Está en la página 1de 34

PROGRAMA RADIO WEB MUNDIAL -ED 14-ingrid odgers

Martes 3 de marzo 2009

NAT –CHILE

JUEGOS DE NIÑA

/perdida/

saltar de baldosa en baldosa


como una mujer
que busca en los juegos de niña
olvidar sus lagrimas

/estoy perdida/

quise jugar en torres altas


para lamer estrellas
que nunca habian de ser mias

/quedate/

acune muñecos de trapo


que secaron gota a gota mi alma
y puse mantel de girasoles
en prados a los que no volveria

/quedate/

jugue a vendarme los ojos


a servir te en porcelana blanca
y a pintar los labios en tonos de dama

/estoy perdida/
salto de baldosa en baldosa
para volverme pura como una cria
quiero olvidar a la mujer prostituida

/quedate/
necesito jugar a que me aman
aunque mañana vuelva
a vestirme de soledad
y te conviertas en otra sombra
en el juego permanente de mis fracasos

quédate

EVANGELINA ARROYO –SAN NICOLAS, ARGENTINA

ENEMIGA PÚBLICA

con gusto a paraíso humillado


con artificios de princesa enlatada
con su cajita de cristal
y viceversa
canturreando en la penumbra
de una tarde cualquiera

ecos de gloria
sobre el vestido nuevo
manchado de lujuria
y tantas ganas de llorar
y de beber
su risa/ su piel/ su hora prima

la desquiciada
la perdida
la menos rota

acaso una esmeralda


en medio del diluvio
huyendo de la gente
acaso
la enemiga pública
y vulgar
que todo el mundo
quisiera tener
bajo mil llaves

Aninha Caligiuri -BRASIL

CAMINO PARA EL CRECIMIENTO PERSONAL

Paredes mudas y las horas pasan sin color

Silencio…además muchos ruidos alrededor

Ruidos que nada hacen para mejorar

El continúo marchar de las horas

Marcadas por la indiferencia

De las paredes mudas, de las ventanas tediosas

De los techos sin estrellas y sin comida

Así es la vida contemplativa

Hecha de rutina aullante, sin finalidad

Ni trayectoria

Y el ser frágil que vive entre las paredes

De un aposento frío y hostil

Cuando ya se dobló delante de la inmovilidad

En que está su pensar, su sentir

No, no hay indicios de modificación


El panorama permanece cargado

De pensamientos embotados

De pensamientos embotados

De manos inoperantes

Pensamientos, manos que tratan

En el vacío absurdo

En el oscuro país del amargo profundo

Tan cerca y tan lejos

Cerca por que se siente su real pulsar

Lejos porque a cada momento

Se torna incomprensible

Y el ser frágil esta jugando

Dentro de ese laberinto…

A veces tan misterioso, a veces tan solitario

A veces tan alegre

A veces tan lleno de paz

Y a veces tan insoportable de aguantar

Con su manar tan insistente

Que camina para el crecimiento personal

Para el mundo desconocido


CAMINO NOCTURNO POR EL ESPACIO SIDERAL

Aninha Caligiuri -BRASIL

MOMENTOS MAGICOS

Momentos mágicos en que se lanza el ser en la expectativa

De eternizar lo invulnerable. Pisando los caminos de pasados dorados por


las Esferas Azuladas donde el espíritu navega en el descanso de absorber
refrigerios

Que se engolfan en grandes neviscas de suavísimas brisas perpetuando


el silencio cargado de flores rosadas en el aquilatamiento del espacio
sideral

Ven Claridad Ven a reflejar los horizontes estrellados

De algodones aureolados

Y por luces multicolores

Envolviendo el vuelo de las Falenas, que conducen por los caminos de los
Meteoros

OH Vida Gigantesca por las flameantes epopeyas

De los anocheceres radiantes

Traspaso el umbral del duradero encantamiento

Del luminoso resplandor de las emanaciones derramadas de las melodías


celestes que transfunden el corazón del espíritu deslumbrado por lo
zalamero que salpica y traspasa el umbral de lo duradero

Desparrama bolas luminosas en la noche


Llenas de estrellas del Vislumbrar espacial

En ondas llameantes cargan las emanaciones del propio clarear en las


eternas maravillas en que nos transporta la Música Divina

Susurros de infinito burbujear arrancando por las esferas de la noche, que


contemplo y por las aberturas del crujir Divino como en eterna oración al
padre Supremo

cuchillos plateados cortando los espacios que muestran el

Camino de la vida Verdadera e intensa en la cuenta de la eternidad

Matices lilas rascando el espacio inmenso. Preciosidad que reluce en la


grandeza del universo y por los paneles rosáceos del Despertar Celeste

Arista y música unidas por la radiante y completa creación

Cordón dorado y augusto unido a los acordes de la melodía y desbravando


el cielo

Violín lloroso dentro de la noche oscura apelando para el más alto éxtasis
de parajes brillantes más allá de la espiritualidad dulcísima cima por el
sumo juez gran padre Dios.
NOCHE DE LOS TIEMPOS

ANITA CALIGIURI -BRASIL

Un día…la noche de los tiempos la ruta de su vivir

Y tú te encontraras

En la montaña silenciosa

El horizonte estará pincelado

De matices cenizos, negros

Estrellas salpicaran la tela

Con brillos redondos

Y tú ser suspendido en el espacio

Danzará al ritmo de los vientos

En esa noche de los tiempos

Verás que pasó

Con tu juventud

Y tú ser corpóreo

Vestirá el traje del olvido

¡OH! Olvidaras los sueños

Que daban color


A tus mejores años

¡OH! Olvidar y marchar para el Mundo Desconocido.

TEREZA NEUMAN – BRASIL

DESVIATE DE LAS PIEDRAS Y ENCONTRARAS FLORES

Ven

si en tu camino encuentras

Corazones insensibles

No decaigas

Sigue adelante

Por los caminos de la vida

Encontraras muchas piedras

Desvíate de ellas

Si perseveras

Encontraras flores

No desanimes

La vida no es solo horrores

Ven

“Es preciso amar a las personas

Como si no hubiese mañana”

Renato Russo ratifico


Lo que Jesús predico

Si Jesús cargo la cruz por nosotros

No tiene sentido no amar

Si Jesús sufrió por nosotros

No tiene sentido no ser feliz

Si Jesús sangró por nosotros

No tiene sentido un mundo sin amor

Un mundo sufriente

Entonces para y piensa


Rafael Mérida Cruz-Lascano
GUATEMALA

“Don de Amor”
--Redondillas-

Amar, es algo, como un don del cielo,


Que se puede, dividir, compartir,
Es tan grande, que se guarda con celo,
Que en odio se podría convertir.
--
Ama la madre, señero amor puro,
Con ese amor, cubre, al hijo en su infancia,
Y así forjará al patriota futuro,
Que nunca defraudará su constancia.
--
Ama el padre: es ternura diferente,
Como roble, que erguido se levanta,
Enseñando al hijo, sea valiente
Para su madre y la patria que canta.
--
Ama la esposa: Si es amor sincero,
No lo empañará con odio egoísta,
Ni le mostrará, "su yo", traicionero,
Puës no habrá amor, mientras odio exista.

Rafael Mérida Cruz-Lascano - VENEZUELA

SOLEDAD
El chiquillo ya no juega
en los charcos, no se porqué,
la alegría se le fue,
¡ya ni a eso llega!

Si tiene hastío y sueño


se busca un dintel,
cubriéndose con un papel
y duerme como un leño.

¿En dónde está su candidez?


es solamente un niño,
¿y en donde el cariño?
¡su vida está al revés!

Llora de tristeza en verdad,


"este mundo no es su lugar"
no conoce que es el hogar
¡es muy grande su soledad!

MAGAOLIVEIRA -CHILE

UMBRAL

Con sangre escribiré un ritual


Depositando rosas negras
Sobre tu piel.
No tengas miedo,
La noche se ve más clara
Cuando cae la obscuridad.
Lágrimas de terciopelo
Resbalarán deliciosamente
Surcando un camino
Para el corcel negro,
Su tarea:
Traspasar el umbral
Para que pruebes el fruto
De este cuerpo de carne y huesos.

“…y nuestra breve vida rodeada está de sueño”


Shakespeare: “La Tempestad”

SI QUISIERAS

MONICA-ALICANTE, ESPAÑA

Si quisieras te contaría un cuento,


donde tú y yo
rozaríamos el cielo
veríamos las estrellas del firmamento.

Intuiríamos que pasa un cometa


y pensaríamos...
es un alma que busca un sueño.

El Sol nos deleitaría


dando brillo a muestros sentimientos.
Nuestras almas se unirían
y sólo se vería una luz en el universo,
la tuya y la mía
bailando en nuestro encuentro.
Nuestro amor sería tan profundo
que ningún cuerpo celeste
podría nublar nuestro esplendor.

Si quisieras amor, yo te contaría este cuento...


Si quisieras seríamos las únicas estrellas que brillarían en el cielo.
Si quisieras gozaríamos de nuestros sentimientos.
Si quisieras te regalaría el universo.
ALEJO URDENETA-VENEZUELA

AMANECER ROJO

1
Falta un milagro para la gracia,
siento la insuficiencia y tengo las manos vacías
cuando recibo la dádiva de tu secreta morada.
Vuela hacia ti mi alma
y mi cuerpo hacia la tierra.

Junto a tu tristeza de alas invisibles,


la vida se contorsiona en milagros:
Luces brillantes en el río, ardientes océanos.
Desdeña ahora el correr del tiempo,
la belleza que algún día pasará,
la alegría que alza su mano en adiós.
Y a cambio, déjate mecer por la ilusión de amar,
Huye de las sombras
Y muerde el fruto blando de la dicha,
Recuerda tu infancia,
Tu mar, la alegría de las fiestas.
4
Sientes en el pulso de la sangre
el susurro del reloj de arena,
y contemplas la llama vacilante:
Reloj y llama, tiempo de dos caras,
La vibrátil que se eleva en la penumbra,
decidida verticalidad,
y la lenta fluidez del pensamiento,
lenta maceración de la noche.

5
Que comience en cada despertar
la ensoñación.
Haré profetizar a los grillos
y arrastrarse las flores
hasta el pozo iluminado de tus ojos.
Beberán de ellos sabiduría y placer,
también melancolía.
Proclama la vida,
la humanidad,
por la santa virtud o el arte diabólico
que todos llevamos.

6
Aléjate de los búhos infelices
y cobíjate en la aurora.
Amanecer, bandera olvidada al viento,
colorido de trinos y ligera brisa.
Todo viene del fondo del sueño,
todo vibra como trueno
o como guitarra llorosa y sola.

7
Te haré un altar de humildad y sacrificio,
tu sonrisa no se disipará en el vacío tormento:
será el signo de tu voluntad.
Sufrirás, sin duda, avatar de la sensibilidad,
y tus pasos sobre la arena en la playa
danzarán como saltamontes,
incansable de besar la tierra.

8
Siempre te encuentro,
Oigo tu voz susurrante en la quieta soledad,
en la secreta hora de luz de los sentidos.
Convoca, entonces, la sagrada sensualidad.
Allí estaré en el rojo amanecer.

DEMIAN

BARADERO, BUENOS AIRES- ARGENTINA

EL RUEGO

A duras penas.
A esta realidad
de mis vísceras cansadas.
A las espuelas del paraiso.
A la oscuridad de algunos ojos.
A la infamia de las muertes,
prematuras,
( Sin derecho al libre albedrio)
Al dolor del hambre.
A la falta de mesa.
A los muros que nos separan.
A los brazos que no sostienen.
A los amigos que siempre faltan.
Y los enemigos que siempre abundan.
Al yunque,
que siempre aprieta.
A los que pagan por ser felices
y a los que pegan,
por ser malvados.
Al dinero,
que todo corrompe.
A los niños,
que duermen solos.
Al que recauda de nuestro esfuerzo.
A las guerras,
que nunca acaban.
Les ruego,
por favor.
me disculpen.
Solicito me concedan,
la hermosa posibilidad....
De dejar de ser " Humano "

FERNANDO –SAN NICOLAS DE LOS ARROYOS-ARGENTINA

ESCRIBO TU NOMBRE COMO UNA FORMA

escribo tu nombre como una forma


de habitar en ese incesante trote
que se hace llamar tiempo

igual que las naves de mi memoria


en este hueco inventado de la noche
quiero hacer de tu rostro
un canto más océano que el recuerdo
me gustan los relojes
siempre y cuando marquen cualquier hora

me gustan los relojes atrasados


como la luna

MARIELA RIOS RUIZ- TAGLE –SANTIAGO, CHILE

CAMPANAS EN LA COLINA REPICARON


CUANDO LLEGASTE

El ángel sin alas,


en un ascensor
descompuesto,
que lo lleva a ninguna parte.
Una calle lo acoge sin gloria:
algo domina el alfasto,
y penetra el alma imperceptible.

Arrodillado en una esquina sin


restricción,
no supo que al jugar,
las cartas estarían
marcadas
por los siglos de los siglos.

Choca a una paloma en pleno


centro,
sin saber que otro ángel
disfrazado,
pretendía deslumbrarlo con sus
alas:
sombra a sombra derramada.

Billetes trasmutados.
Chequeras incineradas.
Ángel cautivo de lo humano:
amante de esta vida.

CAYERON LLUVIAS EN MESES DE VERANO


ENVENENADO Y SUTIL

A lo lejos
una sombra virtual,
miseria cósmica:
flota en la atmósfera destilada.
Ácidos papeles metálicos
de hojarascas.
Cielo adentro.
Cielo afuera.

En las oficinas
tus alas bostezan sedentarias,
y tu mirada es un paraguas viajero
de ángel nómade, cuerpo de lluvia,
recostado electrodo de nostalgia.

Hiroshima alerta desde los armarios.


El espacio eleva mil plegarias
sobre relojes que se incendian lentamente.
La nostalgia es óxido impertérrito.
Ängel luchador contra el embrujo:
ecualizadores del ser automático.
Desenchufado
en la multitudes tecnológicas del miedo.

GABRIEL MOYANO CÁRDENAS, ARICA, CHILE

"DAMACIDAD"

él y la dama más hermosa de su mundo personal

se aman sin sentarse a menudo en los públicos asientos

y se aman hasta el final de los tiempos nocturnos

él la ama con todas las fuerzas intangibles de su alma

y ella con todos los secretos poderes de la suya

él dice ser el hombre más feliz

de una Tierra abundante en destinos incorrectos

ella dice ser la mujer más afortunada

de un Mundo colmado de riquezas gratuitas

ella le regala semillas de flores diversas

y él un dibujo de una triste primavera


él le abre la puerta

que casi logra abrirle alguien que le abrió muchas otras

ella deja que la abra

porque cada vez lo hace con una llave distinta

él extraña demasiado su cuerpo (como un Todo inseparable)

y ella en demasía sus manos (como sucesoras momentáneas de las suyas)

él la sacó a bailar su canción preferida

y ella le enseñó a bailar la Danza de la Existencia

ambos bailaron y bailaron

como si un poco más allá no hubiese nada importante que vivir

él quiere mirarla desde las alturas favoritas de ella

y ésta desde cualquier punto elegido al azar

él quiere darle un beso en la mejilla al amanecer

y ella nada fuera de lo común a cada instante

él la invita a coexistir por la orilla de la mar bulliciosa

y ella por el borde de un vivir desgraciado

él la despertará como si no hubiese nada urgente que decirle

de un sueño que se transformará en un secreto para un devenir monótono

ella al despertar
se ubicará donde la dejen mirar libremente sin absurdas preguntas

él la trasladará donde ella lo permita

como si no hubiese una sola forma de mirar un repentino aguacero

ella al despertar

dirá si fue o no despertada por un rey de la noche o por un obrero de la


vida

ambos se abrazan

como si cada reencuentro fuese un volver desde un partir sin retorno

ambos se besan

como si el Mundo se fuese a acabar cuando todos los hombres hayan sido
felices a plenitud

ambos se aman

como si los demás necesitasen muy poco amor para vivir

o como si ellos mismos fuesen de los que más necesitasen amor para
seguir viviendo

ALEJANDRO CABROL

PARANÁ-ENTRE RIOS-ARGENTINA

MUÑECA ROJA
Corina ocupaba un dos ambientes en el tercer piso de un edificio céntrico mientras
cursaba medicina. Al irse a Rosario mató dos pájaros de un tiro: construía su
futuro y se alejaba de su familia.

De su padre tenía vagos recuerdos. Había muerto cuando ella tenía seis años.
Eva, su madre, al haber decidido mudarse con Esteban cuando ella tenía doce, le
había roto el corazón. Algo ya había presentido entonces. Dos años después
sufriría la primera intrusión de las tantas que seguirían. Se cansó de darle indicios
a Eva. Nunca se lo dijo porque ella no le hubiera creído. Al acabar la secundaria le
habló para que lo convenciera. A él no le quedó otra salida que aceptar la
propuesta, por la carrera de la nena.

Ahí podía ser ella, manejar tiempo y espacio con plena fruición, y de a poco, ir
dejando atrás tanta mierda. Casi ni volvían las penosas pesadillas.

Evitó ir a su pueblo para el receso invernal. No previó que Esteban se aparecería


sin avisar, un viernes al anochecer, con diabólicas sonrisas de venganza, dos
cervezas heladas y ganas de poner el marcador en cero. Fue la más atónita de su
propia frialdad. Sin resistirse, se las arregló para diluir en la bebida pastillas fáciles
de conseguir en los boliches, falsas respuestas provisoriamente liberadoras.
Mientras le servía, hasta se atrevió a sugerir innecesaria la incómoda protección
de látex que atenuaba el placer.

La mezcla de líquidos, químicos y dos rounds seguidos lo adormiló mareado en el


sofá cama, entre exiguos lujos de los que se sentía dueño, ya que los había
pagado, aunque que entre esos derechos no figurara el que acababa de ejercer.

Viciada y vacilante, fumaba en el balcón llevando a pecho turbias ideas. Ni las


pastillas con el alcohol y el tabaco juntos podían sustraerla del asqueroso olor a
húmeda suciedad dérmica, que además de endurecerla por dentro, sumada a los
recuerdos, le provocaba accesos de náusea con la mirada perdida hacia abajo.
Que se la arreglara para explicar todo aquello. Una vez enfocada en lo gris,
esbozó una agria sonrisa buscando besar el plomizo asfalto que fue cielo y
solución y final… O principio de algo más puro, de algo que desertaba esa patética
muñeca informe, a oleadas teñida luego de rojo por las luces de las sirenas que
llegaban.
HORACIO DESCHAMPS -CUBA

DETALLES

Me fijo en los detalles

En aquellos que tu mirada esconde

En los gestos inocentes

La dulzura silente de un intento de amor

Detalles

Tus labios

Y yo…

Que imagino detalles

Poros manantiales

Sudores

Espasmos

Detalles silentes

Y tu cabellera que a gritos me destroza

Tu dulzura me convence…

Más yo imperfecto
Me fijo en los detalles.

CECILIA PALMA –CHILE

La única película que no hemos visto

Y aquí estamos entumidos


como a la salida del cine
en invierno
entumidos y tan solos
dando manotazos al mundo
pálidos y ojerosos
arropados en sábanas deslucidas.

Así nos encuentran los días y


noches
incapaces de decir basta
entregados a la disciplina
diaria
al cotidiano devenir de la
muerte
asidos al rebaño a regañadientes
disconformes
frustrados
desolados
soldados de plástico barato
envueltos en pilchas de liquidación.
Amargados
¡reconoced!
no somos más que marionetas
agujereadas por balines
aburguesados
actuando una mala obra
para la eterna taquilla de siempre.
Interferencias in situ
(a Francisca)

Coltrane rebota en las


marchitas fronteras del boliche
mientras una joven caravana
a lo Morticia
incorpora a escena la
anacronía silenciosa de un
condenado a muerte.
Bien rojos los labios de las
cenicientas tan pálidas
como si las hubiesen concebido
mimos.

Yo me sitúo mentalmente y no
puedo evitar los ojos que de
vez en cuando franquean
on line
mis coordenadas.
Almendrados y oscuros
con brillo semejante quizás
sólo a una
salida
de sol
después de la lluvia
luego de los ojos
inevitablemente
todo su rostro
y en este punto
cualquier cosa pierde vigencia.
Sonrío con su sonrisa y
entre el jazz
su vocecita a
media lengua narra una
historia teñida
de la magia de
Francisca.

Como si la tuviese enfrente


ahora mismo
sus perlas brillosas me vigilan y

me alegro que no sean de su paisaje


aquellos que borronean
otras historias en la arena
o sobre cohetes y bombas
en el Medio Oriente.

II

Esos niños que


queriendo desaparecer
la inexistencia
juegan a comprender la guerra
y me alegro Francisca que
no estés ahora mismo escondida en
algún barretín de seguridad
sin esperar el mañana y
sometida a la disciplina táctica,
sino que estés yendo
y viniendo a mi ánimo
de la mano de Parker ahora,
mientras
giro la copa lenta
y su ansia.

Qué cosa más extraña chiquita


la vida nos juntó aquí, en este
nudo de fronteras y de sangre
habría que dar las gracias
digo yo
porque no estás en el
otro paisaje,
ese que alcanzo sólo
a través de la pantalla
y confieso
que a veces se
me acaba el valor
presiono la tecla mágica
y escapo sigilosa entre
frecuencias anodinas
y es que algunos días
me vuelco a la lúdica mirada de
un príncipe imaginario
en vano intento de
escapar a la seducción de la partida.

Otro sorbo al cabernet


cómplice taciturno de mis
noches y decido
abandonar este tête - à – tête con
mi huérfana otra
y regresar a casa
a enterarme de las noticias
de la medianoche
para otra vez alegrarme
Francisca
que no estés allí .

El problema es
que nos creemos dioses
emulamos con envidia
al carpintero
sin tener la osadía de morir
olvidamos que fuimos engendrados entre
lenguas y caricias para
vendernos irremediables
a la gracia de una sobrevivencia
a prueba de balas
desviando
si es que existe
el juicio
evadiendo las sombras que
invaden las noches santiaguinas
estirando rosas a los
borrachos de las cantinas
o a los que se recuestan
apretujados
bajo el puente.

En la tasca no están,
ni las bombas
suprimiendo alientos
de niños palestinos
ni están los proxenetas de miles de
Spiniacks que andan
por el mundo
y tampoco tú Francisca que
seguro dormirás plácida
entregada a tus merecidos
mientras yo, a la
pasión de un solo de saxo
que ahora mismo me hechiza
secuestrándome a la
otra realidad.

Y qué importa si me dejo llevar


qué, si la hiedra sigue brotándome
arrastrando a esta sombra
a la redención?
Algún día sentiré el olvido
mi niña
porque la vida se viste de matices y
la poesía es
historia.

III

Al borde de la cordura:
el abandono.

De vez en cuando una fumada pensándote


pequeñita
la que te espera
henos aquí
dejando inconclusa una
tela de Da Vinci
de esas que miraban de frente
traspasando una ciénaga baldía.
Un irremediable derrotero
circula por las calles
cuyas intenciones son el
misterio de un cuento de terror.

Todo es poesía
lo mismo estos
pálidos que beben cerveza
mis amigos conversando
un cuento de Borges
o esa mirada a lo Humphrey Bogart
que un hombre que no conozco
dedica a las féminas del boliche.

Todo
está
suspendido
la historia ha decidido que
así ocurra al menos por ahora y
sea justo un poco
de relajo
a ver si por unas horas
dejamos de lado las
ofensivas que nos
han habitado.

La realidad nos cobija sin


rebozo
más bien
nos destierra desnudos a la
intemperie cada mañana
como piezas de un ajedrez
inmenso
con el único fin
de mantenernos en el maldito juego.

La rebeldía
Francisca
traza los tonos en la
tela de los artistas.

Te conjuro
a dormir unos cien años
y te despiertes en otro cuento
con mejor argumento y la
poesía sea
el pulso de los personajes que
actúan
entonces quizás las

cosas cambien o al
menos teñirá las calles
y esta mala novela quedará
atrapada en un libro sin nombre.

Entonces te encuentres con


una pieza de Charly Parker
arrancando de las paredes
y tu búsqueda no sea silenciada
por misiles que contengan
dibujos de niños guerrilleros.
Así sea.

Trasvesti

Espera cada noche en Ramón Carnicer


toda vestida de mujer
(el parque le susurra un cuento de fantasmas)
y ella espanta sus demonios con
un tango de Gardel
corrige la línea de su rimel
hiere con su escote ciego a la noche.
De mañana tú sentirás que
la esquina es la de siempre
sin saber que la historia también
se teje por las noches.

Súbdita

Tambaleándose
mientras cantaba let it be
sacó lentamente sus vestidos
el espejo babeaba de impotencia
en ese cuarto tan oscuro
y ella
princesa de Nefige
santigua su pecho con el espeso
amén de su trabajo.

Historia sucinta

De seguro intentarás besarla


con la pasión de las películas
calcularás el momento exacto para
sorprender su mano en la
oscuridad del cine
y repetirás el parlamento como
otras tantas justo
cuando el protagonista diga lo propio
después
saldrás con ella entusiasmado
la noche será presa de tus calles
y ustedes
simples navíos en descontrol
descuidarán todo con tal
de olvidarse que no habrá
un solo motivo
para que mañana se
reconozcan

JAVIER CATANZARO

Flores, Capital Federal. Actualmente reside en Hudson

CUENTO DEL MIRROR


Ahora recuerdo. Intrépida. Llegaste mostrándote en el más alto nivel del
cinismo, haciéndote de mí, aunque debo admitir sin temor que jamás me
he resistido. Tal vez fue por haber sido victima de las elecciones que se
han quedado sin resolver y que cada vez se encuentran más distante. Al
fin lo recuerdo. Fue un domingo, si un domingo cuando comenzó, cuando
empecé a extrañar la compañía de mi soledad. Los años transcurren y el
amor no es más que un anhelo de esperanza, que de apoco fue quedando
atrás… y al final muere.
Pero sucedió que el problema no fue solo aquello, si no que al despertar…
Amanece. Los primeros rayos de luz entran intempestuosos invadiendo mi
cuarto, sus paredes y el silencio. Mi soledad se había hecho de mi sombra
aliándose a la memoria -testigo implacable del tiempo- asesina de mí,
imaginando que vuelves… una vez más.
El suave frió de otoño acecha, Mayo ya muestra su agudeza, al mismo
tiempo que los pasos se redoblan al pisar las hojas secas esparcidas por
doquier.

IRONICO
Luego de mirarme fijamente a los ojos durante unos instantes se dio media
vuelta y se marcho.
-Si quieres que regrese –le dije- será tarde… muy tarde… este es mi ultimo
adiós…
Fue lo ultimo que mis labios articularon antes de partir, antes de tirar la
toalla, antes de abandonarlo todo… -adiós… y darle una lección a todos
aquellos que como si fuere cualquier cosa me tiraron al medio del camino
dejándome totalmente a la deriva.
Lo ultimo. Lo ultimo antes de llamar la atención, antes de ver como todo
aquello se derrumbaba y darle la lección si… la lección… La lección.

A UN POETA MENOR
A: Jorge Luís Borges

Pasa la cordura
Pasa lo trivial y lo profundo
Pasa la aurora anclándose en la historia.

Te has envuelto en los devenires de la vida


Apoderándote de ellos
Te has rendido al arte de la divina poética
Perdido entre palabras preguntándote
Con hartura descarada que hubiese sido de ti
Sino hubieses sido tú.
Te has complementado durante siglos con las
Reglas simétricas de los decasílabos y hexámetros
Delatando tú más ínfimo secreto que siempre
Has rechazado invadido de rencores vestidos
De odios.

Has buscado refugio en algún lugar


En algún rostro
En algún arquetipo donde poder encontrarte
(Desde aquel hombre misterioso llamado Whitman)
Hasta morir de hambre y de sed
Ante la procura de los otros ansiando ser tu
Y eras nadie… Hasta ser nuevamente tú
Ceñido de oscuridad preguntándote si ser o no ser
Era la cuestión.

Te has perdido entre nieblas, vagando una y otra vez


En el espacio limitado de la tierra prometida
(El ajedrez era la vida y tu el Dios que movía las piezas)

Los místicos hablan de la noche oscura del alma


Lo cierto es que vida y muerte le han faltado a tu existencia

Has muerto tantas veces para luego volver a vivir y seguir muriendo y sin
embargo el incansable centinela invadido de paciencia no te ha dejado
(Le perteneces)

El amor ha sido un largo sueño, atrapado en la cruz del olvido y


desesperanza

Te has vertido en las profundas complicidades que atrae el intrínseco


misterio
Te has infundado temores que se han hecho de ti, a través del tiempo

Has pertenecido a la ilustre perpetuidad de los caballeros Sajones y junto


a ti la ineludible espada métrica que como un viejo Rey te juzga y te
comprende

Has vivido en las penumbras de lo incierto, en la incertidumbre de ser tú.

Lo cierto es que las intransigencias sustanciales te han hecho desistir y


abandonar a tu propia suerte lo que luego fue tu destino

-Has luchado y has vencido-

Has abandonado la sigilosa guardia del centinela


Los años te han mostrado la tan ansiada justicia Aristotélica
El amor ha sido el reto cara a cara con la vida atravesando su endeble
consecuencia.

Has culminado con la retórica batalla de Nortumbria y su mitología con


aquellas guerras de Yeart, Shaw y Shakespeare.
Y la larga complejidad de las letras ha caído a tus pies.
Convirtiéndote
En aire
En mar
En tiempo
En siglos
En polvo
Que al fin unió el amor y no el espanto.

Árbol de la noche

Los árboles de la noche estiran sus ramas


Te atrapan
Te absorben
Te subyugan
Regodeándose en su propia dadiva
En su interior ríe pues ha triunfado
La espesura de la bruma oscurece cubriendo todo a su alrededor

El aire huelle a sangre

A cobardía
A muerte

Los instintos fluyen


La carga espiritual se hace más inmensa
Fluye en el aire el temor el indómito clamor de la desdicha

(El sufrimiento es solo una parte)

¡¡Silencio alguien habla!!

Otra victima