P. 1
Definicion de Trauma

Definicion de Trauma

|Views: 6|Likes:

More info:

Published by: Paola Andrea Esquivel on Mar 28, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/05/2015

pdf

text

original

DEFINICION DE TRAUMA ABDOMINAL

Lesión de las paredes y/o vísceras abdominales . Esta lesión puede ser abierta (por traumatismos penetrantes) o cerrada (por traumatismos abdominal) debido a la acción violenta.

DIVISION ANATOMICA DEL ABDOMEN
Los nueve cuadrantes de derecha a izquierda y de superior a inferior son: Hipocondrio derecho: lobulo derecho del hígado, fondo de la vesícula biliar, parte del colon transverso y Angulo hepático del colon, extremidad superior del riñón derecho y capsula suprarrenal. Epigastrio: lóbulo izquierdo del hígado, cara anterior del estomago, con parte del cuerpo, piloro, epiplón gastro hepático con la arteria hepática, vena porta y los conductos cistico y coledoco, segunda y tercera porción del duodeno, páncreas, arteria mesenterica, vena cava y conducto toracico.

Hipocondrio izquierdo: lobulo izquierdo del hígado, cardias, epiplón gastro esplénico, bazo, extremidad superior del riñón izquierdo, capsula suprarrenal, porción del colon descendente, ángulo esplénico del colon, asas del yeyuno y cola del páncreas. Flanco derecho: Parte del intestino delgado y colon derecho. Mesogastrio: epiplon mayor, porción baja gástrica, colon transverso, asas del intestino delgado, mesenterio, cava y aorta. Flanco izquierdo: parte del intestino delgado y colon izquierdo. Fosa iliaca derecha: ciego y apendice, uréter derecho, vasos iliacos, genitales de la mujer. Hipogastrio: epiplón mayor, parte del intestino delgado, vejiga y uréter, útero de la mujer. Fosa iliaca izquierda: sigmoides, porción baja del colon descendente, asas delgadas, genitales de la mujer y vasos iliacos.

CLASIFICACION DE TRAUMATISMO ABDOMINAL
Las lesiones traumáticas del abdomen se dividen en abierto y cerrado, entendiéndose como trauma abierto a la exposición de las vísceras intrabdominales con el exterior, trauma cerrado cuando no tienen comunicación con el exterior. Trauma abdominal abierto: Puede ser resultado de la injuria por: *arma blanca *arma de fuego de alta y baja velocidad y escopeta. *otros objetos que penetren en el abdomen provocando incineración. Trauma abdominal cerrado:

Puede ser por resultado de: *contusión *absorción de la onda explosiva.

FISIOPATOLOGIA DE TRAUMA ABDOMINAL POR ORGANOS
Trauma pancreático y duodenal: son consecuencia por trauma cerrado sobre el epigastrio por compresión sobre la rígida columna vertebral como sucede en la persona que recibe un impacto por el volante del automóvil, también por accidentes por agresiones con arma de fuego de mayor calibre. El páncreas por su ubicación es frecuente su asociación con lesiones hepáticas del bazo y vísceras huecas en el trauma cerrado y lesiones de aorta, vena porta o cava en lesiones penetrantes. La prioridad del trauma pancreático el control de hemorragias, evitar la contaminación bacteriana y determinar la ausencia o presencia de lesión del conducto pancreático. Trauma del higado: después del bazo, el hígado es el que mas frecuente resulta lesionado tanto trauma cerrado o penetrante, tanto en el abdomen como en el tórax. La principal causa de muerte en pacientes con trauma hepático es la hemorragia masiva. La segunda es la sepsis, intra o extra abdominal. Tratamiento esta orientado al control de la hemorragia y la prevención de la infección. Trauma de bazo: es el órgano más habitual lesionado en el trauma cerrado y comprometido en traumatismos penetrantes y es responsable de la mortalidad severa que produce. El bazo es un órgano de importancia en el sistema inmunitario y la esplenectomia puede resultar en cuadros de sepsis fulminante. El bazo puede ser lesionado tanto en trauma cerrado como penetrante. Trauma de colon y recto: Estan entre las lesiones mas letales que puede enfrentar un cirujano producidas por trauma penetrante como por trauma cerrado o ser provocadas por cuerpos extraños utilizados en practicas sexuales, así por indigestión de estas. Por razón de la diversidad de la flora bacteriana nativa del colon, la sepsis poli microbiana constituye un peligro potencial en el trauma colorrectal.

Los factores de riesgo que contribuyen a las complicaciones son: shock, contaminación fecal, lesiones asociadas y tiempo transcurrido entre la lesión y la reparación. Trauma de estomago : las lesiones gástricas de origen traumático son relativamente poco frecuentes, ocurriendo en un 7% a 20% en los traumas penetrantes del abdomen y en un 0.4% a 0.7% en el trauma cerrado, situación que se explica por su localización en la porción intratoracica del abdomen protegida por la jaula torácica. Trauma del intestino delgado: son el resultado de traumas cerrados como penetrantes. El amplio volumen que ocupa lo hace estar particularmente expuesto a lesiones penetrantes, con compromiso del 80% en heridas por arma de fuego y 30%de arma blanca. En los casos de trauma abdominal cerrado se lesiona de un 8% a un 15% de los casos. Trauma de grandes vasos abdominales: comprenden la aorta abdominal, el tronco celiaco y sus tres ramas hepática, esplénica y gástrica izquierda; la arteria mesentérica superior e inferior, las arterias renales, arterias iliacas, la vena cava inferior, las venas renales, la vena porta, y las venas principales que acompañan a los troncos arteriales principales. El trauma abdominal con compromiso vascular mayor puede ser penetrante por arma cortopunzante o por arma de fuego. Estas heridas son esencialmente mortales, sin embargo los pacientes sobreviven si son remitidos con rapidez, se logra reanimar y se hace autotransfusión o transfusiones masivas.

ATENCION DE ENFERMERIA DE URGENCIAS EN PACINTES CON TRAUMA ABDOMINAL ABIERTO
• El manejo inicial debe estar dictado por ABCDE del trauma. • Conservar al individuo en una camilla, ya que los movimientos pueden fomentar un coagulo de un gran vaso y producir hemorragia masiva. • Tomar medidas que garanticen el libre flujo de aire por las vías respiratorias y mantener la estabilidad de los sistemas respiratorio, circulatorio y nervioso. • En individuos comatosos, inmovilizar el cuello hasta que se hayan tomado radiografías de esa zona para excluir fracturas. • Contar las heridas. • Buscar los orificios de entrada y de salida de las heridas.

• • • • • •



• •

Buscar signos y síntomas de hemorragias, que suelen acompañar a las lesiones penetrantes, en especial con el traumatismo de hígado y de bazo. Detener la hemorragia y controlar el volumen sanguíneo. Aplicar compresión en las heridas sangrantes externas. Mantener dos vías venosas periféricas de grueso calibre para reponer volemia. Vigilar la aparición de shock después de la respuesta inicial a la transfusión, ya que suele ser el primer signo de hemorragia interna. Cubrir los órganos eviscerados con apositos estériles húmedos con S.f. Doblar el lo posible las piernas del paciente, posición que relaja los músculos abdominales y evita que se sobresalgan. O administrar líquidos por boca a fin de no estimular peristalsis y vomito. Colocar sonda permanente en vejiga, para establecer si hay hematuria. Llevar registro constante de los signos vitales, diuresis, presión venosa central, hematocrito y estado neurológico. Preparar al paciente para la paracentesis o lavado peritoneal si hay hemorragia. Administrar antibióticos según prescripción medica en caso de infección. Desde el ingreso hay que evitar la hipotermia del paciente, administrarle soluciones ev, preparación de la piel, etc.

ATENCION DE ENFERMERIA DE URGENCIA EN PACIENTES CON TRAUMATISMO CERRADO
• Manejo inicial debe estar dictado por el ABCDE del trauma. • Practicar la valoración física • No mover al paciente hasta que haya hecho la valoración inicial ya que el desplazamiento puede desplazar un coagulo en os grandes vasos y producir hemorragia masiva. • Buscar lesiones de tórax en especial fracturas de costillas. • Buscar signos y síntomas de hemorragia que acompañan con frecuencia a las lesiones abdominales. • Auscultar en busca de ruidos hidroaereos. • Advertir la perdida de matidez sobre órganos sólidos. • Observar si hay dolor a la palpación o de rebote actitud de protección por contracción muscular, rigidez y espasmo.

• Buscar incremento de la distencion abdominal. • Asistir en el tacto rectal o vaginal para diagnosticar lesiones de la pelvis. • Evitar la administración de narcóticos durante el periodo de observación ya que puede enmascarar el cuadro clínico. • Controlar los signos vitales.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->