P. 1
Guía apoyo. Conquista de Chile

Guía apoyo. Conquista de Chile

|Views: 235|Likes:

More info:

Published by: José Antonio Barriga on Mar 31, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOCX, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/01/2013

pdf

text

original

Departamento de Historia y Ciencias Sociales Historia contemporánea – II Medio Unidad.

Los pueblos indígenas durante la Colonia

GUÍA DE APOYO 2 LA CONQUISTA DE CHILE La conquista de Chile no fue una tarea fácil. El primer intento, fracasado, fue el liderado por Diego de Almagro; a éste le siguió la expedición que llevó adelante Pedro de Valdivia, que si bien logró su objetivo de permanecer en la zona central de Chile, necesitó del constante apoyo proveniente de Perú para sortear los difíciles primeros años de la naciente gobernación. Pero esto no fue suficiente para afianzar definitivamente la conquista del territorio, proceso que se prolongó hasta fines del siglo XVI. Expedición de Diego de Almagro Diego de Almagro había participado, junto a Francisco Pizarro, en la conquista de Perú, y desde ahí planificó la conquista de Chile. Con una gran cantidad de recursos personales, y motivado por las extraordinarias noticias que hablaban de grandes riquezas al sur de Perú, el conquistador logró reunir un contingente cercano a los 500 españoles, sumándose miles de indígenas de servicio. Los expedicionarios salieron del Cusco rumbo a Chile a mediados de 1535 y tuvieron un viaje dramático debido a los sufrimientos que padecieron al atravesar la cordillera de los Andes, desde el lado argentino. Una vez sorteado aquel obstáculo, con un altísimo costo en vidas humanas y pertrechos, entraron pro primera vez en el actual territorio chileno en febrero de 1536, estableciéndose durante algún tiempo en el valle del río Copiapó para luego avanzar hacia el sur e instalarse en el valle de Aconcagua. Desde ahí, Almagro y su gente salieron en búsqueda de las riquezas que los indígenas aseguraban que existían. Una de estas expediciones, encabezada por Gómez de Alvarado, se enfrentó por primera vez con los mapuche, en la batalla de Reinohuelén, en las cercanías del río Itata. La realidad que Almagro y su gente vieron en Chile distaba mucho de lo que ellos buscaban. No encontraron oro, la tierra no estaba cultivada, los indígenas de la zona eran muy escasos y los que habitaban en el sur estaban dispuestos a rechazar su presencia. Ante tales condiciones, decidieron regresar a Perú. Expedición de Pedro de Valdivia El fracaso de la expedición de Almagro tuvo efectos tiempo después, cuando Pedro de Valdivia, lugarteniente de Francisco Pizarro, debió realizar esfuerzos extremos para organizar su proyecto de conquista, ya que la fracasada experiencia de Almagro había desprestigiado al territorio que se ubicaba al sur del desierto de Atacama. Pese a todo, Valdivia logró apertrechar a un pequeño grupo de españoles que decidieron acompañarlo, y así, en enero de 1540, salieron del Cusco en dirección al sur unos 10-12 españoles, con la esperanza de que en el camino se les unieran otras expediciones que volvían al Perú después de intentar, infructuosamente, conquistar otras regiones del sur del continente. El pequeño grupo salió hacia el sur siguiendo la ruta del desierto de Atacama, para evitar las penurias vividas por Almagro. Pero aquella ruta tampoco era fácil, por la escasez de agua y alimento. Tal como lo había previsto Valdivia, dos expediciones españolas -encabezadas por Francisco de Villagra y Francisco de Aguirre- se les unieron en Tarapacá y Atacama. Así, cuando la expedición de Valdivia llegó al valle del Copiapó, estaba compuesta por un grupo de aproximadamente 150 personas. El año 1540, pocos días antes de Navidad, los conquistadores llegaron al valle del Mapocho, lugar que escogieron para asentarse. Al poco tiempo, el grupo mostró su voluntad de permanecer en el territorio, y el 12 de febrero de 1541 fundaron la ciudad de Santiago de Nueva Extremadura, que se convertiría en base para realizar la conquista definitiva de la Zona Central de Chile.

Departamento de Historia y Ciencias Sociales Historia contemporánea – II Medio Unidad. Los pueblos indígenas durante la Colonia

La conquista del territorio Desde un comienzo, los picunche, habitantes locales del valle del Mapocho, intentaron desalojarlos: el 11 de septiembre de 1541 atacaron e incendiaron Santiago. Sin embargo, la alianza tribal, comandada por Michimalonko, señor del valle de Aconcagua, no logró aniquilar a las fuerzas españolas. La fundación de la primera ciudad del reino de Chile implicó al expulsión de los indígenas que habitaban el valle del Mapocho. Tras la consolidación del territorio, Valdivia inició el proceso de fundación de ciudades, como una forma de extender el dominio español. En 1544 fundó La Serena, el cual sirvió como punto intermedio entre Santiago y Perú. Pero los mayores esfuerzos se realizaron hacia el sur, por la hostilidad de los mapuches que habitaban el territorio. Se fundaron las ciudades de Concepción (1550), Valdivia (1552), Villarrica (1552) y Angol (1553), y los fuertes de Tucapel, Arauco y Purén (1553). Las consecuencias de la conquista para los indígenas Cuando los españoles arribaron a territorio chileno, estaba poblado por una variedad de etnias en diferentes estados de desarrollo cultural. Aunque no se conoce con certeza el número de habitantes de ese entonces, algunas investigaciones indican que la población prehispánica era entre 800 mil y 1 millón de personas. Tras el proceso de conquista española, sólo lograron sobrevivir cerca de 170 mil personas. La conquista del territorio nacional ocasionó importantes consecuencias en los diversos pueblos existentes a lo largo del país, quienes recurrieron a la guerra para defender sus tierras y dominios de los españoles, aunque en la mayoría de los casos los conquistadores se impusieron sobre los indígenas. Lo anterior provocó un intenso proceso de mestizaje. En el Norte, la población local fue sometida recién a principios del siglo XVII, período en que las autoridades del virreinato de Perú extendieron la política de reducción de la población indígena a los poblados de indios, para así controlar la dispersión espacial en que se encontraban y facilitar su dominación y explotación. Los pueblos de la Zona Central fueron derrotados de manera más rápida que en el norte, pero los españoles encontraron mayores inconvenientes en la Zona Sur, a partir del Biobío, territorio habitado por los mapuche, quienes opusieron una férrea resistencia a la conquista, reconociendo al río Biobío como la frontera natural entre ambos dominios: el indígena y el español. El caso de los pueblos de la Zona Austral fue diferente (selknam, kawéskar, yámana), pues la conquista no llegó a esos lugares hasta fines del siglo XIX. La caída demográfica El sometimiento al dominio español ocasionó una gran disminución de la población indígena. El historiador Sergio Villalobos afrima que a la llegada de los españoles, se estima que la población indígena era de 800 mil personas distribuidas de norte a sur. A fines del siglo XVI, al finalizar el proceso de conquista, la población nativa se había reducido a un tercio. Lo anterior transformó las culturas existentes, producto de diversos factores: inicialmente la guerra y la violencia de la conquista causaron la muerte de varios combatientes; luego las enfermedades provocaron estragos en la población indígena, ya que no estaban defendidos inmunológicamente para enfrentar las enfermedades europeas, como la viruela, sarampión, gripe, caries, afecciones pulmonares, entre otras. Finalmente, la necesidad de mano de obra en la explotación de las minas de oro y plata y en las labores agrícolas también mermaron la población originaria, debido a las duras condiciones en que trabajaron.

Departamento de Historia y Ciencias Sociales Historia contemporánea – II Medio Unidad. Los pueblos indígenas durante la Colonia

Esta situación de desastre provocó una sensación de desesperación entre los indígenas, producto de las nuevas condiciones de trabajo, el régimen de gobierno y la desintegración de sus comunidades. Esta realidad afectó de tal manera su forma de vida, que incluso se opusieron a tener hijos, para que no sufriesen esta nueva vida. Este fenómeno psicológico se denomina desgano vital. El impacto ecológico La conquista española también significó una nueva relación entre el ser humano y el medioambiente. Los indígenas intervenían el medio con la finalidad exclusiva de satisfacer sus necesidades básicas y producir un pequeño excedente para comerciar. Esta forma de vida también chocó con la de los españoles, quienes veían las grandes extensiones de tierra del continente como una fuente de recursos y materias primas. Los españoles se asentaron rápidamente, generando necesidades que implicaron la explotación acelerada de la tierra, la tala de bosques para la construcción de las ciudades y el trabajo de despeje de los terrenos para la agricultura y la ganadería. El desarrollo agrícola provocó que la actividad económica de América se basara en la generación de materias primas. El choque cultural La penetración del europeo en América implicó el fin del modo de vida indígena y la adopción de un nuevo sistema cultural. Los indígenas americanos debieron aceptar que los españoles les impusieran la religión católica, un sistema político distinto, el español como idioma y costumbres y formas de vida absolutamente diferentes a las que tenían. Lo anterior significó un choque cultural importante para las sociedades indígenas, y solo algunas de ellas lograron subsistir a través del mestizaje y la asimilación de las costumbres de los conquistadores.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->