Está en la página 1de 2

MINISTERIO DE EDUCACION: Cynthia del guila, MINISTERIO DE AMBIENTE: Roxana Sobenes MINISTERIO DE COMUNICACIONES: Alejandro Sinibaldi MINISTERIO DE SALUD:

Francisco Arredondo MINISTRO DE ENERGIA Y MINAS: Erick Archila MINISTRO CULTURA Y DEPORTES: Carlos Batzn MINISTERIO DE DESARROLLO SOCIAL: Lucy Lainfiesta, MINISTRO DE GOBERNACION: Mauricio Lpez Bonilla MINISTRO DE FINANZAS: Pavel Centeno MINISTRO DE ECONOMIA: Sergio de la Torre MINISTERIO DE TRABAJO Y PREVISION SOCIAL: Carlos Contreras MINISTRO DE AGRICULTURA: Efran Medina MINISTRO DE LA DEFENSA: No Ulises Anzueto MINISTRO DE RELACIONES EXTERIORES: HAROLD CABALLEROS

CONSECUENCIAS DE LOS TATUAJES: Para los jvenes, tatuarse o ponerse un piercing en cualquier parte del cuerpo se ha convertido en moda. Sin embargo se debe tomar en consideracin que la falta de informacin, el poco control por parte de las autoridades sanitarias y los lugares inadecuados para realizarlos pueden provocar daos irreversibles a la salud. El mdico Edwin Garca Estrada, jefe del Departamento de Dermatologa del Hospital Roosevelt, seala que si los instrumentos con los que se hacen no estn debidamente esterilizados pueden producirse procesos infecciosos en la piel a causa de estafilococos y estreptococos (grmenes que causan enfermedades en la piel), e incluso hasta contagiarse de hepatitis B y el VIH-Sida. Las contaminaciones dermatolgicas se presentan a travs de costras con pus, enrojecimiento y dolor en el rea tatuada, mientras que con las perforaciones tambin se pueden dar hemorragia En el caso de los tatuajes, aunque todava no se ha comprobado que la tinta podra causar cncer, segn los expertos el lquido que se absorbe recorre el sistema linftico, uno de los ms importantes del cuerpo, pues realiza todas las funciones de limpieza y defensa.

En ese sentido, Garca hizo un llamado a los jvenes para que no usen su piel como lienzo, pues se podran evitar situaciones incmodas, como la estigmatizacin social. Adems, luego de realizado el tatuaje, el arrepentimiento no servir de mucho, pues quitarlo suele ser una tarea tortuosa.