos colaboradores más el anfitrión y el líder. Con cuatro hermanos ya se está hablando de una mejor forma de delegar, de repartir el trabajo y un mejor trato a las personas. Antes de abrir una célula usted debe responderse estas preguntas: ¿Cuántas personas serán los colaboradores? ¿Quiénes están dispuestos? ¿Será conveniente esta distribución? Que cada célula tenga un anfitrión fiel: Lo que hemos venido hablando y hemos repetido varias veces. El anfitrión debe tener las características de un buen anfitrión. Que tenga la disposición de recibir a cualquier persona. Que colabore con su líder y ame a las personas. Sino es así porqué usted abrirá una célula en la casa de una persona pedante u orgullosa. No tiene sentido. Que cada célula sea planificada: Nosotros incluso tenemos el cuidado de planificar el mejor momento para abrir una célula. Visualizamos la fecha, preparamos a los invitados con anticipación y entonces la abrimos. Damos a conocer a nuestros anfitriones antes de abrir la célula y oramos por ella una semana antes en el momento que se produce la planificación. En la célula madre se anuncia la partición y se habla sobre cómo quedarán las dos células. Si usted no puede cumplir con estos aspectos el abrir la célula es algo cuestionable. Lo mejor es que espere hasta poder abrir células que sean La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 41

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus verdaderamente permanentes. Si no sólo se estará engañando. No se trata de sólo abrir células sin pensarlo. No es una cuestión de alardear con números sino de hacer las cosas correctamente para Gloria de Dios. LO QUE UNA REUNIÓN CELULAR DEBE TENER. Hay algunos aspectos importantes para todo grupo celular. Algunos preguntan acerca de qué debe tener una reunión celular para que siempre hayan personas que se interesen por ella. Para mí hay cuatro cosas esenciales para que en una célula haya un ambiente adecuado. Todos los grupos celulares cristianos deben tener esto si desean tener éxito. Una ambiente agradable antes y después de la reunión: Las reuniones celulares atraen personas. La mayoría de veces son conocidos, otras veces no. Pero, indiscutiblemente siempre habrá gente que se acerque buscando respuestas, buscando consuelo, buscando amigos. Las reuniones por las casas deben llenar las expectativas de la gente. Deben identificarse con las personas y acercarse no sólo superficialmente sino a las necesidades más profundas. Cuando un invitado llega hay que mostrarles con nuestras vidas que nos parecemos a Jesús. Déles la bienvenida, hable con ellos, hágales ver que son muy importantes para ustedes. Los cristianos deben evitar hablar sólo ellos, hacerse un ‘grupito’ y aislar a los invitados. En ese momento usted debe buscar sólo a los invitados. Existe una gran diferencia entre los líderes que toman a los invitados como números y los que los toman como personas. Que el Espíritu Santo dirija la célula: Recuerde que la reunión celular no debe ser algo automatizado. El Espíritu Santo está presente en ese lugar y la reunión le pertenece a él. El líder debe sensibilizar su oído al deseo del Espíritu Santo para que así su reunión sea llena de Dios. Que la enseñanza que se impartirá no sea dada como ‘hablan los pericos’ sino que sea Dios hablando a los hombres por medio de usted. Cuando un líder habla con la autoridad de Dios las puertas de los cielos se abren y la bendición aparece. No estudie sólo por estudiar, ni se quede solo con eso. Aún desde antes de dar la enseñanza su dependencia del Espíritu Santo debe haber crecido. Algunos aspectos importantes para la dependencia del Espíritu Santo es la práctica de la oración. Cada vez que hablamos con Dios nos acercamos más a él. La oración debe ser específica. Pídale a Dios que le enseñe a depender de él y el Señor lo irá encaminando para que haga su voluntad. Siempre proclame el mensaje del evangelio: Una reunión celular siempre debe tener la proclamación del mensaje del evangelio. Olvídese de los negocios o chistes en la reunión. La responsabilidad primordial es transmitir el deseo de Dios por medio de su Palabra. No hay mejor credibilidad que la Palabra del Señor. Cuando hay una célula donde se predica la Palabra las personas se acercan por multitudes como lo hacían con Jesús. Las iglesias que trasmiten la Palabra de Dios a través de sus células son las que crecen más rápidamente. He notado que las células donde no hay Palabra carecen de bendición. Por el contrario, cuando La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 42

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus uno de nosotros que lleva la Palabra aún las células más estériles comienza a dar fruto. La Palabra que usted transmita debe llevar el mensaje del evangelio: · Salvación: No olvide hablar de la salvación de Dios. El Señor vino a Salvar (Jn. 3:16; Jn. 1:12; Lc 4:18). Cuando un líder comienza a utilizar su célula para desahogar sus sentires, desquitarse con alguien, condenar a los que le desagradan ¿Estará transmitiendo el mensaje? · Sanidad: El Señor es capaz de sanar a través de la célula. Hace unos días hicimos una oración de fe en una célula por una hermana que estaba embarazada y su bebé tenía hidrocefalia. La hicimos y quince días después cuando ella se fue a hacer los nuevos exámenes su niña ya no tenía nada y ahora tendrá un parto normal. En otra célula oraron por una muchacha que tenía un hueso quebrado y en ese momento fue enderezado. Yo mismo una vez tuve una enfermedad pulmonar muy grave. Tenía como catorce años. Los líderes y mi hermana oraron por mí y recibí sanidad unas horas después. Así es Dios de lindo a través de las células: ¡Gloria Dios! Sino lea la Escritura, crea en el mensaje y trasmítalo en su célula. Marcos 16:17 · Bendición: Trasmita la bendición de Dios a través de la célula. Nosotros que vivimos en países latinoamericanos con mucha pobreza debemos inyectarle fe a la gente. Yo creo en eso pues Dios ya lo había dicho antes a través de su Palabra. Oración por las necesidades de los miembros: Finalmente, en toda célula debe haber oración constante por los miembros de la célula. Ore por cada invitado. En una célula donde hay oración suceden cosas maravillosas. Dios hace cumplimiento a su Palabra y las personas son muy motivadas cuando esto es así. Ya hemos insistido mucho sobre la oración en otros temas. Ahora sólo me limito a darle el mensaje de Pablo: Orad sin cesar. (1 Tesalonicenses 5:17) Usted ya sabe que significa eso. La célula es uno de los lugares más cercanos donde las personas pueden acercarse a Dios y hallar esperanza. Hagamos de ese lugar el medio que Dios utilice para encontrar bendición y llevarla a nuestros invitados. Si usted es líder luche para que su célula sea lo que Dios desea. TRATANDO ADECUADAMENTE AL LÍDERAZGO CELULAR. Como ya he repetido varias veces el liderazgo es una parte fundamental dentro del sistema celular. Lamentablemente, en algunas ocasiones no se les da el valor que les corresponde. Como supervisor o pastor de zona no trate a sus líderes como servidores ni como sus esclavos. Recuerde que somos partes diferentes del cuerpo de Cristo y como tales necesitamos los unos de los otros.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 43

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Por lo menos hay cinco cosas que todo supervisor o pastor debe hacer para tratar adecuadamente a sus líderes celulares. Fomente un liderazgo original: Ame a sus líderes como son. No quiera compararlos ni hacerlos igual que usted. Su deber es que ellos se conviertan en líderes, pero, no como usted. Haga que se conviertan en líderes originales. Que aprendan a desarrollar sus propias cualidades basados en sus características propias. Cuando ellos vean que usted los ama como son, querrán mejorar lo que ya tienen de Dios en ellos. Pero, si usted constantemente les está achacando cosas siempre se sentirán inferiores y por consiguiente no serán originales, pues, no se sentirán bien consigo mismo. Capacítelos constantemente: Otros aspecto que define el trato adecuado hacia sus líderes es el tipo de capacitación que reciben de usted. Manténgase en constante aprendizaje y procure que sus líderes sigan sus pasos. Que sea así. Cada día fórmelos en un aspecto nuevo. Cuando se reúna con ellos procure no perder el tiempo hablando cosas insensatas ni improductivas. Que de su boca salga una formación constante hacia ellos. Los líderes serán lo que usted les enseñe. Sino les enseña nada después no reclame, pues, no habrán resultados. Felicítelos seguido: Un líder para estar motivado necesita saber lo que está haciendo bien. El encargado de un sector debe ser cuidadoso en animar a sus líderes para que estos hagan bien las cosas. Cuando hagan las cosas correctamente déles las gracias, felicítelos, hágales ver la recompensa que de Dios obtendrán. Aunque las palabras que usted puede darles no sean materiales el recibirlas puede darles motivación. Aunque la verdadera recompensa venga de Dios la verdad es que necesitan saber que alguien los apoya en sus acciones y éxitos. Anímelos a buscar otros líderes: Como supervisor o pastor procure que sus líderes se sientan totalmente involucrados con el trabajo de su iglesia. Que ellos sean reclutadores de nuevos líderes. Que no dejen ni un momento de trabajar por el liderazgo celular. En verdad, todo líder que se siente involucrado fácilmente anima a otros a esta tarea. Haga lo que quiera que ellos hagan: Finalmente, parte del buen trato a sus líderes es no actuar con injusticia. Vaya adelante en todo proyecto e idea que usted les plantee a ellos. El ser ejemplo será fundamental para que sus líderes le obedezcan y le crean. Pero, si usted les pide cosas que ni siquiera usted es capaz de llevar ellos no pensarán que usted es alguien comprometido. Como usted puede notar el trato adecuado a los líderes no sólo tiene que ver con cuestiones de palabras sino de acciones personales que usted tome. No sólo se trata de ser amable con ellos sino de hacer todo lo posible para que ellos sean

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 44

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus mejores. Usted puede ser amable pero no ejemplar. Puede felicitarlos pero no mejorarlos con capacitación constante. Tiene que ser algo integral. FORMAS PARA CONSEGUIR UN INVITADO La razón principal por la que las personas no consiguen un invitado y sus células no encuentran crecimiento es la de el mal trato que le dan a sus invitados o la falta de capacitación para acercarse a una persona. Algunos líderes se quejan de la dureza de las personas para asistir a sus células. La verdad es que la dureza con que ellos se acercan a las personas es la razón por la que ellos no experimentan el tener más personas en sus reuniones. No sólo los líderes deben saber invitar, aunque es fundamental que los lo sepan. Son los miembros quienes deben ser expertos en acercarse a otras personas, pues, sobre ellos recae la mayor responsabilidad de acercarse a otros. ORE POR UNA PERSONA ESPECÍFICA: De sus conocidos elija una persona por la cual orara para que se convierta en su invitado. Ore para que su corazón sea tocado y pueda atender su invitación. Si es una persona religiosa quizá sea necesario orar para que esas cadenas de incredulidad y religiosidad sean rotas. Explíquele al Espíritu Santo que si él no hace la obra no importara cuanto se invite, será en vano. Mientras usted más se identifique con Dios a favor de sus invitados mejor serán los resultados. No hay camino donde la oración no pueda entrar. INVITE A CONOCIDOS MÁS QUE A DESCONOCIDOS: Las personas, que por experiencia, son más fáciles de llevar a una célula son los conocidos. Céntrese en sus vecinos, amigos, compañeros de trabajo, compañeros de estudio o familiares y así podrá hacer que ellos lleguen. Algunas personas jamás irán a una reunión celular si no hay un conocido en ese lugar. Mi padre no asistió a una célula sino hasta que mi hermana se hubo convertido. Con ese carácter anticristiano que él poseía sé que de otra manera él jamás hubiera asistido. La noche que asistió el Señor le salvó y le hizo una nueva persona. Esa es una ventaja de llevar a conocidos a las células. MUESTRELE A ESA PERSONA QUE SE PREOCUPA POR ELLA: Las personas que llegan a la célula necesitan que usted sea alguien que les ame y se interese por sus necesidades. Algunas personas no asistirán a la célula a menos que vean que hay un verdadero interés de su parte. Cuando la persona no ha tenido un encuentro con Dios se encuentra falta de amor verdadero, y a la vez, sin alguien que se interese realmente por sus necesidades. Por eso cuando usted se vuelve alguien que expresa su preocupación por esa persona después él o ella no se rehusarán a asistir con usted a la célula. Pero, muestre un interés genuino. Las personas saben cuando alguien de verdad se identifica con ellos o sólo quiere algo a cambio.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 45

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus IDENTIFIQUESE CON SUS NECESIDADES: Preocuparse no sólo debe ser una prioridad sino algo que nos mueva a la acción. Accione a favor de las necesidades de esas personas. Busque la manera de ayudarles. Sírvales humildemente sin el deseo de recibir nada a cambio. Conocí a un hermano que tuvo que jugar en un partido de fútbol callejero para demostrarles a unos jóvenes que era una persona que no discriminaba su condición de pobreza. De esa manera se pudo ganar su confianza y algunos de ellos llegaron al conocimiento de Jesús. Todavía algunos ya mayores recuerdan ese gesto con el que él les ganó el corazón para asistir a la célula. SI VAN A SU CÉLULA RECIBALOS DIGNAMENTE: Cuando al fin las personas asisten a la célula sucede que algunas veces se topan con un trato no justo al asistir a la célula. Al final se van decepcionados de que “los cristianos” no les trataran bien. Aquella persona que recibe mal a un invitado sólo por su condición social, económica o religiosa no es digna del Reino de Dios y no debería asistir a una célula hasta que hubiera comprendido la comisión de Cristo Jesús. Cuando un invitado llegue sonríale, déle la bienvenida, ofrézcale asiento, preséntele a los demás miembros, dedíquele tiempo de calidad, trátele como persona. Que ellos se sientan en familia, que sientan que no vienen fuera de… sino que son parte de… Son parte de la célula. QUE TODOS TENGAN UN MISMO SENTIR EN SU TRATO A LOS DEMÁS INVITADOS: Finalmente, algunas veces no se consiguen invitados debido a que dentro de la célula hay personas que se encargan de maltratar a los nuevos invitados y darles una mala impresión de lo que es el servicio a Dios por medio de la célula de hogar. No debería suceder eso. Por el contrario debería haber un compromiso por hacer las cosas como a Dios le agradan. Llevar un invitado a un grupo celular es más que números. No es sólo para llenar estadísticas. Es para que muchas más personas lleguen al conocimiento de Dios. Cuando nosotros amamos las personas es más fácil llevarlas a la célula. No importa que tipo de personas sean. Podemos alcanzarlas cuando nuestro corazón es lo suficientemente amplio como para incluirles. EL PROBLEMA DE NO MULTIPLICAR LAS CELULAS Una célula que no se multiplica viene a ser una célula cancerosa que después se encarga de destruir toda la estructura orgánica y la lleva a la muerte. Eso es cierto, pues, es así como de manera elemental podemos decir que comienza esta horrenda enfermedad en los seres humanos. Quizá esta realidad pueda ser bien aplicada al sistema celular, pues, la manera en que se trabaja es muy idéntica. Un grupo celular viene a ser igual cuando cae en el estancamiento. Ninguna Célula debería dejar de multiplicarse. Ninguna célula debería dejar de crecer. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 46

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Ninguna célula debe dejar de formar líderes. No deben existir células sin visión celular. No debe haber un miembro que no tenga como prioridad la multiplicación. El problema es que a veces no son multiplicaciones sino divisiones. Una multiplicación sucede cuando todos en un espíritu de unidad deciden multiplicar la célula. Los que la dividen son los que lo hacen por obligación o como producto de constantes problemas entre ellos. Nosotros animamos a nuestros miembros a nunca creer que una célula será el lugar donde ellos estarán para toda la vida. El problema es da cuando algunas veces una reunión ya sobrepaso los límites y tiene todas las características para multiplicarse y aún así sigue sin hacerlo. Esto por razones como que están encariñados los unos con los otros, que creen que no necesitan hacerlo porque han crecido, pero, sin formar líderes para multiplicarse. Cuando no hay multiplicaciones son varias cosas las que pueden estar pasando: NO SE ESTÁ MOTIVANDO A LA MULTIPLICACIÓN: Esto se da cuando las personas llegan a pensar que sus células jamás deben multiplicarse. Un líder se puso alardear un día de estos y me dijo: ‘Hermano, en los tres años que llevó de líder ya logre los cien asistentes varias veces, nosotros estamos trabajando.’Entonces le pregunte: ‘¿Cuántas veces multiplicó su célula? él me respondió que ninguna. Le dije que en lugar de estar contento debería estar pensando seriamente en porqué su célula a caído en ese estancamiento. Le dije que en verdad él no había hecho nada y había estado perdiendo su tiempo. Las células exitosas son las que se multiplican. Las que crecen sin multiplicarse siempre terminan desapareciendo. Se vuelven grandes, pero, no se atiende adecuadamente a la gente. Lo que les queda es morir. LA IDEA DEL MINICULTO: Otro problema que se da es cuando las personas toman la reunión celular como un culto no como una reunión celular. Ponen flore, púlpito, sillas en forma de iglesia y hasta llevan sonido, cantantes o predicadores invitados. Recuerdo que hace unos años sucedió una división en una iglesia celular de una localidad. La nueva iglesia quiso cambiar radicalmente el modelo y comenzaron haciendo mini cultos. Le dije al pastor que su iglesia menguaría, pero, sólo se enojo conmigo. Si usted lo viera hoy supiera que se hizo verdad lo que le dije. De cien células que él desgraciadamente consiguió dividiendo una iglesia hoy sólo tiene 20. Las reuniones no son para hacer cultos. Se trata de atender adecuadamente a los invitados y hacerlos sentir parte de una familia. NO SE ESTÁN FORMANDO LÍDERES: Las células comienzan a crecer desde el primer día que se fundan. Por eso es necesario formar líderes a cada momento. Sino el crecimiento se dará pero, sin resultados de multiplicación. Esa Es la razón por la que no hay multiplicación.

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 47

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus NO SE HA INSTRUIDO CORRECTAMENTE EN EL SISTEMA CELULAR: Finalmente, el problema de no multiplicar un grupo celular obedece a la mala instrucción que las personas tienen sobre el sistema celular. Los encargados deben trabajar seriamente en motivar a las personas a que hagan bien las cosas. Cada persona debe trabajar en su célula para multiplicarla constantemente. Por lo menos una célula debe multiplicarse dos veces al año. Cuando esta se multiplica se vuelve en célula madre y así constantemente su célula se multiplica. Cuando era líder mi célula se multiplicó diez veces. Todavía hoy sigue multiplicándose según me han contado. Las células que se multiplican no mueren. No dejes morir tu célula. EL LIDERAZGO CELULAR Y LA FE El trabajo celular no debe tomarse como algo monótono o hasta religioso. Los grupos celulares son el movimiento vivo del Espíritu Santo a través de reuniones en las casas. El papel de la fe en el trabajo celular es algo de lo que no se puede prescindir. El líder que no tiene fe lleva a la muerte a su célula. Un líder de fe logra lo que desea en su reunión. La fe ha hecho que sucedan cosas extraordinarias en el mundo. (Hebreos 11). Aquellos que la tienen son usados por el Señor. 1. Crea en Dios que hará lo que desea en su célula: Establezca metas y confíe en Dios. Cada día que pase confiese que el Señor hará la obra en su célula. Transmítalo a sus miembros y no deje de tener fe. Josué creyó y la tierra se paró en su orbita. Moisés creyó y el mar fue abierto. David creyó y mató al gigante. Si ellos lo lograron por la fe nosotros también podemos. Todo es posible para aquel que cree. 2. Ore por sus metas y transmítalo a sus miembros: En varias ocasiones lo he mencionado. Y es que la oración debe ser constante y especifica por las metas celulares. Transmita la necesidad de oración con fervor. Ore con pasión. Póngase de acuerdo con los miembros de la célula para orar. Cuando uno ora por las metas las está poniendo en las manos de Dios para que él haga su voluntad. 3. No permita que otras personas contaminen a sus miembros: La falta de fe es una enfermedad que ataca al sistema celular. No permita que los que no creen ganen terrenos. Que sus miembros crean a pesar de las circunstancias. Que sus líderes no se dejan contaminar por los negativos. Que no sean incrédulos sino creyentes. Eso desea el Señor. Los líderes deben ser personas que compartan la visión de sus superiores y deben hacer que las personas crean que todo se puede lograr a través de la fe. Sólo por medio de la fe se puede alcanzar lo imposible. La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 48

Seminario de Líderes. Hno. Raúl Antonio Lemus Sólo por medio de la fe podemos cumplir las metas. Los divisionistas, los negativos, los incrédulos y todos los que no van acorde al sentimiento de Dios son personas peligrosas. 4. Fe en Dios es pensar en grande: Aquellas personas que tenían fe en Dios hacían cosas grandes para él. Que su fe no sea minúscula. Crea en cosas grandes para su célula. Cuantos de nosotros no hemos conocido líderes celulares que han creído a Dios y han conquistado localidades por medio de decenas de células. Usted sepa que cuando un grupo celular llega suceden cosas extraordinarias. Dios salva al perdido, cambia de vida al pecador, sana a los enfermos, cambia en estilo de vida de las comunidades, trastorna países enteros. Y como Dios está en las células sabemos que él es efectivo en cumplir su Palabra. 5. Fe en Dios es pensar en lo imposible: A veces lo grande es alcanzable Pero, la fe va más allá. La fe ve lo imposible como posible. 6. Fe es saber que Dios tiene el control de todo: Finalmente, la fe no se basa en nuestra grandeza ni elocuencia, ni tampoco en nuestros cálculos. Es una obra de Dios. Es porque Dios tiene control de todo. Así que, lo único que debemos hacer es creerle a Dios que él hará su obra poderosa. Abraham le creyó a Dios y hoy es padre de multitudes. Igual usted como pastor, supervisor, líder o miembro de célula lo más importante para tener fe es creerle a Dios. Creer en sus promesas, creer en su poder, creer que él es Dios de cielos y tierra. El liderazgo celular que cualquier agente del las células pueda tener no depende de factores personas. El proyecto de Dios de reuniones en las casas es un proyecto divino que camina a través de las células. ¿Quieres comenzar?

La prioridad no es abrir grupos, sino levantar Lideres!! 49

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->