Está en la página 1de 407

MARTA NÚÑEZ

Historia del Pueblo de SERRANO desde sus comienzos hasta


1991
PRÓLOGO
Muchas son las cosas que se me cruzan ante este papel en blanco, y sobre
todo frente a esta gran responsabilidad de presentar el libro con la historia de
mi pueblo… Responsabilidad que se agiganta si pienso en la personalidad y vasta
experiencia de la autora.
Pido perdón por mi atrevimiento y trataré de empezar.
“Una estancia… Una vía… Una iglesia… Un colegio…” es el título de esta
obra; título que enuncia las cosas físicas que determinaron el origen de un
pueblo. Un pueblo que, como todos, tiene su propia historia. Historia que tiene
por protagonistas a los hombres, a las mujeres y a los niños que desde hace
muchos años habitan este Serrano. Una historia que nunca había sido escrita ni
ordenada; una historia que estaba tal vez fraccionada en la memoria de aquellas
personas con más años; una historia lógicamente hecha por ellos mismos.
Así, desde hace un tiempo estaba en mi cabeza la idea de recuperar la
memoria colectiva de los habitantes de Serrano; que mi pueblo contara y
escribiera su historia; que el futuro no nos sorprendiera sin memoria; que mi
pueblo se salvara del olvido…
Ante esta preocupación, felizmente compartida por un número importante
de personas, es que nos abocamos a trabajar.
“Una estancia… Una vía… Una iglesia… Un colegio…” es el resultado de
este trabajo en conjunto; es el resultado de la titánica labor de la autora que,
con paciencia y sabiduría, logró rescatar aquellas distintas vivencias y traducir
las mismas a las palabras que hoy llenan estas páginas.
Aprovecho este momento para destacar el importante esfuerzo de quienes
acompañaron a Marta todo este tiempo; y agradecer el aporte de aquellas
personas que, en diferentes instancias, participaron desinteresadamente para
que esto que hoy usted tiene en sus manos deje se ser un anhelo de unos pocos y
se convierta en una realidad de todos.

Abel Oscar Ponce


Intendente Municipal
Decreto Nº 099-92
Fecha: 30 de diciembre 1992

VISTO:
La necesidad de recopilar la mayor cantidad de datos y documentos sobre
la historia de nuestra localidad desde sus orígenes hasta la fecha, y,
CONSIDERANDO:
QUE es necesario salvaguardar todos aquellos testimonios que hacen al
pasado de Serrano y que han ido conformando su actual fisonomía;
QUE al mismo tiempo dicha historia, debe cuidar de no apartarse de la
verdad y constituir un factor de unidad para el presente y futuro de nuestra
localidad, por lo cual es preciso encomendar su redacción a una persona con la
suficiente experiencia;
QUE la Srta. Escribana Marta Núñez reúne las condiciones exigidas, por
cuanto es autora de trabajos similares en localidades como Leones, General
Deheza, Alejandro, Vicuña Mackenna, Buchardo y Jovita entre otros;
POR TODO ELLO:
EL SEÑOR INTENDENTE MUNICIPAL DE SERRANO
Decreta
Art. 1°.- ENCOMENDAR a la Srta. Escribana Marta Núñez, D.N.I. Nº
7.340.460, el trabajo de redacción de la Historia de Serrano desde sus orígenes
hasta el presente.
Art. 2°.- SOLICITAR a dicha persona que recomiende a través de una
fundamentación la fecha que determine el momento exacto de la fundación de
Serrano.
Art. 3°.- DICHO trabajo se efectuará ad-honorem y los gastos que por
dicha tarea se efectúe se imputarán a la partida I 3 V 2 4 Gastos Culturales,
Deportivos y de Recreación.
Art. 4°.- COMUNÍQUESE, Publíquese, dese al Registro Municipal y
Archívese.

Abel Oscar Ponce


Intendente Municipal
SERRANO, 30 de Diciembre de 1992
Dedicatoria:
A todos aquellos que no emigraron
movidos por ambiciones de grandeza
…a quienes forjaron este pueblo con
esfuerzo y fe…
…a quienes permanecen en él con
fe y esfuerzo…
LÍMITES SUD DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA
DADOS POR JERÓNIMO LUIS DE CABRERA
Don Jerónimo Luis de Cabrera, fundador de la ciudad de Córdoba, capital
de la provincia de Córdoba, fijó la jurisdicción sud de la nueva Provincia, en el
Acta Capitular que a continuación se transcribe:
“En la ciudad de Córdoba de las provincias de Nueva Andalucía en
veinte y nueve días del mes de octubre, año del nacimiento de nuestro
Salvador Jesucristo de mil quinientos setenta y tres, el Muy Ilustre Señor don
Jerónimo Luis de Cabrera, Gobernador, Capitán General y Justicia Mayor de
estas dichas provincias y de las de Tucumán, Xuries y Diaguitas, por Su
Majestad, etc., y de los demás de esta parte de la cordillera, en presencia de
mí, Francisco de Torre, Escribano de Su Majestad y Mayor de esta
Gobernación y del Cabildo de esta dicha ciudad dijo que por cuanto su
Señoría a fundado y poblado en nombre de Su Majestad esta ciudad de
Córdoba y hay necesidad de señalar los términos y jurisdicción por hacia la
parte sud donde hay la mayor cantidad de repartimientos de indios que
sirven a los vecinos de esta dicha ciudad y por quitar las diferencias y pleitos
que se podrían recrecer entre esta dicha ciudad y las demás ciudades de que
están pobladas y se poblaren en estas dichas Provincias, por tanto que en
nombre de la Real Majestad del Rey Felipe nuestro señor y por virtud de sus
reales poderes que para ello tiene, señalaba o señaló, hacía e hizo merced a
esta dicha ciudad de Córdoba para ahora y para siempre jamás por término y
jurisdicción de esta ciudad de Córdoba por la dicha parte hacia el sud,
corriendo desde esta dicha ciudad como van prolongando la sierra llamada de
los Comechingones y por otro nombre de Charaba, de cincuenta leguas de
largo corriendo casi norte a sud como va corriendo la dicha sierra, para que
haya y tenga goce de los dichos términos y jurisdicción como dicho es
conforme a Ordenanzas, Pragmáticas y Leyes de Su Majestad y que mandaba
y mandó a las Justicias Mayor y Ordinarias de esta dicha ciudad de Córdoba y
a cada uno de ellos metan en la posesión de los dichos términos y jurisdicción
a la dicha ciudad o a quien su poder hubiera y la amparen en ella poniendo
mojones fijos y señales como se acostumbran poner en las demás ciudades y
villas de Su Majestad que en su real nombre se han poblado para que ahora ni
en ningún tiempo para siempre jamás le sea quitada ni perturbada ni
inquietada a la dicha ciudad sobre ello ni parte de ello, so las penas en que
caen e incurren los quebrantos de términos dados o señalados en nombre de
Su Majestad o las ciudades y villas que el dicho real nombre como es dicho se
han fundado y poblado conforme a sus Reales Leyes Pragmáticas y
Ordenanzas Reales que sobre ello disponen; lo cual mandaba y mandó a las
dichas justicias y a cada uno de ellos guarden y cumplan so pena de cada mil
pesos oro para la Cámara y Fisco de Su Majestad y así lo proveyó y mandó y
los firmó de su nombre. Don Jerónimo Luis de Cabrera – Ante mí: Francisco
de Torres, Escribano de Su Majestad y Cabildo”.1
Dado lo expuesto en el Acta Capitular transcripta anteriormente, el límite
sud de la Provincia de Córdoba, se extendía a cincuenta leguas de la ciudad
Capital, mas siempre se consideró como línea fronteriza por el sud el río Popopis
(Quinto) hasta sus derrames en la conocida laguna La Amarga, y desde ella, una
línea por el este verdadero hasta llegar a los términos de la provincia de Buenos
Aires. Estos son los límites que encontramos en los mapas de la provincia de
Córdoba en los años 1866 y 1871, en lo que se refiere a la frontera sud.
El 7 de octubre de 1878, el Congreso de la Nación, sancionó la ley Nº 947,
promulgado por el Poder Ejecutivo el 12 de octubre del mismo año, por la cual
se fijó en forma definitiva los límites del territorio nacional en el paralelo 35°
de latitud sud, cediendo a las provincias colindantes todo el territorio restante.
Así es como el territorio de la provincia de Córdoba acrecentó tierras hacia el
sud, comarcas que fueran siempre de los aborígenes (pampas y ranqueles) y que
después del año citado en primer término fueron rescatadas a la civilización.
Las autoridades nacionales en su oportunidad encomendaron al
agrimensor Estanislao Rojas, la demarcación del paralelo 35° sud para deslindar
el territorio nacional del territorio de la provincia de Córdoba, y la división de
las tierras situadas entre el río Popopis (Quinto) y el nuevo límite provincial. El
agrimensor Rojas, después de los trabajos de medición, dividió dicho territorio
en suertes de diez mil (10.000) hectáreas, agrupándolas en serie de veinticinco
(25), que designó con las letras (A, B, C, D, etc.).
Desde la vigencia de la ley Nº 947, las tierras del sud del río Popopis
(Quinto) pasaron a integrar el departamento Río Cuarto, quedando bajo la
jurisdicción de las autoridades del mismo. Mas dado la extensión y “debiendo
contribuir al desarrollo y aumento de la población”2, el gobernador doctor
Gregorio S. Gavier, el 22 de enero de 1885, acordó crear “una pedanía en el
departamento Río Cuarto ubicada en los terrenos que la Nación cedió a esta
Provincia, la cual se limitará, por el norte con el río Popopis (Quinto), por el
sud con el paralelo 35° de latitud sud que la divide de los terrenos
nacionales; por el poniente con la línea divisoria con la provincia de San Luis,
y por el naciente con la línea divisoria con la provincia de Buenos Aires, que
ha sido trazada recientemente de acuerdo con el laudo arbitral de la
Suprema Corte”.3 La nueva pedanía del departamento Río Cuarto se denominó
“Italó”.
ANTECEDENTES DE LA DIVISIÓN POLÍTICA
DE LA PROVINCIA DE CÓRDOBA
El 6 de diciembre de 1785, el Marqués de Sobremonte, Gobernador
Intendente de la provincia de Córdoba, en informe al Rey de España, decía que:
“La provincia de Córdoba comprende cinco ciudades, a saber: Córdoba, su
capital; San Luis de Loyola; Mendoza; San Juan y La Rioja. San Luis, Mendoza y
San Juan forman el partido de Cuyo, antigua provincia de este nombre. La
primera está situada casi al S.O. de Córdoba a distancia de ochenta y seis (86)
leguas; Mendoza al S.O. y distancia de ciento cincuenta y seis (156), y San Juan
casi al O. distancia de ciento cuarenta (140) leguas; La Rioja al O.N.O. distancia
ciento diez (110) leguas. Los partidos de la jurisdicción particular de la ciudad
de Córdoba son diez (10), a saber: 1°) el de ella; 2°) el de Río Segundo, al N.O.
y E.; 3°) el del Tercero al S. y S.E.; 4°) el Río Cuarto al S.; 5°) Calamuchita al
S.E. y S.S.E.; 6°) Tras la sierra al O. y S.O.; 7°) Tulumba al N.; 8°) Punilla al O.;
9°) Ischilín al N. y N.O.; 10°) Río Seco al N.” 4
Por informe del año 1796, el mismo Sobremonte decía, a su sucesor el
coronel ingeniero José González, que el territorio de Córdoba comprendía: “La
Capital, los curatos de los Ríos Segundo, Tercero y Cuarto, Calamuchita,
Punilla, Ischilín, Río Seco, Tulumba, San Javier, Traslasierra y los Anejos,
siendo éstos otros tantos partidos del distrito particular de cada ciudad, ellos
tienen sus capillas, viceparroquias, no precisamente de cuatro leguas, sino a
veces en más distancia”.5
Pablo Julio Rodríguez, en su obra: “Sinopsis Histórica de la provincia de
Córdoba” señala que: “Primera vez encontramos en los libros capitulares un
documento que demuestra la división de la Provincia en Departamentos; pero
nada hemos encontrado sobre el origen de esta división; pensamos que ella
se funda en las divisiones eclesiásticas que se verifican a medida que se
presentaba oportunidad de proveer de párrocos las principales agrupaciones
de la campaña”. Agregando que:
“Trató el Cabildo en 1770 de crear Jueces Pedáneos para la campaña, y
lo hace en esta forma: 1°) Río Seco al Totoral a Pedro del Pino; 2°) San Pedro
a Juan José Carranza; 3°) Ischilín a Juan José Moyano; 4°) Punilla a Juan
José Carranza; 5°) De Nono a Pichana a José de Izasa; 6°) De Nono a San Luis
a Jerónimo Barboza; 7°) Calamuchita Fermín Baigorri; 8°) Río Cuarto hasta
Sauce a Juan José Alfonso; 9°) Achiras a Ventura Montoya; 10°) Río Tercero a
Salto de Masangano a Marcos López; 11°) Río Tercero de Masangano a Fraile
Muerto a Manuel de la Fuente; 12°) Río Tercero de Fraile Muerto a Esquina de
Cruz Alta a Jacinto Piñero; 13°) Río Segundo tres jueces y 14°) Río de
Córdoba, uno”. 6
Los departamentos de nuestra Provincia, sin lugar a dudas se formaron
sobre la base de la jurisdicción territorial dada a los diferentes curatos por las
autoridades eclesiásticas, lo cual se corrobora por la fecha de fundación de las
parroquias y sus designaciones.
En 1815, el entonces gobernador de la Provincia, José Javier Díaz, en un
documento detalla trece (13) departamentos dentro del territorio de Córdoba:
Capital, Anejos, Río Segundo, Tercero Arriba, San Javier, Punilla, Tulumba, Santa
Rosa, Tercero Abajo, Calamuchita, Pocho, Ischilín y Río Seco. 7
Cinco años después, al constituirse la primera Sala de Representantes
(Cámara de Diputados), el 18 de marzo de 1820, en el acta respectiva se
consignaron los diputados de los departamentos: Capital, Río Tercero Arriba,
Capilla de Rodríguez, Anejos, Río Tercero Abajo, Tulumba, Río Seco, Pocho,
Punilla, Santa Rosa, Calamuchita, Ischilín y Villa del Rosario. 8
Por su parte en sus “Memorias”, tomo I, el general José María Paz dice
que en 1829 había en la provincia de Córdoba doce curatos de campaña: Río
Tercero Abajo, Río Arriba, Río Primero, Río Seco, Tulumba, Ischilín, Punilla,
Pocho, San Javier, Calamuchita, Río Cuarto, los curatos de la ciudad y de Anejos,
territorios adyacentes a la ciudad. 9
Con motivo del empréstito de reses realizado el 29 de mayo de 1830,
durante la gobernación de José Julián Martínez, se hacía mención a doce (12)
curatos, a saber: Río Cuarto, Tercero Arriba, Anejos, Tercero Abajo, Río Segundo,
Santa Rosa, Tulumba, Río Seco, Ischilín, Punilla, San Javier, Pocho y Córdoba. 10
Por el artículo 14 de la Constitución de la Provincia promulgada el 16 de
agosto de 1855, se establecieron los siguientes departamentos: Ciudad, Río
Segundo, Santa Rosa, Tulumba, Río Seco, Ischilín, Punilla, San Javier, Pocho, Río
Cuarto, Calamuchita, Anejos, Tercero Arriba y Tercero Abajo. 11
En tanto, en la Constitución de 1870, en el artículo 54 se consignaron los
siguientes departamentos: Ciudad, Anejos Norte, Ischilín, Tulumba, Totoral,
Sobremonte, Río Seco, Anejos Sud, Río Segundo, Tercero Abajo, Unión
Calamuchita, Río Cuarto, Río Primero, San Justo, San Javier, San Alberto, Pocho,
Minas, Punilla y Cruz del Eje. 12
Hoy nuestra provincia comprende los departamentos: Capital, Santa
María, Minas, Río Cuarto, Totoral, San Justo, General Roca, Ischilín, Unión,
Calamuchita, Colón, Río Primero, Punilla, General San Martín, Juárez Celman,
Marcos Juárez, Presidente Roque Sáenz Peña, Tulumba, Río Segundo, Río Seco,
Tercero Arriba, San Javier, Sobremonte y San Alberto.
RESEÑA HISTÓRICA DEL DEPARTAMENTO
JUÁREZ CELMAN
El departamento Juárez Celman, hasta la sanción de la Ley número
1.100, de fecha 4 de agosto de 1888, fue jurisdicción del departamento Río
Cuarto.
Por la mencionada Ley el primitivo territorio del departamento Río Cuarto
se dividió en tres departamentos: Río Cuarto, Juárez Celman y General Roca.
En el artículo 1ro. de la Ley número 1.100 se dieron los límites del
departamento Juárez Celman, a saber: por el norte los departamentos Tercero
Arriba y Tercero Abajo (hoy General San Martín); por el este el departamento
Unión; por el sud el río Quinto (hoy Popopis), la Amarga y el término de los lotes
número veintiuno (21), número veintidós (22), número veintitrés (23), número
veinticuatro (24), número cuarenta y ocho (48) y número cuarenta y nueve (49)
de la Serie “E” y por el oeste el departamento Río Cuarto.
En el artículo 2do. se puntualizó que las autoridades del nuevo
departamento Juárez Celman, residirían en La Carlota.
En el artículo 4to. se detallaban las pedanías que compondrían al
departamento Juárez Celman: a) Carnerillo, desde el arroyo del mismo nombre
al norte hasta los confines del Departamento; b) Chucul, desde Carnerillo al
arroyo Chucul a todo lo ancho del Departamento; c) Reducción, lindando al
norte con el arroyo Chucul; al este el término este de los lotes número once
(11) y número tres (3) de la Serie “F” y de los lotes número noventa y tres (93),
número sesenta y seis (66), número sesenta (60) y número cincuenta y cinco (55)
de la Serie “A”; al sud el término sud de los lotes número cincuenta y cinco
(55), número cincuenta y cuatro (54), número cincuenta y tres (53), número
cincuenta y uno (51), número cincuenta y dos (52), número cincuenta (50), y
número cuarenta y nueve (49) de la misma serie; al oeste el límite del
Departamento; La Carlota, por el norte, con la pedanía Chucul, por el este, los
límites del Departamento; por el sud, el término sud de los lotes número
cincuenta y seis (56) y número cincuenta y siete (57) de la Serie “A”, número
treinta y nueve (39), número cuarenta (40), número cuarenta y uno (41) y
número cuarenta y tres (43) de la Serie “C”; por el oeste la pedanía Reducción;
e) La Amarga, al norte con las pedanías La Reducción y La Carlota; por el este,
sud y oeste los límites del departamento.13
Por decreto del Poder Ejecutivo de la Provincia, el 24 de enero de 1884,
se creó la pedanía Reducción, dentro del departamento Río Cuarto, más luego
esta pedanía pasó al departamento Juárez Celman. Los límites de la misma en
tal circunstancia se fijaron así: norte arroyo Chucul hasta cañada de Ludueña;
este la línea que divide la Serie “A” de la Serie “E” y la línea de costado oeste,
de los derechos de La Carlota y en prolongación al norte hasta el límite del
Departamento; al oeste la línea de un costado de los terrenos de la Reducción y
su prolongación al norte hasta el arroyo Chucul y al sud el río, la línea que
divide las suertes compradas por el Teniente General Roca, comprendiendo
además las suertes número cincuenta y uno (51), número cincuenta y dos (52),
número cincuenta y tres (53), número cincuenta y cuatro (54), número cincuenta
y cinco (55), número cincuenta y seis (56) y número cincuenta y siete (57) de la
misma línea. Dentro de la pedanía Reducción quedaron comprendidas las
suertes número cincuenta y uno (51) hasta la número sesenta y siete (67)
inclusive y desde la número ochenta y nueve (89) hasta la número noventa y
cinco (95) de la Serie “A” y las suertes número uno (1), número dos (2), número
tres (3), número cuatro (4), número cinco (5) y parte de la número seis (6), las
números once (11), número doce (12), número trece (13), número cuarenta (40)
y número cuarenta y uno (41) de la Serie “F” del mismo Departamento.
Por la Ley número 3.999 del 21 de agosto de 1942, la jurisdicción del
departamento Juárez Celman se amplió a la zona formada por la suerte número
setenta y siete (77) del departamento Unión y parte oeste de la suerte número
ochenta y uno (81) del mismo Departamento, hasta el camino público que lo
atraviesa de norte a sud.
Los límites del sud del Departamento que nos ocupa se modificaron en
virtud de la Ley número 3.716 en ocasión de crearse el departamento
Presidente Roque Sáenz Peña.
Actualmente los límites del departamento Juárez Celman son: al norte
los departamentos Tercero Arriba y General San Martín; al este Unión; al sud
Presidente Roque Sáenz Peña y al oeste el de Río Cuarto.
En el año 1905 los ingenieros Manuel Ríos y Luis Achával, en su obra
titulada “Geografía de la provincia de Córdoba”, consignaron las siguientes
colonias agrícolas y campos colonizados en el departamento Juárez Celman:
Assunta, Chacabuco, Lejarza, Maipú, La Magdalena, Manantiales, San Gregorio,
Los Toros, Victoriosa, Agrícola, Columbus, Camila Isaura, Carmen, Dolores,
General Cabrera, María Soledad, Santo Tomás, San Bernardo, Funes, Laguna
Honda, M. Vázquez, Presidente Sarmiento, Pastos Altos, Rodríguez Hnos., San
Ramón, Reducción, Talma, La Toscana, Blanquita, Carmen, Dalberney, Emilia,
Estanguet, El Guanaco, Guardia Vieja, La Gran Colonia, Laboulaye, La Noemia,
Nueva Laboulaye, Piamonte, Providencia, Redlich, Spanoghe y Santa Ana.14
DEPARTAMENTO PRESIDENTE
ROQUE SÁENZ PEÑA
Por Ley número 3.716 del 29 de julio de 1937, se creó el departamento
Presidente Roque Sáenz Peña, siendo promulgada por decreto número 38.384-
Serie “A” del gobernador de la Provincia doctor Amadeo Sabbatini, cuyo texto
dice:
Artículo 1°.- Créase un nuevo Departamento en la Provincia que
llevará el nombre de Presidente Roque Sáenz Peña.
Artículo 2°.- El nuevo Departamento se formará con los extremos sud
de los departamentos Juárez Celman, Unión y Marcos Juárez y parte norte
del de General Roca, y estará constituido por las pedanías La Amarga de
Juárez Celman y San Martín de Unión, en su totalidad, y parte de las pedanías
de Tunas de Marcos Juárez, que se llamará en lo sucesivo La Paz y de Italó de
General Roca, que se llamará en lo sucesivo pedanía Independencia.
Artículo 3°.- Los límites del departamento Roque Sáenz Peña serán los
siguientes: Norte: departamento Río Cuarto y nuevos límites de los
departamentos Juárez Celman, Unión y Marcos Juárez (pedanía La Cautiva de
Río Cuarto suertes: cinco (5), seis (6) y siete (7); (pedanía Reducción de
Juárez Celman) suertes: cuarenta y nueve (49), cincuenta y tres (53),
cincuenta y cuatro (54) y cincuenta y cinco (55); (pedanía La Carlota de
Juárez Celman), suertes: cincuenta y seis (56), cincuenta y siete (57), treinta
y nueve (39), cuarenta y uno (41), cuarenta y dos (42) y cuarenta y tres (43);
(pedanía Loboy de Unión), suertes: uno (1), treinta y uno (31), treinta y uno
(31) bis, cincuenta y uno (51), cincuenta y uno (51) bis, setenta y uno (71) y
setenta y uno (71) bis; (resto de pedanía Tunas de Marcos Juárez), suertes:
noventa y uno (91), noventa y uno (91) bis, ciento once (111) y ciento once
(111) bis, ciento treinta y uno (131). Sud: departamento General Roca, resto
de pedanía Italó, suerte: diez (10), nueve (9), ocho (8), veinticuatro (24) y
veinticinco (25) de la Serie E, veintiuno (21) y seis (6) de la Serie G. de la
provincia de Buenos Aires. Este: provincia de Santa Fe y Buenos Aires. Oeste:
departamento Río Cuarto, pedanía La Cautiva, suertes: setenta y dos (72),
ochenta y siete (87) de la Serie E; y departamento General Roca, pedanía
Necochea, suertes: dieciséis (16) y quince (15) de la Serie D, y suertes: ocho
(8) y tres (3) de la pedanía Italó de la Serie F.
Artículo 4°.- Se establece como cabecera del nuevo Departamento, la
ciudad de Laboulaye. Artículo 5°.- El representante en el H. Senado por el
nuevo Departamento, será elegido en las elecciones de renovación de los
Poderes Ejecutivo y Legislativo de la Provincia del año mil novecientos
cuarenta (1940). Artículo 6°.- El Poder Ejecutivo reglamentará la presente
Ley, la que entrará en vigencia a partir del uno (1) de mayo de mil
novecientos treinta y ocho (1938), disponiendo oportunamente las medidas
para la organización política del nuevo Departamento. Artículo 7°.-
Comuníquese al Poder Ejecutivo.
La Ley número 3.716 fue reglamentada por decreto Nº 39.846 – Serie “A”
del 14 de marzo de 1938, firmado por el gobernador doctor Amadeo Sabattini y
el ministro de gobierno doctor Santiago H. del Castillo, de la siguiente forma:
Artículo 1°.- El departamento “Presidente Roque Sáenz Peña” creado
por Ley Nº 3.716 está formado por las Pedanías La Amarga y San Martín, de
los departamentos Juárez Celman y Unión, respectivamente; la posición sud
de la pedanía Tunas del departamento Marcos Juárez, y parte de la pedanía
Italó del departamento General Roca.
Artículo 2°.- Los límites del nuevo Departamento “Presidente Roque
Sáenz Peña” lo determinan: al norte: departamento Río Cuarto y nuevos
límites de los departamentos Juárez Celman, Unión y Marcos Juárez:
“Pedanía La Cautiva” de Río Cuarto, suertes: cinco (5), seis (6) y siete (7);
“Pedanía Reducción” de Juárez Celman, suertes: cuarenta y nueve (49),
cincuenta (50), cincuenta y uno (51), cincuenta y dos (52), cincuenta y tres
(53), cincuenta y cuatro (54) y cincuenta y cinco (55); Pedanías “La Carlota”
de Juárez Celman, suertes: cincuenta y seis (56), cincuenta y siete (57),
treinta y nueve (39), cuarenta y uno (41), cuarenta y dos (42) y cuarenta y
tres (43); Pedanía “Loboy” de Unión, suertes: uno (1), treinta y uno (31),
treinta y uno (31) bis, cincuenta y uno (51), cincuenta y uno (51) bis, setenta
y uno (71) y setenta y uno (71) bis; resto de Pedanía “Tunas” de Marcos
Juárez, suertes: noventa y uno (91), noventa y uno (91) bis, ciento once
(111) y ciento once (111) bis, ciento treinta y uno (131). Al sud:
Departamento General Roca, resto de pedanía Italó, lotes: diez (10), nueve
(9) y ocho (8) de la fracción “F”; veinticuatro (24) y veinticinco (25) de la
fracción “E”; veintiuno (21) y veintiséis (26) de la fracción “G” y provincia
de Buenos Aires. Al este: provincia de Santa Fe y Buenos Aires. Al oeste:
departamento Río Cuarto, pedanía La Cautiva, suertes: setenta y dos (72),
ochenta y siete (87) de la Serie “A” siete (7) de la Serie “E” y departamento
General Roca, pedanía “Necochea”, lotes dieciséis (16) y quince (15) de la
fracción “D” y lotes ocho (8) y tres (3) de la pedanía “Italó” de la fracción
“F”.
Artículo 3°.- El departamento “Presidente Roque Sáenz Peña” queda
integrado por las pedanías: La Amarga, San Martín, La Paz e Independencia,
cuyos límites y colindantes son: Pedanía “La Paz”: Estará limitada por el
departamento Marcos Juárez, provincia de Santa Fe y Buenos Aires y pedanía
San Martín del nuevo departamento. Sus colindancias con las siguientes:
norte, pedanía Loboy del departamento Unión, con parte de la setenta y uno
(71) bis, de la Serie “B”, con las suertes de Serie “B” números: noventa y
uno (91) y noventa y uno (91) bis, ciento once (111) y ciento once (111) bis,
y ciento treinta y uno (131) de Marcos Juárez, pedanía Tunas; este, con la
provincia de Santa Fe (departamento General López); sud, con la provincia de
Buenos Aires (partido de General Villegas); oeste: con la pedanía San Martín,
que se describirá a continuación, suertes de la Serie “B”, número veintiocho
(28), catorce (14) y setenta y dos (72) bis. Pedanía San Martín, limitada por el
departamento Unión, pedanía La Paz, provincia de Buenos Aires y pedanía La
Amarga, sus colindancias son: norte, pedanía Loboy del departamento Unión,
con las suertes de la Serie “B”, número uno (1), treinta y uno (31), treinta y
uno (31) bis, cincuenta y uno (51), cincuenta y uno (51) bis, setenta y uno
(71) y parte de la setenta y uno (71) bis; este, pedanía La Paz con las suertes
de la Serie “B”, número veintinueve (29), quince (15) y noventa y dos (92);
sud, provincia de Buenos Aires (partido de General Villegas); oeste, pedanía
La Amarga del departamento que está describiendo, con la parte norte de la
suerte treinta (30) y la totalidad de las suertes treinta y tres (33), diecinueve
(19), veinte (20), treinta y siete (37) y la Serie “E”, de la pedanía La Carlota
del departamento Juárez Celman, pedanía San Martín, que se acaba de
describir, pedanía Independencia que se describirá a continuación,
departamento Río Cuarto y departamento General Roca, sus colindancias son:
norte, departamento Juárez Celman, pedanía Reducción y La Carlota, Series
cuarenta y nueve (49), cincuenta (50), cincuenta y uno (51), cincuenta y dos
(52), cincuenta y tres (53), cincuenta y cuatro (54) y cincuenta y cinco (55)
de Reducción y Serie cincuenta y seis (56) y cincuenta y siete (57) de la Serie
“A” y treinta y nueve (39), cuarenta (40), cuarenta y uno (41), cuarenta y
dos (42) y cuarenta y tres (43) de la Serie “E” y como perteneciente a la
pedanía La Carlota; este, suerte dos (2), tres (3), cuatro (4), cinco (5), seis
(6) y siete (7) de la Serie “B” y de la pedanía San Martín y provincia de
Buenos Aires (partido de General Villegas); sud, pedanía Italó del
departamento General Roca, lote veintiséis (26) de la fracción “G”, pedanía
Independencia, departamento Presidente Roque Sáenz Peña, lotes veintisiete
(27) y seis (6) de la fracción “F” antiguo cause del río Popopis (Quinto), lotes
cincuenta y tres (53), cincuenta y cinco (55) y cincuenta y seis (56) de la
fracción “F”; oeste, pedanía La Cautiva del departamento Río Cuarto, suertes
siete (7) de la Serie “E”, ochenta y siete (87) y setenta y dos (72) de la Serie
“A”. Pedanía Independencia, limitada por la pedanía La Amarga, del
departamento que se está describiendo, departamento General Roca,
pedanía Italó y Necochea y pedanía La Cautiva del departamento Río Cuarto y
cuyas colindancias son: norte, antiguo cauce del río Popopis (Quinto), que lo
separa del departamento Río Cuarto, pedanía La Cautiva, suertes cinco (5),
seis (6) y siete (7), pedanía La Amarga, separada de la pedanía que se
describe, por el viejo cauce del río Popopis (Quinto), suerte veinticuatro (24)
de la Serie “E”, una línea recta que partiendo de la esquina noreste del lote
seis (6), fracción “F”, con un rumbo (S.34°3’E), en una longitud de
veinticuatro mil cincuenta (24.050) metros, separando unos terrenos que
fueron fiscales y mensurados administrativamente por el agrimensor
Parmenio J. Ferrer el año 1899 y suerte cincuenta y tres (53) de la Serie “E”
de la pedanía La Amarga del departamento que se está describiendo; este,
departamento General Roca, pedanía Italó, lote veintiuno (21) de la fracción
“G”, veinticinco (25) y veinticuatro (24) de la fracción “E”, nueve (9), ocho
(8) y diez (10) de la fracción “F”; oeste, departamento General Roca, pedanía
Italó, lotes veinticinco (25) de la fracción “E”, tres (3) y ocho (8) de la
fracción “F”, y pedanía Necochea del mismo departamento, lotes quince (15)
y dieciséis (16) de la fracción “F”.
Artículo 4°.- Se establece como cabecera del nuevo departamento la
ciudad de Laboulaye. Artículo 5°.- Hasta tanto se dicte la ley que incluya en
el Presupuesto de gastos, su personal administrativo, el nuevo Departamento
contará con los siguientes empleados: a) Jefe Político, que desempeñará un
Inspector de Policía de Campaña; b) Secretario, destacado por el Ministerio
de Gobierno; c) Un (1) Comisario, del departamento Juárez Celman; d) Doce
(12) subcomisarios: siete (7) del departamento Juárez Celman, tres (3) del
departamento Unión, uno (1) del departamento General Roca y uno (1) del
departamento Juárez Celman (sic); f) Dos (2) sargentos del departamento
Juárez Celman; g) Veintisiete (27) agentes: diecinueve (19) del departamento
Juárez Celman, cinco (5) del departamento Unión; dos (2) del departamento
Marcos Juárez; uno (1) del departamento General Roca; h) Dos (2)
subcomisarios “ad-honorem” del departamento Unión; i) Cinco (5) Jueces de
Paz Legos, tres (3) del departamento Juárez Celman, con asiento en Serrano,
General Levalle y Laboulaye; uno (1) del departamento Unión, con asiento en
la localidad de Rosales, uno (1) del departamento Marcos Juárez, con asiento
en Laguna del Monte.”15
DESCRIPCIÓN DEL DEPARTAMENTO
PRESIDENTE ROQUE SÁENZ PEÑA
Ubicación: El departamento Presidente Roque Sáenz Peña se encuentra
ubicado en el extremo sudeste de la provincia de Córdoba, entre los 33° 50’ –
34° 32’ de latitud sud y los 62° 35’ – 64° 13’, de longitud oeste.

Límites generales: Limita al norte con los departamentos Juárez Celman,


Unión y Marcos Juárez; al sud con departamento General Roca y territorio de la
provincia de Buenos Aires; al este con la provincia de Santa Fe y al oeste con el
departamento Río Cuarto.

Superficie: El departamento Presidente Roque Sáenz Peña abarca un área


de ocho mil doscientos ochenta y ocho (8.288) kilómetros cuadrados, lo que
representa el cinco por ciento de la superficie de toda la provincia de Córdoba.

Descripción:
Según el cordobés Alfredo Terzaga, el suelo del departamento Presidente
Roque Sáenz Peña es llano con pronunciada pendiente hacia el este, sin otras
interrupciones notables que los bañados que salpican su territorio, y una faja
de médanos en el sector meridional, hoy fijados por cortinas forestales. En el
extremo sudoeste, sobre los límites del departamento Río Cuarto y General
Roca, se extienden los grandes bañados de “La Amarga”, convertidos en
dilatada laguna cuando el río Popopis (Quinto), que en ellos desagua, aporta
caudales de excepción. El agua subterránea se halla en este departamento a
escasa profundidad, aunque es casi siempre salubre.
Las tierras son aptas para los cultivos, particularmente en el sector que
se extiende al oriente de la ciudad de Laboulaye, es decir, en la región
característica de la pampa húmeda, donde los suelos son más firmes. En el
resto, el peligro de la erosión ha llevado a conservar la cubierta vegetal,
destinando en gran parte los campos a la explotación ganadera.
Agregando que el proceso de doblamiento ha sido paralelo al acceso al
ferrocarril y a la consolidación de las explotaciones agropecuarias.
Según datos aportados por el Censo Nacional Agropecuario del año 1988,
las existencias ganaderas eran por entonces: bovinos, 548.124; ovinos, 24.319;
equinos, 10.210; porcinos, 17.780; caprinos, 636; conejos, 1.174; aves, 5.307 y
colmenas, 2.253.
En tanto, las áreas cultivadas, según el mismo Censo Nacional
Agropecuario del año 1988, eran como se detalla a continuación: avena, 4.865
hectáreas; cebada cervecera, 951 hectáreas; centeno, 302 hectáreas; maíz,
19.501 hectáreas; mijo, 837 hectáreas; sorgo granífero, 9.509 hectáreas; trigo,
64.679 hectáreas; girasol, 34.427 hectáreas; lino, 108 hectáreas; maní, 130
hectáreas; soja, 40.604 hectáreas; avena de forraje, 56.549 hectáreas; centeno
de forraje, 2.585 hectáreas; maíz de forraje, 13.557 hectáreas; melilotus, 1.592
hectáreas; moha, 1.014 hectáreas; sorgo forrajero, 12.697 hectáreas; achicoria,
10.261 hectáreas; agropyro, 19.111 hectáreas; alfalfa, 18.680 hectáreas;
festuca, 1.847 hectáreas; pasto llorón, 10.478 hectáreas t tréboles, 789
hectáreas.
Colonias del departamento Presidente Roque Sáenz Peña
Dentro del Departamento que estamos estudiando se encuentran las
colonias que pasamos ha enumerar por pedanía: Pedanía La Paz, Colonia San
Renato, Colonia La Inés, Colonia Laguna del Monte y Colonia Tuyutí. Pedanía San
Martín, Colonia Midlau, Colonia San Julián, Colonia La Olivia, Colonia San
Miguel, Colonia La Paduana, Colonia El Retiro, Colonia La Banda Oriental,
Colonia La Cristina, Colonia Las Mercedes, Colonia La Esperanza, Colonia La
Fortuna, Colonia Gertrudis, Colonia La Lonja, Colonia La Julia, Colonia Las
Palmas, Colonia Pasaglia, Colonia San Juan, Colonia El Ancar, Colonia María
Luisa, Colonia La Rosita, Colonia Los Andes, Colonia La Margarita, Colonia La
Serafina y Colonia María Elena. Pedanía La Amarga, La Gran Colonia, Colonia
Ampurdín, Colonia I. M. Robles, Colonia Providencia, Colonia La Blanquita,
Colonia La Fanny, Colonia El Destino, Colonia El Diamante; Colonia El Nido,
Colonia La Blanqueada, Colonia Santa Ana, Colonia La Aurora, Colonia Nueva
Laboulaye, Colonia Santa Cecilia, Colonia del Carmen, Colonia La Ramada,
Colonia El Guanaco y Colonia Taurel. Pedanía Independencia, Colonia Loma
Alta, Colonia El Martillo, Colonia La Verde, Colonia La Vigilancia, Colonia El
Árbol, Colonia La Eloisa, Colonia San Enrique y Colonia Santa Clara.

Estancias dentro del departamento Presidente Roque Sáenz Peña


Las estancias existentes dentro del Departamento, son ubicadas por
pedanía, a fin de ser localizadas más fácilmente; Pedanía La Paz, San Renato,
Don Francisco, La Inés, La Teresa, Tuyutí y La Amalia. Pedanía San Martín, La
Unión, San Salvador, San Miguel, La Emilia, La Topera, La Oriental, La Alicia, San
Pedro, San José, La Anita, Laguna del Monte, Doña Rosa, Las Mercedes, La Julia,
La Alguita, La Rosita, Las Acacias, Los Andes, La Margarita, María Ester y Sol de
Mayo. Pedanía La Amarga, La Nelly, El Tiro, La Pelada, Marita, Santa Angélica,
Zulema, San José, Santa Rosa, Las Carmelitas, La Rebelde, La Angelita, Trapalcó,
San Isidro, Santa Inés, Las Acacias, San Alberto, El Diamante, Pichilanquen, El
Repique, La Paulina, La Querencia, Las Tres Marías, El Caballito, La Codiciada, El
Guanaco, Santa Ana, La Hormiga, San Bernardo, El Ñandú y La Ramada. Pedanía
Independencia, La Elena, La Chiquita, San Francisco, La Matilde, Santo Tomás,
San Vicente, Fortín 2, El Recuerdo, La Amarga y El Martillo.

Estaciones ferroviarias ubicadas dentro del Departamento


Si bien el servicio ferroviario ya no se presta dentro del territorio del
Departamento subsisten las Estaciones, mas creo que es de interés como dato
histórico, dado que no sabemos cual será el fin de las mismas dentro de unos
muy pocos años. Las Estaciones se han agrupado conforme al ramal ferroviario.
Ferrocarril General San Martín: Ramal Viamonte-Rufino: La Cesira y Laguna del
Monte; Ramal La Cautiva a la provincia de Santa Fe: General Levalle, Río
Bamba, Curapaligüe, Guardia Vieja, Rosales, Miguel Salas, Leguizamón y Vivero y
Ramal Laboulaye-Villa Valeria: Laboulaye, Salguero, Melo, Serrano, San
Joaquín, Jovita, Mattaldi (ex Pasco), Nicolás Bruzzone, Del Campillo, De La Serna
y Villa Valeria.

Poblaciones del Departamento


La cabecera del Departamento es la ciudad de Laboulaye, importante
centro comercial e industrial del sud de la provincia de Córdoba, donde la
población actual llega a 22.099 habitantes. A Laboulaye le siguen en
importancia: General Levalle (6.196 habitantes); Serrano (2.582 habitantes);
Melo (1.152 habitantes); La Cesira (1.164 habitantes); Rosales (580 habitantes);
Villa Rossi (487 habitantes) y con menor población las siguientes localidades:
Leguizamón, Curapaligüe, Gavilán, Guardia Vieja, Río Bamba, Ruíz Díaz de
Guzmán y San Joaquín.

Población del Departamento


Según datos aportados por la Oficina de Estadística y Censo de la provincia
de Córdoba, el total de población del departamento Presidente Roque Sáenz
Peña, en el año 1991 fue de 34.519 habitantes.

Principales caminos del Departamento


Las principales rutas del Departamento: nacional Nº 7, que atraviesa al
territorio departamental de este a oeste, totalmente pavimentada; las rutas
provinciales pavimentadas son: Nº 3, Nº 4, Nº 10, Nº 27 y E-50, las cuales
totalizan ciento sesenta y ocho (168) kilómetros.16
PERSONALIDAD DEL DOCTOR
ROQUE SÁENZ PEÑA

El doctor Roque Sáenz Peña, nació en la ciudad de Buenos Aires el 19 de


marzo de 1851, hijo del doctor Luis Sáenz Peña y Cipriana Lahitte. Según
palabras del doctor A. J. Pérez Amuchástegui “poco tiempo después, la ciudad
se conmovía ante el pronunciamiento de Urquiza. Sus abuelos Roque Sáenz
Peña y Eduardo Lahitte, ambos diputados de la Legislatura porteña,
suscribieron una declaración de adhesión a Rosas. Después de Caseros, la
tradición federal de los abuelos y del padre, que no cambiaron sus
convicciones, los mantuvo alejados de la función pública”.

P チ G. 29

Doctor Roque S
疇 nz Pe

Realizó sus estudios primarios en institutos de la ciudad de Buenos Aires.


En 1870 se matriculó como alumno de la Facultad de Derecho de la
Universidad de Buenos Aires.
Desde su infancia siguió con inquieta curiosidad los acontecimientos
políticos y siendo estudiante se enroló en el Partido Autonomista. Cuando
cursaba el último año de la Universidad estalló la Revolución mitrista de 1874,
destinada a impedir que el presidente doctor Nicolás Avellaneda sumiera el cargo
para el que había sido elegido; Roque Sáenz Peña se alistó en el Regimiento Nº
2, al mando del general Luis María Campos. Vencida la Revolución se le acordó el
despacho de segundo comandante de Guardias Nacionales, mas pidió su relevo
de ese destino.
En el año 1875 se graduó de abogado después de aprobar su tesis sobre
“Condición jurídica del expósito”. Debemos acotar que la profesión nunca le
entusiasmó, y a poco de ejercerla se sintió atraído por la política, donde se
integró en forma total. En 1876 fue elegido diputado a la Legislatura de Buenos
Aires en representación del Partido Autonomista (P.A.N.). Dado sus condiciones
de brillante intelectual y orador y pese a su juventud, fue elegido presidente de
la Cámara de Diputados bonaerense. En 1878, dado las negligencias partidarias,
fruto de la política de conciliación iniciada por Nicolás Avellaneda, a la que se
oponía Sáenz Peña, renunció a su banca y abandonó transitoriamente la vida
política. Al declararse a guerra llamada del Pacífico, entre las repúblicas de Perú
y Chile, Roque Sáenz Peña viajó a Lima para ofrecer sus servicios al gobierno
peruano, siendo aceptado, en calidad de Comandante del Batallón de Iquique.
Estuvo en la batalla de Tarapacá, donde fue muerto el Jefe del Cuerpo,
quedando nuestro compatriota a cargo del mismo, consiguiendo hacer
retroceder a las fuerzas chilenas. Poco después pasó a actuar en la guarnición de
Arica, que había sido sitiada por los chilenos, comandando la defensa de la plaza
el coronel Bolognesi; los defensores de la misma (unos mil doscientos -1.200-
hombres) no pudieron resistir a los seis mil (6.000) chilenos. Sáenz Peña tuvo una
brillante actuación, siendo herido y despojado de su espada. Los chilenos
ofrecieron una capitulación honrosa, mas Bolognesi rechazó la oferta, siendo
finalmente derrotado. Es así, como Sáenz Peña cayó prisionero, siendo llevado a
Chile donde se le formó Consejo de Guardia. Merced a gestiones del gobierno
argentino, después de tres (3) meses de cautiverio, recobró la libertad y regresó
a la ciudad de Buenos Aires.
Siendo presidente de la Nación el General Julio Argentino Roca, el
ministro de Relaciones Exteriores, doctor Bernardo de Irigoyen, lo designó
Subsecretario del mencionado Ministerio a su cargo en 1881, función que ejerció
por algunos meses, dado que se ausentó a Europa, donde vivió dos (2) años.
En 1883, nuevamente en su Patria, con sus amigos doctores Pellegrino y
Gallo fundó el periódico “Sud - América”.
El presidente doctor Miguel Juárez Celman en 1887 lo designó Ministro
Plenipotenciario en la República Oriental del Uruguay.
Junto con el doctor Manuel Quintana representó a la Argentina en el
Congreso Panamericano de Washington, donde defendió el principio de
inviolabilidad de los Estados y combatió el proyecto sostenido por la Delegación
de los Estados Unidos de Norteamérica, quien proponía crear una unión aduanera
continental. En una de las reuniones de ese evento hubo de pronunciar aquella
frase con la que se lo identificó: “América para la Humanidad”.
En víspera de la caída del presidente Miguel Juárez Celman fue designado
ministro de Relaciones Exteriores.
Producida la Revolución del Parque, en medio de la tremenda crisis
política y económica que sacudió al País se le ofreció la candidatura a Presidente
de la Nación. Candidatura que fue recibida calurosamente por la juventud
nacional y por los pueblos de la provincia de Buenos Aires. En tanto, el general
Bartolomé Mitre aliado por entonces con el general Julio Argentino Roca,
levantaron la candidatura del doctor Luis Sáenz Peña. Antes de enfrentar a su
propio padre, nuestro personaje declinó la candidatura. Siendo consagrado
Presidente de la Nación, en las elecciones de 1892, don Luis designó a su hijo
Jefe del Regimiento de Guardias Nacionales. En junio de 1892 nuestro
biografiado se incorporó a la Cámara de Senadores de la provincia de Buenos
Aires, renunciando algún tiempo después a la banca y al cargo en Guardias
Nacionales, retirándose de la vida pública y se radicó en la provincia de Entre
Ríos.
En el año 1895 regresó a la Capital Federal donde abrió estudio jurídico en
sociedad con sus amigos los doctores Federico Pinedo y Carlos Pellegrini. En
ocasión de agudizarse la guerra que Cuba mantenía con España, Roque Sáenz
Peña fundamentó jurídicamente su posición al principio de no intervención,
como representante argentino.
En 1905 dado sus actuaciones en el Pacífico, fue invitado oficialmente por
el Perú para inaugurar el monumento a Bolognesi.
Un año después, 1906, el presidente de la Nación doctor José Figueroa
Alcorta lo designó enviado extraordinario, en representación de la Argentina a
los actos celebratorios con motivo de la boda del rey de España Alfonso XII.
De regreso a su País, en 1908, fue designado para actuar frente a las
delegaciones diplomáticas de Argentina en Italia y Suiza. No bien llegó a Roma
recibió precisas instrucciones para representar a nuestro país con Luis María
Drago, en la Segunda Conferencia Internacional del País, celebrada en la ciudad
de La Haya; donde ambos se declararon partidarios de la comisión de arbitraje.
Su misión diplomática en Italia y Suiza se prolongó desde abril de 1907 a
septiembre de 1910. En Italia recibió la noticia de su proclamación como
candidato a la presidencia de la Nación.
El 13 de marzo de 1910 se realizaron las elecciones para designar los
electores presidenciales, quedando como únicos y totales ganadores los
electores de la Unión Nacional, reunidos los mismos el 12 de junio, se eligió a
Roque Sáenz Peña para el cargo de Presidente de la Nación por doscientos
sesenta y cinco (265) votos y para vicepresidente al doctor Victorino de la Plaza
con doscientos cincuenta y nueve (259) votos.
Al regresar a su Patria el doctor Roque Sáez Peña, pasó por la ciudad de
Montevideo donde era esperado por naves argentinas ocupadas por sus
partidarios, amigos y simpatizantes, quienes le acompañaron hasta el puerto de
la ciudad de Buenos Aires, llegando así el 12 de julio de 1910, en horario de la
mañana. Después de una calurosa recepción encabezó un desfile cívico hasta
llegar a calle Florida y de allí a la Plaza San Martín, pronunciando un discurso
desde los balcones de la residencia de Juan José Ramos, donde se habrían dado
cita amigos y partidarios.
A principios del mes de septiembre, el presidente electo hubo de
emprender una gestión conciliatoria con Hipólito Yrigoyen, por intermedio de un
amigo de ambos, el diputado Manuel Paz. El día 21 de septiembre, Sáenz Peña e
Yrigoyen, acordaron que se debía realizar la reforma de la Ley Electoral sobre la
base del Padrón Militar y asegurar la representación de las minorías.
El 5 de octubre si bien el Comité Nacional de la Unión Cívica Radical
rechazó participar en el futuro gobierno del doctor Sáenz Peña, mas aceptó
colaborar en la redacción de la nueva Ley Electoral, sobre las bases acordadas
en la entrevista, antes citada: los padrones electorales surgirían de los padrones
militares; intervención de la justicia federal, asegurar la representación de las
minorías y el voto secreto y obligatorio.
El 12 de octubre de 1910 al asumir su cargo Sáenz Peña, ante el Congreso
de la Nación dijo en uno de los pasajes de su discurso, que se consideraba
“sentido” por la mayoría de sus conciudadanos que, por cierto, no lo habían
votado, con lo que aludía a los pactos pendientes con la oposición radical y
después de hacer el elogio de su sucesor, doctor José Figueroa Alcorta, reiteró su
propósito reformista. Declarando que no tenía más compromiso que con los
hombres del País, agregando que su Partido era el País y mi libro de cada día la
Constitución.
Designó como ministros de su gestión a: Indalecio Gómez (salteño), en la
cartera del Interior; Ernesto Bosch (porteño), en Relaciones Exteriores; José
María Rodad (porteño), en Hacienda; Juan M. Garro (cordobés), en Instrucción
Pública; general Gregorio Vélez (salteño), en Guerra; almirante Juan Pablo
Sáenz Valiente (porteño), en Marina; Exequiel Ramos Mexías (porteño), en Obras
Públicas y Eleodoro Lobos (porteño), en Agricultura.
No bien se conformaron los equipos de trabajo se iniciaron los trabajos
preparatorios a preparar la futura Ley Electoral. Principal protagonista de este
arduo trabajo fue el ministro del interior, Indalecio Gómez (político salteño de
origen autonomista y católico) con el asesoramiento de los hombres de la Unión
Cívica Radical.
El 17 de diciembre de 1910 el Poder Ejecutivo de la Nación envió al
Congreso el proyecto de la nueva Ley Electoral, donde se proponía el
enrolamiento general de los ciudadanos (varones) nacidos en el País y la
confección de un nuevo padrón electoral a los efectos de “estimular y
garantizar el voto”. El padrón debía hacerse sobre la base del Registro de
Enrolamiento y el Enrolamiento General estaría a cargo del Ministerio de Guerra,
debiendo el Poder Judicial indicar cuáles eran los ciudadanos que tenían derecho
a votar.
Un segundo proyecto, enviado al Congreso de la Nación en el año 1911,
confiaba al Poder Judicial cuáles eran las condiciones que debían reunir los
ciudadanos para votar y cuáles perdían sus derechos y por qué tiempo. En otro
proyecto remitido también en 1911, al Congreso de la Nación, en el mismo año,
se encargaba al Poder Judicial la confección del padrón y la designación de los
funcionarios que debían organizar y realizar las elecciones. La Ley Electoral se
completó con un proyecto enviado en agosto de 1911 al Congreso, mediante el
cual se modificaba substancialmente el sistema electoral vigente, con la
adopción del escrutinio de lista incompleta y del voto secreto y obligatorio.
La Ley Electoral fue duramente criticada por los opositores al Gobierno y
algunos sectores de la prensa. Quien hubo de defender el proyecto del Poder
Ejecutivo fue el doctor Indalecio Gómez. En la Cámara de Diputados se hicieron
algunas modificaciones, en tanto en el Senado se la discutió en el mes de enero
de 1912, quien la aprobó sin modificaciones, siendo promulgada por el Poder
Ejecutivo el 13 de febrero de 1912, con el número ocho mil ochocientos setenta
y uno (8.871).
El 11 de abril de 1911 el Poder Ejecutivo intervino la provincia de Santa
Fe, por problemas suscitados entre el Poder Legislativo y el titular del Ejecutivo
Ignacio Crespo, designándose interventor al doctor Anacleto Gil, quien convocó a
elecciones, las que se hicieron bajo el régimen de la nueva Ley Electoral,
triunfando la fórmula del radicalismo Manuel Menchaca – Ricardo Caballero.
Posteriormente se realizaron elecciones nacionales para elegir diputados
en la Capital Federal y provincias de Santa Fe; en ambas triunfaron los
candidatos de la Unión Cívica Radical. En Capital Federal los guarismos fueron,
treinta y cinco mil (35.000) votos contra diecisiete mil (17.000) sufragios,
entrando por primera vez dos candidatos del Socialismo, por la minoría. En la
provincia de Santa Fe los resultados fueron: treinta y seis mil (36.000) contra
treinta y tres mil (33.000) sufragios.
En diciembre de 1910 el Poder Ejecutivo envió al Congreso de la Nación un
mensaje por el cual se solicitaba la autorización para invertir hasta dos millones
(2.000.000) de pesos para realizar perforaciones petroleras, en un plazo de un
(1) año, con el objeto de recuperar en lo posible el tiempo perdido desde el
descubrimiento de la existencia del llamado “oro negro” en la zona patagónica.
En junio de 1913, el presidente Sáenz Peña, solicitó una partida de refuerzo para
iniciar la explotación de petróleo en una mayor escala, pues estaba convencido
que esa fuente de riqueza debía explotarse de inmediato para el bien del País.
A fines del año 1913 el presidente Sáenz Peña afectado por un mal
incurable, solicitó al Congreso de la Nación una licencia, siendo luego prorrogada
el 4 de febrero de 1914. El 12 del antes citado renunció el gobierno, a fin de
facilitar las gestiones del vicepresidente doctor Victorino de la Plaza (salteño).
El doctor Roque Sáenz Peña falleció el 9 de agosto de 1913.
Casado con Rosa González.
Varios años después, el día 9 de agosto, fue designado como el Día de la
Democracia, en honor de este argentino. 17
PRIMITIVOS HABITANTES DEL DEPARTAMENTO
PRESIDENTE ROQUE SÁENZ PEÑA
Los Pampas
Según el profesor e investigador entrerriano Antonio Serrano, los pampas
eran los aborígenes de costumbre nómades, que en el momento de la conquista
hispánica poblaban el territorio de nuestro País que se extiende desde el curso
inferior del río Negro y medio y superior del río Colorado hasta el río Diamante
en la provincia de Mendoza, río Popopis (Quinto) en la provincia de Córdoba y río
Salado en la provincia de Buenos Aires.
Los nombres que se daban a sí estos pueblos se han perdido con el paso
del tiempo. Los españoles que llegaron y se asentaron en Buenos Aires y Córdoba
dieron en llamarlos pampas; los de Mendoza puelches. Ya en conocimiento de su
idioma gracias a la evangelización de los jesuitas (mediados del siglo XVIII)
sabemos los nombres que se daban, eran chechehet; los de las regiones de
montes, taluhet; los de Mendoza puelches y los de las zonas del río Colorado
medio y superior diuhet.
El mismo Serrano nos dice que el gentilicio pampas-het es una creación
artificial, introducida por mí en 1930 a falta de otro mejor. Como dije
anteriormente, la multiplicación del ganado en la pampa origina grandes
desplazamientos hacia ella de núcleos aborígenes diversos, que por habitarla
se les llama también pampas. Esto inutiliza el vocablo como gentilicio de una
determinada agrupación étnica. Sabemos que en el primitivo idioma de los
pampas gente se decía het y era costumbre en él formar los gentilicios
posponiendo esta vez al calificativo. Así, cheche-het, gente del este; talu-het,
gente del monte; calille-het, gente de la sierra. La voz pampa no es de este
idioma, pero a falta de su conocimiento y dado su generalizado uso puede
admitirse el gentilicio pampa-het. Como ya lo he expresado, no creo que haya
otro mejor para salir del caos de nombre que tanto dificulta la
sistematización étnica de aquellas regiones. Los pampas-het, como lo han
dicho algunos jesuitas, no formaban “un Cuerpo de nación”. Eran tribus
independientes políticamente unas de otras, que recorrían las inmensas
llanuras pampeanas. Constituían sin embargo, tres grandes secciones según
las regiones que ocupaban. Los chechehet se extendían desde el Sauce
Grande, en la provincia de Buenos Aires hasta el río Negro; los taluhet, al
oeste de éstos hasta el río Diamante. Los querandíes, pueden ser una cuarta
sección de pampas-het. Son de costumbres similares, en lo poco que sabemos
de ellos, pero los nombres de caciques y tribus que nos han llegado
separarían su idioma del het, y estarían con respecto a ellos en la misma
relación que los gennaken. Es por ello que los estudiamos como nación aparte.
En la provincia de Córdoba, los pampas se instalaron en las márgenes del
río Popopis (Quinto), lado sud, y con el tiempo estos pueblos cruzaron el río y se
desplazaron hacia el norte, estableciéndose en los departamentos Río Cuarto,
Juárez Celman, Presidente Roque Sáenz Peña, marcos Juárez, General San
martín, Tercero Arriba y General Roca; es decir, en casi todo el sud de la
provincia de Córdoba y hasta casi el centro de la misma, salvo algunas regiones,
donde estaban asentados los comechingones: por ejemplo, zonas del
departamento Río Cuarto.
El vocablo “pampa” es voz quichua que significa “plaza”, “campo” o
“llanura”.
Las viviendas de los pampas eran unas tiendas portátiles hechas de cueros
de venados y posteriormente de caballos. El R.P. Sánchez Labrador (en el siglo
XVIII) nos dice que las viviendas de los pampas eran cuadradas, altas y algo
arqueadas en el medio, diciendo: para techos cosen varios cueros de caballos,
dejando el pelo hacia fuera, para que corra el agua cuando llueve. El hilo con
que lo cosen está hecho de los nervios y de las venas de los mismos caballos.
Del mismo modo juntan y cosen otros cueros para los alares de la casa, a la
cual dejan dos puertas, una al oriente, y otra al poniente, o una al norte, y la
otra al sud, según les viene mejor a los dueños. Están mantenidos estos
toldos de palos delgados, y alrededor clavados, y asegurados con estacas. Sin
embargo, es fábrica tan débil, que en soplando con fuerza el viento, es
preciso que cada persona de las que están adentro, se agarre a uno de los
palos, o postes, para mantener el edificio, y con todo, si el viento es muy
recio, todo viene a tierra… descarnan muy bien los cueros, los soban, y
suavizan, dejándoles bien delgados; dándoles sus dobleces para recogerlos…”
La descripción del toldo pampa que hace Federico Barbará (mediados del
siglo XIX) corresponde a los araucanos, que entonces ocupaban los dominios de
los pampas, dado que éstos se habían extinguido o asimilado a los pueblos
civilizados. Más, éste completa, sin embargo, la descripción realizada por
Sánchez Labrador diciendo: “dividen en dos paños la sábana de pieles, y cada
uno se compone de seis u ocho. Las mujeres tienen la obligación de armarlos,
toda vez que midan campo, y lo hacen de este modo; ponen unos palos,
clavados a sus fuerzas (no usando macetas ni otro instrumento que sus
manos), de menor a mayor, para que tenga caída las aguas; sobre las
horquetas de los horcones colocan unas varillas o sogas bien tirantes y así
aseguran el armazón, sobre el cual tienden la techumbre de pieles, quedando
formado el toldo. Algunos de éstos tienen la figura de un triángulo irregular,
otros de una campana y los más son cuadrados”.
El R.P. Ovalle en 1643, al referirse a los pampas “inmediatos a los de
Cuyo”, dice que hacían viviendas “en un instante con cuatro palillos con
algunas ramas y yerbas o algún cuero de vaca o caballo o de otros animales
que cazaban”.
El profesor Serrano nos dice que los pampas levantaban sus tolderías
junto a las lagunas o cursos de agua, alineándolas por lo general en dos hileras,
dejando un callejón por medio.
Físicamente los pampas eran hombres de estatura elevada, algo más que
la mediana europea, y de cuerpos robustos, cabeza alta y mansa, tal vez
morena, ojos y cabellos negros.
Originariamente fueron de hábitos pacíficos o, por lo menos, no tan
guerreros como los araucanos; así lo relataron los primeros misioneros respecto a
los pampas vecinos de Cuyo y a los chechehet.
El R.P. A. de Ovalle en su obra “Histórica relación del Reino de Chile”
nos informa que los pampas vestían “una pampanilla que usaban por la
decencia y un pellón que les servía de capa-larga; todo lo demás del cuerpo
desnudo”. Aquí cabe aclarar que la pampanilla era prenda femenina, mientras
los hombres usaban un taparrabo en forma triangular, ambos de cuero. En tanto
la capa larga era un manto cuadrado de todos los pámpicos; los cuales se hacían
de diferentes cueros de animales: zorros, guanacos, nutrias, etc., cocidos entre
sí. Más adelante también usaron el cuero de caballos. Estos cueros eran sobados,
y los pintaban por dentro. La capa larga la usaban tanto los hombres como las
mujeres.
Siguiendo al profesor Serrano, diremos que “el uso de pendientes
auriculares no era propio de los pampas. Era adorno característico de los
gennaken y de ellos lo adoptaron sus vecinos los chechehet, únicos pampas het
que sepamos lo hayan usado, y esto en una época en que estaban
confederados con aquellos. En cambio, el uso del barbote parece que
caracterizó a esta nación. En tiempo de Ovalle (mediados del
siglo XVIII) era frecuente su uso entre los pampas de Cuyo y en paraderos
aborígenes del antiguo hábitat de los chechehet no son raros”.
Era costumbre de los pampas pintar sus rostros y cuerpos de distintos
colores, según las circunstancias. Los viudos y viudas más precisamente
pintaban la cara en señal de duelo. Más el tatuaje entre los pampas era
totalmente desconocido. Sánchez Labrador da detalle completo sobre la pintura
corporal de los chechehet, cuando nos dice que después “del baño diario
volvían a sus toldos y allí se pintaban; los varones, grandes y chicos, se
pintaban primero todo el cuerpo con cierta tierra blanca muy fina, parecida
al albayalde; formando con ella varios dibujos en varias partes del cuerpo. A
veces en lugar del color blanco lo sustituían por el encarnado o negro, a
excepción del rostro, que unos días salía la mitad blanca y la otra negra; o
una mejilla colorada, y la otra blanca o negra como les parecía. Lo más feo
era cuando sacaban bigotes negros, o tiznaban de este color todo el rostro”.
En tanto, las mujeres sólo se pintaban la cara, las viudas mejor de negro, y las
demás de diferentes maneras. “Alrededor de los ojos, boca, narices, orejas,
mejillas y frente – decía Sánchez Labrador - forman como unas celosías, o
encejadillos sutiles con unos puntitos como encajes por dentro del encejado
y a veces representan una flor”. Según Serrano estos dibujos posiblemente
fueran idénticos a los que ejecutaban sobre los cráneos de los muertos. Algunos
pampas acostumbraban embarrar el cuerpo con arcilla mezclada con ciertas
hierbas, mas esto no era adorno, sino una defensa contra la picadura de
mosquitos y efectos del sol.
Las armas de los pampas fueron la boleadora y el arco y la flecha. Los de
la provincia de Córdoba usaban además la honda. Las boleadoras eran de dos
bolas con surco, atados con tiento de cuero de vaca de “unos diez pies de
largo”; una de ellas era más pequeña y servía de manijera. Las flechas las
fabricaban de pedernal; los taluhet hacían las flechas con punta de madera. Con
el paso de los años los pampas utilizaron como arma de guerra la lanza y el
coleto defensivo. A estas armas debemos agregar los utensillos complementarios
de las faenas de caza, cuchillos y raspadores de pedernal.
Los pampas eran temerosos, en los primeros tiempos de la conquista
española, a las armas de fuego. Los estampidos los ponían fuera de combate.
Los pampas tuvieron un idioma propio, mas se carecen de datos. En la
documentación dejada por los jesuitas hay sólo vagas referencias de la lengua de
los pampas, pero se puede afirmar que estos evangelizadores estuvieron en
posesión de la lengua pampa. Hasta nuestros días han llegado un poco más de
una docena de voces pampas, a saber:

het: gente. ya: cacique.


casu: sierra, cerro. gualichu o balichu: espíritu maligno.
chu: tierra. malkel: zorro.
sol: dueño. Cheche: este.
solchu: ser supremo. tahuel: sud.
soichuhet: país de los muertos. talu: bosque, monte.
hati: alto. tuyú: arcilla, barro.
gleter: padre. volcán: abra, paso, puerta.
meme: madre. ten: piojo de la ropa.
ma: me.

Falkner afirmó en su oportunidad que algunas voces las tenían en común


los pampas het y los tehuel-kumi (Ogesmaken), hecho plenamente justificado
por la absorción que los segundos ejercieron sobre varias tribus chechehet. La
tribu de Cacapol, los leuvuches, poseían un idioma mezcla de mabos pero con
mayor influencia het. La voz soichu, que designaba a una deidad superior, la
conservaron algunas tribus gennaken al sud de la provincia de Buenos Aires, en
el siglo XIX.
En tiempos de paz vivían de los productos que generosamente les
brindaba el suelo, de animales que cazaban en sus andanzas y de la recolección
de frutas y raíces silvestres. Con el fruto del algarrobo fabricaban, en especial
los taluhet, bebidas fermentadas y hacían harinas. También aprovechaban las
invasiones de las langostas tucuras para lo cual incendiaban los pastizales donde
se asentaban y luego las recogían tostadas, las que reducían a harina con la cual
fabricaban una especie de pan.
La principal industria fue la de la piedra, con la que fabricaban armas y
utensillos caseros, raspadores, cuchillos, morteros, etc. Si bien practicaron la
alfarería, su desarrollo no fue igual en todos los sectores de la pampa. En la
zona donde habitaron los chechehet la alfarería se presentaba adornada con
dibujos geométricos y en poco difería de la que provenía de la zona del delta (no
guaraní) y curso del río Negro.
Sabían preparar el cuero para las mantas y toldos, pero con técnicas muy
rudimentarias; la materia prima la conseguían en sus jornadas de cacerías y ya
avanzada la conquista española, se las proveían los gennaken del río Negro o los
pehuenches.
El profesor Serrano nos dice que “preparaban bebidas fermentadas y se
ha citado para los taluhet el empleo del cebil, pero no en polvo a la manera
de paricá, como sus vecinos de las sierras de Córdoba, sino masticando las
hojas, como los del altiplano la coca y dicen (los aborígenes) que los sustenta
muchos días sólo con traerla en la boca donde hace un género de espuma
blanca que asoma por los labios”.
Los primitivos pampas no sabían del uso del tabaco.
Antes de poseer los caballos, los pampas recorrían a pie grandes
distancias en las llanuras y su resistencia era inigualable. En las correrías ante la
falta de agua saciaban la sed bebiendo la sangre de los animales que cazaban. La
vida espiritual de los pampas se reducía a algunas danzas de carácter ritual de
las cuales no hay datos concretos. Las danzas de la ceremonia de El tel que
realizaban los chechehet eran propias de los gennaken y ellas las llegaron a
poseer por aculturación. Los instrumentos de música que utilizaron fueron el
sonajero, construído de calabazas, y el tamboril de uso general en todos los
distintos pueblos. Los dibujos que adornaban sus mantas y sus cuerpos, eran los
únicos exponentes del arte pictórico, a los que debe agregarse los motivos
geométricos con que decoraban su alfarería y los cráneos de los muertos.
El matrimonio entre los pampas se efectuaba por compra de la novia,
como en los otros pueblos del sud; el precio era fijado por los parientes de los
contrayentes, quienes también establecían la fecha de la boda. El día fijado
para la ceremonia los parientes llevaban a la novia totalmente tapada con
mantas al toldo del futuro esposo; éste la tiraba de la mano, la introducía en el
toldo y al día siguiente los esponsales quedaban consumados. Tras ello se hacían
los pagos pactados entre la parentela, quienes finiquitado el negocio de la boda
se retiraban llorando a grandes voces a sus toldos. No han llegado a nosotros las
edades para los matrimonios. El divorcio estaba permitido, pero no era muy
común.
Vivían agrupados en pequeñas tribus, independientes unas de otras, con
un jefe propio. El cacicazgo se cree era hereditario. En época de guerra elegían
como jefe guerrero al cacique de mayor prestigio y condiciones de mando de las
distintas tribus reunidas; a éstos los llamaban curacas, quienes eran respetados
y obedecidos ciegamente. Los pampas creían en un Ser o Dios Supremo, llamado
soichu, dueño de la tierra, hacedor de todo lo bueno, quien era venerado sin
ceremonia ni culto aparente. Soichu moraba en el país de las tinieblas, sito a
donde iban los muertos.
Creían, además, en un espíritu maligno llamado balichu, bolichu o
gualichu, ser de maldad; algo semejante al demonio o al diablo de los pueblos
civilizados, que era el origen de todas las cosas adversas, tales como las pestes,
plagas, sequías, inundaciones, enfermedades, incendios y vejez. Por naturaleza
eran desconfiados, propio de su incultura y barbarie, y por lo tanto poco
susceptibles a la influencia espiritual de los misioneros.
El profesor Serrano dice que los “chechehet del siglo XVIII conservaban
entre sus mitos el diluvio. Antiguamente toda la tierra fue inundada; sólo el
Cassuahati (sierra de la Ventana) emergía de las aguas. Sólo cinco personas
consiguieron salvarse ganando las partes más altas de la sierra. Cuando
bajaron las aguas salieron otras gentes, pues los cinco sobrevivientes eran
pocos para poblar la tierra. Hay otro mito que aborígenes del sud de Buenos
Aires refirieron en 1604 a Hernandarias. Se evidencia en este mito el
carácter creador del Sol y de la Luna, tal como se comprueba entre los
protagonistas del sud. Se refiere a la formación de la piedra movediza de
Tandil”.
Era costumbre entre los chechehet durante los plenilunios mirar la luna y
a grandes gritos acompañados de ampulosos gestos pedían les diera fuerza, para
hacerlos valerosos.
Cada tribu tenía sus médicos hechiceros que curaban por succión y
hierbas, mas la misión de éstos era determinar el gualichu causa de la
enfermedad.
Los muertos eran enterrados; previamente se descarnaban los cadáveres y
luego los pintaban. El entierro definitivo tenía lugar en sitios determinados por
cada tribu.
Alrededor de 1670 los pampas se relacionaron con los aucaes
–aborígenes rebeldes o alzados – provenientes de Chile, nómades araucanos o
araucanizados, y se estableció entre ellos un comercio de trueques. Mientras los
primeros les entregaban cautivos, caballos, yeguas y plumas de avestruces, los
aucaes los aprovisionaban de armas ofensivas y celebraban alianzas que les
permitían entrar por el lado sud y sudeste de nuestra Provincia.
A principios del siglo XVII esta alianza quedó anulada, dando lugar a una
dilatada y sangrienta guerra, de la cual sacaron ventajas los invasores por su
enorme superioridad. Ante esta contingencia los pampas debieron huir
finalmente a los centros poblados por los blancos y allí buscaron refugio. Con el
paso de los años se asimilaron a los centros civilizados.
Los Ranqueles
“Los ranqueles constituyeron el centro de absorción de numerosas
tribus errantes y, en la época de mayor poder, ocuparon las llanuras del sud
de Córdoba y Santa Fe y el oeste de Buenos Aires”.
Alguien ha dado en denominarlos los araucanos de la pampa. Emigraron
desde las provincias de Arauco, Malleco, Gautín y Bío Bío, región central de
Chile. El nombre primitivo fue renculches y ranquelches, para derivar en
ranqueles. Su traducción literal de la lengua araucana es la siguiente: rancul,
carrizal y che, gente o persona; lo que significa, entonces, gente de carrizal.
Los ranqueles ocuparon la región denominada Mamul mapu, o sea la
región del monte, pero los grandes jefes o caciques tenían su residencia
principal en Leubucó, en territorio actual de la provincia de La Pampa,
colindando con el sud de la provincia de Córdoba.
El desplazamiento de los ranqueles a la parte meridional de nuestra
provincia ocurrió en la primera mitad del siglo XX en la parte sud de Córdoba con
el nombre de aucaes, o sea aborígenes alzados o rebeldes.
En 1725 – como ya hemos dicho – los aucaes que habían estado aliados con
los pampas o moturos, rompieron ruidosamente la alianza; así es como en 1726
los primeros atacaron a los segundos con un escuadrón de más de trescientos
(300) hombres armados de lanzas y espadas, persiguiéndolos a muerte. Los
pampas huyeron y buscaron asilo en las poblaciones cristianas, fortificándose
finalmente en Río de los Sauces, zona del actual departamento Calamuchita. Los
aucaes en esas acciones incursionaron hasta Tegua, departamento Río Cuarto. En
estos diferendos tuvieron que intervenir las autoridades militares de Córdoba,
obligando a los aucaes a volver a sus tierras y a los pampas a sus dominio; más
éstos, temerosos de sus enemigos, se refugiaron en centros poblados por los
blancos y en especial en las cercanías de Cruz Alta, departamento de Marcos
Juárez, y en los fortines existentes al sud de nuestra provincia.
Los ranqueles, en definitiva, se ubicaron en las zonas comprendidas entre
los ríos Chadelas o Chadileifú y Popopis (Quinto), desde donde se desplazaron en
malones hasta más allá del río Cuarto.
A principios del siglo XIX el cacique araucano Yanquetruz arribó a las
tierras de los primitivos pampas al frente de un importante ejército de lanceros.
Los ranqueles por esos días acababan de perder a su gran cacique Calelián y
eran muy pocos en número; al no tener heredero que le sucediera en la jefatura
de ese pueblo, los integrantes del mismo hicieron una alianza con Yanquetruz y
lo declararon su jefe en el transcurso del año 1817, comenzando así la
araucanización de los ranqueles, perdiendo éstos su hegemonía como unidad
étnica. La llegada de Yanquetruz desde Chile frente a sus guerreros fue recibida
con entusiasmo, siendo aclamado como un triunfador por los ranqueles; el
mismo demostró en todos sus actos inteligencia, valor y otras condiciones, que
le permitieron organizar militarmente a las tribus, dándoles un poder combativo
bien apreciable en las luchas que sostuvieron contra los pueblos civilizados.
El brigadier general Juan Manuel de Rosas, en 1833, en la primera
Campaña al Desierto, dispersó las fuerzas de Yanquetruz y destruyó sus tolderías
en forma total; años después volvieron a sus andanzas y se instalaron
nuevamente, como dueños y señores, a lo largo y ancho de toda la pampa
argentina. Muerto Yanquetruz en 1835, heredaron el gobierno de las tribus una
serie de caciques que las gobernaron hasta 1878, en que fueron abatidas por las
fuerzas nacionales, quedando impotentes y dispersas, terminando finalmente
por someterse a las autoridades.
Han sido varios los escritores argentinos que se ocuparon de la vida y
costumbres de estos aborígenes, entre otros: Domingo Faustino Sarmiento en
“Facundo”; el coronel Lucio V. Mansilla en “una excursión a los indios
ranqueles”, trabajo premiado en el Congreso Internacional Geográfico (1875); y
José Hernández en “Martín Fierro”; obras todas muy difundidas y traducidas en
varios idiomas.
En 1870 se pudo calcular la población ranquelina en unas cinco mil
(5.000) personas.
El coronel Mansilla describe a los ranqueles como personas de “frente
algo estrecha, la nariz recta, corta y achatada, la boca grande, los labios
gruesos, los ojos sensiblemente deprimidos en el ángulo externo, los cabellos
abundantes y cerdosos, la barba y el bigote ralo, los órganos del oído y la
vista más desarrollados que los nuestros, la tez cobriza y a veces blanco
amarillenta, la talla mediana, las espaldas anchas, los miembros fornidos”,
agregando que la cara de los ranqueles era achatada, aplastada, con pómulos
abultados y facciones repulsivas, y el cabello sumamente negro, cayendo sobre
los hombros.
Eran desconfiados, astutos y celosos; ladinos, al decir de José Hernández,
no sólo con los hombres blancos, sino también con los otros aborígenes. Para
ellos los hombres blancos eran sus enemigos y les dispensaban un odio sin
retaceos. A lo largo y a lo ancho de la pampa, los ranqueles estuvieron
repartidos en unos cuatrocientos (400) a seiscientos (600) toldos. Cada familia se
componía de diez (10) a veinte (20) personas.
Ubicaban las viviendas a orillas de las lagunas, bañados y ríos. Los toldos
los disponían en dos hileras, al decir de Mansilla: eran galpones “de madera y
cuero. Las cumbreras, horcones y costaneras eran de madera y el techo y las
paredes de cuero de potro, cosidas con venas de avestruces. El mojinete
tenía una gran abertura; por allí salía el humo y entraba la ventilación… Todo
está dividido en dos secciones de nichos de derecha a izquierda, como los
camarotes de un buque. En cada nicho había un catre de madera, con
colchones y almohadas de pieles de carnero y unos sacos de cuero de potro
colgados en los pilares de sus casas. En cada nicho pernoctaba una persona”.
Junto a cada toldo había una gran enramada de paja con un amplio
armazón de madera, donde los aborígenes recibían las visitas; allí se instalaban
asientos de cuero de carnero colocados en filas, dejando un callejón en el
medio. Un asiento más alto se destinaba a la visita de mayor rango.
Vestían como gauchos pobres, los menos; otros sólo usaban poncho, y los
más se tapaban con una burda jerga; eran afectos a las binchas de tejidos
pampas, que les sujetaba el cabello. Los caciques y jefes usaban las ropas de
nuestros gauchos, adornándose con objetos de plata.
Las mujeres eran, en cuestión de vestidos, muy adictas a las ropas de las
mujeres blancas. Usaban muchos adornos: collares, zarcillos, brazaletes, topos,
etc., tanto en brazos como en los tobillos. Muy coquetas, se pintaban el rostro
en forma llamativa, siendo además afectas al uso de espejos, los cuales
constituían el mejor regalo que se les podía ofrecer.
Los ranqueles hablaban el idioma araucano, con algunas modificaciones.
Practicaban la agricultura sembrando maíz, zapallos y sandías.
La caza era uno de los pasatiempos favoritos, a la vez que les
proporcionaba carne para muchos días; se especializaban en cacerías de gamos,
avestruces y venados.
Eran grandes bebedores; lo hacían en exceso y en forma por demás
escandalosa; ingerían aguardiente, chicha y vino. “Los efectos de la bebida en
el aborigen eran los comunes, pero con una violencia y desafuero extraño;
recordaban los agravios hechos a sus mayores y deudos y se empeñaban en
vengarlos. En aquel acto nacían frecuentes pendencias entre sí, hiriéndose y
matándose mutuamente a vista de sus caciques y padres, sin respeto a nadie
y muchas veces acometiéndoles. El español debió ser siempre un insensible
espectador, sin auxiliar a nadie, aunque les veía hacerse pedazos; porque en
el momento que lo hacía, el auxiliado y el contrario le acometían,
improperándole. Era un acto de cobardía entre ellos reparar o quitar el golpe
y por lo mismo se herían de muerte y mataban. El emborracharse era una de
sus mayores felicidades y los caciques daban el ejemplo; para ello observaban
una franqueza y una generosidad muy particular. Un cacique no tomaría sin la
concurrencia de sus súbditos; era cosa muchas veces observada, que si no
había más que un cigarro, todos habían de fumar de él, pasándolo de mano
en mano, y así con los comestibles y cuanto se presentara. Para estos alardes
que por tales los tenían, venían en su usanza todos pintados los rostros; de
negro unos con lágrimas blancas en las mejillas; de colorado otros con
lágrimas negras y párpados blanqueados; con plumajes y machetes,
reservando las lanzas, bien acicaladas, en una asta de seis varas de largo, con
mucho plumaje en el gollete, en los toldos, para hacer el uso que conviniera
de ellas, según el resultado de los parlamentos”.
Se distinguían tres categorías de mujeres: solteras, casadas y viudas. La
mujer debía procrear y trabajar solamente. A las mujeres solteras les estaba
permitido entregarse al hombre de su predilección. En tanto las casadas eran
esclavas de su marido, pues éste podía disponer de la vida de la misma. Por su
parte las viudas tenían una serie de privilegios, no podían ser raptadas, ni
obligadas a casarse nuevamente. Todas las mujeres eran consideradas seres
inferiores. Ellas hilaban, tejían, hacían las vestimentas de los aborígenes,
estando a su cargo todas las tareas domésticas; se les enseñaba a domar potros;
el cuidado de los caballos de los hombres estaba a cargo de las mujeres; éstas
debían hacer la siembra, cosechar, desmontar y levantar los toldos; de la misma
manera realizaban las carneadas.
Cuando se producía un nacimiento, bebé y madre, debían entrar en la
laguna más cercana, arroyo o río y recibir un baño (tanto en verano como en
invierno), a fines de fortificar al nuevo niño.
Las suegras eran seres despreciables a quienes se las consideraba
portadoras de gualicho, estando poseídas del demonio. Cuando debían convivir
con la familia de una hija se colgaban una especie de cortinas para no verle la
cara.
La poligamia era permitida entre caciques y capitanejos.
Los caballos eran los animales preferidos de los ranqueles. Los
amaestraban con extraordinaria habilidad y los cuidaban como parte de sus
cuerpos.
Eran habilidosos jinetes, y los equinos en las guerras fueron valiosos
instrumentos de la misma. Según el doctor Mansilla, descansaban sobre el lomo
del caballo, echándose como en una cama, haciendo cabecera del pescuezo del
animal “extendiendo las piernas cruzadas en las ancas, así permanecían largo
rato, horas enteras a veces. Ni para beber se apeaban; sin desmontar sacaban
el freno y lo ponían. El caballo del aborigen, además de ser fortísimo, era
mansísimo. ¿Duerme el aborigen?, no se mueve. ¿Está ebrio?, le acompaña a
guardar el equilibrio. ¿Se apea y le abaja la rienda?, allí se queda. ¿Cuánto
tiempo?, todo el día. Si no lo hace es castigado de modo que entiende por
qué. Es raro hallar un aborigen que use manea, traba, bozal y cabestro. Si
algunos de estos útiles lleva, de seguro que anda redomoneando un potro o
un caballo arisco, o enseñando uno que ha robado en el último malón. El
aborigen vive sobre el caballo, como el pescador en su barco; su elemento es
la pampa, como el elemento de aquél es el mar”.
Entre los ranqueles había: caciques generales, caciques, capitanejos y
mandones. Cuando el cacique llegaba a viejo, abdicaba y trasmitía el mando de
su tribu a uno de los hijos. Cuando no tenía hijos se hacía un plebiscito para
elegir sucesor. En cuestiones importantes, se consultaba al Consejo de Ancianos.
Creían en dos “deidades; una buena, invisible, a la cual no rendían
culto, pero le destinaban una pizca de sus comidas o bebidas que arrojaban
al suelo mirando al cielo, exclamando: Para Dios. A esta deidad la
denominaban Cuchaentrú o sea el Hombre Grande o Chanchao, es decir,
Padre de Todos. La otra deidad era Walichu, escrita comúnmente Gualichu,
verdadero Satanás o demonio, signo de la adversidad, que ocasionaba todos
los males y desgracias y estaba en todas partes. Para conjurarlo se
sacrificaban animales de tiempo en tiempo”.
Los ranqueles tuvieron fama de valientes, eran audaces a la par que
astutos y llenos de picardía; en fin, indómitos como la pampa misma. Por años
fueron el terror de los pueblos del interior de la provincia de Córdoba. Los
archivos están llenos de documentos donde se nos muestran como hombres
crueles, siendo famosas las depredaciones en estancias, chacras y lugares
habitados por hombres blancos. Donde atacaban quedaban ruinas y terror. 18
Debemos ponernos la mano en el corazón y preguntarnos ¿los aborígenes
fueron bien tratados por los europeos? ¿Y de quién eran las tierras que
habitaban…?
TRASLADO DE LA LÍNEA DE FRONTERA SUD
El gobernador de la Provincia Alejo del Carmen Guzmán a los fines de
contener las avanzadas de los aborígenes pretendía favorecer el establecimiento
de misioneros que fueran portadores de la civilización cristiana a los toldos de
los ranqueles y avanzar la Línea de Frontera hasta el río Popopis (Quinto)
ampliando el territorio provincial. De allí el entusiasmo del gobernador Guzmán
cuando recibió el petitorio de los vecinos de Villa Concepción del Río Cuarto, por
el cual se solicitaba la autorización para que se instalara en la hoy ciudad de Río
Cuarto la Congregación Franciscana de “Propaganda Fide”, quines prometían
enviar “misioneros al corazón del desierto y tratase con los infieles”. Es así
como entre el Poder Ejecutivo de la Provincia y fray Mario Bonfigioli se firmó un
convenio de establecimiento de los franciscanos conforme ley sancionada por la
Sala de Representantes el 12 de octubre de 1857. El 13 de noviembre de 1856
llegaron a la ciudad de Río Cuarto el primer grupo de sacerdotes, entre los
cuales venía fray Marcos Donatti, natural de Carretolo, provincia de Bolonia.
Buscando avanzar la línea de frontera, el gobernador Guzmán mandó
construir y repoblar, en el año 1853 los dos abandonados fuertes de avanzada
denominados Santa Catalina y San Fernando (hoy Holmberg y Sampacho),
recuperando para la provincia unas doce (12) leguas de tierras, calificadas como
óptimas para el pastoreo.
En el mensaje leído por el gobernador Guzmán ante la Sala de
Representantes, en el año 1855 informó a los señores diputados que era su
propósito llevar la colonización de las tierras del sud hasta las márgenes del río
Popopis (Quinto). En tanto en 1856 el gobierno de la Nación promovió la
ocupación del río Popopis (Quinto), mediante la construcción de los cantones
Las Pulgas y El Lechuzo. “En el primero de dichos lugares el coronel Iseas, el
general Juan Esteban Pedernera y el gobernador puntano don Justo Daract,
fundador del Fuerte Constitucional (hoy ciudad de Villa Mercedes, provincia
de San Luis) el 1° de diciembre de 1856. Y en el segundo, el citado
Pedernera fundó el Fuerte Tres de Febrero, que quedó inaugurado el 29 de
marzo de 1857.
Por entonces se realizaron algunas excursiones tierra adentro en misiones
de paz; una de ellas fue del coronel Manuel Baigorria, quien en septiembre de
1856 se trasladó al mal llamado desierto donde permaneció conviviendo con los
ranqueles alrededor de diez (10) días.
En 1857 el general Emilio Mitre se adentró en tierras de los ranqueles,
quien hubo de equivocar el camino y después de largas caminatas llegó a
Chamalcó, veinticinco (25) leguas al sud del río Popopis (Quinto) desde donde
debió volver, sufriendo sus hombres falta de agua y padeciendo fuertes calores,
por tratarse de una zona inhóspita, en aquellos años, que obligó a dejar
abandonado gran parte de su armamento, y en especial la artillería.
Las luchas civiles desencadenadas después de 1860, obligó tanto al
gobierno de la Nación y de las Provincias a desguarnecer la frontera sud, al
punto que algunos fortines se abandonaron y se despoblaron. En el año 1863
debió desguarnecerse el Fuerte 3 de Febrero y algún tiempo después los de San
Fernando y Santa Catalina. La situación de la frontera sud se agravó con la
declaración de la Guerra del Paraguay.
A principios del año 1867 el coronel Antonio Baigorria en nota al entonces
Ministro de Guerra general Julián Martínez, aconsejaba la ocupación y
fortificación de una nueva línea de frontera sobre el río Popopis (Quinto). En la
mencionada nota decía que los aborígenes “no tienen más que tres (3) pasos
por los cuales pueden intentar pasar y son: El Lechuzo, Las Arganas y La
Amarga”. Agregando que, “siendo indispensable que los aborígenes vengan
por una laguna llamada El Cuero, de la cual principia una travesía sin agua de
cuarenta (40) leguas para llegar a Río Cuarto, dejo a V.E. juzgar la
importancia de esta dificultad que se presentaría para los aborígenes en sus
invasiones”. Opinando que estando la nueva línea de frontera próxima a los
toldos de los aborígenes, difícilmente estos se alejarían a talonear en los
territorios de las provincias de Buenos Aires y Santa Fe, pues no se arriesgarían a
dejar desprotegidos sus toldos y expuestos a algún ataque de blancos.
Domingo Faustino sarmiento fue otro de los que apoyaron el avance de la
frontera sud al río Popopis (Quinto), para lo cual encargó a los Estados Unidos de
Norteamérica el armamento adecuado y contrató los servicios técnicos del
ingeniero húngaro coronel Juan Czetz, concuñado de Lucio V. Mansilla.

P 疊 ina 43

L 匤 ea de
frontera
sud hasta
el a
1869.

Finalmente en el año 1869 el Ministro de Guerra y Marina general Martín


de Gainza dispuso trasladar la frontera sud de río Chocancharaval (Cuarto) al río
Popopis (Quinto). El coronel Lucio V. Mansilla, Comandante de la misma,
secundado por el coronel Antonio Baigorria, con el Regimiento 7 de Caballería y
el Batallón 12 de Línea, lo hizo efectivo el 23 de mayo del año antes citado,
tomando posesión del antiguo Fuerte 3 de Febrero, a ciento cincuenta (150)
kilómetros al sud de la ciudad de Río Cuarto y situado en la margen izquierda del
río Popopis (Quinto) no lejos del actual límite con la provincia de San Luis.
Siguiendo su cometido se posesionó de: Paso de las Arganas, cuarenta (40)
kilómetros al este del anterior; y del Cerrillo de la Plata, a igual distancia de
Las Arganas, pasando a denominarse Guarnición 3 de Febrero, Guarnición
Necochea, respectivamente, siendo Sarmiento la sede del Comando. Se
levantaron asimismo los siguientes fortines intermedios: El Luchezo, diez (10)
kilómetros al oeste de 3 de Febrero y Nº 12, siete (7) kilómetros al este del
mismo; Nº 7, veinte (20) kilómetros al este de Sarmiento y Achirero,
veinticinco (25) kilómetros al este de Necochea; Guerrero quince (15)
kilómetros al este del anterior; El Árbol a siete (7) kilómetros del anterior;
Laucero entre El Árbol y La Ramada; y Nº 2, a diez (10) kilómetros del anterior,
siendo esta línea complementada a fines de 1871 con una secundaria destinada a
atajar cualquier invasión que pudiera penetrar sin ser sentida por aquellos. En
esta nueva línea se levantaron: Portezuelo, a cincuenta (50) kilómetros al sud
de La Carlota y ciento veinte (120) kilómetros al norte de La Ramada (cañadones
de La Amarga), Espinillo del Bagual, treinta (30) kilómetros de Portezuelo y
Santa Catalina, treinta (30) kilómetros al oeste del anterior. Río Cuarto, La
Carlota y Reducción quedaron con un pequeño retén. Asimismo, se establecieron
cuatro (4) postas fortificadas, entre ellas, la de Chemecó, a treinta y cinco (35)
kilómetros de Sarmiento. El total de efectivos en ambas líneas sumaban diez
(10) jefes, setenta y dos (72) oficiales y novecientos nueve (909) soldados. El
Fuerte Sarmiento, ubicado a algunos kilómetros al noreste del actual pueblo de
Villa Valeria (departamento de General Roca) fue erigido como hemos dicho en
el lugar conocido por Paso de Las Arganas, sitio preciso que los aborígenes
utilizaban para vadear el río Popopis (Quinto) en su paso, al norte.
Juan Carlos Walther, nos dice en su obra, “La Conquista del Desierto”,
que como faltaba “ubicar las fuerzas de Las Tunas, que eran el ala izquierda
de la frontera de Córdoba y las de Loreto (sud de Santa Fe), operación que se
efectuó en septiembre y octubre de 1869, de común acuerdo entre el
coronel Mansilla (jefe de las fronteras sud y sudeste de Córdoba) y el coronel
Benavides (jefe de la frontera sud de Santa Fe). Así el extremo este del límite
de Córdoba resultó ser la Laguna Ramada Nueva o La Amarga o Trapalcó
“como la denominaban los aborígenes, quedando” para Santa Fe el sector
desde el extremo este de Córdoba hasta el norte de la frontera de Buenos
Aires; la laguna de Langheló pertenecía así al sector de Santa Fe.
La nueva frontera sud partía entonces de oeste a este del Fuerte Pringles
(provincia de San Luis) hasta la laguna Ramada Nueva (zona de la laguna La
Amarga)19
FUERTE DE LA RAMADA
El denominado Fuerte de Arredondo, Fuerte de Irrazábal o de La
Ramada se levantó en el lote número veinticuatro (24) de la Fracción E, que el
10 de junio de 1881, por título número ochenta y uno fue adjudicado a Luis A.
Booth, del departamento Presidente Roque Sáenz Peña, pedanía La Amarga. Más
precisamente sobre el camino que va de Serrano a la Colonia Santa Clara, unos
veinticinco (25) kilómetros de nuestra población. El terreno donde se instaló el
Fuerte es un predio fiscal sin alambrada, en un triángulo en forma de cuña.
Camino por medio se encuentra una de las entradas a la Estancia San Jorge,
tierras que fueran de Vicente Chas.
Del antiguo Fuerte sólo se conserva, muy abandonado, la zanja perimetral
y vestigios de los baluartes de las esquinas. Los límites del predio son la Estancia

La Ramada y al sud camino por medio la Estancia San Jorge, como ya lo hemos
dicho. Sabemos que en el mes de septiembre de 1869 el coronel Lucio V. Mansilla
después de inspeccionar y disponer el traslado del Fuerte de Las Tunas, en
tierras del departamento Marcos Juárez, partió del mismo en una marcha de
flancos hacia la laguna de La Ramada explorando personalmente el terreno
entre la extrema derecha de la futura frontera sud de Santa Fe y la extrema
izquierda de la del sudeste de Córdoba.20

Actualmente el
P 疊 ina 46
predio donde se
levant�el Fuerte de
La Ramada, donde
se ven restos de los
baluartes.

Leyendo “Memoria de Guerra y Marina”, del año 1870, Mansilla en una


segunda exploración que hizo en la zona, ubicó la Laguna del Siete, es decir a
una legua del lugar denominado La Ramada, hacia el sudeste. Conceptuando que
tenía el agua asegurada para las fuerzas militares y animales, en estribaciones
de la citada Laguna, impartió las órdenes para levantar el Fuerte Arredondo en
homenaje a su jefe, siendo cambiado el nombre por el propio Arredondo cuando
Mansilla fue separado de su cargo y nuestro Fuerte pasó a denominarse
Irrazábal, nombre que perdió en el año 1874, cuando Arredondo fue destituído y
de allí en más pasó a denominarse La Ramada.
En “Memoria de Guerra y Marina”, de 1870, consta cual era la
distribución del Fuerte, habilitado en el mes de octubre de 1869: “Un foso de
380 varas a todos rumbos, de 3 varas de la boca por 2 y media de
profundidad; 4 baluartes de 10 varas a todos rumbos y de 3 varas de alto, al
centro esquina del foso. Una cuadra de 25 varas por 5 de luz construida de
tapia y material crudo. Un calabozo de 3 varas por 5 de luz de tapia y
material crudo. Una pieza que sirve de cuerpo de guardia de 3 varas por 5 de
luz de tapia y material crudo. Un mangrullo de madera de 8 varas de alto,
con escalera de madera y asiento para el vigía. Un asta de bandera de madera
de álamo de 14 varas de alto. Un pozo de balde de 3 varas de ancho por 2 y
media de profundidad. Una casa de material crudo, techo de paja, cuyas
divisiones son: un zaguán de 3 varas por 5 de luz, una sala de 7 varas por 5
de luz con una puerta y tres ventanas, 2 piezas de 4 varas por 5 de luz con
dos puertas y una ventana cada una. El todo blanqueado con cal y pintado. 2
piezas de 8 varas de largo por 5 de luz con dos puertas y una ventana, unidas
por un zaguán de 8 varas por 3 de luz con sus dos arcos. 2 piezas de 7 varas
con 5 de luz de tapia y material crudo. Cuartos de oficiales hay los
siguientes: una pieza de 7 varas por 5 de luz de tapia y material crudo,
blanqueada, y tiene a más una cocina de 3 varas por 5 de luz, un pozo de
balde de 3 varas de boca y 2 y media de profundidad. Otra pieza de 6 varas
por 5 de luz de tapia y material crudo, blanqueado; con un pozo de balde a
más; otra de 10 varas y 5 de luz de tapia y material crudo. Otra de 7 varas
por 5 de luz de madera y paja. Otra de 9 varas y 7 de luz tapia y material
crudo con una puerta y dos ventanas. 2 ranchos para comerciantes de 7 varas
por 6 de luz de madera. 850 varas de tapia en la plaza. 2 corrales para
caballada y hacienda vacuna, uno de 480 varas de zanja de 2 y media varas
de boca por 2 de profundidad, otro de 370 varas de zanja de 2 y media varas
de boca por 2 de profundidad. Una quinta de 600 varas de zanja de 2 varas
de boca por 1 y medio de fondo. Otra de 240 varas de zanja de 2 y media de
boca por 2 de profundidad; otra chacra de 900 varas de zanja de 2 varas de
boca por 1 y media de profundidad. Otra de 4.500 varas de zanja de 2 varas
de boca por 1 y media de profundidad; un potrero de 13 cuadras de frente
por 10 de fondo, de 2 varas de boca por 1 y media de profundidad. En las dos
quintas se sembraron una cuadra cuadrada de zapallos, melones, etc. 660
varas cuadradas de alfalfa. En las chacras se sembraron 10 cuadras cuadradas
de alfalfa, 6 cuadras cuadradas de maíz y 6 cuadras cuadradas de zapallos,
melones, etc. Un cementerio de 300 varas de zanja de 2 y media varas de
boca por 2 de profundidad; una cancha para cortar adobes de 100 varas
cuadradas. Un pisadero de cien varas en circunferencia. 2 jagüeles de 10
varas de ancho por 5 de profundidad. 2 acequias para conducir agua al
pisadero de 200 varas de largo cada una y de una vara de boca por una y
media de profundidad. 65.000 adobes cortados, 40.000 se han perdido en los
temporales y existen 4.500”.21
En el mes de noviembre de 1869 se trasladaron las fuerzas existentes en
el Fuerte de las Tunas, como así armamento, animales y demás materiales al
Fuerte de La Ramada.
Robert Crawford, en su obra titulada “A través de la Pampa y de los
Andes” nos hace esta descripción del Fuerte de La Ramada, quien dice que
llegó al mismo el 15 de diciembre de 1871, relatando que “Hacia la hora del
desayuno pasamos el Fuerte Irrazábal, constituído por alrededor de diez
chozas de ladrillos secados al sol y techo de pasto, rodeado como de
costumbre por una zanja y un terraplén; la guarnición se componía en aquel
entonces de cincuenta a sesenta hombres. En el centro había un largo poste
o mástil, al que se ascendía mediante una rudimentaria escalera y en lo alto
del cual un soldado cumplía la función de centinela, desde un asiento que se
movía en círculo a su antojo, con la ayuda de los pies, y que le permitía
dirigir la vista hacia cualquier punto del horizonte”.22
Según el R.P. Juan B. Farsi, nos dice que en el año 1871 el Fuerte La
Ramada y fortines dependientes del mismo tenían asignado: un (1) jefe, doce
(12) oficiales y ciento cuarenta y dos (142) hombres de tropa.
En tanto el historiador Carlos Mayol Laferrere, según datos obtenidos de la
“Memoria de Guerra y Marina”, del año 1872 nos dice que el Fuerte La Ramada
estaba guarnecido por una compañía del 12 de Infantería, 40 hombres del 2
de Caballería, y parte del Escuadrón de La Carlota. El jefe de la guarnición es
el sargento mayor don Saturnino Undabarrena. De todas las guarniciones de
las fronteras sud y sudeste de Córdoba, es esta la más desprovista de todos
los artículos que son de mayor necesidad. Aquí no hay leña ni agua, se puede
decir, por la gran escasez de estos elementos, los soldados tienen que ir
leguas para traer la poca y malísima leña que se encuentra. Tiene una gran
plaza, como de cuatro cuadras, muy poco edificada. Tiene una buena
comandancia y recién se están haciendo cuarteles, pues los antiguos no
servían para nada y hubo que echarlos abajo. Tiene un lindo mangrullo para
vigilancia. Está defendido por una gran zanja, teniendo la puerta de entrada
y salida en dirección al oeste y defendida por una guardia de noche, que
desprende patrullas para vigilar todo el resto de la guarnición y sus
alrededores”.23
En el año 1873, siendo comandante de la frontera sud y sudeste de las
provincias de Córdoba, San Luis y Mendoza el general Julio A. Roca, mejoró el
estado del Fuerte, construyendo una cuadra para tropas, techando de nuevo la
Comandancia que constaba de tres (3) piezas y una cocina, además de una
pequeña caballeriza, recomponiendo mil quinientas (1.500) varas de zanjas y
sembrando nuevamente alfalfa para los animales. Por entonces las fuerzas que
componían esta guarnición estaban compuestas de Infantería y Caballería en
número de seis oficiales y cien individuos de tropa, al mando del capitán
Telésforo Castañer, según “Memorias de Guerra y Marina”, del año 1873.

P 疊 ina 49

Plano del Fuerte de


La Ramada

El Fuerte de La Ramada fue desguarnecido cuando el Ministro de Guerra y


Marina Adolfo Alsina, hizo avanzar la frontera sud hacia Italó, año 1876. Entre los
jefes que estuvieron frente al Fuerte La Ramada , según datos extraídos de
“Memorias de Guerra y Marina”, estuvieron: sargento mayor Saturnino
Undabarrena; capitán Telésforo Castañer; sargento mayor graduado capitán Fidel
Guevara, entre otros que se han perdido en el tiempo.
Debemos hacer la aclaración que el traslado de las instalaciones del
Fuerte de Las Tunas –pedanía Las Tunas- departamento Marcos Juárez al nuevo
Fuerte de La Ramada, estuvo a cargo del Coronel Bernabé Diaz, quien tuvo una
gran actuación en la línea de frontera sud. Después del traslado aceptó un cargo
en la Comandancia de Río Cuarto, donde falleció el 25 de diciembre de 1894,
descansando sus restos en el Cementerio de la ciudad sureña.24
NOMBRES DEL FUERTE DE LA RAMADA
En su no muy larga historia el Fuerte de La Ramada, primero se denominó
Arredondo nombre que le dio el coronel Lucio V. Mansilla al momento de
fundarlo, en homenaje al entonces jefe de frontera del sector Córdoba, San Luis
y Mendoza José Miguel Arredondo; este mismo al ser relevado de sus funciones,
denominó al Fuerte con el nombre de Irrazábal, en recuerdo a Pablo Irrazábal,
quien fuera el ejecutor del caudillo riojano Vicente Ángel Peñaloza, El Chacho.
La denominación de La Ramada, fue por decisión del general Julio
Argentino Roca, al tomarlo prisionero a Arredondo después de la batalla de Santa
Rosa en diciembre de 1874.
Personalidad de José Miguel Arredondo
Había nacido en Canelones (República Oriental del Uruguay) el 8 de mayo
de 1832, hijo de Felipe y María Nicasia Moyano. Fue bautizado con los nombres
de José Miguel del Corazón de Jesús. Casado con Emma Almeira.
Su carrera militar la inició bajo las órdenes del general César Díaz, como
soldado voluntario en el Sitio de Montevideo, participando después en el
Ejército Libertador, formando parte de la División Oriental, participando en toda
campaña hasta producirse la batalla de Caseros. En el año 1853 figura como
subteniente del regimiento 2 de Infantería que hubo de defender a la ciudad de
Buenos Aires, asediada por el general Justo José de Urquiza. Por su actuación,
en mayo de 1853 fue ascendido a teniente segundo, y más tarde, en 1854, a
ayudante mayor. Hasta el año 1855 prestó servicios en la línea de frontera en el
noroeste de la provincia de Buenos Aires. Al regresar a la ciudad de Buenos Aires,
después de actuar en los fuertes y guarniciones destacadas en Azul, Tapalqué,
Juan Benito y Santa Catalina, fue promovido a capitán. También actuó en el
combate del Tala librado contra el general Jerónimo Costa. De regreso a la
frontera, y con el grado de sargento mayor, cubre el puesto de avanzada de
Rojas, en el año 1857. Asistió a la batalla de Cepeda en 1858 y regresó al
servicio de fronteras del noroeste de la provincia de Buenos Aires, dirigiéndose a
25 de mayo. En el curso del año 1860 fue ascendido a teniente coronel,
tomando parte en la batalla de Pavón con el grado mencionado anteriormente al
frente del regimiento 6 de Infantería. Posteriormente actuó en el interior bajo
las órdenes del general Wenceslao Paunero, luchando contra las montoneras,
capitaneadas por Vicente Ángel Peñaloza, “El Chacho”. En una de estas
actuaciones fue herido en el brazo izquierdo. Tras una intensa campaña
desarrollada entre los años 1862 a 1968, las fuerzas de Arredondo vencieron a las
del riojano Peñaloza en Puntilla de Caucete, a quien capturó en Olta, siendo
muerto este último el 12 de noviembre de 1863. En el mes de septiembre de
1863, Arredondo, fue ascendido a coronel. Continuó actuando en el interior en
1864, año en que se encontraba en San Luis. Al estallar la guerra del Paraguay
Arredondo fue enviado al frente, actuando en: batalla de Yatay (1865); toma de
Uruguayana (1865); combate de Paso de la Patria (1866), como comandante de
la segunda división; sorpresa de Estero Bellaco y batalla de Tuyutí (1866) y en
los combates de Yataytí-Corá y de Boquerón (1867).
En el año 1867 pasó a Córdoba para servir en las fuerzas que comandaba
el general Wenceslao Paunero y que maniobraban con las provincias del oeste. Al
triunfar en San Ignacio, en julio de 1867, fue ascendido a coronel mayor. Luego
pasó a revistar en el servicio de frontera, como jefe del sector de Córdoba, San
Luis y Mendoza, donde permaneció hasta el año 1871. Participó en la represión
de la rebelión de López Jordán, y de regreso pasó al comando de frontera, para
revistar más tarde en la P.M.A. En 1874 se incorporó al movimiento
revolucionario que estalló en las postrimerías del gobierno del presidente
Domingo Faustino Sarmiento, y marchó desde San Luis sobre Mendoza,
triunfando en la batalla de Santa Rosa, 29 de octubre de 1874, siendo derrotado
en el mismo lugar el 7 de diciembre del año citado anteriormente, por el general
Julio Argentino Roca, quien lo tomó prisionero. El 11 de octubre fue dado de
baja del escalafón militar. En el año 1883 fue reincorporado como general de
división, se le da de alta en el P.A.M. En el año 1886 pidió la baja y marchó a la
República del Uruguay donde se puso frente al ejército revolucionario que se
constituyó contra el gobierno del general Máximo Santos, siendo derrotado en el
Quebracho (marzo de 1886).
De regreso a nuestro país, con acuerdo del Senado de la Nación, se
reincorporó al ejército argentino con el grado de general de división. Vocal de la
Junta Superior de Guerra, en 1892. Comandante superior de San Juan, Mendoza
y San Luis, desde 1894. En el año 1897 fue declarado en situación de retiro, con
más de cuarenta y ocho años de servicios en el Ejército Argentino. Falleció en la
ciudad de Buenos Aires el 20 de septiembre de 1904.25
Personalidad de Pablo Irrazábal
Natural de la ciudad de Mercedes (provincia de Buenos Aires) donde nació
en el año 1819. Casado con Carolina López.
Muy joven se incorporó a las fuerzas militares destacadas de la ciudad de
Mercedes. Luego hubo de enrolarse en el Cuerpo de Blandengues, del que se le
dio de baja con el grado de ayudante mayor en abril de 1855. En 1859 se
reincorporó al Ejército actuando bajo las órdenes de Mitre en la campaña de
Cepeda, siendo entonces teniente 1°. Pasando después al Cuerpo de
Blandengues Nº 1 acampando en Morón (provincia de Buenos Aires) con el grado
de capitán fue destinado posteriormente a la comandancia de la frontera oeste
de la provincia de Buenos Aires. Actuó en la batalla de Pavón y más tarde en el
encuentro de Cañada de Gómez (1861). Acompañó a San Juan, en marzo de
1862, al teniente coronel Domingo Faustino Sarmiento. Volvió a incorporarse al
Regimiento 1° de Caballería. Bajo las órdenes del coronel Ambrosio Sandes,
combatió en Lomas Blancas, acción que tuvo lugar en la provincia de La Rioja en
1863. Anteriormente, en abril de 1863, participó en la acción de Angostura,
contra Vicente Ángel Peñaloza. Irrazábal actuó en la batalla de Las Playas (en
las cercanías de la ciudad de Córdoba), contra Peñaloza y al lado del general
Wenceslao Paunero. Irrazábal prosiguió su marcha chocando en Puntilla de
Caucete, en octubre de 1863, con fuerzas de Peñaloza las cuales, estando a
cargo de Puebla, fueron vencidas y dispersas. Por su actuación Irrazábal fue
ascendido a sargento mayor. Habiendo llegado a la ciudad de La Rioja nuestro
personaje recibió órdenes de su jefe José Miguel Arredondo de perseguir a
Peñaloza. Es así como Irrazábal se movilizó con celeridad llegando a la ciudad de
San Juan, de donde partió a la aldea de Malanzán cincuenta (50) kilómetros de
Olta, lugar que había elegido Peñaloza para refugiarse. En Malanzán fue pronto
sometido el segundo de Peñaloza, Agenor Pacheco. “Habiendo desprendido una
partida de avanzada, nos dice Gez, al mando del capitán Ricardo Vera,
sorprendió a Peñaloza en su casa de Olta y lo tomó prisionero. Cuando
Irrazábal llegó con el resto de la división, hizo ejecutar inmediatamente al
famoso caudillo y ordenó que su cabeza fuera clavada en un palo y expuesta
en la plaza de Olta. Este lamentable suceso tuvo lugar el 12 de noviembre de
1863”. Hecho histórico que fue por demás lamentable, y mucho más cuando se
trataba de hermanos de estas tierras americanas.
Al producirse la Guerra del Paraguay, Irrazábal fue destinado a las
provincias andinas, en observación de los movimientos de los montoneros. Con el
grado de teniente coronel, en 1865 pasó a la guarnición de San Rafael (provincia
de Mendoza). A los pocos meses fue nuevamente enviado a los llanos de La Rioja,
donde hubo de enfrentar encuentros con los caudillos levantados en armas de la
zona. A fines del año 1866 se le confió la jefatura de la frontera sud de Mendoza.
Al producirse el levantamiento encabezado por los Saa y Videla en Cuyo, tomó
parte activa en la represión. Derrotado el coronel Julio Campos en La Rinconada
(provincia de San Juan), se replegó a San Luis (enero de 1867). Desde la ciudad
de San Luis, Campos envió a Irrazábal para que apoyara al gobierno de La Rioja.
Tras una serie de contratiempos pudo ponerse a las órdenes del general Antonio
Taboada, quien tenía a su mando las fuerzas nacionales que se batieron en Pozo
de Vargas contra las tropas de Felipe Varela. Irrazábal marchó de nuevo a La
Rioja, exterminando en su marcha a los restos de los grupos insurgentes. Ejecutó
a varios de sus cabecillas, sometiendo a algunos de estos a la tortura. Persiguió
también a Varela, llegando en esta carrera hasta las proximidades de la frontera
con Bolivia. Por disposición de Arredondo abandonó la persecución, retornando a
San Juan y luego a Mendoza. En 1868, con el grado de coronel graduado, fue
puesto al frente del Regimiento 5° de Caballería, con el cual se situó en la
frontera sud de Mendoza. En el año antes citado fue ascendido por el Presidente
de la Nación al cargo de coronel efectivo.
Falleció en la ciudad de Mendoza el 19 de septiembre de 1869. 26
Fuerte La Ramada
Nombre dado por el general Julio Argentino Roca y que responde al lugar
donde se levantó. En el mapa adjunto más adelante, cuando se habla de la
Estancia “El Guanaco”, encontramos marcado el lugar con el nombre La
Ramada. 27
EL FORTÍN 2 DE LÍNEA
Al mismo tiempo que se formó el Fuerte de La Ramada, en el año 1869,
se dejó ubicado y construído el Fortín 2 de Línea, ubicado en la extrema
izquierda de la frontera sud-sudeste de Córdoba, encontrándose entre el Fuerte
nombrado en primer término y el Fortín “8 de caballería”, dependiente de la
Frontera sud de la provincia de Santa Fe.

P 疊 ina 53

Lugar donde se
levantó el
Fortín 2 de
Línea
Sus restos fueron localizados dentro de los campos que fueran de
Guillermo Udaondo en Fracción G, lote Nº 27. Udaondo hubo de comprar estos
campos el 10 de junio de 1881, título Nº 81, a sólo seis (6) kilómetros de
Serrano.
Este Fortín fue establecido por el coronel Lucio V. Mansilla, en octubre de
1869, siendo construído en sólo diez horas, a retaguardia del conocido Médano
de la Piedra, el cual recibió este nombre del mismo Mansilla, que lo encontró en
su paso por el lugar en el mes de septiembre de 1869; se trataba de un médano
en cuya cumbre había una conana de granito, seguramente abandonada por los
aborígenes que transitoriamente acamparon en el lugar en una de sus avanzadas,
aprovechando los jagüeles que se forman en el lugar en época de grandes
lluvias. Cabe aclarar que conana eran las piedras con las cuales los naturales
molían los granos y langostas.
La descripción del Fortín 2 de Línea la hemos obtenido de “Memoria de
Guerra y Marina”, del año 1870, el cual constaba de “un foso de 50 varas de
frente por 60 de fondo, o sean 220 varas de 2 y media de fondo. El contra-
fondo de 60 varas de frente por 70 de fondo, o sean 260 varas de 2 y media
de luz. 3 jagüeles de 5 varas de boca por cinco de profundidad. Un corral por
20 varas de frente por 50 de fondo o sean 140 varas de zanja de 2 varas de
boca por 2 de fondo. 60 varas cuadradas de terreno sembradas de alfalfa.
Una cancha para cortar adobes de 50 varas cuadradas. Un pisadero de 50
varas cuadradas. 3.000 adobes cortados, se han perdido 1.500 y existen
1.500. 28
P 疊 ina 54

Plano del
Fort 匤 2
de L 匤 ea

El Fortín estaba custodiado por un sargento y seis soldados, con un solo


cañón que servía para anunciar a los otros puestos cuando avanzaban los
aborígenes sobre la Frontera.
El ingeniero inglés Robert Crawford, en su obra citada anteriormente, nos
cuenta su paso por el Fortín, diciendo que “mientras examinamos la zanja que
constituía la protección del fortín, vimos el cadáver insepulto de un
aborigen. Quisimos saber de qué se trataba y nos relataron su triste suerte,
que podría haber ablandado el corazón de sus captores, si la vida que
llevaban y su ignorancia no lo hubiera encallecido.” El inglés viajero continúa
relatando que “según nos dijeron, aquel aborigen tenía un amigo que, al
atacar el establecimiento de un poblador, fue gravemente herido; además,
habían muerto su caballo. Su compañero tuvo mejor suerte, y en vez de huir
para ponerse a salvo, montó el herido sobre su potro, resuelto a arriesgar su
vida antes que dejarlo librado a su destino fatal. En esto estaba cuando un
pelotón de soldados advertidos de sus movimientos, salió de inmediato a
darles caza. No les costó mucho aventajar al caballo del aborigen,
sobrecargado con el peso de dos cuerpos. En la escaramuza, el herido fue
despachado y su noble compañero, reducido y desarmado, pasó a ser
prisionero de los soldados que lo llevaron al Fortín donde lo fusilaron al
negarse a dar información alguna sobre las actividades de su gente”. El inglés
nos dice que el cuerpo del nativo se hallaba cubierto de heridas de cuchillo,
hechas para ver si era gordo, burlándose del viajero ocasional cuando les pidió lo
sepultaran. 29
HISTORIA DEL CAÑÓN DEL FORTÍN
“2 DE LÍNEA”
Como ya lo hemos señalado el Fortín “2 de Línea” se encontraba
emplazado en la Fracción G, lote número 27, tierras que en el año 1869 eran
fiscales, siendo compradas el 10 de junio de 1881, por título Nº 81, por
Guillermo Udaondo. También fueron tierras de Guillermo Udaondo las
correspondientes a la Fracción G, lote Nº 21, por título Nº 71 del 10 de junio de
1881. Los dos lotes sumaban 6 leguas con 7.671 metros cuadrados. Por su parte
Guillermo Udaondo (h) compró cuatro leguas en la misma Fracción G, lote Nº
20. Todas las ventas se hicieron por los títulos expedidos el 10 de junio de 1881,
por el Superior Gobierno de la Nación.
Posteriormente fueron dueños de las tierras descriptas en primer término
(Fracción G, lote Nº 27), Bautista Artola, desde 1890 y años después los
herederos del mismo; luego de Tomás Ortego y hoy de la razón social Hugo Risso
Patrón S.A.
Colindando con las tierras que fueran de Artola se encontraban los campos
de Felipe Torroba, quien en el año 1892 tenía por administrador a Galo Llorente,
siendo éste quien arrendó a Pedro Camahort, una fracción de campo de Torroba.
El locador era de origen vasco y dedicó el campo locado a la cría de ovejas en
grandes cantidades. En una de sus largas y cotidianas caminatas Camahort, no se
sabe si en tierras de Torroba o Artola (por entonces no estaban alambradas)
encontró un viejo cañón, el cual fue cargado y llevado a su vivienda, donde lució
como adorno y sirvió como asiento. En el año 1900 Camahort, que ya reunía una
pequeña fortuna, pues al decir de algunos “hecha la América”, resolvió volver a
su Patria, es así como vende sus ovejas, muebles y enseres de trabajo. Más no
sabiendo que hacer con el cañón consultó con su amigo Antonio López,
empleado de la firma de Galo Llorente, quien le aconsejó mandarlo a Laboulaye.
Es así como se le encomendó el traslado al Itálico Federico Maccarl, apodado El
Compadrito, que se ocupaba de llevar mercaderías diversas (alimentos,
vestimentas, enseres domésticos y de labranza, remedios, etc.) a los puestos
que se encontraban en el camino de Laboulaye a Italó y de regreso cargaba en su
carretón cueros, lanas y otros productos, frutos que se producían en esas
regiones del sud de Córdoba.
Antes de continuar debemos decir que el cañón que nos ocupa y supo
estar en el Fortín “2 de Línea”, ya a principios del siglo XX, era “una antigua
pieza de artillería importada de España en la época de la Colonia; así lo
atestigua el escudo que ostenta. Es de la construcción característica de su
tiempo, pesado, lerdo y corto. Con el punto de mira en el primer cuerpo y el
oído por donde se introducía el fuego para comunicarlo con la carga de la
pólvora que se entraba por la boca. Por lo que a simple vista parece, debió
cargar balas esféricas de 12 libras, equivalentes a las actuales de 12
centímetros”.
Según nos dice Manuel A. Moreira y Pedro Inchauspe, en cada uno de estos
“fortines existía un pequeño campamento de la aguerrida tropa de línea; la
atalaya, desde la cual el centinela tendía su vista sobre el imperio
Ranquelino, a la espera de que las nubes de polvo de La Pampa le anunciaran
que el tropel del salvaje avanzaba para cometer sus depredaciones y
crímenes entre las poblaciones cristianas y, junto a la atalaya –llamada
también mangrullo y vichadero-, el cañón que tronaba, no tanto para contener
al aborigen, como para anunciar con su estruendo la alarma del malón, dando
aviso a la población y fortines vecinos, para prepararse a la defensa”.
Llegado el cañón a Laboulaye, Antonio López le hizo construir un
caballete a guisa de cureña y lo ubicó frente al negocio de Llorente, Muriel y
Cía., por entonces, apuntando hacia el oeste. “Falta establecer con exactitud,
nos dice Moreira e Inchauspe, cuál fue el primer artillero que encontró en
Laboulaye, pero nuestras informaciones nos inclinan a creer que fue el
panadero francés Luciano Saffores, vecino de la cuadra, que en un día de
fiesta patria, lo cargó por la boca con una fuerte dosis de pólvora, prendió la
mecha, y cuando hizo pum! temblaron las puertas, se sacudieron los vidrios,
cayeron las botellas de los estantes, disparó velozmente el artillero y todos
los vecinos y se perdió el protagonista que no lo hallaban en ninguna parte. El
desparramo había sido total”.
Al trasladarse la firma Llorente, Muriel y Cía. de la zona norte de
Laboulaye a la sud (donde se encontraba y se encuentra la Estación de
Ferrocarril) el cañón marchó con sus dueños o custodios al nuevo domicilio.
Nuevamente fue ubicado en la calle, la más importante de la población,
verticalmente a la ochava, sede de la antes mencionada razón social y
apuntando a la Casa Estanguet.
Al celebrarse el Centenario de la Revolución de Mayo, en la Capital
Federal se realizó un gran desfile de tropas del Ejército Argentino, incluyendo
fuerzas del interior. Entre otras, fueron de la partida el Regimiento Nº 4 de
Artillería, destacado en la ciudad de Villa Mercedes (provincia de San Luis), cuyo
jefe era, en esos años, el teniente coronel Rosendo Hermelo. En el viaje de
regreso el tren que llevaba las tropas a Villa Mercedes se detuvo en Laboulaye.
Mientras se preparaba el almuerzo a los viajeros tanto los soldados, como
suboficiales y oficiales salieron a recorrer la población, donde encontraron el
cañón, novedad que se hizo conocer al teniente coronel Hermelo. Moreira e
Inchauspe nos dicen que “el jefe del Regimiento Nº 4 de Artillería, el teniente
coronel Hermelo, celoso del cumplimiento de su deber y de la custodia de las
armas de la Nación, fue a informarse personalmente de la presencia del
cañón, y cómo se hallaba en aquel lugar.
- Este cañón es nuestro - le dijo Antonio López, refiriéndole como lo
habían habido.
- Este cañón es un arma que pertenecía a la Nación- le respondió el
comandante; - y con ese título me lo llevo -.
Y ahí nomás se dispuso a hacerlo.
Antonio López dio entonces, el toque de alarma: ¡Nos llevan el cañón!
Y organizó la resistencia en forma de “boy-cott” (sic). Hacía falta un carro
para conducirlo hasta la Estación y no se encontró ningún carrero dispuesto a
prestar ese servicio. El comandante, dispuso entonces, llevarlo a la rastra con
sus soldados, y procuró comprar unos metros de soga para atarlo, no hallando
almacenero que se la vendiera. Tuvo que hacer traer los tiros de los arneses
de la caballada del regimiento y con ellos preparó el arrastre. La naturaleza
se puso en su contra; las dos cuadras que separaban del lugar del cañón de la
Estación de Ferrocarril, le ofrecían de obstáculo su acolchonado de arena.
Nunca cincharon con más bríos aquellos muchachos del 4 de Artillería que en
esa ocasión. Tras el gran esfuerzo, cargaron el cañón, almorzaron y partió el
tren”.
Los reclamos del pueblo de Laboulaye llegaron al entonces ministro de
guerra, teniente general Eduardo Racedo, quien ordenó la inmediata restitución
del cañón a quienes lo habían cuidado varios años. Moreira e Inchauspe nos dicen
que el comandante Hermelo, quien había hecho colocar al cañón en una cureña
dispuso mandarlo acompañado de un piquete y de la Banda de Música del
Regimiento; el pueblo (de Laboulaye) debía pagar los gastos que originaran
estos honores, y aquí ocurrió lo inexplicable: todo aquel movimiento popular
a favor de la restitución del cañón, gestiones, influencias, publicaciones,
toda una acción que revelaba el encariñamiento de un vecindario con el
objeto del que habían sido despojados, se quedó en aguas de borrajas, y ni se
juntaron los pesos que hacían falta –que no podían ser muchos- para los
gastos del digno retorno de la reliquia, ni la comisión designada para
trasladarse a Villa Mercedes, cumplió su cometido. Así, en medio del silencio
que pone la calma y el olvido sobre todos los sucesos que apasionan por un
momento, terminó aquel episodio.
Años después el Regimiento Nº 4 de Artillería fue trasladado de la ciudad
de Villa Mercedes (provincia de San Luis) a la ciudad de Córdoba, y el cañón
como era lógico también se fue a la docta. En el Cuerpo alguien empezó a
llamarlo “El Abuelo”, donde se lo tenía como preciada reliquia. Siendo
Comisionado Municipal de la ciudad de Laboulaye Manuel A. Moreira y ministro
de guerra el general Francisco Medina, después de veintiún años el cañón del
Fortín “2 de Línea” retornó a su antiguo asentamiento, siendo emplazado en
una plataforma en la Plaza General Paz, donde permanece desde mayo de
1932.30
HISTORIA DE LA TIERRA DONDE
HOY SE LEVANTA LA LOCALIDAD DE SERRANO
Por decreto del 31 de mayo de 1872, el Poder Ejecutivo de la Provincia,
siendo gobernador el doctor Juan Antonio Álvarez, comisionó a los cordobeses
Antonio y Pedro Fragueiro y al colonizador santafecino Tomás Amstrong, para
vender en la ciudad de Buenos Aires, ciento cuarenta leguas de tierras fiscales,
ubicadas en la zona sud del territorio provincial. Se fijó como precio mínimo de
cada legua la suma de seiscientos pesos fuertes.
Previamente las tierras a vender debían ser mensuradas y amojonadas
como correspondía. Los agrimensores Félix María Olmedo y Edwin A. Hudson
fueron contratados por el Superior Gobierno de la Provincia para realizar las
tareas técnicas descriptas más arriba. El 20 de agosto de 1872 los agrimensores
Olmedo y Hudson, firmaron un contrato con el entonces ministro de gobierno,
Tomas Garzón. Los citados agrimensores debían medir y dividir en lotes de
cuatro (4) leguas cada uno, las tierras comprendidas entre las propiedades
particulares sobre los ríos Ctalamochita (Tercero) y Chocancharaval (Cuarto), por
el norte, y el río Popopis (Quinto), por el sud y las provincias de Buenos Aires y
Santa Fe, por el este y la provincia de San Luis, por el oeste. En un principio se
estimó que la tarea de ambos agrimensores podía tener una duración de treinta
y dos (32) meses calendarios. Se tomó como punto de arranque de la mensura el
meridiano que pasa por la localidad de Achiras (departamento Río Cuarto) y
caminando hacia el este, por líneas perpendiculares y paralelas al meridiano
ante señalado. Aquí cabe aclarar, que quien hubo de realizar toda la primera
parte de la mensura que nos ocupa fue el agrimensor Hudson, mensurando y
amojonando el inmenso desierto del sud de la provincia de Córdoba (por años
comarca de los ranqueles) en suerte de cuatro (4) leguas de largo por una (1)
legua de ancho. En tanto toda el área mensurada la dividió en cinco (5) series, a
saber: A, B, C, D y E.
En el año 1878 el agrimensor Hudson entregó al Poder Ejecutivo los planos
correspondientes a las tierras mensuradas de la serie A, ubicada en la parte
oeste del actual departamento Presidente Roque Sáenz Peña. En el año 1876, los
agrimensores Félix María Olmedo y Quintiliano Tisera, habían marcado los
supuestos límites de Córdoba con las provincias de Santa Fe y Buenos Aires,
dando por concluida la mensura de la serie E y B; debemos aclarar que las tierras
de la primera serie estaban dentro de la jurisdicción del departamento Río
Cuarto y la segunda en el departamento Unión, en tanto hoy las mencionadas
tierras están en territorio del departamento Presidente Roque Sáenz Peña.
En tanto, en la ciudad de Buenos Aires, los delegados del gobierno de la
provincia de Córdoba, señores Fragueiro y Amstrong a quienes se había agregado
Carlos Bouquet iniciaron, la ejecución de las órdenes emanadas por el Poder
Ejecutivo de Córdoba. Con los planos de las primeras mensuras, el 19 de mayo
de 1873, se llevó a cabo el primer remate de tierras fiscales; en tal ocasión se
subastaron cuarenta y siete (47) leguas, a razón de ochocientos setenta y ocho
(878) pesos fuertes cada legua, más o menos. Posteriormente, en el mismo año
1873, en cuatro remates diferentes se vendieron ciento treinta y ocho (138)
leguas, pasando a manos de particulares las ex-tierras fiscales. El gobierno de la
Provincia, sin tener presente el decreto del 31 de mayo de 1872, ordenó nuevas
enajenaciones, no obstante haber superado la cantidad fijada en el mismo.
El 9 de agosto de 1874, en el diario “La Tribuna”, apareció el siguiente
aviso:
“REMATE, de hermosos campos fiscales en la provincia de
Córdoba, departamento Río Cuarto y Unión. El miércoles 26 de
agosto a las 4 de la tarde. Venderemos una magnífica área de
campo, situada entre las líneas férreas próximas a la ciudad de Río
Cuarto. Todo dentro de fronteras. Tierras de gran porvenir. La
venta la haremos al más alto precio y el pago será hecho mitad al
contado y mitad a tres meses de plazo. Por los planos y demás
informes a los rematadores señores Balbín y Plowes”.
El remate, como se anunció, se llevó a cabo el 26 de agosto de 1878, el
cual al decir de algunos historiadores, fue el remate mayor de tierras registrado
en nuestro País, hasta esa fecha. Se llegaron a enajenar un total de
cuatrocientos veinticinco (425) leguas o sea un millón sesenta y dos mil
quinientas (1.062.500) hectáreas. Los mayores compradores, en tal ocasión,
fueron Guillermo Bertrand y Félix María Brizuela, quienes remataron ciento
treinta (130) leguas, de la serie B; por su parte Carlos Bouquet (no obstante ser
representante de la Provincia) remató a su nombre ciento cincuenta y cinco
(155) leguas, también de la serie B, a razón de setecientos (700) pesos la legua,
en todas las operaciones.
Carlos Bouquet, el 1° de septiembre del mismo año 1874, transfirió a
Bertrand y Brizuela ciento treinta y una (131) leguas al precio de un mil
cuatrocientos (1.400) pesos fuertes la legua.
Meses después los adquirientes al querer escriturar las tierras compradas
en el remate del 26 de agosto de 1874, se dieron con la enorme sorpresa de que
las mismas no pertenecían a la provincia de Córdoba y cinco (5) años atrás
habían sido vendidas por los gobiernos de Santa Fe y Buenos Aires a Diego de
Alvear, por estar dentro de las jurisdicciones de las mencionadas Provincias. Los
compradores de las tierras que nos ocupa, iniciaron los reclamos
correspondientes al gobierno de Córdoba y como era lógico no pagaron lo
adeudado y exigían la devolución de las sumas abonadas en su oportunidad. En
tanto la provincia de Córdoba, aducía que las tierras rematadas le pertenecían
dado que sus límites llegaban, al oeste, hasta el meridiano de Melincüe, es
decir, que las tierras en cuestión les eran propias. Al intervenir la justicia, sin
encontrar solución alguna, se declaró incompetente. La cuestión entre la
Provincia y los compradores Bertrand y Brizuela, no tenía solución; mientras una
reclamaba el pago de los montos adeudados, aquellos pedían la posesión de las
tierras. No obstante todos esos inconvenientes, el Superior Gobierno de la
Provincia, apremiado por sus estados de cuentas y teniendo que hacer frente a
deudas por servicios, obras públicas, falta de pago de empréstitos, etc., resolvió
rematar nuevamente las tierras cuestionadas, lo que hizo el 29 de noviembre de
1880, siendo gobernador de la Provincia el doctor Miguel Juárez Celman. En esa
oportunidad fueron adquirientes: Ataliva Roca (hermano del dos veces
presidente de la Nación, general Julio Argentino Roca), Belisario Hueyo, Alfredo
de Arteaga, Alejandro Cernadas, doctor Luis Rossi y Alberto Pedro María
Oostendorp (representado en el remate por Juan M. Wright).
Enterado de este nuevo e insólito remate, Félix María Brizuela, quien
aparentemente había perdido todo derecho sobre las tierras rematadas seis
años atrás, presentó nuevos reclamos a las autoridades de la provincia de
Córdoba, lo que motivó inextensas entrevistas y conversaciones entre las partes
en litigio y kilos de papeles en notas que iban y venían de uno y otro lado.
Finalmente Brizuela sospechando que los arreglos eran casi imposible, propuso
una solución extrajudicial entre las partes; por la misma se acordó que él
pagaría a la Provincia la suma adeudada, por la compra llevada a cabo en el
famoso remate del 26 de agosto de 1874 y el Gobierno le entregaría otras tierras
fiscales aún libre de dueños, perdiendo alguna parte de las mismas en el arreglo
entre las partes.
La cuestión de límites entre las provincias de Córdoba, por un lado, y
Santa Fe y Buenos Aires, por el otro, había sido llevada por los dos últimos
gobiernos nombrados, al arbitraje de la Suprema Corte de Justicia de la Nación.
Pasado algún tiempo, bastante largo, el fallo final le fue adverso a nuestra
Provincia y sus aspiraciones sobre el meridiano de Melincüe se desvanecieron
definitivamente. Ante este nuevo problema la propuesta de Brizuela fue más que
favorable, dado que al conocer definitivamente el fallo de la Suprema Corte de
Justicia de la Nación, deberían indemnizar también a los compradores del
remate del 29 de noviembre de 1880.
Como era de esperar los compradores del remate del 29 de noviembre de
1880, demandaron a la Provincia ante la Suprema Corte de la Nación, al conocer
los arreglos entre aquella y Brizuela; dado que les habían vendido tierras que no
les pertenecían, éstos pedían las compensaciones correspondientes. La Suprema
Corte consiguió conciliar los intereses de las partes, teniendo como base la
promesa formal de la Provincia de entregar a los compradores del remate del 29
de noviembre de 1880, otras tierras fiscales libres, en lugar de las adquiridas.
Se entregarían igual número de leguas en jurisdicción del departamento Río
Cuarto (serie E) y departamento Unión (serie B), al precio de 780 pesos fuertes
la legua. Los arreglos se hicieron entre el Superior Gobierno de la Provincia y los
damnificados y las adjudicaciones se acordaron de la siguiente forma:
Belisario Hueyo, en la serie B, lotes número 2, 3 y 32.
Gregorio Torres, en la serie E, lotes número 35, 36 y 37.
Ataliva Roca, en la serie E, lote número 38.
Dr. Luis Rossi, en la serie B, lotes número 7 y 23.
Alfredo de Artega, en la serie E, lotes número 17, 18, 19, 20, 31 y 33.
Alejandro Cernadas, en la serie E, lotes número 15 y 16.
Alberto Pedro María Oostendorp, en la serie B, lotes número 6, 8, 39 y
131 y en la serie E, lotes número 12, 13, 14, 23, 25 (de este último deducidas
214 cuadras y 9.800 varas que pertenecían al general Jenaro Racedo), 26, 27,
28, 29, 30, 34, 53 y 54.
Las tierras entregadas a Hueyo estaban en jurisdicción del departamento
Unión; las de Torres y Roca en el departamento Río Cuarto; las de Rossi en el
departamento Unión; las de Artega y Cernadas, en el departamento Río Cuarto y
las de Oostendorp en el departamento Unión (serie B) y en el departamento Río
Cuarto (serie E).
En estos arreglos extrajudiciales, hubo de intervenir personalmente el
gobernador de la Provincia, doctor Miguel Juárez Celman, con los litigantes:
doctor Luis Rossi, Alfredo de Artega, Alejandro Cernadas y Alberto Pedro María
Oostendorp.31
Por Ley Nº 934, del 23 de noviembre de 1883, se aprobaron las
transacciones citadas, siendo sancionada por ambas cámaras legislativas
(senadores y diputados) y conforme a un proyecto enviado por el Poder
Ejecutivo, por la cual se indemnizaba de los perjuicios que se le irrogara al no
haber podido entregar las tierras fiscales que compraron en remate público el
29 de noviembre de 1880. 32
El 29 de marzo de 1883, se firmó la escritura traslativa de dominio, en el
Registro Nº 2, del escribano Secundino del Signo, fs. 182, Alberto Pedro María
Oostendorp fue representado en ese acto, por encontrarse fuera del País, por la
razón social Kruno Matheos Randel y Cía. de la ciudad de Amberes (Bélgica). 33
SOCIEDAD ANÓNIMA
“ESTANCIAS AMBERENSES SUD-AMERICANAS”
La Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas” se
constituyó en la ciudad de Amberes, Bélgica, el día 10 de octubre de 1898, bajo
escritura labrada por el escribano Federico Augusto Cheysens. Los estatutos
societarios fueron publicados en el “Moniteur Belge”, diario oficial del Reino de
Bélgica, los días 26 y 27 de octubre de 1898.
Bajo el número cuatro mil ciento ocho (4.108) fue inscripta la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, en el Registro Público de
Comercio de la ciudad de Buenos Aires, el 11 de abril de 1899, a fs. 333, del
libro respectivo.
La Sociedad tenía por objeto la compra y explotación de Estancias o
bienes raíces en los Estados de América del Sud. El asiento de la Compañía
estaba establecido en Amberes, con sucursales o agencias en el exterior,
especialmente en la República Argentina y el Paraguay. Se estipuló que la
Sociedad duraría el término de treinta (30) años consecutivos contados desde
la fecha de estos Estatutos.
La Sociedad fue administrada por un Consejo compuesto de tres (3)
miembros a lo menos y a lo más cinco (5). Tanto los directores como los síndicos
eran nombrados por la Asamblea General de los accionistas. El mandato de los
directores era de tres años y de los síndicos dos años. El directorio elegía cada
año un presidente de su seno. El presidente siempre era reelegible. El directorio
podía solamente deliberar válidamente cuando la mitad de sus miembros
estuvieran presentes o representados. Las resoluciones se tomaban a mayoría de
los miembros presentes. Las deliberaciones del Directorio se constaban por
sumarios inscriptos en un libro de actas y firmados por todos los directores
presentes. Las copias y extractos de dichas actas eran válidamente entregados y
certificados por el Presidente o el Director que lo reemplazaba. Todos los actos
que obligaban a la Sociedad eran válidamente firmados por dos directores o por
el director y un gerente.
Conforme lo estipulado por los Estatutos Societarios, la Sociedad tenía
una duración de treinta (30) años consecutivos contados desde el 10 de octubre
de 1898, es decir que debía fenecer el 10 de octubre de 1928. Por entonces ya
había fallecido Enrique Luis María Oostendorp.
Al momento de fundarse Serrano los socios de la Sociedad eran Enrique
Luis María Oostendorp (con domicilio en Amberes y la ciudad de Buenos Aires);
Oscar Wenzel Bennert (también con domicilio en Amberes y la ciudad de Buenos
Aires) y Luis Bennert (con domicilio en Wanlsort sur Mense, Bélgica). En tanto los
síndicos eran Pablo G. Sproken (con domicilio en Amberes) y Luis Stuyck (con
domicilio en calle Sarmiento 3847 de Capital Federal). Los cargos de todos los
nombrados anteriormente terminaban en el mes de diciembre de 1922.
Fallecidos los socios principales, hubo las testamentarias del caso y la
Sociedad después de la segunda guerra mundial, entró en liquidación por
voluntad de los mismos herederos. 34
PERSONALIDAD DE LOS OOSTENDORP
Alberto Pedro María Oostendorp.
Nació en Amberes, Bélgica, el 3 de mayo de 1842, hijo de Gerardo Juan e
Isabel Juana Brink. Su padre era industrial, en el ramo textil, en la misma ciudad
de Amberes. Desde muy joven nuestro biografiado se dedicó a transacciones
comerciales entre Europa y América del Sud. Llegó a nuestro País a fines del año
1879, estableciendo una casa de importaciones y exportaciones en la ciudad de
Buenos Aires y otra en Amberes.
Desde la llegada a la Argentina se dedicó a la compra de tierras en las
provincias de Buenos Aires, Santa Fe y Córdoba, con el firme propósito de
instalar una serie de colonias agrícolas-ganaderas, integradas por belgas y
alemanes, más las condiciones que se les ofrecía a éstos, parece ser no eran muy
apetecibles. Poco a poco se fue desprendiendo de las tierras compradas y
enajenadas a distintos terratenientes, por premios muy superiores a los pagados
por él, en su oportunidad.
A fines del siglo XIX fundó las estancias “El Guanaco” y “La Rhenañia”.
Fundador y accionista del Banco Alemán del Río de la Plata.
Fundador y presidente del “Cercle Belga”.
Fundador y varias veces presidente de la Cámara de Comercio Belga del
Río de la Plata.
Fundador del periódico belga “El País Libre”, editado en la ciudad de
Buenos Aires y auspiciado por el “Cercle Belga” y la Cámara de Comercio Belga
del Río de la Plata.
Miembro de numerosas entidades vinculadas con el comercio de
exportaciones e importaciones.
Cónsul general de Bélgica en Argentina a pedido de sus connacionales.
Los negocios entre Argentina y Bélgica se prolongaron hasta el momento
de su fallecimiento acaecido en la Capital Federal el 20 de julio de 1913. Sus
restos mortales fueron, en un principio, sepultados en la bóveda de Samuel
Brown Hale, en la Recoleta y luego trasladados a Serrano, en el año 1922 y
depositados en la cripta construida en la Iglesia.
Alberto Pedro María Oostendorp falleció soltero, habiendo declarado en
testamento ológrafo como único heredero a su hermano Enrique Luis María.

Enrique Luis María Oostendorp.


Al igual que su hermano Alberto Pedro María, nació en Amberes, Bélgica,
el 24 de junio de 1844. Hijo de Gerardo Juan e Isabel Juana Brink. No hay
certezas de su llegada al País, más debemos pensar que lo hizo algunos años
después que su hermano se consolidara económicamente en Argentina, donde se
dedicó al comercio y exportación de carnes al Reino de Bélgica y Alemania.
Cónsul general de Bélgica en la República del Paraguay donde compró gran
cantidad de tierras que luego fueron vendidas, con grandes dividendos a su
favor.
Socio fundador de la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-
Americanas”, donde fue presidente por varios períodos.
Fundador de Serrano y benefactor del mismo durante su vida.
Falleció en la ciudad de Buenos Aires el 20 de agosto de 1922. Sus restos,
al igual que los de su hermano, descansan en Serrano en la cripta que hiciera
construir en la Iglesia.
Casado con María Antonieta Bennert, también natural de Amberes y
hermana de Luis y Oscar Wenzel Bennert integrantes de la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas”. 35

Enrique Luis Mar 僘 María Antonieta Bennert de


Oostendorp Oostendorp
ESTANCIA ‹‹EL GUANACO››
Muchos de los serranenses se habrán preguntado más de una vez ¿por qué
Alberto Pedro María Oostendorp denominó a la Estancia que levantó en la zona
de Serrano ‹‹El Guanaco››?

P 疊 ina 66

Capilla de
la Estancia
摘l
Guanaco�

Como ya lo hemos dicho anteriormente, las tierras compradas por


Oostendorp en el año 1880 fueron, hasta que llegaron a su poder, tierras
fiscales. Cuando las hubo de subdividir, alambrar y trazar los caminos vecinos,
buscó el lugar apropiado donde levantar el casco de la futura Estancia.
Precisamente en ese momento comenzó a indagar, entre los pocos habitantes
que estaban afincados en la zona, cómo se llamaba el lugar o, mejor, que
nombre tenía. Justo en el lugar elegido para levantar las construcciones de la
Estancia, alguien señaló que ese lugar se conocía como las tierras del Guanaco.
Buscando en cartografías del Ejército se ha encontrado un plano titulado
“tierras adentro”, posiblemente del año 1850, donde están marcados lugares
geográficos del sud del río Popopis (Quinto); en la zona sudeste del actual
territorio de la provincia de Córdoba, figura señalado un lugar denominado “El
Guanaco”, al norte de ese punto se encontraba La Ramada y Pinchi Huitrú y al
sud El Árbol, Médanos de la Piedra y más al sud aún Los Patos y Laguna de
Langholó.
Según referencias de uno de los cronistas viajeros, que pasó por la
Estancia recogiendo notas para uno de los diarios de la ciudad de Córdoba, el
entonces administrador del establecimiento rural, Carlos Doutrelepont, hubo de
comentarle que el lugar se lo conocía como “El Guanaco”, dado que en estas
tierras a fines del siglo XIX, fue encontrado un ejemplar de camélido
denominado “guanaco”, propios de la zona andina, cuya llegada al lugar
resultaba inexplicable. Analizando el hecho, pienso que en algunas de las
avanzadas ranquelinas llegó al lugar este animalito totalmente foráneo en estos
parajes de la pampa argentina, y al retroceder el malón el “solitario guanaco”
quedó en el lugar.
Alberto Pedro María Oostendorp queriendo guardar el nombre del lugar,
decidió darle el nombre ‹‹El Guanaco›› a su Estancia cordobesa. 36

Página 67

Mapa de
relevamiento de
lugares del sud de
C doba y Santa
F�donde figura
marcado en su
lugar la zona que
fuera la Estancia
摘 l Guanaco�
PRIMERA ENAJENACIÓN DE LAS TIERRAS DE LA
ESTANCIA ‹‹EL GUANACO››

Alberto Pedro María Oostendorp el 29 de diciembre de 1903, por ante el


escribano Roberto Van Der Wall, de la ciudad de Córdoba, vendió a su hermano
Enrique Luis María Oostendorp las tierras de la Estancia “El Guanaco”, ubicadas
en el departamento Juárez Celman, pedanía La Amarga. Las tierras enajenadas
correspondían: Serie E, lotes número doce (12), trece (13), catorce (14),
veintitrés (23), veinticinco (25), veintiséis (26), veintiocho (28), veintinueve
(29), treinta (30), treinta y cuatro (34) cincuenta y tres (53) y cincuenta y cuatro
(54).
Esta enajenación se anotó en el Registro de la Propiedad de la provincia
de Córdoba, en el libro correspondiente al departamento Juárez Celman el año
1904, bajo el número tres (3) a fs. dos (2).37
CRÓNICA DE UN VIAJERO
“Crónica de un viajero”, es una publicación especial del “Anuario de la
Sociedad Rural del Plata” existente en la Biblioteca de la Nación, y data del año
1915.
El autor, un viajero que recorrió gran parte de la provincia de Buenos
Aires, sud de las provincias de Santa Fe y Córdoba, hace referencia de la
existencia de la “Estancia El Guanaco”, ubicada en el departamento Juárez
Celman, pedanía La Amarga, de la provincia de Córdoba, sobre los costados de la
línea del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico (ramal Laboulaye-Villa Valeria);
dice que es el establecimiento rural más importante, cuya propietaria es la
Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas” y que antes fuera
de Alberto Pedro María Oostendorp, encontrándose próxima a la Estación Olmos
o Serrano.
El cronista, que habla de la Estancia, nos dice que los primeros
asentamientos de colonos en la misma se hicieron en la última década del siglo
XIX, y que el mismo Alberto Pedro María Oostendorp dirigió los trabajos de
trazados de caminos secundarios, alambrado, construcción de aguadas,
instalación de tranqueras, etc.
Al hablar del casco de la Estancia informa que la misma es una pequeña
villa en medio de esa pampa asombrosa y soleada. Dice que sus dueños llegan
a la misma de tanto en tanto en un tren especial que contratan en la Capital
Federal, con todas las comodidades. Acotando que al llegar a Laboulaye siguen a
Serrano en el mismo coche y en la Estación antes nombrada el coche especial
entra en una vía muerta donde los esperan personal de la Estancia.
El cronista informa que el Establecimiento cuenta con un administrador,
varios capataces, obreros especializados, una numerosa peonada, personal de
servicio, etc.
Rodeada de un hermoso parque se encuentra la casa principal integrada
por: numerosos dormitorios con muebles de estilo, alfombrados y cortinados; dos
comedores suntuosos; escritorio; biblioteca; sala de juegos; sala de música;
recibidor; baños instalados con materiales traídos de Europa. Estando toda la
casa calefaccionada y con luz eléctrica, provista por una usina propia.
Dentro de la misma Estancia tenían sus casas el administrador, los
capataces y parte del personal de servicio, fuera de los alojamientos para
peones y otros empleados de menor jerarquía. Allí estaban instalados talleres
de: herrería, carpintería, de reparaciones varias, etc.
Agregando que el lujo dentro del Establecimiento, contrastaba con la
desolación que rodeaba a los parques y jardines de la Estancia.
Antes de terminar la nota dice que a orilla de la Estación del Ferrocarril,
la Sociedad había instalado un almacén de ramos generales para los colonos de
la zona, una panadería, una verdulería y carnicería, además de un hotel para
viajeros, y medio en broma dice “aquí todo se llama Guanaco” (estancia, hotel,
almacén, etc.). Informa que en la estación estaba la estafeta del Correo, donde
también vivía el expedidor de guías. 38
Página 69

Parque de la
Estancia
donde en
lugar de un
guanaco se
yergue un
ciervo
europeo.
FERROCARRIL BUENOS AIRES AL PACÍFICO

En el año 1872 el Poder Ejecutivo de la Nación fue autorizado por el


Congreso a contratar la construcción de varias nuevas líneas ferroviarias, entre
las cuales las que se proyectaban para unir la ciudad de Buenos Aires con las
provincias de Cuyo (Mendoza y San Juan). La concesión fue dada a Juan F. Clark
en 1874, más este la hubo de transferir a favor de la Compañía del Ferrocarril
Buenos Aires al Pacífico en 1883. La transferencia efectuada comprendía la
sección desde Mercedes (provincia de Buenos Aires) hasta Villa Mercedes
(provincia de San Luis).39 En el año 1884 se inauguró el primer tramo: de
Mercedes a Chacabuco (provincia de Buenos Aires).40
La línea principal, que partía de Mercedes, pasaba los siguientes pueblos,
que con el correr del tiempo se transformaron en estaciones: M. Salas (1885);
Laboulaye (1885); Vicuña Mackenna (1885); Washington (1885); General
Pedernera (1885); General Paunero (1886); La Cautiva (1889); Rosales (1905);
Guardia Vieja (1905); Río Bamba (1905); General Levalle (1905); General Soler
(1905); Chamecó (1905); Leguizamón (1910); Curapaligüe (1910); Gavilán (1910);
Vivero (1917) y Parada Km. 469, hoy Rufino (1920).
En 1891 la Compañía del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico adquirió el
Ferrocarril Villa María a Rufino. La construcción de dicha línea fue autorizada
por una ley nacional del 2 de septiembre de 1886, la cual otorgaba al ingeniero
Juan Balleschi y Cía., la ejecución y explotación de la misma, con una garantía
del seis (6) por ciento, durante un período de once años. Las condiciones
establecidas eran las que siguen: trocha ancha; utilización de durmientes de
quebracho colorado; extendido de una línea telegráfica al costado de la vía;
expropiación por parte del concesionario de los terrenos necesarios treinta
metros a todo lo largo del riel y una superficie de seis hectáreas para cada
estación; fijación de tarifas de acuerdo con el Superior Gobierno de la Nación y
pago de multas por retardo en la construcción. Se estableció que vencido el
término de once años, el ferrocarril podía ser expropiado por las autoridades
nacionales.41
El 25 de octubre de 1890, se liberó al servicio público la primera parte de
la línea, Villa María-La Carlota, y en marzo de 1891 la sección restante, La
Carlota-Rufino.
La compra de este ferrocarril permitió a la Empresa aumentar la cantidad
de vías en la provincia de Córdoba. Las estaciones con que contaba la línea
fueron fundadas, según fuentes consultadas, en: Villa María (1890); La Carlota
(1890); Villa Nueva (1896); Ausonia (1896); Etruria (1896); Santa Eufemia (1896);
Assunta (1896); Viamonte (1896); La Cesira (1896); Sanabria (1905); La Laguna
(1905); Santa Victoria (1905); Barreto (1905); Manantiales (1905); Laguna del
Monte (1905) y Pedro E. Funes (1910).
Otro de los ramales importantes de Compañía del Ferrocarril Buenos Aires
al Pacífico, es el que une Rufino (provincia de Santa Fe) con Buena Esperanza
(provincia de San Luis) y atraviesa de este a oeste la provincia de Córdoba,
comunicando entre sí todas las localidades de la misma, que se hallan
prácticamente en el límite con la provincia de La Pampa.
P 疊 ina 72
Edificio de
la Estación
de Serrano,
sin
modificacio
nes desde
su
fundación.
Según fuentes consultadas, las estaciones surgieron de la siguiente forma:
Huinca Renancó (1901); Cañada Verde (1903); La Nacional (1903); La Penca
(1903); Buchardo (1904); Burmeister (1905); Italó (1905); Pincén (1905);
Ranqueles (1905); Los Alfalfares (1905); Onagoity (1910) y Nazca (1910).
El Congreso de la Nación sancionó en septiembre de 1904 la Ley
Nº 4.415, que permitió a la Empresa del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico
construir y explotar dos nuevos ramales: “uno que arrancando de la Estación
Mackenna de la línea principal terminara en la de Sampacho, pudiendo
empalmar en el Ferrocarril Andino y continuar de allí hasta el paso de
Achiras; y el otro que arrancando de la estación Laboulaye, corra cincuenta
kilómetros en dirección sudoeste y continúe hasta el oeste, entre el ramal de
Italó a Buena Esperanza y el río Popopis (Quinto), hasta completar ciento
cincuenta o ciento sesenta kilómetros de vía”. Se estableció como plazo para
que el contrato fuera firmado por el Superior Gobierno de la Nación, un período
de seis meses después de la promulgación de la Ley; los estudios y los planos
debían presentarse en los siete meses siguientes. Las obras se debían terminar
en un plazo no mayor de dos años, caso contrario se pagaría una multa de dos
mil pesos cada mes de retraso. Además la Empresa debía depositar la suma de
treinta mil pesos (30.000), en calidad de garantía del buen cumplimiento de lo
estipulado. La expropiación de tierras necesarias para la extensión de vías y la
construcción de estaciones quedó bajo la competencia del concesionario.42
Por la Ley Nº 5.285 promulgada el año 1907, en el artículo 20°, se acordó
una prórroga de dieciocho meses para terminar las secciones antes citadas y
además le permitía a la Empresa “avanzar con la línea hasta la sierra, por el
paso de Achiras o de la Punilla y llegar al valle situado en el lado opuesto. La
estación terminal se ubicará en las inmediaciones del arroyo de la Punilla”.43
Según los Anuarios de la Dirección General de Estadística de la
Provincia de Córdoba, las estaciones del ramal Vicuña Mackenna-Achiras,
surgieron de la siguiente forma: Vicuña Mackenna (1885); Tosquita (1907);
Fragueiro (1907); Coronel Moldes (1907); Bulnes (1907); Sampacho (1907); Soria
(1910), que no figura en los mapas actuales; Chañaritos (1910) y Achiras (1910).
Por Ley Nº 6.505 promulgada en el año 1909, se acordó una prórroga de
dieciocho meses más, para terminar la obra de la última sección de este ramal
(Sampacho-Achiras); caso contrario la empresa debía pagar una multa de dos mil
pesos por cada mes de atraso. 44
El segundo ramal, autorizado por la Ley Nº 4415, fue de Laboulaye a Villa
Valeria, dando lugar al establecimiento de las siguientes estaciones: Laboulaye
(1885); Salguero (1905); Melo (1905); Serrano (1905), en un principio
denominada Olmos; San Joaquín (1905); Jovita (1905); Mattaldi (1905), en un
principio denominada Pasco; Nicolás Bruzzone (1905); Del Campillo (1905); De La
Serna (1905) y Villa Valeria (1905).
Otro de los ramales que construyó esta Empresa, desde 1908, es el que
une Villa Huidobro (Estación Cañada Verde) con Justo Daract (provincia de San
Luis). La última localidad por la que pasa en el territorio de nuestra Provincia es
Modestito Pizarro. Las estaciones registradas a lo largo de la línea son: Cañada
Verde (1905); Villa Valeria (1905); Villa Moderna (1908); Pegasano (1908);
Lecueder (1908); El Pampero (1908); Modestino Pizarro (1908) y Larsen (1913),
que no figura en los mapas actuales.
En 1901, al venderse el Ferrocarril Andino, la Compañía del Ferrocarril
Buenos Aires al Pacífico compró la sección Villa Mercedes-Río Cuarto. La misma
unía en línea recta Río Cuarto con la última localidad cordobesa, Chaján, más los
Anuarios de la Dirección General de Estadística, al constatar la anexión, la
establecen en la forma que se detalla en el mapa siguiente, comprendiendo gran
parte del departamento de Río Cuarto:

P 疊 ina 74

En el Anuario de la Dirección General de Estadística de la provincia de


Córdoba, del año 1920, las estaciones con que contaba la línea adquirida eran:
Chaján, Suco, Los Jagüeles y Holmberg. En la misma fuente, pero en el año
1924, dicho ramal cambió sus características estableciéndose las siguientes
paradas: Límite interprovincial Chaján; Chaján-Suco; Suco-Sampacho (Andino),
Sampacho (Andino)-Los Jagüeles; Los Jagüeles-Holmberg y de Holmberg-
Empalme Ferrocarril Argentino.
Según Ernesto A. Soares, la Compañía del Ferrocarril Buenos Aires al
Pacífico, fue autorizada a hacerse cargo de los ferrocarriles Gran Oeste
Argentino y Trasandino Argentino, por decreto del 23 de abril de 1907; el
mismo historiador cuando realizó el esquema del Ferrocarril Gran Oeste
Argentino, no lo incorporó al Buenos Aires al Pacífico, lo cual nos lleva a
suponer que siguió prestando servicio con su primitivo nombre, estableciendo la
adquisición en el año 1909 por parte de esa Compañía la sección del Ferrocarril
Andino que va de Villa Dolores a Villa Mercedes.
En tanto en los Anuarios de la Dirección General de Estadísticas de la
provincia de Córdoba, figura el ramal Tilquincho-Villa Dolores, como
pertenecientes a la Compañía del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico. Las
estaciones que se detallan en el mismo son: Tilquincho (1910); Villa Dolores
(1910) y Conlara (1920). Años más tarde se agregó otro ramal desde: Conlara a
Los Cerrillos (primitivamente Estación kilómetro Nº 25).
El desarrollo evolutivo sufrido por la Compañía del Ferrocarril Buenos
Aires al Pacífico a partir de 1885, se realizó en forma de ascenso parejo hasta
el año 1907, para luego marcar una pronunciada curva, que llegó a su punto
cumbre en 1915, manteniéndose estable hasta el año 1920.
El año 1907 fue muy importante para las distintas Empresas Ferroviarias,
fecha en la cual se dictó la llamada Ley Mitre, que hubo de acrecentar a las
mismas.45
CAMBIO DE NOMBRE DE
LA ESTACIÓN OLMOS A SERRANO

Por la Ley Nro. 4.415 sancionada por el Congreso de la Nación, la


Compañía del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico fue autorizada a instalar un
ramal desde la ciudad de Laboulaye a la población de Villa Valeria. Al trazarse el
nuevo ramal, a la estación ubicada entre Melo y San Joaquín se la denominó
Olmos, en recuerdo de quien fuera gobernador de la provincia de Córdoba,
Ambrosio Olmos, en el período comprendido desde el 17 de mayo de 1886 al 14
de abril de 1888 y fuerte terrateniente de la zona sudoeste del ex-departamento
Juárez Celman y esposo de Adelia María Harislao Olmos.
Según antecedentes obrantes en Museo Nacional y Centro de Estudios
Históricos Ferroviarios - Ferrocarriles Argentinos, el cambio de nombre fue
pedido por el Superior Gobierno de la Provincia, en una larga nota donde se
adjuntaron copia del Juicio Político a que fue sometido por el Poder Legislativo
Provincial. Ante tal situación la Compañía resolvió darle el nombre de Serrano.
Mas debe decir que la Estación que nos ocupa, para los lugareños siguió
con el nombre de Olmos por varios años; prueba de ello es que al presentarse el
pedido de aprobación del plano del pueblo, la carátula del Expediente dice
textualmente: “Dirección general de Catastro de la Provincia - Dpto. Juárez
Celman. Serrano (Estación Olmos). Pedanía Amarga. Topógrafo Chammas
Tejerina. Año 1921 F.C. Buenos Aires al Pacífico. Ramal Laboulaye - al
sudoeste”.
PERSONALIDAD DEL
ABOGADO JOSÉ MARIANO SERRANO

P 疊 ina 77

Abogado
Jos�Mariano
Serrano

Hombre de leyes nacido en Chuquisaca, Bolivia, el 8 de septiembre de


1768.
En la Universidad de Charcas se graduó de abogado el 11 de marzo de
1811.
Siendo alumno universitario, Serrano, asistió en su País, por entonces
territorio del Virreinato del Río de la Plata, al conato revolucionario del 25 de
mayo de 1809 cuando un grupo de bolivianos, encabezado por Jaime Zudánez,
depuso al presidente de la Audiencia de Charcas y proclamó la libertad de las
colonias americanas. Un grupo revolucionario comandado por Pedro Domingo
Murillo, el 16 de julio de 1809, asaltaron los cuarteles de La Paz y logró dominar
la ciudad. Los revolucionarios fueron vencidos. Murillo, Basilio Catacora,
Buenaventura Bueno, Melchor Jiménez, Mariano Granero, Juan Antonio Figueroa,
Apolinar Jaén, Gregorio Lanza y Juan Bautista Sagárnaga, fueron ahorcados el 29
de enero de 1810. Desde entonces se hicieron una serie de levantamientos para
liberar a Bolivia del poder español, lucha que se prolongó por quince años
continuados.
Producida la Revolución del 25 de mayo de 1810 de las provincias del Río
de la Plata más precisamente en Buenos Aires, Serrano se adhirió a la causa
porteña e integró grupos que entraron en contacto con nuestros compatriotas lo
que motivó que después de obtener su título de abogado se alejara de su tierra
natal y se instalara en la ciudad de San Miguel de Tucumán.
El 8 de octubre de 1812 un bando del Cabildo de la ciudad de Buenos Aires
anunció la instalación del Segundo Triunvirato presidido por Juan José Paso e
integrado por Nicolás Rodríguez Peña y Antonio Álvarez Jonte, a la vez que se
informaba que dentro de tres (3) meses se reuniría en la ciudad de Buenos Aires
una Asamblea General, que había sido prometida al pueblo desde el mismo 25
de mayo de 1810, siendo la misma el Supremo Tribunal de Residencia de todos
aquellos adheridos a la Revolución y además tendría a su cargo elaborar una
Constitución Provisoria de las Provincias del Río de la Plata.
El 24 de octubre se hizo conocer la circular de la convocatoria a las
elecciones para la futura Asamblea, a los fines de que las actividades de ésta se
iniciaran en el mes de enero de 1813.
La elección de diputados se hizo en forma indirecta. Buenos Aires, dado su
población e importancia llevó cuatro (4) representantes, las capitales e
intendencias concurrían con dos (2) y con uno (1) las capitales dependientes de
las intendencias. Tucumán, subordinada a Salta, llevó dos (2), dado el apoyo que
la población le había prestado al doctor general Manuel Belgrano en la batalla de
Tucumán (24 de septiembre de 1812), considerado un triunfo nacional.
El 28 de enero de 1813 triunviros y diputados se reunieron para organizar
la apertura de la Soberana Asamblea y acordaron celebrar la sesión preparatoria
al día siguiente (29 de enero) donde se analizaron los poderes de los
representantes. Los diputados elegidos fueron Hipólito Vieytes, Valentín Gómez,
Vicente López, José Julián Pérez (por Buenos Aires); Pedro José Agrelos, José
Moldes (por Salta); Carlos María de Alvear (por Corrientes); Fermín Sarmiento
(por Catamarca); Pbro. Mateo Vidal (por Jujuy); Bernardo de Monteagudo (por
Mendoza); José Francisco Ugarteche (por la Rioja); Juan Ramón Balcarce y
Nicolás Laguna (por Tucumán); Ángel Donado (por San Luis); R.P. Francisco
Argerich (por Luján); Pbro. Ramón de Anchoris (por Entre Ríos); R.P. José de
Amenábar (por Santa Fe); Pedro Ignacio de Rivera (por Mizque); Gregorio
Ferreyra, Simón Díaz (por Potosí); José Mariano Serrano, Ángel Mariano Toro (por
Charcas); Juan Larrea; Gervasio Antonio de Posadas (por Córdoba); Dámaso
Fousen (por Maldonado); Fabián Pérez y Pedro Feliciano de Cavia (por
Montevideo).
El 31 de enero se reunieron los congresales en el Fuerte, en un número
total de diecisiete (17) personas que representaban a trece (13) ciudades;
algunos otros, dado las distancias a recorrer, llegaron después de la sesión
inaugural. El 31 de enero, previa una misa en la Iglesia Catedral, se procedió a
tomar los respectivos juramentos a los representantes presentes y desde allí
pasaron al consulado donde deliberó la Asamblea (calle San Martín, ex-Santísima
Trinidad, en el barrio de La Merced).
Los poderes de José Mariano Serrano y Ángel Mariano Toro, ambos
constituyentes de Charcas, fueron aprobados recién en la sesión del 28 de agosto
de 1814; con anterioridad la Comisión Permanente los había aceptado.
La Asamblea fue convocada para declarar la independencia de las
Provincias del Río de la Plata y dictar su constitución, mas no pudo hacer
ninguno de sus propósitos. Según el doctor José María Rosa “la obra de la
Asamblea fue para la propaganda interior. Dio, como si fueran de su
inspiración, leyes sancionadas por los constituyentes de Cádiz”. Además dio el
escudo, el himno, se sancionó como fecha nacional el 25 de mayo, se sancionó la
libertad de vientres para aquellos hijos de esclavos nacidos después del 31 de
enero de 1813; esta disposición fue completada por un decreto de dos días
después que declaraba libres a los esclavos que de cualquier modo se
introduzcan desde ese día en adelante, por el solo hecho de pisar el
territorio de las Provincias Unidas. Por otros decretos se abolió las prestaciones
indígenas: tributos, mitas, yanaconazgos, encomiendas y servicios personales de
los aborígenes bajo todos los aspectos. Se abolieron los títulos de nobleza,
mayorazgos y vinculados, como así los escudos de familias. La asamblea adoptó
como sello el distintivo de las manos cruzadas, pica, gorro frigio, laureles y sol
naciente sobre un campo inferior de plata y superior de azur, que hoy es nuestro
escudo. Aprobación oficial de la bandera de dos (2) listas azules y blanca en el
centro.
Las reformas judiciales más importantes fueron entre otras: abolición de
los tormentos; abolición del juramento en juicios; nueva organización de los
tribunales; nuevas leyes de carácter eclesiástico; supresión de la inquisición e
independencia eclesiástica.
La principal misión de la Asamblea era declarar la independencia y dictar
una constitución; en tal sentido se presentaron dos (2) proyectos: uno de la
Comisión Oficial, integrada por Valentín Gómez, Manuel José García, Pedro J.
Agrelo, Pedro Somellera, Nicolás Herrera, Hipólito Vieytes y Gervasio Antonio de
Posadas; y el otro por la Sociedad Patriótica, cuyos miembros fueron Bernardo
de Monteagudo, Francisco Planes, Tomás Valle, y Cosme Argerich, reemplazado
después por Antonio Sáenz. Sin llegar a su cometido la Asamblea se disolvió el 15
de abril de 1815. Serrano, el 14 de enero del año antes citado, había solicitado
permiso al entonces presidente Laguna, para alejarse de Buenos Aires por
razones de salud.
Triunfante la Revolución de 1815 se trató de establecer un gobierno que
satisfaciera los anhelos tanto del pueblo de la ciudad de Buenos Aires, como de
los pueblos del interior; es así, como se volvió a la forma directorial, pero
controlado por un cuerpo regulador, que recibió el nombre de Junta de
Observación, quedando la acción del Directorio bastante debilitada. Esto fue
como una consecuencia de las arbitrariedades cometidas por el Director Alvear
durante su gestión de gobierno. La Junta de Observación se integró con
ciudadanos virtuosos, y que en definitiva dieran un Estatuto Provincial “capaz
de contener los grandes abusos que habían experimentado, restituir la
libertad de imprenta, la seguridad individual y demás objetos de pública
felicidad…” Realizadas las elecciones para conformar la Junta resultaron
electos: José Mariano Serrano, Ramón de Archoris, Tomás Manuel y Juan José de
Anchorena, Esteban Gascón, Pedro Medrano, Nicolás Laguna, Manuel Obligado,
Manuel Oliden, Juan Martín de Pueyrredón, Marcos Salcedo y el canónico Diego
Estanislao Zabaleta.
El 21 de abril reunidos los doce (12) electores, con los capitulares se eligió
se eligió la Junta de Observación, con cinco (5) miembros: Tomás Anchorena,
Esteban Gascón, Pedro Medrano, Antonio Sáenz y José Mariano Serrano (vocales
titulares), Manuel Obligado y Domingo Zaplola (vocales suplentes) quienes
estarían encargados de dar el Estatuto Provisorio.
La Junta trabajó con celeridad dado que el 5 de mayo se dio por
concluido el denominado Estatuto Provisional para la dirección y
administración del Estado; en definitiva se hubo de aplicar en Buenos Aires y
Tucumán como Constitución Principal, dado que las demás provincias lo
rechazaron como Código. Aquí cabe aclarar que en Cuyo, Salta y Córdoba fue
aceptada en cuanto a la convocatoria del Congreso a reunirse en la ciudad de
Tucumán (artículo 30 del capítulo I del Poder Ejecutivo); Tucumán lo aceptó
momentáneamente; los Pueblos Libres lo rechazaron por sentirse limitados.
Entre los meses de junio y diciembre de 1815 se designaron los distintos
diputados al Congreso de Tucumán, siendo ellos: Juan José Paso, Antonio Sáenz,
Pedro Medrano, fray Cayetano Rodríguez, José Darregueira, Tomás Manuel de
Anchorena, Esteban Gascón (por Buenos Aires –capital e interior-); Pedro Miguel
Aráoz, José Agustín Molina, Juan Bautista Paz (por Tucumán, Molina renunció y
fue reemplazado por José Ignacio Thames y se anuló el diploma de Paz); Juan
Martín de Pueyrredón (por San Luis); fray Justo Santa María de Oro y Francisco
Narciso de Laprida (por San Juan); Tomás Godoy Cruz y Juan Agustín Maza (por
Mendoza); Teodoro Sánchez de Bustamante (por Jujuy); Pedro Francisco de
Uriarte y Pbro. Pedro León Gallo (por Santiago del Estero); Eduardo Pérez
Bulnes, Jerónimo Salguero de Cabrera, José Antonio de Cabrera y Miguel del
Corro (por Córdoba); Pbro. Manuel Antonio Acevedo y José Antonio Olmos
Aguilera (por Catamarca, el último de los citados no aceptó el cargo); canónigo
Pedro Ignacio de Castro Barros (por La Rioja); José Mariano Serrano y José
Severo Feliciano Malavia (por Charcas); Pedro Ignacio Rivera (por Mizque); José
Pacheco de Melo y Juan José Fernández Campero (por Chichas); Mariano Boedo y
José Ignacio Gorriti (por Salta).
El 24 de marzo de 1816 se inauguró el Congreso bajo la presidencia de
Medrano y como secretarios Paso y Serrano; Este último presidió el Congreso
desde el 25 de marzo al 30 de abril de 1816. Debemos decir que: Castro Barros
presidió las sesiones de mayo; Sánchez de Bustamante las de junio; Francisco
Narciso Laprida las de julio; y José Ignacio Thames las de agosto. Serrano,
Gascón y Sánchez de Bustamante fueron los encargados de redactar el “plan con
notas de materias” que debía tratar en sus sesiones el Congreso.
En la reunión del 3 de julio el Congreso dispuso tratar la Declaración de
la Independencia de las Provincias del Río de la Plata, en la sesión a llevarse a
cabo el día 9 de julio. Llegado el día tan esperado y con un público ansioso y
entusiasta, al hacer la propuesta el presidente Laprida se aprobó por
unanimidad, con grandes muestras de alegría del pueblo tucumano allí reunido.
Actuaron como secretario Serrano y Paso. Según Ricardo R. Caillet-Bois, en
“Historia de la Nación Argentina” –Tomo IV- nos dice que, “el Acta de la
Declaración de la Independencia fue obra del secretario José Mariano
Serrano”. El Congreso consideró la necesidad de dar a conocer un documento
que explicase las razones que se tenían para romper todo vínculo con España. Se
encargó hacerlo a José Mariano Serrano, al Pbro. Antonio Sáenz y Luis José
Chorroarín, quienes dieron por cumplido el encargo en todas sus partes.
En la sesión del 20 de julio de 1816 el diputado Gascón, pidió que “se
autorizase por decreto que la bandera del País fuese la azul y blanca que por
entonces se usase” y como la bandera que se usaba por entonces era celeste y
blanca, el secretario Serrano, encargado de redactar el decreto puso celeste en
vez de azul, y así quedó sancionada el 25 de julio, en los términos antes citados.
En el mismo sentido se procedió al sancionarse la Ley Nº 1.818 por la que se
agregó el sol, declarando que los dos colores continuarían usándose en el modo y
forma acostumbrado.
El 19 de julio de 1816, al analizarse la forma de gobierno a adoptarse
después de declararse la Independencia, Serrano que usó de la palabra analizó
el pro y contra del Gobierno Federal “que, aseguró había deseado para estas
Provincias, creyéndole el más a propósito para su felicidad y progreso”,
añadiendo que en las circunstancias por las que se atravesaba hacían que se
inclinase hacia una monarquía atemperada. El 5 de agosto se continuó
debatiendo el problema de la forma de gobierno y avanzaban tanto los
sostenedores de la necesidad de conocer a un Inca, que se olvidaron, de que aún
no se había resuelto si el País se regiría como República o como monarquía. Fue
en esa oportunidad que Serrano dejó oír su voz en contra de la tesis antes
mencionada, lanzando en medio de la discusión cuatro objeciones. La acometida
de Serrano fue, sin duda, seria y debió procurarse sostenedores de la dinastía
incásica, al mismo tiempo que dio bríos a los opositores. Al día siguiente el
diputado Anchorena expuso los inconvenientes que se derivarían si se aceptaba
un gobierno monárquico; fue en esa ocasión en que Serrano haciendo observar
las diferencias que caracterizaban los llanos y altos del territorio, y el genio,
habituales y costumbres de unos y otros habitantes, decidiéndose por la
mayor resistencia de los llanos a la forma monárquica de Gobierno, y por la
imposibilidad moral de conformar a unos y otros bajo la misma forma y
gobierno que se adoptase para los de la montaña; es decir, que la forma
conciliatoria no podía ser otra que la federación de provincias.
A fines de septiembre de 1816 empezó a discutirse el texto del Estatuto
Provisional. El día 17 del año antes citado se comenzó a discutir el reglamento
provisorio, en tanto el 28 se designó una Comisión compuesta por los diputados
Gascón, Boedo y Serrano para “revisar, metodizar, corregir y presentar el
reglamento para su sanción”. El 2 de octubre se volvió a considerar el
reglamento y así, con algunas interrupciones, se continuó en esa tarea hasta el
22 de noviembre, fecha en la cual quedó definitivamente sancionado. Sólo
quedaron sin considerar algunas proposiciones.
Al aprobarse el Estatuto Provisional dado por la Junta de Observación y
aprobado con modificaciones por el Congreso, el 22 de noviembre, Serrano
figura en el cargo de secretario de la Comisión Redactora, más este fue
rechazado por el Director Supremo.
El 1 de enero de 1817 se resolvió trasladar el Congreso de la ciudad de
Buenos Aires, comenzando a sesionar el 15 de marzo. Cabe aclarar que la última
sesión en Tucumán se llevó a cabo el 4 de febrero de 1817.
El 11 de agosto de 1817 se designó una nueva Comisión encargada para
preparar el proyecto de la Constitución Nacional, la que se integró con los
diputados: Serrano, Zavaleta, Sánchez de Bustamante, Paso y Sáenz.
El Reglamento de diciembre de 1817 que en definitiva era un Código
Político Provisional, debía durar hasta que se dictara la Constitución.
La Comisión en mayo de 1818 ya tenía redactado el proyecto, que
empezó a tratarse recién el 31 de julio. El 22 de abril de 1819 fue sancionado y
promulgado el día 30; Serrano firmó el despachó como vicepresidente del
Cuerpo.
Dado el estado de anarquía de todo el País, en noviembre de 1819 Serrano
renunció al cargo de constituyente y se dispuso retornar a la ciudad de San
Miguel de Tucumán. En el camino de retorno al norte, fue hecho prisionero por
huestes federales que respondían a las órdenes del supremo entrerriano,
Francisco Ramírez, quien después de indagarlo sobe los motivos de su viaje lo
dejó en libertad. Ya en Tucumán se dedicó a ejercer su profesión, participando
activamente en la vida política de aquella Provincia.
Ministro asesor y secretario del gobernador Bernabé Aráoz, quien fue
depuesto por una Revolución encabezada por Francisco Javier López. Ministro
del gobernador tucumano González. Por esos años propició auxilios militares al
Alto Perú y cristalizó un armisticio con el general realista Olañeta.
Como Delegado por Chuquisaca y presidente de la Asamblea instalada en
el Alto Perú, el 24 de junio de 1825, redactó y firmó el Acta por la cual se
reconocería nación soberana a los pueblos del Alto Perú (6 de agosto de 1825).
Su nombre quedó ligado a la redacción de reglamentos, decretos,
resoluciones y reformas judiciales y parlamentarias de amplia repercusión.
Ministro Plenipotenciario en las Provincias del Río de la Plata, con sede en
la ciudad de Buenos Aires y posteriormente en las repúblicas de Perú y Panamá.
Al organizarse el régimen judicial en la nueva nación, Bolivia, fue
designado ministro de la Corte Suprema de Justicia (antigua Audiencia de
Charcas).
En 1828, durante el gobierno del general mariscal Antonio José de Sucre,
integró la Corte Superior de Justicia y desde 1830 ejerció la Presidencia de la
misma.
En el año 1839 desempeñó el cargo de presidente provisorio de la
República; en carácter provisorio debido a que, cuando fue consagrado en ese
cargo el general José Ballivián, se encontraba fuera del País.
Autor de varios trabajos literarios entre los que se deben mencionar:
“Biografía del general José Ignacio Gorriti” y “Obra poética dedicada al
general Andrés de Santa Cruz”.
Cuando lo sorprendió la muerte en el año 1852, ejercía la presidencia de
la Corte Superior de Justicia de su país de nacimiento. Sus restos descansan en
el panteón de hombres ilustres de Bolivia, en la ciudad de Sucre. 46
OFICINA DE CORREO
La actual Oficina de Correo de Serrano, depende del Distrito Nº 11, con
sede en la ciudad de Río Cuarto, siendo de 5° categoría y está situada en calle
Juan XXIII entre avenida Oostendorp y Córdoba.

P 疊 ina 83

Actual local
de la Oficina
de Correo

Viejo
edificio del
Correo de
Serrano en
P 疊 ina 84
avenida
Oostendor
p entre las
calles
Italia y
Espa .

Esta Oficina de Correo, en los primeros años funcionó como Estafeta


Postal, con cede en el edificio de la Estación del Ferrocarril; su establecimiento
data de los años 1907-1908, siendo creada a pedido de las autoridades de la
Empresa del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico.
Al aprobarse los planos del pueblo de Serrano por decreto Nº 4.347 -Serie
“C”-, del Superior Gobierno de la Provincia, en el año 1921, la sede de la Oficina
de Correo estaba ubicada en la manzana Nº 3, sobre el actual bulevar Argentina
y esquina avenida Oostendorp, en el local del entonces Almacén “El Guanaco”,
siendo jefe o encargado de la Estafeta, Daniel Mazo.
En el año 1923 cuando la Estafeta Postal asciende a Oficina de 5°
categoría, la sede se trasladó a la actual casa de Edgardo Manuel Lavalle, sita en
avenida Oostendorp entre las calles Italia y España; por entonces el local era de
Carlos Lavalle y anteriormente había sido de Daniel Mazo, siendo el primer
alquiler que se pagó de tres (3) pesos con sesenta (60) centavos moneda
nacional.
Daniel Mazo permaneció en el cargo de jefe del Correo hasta el año 1948,
siendo reemplazado por Carlos Francisco Fonzo, quien fue trasladado a la Oficina
de Elortondo (provincia de Santa Fe), en noviembre de 1951, pasando a ocupar
la Jefatura vacante de Serrano, Roberto Zegatti.
Durante los años que fueron jefe Mazo y Fonzo, se desempeñó como
cartero titular Venancio Pérez y en la gestión de Zegatti, Alberto Rahal y Ricardo
Ramón Grégoris; este último desde el 13 de febrero de 1952.
A fines de 1952 Zegatti fue trasladado a la ciudad de Junín (provincia de
Buenos Aires), haciéndose cargo de la Oficina de Serrano, Ricardo Girardi.
En el año 1954 renunció el cartero Rahal, y en el cargo vacante se
designó, en 1956 a Osvaldo Godino (cartero titular).
En 1980 la Oficina de Correo se trasladó a un local arrendado sito en la
esquina de Ranqueles e Italia, en forma provisoria; el mismo era de José
Bedetta, posteriormente fue de Víctor S. Andrenacci y actualmente de Mateo
Campana.
Girardi, en el año 1982, fue trasladado a la localidad de Noetinger
(departamento Unión, provincia de Córdoba), siendo ascendido como Jefe
Ricardo Ramón Grégoris.
En el año 1983 el cartero Godino fue trasladado a la localidad de Melo
(departamento Presidente Roque Sáenz Peña, provincia de Córdoba).
En el mes de junio del año 1985 ENCOTEL (Empresa Nacional de Correo y
Telecomunicaciones) celebró con la Municipalidad de Serrano un Contrato de
Comodato, por el cual la Comuna cedió a la Oficina de Correo de Serrano, un
terreno con todo lo edificado y plantado en el mismo, sito en calle Juan XXIII Nº
350, dentro de la manzana número veintidós (22) del plano oficial. El contrato
fue firmado por: la Municipalidad (el entonces intendente doctor Sergio
Sebastián Busso) y por la Empresa (con poder otorgado por la superioridad al
Jefe de la Oficina de Serrano, Ricardo Ramón Grégoris), conforme el Expediente
de ENCOTEL Nº 120-E/85.
El actual edificio de Correo consta de: salón para atención del público,
una habitación destinada a despacho del Jefe, sanitarios y depósito, estando
todo el predio afectado tapiado con ladrillos de cemento.
El personal actual lo integran: Ricardo Ramón Grégoris (Jefe) y Aldo
Fabián López (cartero).
Los servicios prestados son: recepción y reparto de correspondencia
(simple, certificada, expreso y con aviso de entrega); recepción y reparto de
telegramas; recepción y reparto de encomiendas; recepción y reparto de cartas-
documentos; despacho y pago de giros postales y servicios de casilleros para la
población de la zona rural de Serrano.
El reparto a domicilio se hace diariamente en todo el radio urbano,
estando al servicio de la Comunidad.
Conforme Libro de Inventarios e Inspecciones que obra en la Oficina de
Correo de Serrano, se conserva hasta la fecha un sello de bronce para lacrar
correspondencia y encomiendas, que data del año 1914, otro también de bronce
con la identificación de aviso de retorno (A.R.) y un sello fechador de acero,
provisto cuando se habilitó la Oficina.
Al realizarse el último traslado a su domicilio actual, el Distrito proveyó
algunos muebles nuevos a la Oficina que nos ocupa, siendo reparados otros.
A la Oficina de Correo de Serrano le corresponde el Nº 6.125.
Antes de terminar este capítulo debemos hacer constar que el actual
Jefe, Ricardo Ramón Grégoris, lleva cuarenta y cuatro (44) años de servicios
ininterrumpidos en la localidad. 47
PRIMER CARTERO DE SERRANO
Serrano recuerda con mucho cariño y gran simpatía a quien fuera su
primer cartero, aquel que diariamente caminaba las calles, polvorientas unas
veces y fangosas otras, de la localidad llevando un carterón de cuero muy duro
colgado de uno de sus brazos, el cual contenía cartas, diarios, revistas, catálogos
y encomiendas de distintos puntos del País y allende los mares.
Con una sonrisa a flor de labios, saludaba con amor a cuantas personas
encontraba en sus largas caminatas, así fueran mujeres, varones, niños,
ancianos, indigentes o de clase acomodada, a la vez que se interesaba por la
salud de los enfermos y convalecientes.
Este hombre tan especial se llamó Venancio Pérez, quien había nacido en
Santiago de Compostela (provincia de Galicia, España) en el año 1890. Buscando
mejores condiciones de vida viajó a Argentina. En el año 1909, se radicó en la
localidad de Buchardo (departamento General Roca, provincia de Córdoba)
donde fue empleado de la firma “Rivas y Amparanza, dedicada a ramos
generales y acopio de cereales, ubicada al lado del paso a nivel (lado oeste),
firma que cerró sus puertas entre los años 1913 a 1914, por demolición del
local”.48
Posteriormente fue corresponsal del diario “El Pueblo” y representante-
comisionista de las firmas Gath y Chávez y Casa Escasany de la Capital Federal,
en varios de los pueblos del departamento General Roca y zona sud, del hoy,
departamento Presidente Roque Sáenz Peña.
En el año 1928, fue designado cartero de Serrano, siendo su primer Jefe
Daniel Mazo, jubilándose en el año 1951, cuando contaba sesenta y un (61) años
de edad.
Los vecinos de Serrano comentan que no sólo se lo recuerda como el
primer cartero del pueblo, sino por sus condiciones personales y su espíritu de
solidaridad hacia sus semejantes, fueran o no sus amigos. Allí donde había un
enfermo, un necesitado o un mal momento familiar, allí estaba don Venancio
Pérez, tratando de ser útil.
Conocía cada rincón del pueblo como si fuera su propia casa. Sabía de las
alegrías y dolores de cada uno de sus pobladores, mas la discreción era otra de
sus virtudes. Su persona siempre fue muy respetada y bien recibida en cada uno
de los hogares serranenses. 49
SERVICIO TELEFÓNICO
En el año 1910 se inauguró, en la hoy ciudad de Laboulaye, un servicio
telefónico, siendo titulares de la Empresa Ramón Sotorra (de origen español y
que llegó a la ciudad del sud de Córdoba, desde Carlos Casado con su familia) y
Juan Oliva de la ciudad de Rufino (provincia de Santa Fe.
La firma Sotorra-Oliva hizo extendido de líneas telefónicas desde la
ciudad de Laboulaye a: Melo, Serrano, Jovita, Guardia Vieja, Curapaligüe, Río
Bamba, General Levalle y Villa Rossi. La central de Laboulaye se conectaba a su
vez con la de la ciudad de Rufino.
En el año 1919 Sotorra resolvió regresar a su patria y enajenó su parte en
la Sociedad a favor de Oliva que posteriormente hizo una razón social con su
hermano Lucio.
En el año 1924 los hermanos Oliva se fusionaron con la Compañía Unión
Telefónica, con central en la ciudad de Rufino. Cabe aquí aclarar que en 1925
los hermanos Oliva, vendieron todas sus acciones a la Compañía Unión
Telefónica, y se trasladaron a la República del Paraguay donde fueron
contratados por el Gobierno, a los fines de hacer un sinnúmero de instalaciones
telefónicas en el territorio paraguayo. Con el paso de los años las acciones de la
Unión Telefónica pasaron a la Compañía Argentina de Teléfono, con central en
la ciudad de Rosario. 50
En Serrano, la primera cabina telefónica se instaló en la Estación del
Ferrocarril y posteriormente por gestiones de la Sociedad Anónima Estancias
Amberenses Sud-Americanas se instaló una línea hasta el casco de la Estancia
“El Guanaco”. Desde la Estación el conmutador se trasladó al Hotel “El
Guanaco” y de allí al edificio del correo.
Sabemos por distintas fuentes de información que la Oficina de Teléfono
estuvo en alguna época a cargo de Daniel Mazo y luego de Carlos Blancos.
En el año 1947, antes de ser nacionalizado el servicio era titular de la
denominada Telefónica Modesto Aguilera.
P 疊 ina 88
Acto al
inaugurars
e la
Central
Autom 疸
ica de Tel
馭 onos en
Serrano.

A mediados del año 1948 todos los servicios de teléfono existentes en el


país, por una ley sancionada por el Congreso de la Nación se nacionalizaron
pasando a ingresar a la Empresa Nacional de Telecomunicaciones y el servicio
de Serrano, pasó a tener su central en la ciudad de Río Cuarto.
Desde el año 1948 la Oficina de Teléfono pasó a ocupar un local sito en
calle Belgrano, entre 9 de Julio y San Martín, donde se instalaron el conmutador
y quedó como personal único, en carácter de encargado Carmen de Aguilera, a
quien le sucedió Edi Bustamante y a esta, desde 1952, Norma Appendino de
Lamberti.
En el año 1952 funcionaban en Serrano unos veinte (20) teléfonos, entre
los que debemos mencionar: Estancia “El Guanaco”; Estancia “La Legua”;
Subcomisaría; Colegio “San Alberto y San Enrique”; Colegio “La Sagrada
Familia”; Hotel de Arratibel; Casa Ortego; Remate Feria Ganaderos Unidos;
Cooperativa Mixta de Serrano Ltda.; Tienda “Barato Argentino”; casa del médico
(ocupada por entonces por el doctor Miguel Ángel Sosa) entre otros más.
Hasta el año 1963 la señora de Lamberti se desempeñó como personal
único de la Oficina de Teléfono de Serrano. En el año antes citado entró como
operadora Delma Regis, hasta 1974, siendo reemplazada por Delfa Parola hasta
1986.
Los horarios de funcionamiento del servicio telefónico era de 7 hs. a
22 hs., tanto en oficina como el servicio de abonados. Desde un principio la
encargada señora de Lamberti vivió con su familia en el local de la Oficina de
E.N.T.E.L. (Calle Belgrano, entre 9 de Julio y San Martín).
Norma Appendino de Lamberti se desempeñó como agente encargada
hasta mayo de 1986 y como delegada comercial hasta el 30 de marzo de 1992.
Desde el año 1991 el Servicio de Teléfono de Serrano pasó a depender de
TELECOM, con Central en la ciudad de Laboulaye. 51
El 30 de mayo de 1986 se dejó inaugurada en Serrano la Central
Automática de Teléfonos, ubicada en la manzana Nro. 22 sobre calle Italia,
entre Avenida Oostendorp y calle Córdoba. Al acto que nos ocupa concurrieron
entre otros funcionarios: Fortunato Yassin, Jefe del Área Sur de ENTEL; Juan
Ramón Monge, Jefe Político del departamento Presidente Roque Sáenz Peña; el
intendente municipal de Serrano doctor Sergio Sebastián Busso; miembros de la
Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Serrano Limitada;
representantes de instituciones del medio y una nutrida presencia de vecinos de
la localidad.
Después de entonarse las estrofas de nuestro Himno Nacional Argentino,
hablaron para referirse a la inauguración de la Central Automática de Teléfonos
de Serrano: Víctor Andrenacci, secretario de la Cooperativa de Electricidad y
Servicios Públicos de Serrano Limitada; a quien le siguió Fortunato Yassin, en
representación del Director Regional de ENTEL y luego el intendente doctor
Sergio Sebastián Busso, quien dijo: “Un claro ejemplo de cómo deben
encararse los temas trascendentes para nuestra localidad la constituye la
solución adoptada por la Cooperativa de Electricidad, al hacerse cargo de la
planificación y ejecución de la obra que en instantes quedará inaugurada.”
Añadiendo que, “queremos rescatar como símbolo de una política de
crecimiento que aspiramos progresiva e inexorablemente para Serrano, el
hecho fundamental que escapa a la inauguración de esta Central Telefónica y
que es de vital importancia para habitantes de nuestra localidad y que está
ejemplarizada en la actitud de la Cooperativa de Electricidad de conducir y
llevar a buen término este viejo anhelo”. Agregando: “Hoy Serrano crece
porque pese a intentos divisionistas que procuran interponer sus apetencias
individuales o sectoriales, hay un puñado de hombres que por sobre todas las
cosas les interesa este suelo que los vio nacer”. Finalizó diciendo, “Hoy
Serrano crece, porque pese a sentirnos huérfanos ante la ausencia de las
autoridades políticas de la Provincia, que se acercan a nuestros vecinos en
circunstancias similares, existe un pueblo que llenó esta calle, que paró sus
arados, que interrumpió la noble tarea de educar, que vino a testimoniar su
agradecimiento, que no es otra cosa que renovar el compromiso de continuar
por la misma senda, hacia aquellos que se ponen al servicio de la causa
común”.
Cerrando el acto usó de la palabra en representación del gobernador de la
Provincia, el Jefe Político Departamental, Juan Ramón Monge.
Para finalizar el acto se habilitó formalmente la Central al realizarse el
primer llamado que estuvo a cargo del representante de ENTEL, Fortunato
Yassin y un abonado. Por último se sirvió el almuerzo donde se reunieron
autoridades, representantes de entidades locales e invitados especiales.52
VENTA DE TIERRAS A LA EMPRESA DE LA
COMPAÑÍA DE FERROCARRIL DE
BUENOS AIRES AL PACÍFICO

El 28 de mayo de 1914 la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-


Americanas” vende a la Compañía del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico los
terrenos ocupados por ésta en la Estación Serrano y los de las vías, en tierras
que le correspondían.
El trámite se realizó ante el escribano José María Viacava de la Capital
Federal y protocolizado por escritura de fecha 17 de diciembre de 1915, ante el
escribano de la ciudad de Río Cuarto, Rosario Ortiz.
Las tierras que nos ocupan fueron transferidas por la Compañía del
Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, el 5 de mayo de 1949 al Estado Nacional,
según consta en fs. 1.351 de la Escribanía General del Gobierno de la Nación.
Aquí cabe una aclaración: cuando los Oostendorp gestionaban ante la
Empresa de la Compañía Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico, que se
instalara en sus campos una Estación de la misma, en el ramal Laboulaye-Villa
Valeria, se comprometieron donar las tierras de la Estación y donde irían
asentadas las vías, y que atravesaran sus campos. ¿Qué pasó?53
POLICÍA DE SERRANO
Según datos suministrados por el Museo Nacional y Centro de Estudios
Históricos Ferroviarios de Ferrocarriles Argentinos, la entonces Empresa
Buenos Aires al Pacífico, en el año 1915 solicitó por nota al Superior Gobierno
de la Provincia de Córdoba se instalara una posta policial en la Estación de
Serrano (antes Olmos), Pedanía La Amarga, departamento Juárez Celman, dado
el gran movimiento de trenes de pasajeros y carga, y en especial en los meses de
cosechas.54

P 疊 ina 91
Actual
edificio
de la
Polic 僘
de
Serrano

Posteriormente Enrique Luis María Oostendorp solicitó al gobernador de la


Provincia, doctor Rafael Núñez, el 31 de julio de 1919, se designara autoridad
policial en la Estación Serrano, ofreciendo un local para la Posta o
Destacamento y una vivienda para el empleado policial, ubicada a escasos
metros de la Estación de Ferrocarril. 55
Por datos no documentales, aportados por vecinos de Serrano, se
recuerda que algún tiempo la Policía tenía sus precarias dependencias en una de
las construcciones de la estación de Ferrocarril, las que fueron trasladadas al
local donde funcionó la Escuela Católica de Niñas, en el año 1927 (bulevar
Argentina entre avenida Oostendorp y calle Belgrano), donde se construyeron
calabozos para detenidos y que aún se conservan algunos restos.
En el año 1944 la Policía de Serrano se trasladó al actual local, sito en la
esquina de las calles Juan XXIII y Córdoba, manzana número veintidós (22). El
edificio policial fue construido durante la gestión del gobernador Santiago H. del
Castillo y del ministro de Obras Públicas el ingeniero Héctor Bobone.
Al momento de la inauguración del nuevo edificio policial el
Destacamento pasó a ser Subcomisaría.
Actualmente la Subcomisaría de Serrano, depende de la Unidad Regional
de la Policía Nº 10, con asiento en la ciudad de Laboulaye. Las dependencias de
esa unidad son: una jefatura en la ciudad de Laboulaye; dos comisarías de
distrito, una en la anterior y otra en General Levalle; cinco subcomisarías en
Rosales, barrio Belgrano de Laboulaye, Serrano, La Cesira y Río Bamba; y cinco
destacamentos en Laguna del Monte, Melo, Leguizamón, San Joaquín y Villa
Rossi.
A la subcomisaría de Serrano la circundan: al norte, Destacamento
Policial de Melo diecisiete (17) kilómetros; al noreste, Destacamento Policial de
Villa Rossi treinta y cuatro (34) kilómetros; al este, jurisdicción policial de
Coronel Charlone y Santa Regina (provincia de Buenos Aires) trece (13)
kilómetros; al oeste, Destacamento Policial de San Joaquín diecisiete (17)
kilómetros; al sud, Subcomisaría Nº 5 de Buchardo, departamento General Roca
treinta y cinco (35) kilómetros y al noroeste, Comisaría de Distrito Nº 1, General
Levalle ochenta y cuatro (84) kilómetros y Destacamento Policial de Río Bamba
setenta y dos (72) kilómetros.
Los límites de la Subcomisaría de Serrano son: al norte, margen lado sud
calle vecinal que corre paralela costado norte del Establecimiento rural “La
Rhenañia” y en esa misma línea, en forma imaginaria hasta el extremo norte de
la denominada Colonia “La Ramada”; al sud, margen lado norte de calle vecinal
que limita los departamentos Presidente Roque Sáenz Peña y General Roca; al
este, margen lado oeste calle vecinal que limita la provincia de Buenos Aires con
la de Córdoba y al oeste, margen lado este calle vecinal que limita las pedanías
independencia y La Amarga, desde la Estancia “La Matilde”, hasta el comienzo
de la denominada Colonia “La Ramada”.
En la Subcomisaría de Serrano se desempeña actualmente: un oficial
principal; un oficial ayudante y seis agentes. 56
En el medio se recuerda como titulares de la Policía de Serrano, entre
otros a: Magin PEREYRA, José ALBERDI, Alberto SCHERRER, Francisco BONO,
Eduardo GONZÁLEZ, Julio César GÓMEZ, Serafín FERRARESE, Leonardo PANISIERI,
Julio J. CAICHIOLO, Miguel Francisco LÓPEZ, Walter Oscar FILIPPI, Luis Alberto
RODRÍGUEZ, Oscar Víctor LÓPEZ, Luis Miguel SANTIAGO y actualmente Enrique
BORELLO. 57
APROBACIÓN DEL PLANO DE SERRANO
El 23 de julio de 1921 la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-
Americanas”, con sede social en la ciudad de Amberes-Bélgica y sucursal en la
ciudad de Buenos Aires y con domicilio en calle 25 de mayo 35, solicitó
aprobación de planos al gobernador de la Provincia, doctor Rafael Núñez, para
fundar una población en la Estación Serrano (ex-Olmos), pedanía La Amarga,
departamento Juárez Celman. En la mencionada solicitud se hacía la salvedad
que la Sociedad no deseaba, ni pretendía en manera alguna acogerse a los
beneficios de la Ley de Colonias.
Se aclaraba que el futuro pueblo estaría en tierras de exclusiva propiedad
de la Sociedad.
Conjuntamente con la solicitud de aprobación del plano de la población se
agregaban los testimonios que acreditaban la propiedad sobre las tierras
afectadas y los recibos de la Receptoría de la Provincia que certificaban no ser
deudores al Fisco, estando al día con sus obligaciones tributarias.
En otro párrafo de la solicitud se hacía notar que las manzanas del futuro
pueblo eran rectangulares, en tanto las calles perpendiculares a la Estación del
Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico, tendrían un ancho de veinte (20) metros,
como así las dos de los costados. Las manzanas tendrían ciento cinco (105)
metros de lado siguiendo la dirección antes señalada, mientras que las calles
paralelas a la Estación tendrían un ancho de dieciocho (18) metros con costados
variados entre ciento doce metros con ochenta y cinco centímetros (112,85) a
ciento treinta (130) metros.
Aprobado el plano, la Sociedad donaría tres (3) manzanas, a saber: a)
número veintidós (22), para edificio municipal, de ciento quince (115) metros
de largo a los costados noroeste y sudeste por ciento cinco (105) metros de largo
a los costados noreste y sudoeste, con una superficie de doce mil setenta y cinco
(12.075) metros cuadrados; b) número treinta y tres, para edificio de la Policía,
de ciento treinta (130) metros de largo a los costados noroeste y sudeste y
ciento cinco (105) metros de ancho por el noreste y sudoeste, con una superficie
de trece mil seiscientos cincuenta (13.650) metros cuadrados; y c) número
cincuenta y cinco (55), para Cementerio, de ciento veintinueve metros con
quince centímetros (129,15) de largo por los costados noroeste y sudeste, y
ciento cinco (105) metros de ancho por los costados noreste y sudoeste haciendo
una superficie de trece mil seiscientos cincuenta metros cuadrados con setenta y
cinco (13.650,75) centímetros cuadrados.
La solicitud que nos ocupa, fue presentada por el apoderado de la
Sociedad, escribano Roberto Van der Wall, tramitándose por el Expediente Nº
575-Sección 6ta.-Año 1921.
En otra nota agregaba el Expediente más arriba descripto, el 10 de agosto
de 1921, el apoderado de la Sociedad, ratificó las donaciones detalladas
anteriormente.
El gobernador de la Provincia, doctor Rafael Núñez, y ministro de
Hacienda, Fernando Romagosa, aprobaron el plano y fundación del pueblo de
Serrano, es decir el mismo nombre de la Estación del Ferrocarril de Buenos
Aires al Pacífico, por decreto Nº 4347-Serie “E” de fecha 2 de septiembre de
1921.
El plano aprobado de Serrano lleva el número mil doscientos dos (1.202),
estando archivado en la Dirección Provincial de Catastro y firmado por el
topógrafo Arturo Chammás Tejerina. Antes de terminar este tema debemos decir
que el plano de Serrano había sido levantado por el arquitecto A.G. Flamant y
firmado el 18 de julio de 1919, mas como éste no figuraba en los listados de
topógrafos reconocidos por el Superior Gobierno de la Provincia debió firmarlo
Chammás Tejerina.
Descripción del plano de serrano. Aprobado el 2 de septiembre de 1921
1) Total de manzanas de la Planta Urbana: sesenta (60) manzanas.
2) Calles:
a) verticales, siete (7) calles de veinte (20) metros de ancho.
b) horizontales, dos (2) de veinte (20) metros de ancho, es decir, la que
pasaba frente a la Estación, que actualmente tiene forma de bulevar y la
colindante con la zona de las quintas y el resto nueve (9) en total de
dieciocho (18) metros de ancho.
3) Dos plazas: Una en la manzana número dieciséis y otra en la manzana
número treinta ambas diagramadas con una rotonda central y dos por cada
lado, además de cuatro (4) calles rectas y cuatro (4) diagonales.
4) División de las manzanas: Manzana: número uno (1), número dos (2),
número cinco (5), número seis (6), número ocho (8), número doce (12), número
trece (13), número diecisiete (17), número dieciocho (18), número diecinueve
(19), número veinticuatro (24), número veinticinco (25) y número veintiséis (26)
divididas en ocho (8) lotes. La manzana número tres (3) dividida en diez (10)
lotes. La manzana número cuatro (4) dividida en once (11) lotes. La manzana
número treinta (30) en cinco (5) lotes. La manzana número treinta y dos (32),
número treinta y siete (37), número treinta y ocho (38), número cuarenta y uno
(41), número cuarenta y dos (42), número cuarenta y tres (43), número cuarenta
y cinco (45), número cuarenta y siete (47) y número cuarenta y ocho (48) en seis
(6) lotes. Manzanas número cuarenta y nueve (49), número cincuenta (50),
número cincuenta y uno (51), número cincuenta y dos (52), número cincuenta y
tres (53), número cincuenta y cuatro (54) y número cincuenta y siete (57), en
cuatro (4) lotes. Y las manzanas número cincuenta y seis (56) y cincuenta y ocho
(58) sin dividir.
Debemos aclarar que en plano original las manzanas número nueve (9),
diez (10), once (11), catorce (14), veinte (20) y veintiuna (21), veintitrés (23),
veintisiete (27), veintiocho (28), veintinueve (29), treinta y cuatro (34), treinta y
cinco (35), cuarenta (40), cuarenta y seis (46), cincuenta y seis (56), cincuenta y
ocho (58), cincuenta y nueve (59) y sesenta (60) figuran en el plano Nº mil
doscientos dos (1.202) vendidas por la Sociedad al 23 de julio de 1921.
5) Manzanas Nº 3, Nº 4 y Nº 15: La manzana Nº 3, como ya lo hemos
dicho, estaba dividida en diez (10) lotes ocupados por un galpón y una pieza
perteneciente a la Estancia El Guanaco; el edificio del Colegio de niños (sic); la
panadería; almacén y carnicería.
En tanto en la manzana Nº 4 dividida en once (11) lotes se encontraba
edificado un hotel; casa y local para el farmacéutico, casa del médico y una casa
propiedad de un señor Della Staffolo.
La manzana Nº 15, se destinaba a la Iglesia de la población y Colegio con
internado para varones; en ese lugar incluso se marcó el sitio donde se
emplazaría el molino para proveer de agua ambas instituciones.
Revisando viejos protocolos de la década del veinte (20) sabemos que: la
manzana Nº 9 era de Leopoldo Mérida, quien el 17 de julio de 1922, vendió
parte del predio a José Rahal Cora; la manzana Nº 11 de Castagnone y Marione;
la manzana Nº 15 de los R.R. P.P. Colectores, donado por Enrique Luis María
Oostendorp; la manzana Nº 20 de un señor Sallo; la manzana Nº 21 de un señor
Mattacota; la manzana Nº 27 de Manuel Conessa; la manzana Nº 30 de un señor
Tello; la manzana Nº 34 de Daniel Mazo; la manzana Nº 58 de Felipe Rosales; la
manzana Nº 59 de Celestino Barrera y la manzana Nº 60 de Antonio Ramírez.
Más no hemos podido saber los nombres y apellidos de los propietarios de
las manzanas Nº 10, 14, 23, 28, 35, 40, 46 y 56.
6) Nombres de calles: En el plano original únicamente tienen nombre las
actuales: bulevar Argentina, era bulevar de la Estación; la avenida Oostendorp
era avenida Oostendorp; la actual calle Juan XXIII, se denominó
C. Doutrelepont; en el año 1931 el bulevar de la Estación pasó a llamarse
Alberto Pedro María Oostendorp y sobre la fachada del ex-edificio de la Escuela
Católica de Niñas actualmente está la chapa que dice “Bv. Alberto
Oostendorp”. Al fallecer Oscar Wenzel Bennert, la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas”, a la actual calle San Martín le dio el
nombre de Oscar W. Bennert; la chapa fue puesta en el frente de la casa de la
familia Cora y actualmente se ve el lugar donde estuvo puesta la misma.
7) Nuevas reservaciones: Aprobado el plano, la Sociedad hizo la reserva
de las manzanas Nº 17 y Nº 18. 58
NEGOCIOS EXISTENTES EN SERRANO
AL MOMENTO DE APROBARSE EL PLANO
Al momento de aprobarse el plano de Serrano, por Decreto Nº 4.347-Serie
“E”, del 2 de septiembre de 1921 (Expediente Nº 575 – Sección 6ta. Año 1921), el
Plano Oficial estaba demarcado y ocupado por distintos negocios, aquellos que
fueron los primeros en la localidad, a saber:
Manzana 3. Entre bulevar Argentina (entonces de la Estación), avenida
Oostendorp y las calles Belgrano y 9 de Julio, se encontraba edificada la llamada
Escuela de Niñas o Escuela Católica de Niñas, construída ya en el año 1921
sobre el bulevar Argentina, en un lote de veinticinco (25) metros de frente por
cuarenta y cinco (45) de fondo.
Al lado del Colegio se encontraba la Panadería, en un lote de veinticuatro
(24) metros de frente sobre el bulevar y ciento dos metros con ocho centímetros
(102,8) de fondo; desde un principio estuvo la fábrica de pan que fuera de
Modesto Alonso, quien vendió a José Geuna, luego continuaron con el negocio
sus hijos Hilario y Francisco Geuna y hoy continúa en el mismo Jorge Geuna. La
propiedad es actualmente de Hilario Geuna y Dominga Paneaglio. 59
Siguiendo por la misma vereda al lado de la Panadería por el bulevar
Argentina, en un local de trece metros con ochenta y cinco centímetros (13,85)
de frente por catorce metros con ochenta y cinco centímetros (14,85) estaba
instalada la carnicería de Enrique Marck.
Sobre el mismo bulevar Argentina esquina avenida Oostendorp, en un
predio de sesenta y un metros con setenta y cinco centímetros (61,75) de frente
sobre el bulevar, y cincuenta y seis metros con veinte centímetros (56,20) de
fondo por la avenida Oostendorp se instaló el llamado Almacén de La Paloma,
que supongo se instaló en el año 1918 a 1920, siendo su primer propietario
Lorenzo Bricola, establecimiento comercial dedicado al acopio de cereales y
productos del País (cueros, lanas, cerdas, etc.) y almacén de ramos generales
(artículos de almacén, venta de bebidas, artículos de tienda y vestido, artículos
de bazar y menaje, venta de maquinarias, artículos de construcción, venta de
combustibles, artículos de ferretería, etc.).

Página 97

Palomar del 鄭
lmac 駭 de La
Paloma�

Bricola con el paso de los años vendió a la firma de Víctor Fernández,


quien tenía venta y compra de cereales en Laboulaye, la denominada La
Paloma. Víctor Fernández, en el año 1922, asoció a uno de sus empleados,
Tomás Ortego, a la firma, poniéndolo frente al negocio de Serrano, pasando a
girar bajo el nombre Víctor Fernández y Cía.
Debemos aclarar que Tomás Ortego había nacido en Sala de los Infantes
-Castilla La Vieja-, Burgos, España, el 18 de septiembre de 1892, llegando al país
el 24 de diciembre de 1910, radicándose primero en General Dorrego (provincia
de Buenos Aires). Dos años después viajó a la localidad de Jovita donde entró a
trabajar en la firma de Joaquín Murillo y, en 1913, se trasladó a Laboulaye donde
primero fue empleado de Víctor Fernández, asociándolo en 1922 y destinándolo
a la sucursal de Serrano. El negocio se siguió llamando “La Paloma” y continuó
explotando los mismos ramos descriptos anteriormente. Estando ya Ortego
frente al negocio que nos ocupa, fue concesionario de la firma Chevrolet,
representante de la firma River Plate y de varias Compañías de Seguros de la
Capital Federal y ciudad de Rosario.
En la década de 1930, Ortego quedó como único dueño de “La Paloma”
por liquidación de la firma Víctor Fernández y Cía. Un año antes, en 1929, se
había casado con Isabel Artola.
En el año 1947 constituyó una Sociedad de Responsabilidad Limitada con
sus empleados Niceto Garitaonandia (encargado del escritorio), Enrique
Garitaonandia (encargado del almacén) y José Albano López; la Sociedad
subsistió hasta el mes de septiembre de 1963. Según un letrero semi-borrado de
la fachada del edificio en la esquina del bulevar Argentina y avenida Oostendorp
la Sociedad giraba con un capital de cien mil (100.000) pesos.
Página 98

Carros
trasladan
do las
cosechas
hasta la
acopiador
a en este
caso 鏑 a
Paloma�

En 1963 La Paloma vendió sus instalaciones y mercaderías a Alfredo Monge


quien siguió explotando los ramos de acopio de cereales y almacén de ramos
generales. Posteriormente en el mismo local estuvo la firma Santi, Rossano
S.C.C., desde 1974 a 1992.
El local, hoy desocupado, sigue siendo de la familia de Tomás Ortego.
Antes de terminar este capítulo debemos decir, que quien por muchos años fuera
titular del Almacén La Paloma, falleció en Serrano el 27 de abril de 1970,
habiendo sido padre de la unión con Isabel Artola de: María Elena, María Teresa,
María Isabel, Marta María, María Cristina y Tomás Jorge.
Manzana 4. Delimitada por el bulevar Argentina (anteriormente de la
Estación), avenida Oostendorp, calle 9 de Julio y Córdoba; en esta manzana en
el plano oficial, aparece ya existente el Hotel “El Guanaco”. El mismo estaba
edificado en un predio de cincuenta y ocho metros con noventa centímetros
(58,90), sobre el bulevar y sesenta y ocho metros con cincuenta centímetros
(68,50) sobre avenida Oostendorp. No hay una fecha cierta de la inauguración
del Hotel, el cual estaba ubicado en un lugar estratégico, frente a la Estación de
Ferrocarril y camino de Laboulaye. Su primer dueño fue Eusebio Mazo. El edificio
se componía de: veinte (20) habitaciones, cuatro (4) baños, dos (2) comedores
(uno de primera categoría y otro de segunda categoría, los cuales estaban sobre
el bulevar), cocina, despensa, depósito y alojamiento de los empleados, además
de una entrada para vehículos. La cocina, despensa y entrada de vehículos
estaban sobre avenida Oostendorp.
Se calcula que el Hotel funcionó hasta mediados de la década de 1930.
Posteriormente en el salón que fuera comedor se instaló un restaurante;
anexo una despensa y verdulería que fuera explotada por Simón Sánchez y
miembros de su familia (quienes llegaron a Serrano de la localidad de Jovita).
Posteriormente en el mismo local se ubicó el Almacén de Mario Descuan y León
Giaj Merlera, quienes tuvieron anexado una veterinaria. Hoy en ese local
encontramos la Gomería de Antonio y Atilio Giolitti. La parte que fuera
hospedaje del Hotel “El Guanaco”, fue alquilado en distintos períodos a: Teresa
Catalina Assef y Martín Cardesa, entre otros, quienes vivieron con sus respectivas
familias. 60
Dentro de la Manzana 4, al aprobarse el plano se había separado, a
continuación del Hotel “El Guanaco”, un predio para la casa del médico y
farmacia de dieciséis metros con treinta y cinco centímetros (16,35) de frente
(sobre avenida Oostendorp) por cuarenta (40) metros de fondo. En la misma
manzana 4, estaba edificada la casa y salón de negocios de Della Staffolo, quien
tenía venta de frutas, verduras y fábrica de embutidos, justo en la esquina de la
hoy avenida Oostendorp y calle 9 de Julio. 61 y 62

TRANSFERENCIA DE LOS TERRENOS


DONADOS A LA PROVINCIA
POR ENRIQUE LUIS MARÍA OOSTENDORP

El 20 de septiembre de 1921 comparecieron ante el escribano Secundino


del Signo, titular del Registro Nº 2 de la ciudad de Córdoba: Roberto Van Der
Wall, vecino de la citada, como apoderado de la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas”, conforme poder dado en Capital Federal el 31
de mayo de 1921, por Enrique Luis María Oostendorp y en representación del
Superior Gobierno de la provincia de Córdoba, conforme poder otorgado para tal
acto, el ingeniero Enrique M. Faure (Director General de Topografía en el
Ministerio de Obras Públicas e Industrias de la Provincia), quien en nombre del
Poder Ejecutivo Provincial aceptó la donación realizada por Oostendorp de las
manzanas número veintidós (22), treinta y tres (33) y cincuenta y cinco (55). La
primera para edificio municipal, la segunda para edificio de la Policía y la
tercera para Cementerio. Fueron testigos de este acto notarial Roque T. Pereyra
y Antolín R. Funes.63
PLANOS DE LA IGLESIA Y COLEGIO
DE SERRANO
En el mes de junio de 1919 Enrique Luis Oostendorp encargó al arquitecto
Alejandro Chistoprersen, con domicilio en la calle Viamonte 549 de la Capital
Federal, los planos para construir una Iglesia y Colegio-Asilo (así están
consignados en los planos originales que obran en el Archivo de la Parroquia de
la Asunción de Santísima Virgen), en la futura localidad de Serrano.
Realizado los planos de ambas construcciones se presentaron ante la
Dirección Provincial de Arquitectura, dependiente del Ministerio de Obras
Públicas y Agricultura de nuestra Provincia, siendo aprobados por el Poder
Ejecutivo el 2 de septiembre de 1921, es decir, exactamente el mismo día, mes y
año que se aprobó el plano del pueblo. 64
Según referencias obtenidas en diarios de la época, las obras de
construcción de la Iglesia y Colegio se iniciaron mucho tiempo antes de tener los
planos aprobados. 65
Cabe aclarar que tanto los capataces como personal especializado
(plomeros, colocadores de tejas, pisos, carpintero, herreros) fueron trasladados
desde la ciudad de Laboulaye a Serrano, donde se levantó un campamento como
vivienda, haciendo sus comidas en el Hotel “El Guanaco”. Terminados los
edificios, Enrique Luis María Oostendorp ofreció dirigir el Colegio y hacerse
cargo de la Iglesia a los R.R. P.P. Gabrielistas, de nacionalidad francesa, quienes
aceptaron la propuesta, dado que habían sido expulsados de sus
establecimientos religiosos por las autoridades de turno de la República de
Francia. Cuando un grupo de gabrielistas se disponían a viajar a Argentina a
hacerse cargo del Colegio e Iglesia de Serrano, se produjo un cambio en el
gobierno galo; por un decreto de las nuevas autoridades se devolvieron los
bienes a los sacerdotes de todas las órdenes católicas. Tal novedad les fue
comunicada a fines de noviembre de 1921.
Ante esta situación tan especial se iniciaron nuevas gestiones ante las
autoridades eclesiásticas de la Curia de la Capital Federal, Obispados de las
ciudades de La Plata y Córdoba.
En uno de los viajes de Oostendorp a Serrano, de paso por la ciudad de
Laboulaye hubo de conocer al nuevo Cura Párroco R.P. fray Francisco Bragulat,
quien le ofreció la atención de la Iglesia de Serrano y poner bajo su dirección el
Colegio. El religioso no aceptó tal ofrecimiento dado que no tenía sacerdotes
suficientes para hacerse cargo de tal “empresa”. Mas el cura Bragulat se
comprometió vincularse con alguna congregación o grupo de sacerdotes
dispuestos a establecerse en Serrano.
El 21 de septiembre de 1921, Oostendorp envió al Cura Párroco de
Laboulaye una copia del aviso aparecido en los diarios de ese día, y a varios
Obispados del País, donde se hacía una convocatoria a sacerdotes católicos a
asumir el gobierno de la Iglesia y Colegio de Serrano; a la nota se adjuntaba
fotografías de ambos edificios, anunciándose que en unos días más le enviarían
los planos. En uno de los párrafos de la carta decía que si era necesario se les
daría a los religiosos un subsidio mensual de quinientos (500) pesos durante todo
el año 1922 y parte del siguiente; esta suma de dinero la abonaría la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”.
El R.P. fray Bragulat, en forma casual se encontró en la ciudad de Río
Cuarto con el R.P. fray Carlos García Badía a quien le hace el ofrecimiento de
Oostendorp y de allí en más con la ayuda del Señor y San Francisco de Asís
habrían de solucionarse los problemas, como veremos en los capítulos
siguientes.66
DETALLES DEL PRIMITIVO PLANO DE LA IGLESIA
Y COLEGIO “SAN ALBERTO Y SAN ENRIQUE”
Como ya se ha dicho, el plano primitivo de la Iglesia y del Colegio
“San Alberto y San Enrique” fue proyectado por el arquitecto Alejandro
Christophersen, quien tituló los planos “Iglesia y Asilo-Escuela – Estación
Serrano, Córdoba”.
El plano que nos ocupa se conserva en muy buen estado, en el archivo de
la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción.
La parte correspondiente a la Iglesia responde a la actual estructura de la
Parroquia, salvo pequeñas modificaciones que no alteraron la primera
construcción. La misma se encontraba totalmente separada del Colegio y de la
Comunidad.
En cuanto al Colegio, pupilado y comunidad se integraba por: zaguán
central de entrada que terminaba en una galería sobre el patio; sale de
dormitorios de los pupilos, desde el zaguán hasta la esquina formada por avenida
Oostendorp y calle Juan XXIII; continuando por las calles antes citadas,
encontrábamos los sanitarios de pupilos y externos y luego dos (2) aulas que
daban a la Juan XXIII.
Del zaguán de entrada y hacia la Iglesia: cuatro (4) habitaciones sobre
avenida Oostendorp; detrás de las anteriores, un pasillo desde el zaguán a otra
habitación, siguiendo a ésta al fondo del terreno otras tres (3) habitaciones,
luego un baño para la comunidad y la cocina. Siguiendo la línea del pasillo y
hacia el patio se encontraba el comedor de los pupilos; toda la edificación daba
al patio central, rodeada de una galería.
La fachada del Colegio, sobre avenida Oostendorp, medía treinta y cuatro
(34) metros y sobre la calle Juan XXIII treinta (30) metros.
El terreno que separaba la Iglesia del Colegio era un terreno de treinta
(30) metros de largo por seis metros con cincuenta centímetros (6,50) de ancho.
Como vemos el edificio del Colegio y Comunidad era muy reducido, de
allí las reformas que se empezaron a realizar desde el mismo año 1922, en
adelante. 67

PERSONALIDAD DEL ARQUITECTO


ALEJANDRO CHRISTOPHERSEN
En el mes de junio de 1919, Enrique Luis María Oostendorp encomendó al
arquitecto Alejandro Christophersen, con domicilio en la Capital Federal,
realizara un proyecto para construir en el pueblo a fundarse, en la Estación
Serrano-Ferrocarril del Pacífico, un Colegio religioso para varones, con
internado de alumnos, casa para la comunidad a cargo del mismo y una Iglesia,
dentro de un predio de más de una (1) hectárea.
El arquitecto elegido, Alejandro Christophersen, había nacido en la
ciudad de Cádiz (España), el 30 de agosto de 1866, hijo de Alejandro y de Fanny
Younger, ambos naturales de Noruega. Cursó estudios en: la Academia Real de
Bélgica; taller Pascal de la Escuela de Bellas Artes y taller de los pintores Lefre y
Fleury, ambos de la ciudad de París (Francia). En Bélgica obtuvo el título de
arquitecto. Posteriormente viajó la ciudad de Buenos Aires (1887), donde se
dedicó primero a la pintura, y más tarde a la arquitectura. Ejerció la docencia
en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales, donde ocupó los cargos
de miembro de H. Consejo Directivo de la misma y delegado al H. Consejo
Superior Universitario, donde acreditó relevantes condiciones. Socio fundador de
la Sociedad Central de Arquitectos y Presidente Honorario de la misma.
Perteneció a la Sociedad de Acuarelistas, Pastelistas y Grabadores y a la
Comisión Nacional de Bellas Artes desde el año 1938. Miembro de Honor de
diversas sociedades argentinas y extranjeras. Obtuvo premios en diversos salones
de exposición de arte plástico. Mereció el Gran Premio de Honor en la Exposición
Internacional de Río de Janeiro. Vocal del Directorio del Banco Hipotecario
Nacional. Perteneció como miembro de diversas Compañías Privadas. Como
arquitecto participó en la construcción del: Palacio San martín, sede del
Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto; Hospital de Niños de la Ciudad de
Buenos Aires; Bolsa de Comercio de la Capital Federal; Santuario de Santa Rosa
de Lima y también de Buenos Aires; proyectó varias capillas en la provincia de
Buenos Aires y la Iglesia de Serrano; el Banco de la Nación Argentina le
encomendó, en distintas épocas, los proyectos de edificios destinados a
sucursales en la Capital federal y ciudades del interior del País. Ejecutó las
decoraciones murales de la Iglesia de Noruega de la ciudad de Buenos Aires, fue
autor de gran cantidad de retratos de personajes políticos, y del comercio,
industria y cultura de varios lustros.
Colaboró en diversas revistas argentinas y extranjeras, sobre temas
relacionados con su profesión. Autor del libro “Ideas sobre arte”. Ostentó las
condecoraciones de Oficial de la Orden de San Olaf, Comendador de San
Estanislao y de Isabel la Católica. Casado con Mercedes de Lezica. Falleció en la
Capital Federal, el 4 de febrero de 1946. 68
En una pequeña tablilla, en frente de la Iglesia de Serrano, se perpetua
su nombre como autor del proyecto de la misma y el Colegio “San Alberto y San
Enrique”.

AVISO APARECIDO EN LOS DIARIOS DE


CAPITAL FEDERAL, CIUDADES DE CÓRDOBA Y
ROSARIO EL 21 DE NOVIEMBRE DE 1921
El 31 de noviembre de 1921, en dos diarios de la Capital Federal (“La
Prensa” y “La Nación”), en uno de la ciudad de Córdoba (“El País”) y uno de la
ciudad de Rosario (“La Capital”), en un aviso enmarcado y bajo el título la
Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, realizaba la
siguiente convocatoria:
La Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”,
propietaria de la Estancia “El Guanaco”, en la Estación Serrano, F.C. de
Buenos Aires al Pacífico, provincia de Córdoba, estaría dispuesta a ceder a
una Congregación Católica de enseñanza para varones, la propiedad de un
Colegio y eventualmente de una Iglesia, que acaba de edificar frente a la
Plaza principal del pueblo en formación de “Serrano” (cuyo plano ha sido
aprobado por el Superior Gobierno de Córdoba, el 2 del mes de septiembre
de 1921). La superficie del terreno que corresponde al Colegio, con su frente
sobre la Plaza hasta el fondo de la manzana, es de más o menos de 5.480 metros
cuadrados y la de la Iglesia, también hasta el fondo de la manzana, de más o
menos 2.780 metros cuadrados; dichas superficies comprenden los edificios.
Ya existe en la Estación de Serrano un núcleo importante de edificios
compuesto de: un almacén espacioso, una fonda, una carnicería, una
panadería, una herrería, una escuela patrocinada por dicha Sociedad y una
Central Telefónica, ligando a Serrano con varios pueblos vecinos; se van a
poner brevemente en venta las manzanas del pueblo, como también los lotes
de quintas y chacras alrededor del mismo, de manera que todo hace preveer
el rápido desarrollo de este naciente pueblo.
El Objeto de la concesión sería de asegurar, de una manera
permanente, el ejercicio del Culto para los habitantes de la vasta región que
rodea a Serrano y la enseñanza primaria para varones correspondientes a los
cuatro primeros grados, según el programa oficial del Consejo Nacional de
Educación de la República Argentina; sería además muy deseable que la
Congregación de frailes fuese capaz de dar una enseñanza práctica a los
alumnos, tanto en el ramo de OFICIOS que en el de AGRICULTURA. Referente
a esta última enseñanza, la sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-
Americanas” estaría dispuesta a ceder un terreno de CINCUENTA HECTÁREAS
de tierra de labranza, en los alrededores del pueblo, que podría servir al
mismo tiempo de huerta y proveer a las necesidades de los frailes y de sus
alumnos.
Las condiciones principales de esta cesión serían:
1°) La obligación de reservar en el Colegio un cuarto para el Teniente
Cura que mandaría el señor Cura de Laboulaye para asegurar el servicio
permanente del Culto en la Iglesia que está contigua al Colegio;
2°) Los edificios y sus terrenos eran reservados únicamente a los fines
indicados y no podrán ser vendidos, ni transferidos, en totalidad o en partes,
para cualquier otro objeto;
3°) Las 50 hectáreas de tierra de labranza tampoco podrán ser vendidas,
ni transferidas, en totalidad o en parte, si no después de transcurridos veinte
años a contar del día de su donación.
4°) La Iglesia será puesta bajo el patrocinio de la Santísima Virgen.
5°) En la cripta o bóveda, construída bajo la Iglesia, los cuatro nichos
que ella contiene serán reservados para depositar los restos del fundador de
la Estancia “El Guanaco”, don Alberto Oostendorp, fallecido en el año 1913 y
de los demás miembros de su familia; se rezará anualmente “Ad perpetuum”
una misa el día aniversario de la muerte de cada una de las personas cuyos
restos descansan en la cripta;
6°) La Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas” tendrá
la facultad de elegir el escribano encargado de hacer las escrituras
correspondientes a dicha donación.
Queda entendido que lo formulado más arriba no constituye
compromiso formal por parte de la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses
Sud-Americanas”, la cual debe reservarse el derecho de examinar las varias
propuestas que recibiera, antes de dar su conformidad a cualquiera de ellas.
Cabe aclarar que un ídem se remitió a los Obispados de las ciudades de La
Plata y Córdoba.69
BREVE HISTORIA DE LA SERÁFICA
PROVINCIA DE VALENCIA
El R.P. fray José Miguel Barrachina – Cronista Provincial nos dice que:
A la vanguardia franciscana misionera venida de Italia a tierras de Aragón,
pertenecían los dos intrépidos religiosos Beatos P. Fray Juan de la Perusa y Fr.
Pedro. de Saxoferrato, que llevaron la luz del Evangelio hasta el corazón de la
Valencia musulmana, donde sufrieron martirio en 1228.
El 3 de mayo de 1238, el Rey don Jaime I el Conquistador, estando todavía
en su real Ruzafa, donó a los religiosos franciscanos que le acompañaban una
“parcela de tierra realengo”, extramuros, para que pudieran edificar su
convento.
Terminada la reconquista de la Ciudad del Cid y tras la entrada triunfal
del 9 de octubre de 1239, con limosna del Rey Conquistador, de su esposa Doña
Violante y de Don Fernando Pérez, hijo del ex- rey de Valencia Zeid Abud Ceid,
quien había ejecutado a nuestros mártires dieciocho años antes, comienzan las
obras del Real Convento de San Francisco de Valencia, cuna del franciscanismo
en el Reino.
A este primer convento, matriz de numerosas casas, le suceden nuevas
fundaciones por todo el reino valentino. Sagunto, Játiva, Chelva, Santo Espíritu
del Monte…, van dejando una estela por rutas franciscanas. Con el tiempo
llegaron a coexistir dos Provincias Valencianas: la Observante de San Francisco y
la Descalza de San Juan Bautista.
La Seráfica Provincia Observante de San Francisco de Valencia, filial de la
de Aragón, se conservó bajo su dependencia como Custodia del Régimen hasta el
Capítulo Provincial celebrado en el convento de Jesús en Barcelona en el año
1557, bajo la presidencia del Fr. Antonio de Almeyda, Delegado General. En
dicha reunión se acordó se elevase al Capítulo General futuro y pidiese la
división de Provincias. Así se hizo y, para autorizar más la petición, escribió el
propio Rey Felipe II al Ministro General. Se celebró el Capítulo General en Aquila
en 1559 y fue elegido Ministro General del P. Francisco Zamora. En aquel
Capítulo fue elevada la Custodia de Valencia al rango de Provincia. Su espíritu de
observancia cautivó muchas almas deseosas de perfección. Sus conventos se
veían tan repletos de vocaciones que llegó a tener la Provincia más de mil
religiosos.
La Provincia Descalza de San Juan Bautista de Valencia nació de la
siguiente manera: en el Capítulo celebrado en Pedroso el 2 de febrero de 1561,
bajo la presidencia de San Pedro de Alcántara. Comisario General de los
Reformados, al mismo tiempo que la Custodia de San José se erigió en Provincia,
con autoridad de Paulo IV, la nueva Provincia fue dividida en tres Custodias: la
de los Santos Simón y Judas de Galicia, la de Extremadura y la San Juan Bautista
de Valencia, que, en Capítulo celebrado en San Juan de la Ribera el 11 de agosto
de 1577 fue erigida definitivamente en Provincia Descalza.
La vida próspera de esta Provincia, que llegó a ser, en poco tiempo, una
de las más florecientes de la Orden, rebasando los límites del antiguo Reino de
Valencia y extendiéndose por los Reinos de Murcia y Granada, dio ocasión que se
desmembrasen dos nuevas Provincias: la de San Pedro de Alcántara de Granada
en 1659, y la Custodia de San Pascual Bailón de Murcia, provisional en 1744 y
definitivamente en 1795. La exuberancia de estas Provincias fue tal que llegó a
contar más de cincuenta nuevas fundaciones.
Con la exclaustración en 1835 los conventos fueron cerrados, pasaron a
organismos oficiales o fueron malvendidos por el Gobierno. Los religiosos
quedaron dispersos y abandonados, rigiéndose desde entonces por Comisarios
Provinciales.
Después de más de cuarenta años de exclaustración vino, al fin, el
resurgir de nuestra Seráfica Provincia, heredera de las dos ramas franciscanas,
observante y descalza, unidas por decreto de León XIII.
El 21 de noviembre de 1878 se abre el primer convento, Santo Espíritu del
Monte, siendo elegido primer Guardián el P. Fr. Juan Ruixón. La vida exuberante
de este primer convento, permitió que el 25 de julio de 1879 se abriese el
convento de Cocentaina y que a éste le siguiesen, bien pronto, las fundaciones
de Onteniente (1887) y el Colegio Seráfico de Benisa (1888). Contaba la
Comisaría de Valencia con cuatro conventos cuando, por decreto del
Vice-Comisario Apostólico, Fr. Francisco Sáenz de Urturi, fechado en Madrid el 16
de julio de 1889, fue elevada al grado de Custodia, siendo nombrado el P.
Francisco Miguel Sirera primer Custodio de Régimen.
Después de las fundaciones de Benigánim (1890), Biar (1891), Agres (1891)
y Pego (1892), el Rvdmo. P. Linares, en mayo de 1893 elevó la custodia a la
dignidad de provincia, que se puso bajo el patrocinio de San José. Durante esta
fecha comienza la edad de oro de la Provincia. Intensa labor apostólica en
misiones populares. Florecen de nuevo las Hermandades de la Tercera Orden. Se
abren nuevas casas, seraficados, noviciados bien nutridos de vocaciones,
coristados… Y en 1912, con la apertura del Colegio-Asilo de Azul, dio principio la
Comisaría de Argentina.
Los franciscanos llevaban ya más de medio siglo de restauración de su
Provincia cuando se desencadenó el furioso vendaval del marxismo. Contaban
trece casas en esta demarcación y varias en Argentina, realizando gran labor
religiosa, social y científica. Apenas implantada la República en 1931, tuvieron
que abandonar sus conventos de Cocentaina, Benigánim, Cullera y Agres.
Después del triunfo del Frente Popular, en febrero de 1936, vieron incendiado su
colegio de Carcagente; fueron desposeídos de sus casas de Pego y Benisa y
amenazados de clausura sus Colegios de Ontenniente, Segorbe y Teruel.
Lo verdaderamente horroroso vino al iniciarse el Movimiento Nacional, en
julio de ese mismo año. Los religiosos, dispersos, solos, fueron cayendo en
manos de los revolucionarios, que les hicieron víctimas de su ferocidad salvaje.
La lista de los sacrificios de sangre en esta Seráfica Provincia de Valencia tiene
cuarenta nombres. De ellos, veinte son sacerdotes, un estudiante clérigo,
dieciséis hermanos legos y tres terciarios profesos. Su proceso de beatificación
está incoado.
Conseguida la victoria nacional el Generalísimo Franco el 1° de abril de
1939, nuestra Provincia se rehace lentamente. Se abren los conventos. Florecen
nuevas vocaciones para cubrir las bajas ocasionadas por la guerra. Se
reconstruyen las casas, se ensanchan los colegios y con un dinamismo ejemplar
se lanzan los religiosos al apostolado.
En 1952 pasan a formar parte de nuestra Provincia, por la nueva división
de Provincias, las Casas de Zaragoza y Caspe, que pertenecían a la Cantabria. 70

ESTABLECIMIENTO DE LOS FRANCISCANOS


VALENCIANOS EN ARGENTINA
Durante el Provincialato del R.P. Fray Rafael Brotons, el 9 de diciembre de
1912 fueron enviados a nuestro País los R.R. P.P. fray Ángel Puchades y
Hermenegildo Costa, ambos definidores para gestionar una fundación en el País.
Llegados dichos frailes a la Capital Federal fueron ayudados por el M.R.P.
Wolfrando Rivasser, Delegado General en Argentina.
El 9 de diciembre de 1913 se formó la primera comunidad en un Colegio-
Asilo en la ciudad de Azul (provincia de Buenos Aires), siendo el R.P. fray
Fernando Fabegat el Superior de la Casa y moradores los frailes Hermenegildo
Costa, Luis Ángel, Rafael Tormo y los hermanos legos fray José Yuste Corbi y
Benigno Alba. 71
Pasado algunos años, más exactamente en el año 1920, según el R.P. fray
Pascual Montaner Gregori, “pronto se ve perturbado el gobierno interno de la
Comunidad, por la intromisión en la vida privada de los religiosos de las
señoras de la Comisión de Damas de Beneficencia, que son las propietarias.71
Lo cual obligó a los sacerdotes cerrar la Casa de Azul. Desde la ciudad de Roma
(Italia), se dieron órdenes precisas de que los integrantes de la Comunidad de
Azul regresaran a España. Esperando las instrucciones superiores pasan a residir
en Capital Federal; unos en el Convento de San Francisco (Alsina y Defensa) y
otros en nuestra Señora de Sion Convento de Tierra Santa (Bartolomé Mitre
3.461).
El R.P. fray Montaner Gregori nos dice: La Curia Generalicia Franciscana,
urge se abran nuevas casas en América y desde Valencia en reunión
Provincial y Definidores, el 8 de septiembre de 1921, deciden secundar y
cumplir la orden dimanada de Roma. El 15 de septiembre de 1921 llega el
mandato concreto, firmado por el Padre General de la orden Franciscana R.P.
Bernardino Kupler. El Provincial da curso y hace que el Padre Carlos García
Badía embarque en Barcelona el 4 de octubre de 1921, en el Trasatlántico
español infante “Isabel de Bordón” llegando a Buenos Aires -lugar de destino-
el 24 del mismo mes, a las 3 de la tarde, donde lo esperaba el Padre José
Pineda, último Superior de Azul. Los sencillos y buenos Religiosos, se
aprestan a cumplir el mandato de fundar. Varios fueron los ofrecimientos a
los religiosos franciscanos de Valencia, para fundar: en Chillar (Provincia de
Buenos Aires), Tafí Viejo (Provincia de Tucumán), Santa María (Provincia de
Catamarca), Salto (República Oriental del Uruguay), Olivar de Asunción
(República del Paraguay), etc. Desde Valencia el 1 de diciembre, llega la
autorización para que regresen a España algunos de los religiosos de Azul y
quedan los padres José Pineda, Juan B. Gomis, Pascual Fortuño con el recién
llegado delegado Provincial Padre Carlos García Badía. 72
Fray Benjamín Agullo Pascual O.F.M. al historiar la Comisaría de San
Antonio de la Argentina nos dice: “Gran nombradía la del Colegio de Serrano.
Se amplían los locales. En marzo de 1936, el Obispo de la nueva diócesis de
Río Cuarto, Mons. Leopoldo Buteler, erige en Parroquia nuestra Iglesia de la
Asunción de la Virgen de Serrano y la confía “plejo jure” a la Orden. Extensa
demarcación parroquial: Serrano, San Joaquín, Melo, Italó, Onagoyti y
Buchardo. La parroquia de Villa Mercedes tenía una vida muy precaria. Barrio
de ferroviarios. Población dispersa. No hay templo parroquial y la abadía es
muy reducida. Como colofón se nos da solamente “ad experimentum” para 15
años. Estas circunstancias hicieron que nuestra actividad fuera poco
brillante, hasta que en octubre de 1933 el Arzobispo de San Juan de Cuyo -en
cuya demarcación estaba Villa Mercedes- entregó a perpetuidad y “pleno
jure” la parroquia de San Roque. La situación política de España hizo
aumentar el personal en América. Nuestros religiosos se entusiasman en la
construcción del nuevo templo parroquial. El dinamismo del P. Juan
Alventosa hace que en dos años se construya el templo de San Roque.
Paralelamente a esta labor, el Arzobispo Mons. Orzali confió a la Provincia
-sólo para 15 años- las parroquias de Saladillo, Fraga y de Renca, en la
Provincia de San Luis. El campo de apostolado de nuestros religiosos alcanza
entonces los 20.000 kilómetros cuadrados, comprendiendo íntegramente los
departamentos de Macabuco y Pringles, con parte del departamento de
General Pedernera. Esta extensa labor fue un estímulo para nuestros
religiosos. En octubre de 1934 hizo la visita a las Casas de Argentina el M.R.P.
Provincial, Fr. Ricardo Pelufo, acompañado por el P. Luis Colomer. En febrero
de 1935, el definitorio General erigía la Comisaría de San Antonio,
perteneciente a la Provincia de Valencia, nombrado como primer Comisario
Provincial al R.P. José Antonio Arnau Martínez, y consejeros a los R.R. P.P.
Joaquín Baidal, Buenaventura Meseguer, Gerardo Boluda y Octavio Bravo.
Nuestras miradas se dirigían a las nuevas diócesis de Mendoza y San Juan,
ambas, con la de San Luis, nacidas de la de San Juan de Crespo. El Obispo de
Mendoza, Dr. Aníbal Verdaguer, nos ofreció “pleno jure” la extensa parroquia
de Rosario de Malargüe -Villa Atuel, que se extendía por el sur de Mendoza
hasta la Pampa y el Menquen, lindando con Chile. Año 1936. Nace la cruzada
de Liberación en España. La ayuda personal a la Comisaría es nula. Llega
1939. Año de la Victoria de España. Renace La Provincia después de años
oscuros e inseguros por falta de personal. Pasada la crisis, religiosos jóvenes
y emprendedores son enviados a la Comisaría, que ofrece un risueño
porvenir. Siendo Delegado Provincial el R.P. Joaquín Ribes se fundan las Casas
de San Rafael -año 1951- y de San Juan -año 1955-, que significa una gran
expansión y una esperanza de la Comisaría, que se constituyó por cinco Casas,
a saber, Serrano, Villa Mercedes, Villa Atuel, San Rafael y San Juan. 73

ESTABLECIMIENTO DE LOS FRANCISCANOS


EN SERRANO
El 2 de enero de 1922, viajaron a la ciudad de Villa Mercedes (Provincia de
San Luis) los R.R. P.P. fray Carlos García Badía y fray José Pineda, con el fin de
ver la Parroquia de San Roque y estudiar las posibilidades de fundar un Convento
en la población citada anteriormente. El Cura Párroco de la ciudad puntana,
R.P. Juan de Dios Valleamera, hubo de ofrecer todo el apoyo a los frailes
franciscanos valencianos. Por gestiones del R.P. Valleamera, una señora de la
ciudad de Villa Mercedes prometió les cedería sin cargo una propiedad dentro de
un terreno de una hectárea de superficie, ubicado entre la Estación del
Ferrocarril y la zona céntrica del pueblo, tal cual lo deseaba el R.P. fray Carlos
García Badía, a los fines de concretar la fundación de su comunidad. El Cura
Párroco de Villa Mercedes ofreció nombrar una Comisión de Damas para allegar
los fondos necesarios para amoblar y poner en marcha el nuevo Convento.
Desde la ciudad de Villa Mercedes el R.P. fray Pineda viajó a la ciudad de
Buenos Aires, donde se instaló a la espera de nuevas órdenes de Valencia
(España). En tanto el R.P. fray García Badía, el 6 de enero viajó a la ciudad de
Río Cuarto donde se encontró con el R.P. fray Francisco Bragulat, Cura Párroco
de la ciudad de Laboulaye, quien tenía en su poder una copia del plano de la
Iglesia y Colegio de Serrano, además de un pliego de las condiciones de la
donación, quien le hace nuevamente el ofrecimiento, más el franciscano
valenciano vuelve a rechazar la posibilidad de instalarse en Serrano. Dado la
insistencia del Párroco de la ciudad sureña, promete visitar las instalaciones
ofrecidas. Es así como el 20 de enero los R.R. P.P. frailes Bragulat y García Badía
viajaron desde Laboulaye a Serrano, donde recorrieron las instalaciones
ofrecidas por Oostendorp, como el pueblo en formación. De regreso a Laboulaye,
el R.P. fray García Badía, entró a analizar el ofrecimiento de Enrique Luis María
Oostendorp, encontrándolo ventajoso, aceptando en un principio, con gran
alegría del Cura Párroco fray Bragulat.
El día 24 de enero llegaron a la ciudad de Buenos Aires los R.R. P.P. fray
Bragulat y fray García Badía, a los fines de entrevistarse con Enrique Luis María
Oostendorp. Después de una serie de reuniones donde se discutieron condiciones
y base de la donación, el R.P. fray Carlos aceptó la donación del Templo y
Colegio; por su parte Oostendorp prometió la compra de todos los muebles
necesarios, enseres de cocina, vajilla, herramientas, útiles de enseñanza, etc.,
tanto para habilitar la Iglesia, Colegio, internado de niños, comunidad de los
religiosos, etc. Todos los gastos de equipamiento los pagaría la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”. Las diferentes compras se
harían directamente en la ciudad de Buenos Aires y remitidas a la Estancia “El
Guanaco” por ferrocarril, siendo entregadas a los religiosos como correspondía
bajo recibos.
El 29 de enero se acordó con Monseñor doctor José Américo Orzali, obispo
de San Juan de Cuyo, que los franciscanos valencianos se hicieran cargo de la
Parroquia de San Roque en la ciudad de Villa Mercedes.
El 1° de febrero el R.P. fray Carlos García Badía envió al M.R.P. Provincial
el siguiente telegrama: “España. Valencia. Provincial. San Lorenzo 2. Admitido
Serrano, Mercedes, envíe marzo Luis Ángel, Antonio Pérez, Julián Rivera y
dos cocineros. Carlos”.
Según el Cronista de la comunidad franciscana valenciana el costo del
telegrama fue de diecisiete pesos con treinta centavos moneda nacional (17.30 $
m/n).
El 16 de febrero de 1922, el Obispado de la Provincia de Córdoba, resolvió
que: “Vista la nota del R.P. fray Carlos García Badía, comisionado por la
Provincia Seráfica de Valencia, de España para fundar dos casas en la
República Argentina, siendo su resolución fundar una de ellas en Serrano,
jurisdicción de Laboulaye, aceptar la donación del Colegio que le ofreció el
señor Oostendorp en propiedad, con el cargo de transferirlo al Obispado en
caso que la Comunidad resuelva retirarse; de nuestra parte aprobamos la
fundación de dicha casa, persuadidos de que esto redundará en mayor Gloria
de Dios y bien de aquel Curato de Laboulaye y sus limítrofes”. La nota estaba
firmada por Monseñor doctor José A. Luque (Vicario General del Obispado de
Córdoba) por mandato del Obispo Monseñor doctor Fermín E. Lafitte.
P 疊 ina 112

Fotograf 僘 tomada por Enrique Luis Mar 僘


Oostendorp a los primeros sacerdotes
llegados a Serrano: R.R.P.P. frailes Carlos
Garc 僘 Bad 僘 , Juan Blas Gomis, Pascual
Fortu y Jos�Pineda.

El 18 de febrero viajaron desde la ciudad de Buenos Aires a Serrano los


R.R. P.P. frailes Carlos García Badía y Pascual Fortuño. Quedándose un día en la
ciudad de Laboulaye, con el Cura Párroco, el día 20 pasaron a Serrano. El
Cronista franciscano dice textualmente que el “pueblo era muy reciente: la
Estación del Ferrocarril que empezó a construirse en 1905 y corrió el tren en
el 1906. Su nombre es debido a la memoria de un militar argentino de la
independencia (sic), apellidado Serrano. Poco a poco, levantó la Estancia “El
Guanaco”, propiedad del señor Oostendorp, algunas pocas casas. El almacén
“La Paloma”, en 1907. El Hotel “El Guanaco”, en 1908. La Escuela, en 1910
y después levantó otras casitas más”. (sic).
Más adelante dice, el mismo Cronista que al llegar a Serrano, los
religiosos García Badía y Fortuño, las casas que constituían el “pueblito de
Serrano”, eran la escuela, la carnicería, el horno de pan, el almacén, el hotel,
la comisaría y el galpón de un herrero.
El 21 de febrero viajaron desde la ciudad de Buenos Aires a Serrano los
R.R. P.P. fray Juan Blas Gomis y fray José Pineda; el primero llegó a destino el
día 22, y el segundo a ruego del Cura Párroco de la ciudad de Laboulaye, se
quedó un día en la misma. El 24 de febrero se reunieron en Serrano los cuatro
primeros franciscanos, fundadores de la Iglesia y el Colegio, a saber: los frailes
García Badía, Gomis, Fortuño y Pineda.
Según el Cronista, desde la Estancia se trasladaron algunos muebles al
Colegio para los sacerdotes, quienes durante toda la primera semana comieron
el menú del Hotel, que le llevaba en una vianda un pequeño “empleadillo”.
Posteriormente, al amoblarse la cocina y comedor el fraile Pineda cocinaba y
ayudaba el franciscano Gomis, en tanto los frailes Carlos y Pascual fregaban la
vajilla.
Los cuatro sacerdotes mencionados fueron quienes organizaron tanto la
Iglesia como el Colegio y los claustros. En una de las Crónicas se dice que era un
“mundo de gente” dentro de las instalaciones para llegar al día de la
inauguración.74

PREPARATIVOS PARA LA INAUGURACIÓN


DE LA IGLESIA Y COLEGIO
Entre el 27 de enero al 6 de abril de 1922 Enrique Luis María Oostendorp
se comunicó casi a diario, por correspondencia tanto con el Cura Párroco de la
ciudad de Laboulaye R.P. fray Francisco Bragulat como con el director del
Colegio el R.P. fray Carlos García Badía, preparando prolijamente los actos de
inauguración del Colegio e Iglesia.
El 27 de enero comunica al R.P. fray García Badía que se terminaba de
firmar la Escritura por la cual la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-
Americanas” hacía donación a la Comunidad Franciscana de Tierra Santa de la
manzana número quince (15) del pueblo de Serrano y lo allí edificado y de las
número ciento doce (112) y ciento trece (113), a la Comunidad de los
Franciscanos de Valencia. Aclarando que también se les donaba: el mobiliario
completo del Colegio, dos altares, un confesionario, un púlpito, un armario, una
cajonera, treinta bancos para la Iglesia, una pila bautismal, un armonio, los
candelabros y sus lámparas, un cáliz de plata y toda la ropa para el culto.
En otra nota del mismo 27 de enero le informaba a los R.R. P.P. frailes
Bragulat y García Badía, que la Sociedad había decidido otorgar a los
franciscanos valencianos por dos años un subsidio mensual de quinientos pesos.
En la dirigida a García Badía le encargaba la compra de camas completas y de
ropa blanca para las mismas, indicándole que las mismas debían hacerse con
factura a nombre de la Sociedad. En uno de los párrafos de la misma nota
indicaba que el acto de la inauguración debía hacerse con cierta solemnidad, y
en una posdata aclaraba que el mobiliario de la Iglesia estaba en fabricación, y
si los sacerdotes querían dar misa, por entonces, lo hicieran en uno de los
salones del Colegio, con un altar ambulante (que estaba en la Estancia).
Reiteraba lo manifestado verbalmente que debía ser el Cura Párroco de
Laboulaye quien debía bendecir la nueva Iglesia y que después de esa ceremonia
se serviría un Lunch en el comedor del Colegio.
El 28 de febrero Oostendorp escribía al director del Colegio pidiéndole
que fijara la fecha de la inauguración tanto de la Iglesia como del Colegio.
Además le avisaba que ya se habían mandado todos los elementos para el culto;
más de uno de los cajones retirados de la Estación por personal de la Estancia,
faltaba un cáliz de plata con patena, un pequeño copón de plata dorado y una
campanilla, habiéndose realizado la denuncia policial. Por su parte calculaba
que los muebles del Templo ya estarían en Serrano el 1° de marzo. En la misma
fecha por otra nota informaba Oostendorp al R.P. fray García Badía que se
enviaba: las ropas sacerdotales, candelabros y sus lámparas, altares,
confesionario, muebles para la sacristía y los bancos, además de dos bandejas
para vinagreras de aluminio, etc. En párrafo aparte le indicaba al R.P. fray
García Badía que las invitaciones para la Inauguración debían hacerse con
anticipación, comentándole que Carlos Doutrelepont calculaba que los invitados
asistentes serían entre setenta a ochenta personas. Le sugería que la fecha de la
inauguración fuese el 26 de marzo dado el atraso en la entrega de los muebles
de parte de los carpinteros. Le informaba que muchas de las ropas del culto y
objetos del mismo habían sido traídos de Europa. En otra nota aparte le avisaba
a García Badía que por sugerencias de monseñor doctor Luque tanto la bendición
de la Iglesia y el Colegio debía estar a cargo del R.P. fray Bragulat, más
destacaba que la presencia del primero en la ceremonia daría extraordinaria
solemnidad al acto y conocería esa zona. Agregando que todos los invitados y
autoridades serían instalados en la Estancia.
El 2 de marzo de 1922, Oostendorp indicaba al Director del Colegio que la
campana de la Iglesia se la dejaría abajo para su bendición, dado lo incómodo
de la escalera que conducía al campanario, más teniendo en cuenta que los
padrinos y madrinas eran personas de cierta edad y otras con impedimentos
para subir hasta el mismo.
El 7 de marzo se fijó definitivamente la fecha de la inauguración que
sería el 23 de marzo, en una ceremonia que daría comienzo a las 10 horas.
Oostendorp comunicó al fraile García Badía que se había contratado un coche
para trasladar a los invitados que vendrían de la ciudad de Buenos Aires, y un
coche comedor de la Compañía Buenos Aires al Pacífico. Ambos coches saldrían
de la ciudad de Laboulaye a las 8 y 50 horas llegando a Serrano a las 9 y 53
horas.
El 26 de marzo ya estaban instalados en el Colegio los muebles del
pupilado: dieciocho camas, dieciocho mesitas de luz y ocho juegos de
palanganas completas. Anteriormente a la fecha citada más arriba se habían
mandado desde la Capital Federal: cinco candelabros para uso diario, que se
habían comprado en la Casa Pastorino y Cía. (con domicilio en Tacuarí 79); un
Cristo de bronce que se había colocado en el Altar Mayor; dos palmatorias;
dieciocho blandones y una colección de velas de veintidós y veinticinco
centímetros de diámetro. Señalando que, para usar los blandones, que eran
muy gruesos, había que hacer una cavidad suficiente a fin de poder fijarlos
sobre las chuzas de los candelabros fabricados en Europa, siendo necesario
simplemente calentar un clavo largo e introducirlo en la base del blandón de
esa manera el calor hacía fundir la estearina y producía el hoyo requerido.
Todas estas minucias nos dan la pauta que Oostendorp nada había dejado librado
a la casualidad.
En otra de las notas enviadas al R.P. fray García Badía, pedía disculpas al
R.P. fray Pineda por lo reducido de la cocina de dos metros con cincuenta
centímetros por dos metros, y donde se habían ubicado dos hornos. Prometía
hacer una nueva, dado que sabía que era muy buen cocinero.
Unos días antes de la inauguración Oostendorp envió una vela grande de
La Candelaria, para ser utilizada en las grandes ceremonias.

Firma de
Enrique P 疊 ina 115
Luis Mar

Oostendo
rp

Oostendorp llegó a Serrano el 21 de marzo desde Capital Federal en un


tren especial, en horas de la noche, pasando a la Estancia “El Guanaco”. Al día
siguiente el director del Colegio, fray García Badía le comunicó que la presencia
de monseñor doctor Luque estaba confirmada, más a este le correspondía la
bendición de la Iglesia y el Colegio. 75
INAUGURACIÓN DE LA IGLESIA Y COLEGIO
El 26 de marzo de 1922, quedó inaugurada la Iglesia y Colegio de los
franciscanos valencianos en Serrano, tal cual lo había proyectado Enrique Luis
María Oostendorp y el R.P. fray García Badía.
La bendición de la Iglesia y Colegio estuvo a cargo del Obispo de la
provincia de Córdoba, monseñor doctor José Anselmo Luque. Realizándose acto
seguido una solemne misa cantada que interpretó el R.P. doctor Amancio
Rodríguez, ex-cura Párroco de la ciudad de Laboulaye; asistiéndole de diácono el
R.P. fray Francisco Bragulat y de subdiácono el R.P. fray Pascual Fortuño. En
tanto, el R.P. fray García Badía se desempeñó como sacristán y predicador. El
Exmo. señor Obispo asistió de manteleta. Los R.R. P.P. fray José Pineda y Salas
(procedentes de la ciudad de Río Cuarto) cantaron la misa acompañados al
armonium por el R.P. fray Gomis. En el ofertorio cantó el Ave María de Gounud,
Víctor Jourdan, administrador general de Enrique Luis María Oostendorp. El
público asistente a la inauguración de la Iglesia y Colegio, fue sumamente
numeroso, dado que habían viajado de Capital Federal, ciudades de Córdoba,
Laboulaye, Río Cuarto, Villa Mercedes (provincia de San Luis) y de pueblos
vecinos del departamento y General Roca.
Desde la ciudad de Buenos Aires había salido un coche especial de tren
para llevar a Serrano los invitados especiales de los Oostendorp y de la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”.
Finalizada la misa, se descubrió en la pared del Hotel “El Guanaco”
(avenida Oostendorp y bulevar Argentina) una placa perpetuando el nombre del
fundador de Serrano en la hoy avenida Oostendorp.
En horas del mediodía se sirvió un lunch, en el salón dormitrio de los
pupilos del colegio. El servicio estuvo a cargo del personal del comedor de la
empresa Ferrocarril Buenos Aires-Pacífico, contratado especialmente en la
Capital Federal. A este evento los asistentes fueron más de cien personas.
Para el resto del público asistente al acto, se realizó un asado con cuero,
con cuatro vaquillonas, el que fue realizado y servido por personal de la
Estancia “El Guanaco”, en uno de los galpones del Ferrocarril, debidamente
acondicionado.
En horas de la tarde el Obispo monseñor doctor Luque impartió en la
nueva Iglesia el sacramento de la confirmación a más de doscientos niños,
jóvenes y numerosos adultos del medio y zonas aledañas.
Los invitados especiales al igual que el Obispo, partieron en tren y de allí
a la ciudad de Córdoba unos, otros a Capital federal y los otros destinos. Hasta
el día de la bendición de la Iglesia el señor Obispo autorizó al R.P. fray garcía
Badía instalar un oratorio ambulante, en el comedor de los pupilos, donde se
celebró misa diariamente, hasta el día de la inauguración.
Antes de terminar este capítulo debemos decir que el 9 de abril (Domingo
de Ramos), el R.P. fray García Badía hubo de bendecir el Vía Crucis, enviado por
la señora de Oostendorp desde Buenos Aires. En tanto, el domingo de Pascua se
comenzó a predicar la Doctrina Cristiana después de Misa, lo cual continúo
durante todos los días domingos siguientes. Al terminar el Catecismo se empezó
a predicar los Santos Evangelios.76

ÚLTIMOS ACTOS DE
ENRIQUE LUIS MARÍA OOSTENDORP
Pasada la inauguración del Colegio y la Iglesia, Enrique Luis María
Oostendorp sigue haciendo aportes a ambas entidades.
El 4 de abril de 1922 Oostendorp envió a la nueva Iglesia veintiuna
planchas de hostias y un cortador chico, comprado en la casa Pastorino y Cía. y
prometían enviar vestuarios de satén violeta para los actos de Semana Santa.
El 6 de abril, por medio del ferrocarril, envió una alfombra de dos metros
por dos metros veinte centímetros y otra de cuatro metros por dos metros
cincuenta centímetros. En el mismo bulto venían además: una carpeta de felpa
lisa; varias cortinas, un mantel para el Altar y fundas de satén violeta para cubrir
los santos.
El 26 de mayo se envió desde la ciudad de Buenos Aires una bañera para
adultos y la cantidad necesaria de alambrado para cerrar la manzana número
quince (15), es decir, donde se encontraba el Colegio y la Iglesia.
El 10 de junio Oostendorp y su esposa enviaron un palio completo y un
juego de bastones.
El 15 de junio se dio por terminada la casa para el albañil y jardinero
dentro del predio del colegio. 77

Página 118

P 炻 lico
asistente
a la
inaugurac
i de la
Iglesia y
Colegio.

DONACIÓN A FAVOR DE LOS FRANCISCANOS


El 7 de julio de 1922 en la escribanía de Robustiano Reyna Almandos, de la
ciudad de Laboulaye, Registro Nº 35 se concretó la donación a favor de los
R.R.P.P. frailes franciscanos de Valencia, en Serrano por parte de Enrique Luis
María Oostendorp.
Las partes participantes de ese acto legal fueron: por parte de los
donantes lo hizo Enrique Luis María Oostendorp, apoderado de la Sociedad
anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas” y por los donatarios el R.P.
fray Leonardo Federici, Comisario de la Comunidad de Tierra Santa en Argentina
y en representación de los “Sacerdotes Franciscanos de Tierra Santa, Orden de
Sión” o “Padres Franciscanos Colectores de Tierra Santa” o “Padres
Colectores Franciscanos de Tierra Santa”, distintas denominaciones que se
refieren a una misma institución Religiosa Apostólica Romana con sede en el
Templo de Sión, calle Bartolomé Mitre Nº 3.461 de Capital Federal y personería
otorgada por superior gobierno de la Nación, por intermedio del Ministerio de
Relaciones Exteriores y Culto de la Nación, el 10 de mayo de 1902, siendo
firmado el decreto respectivo por el entonces Presidente de la República,
General Julio A. Roca. El R.P. fray Federici, representaba a los curas franciscanos
de Valencia, quienes no tenían personería y no estaban en condiciones para este
acto.
El donante manifestó que la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses
Sud-Americanas” hacía cesión gratuita de la manzana número quince (15) del
plano oficial del pueblo de Serrano, con todo lo allí plantado y clavado y además
los lotes número ciento doce (112) y ciento trece (113) con sus respectivos
caminos y de una superficie de cincuenta y tres (53) hectáreas, según plano
levantado por el ingeniero Ricardo Jauregui, para establecer en ese predio una
Escuela Práctica de Agricultura.
Se aclaraba que en la manzana número quince (15) se encontraba
construida una Iglesia, que debía quedar bajo el Patronato de la Santísima Virgen
de la Asunción, y el edificio del Colegio se destinaría a la enseñanza primaria
correspondiente a los cuatro primeros grados, según el programa oficial del
Consejo Nacional de Educación de la República Argentina.
Con respecto a los destinos de los terrenos en los lotes número ciento
doce (112) y ciento trece (113) se destinaría a instalar en los mismos una Escuela
de Instrucción Agrícola Práctica.
En otro de los apartados se estableció que la Sociedad otorgaría desde el
año 1922 y hasta el veinte de febrero de 1924 a los donatarios la suma de
quinientos (500) pesos por mes.
La Sociedad dejó expresamente prohibido la venta de parte de los
terrenos donde estaba la Iglesia y Colegio. Además quedó convenido que si la
Comunidad quisiera construir sobre el frente de la plaza edificio, su fachada
debería ser igual en dimensión (sic) y del mismo estilo que el edificio del
Colegio, de manera de respetar la armonía, la simetría y aspecto arquitectónico
del grupo de construcciones que dan al frente de la plaza.
Se dejó expresamente convenido que la comunidad de Franciscanos
debería permitir ser depositados en la cripta o bóveda de la Iglesia, los restos de
Alberto Pedro María Oostendorp, Enrique Luis María Oostendorp, María Antonieta
Bennert de Oostendorp y Oscar W. Bennert, y a perpetuidad. Como también a
“ad perpectuan”, realizar una misa anual, el día del aniversario del
fallecimiento de cada una de las personas cuyos restos descansen en dicha
cripta, en sufragio del eterno descanso de sus almas.
Se convino que en el caso que los R.P. franciscanos desistieran de seguir la
regencia del Colegio y la Iglesia de Serrano, después de transcurridos dos años,
y sin poder ofrecer en su reemplazo otra comunidad docente de la misma
Orden, aprobada por la Curia Eclesiástica de Córdoba, que aceptaría las
estipulaciones de la presente escritura, tendrán que transferir la propiedad
descripta arriba, con todo lo adherido al suelo, como también los muebles y
objetos destinados al Culto y mobiliario, útiles, etc. del Colegio, así como
también el terreno de labor a dicha Curia Eclesiástica con obligación para ella
de conformarse con lo estipulado en esta escritura y de encargarse de su
ejecución.
Se estipuló que los Padres Colectores Franciscanos de Tierra Santa
entregaban enteramente y absolutamente la gerencia a los franciscanos de
Valencia, como también el usufructo de la fundación descripta anteriormente,
sin tener ninguna clase de derechos sobre la misma.
Por su parte la Sociedad compareciente y sus sucesores, conservaban el
derecho de vigilar el cumplimiento de lo estipulado en la Escritura y en caso de
inobservancia, hacer los reclamos del caso.
Se dejó encargado de la gerencia de la fundación al R.P. fray Carlos García
Badía, Rector del Colegio, presente en el acto, quien firmó la escritura en
prueba de su conformidad.78

ANTECEDENTES BIOGRÁFICOS
DE SAN ALBERTO Y SAN ENRIQUE
Por decisión de los R.R.P.P. franciscanos y con la adhesión de la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, al inaugurarse el Colegio
se dispuso que el mismo se denominara en adelante “San Alberto y San
Enrique”. San Alberto en memoria del primer dueño de las tierras donde se
levantó Serrano, es decir, Alberto Pedro María Oostendorp y San Enrique en
homenaje y recuerdo del fundador del pueblo y donante de los terrenos y
edificios de la Iglesia y Colegio de la localidad.

Personalidad de San Alberto Magno


Nació en Lavingen, pueblo de Suevia, en Alemania en el año 1193. Estudió
en Padua (Italia) donde con tenacidad y constancia, superó toda clase de
dificultades intelectuales, adquiriendo la ciencia humana por medio de la
sabiduría de Dios. Atribuyéndose a favor especial de María, el milagroso
desarrollo de sus potencias intelectuales; de inaptitud primero a lumbrera en
todas las ciencias.
Profesor de filosofía y teología en Sajonia, Ratisbona, París y Colonia, en
esta última ciudad hubo de dirigir el Estudio General de la Orden Dominicana,
donde se vio obligado, dado el gran número de estudiantes y oyentes, a dar
lecciones en la Plaza pública no sabiendo que admirar más si su sabiduría o su
humildad y pobreza.
Tuvo como exquisito alumno al preclaro Santo Tomás de Aquino, quien
presentaría más adelante la doctrina de su maestro acerca del Adorable
Sacramento de la Eucaristía.
En el año 1254 fue elegido Provincial de su orden, siendo modelo de
observancia y de dirección en el Gobierno de la Provincia.
Por obediencia al Papa Urbano IV, aceptó la silla episcopal de Ratisbona, a
la que renunció un año después, volviendo a la humilde vida religiosa. Participó
en el Concilio de Lyon, junto a San Buenaventura (General de la Orden
Franciscana y Cardenal de la Iglesia y delegado pontificio en el Concilio).
San Alberto intentó constituir una enciclopedia de la sabiduría, aspiración
muy característica en aquellos años, por una parte y por otra quiso distinguir o
separar la esfera de la filosofía y de la ciencia de la propia teología,
reconociendo a cada una su propia autonomía. De acuerdo con esa intención
introdujo el pensamiento de Aristóteles en la cultura de su tiempo a través de la
lectura de los textos de ese filósofo exenta de preocupaciones teológicas. Por
ello, se lo considera como el fundador del aristotelismo cristiano y en este
sentido se le puede considerar como precursor de Santo Tomás de Aquino.
Por sus conocimientos enciclopédicos mereció de sus contemporáneos el
título de Doctor Universal. Falleció en el mes de noviembre de 1280 a los
ochenta y siete (87) años de edad.
Los Papas Urbano VIII, Gregorio XV y Clemente X aprobaron y extendieron
el culto de San Alberto Magno, en atención a los grandes y gloriosos méritos en
la Iglesia.
Fue canonizado en el año 1931 por su santidad el Papa Pío XI y se lo
recuerda el 15 de noviembre de cada año. Por su parte el Papa Pío XII lo declaró
Patrono de las Ciencias Naturales.
Personalidad de San Enrique
En la historia europea se lo conoce con el nombre de Enrique I. Nació en
el Castillo de Abaudia, a orillas del Danubio (Alemania) en el año 972. Hijo de
Enrique, duque de Baviera, y Gisela (hija de Conrado rey de Borgoña). Fue
bautizado por Wolfango, obispo de Ratisbona a quien se le encargó la educación
del Príncipe. Según la tradición Enrique, “a raíz de la muerte de su maestro,
que lo afectó y sintió mucho, tuvo un sueño en el que Wolfango, le mostraba
un escrito del que tan sólo pudo leer “Post sex” -(después de seis)-; creyó por
ello que su muerte era inminente después de seis días, dado que nada
ocurrió interpretó sería pasado seis meses y luego seis años. Lo cierto es que
vivió piadosamente, visitaba a los enfermos aliviándoles en su dolor y
socorriendo a los pobres. Intensificó su devoción a la Santísima Virgen y amor
a Dios, lo que le valió el nombre del Piadoso”.
Muerto Otón III, Enrique I fue electo Emperador y consagrado Rey de
Germania por Wigilliso, arzobispo de Maguncia, el 7 de junio de 1002, noticia
que llenó de gozo y alegría a toda Alemania. El 10 de agosto del mismo año fue
coronada como reina, su esposa Cunegunda (hija de Sigedfredo, primer conde de
Luxemburgo). Con la reina Cunegunda vivió castamente, siendo declarada
posteriormente Santa de la Iglesia Católica.
Uno de los historiadores de la Iglesia dice tanto Enrique I y su esposa:
“juntos dieron nuevo esplendor a su ejemplar modo de vida, exaltación de la
Iglesia, que a petición del Rey, restablecieron los prelados, la disciplina y
acrecentaron en fin, el triunfo de la Religión. Hicieron propios los intereses
de sus vasallos, reinó la justicia en sus Estados y consiguieron apaciguar a los
nobles y sofocar en su nacimiento a rebeldes y con intervención reconocida
del cielo puso su ejército bajo la protección de los patronos del País,
singularmente San Adrián, recuperaron -sin luchar- Polonia, Bohemia y
Moravia, usurpada por los bárbaros. También Enrique I, ejerció su poder entre
los longobardos que se levantaron encabezados por Arduino, siendo coronado
en Pavia rey de Lombardía. Exterminó las divisiones que ocasionaba en Roma
el antipapa Gregorio, que después de la muerte de Sergio IV, disputaba el
pontificado al legítimo Papa Benedicto VIII. Extinguido el Cisma, fueron
coronados como Emperador y Emperatriz de los romanos (los esposos) por el
Papa Benedicto. El celo religioso llevó a emprender la conversión de Esteban
rey de Hungría, a quien dio por esposa a su hermana Gisela; con excelentes
operarios lograron implantar allí la fe. A orillas del río Mosa, se entrevistó con
Roberto, rey de Francia, con quien concretó pactos y se tomaron medidas en
pro de la iglesia y del Estado. Superó y se castigó a sí mismo con gran
humildad por haber sospechado de su esposa. Así también esclareció sus
dudas contra el obispo de Colonia, Eriberto (declarado Santo varios años
después por sus virtudes). Con resignación soportó las mortificaciones que le
ocasionó su hermano Bruno, obispo de Aubourgo”.
Estando en el Castillo de Grona, cerca de Halberstad, cayó gravemente
enfermo; ya moribundo pidió perdón a su esposa y después recibió los Santos
Sacramentos, falleciendo el 14 de julio de 1024, a los cincuenta y dos (52) años
de edad; habiendo reinado veintidós (22) años en Alemania y como Emperador
diez (10) años.
El Papa Eugenio III, en el año 1152, lo mandó a colocar en el Catálogo de
los Santos de la Iglesia Católica.
El 15 de julio de cada año la grey católica lo recuerda.79
HISTORIA DE LA IMAGEN DE
SAN ANTONIO DE PADUA
TRAÍDA DESDE AZUL A SERRANO
María Luisa Prado de Fernández, vecina de la localidad de Azul (provincia
de Buenos Aires) el 15 de agosto de 1919, donó a la Comunidad de los
Reverendos Padres de Valencia, residentes en aquella ciudad, una imagen de
San Antonio de Padua que había hecho esculpir en el Taller de la viuda de
Damián Pastor, en la ciudad de Valencia (provincia del mismo nombre, España).
La imagen tenía un metro y cuarenta centímetros de alto, con peana de nubes,
cuatro seráficos y el Niño Jesús en su brazo izquierdo.
La imagen había sido bendecida solemnemente por el R.P. fray Ángel
Puchades, el 13 de julio de 1919, en la Capilla del Asilo San Antonio de la ciudad
de Azul.
La donante, en el documento firmado ante Escribano Público, manifestaba
que se reservaba la propiedad de la imagen hasta su fallecimiento, debiendo
después pasar a la Comunidad de los Padres Valencianos. Cuando los sacerdotes
debieron retirarse de la ciudad de Azul, la señora de Fernández decidió que los
religiosos se llevaran la imagen a la nueva Casa Franciscana, determinación que
la hizo por escrito el 15 de agosto de 1921. Sabemos por las Crónicas, que la
escultura fue traída a Serrano.80
La imagen de San Antonio de Padua, posteriormente fue llevada a la
Parroquia de San Antonio de Padua de la ciudad de San Rafael (provincia de
Mendoza). No hay una fecha cierta del traslado, mas debemos tener en cuenta
que, desde el 27 de octubre de 1951 los franciscanos en el barrio de Belgrano de
San Rafael tuvieron su casa, siendo el primer director el R.P. fray Gerardo Boluda
Ureña.81

PLAZA DE SERRANO - ANTECEDENTES


Habiéndose aprobado el plano de la nueva población y estando próxima la
inauguración de la Iglesia y el Colegio, Enrique Luis María Oostendorp, resolvió
delinear y poner en condiciones la Plaza de la manzana número dieciséis (16) del
plano oficial de la población, es decir, la ubicada frente a la Iglesia y Colegio. Se
tomó como modelo el proyecto realizado en el primer plano, por el arquitecto A.
G. Flamant.
Carlos Doutrelepont, fue el encargado de dirigir los trabajos, dado “la
cantidad y calidad de público que llegaría a Serrano el día de las
inauguraciones”. El jefe de los jardineros de la Estancia “El Guanaco”, llevó
adelante todos los trabajos realizados, secundado por un importante grupo de
peones traídos a Serrano desde el establecimiento antes citado, quienes
trabajaron durante largas jornadas; al despuntar cada mañana iniciaban sus
tareas (incluso los domingos) y hasta el anochecer. Los alambrados, molinetes,
polvo de ladrillos, plantas ornamentales, césped, árboles y demás elementos
fueron traídos en su totalidad de la Estancia.
Posterior a la inauguración de la Iglesia y Colegio, en días determinados
de cada mes se mandaba, desde la Estancia, personal que realizaba los arreglos
necesarios (reposición de plantas, poda de otras, conservación de las callejuelas
interiores, etc.).82

P 疊 ina 124
Aspecto
de la
Plaza de
Serrano
entre los
a s
1922-
1923

Con el paso de los años fueron los sacerdotes del Colegio, quienes se
hicieron cargo de la conservación de la Plaza con ayuda de la Estancia, algunos
vecinos, y en especial los alumnos. Al crearse el gobierno municipal en el año
1953, quedó bajo la jurisdicción del mismo, quien trató con sus escasos recursos
de limpiarla y modernizarla. Según uno de los vecinos, por entonces era un
monte de árboles y arbustos con un caminito en diagonal, donde en noche de
luna “un pícaro vecino” aparecía como un “fantasma” que asustaba a quienes
se animaban a pasar por el lugar.

HOMENAJE A CARLOS DOUTRELEPONT


Carlos Doutrelepont, fue sin duda una de las personas de mayor
confianza de Enrique Luis María Oostendorp; prueba de lo dicho son las muchas
veces que delegó en él actos sumamente personales. Por datos recogidos entre
los más antiguos colonos de la zona, fue el primer mayordomo de la Estancia “El
Guanaco”, habiendo sido traído de Francia por el mismo Oostendorp, en uno de
sus muchos viajes al Viejo Mundo.
Prueba fehaciente del reconocimiento que tenía Oostendorp hacia su
mayordomo, es haberle dado a la calle hoy Juan XXIII, desde José Manuel
Estrada a Sargento Cabral, el nombre de Doutrelepont, como se estableció en el
plano original de Serrano.
Desde el cargo de mayordomo de la Estancia, Doutrelepont hubo de
conquistarse el respeto, estima, simpatía y agradecimiento de cuanta persona
tenía relación con él.
A los pocos meses del fallecimiento de Enrique Luis María Oostendorp (20
de agosto de 1922), Doutrelepont resolvió retirarse de la Estancia y radicarse en
Capital Federal.
En el pueblo de Serrano, el domingo 14 de enero de 1923, al finalizar la
misa de las 10 hs. el R.P. fray Carlos García Badía pronunció un conceptuoso
discurso de despedida, destacando facetas de la personalidad de Doutrelepont,
entregándole en ese momento un álbum de “firmas”, adornado con dibujos
realizado por el R.P. fray José Cebolla. A la salida del oficio religioso se
descubrió una placa con el nombre del
ex-mayordomo en la calle que llevaba su nombre, más precisamente en la
esquina del Colegio San Alberto y San Enrique. Este homenaje también se hizo
extensivo a la esposa de Doutrelepont, madame Eugenia. El Cronista dejó
expresa constancia que tanto el homenajeado como su cónyuge fueron muy
apreciados y venerados en toda la población y colonia.

Funeral
realizado
en la
Iglesia
P 疊 ina 126
de
Serrano
al
fallecer
Doutrele
pont
El 4 de febrero del mismo año se realizó otro acto de despedida a
Doutrelepont, en la puerta de entrada del Colegio San Alberto y San Enrique;
fueron oradores en esa ocasión: Bernardo Saby (el más antiguo de los colonos),
quien le entregó en nombre de la Colonia y el pueblo de Serrano un reloj de oro
(nos dice el Cronista que había costado quinientos pesos moneda nacional) y un
juego de cubiertos de plata; siguió en uso de la palabra Oscar W. Bennert, en
nombre de la Estancia y luego el R.P. fray Carlos García Badía. En este acto
estuvo presente quien lo reemplazó, Daniel Renard.83
COLEGIO “SAN ALBERTO Y SAN ENRIQUE”
P 疊 ina 127
Actual
frente del
Colegio
鉄 an
Alberto y
San
Enrique�

Si bien las clases en el nuevo Colegio debieron iniciarse el 1 de abril de


1922, debido a inconvenientes de último momento recién se inició el año lectivo
el 8 del mes antes citado. Los primeros inscriptos fueron: Juan Brizuela, Ángel
Brizuela, Federico Ribolzi (los tres de la localidad de Vicuña Mackenna
-departamento de Río Cuarto) y José Viorzo (de la estación Guardia Vieja
-departamento Presidente Roque Sáenz Peña).
Lo que no sabemos cuál fue el mobiliario utilizado para iniciar las clases,
dado que el 2 de mayo de 1922 Oostendorp reclamaba por nota al teniente
coronel Nicolás Menéndez, director de la Penitenciaría Nacional, con dirección
por entonces en Las Heras 3400 de Capital Federal, los sesenta (60) bancos
escolares a doble asiento, con una mesa movible, destinados al Colegio de
Serrano, que habían sido encargados por el R.P. fray Carlos García Badía,
agregando que los mismos se habían pagado con un cheque del 11 de febrero de
ese año por la suma de mil cuatrocientos cuarenta y cinco pesos con cuarenta y
dos centavos ($1.445,42); finalmente se pedía que la entrega se hiciera de
inmediato ya que las clases habían comenzado hacía un mes.
Los alumnos inscriptos en el año 1922 fueron:
Primer grado: Juan BOCHI (10 años, ext.); Bartolomé BRANGE (11 años,
int.); Pompeyo CAMPOTILONE (12 años, ext.); Luciano CORONDA (11 años, int.);
Alfredo CONTI (10 años, int.); Juan CONTI (12 años, int.); Luis CHIRINO (7 años,
int.); Juan DANIELE (9 años, int.); Alejandro DÍAZ (10 años, int.); Celso GALLEGO
(8 años, ext.); Juan GIORDANO (10 años, ext.); Renato MARTINELLI (7 años, int.);
Bernardo OLGUÍN (10 años, int.); Sabino José PATIÑO (10 años, ext.); José RE (10
años, int.); Eduardo RODRÍGUEZ (10 años, ext.) y Emereciano RODRÍGUEZ (12
años, ext.).
Segundo grado: Justo BOVO (12 años, int.); Santiago ERRECART (12 años,
ext.); Valerio A. FENOGLIO (12 años, int.); Eduardo GRANDA (12 años, int.); Juan
GRANGE (15 años, int.); Antonio MOLINAROLI (10 años, ext.); Bartolomé PÉREZ
(11 años, int.); Ignacio PÉREZ (10 años, int.); Martín PÉREZ (11 años, ext.);
Alberto PIA (13 años, int.); Juan Carlos RIVA (10 años, int.); Ángel I. ROSA (13
años, int.) y José VIARAZO (9 años, int).
Tercer grado: Justo BRIZUELA (10 años, int.); Carlos FERRARESSE (12 años,
int.); José FUMAGALLI (13 años, int.); Guido MOLINAROLI (11 años, ext.);
Federico ROBOLZI (11 años, int.); Julio César SALVADORE (11 años, int.) y Aníbal
TABELLA (13 años, int.).
Cuarto grado: Justo BRIZUELA (12 años, int.) y N. RAMÍREZ (13 años, int.).
El 18 de agosto de 1922 la inspectora de Escuelas Particulares de la
Provincia, Sara Ruiz del Campillo, comunicó al R.P. fray Carlos García Badía que
el H. Consejo de Educación en sesión del 1 del corriente, había resuelto
autorizar el funcionamiento de la Escuela que V.R. dirige, quedando por lo
tanto desde la fecha, sujeto al reglamento de las mismas. Agregando que se
debían solicitar a la Oficina de Estadística de ese Consejo las planillas que
debían llenar para remitir mensualmente a la Inspección a los fines de registrar
el movimiento de alumnos de cada mes.
Como hemos visto en el año 1922 funcionaron en el Colegio los cuatro
primeros grado del ciclo primario (primero, segundo, tercer y cuarto grado). En
el año 1923 se creó el quinto grado y en el año 1924 el sexto grado.
Debemos decir que año a año el número de alumnos pupilos fue
aumentando, llegando a mediados de la década de 1930 a rechazar solicitudes
de matrículas, por falta de espacio físico y personal docente.
Entre los años 1946 a 1952, es decir, durante seis años el colegio
suspendió sus actividades docentes, dado las reformas introducidas a la Ley de
Enseñanza Privada en vigencia en la Provincia. Entre ellas debemos citar la
obligación de nombrar maestros normales nacionales, recibidos en territorio
argentino, o bien extranjeros que revalidaran sus títulos ante el H. Consejo de
Educación de la Nación. Las materias a rendir eran entre otras: Historia
Argentina, Geografía Argentina e Instrucción Cívica. Al iniciarse el año escolar de
1946 las escuelas Privadas que no tuvieran personal determinado debieron
suspender sus actividades y hasta cuando se regularizaran.
A partir de las nuevas disposiciones, el H. Consejo de Educación de la
Provincia hacía un control de la enseñanza impartida en los institutos
Particulares, desde cuarto a sexto grado. Al finalizar el año escolar se
designaban tribunales examinadores con docentes titulares de la provincia,
quienes tomaban exámenes escritos y orales de matemáticas y lengua (lectura,
redacción, gramática, ortografía, etc.) y orales de historia, geografía,
instrucción cívica y ciencias. En el caso del Colegio “San Alberto y San Enrique”
los examinadores venían de la ciudad de Laboulaye o General Levalle.
Posteriormente, en el año 1949, este sistema de exámenes se abolió dado que la
mayoría de las escuelas privadas habían solucionado sus problemas designando
docentes con títulos oficiales, y se las autorizó a certificar los estudios de los
alumnos desde primero inferior a sexto grado. Además, desde el año 1946, los
docentes particulares fueron afiliados a la Caja Nacional de Previsión para
Empleados de Comercio y Actividades Civiles, siendo la patronal, en este caso el
Colegio, agentes de retención de los aportes jubilatorios.
Merced a las gestiones del entonces Diputado Nacional por la provincia de
Córdoba, Luis Atala, ex-alumno del colegio entre los años 1927 a 1933, se
autorizó abrir el mismo previa regularización de las actividades.
En el tiempo que el Colegio no funcionó, los sacerdotes franciscanos
siguieron enseñando a grupos de alumnos provenientes de lugares donde no
tenían posibilidades de asistir a escuelas oficiales o debidamente autorizadas,
llevando a los alumnos a Laboulaye, como “libres”.
El R.P.
fray
Buenave
ntura
Mesegue
r y un
P 疊 ina 129
grupo de
alumnos,
en la
puerta
de la
Iglesia,
en el a
1935

En marzo de 1953 las puertas del colegio se abrieron con gran júbilo de la
población de Serrano. Los alumnos inscriptos fueron treinta y un (31) internos y
cincuenta y nueve (59) externos.
Durante los años de inactividad “oficial” se incorporaron al plantel
docente los maestros normales nacionales: Isolina BUSTAMANTE (junio de 1943 a
marzo de 1945) y Marcelino Pascual CIMADAMORE (marzo de 1945 a marzo de
1947), quienes preparaban con los sacerdotes a los alumnos “libres”.
En el año 1959 se hicieron importantes reformas en todo el
establecimiento siendo de destacar: remodelación de la fachada del Colegio,
construcción de nuevos dormitorios, ampliación y modernización de los
sanitarios y duchas, cerramiento de las galerías del patio central, etc., obra que
importó en aquellos días la suma de cuarenta mil (40.000) pesos sólo en mano de
obra.
En el mismo año de 1959 se designaron nuevos docentes civiles con títulos
oficiales, a la vez que se empezaron a dar clases de música, educación física,
canto, manualidades y dibujo. En tanto a los alumnos internos se le daba fuera
del horario de clases: contabilidad, inglés, francés y solfeo en forma optativa; la
mayoría se inclinaron a las clases de inglés y solfeo.
El internado primario funcionó entre los años 1922 y 1976.
Los primeros docentes civiles, con título oficiales fueron: Isolina
BUSTAMANTE (junio de 1943 a marzo de 1945); Marcelino Pascual CIMADAMORE
(marzo de 1945 a marzo de 1947); Piedad Josefa ESCUDERO (marzo de 1952 a
abril de 1953); María Elena ERAUSQUIN (marzo de 1953 a marzo de 1954);
Petrona SABER (marzo de 1953 a noviembre de 1954) y Felisa ARROYO (junio de
1956 a noviembre de 1961).
Han sido directores del Colegio “San Alberto y San Enrique”: los R.R.P.P.
frailes Carlos GARCÍA BADÍA (1922-1924); Justo SENDRA (1924-1928); José PINEDA
(1928-1929); Juan María CARBONELL (1929-1931); Buenaventura MESEGUER
(1931-1933); Joaquín BAIDAL (1934-1939); Rafael SANZ (1939-1942); Octavio
BRAVO (1942-1946); Atanasio JORDA (1953-1957); Fidel PRESA BAJO (1957-1958);
Juan Bautista VIDAL (1958-1964); Jesús PRIETO SANTAMARTA (1964-1965); José
Luis VARO (1965-1968); Valentín MARTÍNEZ GARCÍA (1968-1973); Joaquín Rafael
COLOMER BARBER (1973-1980) y Marta ORTEGO (1980 a la fecha de recolección
de datos).

P 疊 ina 131

Comunidad de Serrano, noviembre de


1964. Sentados de izquierda a derecha
R.R.P.P. frailes Bernardo L ez, チ ngel
Ortol� Francisco Agull� Arc 疣 gel Crespo y
Diego Cu t, parados de izquierda a derecha
Estanislao Puig, Esteban Varo (cura p 疵
roco) y Jes 俍 Prieto (director del Colegio).

Ocuparon el cargo de vicedirectores del Colegio: los R.R.P.P. frailes


Vicente GÓMEZ SARRION (1957-1960); Jesús PRIETO SANTAMARTA (1960-1964);
José Luis VARO (1964-1965); Vicente RUBIO (1965-1968) y José PUIG COSTA
(1968-1980).
El actual plantel de docentes del Colegio lo integran: Marta ORTEGO
(directora); Stella Maris BUSSO de CESAR; Marta Yolanda COLOMBERO de
CAMPANA; Mirta Beatriz BUSSO de FORMINI; Graciela Iris GIOVANELLA de BENITO;
Amelia Beatriz LUCERO de POMERO; Lucía Rosa PELLEGRINI de POMERO; María
Cristina ORTEGO de GONZÁLES (maestras de grado); Magdalena Domitila GARAY
de BUSSO (maestra de trabajo manual), Sonia Beatriz BURGOS (maestra de
educación física) y Gustavo Daniel SABY (maestro de educación física suplente).
El número de alumnos en el año 1992 fue de ciento veintinueve (129)
niños de primero a séptimo grado.
Desde el año 1922 a la fecha el Colegio “San Alberto y San Enrique” ha
sido exclusivamente de varones. Las clases se imparten en el horario de mañana,
dependiendo de la dirección de Institutos Privados de Enseñanza (D.I.P.E.).
Según referencias recogidas en el medio, cuando existía el internado los
alumnos venían desde distintos puntos del país: San Luis, Santa Fe, San Juan,
Salta, Mendoza, La Pampa y de los pueblos vecinos tanto de los departamentos
de General Roca, Río Cuarto como Presidente Roque Sáenz Peña y Juárez
Celman. La enseñanza era gratuita y sólo abonaban la pensión del internado.
Las instalaciones del Colegio en el año 1992 pasaron a ser patrimonio del
Obispado de Río Cuarto al igual que la Parroquia, tal como lo hemos dicho
anteriormente.
Los padres de los alumnos se agrupan en una Comisión de Padres, cuyo
objetivo principal es velar por la conservación del edificio y mejoramiento del
mismo. Los fondos recaudados provienen de distintos eventos: campeonato de
fútbol (en meses de verano); almuerzos populares; reuniones danzantes; emisión
de bonos de contribución; desfiles de modelos; campeonato de chinchón y truco.
En tales ocasiones hay un importante grupo de personas que colaboran con los
miembros de la Comisión de Padres.
La actual Comisión de Padres la integran: Julio BELONE (presidente);
Rubén LAVALLE (tesorero); Roberto CAMPANA (secretario); Miguel Ángel BUFFA,
Miguel LERDA, Víctor MIRANDA, Humberto RAMÍREZ, Andrés RATERO y Héctor
SANTI. 84
Antes de finalizar este capítulo debemos recordar que han pasado por el
Colegio “San Alberto y San Enrique”, los siguientes sacerdotes: R.R.P.P. frailes
Francisco AGULLO, Miguel AGULLO, Miguel ALONSO, Juan José ÁNGEL, Joaquín
BAIDAL, Francisco BALCELLS, Leonardo BERNABEU, Francisco Miguel BOLUDA
UREÑA, Ismael CALATAYUD GARRIDO, Juan María CARBONELL, José CEBOLLA,
Joaquín Rafael COLOMER BARBER, Ambrosio CRESPO, Arcángel CRESPO, Diego
CUÑAT, Ismael DIEZ, Amadeo ESCOLANO, Leonardo FEDERICI, José Luis
FERNÁNDEZ, Pascual FORTUÑO, Carlos GARCÍA BADÍA, Emilio GARCÍA, Marcelino
GARCÍA, José María GÓMEZ, Juan V. GÓMEZ, Vicente GÓMEZ SARRION, José
GONZÁLEZ LÓPEZ, Antonio IVARS, Atanasio JORDA, José LLORCA ANTON, Valentín
MARTÍNEZ GARCÍA, Jaime MARTONELL, Buenaventura MESEGUER, Ángel MOLINA,
Pascual MONTANER GREGORI, Juan María NADAL, José NAVARRO LLIMERA, Ángel
ORTOLA, Antonio María PASTOR, Antonio PÉREZ, Bernardo PÉREZ, José PINEDA,
Luis PIQUER, Javier PONS, Miguel POU, Jesús PRIETO SANTAMARTA, Fidel PRESA,
José PUIG COSTA, Julián RIBERA, José María ROMEAU, Vicente RUBIO, Ramón
RUIZ, Jesús SANJUAN NAVARRO, Rogelio SANJUAN, José Rafael SAENZ TORTOSA,
Justo SENDRA, Fernando SIMO PEIRO, Antonio IVARS, José VALLES MENGUAL, José
Luis VARO, Juan Bautista VIDAL, entre otros. 85
PERSONAL DOCENTE DEL COLEGIO
“SAN ALBERTO Y SAN ENRIQUE”

El Colegio “San Alberto y San Enrique” desde su inauguración en el año


1922 y hasta el presente ha tenido el siguiente personal docente:
R.P. fray Francisco AGULLO (maestro de música titular, 19 de marzo de 1962 al
18 de mayo de 1971);
María Isabel ALFEI (maestra de educación física, titular, 19 de marzo de 1962 a
18 de junio de 1971);
Felisa ARROYO (maestra de grado, titular, 1 de junio de 1956 al 10 de junio de
1960);
Raúl Francisco AYELO (maestro de grado, titular, 19 de marzo de 1962 al 1 de
marzo de 1967);
R.P. FRAY Joaquín BAIDAL (director entre los años 1934 a 1939);
Claudia BENEDETTO (maestra de grado, suplente, 29 de abril de 1992 al 3 de
julio de 1992);
R.P. fray Antonio BERNABEU (maestro de grado, titular, 1 de abril de 1955 al 28
da mayo de 1956);
Lidia Pascuala BERSSIA (maestra de grado, titular, 1 de marzo de 1967 al 5 de
marzo de 1979);
Ana Luisa BERTORELLO (maestra de grado, titular, 16 de marzo de 1964 al 3 de
agosto de 1964);
Sandra Marcela BONO (maestra de grado, suplente, 28 de julio de 1986 al 14 de
diciembre de 1986);
R.P. fray Octavio BRAVO (maestro de grado y director, 13 de marzo de 1942 a
diciembre de 1946);
Sonia Beatriz BURGOS (maestra de educación física, titular, 16 de mayo de 1977
y continúa);
María del Carmen BUSSO (maestra de grado, titular, 15 de marzo de 1979 al 12
de marzo de 1984);
Mirta Beatriz BUSSO (maestra de grado, titular, 7 de abril de 1980 y continúa);
Raquel Liliana BUSSO (maestra de grado, titular, 15 de marzo de 1971 al 15 de
marzo de 1977);
Stella Maris BUSSO (maestra de grado, titular, 13 de marzo de 1984 y continúa);
Isolina BUSTAMANTE (maestra de grado, titular, 1 de junio de 1943 al 31 de
enero de 1945);
Graciela Esther CAMUSSO (maestra de grado, titular, 15 de marzo de 1979 al 12
de marzo de 1985);
R.P. fray Juan María CARBONELL (director, titular, entre los años 1929 a 1931);
Marcelino CIMADAMORE (maestro de grado titular, 15 de marzo de 1945 al 20 de
noviembre de 1947);
Marta Yolanda COLOMBERO (maestra de educación física, titular, 2 de septiembre
de 1974 al 15 de mayo de 1977 y maestra de grado, titular, 16 de mayo de 1977 y
continúa);
Joaquín Rafael COLOMER BARBER (director, titular, 2 de marzo de 1973 al 6 de
abril de 1980);
R.P. fray Pascual (P. Arcángel) CRESPO (maestro de grado, titular, 13 de marzo al
17 de marzo de 1958);
Ramón Guillermo DOMÍNGUEZ (maestro de grado, titular, 11 de marzo de 1963 al
16 de marzo de 1979);
Josefa ESCUDERO (maestra de grado, titular, 10 de marzo de 1952 al 05 de abril
de 1953);
Nelly Rosa ESCUDERO (maestra de grado, titular, 13 de marzo de 1961 al 31 de
agosto de 1963);
María Elena EURASQUIN (maestra de grado, titular, 17 de marzo de 1953 al 31 de
marzo de 1954);
Claudia Nelly FALCO (maestra de manualidades, suplente, 15 de abril de 1986 al
22 de mayo de 1986);
Dora del carmen FERNÁNDEZ (maestra de grado, titular, 1 de abril de 1960 al 15
de marzo de 1971);
Elba Amanda FILIPPA (maestra de grado, titular, 4 de agosto de 1964 al 20 de
marzo de 1965);
Magdalena Domitila GARAY (maestra de manualidades, titular, 9 de marzo de
1981 y continúa);
Augusto Tomás GATICA (maestro de grado, titular, 13 de marzo de 1944 al 20 de
noviembre de 1946);
R.P. fray Carlos GARCÍA BADÍA (director, titular, año 1922 a 1924);
Graciela Iris GIOVANELLA (maestra de grado, suplente, 5 de mayo de 1980 al 4 de
septiembre de 1980 y maestra de grado, titular, 11 de marzo de 1985 y
continúa);
Irma GIULIANO (maestra de grado, titular, 1 de abril de 1959 al 12 de marzo de
1961);
Úrsula Yolanda GODOY ROJO (maestra de grado, titular, 15 de marzo de 1946 al
20 de noviembre de 1946);
R.P. fray Vicente GÓMEZ SARRION (maestro de grado y vicedirector, titular, 18 de
marzo de 1957 al 23 de marzo de 1960);
Blanca Esther GONELLA (maestra de grado, titular, 30 de junio de 1968 al 31 de
agosto de 1974);
María de los Ángeles GOSO (maestra de educación física, titular, 15 de marzo de
1971 al 30 de junio de 1971);
Eva Lucrecia ISSETTA (maestra de grado, titular, 31 de marzo de 1960 al 12 de
marzo de 1961);
R.P. fray Atanasio JORDA (maestro de grado y director, titular, 1 de marzo de
1953 al 1 de marzo de 1957);
Silvia LAMBERTI (maestra de grado, suplente, 1 de junio de 1987 al 6 de julio de
1987);
Mario Valentín MANSILLA (maestro de grado y maestro de educación física,
titular, 16 de marzo de 1964 al 28 de septiembre de 1968);
María Luisa MARSAN (maestra de grado, titular, 1 de abril de 1955 al 12 de
noviembre de 1955);
Pierina María MARTINENGO (maestra de grado, titular, 1 de abril de 1959 al 12 de
marzo de 1961);
R.P. fray Valentín MARTÍNEZ GARCÍA (director, titular, 25 de marzo de 1968 al 1
de marzo de 1973);
Marta Rosa MENTUCCI (maestra de educación física, titular, 1 de julio de 1971 al
30 de abril de 1973);
R.P. fray Buenaventura MESEGUER (director, titular, 1931 a 1933);
Ernesto Francisco Jacinto MORALES (maestro de grado, suplente, 16 de marzo de
1964 al 16 de marzo de 1965);
Marcelino NÚÑEZ (maestro de grado, titular, 19 de marzo de 1962 al 11 de marzo
de 1964);
Víctor Ramón OJEDA (maestro de grado y maestro de educación física, titular, 1
de marzo de 1967 al 11 de marzo de 1968);
María Cristina ORTEGO (maestra de grado, titular, 1 de abril de 1959 y continúa);
Marta ORTEGO (maestra de grado, titular, 14 de marzo de 1957 al 6 de abril de
1980 y directora titular, 6 de abril de 1980 y continúa);
Esther Genara PALACIOS (maestra de educación física, suplente, 15 de
septiembre de 1975 al 20 de octubre de 1975);
Lucía Rosa PELLEGRINI (maestra de grado, suplente, 19 de julio de 1967 al 1 de
mayo de 1968 y maestra de grado, titular, 2 de mayo de 1968 y continúa);
Silvia Maria PÉREZ (maestra de educación física, suplente, 10 de marzo de 1980
al 14 de mayo de 1980);
Gladys Delfi POMIRO (maestra de grado, suplente, 16 de septiembre de 1986 al
13 de noviembre de 1986);
R.P. fray Javier PONS (maestro de grado, titular, 19 de marzo de 1954 al 1 de
abril de 1955);
R.P. fray Miguel POU (maestro de música, titular, 19 de mayo de 1971 al 31 de
mayo de 1992);
R.P. fray Fidel PRESA (maestro de grado, titular, 1 de abril de 1952 al 1 de abril
de 1958 y director, titular, 1 de marzo de 1957 al 10 de octubre de 1958);
R.P. fray Eladio Jesús PRIETO SANTAMARTA (vicedirector, titular, 28 de marzo de
1960 al 18 de marzo de 1964 y director, titular, 18 de marzo de 1964 al 22 de
marzo de 1966);
R.P. fray José PUIG (fray Estanislao) (maestro de dibujo y manualidades, titular,
13 de marzo de 1959 al 25 de marzo de 1968 y vicedirector, titular, 25 de marzo
de 1968 al 1 de marzo de 1979);
R.P. fray José PINEDA (director, titular, 1928 a 1929);
Norma Edith RODRÍGUEZ (maestra de educación física, titular, 13 de marzo de
1961 al 30 de septiembre de 1969);
Susana Eva ROSSANO (maestra de educación física, suplente, 22 de agosto de
1978 al 30 de septiembre de 1978);
Isabel Margarita ROVEY (maestra de grado, titular, 22 de marzo de 1965 al 28 de
febrero de 1967);
R.P. fray Vicente RUBIO (vicedirector, titular, 22 de marzo de 1965 al 24 de
marzo de 1968);
Petrona SABER (maestra de grado, titular, 13 de marzo de 1953 al 1 de marzo de
1954);
Gustavo Daniel SABY (maestro de educación física, suplente);
R.P. fray Justo SENDRA (director, titular, 1924 al 1928);
Esther Neyi SERPEZ (maestra de grado, titular, 1 de abril de 1954 al 12 de
noviembre de 1955);
Silvia TEALDI (maestra de grado, suplente);
Inés Margarita TOSIN (maestra de grado, titular, 13 de marzo de 1961 al 19 de
marzo de 1962 y suplente, 1 de septiembre de 1963 al 30 de noviembre de
1963);
R.P. fray Gerardo B. UREÑA (maestro de grado, titular, 13 de marzo de 1942 al 13
de marzo de 1946);
Susana Mónica VARGAS (maestra de música, suplente, 1985 y maestra de música,
suplente, 17 de febrero de 1986 al 6 de junio de 1986);
R.P. fray José Luis VARO (vicedirector, titular, 16 de marzo de 1964 al 21 de
marzo de 1965 y director, titular, 22 de marzo de 1965 al 24 de marzo de 1968);
Delsi VINCENTE (maestra de grado, suplente, 24 de julio de 1990 al 07 de agosto
de 1990);
Nora Mercedes VINCENTE (maestra de música, suplente, 1 de junio de 1990 al 31
de diciembre de 1990; 4 de marzo de 1991 al 31 de diciembre de 1991 y 9 de
marzo de 1992 al 31 de mayo de 1992)
María Alicia VILLANUEVA (maestra de grado, titular, 13 de marzo de 1961 al 28 de
febrero de 1963). 86
CLUB SPORTIVO Y RECREATIVO SERRANO
El 22 de noviembre de 1924 se dejó fundado en Serrano la entidad que se
llamó Club Sportivo y Recreativo Serrano. Nació merced al entusiasmo de:
Francisco Artola (primer presidente); José Miguel Artola (primer secretario);
Bernardo Saby, Tomás Ortego y Adrián Saby entre otros muchos vecinos de la
época.
En la Asamblea General celebrada el 3 de abril de 1926 se aprobaron los
estatutos societarios. Por el expediente número setecientos noventa y dos (792)
se tramitó la personería jurídica, que se le otorgó por decreto 18.284, del
Superior Gobierno de la Provincia, siendo firmado por el entonces gobernador de
Córdoba, doctor Ramón J. Cárcano.
Antes de tener local propio el Club Sportivo y Recreativo Serrano, las
reuniones de Comisión Directiva se hacían, las más de las veces, en los
domicilios particulares de los miembros de la misma. En tanto, las Asambleas
Generales en el salón de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Benito
Mussolini”, sito en calle Córdoba esquina 9 de julio.
El 24 de noviembre de 1937, por ante el escribano Job Lozada Chaves,
titular del Registro Nº 43, de la ciudad de Laboulaye y por escritura número
ciento setenta, el Club Sportivo y Recreativo Serrano compró a la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, representada en ese acto
por Andrés Antonio Eugenio, con poder de la sociedad, dos fracciones de terreno
propiedad de la anterior, con todo lo edificado, clavado y plantado, designados
como solares letras F y G de la manzana número cuatro (4). Cada solar tenía una
superficie total de mil doscientos noventa y un (1291) metros cuadrados con
catorce decímetros cuadrados. Los solares vendidos tenían como linderos: al
norte, fracción ocupada por el Hotel; al este, con el solar letra E; al sud y
oeste, calles públicas (bulevar Argentina y calle Córdoba). La venta se hizo por
la suma de dos mil quinientos ochenta y dos pesos con veintiocho centavos
(2582,28).
La Comisión Directiva del Club Sportivo y Recreativo Serrano, al
momento de comprarse el predio para sede social la integraban: Francisco Artola
(presidente); Enrique Garitaonandia (vicepresidente); José M. Artola
(secretario); Alfredo Rubio (prosecretario); Hugo D. Demoli (tesorero); Rufino
Lucero (protesorero); Jorge Martínez, Juan Maticola, Miguel Carle, José López y
Pedro Grondona (vocales).
En el predio comprado por el Club a la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas” se instalaron, con el correr de los años: sala de
cine o salón de fiestas, bar-comedor, oficinas y grupos de sanitarios.
Posteriormente estas instalaciones se trasladaron a la nueva sede, sita en la
manzana número veintitrés (23) esquina Juan XXIII y Córdoba, propiedad que
fuera comprada el 21 de marzo de 1970 a la Asociación Cosmopolita de
Socorros Mutuos “15 de Agosto”.
En el Club Sportivo y Recreativo Serrano, se instaló la tercera sala de
cine de la población (las anteriores fueron en el Colegio “San Alberto y San
Enrique”, el 25 de mayo de 1927 y en el Colegio de “La Sagrada Familia”,
desde principios del año 1928). En un comienzo el club cedía la sala de las
reuniones sociales a Eusebio Mazo, quien era el propietario de la máquina
proyectora, siendo vendida luego a la entidad. Debemos aclarar que las películas
que se pasaban eran mudas con letreros y en los intervalos algunos de los
músicos del pueblo amenizaban interpretando algunas “páginas de moda” o
bien a pedido del público. En un principio las funciones de cine eran solamente
para socios de la institución y sus familias; tiempo después se resolvió que,
previo pago de “boleto” la entrada sería para todo público.
Fuera de las actividades culturales, sociales y explotación del cine el Club
Sportivo y Recreativo Serrano, desarrollo prácticas deportivas entre las que
debemos mencionar: fútbol, carreras automovilísticas y de bicicleta.
La cancha de fútbol estaba ubicada en la manzana número treinta y nueve
(39), entre las calles Patagonia, Belgrano, Maipú y avenida Oostendorp. Las
instalaciones eran sumamente precarias dado que todo el predio estaba
alambrado y tenía puesto los arcos reglamentarios. Los días de partido los
alambrados se cubrían con arpillera en sus cuatro costados; las entradas estaban
provistas de molinetes para evitar la entrada de colados. Los partidos eran
locales (entre los dos clubes existentes) y los clubes de los pueblos y colonias
vecinas: Melo, Buchardo, Jovita, Salguero, Villa Rossi, Coronel Charlone
(provincia de Buenos Aires). Los campeonatos relámpagos se hacían los días de
las Fiestas Patronales, donde se entregaban los premios y trofeos a los
ganadores, donados por instituciones y comercios del medio. Los colores
distintivos del Club Sportivo y Recreativo Serrano eran las camisetas a rayas
verticales rojas y blancas y el pantalón blanco.
Las carreras de bicicleta se realizaban también para las fiestas patronales.
Los corredores locales, entre otros, eran: Juan Marucco, Bautista Cavallo,
Antonio Cielo, Miguel Franco y León Giaj Merlera; a nivel nacional se recuerda a
Remigio Saavedra y Juan Petri (oriundo de Capital Federal); además participaban
numerosos ciclistas de nuestra provincia y, en especial, de los pueblos vecinos.
Estas carreras se hacían a orilla de la cancha del club.

Carrera de
bicicletas en
la d 馗 ada de P 疊 ina 137
1930 donde se
destaca la
presencia de
Juan Marucco,
Bautista
Cavallo y
Armando Hern
疣 dez entre
otros.
Las carreras de automovilismo fue otra de las actividades deportivas del
Sportivo y recreativo Serrano, las que se corrían en circuitos marcados en la
Estancia “El Guanaco”. El control se ubicaba en la entrada misma de la
estancia. Las carreras se corrían en las calles internas de la misma, con un
recorrido de catorce kilómetros. En estas carreras participaban corredores
locales, de la zona y nacionales, entre los cuales debemos nombrar a
Parmiggiani, Ernesto H. Blanco, Aldo Armando, etc. Estas carreras eran
transmitidas por Pedro Fiori. Las carreras de automovilismo a nivel provincial e
interprovincial se llevaban a cabo una vez por año, en ocasión de las fiestas
patronales. Entre los años 1924 a 1935 las organizaba Daniel Mazo con un grupo
de vecinos de Serrano. Las carreras de autos se suspendieron durante algún
tiempo debido a un desgraciado accidente ocurrido en el desarrollo de una de
ellas, donde perdió la vida Domingo Cardesa, al pretender cruzar la pista
mientras se desarrollaba la carrera.

Página 138

Carrera de
autos en el
circuito de la
Estancia 摘 l
Guanaco�

P 疊 ina 139
Aspecto de
otra carrera de
autom iles,
1930

La última comisión directiva del Club Sportivo y Recreativo Serrano,


renovada por la mitad en las asambleas generales del 29 de septiembre de 1969
y 20 de agosto de 1970 se integró con los socios: Leopoldo ROSSANO
(presidente); Héctor CHANFERONI (vicepresidente); Carlos HERNÁNDEZ
(secretario); Víctor SANTI (prosecretario); Jorge TORTÚ (tesorero); Edmundo
SABY, Blas LAMBERTI, Juan BONELLI, Juan José ANDRENACCI (vocales titulares);
Francisco BONO, Rodolfo ELLENA, Jorge MERCADO, Rubén LAVALLE (vocales
suplentes); Víctor ANDRENACCI, León GIAJ MERLERA, Juan Carlos TECCO
(revisores de cuentas titulares) y Rubén DESCUÁN (revisor de cuentas suplentes).
Han sido presidentes del Club Sportivo y Recreativo Serrano, desde 1934:
Juan ARTOLA (1934); José Guillermo MARTÍNEZ (1935); José LAVIÉ (1935);
Francisco ARTOLA (1937); José M. ARTOLA (1939); Domingo León SABY (1941);
Juan ARTOLA (1943); doctor Miguel Ángel SOSA (1945); Cristóbal VERGARA (1951);
Constancio SABY (1953); Juan Centenario HIDALGO (1953), José ODDI (1955);
Víctor ANDRENACCI (1964); Osvaldo MERCAU (1966); Leopoldo ROSSANO (1968).
Aclaramos que se consigna la entrada de cada presidente, muchos de ellos
fueron reelegidos en períodos sucesivos.
Por acta número cuatrocientos treinta y cuatro (434), en reunión de
comisión directiva, se llamó a asamblea general extraordinaria para tratar la
posibilidad de fusión de esta entidad con el Club Atlético Oostendorp. Realizada
la Asamblea el 13 de diciembre de 1970 (según consta en acta número
cuatrocientos treinta y cinco) se aprobó por unanimidad la proyectada fusión,
que dio por resultado la formación del Club Deportivo y Cultural Serrano.
Dado la cantidad de jugadores de fútbol que tuvo Serrano en sus tres
entidades deportivas se los nombra en conjunto al finalizar la reseña del Club
Deportivo y Cultural Serrano.87
SE EXIME DE PAGAR IMPUESTOS
TERRITORIALES AL
COLEGIO “SAN ALBERTO Y SAN ENRIQUE”
Por decreto del 1 de agosto de 1923, el gobernador de la provincia, doctor
Julio Argentino Roca (h) eximió de pagar impuestos territoriales al Colegio “san
Alberto y San Enrique” de la localidad de Serrano, de los padres franciscanos
dado que el mismo estaba destinado exclusivamente a fines educativos atento
lo informado por la Dirección General de Rentas y por estar encuadrado en el
artículo 13, inciso 23 de la Ley Nº 3108. Las gestiones se habían iniciado por el
Expediente Nº 137 - Letra “C” - 1923.88
LA POBLACIÓN DE SERRANO
EN 1923
Según las crónicas, desde la llegada de los franciscanos a Serrano, 20 de
febrero de 1922 al 24 de agosto de 1923, “se habían edificado varias casa,
destacándose por haber sido las primeras la casita de Passera y la carnicería,
frente a la esquina este del Colegio, que levantó el señor Daniel Mazo. Entre
las otras merecen citarse: el “boliche” y la ferretería del señor Marilungo; la
verdulería del señor Molinaro; al almacén de Mallo; casa de Correo del señor
Mazo; carpintería de Quirós; verdulería de Sancho; panadería de Mattacota;
Comisaría de Pereira; Dancing Hall de Manelli; fonda de Massoco Giovenale
“El Buen Estómago”; tienda de Jorge Assef; chalet de Eusebio Mazo; farmacia
y casa del médico de la Estancia “El Guanaco”; casitas de la misma estancia;
almacén de Busso; confitería de Arrativel y Baldo; almacén de José Cora; el
“Turco”; fonda de Juan y José Bottero; verdulería de Ángel Oberto;
zapatería de José Mistura.
En párrafo aparte menciona en forma muy especial “las casitas de
Tardiso, Felicioni, D. Fernández, C. Cavalloni, A. Simondi, B. Felice, Sevelli,
Osella, Tello, C. Barrera, J. Olguín, Vieira, A. Franco, otra de Daniel Mazo y
otra del mismo, E. Conesa, J. Cura, Juan Marchioni.
Agregando a continuación que en la zona de las quintas edificaban sus
casas los siguientes vecinos: D. Rodríguez, A. Luciani (haciendo mención que
era empleado de la estancia), S. Cardesa, Ibáñez, A. Casco, J. Geuna, C.
Cognini, L. Serrano, Marengo, S. Cots, A. Guardia, S. Garnero, E. Willen, Ruiz,
A. Allende, P. Lanati, I. Salto, A. Pereira, Magnano, E. Ellena, J. H. Sardina,
Pérez, P. Calderón, P. Colombo, H. Zabala, B. Sesore, A. Bruno, V. Conti,
Cerqueti y Marcel.
Al finalizar esta información nos dice el Cronista, que en construcción
estaban las casas de Ibáñez, Rubiccini y unas siete más.89
Casa de P 疊 ina 141
comercio de
Jos�Rahal
Cora avenida
oostendorp
esquina calle
San Mart 匤

Página 141
Panader 僘
de
Mattacota
en avenida
Oostendorp
al 470
SERRANO EN LOS AÑOS 1922 Y 1923
El 24 de abril de 1922, a las 10 hs. llegaron a Serrano desde la Capital
federal los restos del fundador de la Estancia “El Guanaco”, Alberto Pedro
María Oostendorp. Desde la Estación el ataúd que contenía los despojos mortales
fueron conducidos procesionalmente a la Iglesia de la Asunción de la Santísima
Virgen donde se cantó una misa de difuntos a tres voces; desde la ciudad de Río
Cuarto habían viajado a Serrano los R.R.P.P. Borras (organista) y Sala (tenor)
para participar del acto litúrgico.
El 21 de mayo, por primera vez en la localidad, tomaron la Primera
Comunión unas veinte niñas y niños de la población, Colonia y villas vecinas.
El 29 de mayo llegaron desde Valencia (España) los R.R.P.P. fray José
Cebolla, Justo Sendra y los legos frailes Julián Ribera, Antonio Vago y Marcelino
García.
El 20 de agosto falleció en la ciudad de Buenos Aires, a las 4 hs. habiendo
recibido los auxilios religiosos, Enrique Luis María Oostendorp. El día 23
arribaron a Serrano, los restos mortales del ilustre fundador de la población, los
cuales fueron conducidos, por personal de la Estancia desde la Estación
ferroviaria a la Iglesia, siendo acompañados por todos los integrantes del pueblo
y Colonia. En el Templo se celebró un solemne funeral; al finalizar el mismo, los
despojos de Oostendorp fueron depositados en la cripta debajo de los de su
hermano Alberto Pedro María. El R.P. fray Carlos García Badía pronunció unas
sencillas pero cálidas palabras de despedida a su benefactor y amigo.
Para armar el pesebre en la Iglesia, en la navidad de 1922, la señora María
Antonieta Bennert de Oostendorp remitió desde Buenos Aires las figuras del
Belén, que se conservaron con mucho cariño durante varios años.
Como ya se ha dicho entre los días 14 de enero y 4 de febrero de 1923 se
despidió a Carlos Doutrelepont, a su esposa y demás familiares, quienes dejaron
en el naciente pueblo gratos recuerdos.
El 20 de enero el Obispo de la Provincia de Córdoba, concedió por
delegación la facultad de establecer en la nueva Iglesia de Serrano: la V.O.T. de
penitencia, la Pía Unión de San Antonio y organizar los grupos de juventud.
El 8 de abril después de la misa de las 10 hs. el R.P. fray Carlos García
Badía bendijo solemnemente las estatuas del Sagrado Corazón de Jesús, San
Francisco, la Inmaculada, San Roque y San José; por entonces ya estaba en la
Iglesia San Antonio de Padua, que el R.P. fray Pineda había traído de la ciudad de
Azul (provincia de Buenos Aires).
En el mes de abril, la Estancia hizo construir la pared de un metro de
altura, donde se colocó la reja de la cripta, y una puerta con cerrojo, de modo
que podía ser visitada por sus familiares o visitantes que lo solicitaran.
Entre los días 6 a 13 de mayo se llevó a cabo en Serrano, por primera vez,
la Santa Misión.
En ocasión de celebrarse el día de Corpus Christi, se realizó la primera
procesión pública por la Plaza de la población; en esa ocasión se estrenó el
palio, que el año anterior había sido obsequiado a la Comunidad por la señora de
Oostendorp.
El 15 de agosto de 1923, también por primera vez, se celebró en Serrano
las fiestas patronales. Después de la misa se realizó una procesión alrededor de
la Plaza con la Purísima, dado que aún no había llegado la Assunta. Los actos
fueron amenizados por una Banda de Música, contratada en la ciudad de Buenos
Aires.
En el primer aniversario del fallecimiento de Enrique Luis María
Oostendorp, se realizó un funeral así descripto por el Cronista franciscano: “se
cantó la Misa de Ferrando a tres voces y el luto de la Iglesia era grandioso,
por indicación del R.P. fray Carlos García Badía. El señor Renard (Daniel) y su
esposa completaron los lutos haciendo el pabellón del arco del altar mayor,
los de las cornisas de las puertas de la sacristía y ventanas y el pabellón de la
puerta de la Iglesia. Había prendidas 133 velas y el túmulo adornado con la
cruz de flores artificiales que hizo enviar la señora viuda, la cruz de flores
naturales que envió Carlos Doutrelepont, una corona artificial del año
anterior y unos maceteros con plantas que envió desde la Estancia el señor
Renard (Daniel).
El 21 de septiembre la señora de Oostendorp envió de regalo a la
Comunidad: dos dalmáticas negras y otras 2 blancas, dos sotanitas rojas y dos
negras; cuatro roquetes; un corporal; un palio; dos rollos de cintas negras (para
moños de luto). Las dalmáticas correspondían a las casullas que ya existían en el
ropero de la Iglesia.
Antes de finalizar el año 1923, la señora de Oostendorp, envió por
intermedio del administrador de la Estancia, la suma de doscientos pesos
moneda nacional, con motivo del funeral rezado en memoria de su extinto
esposo, en ocasión del primer aniversario de su fallecimiento, dinero que fue
rechazado por los franciscanos; al insistir aquella se aceptó como donación a la
Iglesia, suma que se destinó a colocar las cortinas en las doce ventanas del
templo, muy necesarias en los meses de verano, por donde entraba mucho sol. 90
SOCIEDAD ITALIANA DE SOCORROS MUTUOS
DE SERRANO
El 8 de abril de 1924, bajo la presencia de Santiago Busso y con la
asistencia de Alfredo Sona, José Geuna, Andrés Sona, Eduardo Camusso, Carlos
Cavalloni, Sebastián Marucco y Miguel Busso, todos integrantes de la Comisión
Pro-Fiesta del 20 de Septiembre de 1923, después de haber aprobado el
balance de ese evento, se trató la necesidad de integrar, en el medio, una
Sociedad Italiana de Socorros Mutuos.
El 18 de mayo del año antes citado en primer término se realizó una
reunión de vecinos italianos quienes resolvieron, por mayoría absoluta dejar
constituída una entidad que se denominaría Sociedad Italiana de Socorros
Mutuos “Benito Mussolini”; especialmente invitado estuvo presente, en la
reunión, un representante de la Federación General de Sociedades Italianas de
residentes en la República Argentina, Teodoro Caffei.
Estuvieron presentes en la sesión constitutiva los siguientes vecinos de
Serrano (zona urbana y rural): Alfredo BUSSO, Félix BERINO, Juan M. BUSSO,
Santiago BUSSO, Miguel A. BUSSO, Mateo BUSSO, Miguel BIANCHI, José BOTTERO,
Máximo BERTOLINO, Domingo BULARELLI, José BOGLIOTTI, Antonio BERTA, Miguel
BUSSO, Bernardo COSTAMAGNA, Carlos CAVALLONE, Eduardo CAMUSSO, Juan B.
CAMUSSO, José COSTA, Pedro COLOMBO, Tomás CIELO, Ernesto DUTTO, Segundo
DEMARIA, Emilio ELENA, Antonio FRUSSO, Constantino FONTANA, Gino FANUCCI,
José FALCO, Marcos A. FALCONE, Julio FELICIONI, Nazareno FELICIONI, Ángel
GIOVANELLA, Bautista GHIONE, Bartolo GIORDANO, Carlos GIORDANO, Francisco
GEUNA, José GEUNA, José GIORDANO, José GIACCONE, Jorge GIORDANO, Pedro
GORÍA, Luis GIAMMARINI, Antonio GIANELLI, Antonio G. LERDA, Carlos LAVALLE,
Domingo LAMBERTI, Mateo LAMBERTI, Antonio BUSSO, Carlos MONGIANO,
Francisco MATTACOTA, José MANDRILE, José MAGNANO, José MORELLI, Miguel
MAGNANO, Martino MOLINARO, Juan MARCHIONI, Pablo MATA, Paride
MOLINAROLI, Sebastián MARUCCO, José MISTURA, Tomás MAGNANO, José
OSELLA, Santiago OSELLA, Alfredo PIZZINGA, Carlos PANEAGLIO, José PAGANINI,
Juan ROGGERO, Alfredo SONA, Andrea SONA, Carlos SONA, Carlos M. SONA, Luis
SAMBRENIL, Francisco SONA, Miguel TESTU, Aníbal TAVELLA, Giovanni SONA,
Giacondo SONA, Bartolomé MARENGO, José BOCCHI y Ángelo DI GENNARO.
Después de haber pronunciado un conceptuoso y prolijo discurso en
italiano, Teodoro Caffei, quien resaltó en forma muy especial los beneficios del
mutualismo entre las colectividades residentes en Argentina, se dejó constituída
la primera Comisión Directiva, con: Mateo BUSSO (presidente), Carlos
CAVALLONE (vicepresidente); Miguel BUSSO (secretario); Constantino FONTANA
(prosecretario); Carlos PANEAGLIO, Carlos SONA, Tomás MAGNANO, Eduardo
CAMUSSO, Paride MOLINAROLI, Emilio ELENA (consejeros); José PAGANINI y
Carlos M. SONA (revisores de cuentas).
El 21 de mayo se fijaron los montos de las cuotas societarias y condiciones
para aspirar a ser socio de la Institución. Las cuotas se fijaron en cincuenta (50)
centavos por mes. Y los requisitos para ser socios eran, entre otros: edad entre
quince (15) y cincuenta y cinco (55) años y ser vecino de Serrano, Melo, San
Joaquín, El Guanaco, Campo La Ramada, Campo Santa Ana, Campo Taurel, La
Legua, Campo Chas, Campo La Chunguita y todos aquellos vecinos que vivieran
hasta siete (7) leguas de Serrano a la redonda. También podían ser socios los
hijos y nietos de italianos residentes en la zona. En la fecha citada más arriba se
estableció que solamente serían rentados los cargos de secretario y cobrador.
El 15 de junio de 1924 en Asamblea General de socios se aprobaron los
Estatutos Societarios. En esa misma reunión renunció al cargo de secretario
Miguel Busso, pasando a ocupar el cargo vacante Constantino Fontana y como
prosecretario pasó a desempeñarse José Mistura.
El 29 de junio de 1924 la Comisión Directiva resolvió organizar una colecta
destinada a allegar fondos para construir la sede social de la institución.
Asimismo se dispuso que en la sede social provisoria estuvieran siempre
presentes, en las distintas reuniones las banderas argentina e italiana.
Debemos aclarar que desde el Acta Nº 3 y hasta la Nº 17 y desde la Nº 19 a
la Nº 91 las actas de la Sociedad están escritas en italiano.
Por decreto del gobernador de la provincia de Córdoba, doctor Ramón J.
Cárcano, del 15 de junio de 1925 se aprobaron los Estatutos Societarios de la
Sociedad, otorgándosele la personería jurídica correspondiente.

P 疊 ina 146
Sede social de
la Sociedad
Italiana de
Socorros
Mutuos

El 27 de julio de 1925, el presidente y secretario informaron a la Comisión


Directiva, que se habían entrevistado con algunos de los miembros de la
Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, que se
encontraban en Serrano de paso, a quienes se les solicitó la donación de un lote
de terreno, para construir en el mismo la sede social de la Sociedad. Los
entrevistados manifestaron que el pedido debía decidirlo el Consejo de
Administración de la empresa. Todos se mostraron muy optimista y fijaron una
fecha de inauguración, por lo menos del salón social, 20 de septiembre de 1925,
designando padrinos de la ceremonia al doctor Emiliano Gigena Martínez y “la
gentil señorita” Isolina Mattacota. Mas el tiempo pasó y no hubo una sola
contestación ni positiva ni negativa.
El 11 de octubre de 1925 (acta Nº 18), ante el silencio de la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, la Comisión Directiva
resolvió comprar a la misma el lote A de la manzana número cinco (5) por la
suma de quinientos pesos, siendo autorizados a firmar la escritura traslativa de
dominio Mateo Busso (presidente), Constantino Fontana (secretario) y José
Geuna (tesorero).
La obra de la sede social se inició a fines del año 1925, dado que en
febrero de 1926 los bailes de Carnaval se realizaron en uno de los galpones del
Ferrocarril y todo lo recaudado se destinó a financiar dicha construcción.
En el mes de junio de 1927 se colocaron las baldosas de piso del salón de
la sede, el cual se inauguró el 20 de septiembre de ese año. El edificio no tenía
revoques interiores ni exteriores; los sanitarios eran por demás precarios y sin
instalación de luz eléctrica. Leyendo las actas sabemos que las obras de la sede
social se continuaron merced a la recaudación de fondos varios (cobro de cuotas
societarias, donaciones de vecinos y socios, alquiler del salón a otras
instituciones del medio, etc.).
En el mes de diciembre de 1927 se efectúo la primera rifa de un automóvil
marca Fiat, que se sorteó el 23 de diciembre de ese año, resultando favorecida
la boleta Nº 1.271, perteneciente a Carlos Paneaglio.
El 2 de abril de 1928, la Comisión Directiva en pleno se trasladó a la
Estancia “El Guanaco” a saludar a la señora Bennert de Oostendorp y a su
hermano Oscar W. Bennert, entregándoles a ambos las credenciales que los
acreditaban como “socios honorarios” de la institución.
En septiembre de 1928 se compró y colocó el portón de entrada de la sede
social. En igual fecha se pidió un presupuesto a la Usina de la localidad para
instalar iluminación eléctrica en el salón únicamente. Los montos del
presupuesto estuvieron fuera de las disponibilidades de la Sociedad y se resolvió
hacer la iluminación con el sistema de alcohol carburado.
En octubre de 1928 se solicitó al Superior Gobierno de la Provincia
autorización para utilizar la manzana número 22, como campo de deporte de la
Sociedad en calidad de préstamo a título precario. Por decreto Nº 1.530-Serie
“E” de fecha 4 de diciembre de 1928, firmado por el gobernador de la Provincia,
doctor José Antonio Ceballos, se autorizó a la Sociedad a utilizar el predio
solicitado, haciendo constar que todas las mejoras que se realizaran en el mismo
quedarían en beneficio de la Provincia.
En el mes de mayo de 1929 se empezó a construir lo que se llamó
“buffet” (hoy comedor y bar).
Al arquitecto Amilcar Bagliano, en septiembre de 1929, se le encomendó
realizar los planos del edificio ya construido de la sede social y lo proyectado
para más adelante; los honorarios abonados al mismo fueron de trescientos
pesos moneda nacional.
Al iniciarse el año 1930 la sede social seguía sin los revoques en el interior
y exterior; en ese año recién se pudieron colocar las aberturas (persianas de
chapa en cada una de las ventanas).
El doctor Alberto P. Orlandini, médico de la ciudad de Laboulaye, fue
contratado por la Sociedad para atender a los socios de la misma, fijándose el
precio “visita a consultorio” en cuatro pesos moneda nacional y “a domicilio”
en seis pesos moneda nacional; en ninguna de las actas dice donde atendía, pero
nos hace suponer que algunos días de la semana atendía en Serrano, o bien
tenía alguna especialidad.
En julio de 1930 se contrató a Carlos Cavallone para revocar el salón de
entrada y el llamado “buffet” en su interior. Cobrando doscientos cincuenta
pesos moneda nacional por el salón de entrada, trescientos pesos moneda
nacional por el “buffet” y otros trabajos complementarios ciento cuarenta y
cinco pesos moneda nacional.
El 4 de septiembre de 1930 se designó la primera subcomisión de damas
(señoras) y señoritas, quienes hicieron su primera actuación en las Fiestas del
20 de septiembre, cuando se hicieron cargo del denominado “bazar”.
Entre los años 1930 y 1931 fue médico de la Sociedad, el doctor Francisco
Pérez Zameza.
El 14 de mayo de 1931 la Comisión Directiva, en una conceptuosa nota,
agradeció al Cónsul de Italia en la ciudad de Córdoba el envío de sendos cuadros
del rey Víctor Manuel III y Benito Mussolini.
El 10 de noviembre de 1931 se contrataron los servicios médicos del
doctor Jorge Muratorio, fijándose la tarifa de consulta en consultorio tres pesos
moneda nacional y a domicilio, dentro de zona urbana, cinco pesos moneda
nacional.
El 29 de mayo de 1932 en una Asamblea de socios se resolvió eliminar del
padrón de afiliados a todos aquellos asociados que adeudaran cuotas sociales, lo
que motivó agrias y estruendosas discusiones entre los asistentes, con gruesas
“palabrotas” y amenazas de “trompadas a la salida”. La gran “batahola”
terminó con abrazos de “amigos” y con una copa en el “buffet”.
A partir del Acta Nº 126 (2 de julio de 1932) y hasta la Nº 127 se volvieron
a redactar las mismas en italiano (más debo decir que era en dialecto
piamontés). Ya la
Nº 128 y en adelante y por decisión de la Comisión Directiva las actas y notas
debían hacerse en castellano.
Merced a gestiones de la Sociedad, en agosto de 1932, se contrató un
aviador que sobrevoló la localidad realizando un sinnúmero de acrobacias en el
aire, que entusiasmó a los serranenses; el mismo cobró la suma de doscientos
cincuenta pesos.
El 10 de septiembre de 1934 se alquiló el salón de la institución al H.
Consejo de Educación de la Provincia, para instalar provisoriamente la Escuela
Fiscal Mixta “Domingo Faustino Sarmiento”91.
En agosto de 1937 se acordó construir un nuevo escenario en el salón
principal; el existente estaba en muy malas condiciones y los músicos de las
orquestas que se contrataban no querían subir. Ese mismo año se plantaron
treinta y cuatro paraísos en el perímetro del patio de la sede social.
En el año 1939 fue un año de muy buena situación económica para la
entidad y por ello se hicieron un sinnúmero de obras en el local social: revoque
en todos los interiores, arreglo general de techos, arreglo y cambio de gran
número de puertas y ventanas. También se compraron sendos equipos de
amplificadores para el salón y “buffet”.
El 16 de julio de 1939 se constituyó la Comisión de Damas con: Teresa
SALTO de BUSSO (presidenta); Anita P. de MATTACOTA (vicepresidenta); María
SONA de BUSSO (secretaria); Isolina MATTACOTA (prosecretaria); Clorinda
PEREYRA de GEUNA (tesorera); Adela FILIPPA de CARDESA (protesorera); Juana de
RIBERI, Berta de MANETTA y Peti PÉREZ de DEMOLLI (vocales). Por renuncia de
Anita P. de MATTACOTA, entró Ernestina DAGHERO y de Clorinda PEREYRA de
GEUNA, lo hizo Virginia BUFFA de CARLE.
En septiembre de 1940 se construyó el cielorraso del “buffet”. En agosto
de 1941 se hicieron nuevos arreglos en el escenario del salón. Y en septiembre
de 1941 se embaldosaron la secretaría y pista de baile al aire libre.
En mayo de 1942 se compró un piano en la ciudad de Buenos Aires por la
suma de quinientos diez pesos moneda nacional, mediante un préstamo de
dinero a pagarse a los doce meses con un interés del cinco por ciento mensual.
La suma de dinero para la compra del piano la facilitó Paneglio, quien pasado el
año la donó a la Sociedad.
Para las fiestas del 20 de Septiembre del año 1942 se contrató, para
amenizar los bailes, la Orquesta de Feliciano Brunelli, que fue todo un suceso en
la zona.
En la Asamblea General de socios realizada en el mes de mayo de 1943 se
reformaron los Estatutos Societarios, que databan del 15 de junio de 1925. Las
reformas fueron aprobadas por decreto Nº 8.759 de fecha 22 de agosto de 1944,
del Superior Gobierno de la Provincia. El mencionado decreto lleva las firmas del
interventor Federal, general (R.E.) Alberto Guglielmone; del ministro de
gobierno, mayor Raúl Tasi y del oficial mayor de la Gobernación, doctor
Bernardo Bas. Aquí debemos decir que a partir de la aprobación de las reformas
de los Estatutos societarios la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos de Serrano
dejó de llamarse “Benito Mussolini”.
El 10 de noviembre de 1945 se designó una Comisión de vecinos a los fines
de hacer una colecta pro ayuda a los italianos, víctimas de la Segunda Guerra
Mundial (1939-0945).
El 26 de julio de 1946 se designó el primer gerente de la institución,
recayendo la primera designación en la persona de Carlos Paneaglio.
En septiembre de 1946 de común acuerdo con la Asociación Cosmopolita
de Socorros Mutuos “15 de Agosto” se realizó la denominada Semana del
Mutualismo, entre los días 6 a 12 de octubre de ese año.
Para el 20 de septiembre de 1947, la Sociedad contrató un conjunto de
patinadores, que actuó con todo éxito en la sede social.
El 21 de enero de 1948 se vendió el piano comprado en Buenos Aires en
mayo de 1942, dado que el mismo era de estudio y no podía ser utilizado en
actuaciones orquestales.
Desde el año 1948 fue médico de la Sociedad el doctor Miguel Ángel Sosa.
El 7 de noviembre de 1948 se volvieron a reformar los estatutos
societarios.
Durante el año 1949 la entidad festejó entusiastamente sus primeros
veinticinco años de vida y trabajo en la localidad de Serrano.
En el mes de julio de 1950 se empezaron a construir los nuevos sanitarios
en la sede social, para damas y caballeros.
El 18 de abril de 1951 falleció en el Hospital Italiano de la ciudad de
Buenos Aires, Carlos Paneaglio. La Comisión Directiva en sesión especial resolvió
poner una corona de flores y un crespón negro en la puerta de entrada de la
sede y proveer de brazaletes de lutos a los socios que concurrieran al velatorio;
el mismo se realizó en el salón de la sede de la Sociedad (por algunas horas). En
el recinto de la institución que nos ocupa se le rindió un sentido homenaje,
haciendo uso de la palabra entre otros: Carlos Kers, Enrique B. Giordano y Luis
Cavallone. Sobre el féretro se habían colocado sendas banderas argentina e
italiana. Al llegar al Cementerio despidió los restos mortales de Paneaglio, Mateo
E. Busso.
El 13 de septiembre de 1951 la Comisión Directiva aprobó levantar, en la
sede social, un busto de Paneaglio, dado su condición de socio fundador y “alma
y cerebro” de la Sociedad durante veintisiete años.
Por pérdida del Libro de Actas del período comprendido entre el mes de
octubre de 1951 y la década del ‘70, la historia de la Sociedad Italiana de
Socorros Mutuos de Serrano nos ha quedado fraccionada.
En los años 1970 la Sociedad conjuntamente con la Asociación
Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de agosto” fueron organizadores de los
bailes de Carnaval, los cuales se hacían en la sede social de la entidad que nos
ocupa en este capítulo. Pago los gastos, las ganancias se repartían en partes
iguales.
En enero de 1977 la Sociedad compró al Club Deportivo y Cultural
Serrano mesas y sillas que había puesto en venta.
Durante el año 1978 se remodeló totalmente la casa-habitación del
encargado del “buffet” y se construyó un tinglado que cubrió totalmente las
parrillas de los asadores.
En septiembre de 1978 se colocó la vereda en el predio donde se levanta
la sede social, con baldosas de cemento compradas a Carlos Inocenti.
El 20 de junio de 1978 se realizó un gran almuerzo para los socios y sus
familiares, amigos y simpatizantes de la institución, dentro de la sede. En tal
ocasión amenizaron la reunión “Los Mayorales” de la ciudad de laboulaye y “Los
seis amigos” de la localidad de Serrano.
El número de socios hoy es de doscientos sesenta y cinco personas y sus
correspondientes grupos familiares. El restaurante, bar, café y confitería, en un
principio funcionaba a cargo de la Sociedad; algunos años después, por contrato,
se ponía frente al mismo y cantina, a un encargado y desde hace algún tiempo
las instalaciones se alquilan, excepto la cantina. Hoy está frente al restaurante,
bar café y confitería de la Sociedad Italiana, Daniel H. Lanfranco y su familia.
El edificio actual de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos se integra de:
salón de fiestas; cantina, totalmente equipada; secretaría; comedor (alquilado),
con casa de familia; pista al aire libre; asadores y sanitarios (damas y hombres).
La Comisión Directiva actual la integran: Santiago BUSSO (presidente);
Eduardo José BERTOLÉ (vicepresidente); José María GONZÁLEZ (secretario);
Rubén CAMUSSO (prosecretario); Egidio Luis COSTA (tesorero); Atilio CAMUSSO
(protesorero); Oscar BUSSO, Héctor LAVALLE, Miguel LERDA, Santiago Miguel
BUSSO, María José GIORDANO (vocales titulares); Alfredo CANELLI, Antonio
LERDA, Carlos CAVALLONE, Hugo M. BUSSO, Lino Atilio GIOLITTI (vocales
suplentes); Francisco Lorenzo MARCOS, José Orlando OTERO, Raúl MARCOS
(revisores titulares de cuentas); Domingo CARLETTI, Juan Miguel Ismael GEMMI y
Osvaldo Teobaldo COSTA (revisores suplentes de cuentas).
Han sido presidentes de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos: Mateo
BUSSO (1924-1926); Santiago BUSSO (1927); José GEUNA (1928); Miguel BUSSO
(1929-1930); José BOCHI (1931-1932); Carlos PANEAGLIO (1932-1937); Santiago B.
BUSSO (1937-1941); Miguel CARLE (1941-1943); Santiago B. BUSSO (1943-1946);
Miguel BUSSO (1946-1948); Antonio BUSSO (1948-1949); Carlos KERZ (1949-1951);
Miguel GIORDANO (1951-1957); Juan M. MARUCCO (1957-1959); Miguel GIORDANO
(1959-1967); Atilio MARUCCO (1967-1969); Miguel GIORDANO (1969-1971);
Antonio LERDA (1971-1976); Santiago BUSSO (1976-1980); Eleuterio GIORDANO
(1980-1982) y Santiago BUSSO (1982 a la fecha). 92

MÉDICOS DE SERRANO
Desde el año 1925, Serrano contó con servicios profesionales de médicos,
en forma permanente y estable.
Según sondeos realizados en el medio, el doctor Emiliano Gigena
Martínez, fue el primer médico de la localidad, quien permaneció en la zona
desde el año 1925 a 1928.
Entre 1928 a 1931 se estableció en el medio el doctor Francisco Pérez
Zamezza.
El doctor Jorge Muratorio se radicó en Serrano en 1931, ejerciendo su
profesión hasta 1945; durante muchos años fue médico de la Sociedad Italiana
de Socorros Mutuos “Benito Mussolini”.
Entre los años 1933 a 1936 llegó a Serrano el doctor Udo Bress, quien puso
consultorio en la zona urbana, atendiendo además en Melo, Villa Rossi y San
Joaquín; y desde el 5 de agosto de 1935 fue médico de la Asociación
Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de Agosto”.
En el curso del año 1934 puso consultorio en la localidad el doctor
Francisco Aramayo, quien aparece interviniendo en Asambleas Generales como
socio de la Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de agosto” a
mediados del año 1934 e integrando la Comisión Directiva el 17 de junio de
1935, como síndico titular.
En el año 1945, el doctor Miguel Ángel Sosa se radicó en el pueblo
ejerciendo su profesión en el mismo hasta el año 1957.
En el curso del año antes citado, llegó a Serrano desde la ciudad de
Córdoba el doctor José Alberto Colabianchi, quien se desempeñó como médico
hasta el año 1973, además fue intendente de la localidad entre los años 1968-
1969 y primer director del Dispensario Vecinal “San Francisco”.
Desde 1961 a 1971, se desempeñó como médico de Serrano el doctor
Edilberto O. Rufino.
En 1974, desde la ciudad de Huinca Renancó (departamento General Roca)
llegó el doctor Hugo Teófilo Crembil, quien aún reside en el medio y fue el
segundo director del Dispensario Vecinal “San Francisco”.
En el curso del año 1969 instaló consultorio el doctor Juan Carlos Sánchez,
natural de Serrano, quien permaneció en el pueblo hasta 1977.
El doctor Gerónimo Ortiz se radicó con consultorio en el año 1977 y en el
año 1982 instaló y puso en marcha el primer Sanatorio, que lleva el nombre del
pueblo, es decir Serrano.
La doctora Alicia Monge Rofarello, hija de la villa, se radicó con
consultorio y una Clínica en el año 1984, radicándose posteriormente en la
ciudad de Córdoba, donde hoy reside. La doctora Alicia Monge Rofarello vendió
su consultorio y Clínica al doctor Alfredo José en el año 1985, quien cerró la
clínica y continúa con el consultorio atendiendo en las localidades de San
Joaquín, Buchardo y la ciudad de laboulaye.
Debemos decir que los doctores: Gigena Martínez, Pérez Zamezza,
Muratorio, Sosa, Colabianchi y actualmente Crembil han tenido sus consultorios y
casas de familia en avenida Oostendorp, entre el bulevar Argentina y calle 9 de
Julio, manzana número 4, lote denominado Casa del Médico y Farmacia (según
plano de la población aprobado el 2 de septiembre de 1921, por el Poder
Ejecutivo de la Provincia). Según antecedentes recogidos en el medio la
Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, construyó, antes
de realizarse el trazado del pueblo la llamada “casa del médico”, a los fines de
asegurar la radicación de un “galeno” en el medio y se las facilitaba sin cargo
durante los primeros años.
Posteriormente y cuando la Sociedad entró en liquidación, la casa se
arrendaba por una módica mensualidad al médico de “turno” más acreditado o
bien con el compromiso de quedarse en el medio por algún tiempo. En los
últimos años que la ocupó el doctor Sosa, éste la compró sin llegar a
escriturarla; al dejar Serrano se la transfirió al doctor José Alberto Colabianchi,
quien la hubo de escriturar el 11 de octubre de 1957, en la ciudad de laboulaye;
posteriormente Colabianchi la vendió al doctor Crembil. 93
FARMACIAS DE SERRANO
El primer farmacéutico que se recuerda en Serrano fue Manuel Alfredo
Moyano Morcillo quien ya en el año 1923 se encontraba radicado en el pueblo y
se ausentó en el curso del año 1927. Con posterioridad se establecieron con
“botica” Conrado Viola, Hugo Demoli entre los años 1935 a 1942, luego Felipe
Ugena en 1942 y algunos años después Hugo Rodríguez (idóneo con un regente).
En tanto hoy son las farmacéuticas Marta Martínez de Márquez (desde 1974), y
algunos años después Isabel Scarponi de López y Liliana Grégoris de Villafañe.94
SERRANO EN LOS AÑOS 1924 Y 1925
A fines del mes de enero de 1924, telegráficamente desde Valencia, se
comunicó el nombramiento del nuevo Superior, que recayó en la persona del R.P.
fray Justo Sendra, quien hasta ese momento había sido morador de la Parroquia
de San Roque de la ciudad de Villa Mercedes (provincia de San Luis). El 11 de
febrero asumió sus funciones en Serrano.
En los últimos días del mes de febrero llegó a Serrano, el R.P. fray Antonio
Moltó, quien venía desde España como conventual del Colegio.
En el mes de mayo la Estancia hizo arreglar la totalidad de los techos
tanto del Colegio como de la Iglesia, que por entonces se habían deteriorado
bastante debido a las abundantes lluvias caídas en la zona.
El 25 de mayo, por encargo del Club Sportivo y Recreativo Serrano, se
cantó el primer Te Deum, en el medio. La Iglesia fue engalanada con “telas
celestes y blancas”, regaladas por el Club. Terminado el acto religioso, alumnos
del Colegio “San Alberto y San Enrique”, padres, vecinos y miembros de la
comunidad franciscana se trasladaron a la Plaza donde se cantó el Himno
Nacional, ejecutado por una Banda de Música, contratada por el Club. El R.P.
fray Justo Sendra pronunció un discurso muy patriótico, recordando la gesta del
25 de mayo de 1810. Como final del acto, algunos alumnos del Colegio
declamaron poesías alusivas a la fecha.
Durante el mes de mayo llegó desde España a Serrano, como morador el
hermano Bernardo Pérez.
Antes de iniciarse las vacaciones de invierno, se empezaron los trabajos
de ampliación del Colegio, por cuenta de la Estancia; las obras realizadas fueron
entre otras: construcción de nuevas aulas y ampliación de las existentes, un
nuevo dormitorio para los pupilos, nuevo salón de estudios y el anterior se
transformó en salón de actos y despensa del Colegio, en la parte destinada a la
Comunidad.
Los fondos recaudados en las Fiestas Patronales (14, 15 y 16 de agosto),
realizadas en uno de los galpones del Ferrocarril (bailes, tómbolas, rifas, venta
de bombones, tiro al blanco, etc.) se destinaron a las obras de construcción del
Cementerio de la Población.
Después de la misa celebrada el 8 de diciembre los R.R.P.P. frailes Moltó,
Molina y Gomis emprendieron una excursión a la Laguna del Siete, con el
propósito de cazar (patos, palomas, perdices, etc.), más como todo novato sin
conocer el lugar, “volvieron muy tristes, sólo consiguieron algunos pajarillos
de mala muerte y un peludo que encontraron en el camino cuando
regresaban”, dice el Cronista.
Durante los doce meses del año 1924, todos los días sábados se hicieron
los ejercicios valencianos de la sabatina. Los sacerdotes visitaron la Escuela
Católica de Niñas, donde semanalmente daban clase de religión y preparaban a
las alumnas para recibir el Sacramento de la Primera Comunión. Periódicamente
los frailes visitaban los enfermos en sus domicilios, como también los santuarios
de la zona en la parte rural.
En el mes de enero de 1925 regresaron a España, por orden del R.P.
Provincial fray Luis Fullano, los frailes Fortuño y Gomis. Posteriormente se
integraron a la Comunidad de Serrano los R.R.P.P. frailes Antonio Pastor, Juan
María Carbonell y Juan José Ángel.
El 15 de mayo llegaron a Serrano dos religiosas de la Congregación
Misioneras Franciscanas de María, quienes viajaron para interiorizarse del modo
de vida de la localidad y sus habitantes; en tal ocasión visitaron el predio donde
se levantaría el futuro Colegio de las Niñas; al día siguiente regresaron a su
Casa, con los informes recogidos en el medio.
El 15 de agosto, Día de la Patrona de Serrano, la Comisión de Festejo,
regaló a la Iglesia: unas andas, dos artísticas farolas y dos banderas. Al igual que
los años anteriores los fondos recaudados en kermeses, bailes, ruleta, tiro al
blanco, venta de golosinas, flores y de las carreras de automóviles se destinó al
fondo de la Comisión Pro Construcción del Cementerio.
En los meses de la primavera de 1925, la Estancia “El Guanaco” inició
una serie de nuevas obras tanto en el Colegio como en la Iglesia y finalmente se
pintaron totalmente ambos edificios.
En ocasión de celebrarse el funeral en memoria del fundador se adornó la
Iglesia con nuevas colgaduras de telas traídas de la Capital Federal y un
imponente catafalco, construído en la carpintería de la Estancia.
El acto de fin de curso del Colegio se realizó el 22 de noviembre; en el
mismo se repartieron tres premios, a saber: uno enviado por la señora de
Oostendorp, otro donado por el diputado provincial doctor Samuel Morra y el
tercero regalado por Mateo Busso.
En el año 1925, fuera de las obras señaladas anteriormente se
concretaron: construcción del refectorio de la Comunidad; se inició el arreglo
del patio; se modificó la escalera que conducía al Coro de la Iglesia; se cambió
la cañería en su totalidad, dado que la original sufrió serios daños causados por
el agua de la región; construcción del ropero de los internos; instalación de los
primeros “lavatorios de pie” para los alumnos; construcción y colocación de la
Cruz del Patio, etc. Todas las obras detalladas fueron dirigidas por el hermano
lego fray Marcelino García. 95
JUZGADO DE PAZ
En el año 1925, durante la segunda gobernación del doctor Ramón J.
Cárcano, por sendos decretos se crearon los juzgados de Paz de Serrano y San
Joaquín (departamento Juárez Celman, por entonces); este último se suprimió
durante la gestión del gobernador doctor Amadeo Sabattini, en el año 1936.
En un principio los Jueces de Paz, tanto en Serrano como en San Joaquín
tenían a su cargo el Registro Civil de las respectivas localidades.
Han sido Jueces de Paz de Serrano, desde el año 1925: Carlos MARCHESI
(1925-1928), Evaristo A. CONESA (1928-1930), José Santos BIANCO (1930),
designados con acuerdo del Senado de la Provincia; Belisario CENTENO (1931-
1936), por decreto del Poder Ejecutivo y posterior acuerdo del Senado de la
Provincia; Carlos MARCHESI (1936), Elías E. URTEAGA (1936-1938), Serafín SOLA
(1938-1946), Arturo J. MISTURA (1946-1951), Lino SANTI (1951-1953), Bernardo
SABY (1953-1955), designados con acuerdo del Senado de la Provincia; Miguel
MAHON (1955-1958), nombrado por el Poder Ejecutivo de la Provincia; Lino SANTI
(1958-1964), Mauro RODRÍGUEZ CASAS (1964), Enrique DELMEDICO (1964-1969),
con acuerdo del Senado de la Provincia; José Luis ARMELLINI (1969-1974),
nombrado por decreto del Poder Ejecutivo; Juan Carlos TECCO (1974-1980)
designado con acuerdo del Senado de la Provincia; Alberto José ABOT (1980-
1984), quien residía en la localidad de Melo, departamento Presidente Roque
Sáenz Peña, siendo nombrado por decreto del Poder Ejecutivo y Sussy Rene
CARDESA (a partir del 25 de enero de 1985 a la fecha), con acuerdo del Senado
de la Provincia.96
Actualmente la jurisdicción del Juzgado de Paz de Serrano comprende:
radio urbano y rural de Serrano, radio urbano y rural de San Joaquín, Colonia
Los Ceibos, Estancia El Caballito y Laguna del 7.97
En un principio tanto el Juzgado de Paz como el Registro Civil, tenían sus
oficinas en el local de la Subcomisaría de la localidad; al reformarse la Ley sobre
funcionamiento del Registro Civil éste pasó al edificio municipal, en tanto el
Juzgado de Paz quedó en el edificio policial. Al no tener espacio físico en la
Subcomisaría, los Jueces de Paz y con permiso de Superior Tribunal de la
Provincia, establecieron su oficina en el domicilio particular de los mismos,
dentro del radio urbano.
Antes de terminar esta reseña correspondiente al Juzgado de Paz,
debemos decir que en San Joaquín desde el año 1925, fueron titulares del
mismo: Humberto A. GERVASIO (1925-1926), Adolfo GUTIÉRREZ (1927-1928),
Emilio C. DOMINIQUE (1928-1930), designados con acuerdo del Senado de la
Provincia; Rolando MOGNOL (1931-1932), por decreto del Poder Ejecutivo de la
Provincia; Primo PASCUALI (1932-1934) y José CASCO (1934-1936), con acuerdo
del Senado de la Provincia.98

REGISTRO CIVIL
Al crearse el Juzgado de Paz en Serrano como el de San Joaquín (entonces
departamento Juárez Celman) por decreto del año 1925, siendo gobernador de
la Provincia el doctor Ramón J. Cárcano, se estableció que el titular del Juzgado
de Paz tendría funciones de Jefe del registro Civil de la localidad, desde el 1° de
enero de 1926, tal como era en gran número de localidades del interior. Como ya
se ha dicho el en capítulo anterior, correspondiente al Juzgado de Paz, tanto
estos como los Registros Civiles funcionaban en los locales de la Policía de cada
pueblo hasta el 31 de diciembre de 1968, es decir, cuando se separaron Juzgados
de Paz de Registros Civiles, conforme Decreto-Ley dictado durante la gestión del
gobernador doctor Carlos José Caballero y ministro de gobierno el doctor Luis
Eduardo Martínez Golletti.
Han sido Jefes del Registro Civil de Serrano: Carlos MARCHESI (1925-
1928); Evaristo A. CONESA (1928-1930); José Santos BIANCO (1930); Belisario
CENTENO (1931-1936); Carlos MARCHESI (1936); Elías E. URTEAGA (1936-1938);
Serafín SOLA (1938-1946); Arturo J. MISTURA (1946-1951); Lino SANTI (1951-
1953); Bernardo SABY (1953-1955); Miguel MAHON (1955-1958); Lino SANTI (1958-
1964); Mauro RODRÍGUEZ CASAS (1964); Humberto MARZIALI (1964); Enrique
DELMÉDICO (1964-1969); José M. P. LERDA (1973-1974); Juan Carlos TECCO (como
2do. Jefe desde el 25 de enero de 1974 al 3 de marzo de 1978); José Miguel
Pedro LERDA (1978-1981); Mateo Edgardo Omar BUSSO (1981-1983); Sergio
Sebastián BUSSO (1983-1987) y como 2do. Jefe Abel Oscar PONCE; Jorge Miguel
CHANFERONI (1987-1991) y como 2da. Jefa Gladys Mabel CAMPANA, desde el 4 de
enero de 1988 -decreto Nº 010/88) y Abel Oscar PONCE (desde el 12 de
diciembre de 1991 a la fecha) y continúa como 2da. Jefa Gladys Mabel CAMPANA.
Los primeros nacimientos registrados en Serrano correspondieron a:
Felipe RÍOS (nacido el 15 de octubre de 1926, hijo de Felipe Ríos y Ramona
Campo, siendo anotado el 25 de octubre de 1926); Osvalda MARTELLI (nacida el
4 de noviembre de 1926, hija de Osvaldo Martelli y Carolina Franco, anotada el 9
de noviembre de 1926); César Francisco GIUNTINI (nacido el 29 de octubre de
1926, hijo de Miguel Giuntini y María Giordanino, anotado el 9 de noviembre de
1926); Francisco SABY (nacido el 5 de noviembre de 1926, hijo de Adrián Saby y
Catalina Busso, anotado el 10 de noviembre de 1926); Hermida RUIZ (nacida el 3
de noviembre de 1926, hija de Pedro Ruiz y Pascuala Oviedo, anotada el 10 de
noviembre de 1926).
Los primeros fallecimientos anotados fueron de: Nicolás LUCERO
(argentino, 57 años, jornalero, soltero, falleció de un síncope cardíaco el 5 de
agosto de 1927); Antonio RUIZ (argentino, 3 años, falleció de una meningitis
supurada el 27 de agosto de 1927); Ángel Esteban OBERTO (argentino, 43 años,
comerciante, casado con Teresa Camiglio, falleció de miocarditis el 5 de
septiembre de 1927); Antonio MERLO (italiano, 50 años, agricultor, casado con
Caterina Costamagna, falleció de uremia el 2 de octubre de 1927); y N.N.
(nacido muerto el 21 de octubre de 1927, en La Ramada, hijo de Francisco
Fernando Ponce y Ángela Vellone).
En tanto que, los primeros casamientos celebrados en el Registro Civil de
Serrano fueron los de: Juan Manuel PEREYRA y Salomé ACOSTA (realizado el 8 de
noviembre de 1926); Nazareno CERQUETTI y Rosa MERCURI (celebrado el 31 de
diciembre de 1926); Pedro Liberato ALTURRIA y Juana FARIAS (llevado a cabo el
11 de enero de 1927); Juan Olegario TORRES y Balbina LUCERO (realizado el 17
de enero de 1927) y Juan Bautista CUCHETTI y Magdalena Lucía FIOLITO
(celebrado el 22 de enero de 1927).
En el año 1936 el Juzgado de Paz de San Joaquín y por ende la Oficina de
Registro Civil se suprimieron, por decreto del gobernador de la Provincia, doctor
Amadeo Sabattini, quedando aquella localidad comprendida en la jurisdicción de
Serrano. Por directivas emanadas del ministerio de Gobierno, los libros del ex-
Registro Civil de San Joaquín, pasaron a engrosar el Archivo del Registro Civil de
Serrano, que comprende los años 1925 a 1936. 99
Antes de terminar este capítulo debemos decir que antes del 1° de enero
de 1926 las anotaciones de nacimientos, fallecimientos y celebraciones de
matrimonios se realizaban en las Oficinas de la ciudad de Laboulaye o bien en
las localidades de Jovita o Buchardo (departamento General Roca).
NACIMIENTOS, MATRIMONIOS Y DEFUNCIONES
REGISTRADOS EN SERRANO DESDE 1926
Año Nacimientos Matrimonios Defunciones
1926 11 2 -----
1927 93 19 13
1928 99 22 18
1929 116 35 27
1930 86 38 34
1931 104 17 31
1932 78 20 22
1933 82 23 21
1934 82 30 18
1935 77 26 34
1936 61 24 20
1937 76 34 21
1938 75 20 32
1939 74 26 15
1940 65 21 19
1941 68 27 25
1942 68 34 15
1943 55 20 20
1944 54 30 19
1945 42 23 16
1946 51 23 16
1947 36 18 16
1948 47 28 12
1949 44 24 18
1950 37 18 15
1951 39 22 16
1952 29 17 11
1953 39 23 10
1954 44 14 18
1955 41 21 18
1956 47 27 13
1957 39 26 9
1958 42 28 10
1959 43 23 14
1960 50 23 11
1961 52 17 15
1962 43 16 13
1963 71 16 14
1964 39 22 13
1965 46 27 22
1966 38 13 11
1967 30 15 25
1968 36 14 11
1969 46 20 17
1970 48 22 22
1971 47 15 24
1972 41 18 12
1973 40 19 13
1974 55 14 22
1973 44 15 21
1976 44 17 20
1977 46 19 18
1978 54 12 17
1979 40 15 27
1980 47 19 37
1981 55 16 33
1982 44 11 27
1983 45 19 31
1984 56 16 32
1985 46 18 28
1986 55 17 24
1987 48 13 33
1988 63 15 23
1989 50 17 21
1990 69 18 28
1991 45 11 15
1992 63 19 28 100
ESCUELA CATÓLICA DE NIÑAS
La Escuela Católica de Niñas, situada en el bulevar Argentina, entre
avenida Oostendorp y calle Belgrano, en la manzana número 3, frente a la
estación del ferrocarril General San Martín (ex-Buenos Aires al Pacífico), era
llamada por la mayoría de los serranenses Escuela “El Guanaco”, quien
facilitaba el local y el mobiliario, pagaba el sueldo a los docentes, proveía de
útiles a los educandos y disponía de los medios de transporte para acercar y
llevar a los niños. El local aún se conserva, sin mayores innovaciones y hoy
pertenece a Miguel Ángel Caballero. En la casa que nos ocupa, en el frente,
sobre la puerta de entrada aún se lee la palabra ESCUELA. Este local sirvió
posteriormente como local policial, estafeta de correo y oficina de teléfono,
etc.

P 疊 ina 160

Local de la
Escuela Cat
 ica de Ni s

La primera maestra de la Escuela Católica de Niñas fue Adolfina Vda. de


Cabrera, quien fue reemplazada en el año 1926, por Rosa Brion de Hernández,
maestra idónea que dirigió y enseñó en la Escuela, durante los años 1926, 1927 y
1928, es decir, hasta que empezó a funcionar el Colegio La Sagrada Familia.
La Escuela Católica de Niñas funcionaba en doble turno: durante el
horario de la mañana se impartía la enseñanza fijada en los programas del H.
Consejo de Educación de la Provincia y en horas de la tarde dibujo y labores.
El alumnado matriculado, cada año, oscilaba entre cuarenta (40) y
cincuenta (50) niñas.
Durante el año lectivo de 1926 no obstante de haberse inaugurado el
Colegio San Alberto y San Enrique, en la Escuela Católica de Niñas, se
matricularon algunos varones, que venían de la Estancia con las hermanitas.
La enseñanza abarcaba desde primero inferior a cuarto grado. Las clases
se impartían en una de las habitaciones que daban a la calle. En el mismo
edificio de la Escuela vivía la docente con su familia.
Aún en el pueblo y zona rural de Serrano, residen ex-alumnos de la
Escuela, siendo algunos poseedores de certificaciones de estudios, expendidos
cada año, unos por la señora de Cabrera y otros por la señora de Hernández.
Entre las entonces “niñas”, que fueran alumnas de la Escuela Católica de
Niñas, debemos mencionar entre otras a: Juana y Catalina BUSSO, María y Ema
CARDESA, María Elena COLOMBO, Teresa y Josefa GEUNA, Teresa y Rosa LUCIANI,
Antonio MARCHIONI, Aída y Dominga PANEAGLIO, Magdalena REGIS, Luisa y Laura
SANTA MARÍA, Magdalena, Lidia y Ángela SANTIANO.
La Escuela fue levantada en el año 1928. 101
Antes de terminar este capítulo cabe formular las siguientes preguntas:
¿Por qué el Cronista Franciscano nos dice que la Escuela funcionaba desde 1910?;
¿Existió anteriormente como Escuela mixta o sólo de varones?; ¿Dónde se
educaban los hijos de los colonos y de los empleados del Ferrocarril y de la
Estancia “El Guanaco”?; ¿Es cierto que Daniel Mazo daba clases en el local de la
Escuela Católica de Niñas, tanto a mujeres como a varones, antes de ser
designada la señora de Cabrera? A estas preguntas, a modo personal pienso que
sí; hubo una Escuela de enseñanza primaria y en el mismo local donde luego se
instaló la Escuela Católica de Niñas, dado que el plano original, en ese lugar,
figura funcionando un Colegio, siendo los docentes encargados del mismo
personas idóneas, sin ninguna duda, que con el transcurso del tiempo pasaron al
olvido.
P 疊 ina 162

Certificado de
estudios dado por
la 摘 scuela Cat
ica de Ni s� a
Magdalena
Santiano.

ROSA BRION DE HERNÁNDEZ


Rosa Brion de Hernández, a quien se la
recuerda como la segunda directora y maestra de la
Escuela Católica de Niñas, era nacida en la ciudad de
Cruz del Eje (departamento del mismo nombre,
P 疊 ina 163 provincia de Córdoba) en el año 1897; siendo hija de
Eusebio y Rosario González, ambos descendientes de
antiguas familias del medio. Desde muy joven se
desempeñó como maestra de grado idónea,
demostrando gran cariño por los niños y adolescentes.
En la ciudad de Villa María (departamento San Martín,
provincia de Córdoba) muy joven se casó con Amadeo Hernández. Poco tiempo
después el matrimonio Hernández se instaló en la localidad de Del Campillo
(departamento General Roca, provincia de Córdoba); algún tiempo después pasó
a residir en Nicolás Bruzzone (departamento General Roca, provincia de
Córdoba), y en el año 1926 se radicaron en Serrano.
Rosa Brion de Hernández fue nombrada en la Escuela Católica de Niñas,
por recomendación del R.P. fray Justo Sendra y gestiones de Josefa de Argos,
reemplazando como lo hemos dicho, a la señora de Cabrera. Al cerrarse la
Escuela, María Antonieta Bennert de Oostendorp, en reconocimiento a los
servicios prestados, le donó un terreno sobre la actual calle José Manuel
Estrada, a media cuadra del Colegio La Sagrada Familia. La señora de
Hernández, mientras se desempeñó en la Escuela Católica de Niñas, vivió en el
local de la misma, con su familia.
Memoriosos vecinos, manifiestan que las niñas que venían a la Escuela
desde la Estancia “El Guanaco” y de las colonias vecinas lo hacían en una
volanta, que llegaba en horas muy tempranas de cada día (lunes a sábado),
siendo recibidas por la señora de Hernández en la puerta del Establecimiento. La
misma volanta, a la caída de la tarde, volvía a recoger a las educandas y
regresarlas a sus respectivos hogares.
Durante el año 1929 la señora de Hernández dio clases en el Colegio La
Sagrada Familia, donde las jornadas escolares eran desde la mañana a la tarde,
tanto para alumnas pupilas como externas, de lunes a sábado.
Desde el año 1930 dio clases particulares en una casa ubicada en calle San
martín entre Belgrano y Las Malvinas.
Posteriormente se radicó en Capital Federal, donde falleció el 18 de
noviembre de 1956, habiendo sido madre de cuatro hijos.102

ESTACIÓN DE SERVICIOS Y.P.F. -SERRANO


La Estación de Servicios Y.P.F. - Serrano, se inauguró en el curso del año
1926, bajo el nombre Busso y Cía., razón social integrada por Miguel y Alfredo
Busso.
Con el correr de los años la anterior firma se transformó en Busso Hnos.
En los primeros años, este conocido “surtidor” tenía su local en calle 9 de Julio
entre avenida Oostendorp y Córdoba, donde hoy se encuentran las oficinas de la
Cooperativa Mixta Agrícola Ganadera.
En el mes de abril del año 1972, se inauguró el actual local sito en calle
Córdoba esquina 9 de Julio, siendo por entonces titular de la firma Alfredo
Busso.
P 疊 ina 164

Estaci de
servicios Y.P.F.
- Serrano

Desde el año 1983 a la actualidad la Estación de Servicios Y.P.F.


-Serrano, gira como razón social Omar Busso. 103

BALANCE DE LAS ROMERÍAS POPULARES EFECTUADAS


EN SERRANO LOS DÍAS 14, 15 Y 16 DE AGOSTO DE 1926
A BENEFICIO DEL CEMENTERIO LOCAL

ENTRADAS
En conceptos de entradas a los bailes de los días 14, 15, 16 y 22. 998.00
Ruleta de bombones los días 14, 15 y 16 998.80
Venta de medallas los días 14, 15 y 16 190.00
Horno misterioso los días 14, 15, 16 y 22 350.55
Telégrafos los días 14, 15 y 16 13.20
Caballitos los días 14, 15, 16 y 22 361.00
Rifa de una vaca donada por Martín Artola 550.00
(Venta de números y remate)
Rifa de un canario donado por el señor Santa María y de un
florero donado por el señor Lundberg 57.30
Avisos en los reglamentos de carreras: de diez (10) pesos,
Arratibel y Baldo, Julián Vergara, José Cora, Massocco
Giovanale, R.P. Franciscanos, Bocchi Hnos., Marcelo Molinaro,
Adrián Atala, Ángel Rampoldi, Eusebio Mazo, Fernández y Cía.,
Emilia Marilungo, Bernardo Saby, Francisco Geuna, Boteff y
Máximo, Miguel Busso y de cinco (5) pesos, Manuel Amor 165.00
Alquiler de buffet 430.00

Total de recaudación $4.113.85

SALIDAS
Banda de música: honorarios, gratificación, pasajes (Retiro-
Laboulaye; Laboulaye-Serrano y viceversa), pensión Hotel
“España” y gastos de buffet 1.314,85
400 cajas de bombones y flete 488.80
200 medallas plateadas y flete 78.40
2 piezas de cintas y fletes 4.00
Objetos en existencia: 1 rifle belga niquelado 12 m/n modelo
7.250; 1 medalla de plata grabada; 1 medalla especial grabada
y una medalla de oro 18 kilates 124.50
Juguetes comprados a: Terszolo y Cía., Fernández y Cía., Adrián
Atala y Ángel Rampoldi 167.70
A. Curchetti, por suministro de electricidad 200.00
Orquesta 22 de agosto 1926, A. Pizzinga, honorarios 65.00
Gastos varios 480.85

Total de gastos 2.924.10

Líquido producto que se hace entrega a la Comisión Pro-


Cementerio local 1.189,75

Los gastos varios comprendían: por telegramas, $12,80; cuenta de D.A.


Tovaglari, $9,80; cuenta de Armagnague, $4,80; trabajo de un peón, $15,00;
gastos de buffet, $10,00; Severe, adornos carroza cementerio, $10,00; Hamú, 8
ms., uso doméstico, $7,20; E Mazo, por bombas, $8,30; E. Vázquez, 7 doc. de
bombas, $56.00; E. Mazo, sobres bombones, $3,00; Cosme Azúa, por confección
de Balance, $181,35; Fernández y Cía, $133,10; A. Pizzinga, viajes auto
Cementerio, $10,00; dos banderas belgas, $15,50; billetes inservibles de un
peso. 104
SERRANO EN EL AÑO 1926
El 4 de febrero de 1926 en el Colegio San Alberto y San Enrique se
empezó a embaldosar el patio, obra que concluyó el 12 de marzo.
El 11 de febrero se cantó el Te Deum en acción de gracia por el éxito del
raid aéreo de España a Buenos Aires, realizado por el comandante R. Franco,
español. El R.P. fray Justo Sendra pronunció un hermoso discurso. También se
mandó un telegrama de felicitaciones al mencionado aviador y acompañante
quienes se encontraban en la Capital federal.
El 27 de marzo, el Padre Director del Colegio designó como inspector
primero de los niños al R.P. fray Ángel Molina; ese cargo desde tiempo atrás lo
había desempeñado el R.P. fray Carbonell.
El día de Corpus Christi tomaron la Primera Comunión dos niñas y seis
niños; las primeras eran alumnas de la Escuela Católica de Niñas.
Para algunas de las familias de los pupilos que vivían alejados de Serrano,
llevarlos a sus casas y retornarlos, durante las vacaciones de julio, les era muy
costoso e incómodo, y quedaban en el Colegio. Así nos dice el Cronista que, el
año 1926 solamente quedó un interno Waldino Quintero; los primeros días
esperaba a su familia “muy preparado”, después se conformó y ayudaba a los
sacerdotes en diversos menesteres.
Aprovechando el receso escolar, el mayordomo de la Estancia invitó a la
Comunidad a pasar el día en el Establecimiento.
Como lo hemos dicho, el día de Santo Domingo (4 de agosto) se inauguró
el servicio de electricidad en el Colegio e Iglesia.
En ocasión de recordarse un nuevo aniversario del fallecimiento de
Enrique Luis María Oostendorp, asistieron, entre otros, dos religiosas de las
Franciscanas Misioneras de María, el administrador de la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas”, señor Byrne, el ingeniero y
constructor del futuro Colegio de Niñas, todos ellos procedentes de la Capital
Federal. Después del oficio religioso los asistentes se dirigieron al lugar donde se
levantaría el Convento y el Colegio, a los fines de bendecir “la primera piedra”.
En el lugar se había levantado un gran estrado cubierto, donde se ubicaron los
invitados especiales. El estrado o palco había sido realizado por el R.P. fray
Carbonell, adornado con banderas argentinas, belgas, españolas y francesas. En
esa ocasión fueron oradores el R.P. fray Sendra, y los señores Byrne y Renard. Al
finalizar el acto una de las niñas de la Escuela Católica de Niñas declamó una
poesía.
El día del estudiante los pupilos salieron al campo; primero visitaron la
Laguna La Amarga y almorzaron en la chacra de Pedro Ré. La excursión la
hicieron caminando ida y vuelta.
Entre los días 2, 3 y 4 de octubre se celebró en Serrano el séptimo
centenario del fallecimiento de San Francisco de Asís. A los actos programados
por el Colegio San Alberto y San Enrique se adhirió el Club Sportivo y
Recreativo Serrano; todos los actos realizados los amenizó la Banda de Música
del maestro Ursi, de Capital Federal. El día 4, después de la misa, se realizó una
velada literaria-musical, en el patio del Colegio, donde se realizó el siguiente
programa: 1) Himno Nacional, por el Coro del Colegio y Banda de Música; 2)
Discurso de apertura por el R.P. fray Ángel Molina; 3) “Los tres amores”,
canción a cargo del R.P. Cebolla, acompañado al piano por el R.P. fray Ángel; 4)
“San Francisco en América y particularmente en Argentina”, discurso a cargo
de Bernardo Saby (hijo); 5) Intermedio de Banda; 6) Poesía, por el alumno Carlos
Berazategui; 7) Canto, por el R.P. fray Cebolla, acompañamiento de piano por el
R.P. fray Ángel; 8) Himno Oficial de Valencia, por el Coro del Colegio y Banda de
Música; 9) “San Francisco y el deporte”, discurso a cargo de Juan Artola; 10)
Diálogo, por los pupilos Bernardo de la Iglesia y Ernesto Franchetti; 11) Himno
oficial de Italia; 12) “San Francisco gloria de Italia”, por el presidente de la
Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Benito Mussolini”, Santiago Busso; 13)
Marcha belga en piano a cargo del R.P. Guim (de la ciudad de Laboulaye); 14)
Discurso del señor Daniel Renard; 15) Intermedio de banda; 16) Discurso epílogo
por el R.P. fray Justo Sendra; 17) Himno a San Francisco. El Cronista nos dice que
el patio estaba adornado con banderas y escudos y con variado toldo de
gallardetes que daban un aspecto fantástico y encantador; los gallardetes se
pusieron para impedir el sol, pero como hizo aire hacía mucho ruido y
molestaban a los oradores y oyentes pues impedían oír claramente. Todos los
números fueron entusiastamente aplaudidos y al final el público principió a
desfilar a los acordes de la Banda.
Presidieron el acto el señor Daniel Renard y su digna esposa. Fueron
convidados a comer con la Comunidad los oradores; además asistieron
también los R.R.P.P. fray Pineda y Guim procedente este último de
Laboulaye.
En todos los actos de las fiestas hubo mucho público y muchos
forasteros que quedaron gratamente impresionados de Serrano. Merece
especial gratitud el señor Daniel Mazo por los sacrificios que hizo para dar
realce a las fiestas. El Club Sportivo y Recreativo Serrano inauguró una
sencilla Bandera bendecida por el R.P. fray Carbonell, con la que asistió a los
actos de las fiestas. Se inauguró, en estas fiestas, un lucido juego de escudos,
magnífica iniciativa del R.P. fray Carbonell; fueron dibujados por el R.P. fray
Cebolla y trabajaron en ellos, además de fray Carbonell que se mostró
incansable, los R.R.P.P. fray Justo Sendra y Juan Ángel. Fueron colocados en
las distintas ventanas de la fachada del Colegio y dos grandes en las columnas
del atrio de la Iglesia, todos ellos con su pareja de banderas. Llamaron mucho
la atención y agradaron sumamente al público. De torre a torre lucía por la
noche una hermosa guirnalda de bombitas eléctricas que hacían un aspecto
en extremo fantástico. No había presenciado Serrano unas fiestas tan lucidas
a lo que favoreció mucho el buen tiempo. Dignas de memoria serán estas
fiestas”.
El 11 de noviembre la Comunidad y los pupilos, pasaron el día en la
Estancia; salieron del Colegio a la madrugada (3 hs.); primero pasaron por la
Laguna La Amarga y de allí pasaron al Guanaco; fueron de la partida los R.P. fray
Moltó, Carbonell, Pérez, Sendra, Cebolla, Molina, Roig, Ribera y García. Dice el
Cronista que “quedó a cuidar la casa” fray Juan José Ángel.
El 21 de noviembre se clausuró el año escolar, con un acto muy
concurrido, donde pronunciaron sendos discursos los R.R.P.P. fray Justo Sendra y
fray Carbonell. A continuación se llevó a cabo el siguiente programa: 1) “Las
profecías de mi abuela”, poesía; 2) “El mejor premio”, diálogo; 3) Canciones,
a cargo del R.P. fray Cebolla. También se entonaron las estrofas del Himno
Nacional y Mi Bandera. Como final del acto se repartieron distintos premios a los
alumnos: un reloj pulsera, donado por la señora de Oostendorp; un elegante
estuche de plata, obsequio de Martín Artola; una valiosa estilográfica y lápiz de
oro regalo del señor Tomás Ortego, socio de “La Paloma”, quince premios
comprados por la Comunidad y otro reloj pulsera donado por el señor Báez,
residente en la localidad del Del Campillo.
El 8 de diciembre quedó instalada en el Colegio y Comunidad la heladera.
Durante ese año 1926 se realizaron una serie de obras, entre las que
caben destacar: embaldosado de todo el patio, construcción de retrete en la
cancha, ensanche de la misma, instalación de una bomba en la citada cancha,
instalación de artefactos eléctricos en el Templo donados por la señora de
Oostendorp. 105
USINA ELÉCTRICA DE SERRANO
El 15 de abril de 1926, arribó a Serrano desde Villa Mercedes (provincia
de San Luis) el R.P. fray Antonio Moltó, a quien se le encomendó la instalación de
una usina productora de electricidad dentro de la Iglesia y Colegio “San Alberto
y San Enrique”. El aludido sacerdote, desde su llegada se abocó de inmediato a
las tareas de instalar una usina propia para producir electricidad dentro de las
instalaciones, como ya se ha dicho, en la Iglesia y Colegio.
El R.P. fray Moltó fue ayudado en sus tareas por el R.P. fray Juan María
Carbonell y el R.P. fray Ángel. Primeramente se construyó una pieza donde hubo
de instalarse la “usinita”, obra del R.P. fray Marcelino García.
Realizados los primeros trabajos, desde la Capital Federal, llegó a
Serrano, un mecánico electricista, contratado especialmente por la Estancia,
quien dio los toques finales a la colocación del motor productor de electricidad y
completó la instalación del cuadro y baterías. El servicio se inauguró
oficialmente el día de Santo Domingo, es decir, el 4 de agosto de 1926.106
Un año después, por decreto del Poder Ejecutivo de la Provincia, siendo
gobernador el doctor Ramón J. Cárcano, se autorizó a la firma Vergara Hnos. y
Cía., instalar una usina productora de electricidad, en la planta urbana de
Serrano. La firma que nos ocupa se instaló en avenida Oostendorp, entre las
calles Juan XXIII e Italia. Conforme el Contrato firmado con la Provincia la razón
social Vergara Hnos. y Cía. debía hacer el suministro en horario discontinuo: de 8
hs. a 12 hs. y luego de 19 hs. a 24 hs. (en los meses de verano) y de 7 hs. a 12
hs. y 17 hs. a 24 hs. (en los meses de invierno). El suministro de electricidad se
inició en el mes de septiembre de 1927.107
La razón social Vergara Hnos. y Cía. fue transferida algunos años después
a Emilio Griotti, con acuerdo del Poder Ejecutivo de la Provincia. Griotti, el 1 de
mayo de 1958, la vendió a Aquiles Mari, quien dio electricidad a Serrano hasta
el 10 de abril de 1966. 108

ASOCIACIÓN COSMOPOLITA DE
SOCORROS MUTUOS “15 DE AGOSTO”
La Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de Agosto”, nació
merced a las gestiones de un grupo de vecinos de Serrano, que decían tener por
Patria todo el mundo, conforme el significado de la palabra cosmopolita.
El 8 de abril de 1927, en el domicilio de Manuelo Conesa, se reunió un
grupo de vecinos de Serrano, con el propósito de dejar constituída en el medio
una Sociedad Española de Socorros Mutuos, lo que no pudo concretarse, dado
lo insuficiente de personas interesadas en integrar la Sociedad que aglutinara a
los hispanos residentes en el medio. Entre los organizadores de la reunión que
nos ocupa estaban: Manuel Conesa, Pedro Mallo y Juvencio Conesa. Después de
discutirse ampliamente el tema de formación de una Sociedad de Socorros
Mutuos, que aglutinara a todos los vecinos de la población sin distinción de
nacionalidad, se resolvió que sería que sería una Asociación Cosmopolita.
El 9 de abril de 1927 se constituyó una Comisión Provisoria con los
vecinos: Pedro Mallo, Manuel Santa María, José Tello, Manuel Conesa, Raúl
Rogge, Santiago Osella, Pedro Navello, Felipe Brito, E. Silva Carranza, Salvador
Cots, Santiago Cardesa, Emilio Marilungo, Arnulfo Franco, Leandro Benito y Ángel
Pierretti, entre otros.
El 30 de abril del año citado anteriormente se dejó formalmente
constituída la nueva entidad que se llamaría Asociación Cosmopolita de
Socorros Mutuos “15 de Agosto”, en una Asamblea General donde asistieron:
Marcial Santa María; Felipe Brito; Raúl y José Rogge; Pedro Priotti; Arnulfo
Franco; José Castellano; Paulino Páez; Salvador Cots; Pedro Mallo; María Teresa
R. de Mallo; Leandro Benito; Pedro Navello; Pablo Ibáñez; Vicente Ibáñez; José
María Olguín; José Tello; Aurelio Gallego; Adrián Atala; Juan Arratibel; José Cora;
Ángel Oberto; Santiago Cardesa; Vicente Amaro Orona; Pedro Manetti; Emilio
Marilungo; Francisco Rubio; E. Silva Carranza; Alfredo Pizzinga; José Castro;
Encarnación Navarro de Cots; Julia Lavalle de Castro; Salvador Sánchez; Salvador
Sánchez (h); María G. de Sánchez; Alberto León Echevarría; Domingo Batalla,
José Silva; Pedro Peralta; Tiburcio Rodríguez; José Gallardo; Gaspar González;
Camilo Díaz; María Luisa Cambiaso; Pedro Luna; Pedro Giaj Merlera; I. Romero;
Francisco Vicente Ponso; Eusebio Mazo; Santiago Osella; Remigio Valle; Manuel
Conesa; Juvencio Conesa; Segundo Araya; entre otros más. La primera Comisión
Directiva la integraron: Pedro Mallo (presidente); Emilio Marilungo
(vicepresidente); Juvencio Conesa (secretario); Miguel Ferrero (prosecretario);
Pedro Navello (tesorero); Pedro Priotti (protesorero); José Tello, Manuel Santa
María, Raúl Rogge, Paulina Páez, Salvador Cots (vocales); Arnulfo Franco (síndico
titular); y Felipe Brito (síndico suplente).
El 29 de mayo de 1927 se aprobaron los Estatutos Societarios en una
Asamblea de adherentes, donde se hacía constar que los objetivos de la
Asociación eran: “de socorro mutuo entre los asociados, asistencia médica en
los casos de enfermedad y sus consecuencias, sin perjuicio de que en el
provenir ensanche su esfera de acción, estableciendo todo cuanto fuera
necesario al perfeccionamiento moral y mejora material de sus asociados, así
como fomentar el sostén de una enfermería u hospital”. Los Estatutos se
conformaron con ochenta y dos artículos.
El 3 de julio de 1928, por medio de una nota firmada por los miembros de
la Comisión Directiva, la Asociación solicitó a la señora María Antonieta Bennert
de Oostendorp la donación de un terreno, dentro de la planta urbana de
Serrano, a fin de levantar en el mismo la sede social de la entidad.
Por decreto Nº 2.019 -Serie E- del poder Ejecutivo de la Provincia se
aprobaron los Estatutos Societarios de la Asociación, otorgándosele la personería
jurídica solicitada. El trámite respectivo se había gestionado por el Expediente
Nº 159/28, y la resolución firmada por el entonces gobernador de la Provincia,
doctor José Antonio Ceballos y su ministro de gobierno, doctor Amadeo
Sabattini.
El 25 de julio de 1931 la Asociación alquiló una pieza en la casa de familia
de los Sres. Fenoglio y Cía., por la suma de quince pesos por mes, donde se
instaló la sede social. Posteriormente, el 25 de junio de 1932, se arrendó una
pieza que daba a la calle en la casa-habitación de Emilio Marilungo, donde se
pagaba la suma de doce pesos por mes de alquiler.
Por contrato firmado el 9 de octubre de 1932 se contrataron los servicios
del Hospital Español, de la ciudad de Buenos Aires. En esa misma fecha y dado
la situación crítica por la que pasaban numerosas familias del medio, se resolvió
hacer una campaña de solidaridad, invitando a los vecinos a hacer donaciones
varias (víveres, ropa, remedios, etc.).
Con fecha 23 de abril de 1933, la Asociación recibió una nota de la
Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, donde se le
contestaba a la solicitud de fecha 3 de julio del año anterior, no haciendo lugar
al pedido de la donación de un terreno en la planta urbana, mas se le ofrecía a
la entidad la venta de un lote a pagarse en cuotas, a razón de treinta y cinco
centavos el metro cuadrado. Concretándose la compra el 16 de julio de 1933, el
predio destinado a la sede social estaba ubicado en la calle Belgrano entre calle
9 de Julio y boulevard Argentina, manzana 3.
El 15 de mayo de 1934 ante una invitación de la Sociedad Italiana de
Socorros Mutuos “Benito Mussolini”, a la Comisión Directiva para asistir a los
actos organizados por la citada entidad entre los días 20 y 25 de mayo, resolvió
no hacerlo e “ignorar” la invitación. Esto nos hace sospechar que las relaciones
entre la Sociedad Italiana y la Asociación Cosmopolita no eran muy cordiales.
El 11 de agosto de 1934, se contrató a Juan Marchioni para levantar la
primera parte de la sede social; previamente se había alambrado todo el predio
comprado. Algunos meses después se inauguró una parte de la sede social con un
“vermouth” y un asado “a la criolla”; a este acto fueron invitados las
autoridades de la localidad, las instituciones y Club del medio.
Debemos decir que desde la fundación, la Asociación organizaba en el
pueblo, en forma exclusiva, los bailes del 9 de julio y 12 de octubre, de cada
año.
Por primera vez los festejos del Carnaval de 1936 se hicieron
conjuntamente con la Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de
agosto”, Sociedad Italiana de Socorros Mutuos “Benito Mussolini” y Club
Sportivo y Recreativo Serrano.
El 6 de julio de 1936 se consideró, en una Asamblea de socios, no válido el
acto eleccionario realizado por esos días para renovar autoridades; la misma
Asamblea designó presidente interino a Benito Hidalgo, hasta que se expidiera la
Inspección de Sociedades Jurídicas, donde se llevó el asunto; ésta determinó que
el acto electoral había sido totalmente normal y el 4 de agosto asumió por un
nuevo periodo Pedro Navello y demás autoridades. Al hacerse el inventario
correspondiente se comprobaron la falta de una serie de bienes de la entidad.
Durante la década del 40 la Asociación alquilaba los salones de la Sociedad
Italiana de Socorros Mutuos y Club Sportivo y Recreativo Serrano, para realizar
sus bailes tradicionales y otros eventos sociales.
El 26 de septiembre de 1942 se designó al Presidente Paulino Páez como
Delegado de la Asociación al Congreso Mutualista, realizado en Capital Federal.
El 22 de agosto de 1943 la Asociación “cedió amistosamente” que los
festejos del 12 de octubre los realizara el Club Atlético Oostendorp.
Dada la mala situación económica por la que atravesaba la institución se
puso en venta la sede social y se convocó al vecindario a ofrecer a la Asociación
un local para comprar. El 27 de abril de 1927 el local se vendió a Alfredo Saby
por la suma de tres mil doscientos cincuenta (3.250) pesos moneda nacional; la
escritura traslativa de dominio se firmó el 20 de mayo del año antes citado.
Por entonces la entidad puso en venta cien acciones de cincuenta pesos
cada una al cuatro por ciento de interés anual.
En abril de 1947 se decidió comprar una casa dentro del radio urbano para
sede social, autorizando al presidente Paulino Páez y al secretario José
Giordanino a realizar esa gestión, siendo quienes debían firmar la escritura
traslativa de dominio en su oportunidad.
Es así como se compró la casa ubicada en la manzana 23, esquina Juan
XXIII y Córdoba.
El 12 de agosto de 1947 se nombró como representante legal de la
Asociación, ante el Instituto Nacional de Previsión a Lino Santi y Victorio
Andrenacci.
A fines de agosto de 1947 se resolvió comprar en condominio con el Club
Sportivo y Recreativo y Sociedad Italiana de Socorros Mutuos un piano por la
suma de cinco mil doscientos (5.200) pesos, a los fines de ser utilizado en las
reuniones danzantes organizadas por las instituciones mencionadas.
El 20 de agosto de 1951 se cedió los actos celebratorios del 12 de octubre.
Los realizará la Comisión Vecinal.
Por acta Nº 185 deducimos que desde el año 1952 una parte de la sede
social se alquilaba a distintos inquilinos.
El 8 de mayo de 1952 se contrató a la Orquesta del cordobés Eduardo
Baravalle para realizar los bailes del 25 de mayo, en el salón alquilado a la
Asociación Italiana de Socorros Mutuos.
Con fecha 2 de julio de 1952 se resolvió desocupar de inquilinos la sede
social, a los fines de poder remodelar el local.
El 10 de marzo de 1953 se alquiló parte del salón de la sede social a
Francisco Candelero.
A partir del 5 de agosto de 1956 se eliminaron los árboles existentes en la
parte exterior e interior de la sede, y se plantaron nuevos ejemplares.
En el mes de septiembre de 1957 se alquiló una parte del local a Héctor
Chanferoni y en noviembre del mismo año la otra parte a Defensa Agrícola.
El 5 de octubre de 1958 se realizó un homenaje al socio fundador y varias
veces presidente de la Institución Paulino Pérez, consistente en la entrega de
una plaqueta de plata y un pergamino firmado por amigos, socios de la
Asociación y vecinos de la población.
El 26 de octubre de 1958, al finalizar la Asamblea General de Socios, el
doctor José Alberto Colabianchi mocionó la conveniencia de fusionar las distintas
instituciones deportivas, sociales y culturales en una sola entidad, idea que no
prosperó.
El 11 de octubre de 1959, auspiciada por la Asociación, se realizó una
carrera a caballo entre Miguel Camusso y Alfredo Saby (h).
El 15 de diciembre de 1959 se consideró la posibilidad de construir en la
sede social: un salón-bar y un salón de fiestas.
El 31 de agosto de 1961 por unanimidad se resolvió demoler en gran parte
el edificio de la sede social y reconstruirlo de acuerdo a las necesidades
modernas de la localidad y del estado floreciente de la Institución. Guillermo
Da Silva fue contratado el 14 de septiembre de 1961, para comenzar la
demolición del local. Mas el 3 de octubre, la Comisión Directiva resolvió
conservar tal como estaban cuatro habitaciones ubicadas al fondo del local,
esquina interna sudeste para uso exclusivo de la Asociación; la demolición se
inició el 5 de octubre. Para realizar la obra planificada se emitieron bonos de
contribución a razón de doscientos pesos cada uno y se realizaron una serie de
carreras de karting en el campo de los hermanos Carletti, donde concurrían
aficionados de todos los pueblos vecinos a Serrano.
Terminada la demolición proyectada el 31 de marzo de 1962, se
encomendó al ingeniero Jorge Salina la confección de los planos del nuevo
edificio (salón, bar, sanitarios, secretaría y una habitación reservada). El 23 de
mayo se compró un equipo bombeador para suministrar agua al local. El 30 de
julio del año señalado anteriormente, se designó una Comisión de socios para
controlar la marcha de la obra, la cual quedó bajo la dirección técnica del
constructor Da Silva. En abril de 1961 la obra seguía su marcha, sin paralizarse.
Pasaron algunos años muy crueles para la Asociación; la obra comenzada
con todo entusiasmo hubo que paralizarla. Para la Comisión Directiva había un
solo camino, poner en venta la propiedad, dado que se tenían deudas que no se
podían pagar; esto acontecía en enero de 1970. Algunos meses después el predio
con todo lo edificado y plantado fue vendido al Club Sportivo y Recreativo
Serrano (21 de mayo de 1970). Los muebles de la entidad fueron repartidos
entre algunas instituciones, siendo gran parte de ellos cedidos al Centro Juvenil
Agrario “Esteban Piacenza”. Se saldaron todas las deudas contraídas por la
Asociación y con el dinero sobrante se abonaron honorarios a médicos y recetas
de medicamentos a ex-socios carenciados. La bandera y su respectivo mástil
quedaron en poder del último presidente Bartolo Campana.
La última Comisión Directiva de la Asociación Cosmopolita de Socorros
Mutuos “15 de agosto”, fue elegida el 27 de diciembre de 1973, integrada por:
Bartolo Campana (presidente); Juan Renaudo (vicepresidente); Fermín Saby
(secretario); Quinto Giammarini (prosecretario); Alberto Simondi (tesorero);
Armando Silvestre (protesorero); Armando Campana, Héctor Chanferoni,
Domingo Mariani, Enrique Moretto, Victorio Andrenacci (vocales titulares); Luis
Scarponi, Miguel Cometto (vocales suplentes); José Andrenacci (síndico titular);
León Giaj Merlera (síndico suplente); Osvaldo Bonancea, Emilio Livinnori y
Arnaldo Bonancea (jurados).
Han sido presidentes de la Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos
“15 de agosto”: Pedro Mallo (1927); Juan B. Fenoglio (1929); Magin Pereyra
(1930); Casimiro Descuan (1931, quien por enfermedad no asumió y falleció,
siendo reemplazado por el vicepresidente); Paulino Páez (1931); Pedro Mallo
(1932); Avelino Chavarri (1934); Benito Hidalgo (1935); Pedro Navello (1936);
Alfredo Saby (1937); Alejandro Landini (1938); José Franco (1939); José Navello
(1940); Martín Cardesa (1941, quien renunció); José Franco (desde el 8 de abril
de 1942); Paulino Páez (1942); Atilio C. Mattacota (1943); Juan Echandi (1945);
Paulino Páez (1946); Lino Santi (1947); Marcelo Descuan (1949); Juan Echandi
(1951); Paulino Páez (1953); Quinto Giammarini (1955); Bartolo Campana (1964);
Pedro Echandi (1966) y Bartolo Campana (hasta la disolución de la Asociación).
109
CEMENTERIO
Como ya se ha dicho anteriormente, el terreno destinado a Cementerio,
al aprobarse el plano del pueblo de Serrano, fue la manzana 55, en su totalidad,
la que se escrituró, en su oportunidad a favor de la provincia de Córdoba. A
medida que la localidad creció, los vecinos se movilizaron para construir el
Cementerio. Realizado los estudios previos se comprobó que el terreno donado
era totalmente inadecuado, dado que después de una lluvia más o menos
importante se inundaba, por estar el predio más bajo que los terrenos
circunvecinos. Es así, como un grupo de vecinos entrevistaron a los responsables
de la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud Americanas”, a los fines
se habilitara otro terreno para Cementerio. Por mediación de Oscar Wenzel
Bennert, se hace la donación del predio donde hoy se encuentra el Cementerio
de Serrano, dentro de la zona de chacras. 110
Cabe destacar que entre los años 1925 y principios de 1926, la Estancia
“El Guanaco” a pedido de los sacerdotes del Colegio “San Alberto y San
Enrique” había cercado la manzana 55, colocando un portón de hierro a mitad
de cuadra, sobre la hoy calle Falucho. No sabemos si se habilitó como
Cementerio o no, pero allí no se realizó ningún enterratorio, dado los defectos
del terreno. 111
En el mes de enero de 1925 se construyó una Comisión Pro-cementerio de
Serrano, provisoria. El 8 de febrero del año antes citado, se integró la Comisión
definitiva, siendo designados: Bernardo Saby (presidente), Daniel Mazo
(secretario) y Tomás Ortego (tesorero). 112
El total de los fondos recaudados en las Fiestas Patronales de los años
1924, 1925 y 1926 se destinó a la construcción del Cementerio. 113
El Cementerio se dejó oficialmente inaugurado el día 16 de agosto de
1926, como acto central del programa preparado para celebrar las Fiestas
Patronales de Serrano, que se realizaron los días 14, 15 y 16 de agosto.
A nuestras manos ha llegado un ejemplar del programa desarrollado los
días antes citados, siendo el detalle el que se transcribe:
Día 14:
- A la salida del sol, disparos de bombas.
- A las 10. hs.: La Comisión y vecinos que se adhieran recibirán la Banda
de Música procedente de la Capital Federal.
- A las 14 hs.: Carreras de caballos a lonja.
- A las 15 hs.: Inauguración del local de fiestas, venta de medallas,
bailes populares, etc. hasta las 18.30 hs.
- A las 20:30 hs.: Continuación de los bailes populares, rifas, etc. hasta
la 1 hs.
Día 15:
- A la salida del sol, gran disparo de bombas.
- A las 8:30 hs.: La Comisión acompañada de la Banda de Músicos y
vecinos saludarán a las autoridades y comercio local.
- A las 10 hs.: Misa solemne en conmemoración de la Asunción de la
Virgen María, patrona de este pueblo y procesión alrededor de la
plaza.
- A las 11 hs.: Concierto musical por la Banda de Música, la cual elegirá
las mejores piezas de su repertorio.
- A las 14 hs.: Carreras de automóviles Standart para coches de cuatro
cilindros (Rugby, Chevrolet, Ford, Gray, Overland) distancia a
recorrerse 150 kilómetros aproximadamente. Para inscripciones,
entradas, premios, etc. o cualquier otro dato que se necesite, puede
dirigirse al Secretario, Señor Francisco Artola.
A continuación bailes populares, rifas, venta de medallas, etc., hasta
las 18:30 hs.
- A las 20:30 hs.: Proseguirán los bailes populares, etc., hasta la 1:30 hs.
Día 16:
- A la salida del sol, disparos de bombas.
- A las 8:30 hs.: La Banda Musical recorrerá las principales calles de la
población tocando alegres dianas.
- A las 9 hs.: Misa en conmemoración a San Roque y procesión alrededor
del Cementerio.
- A las 10 hs.: Bendición de la Cruz en el Cementerio local, siendo
padrino de este acto Daniel Renard y su esposa M. L. de Renard. A
continuación harán uso de la palabra el R.P. fray José Cebolla y un
miembro de la Comisión que se designará oportunamente.
A continuación: carreras de sortija en automóvil (para señoras y
señoritas), con valiosos premios. Continuarán las carreras de caballo a
lonja.
- A las 15:30 hs.: Proseguirán los bailes populares, rifas, etc., hasta las
18:30 hs.
- A las 20:30 hs.: Continuarán los bailes populares, rifas, etc., hasta las
3 hs., en que se darán por clausuradas las fiestas. 114
El salón donde se realizaron los bailes los días 14, 15 y 16 de agosto fue
uno de los galpones de depósito del ferrocarril, cedido para ese evento y
reacondicionado por la Comisión Organizadora de los Actos de las Fiestas
Patronales.
Según el Cronista de la Congregación, los actos del día 14 de agosto, no
pudieron realizarse conforme al programa: dado el mal tiempo reinante, se
realizaron todos aquellos en lugares cerrados. El día 15, celebrada la solemne
misa, donde se interpretó la de Guzmán (Covadonga) con orquesta y después de
la prédica a cargo del R.P. fray Juan Carbonell, la procesión (debido a la intensa
lluvia) hizo el siguiente recorrido: salió del Templo por la puerta principal y
entró por el zaguán del Colegio, dando varias vueltas por el patio y entró a la
Iglesia por la sacristía.
El 16, amaneció con mucho sol. Después de la misa se procedió a bendecir
la Cruz del Cementerio que se terminaba de construir (es la misma que hoy está
en la entrada). Una caravana de automóviles, breaks, sulkys, etc., se dirigió al
nuevo Cementerio. Adelante de la caravana marchaba una carroza con símbolos
religiosos ideados y realizados por el R.P. fray Carbonell y en la que iban tres
niñas, una de la familia Marilungo y dos de las hijas del matrimonio de Daniel
Mazo. Colocada la Cruz en el pedestal (construido de antemano) hablaron el R.P.
fray José Cebolla y Juan Artola. Bendijo la Cruz (ya en el Campo Santo) el
superior de la Comunidad Justo Sendra. 115
Debemos decir, que en los cimientos del pedestal, se colocó en un gran
frasco de vidrio tapado herméticamente y debidamente lacrado, donde se
depositaron cédula con el nombre y apellido de los entonces habitantes de
Serrano, que fueron recolectadas domingo a domingo en las misas celebradas en
la Iglesia local.
La Cruz del Cementerio, que ha llegado hasta nuestros días fue
diagramada y construida por fray Marcelino Rodríguez, siendo ayudado en sus
horas libres por Daniel Mazo. Todos los actos llevados a cabo en el Cementerio
estuvieron amenizados por la Banda de Música venida desde la Capital Federal y
dirigida por el maestro Ursi. 116
BALANCE DE LA CONSTRUCCIÓN DEL
CEMENTERIO DE SERRANO
El presente Balance lo presentó la Comisión Pro-Cementerio o Comisión
Pro-Construcción del Cementerio a la Comisión Administradora del
Cementerio de Serrano, designada por el Poder Ejecutivo de la Provincia, como
hemos visto en el capítulo anterior117.

ENTRADAS
Suscripciones:
De cien (100) pesos: Salvador COTS, José GIACONE, Francisco
ARTOLA S.A., Cooperativa Estancias y Colonias R. TAUREL,
Bernardo SABY, Tomás ORTEGO, Miguel BUSSO y flia.
De cincuenta (50) pesos: Luis SOMMI, Santiago BUSSO, José
FRANCO, Pedro RE, Luis y Ángel GATTI, Juan TORROBA, Eusebio
MAZO, Bartolo CARLETTI.
De treinta (30) pesos: señora de DOUTRELEPONT, Jorge CURA,
GIORDANO Hnos.; José FALCO, Sebastián MARUCCO, Miguel
BIANCHI, Carlos LAVALLE.
De veinticinco (25) pesos: Antonio GIORDANO, Carlos M. SONA,
Guillermo REDLICH, Eduardo CAMUSSO, Andrés SONA, BOTEFF Y
MÁXIMO.
De veinte (20) pesos: MORELLI Hnos., Agustín GIORDANO, Pedro
FERRATO, Daniel MAZO, Massocco GIOVENALE, Francisco
MATTACOTA, Enrique SLOSSE, José CORA, ARRATIBEL y BALDO,
Máximo SANCHO, INSAUSTI y Cía, Adrián ATALA, M. A. MORCILLO
MOYANO, José CAMPANA, Jorge COSTA, Agapito ELBUSTO,
Francisco PALLARES, Severino SANTIANO, José CAVALLO, Juan
MARCHIONI, doctor E. GIGENA MARTÍNEZ, Ermenegildo
BERAZATEGUI, José GEUNA, José M. GIORDANO, Mario SABINI, José
BOTTERO, Francisco GEUNA.
De quince (15) pesos: Viuda de CAMUSSO, Emilio MARILUNGO,
Nazareno CERQUETTI, Pedro ROMAGNOLI, Francisco RUBIO, Miguel
TESTU, Constanzo GARNERO, Severo PATIÑO, Mateo DEMARÍA,
LIVINORI Hnos.
De diez (10) pesos: DELPONTE Hnos., José TARAGLIO, Modesto
TECCO, Santiago CARDESA, León SABY, Adrián SABY, Julián
SAGARRAGA, Ramón ARGOS, Alejo ANGOLANI, Manuel CONESA e
hijos, Julián VERGARA, José BOCCHI, Antonio ROYO, Pascual
CALDERÓN, Tomás CIELO, Pedro MALLO, Enrique MARC, Amadeo
HERNÁNDEZ, Pedro COLOMBO, AMOR Y MONTAGNA, Andrés
MONDINO, Antonio RAMÍREZ, Jorge ASSEF, José BLAS, Felipe BRITO,
Ángel RAMPOLDI, Santiago BARABALE, José REGIS, José BUFFA,
Pedro NAVELLO, Domingo CANDELERO, José GIMÉNEZ, Pedro
BANCHIO, Pedro BRIGNONE.
De cinco (5) pesos: Andrés MARINO, Gino FRANUCCHI, José ROYO,
Domingo GIAJ MERLERA, Luís RE, Bautista y Vicente SOGNO, Luis
GIAMMARINI, Juan CERQUETTI, REGGIS Hnos., Bernardo
COSTAMAGNO, Antonio FRUSSO, Juan MARUCCO, TORTALLA Hnos.,
Bartolo BONETTO, Juan MAINERO, Joaquín SOLSONA, Belisario C.
SALVADORES, Rudecindo MARCEL, Venancio PÉREZ, Domingo
BONETTO, Francisco GIORDANO, Faustino QUIRÓS, Domingo
CARDESA, Doroteo RODRÍGUEZ, Mateo MARENGO, Juan
ANDRENACCI, Ángel OBERTO, Víctor RIOSA, José TORTALLA,
Donato ONDATEGUI, Domingo FERNÁNDEZ, BENITO Hnos., Luis L.
HOURDEBAIGT, Juan GRAFINO, Antonio SIMONDI, Nicolás RIBBAS,
Juan R. SARDINA, Ramón FERREYRA, Pedro LANDINI, Francisco
ESTEBAN, Andrés CHURRUCA, Carlos COGNINI, Pedro COMETTO,
Gerónimo FALCONE, Dalmasso FALCO, Manuel DÍAZ, José
BOTTIROLI, Marcelo MOLINARO, Clemente CARDO, Viuda de
ROSSANO, Pedro ALLENDE, Miguel GIORDANO, Aurelio VEGA,
Joaquín CARLONI, Domingo CERQUETTI, Santiago MILANO.
De cuatro (4) pesos: Fabián IBÁÑEZ.
De tres (3) pesos: Basilio ALDONZA, Alfredo PIZZINGA.
De dos (2) pesos: FELIPPA Y DESCONSTANZO, Paulino ROSALES,
Celestino BARRERA, José HAMU, Santiago OSELA, José MISTURA,
José M. OLGUÍN, José FEA, Alfredo OTERO, Raimundo VELÁZQUEZ,
Pedro FONTANA, Segundo GONZÁLEZ, Gregorio MARTÍNEZ, Isidoro
FERREYRA, Sixto ÁVILA.
De un (1) peso: Carmen L. FERNÁNDEZ, Guillermo BENÍTEZ, Juan
GUEVARA, Adolfo OJEDA, Julio SUÁREZ, Luis FONTANA, Faustino
DECI, Pedro RODRÍGUEZ, Elías ALTAMIRANO, Antonio ROSSETI,
Roberto GONZÁLEZ, Fermín DOMÍNGUEZ, Manuel MERLO, Fidel 2.868,60$
OJEDA y Juan OLMEDO
Cincuenta (50) kilos de cal viva 4,00$
Entrega Com. Fiestas - 1924 2.816,16$
Entrega Com. Fiestas - 1925 1.906,49$
Entrega Com. Fiestas - 1926 357,25$
TOTAL 9.142,25$
SALIDAS
Compra de ciento seis mil doscientos veinticuatro (106.224)
ladrillos a José Giacone y Salvador Cots 2.869,11$
Compra treinta (30) metros cúbicos de polvo de ladrillos
comprado a José Giacone y Salvador Cots 210,00$
Compra de diez (10) carritos de tierras y cascote a José
Giacone 210,00$
Compra de dieciséis (16) kilos de cal viva y flete ferrocarril 1.006,82$
Compra de cuarenta y seis (46) m³ de arena y flete a Nicolás
Toledo, Mateo Demaría y Juan Marchioni 525,00$
Mano de obra construcción Cementerio a Juan Marchioni 2.355,00$
Saldo del precio de un portón a Eugenio Willen 130,00$
Aberturas, columnas, hierros a Emilio Marilungo 431,08$
Compra cuarenta (40) m² de mosaicos a Bornelli 160,00$
Flete de mosaicos 14,40$
Compra de chapas, hierros, materiales de construcción a
Miguel Busso 334,08$
Chapas, maderas, materiales de construcción a Fernández y
Cía 555,75$
Un peón, dos días de trabajo para riego de plantas 5,50$
Un peón, tirar alambre tejido y hacer pozo plantas 24,00$
Gastos de Correo 4,46$
Confección de balances por Cosme Azúa 30,00$
Compra de cinco (5) m³ de escombros a José Giacone 35,00$
TOTAL 8.900,20$
COMISIÓN ADMINISTRADORA DEL
CEMENTERIO
El 11 de agosto de 1927, el gobernador de la Provincia, Doctor Ramón J.
Cárcano, por decreto Nro. 18.310 -Serie «A» creó la Comisión Administradora
del Cementerio de Serrano, respondiendo a una solicitud presentada por el
señor presidente de la Comisión Pro-Cementerio, donde se daba cuenta de
haberse concluído la obra del Cementerio, a la vez que se pedía la
administración del mismo en razón de no existir Municipalidad, atento a lo
informado por el señor Jefe Político Departamental, Consejo de Higiene,
Dirección General de Arquitectura y teniendo en cuenta lo dictaminado por el
Fiscal de Gobierno. Por el mismo decreto se designó a los miembros de la
Comisión Administradora del Cementerio, recayendo los nombramientos en los
vecinos: Miguel BUSSO, Francisco ARTOLA y Alfredo MORCILLO MOYANO.
Las designaciones fueron comunicadas en forma personal a cada uno de
los miembros nombrados.
El 24 de agosto se reunieron Miguel Busso, Alfredo Morcillo Moyano y José
Alberdi (subcomisario de Serrano) quien en nombre del Jefe Político
Departamental hizo entrega a los nombrados en primer término de las llaves del
Cementerio, para que se hicieran cargo de la Administración del mismo.
El 18 de agosto de 1927 renunció el miembro Francisco Artola, siendo
aceptada la misma por el resto de la Comisión y se comunicó tal novedad al
Superior Gobierno de la Provincia, sugiriendo el nombre de Benito Hidalgo para
reemplazar a Artola.
De común acuerdo se distribuyeron los cargos de la siguiente forma:
Miguel BUSSO (presidente) y Alfredo MORCILLO MOYANO (secretario), quien
además tendría a su cargo la tesorería y hasta tanto se cubriera la vacante por
renuncia de Artola.
El 1 de agosto de 1927 se trazó el plano del Cementerio dividido en lotes
y secciones para la mejor organización del mismo y en la forma siguiente: “un
camino que haga cruz en el centro de tres metros de ancho y que divida el
Cementerio en cuatro lotes iguales que serán designados en el plano con las
letras A. B. C. D. y formar en el centro de la cruz una plazoleta de diecisiete
metros de ancho y de largo trazar un camino de circunvalación de dos de
ancho y que empieza a la distancia de cuatro metros cincuenta centímetros
de la línea del tapial desde la base; trazar y dividir alrededor del tapial lotes,
menos en la parte del frente del Cementerio, de cuatro metros cincuenta
centímetros por cada una de las partes y en una cantidad de cuarenta
enumerados desde el número uno (1) al cuarenta (40) y que se denominarán
lotes exteriores para panteones. Formar un semicírculo de cinco metros de
fondo por quince metros de frente, inclusive la calle del centro de la cruz y a
partir desde la calle de circunvalación y en el frente del Cementerio,
destinándolo para jardín y para mayor amplitud de la entrada. Formar una
hilera de lotes para panteones, en cada uno de los lados de los caminos
centrales de la cruz en un total de treinta (30) enumerados correlativamente
y que se denominarán lotes para panteones centrales y con una medida de
cinco metros de frente a las calles centrales por seis metros de fondo. Las
cuatro fracciones resultantes de la división se hallan ubicadas: la sección A
lado este; la sección B lado norte; sección C lado oeste y la sección D lado
sud, las que vienen fraccionadas en la forma siguiente: las secciones A. D. y
C. se subdividen en dieciocho lotes exteriores enumerados correlativamente
y en cada una de las mismas, del uno al dieciocho y en cuarenta y cinco lotes
interiores también numerados correlativamente y en cada uno de los mismos,
del uno al cuarenta y cinco. Los lotes exteriores, que son los destinados a la
venta, tienen las siguientes dimensiones: los que llevan los números uno (1),
tres (3), cuatro (4), seis (6), siete (7) y nueve (9) de cada sección
mencionada, miden dos metros y diez centímetros de frente por tres metros
con cuarenta centímetros fondo, debiendo dejar al edificarse al frente y al
costado de la calle un espacio para vereda cincuenta centímetros y al fondo y
costado divisorio de lotes, un espacio para veredas de veinte centímetros; los
lotes dos (2), cinco (5) y ocho (8) miden un metro y ochenta centímetros de
frente por tres metros y cuarenta centímetros de fondo, debiendo también
dejar al edificarse, un espacio para vereda de cincuenta centímetros al
frente y veinte centímetros al fondo y en los costados.
Los lotes numerados del diez (10) al dieciocho (18) miden un metro
setenta centímetros de frente por tres metros de fondo, debiéndose dejar al
edificarse, un espacio para vereda, de cincuenta centímetros al frente y
veinte centímetros en los dos costados. Se denominan lotes exteriores los
que dan frente a la calle circunvalación.
Los lotes interiores, destinados a sepulturas comunes y alquiler para la
construcción de nichos y rejas, etc., miden un metro setenta centímetros de
frente por tres metros de fondo, debiendo dejarse en caso de edificación,
cincuenta centímetros al frente y veinte centímetros en cada costado, para
veredas. La sección B se subdivide en veinticinco lotes exteriores, que son
los que dan frente a la calle de circunvalación y en noventa y uno interiores,
numerados correlativamente, del uno (1) al veinticinco (25) y del uno (1) al
noventa y uno (91), Los lotes exteriores números uno (1), tres (3), cuatro (4),
seis (6), siete (7), nueve (9), diez (10) y doce, miden un metro con setenta
centímetros de frente por dos metros con cincuenta centímetros de fondo,
debiendo dejar al edificarse, un espacio para vereda, de cincuenta
centímetros al frente y costado de calle y veinte centímetros al fondo y
costados divisorio. Los lotes número dos (2), cinco (5), ocho (8) y once (11)
miden un metro y treinta centímetros de frente y dos metros y cincuenta
centímetros de fondo, debiendo dejar al edificarse, un espacio para vereda,
de cincuenta centímetros al frente y veinte centímetros al fondo y costados.
Los lotes con numeración correlativa del trece al veinticinco miden un metro
y treinta centímetros de frente por dos metros y veinticinco centímetros de
fondo, debiendo dejar al edificarse un espacio para vereda de cincuenta
centímetros al frente y veinte centímetros en los costados. Estos lotes
exteriores son destinados para la venta. Los lotes interiores, que se numeran
del uno (1) al noventa y uno (91), destinados a sepulturas comunes y alquiler
de nichos, rejas, etc. miden un metro y treinta centímetros de frente por dos
metros y veinticinco centímetros de fondo, debiendo dejar al edificarse, un
espacio para vereda de cincuenta centímetros al frente y veinte centímetros
a los costados. La excavación de fosas en las secciones A.C. y D., lotes
interiores deberán efectuarse con las siguientes medidas: dos metros de largo
por ochenta centímetros de ancho y uno metro con ochenta centímetros de
profundidad. En la sección B. las fosas se excavarán de la siguiente medida:
un metro con cincuenta centímetros de largo por sesenta centímetros de
ancho y un metro con cincuenta centímetros de profundidad. Los lotes para
panteones centrales y exteriores, ya citados al comienzo del acta, al ser
edificados deberá ser reservado un espacio de cincuenta centímetros en cada
uno de sus cuatro lados para veredas”.
El presidente Busso fue autorizado a comprar los útiles necesarios para el
mantenimiento del predio del Cementerio y emprender las obras planificadas.
El 25 de septiembre de 1927 se llamó a licitación para contratar el trabajo
del trazado del Cementerio y limpieza de la totalidad del terreno ocupado por el
mismo. Las propuestas se debían presentar hasta el día 15 de octubre en sobre
cerrado y lacrado. La obra se adjudicó a Primitivo Ibáñez, quien estimó su
trabajo en la suma de ciento cuarenta y cinco pesos ($145) moneda nacional de
curso legal. Se le dió un plazo de quince días para realizar el trabajo
encomendado. Por entonces se compraron las herramientas necesarias a saber:
tres palas, un pico, una carretilla de mano y las estacas necesarias para el
amojamiento de los lotes y calles a trazar en el predio.
El 26 de noviembre de 1927, el gobernador de la Provincia, doctor Ramón
J. Cárcano, por decreto Nº 18.988 -Serie “A”- designó en el cargo vacante a
Benito HIDALGO, quien asumió el 1 d diciembre del año antes citado.
El 5 de diciembre de 1927 la Comisión Administradora del Cementerio
aprobó el Reglamento y tarifas del mismo, cuyo texto decía: Artículo 1°.- Por
inhumación de cadáveres en sepulturas comunes se cobrará cinco (5) pesos
moneda nacional por cada permiso. Artículo 2°.- Por inhumación para pobres
de solemnidad, será gratis, comprobando dicha condición con certificado de
policía. Artículo 3°.- Por inhumación de cadáveres en panteones, tumbas o
túmulos particulares, se cobrará diez (10) pesos moneda nacional. Artículo
4°.- Por permiso para trasladar un cadáver a pueblos vecinos, siempre que la
residencia del fallecido sea en esta localidad, se cobrará la suma de veinte
(20) pesos moneda nacional. Artículo 5°.- Por permiso de inhumación de
cadáveres que proceden de pueblos sin cementerios, se cobrará los mismos
derechos que a los fallecidos en la localidad. Artículo 6°.- Por permiso de
inhumación de cadáveres o restos que procedan de pueblos con cementerio
se cobrará veinte (20) pesos moneda nacional. Artículo 7°.- Por permiso para
trasladar restos dentro del mismo Cementerio, se cobrará diez (10) pesos
moneda nacional; y para ser llevados a otros cementerios se cobrará treinta
(30) pesos moneda nacional. Artículo 8°.- Los permisos de inhumaciones en
las sepulturas comunes, serán por un plazo de cinco (5) años, renovables.
Artículo 9°.- Por permiso para la extracción de restos para ser colocados en
urnas, se cobrará veinte (20) pesos moneda nacional. Artículo 10°.- Por
permiso para colocar una cruz de hierro en las sepulturas comunes, se
cobrará tres (3) pesos moneda nacional. Artículo 11°.- Por permiso para
colocar una lápida en los túmulos, se cobrará tres (3) pesos moneda nacional.
Artículo 12°.- Por permiso para colocar una verja en las sepulturas comunes,
se cobrará cinco (5) pesos moneda nacional. Artículo 13°.- Por permiso para
construcciones se cobrará de acuerdo a la clasificación siguiente: a.-) Para la
construcción de túmulos en terrenos que no son de propiedad, se cobrará
diez (10) pesos moneda nacional; b.-) Para la construcción de túmulos en
terrenos de propiedad, se cobrará veinte (20) pesos moneda nacional; c.-)
Para la construcción de tumbas sin sótano, se cobrará treinta (30) pesos
moneda nacional; d.-) Para la construcción de tumbas con sótanos, se cobrará
cuarenta (40) pesos moneda nacional; e.-) Para la construcción de mausoleos
o panteones de tercera categoría, se cobrará cincuenta (50) pesos moneda
nacional; corresponderán a esta categoría los que no pasen de cinco (5)
metros de alto y carezca de sótano; f.-) Para la construcción de panteones o
mausoleos de segunda categoría, los que no excedan de cinco (5) metros de
alto y tengan sótano, se cobrará setenta y cinco (75) pesos moneda nacional;
g.-) Para la construcción de panteones o mausoleos de primera categoría, se
cobrará cien (100) pesos moneda nacional; corresponden a esta categoría los
que sobrepasan los cinco (5) metros de alto, tengan o no sótano. Artículo
14°.- En la sección designada en el plano con el nombre “Sección panteones
centrales” tan solo se otorgará permiso para las construcciones o mausoleos
de primera categoría. Artículo 15°.- Toda persona que desee construir
panteones mausoleos, sepulcros, tumbas y túmulos sobre terrenos de
propiedad, podrán hacerlo, elevando antes una solicitud a la Comisión
Administradora, adjuntando planos y croquis de la obra a construirse y detalle
de los materiales a emplearse, cuyo permiso será otorgado una vez aprobado
el plano y materiales previo pago del permiso correspondiente a la categoría
que resulte clasificada. Artículo 16°.- Los panteones, mausoleos, tumbas,
etc. podrán ser construidos indistintamente, con sótano o sobre la superficie
plana del suelo, usando materiales de primera y que reúnan sus
construcciones las seguridades y prevenciones higiénicas inherentes a esta
clase de construcciones. Artículo 17°.- Toda persona que cave sótano para las
construcciones de panteones, tumbas, etc. estará obligada a llevar la tierra
así como los escombros o residuos de materiales de las obras, donde la
Comisión le indique, negándose a ello la Comisión podrá ordenar la suspensión
de los trabajos, hasta tanto se cumpla con los dispuesto en el presente
artículo. Artículo 18°.- Los que construyan panteones, tumbas, sepulcros, etc.
deberán construirlos de acuerdo con las dimensiones del lote que marca el
plano, construyéndole dentro del mismo, una vereda de mosaicos en todas
sus partes, con las dimensiones establecidas en el acta Nº 2. Artículo 19°.- No
se concederá permiso para construir panteones, mausoleos y tumbas, si no se
construyen en terreno que hayan sido adquiridos. Artículo 20°.- La venta de
terrenos se hará por un plazo no mayor de cien (100) años y en la forma
siguiente: a.-) Por cada lote en la Sección de Panteones Centrales y que de
acuerdo al plano tienen marcados los siguientes números: 1, 2, 4, 11, 12, 19,
20, 27, 28, 29 y 30, se cobrará doscientos (200) pesos moneda nacional; b.-)
Por cada uno de los demás lotes de la Sección Panteones Centrales, se
cobrará cien (100) pesos moneda nacional; c.-) Por cada lote en la Sección
Panteones Exteriores, se cobrará ochenta (80) pesos moneda nacional; d.-)
Por cada uno de los lotes exteriores de las secciones A. C. y D., se cobrará
treinta (30) pesos moneda nacional; e.-) Por cada lote exterior de la sección
B, se cobrará veinte (20) pesos moneda nacional. Artículo 21°.- Se permite
depositar los ataúdes en el depósito que existe en el Cementerio, cobrándose
por los primeros quince (15) días diez (10) pesos moneda nacional y
cincuenta (50) centavos por cada subsiguiente. Artículo 22°.- Los cadáveres
depositados deberán ser retirados cuando la Comisión lo ordene. Artículo
23°.- Para las inhumaciones que se efectúen en panteones, túmulos, tumbas,
nichos, etc., todo cadáver deberá ser enterrado en un cajón de zinc o plomo,
herméticamente soldado por todas sus partes, y éste encerrado en cajón de
buena madera. Artículo 24°.- Los derechos de Transferencia serán autorizados
mediante el pago de una tasa de diez (10) pesos moneda nacional, como
derecho de inscripción. Artículo 25°.- No se concederá la renovación por los
cadáveres que estén en sepulturas mal construidas, o que no estén en línea
de acuerdo al plano, ni tampoco para los que se encuentren en tumbas o
túmulos deteriorados, salvo que sus dueños se obliguen a reconstruirlos de
acuerdo con lo que la Comisión le ordenase. Artículo 26°.- Toda persona que
autorice la inhumación de cadáveres en panteones o tumbas, etc., que sean
de su propiedad, siempre que el extinto no pertenezca a la familia del
propietario, éste, pagará la suma de cuarenta (40) pesos moneda nacional a
la Comisión del Cementerio, por derecho de inhumación. Artículo 27°.- Todos
los impuestos a que se refiere este Reglamento, se cobrarán por adelantado.
Artículo 28°.- Queda terminantemente prohibido la entrada de caballos u
otros animales dentro del recinto del Cementerio. Los constructores que
tengan que acarrear materiales para las obras a construir, tendrán que
descargarlos afuera y transportarlos dentro del recinto con carretillas o
carros de mano. Artículo 29°.- Cualquier dificultad o caso imprevisto que
surgiese y que no esté comprendido en el presente Reglamento, siempre que
sea de carácter urgente, será sometido al juicio de la Comisión
Administradora, debiendo los interesados acatar las resoluciones emergentes
al momento de ser comunicadas.
El Reglamento transcripto anteriormente fue distribuido, un ejemplar, a
cada vecino y en todos los negocios del radio urbano.
El 28 de diciembre de 1927 por ausencia del secretario Morcillo Moyano se
hizo cargo de la misma el tesorero Benito Hidalgo.
El 12 de marzo de 1928 renunció Morcillo Moyano, por ausentarse
definitivamente de Serrano, haciéndose cargo de la secretaría de la Comisión el
tesorero interinamente.
El 1 de julio de 1928 se designó encargado del Cementerio a Vicente
Ibáñez, a quien se le asignó un sueldo de cuarenta (40) pesos moneda nacional.
Con fecha 1 de septiembre de 1928 la Comisión hizo conocer el primer
balance:
Entradas: 322,00$
Salidas: 566,00$
Déficit: 244,00$
El déficit de 244.00$ fue abonado por el presidente de la Comisión Miguel
Busso.
El 28 de julio e 1928 el gobernador de la Provincia, doctor Enrique
Martínez, por decreto Nº 706 -Serie “E”-, designó miembros de la Comisión
Administradora del Cementerio de Serrano a: Bernardo SABY, Francisco ARTOLA
y Julián SAGARRAGA, quienes asumieron el 7 de septiembre del año antes
citado. Como primera medida las nuevas autoridades cesantearon al encargado
del Cementerio y se designó a Felipe Britos.
El Balance presentado el 30 de mayo de 1929, arrojó los siguientes
guarismos:
Entradas: 254,00$
Salidas: 39,00$
Superávit: 215,00$
El 14 de febrero de 1929, por decreto Nº 1878, firmado por el gobernador
de la Provincia, doctor José Antonio Ceballos, se designó miembro de la
Comisión a Julián Vergara, ante la renuncia de Sagarraga, quien asumió el 1 de
abril de 1929.
El 1 de junio de 1929 la denominada Comisión Pro-Cementerio o
Comisión Constructora del Cementerio entregó a la Comisión Administradora
la suma de seiscientos ochenta y nueve (689) pesos moneda nacional, saldo que
había quedado realizados todos los pagos de las obras; el balance había sido
realizado por Cosme Azúa. La suma de dinero antes mencionada fue entregada a
los miembros de la Comisión por el ex-tesorero Tomás Ortego, conforme balance
presentado y aprobado.
En junio de 1929 se encargó a Juan Marchioni realizar una serie de
trabajos en el Cementerio, a saber: construcción de dieciséis (16) nichos, con
vereda; colocación de una puerta de hierro; pintura del depósito y además de
puertas y ventanas de hierro y el portón de entrada. Por estos menesteres se
pagó la suma de seiscientos (600) pesos moneda nacional. En la misma fecha se
compró a Eugenio Willen un portón chico, para ser colocado en unas de las
paredes laterales.
El 1 de agosto de 1929 se habilitó la sesión oficial de nichos al público,
cobrando por cada uno la suma de cincuenta (50) pesos por año. Por la misma
fecha se compraron nuevas plantas y se solicitó presupuesto para terminar la
entrada y otras dependencias.
El 24 de abril de 1930 se aprobó el balance, correspondiente al año 1929.
Entradas: 1.872,00$
Salidas: 1.785,35$
Superávit: 86,65$
El 24 de abril de 1930 renunciaron a sus cargos Francisco Artola y Julián
Vergara, tesorero y secretario respectivamente, por ausentarse ambos
definitivamente de la localidad.
El 13 de diciembre de 1930 el interventor federal de la Provincia, doctor
Carlos Ibarguren, por decreto Nº 751 -Serie “F”- designó los nuevos miembros de
la Comisión Administradora del Cementerio, recayendo las designaciones en:
Mateo BUSSO (presidente), Francisco GEUNA (secretario) y Magin Víctor PEREYRA
(tesorero) quienes asumieron el 9 de enero de 1931.
El 5 de febrero de 1931 se designó encargado del Cementerio a Santo
Livinori, por renuncia de Felipe Brito quien creía que era poco el sueldo que
mensualmente percibía. Al nuevo encargado se le fijó un salario de treinta (30)
pesos moneda nacional por mes; dentro de sus obligaciones se incluyeron la
excavación de fosas.
El 22 de septiembre de 1931 el interventor federal en la Provincia, doctor
Enrique Torino, por decreto Nº 2.008, designó a Massocco GIOVENALE (tesorero)
y Ventura C. ROJO (secretario), por renuncias de Magin Víctor Pereyra y
Francisco Geuna; los nuevos miembros asumieron el 1 de octubre de 1931.
El 9 de noviembre de 1931 se presentó el balance correspondiente al año
1930:
Entradas: 412,00$
Salidas: 314,60$
Superávit: 97,40$
Miguel J. Magnano, el 20 de julio de 1932, entregó a la Comisión un nuevo
cuerpo de nichos; su trabajo importó la suma de seiscientos veinticinco (625)
pesos moneda nacional.
El 29 de marzo de 1934, la Comisión adquirió una máquina hormiguicida
con todos sus accesorios y un armario para guardar los libros de la misma.
El 2 de agosto de 1934, se designó encargado del Cementerio a Hilarión
Zabala, por renuncia de Santo Livinori, en las siguientes condiciones: la suma de
cinco (5) pesos moneda nacional mensuales para abrir todos los lunes el portal
del campo santo local y cinco (5) pesos moneda nacional por cada inhumación,
siempre que esta no fuera gratis.
El 20 de junio de 1935, se solicitaron sendos presupuestos a Emilio
Marilungo, Mateo Borello y Antonio Frusso para construir un nuevo portón de
hierro fundido y un molinete, también para la entrada del Cementerio. El 2 de
julio se adjudicó ambos trabajos a Mateo Borello.
En agosto de 1933, se construyeron nuevos cuerpos de nichos a cargo de
Juan Marchioni a razón de treinta (30) pesos moneda nacional cada uno, a la vez
que se hicieron arreglos en las veredas frente a los nichos oficiales.
En mayo de 1936, la Comisión aprobó un plano presentado por Juan
Marchioni para construir un panteón de tercera categoría (sin sótano) en el lote
Nº 21, sección C.
El 17 de septiembre de 1936, se aprobó el balance correspondiente al
periodo 1 de marzo de 1934 al 15 de septiembre de 1936:

Entradas: 1.814,60$
Salidas: 1.657,40$
Superávit: 157,20$
El 28 de septiembre de 1936, por decreto Nº 36.216 -Serie “A”-, firmado
por el gobernador de la Provincia, doctor Amadeo Sabattini, se designó miembros
de la Comisión Administradora del Cementerio de Serrano a: Alberto SCHERRER
(presidente); Niceto GARITAONANDIA (secretario), y Cristóbal VERGARA
(tesorero), quienes asumieron sus cargos el 20 de octubre del año antes citado.
Hilarión Zabala siguió por algún tiempo como encargado del Cementerio, siendo
cesanteado el 2 de febrero de 1937 y en su lugar se designó a Felipe Britos, con
un sueldo de treinta (30) pesos mensuales y cinco (5) pesos por cada fosa.
El 15 de febrero de 1937, se encargó a Juan Marchioni construir un osario
de siete (7) metros de profundidad y un metro cincuenta centímetros (1,50) de
diámetro con dos tapas, una de material y otra de hierro.
En el año 1941, se construyeron los nuevos sanitarios, obra que estuvo a
cargo de Francisco Passera (h), quien cobró por la misma la suma de ciento
setenta y nueve (179) pesos moneda nacional.
Debemos acotar que cada año se construían en el Cementerio entre diez a
quince nichos.
En el año 1943 se autorizó construir dieciséis (16) nichos en la pared del
“fondo”, obra que estuvo a cargo de Juan Marchioni, quien cobró la suma de
quinientos diez (510) pesos.
En el mes de octubre de 1943, dado las grandes lluvias caídas en la zona
se resolvió levantar un pequeño puente de emergencias en el acceso al
Cementerio, dado que las calles circundantes estaban inundadas y el paso se
hacía dificultoso y a veces peligroso. La construcción estuvo a cargo de Mario
Meriggi.
El balance de 1943 arrojó los siguientes guarismos:
Entradas: 2.076,15$
Salidas: 930,90$
Superávit: 1.145,25$
El 10 de diciembre de 1944 se aumentó el sueldo del encargado del
Cementerio Felipe Britos a cuarenta y cinco (45) pesos, desde el 1 de enero de
1945.
El 8 de enero de 1952, las tarifas de los servicios prestados por el
Cementerio se aumentaron en un cien (100) por ciento.
El 10 de enero de 1953 se dió a conocer el balance de 1952, que era como
sigue:
Entradas: 7.260,00$
Salidas: 4.645,00$
Superávit: 2.615,00$
El 28 de marzo se resolvió hacer el inventario total de bienes y útiles, y
fondos para ser entregados a las autoridades de la Comisión Municipal.
La entrega de bienes de la Comisión Administradora del Cementerio se
llevó a cabo el mismo día 28 de marzo de 1952.
El detalle de bienes traspasados fue:
- Un (1) Libro de Registro de Propiedades, con doscientos sesenta y ocho
(268) fs.
- Varios talonarios de recibos de inhumación.
- Un (1) Libro de Entradas Varias y órdenes de pago.
- Un lote de comprobantes y reglamentos.
- Un (1) sello.
- Un (1) Plano del Cementerio.
- Un (1) mueble armario.
- La suma de tres mil novecientos ochenta y un pesos con cuarenta
centavos (3981,40) que el secretario de la Comisión Municipal, Fermín
Saby, recibió en efectivo.
- Un (1) Libro de Actas.118
Conforme a datos extraídos de los libros de Registro de Fosas del
Cementerio, los primeros inhumados fueron: Agustín o Aristín ISLA que falleció el
día 13 de Noviembre de 1927 y Pedro COLOMBO el día 29 de Diciembre de 1928.

SERRANO EN EL AÑO 1927


El 11 de febrero de 1927, visitó por primera vez la Iglesia de Serrano el
Pbro. Ramón Varas, Visitador Parroquial, quien había venido desde la ciudad de
Córdoba con el objeto de visitar la pila bautismal de la Parroquia de la ciudad de
Laboulaye, siendo acompañado por el R.P. fray Luis Casado, teniente cura de la
antes citada ciudad.
El 24 de marzo visitaron el Colegio e Iglesia el señor Bennert y señora,
quienes recién habían llegado de Bélgica.
Al iniciarse el año escolar habilitaron las nuevas mesas del comedor de los
pupilos, siendo estas mucho más amplias que las anteriores, dado el aumento de
niños y jóvenes internos.
El 22 de mayo se inauguró el cine en el Colegio San Alberto y San
Enrique; la máquina proyectora costó la suma de cuatrocientos ochenta (480)
pesos. El día 25 del mes citado anteriormente se brindó una función de “vistas”,
al anochecer, a los pupilos. Asistieron el señor Bennert y Renard con sus
respectivas esposas. Se exhibió la película “El 25 de Mayo”, en dos actos y “La
lámpara de la Abuela”, en cuatro actos.
En ese mismo mes de mayo se instaló en el centro de la iglesia la araña
eléctrica mandada desde Bélgica por la señora Oostendorp.
El 20 de agosto al celebrarse el funeral en homenaje al “fundador”
asistieron especialmente invitados el señor Byrne y siete hermanas Misioneras
Franciscanas de María y gran cantidad de público; terminado el servicio
religioso se realizó un banquete en el nuevo Colegio de La Sagrada Familia,
asistiendo el R.P. Director del Colegio San Alberto y San Enrique, el R.P. fray
Jaime (cura de la ciudad de Laboulaye) y el R.P. fray Carbonell. En horas de la
tarde se bendijo solemnemente el Colegio y Capilla de La Sagrada Familia.
El 22 de agosto procedente de la ciudad de Villa Mercedes (provincia de
San Luis) llegó a Serrano el Comisario Visitador R.P. fray José María Idigoras de
la Provincia Seráfica del Ecuador, y permaneció en la localidad hasta el día 27.
El día del Estudiante, los pupilos viajaron a la chacra de la familia Re,
cerca de la Laguna La Amarga, regresando en horas de la tarde en coches
facilitados por el Estancia.
El 29 de septiembre tomaron posesión efectiva del Colegio de La Sagrada
Familia las hermanas Misioneras Franciscanas de María.
La fiesta de fin de año del Colegio San Alberto y San Enrique se realizó
en las instalaciones de la Estancia. En horas de la tarde, en una de las avenidas
del establecimiento, se efectúo un pequeño homenaje al señor mayordomo y
señora. Se cantó el Himno Nacional y la Marsellesa y pronunciaron tres discursos
los niños Beltrán Barcelona (5to. grado), Carlos Berazategui (5to. grado) y
Bernardo de la Iglesia (4to. grado). Los números de canto fueron acompañados
en violín por Ernesto Mc. Louglhin, Pablo Ballari, Luis Ramonda y Pedro Monti. Se
hicieron ejercicios de gimnasia durante los cuales los niños lucían bandas con los
colores nacionales confeccionadas por las hermanas del Colegio de La Sagrada
Familia.
Ese año no se realizó ningún acto especial al finalizar el año escolar. 119

MONUMENTO A ENRIQUE LUIS MARÍA OOSTENDORP

En abril de 1927 se realizó una reunión de vecinos de Serrano y de la


Colonia, en las instalaciones de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos
“Benito Mussolini”, donde se resolvió designar tres comisiones, a los fines de
allegar los fondos necesarios para erigir en la Plaza Pública (por entonces
llamada Oostendorp) de la población, un monumento en memoria del fundador
de Serrano, Enrique Luis María Oostendorp. Después de una serie de cambio de
opiniones, entre los presentes, se integraron las siguientes comisiones:
Comisión Honoraria: Daniel Renard (presidente) y doctor Emiliano Gigena
Martínez (vicepresidente).
Comisión Efectiva: Miguel Busso (presidente), Ángel Rampoldi
(vicepresidente), Carlos Marchesi (secretario), Carlos Paneaglio (prosecretario),
José Bocchi (tesorero), José Geuna (protesorero), varios vocales.
Comisión Central: Juan Artola (presidente), León Saby (vicepresidente),
Daniel Mazo (secretario), Magin Víctor Pereyra (prosecretario), Tomás Ortego
(tesorero) y Manuel Alfredo Morcillo Mansilla (protesorero).
Los días 25, 26 y 30 de mayo del año antes citado, se realizaron en
Serrano, una serie de actos para lograr los fondos necesarios para levantar el
monumento. Se realizaron carreras de autos (en caminos secundarios de la
Estancia); kermeses y bailes (en uno de los galpones del Ferrocarril, donde se
instalaron toda clase de juegos, para chicos y grandes); carreras a caballo (por el
bulevar de la Estación), etc.
Reunidos los fondos necesarios se encomendó a un escultor de la ciudad
de Buenos Aires el busto del “fundador”, el que se realizó en mármol de
Carrara.

P 疊 ina 191

Monumento a Enrique
Luis Mar 僘 Oostendorp,
en su emplazamiento
actual, en la Plaza San
Mart 匤 .

El monumento se inauguró el día viernes 4 de mayo de 1928, con un gran


acto en la Plaza Pública de Serrano; el mismo se había emplazado en un
imponente pedestal de aproximadamente dos metros de altura. La jornada se
inició con la ejecución del Himno Nacional Argentino interpretado por músicos
de una Banda traída de Capital Federal y coreado por las niñas y niños de los
Colegios “La Sagrada Familia” y “San Alberto y San Enrique”; al finalizar el
mismo, en medio de un largo y cerrado aplauso, se descubrió el monumento.
Usaron de la palabra en este emotivo acto, en homenaje al fundador del
pueblo de Serrano, en primer lugar Juan Artola, presidente de la Comisión
Central, quien hubo de decir: “El pueblo y vecindario de Serrano han querido,
con sobrada justicia y en prueba de gratitud levantar este monumento a su
memoria, aquilatando los valores intrínsecos de su alma noble y generosa, y
reconocimiento a su obra grande y fecunda realizada en pro del adelanto
floreciente de este rincón de la República, que ha sido estupendo en todo
sentido, si se tiene en cuenta que esta población cuenta apenas con algo más
de un lustro de existencia”.120
Después del discurso de Juan Artola, usaron de la palabra: el R.P. fray
Justo Sendra, director del Colegio “San Alberto y San Enrique”; Inocencio
Cardesa en nombre de la Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de
Agosto”; el alumno del Colegio de varones Ernesto Mc Louglhin y finalmente
Oscar W. Bennert, en nombre de su hermana María Antonieta Bennert de
Oostendorp, de la Estancia “El Guanaco”, y de la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas” en un sentido y elocuente discurso que le valió
prolongación de aplausos, agradeció el homenaje, teniendo hermosos pasajes y
palabras de gratitud para los organizadores del homenaje pro-monumento.
Al pie del monumento se colocaron ofrendas florales, algunas traídas de
Capital Federal.

P 疊 ina 192
Aspecto de la
Plaza P 炻 lica
de Serrano al
inaugurarse el
monumento a
Enrique Luis
Mar 僘
Oostendorp

El palco levantado en la Plaza había sido adornado con banderas


argentinas, belgas y pontificias, encontrándose en el mismo la señora de
Oostendorp; el señor Bennert; el nuncio apostólico monseñor doctor Felipe
Cortese; el Obispo de Córdoba, monseñor doctor Fermín Lafitte; el encargado de
los negocios de Bélgica en Argentina, Teófilo Tollenaere; el Canciller de la misma
legación en nuestro país; el secretario de la Nunciatura, monseñor doctor
Panico; Enrique P. Byrne y señora; ingeniero Raúl E. Dubecque y los señores Seles
Stekyck, Ángel Socurnotelfi, Von Dey Eyden, P. Delcoser, Rood Dubek y lan
Renord amigos, socios y colaboradores de Enrique Luis María Oostendorp;
además se encontraban los constructores del Colegio “La Sagrada Familia”,
señores Portierra y Profeta; Francisco y Juan Artola y sus respectivas esposas;
Daniel Renard y su esposa, Jefe Político del Departamento y numerosos
periodistas de Capital Federal y de la ciudad de Córdoba.
Como final del acto, las niñas y niños de ambos Colegios desfilaron (todos
vestidos de blanco) frente al monumento, siendo luego obsequiados por la
señora de Oostendorp con bombones y diversas golosinas.
Aspecto del
banquete
servido en el
Página 193
Colegio de 鏑 a
Sagrada
Familia�el d 僘
de la
inauguraci del
monumento a
Oostendorp

A las 14 hs. del mismo día se sirvió un banquete en el comedor del Colegio
“La Sagrada Familia”, donde se reunieron unas doscientas personas alrededor
de cuatro mesas adornadas con ramos de dalias rojas. Para agradecer la
presencia de los comensales, usó de la palabra únicamente Oscar W. Bennert,
quien dijo:
“Cuán feliz sería su fundador de poder mirar este floreciente
pueblo todo engalanado en su honor, ferviente de alegría para festejar
su memoria y al mismo tiempo para aplaudir a la nueva obra que debe
a la generosidad de su amada y venerada esposa.
Desgraciadamente la muerte no quiso depararle esta dicha.
El cariño que profesaban los hermanos Oostendorp a la
República Argentina era inmenso y sincero. Desde su llegada al país por
primera vez en el año 1866 don Alberto Oostendorp, el hermano
mayor, se dedicó a la explotación de establecimientos ganaderos que
no eran en aquella época tan accesibles y cómodos como ahora,
principalmente sobre la línea del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico,
donde las Estancias que administraba se extendían casi sin
interrumpirse desde la “Estancia Vedia” hasta la antigua estación Julio
Roca y era su orgullo decir que el ferrocarril corría durante varias
horas a lo largo de las estancias que él administraba.
Fue también don Alberto uno de los primeros colonizadores de
este partido (sic) de Juárez Celman, donde fundó y organizó las
importantes estancias de “La Rhenañia” y “El Guanaco” que hacen
honor a este departamento”.
En otra parte del discurso Bennert dijo que:
“Los hermanos Oostendorp tenían la mayor fe en el porvenir de
la República Argentina”.

En la parte final agradeció en nombre propio y de su hermana María


Antonieta Bennert de Oostendorp, el homenaje rendido al fundador de Serrano,
a la Comisión pro-Monumento y en especial al presidente de la misma Francisco
Artola y al escultor del monumento Luis Brunix, por su notable y tan parecido
trabajo escultural.
Ese día después del almuerzo, los amigos personales de Enrique Luis María
Oostendorp visitaron la cripta donde descansan sus restos y de su hermano
Alberto Pedro María. Las ofrendas florales fueron muy numerosas y cubrieron
toda la entrada.
Posteriormente en el salón de actos del Colegio “La Sagrada Familia” se
realizó una sencilla velada literaria-artística. El recinto estaba adornado con los
colores argentinos, belgas y pontificios. Los números estuvieron a cargo de las
alumnas del Colegio, preparadas por las religiosas. Hubo algún número en
francés a cargo de una niñita de muy corta edad. Al finalizar el acto el obispo de
Córdoba, en un corto discurso le expresó su gratitud a la señora de Oostendorp e
hizo resaltar la importancia de los colegios católicos, tan “necesarios en
nuestros tiempos, donde se forma el corazón de los niños y donde se aprende
a amar y servir a Dios y a la Patria”.121
Todos los asistentes a estos actos procedentes de Buenos Aires, salvo el
Obispo de Córdoba y sus acompañantes, fueron alojados en la Estancia “El
Guanaco”. 122

PERSONALIDAD DEL ESCULTOR LUIS BRUNIX

Arquitecto y escultor nacido en la ciudad de Buenos Aires en el año 1890;


hijo de Casimiro y Mercedes Mantels.
Su padre era oriundo de Bélgica, donde estudió Ciencias Económicas en la
Universidad de Amberes, donde se doctoró. En el año 1890 llegó a la ciudad de
Buenos Aires en misión de estudios, donde se vinculó a la alta banca argentina;
pasado un tiempo decidió radicarse en el País, donde comenzó sus actividades
comerciales. Durante la presidencia del doctor Carlos Pellegrini fue designado
miembro del Consejo Económico, que tuvo por misión buscar los medios para
conjurar la grave crisis económica de entonces. Se desempeñó en diversos cargos
en Empresas Comerciales y Financieras. Integró el directorio de la Compañía de
Ferrocarriles de la provincia de Buenos Aires. Fundó diversos molinos y
elevadores de granos en distintos puntos del País. Siendo además productor
agropecuario.
Su hijo Luis, nuestro personaje, autor del monumento de Enrique Luis
María Oostendorp, estudió arquitectura en la Facultad de Ciencias Exactas,
Físicas y Naturales de la Ciudad de Buenos Aires de donde egresó con el título de
arquitecto. Luego viajó a Europa donde perfeccionó sus estudios e inició sus
actividades como escultor, al lado de grandes maestros de Francia, Italia,
Bélgica, España y Holanda. De regreso a su País puso un estudio de arquitectura
y escultura en la ciudad de Buenos Aires. Autor de numerosos grupos escultóricos
y bustos, todos realizados con mármoles argentinos. Pasado algún tiempo se
radicó en París donde se dedicó exclusivamente a la escultura. Obtuvo
numerosos premios y distinciones por sus trabajos.
Falleció en la ciudad de Amberes el 7 de agosto de 1950.
En distintas partes de nuestro País se pueden apreciar trabajos realizados
por Brunix y en especial en el Cementerio de la Recoleta y varias Iglesias de la
Capital Federal. 123

INAUGURACIÓN DEL COLEGIO


“LA SAGRADA FAMILIA”
El 20 de abril de 1928, en horas de la mañana, llegó a Serrano desde la
ciudad de Buenos Aires, la señora María Antonieta Bennert de Oostendorp a los
fines de asistir a los actos de inauguración del Colegio “La Sagrada Familia”.
El día anterior (19 de abril) en horas de la noche habían viajado a la
ciudad de Laboulaye el R.P. fray José María Carbonell, con seis pupilos a los
efectos de acompañar a la esposa del fundador hasta Serrano. En la Estación de
la localidad fueron a recibir a la señora de Oostendorp alumnos del Colegio “San
Alberto y San Enrique” (pupilos y externos) “muy bien vestidos” y con sus
correspondientes banderas. Cabe aclarar que la señora de Oostendorp había
viajado desde Bélgica únicamente para participar en la ceremonia de la
inauguración del Colegio “La Sagrada Familia”. Los predios donde se levantó el
citado Colegio, como su Capilla y los mencionados edificios totalmente
amoblados, fueron donados por Madame María Antonieta a la Congregación de
las Hermanas Franciscanas Misioneras de María en la República Argentina.

P 疊 ina 196
Frente del
edificio del
Colegio
“La Sagrada
Familia”
el día de su
inauguración.
Al arribar el tren que traía a la señora de oostendorp a Serrano, uno de
los pupilos del Colegio “San Alberto y San Enrique” le entregó un ramo de flores
naturales pronunciando unas breves palabras de bienvenida.
La esposa del fundador de Serrano con sus acompañantes visitó en primer
término el Colegio de los R.R.P.P. Franciscanos y luego el Colegio “La Sagrada
Familia”, donde se realizó una “pequeña veladita” con diversos y bien
interpretados números a cargo de las alumnas. Por su parte los alumnos del
Colegio de varones, que habían sido invitados especialmente, cantaron el Himno
del citado establecimiento. Los niños asistentes de uno y otro colegio fueron
obsequiados por la señora de Oostendorp con “masitas”, caramelos y bombones.
El domingo 29 de abril hubo comunión general en la Iglesia de los
franciscanos, donde la concurrencia de niñas y niños fue muy importante, siendo
todos, después de la misa, agasajados con un gran chocolate con dulces,
obsequio de la señora Bennert de Oostendorp.
Entre los días viernes 20 de abril al viernes 4 de mayo se hicieron todos los
preparativos necesarios a la inauguración del Colegio “La Sagrada Familia”, bajo
la supervisión de la señora de Oostendorp y de su hermano Oscar W. Bennert.
El viernes 4 de mayo llegó a Serrano desde la ciudad de Córdoba el Obispo
monseñor doctor Fermín Laffite y si secretario y desde Capital Federal en un
tren especial el Nuncio Apostólico, monseñor doctor Felipe Cortesi. Los R.R.P.P.
frailes Justo Sendra y José Cebolla fueron a recibirlos a la ciudad de Laboulaye.
A la recepción en la Estación de Serrano asistieron: las autoridades del
Club Sportivo y Recreativo Serrano, de la Sociedad Italiana de Socorros
Mutuos “Benito Mussolini” y la Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos
“15 de agosto” con sus respectivas banderas y estandartes; la señora de
Oostendorp; el personal de la Estancia “El Guanaco”; Oscar W. Bennert; los
invitados especiales de la Estancia y de la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas”; las hermanas Franciscanas Misioneras de María y
la totalidad de los sacerdotes del Colegio de varones.
Al llegar el tren con los ilustres visitantes se hizo una entusiasta
bienvenida con salvas de aplausos y saludo de pañuelos. Después de los saludos
protocolares los visitantes se dirigieron a la Iglesia de los R.R.P.P. franciscanos,
donde estaban esperando las niñas y niños de ambos Colegios y allí se hizo la
recepción bajo palio y con toda solemnidad como prescribía el ritual en vigencia
en ese entonces.
Finalizada esa ceremonia, los asistentes a la misma se dirigieron a la
Estancia “El Guanaco” donde almorzaron y pasaron parte de la tarde. El Nuncio
Apostólico y su secretario se hospedaron durante su estadía en Serrano en la
Estancia, en tanto el Obispo monseñor doctor Lafitte y su secretario Pbro. Vegas,
lo hicieron en el Colegio “San Alberto y San Enrique”. El Cronista nos dice que el
Obispo y su secretario se alojaron en la tercera habitación después de la
cocina con la entrada en el patio, estaba lujosamente adornada con muebles
de la Estancia comprados al efecto. En la habitación más pequeña que hay
adentro, bien arreglada dormía el Pbro. Vegas.
El sábado 5 de mayo monseñor Lafitte celebró la misa en el Colegio “San
Alberto y San Enrique”, administrando la comunión a los pupilos del mismo. Ese
mismo día y a la misma hora el Nuncio Apostólico dio misa en el Colegio “La
Sagrada Familia”, donde comulgaron todas las alumnas del Establecimiento. Ese
mismo día en horas de la tarde monseñor Lafitte impartió el sacramento de la
confirmación a los niños de ambos Colegios. En la noche, el Obispo de Córdoba,
cenó con los sacerdotes franciscanos en el refectorio.
El acto central se llevó a cabo el domingo 6 de mayo a las 10 y 45 hs. en
la Iglesia del Colegio “La Sagrada Familia”. Uno de los periódicos de la época
dice que, el interior del templo ofrecía un magnífico golpe de vista con sus
muros tapizados de damasco rojo, destacándose grandes palmeras entre
candelabros de luz eléctrica. En el presbiterio habíanse dispuesto el trono
para el señor Nuncio y un dosel para el Obispo de Córdoba que asistió a la
ceremonia acompañado de su secretario.
En los asientos que se les había asignado de antemano, tomaron
ubicación el encargado de Negocios de Bélgica en la República Argentina, el
Canciller de la misma Legación, la generosa donante, señora María A. Bennert
de Oostendorp, su hermano Oscar W. Bennert y algunas otras personas de
alta figuración, entre ellas un delegado por el Gobierno de Córdoba, el señor
Francisco Morandini en representación del intendente de Laboulaye, los
miembros de la Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”,
la Madre Provincial y Superiora del Colegio “La Sagrada Familia”, con otras
hermanas, etc. En tanto los representantes de diversas instituciones de
carácter social de beneficencia, tomaron ubicación frente al Altar Mayor
previsto de sus banderas e insignias. La Iglesia estaba repleta de una
extraordinaria concurrencia. El Cura Vicario de laboulaye R.P. fray Luis
Casado pronunció un elocuente discurso de circunstancias en el que tuvo
palabras de gratitud para la señora de Oostendorp y de su extinto esposo,
fundador, dijo del pueblo de Serrano.
Al finalizar la ceremonia en la Iglesia del Colegio “La Sagrada Familia” se
impartió la bendición con el Santísimo. Los padrinos de estos actos fueron la
señora de Oostendorp y su hermano Oscar W. Bennert, quienes prodigaron toda
clase de atenciones a sus invitados, siendo muy felicitados por la concurrencia.
En una de las dependencias del Colegio, a los invitados se les ofreció un
lunch; finalizado el mismo gran cantidad de público partió a la ciudad de
Laboulaye, y de allí a sus lugares de origen. El tren que los transportó eran
coches especiales, alquilados por la Estancia, a la Empresa del Ferrocarril
Buenos Aires al Pacífico, incluído un coche comedor donde se sirvió un refrigerio.
En ese tren especial viajó el Obispo de Córdoba y su secretario, quienes hicieron
combinación para la ciudad de Córdoba.
En la Estancia “El Guanaco” los invitados oficiales fueron agasajados con
un gran asado con cuero y una hermosa fiesta criolla, llena de atractivos y en
la que se hizo derroche de alegría, carreras de sortijas, horno misterioso,
bailes populares, etc.
En horas de la noche Eduardo P. Byrne, representante legal de la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, ofreció en uno de los
hoteles de la ciudad de Laboulaye una comida en honor a las personas que
regresaban a la Capital Federal.

Página 198

Interior de la
capilla del
Colegio 鏑 a
Sagrada
Familia�
Antes de terminar este capítulo debemos decir que todos los actos
celebrados del día 4 de mayo y hasta el 6 del mismo mes fueron filmados por
Max Glüekwman, quien viajó con la señora de Oostendorp desde la Capital
Federal. Una de esas copias fue mandada al Colegio “La Sagrada Familia”,
donde se proyectó en varias oportunidades.124
RESEÑA HISTÓRICA DEL INSTITUTO DE LAS
FRANCISCANAS MISIONERAS DE MARÍA
El Instituto de las Franciscanas Misioneras de María, quien desde la
inauguración del Colegio de “La Sagrada Familia” lo dirigió hasta su retiro
definitivo en el año 1975, tuvo como inspiradora a la Madre María de la Pasión.
La Madre María de la Pasión, Helene Marie Philipine de Chappotín nació en
Fort (Francia) el 21 de mayo de 1839, siendo bautizada el día 23 del mes y año
antes citado, donde recibió el nombre de Helene (Lena para sus allegados).
Fueron sus padres Carlos de Chappotín y Sofía Galbaud de Fort. De nacimiento
bretona tenía ascendentes españoles y vascos. En el año 1846 hizo su primera
confesión, en tanto el 31 de mayo de 1850 recibió la primera comunión, siendo
confirmada en igual fecha. En diciembre de 1859 decidió entrar en la vida
religiosa, haciéndolo en la orden de las carmelitas. En diciembre de 1860 se
manifestó su vocación franciscana en la Capilla de las Clarisas, retirándose de los
claustros donde estaba por problemas de salud, el 23 de enero de 1861. En el
mes de mayo de 1864 ingresó a la orden de las Reparadoras. Algunos meses
después, el 19 de marzo de 1865, marchó hacia Maduré realizando votos
primitivos en la ciudad de Marsella. En abril de 1865, en compañía con otras
religiosas viajó a Trichinopoly a los efectos de formar religiosas indígenas. En
noviembre del año citado anteriormente marchó a Tuticorin. El 3 de mayo de
1866 realizó los primeros votos definitivos. En 1867 fue nombrada provincial y en
agosto de 1868 superiora de la Casa del Sagrado Corazón en Tuticorin. A principio
de 1870 fue nombrada Madre General de las Reparadoras de las tres casas de
Maduré (Trichinopoly, Tuticorin y Adelkalabouram). El 15 de enero de 1871 hizo
los votos perpetuos y en diciembre de 1874 fundó la casa de Ootacamund. En
febrero de 1876 fue depuesta del provincialato superior y en junio del mismo
año se retiró de la Comunidad de Madres Reparadoras, viajando a la ciudad de
Roma. El 6 de enero de 1877 fue autorizada a fundar un instituto de misioneras
instalándose, con la Madre María de San Juan bautista, en una casita casi sin
muebles en Saint Briene, donde escribió el “Pequeño Manual de Consejos a las
Superioras de las Franciscanas Misioneras de María”. El 25 de abril de 1877 fue
nombrada superiora de las Misioneras de María. En el mes de septiembre de 1880
fundó el noviciado de Chátelets. En el verano de 1882, María de la pasión entró
en relación con la familia franciscana, visitando Asís, en peregrinación. Durante
el mes de julio de 1882 redactó las Constituciones de su Congregación y en
agosto del mismo año fundó una Casa en la ciudad de Roma. El 4 de octubre de
1883 fue recibida en la Tercera Orden, emitiéndose la Circular de Afiliación
Franciscana, el 19 de noviembre del año citado; y en el mes de diciembre se dió
el triduo de pobreza. El 16 de marzo de 1884 fue depuesta del superiorato,
siendo rehabilitada en el mes de abril del citado año. El 13 de abril de 1884 hizo
voto de abandono, siendo reelegida superior de la orden el 26 de julio de 1884,
dando comienzo a su intensa labor misional. Al momento de entregar su alma al
Altísimo, 15 de noviembre de 1904, había creado ochenta y seis casas de las
cuales cuarenta y tres estaban en Europa y cuarenta y tres en países de misión.
Las obras de la Orden inspirada por la madre María de la Pasión llegaron a sumar
ciento noventa y cuatro, de las cuales: cien estaban en Asia, cincuenta y uno en
África, dieciséis en América del Norte, dieciocho en América del Sud y nueve en
Oceanía. 125
COLEGIO DE “LA SAGRADA FAMILIA”
El diario “La Razón”, en su edición del sábado 5 de mayo de 1928,
informaba que al día siguiente se inauguraría la Capilla y Colegio “La Sagrada
Familia” en la localidad de Serrano, Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico. El
periodista comentaba que: “El nuevo establecimiento docente ha sido
confiado a la dirección de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María,
cuya principal llegó al País procedente de Europa con el propósito de
participar del acto. La fundación de este instituto de educación religiosa, que
estaba llamado a llenar una necesidad en aquella población, se debe a un
rasgo de filantropía de la señora María Antonieta Bennert de Oostendorp,
quien hizo donación del edificio en memoria de su extinto esposo, fundador
de la localidad”. Agregando más adelante que el “establecimiento se levanta
sobre un terreno de cuatro hectáreas más o menos y está provisto de todas
las instalaciones necesarias para cumplir eficientemente su finalidad. Es de
sólida construcción y de líneas sencillas y elegantes, que dan al conjunto un
aspecto interesante. El cuerpo del edificio está integrado por la Capilla,
anexa a la cual funciona el Colegio y está instalada la casa para las hermanas.
Consta en su interior de amplios dormitorios y otras dependencias necesarias
para un internado de niñas consultando principios de higiene escolar”. La
nota finaliza diciendo que “la capilla es sin duda, la parte más interesante del
edificio, su nave está provista de los muebles necesarios para el culto. En su
altar mayor se destacan imágenes piadosas, que son obras de verdaderos
méritos”. 126
El terreno donde se levantó el Colegio y Capilla de “La Sagrada Familia”
correspondía a la zona de quintas de la población de Serrano (quinta número
sesenta y dos), ubicado en parte de la Estancia “El Guanaco”, al sudeste de la
Estación del Ferrocarril de Buenos Aires al Pacífico, hoy ferrocarril General San
Martín el que medía: doscientos diez metros en la lado sudeste; doscientos
treinta y ocho metros cincuenta centímetros en el lado sudoeste; ciento sesenta
metros a contar desde el esquinero noreste sudoeste y en dirección al noreste,
desde ese punto y hacia el sudeste en línea paralela al sudoeste midió ciento
diecinueve metros veinticinco centímetros y de allí en dirección noroeste se
midieron cincuenta metros y desde allí hasta dar con el lote sudeste midió
ciento diez metros, todo lo que hizo una superficie total de cuatro hectáreas y
un área de treinta y cinco centiáreas. Los linderos eran: al noreste con la
manzana veinticuatro y en parte con resto de la misma quinta, de Santiago
Cardesa; al sudeste con la quinta setenta y tres, calle pública por medio en
estos dos rumbos; al noroeste con la quinta setenta y uno y en parte con resto
de la quinta sesenta y dos del señor Cardesa y al sudoeste, con la quinta número
sesenta y seis, calle de por medio.
El 15 de mayo de 1925, llegaron a Serrano dos religiosas de la
Congregación de las Hermanas Franciscanas Misioneras de María, desde la
ciudad de mar del Plata (provincia de Buenos Aires) para interiorizarse de
aspectos de la localidad, modo de vida de sus habitantes, incluso de los colonos
de la zona.
Sin duda que visitaron el Colegio “San Alberto y San Enrique” y la
Iglesia. Por intermedio del mayordomo de la Estancia “El Guanaco”, conocieron
el lugar donde se levantaría el futuro Colegio y Capilla. No dudamos que fueron
calurosamente recibidas por los pobladores. Pernotaron en el Hotel “El
Guanaco” y se volvieron al siguiente día.127 Según el R.P. fray Pascual Montaner
Gregori las dos religiosas que llegaron a Serrano en el año 1925, fueron: la
Provincial Madre Hermans (de origen holandés) y la Ecónoma Provincial, Madre
Monserrat (natural de España)128.
El 20 de agosto de 1926, día aniversario del fallecimiento de Enrique Luis
María Oostendorp, al funeral celebrado en la Iglesia “San Alberto y San Enrique”
asistieron, entre otros, dos hermanas de la Congregación Franciscanas Misioneras
de María; el entonces administrador de la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas” Eduardo Byrne; el ingeniero Raúl E. Dubeck; el
constructor de la futura Capilla y Colegio; miembros del Colegio “San Alberto y
San Enrique”; niñas de la Escuela Católica de Niñas y numerosos vecinos. Todos
los cuales finalizado el oficio religioso se trasladaron al predio donde se habría
de construir la Capilla y Colegio de “La Sagrada Familia”, ocasión donde se puso
la “primera piedra” de la nueva construcción, siendo bendecida por el R.P. fray
Justo Sendra.129
Un año después, el 20 de agosto de 1927, después del funeral en memoria
de Enrique Luis María Oostendorp, el administrador de la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas”, Eduardo Byrne, y el Cura Párroco de
Laboulaye, algunos invitados especiales, el Padre Director del Colegio “San
Alberto y San Enrique”, asistieron a una comida, al mediodía, ofrecidas por las
Hermanas del nuevo Colegio. En horas de la tarde, con gran número de personas
fue bendecida la Capilla y Colegio de “La Sagrada Familia”, por el R.P. fray Justo
Sendra.
Siguiendo al R.P. fray Montaner Gregori las religiosas que llegaron a
Serrano a recibir la Capilla y Colegio fueron: madre Quebelaer (alemana),
primera superiora; hermana Bega (belga), como asistente; hermana Celeste
(belga), primera directora de la Escuela Primaria; hermana Edmond (belga);
hermana Ascensión, maestra (española); hermana Aída , maestra (argentina);
hermana Felisa (española) y hermana Eudosia (argentina). Según la fuente
informativa citada más arriba, las hermanas nombradas anteriormente, durante
más de un mes se ocuparon de limpiar todo el edificio (Capilla, Casa de la
Comunidad y Colegio), ordenamiento de muebles y demás enseres, dando por
terminada esa etapa el 29 de septiembre de 1927, fecha en la cual a las 10 hs. el
R.P. fray Justo Sendra celebró misa en la nueva Iglesia y se distribuyó la
comunión a las religiosas que, concluido el oficio religioso, adoraron el
Santísimo expuesto, tomando posesión del edificio y se instalaron en la nueva
casa. 130
Debemos aclarar que tanto la Capilla como el Colegio de “La Sagrada
Familia” se dejaron oficialmente inaugurados el 6 de mayo de 1928, tal como lo
hemos relatado en el capítulo anterior.
Al iniciarse el año lectivo 1928, comenzaron las clases para niñas del
medio, colonia y pueblos vecinos. Entre las primeras alumnas se recuerdan a:
Emilia BOCHI, Rosa BRIGNONE, Catalina BUSSO, hermanas CARDESA, hermanas
ERRECART, Amalia FRANCO, hermanas HERNÁNDEZ, hermanas ISLAS, hermanas
MALLO, hermanas MARILUNGO, hermanas SANTIANO.
Y un grupo de aproximadamente veinte internas, entre ellas: Elisa BENEDI,
hermanas CAMERLINCH, Angélica CANSANI, Luisa SIMADAMORE, Josefa MOLESTO,
hermanas SCHERRER, etc.
Desde marzo de 1928, el Colegio contó con el pupilado para niñas de los
pueblos vecinos y otros “no tan vecinos”.
P 疊 ina 202

Alumnas
pupilas frente
a la capilla de
鏑 a Sagrada
Familia�

En un principio en el Colegio se dió clase a niñas de primero inferior,


primero superior, segundo grado, tercer grado y cuarto grado. Con el paso de los
años se fueron sumando el resto de grados del ciclo primario (quinto y sexto
grado; este último correspondía a séptimo grado actualmente).

Página 204

Sal de Actos
del Colegio de
鏑 a Sagrada
Familia�

El Colegio de “La Sagrada Familia” recién se inscribió en el Registro de


Escuelas Particulares del H. Consejo de Educación de la Provincia el 31 de julio
de 1937. Según vecinos que conocieron el Colegio en la década de 1940, donde
hoy funciona la Casa Municipal de la Cultura era la Casa de la Comunidad, que
constaba de dos salas de recibo, portería, dormitorios de las religiosas,
enfermería; comedor; cocina; lavandería y cuatro baños con agua fría y caliente.
En tanto el Colegio se conformaba con siete aulas; cuatro dormitorios para
pupilas; comedor; talleres; sala de estudio; biblioteca, sala de recibo; dirección
del Colegio; secretaría y sanitarios separados para internas y externas. Varios
años después se construyó el salón de actos.
Actualmente el Colegio de “La Sagrada Familia” se integra con diez aulas
-siete para el ciclo primario y tres para Jardín de Infantes-; dirección,
vicedirección; biblioteca; salón de actos (la ex-Capilla); gimnasio cubierto (ex-
comedor de las pupilas); sala de personal docente; sala de archivo; sala de
música; dos depósitos y sanitarios para el ciclo primario y Jardín de Infantes. El
Salón de Actos, como ya hemos dicho el local de la
ex-Capilla, totalmente remodelado se dejó inaugurado el 25 de mayo de 1991.
Desde principios del año 1928, meses antes de la inauguración oficial de la
Capilla y Colegio de “La Sagrada Familia”, este último tuvo su sala de cine; las
proyecciones se hacían en el salón o sala de estudios de las pupilas. La “máquina
de cine”, por encargo de la Madre Superiora del Colegio, fue comprada por R.P.
fray Justo Sendra en la ciudad de Buenos Aires por la suma de doscientos dos
pesos. El Colegio de “La Sagrada Familia” impartió enseñanza primaria desde el
año lectivo de 1928 a la fecha en forma continuada sin interrupciones. La
enseñanza pre-escolar, Jardín de Infantes, desde principios de la década de
1940, a cargo de religiosas y hasta el año 1957, reabriéndose en el año escolar
de 1969 y continua hasta hoy. Debemos destacar que este Jardín de Infantes fue
el primero en Serrano.
Fue siempre un inquieto mundo el del Colegio “La Sagrada Familia”. Allí
nacieron y siguen gestándose pequeñas iniciativas que lo van haciendo crecer y
agigantarse. Así nació en el año 1947 el periódico “Mañanitas escolares”. Luego
de un período de circulación cerró su edición volviendo a reaparecer con distinta
denominación; esta vez como “Alondra”. Allí hicieron las primeras armas en el
periodismo niñas y jóvenes que volcaron en el papel sus dulces inquietudes de
investigadoras. Por iniciativa del personal docente, a partir de 1981 se comenzó
a redactar un nuevo periódico escolar con el título “Hojas de Oro”, que sigue
hasta la fecha.
En el año 1961, en el Colegio se iniciaron los cursos de enseñanza
secundaria, con el plan de estudios correspondientes al Magisterio, egresando al
cabo de cinco años, con el título de maestras normales nacionales.
El Colegio se incorporó al Ministerio de Educación y Cultura de la Nación.
Debemos consignar que se recibieron un total de cinco promociones, siendo la
primera en el año 1965 y la última en el año 1969. La primera promoción de
maestras normales nacionales que recibieron sus títulos en el Colegio de “La
Sagrada Familia” fueron: Marta Noemí ECHAVARRI (de melo); Dora del Carmen
COLLADO (de Nicolás Bruzzone); María del Carmen MANGHI (de Villa María);
Yolanda URRUTIA (de Cholila); Elena Ana ALFONSO (de Nicolás Bruzzone); María
Esther APPENDINO (de Serrano); María Ofelia CRESPO (de Melo); Eladía Edelmira
ALBA (de Nicolás Bruzzone); María Ofelia MANRESA (de Pueblo Italiano); Marta
Alicia BENEDI (de Riobamba) y Susana Herminia PALACIOS (de Jovita). En tanto
en la última promoción, correspondiente al año 1969, obtuvieron sus títulos de
maestras normales nacionales: María Elena MICHELENA; Alicia CAMPI; Graciela
CARDINAL; Raquel Liliana BUSSO; Liliana LINGUIDO; Susana RUMUALDO; Mirta
VELURTAS; Norma PONCE y Beatriz VICENTE.
P 疊 ina 206
Primera
promoci de
maestras
nacionales - A
 1965

Desde el año 1970, el ciclo secundario cambia el Magisterio por el


Bachillerato con Orientación Pedagógica, incorporado al Ministerio de Educación
y Cultura de la Nación. En la primera promoción egresaron: Alicia Raquel
MONGE; Ethel Griselda TECCO; Mercedes POMERO; Celina GONZÁLEZ y Marta
GIAIAIME. Y en 1974 se graduaron los últimos bachilleres con orientación
pedagógica: María Griselda BALDERRAMA; Nora Susana BARBERO; Gladys Mabel
CAMPANA; Graciela Esther CAMUSSO; María Verónica CHASCO; Liliana Beatriz
GREGORIS; Beatriz Esther LONGO; Mercedes Graciela MARUCCO; Elba Elisa
PICCO; Susana Eva ROSSANO; Elsa SIMONDI y Esther SUÁREZ (Sor Esther).
Desde el año 1975, las niñas mujeres que desean proseguir estudios
secundarios en Serrano lo deben hacer en el Instituto “San Alberto y San
Enrique”.
El pupilado o internado en el colegio de “La Sagrada Familia”, tanto
primario como secundario, funcionó hasta el año lectivo de 1973.
Fueron directoras a cargo de la parte de enseñanza primaria desde 1928 a
la fecha: Hna. Adelaida BOTAS CUERVO; Hna; Elvira CAÑAZ VÁZQUEZ; Madre
María CELESTE; Madre María Marina de CRISTO; Teodora DÁVALO RUESGA (Sor
Felisa Elena); Alicia GARCÍA LARRAURI (Sor Alicia) quien permaneció en el
Colegio hasta el 1° de marzo de 1975; María del Carmen MENDIA (Ma. Sancie);
Francisca Santina MOLINERO; Zulma SABY; Olinda Hilda SCHEPENS (Ma. Marcela
Sofía). Debemos aclarar que la primera directora fue la Madre María Celeste,
que estuvo en ese cargo entre los años 1928 a 1930.
En el año 1987 se creó el cargo de Vicedirectora.
Desde el año 1928, han sido maestras del ciclo primario entre otras:
Carmen Aboal CASQUEIRO (Sor Juana, 1962-1963); Madre Aída (1928-1937);
Eladia Edelmira ALBA (1969-1970); Madre Alicia (Música e idiomas, 1929-1937);
Madre Dolores AGUIRRE (Sor Dolores, Representante Legal, 1973-1976); María
Cristina ÁLVAREZ (Suplente Jardín, 1988); Irene Amadeo Videla (Sor Nora, 1967-
1968); María Esther APPENDINO BORGNA (1966-1976); María Fabiana
ARRUABARRENA (Dibujo, 1989); Hna. María Rosa AZZARA (1959-1960); Noemí H.
BALOCCO (Suplente Jardín, 1974); Graciela BERCETCHE (1976); Hna. Olga
BOGERT (1958); Hna. María del Pilar BONED (Sor Pilar, 1963); Hna. Adelaida
BOTAS CUERVO (Sor Asunta Erminia, 1960-1970); María Cristina BRIONI (1967);
Rosa BRIÓN de HERNÁNDEZ (1928); Edith Inés BUSSO (1976-1979); María del
Carmen BUSSO (Educación Física, 1975); María Cristina BUSSO (Suplente Jardín,
1982); Raquel Liliana BUSSO (Suplente, 1976); Stella María BUSSO (1968-1975);
Elvira CAÑAS VÁZQUEZ (Sor Elvira, Directora, 1971-1972); Madre Caridad (1933-
1937); Madre Cebal (Enfermera, 1958-1963); Madre Celeste de Jesús (1928-
1930); Patricia CERDA (Suplente, 1980); Mirta del Pilar CLEMENTE (Suplente,
1968); Marta COLOMBERO (Suplente, 1973); María Josefina CORDERO (Madre
Marina de Cristo, 1958-1959); Gloria Inés COSCARELLI (Sor Jesús Salvador, 1960-
1963); Claudia María CHANFERONI (Suplente, 1989); Teodora DÁVALOS RUESGA
(Sor Felisa Elena, Maestra de Grado 1953-1964; Directora 1965-1970); Marcela
Sofía DRUETTA (Suplente, 1990); Ana Rosa DURANDO (Suplente, 1980); Marta
Noemí ECHAVARRI (1966); Hna. Elisenda (1958); Hna. Eudosia (Portera, 1927-
1940); Claudia Nelly FALCO (Suplente Jardín y Dibujo, 1985-1986); Hna. Felisa
(Maestra de Labores, 1928-1933); Norma FIGUEROA (1963); Alicia GARCÍA
LARRAURI (Sor Alicia, Directora, 1973); Ana María GARIS (1965-1968); Rosa GELAF
(Sor Rosa Santa Mónica, Música, 1956-1963); Sor Genoveva (Maestra de Labores,
1940-1958); Graciela GIOVANELLA (Suplente, 1980); Elizabeth GIRARDI (Música,
1973-1989); Ema Cira GODOY (1963); Nancy M. GOICO (Educación Física, 1982);
Hna. María Estrella GONZÁLEZ (1966-1967); Noemí GONZALO (Educación Física,
1965-1969); Madre GOZO (Maestra Música y Labores, 1928-1931); María de los
Ángeles GOZO (Educación Física, 1971); Graciela HIDALGO (Jardín, 1970-1972);
Alicia ICARDI (Educación Física, 1964); Hna. Jesús Crucificado (1930-1932); Hna.
Juana de la Cruz (1961-1964); Marta Julia LEÓN (Sor Edita, 1965-1968); Victoria
LERMA (Sor Olivares, 1964-1966); María Cristina LÓPEZ (Suplente jardín, 1977);
Madre Luiggi (1931-1932); Olga MACEDO VELARDE (Sor Juana, 1961-1963); Madre
Manuel Antonio (1954-1957); Srta. Margarita (1936); Pierina MARTINENGO (1960);
Edit MATTACOTA (Suplente Música, 1974-1985); María del Carmen MENDIA (Madre
Sancie, Directora, 1960-1963); María Rosa MENTUCCI (Educación Física, 1971-
1972); Francisca Santina MOLINERO (Maestra 1969-1973, Primera Directora Seglar
1974-1975); Marta Susana MONGE (Música, 1969-1972); Ángela MONTEPELLOSO
(Sor Bertilla, 1959-1974); Elvira Gregoria MUJICA (madre Arlinda, 1953-1957);
Elba NAVARRO (1932); Madre María PACÍFICA (1941-1945); Marta C. PEIRONE
(1968-1970); Mabel PERONETTO (Suplente, 1977); Irene RÍOS (Sor Gilda Lucía,
1965-1966); Marta RIVOIRA (Suplente, 1980); María del Carmen RODRÍGUEZ
(Madre Bernardita, 1935-1941); Mirta RODRÍGUEZ (1961); Norma RODRÍGUEZ
(1961); Ives David ROMERO (música, 1989); Tirsa RUIZ (1959); Gustavo Daniel
SABY (Educación Física, 1985); Zulma SABY (Maestra 1967-1975, Directora 1976-
1988, Inspectora Técnica con residencia en Córdoba de la Zona X supervisando
entre otros a este Colegio desde 1988); Hna. San Jorge (1950-1955); Hna. Santo
Domingo (Maestra de labores, 1933-1940); Maestra Sarmiento (Educación Física,
1974); Olinda Hilda SCHEPENS (Madre Marcela Sofía, 1953-1958); Magdalena SOSA
(Educación Física, 1970); Silvia TEALDI (Suplente, 1986); Madre Vega (Ecónoma,
1928-1937); Hna. Visitación (1929-1961); Hna. Vitore (encargada jardinería y
granja, 1940-1965); Norma Beatriz ZUBELZU (1961).
Actualmente componen el personal docente del Colegio “La Sagrada
Familia”: María del Carmen ALLASIA (Suplente jardín, 1991); Nora Susana
BARBERO (Jardín, 1979 y continúa); María Elisa BUSSO (Maestra de grado 1967-
1987, Vicedirectora 1987-1988 y Directora desde 1988 y continúa); Sonia Beatriz
BURGOS (Educación Física, 1976 y continúa); Dora del Carmen COLLADO (Maestra
de grado 1971-1988, Vicedirectora desde 1988 y continúa); María del Carmen
FENOGLIO (Maestra de grado, 1974 y continúa); Ana María CASTRILLÓN (maestra
de grado, 1987 y continúa); Analía Liliana FLORES (Dibujo, 1990 y continúa);
Graciela Noemí FOLETTI (Maestra de grado, 1979 y continúa); Magdalena
Dormitila GARAY (Manualidades, 1975 y continúa); Marta Esther GARCÍA (Maestra
de grado, 1976 y continúa); Raúl Antonio MÁRQUEZ (Representante Legal, 1977 y
continúa); Esther Genera PALACIOS (Maestra de grado, 1962 y continúa); Gladys
Delfi POMIRO (Maestra de grado, 1985 y continúa); Norma Beatriz PONCE
(Maestra de grado, 1971 y continúa); Nora Beatriz RENAUDO (Jardín, 1986 y
continúa); Nora Mercedes VINCENTE (Música, 1991 y continúa); María Carmen
VINACCIA (Jardín, 1973 y continúa). El ciclo de nivel primario como el de nivel
pre-primario funcionan en el turno tarde; con siete secciones el nivel primario y
tres el pre-primario: una sección de cuatro años y dos secciones de cinco años.
El total de niñas matriculadas en el nivel primario es de ciento sesenta y en el
Jardín de Infantes setenta y cinco niños (mujeres y varones). Actualmente el
Colegio “La Sagrada Familia”, depende de la Dirección de Institutos Privados de
Enseñanza.
Cabe recordar que fueron rectoras del secundario que funcionó en el
mismo Colegio: Hna. Adelaida BOTAS CUERVO y Hna. Alicia GARCÍA LARRAURI.
Fueron profesores del secundario, entre otros, y conforme a los informes
orales: Carmen ABOAL CASQUEIRO (Sor Juana, Geografía); Hna. Antonia
(Química); Alberto APOLLONI (Inglés); Amanda BIANCHI (Dibujo); Hna. María del
Pilar BONED (Sor Pilar, Contabilidad y Matemáticas); Rosa Inés Borra
(Matemáticas); Hna. Adelaida BOTAS CUERVO (Matemáticas); María Raquel
BRITOS (Didáctica y Pedagogía); Raquel BUSSO (Historia); Rosita CARRANZA
(Castellano y Literatura); Mirta CARRARA (Francés); Ana María CELOIRA; Dora del
Carmen COLLADO (historia y Educación Democrática); Gloria Inés COSCARELLI
(Sor Jesús Salvador, Historia); Zulma CHUFFARDI (Filosofía); Teodora DÁVALOS
RUESGA (Sor Felisa Elena, Botánica y Castellano); Sor Eugenia (Religión); Hna.
Alicia GARCÍA LARRAURI (Sor Alicia, Lógica); Ana María GARIS (Matemáticas y
Música); Ema Cira GODOY (Castellano y Educación Física); José GONZÁLEZ
(Religión); Hna. María Encarnación GONZÁLEZ; María del Carmen GOZO
(Educación Física); Graciela HIDALGO (Dibujo); Alicia ICARDI (Educación Física);
Francisca ISOLA (Psicología y Pedagogía); Ana María LECOUNA (Literatura); Marta
Julia LEÓN (Sor Edita, Castellano); Ana MANAVELLA (Literatura); Raúl MÁRQUEZ
(Zoología, Física y Química); Marta María MARTÍNEZ (Química); Roberto
MARUCCO (Anatomía e Higiene); María del Carmen MENDIA (Madre Sancie,
Francés); Marta Rosa MENTUCCI (Educación Física); Marta MONGE ROFFARELLO
(Música); Ángela MONTEPELLOSO (Sor Bertilla, Manualidades); Esther PALACIOS
(Geografía); Norma Beatriz PONCE (Contabilidad y Educación Democrática);
María del Carmen PONT (Matemáticas); Norma Beatriz RODRÍGUEZ (Educación
Física); Ana María RAMÍREZ RIAL (Castellano); Hna. Rosa SANTAMÓNICA (Música);
Zulema ROSETTI (Francés); R.P. fray Vicente RUBIO (Filosofía), Dr. Edilberto O.
RUFINO (Anatomía); Marta RUIZ (Matemáticas); Zulma SABY (Historia); Marta
SARMIENTO (Educación Física); Magdalena SOSA (Educación Física); Hna.
Felicinda TRISTÁN; R.P. fray José Luis VARO (Filosofía).
Fueron secretarios del Colegio: María Esther APRENDINO BORNA; Hna.
María del Pilar BONED y Norma RODRÍGUEZ. Como bibliotecaria: Francisca
Santina MOLINERO. Preceptora: Dora del Carmen COLLADO. Ayudante de clases
prácticas: Norma Beatriz PONCE.
Página 210

Un grupo de
alumnas con la
Hna. Adelaida
Botas Cuervo

A fines del año 1974, las Hermanas Franciscanas Misioneras de María,


por reestructuración interna de la congregación, deciden cerrar y dejar la casa
de Serrano. Ante una situación extrema los padres de las alumnas y vecinos de
la localidad decidieron buscar una solución. Es así como los padres se
constituyeron en una Comisión Promotora, a los fines de evitar el cierre del
establecimiento educacional y que continuara funcionando. Después de muchas
idas y vueltas y conversaciones con los miembros de la Congregación de las
Religiosas, se resuelve que éstas dejen en comodato el edificio de la Escuela
únicamente en manos de una Asociación de Padres, que debía constituirse en
una sociedad civil.
En una Asamblea General de padres de las alumnas, realizada en el mes
de noviembre de 1974, por unanimidad se acordó la constitución de una
Sociedad Civil, que tendría a su cargo el Colegio de “La Sagrada Familia”. En la
misma reunión se aprobaron los Estatutos Societarios (preparados por un grupo
de padres y un representante legal de la Congregación).
Aprobados los Estatutos Societarios, en la misma reunión se designó la
primera Comisión Directiva, integrada por: Raúl Antonio MÁRQUEZ (Presidente);
Mateo Edgardo Omar BUSSO (Vicepresidente); Roberto MARUCCO (Secretario);
Rolando RAMOS (Prosecretario); José L. ARMELLINI (Tesorero); Norberto CRIADO
(Protesorero); Dante CHANFERONI, Blas LAMBERTI, Juan RENAUDO, Alberto
MARUCCO, Juan VINCENTE (Vocales titulares); Guillermo DOMÍNGUEZ, Hugo
MARCOS, Aldo GHIBAUDO (Vocales suplentes); Juan A. RODRÍGUEZ, Edith de
COMETTI, María E. APPENDINO (Revisores de cuentas titulares) y Zulma SABY
(Revisora de cuentas suplente).
La Asociación de Padres de Alumnas del Colegio de La Sagrada Familia,
por Resolución Nº 046/75 “A”, del Ministerio de Gobierno de la provincia de
Córdoba, obtuvo la Personería Jurídica, tramitada por el Expediente Nº 2-35-02-
03605/75.
Posteriormente por Resolución Nº 10.791, del 21 de febrero de 1977, del
Ministerio de Gobierno de la Provincia, se designó Representante Legal a Raúl
Antonio Márquez y de acuerdo al Expediente Nº 1421-0111-00143/77.
Las hermanas Dolores Aguirre y Alicia García Larrauri fueron quienes
entregaron el edificio a la Asociación de Padres. Han sido presidentes de la
Asociación de Padres de Alumnas del Colegio desde su constitución: Raúl Antonio
MÁRQUEZ (1975 hasta octubre de 1982); Roberto MARUCCO (1983 a 1985); Aldo
PICCO (1986 a julio de 1990); Norberto MATTACOTA (1991) y Diego F. ARCE (1992
a la fecha).
La actual Comisión Directiva de la Asociación de Padres la integran: Diego
F. ARCE (Presidente); Jorge FRANCO (Vicepresidente); Guillermo DOMÍNGUEZ
(Secretario); Sergio GIORDANO (Prosecretario); Aldo PICCO (Tesorero); Jorge
TORTÚ (Protesorero); Horacio ARENA, Aníbal BRUNO, Rubén MAGE, Tomás
LEDEZMA (Vocales titulares); Norberto MATTACOTA, Alberto GIORDANO (Vocales
Suplentes); Oscar MARUCCO, Carlos CAVALLONE, Luis SCARPONI (Revisores de
cuentas titulares) y Miguel CAVALLERO (Revisor de cuenta suplente).
En el año 1977, los días 22 y 23 de octubre, el Colegio “La Sagrada
Familia” celebró sus Bodas de Oro. En tal ocasión se realizó una función de
gala, en la Sala del Club Deportivo y Cultural Serrano, con la actuación del Coro
Polifónico “Ciudad de Mercedes”, el día 22 de octubre. En tanto al día siguiente
(23) se rezó una misa de acción de gracia, en el patio del Colegio. Terminada
ésta se llevó a cabo un Acto Académico; al finalizar el mismo, en un almuerzo de
camaradería, se reencontraron ex-alumnas, profesores, maestros y todos
aquellos que tuvieron que ver con el Colegio, a lo largo de sus cincuenta años de
vida.
El 30 de diciembre de 1978, en la escribanía número treinta y cinco de la
ciudad de Laboulaye, a cargo del suplente de la misma, escribano Carlos Alfredo
Reyna Allaga, por escritura número quinientos setenta y cinco, el Instituto de las
Franciscanas Misioneras de María, representadas por la Hna. Luisa Antonieta
Amalia Zardini, enajenaron a favor de Alberto y Severino Antonio Cometto un
predio ubicado en la zona de quintas del plano de la localidad de Serrano,
correspondiendo a la señalizada con el número setenta y dos. El predio en
cuestión tenía una superficie de tres hectáreas, seis mil ciento setenta y dos
metros cuadrados, cuyos linderos eran: al noreste con propiedad de Juan
Bautista Picco, propiedad de Luis Giordano y Catalina Tecco de Giordano,
propiedad de Ángel Luis Cavallone y Margarita Brussa, y el lote uno de la misma
subdivisión; al sudeste con calle pública sin nombre; y al noroeste con
propiedad de Pedro Villemur Mendizabal y Cía., con propiedad de Ángela
Gramaglia de De Armas y en una pequeña parte con el lote uno, misma
subdivisión.131
ÚLTIMA PARTE DE LOS ACTOS REALIZADOS EN
MAYO DE 1928
El cronista franciscano antes de dar por terminado el capítulo referido a
la inauguración del monumento a Enrique Luis María Oostendorp y bendición de
la Capilla y Colegio de “La Sagrada Familia”, nos dice que en horas de la tarde
del 6 de mayo, el Nuncio Apostólico impartió el Sacramento de la Confirmación
desde las 3 hs. en la Iglesia del Colegio “San Alberto y San Enrique”. El cronista
dice que “La Iglesia estaba repletísima de fieles hasta el presbiterio... el
Nuncio estaba por llegar. Llegó por fin, se revistió los ornamentos, salió al
altar para oficiar y al momento de pedir el Libro Canón Pontificial resultó ¡oh
estupor! que no había tal Canón porque el del Nuncio se había quedado en
Buenos Aires y el del Obispo estaba en Laboulaye y nosotros no teníamos
ninguno. El Nuncio comprendió la situación y visiblemente impresionado se
entró a la sacristía se sacó los ornamentos y se puso a pasear nerviosamente
por el patio, y nosotros nos miramos unos a otros estupefactos. Ciertamente
que había para todo, pues dejar sin confirmar a tantísima gente, algunos de
los cuales habían venido de muy lejos, y después de tantos preparativos, era
un poco duro y podía haber en ello algo de escándalo en toda esa gente que
no estaba al alcance de comprender la situación. En un tris estuvo de que no
hubieran confirmaciones. Nos movilizamos todos, buscamos en nuestros
rituales, ceremonias, enciclopedias, etc., se pensó en telefonear a Laboulaye
para que en auto a toda velocidad nos mandaran el del Obispo; pues, no
queríamos de ningún modo mandar a tanta gente a sus casas con la boca
abierta. Telefoneamos al Colegio de las Hermanas por si por casualidad tenían
algún libro litúrgico en que estuvieran las fórmulas y las oraciones propias de
la Confirmación. Gracias a Dios tenían uno que contenía todo esto, medio en
latín y medio en francés, y merced a él pudimos salir del grandísimo apuro y
compromiso en que estábamos metidos. Todos experimentamos una gran
sensación de alivio, y dimos principio a la ceremonia. La señora María A.
Bennert de Oostendorp y su hermano el señor Oscar W. Bennert actuaron de
padrinos tanto en las de este día como en las del día sábado 5. Se
confirmaron más de 700 personas. Después de la ceremonia ya de noche nos
despedimos del Exc. Señor Nuncio que se dirigió a la Estancia para ir a
Laboulaye a tomar el tren para Buenos Aires”.
Más adelante el Cronista nos dice que: “para todos estos días la Iglesia
estaba artísticamente adornada con guirnaldas. Los ventanales de la Iglesia
estaban adornados con tapices en los que habían pintados varios escudos,
obras de las Hermanas Franciscanas de María. Todos estos adornos fueron
dirigidos por el incansable P. Juan Carbonell. Las colgaduras del presbiterio y
las cortinas de las puertas laterales del crucero fueron arregladas por las
hermanas y regaladas por la señora de Oostendorp. Para la entrada de los
Prelados a la Iglesia había una larga alfombra que se extendía desde la calle
hasta el altar mayor, alquilada por la Estancia para estos días. En fin todo
resultó bien y fueron unas fiestas dignas que dieron a conocer el nombre de
Serrano por toda la República”. 132

SOR FELISA ELENA


Un grupo de ex-alumnas de Sor Felisa Elena, que compartieron mucho con
ella y la recuerdan con cariño, me hicieron llegar esta semblanza de la misma,
diciendo que: “Teodora Dávalos Ruesga (Sor Felisa Elena) había nacido en
Grañon (Logroño-España) el 14 de julio de 1922. Estudió en la Escuela Normal
de San Sebastián, graduándose en 1948. Ingresó a la vida religiosa en el año
1953 siendo enviada como misionera a nuestro País; no sabemos la fecha
exacta pero creemos que vino directamente a Serrano puesto que el 15 de
marzo de 1953 figura en nuestros archivos su nombramiento como maestra
titular en nuestro Colegio.
Fue maestra de: primero, cuarto y quinto grado y además dictó
materias en el secundario (botánica, historia y lengua). Permaneció como
directora del Primario hasta su partida a fines del año 1970. Era muy
sociable, visitaba a todas las familias de Serrano y se interiorizaba de sus
problemas a los que daba soluciones posibles a través de su apostolado.
En algunas oportunidades viajaba en Comisión (como decía ella) a
Mendoza y San Juan en donde, por encargos de familias pudientes, vendía:
manteles, ropa de cama, toallas, etc., verdaderas obras de arte bordadas en
el taller de Sor Genoveva que enseñó a bordar a un numeroso y habilidoso
grupo de ex-alumnas. Lo recaudado era para solventar el mantenimiento del
edificio y la Comunidad de Religiosas, que en algunos años fue muy
numerosa.
Necesitaríamos un libro exclusivo para contar esta etapa de su vida y
algunas anécdotas que hoy recordamos con una mezcla de cariño y tristeza.
Como mujer nos dejó el ejemplo de su voluntad incansable, el hábito
del horario, de la responsabilidad, de hacer las cosas bien... a conciencia,
para que el buen nombre del Colegio perdure; y como religiosa una herencia,
que hoy entendemos y valoramos: el amor a Dios junto a principios que
marcaron nuestras vidas.
Actualmente reside en la ciudad de Mar del Plata y prontito, si Dios
quiere, cumplirá sus setenta y un años”.
SUPERIORAS DEL COLEGIO
DE “LA SAGRADA FAMILIA”
Desde que las religiosas del Instituto de las Franciscanas Misioneras de
María tomaron posesión del Colegio de “La Sagrada Familia” en agosto de 1927 y
hasta su retiro definitivo en el año 1975 fueron superioras del la Casa: R. M.
Quebelaer; R. M. Saintilaire; R. M. María Stefanía de San José; R. M. María
Verginella; R. M. Hermine Gabriele; R. M. María Bernardette; R. M. Matilde
Celina; R. M. Marina de Cristo; R. M. Sancie; R. M. María Elicia; R. M. Margarita y
R. M. María Alicia.
SERRANO EN EL AÑO 1928
En el mes de enero de 1928 viajaron a la Capital Federal los R.R.P.P.
frailes José Cebolla y Antonio Moltó, donde realizaron numerosas compras para
el Colegio e Iglesia, siendo sin duda la más importante la compra de un piano
marca Ernest Körner, cuyo costo fue de mil trescientos pesos.
El día 19 de mayo, la señora Bennert de Oostendorp partió a la ciudad de
Buenos Aires, en tanto el día 24 se embarcó a Bélgica, donde se radicó
definitivamente.
El 21 de mayo partió de Serrano a la Capital Federal el R.P. Justo Sendra,
quien el 1 de junio se embarcó en el vapor español Infanta Isabel de Bordón a
España.
El domingo 17 de junio se celebró en el Colegio “San Alberto y San
Enrique” un acto en honor a San Antonio de Padua, quien fue declarado patrón
del Colegio. Después de la procesión, el alumno Pedro Monti de quinto grado
leyó el acta de proclamación de San Antonio Patrón del Colegio; a los asistentes
a los distintos actos se les entregó un librito con la biografía del ilustre Santo.
El 15 de agosto se dejó oficialmente inaugurado el salón de fiestas del
Club Sportivo y Recreativo Serrano.
El 1 de septiembre se hizo cargo del Colegio el R.P. José Pineda; al llegar
a Serrano fue recibido en la Estación por algunos de los sacerdotes y una
delegación de pupilos, siendo agasajado con un gran almuerzo en la Estancia, el
13 del citado mes, donde asistieron autoridades de Serrano, figuras
representativas y vecinos de las localidades vecinas y colonos.
El 30 de septiembre en el Club Sportivo y Recreativo Serrano, se
proyectó la película religiosa “El Milagro de Lourdes”; previamente el R.P. fray
Pineda pronunció una conferencia sobre el tema.
El 12 de octubre, Fiesta de la Raza, en horas de la tarde se realizó una
velada en el Club Sportivo y Recreativo Serrano, con la siguiente programación:
1°) Himno Nacional; 2°) Discurso de apertura por el R.P. fray Pineda; 3°) Saludo
a España, poesía por el alumno Remo C. Almone (alegoría y Marcha Real Española
a piano y cantada por los alumno); 4°) Poesía a la Virgen por el Congregante
Ángel Fornasari; 5°) Plegaria a la Virgen “Los tres amores”, canto y piano; 6°)
San Hermenegildo, drama en tres actos. Acto 1ro.; 7°) Entreacto... Variedades
musicales; 8°) Acto 2do. del Drama; 9°) Marina (Zarzuela). Aria de tenor, por el
R.P. fray José Cebolla. 10°) Acto 3ro. del Drama (El drama fue ejecutado por los
alumnos del Colegio: Bernardo de la Iglesia, Bernardo Dupuy, Ernesto Mc.
Loughlin, Pedro Monti, Tomás Besso, Gabino Núñez, Alesio Chessel, Héctor
Delfino, Pablo Ballari, Hamilton Algán y Tomás Biocca). El Cronista dice que:
“todos los números resultaron muy brillantes y agradaron mucho al público.
El drama fue bien interpretado y conmovió al público. Toda la obra del
escenario fue realizada por nosotros (los frailes franciscanos). Los trajes
fueron confeccionados por las R. R. Madres Misioneras que trabajaron
incansablemente. La Alegoría consistía en un gran escudo de España,
adornado con todas las banderas hispanoamericanas sostenido por alumnos
vestidos de ángeles, uno representando la Argentina con el gorro frigio y la
bandera Argentina en la mano, el otro representando a España con la corona
real y la bandera española en la mano”.
En el mes de octubre se terminó de colocar la reja de la fachada del
Colegio y se construyó una pieza donde se colocó la bomba de agua y los
motores.
El 5 de diciembre se realizó una nueva velada despidiendo el año escolar
de 1928. Después de la misa de las 9 y 30 hs. se desarrolló en el Salón de
Estudios la fiesta, desplegándose el siguiente programa: 1°) Himno Nacional; 2°)
Palabras de introducción a cargo del R.P. fray Carbonell; 3°) Marcha de San
Lorenzo, piano y coro del Colegio; 4°) “A los vencedores”, poesía a cargo del
alumno Gabino Núñez; 5°) Entrega de premios; 6°) “La guitarra”, piano y canto
a cargo del R.P. fray Cebolla; 7°) “Mi bandera”, poesía recitada por el alumno
Carlos Ballari; 8°) Marcha Mi bandera, por el coro del Colegio; 9°) Despedida a la
Virgen, poesía por el alumno Ernesto Mc. Loughlin; 10°) Discurso final a cargo
del R.P. Director fray José Pineda y 11°) Himno a las vacaciones. Ese año 1928,
el premio extraordinario de aplicación y conducta lo recibió el alumno Pedro
Monti, más hubo otros más y como era de costumbre el reloj pulsera lo donó la
Estancia.
Durante el año que estamos historiando se realizaron las siguientes obras:
construcción de la vereda, pilares y reja de la fachada del Colegio y de la
Iglesia; colocación de la bomba de agua y motor en la habitación construída para
esos fines; instalación de un nuevo molino de viento; construcción de un tanque
de cemento armado para el agua corriente de la Casa; colocación del emparrado
inmediato a la Iglesia y paralelo a ella; reacondicionamiento de los retretes del
Colegio e instalación de cañerías del patio a la quinta para llevar agua.133
SERRANO EN EL AÑO 1929
En enero de 1929, partieron a la ciudad de Buenos Aires, para dirigirse
destino a España, los R.R.P.P. frailes José Cebolla, Ángel Molina y Julián Rivera,
quienes se embarcaron en el vapor Infanta Isabel de Borbón. El 27 de enero
llegaron de la Capital Federal, procedentes de la Península Ibérica los R.R.P.P.
frailes Ángel Crespo y José Navarro.
Al iniciarse el año escolar de 1929, se había terminado el Salón de Actos
del Colegio “San Alberto y San Enrique”.
El día domingo de Pascua (31 de marzo) se procedió a la bendición de la
imagen de la Virgen, colocada en el centro del patio del Colegio. Después de la
bendición, los niños cantaron el Himno a la Virgen de los Desamparados, y los
asistentes (padres y vecinos) pasaron al nuevo Salón de Actos, donde se realizó
una pequeña y sencilla velada, pronunciando sendos discursos el R.P. fray
Carbonell y Juan Artola; se recitaron algunas poesías y los niños interpretaron
algunos cantos escolares.
En el mes de abril visitó el Colegio el Colector de Tierra Santa, quien
realizó colecta en los dos Colegios del medio.
El día de Pentecostés por primera vez en la población, después de la misa
se realizó “el desfile de los niños quienes al compás de las marchas patriotas
recorrieron la Plaza. Los alumnos Julio Najle, Tomás Besso y Tomás Blocca,
vestidos de generales de la época de la Independencia, montados en caballos
acompañaron el desfile. En el medio de la Plaza hicieron alto y el alumno
Julio Najle, montado en su caballo, arengó con un vibrante discurso y los
alumnos juraron la bandera. A continuación se realizaron varios números de
gimnasia, terminados los cuales continuó el desfile hasta el Colegio. Por la
tarde, en el Salón de Actos, se realizó una solemne velada según el programa
impreso, que se guarda en el Archivo”. El programa se componía de los
siguientes números: 1°) “A la Patria”. Himno Nacional; “Ofrenda”, poesía por
Remo Aimone; Discurso por Ángel Fornasari. 2°) “Patria Mía”, coro. 3°) “La
Bandera”, diálogo Alberto Ferrero y Renato Ballestrelli. 4°) “El pequeño
militar”, escena cantada. 5°) “Sabés porque te amo”, por Jesús Rodrigo. 6°)
“Zapatero remendón”, ronda infantil. 7°) “La Caridad”, diálogo por Carlos
Bianchi y Hamilton Algán. 8°) “Laureles de Victoria”, himno. 9°) “Príncipe a la
fuerza”, sainete de un acto por los alumnos Tomás Besso, Julio Najle, Víctor
Sago, Pedro Monti, Delfor Izurieta, Juan Fornasari y Néstor Cañete. 10°) “La
crítica de la velada”, escena cómica, por los alumnos A. Fornasari y R.
Baslletrelli, C. Salinas, E. Cimadamore, N. Cañete, C. Bianchi, J. Suárez, J. Cel,
B. Salinas, A. Guzmán, M. Riva, M. Stefani, J. Fornasari, A. Ferrero, R. Aimone,
A. Bessone, E. Topfanin y P. Canzani.
Según el Cronista este acto fue todo un éxito, pues el salón estaba
“repleto de público” que aplaudió con entusiasmo todos los números. 134
NEGOCIOS QUE FUERON DE SERRANO
De ramos generales:
“La Paloma”, de Tomás Ortego, en boulevard Argentina esquina avenida
Oostendorp; Casa de Miguel Busso, y luego Busso Hnos., en avenida Oostendorp
y 9 de Julio; de José Blas, en Belgrano y 9 de Julio; y Francisco Rubio, Belgrano y
San Martín.

Página 219
Aspecto
de la Casa
Busso,
en el
1930

Tiendas y ropas de vestir:


“Casa Cora”, esquina avenida Oostendorp y San martín; Leandro Benito, 9 de
Julio entre Córdoba y Ranqueles; Grandes Tiendas-Casa Novel, esquina 9 de
Julio y avenida Oostendorp; Tienda Álvarez Díez, calle Córdoba entre
boulevard Argentina y calle 9 de Julio; Teresa Catalina Assef, Córdoba entre San
Martín y 9 de Julio; Emilio Ellena, frente a la anterior; Barato Argentina,
esquina 9 de Julio y San Martín; Sol de Mayo, Córdoba entre 9 de Julio e Italia; y
La Florida de Juan Atala, esquina 9 de Julio e Italia.

Panaderías:
De Modesto Alonso, primero, luego de José Geuna y de sus sucesores, en
boulevard Argentina entre avenida Oostendorp y Belgrano; Panadería Alonso,
Belgrano entre Italia y Juan XXIII y luego de Celestino y Juan Mattacota.

Carnicerías:
José Bocchi, Juan XXIII, entre avenida Oostendorp y Belgrano; Benito y Juan
Hidalgo, Oostendorp entre Italia y Juan XXIII; Miguel Carle, San Martín, entre
avenida Oostendorp y Córdoba; y Enrique March, boulevard Argentina entre
avenida Oostendorp y Belgrano.

Verdulerías:
Pedro Mallo, Belgrano y Juan XXIII; Camilo Sancho, avenida Oostendorp entre
Italia y España; Jorge Cometto y Mateo Lamberti, con despacho de bebidas,
almacén y hospedaje, 9 de Julio entre Belgrano y Oostendorp; Jovenalle
Masocco, esquina 9 de Julio y avenida Oostendorp.
Surtidores de nafta:
Esso, en “La Paloma”; Y.P.F., Busso y Cía., 9 de Julio entre avenida Oostendorp
y Córdoba; Shell, en la casa de Cora, San Martín esquina Oostendorp.

Hoteles y Fondas:
Hotel “El Guanaco”, boulevard Argentina y avenida Oostendorp; Bautista
Monge, esquina Córdoba y San Martín; Hotel Avenida, de Arratibel, avenida
Oostendorp, entre San Martín y 9 de Julio, con cancha de pelota paleta; Pedro
Navello, en la esquina de Juan XXIII y Córdoba.

Talleres:
Aldo Armando, avenida Oostendorp entre San Martín y 9 de Julio; Emilio Griotti,
boulevard Argentina, entre avenida Oostendorp y Córdoba; Juan y Bautista
Echandi, Belgrano entre Juan XXIII e Italia; Juan Marucco Hnos., Italia esquina
Belgrano; Benito y Miguel Muñoz, avenida Oostendorp entre Italia y España.

Carpinterías:
Mateo Borello y Beoletto, 9 de Julio entre Belgrano y Las Malvinas; Miguel
Giordano, Ranqueles entre 9 de Julio y San Martín.

Zapateros remendones:
Arturo Mistura, San Martín entre Belgrano y avenida Oostendorp; en la misma
zapatería trabajaba un hermano del anterior.

Sastres:
Luis Oruza, Belgrano entre 9 de Julio y San Martín; Antonio Copari, Córdoba
entre Juan XXIII e Italia; Atilio Nicolino, Italia entre Córdoba y Ranqueles.

Peluqueros:
Manuel Santa María, Córdoba entre San Martín y 9 de Julio; Alfredo Pizzinga,
avenida Oostendorp e Italia; Peluquería Gomar, Juan XXIII, entre Las Malvinas y
Belgrano.

Herrerías:
Emilio Marilungo, Belgrano entre Italia y Juan XXIII; Antonio Bruno, llamado “El
Mago”, avenida Oostendorp, entre España e Italia.

Kioscos de diarios y revistas:


Era costumbre de los habitantes de Serrano comprar los diarios (Córdoba,
Capital Federal y Rosario) a los vendedores que venían con el tren desde
Laboulaye, como así también las revistas. Estos bajaban del coche de pasajeros y
en el andén de la Estación hacían sus ventas.
Además estaban instalados con ventas: Manuel Santa María, Córdoba entre 9 de
Julio y San Martín; Inocencio Conesa, avenida Oostendorp entre Italia y España.

Servicios fúnebres:
José Britos, avenida Oostendorp entre España e Italia.

Relojero:
Héctor Chanferoni, Italia entre Córdoba y Ranqueles.
Parteras:
María Vallatore de Monge, Córdoba entre San Martín y Belgrano; Olimpia de
Giaj Merlera, en zona rural; María Rustichelli de Marucco, zona rural; Felisa
Vechino de Mondino, sección quintas.

Modistas:
Julia Quirós y su hermana Zulema, Belgrano entre Juan XXIII e Italia; Concepción
Zabala de Mazo, avenida Oostendorp entre Italia y España; Magdalena Baravalle
de Sona, Ranqueles entre Italia y Juan XXIII.

Librería:
“Librería Rampoldi”, avenida Oostendorp entre Juan XXIII e Italia.

Antes de terminar este capítulo cabe aclarar que el negocio de tienda de


la señora Assef, cuando esta se ausentó de Serrano fue vendida a los hermanos
Alberto y Raúl Gutman. 135
TALLER DE BORDADO DEL COLEGIO
”LA SAGRADA FAMILIA”
El taller de bordados que funcionó en el Colegio “La Sagrada Familia”, se
calcula que empezó sus actividades a fines del año 1929 o principios de 1930;
era dirigido por las hermanas Franciscanas Misioneras de María.
Según datos aportados por Mafalda Cognini de Tavera, se ingresaba al
Taller al terminar el ciclo primario, es decir, después de cursar el sexto grado
(hoy séptimo grado). De acuerdo a referencias recogidas en el medio, la primera
encargada del Taller y maestra fue Sor Santo Domingo, a quien le sucedió Sor
Genoveva, quien permaneció en el cargo hasta su fallecimiento (13 de junio de
1959) y posteriormente se hizo cargo del mismo Sor Bertilla.
El Taller de Bordado funcionaba en horas de la mañana y tarde; algunas
de las bordadoras hacían ambos turnos, otras mediodía y las señoras
semanalmente. Las labores muy grandes se hacían en grupo de cinco y seis
bordadoras. Los salarios se abonaban por semana.
Los trabajos producidos se vendían no sólo en Serrano, sino en los pueblos
vecinos tanto del departamento Presidente Roque Sáenz Peña como General
Roca, en las ciudades de Mendoza, San Juan y San Luis. Muchos de los trabajos
realizados se enviaban al Economato de la Congregación, y además se recibían
pedidos de trabajos. Los materiales, salvo algunos muy sofisticados, eran
proveídos por las religiosas que tenían sus depósitos bien completos de: telas,
hilos, puntillas, valencianas, cintas, pasamanerías, etc., quienes las compraban
al por mayor en las ciudades de Buenos Aires o Rosario.

P 疊 ina 222

Grupo de
bordadoras en
una jornada

Las horas de trabajo se iniciaban rezando una Corona o sea siete misterios
del Rosario y media hora antes de finalizar la jornada laboral, la encargada del
Taller leía una novela, de entre las cuales se elegía la que después se
representaría para el día de la Madre Superiora. Esas obras de teatro se
preparaban con empeño; se trabajaba además en la escenografía (que se
cambiaba en cada acto) y el vestuario de las “actrices”.
El Taller de Bordados desde sus inicios sirvió para que muchas mujeres de
Serrano encontraran en el mismo, un lugar donde aprender un oficio que
contribuía al mantenimiento del hogar o ayuda a su familia. Debemos aclarar
que en el Taller no sólo se enseñaba bordado a mano sino también: bordado a
máquina, pintura en tela, dibujo, preparación de labores para obsequio y en
algunos períodos tejidos a mano.
Con la creación del Secundario en el Colegio, el local que siempre
ocupaba el Taller pasó a ser Sala de Estudios, y decreció el número de
bordadoras, quienes hasta el año 1974 siguieron trabajando en sus hogares.
A cargo de las bordadoras estaba, cada Navidad, la preparación de los
Nacimientos, que se organizaban en la Capilla del Colegio. Eran ellas, las mismas
que trabajaban para la fiesta de Corpus Christi. Desde varios meses antes
recogían de las distintas carpinterías del medio aserrín, que luego se teñía de
distintos colores, para preparar alfombras con artísticos diseños, por donde
pasaba el sacerdote en la procesión.
Muchas mujeres de Serrano pasaron por el Taller de Bordado del Colegio
“La Sagrada Familia”, entre las cuales se recuerda a: Jacinta MARUCCO, Alicia
SANTA MARÍA, Ángela BEOLETTO, Ema DRUETTA, Mafalda COGNINI, Luisa
DESCUÁN, Josefa MERIGGI, Irma PEROCHINO, Ema MERIGGI, María PREGLIASCO,
María MINARDI, Ilda RAZZETTO, Gloria RIVERI, Irma REAL, Juana COGNINI,
Evangelina RODRÍGUEZ, Ema DESCUÁN, Adita CHANFERONI, Aída BEOLETTO, Nelly
BIANCHI, Delia BAZÁN, Isolina PROVENSALI, Lidia CAMUSSO y Rosita ANDRENACCI,
entre otras. 136
FALLECIMIENTO DE OSCAR WENZEL BENNERT
Estando en la Estancia “El Guanaco”, el hermano de la señora María
Antonieta Bennert de Oostendorp, quien ocupó importantes cargos en la
Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas”, falleció
sorpresivamente el 2 de mayo de 1931 de un síncope cardíaco.
Sus restos mortales, previamente embalsamados, fueron depositados en la
cripta de la Iglesia del Colegio “San Alberto y San Enrique”.
Bennert de origen belga, había nacido en la ciudad de Amberes, siendo
hijo de José y Ludovica Joanna Adolphine Höynck (ambos nacidos en Bélgica) y
casado con Emilia Dareke. Al momento de su fallecimiento tenía setenta y dos
años. En la partida de defunción, archivada en el Registro Civil de Serrano, se
consignó como profesión de Bennert rentista, además sin descendencia y
aclarando que en su oportunidad había testado en Europa, es decir, en Bélgica.
Fueron testigos, en la Oficina del Registro Civil, del fallecimiento de Bennert, los
vecinos de Serrano Venancio Pérez y Carlos Blanco. Antes de terminar este
párrafo debo decir que el nombre de la madre está equivocado, dado que figura
como María.137
Oscar W. Bennert, llegó a nuestra Patria acompañando a los hermanos
Oostendorp a fines del siglo XX, siendo socios desde la formación de la Sociedad
Anónima “Estancias Amberenses Sud-Americanas” y en numerosos negocios y
transacciones comerciales representó a los Oostendorp, conforme Poder General
que tenía de éstos. También los hubo de reemplazar en negocios realizados en
países vecinos: República Oriental del Uruguay, Brasil, Chile y Paraguay.
En momento de ser depositado los restos mortales de Bennert en la cripta
de la Iglesia, se certificó que el cajón que los contenía no había sido soldado,
dado que el cuerpo estaba embalsamado, como ya se ha dicho anteriormente. 138
FALLECIMIENTO DE
MARÍA ANTONIETA BENNERT DE OOSTENDORP
El 25 de marzo de 1931 falleció en Amberes (Bélgica) María Antonieta
Bennert de Oostendorp, a los setenta y cuatro años de edad, hija de José y
Ludovica Joanna Adolphine Höynck, nativos del reino de Bélgica.
Los restos mortales de la señora de Oostendorp fueron embarcados en el
“Vapor Macedonier” el 19 de abril. La Sociedad Anónima “Estancias Amberenses
Sud-Americanas” fue la encargada de realizar los trámites aduaneros y remitirlos
a Serrano, en un tren especial de la Empresa Buenos Aires al Pacífico, llegando a
destino el 3 de mayo y sepultados en la Cripta de la Iglesia del Colegio “San
Alberto y San Enrique”, donde ya descansaban los restos de Alberto Pedro María
Oostendorp, de Enrique Luis María Oostendorp y de Oscar Wenzel Bennert.

Página 224

Llegada de los
restos
mortales de
Mar 僘
Antonieta
Bennert de
Oostendorp a
Serrano y
traslado a la
Iglesia

Desde la Estación de Ferrocarril, los despojos mortales de madame


Oostendorp fueron acompañados por las Hermanas Franciscanas de María de la
República Argentina, alumnas del Colegio “La Sagrada Familia”, Comunidad de
los R.R.P.P. frailes franciscanos valencianos, alumnos del Colegio “San Alberto y
San Enrique”, representantes de las distintas asociaciones del medio, personal
de la Estancia “El Guanaco”, representantes de la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas”, que habían viajado de Capital Federal, colonias y
numeroso público.
Antes de ser depositados los restos mortales de la señora de Oostendorp
en la cripta, se ofició un solemne funeral en la Iglesia del Colegio “San Alberto y
San Enrique”.
La sepultura de los restos de la esposa del “fundador” en la cripta, fue
autorizada por el Presidente de la Comisión Administradora del Cementerio de
Serrano, Mateo Busso, como obra en un certificado archivado en la Parroquia de
la Asunción de la Santísima Virgen. 139
CONGREGACIÓN DE HIJAS DE MARÍA
El 5 de octubre de 1931, se constituyó en el Colegio “La Sagrada Familia”,
la Congregación de Hijas de María de Serrano. La reunión la presidió el R.P.
fray Juan José Ángel O.F.M., director en adelante de la Congregación y la R.M.
Superiora del Colegio a quien acompañaba la R.P. María Ascensión, como
asistente.
En la fecha señalada anteriormente se designó la primera Comisión
Directiva de la Congregación, después de orar conforme el rito del manual,
resultaron electas: María Elisa Scherrer (presidenta); Lidia Santiano (asistente);
Iris Aviani y Elena Colombo (consejeras); Mercedes Pérez (maestra de
aspirantes); Sara Borro (secretaria) y María Cardesa (tesorera).
A fines de constituir el “tesorero” que debía tener la Congregación, se
estableció una pequeña cuota mensual, que debía abonarse a la tesorera.
El 17 de enero de 1932, se admitieron como integrantes de la
Congregación a: Ana Scarponi, Susana Mazo, Ana Scherrer, Lucía Martina, María
Martina, María Ana Scarponi, Josefa Filippa, Ángela Santiano, Inés Santiano,
Ángela Arena, Magdalena Caglieri, Amelia Passera, María Formía, Margarita Isla,
Isabel Pignatta, Iluminada Martín, Francisca Marchioni, Claudina Manetti, Rose
Marie Lavié y Cesarina Sabini. Todas las nombradas anteriormente recibieron la
medalla que las acreditaba Hijas de María, salvo Claudina Manetti, por estar
enferma. En la misma fecha fueron admitidas como aspirantes: Carolina
Cavallone, Teresa Filippa, Rosa Ibáñez y Rosa Hernández.
Por renuncias de Sara Bono (secretaria) e Iris Aviani (consejera) por
ausentarse ambas de la localidad, se designó a Rose Marie Lavie (secretaria),
Ana María Scarponi (protesorera) y María Elisa Benedi (consejera).
Las Hijas de María, los días sábado en horario de la tarde ocupaban el
salón del taller del Colegio, donde confeccionaban ropas destinadas a los
carenciados del medio, a la vez que perfeccionaban los conocimientos de
costura que tenían.
La Congregación, desde el año 1931 y hasta el 16 de noviembre de 1943,
fue dirigida por los sacerdotes: R.R.P.P. fray Juan José Ángel (O.F.M.), fray
Buenaventura Meseguer (en reemplazo del anterior); fray Joaquín Baidal; fray
Jesús San Juan (provisorio dado la ausencia de fray Meseguer, quien debió
ausentarse a España) y fray Gerardo B. Ureña. A los nombrados sacerdotes les
acompañaban: R.R.M.M. Estefanía de San José, María Verginella, María
Ascensión, María Bernardita y María Genoveva.
Fueron presidentes de la Congregación: María Elisa Scherrer, Elvira
Marilungo, Ema Descuán y Alicia Santa María.
Muchas fueron las señoritas de Serrano que ingresaron a la Congregación,
en el período 1931 a 1943, pudiendo citar entre otras a: Iris ALEMANO, Hilda
ALUSTIZA, Ángela ARENA, Estela ARRATIBEL, Norma ARRIBALZAGA, Iris AVIANI,
Della BAZAN, Hilda BASTERRECHEA, Teresa BELMARTINO, María Elisa BENEDI,
Ángela BEOLETTO, Lucía BEOLETTO, Adelaida BIANCHI, Nélida BIANCHI, Sara
BORRO, María BOTERO, Rosa BRIGNONE, Victoria BRITO, Catalina BUSSO, Juana
BUSSO, María BUSSO, Asunta CAGLIERI, Magdalena CAGLIERI, Rosa CAGLIERI,
Livia CANUSSO, Edith CAPATO, Adelaida CASCO, Natividad CASCO, Clotilde
CARDESA, Carolina CAVALLONE, Elena COGNINI, Mafalda COGNINI, Elena
COLOMBO, Ada CHANFERONI, Ema DESCUÁN, Luisa DESCUÁN, Emma DRUETTA,
Elena DRUETTA, Elvira ESCUDERO, Aurora FAYA, Celma FERNÁNDEZ, Rosa
FERNÁNDEZ, Josefa FILIPPA, Teresa FILIPPA, María FORMIA, Carmen GARCÍA,
Concepción GARCÍA, Inés GIAJ MERLERA, Adelina GIULIANO, Celia GONZÁLEZ,
Rosa HERNÁNDEZ, Rosa HERNÁNDEZ (h), Rosa IBÁÑEZ, Margarita ISLA, Rose Marie
LAVIÉ, Isabel LIZARRALDE, María Luisa LIZARRALDE, María Elena LÓPEZ, Rosa
LORENZATTI, Estela Mc. LOUGKLIN, Hemilce MALLO, Matilde MANETTI, Amalia
MARCHIONI, Fernanda MARCOS, Faustina MARI, Aurora MARI, Emilia MARILUNGO,
María Luisa MARSAN, Iluminada MARTÍN, Lucía MARTINA, Elisa C. MARTÍNEZ,
Jacinta MARUCCO, Estela MAZO, Raquel MAZO, Susana MAZO, Hilda MAYO, Ema
MERIGGE, Amalia MILANO, Inés MINARDI, Elva NAVARRO, Casarina ORSELLI, Julia
ORMAECHEA, Teresa PESLLASCO, Rogelia PÉREZ, Isabel PIGNATTA, Isolina
PROVENZAL, Dominga PASSERA, Josefa PASSERA, Zulma QUIROGA, Hilda
RASSETO, Irma REAL, Gloria RIBERI, Juana RÍOS, Carmen RODRÍGUEZ, Nicolasa
RODRÍGUEZ, Francisca ROYO, Ana SCARPONI, Cesarina SABINI, Delfina SABY,
Ángela SANTIANO, Inés SANTIANO, Lidia SANTIANO, Rosa SALTO, Alicia SANTA
MARÍA, Carmen SANTA MARÍA, Laura SANTA MARÍA, Luisa SANTA MARÍA, Esther
SCHERRER, Francisca SCHERRER, María Elisa SCHERRER, Ada SIVADON, Adelina
STAFFOLINI, etc. 140
ESCUELA PARTICULAR DEL MAESTRO CENTENO
Entre la década de 1930 a 1940, en la calle José Manuel Estrada entre 1°
de Mayo y Patagonia, funcionó la Escuela Particular del maestro Carlos Centeno
(hijo del Juez de Paz y Jefe del Registro Civil de Serrano, Belisario Centeno).
La Escuela que nos ocupa impartía enseñanza primaria, de primero
inferior a sexto grado de acuerdo con los programas del H. Consejo de Educación
de la Provincia. Los alumnos de cuarto a sexto grado, cada fin de curso, rendían
exámenes en las escuelas provinciales de las localidades de Buchardo o Jovita
(departamento General Roca) o bien en la ciudad de Laboulaye (departamento
Roque Sáenz Peña).
Era una escuela exclusivamente para varones. Se recuerda que la
disciplina era muy rigurosa y no faltaban los castigos: palmetazos en las manos,
quita de recreos, extensión de jornadas escolares, plantones en los rincones del
aula o bien en la puerta de la misma, escritura de cien veces “no debo escupir”,
por ejemplo, etc.
Aquel viejo adagio que decía “la letra con sangre entra” se practicaba en
la Escuela del Maestro Centeno. El alumnado que concurría al Establecimiento,
que nos ocupa, eran aquellos niños que por “terribles” habían sido rechazados
del Colegio San Alberto y San Enrique o de la Escuela Fiscal Mixta “Domingo
Faustino Sarmiento”. Se recuerda que fueron alumnos del maestro Centeno,
entre otros: Pedro Franco, Julio Urquiza, Ignacio Rodríguez, Pedro Cavallo, etc.
Muchos de los alumnos de esta escuela venían de la zona de las quintas y
chacras cercanas al pueblo; algunos lo hacían en sulkys, otros a caballo y los
menos en bicicleta. 141
ESCUELA RURAL
“DOCTOR JUAN JOSÉ CASTELLI”
La Escuela Rural Juan José Castelli de la localidad de San Joaquín, está
ubicada sobre la ruta Nº 27, encontrándose a veinte kilómetros de Serrano.
Esta Escuela Rural consta de dos niveles: inicial y primario.
Inició sus actividades el 25 de junio de 1933; cabe aclarar que por
entonces esta Escuela se llamaba “General San Martín”, funcionando en un local
cedido gratuitamente por la familia Caballero, situado frente al Club “Doctor
Vicente Chas”. En el año 1946 la escuelita fue destruída por un ciclón que se
abatió furiosamente sobre la zona.
Posteriormente el Superior Gobierno de la Provincia construyó un nuevo
edificio, el actual, que fue inaugurado en el año 1956. Desde el año antes citado
la escuela pasó a denominarse “Doctor Juan José Castelli”.
El edificio actual consta de: un aula; dirección; una galería cubierta que
es utilizada como aula; una habitación para la directora, también destinada
como aula; cocina; un baño para el personal y sanitarios para el alumnado (uno
de mujeres y otro de varones).
Hasta el año escolar de 1980 la directora de la Escuela, en época de clase
vivió en el Establecimiento.
Han sido directores de la Escuela: Teófilo Martínez, Julio Navarro, Amalia
Navas Rosas y actualmente Silvia Collado de Alba.
Actualmente la Escuela funciona con una directora con grados a cargo, es
decir la señora Collado de Alba, quien tiene a su cargo primero, segundo,
tercero y séptimo grado; una maestra de grado, Claudia C. de Zanotti, titular de
cuarto, quinto y sexto grado y la sección de nivel inicial (Jardín de Infantes) a
cargo de Delsi Vicente.
Tanto en el nivel primario como inicial se dan clases de educación física
cargo de Paulo López.
Durante todo el año las clases se dan en el horario de 12:30 a 17 hs.
El alumnado en el año 1992 (en los dos niveles) fue de treinta y dos
mujeres y veinticinco varones.
La Escuela desde sus inicios contó con una Sociedad Cooperadora
integrada por padres y vecinos del lugar. Hoy preside la entidad Dante Ferrini. 142
ESCUELA “DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO”
La Escuela “Domingo Faustino Sarmiento” se encuentra ubicada en calle
Juan XXIII Nº 321, esquina Oostendorp. El local escolar fue edificado por el
Superior Gobierno de la Provincia, en la manzana número veintidós, que Enrique
Luis María Oostendorp donó para Municipalidad, como ya lo hemos dicho
anteriormente.
Ante gestiones de algunos vecinos de Serrano, por intermedio del
entonces diputado provincial de la bancada democrática, doctor Octavio
Capdevilla (con domicilio en la actual ciudad de La Carlota) se creó en el mes de
septiembre de 1934, una Escuela Fiscal Mixta (mujeres-varones) dentro del radio
urbano de la localidad, de tercera categoría, por una acordada del H. Consejo de
Educación de la Provincia.
Por la Ley de Presupuesto de la Provincia correspondiente al año 1935,
votada por la Legislatura en su oportunidad, se destinó la partida necesaria para
construir la Escuela de Serrano, en Terrenos de la manzana número veintidós. El
local escolar, dada la categoría del mismo, constaría de dos aulas, dos
habitaciones, galerías abiertas y sanitarias para alumnado y personal del
Establecimiento.
Ante la falta de un local provisorio, en el medio, para iniciar las clases en
el año lectivo 1935, el diputado Capdevilla encomendó al médico de Serrano,
doctor Jorge Muratorio, gestionara ante la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos
“Benito Mussolini”, se le facilitara al H. Consejo de Educación de la Provincia, un
local dentro de la sede social para que pudiera empezar a funcionar la nueva
Escuela de Serrano. Tratada la solicitud por la Comisión Directiva de la
Sociedad, en reunión del 10 de septiembre de 1934 se hizo lugar al pedido,
fijándose un alquiler mensual de cuarenta pesos “tal como estaba el local” o
bien de sesenta pesos “si había que mejorar el piso de mosaicos y reparar los
techos”.
El primer maestro de la Escuela Fiscal de Serrano, designado por el H.
Consejo de Educación de la Provincia, fue José Antonio Saravia. Aún hoy varios
vecinos de la localidad lo recuerdan, algunos por haber sido alumnos del mismo y
otros por la amistad que cultivó con sus padres.
Sabemos por distintas actas de la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos
“Benito Mussolini”, que el H. Consejo de Educación no cumplía con el pago de
los alquileres convenidos y como se había pactado en su oportunidad. El 1 de
febrero de 1937 se abonó a la Sociedad locadora una parte de los alquileres que
correspondían a los meses de enero a septiembre de 1936, quedando impagos los
doce meses del año 1935 y los meses de octubre de 1936 a enero de 1937. Por
distintas notas enviadas a la Sociedad, el H. Consejo de Educación daba a
entender a sus locadores que las “arcas provinciales” estaban muy mal y pedía
disculpas por la mora en los alquileres, mas prometía regularizar la situación en
breve tiempo, haciéndolo en mayo de 1937, y de allí en adelante los giros se
hacían mensualmente.
El año escolar de 1937 se inició en el local de la Sociedad Italiana de
Socorros Mutuos “Benito Mussolini”, no obstante estar terminado el edificio,
sabemos por una de las Actas de la Sociedad, que las llaves del local escolar
estaban en poder del Jefe Político del Departamento, por directivas impartidas
por el Poder Ejecutivo de la Provincia.
En el año 1937 pasó a ocupar el cargo de directora de la Escuela, como
personal único, María del Carmen Paz; los alumnos matriculados entonces eran:
ocho mujeres y veinticuatro varones. Se daban clases correspondientes a:
primero inferior, primero superior, segundo y tercer grado.
El 12 de octubre de 1937 la Escuela se trasladó a su edificio propio, siendo
bendecido por el Cura Párroco de la localidad, R.P. fray Buenaventura Meseguer,
siendo padrinos de la ceremonia el primer Jefe Político del departamento
Presidente Roque Sáenz Peña, Juan Artola y su esposa Lidia H. de Artola; en
dicha ceremonia, el gobernador de la Provincia, doctor Amadeo Sabattini fue
representado por el Jefe Político quien hizo entrega a la Directora de la primera
bandera de ceremonia del Establecimiento, regalo enviado por la Cámara de
Senadores de la Provincia.

En noviembre de 1937 se constituyó la primera Comisión Directiva de la


Asociación Cooperadora de la Escuela, con los padres y vecinos: Elías URTEAGA
(presidente); Enrique GARITAONANDIA (tesorero); Carlos PANEAGLIO
(protesorero); María del Carmen PAZ (secretaria); Martín CARDESA
(prosecretario) y Juan CAMUSSO (vocal).
Siguiendo el Libro de Inspecciones de la Escuela hemos podido reconstruir
P 疊 ina 230
la historia de la misma entre los años 1939 a 1987, mas hay datos imposibles de
rescatar dado lo precario del Archivo del Establecimiento.
En el año 1938 sucedió en la dirección de la Escuela a María del carmen
Paz, el maestro Carlos Abratte, quien se desempeñó frente a la misma durante
Edificio de la
varios años. En el año 1939, Abratte enseñaba en primero superior y segundo
Escuela 泥
grado y la maestra de grado Lydia T. Colombo lo hacía en primero inferior. La
omingo
matrícula ese año era de quince mujeres y sesenta y cuatro varones. Durante el
Faustino
año 1941 sólo se desempeñó como director y maestro Abratte. En el año 1943
Sarmiento�
continuaba como director Abratte y como maestras de grado Dora Haidée
Bianchini de Crucci y Catalina Gayo Hidalgo. En 1945, continuaba en la dirección
de la Escuela Abratte y no había ninguna maestra de grado, por falta de
alumnado.
En septiembre de 1947 ocupó la dirección de la Escuela Amalia Nicolina
J.C. de Iparraguirre, quien en 1949 dictaba clases en tercero y cuarto grado,
siendo maestra de grado Elba Kauffer en primero superior y segundo grado y
Neira Susana Ardiles en primero inferior. En el año citado anteriormente la
matrícula era de diez mujeres y cincuenta y cinco varones.
En el año 1958, era directora de la Escuela Esther Serpez y maestra de
grado Nora Elizabeth Perrone; la matrícula ese año fue de dos mujeres y
diecisiete varones.
En el año 1960 encontramos como directora de la Escuela a Raquel E.
Cuello de Castro, a quien le sucedieron Ide de Brizzio y Olga Methol de
González; esta última maestra a cargo de la dirección y como interina.
En el año 1968, en el Libro de Inspecciones figura como maestra de grado
Aída del Carmen Iparraguirre, quien dictaba clases en primero, segundo y tercer
grado y la directora (no se la nombra) en cuarto, quinto y sexto grado. En
ninguna parte del Acta labrada por el Inspector dice el nombre y apellido de la
directora. Siendo la matrícula de cincuenta y dos alumnos, no se discriminó el
número de mujeres y varones.
En 1972 la directora era Lía Rosa Soria de Collado y maestra de grado Olga
Methol de González y la matrícula alcanzaba a sesenta alumnos en total. En el
año 1976 seguía como directora la señora de Collado, a quien acompañaban dos
maestras de grado y una auxiliar de servicio; en el Acta no se daba los nombres
de las docentes, ni del auxiliar de servicio. En 1976 se había ampliado el local
escolar, construyéndose un aula y se cerraron las galerías.
En el año 1977, continuaba como directora la señora de Collado, teniendo
a su cargo dos maestras de grado y una auxiliar de servicios, siendo el alumnado
de setenta y cinco niños, de primero a séptimo grado. En el año 1978 seguía la
señora de Collado como directora.
Olga Edith Methol de González, en el año 1980, fue designada directora
interina de la Escuela, dando clases en sexto y séptimo grado y se
desempeñaban como maestras de grado Adelia María Paulizzi de Peirano, quien
tenía a su cargo primero, segundo y quinto grado y Marta Yolanda Colombero lo
hacía en tercero y cuarto grado.
En 1981 continuaba en la dirección de la Escuela la señora de González,
con dos maestras de grado, sin personal de servicio y la matrícula alcanzaba a
sesenta y cuatro alumnos. En ese año el edificio se integraba con: tres aulas,
dirección, depósito, galerías cerradas y los sanitarios, según el inspector en muy
malas condiciones.
En el año 1982 seguía como directora la señora de González con dos
maestras de grado y una matrícula de cincuenta y dos alumnos.
En 1983 continuaba la señora de González como directora secundada por
dos maestras de grado y una matrícula de sesenta y un alumnos.
En el Acta de Inspección de 1985 seguía como directora la señora de
González.
Desde el 1 de marzo de 1987 es directora de la Escuela Adelia María
Paulizzi de Peirano como interina y desde el 30 de diciembre de 1987 titular
hasta la fecha. Hoy, la Escuela “Domingo Faustino Sarmiento” de Serrano,
sigue siendo de tercera categoría, dependiendo de la Zona Nº 4.310, con sede en
la ciudad de Laboulaye.
En estos momentos el edificio escolar, después de varias modificaciones
consta de: cinco aulas, dirección, biblioteca, cocina, hall, pasillos y sanitarios de
mujeres y varones. En el presente, el local de la dirección está destinado a aula,
en tanto en la biblioteca está la dirección. El mantenimiento del edificio escolar,
desde hace varios años, corre por cuenta y costo de la Municipalidad de Serrano.
En la actualidad en la Escuela funciona el Jardín de Infantes “Domingo
Faustino Sarmiento”, compartiendo un aula dividida por un biombo; las dos
secciones del mismo ocupan un sector y en el otro lo ocupa un grado. La
dirección de la Escuela es libre desde el año 1988, y cuenta con personal de
servicio desde el año 1987.
El personal actual de la Escuela se integra con: Adelia María PAULIZZI de
PEIRANO (directora); Liliana María MARTINI de CARLETTI, Gladis Noemí RAINERI
de OJEDA, Silvia Beatriz LAMBERTI de GREGORIS, Susana Mónica VARGAS de
SABY, María Cristina HERNÁNDEZ de GONZÁLEZ, Claudia del Carmen TORAZZA
(maestras de grado titulares); Sonia LAVALLE (maestra de grado suplente); Paulo
Andrés LÓPEZ (profesor de educación física) y Mirta Mabel BERTOLINO (auxiliar
de servicio).
Han sido directores de la escuela: José Antonio SARAVIA, María del Carmen
PAZ, Carlos ABRATTE, Amalia Nicolina J.C. de IPARRAGUIRRE, Esther SERPEZ,
Lucas LEAL, Raquel E. CUELLO de CASTRO, Ide de BRIZZIO, Olga METHOL de
GONZÁLEZ, Rosa SORIA de COLLADO y Adelia María PAULIZZI de PEIRANO.
Han sido presidentes de la Asociación Cooperadora de la Escuela: Elías
URTEAGA (1937-1938); Benito HIDALGO (1939); doctor Jorge MURATORIO (1940-
1941); Domingo BOLOGNA (1942); Juan Centenario HIDALGO (1943-1944-1945);
doctor Miguel SOSA (1946); Alberto AGÜERO (1947); Modesto BALIN (1947); Carlos
FONZO (1948); César IPARRAGUIRRE (1949-1950); doctor Miguel SOSA
(1951);Bernardo SABY (1952-1953); José COSTA (1954-1955-1956); Antonio
FRUSSO (1957-1958); Juan Centenario HIDALGO (1959); Mario LAVALLE (1960-
1961); Miguel CAMUSSO (1962); Juan LERDA (1963); Antonio LERDA (1964-1965);
Celso FERRATO (1966-1967); Antonio LERDA (1968); Francisco BONO (1969);
Antonio LERDA (1970-1971); Celso FERRATO (1972); Roberto COGNINI (1973-
1974); José ANDRENACCI (1975-1976); Egidio COSTA (1977-1978); Osvaldo COSTA
(1979-1980); Normando VINCENTE (1981-1982-1983-1984); Miguel A. CORNETTI
(1985); Dante LERDA (1986-1987-1988); Héctor CALDERÓN (1989-1990) y
Norberto MARTÍNEZ (1991-1992).
La actual Comisión Directiva de la Asociación Cooperadora de la Escuela la
integraban: Norberto MARTÍNEZ (presidente); Liliana SARTORI (secretario);
Susana de FERNÁNDEZ (prosecretaria); Dante LERDA (tesorero); Rubén CAMPANA
(protesorero); Eduardo BRITO, Egidio COSTA, Jorgelina LÓPEZ (vocales titulares);
Carmen COSTA, Héctor CALDERÓN, Jorge GIACOBONE (vocales suplentes) y José
SAVINI (revisor de cuentas).
La Escuela funciona en un solo turno de 13:30 hs. a 17:30 hs.
Los alumnos reciben la Copa de leche, a media tarde, distribuída por el
PAICOR. 143

NUEVAS CAMPANAS DE LA IGLESIA


Por una carta de Enrique Luis María Oostendorp al R.P. fray Carlos García
Badía, sabemos que la Iglesia tenía una sola campana, la cual fue bendecida, sin
estar en la torre el 26 de marzo de 1922, día de la bendición de la Iglesia y
Colegio “San Alberto y San Enrique”. Los sacerdotes franciscanos en varias
oportunidades manifestaron a los miembros de la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas”, que la campana existente era muy pequeña y los
llamados no se oían en gran parte del pueblo.
Según vecinos de Serrano las campanas de la Parroquia de la Asunción de
la Santísima Virgen fueron cambiadas en el año 1934, por la anterior y donada
por Oostendorp.
Las versiones que han llegado hasta nosotros: las actuales campanas
fueron fundidas en un taller de la localidad de General Levalle, y la anterior
llevada a la Capilla de la Estancia “El Guanaco”, a pedido del entonces
administrador de la misma.
Según datos aportados por la señora Inés Santiano de Busso las campanas
actuales de la Parroquia fueron colocadas en el campanario y bendecidas en el
mes de octubre de 1933, en una gran misión que se llevó a cabo como
preparación al Congreso Eucarístico Internacional. La misma informante nos
dice que varios vecinos fueron padrinos en la ceremonia llevada a cabo. 144
De este hecho nada nos dicen las Crónicas Franciscanas.

CREACIÓN DE LA PARROQUIA DE LA
ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
Ante numerosos pedidos de vecinos de Serrano y colonias de la zona, el
Obispo de Río Cuarto monseñor doctor Leopoldo Buteler, el 15 de febrero de
1936 creó la Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen, en Serrano.
Página 235
Fachada de la
Parroquia de la
Asunción de la
Santísima
Virgen de la
década de
1930

El decreto de creación decía que siendo necesario “proceder a la


creación de una nueva Parroquia con sede en Serrano por exigirlo así el
crecido número de las poblaciones vecinas, Melo, San Joaquín, Buchardo,
Burmeister, Onagoity e Italó, y la dificultad de ser convenientemente
atendida la feligresía desde las actuales sedes parroquiales de Laboulaye y
Villa Huidobro; oído el parecer de los señores Consultores Diocesanos y
consultados los señores curas párrocos de Laboulaye y Villa Huidobro de
cuyas parroquias se desmembrará el territorio necesario para formar la nueva
parroquia; a norma de los cánones 216 y 1.427 del Código de Derecho
Canónico, DECRETAMOS: 1°) Erígese canónicamente la Parroquia de la
Asunción de la Santísima Virgen con sede en la localidad de Serrano, cuyo
territorio queda desmembrado de las Parroquias de Laboulaye y de Villa
Huidobro; 2°) Los límites de la nueva Parroquia serán: por el sud el territorio
de La Pampa; por el oeste una línea que partiendo desde La Pampa, en la
intersección de los lotes 3 y 4 (Mapa de la Provincia de 1924) de la Pedanía
Italó y siguiendo al norte cruce del ferrocarril Pacífico a una legua al oeste de
la estación Italó y continúe en la misma dirección al norte hasta dar con el
límite interdepartamental de los departamentos General Roca y Juárez
Celman; al norte una línea que partiendo del límite interdepartamental de
los departamentos General Roca y Juárez Celman, en el punto donde termina
el límite oeste, siga al este cruzando por el paso a nivel que dista nueve
kilómetros de la estación Melo, al norte, y llegue hasta el departamento
Unión; por el este, empezando desde el sud, provincia de Buenos Aires y
departamento Unión; 3°) La sede parroquial será la localidad de Serrano;
4°) La dote a este beneficio, a norma del canon 1.410 del Código de
Derechos Canónico, queda constituída por los Derechos Arancelarios
establecidos o que se estableciesen en la Diócesis; 5°) Su primer párroco
deberá formar cuanto antes las Cofradías del Santísimo Sacramento y de la
Doctrina Cristiana: a norma del Canon 711 par. 2°- del Código de Derecho
Canónico, y establecer la Acción Católica Argentina; 6°) Confecciónese por
nuestra Secretaría dos planos de la jurisdicción de la nueva Parroquia, de los
cuales uno deberá archivarse en la Curia Episcopal y otro en la Curia
Parroquial; 7°) Comuníquese a quienes corresponda, publíquese en el boletín
Oficial y dese al registro de Curia”.
El 20 de febrero de 1936, el Obispo de Río Cuarto monseñor doctor
Leopoldo Buteler aprobó el sello de la nueva Parroquia de la Asunción, que tenía
las siguientes características: “forma circular, con la leyenda en la parte
superior PARROQUIA DE LA ASUNCIÓN DE LA SMA. VIRGEN Serrano F.C.P.; en el
centro del monograma el nombre de María sobre tres estrellas, coronado con
las palabras DIÓCESIS DE RÍO CUARTO REP. ARG.”.
La aprobación del sello de la Parroquia de Serrano fue comunicada por
nota firmada por el Vicario General del Obispado de Río Cuarto, R.P. Ambrosio
López y el secretario del mismo R.P. Pedro Geuna.

P 疊 ina 236

Actual frente de
la Parroquia de
Serrano

Han estado como párrocos titulares e interinos frente a la Parroquia de la


Asunción de la Santísima Virgen, desde 1936, los R.R.P.P. frailes Buenaventura
MESEGUER (1936-1942); Arcángel CRESPO (1942); Buenaventura MESEGUER
(1942-1943); Arcángel CRESPO (1943-1944); Gerardo B. UREÑA (1944-1951);
Rogelio SAN JUAN (1951); Atanasio JORDA (1952-1957); Rogelio SAN JUAN (1957-
1958); Pedro Bautista VIDAL (1958-1961); Francisco AGULLO (1961); Jesús PRIETO
SANTAMARTA (1961); Pedro Bautista VIDAL (1961-1964); Francisco AGULLO (1964-
1965); Esteban VARO (1965-1968); Juan María NADAL (1968-1970); Antonio IVARS
(1971); Valentín MARTÍNEZ (1971-1974); Rafael COLOMER BARBER (1974-1975);
José GONZÁLEZ (1976); Rafael COLOMER BARBER (1976-1982); Jesús SAN JUAN
(1982-1985); Pascual MONTANER GREGORI (1985-1990); Francisco BALCELLS
(1990); Antonio IVARS (1990-1992) último de los frailes franciscanos, dado que la
orden de los frailes franciscanos menores, por decisión superior, cedió al
Obispado de Río Cuarto el edificio de la Iglesia Parroquial, edificio del Colegio
“San Alberto y San Enrique” ubicados en Serrano, teniendo en cuenta una nueva
reorganización de la mencionada orden.
Debemos aclarar que los sacerdotes detallados anteriormente eran
quienes fueron párrocos titulares y en otros casos autorizados por el Obispado de
la ciudad de Río Cuarto, para reemplazar a los propietarios, por causales
justificadas.
El 7 de febrero de 1992 tomó posesión de la Parroquia de la Asunción de
la Santísima Virgen el Pbro. Jorge Soldero, primer Cura Párroco del Clero
Diocesano de la Parroquia de Serrano; la ceremonia la presidió Monseñor doctor
Ramón ARTEMIO Staffolani, Obispo Coadjutor de Río Cuarto.
El primer bautismo registrado en la Parroquia de la Asunción de la
Santísima Virgen, se realizó el 8 de marzo de 1936 y correspondió a Pedro
TORELLO, nacido el 15 de agosto de 1935, siendo hijo de Pedro Torello y Juana
Magnano.
En tanto, el primer casamiento fue formalizado el 10 de marzo de 1936,
entre José BRANCA (de 63 años, italiano, agricultor, hijo de Jesús Branca y Paula
Vinagri) Y Olimpia POLLIOTO (de 53 años, italiana, hija de Juan Pollioto y Rosa
Bradeth). La ceremonia se realizó en el domicilio del contrayente, dado su
precario estado de salud.
Hasta la erección de la Parroquia, tanto los bautismos como las
confirmaciones se realizaban en el Templo del Colegio “San Alberto y San
Enrique” y se anotaban en la Parroquia Jesús Redentor de la ciudad de
Laboulaye, al igual que gran cantidad de casamientos.145

PRIMEROS AÑOS DE LA PARROQUIA DE LA


ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN
Creada la Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen de Serrano el
15 de febrero de 1936, el 20 del mes antes citado se designó primer Cura
Párroco de la misma al R.P. fray Buenaventura Meseguer O.F.M. quien asumió el 8
de marzo del año 1936.
El 12 de mayo de 1936 el Obispo de Río Cuarto dispuso que los Padres de
la Comunidad de Serrano atendieran semanalmente las Iglesias de Buchardo,
Italó, San Joaquín, Melo y demás poblaciones de esa Parroquia, la Capilla de las
Hermanas Franciscanas Misioneras de María y la Capilla de la Estancia “El
Guanaco”. En igual fecha se autorizó a los sacerdotes dar misa en altares
portátiles en los lugares que no tuvieran iglesias.
El 21 de marzo de 1936 se autorizó erigir el Vía Crucis en la Iglesia de
Italó.
El 19 de septiembre de 1936, se facultó a los sacerdotes franciscanos a
realizar anualmente la procesión del santo patrono de San Joaquín.
El 26 de septiembre de 1936, el Obispado permitió realizar una vez al mes
la Hora Santa con procesión del Santísimo en el patio del Colegio “San Alberto y
San Enrique” al finalizar la misma.
Por el término de cuatro años los franciscanos fueron autorizados por el
Obispado, el 3 de junio de 1937, a realizar la procesión de la imagen de San
Antonio.
El 13 de febrero de 1937 se designó al R.P. fray Meseguer confesor
extraordinario de la Comunidad de las Hermanas Franciscanas Misioneras de
María del Colegio “La Sagrada Familia”.
El 9 de marzo de 1937 se erigió canónicamente la Congregación de la
Doctrina Cristiana en la Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen. La
Comisión Directiva se integró con: R.P. fray Meseguer (asesor), José Martínez
(presidente), Alfredo Rubio (secretario), Venancio Pérez (tesorero), Rosa Brión
de Hernández y Catalina Santiano (vocales).
El 17 de noviembre de 1937, se autorizó que la campana de la Capilla de
Buchardo fuera fundida en los talleres Armad, sin cargo.
Por distintos decretos del Obispado de Río Cuarto (17 de junio, 23 de junio
y 14 de julio de 1937) se autorizó dar clases de catecismo en Buchardo a: Irene
R. de Angiolini, Clelia Esther Bonino, María Plantino, Lía Crouzeilles y Elisa de la
Riva; y en Italó a Rebeca del Pilar Astudillo.
El 27 de agosto de 1942 el Obispado designó Vicario Cooperador de la
Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen, con sede en Serrano, al R.P.
fray Jesús San Juan. Posteriormente ocupó ese cargo el R.P. fray Gerardo B.
Ureña y algunos años después se designó Vicario Sustituto al R.P. fray Arcángel
Crespo.
El 31 de diciembre de 1944 se autorizó colocar una imagen de la Virgen de
los dolores en la Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen.
El 2 de marzo de 1957 se designó Vicario Foráneo de Villa Huidobro
(departamento General Roca) al Pbro. Humberto Méndez con jurisdicción en las
Parroquias de Serrano, Jovita y Huinca Renancó.
El 27 de marzo de 1957 se nombró Vicarios Cooperadores de Serrano a los
R.R.P.P. frailes Arcángel Crespo y Jerónimo Gómez; posteriormente esos cargos lo
ocuparon, entre otros, los R.R.P.P. frailes Pedro Bautista Vidal y Rogelio San
Juan. 146
RETIRO DE LOS FRANCISCANOS VALENCIANOS
DE SERRANO
Debido a reformas sustanciales y nuevas reestructuraciones internas de la
Orden de los Frailes Menores, los franciscanos de Serrano, de común acuerdo
con sus superiores resolvieron entregar la Parroquia de la Asunción de la
Santísima Virgen y el Colegio “San Alberto y San Enrique” al Obispado de Río
Cuarto, como estaba estipulado en la Escritura de donación firmada con Enrique
Luis María Oostendorp.
El 24 de enero de 1992, el Obispo de Río Cuarto, monseñor Adolfo R.E.
Arana, ante la necesidad de proveer la asistencia espiritual de la Comunidad
Parroquial de Serrano, designó al Sr. Pbro. Jorge Alberto Soldera, Cura Párroco
de la mencionada Parroquia, con todos los derechos y obligaciones que le
confiere el Código de Derecho Canónico (Cánones 521, 522, 524, 527, 528, 529,
530, 532, 534 y 535) y las disposiciones que se dicten en la Diócesis. En el mismo
decreto de designación del primer Párroco del Clero Diocesano, se indicaba que
en el término de dos meses “después de su toma de posesión enviaría a la
Curia Diocesana y por duplicado, el inventario de la Iglesia, Sacristía y Casa
Parroquial”. En los artículos siguientes se le encomendaba en forma muy
“encarecidamente en su tarea pastoral el cuidado de los más pobres y
necesitados, a través de los organismos de asistencia de la Iglesia”. Además se
le concedía “las facultades para absolver los incursos en la pena del Canon
1398”.
Posteriormente el mismo Obispado de Río Cuarto, el 27 de febrero de
1992, ante la decisión de la venerable Orden de los Frailes Menores de entregar
al Obispado de Río Cuarto la Parroquia de Serrano, que desde su erección estuvo
bajo su cuidado pastoral, consideró que estaba en condiciones de hacerse cargo
desde ese momento de la atención pastoral de la misma. En el decreto
respectivo el Obispado dice recibir “el dominio del terreno y edificio
parroquial (templo y casa); el dominio del terreno y edificio del colegio
parroquial y asimismo el dominio de un campo de cincuenta hectáreas, según
detalle de la correspondiente escritura en trámite”.
Aclarando en el artículo número dos que se receptaba además “la
propiedad del Instituto Educativo San Alberto” (sic).
El 7 de febrero de 1992, el Sr. Pbro. Jorge Alberto Soldera, asumió como
Cura Párroco de la Parroquia de Serrano; en el acto estuvieron presentes entre
otros: el Obispo Coadjutor de Río Cuarto monseñor Ramón Artemio Staffolani; el
R.P. Superior Provincial de la Vice-Provincia “San Francisco Solano” fray Rafael
Alfageme; el intendente municipal de Serrano Abel Oscar Ponce; RR.PP.
Franciscanos; los intendentes municipales de Melo y General Levalle;
autoridades locales y gran número de fieles de la localidad y de la colonia.
En su primer mensaje al pueblo de Serrano, el Pbro. Soldera: “Por
setenta años la Orden de los Frailes Menores Franciscanos han llevado
adelante la tarea evangelizadora de esta comunidad de Serrano y sus
alrededores. En fidelidad a la regla máxima del Santo de Asís: «Observar el
Santo Evangelio» y la voluntad de los donantes de esta tierra, Iglesia y
Colegio, Familia Oostendorp. Muchos han entregado sus vidas, sus esfuerzos y
proyectos a la siembra de la Palabra de Dios en tres generaciones de hombres
y mujeres que constituyen el cimiento de la actual sociedad de Serrano.
La Diócesis de Río Cuarto reconoce esta magna obra de los Hijos e Hijas
de San Francisco y bendice a Dios por esta misión septuagenaria llevada a cabo
en su jurisdicción.
Hoy, por libérrima decisión de los Superiores Franciscanos, la Diócesis
de Río Cuarto recibe de la Orden de los Frailes Menores esta Parroquia de
Nuestra Señora de la Asunción en Serrano y prevé su atención pastoral
nombrándome el Señor Obispo de Río Cuarto, monseñor Adolfo Arana, Cura
Párroco de este pueblo y el cuidado pastoral de Melo, San Joaquín y Santa
Clara.
He querido elegir el relato de los Peregrinos de Emaus del Evangelio según
San Lucas como Palabra que ilumine mi acción sacerdotal de enseñar, santificar y
regir esta comunidad que se me encomienda.
No es la acción de un hombre, sino la acción de Dios por un hombre. No es
la obra de un sacerdote, sino la obra del sumo y eterno Sacerdote Jesucristo,
que se vale de este instrumento.
Así como la figura humana de Cristo desapareció de la vista de los
discípulos de Emaus, al reconocerlo en la fracción del pan, para quedarse con
ellos en la Eucaristía, así también quiero desaparecer yo, para que en la
comunión de la Santa Misa, sea sólo Él quien aparezca entre ustedes.
Hermanos, he venido a Serrano a sentarme a la mesa con ustedes; a
tomar el pan que ustedes ofrecen; a consagrarlo, partirlo y devolvérselo
como alimento espiritual.
El eje de mi acción pastoral en la comunidad será el Culto Eucarístico,
en sus tres dimensiones de sacrificio, comunión y adoración. La Eucaristía,
«sacramento de piedad, signo de unidad, vínculo de caridad, banquete pascual»
nos consagrará cada día junto al altar del Señor unidos fraternalmente para
celebrar el misterio de Cristo, muerto y resucitado.
El Cáliz que beberemos y el Pan que comeremos, nos fortalecerán en
nuestro ser cristiano para proclamar a los cuatro vientos que el Señor está vivo,
que ha resucitado, que se nos ha aparecido bajo el velo sacramental y le hemos
reconocido en el altar.
Porque sólo un corazón puro puede ver a Dios, la Eucaristía motivará
nuestra reconciliación con Dios Padre por la conversión y la penitencia; y porque
descubrimos su presencia oculta en el Sagrario, hincaremos las rodillas en
constante adoración, intercediendo por nuestros hermanos en la oración.
Querido fieles, he venido a rezar con ustedes y por ustedes. Dice la
liturgia «Este es el que ama a sus hermanos, el que ora mucho por su pueblo».
Toda la acción a desarrollar tendrá en la oración de la comunidad el
fundamento para que la construcción del edificio espiritual sea sobre roca y
no sobre arena.
Mi prioridad en la acción será la familia, la que Dios ha fundado en el
sacramento del Matrimonio, y también la que los hombres han edificado sobre
un contrato humano.
La visita a los hogares, la bendición de las casas, el compartir los
momentos familiares, serán mi pan diario, para que la Palabra de Dios que pueda
sembrar en cada hogar sea cultivado por padres e hijos en provecho de todos.
El anhelo de llegar a los niños, predilectos de Jesús, enseñándoles como
padre las verdades de la fe; a los jóvenes, transmitiéndoles la alegría de mi
juventud consagrada a Dios; a los matrimonios, animándolos en la grave misión
de educar sus hijos en tiempos difíciles como el nuestro; a los ancianos,
escuchándolos en sus reminiscencias y aprendiendo de sus años y sus
experiencias; a los enfermos, llevándoles el consuelo del amor del Padre que les
hace partícipes de la pasión de su Hijo; a los pobres y necesitados, asistiéndolos
a imitación del buen samaritano; el anhelo de llegar a todos lo encontré en la
familia. Familia de Serrano que haré mía como la que Dios me regaló, mis padres
y mis hermanos que hoy me acompañan.
Mi segundo objetivo como pastor será, como nos lo enseña el Concilio
Vaticano II, en su Constitución sobre la Iglesia, hacia ustedes fieles laicos
«reconocer y promover su dignidad y responsabilidad en la Iglesia. Hacer uso
gustosamente de sus prudentes consejos: encargarles con confianza, tareas en
servicio de la Iglesia y dejarles libertad y campo de acción, e incluso darles
ánimo para que, espontáneamente, asuman tareas propias. Asimismo
consideraré, atentamente en Cristo, con afecto paterno, sus iniciativas,
peticiones y deseos y reconoceré cumplidamente la justa libertad que les
compete dentro de la sociedad temporal», de este modelo, hermanos y amigos
«la Iglesia fortalecida por todos sus miembros, podrá cumplir con mayor eficacia
su misión en favor de la vida del mundo».
En el orden educativo, bajo la guía de los Padres Franciscanos y las
Hermanas Franciscanas Misioneras de María, Serrano se distinguió, otrora,
como centro de estudio formando el entendimiento y la voluntad de los niños
y jóvenes del sud de Córdoba. Como Representante Legal del Colegio e
Instituto «San Alberto y San Enrique» continuaré esa obra según las directivas
de la Diócesis de Río Cuarto y la Junta Diocesana de Educación Católica.
En orden a los bienes materiales de la Parroquia, muebles e inmuebles
me comprometo a conservar lo que recibí y a enriquecer el patrimonio
parroquial desde vuestra limosna asesorado por el Consejo de Asuntos
Económicos Diocesano y Parroquial para uso y usufructo de la Comunidad
misma y de las parroquias de la Diócesis que eventualmente las necesiten.
Al señor Intendente Municipal, autoridades locales y representantes de
las fuerzas vivas e instituciones intermedias, manifiesto mi adhesión a todo
proyecto y empresa en pos de la promoción humana, justicia social y
progreso de Serrano, de acuerdo a los valores y principios morales de nuestra
sociedad occidental cristiana que selló la evangelización hispana de hace
cinco siglos.
Pido a Dios, ante tan ingente tarea y gravísima responsabilidad, su luz y
su fuerza para llevar adelante su obra, y mi paso por Serrano sea «alegre,
sereno y en paz».

Personalidad del Sr. Pbro. Jorge Alberto Soldera


Nació en Villa Mercedes (provincia de San Luis) el 27 de enero de 1963.
Hijo de Justo José y Norma Raquel Bazán.
Sus estudios primarios los realizó en: Escuela Nacional Nro. 115 “Tomás
Espora”, de Naschél (Provincia de San Luis); Nacional Nro. 180 “Rosario M.
Simón” de la ciudad de San Luis y los finalizó en la Escuela Normal Superior “Dr.
Juan Llerena” de la ciudad de Villa Mercedes (provincia de San Luis). En el
último establecimiento educacional antes nombrado realizó sus estudios
secundarios (bachillerato con orientación pedagógica). Posteriormente ingresó a
la Facultad de Ingeniería y Administración de Empresas, dependientes de la
Universidad de San Luis. Becado estudiantil (sistema de intercambio) por Youth
for Understanding por un año. De regreso a su país ingresó al Seminario Mayor
San Miguel Arcángel de la Diócesis de San Luis (realizando dos años de filosofía y
uno de teología). Pasó luego al Seminario Mayor Jesús Buen Pastor de la Diócesis
de Río Cuarto. Fue ordenado diácono el 11 de diciembre de 1988 en la Iglesia
Santuario de Nuestra Señora del Rosario de Fátima, de la ciudad de Río Cuarto.
Ordenado sacerdote el 1 de Julio de 1989 en la Iglesia de San Francisco de Río
Cuarto. Vicario Parroquial de la Parroquia María Auxiliadora de la localidad de
Coronel Moldes en el año 1989-1990; y 1991 Vicario parroquial de la Parroquia
Santa Rosa de Lima de la localidad de General Levalle y Párroco de la Parroquia
de la Asunción de la Santísima Virgen desde el 27 de febrero de 1992 a la
fecha.

Actual jurisdicción de la Parroquia de la Asunción de la Santísima


Virgen
El Sr. Pbro. Jorge Alberto Soldera además de la atención de la Parroquia
de Serrano atiende las Capillas de: San Antonio de Padua de la localidad de
P 疊 ina 243
Melo; la Capilla de Nuestra Señora del Rosario de la localidad de San Joaquín; la
Capilla de Santa Clara de la Colonia Santa Clara. Su misión pastoral se extiende a
El Sr.Rurales:
las Escuelas Pbro. “Santiago de Liniers”, “Jonás Salk”, y “Alfonsina Storni”.
Jorge Alberto
Soldera
Comisión endesu
las Damas de la Parroquia
primera misa
Esta silenciosa Comisión de las Damas de la Parroquia de Serrano, con su
endiario
trabajo Serrano
y continuo, ha logrado mantener en muy buenas condiciones el
edificio de la Parroquia y sus anexos. Ellas además cumplen con ciertas tareas de
solidaridad con la Comunidad, tareas que cumplen muy silenciosamente pero con
alegría. Hoy integran esa Comisión: Lía BUSSO de SABY; María BUSSO de
CHANFERONI; Romilda D’AMICO de PONCE; Francisca CARLETTI de CAMUSSO;
Marta COMI de COMETO; Yolanda FERRERO de ROSSANO; Magdalena GARAY de
BUSSO; Nancy GHIBAUDO de GIORDANO; Josefa GIORDANO de BUSSO; Estela
MERCADO de MARCOS; Teresa RICCI de CABALLERO; Elba SANTI de COMETO e Inés
SANTIANO de BUSSO. 147

CLUB ATLÉTICO OOSTENDORP


Entidad fundada por un grupo de vecinos de Serrano, el 19 de junio de
1941. Como toda institución nueva y en formación, en los primeros tiempos, los
lugares de reunión de los miembros de la Comisión Directiva, fueron en distintos
locales cedidos gratuitamente, a saber: casas de familias, bares, salones de
otras instituciones, etc., y preferentemente en el domicilio del vecino Pedro
Navello (donde hoy es la Sala de Cine del Club Deportivo y Cultural Serrano),
calle Juan XXIII entre Córdoba y Ranqueles. En este Club la práctica del fútbol
era la principal actividad deportiva y en menor escala el básquetbol.
Según memoriosos de la localidad, el Club Atlético Oostendorp, tuvo en
su historial tres canchas de fútbol, donde se jugó durante treinta años el deporte
favorito de los habitantes de Serrano en esos años. La primera estuvo ubicada
en la manzana número diecisiete (entre calle Córdoba, Juan XXIII, San Martín y
Ranqueles), predio facilitado, sin cobro de alquiler por la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas”, entre los años 1941 a 1950. Se
recuerda que para entrar a la cancha se marcaba la línea, antes de comenzar el
partido, y la policía de la localidad montada a caballo (a veces facilitados por
algunos de los socios) hacía el control correspondiente de espectadores. Al
finalizar cada partido, a los integrantes de los equipos participantes se los
obsequiaba con un suculento chocolate con variadas golosinas caseras (tortas
fritas, buñuelos, budines y tortas) en la conocida fonda de Bautista Monge,
situada en la esquina de la cancha (San Martín y Córdoba). Entre los años 1950 a
1953, el estadio del Club se trasladó a la manzana Nº siete y parte de la número
ocho (la primera entre las calles Sargento Cabral, 9 de Julio, Las Malvinas y San
Martín y la segunda entre las calles Las Malvinas, 9 de Julio, San Martín y
Belgrano); este terreno también era facilitado por la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas”. De allí pasó a la manzana número
treinta y dos, es decir, entre las calles España, Las Malvinas, Maipú y Belgrano
(actual cancha del Club Deportivo y Cultural Serrano); este solar fue adquirido
por la entidad deportiva el 17 de septiembre de 1956 a la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas” a razón de ochenta centavos el metro
cuadrado. A fines de lograr los fondos necesarios, según nos relató Juan Benito,
quien era por entonces miembro de la Comisión Directiva del Club, se emitieron
bonos de contribución, que fueron suscriptos por vecinos de la localidad y zona
rural. Como la compra del predio se hizo al contado se pagó sesenta y ocho
centavos el metro cuadrado.
Con referencia a la compra del predio de la cancha del Club Atlético
Oostendorp debemos decir que fue adquirido a la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas”, por los socios Juan María Marucco, Domingo Regis
y Domingo José Rossano, conforme escritura número doscientos diecisiete de
fecha 17 de septiembre de 1956, labrada en el registro número trescientos
veinte del escribano Omar Serra Rennella. En ese caso se hacía constar que los
compradores citados anteriormente adquirían la propiedad para el Club Atlético
Oostendorp y con dinero que pertenecía al mismo, al cual se obligaban a
transferir inmediatamente después de obtenida la personería jurídica que se
tenía en trámite. En efecto, acordada la personería jurídica correspondiente,
Juan María Marucco, Domingo Regis Y Domingo José Rossano transfirieron el
predio que nos ocupa al Club por escritura número ciento cincuenta y cuatro, el
26 de octubre de 1966, ante el escribano Eugenio Fernández Pastorino de la
localidad de Jovita (departamento General Roca).
A fin de poner en condiciones el lugar de la nueva cancha, lo primero que
se hizo fue rellenar las calles circundantes, luego se colocaron los alambrados en
los cuatro costados y se plantaron los eucaliptos, tareas estas que se repartieron
entre los socios en los días domingos y feriados.
Juan Benito dibujó y dirigió los trabajos de trazado de la nueva cancha.
Posteriormente se construyó la entrada (por calle Belgrano), delimitada en
ambas manos con plantas de libustrines, alternando de tanto en tanto con
coníferas. La plantificación de la entrada tuvo como ejecutor a Marcelo
Descuán, quien había solicitado la confección del proyecto al arquitecto Salina
de la ciudad de Laboulaye, quien donó sus honorarios al Club. La obra realizada
en la nueva cancha la llevó adelante el constructor Rodolfo Ellena. Siendo
financiada por acciones emitidas por la entidad que importaban la suma de
cincuenta pesos cada una, que no devengaban ningún interés, la emisión de la
misma totalizaron cuatrocientas acciones; llegada la fecha de retirar el dinero
invertido nadie lo hizo, quedando lo recaudado como donaciones.
Posteriormente se reestructuró el alambrado perimetral, compuesto de postes y
tres hileras de alambrado.
En un principio los asientos para los espectadores eran bancos de
cemento, donados por los vecinos; cada uno de los mismos tenía el nombre del
donante. Con el correr del tiempo se fueron construyendo, a medida que se
tenía recursos necesarios, las obras de control de entradas, vestuarios,
sanitarios, etc. A fines de ampliar el predio, la Municipalidad de Serrano donó al
Club, la zona destinada a vereda.
Los colores del Club Atlético Oostendorp eran el blanco y azul marino,
dispuestos en bandas romboidales (pecho y espalda), dibujo que se repetía en el
bolsillo de la camiseta, siendo azul marino los puños y cuello de la misma. Los
partidos de cada semana o periódicamente se hacían con distintas instituciones
deportivas de los pueblos vecinos. Debemos hacer constar que nunca la entidad
estuvo afiliada a ninguna Liga de Fútbol.
El Club Atlético Oostendorp, el 31 de enero de 1971, se fusionó con el
Club Sportivo y Recreativo Serrano, bajo el nombre Club Deportivo y Cultural
Serrano. Aquí cabe recordar que algunos de los socios y ex-dirigentes del mismo
se oponían. Por escritura número doscientos ochenta y cuatro, el 5 de agosto de
1976, se labró en la escribanía número quinientos cincuenta y cuatro, del
escribano José Osvaldo Torres de la ciudad de Laboulaye, el predio de la cancha
del ex-Club Atlético Oostendorp fue transferido a la nueva institución Club
Deportivo y Cultural Serrano.
Debido a la falta de un Archivo completo del Club Atlético Oostendorp, los
datos aquí consignados han sido aportados por ex-dirigentes de la entidad y
algunos vecinos allegados al Club.
Sabemos que desde 1955 y hasta el momento de la fusión fueron
presidentes de la entidad: Domingo REGIS, Santiago BONELLI, Bautista ECHANDI,
Juan RENAUDO (en varios períodos), Antonio BUSSO, Pedro NAVELLO, Domingo
José ROSSANO, Bartolo RIVERI, entre otros. El último presidente de la entidad
fue Juan RENAUDO. 148
Es justo recordar que Juan BENITO fue secretario del Club Atlético
Oostendorp durante doce años dedicando incontables horas a la entidad.
En un torneo realizado con distintos Club de la zona, en el año 1966, el
Club Atlético Oostendorp, obtuvo el título de Campeón. Eran por entonces
jugadores: Alberto CIELO, Aníbal Hugo PEIRANO, José RODRÍGUEZ, Alberto
GIORDANO, Alberto POMERO, Andrés HERNÁNDEZ, Juan José ANDRENACCI, Ramón
COMETTO, Aníbal RODRÍGUEZ, Adalberto CAMPANA, Julio BELONE, Emilio
DRUETTA, Oscar BELONE, Raúl RENAUDO, Ricardo ROSSANO, Hugo POMERO,
Enrique CANELLI y director técnico Luis GIRAUDO. 149
BIBLIOTECA DE LA ESCUELA
“DOMINGO FAUSTINO SARMIENTO”
El 23 de mayo de 1943, un grupo de ex-alumnos, jóvenes, señoritas del
medio, personal directivo y docente de la Escuela “Domingo Faustino
Sarmiento”, decidieron de común acuerdo constituir una Biblioteca Popular, en
el local de la Escuela.
En la primera reunión se constituyó una Comisión Directiva Provisoria,
integrada por: Hilda MALLO (presidenta); Alicia SANTA MARÍA (vicepresidenta);
Luis BELMARTINO (secretario); Aída BEOLETTO (prosecretaria); Rodolfo ELLENA
(tesorero); M. BUSTAMANTE (protesorera); Teresa BELMARTINO, Ramona
MARTINASSO, Tomás FILIPPA (vocales); Carlos ABRATE, Carolina GAYO HIDALGO y
Dora Haidée BIANCHINI de CRUCCI (asesores).
A fin de allegar fondos destinados a la compra de libros, se llevó a cabo
una función de cine en el Club Sportivo y Recreativo Serrano, donde se exhibió
la película argentina “El Viejo Hucha”, que tenía por principal protagonista al
recordado actor Enrique Muiño. La recaudación fue de sesenta y cuatro pesos
con veinte centavos.
El 27 de noviembre de 1943 se integró la Comisión Directiva definitiva
son: Carolina GAYO HIDALGO (presidenta); Juan CARDESA (vicepresidente);
Isolina BUSTAMANTE (secretaria); Francisco RUBIO (h) (prosecretario); Aída
BEOLETTO, Víctor RODA, Alicia SANTA MARÍA, Teresa GEUNA (vocales); Pedro
UGENA, Carlos SCHERRER (revisores de cuentas titulares) y Lidia de SCHERRER
(revisora de cuentas suplente).
El 28 de noviembre de 1943, la Comisión Provisoria hizo entrega a la
nueva Comisión de los bienes que poseía la Biblioteca, hasta entonces, más la
suma de cuarenta y siete pesos con quince centavos.
El 4 de noviembre de 1947, la entonces Comisión Directiva de la
Biblioteca, hizo entrega a la Directora de la Escuela, Amalia Nicolina J.C. de
Iparraguirre, bajo inventario, de todos los bienes de la misma (muebles, caudal
bibliográfico y demás útiles) y la suma de setenta y siete pesos y veinticinco
centavos, que obraba en la tesorería de la Comisión.
En el año 1948, la directora y personal docente de la Escuela decidieron
reorganizar la Biblioteca, integrando una Comisión con los alumnos para trabajar
en la misma. Los alumnos del establecimiento fueron quienes eligieron a los
integrantes de la Comisión, resultando electos: Juan Carlos BURKE (presidente);
Jorge PEDRINO (secretario); Catalina FERRATO (tesorero); Venancio CHIAPELLO,
Pedro GIOLITTI, Cristina AGÜERO, Osvaldo GODINO, Atilio LÓPEZ y Sebastián
REGIS (vocales).
La ex-Biblioteca Popular se transformó en Biblioteca Escolar, con un
caudal bibliográfico muy reducido, dado las pérdidas producidas con el tiempo,
más las no devoluciones del material salido en préstamo a distintos socios. Al
pasar como Biblioteca Escolar, se denominó “Biblioteca San Martín”.
El 24 de agosto de 1948, la Comisión Directiva, la formaban: Catalina
FERRATO (presidenta); Carlos E. ARTOLA (vicepresidente); Marta SABY
(secretaria); Domingo FRUSSO (prosecretario); Gabriel LUNA, Osvaldo GODINO,
Santos Antonio CAVALLO y José CAVALLO (vocales).
La última Comisión Directiva consignada en el Libro de Actas de la
Biblioteca, que se conoce fue del año 1954, siendo sus integrantes: Osvaldo
LAVALLE (presidente); Oscar RUBIANO (vicepresidente); Doly CONTI (secretaria);
Pedro FALCO (tesorero); Cliver COGNIGNI, Nelbar BERNARDI y Eva PAGLIANO
(vocales). 150
NOTICIAS DE SERRANO
ENTRE LOS AÑOS 1930 A 1946
Según el Cronista de los R.R.P.P. Franciscanos, durante el año 1930 se
hicieron una serie de reparaciones tanto en el techo de la Iglesia como del
Colegio, que importaron la suma de veintiséis mil pesos m/n c/l, que debió
pagarla la Comunidad.
En junio del año antes mencionado se dejó oficialmente inaugurado el
Altar del Sagrado Corazón, donado por Alejandrina Garzón, quien además donó
el dinero necesario para el arreglo del motor de la Usina del Colegio.
Pareciera ser que entre los años 1931 a 1932, no pasó nada digno de
contarse, dado que la crónica salta esos dos años.
En el año 1933 viajó a Tierra Santa, por seis meses el R.P. fray Arcángel
Crespo. En ese año se debieron arreglar los sanitarios del edificio y se instalaron
unas duchas para los internos.
En el año 1934 regresó de su viaje el R.P. fray Arcángel Crespo y se
incorporó a la Congregación el R.P. fray José María Navarro; siendo trasladados
varios de los religiosos que estaban en Serrano. Se recibió la visita canóniga del
R.P. fray Ricardo Pelufo y llegó a incorporarse el R.P. fray Luis Colomer.
En 1936 se anotó que dado la guerra de liberación, en España se hacían
rogativas para que llegara a su fin. Y como al paso se hace mención que el R.P.
fray Buenaventura Meseguer había tomado posesión de la Parroquia.
Entre los años 1938 y 1939 Eugenio Silvestre fue contratado por la
Comunidad para realizar obras tanto en la Parroquia como en el salón de actos
del Colegio.
Desde 1940 a 1945 las Crónicas vuelven a interrumpirse.
En 1946 los sacerdotes disponen remodelar el lugar donde descansaban los
restos de Enrique Luis María Oostendorp y sus familiares y se amplió el sector de
la sacristía. 151

FEDERACIÓN AGRARIA ARGENTINA


FILIAL SERRANO
El 25 de junio de 1912 en la zona rural de: Alcorta, Bigaud, Bombal,
Marcos Paz y Carreras se paralizaron las tareas agropecuarias. Alcorta, fue el
lugar elegido para reunirse los agricultores y para debatir los graves problemas
económicos que venían soportando, desde muchos años atrás. En el acto
realizado en Alcorta (provincia de Santa Fe), hablaron entre otros Francisco
Bulzani, quien lo hizo en nombre de Francisco Netri, defensor de los derechos
del hombre del campo. En esa Asamblea se consideró en forma especial el
problema de los altos arrendamientos y aparcerías rurales y las condiciones
contractuales. Al término de la reunión se resolvió por unanimidad pedir a las
autoridades provinciales y nacionales: a) rebajas generales de arrendamientos y
aparcerías: b) entrega en las aparcerías del producto en parva y troje, es decir,
como saliera; c) contratos con un plazo mínimo de cuatro años y d) libertad de
trillas y asegurar las sementeras. Se eligió una Comisión de Huelga, resultando
elegido presidente de la misma Francisco Bulzani.
Fueron figuras importantes de este movimiento fuera de Francisco Bulzani
y su esposa María Robotti, los curas párrocos de Alcorta y Marcos Paz, José y
Pascual Netri y el hermano de los citados sacerdotes el abogado Francisco Netri.
El 1 de agosto del año antes citado los agricultores en número de
setecientos, provenientes de las provincias de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba,
representando ochenta y siete zonas agrícolas, se constituyeron en una entidad
denominada Federación Agraria Argentina. La redacción de los estatutos
societarios estuvo a cargo del doctor Francisco Netri y Daniel Infante, los cuales
fueron sometidos para su aprobación, en la Asamblea de agricultores llevada a
cabo el 15 de agosto de 1912.
A los fines de mantener informado a sus asociados la Federación Agraria
Argentina, desde el 21 de septiembre de 1912, publicó y distribuyó
gratuitamente el Boletín de la Federación Agraria Argentina, donde se daba
cuenta de todas sus gestiones y conquista en pro del hombre de campo. Desde el
25 de junio de 1913, esta publicación empezó a salir con el nombre “La Tierra”.
Según la publicación de la Federación Agraria Argentina, editada con
motivo de celebrarse los ochenta años de vida, nos dice que esa institución nació
“como consecuencia de un multitudinario movimiento de rebelión,
protagonizada por miles y miles de agricultores” quienes escribieron una “de
las páginas más hermosas de la historia del movimiento agrario argentino”.
A partir del 15 de agosto de 1912 en todas las zonas agropecuarias del país
empezaron a fundarse filiales de la Federación Agraria Argentina. La filial
Serrano de la Federación Agraria Argentina se constituyó merced al accionar de
un grupo de colones de la zona el 13 de marzo de 1947.
En un principio la entidad no tuvo una sede fija; desde 1947 a 1950, las
reuniones tanto de socios (Asambleas) como las de Comisión Directiva se
realizaban en distintos locales de la localidad. En el año 1950 se compró una
casa propiedad de Inocente Conesa, en la manzana Nº 27, sobre avenida
Oostendorp entre las calles España e Italia, por la suma de doce mil quinientos
pesos moneda nacional curso legal. Firmaron la escritura traslativa de dominio
Francisco Marcos (presidente) y Mateo Camusso (secretario).
En el local ante mencionado, en un principio se instaló una proveeduría
para los socios a cargo de Sebastián San Sebastián, más al constituirse la
Cooperativa Mixta de Serrano Limitada, en 1952 el mencionado se desligó de la
Federación Agraria Argentina -Filial Serrano- y entró en la Cooperativa donde
fue uno de los socios fundadores y se cerró la proveeduría.
La entidad que nos ocupa perdió en una de las inundaciones producidas en
la sede social gran parte de su Archivo, y los datos históricos rescatados han sido
muy retaceados.
Sabemos que los dos primeros presidentes de la Filial Serrano han sido:
Bautista Ferrato y Francisco Marcos. En períodos no determinados ocuparon la
presidencia entre otros: José M.P. Lerda, Gregorio Tavera y desde 1979 a la fecha
Atilio Camusso.
La actual comisión directiva la integran: Atilio CAMUSSO (presidente);
Gregorio TAVERA (secretario); Antonio LERDA (tesorero); Miguel LERDA, Miguel
CORNETTI, José M.P. LERDA, Hugo MARCOS (vocales); José A. GIORDANO (síndico
titular) y Miguel GEMMI (síndico suplente).
El actual número de socios es de cincuenta productores agropecuarios.
La entidad aglutina a los pequeños y medianos productores rurales de la
zona rural de Serrano, desplegando una acción netamente gremial en defensa
de los colonos con menos recursos.
La Central de la Federación Agraria Argentina, tiene su sede en la ciudad
de Rosario (provincia de Santa Fe), calle Mitre 1132. 152

REMATE FERIAS ALBERTO BARBERO E HIJOS S.R.L.


Remate Ferias Alberto Barbero e Hijos S.R.L., casa consignataria de
hacienda de Serrano, inició sus actividades en el mes de septiembre de 1950,
como razón social de Pedro Villemur Mendizabal y Cía S.R.L., firma que cesó
sus actividades en el año 1978, haciéndose cargo la nueva sociedad comercial
Alberto Barbero e Hijos S.R.L., quien continuó en forma ininterrumpida hasta la
fecha, es decir, como Remate y Ferias, y con igual sistema de trabajo, como se
hizo desde un principio.
Los integrantes de la razón social que nos ocupa son los socios: Hugo, Nora
y Alberto Barbero.
El radio de acción comercial fuera de Serrano y zona rural, se extiende a
las localidades vecinas de: San Joaquín, Jovita, Buchardo, Melo y Santa Clara,
entre otras.
Los remates se realizan en forma mensual, el primer martes de cada mes.
153
COOPERATIVA MIXTA AGRÍCOLA GANADERA DE
SERRANO LIMITADA
Antes de entrar a tratar el historial de la Cooperativa Mixta de Serrano
Limitada, debemos hacer algunas consideraciones sobre cooperativismo y dar
algunas referencias históricas de este movimiento.
Se entiende por cooperativismo la actividad económica que reposa
sobre la función cooperativa y no sobre una empresa de tipo capitalista. En el
fondo, la idea de la cooperativa es de corte socialista, aún cuando en general el
movimiento cooperativista ha debido adaptarse a las necesidades de un
ambiente capitalista; por lo demás buena parte del movimiento, y sobre todo en
el sistema agropecuario, rechaza el socialismo como concepción política y en
general como sistema económico.
El sistema cooperativo fue y es un factor importante en los países
europeos, más en los Estados Unidos, Canadá y en gran parte de los países
sudamericanos es muy débil. Teniendo en cuenta su campo de acción, es posible
distinguir el cooperativismo de: consumo, producción, crédito y comercio, como
variedades principales. En los grandes pueblos y ciudades predomina el
cooperativismo de consumo y en las zonas rurales el cooperativismo agrario
(compra y venta de maquinarias, lechería, compra y venta de granos, etc.). En
tanto las cooperativas de crédito tienen importancia en el campo como en las
ciudades. Desde el punto de vista social el cooperativismo se divide en:
cooperativas de trabajadores; agrarias y urbanas (estas aglutinan a importantes
grupos de la clase media y en las últimas se reúnen artesanos, comerciantes,
artistas y algunos profesionales).
En una cooperativa la fusión de los miembros es más estrecha y personal
de lo que podría serlo en una sociedad por acciones. En sus recíprocas relaciones
dejan a un lado la pasión del lucro y colocan en su lugar la colaboración
cooperativista.
Una cooperativa verdadera no es una empresa que sólo se preocupa de las
ganancias. Si bien funciona como una empresa, está al servicio de sus socios en
sus ganancias en sus respectivas esferas de trabajo. Una cooperativa de
consumo, por ejemplo, dirige un negocio o una serie de negocios (filiales) en
donde se venden las mercaderías adquiridas a precio de costo, a los precios
corrientes del mercado (y no pocas veces con una ligera rebaja). Hasta aquí no
se diferencia mayormente de los negocios habituales; la diferencia comienza en
el empleo de las ganancias, las cuales se redistribuyen anualmente (al cierre de
cada ejercicio) entre los socios y de acuerdo a las acciones que posee cada uno,
lo cual equivale en forma indirecta a rebajar los precios. Muchas de las
cooperativas de consumo venden sólo a sus socios, mientras que otras están
abiertas a todos los que quieran comprar, mas éstos no tienen participación en
las ganancias.
Las cooperativas como medio social adquirieron fuerza en Inglaterra entre
los años 1927 y 1934, pero se debilitaron con los ataques producidos por el
gobierno y empresarios. En tanto en Alemania fue Lasalle quien en 1863
promovió introducir un socialismo de cooperativas de producción. Actualmente
el sistema ya no se propone, o por lo menos en primera línea, el establecimiento
de un régimen económico socialista, sino asegurar a sus socios sensibles ventajas
dentro del ordenamiento económico existente.
A fines del siglo XIX todos los países europeos sancionaron leyes de
cooperativa y las fomentaron en el aspecto impositivo y también por otros
medios.
En Argentina, la primera cooperativa se constituyó en el año 1871, en la
ciudad de Buenos Aires; sus socios eran inmigrantes franceses y alemanes, siendo
la entidad de consumo. La segunda se integró en Esperanza (provincia de Santa
Fe) por un grupo de colonos suizos y alemanes, en el año 1874, siendo también
cooperativa de consumo. En 1884, David Atwell fundó la tercera cooperativa de
consumo. Un año después, 1885, inmigrantes franceses constituyeron una
cooperativa de consumo, en el predio donde actualmente se encuentra el
edificio del Congreso Nacional, en la ciudad de Buenos Aires. En 1887, los
miembros del Club Vorwarts de orientación socialista integraron una cooperativa
panadera, que funcionó hasta 1896. En el transcurso del año 1887 se integró el
Banco Popular Argentino, que giró como cooperativa; en 1927, por decisión de
sus socios se transformó en la Sociedad Anónima. También en 1887 David Atwell
constituyó la Sociedad Cooperativa Telefónica que funcionó hasta 1925, siendo
absorbida por la empresa Unión Telefónica.
En 1898 el doctor Juan B. Justo fundó la Cooperativa Obrera (de consumo)
y subsistió hasta 1902, siendo el principal antecedente de Hogar Obrero, fundado
en 1907. En Pigüe (provincia de Buenos Aires) se constituyó una Sociedad
Cooperativa de Seguros Agrícolas y Anexos Ltda., que ha llegado hasta nuestros
días. En 1900 en Basavilbaso (provincia de Entre Ríos) un grupo de colonos judíos
fundó La Agrícola Israelita, en el año 1907 pasó a denominarse Sociedad Agrícola
Lucienville Cooperativa Limitada.
A partir de la década de 1920 nuestros pueblos del interior cordobés
fueron testigos de la formación de un sinnúmero de Cooperativas Agrícolas,
Ganaderas y de Consumo.
Antes de terminar y entrar en tema debo decir que la mayoría de las
cooperativas del mundo se encuentran adheridas a la Alianza Cooperativa
Internacional.
La Cooperativa Mixta Agrícola Ganadera de Serrano Limitada, se
inauguró en el año 1952, con sede en calle 9 de Julio esquina avenida
Oostendorp.
Las actividades de la cooperativa desde sus comienzos han sido y
continúan siendo: acopio de cereales, venta de cereales, artículos de hogar,
materiales de construcción, de ferretería, electricidad, hervicidas, insecticidas,
repuestos de maquinarias agrícolas; supermercado para abastecimiento de los
socios y agencia de seguros en general.
Está inscripta por decreto del Poder Ejecutivo de la Provincia de Córdoba,
como Sociedad con Personería Jurídica, bajo el número 8.811.
La primera Comisión Directiva la integraron: Francisco MARCOS, Miguel
BUSSO, Guerino CONTI, Carlos GIORDANO, Bartolomé TECCO, Mateo CAMUSSO,
Francisco GIORDANO, Juan B. CARLETTI, Pedro RENAUDO, José ULLATE, Simplicio
SPAGNUOLO, José FALCO, José CAGNOLO, Bernardo CALDERÓN, Domingo BRUNO,
Valentín MITTINO, Gaudencio SOMMI, Luis GIORDANO.
Hoy la Cooperativa Mixta de Serrano Ltda. cuenta con una planta de silos
de almacenamiento, levantada en terrenos del ferrocarril General San Martín (de
Buenos Aires al Pacífico) en el sector oeste, donde se almacenan entre otros
cereales: trigo, cebada, girasol, soja, maíz y avena.
Han sido presidentes de la Cooperativa desde el año 1952 a la fecha:
Francisco MARCOS, Miguel BUSSO, Claudio LAVALLE, Carlos GIORDANO, Atilio
CAMUSSO, Bartolomé TECCO, Hugo MARCOS, Francisco ECHAVARRI, Aníbal FALCO,
Miguel GEMMI y Miguel CORNETTI.
El trigo se vende en parte en la ciudad de Laboulaye; otra parte en la
localidad de Adelia María (departamento Río Cuarto) y el excedente pasa al
puerto de la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe. Por su parte las
oleaginosas se comercializan en: General Deheza (departamento Juárez
Celman), ciudad de Río Cuarto (departamento Río Cuarto) y General Villegas
(provincia de Buenos Aires). Y el maíz cosechado se consume en: Serrano, zona
de influencia, localidades vecinas y los sobrantes se llevan también al puerto de
la ciudad de Rosario.
Han sido gerentes de la entidad: Guerino CONTI, Héctor AZCOITI, Walter
FERRIOL, Néstor SOFIA, José OTERO, Hugo POMERO y Vicente BONAVIA.
La Cooperativa, en sus distintas secciones es atendida actualmente por:
Vicente BONAVIA, gerente; Norma TECCO de PÉREZ, encargada de contaduría;
Nancy GAUTE y María de los Ángeles OLLO, en administración; Rosa GONZÁLEZ,
cajera; Juan Carlos MAURIÑO y Jorge ROSSI, encargados del supermercado;
Emilio DRUETTA y Juan Carlos PAGLIANO, a cargo de la sección ferretería;
Teobaldo PICCO, encargado del corralón; Rubén GIORDANO, Cristian LERDA, Juan
TRUCCO y Edén CAVALLERO, en la sección cereales.
El número actual de socios de la entidad que nos ocupa asciende a
doscientos cuarenta personas, todos productores agropecuarios de la zona.
La Comisión Directiva actual la integran en los distintos cargos: Miguel
CORNETTI, José LERDA, Celso FERRATO, Norberto MONGE, Miguel GEMMI, Juan
José TECCO, Miguel LERDA, Rubén ECHAVARRI, Amador CUADRADO, Víctor LERDA,
Carlos CANEL, Rubén MONDINO, Francisco MARCOS y Gregorio TAVERA. 154

GESTIONES TENDIENTES A INSTALAR


UN GOBIERNO MUNICIPAL EN SERRANO
Según noticias extraídas del Libro de Actas Nº 4 de la Sociedad Italiana de
Socorros Mutuos, número trescientos veintidós, del 1 de junio de 1947, en
Serrano se había constituído una Comisión Vecinal integrada por los vecinos:
Carlos PANEAGLIO (por la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos); Arturo
MISTURA (Juez de Paz); Carlos ABRATTE (director de la Escuela Fiscal “Domingo
Faustino Sarmiento”); Paulino PÁEZ (por la Asociación Cosmopolita de
Socorros Mutuos “15 de Agosto”); Raúl GUTMAN (por el Club Atlético
Oostendorp); Constancio SABY (por el Club Sportivo y Recreativo Serrano);
Modesto BALIN (por la Cooperadora de la Escuela Fiscal “Domingo Faustino
Sarmiento); Pedro DÍAS (Jefe de la Estación del Ferrocarril); Modesto AGUILERA
(Jefe de la Unión Telefónica) y Alberto F. AGÜERO (Subcomisario). Según
algunos memoriosos esta Comisión se integró, primero para solicitar el gobierno
municipal de Serrano y luego, con el tiempo, tenía a su cargo algunas tareas
tipo comunal entre las que debemos citar: gestiones de arreglo de caminos y
calles de la localidad, arreglo de la Plaza, asuntos relacionados con la provisión
de electricidad, lucha contra las langostas, bichos del cesto y organización de
algunas de las fiestas tradicionales en el medio.155
Durante la corta gestión del gobernador Argentino S. Auchter, un grupo de
vecinos de Serrano, se dirigieron por nota, al entonces, ministro de gobierno,
escribano Osvaldo Rodríguez, solicitando por intermedio de éste al Poder
Ejecutivo y a las Cámaras de Senadores y Diputados se creara en la población el
gobierno municipal, por haber cumplido su mayoría de edad. La nota de marras
fue firmada por las autoridades de la localidad y gran número de vecinos y
colonos representativos; en la misma se hacía constar la situación socio-
económica del pueblo y colonia. Este pedido no llegó a tratarse en ninguno de
los ámbitos del gobierno provincial, dado que el 12 de junio de 1947, el Senado
de la Nación aprobó el proyecto de Intervención Federal a nuestra provincia,
pedido por el Poder Ejecutivo Nacional, debido a la situación de anarquía creada
por el Gobernador y Vicegobernador.
Aprobada la Ley en el Senado pasó a Diputados donde por falta de quorum
no hubo definición y el presidente general Juan Domingo Perón, se vió obligado a
intervenir la Provincia, por decreto del 13 de junio del año citado
anteriormente, siendo designado interventor Federal, primero el doctor Ramón
Alfredo Subiza y luego el general (R.E.) Aristóbulo Vargas Belmonte. 156
Posteriormente en el gobierno del brigadier Juan Ignacio de San Martín,
más precisamente en el mes de abril de 1951, vecinos de Serrano, volvieron a
pedir a las autoridades se diera el rango de municipalidad a la población, por
medio de una nota, dirigida al entonces ministro de gobierno doctor Agustín
Lascano Pizarro. Días después de receptada la nota, por la Oficina de Oficialía
Mayor de la Gobernación, se le envió al Juez de Paz de la localidad, Lino Santi,
un memorandum donde se hacía presente y se detallaban las condiciones que
debía reunir el pueblo para gozar de gobierno municipal. 157
Pasó el tiempo y al promediar casi el año se envió el informe solicitado en
su oportunidad; por entonces el gobernador de la Provincia era el doctor Atilio
Antinucci, quien había reemplazado al brigadier San Martín, dado que éste pasó
a ocupar la cartera de Aeronáutica en el orden nacional, por decreto del
Presidente de la Nación, general Perón.
El 4 de abril de 1952, sabemos por una nota aparecida en el diario
“Meridiano”, que vecinos de Serrano, días antes se habían entrevistado con el
gobernador Antinucci, a quien le habían entregado un nuevo petitorio,
solicitando la creación de la Municipalidad. 158
En ocasión de la visita realizada, el 31 de agosto de 1952, por el diputado
nacional Luis Atala, para asistir a una reunión de ex-alumnos del Colegio “San
Alberto y San Enrique”, autoridades de la Unidad Básica de la población y un
importante grupo de vecinos del medio le manifestaron las aspiraciones de los
pobladores, tener un gobierno propio en Serrano. En tal ocasión Atala indicó que
esas gestiones y trámites debían canalizarse por intermedio de los legisladores
de la zona, quienes residían en la ciudad de Laboulaye.
Algunos días después Jorge Cora viajó a Laboulaye donde se entrevistó con
los legisladores Brunetti y Ávila, los cuales le indicaron la forma de encarar el
petitorio, y con el compromiso expreso de que personalmente los gestionaría
ante el gobernador doctor Raúl Felipe Lucini.
Jorge Cora, con algunos de los “compañeros” de la Unidad Básica y otros
vecinos redactaron una nota, bastante interesante, donde nada faltaba o
sobraba. Es así como en menos de una semana se lograron tener trescientas
setenta y ocho firmas de comerciantes, industriales, productores agropecuarios,
de las instituciones deportivas y sociales del medio, cooperativas, vecinos del
pueblo y gran número de colonos. Mientras se firmaba el petitorio, Cora gestionó
distintos informes que fueron grandes avales, entre los que cabe destacar:
informe de la Oficina de Correo, de la Estación de Ferrocarril, de las
Cooperativas (sobre las áreas sembradas y resultado de cosechas anuales, incluso
se hizo un censo de población de automotores y otros medios de movilidad).
Reunido el material informativo y las firmas del vecindario sin distinción
política o religiosa, Cora marchó inmediatamente a Laboulaye con carpeta
bastante “voluminosa” entregándosela a Brunetti, quien días después en forma
personal se la pasó en la mesa de trabajo del gobernador doctor Lucini (enero de
1953).
La carpeta, solicitando el gobierno municipal para Serrano, dió lugar al
Expediente Nº 2087-1953, que se resolvió en menos de cuarenta y cinco días en
forma favorable.159

LA PUBLICIDAD EN SERRANO
En un principio y nos remontamos a los primeros años de la década de
1940, los distintos comercios, clubes, remates-feria y el cine hacían publicidad
alquilando los servicios de un vetusto auto o bien una chatita, donde se
colocaban una o dos pancartas donde hacían los anuncios publicitarios. Además
de los anuncios orales se repartían avisos o programas con más detalles. El móvil
publicitario recorría todo el radio urbano anunciando: liquidaciones de
temporada de los diversos negocios; remates de hacienda, remates o venta de
propiedades urbanas y rurales; realización de bailes en los clubes y asociaciones
sociales del medio; las distintas programaciones de las celebraciones religiosas
que se llevaban a cabo en el pueblo; la instalación de nuevos comercios, etc. De
este primer período hay muchos nombres, difícil de tenerlos a todos, mas ellos
también escribieron una parte de la Historia de Serrano.
Entre los años 1952 a 1954 se constituyo una sociedad de palabra
denominada G.M.B. (Griotti, Mari y Benito), que se dedicó a pasar publicidad
desde una columna con bocina, ubicada en la cancha de pelota a paleta, del
Hotel de Arratibel, avenida Oostendorp entre las calles San martín y 9 de Julio.
Desde allí y en determinadas horas del día se pasaban los avisos comerciales y
otros no comerciales, previo pago de honorarios.
Por su parte la Casa Novel, en el frente de su edificio comercial, colocó
un parlante, por donde se anunciaban ofertas semanales, recibo de nuevas
mercaderías, liquidaciones, etc., además, con el tiempo, también disponía de un
móvil que recorría el radio urbano.
Posteriormente Rubén Descuan, Carlos Echandi y Néstor Echandi,
integraron una entidad dedicada a la publicidad, que se denominó R.U.C.A.N.E.,
en la casa de Marcelo Descuan y que luego fuera de Ernesto Ghibaudo; instalaron
dos bocinas en una columna, pasando toda clase de publicidad comercial y
cultural. Por este medio el pueblo se enteraba de una serie de hechos, debido a
la falta de medios de comunicaciones, que hoy tenemos muy nutridos. Según
Aldo Lamberti, los “días domingos cargaban todos los cachivaches en el
camión de Cerquetti y se iban a la laguna de “Perino”, preparaban todo el
circo arriba del camión y se armaban unos bailongos de novela. El
“Comoque” Cerquetti que hacemos referencia es Celestino, o sea: el popular
Chilé con acento en la é, o sea el papá de Oscar y Jorge. Según el cronista
Lamberti eso sucedía en la década de 1969.
Aldo Lamberti nos dice que a comienzo de 1970 “cuando aprovechando
el suceso de Organización Transmisiones Deportivas, que se encargaba de
transmitir las carreras de autos, que organizaba el Sportivo, en la casa de
Andrés Hernández se instalaron en la antena de la Televisión dos bocinas,
para de esa forma todas las mañanas de 11,30 a 12 hs. y por la tarde, vaya a
saber en que horario pero seguro que a las dos no era, esta pequeña
organización salía al aire. En esa empecé yo”, nos dice Aldo. Debido a quejas
de los vecinos la propaladora fue trasladada a la Municipalidad, mas al poco
tiempo debió levantarse por algunas pequeñas diferencias.
Posteriormente los mamantes de la publicidad en la localidad se
dedicaron por algún tiempo a realizarla en la cancha de fútbol, cuando había
partido. Aldo nos dice que una especie de la Voz del Estadio, donde se
anunciaba “las formaciones, tablas de posiciones, de goleadores, etc.
Parecíamos Radio Rivadavia”.
En el año 1973 se constituyó ASEC Publicidad, integrada por Abel Oscar
Ponce, Sergio Sebastián Busso, Edgardo Lavalle y Carlos Ferreyra como socios; y
empleados Aldo Lamberti y Claudia Collado. El día 14 de agosto de 1973 salieron
al aire desde la Municipalidad de Serrano, siendo el primer tema musical
difundido “Mi pueblo chico”, por el Cuarteto Zupay. Aldo Lamberti nos dice
que Publicidad ASEC cambió luego por Difusora ASEC y que “funcionaba con
una organización envidiable. Planillas de discos día por día, planillas de
tandas publicitarias, horario de operadores y locutores, etc. La transmisión
de prueba duró lo que las fiestas patronales. Y un mes después, el 11 de
septiembre salimos definitivamente al aire desde los estudios propios, en el
edificio viejo del correo, propiedad de Mario Lavalle”. Señalando más
adelante que red de Publicidad o Difusora, fue la semilla de “Serrano Informa”,
y que todo se hizo con seriedad y profesionalismo. Acotando que todos los
integrantes de ese ente eran estudiantes secundarios, menos Carlos Ferreyra.
Pasaron por Difusora ASEC, entre otros, Gladys Mabel Campana, Jorge Miguel
Chanferoni, Héctor Giammarini, Norma Ponce de Hernández, Héctor Otero (a
cargo de la sección deporte) y Daniel García. Recuerda Aldo Lamberti que
“comenzábamos y cerrábamos nuestra transmisión con una frase que decía
con “El Torito”, tema de Villoldo y Polito en la versión de Fredy Solo, ASEC
Publicitaria con estudios en...”160
Posteriormente salió al aire por las calles de Serrano, PUBLICIDAD Sud,
porque según algunos vecinos él ponía música de Córdoba a la población, muy
movida y alegres temas de los numerosos cuartetos.
La Publicidad Sud se transformó en una de las actuales F.M. de Serrano
(L.T.R2 - Radio Serrano).

CREACIÓN DE LA
COMISIÓN MUNICIPAL DE SERRANO
El 14 de febrero de 1953, por decreto Nro. 2.893, Serie “A”, firmado por
el entonces gobernador de la Provincia doctor Raúl Felipe Lucini y el ministro de
gobierno doctor Ricardo Armando Obregón Cano, se incluyó en el régimen
establecido para las Comisiones Municipales de Segunda Categoría, a la
localidad de Serrano. Para dictar el mencionado decreto se había tenido en
cuenta el petitorio formulado por vecinos de Serrano, entidades sociales,
culturales y deportivas, comercios, asociaciones cooperadoras y colonos,
conforme Expediente Nro. 2.087-1953 donde se solicitaba al Poder Ejecutivo de
la Provincia la creación del gobierno municipal en la localidad.
Después de un prolijo estudio del Expediente, arriba citado, por parte del
Fiscal de Estado, doctor Virgilio Eliseo Alsinet, los considerando del decreto
decían: que el Gobierno de la Provincia, en su Plan Quinquenal 1953-1957,
propugnaba la creación de gobiernos municipales en las poblaciones del
interior que con su acción más directa permita hacer realidades los
postulados de la Revolución Nacional, considerados en la Constitución de la
Nación y en la Provincia. Y dado que la localidad de Serrano reunía los
requisitos exigidos por la Ley Orgánica de la materia (municipal) para gozar
de los beneficios solicitados.
Por el mismo decreto se designó la Comisión Municipal de Serrano
integrada por: Francisco Sebastián D’AMICO (delegado municipal), Fermín SABY
(secretario de Fomento y Obras) y Jorge CORA (secretario tesorero).

P 疊 ina 260

Francisco Sebastián D’Amico y


Fermín Saby,
el 5 de mayo de 1955, frente al
monumento del doctor Dalmacio
Vélez Sarsfield, en la ciudad de
Córdoba.

Los funcionarios designados, decía el decreto, actuarían ad-honorem


hasta tanto el Consejo Provincial de Municipalidades estimara que podían ser
remunerados aclarando que los designados tendrían las facultades y
obligaciones que la Constitución y la Ley Orgánica Municipal les determinaba.
Por un tercer artículo se facultaba que el Delegado Municipal designaría el
perito, que demarcaría el radio de la Comisión, debiendo elevar oportunamente
al Poder Ejecutivo Provincial las actuaciones correspondientes para su
consideración. Se destacaba que el perito sería remunerado por la Comisión
Municipal. 161
PERSONALIDAD DE LOS INTEGRANTES DE
LA COMISIÓN MUNICIPAL DE SERRANO
Francisco Sebastián D’Amico. Había nacido en San Andrés de Giles
(provincia de Buenos Aires) el 28 de abril de 1909, hijo de Francisco y Rosa Di
Benedetto. Cuando sólo contaba catorce años entró a trabajar en el Ferrocarril,
manejando la zorra a caballo en la localidad de Rivas (Provincia de Buenos Aires)
donde su padre tenía hornos de ladrillos. Llegó a Serrano en el año 1946, como
empleado del Ferrocarril Buenos Aires al Pacífico (posteriormente General San
Martín), como capataz de cuadrilla, donde se dedicó a sus tareas específicas,
radicándose en la zona urbana de la población con su grupo familiar.
El 14 de febrero de 1953, el Poder Ejecutivo, por decreto Nro. 2.893, Serie “A”
lo designó Delegado Municipal de Serrano, posteriormente se lo nombró
Comisionado Municipal, desde el 1 de enero de 1954, cargo que desempeñó
hasta el 22 de septiembre de 1955, siendo cesanteado por decreto del
interventor Federal de la Provincia, General Dalmiro Videla Balaguer.
Posteriormente se trasladó a la ciudad de Mercedes (provincia de Buenos Aires)
donde falleció el 3 de noviembre de 1962. Casado con Isabel Pera.
Fermín Saby. Natural de Serrano, donde nació el 30 de mayo de 1919;
fueron sus padres Alfredo y Dominga Garnero. Dentro de la localidad ocupó una
serie de cargos en instituciones deportivas y sociales. Por el decreto Nro. 2.893,
Seria “A”, se lo designó Secretario de Fomento y Obras, de la nueva
Municipalidad, cargo que desempeñó hasta el 22 de septiembre de 1955.
Falleció en la ciudad de Laboulaye el 27 de diciembre de 1983. Casado con
Margarita Brignone.

Jorge Cora. Nacido en Coronel Charlone (provincia de Buenos Aires) el 4


de julio de 1922, llegó a Serrano con su familia en el mes de octubre del año
antes citado. Hijo de José Rahal Jui (árabe) y de Bader Kotair (natural de
Beirut); de ese matrimonio hubo siete hijos: Jorge, Alfredo, Felipe, Alberto,
Eduardo, Rosita y Héctor.
José Rahal Cora no bien llegó a Serrano compró un lote de terreno a Leopoldo
Mérida, en la manzana número 9, avenida Oostendorp y Calle San Martín, a
razón de un peso con cincuenta centavos el metro cuadrado, por escritura
realizada ante el escribano Robustiano Reyna Almandos, titular del Registro Nro.
35, de fecha 17 de julio de 1922.
En un principio don José Rahal se instaló con negocio de tienda, almacén, bazar,
corralón de materiales de construcción y en la vereda un surtidor de nafta
SHELL.
Más adelante los Cora tuvieron en el mismo local varios negocios entre los que
debemos nombrar: comedor, parrillada, bar, etc. Hoy la firma Cora Hnos. tienen
un bar, fábrica de helados, billar y juegos electrónicos.
Anteriormente estuvieron instalados con fábrica de tejidos artesanales,
distribuidora automática de cera de piso y de lavarropas.
Jorge Cora, quien fue uno de los peluqueros de Serrano, con local en avenida
Oostendorp entre las calles San Martín y 9 de Julio, por el decreto Nro. 2.893,
Serie “A”, fue designado tesorero de la Comisión. 162

GOBIERNO MUNICIPAL DE
FRANCISCO SEBASTIÁN D'AMICO
Creada la Comisión Municipal, los integrantes de la misma asumieron
algunos días después del 14 de febrero de 1953, en un austero acto realizado en
el local de la Policía, con asistencia del senador provincial por el departamento
Presidente Roque Sáenz Peña, Juez de Paz de la localidad, Subcomisaría de
Serrano, representante de las instituciones del medio y vecinos.
Como primera medida se dispuso instalar la mal llamada Municipalidad,
por entonces, en una casa ubicada en calle 9 de Julio entre avenida Oostendorp
y calle Belgrano, propiedad de Fermín Saby (hoy sigue siendo de sus herederos).
La receptoría en los primeros meses se ubicó en la peluquería de Jorge
Cora, donde los contribuyentes debían hacer sus pagos, dado la falta total de
local en sus primeros tiempos. Toda la papelería necesaria se hizo imprimir en
una imprenta de la localidad de Jovita: recibos de patentes varias, guías de
hacienda, carnet de conductores, etc.
El 28 de marzo de 1953 la Comisión Municipal se hizo cargo de la
administración del Cementerio de Serrano, previo inventario de todos los bienes
del mismo.
A los fines de dotar al Municipio de un local propio la Comisión Municipal,
solicitó al Poder Ejecutivo de la Provincia se le donara un solar en la manzana Nº
22, del plano oficial, donde ya se encontraba edificada la Escuela “Domingo
Faustino Sarmiento” y el edificio de la Subcomisaría de la población. Por Ley Nº
4.478, del 4 de septiembre de 1954, se transfirió a la Municipalidad de Serrano,
en la mencionada manzana un lote de terrero de treinta y siete metros con
sesenta centímetros de frente, por cincuenta metros de fondo.
Durante los meses de marzo de 1953, Fermín Saby fue encargado de
realizar en la población un relevamiento de los automotores existentes en la
población y zona rural (automóviles, camiones, acoplados, chatas, motocicletas,
etc.) y también de los carros, sulkys, etc. Pues hasta el establecimiento de la
Comisión Municipal las tasas de patentamiento se abonaban en la localidad de
Melo.
A los fines de hacer un arreglo a las calles principales de la población y
merced a gestiones de Jorge Cora, la Estancia “El Guanaco” facilitó un tractor y
una niveladora para realizar estos trabajos; incluído el personal.
En el mes de mayo de 1953 se designó a un grupo de vecinos para realizar
el primer censo catastral de Serrano, comisión presidida por Tomás Ortego, cuyo
detalle va en capítulo aparte.
Desde l 1 de enero de 1954 Francisco Sebastián D’Amico fue designado
como Comisionado Municipal de Serrano, y como secretario de la misma nombró
a Fermín Saby.
El 20 de enero de 1954 la Municipalidad adquirió a Emilio Griotti una
niveladora de caminos marca Champion, usada, por la suma de cinco mil
quinientos pesos. Para realizar esta operación se solicitó un préstamo al Banco
de la Provincia de Córdoba, sucursal de la ciudad de Laboulaye; el vecino Tomás
Ortego fue quien sirvió de fianza en esa operación que consiguió saldarse días
antes de declararse la Revolución de septiembre de 1955.
Otra de las preocupaciones de la nueva Municipalidad fue el arreglo de la
Plaza, nivelación de veredas, riego urbano, suministro de luz eléctrica en el
radio urbano. Fueron años muy duros para las primeras autoridades municipales
no obstante trabajaron con ahínco para salir adelante.
Antes de terminar este capítulo debemos aclarar que Jorge Cora hubo de
renunciar al cargo de tesorero dentro del mismo año 1953, dado algunos
problemas internos con los otros miembros de la Comisión, que no hacen a esta
reseña histórica, cuestiones que el tiempo ha hecho olvidar. Al renunciar el
tesorero de la Comisión y ser cambiado los nombres de los cargos de los demás
miembros y siendo necesario contar con un empleado permanente se designó en
el nuevo cargo a Margarita Brignone de Saby. Primera mujer empleada en la
Municipalidad de Serrano. 163
CENSO CATASTRAL DE SERRANO DE 1952
A los fines de poder cobrar los impuestos territoriales, las primeras
autoridades municipales dispusieron realizar un Censo Catastral de la población,
donde se detectaron los dueños de las tierras de Serrano.
El Censo se realizó en el curso del año 1952, bajo la supervisión de Tomás
Ortego. A continuación damos cuenta de quienes eran los propietarios de
Serrano, por manzana.
Manzana número uno: Sociedad Anónima “Estancias Amberenses Sud-
Americanas”; Pablo Suárez, Monge y Benito; José Giordano y Olga Re.
Manzana número dos: Alfredo Saby; Santiago, Juan, Carlos y Mario Bonelli; Blas
Hernández; Isolina A. Mattacota de Busso; Nelio Moriconi; Martín Cardesa;
César Bruno; Raimundo Urizabarrena y Juan Pedro Hourdebaigt.
Manzana número tres: Francisco Raúl Saby; Sucesión Domingo León Saby;
Hilario Geuna; Constancio Saby; Tomás Ortego; Héctor Chanferoni y Mateo
E.O. Busso; Domingo Regis; Magdalena Josefa S. de Cometo; Bartolomé
Carletti y Natalio Bruno.
Manzana número cuatro: Miguel Busso; Club Sportivo y Recreativo Serrano; Lino
Santi; Álvarez Diez; Juan Francisco Viglianco; Leandro Benito; Carlos
Tecco; Bonifacio Andrés; José Alberto Colabianchi; Venancio Pérez,
Severino Cometto y Miguel A. Busso.
Manzana número cinco: María Giordano de Tecco; Sucesión Ana María Renaudo
de Giordano; Sociedad Italiana de Socorros Mutuos; Aída Ernesta
Paneaglio; Juan Matacotta; Bartolomé Tecco y Francisco Giordano.
Manzana número seis: Carlos Tecco y Elvira Scherrer; Modesto Juan B. Tecco;
Santiago Busso; Carlos Giordano; Santo Carlos Milano; Eustaquio Rodríguez
y Jorge Giordano.
Manzana número siete: Francisco Bono (4 lotes); Domingo Regis (3 lotes); Juan
Regis; Francisco Lorenzo Marcos y Mario Bonelli.
Manzana número ocho: Juan y Alberto Marucco; Francisco Giovanella; Isolina
Matacotta de Busso; Juan Renaudo; Juan M. Marucco; Eduardo Saby; Ana
C. de Cornetti; José María González; Eduardo Castilla; Santiago Juan
Carlos Bonelli; Francisco Bernardi; Quinto Giammarini; Luis L. Giraudo;
Jorge Cometto y Pedro Giolitti.
Manzana número nueve: Juan Bautista Monge Rofarello; Sucesión Juan
Arratibel; José Ricci; José Cora; Juan M. Marucco y familia (2 lotes); Juan
M. Atilio y Alberto Marucco; Sebastián Busso e Inés Santiano; Eladio E.
Garitaonandia; Fermín Saby y Margarita Brignone; Rosa Brignone de Busso
y Jacinta R. Esther Marucco de Saby.
Manzana número diez: Alfredo Félix Busso; José Tortalla; Gregorio Antonio
Sánchez; Sebastián García; Miguel Carle; Juan Manuel García, María Busso
de Sona y Miguel Busso.
Manzana número once: Sucesión José Giordano Pellegrino; Leandro Benito (8
lotes); Miguel Giordano; María Ricaudde Scherrer; Sucesión Pedro
Renaudo; Juan Renaudo; Bautista Monge Rofarello; Alfredo José Rofarello
Monge; Vicente Bertolé; Tomás Ortego y Santiago Parola.
Manzana número doce: Francisco González; Antonio y Alberto Simondi; Luis
Scarponi; Leopoldo Rossano; Héctor Mateo Appendino; Miguel A. Busso y
María Camusso; Clemente Rubiano; Ángel Luis Cavallone y Antonio Lerda.
Manzana número trece: Quinto Giammarini; total de la manzana.
Manzana número catorce: José M. Urizarbarrena y Josefa Formini; Juan Saby (2
lotes); Vicente Fuente y otra; Edmundo Saby (2 lotes); Mateo A Marengo y
Blas Lamberti; M. Cardesa; José Ramírez; José Buffa y Federico Ferratto;
Humberto Ramírez.
Manzana número quince: Padres Franciscanos, total de la manzana.
Manzana número dieciséis: Plaza Pública, total de la manzana.
Manzana número diecisiete: Antonio Claudio Lavalle; Mateo Borello; Oscar Luis
Magnano; Francisco Candelero; Juan Lavalle; Héctor O. Chanferoni; José
Ramón López; Miguel Longo; Simplicio Spagnuolo; Quinto Giammarini;
Gino Giammarini y A. Moriconi; Mateo Edelgardo O. Busso; Dante Alighieri
Chanferoni;... Núñez y Edilberto Rufino.
Manzana número dieciocho: Bonifacio Andrés; Eliseo Cosimo Pulsinelli; Héctor
Saby; Luis Franchetto; Miguel Franchetto; Consuelo Gómez C. de Cabezas;
Héctor Saby; Guillermo Juan Grosso; Ramón Urquiza y Pedro Echandi.
Manzana número diecinueve: Lucrecia M. Busso de Orsilli; Miguel A. Busso y
señora; Rubén Francisco Busso, Elsa Margarita Busso de Descuán; Adelia
María Busso; Miguel Ángel Busso e Ítalo David Busso.
Manzana número veinte: Magdalena Mondino de Casco; Juan Bautista Magra;
Silvio Cerquetti; Bernardo Costanagna; Bartolo Campana (3 lotes); Antonio
José Giolitti (2 lotes); Policarpo Alfonso; José Campana, José Antonio
Cavallera; Miguel Bartolo Re (2 lotes); Ivoni Santi y Miguel O. Magnano.
Manzana número veintiuno: Juan y Bautista Echandi; Jagat Singh y Carmen
Copula; Verísimo Pascual Mallo Sabugo; Claudio Grande; Juan Centenario
Hidalgo; Aquiles Mari; Filiberto Magra; Andrés Cometto; Miguel Mognano;
Martín Cardesa; Francisco Bernardi; Eraldo Francisco González; Manuel
Díaz y Enrique Alonzo.
Manzana número veintidós: Para edificios públicos, total de la manzana.
Manzana número veintitrés: Asociación Cosmopolita de Socorros Mutuos “15 de
Agosto”; Vda. de Tavera; Andrés Rodolfo Ellena; Antonio Marchioni;
Domingo Bruno; Victorio Andrenacci; Juan B. Longo; José Rossano; José
Bedetta; Celestino Cerquetti (2 lotes); Lucía Giraudo de Ellena; Simón
Sánchez; Eduardo Cuchetti y Lucía Longo de Castro.
Manzana número veinticuatro: José Giordano Pellegrino; Juan Pedro
Hourdebaigt; Ana Caballo de Giovanella; Andrés Cometto; Antonio Vargas;
Emilio Canel; Juan Mascherin; Teobaldo Pico; Gabriel Fernández; Marcelo
Descuán; Domingo Mariani; R. Cometto; Guido Giammarini; Benito Regis;
Juan Vincente; Magdalena Vda. de Vicente y José Castro.
Manzana número veinticinco: Victorio Andrenacci; José Cavallera (2 lotes);
Irineo Mondino; Hnos. Perachia; Nelly M. de Da Silva; Victorio Andrenacci
(3 lotes continuos) y Bautista Ferratto.
Manzana número veintiséis: Sucesión de Alfredo Tortú; Simón Picco; Marcial
Giordano; ...Pérez; M. Lamberti; Osvaldo Felipe Godino; Magdalena
Bonetto de Santi; ...Cardesa; Guillermo Da Silva y Eduardo Saby.
Manzana número veintisiete: José Boschiazzo y señora; Miguel Luis Morelli;
Federación Agraria Argentina; Sucesión Conesa; Antonio Frusso; Ricardo R.
Grégoris y Benita Falco de Lerda.
Manzana número veintiocho: Celestino Matacotta (2 lotes); Santiago Chiapello;
Luis Orsilli; Santo y Emilio Libbinori; Ambrosio Joaquín Sommi; Sucesión
José S. Giordanino; José Carlos Lavalle; Mario M. Lavalle; Catalina Vda. de
Lavalle; Vicente e Irene Falco de Lerda.
Manzana número veintinueve: Atlántico Bertorello; Simón Sánchez y Catalina
Busso; Ana Mellano de Vicio; Magdalena Lavisini de Zanotto; Juan Bautista
Gianolio (2 lotes); Victorio Cavallero; M. Giaimarlera; Juan C. Hidalgo;
Miguel Giordano; Vda. de Marcos; María Sundas y Miguel Franco.
Manzana número treinta: Juan y José Cornetti; Domingo Filippa; José
Giammarini; Santo Cognini; Juan B. Cerquetti; Guillermo Da Silva; Enrique
Moretti; Juan Carlos y José Marcos (2 lotes).
Manzana número treinta y uno: Instituto de las Franciscanas Misioneras de
María.
Manzana número treinta y dos: Club Atlético Oostendorp, total de la manzana.
Manzana número treinta y tres: Plaza Pública, total de la manzana.
Manzana número treinta y cuatro: Pedro Romagnoli (2 lotes); Francisco Borgnia
(2 lotes); Enrique Origgi; Cipriano e Ítalo Passera; León Giaij Merlera;
Agustín, Antonio y Clelia Cielo; desconocido; Enrique y Ernesto Bertorello.
Manzana número treinta y cinco: Domingo Regis; José Castellanos; José Osella;
Magdalena Golino de Bonelli; Catalina Rovasio Vda. de Galisio; Bernardo
Luna; Bernardo Botero; Alfredo Saby; Domingo Esteban Giovanella y
Francisco Marcos.
Manzana número treinta y seis: Luis Héctor Boschiazzo (2 lotes); Juan B.
Cerquetti; Neno Moretti; Antonio Golino; José Brignone; Jerónimo
Pagliano y Juan Silvestro.
Manzana número treinta y siete: Padres Colectores de Tierra Santa, total de la
manzana.
Manzana número treinta y ocho: Carmen Bunino de Lerda, total de la manzana.
Manzana número treinta y nueve: Plaza Pública, total de la manzana.
Manzana número cuarenta: José Borgnia; Luis José Gatti y Adelo Teves.
Manzana número cuarenta y uno: Adolfo Teves, total de la manzana.
Manzana número cuarenta y dos: Sebastián, Agustín, Alecio y Andrés Golino,
total de la manzana. 164
ESCUELA RURAL “JONAS SALK”
La Escuela Rural “Jonas Salk”, de tercera categoría, está ubicada en la
Colonia Santa Catalina, treinta kilómetros del sudoeste de Serrano.
En el año 1953 vecinos de la zona rural de Colonia Santa Catalina
integraron una Comisión Pro-Escuela, iniciando una serie de gestiones para que
se creara un establecimiento escolar en el lugar, dado el número de niños en
edad escolar que vivían en la Colonia y que para recibir instrucción primaria
debían viajar a los pueblos cercanos, distantes varios kilómetros.
Sabemos que hasta el año 1955 la Escuela funcionó en la casa de la familia
del colono Francisco Castro, donde se había improvisado un aula en un
galponcito muy precario, mas hubo de servir para dar clases a muchos niños,
durante varios años.
El mismo Francisco Castro posteriormente donó una hectárea de terreno,
dentro de su campo, donde los vecinos de las chacras de la zona construyeron el
edificio actual de la Escuela, que se inauguró en el curso del año 1977, siendo
donado a la Provincia.
El edificio construído por los padres y vecinos de la Colonia Santa Catalina
consta de: dos aulas, sanitarios para alumnos (mujeres-varones) y otro para el
personal docente, salón de actos, depósito y cocina.
Las clases se imparten en horario de tarde durante todo el año y se dictan
clases correspondientes al ciclo primario completo, es decir, de primer grado a
séptimo grado.
La primer docente de la Escuela fue Teresa Castro de Busso.
Posteriormente fueron docentes del establecimiento: Raquel de Castro,
Emelda de Rivolta, Cristina Balma, Elsa de Blassio y actualmente Delia Susana
Giustti de Caballero (directora con grado a cargo) y María Elena Riberi (maestra
de grado).
El alumnado en el año 1992 alcanzó a diecisiete niños (mujeres-varones).
Esta escuela recibe ayuda de la Municipalidad de Serrano y cuenta con
una Sociedad Cooperadora integrada por los padres de los alumnos y vecinos de
la zona, quienes son los encargados de mantener el edificio en condiciones
inmejorables, a la vez que prestan ayuda a la comunidad del lugar. 165

LEY NRO. 4.478


Por Ley Nro. 4.478 sancionada en la Sala de Sesiones de la H. Asamblea
Legislativa, en la ciudad de Córdoba, el 4 de septiembre de 1954, se autorizó al
Poder Ejecutivo de la Provincia, transferir a título gratuito a la Municipalidad de
Serrano, el dominio sobre un lote de terreno de propiedad fiscal, ubicado en la
manzana veintidós de una superficie de mil ochocientos ochenta metros
cuadrados, con un frente de treinta y siete metros con sesenta centímetros por
cincuenta metros de fondo. El terreno así cedido por la Provincia, sería
destinado a la construcción del edificio comunal. Si en el plazo de cinco años
de sancionada la Ley no fuese utilizado para levantar la sede del gobierno
municipal el predio volvería al patrimonio de la Provincia. 166
ERMITA EN EL ANTIGUO CAMINO
A LA CIUDAD DE LABOULAYE
En el año 1954 la Iglesia Católica celebró el dogma de la Inmaculada
Concepción; en tal ocasión las Hermanas Franciscanas Misioneras de María de
la República Argentina sugirieron al pueblo de Serrano, construir una ermita,
en ese Año Mariano, en homenaje a la Madre de Dios y Patrona de la localidad.
El lugar elegido para levantar la ermita en homenaje a la Madre del Señor,
fue la salida de Serrano, sobre el camino que por entonces llevaba a la ciudad
de Laboulaye (hoy camino de tierra), frente a un paso a nivel existente en el
lugar, y en terrenos donde estuvieron las instalaciones de la firma Ganaderos
Unidos-Remate Ferias. Se eligió ese lugar, entonces entrada al pueblo o salida
del mismo desde la ciudad de Laboulaye o a ella, y a modo de despedida o
saludo a los viajeros, al hombre de campo, tamberos, etc. que diariamente
pasaban por el lugar.
La construcción de la ermita estuvo a cargo de Miguel Magnano; en tanto
la imagen fue un obsequio de la Congregación de las Hermanas Franciscanas
Misioneras de María de la República Argentina, a la comunidad de Serrano.
Debemos destacar que un grupo de señoras y señoritas del medio trabajaron con
entusiasmo para concretar la erección de la ermita; por entonces era Cura
Párroco de Serrano el R.P. fray Atanasio Jordá.
El 8 de diciembre de 1954, festividad de la Inmaculada Concepción, se
dejó inaugurada la ermita. Los actos comenzaron con una solemne misa
celebrada en la Parroquia de la Asunción de la Santísima Virgen, cantada por el
Coro del Colegio de “La Sagrada Familia”, con asistencia de numerosos vecinos
de las localidades de Jovita y Mattaldi que llegaron a Serrano en colectivos
especiales. La imagen de la Santísima Virgen, que estaría en lo sucesivo en la
ermita, después de la misa fue expuesta en la Plaza de la localidad siendo
visitada por los vecinos, colonos y visitantes. Al atardecer fue trasladada, en
procesión a su destino, acompañada por una nutrida caravana de mujeres,
hombres y niños, destacándose en forma muy especial la presencia de vecinos
ataviados de gauchos a caballo, luciendo los colores de las vestimentas de la
Santísima Madre de Dios.
Al llegar la procesión a la ermita, la imagen fue colocada en la misma por
un grupo de monjas y señoras, en medio de cánticos alusivos, oraciones
comunitarias y saludos con pañuelos blancos y celestes; luego se llevaron a cabo
las ofrendas florales de parte de los vecinos y demás concurrentes.
El paso del tiempo inexorable, los nuevos caminos trazados, el tren que
dejó de ser el medio obligado de movilidad entre Serrano o a Villa Valeria y
viceversa, la ermita dedicada a la Santísima Virgen, dejó de ser un paso
obligado, dado que el acceso a Serrano se hace por el otro extremo del pueblo,
es decir, por la moderna Ruta Nro. 4, hoy totalmente pavimentada.
Hoy la denominada con cariño Virgencita, sigue visitada por los
serranenses, en improvisadas caminatas o deteniendo sus vehículos para orar o
dejar alguna flor.167

P 疊 ina 270

Ermita en homenaje a
la Sant 﨎 ima y
Patrona de Serrano
NOTICIAS DE SERRANO
ENTRE LOS AÑOS 1947 A 1955
En el año 1947, al finalizar el año lectivo antes citado se cerró el
internado con gran dolor de los padres de los alumnos.
En el curso del año 1950 el R.P. fray Arcángel Crespo fue autorizado por el
Superior Gobierno de la Provincia para dar clase, negándose otras solicitudes
elevadas en su oportunidad, en años anteriores.
En el año 1951, a los fines de poder pagar sueldos a maestros con título
habilitante, el R.P. fray Arcángel Crespo inició una colecta dentro del pueblo de
Serrano, colonias y pueblos vecinos: Sus frutos no fueron nada despreciable dado
que, en las tres colectas realizadas sumó la cantidad de catorce mil novecientos
setenta y ocho pesos.
Siendo Comisario Provincial el R.P. fray Joaquín Ribes insistió que se
volviera a reabrir el Colegio de enseñanza primaria, destinándose a Serrano a los
R.R.P.P. Atanasio Jordá, como director del Colegio; Fidel Presa, Vicario
Cooperador y Leonardo Bernabeu. En los últimos días del mes de diciembre de
1951 se anunció la apertura del Colegio, la que se concretó el 1° de abril de
1952 con catorce alumnos pupilos y treinta y cuatro externos, distribuídos en
seis grados. La enseñanza de primero y segundo grado a cargo del R.P. fray
Arcángel Crespo, quinto y sexto grado bajo la responsabilidad del R.P. fray Fidel
Presa y los demás grados a cargo de la maestra normal nacional Josefa Escudero,
recomendada por el R.P. fray León Berengueres, Cura Párroco de Laboulaye.
Dado los inconvenientes para conseguir la incorporación al H. Consejo de
Educación de la Provincia, se acordó que la enseñanza fuera libre.
El 31 de agosto de 1952 se realizó el primer encuentro de ex-alumnos del
Colegio. Según el Cronista, ese día llegaron a Serrano un crecido número de
hombres (muchos peinando cabellos canos) de los más lejanos puntos del País, a
ese encuentro que sería inolvidable para el pueblo y para aquellos que lo habían
dejado hacía muchos años. Este reencuentro de ex-alumnos fue muy comentado
por los periódicos “La Comuna” de Laboulaye y “El Cruzado” de la ciudad de
Villa Mercedes (provincia de San Luis). Según el Cronista, la Iglesia resultó
pequeña para recibir a tantos ex-alumnos; la misa fue cantada por la agrupación
coral de las ex-alumnas del Colegio “La Sagrada Familia”. Concluída la
ceremonia religiosa, tanto ex-alumnos, como vecinos, invitados especiales y
alumnos de los Colegios y Escuelas del medio se trasladaron al patio central del
Colegio “San Alberto y San Enrique”, donde se descubrió una placa alusiva. En
este sencillo y emotivo acto habló en primer término, el entonces, joven Mateo
Busso quien dio la bienvenida a los ex-alumnos y luego, en nombre de todos los
que “fueron alumnos”, lo hizo el diputado nacional Luis Atala, quien con
sentidas palabras evocó su paso por las aulas del Establecimiento. Terminada la
ceremonia en el patio central, quedaron en el almuerzo que se sirvió en el
Colegio los ex-alumnos y sacerdotes. Atala antes de comenzar la comida entregó
al director del Establecimiento la suma de seis mil seiscientos diez pesos
recolectados entre los ex-alumnos como ayuda al mantenimiento del Colegio.
Allí prometió Atala buscarle una solución al problema del Colegio y que esperaba
en poco tiempo verlo nuevamente en un período de esplendor. El R.P. fray Jordá
agradeció no sólo la donación recibida, sino también la solidaridad demostrada
por los ex-alumnos. En esa ocasión todos los presentes firmaron una solicitud
dirigida al H. Consejo de Educación de la Provincia donde se pedía la
incorporación del Colegio al mismo. Merced a las gestiones del diputado Atala en
marzo de 1953 se reanudó la actividad escolar en forma normal. Según el
Cronista ese año se matricularon treinta y un pupilos y cincuenta y nueve
externos.
El número de alumnos en el año 1954 aumentó: treinta y dos pupilos y
sesenta y tres externos.
En ocasión de celebrarse las fiestas patronales se llevó a cabo en agosto
de 1954 el segundo encuentro de ex-alumnos del Colegio. Todos los pormenores
de este segundo encuentro fueron filmados por el profesor de dibujo del
Establecimiento Alfredo Rubio.
En el año 1956, debido a la epidemia de poliomielitis, desatada en todo el
País, las clases comenzaron el día 9 de mayo, con un alumnado de treinta y seis
pupilos y cincuenta y tres externos.168
EDIFICIO MUNICIPAL
En un principio, al instalarse la Comisión Municipal, las oficinas comunales
se instalaron en una casa ubicada en calle 9 de Julio, entre avenida Oostendorp
y calle Belgrano, que por entonces era de Fermín Saby y hoy de los herederos del
mismo.
A fines del año 1955 las oficinas municipales se trasladaron a otro local
ubicado en la misma calle 9 de Julio, al lado del anterior, propiedad de Antonio
Busso, donde permaneció hasta el mes de octubre de 1963.
Por ley número 4.478, dada en la Sala de Sesiones de la Honorable
Asamblea Legislativa de la provincia de Córdoba, el 4 de septiembre de 1954, se
autorizó al Poder Ejecutivo de la Provincia a transferir a título gratuito, a la
Municipalidad de Serrano, departamento Roque Sáenz Peña, el dominio sobre
un lote de terreno de propiedad fiscal, ubicado en la manzana 22 de dicha
localidad, de una superficie de mil ochocientos ochenta (1.880) metros
cuadrado, con un frente de treinta y siete metros sesenta centímetros
(37,60), por cincuenta (50) metros de fondo. El inmueble citado sería
destinado a la construcción del edificio municipal de la localidad de Serrano,
haciendo constar que si no fuese utilizado para el destino indicado, en el plazo
de cinco años, debería ser devuelto al patrimonio de la Provincia. La escritura
traslativa de dominio se hizo ante la Escribanía de Gobierno y el entonces
Comisionado Municipal Francisco Sebastián D’Amico, en el mes de mayo de 1955.
Durante la segunda gestión municipal de Antonio Busso se construyó el
edificio municipal, en el terreno transferido por la Provincia, sobre calle Juan
XXIII, entre avenida Oostendorp y calle Córdoba, el cual se dejó inaugurado
algunos días antes del 12 de octubre de 1963. 169

Página 273

Actual sede de
la
Municipalidad
de Serrano

PRIMER CAMBIO DE GOBIERNO MUNICIPAL


El 16 de septiembre de 1955 se inició un movimiento militar contra el
presidente de la Nación general Juan Domingo Perón, encabezado por el general
retirado Eduardo Lonardi, desde la ciudad de Córdoba. Debemos decir que,
desde tiempo atrás el general Pedro Eugenio Aramburu venía siendo considerado
como cabeza visible de una conspiración; más algún tiempo antes del
levantamiento de Lonardi, había desistido de poner en ejecución el movimiento
programado, dado que se estimaba que eran muy escasas las posibilidades de
tener éxito.
“Los hechos habrían de darle la razón, ya que el levantamiento de
Lonardi resultó sumamente vulnerable desde el punto de vista operativo y su
triunfo final obedeció a razones ajenas al puro arte militar”. Entre los
militares que tomaron parte activa en el movimiento se contaron el
contralmirante Isaac Francisco Rojas, y los capitanes de navío Arturo Rial y Jorge
Perrén, además de los generales Aramburu y Dalmiro Videla Balaguer.
El movimiento se inició, como hemos dicho, el 16 de septiembre en la
ciudad de Córdoba; la defensa a las autoridades constituídas fue asumida por el
general Iñiguez quien con un grupo de leales iniciaron las operaciones para
sofocar la rebelión. Al alzamiento de Córdoba se sumaron las guarniciones de
Curuzú Cuatía cuyos principales protagonistas fueron el mayor Juan J. Montiel
Forzano y José Cáceres Moiné, a quienes se sumaron algunas horas después, el
capitán Aldo Luis Molinari y el general Aramburu, más el plan fracasó, dado que
los suboficiales dieron un contragolpe.
Por su parte la Marina se sublevó en sus bases de Puerto Belgrano y Río
Santiago, y en Cuyo los efectivos al mando del general retirado Julio A. Lagos
controlaban la situación. En Río Santiago los rebeldes debieron ser evacuados.
En tanto sobre Lonardi, en Córdoba, como sobre el Río Santiago convergieron
fuerzas leales poderosas. El 18 de septiembre, buques de la Armada Argentina
bloquearon las costas bonaerenses y amenazaron con bombardear la Destilería
de Petróleo de La Plata. Es cuando el general Perón ofreció entregar el mando a
un grupo de oficiales del Ejército con el fin, de “evitar la destrucción de los
inapreciables bienes de la Nación”, y llegar a un acuerdo con los rebeldes. De
inmediato se paralizaron las acciones de los leales, que posteriormente se
comprobó, contaban con fuerzas suficientes para vencer a los rebeldes. “Perón,
que había entregado a la Junta, compuesta por diecisiete generales en
actividad, lo que parecía ser su renuncia, el día 19, pareció dar un paso atrás
al intentar volver al poder. Pero la Junta, actuando en forma independiente,
resolvió no aceptar este juego de Perón, aceptando su renuncia, forzándolo a
dejar el poder. El día 20 la Junta anunció que se haría cargo del poder por
dimisión del Presidente, la que mantuvo hasta el 23 de septiembre, día que
asumió la presidencia de la Nación el general Lonardi. Perón en tanto había
buscado asilo en una cañonera paraguaya anclada en el puerto de Buenos
Aires”. Comenzando un exilio que duraría hasta el 12 de noviembre de 1972.
En la provincia de Córdoba fue designado interventor Federal el general
Dalmiro Videla Balaguer, quien nombró como ministros a: coronel Washington
Escalada (de Gobierno); coronel Juan Bautista Picca (de Obras Públicas); doctor
Enrique E. Tello (de Salud Pública) y doctor Francisco Bobadilla (de Hacienda).
Uno de los primeros decretos fue disolver el Poder Legislativo, intervenir
el Poder Judicial y la totalidad de los Municipios.
En Serrano cesaron en sus funciones el Comisionado Municipal Francisco
Sebastián D’Amico y el secretario de la misma Fermín Saby, quienes por
instrucciones impartidas desde el Ministerio de Gobierno entregaron el gobierno
comunal a Martín Cardesa, el que asumió interinamente el día 24 de septiembre
de 1955. 170
GESTIÓN MUNICIPAL DE MARTÍN CARDESA
Personalidad de Martín Cardesa. Natural de la ciudad de Laboulaye,
donde había nacido el 7 de enero de 1919; hijo de Domingo y Juana Errecart.
Durante dieciocho años trabajó en la “Casa Busso” y posteriormente en la firma
“Remate Ferias de Pedro Villemur, Mendizábal y Cía.”. Falleció en la ciudad de
Laboulaye el 6 de julio de 1987. Casado con Adelina Filippa.171

Su gobierno municipal. La gestión municipal de Martín Cardesa frente al


Municipio de Serrano, fue de muy pocos días, en los cuales se preocupó de
conservar y proteger los bienes comunales, hasta la designación del Comisionado
propietario. Las oficinas municipales fueron clausuradas y fuertemente
custodiadas por personal policial. Durante la gestión de Cardesa la sede
municipal funcionó en el local de la subcomisaría y del Juzgado de Paz. 172
PRIMER GOBIERNO MUNICIPAL
DE ANTONIO BUSSO
Personalidad de Antonio Busso. Nacido en Chucul (departamento Río
Cuarto-provincia de Córdoba) el 11 de agosto de 1910. Hijo de Santiago y
Lucrecia Marucco. Muy joven se radicó en Serrano donde se dedicó a las tareas
agropecuarias, que ejerció hasta su fallecimiento.
Comisionado municipal de Serrano desde el mes de octubre de 1955 y
hasta mediados de 1957.
Intendente municipal desde el 1 de mayo de 1958 al 15 de junio de 1960 y
desde esa fecha Comisionado Municipal hasta el 12 de octubre de 1963.
Posteriormente en julio de 1966 fue nuevamente designado Comisionado
Municipal por decreto del Poder Ejecutivo de la Provincia, funciones que ocupó
hasta fines del año 1968.
Ocupó numerosos cargos en instituciones del medio.
En su juventud militó en las filas de la Unión Cívica Radical, más luego lo
hizo en la Unión Cívica Radical intransigente.
Falleció en Serrano el 10 de febrero de 1992. Casado con Rosa Brignone.173
Su gestión de gobierno. El 15 de octubre de 1955 fue designado
Comisionado Municipal de Serrano, por decreto del interventor Federal el
general Dalmiro Videla Balaguer, siendo confirmado posteriormente en el cargo,
en diciembre de 1955 por el nuevo interventor Federal comodoro Medardo
Gallardo Váldez.
Antonio Busso, designó como secretario del Municipio a Luis Cavallone.
No bien asumió sus funciones trasladó la sede municipal a su casa en calle
9 de Julio entre Belgrano y avenida Oostendorp.
Margarita Brignone de Saby fue cesanteada como empleada del Municipio.
Debido a la falta de fuente documental (Archivo Municipal), ha sido
imposible reconstruir el primer gobierno municipal de Antonio Busso, mas
debemos pensar que trató de mantener las obras emprendidas por su antecesor y
mejorar los servicios municipales y aspecto de la localidad.
El 15 de noviembre de 1957, el presidente de la Nación, el general Pedro
Eugenio Aramburu convocó al electorado argentino a elecciones generales
(nacionales, provinciales y municipales), para el 23 de febrero de 1958.
Antonio Busso, después del 12 de noviembre de 1956, se había separado
de las filas de la Unión Cívica Radical, enrolándose en el movimiento liderado
por el doctor Arturo Frondizi, en el orden nacional, es decir, en la Unión Cívica
Radical intransigente. Ante la convocatoria a elecciones Busso se postuló como
candidato a intendente por Serrano, del nuevo partido, renunciando al cargo de
Comisionado Municipal a fines del mes de noviembre de 1957.

GESTIÓN MUNICIPAL DE LUIS CAVALLONE


Personalidad de Luis Cavallone. Natural de Buchardo (departamento
General Roca), donde había nacido el 27 de junio de 1916, hijo de Luis y
Margarita Ferrero.
Vino a Serrano con sus padres en el año 1928, donde se casó en 1944 con
Margarita Brussa. Integró numerosas comisiones de instituciones del medio.
Durante muchos años ocupó distintos cargos en la Municipalidad de
Serrano.
Falleció en Serrano el 30 de junio de 1980. 174

Su gestión de gobierno. Ante la renuncia de Antonio Busso, para


postularse como candidato a intendente, el interventor Federal en la provincia,
comodoro Medardo Gallardo Valdez, designó Comisionado Municipal de Serrano,
a quien se había desempeñado como Secretario de la misma. Quien asumió a
fines del mes de noviembre de 1957.
SEGUNDO GOBIERNO MUNICIPAL
DE ANTONIO BUSSO
El domingo 23 de febrero de 1958, se realizaron en todo el país las
elecciones generales para elegir autoridades nacionales, provinciales y
comunales; con la proscripción del Partido Peronista, fuerza política mayoritaria
desde el año 1946 a septiembre de 1955.
Los resultados de los comicios que nos ocupan fueron, en el orden
nacional: Unión Cívica Radical Intransigente (Arturo Frondizi-Alejandro Gómez),
3.989.478 sufragios; Unión Cívica Radical del Pueblo (Ricardo Balbín-Santiago H.
del Castillo), 2.526.611 sufragios; Demócratas Cristianos (Ayarragaray-Sueldo),
289.254 sufragios; Socialistas (Palacios-Sánchez Viamonte), 266.369 sufragios;
Conservadores Populares (Solano Lima- Maldonado), 172.721 sufragios;
Demócratas Progresistas (Molina-Thedy), 127.465 sufragios; Partido Cívico
Independiente, 38.000 sufragios; y Conservadores, 36.000 sufragios.
Los votos en blanco sumaron 836.658 sufragios, que en su gran mayoría
era de los ex-afiliados al partido Peronista, quienes no acataron el orden del
general Juan Domingo Perón de votar la fórmula del doctor Arturo Frondizi.
En el orden provincial los resultados de los comicios fueron: Unión Cívica
Radical Intransigente (Arturo Orlando Zanichelli-Ángel Reale), 359.528 sufragios;
Unión Cívica Radical del Pueblo (Eduardo Gamond-José Luis Vesco), 309.228
sufragios; Partido Demócratas Cristianos (Pedro J. Frías-Carlos A. Pereira
Duarte), 84.441 sufragios; Partido Demócrata de Córdoba (Octavio Capdevilla-
Eliseo Álvarez), 57.044 sufragios; Partido Populista Unificado (Ventura Cid Luján-
Jorge Otero Pizarro), 10.729 sufragios; Partido Socialista (Juan P. Pressaco-
Alberto A. Orlandini), 10.059 sufragios; Partido Comunista, 8.712 sufragios;
Partido Demócrata Progresista, 3.718 sufragios; Unión Popular, 2.200 sufragios;
Partido Demócrata Independiente, 1.586 sufragios; Partido de los Trabajadores,
82 sufragios; Partido Recuperación Social Argentino, 61 sufragios; y votos en
blanco, 72.841.
En Serrano resultó electo como Intendente Antonio Busso, quien asumió
tales funciones el 1 de mayo de 1958, designando secretario de la comuna a Luis
Cavallone.
En las elecciones del 23 de febrero se eligió el primer H. Consejo
Deliberante de Serrano, el cual se integró con: Juan Echandi (presidente);
Santiago Parola (secretario); Juan María Marucco, Mateo H. Busso y Domingo
Mariani (concejales).
En el acto eleccionario de febrero de 1958, Antonio Busso enfrentó a José
Campana, candidato de la Unión Cívica Radical del Pueblo.
Cabe aclarar que en este período de gobierno de Antonio Busso, se carece
de los libros de archivo (actas del H. Consejo Deliberante, Ordenanzas) en tanto
en el Libro de Decreto existe solamente los decretos del uno al tres, faltando
desde el número cuatro al número treinta y cinco.
El presupuesto del año 1959 se fijó en la suma de setecientos cincuenta
mil setecientos (750.700) pesos.
El 14 de enero de 1960 vecinos de Serrano remitieron una nota al
entonces gobernador de la Provincia, doctor Arturo Orlando Zanichelli, donde se
le pedía arbitrara urgentes medidas para que se realizaran aperturas de canales
en la zona inundada del río Popopis (Quinto), ya que las aguas del mismo habían
inundado más de dos mil hectáreas de campos de la zona, y amenazaban a las
poblaciones rurales, caminos y otras vías de comunicación.
El 18 de febrero de 1959 el H. Consejo Deliberante facultó al
Departamento Ejecutivo a contratar en el Gobierno de la Provincia un préstamo
de trescientos mil (300.000) pesos para ser destinado a la adquisición de diversas
máquinas para atender los servicios municipales del radio urbano de Serrano.
El 2 de octubre de 1959 el H. Consejo Deliberante aprobó la compra de un
tractor usado para el servicio de riego y arreglo de las calles de la población.
Durante el segundo gobierno municipal de Antonio Busso: se abovedaron
todas las calles del radio urbano y en especial aquellas más edificadas; se
remodeló y mejoró la Plaza Pública; se construyó el Dispensario Vecinal “San
Francisco”, en un predio cedido por el Superior Gobierno de la Provincia, dentro
de la manzana número veintidós, sobre la calle Italia, entre avenida Oostendorp
y calle Córdoba; terminado el edificio fue donado a la Provincia, quien lo puso
en funcionamiento a partir del 29 de abril de 1961; se remodeló el Cementerio,
donde se construyeron nuevos cuerpos de nichos y se procedió al arreglo de las
rutas de acceso a la localidad.
Página 279

Edificio del
Dispensario
Vecinal “San
Francisco”

Intervenida la provincia de Córdoba, según proyecto de Ley enviado por el


Poder Ejecutivo de la Nación al Congreso, siendo aprobado por el Senado
Nacional el 8 de junio de 1960 y por Diputados el día 11 del mismo mes, donde
quedó convertido en ley. El gobernador de Córdoba, doctor Zanichelli, asistió a
la sesión de diputados, declarando a la prensa que había ido “a ver las pruebas
que se presentaban y como lo degollaban sus amigos”.
El 15 de junio asumió el interventor Federal designado por el Poder
Ejecutivo de la Nación, doctor Francisco Antonio de Larrechea, quien disolvió el
poder Legislativo y a numerosas Municipalidades las intervino. Antonio Busso fue
designado Comisionado Municipal de Serrano, a fines del mes de junio de 1960.
Siguiendo instrucciones emanadas del Superior Gobierno de la Provincia, por
sendos decretos disolvió el H. Consejo Deliberante y Tribunal de Cuentas.
Por un decreto del 1 de julio de 1960 confirmó en sus cargos a los
empleados municipales.
Entre julio de 1960 a agosto de 1963, Antonio Busso inició la obra y la
finalizó de construcción del Edificio Municipal, sobre un terreno de la manzana
número veintidós sobre la calle Juan XXIII, obra que se inauguró algunos días
antes de entregar la municipalidad al nuevo intendente.175
ÚLTIMAS VENTAS DE TERRENOS
PERTENECIENTES A LA SOCIEDAD ANÓNIMA
“ESTANCIAS AMBERENSES SUD-AMERICANAS”,
UBICADAS EN ZONA URBANA DE SERRANO
En el mes de octubre de 1957 la Sociedad Anónima “Estancias
Amberenses Sud-Americanas”, informó a la Dirección Provincial de Rentas, que
por escrituras labradas el 11 del mes citado más arriba, en la ciudad de
Laboulaye, se habían enajenado solares que les pertenecían, ubicados en la
planta urbana de Serrano, cuyo detalle era el siguiente: Osvaldo Felipe GODINO
(manzana 26, lote C); Agustín ALBERTENGO (manzana 26, lote B); Bernardo PEZZI
(manzana 26, lote A); Roberto Juan BERNARDI (Manzana 36, lote B); Luis
FRANCHETTO (manzana 18, lote C); Neno MORETTI (manzana 36, lote C);
Clemente Ángel RUBIANO (manzana 12, lote C); A. S. y A. GOLINO (manzana 42,
lote A, B, C, D, E, F); Miguel José MAGNANO (manzana 49, lotes A, B, C, D); José
María GONZÁLEZ (manzana 8, lote E); Juan Antonio RODRÍGUEZ (manzana 2, lote
A); Carlos GIORDANO y señora (manzana 6, lote C); Santiago BUSSO y señora
(manzana 6, lote B); Miguel A. BUSSO y señora (manzana 12, lote H); Juan
Ernesto RIVAROLA (manzana 55); Quinto y Gino GIAMMARINI y D. MARIANI
(manzana 13, lotes A, B, C, D, E, F, G, H); Victorio ANDRENACCI (manzana 25,
lotes A, B, C, D, E, F, G, H); doctor José Alberto COLABIANCHI (manzana 4, Casa
Médico); y Lino SANTI y señora (manzana 4, parte noroeste).
El 28 de agosto de 1958, por nota certificada, informaba la Sociedad a la
Dirección Provincial de Rentas y a la Municipalidad de Serrano que el 8 de julio
del año arriba citado se habían vendido los predios, cuyo detalle era: Juan
Pedro HOURDEBAIGT (manzana 2, lotes E y F); Ítalo David BUSSO (manzana 19,
lote H); Miguel Ángel BUSSO (manzana 19, lote G); Héctor BUSSO (manzana 19,
lote F); Adelia María BUSSO (manzana 19, lote E); Elsa Margarita BUSSO de
DESCUAN (manzana 19, lote D); Rubén Francisco BUSSO (manzana 19, lote C);
Miguel Antonio BUSSO y señora (manzana 19, lote B); Lucrecia María BUSSO de
ORSILI (manzana 19, lote A); Bernardo Andrés PEDRINI (manzana 45, lotes A, B y
C); Margarita BUNINO de LERDA (manzana 38, lotes A, B, C, D, E y F); Santos
Carlos MILANO (manzana 6, lotes G y H); Miguel FRANCHETTO (manzana 18, lote
H) y Guillermo Juan GROSSO y señora (manzana 18, lote B).
En la nota citada más arriba se informaba que aún la razón social era
propietaria de los siguientes predios: manzana 1 (lotes A, B, C, D, E, F, G y H);
manzana 6 (lote F); manzana 18 (lote C); manzana 31 (lotes A, B, C, D, E y F);
manzana 37 (lotes A, B, C, D, E y F) y manzana 47 (lotes B, C y D).
Posteriormente desde la Estancia “El Guanaco” la Sociedad Anónima,
informó a la Municipalidad de Serrano que a fecha 15 de octubre de 1958
solamente era propietaria de las manzanas 1, 31 y 37 y de los solares F de la
manzana 6, del C de la manzana 18 y de los B, C y D, de la manzana 43.
Aclarando que todos estaban en venta. 176

CONSORCIO CAMINERO DE SERRANO


Los Consorcios Camineros en nuestra Provincia se rigen por la Ley Nº
6.233, del 11 de noviembre de 1978, que posteriormente fue modificada por las
leyes Nº 6.409/80, 6.775/82 y 7.944/90.
Debemos aclarar que en la mayoría de los pueblos de la Provincia se
integraron los Consorcios Camineros, muchos años antes de sancionarse la Ley Nº
6.233, los cuales tenían unas veces el aval de la Dirección de Vialidad de la
Nación.
Los Consorcios Camineros se integran con representantes de las fuerzas
vivas de cada pueblo, donde tiene su sede natural.
Hoy los Consorcios de nuestra Provincia tienen a su cargo el
mantenimiento de 35.000 mil kilómetros de caminos terciarios y 16.700
kilómetros de rutas secundarias, cifra que nos dicen de la importancias de sus
tareas, quienes con su accionar asegurar el buen estado de la red vial provincial.
En estos momentos, el número de Consorcios Camineros en el territorio de
la Provincia asciende a 275 entidades.
Los Consorcios Camineros se financian con partidas especiales distribuídas
por la Dirección Provincial de Vialidad, que cubre el 80% de los montos de las
obras realizadas y con un aporte de los productores agrícolas-ganaderos, que se
abona conjuntamente con el impuesto de la contribución territorial, equivalente
al 4% del monto total de aquel impuesto -recaudado- en todo el territorio de
la Provincia. Estos fondos son recaudados por la Dirección General de Rentas y
depositados a la orden de la Dirección Provincial de Vialidad, en la cuenta
denominada “Fondos Consorcios Camineros”, la que a su vez lo distribuye
asegurando el retorno de los mismos a cada zona contribuyente (artículo 29 de
la Ley Nº 6.233). Mas este artículo 29 se modificó por la Ley Nº 6.409, en lo que
se refiere a la forma de distribución estableciendo: a) un treinta por ciento de lo
efectivamente ingresado al fondo; b) un treinta por ciento también, entre todos
los Consorcios, en función a la cantidad de kilómetros de caminos de la red
terciaria o vecinal, atendidas por contratos con la Dirección Provincial de
Vialidad o la Dirección Nacional de Vialidad; y c) el cuarenta por ciento restante
en base a pautas objetivas, que se determinan según porcentaje de recaudación,
cantidad de kilómetros de caminos, etc.
El Consorcio Caminero de Serrano se constituyó alrededor del año 1958,
siendo el Nº 176.
Actualmente atiende 130 kilómetros de caminos entre los que debemos
citar: la ruta que conduce de Serrano a Santa Clara; camino de Serrano a Colonia
Nº 3 y los caminos vecinales de la zona; camino de Serrano a Los Ceibos y que
une a la ruta que va a Coronel Charlone (provincia de Buenos Aires) -denominado
Meridiano-; camino que une la Ruta Provincial Nº 27 a Colonia La Chunguita;
camino de Serrano a Santa Catalina y los demás caminos que circundan la
población de Serrano.
La sede del Consorcio Caminero Nº 176, se encuentra situada sobre el
boulevard Argentina s/n.; la misma consta de un amplio galpón, donde se
guardan las maquinarias que pasamos a detallar: un tractor DEUTZ 120,
niveladora de arranque hidráulico, una pala hidráulica de cuatro metros cúbicos,
un rastrón a disco; una cisterna de mil cien litros de capacidad y una pick-up
FORD.
La primera Comisión Directiva la integraron: Claudio LAVALLE, Bartolomé
TECCO, Antonio BUSSO, Gregorio TAVERA, José FALCO, Carlos GIORDANO y José
CAMPANA. El número actual de socios asciende a cuarenta y ocho adherentes.
Han sido presidentes del Consorcio Caminero de Serrano: Claudio LAVALLE,
Bartolomé TECCO, Gregorio TAVERA, Marcial GIORDANO, Hugo MARCOS y Miguel
CORNETTI.
La actual Comisión Directiva la constituyen: Miguel CORNETTI, Marcial
GIORDANO, Francisco MARCOS, Jorge BRUNO, Hugo MARCOS, Miguel GEMMI,
Omar CARLETTI, Amador CUADRADO, Angelino CRIADO y Víctor CAMPANA. 177
ÚLTIMA COMPRA DE TIERRAS DE
LOS FRAILES FRANCISCANOS EN SERRANO
Por escritura número ciento ochenta (180), del 19 de agosto de 1960, por
ante el escribano Juan Venturino, titular del Registro número trescientos
cincuenta y dos (352), de la ciudad de Laboulaye, la Sociedad Anónima
“Estancias Amberenses Sud-Americanas” (representada en este acto por el
administrador de la misma Andrés Antonio Eugenio) vendió a los “Padres
Colectores Franciscanos de Tierra Santa” o “Padres Franciscanos Colectores de
Tierra Santa” o “Sacerdotes Franciscanos de Tierra Santa, Orden de Sión”, con
personería jurídica (representado en este acto por el R.P. fray Pedro Bautista
Vidal) la manzana número treinta y siete (37), dividida en seis (6) lotes a saber:
a, b, c, d, e y f de dos mil doscientos cincuenta y nueve con cincuenta
decímetros cuadrados (2259,50 m²), por la suma de mil (1.000) pesos cuyo
importe declaró el representante de la Sociedad vendedora tenerla percibida de
la entidad compradora con anterioridad a ese acto y a completa satisfacción,
por todo lo cual le otorga a nombre de su mandante el más eficaz recibo y
carta de pago en forma. Desde luego la sociedad desiste de los derechos de
propiedad, posesión y dominio que en lo vendido tenía y se los transfiere a la
adquirente, obligándola por evicción y saneamiento de acuerdo a derecho. A
su vez el R.P. fray Pedro Bautista Vidal, en el carácter acreditado dice: Que
acepta en todas sus partes en esta escritura de venta a favor de su
representada Comunidad de “Padres Colectores Franciscanos de Tierra
Santa” por hallarse redactada en los términos convenidos. 178
Hoy este predio pertenece a la Municipalidad de Serrano, para ser
destinada a un nuevo plan de viviendas.

TELEVISIÓN EN SERRANO
Las primeras imágenes de televisión en Serrano empezaron a fines del año
1960, al receptarse los Canales 3 y 5 de la ciudad de Rosario (provincia de Santa
Fe), más la captación era muy deficiente y en determinados días nula, según los
estados climáticos.
Algún tiempo después, buscando mejorar la captación de canales más o
menos cercanos, se confió en las repetidoras de la provincia de Santa Fe y en
particular de la instalada en la ciudad de Rufino. Todo resultó un puñado de
deseos, según uno de los vecinos. Eran continuos los giros y contragiros de las
elevadas antenas, que pasaron a modificar el aspecto de la población; la
orientación tan deseada se buscaba, pero la situación seguía igual.
En el año 1978, al realizarse el XI Campeonato Mundial de Fútbol en
Argentina, que se llevó a cabo entre los días 1 a 25 de junio del año antes citado
(en las ciudades de Capital Federal, Mendoza, Rosario, Mar del Plata y Córdoba),
en Serrano se vio el acto inaugural y algunos otros partidos. Los vecinos de
nuestro pueblo, argentinos ante todo, la más de las veces debieron viajar a las
ciudades de Río Cuarto, de Rufino o Venado Tuerto (estas dos últimas de la
provincia de Santa Fe) para ver los partidos programados en cada jornada.
Debemos recordar que en los centros más o menos importantes se habilitaron
locales especiales para ver los partidos, realizados en los distintos estadios del
País.
Posteriormente se hicieron contratos con el Canal de la ciudad de Santa
Rosa (provincia de La Pampa) a través de sus repetidoras de Vértiz (Canal 7) y de
Buchardo (Canal 3). Para esta última la Cooperativa de Electricidad y Servicios
Públicos de Serrano Ltda. firmó el contrato correspondiente con las
municipalidades de los pueblos vecinos, en el año 1983, fue otro intento que se
desvaneció como todos los anteriores en el tiempo.
En el curso del año 1984 llegó a Serrano las emisiones del Canal 12, de la
ciudad de Córdoba, por la repetidora instalada en la ciudad de Laboulaye (Canal
8). Algunos meses después llegaron las imágenes del Canal 13 de la ciudad de Río
Cuarto, por intermedio de la repetidora situada en la localidad de Jovita,
debiendo los vecinos adosar una nueva antena a las instaladas.
Durante la gestión municipal del intendente doctor Sergio Sebastián Busso
se firmó con todos los municipios del departamento Presidente Roque Sáenz
Peña, el Superior Gobierno de la Provincia e I. Televisión S.A. Canal 13 de Río
Cuarto un convenio para la puesta en marcha de una Estación Repetidora de
dicho canal en la ciudad de Laboulaye y que permitía la recepción de la
mencionada estación televisiva en todo el Departamento antes mencionado.
Hoy en Serrano se ven los canales: 12, de la ciudad de Córdoba; 13, de la
ciudad de Río Cuarto; A.T.C. de Capital Federal, TELEFE, 13 y 9, también de la
ciudad de Buenos Aires.
Además se cuenta con un sistema de Televisión a Cable, dependiente de la
Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Serrano Ltda., desde el
año 1988.

INSTITUTO “SAN ALBERTO Y SAN ENRIQUE”


Al cumplir veinticinco años de vida el Instituto “San Alberto y San
Enrique” el periódico “Serrano Informa” hubo de decir: “La Historia es el
testigo de los tiempos, la luz de la verdad, la vida de la memoria y hombre
del porvenir”. El profundo pensamiento del filósofo romano Marcos Tullo
Cicerón, sintetiza en profundidad, el sentido humanístico y social que
corresponde asignar a la historia; y cuando ella comprende hechos y
circunstancias, que se relacionan directamente con el nacimiento y el
devenir de los pueblos e instituciones que sobreviven, adquieren particular
vivencia y proyecciones de real jerarquía y de importancia singular.
El homenaje colectivo de generaciones hacia quienes fueron
esforzadamente gestando día a día con tesón, entusiasmo y amor a su
pequeño pueblo, el progreso de que podemos enorgullecernos motiva al
Instituto “San Alberto y San Enrique” de Serrano.
Resulta justo, que por la rememoración de una fecha significativa del
Instituto, volvamos el pensamiento sobre lo que trasunta como herencia,
ejemplo y obligado deber de reconocimiento y admiración.
Y esa mirada retrospectiva, tiene el regusto de las cosas pasadas, que
en el cotidiano trajín del pueblo, muchas veces se olvidan
momentáneamente, aunque estén enraizadas profundamente en el corazón
de sus habitantes.
El tiempo, ese inexorable tirano que no detiene su andar, nos permite
no obstante conservar rasgos nítidos de ese pasado del Instituto “San Alberto
y San Enrique” que ha llegado airoso a los 25 años de existencia, cimentando
su prestigio y jerarquía.
Cada etapa de su desenvolvimiento y progreso, ha sido resultante de la
acción de la comunidad, sin exclusiones y que desde todas las esferas
coadyuva con su esfuerzo a la tarea de impulsarlo”. 179

El Instituto “San Alberto y San Enrique” funciona en el mismo local del


Colegio primario, de igual nombre, iniciando sus actividades el 26 de marzo de
1960.
El inspirador de la creación del Instituto y primer Rector del mismo fue el
R.P. fray Juan Bautista Vidal, quien fue acompañado y secundado en la
“empresa” emprendida, por los R.R.P.P. frailes Jesús Prieto, Arcángel Crespo,
Estanislao Puig, Bernardo Pérez y Feliciano Márquez, integrantes todos de la
entonces comunidad de sacerdotes franciscanos de Serrano. Tomada la decisión
de dar a la juventud del medio el Colegio Secundario que faltaba, se iniciaron
largos y fatigosos trámites administrativos, legales y remodelación del edificio.
“Fueron muchos los inconvenientes con los que tropezaron, muchos los
parabienes y felicitaciones que recibieron, pero también fue grande el
sacrificio que les demandó”. 180
Los R.R.P.P. frailes Vidal y Prieto fueron quienes se hicieron cargo de
gestionar la incorporación del Instituto al respectivo ente oficial, es decir, al
S.N.E.P. “Tiempo llevó y mucho hasta conseguirlo, pero este logro trajo
aparejados muchos requisitos que cumplir y escollos que salvar, como:
conseguir profesores para las distintas materias, número determinado de
alumnos, y el inconveniente mayor, grave problema económico, sin miras de
tener solución, ya que el Estado no acordaba la subvención, ni lo haría en
varios años. No obstante este panorama se siguió luchando... Hubo profesores
que se comprometieron a trabajar gratuitamente, otros, a esperar que
vinieran tiempos mejores...”. 181

Al iniciarse las actividades del Instituto estaba incorporado a la


Superintendencia Nacional de Enseñanza Privada, con plan comercial, siendo
exclusivamente para varones, quienes egresaban con el título de peritos
mercantiles.

Los primeros alumnos inscriptos en el 1960 fueron: César Domingo ABBA,


Antonio BUSSO, Omar Félix M. BUSSO, Oscar Miguel CARLE, Oscar A. CERQUETTI,
Néstor A. GARIMANO, Rubén D. GAUDINA, Eduardo Jorge GEUNA, Rubén LAVALLE,
Juan Carlos MARCHIONI, Miguel Ángel MONGE, Antonio Tomás RUMUALDO, Alberto
E. REGIS, Juan Carlos TECCO, Carlos Alberto TESTONI y Oscar René TUOLET.
Fueron los primeros profesores del Instituto: Lía Ebe BUSSO (música);
José Alberto COLABIANCHI (botánica); Dora del Carmen FERNÁNDEZ FUNES
(educación democrática, historia y educación física); Irma María GIULIANO
(matemáticas); Eva Lucrecia ISETTA (castellano); Pierina María MARTINENGO
(geografía); R.P. fray Jesús PRIETO (ayudante clases prácticas); R.P. fray José
PUIG (caligrafía y dibujo) y Horacio Alejo URRUTIA (contabilidad e inglés).

Página 287

Primer rector del


Instituto “San
Alberto y San
Enrique”, R.P. fray
Juan Bautista Vidal.
Durante el año 1960 funcionó el primer año, en 1961 se agregó el segundo
año, en 1962 se creó el tercer año y en 1963 el cuarto año. “El colegio crecía y
adquiría forma, el pupilado también”. Si bien, como ya lo hemos dicho, en
1963 se llegó al cuarto año, “las exigencias eran mayores, los problemas
múltiples...Para finales de ese año, la situación era casi insostenible... Seguir,
se hacía imposible, ¿dejar todo?, jamás. No se podía decepcionar a quienes
habían luchado, trabajado, apoyado, llevados por una sola convicción: que la
educación es la base, la fuerza, el progreso, la vida de un pueblo”.182
Ante la situación planteada los R.R.P.P. franciscanos decidieron en 1964 no
crear el quinto año y suspender el cuarto año y continuar sólo con el Ciclo
Básico. Habiéndose superado los problemas de años anteriores, al comenzar el
año lectivo de 1966 se reabrió el cuarto año y en el año 1967 el quinto año.

Al finalizar el año 1967 se recibió la primera promoción de peritos


mercantiles, siendo ellos: Hugo Alberto BUXO; Oscar Enrique CIMADAMORE; Omar
Alberto DE CARLO; René Siro ELIA; Eduardo Hugo FALCO; Carlos Héctor
ISSEQUILLA; Héctor Carlos LAVALLE; Luis Alberto MAGLIANO; Aníbal Eduardo
MENDIA; Alberto Jorge POMERO; José Antonio RANNI y Miguel Ángel TISSERA.

En el año 1974 se cerró definitivamente el internado del ciclo secundario.


Al iniciarse el año lectivo de 1975, fueron incorporadas alumnas mujeres
provenientes la gran mayoría del Colegio “La Sagrada Familia”.
En el año 1985 el Instituto cumplió sus veinticinco años de labor
educacional en el medio, hecho que narraremos en su oportunidad.

En el año 1985, año de las Bodas de Plata del Instituto, recibieron sus
diplomas de perito mercantiles: Nancy B. ALTAMIRANO, Horacio F. BUSSO, Sergio
F. CANELLI, Daniel A. COMETTO, Daniel R. COMETTO, Sergio A. CRIADO, Ida F.
DALMASO, Adriana G. FERNÁNDEZ, Oscar A. GIORDANO, Sandra M. GROSSO, María
S. LAZARTE, Juan C. LUCERO, Graciela N. MOYANO, Estela H. PAGLIANO, Ivana G.
PEIRANO, Daniel H. PICCO, Sandra M. M. RAMELLO, Marisa E. SABY, María de los
A. TESTATONDA, Fernando E. VICENTE y María Rosa VINCENTE.

Han sido rectores del Instituto “San Alberto y San Enrique”: R.P. fray Juan
Bautista VIDAL; R.P. fray Eladio Jesús PRIETO; R.P. fray Vicente RUBIO; R.P. fray
Valentín MARTÍNEZ; R.P. fray Joaquín Rafael COLOMER; R.P. fray José GONZÁLEZ
LÓPEZ; R.P. fray Joaquín Rafael COLOMER; profesora Josefa SIRICZMAN, a quien
le sucedió el bioquímico Edmundo LÓPEZ, designado por el R.P. fray Jesús SAN
JUAN, asumiendo el cargo a mediados de 1984. Siendo resistido por los alumnos
que realizaban un movimiento contra el nuevo rector con abandono de aulas y
manifestaciones en la plaza y puerta del local educacional. Con la intervención
del R.P. fray San Juan y un grupo de los padres de los educandos los alumnos
volvieron al Instituto. Mas no todo quedó muy tranquilo. Hecho inusual en el
medio. Con la llegada del nuevo párroco R.P. fray Pascual MONTANER GREGORI, a
principios de 1985, la rectoría fue ocupada por el nombrado, permaneciendo en
la misma hasta 1990 y desde entonces está frente al Instituto la profesora Susana
Eva ROSSANO de OTERO.

Se han desempeñado en la Secretaría de la entidad como titulares: Dora


del C. FERNÁNDEZ FUNES, Inés Margarita TOSSIN, Raúl Francisco AYELO, Marta
ORTEGO, Claudia María CHANFERONI, Silvia Beatriz LAMBERTI y actualmente
Noemí Lerda de MARUCCO.

El local actual comprende: 8 aulas; sala de computación; laboratorio de


química y física; sala de dactilografía; biblioteca; salón de actos; dirección del
ciclo primario; rectoría del Instituto; secretaría; sala de preceptoría; sala de
personal; sanitarios del personal y alumnado y cafetería-cocina. Dentro del
mismo Instituto y Colegio se encuentra el despacho parroquial, comedor que
fuera de los pupilos (donde hoy se sirve el desayuno a los alumnos del Colegio en
horario de la mañana por el PAICOR) y la casa del Cura Párroco (dormitorios,
escritorio, biblioteca, secretaría, cocina, baños y depósito).
Debemos aclarar que dentro del plan de estudios, correspondiente a la
carrera de peritos mercantiles se encuentra incluida la enseñanza de
computación y de religión católica, siendo ambas materias obligatorias.
Desde el año 1992 el Instituto depende de D.I.P.S. (Dirección Institutos
Privados Secundarios).
Han egresado del Instituto hasta el año 1992, con el título de peritos
mercantiles 360 alumnos (mujeres y varones).
Actualmente es representante legal del Instituto y Colegio el Pbro. Jorge
Alberto Soldera, Cura Párroco de Serrano, desde el mes de marzo de 1992. Cabe
aclarar que la misma Comisión de Padres del Colegio es la del Instituto.
El total de alumnos del Instituto, en el año 1992 fue de: 152 alumnos, 87
mujeres y 65 varones. Las clases se imparten en el horario de tarde de 13:30 hs.
a 18:30 hs.
El actual plantel docente y no docente del Instituto lo integran: Susana
Eva ROSSANO de OTERO (rectora); Noemí LERDA de MARUCCO (secretaria);
Claudia M. BENEDETTO (bibliotecaria); Patricia COGNINI de GIORDANO
(preceptora); Daniel Hugo PICCO (preceptor); Marcelo Juan MARCOS (ayudante
clases prácticas); Alberto G. APOLLONI, Elder BORNIA de RENAUDO, Sonia Beatriz
BURGOS, Stella Maris BUSSO de CÉSAR, Norma BUSSO de TAVERA, Marta
COLOMBERO de CAMPANA, María A. DELMÉDICO de CHANFERONI, Ramón
Guillermo DOMÍNGUEZ, Silvia BROGLIA de GIAJ MERLERA, Patricia GIORDANO,
Graciela GIOVANELLA de BENITO, José GIRAUDO, María del Rosario MAIDANA de
VALENTINI, Marcela MARUCCO de SABY, Roberto Juan MARUCCO, María Cristina
ORTEGO, Marta ORTEGO, Lucía PELLEGRINI de POMERO, Zulema A. PELLEGRINI,
Alberto Jorge POMERO, Nora RENAUDO de CERIOLI, Gustavo Daniel SABY, Marisa
SABY y Normando VINCENTE (profesores). 183

ESCUELA RURAL “SIMÓN BOLÍVAR”


La Escuela Rural “Simón Bolívar”, de tercera categoría, está ubicada en
la zona rural de Santa Clara, funcionando en el mismo lugar desde el 9 de abril
de 1961, fecha que inició sus actividades en el medio.
Se imparte enseñanza completa del ciclo primario, es decir, de primero a
séptimo grado.
El primer plantel de docentes se integró con Ana María MÁRQUEZ
(directora, con grado a cargo) y Josefina de BERTAINA (maestra de grado ad
honorem).
Han sido directoras de la Escuela: Ana María MÁRQUEZ (1961-1967);
Lucrecia VILLEMUR (1967); Susana AGUILERA de CERIOLI (1967-1972); Elida
FROLA (1972-1987); Nancy MORELLI (1987-1988) y Marcela RIUDAVET (desde 1988
a la fecha).
En tanto se han desempeñado como maestras de grado: Lucrecia
VILLEMUR, Susana AGUILERA de CERIOLI, Elida FROLA, Nancy MORELLI, María Inés
NÚÑEZ, Gabriela TONELLI, Claudia TORAZZA, Marcela RIUDAVET, Liliana
VALLADARES, Sonia LAVALLE, Fabiana BYON y Mara RAMÍREZ.
Dentro de la Colonia Santa Clara, existe un Club Deportivo-Social, donde
se aglutinan los colonos y familias residentes en la zona. En distintas fechas del
año la Comisión Directiva del Club y Asociación Cooperadora de la Escuela
organizan diversos eventos deportivos (torneos de fútbol, olimpiadas, carreras,
etc.) y reuniones sociales (bailes, asados, etc.); los beneficios obtenidos se
reparten en parte iguales entre la Asociación Cooperadora de la Escuela y el
Club.
Desde hace un tiempo se está gestionando se provea de energía eléctrica
a la Escuela, Club Deportivo-Social e Iglesia. Para realizar esta obra, ya se
cuenta con los materiales necesarios, comprados hace ya algún tiempo.
La primera Comisión Directiva de la Asociación Cooperadora la
integraron: Aldo DUTTO (presidente); Miguel ROMERO (vicepresidente); Bautista
LAVALLE (secretario); Timoteo ÁVILA (tesorero); Héctor BELLETTI (protesorero);
Delia de SAVINI, Rosa de AVALLE, Bruno VERONESI, Luis KISNER, Osvaldo OLIVA,
Roberto CORSETTI (vocales).
Han sido presidentes de la Asociación Cooperadora de la Escuela Rural
“Simón Bolívar”; Aldo DUTTO, Omar BARBOSA y Néstor GHIBAUDO.
Hoy la Asociación Cooperadora la conducen: Néstor Ghibaudo
(presidente); Aníbal GHIBAUDO (vicepresidente); Antonio AVALLE, (tesorero);
Mara RAMÍREZ (secretaria); Leonor de REYNA, Mabel de AVALLE, Olga de BERSSIA,
Héctor TOLEDO (vocales); Omar BARBOSA y Guillermo BERSSIA (revisores de
cuentas).
En el año 1992 la Escuela Rural “Simón Bolívar”, participó en el proyecto
“El diario como proyecto educativo”, interviniendo en la Exposición
Departamental, llevada a cabo en la ciudad de Laboulaye y luego en la
Exposición Regional realizada en la ciudad de Córdoba. 184
DISPENSARIO VECINAL “SAN FRANCISCO”
El Dispensario Vecinal “San Francisco” de Serrano, depende del
Ministerio de Salud Pública de la Provincia, jurisdicción de la Zona Sanitaria Nº 8,
con sede en el Hospital Regional “Ramón J. Cárcano”, de la ciudad de
Laboulaye.
El local donde funciona el Dispensario, fue construído durante el gobierno
municipal de Antonio Busso, dentro de la manzana número 22, sobre calle Italia
entre avenida Oostendorp y calle Córdoba.
Terminado el local del Dispensario, el mismo fue transferido por el
Municipio a la Provincia, siendo interventor Federal de la misma el doctor Jorge
Bermúdez Emparanza.
El Dispensario se inauguró oficialmente el 29 de abril de 1961, con
asistencia de autoridades departamentales y de la localidad. Fue primer director
del Dispensario Vecinal “San Francisco”, el doctor José Alberto COLABIANCHI,
cargo que obtuvo por concurso de títulos y antecedentes, siendo reemplazado en
el año 1974, por el doctor Hugo Teófilo CREMBIL.
Al inaugurarse el Dispensario contaba de: sala de espera, consultorio, sala
de partos, dos habitaciones para internaciones, depósitos, cocina y sanitarios
(para pacientes y personal).
Al momento de inaugurarse el Dispensario se desempeñaba como
enfermera Mauricia MORINIGO de GOLINO y en el cargo de mucama Ida
APPENDINO de RUMUALDO. Los servicios que prestaba por entonces eran: cirugía
menor, partos, atención en consultorio, además de cubrir totalmente los planes
de vacunaciones dispuestos por las autoridades sanitarias de la Provincia. 185

CENTRO JUVENIL AGRARIO


“Esteban Piacenza”
El Centro Juvenil Agrario “Esteban Piacenza” se integró con un grupo de
hijos de colonos de la zona rural de Serrano, el 9 de noviembre de 1963, por
iniciativa de la Federación Agraria Argentina -Filial Serrano- y respondiendo a
directivas emanadas de la Central de la misma.
De la misma reunión constitutiva (9 de noviembre de 1963), según Acta
Nº 1 de la fecha consignada anteriormente surgieron las autoridades de la
primera Comisión Directiva, la cual se integró con: Celso Víctor FERRATO
(presidente); Raúl E. CARLETTI (vicepresidente); María Angélica ARENA
(secretaria); Lidia E. GROSSO (prosecretaria); Víctor LERDA (tesorero); Rubén
LAVALLE (protesorero); Eldo BUFFA, Humberto LERDA (vocales titulares); Susana
CANEL, Egidio COSTA (vocales suplentes); Hugo MARCOS (síndico titular) e Hilario
GROSSO (síndico suplente).
A moción de Lidia E. Grosso el nuevo Centro Juvenil pasó a denominarse
“Esteban Piacenza”, en homenaje de uno de los preclaros dirigentes de la
Federación Agraria Argentina. Oficialmente el Centro se dejó inaugurado el 25
de enero de 1964 con una reunión social realizada en el salón del Club Sportivo
y Recreativo Serrano.
En los primeros tiempos el Centro tuvo su sede en un local cedido
especialmente por la Federación Agraria Argentina -Filial Serrano-.
El número de socios en el mes de febrero de 1964 era de 65 jóvenes de
ambos sexos y en el mes de mayo del año antes citado de 107 socios activos.
El primer acto cultural del Centro destinado a los socios y pueblo de
Serrano se llevó a cabo en el Club Sportivo y Recreativo Serrano, subiendo a
escena la obra teatral “El dolor de la tierra”, a cargo de un grupo de jóvenes
del Centro de la ciudad de Río Cuarto, el 1 de marzo de 1964. Paralelamente a la
ante citada Comisión Directiva en mayo de 1964 se constituyó una Comisión de
Damas, integrada por: Esther LERDA (presidente); Eda LAVALLE (secretaria);
Edita GIORDANO, Marta CAMPANA, Lía BUSSO (vocales titulares); María LERDA y
Susana CANEL (vocales suplentes).
En los primeros años el Centro organizaba en el medio reuniones
danzantes, en los locales arrendados a la Sociedad Italiana de Socorros Mutuos
y del Club Sportivo y Recreativo Serrano. Para llevar adelante tales eventos se
contrataban entre otros los grupos musicales: “El Amanecer” de la localidad de
Bunge; “los Americanos” de la localidad de Jovita; “Los Cuervos” de la ciudad de
Río Cuarto; “Culto Rebelde” de General Levalle; “Ritmo Alegre”, dirigido por
Antonio Domínguez de la ciudad de Laboulaye; “Los Rayos” de Rufino; “The
Danger’s” de la ciudad de Laboulaye, etc.
En el transcurso del año 1964 se dieron los primeros cursos a las socias, a
cargo de la profesora enviada, desde la ciudad de Rosario (provincia de Santa Fe)
Belia Ambroggio, conforme las directivas enviadas por la Central.
Hugo Marcos fue el primer delegado titular de este Centro; su designación
se hizo el 6 de julio de 1964.
Organizado por el Centro, los socios practicaban dos deportes: karting (no
en forma continuada) y bochas. El primer deporte se hacía en el campo de
Bernardo Saby y luego en el predio cedido por la Feria Jovita y las bochas en
distintos lugares de la población.
También asiduamente se organizaban grandes concursos de truco y
chinchón (en este último también participaban las mujeres).
Por directiva emanada de la Central se hicieron siembras “modelo”,
designadas con el nombre de “científicas”, con semillas nuevas y distintos
granos en campos de la zona, cedidos por sus propietarios, entre los que
debemos nombrar a Juan B. Carletti, Miguel Lerda, Egidio Costa y Antonio Lerda,
entre otros. Estas siembras así como las cosechas estaban asesoradas por
técnicos de la Federación Agraria Argentina y del I.N.T.A.
Antes de seguir adelante debo decir que estos Centros Juveniles Agrarios
nacieron y siguen aún subsistiendo ante la necesidad de capacitar a los jóvenes
(mujeres y varones), hijos de los agricultores afiliados de la Federación Agraria
Argentina en el cooperativismo y en el desarrollo del agro de todo el país. Siendo
otro de los fines capacitar a mujeres y hombres, dedicados a las nobles tareas
del campo, por medio de encuentros periódicos, charlas, conferencias y
seminarios a cargo de profesionales y en especial técnicos del I.N.T.A.;
información sobre sistemas de trabajo y el adecuado uso de maquinarias
dedicadas al agro. En tanto las mujeres: conocimiento de arte culinario;
aprovechamiento de las nuevas técnicas en las tareas del hogar; utilización de
las materias primas producidas en cada región (apicultura y sembradíos en las
quintas familiares, en las chacras) y nociones de primeros auxilios.
El 10 de enero de 1966 este Centro se afilió a la Federación Agraria
Argentina y a los Centros Juveniles Agrarios de la misma.
El 2 de agosto de 1966 se aceptó la donación de la Federación Agraria
Argentina -Filial Serrano- de un terreno sito en avenida Oostendorp entre las
calles España e Italia, destinado a la futura Sede Social del Centro. Por
resolución de la Comisión Directiva el 4 de octubre del año citado anteriormente
se compraron 15.000 ladrillos para comenzar la construcción del local societario.
En el mes de enero de 1970 se gestionó ante el Ministerio de Bienestar Social de
la Nación un subsidio para concluir la obra. El 28 de junio de 1971 se organizó
una rifa a los fines de recaudar fondos para terminar la compra de materiales de
construcción y además herramientas para los talleres. El 15 de agosto de 1972
los directivos del Centro solicitaron al entonces interventor de la Provincia,
contralmirante (R.E:) Elvio N. Guozden, de visita en Serrano, un subsidio para
seguir adelante el plan de obra. El 21 de julio de 1974 se adquirieron los
sanitarios incluidas las duchas. El edificio de la sede social que inauguró el 7 de
junio de 1975, con la bendición de las instalaciones a cargo del Cura Párroco de
Serrano, palabras alusivas del presidente del Centro, visita de las instalaciones y
un vino de honor.
En el año 1970 se eligió la primera reina del Centro recayendo esa
distinción en Estela Mary Camusso. Posteriormente fueron soberanas en distintas
épocas: Susana Eva Rossano, Elsa Sismondi, Nora Vincente, María de las M.
Echavarri y Viviana De Armas. Dado la falta de anotaciones en las actas ha sido
imposible hacer una lista correlativa.
Entre los días 27, 28 y 29 de mayo de 1971 se realizó en Serrano un
Encuentro de Delegados de los Centros Juveniles Agrarios.
El 25 de junio de 1972 en el salón de Actos del Colegio “La Sagrada
Familia” se realizó el primer “Fogón Criollo”, donde actuaron el conjunto “Los
del Norte” y el Ballet Folklórico de la ciudad de Laboulaye y el grupo “Las voces
de Villa Rossi”.
El 31 de julio de 1974 el Centro se afilió a la Cooperativa Mixta Agrícola
Ganadera de Serrano.
Con fecha 23 de julio de 1975 se iniciaron las gestiones tendientes a
obtener la Personería Jurídica, ante el Ministerio de Gobierno de la provincia de
Córdoba.
En el mes de noviembre de 1975 se tapió todo el predio del Centro,
trabajo que realizó Oscar Costamagna e importó la suma de 4000 pesos.
El 3 y 4 de abril de 1976 se realizó la Primera Exposición de Trabajos,
realizados en los distintos talleres en el año 1975, en el local de la entidad. Los
talleres no todos los años eran los mismos, dado que estos surgían a pedido de
los socios.
Dado que las reuniones bailables organizadas por el Centro la mayoría de
las veces debían hacerse en la sede social de la Sociedad Italiana de Socorros
Mutuos, la Comisión Directiva dispuso pedir presupuesto para construir una pista
de baile con mosaicos en el predio que se encontraba en la sede social.
Receptadas las propuestas, la obra se adjudicó a Juan Marcos. Para finalizar la
nueva obra se emitieron “bonos de contribución”. Esta pista al “aire libre” en
sus principios, en la década de 1980 empezó a ser techada y posteriormente se
hizo el encerramiento, obra que se encomendó a la firma Giolitti Hnos.; la
entrada al salón se hizo por avenida Oostendorp 425. La obra descripta se dejó
inaugurada en el año 1984. Posteriormente se realizaron una serie de arreglos
para llegar al estado que hoy luce.
El 13 de septiembre de 1977, por resolución de la Comisión Directiva y
apoyo de los socios, la sede social del Centro se arrendó por 18 meses a la
sucursal Serrano del Banco de Laboulaye Cooperativo Limitado.
Entre los días 3 y 4 de septiembre de 1977 se realizó la primera edición
del Certamen de Ganadería, Industria y Comercio, por acordada de la Comisión
Directiva del 25 de abril del mencionado año. Debemos destacar que fueron
activos colaboradores los socios: Juan Renaudo, Atilio Camusso, Mario Lavalle,
Aníbal Falco, Alberto Falco, Miguel Gemmi, José A. Giordano, Rolando Ramos,
Carlos Valentini y Alberto Giaiaime.
En septiembre de 1977 se proyectó la fundación y organización de una
Biblioteca, al servicio de la comunidad. Entre otros, fueron promotores de la
iniciativa: Walter Lerda, Néstor Echavarri, Noemí Lerda, Miriam Lerda, Rubén
Lavalle, Roberto Campana, Daniel Lerda, Juan José Tecco, Narciso Fernández,
Atilio Camusso, Gladys Muñoz, Norberto Criado, José Otero, Marta de Druetta,
Oscar Marucco, María de Migueltorena, José P. Lerda, María de Lerda, Teresa de
Lerda, Isolina de Falco, Humberto Lerda, Eda de Lerda, Mariel Bornia, Elder
Bornia, Glice Costa, Claudia Falco y Silvia Lamberti.
Los Certámenes de Ganadería, Industria y Comercio se hicieron casi en
forma continua desde septiembre de 1977 al presente, salvo en alguna
oportunidad a falta de apoyo oficial. Es imposible hacer la historia de ellos año
por año, pues nos llevaría una parte de este libro. Por esa causal sólo haremos
mención de los hechos más sobresalientes de algunos de los eventos. En las
jornadas del año 1980 desfilaron por las calles de Serrano un grupo de soldados
del Batallón de Arsenales de la ciudad de Río Cuarto, debiendo suspenderse un
espectáculo de paracaidismo y los vuelos de bautismo programados, dado las
malas condiciones del tiempo. Los Certámenes que nos ocupan, únicos en la
zona, se siguieron cada primavera con mayor éxito y entusiasmo, en el predio de
la Feria Jovita. A partir del Certamen del año 1984 los trabajos de organización
se agruparon en tres comisiones: a) Ganadería; b) Industria; y c) Comercio. A
cargo de dichas comisiones estuvo la organización de los distintos puestos de
exposición y selección de los premios en cada categoría. Pese a los
inconvenientes que debieron afrontar, muchas veces, los organizadores siguen
hasta la fecha con los Certámenes de Ganadería, Industria y Comercio y con el
brillo de los primeros años. Es de desear que estas jornadas, donde se muestra el
trabajo de los productores de la zona, sigan su curso durante cada año. En el año
1985 se contrató con gran esfuerzo “El Cuarteto Zupay”, que actuaron en la
Sala de Cine del Club Deportivo y Cultural Serrano. Cada año se elige la reina de
los certámenes.
En el año 1985 el Centro Juvenil Agrario organizó los actos del Día de la
Tradición, llevándose a cabo un desfile de carruajes antiguos, espectáculo de
doma, de gauchos a caballo, etc. En un espectáculo especial actuaron Los
Cantores del Alba, Pajarito Bamaceda y Los Cantores de la Noche de Jovita.
Desde el año 1985 el Centro organiza año a año los Bailes de los quince
años, donde se reúnen las jovencitas del medio a festejar tan grato
acontecimiento, dando lugar a reuniones muy simpáticas y alegres, donde
asisten las familias y amigos de las quinceañeras.
Hoy rigen los destinos del Centro: Néstor ECHAVARRI (presidente);
Alejandro MUÑOZ (vicepresidente); Carlos CARLETTI (secretario); Carina LERDA
(prosecretaria); Tomás PESCARA (tesorero); Javier ROMÁN (protesorero); Alfredo
CANIS, Abel RENAUDO, Dante LERDA, Eduardo DELFINO (vocales titulares);
Ezequiel TORTONESI, Oscar LERDA, Miguel IGLESIAS, Miguel BUFFA (vocales
suplentes); Eduardo CARLETTI (síndico titular) y José DELFINO (síndico suplente).
El actual edificio de la sede social consta de: salón para reuniones,
secretaría, cantina, asadores y sanitarios.
Han sido presidentes del Centro Agrario Juvenil “Esteban Piacenza”: Celso
Víctor FERRATO; Raúl CARLETTI (quien renunció antes de asumir las funciones de
presidente); Aníbal FALCO, Alberto GIAIAIME, Miguel A. CORNETTI, Rubén
ECHAVARRI, Alberto FALCO, Néstor ECHAVARRI, Walter José LERDA, Néstor
ECHAVARRI, Eduardo CARLETTI y Tomás PESCARA. Algunos de los presidentes
nombrados han ocupado el cargo en varios períodos. 186

GOBIERNO MUNICIPAL DE
ANTONIO CLAUDIO LAVALLE
El 14 de enero de 1963 el Poder Ejecutivo de la Nación llamó a elecciones
generales para el día 23 de junio, que luego se postergaron para el día 7 de julio
del año antes señalado.
Anteriormente se habían arbitrado una serie de medidas entre las que
caben mencionar: promulgación del Estatuto de los Partidos Políticos (24 de julio
de 1962); creación de la Junta Electoral Nacional, donde se implantó el sistema
proporcional en las representaciones parlamentarias y se prohibió la actuación
de todos aquellos ciudadanos que habían participado en el gobierno del general
Perón, hasta producida la Revolución de septiembre de 1955. Por decreto del
Poder Ejecutivo Nacional, el Congreso de la Nación fue disuelto el 6 de
septiembre de 1962. Los Partidos Peronista y Comunista siguieron proscriptos, no
obstante los reclamos de los otros partidos democráticos existentes.
Realizados los comicios el 7 de julio, en el orden nacional, resultó electa
la fórmula de la Unión Cívica Radical (Arturo Humberto Illia-Carlos H. Peretti)
con 2.403.451 sufragios, en tanto la Unión Cívica Radical Intransigente, que llevó
de candidato a Oscar Alende obtuvo 1.563.996 votos; la Unión del Pueblo
Argentino (UDELPA) con el general Pedro Eugenio Aramburu como candidato a la
primera magistratura de la Nación sumó 1.326.855 sufragios; los votos en blanco
alcanzaron a 1.438.054 sufragios.
En el orden provincial, triunfó la fórmula de la Unión Cívica Radical
(Justo Páez Molina-Hugo Leonelli) con 386.374 sufragios. Los otros candidatos
reunieron los votos que se detallan: Demócratas Distrito Córdoba con Arturo
Uanini-Octavio Capdevila (h), 72.809; Unión Cívica Radical Intransigente (Hugo
Vaca Narvaja-Pedro A. Albertini), 61.097; Unión del Pueblo Argentino (Héctor
Raúl Sandler-Francisco Bizet), 54.195; Demócratas Cristianos (José Antonio
Allende-Roque Enrique Peretti), 34.695; Demócratas Progresistas (Enrique Martín
Osácar-Juan Gassó), 25.856; Socialistas Argentinos, 9.302; Frente Nacional,
9.271; Socialistas Democráticos, 8.205; Cruzada Acción Nacional, 2.313;
Demócratas Populares Nacional, 7; Laboristas, 6 y en blanco 273.124.
En Serrano, el gobierno Municipal lo ganó la Unión Cívica Radical, por ser
el único partido que se presentó al acto eleccionario.

Personalidad de Antonio Claudio Lavalle


Natural de Serrano donde nació el 6 de noviembre de 1909; hijo de Carlos
y Catalina Falco. Desde muy joven se dedicó a las tareas agropecuarias en la
zona rural de Serrano. Desde muy joven militó en la Unión Cívica Radical,
ocupando importantes cargos partidarios en la localidad y a nivel departamental.
Intendente de su pueblo natal desde el 12 de octubre de 1963 a fines de junio de
1966. Casado con Juana Frusso. 187

Su gestión de gobierno. El 19 de agosto de 1963 se constituyó el H.


Consejo Deliberante con los concejales electos el día 7 de julio, a saber: Antonio
Claudio Lavalle, Martín Cardesa, José Campana, Antonio Francisco Bono, Blas
Hernández y Marcial Giordano, todos de la Unión Cívica Radical. Aprobados los
diplomas de los concejales, quienes juraron ante el concejal de mayor edad, se
procedió inmediatamente a la elección del nuevo intendente, resultando elegido
por sus pares Antonio Claudio Lavalle, quien asumió el 12 de octubre de 1963
en el nuevo edificio municipal, calle Juan XXIII entre avenida Oostendorp y calle
Córdoba. En reemplazo de Lavalle, en el H. Consejo Deliberante ingresó Alberto
Marucco.
El mismo 12 de octubre de 1963, el Intendente Lavalle, designó a: Luis
Cavallone (secretario-tesorero); Oscar Luis Cavallone (secretario auxiliar); Pedro
Giraudo (empleado de la Plaza) y Félix González (encargado de riego); estas
designaciones fueron aprobadas por Ordenanza Nº 41 del 15 de octubre de 1963.
Por Ordenanza Nº 42, del 31 de octubre de 1963, el Presupuesto de ese
año se fijó en la suma de 1.588.690 pesos, después de ser rectificado por las
autoridades entrantes.
Por Ordenanza Nº 43, del 16 de diciembre de 1963, se subdividieron los
terrenos del Cementerio local, señalados con los números 12, 13, 14 y 15 en 12
lotes de 2 metros por 3 metros cada uno, para ser vendidos en la suma de 1.500
pesos.
El 11 de marzo de 1964 se autorizó al Departamento Ejecutivo la compra
de dos lotes de terreno dentro del radio urbano. La escritura de traslación de
dominio se realizó en la ciudad de Laboulaye el 16 de septiembre de 1964, en la
escribanía de José María Castellano, titular del Registro Nº 320, por escritura Nº
420.
Los terrenos adquiridos estaban ubicados en la manzana número cuarenta
y siete, y correspondían a los lotes diez y once de la misma; el vendedor era
Gerónimo Domínguez y la operación importó la suma de 2.300 pesos. Dichos
terrenos se destinaron a instalar la bomba de agua para riego de la localidad
(calles y espacios verdes).
El 26 de marzo de 1964, el Departamento Ejecutivo fue autorizado a
contratar un profesional que proyectara la remodelación de la Plaza Pública, y
en ese mes comenzó la tala de los árboles existentes en la misma.
Por Ordenanza Nº 46, del 15 de junio de 1964, se autorizó la compra de
seiscientos metros de cañas y la construcción de un terraplén para la instalación
de un depósito de agua.
Por Ordenanza Nº 49, del 7 de octubre de 1964, se autorizó al
Departamento Ejecutivo la compra de un tractor nuevo a Armando Falchi de la
ciudad de Laboulaye, en la suma de 1.198.000 pesos a los fines de cumplir con
los compromisos contraídos con la Dirección Provincial de Vialidad de mantener
los caminos vecinales, y la planta urbano de Serrano. La compra se efectivizó el
16 de octubre del año mencionado.
El H. Consejo Deliberante, por Ordenanza Nº 53, del 30 de diciembre de
1964, autorizó al Departamento Ejecutivo la construcción de veinte nichos para
mayores en el Cementerio.
De común acuerdo Departamento Ejecutivo y H. Consejo Deliberante,
resolvieron invitar a un miembro de cada una de las instituciones del medio, a
los fines de tratar la remodelación de la Plaza Pública. Después de la reunión, en
el mes de mayo, se resolvió aceptar la moción de designar un profesional para la
confección del anteproyecto.
El 14 de mayo de 1965 el Departamento Ejecutivo compró un tanque
acoplado para ser utilizado en el riego de la planta urbana; el mismo tenía una
capacidad de 8.000 litros, con aprobación del H. Consejo Deliberante.
El 17 de mayo se aprobó la compra de 350 metros cuadrados de mosaicos
gris para vereda, según presupuesto presentado por Miguel José Magnano,
destinados a las veredas de la Plaza.
El 30 de septiembre de 1965, se autorizó la construcción de 105 metros
cuadrados de vereda y cordón vereda en la Plaza.
El H. Consejo Deliberante, el 16 de octubre de 1965, aceptó el
presupuesto y condiciones de pago para adquirir artefactos eléctricos a gas de
mercurio, destinados a la iluminación de la Plaza, a la firma Kararachoff de la
ciudad de Río Cuarto. El respectivo contrato se firmó con el Departamento
Ejecutivo el día 17 de octubre.
El 25 de noviembre de 1965 se llamó a concurso de precios para la
construcción del cordón vereda y colocación de mosaicos en los veredones de la
Plaza, solamente por mano de obra.
El 13 de enero de 1966 se aprobó construir un depósito subterráneo en
material, tipo aljibe, de 5 metros de diámetro y 4 metros de profundidad, y una
capacidad de 80.000 litros para mejorar servicios de riego en el radio urbano.
El 26 de febrero de 1966 se aceptó el presupuesto de Domingo Canelli,
para construir el cordón vereda de la Plaza y colocación de mosaicos en los
veredones de la misma; la suma a pagar fue de 409.120 pesos, por mano de
obra.
El 28 de febrero se aceptó la renuncia presentada por la secretaria
auxiliar Marta Esther Campana.
El 17 de junio se continuaban construyendo los veredones de la Plaza y se
acordó remodelar el monumento de Enrique Luis María Oostendorp, situado en la
misma, de acuerdo con los planos que confeccionara en su oportunidad el
ingeniero Jorge A. Salinas de la ciudad de Laboulaye. Asimismo se dispuso la
construcción de un mástil, en el lugar señalizado por el proyectista. 188

SANTI ROSSANO S.C.C.


El 2 de febrero de 1964, en un local sito en la esquina de Juan XXIII y
avenida Oostendorp, inició sus actividades, la entonces, firma Rodríguez, Santi
y Cía., integrada por Juan Antonio RODRÍGUEZ, Víctor Hugo SANTI, Leopoldo
ROSSANO y Severino Antonio COMETTO, explotando los rubros: ramos generales
(almacén en general -por mayor y menor-, ferretería, bazar, artículos de
construcción y semillería), además de acopio de cereales (trigo, cebada, girasol
y sorgo).
Página 300

Frente del
edificio
Centro
Comercial
“La Unión”

En el año 1974 se retiraron de la razón social Juan Antonio RODRÍGUEZ y


Severino Antonio COMETTO, formándose la firma Santi, Rossano S.C.C., con los
socios Víctor Hugo SANTI y Leopoldo ROSSANO, quienes trasladaron las
instalaciones comerciales a bulevar Argentina y avenida Oostendorp, es decir, en
el local donde estuvo por muchos años el almacén “La Paloma” y alquilado a los
herederos de Tomás Ortego. La nueva razón social, en ese lugar hubo de explotar
los ramos citados anteriormente (ramos generales y acopio de cereales).
La nueva firma levantó una planta de silos, en terrenos de Ferrocarriles
Argentinos (ramal General San Martín, ex Buenos Aires al Pacífico), primero con
un contrato de locación y tenencia precaria y luego por compra a la Empresa
antes designada, en el año 1976; el lote enajenado tiene una superficie de 2.400
metros cuadrados (sesenta metros por cuarenta metros). Los primeros silos se
construyeron de chapa, siendo luego ampliados con silos de cemento, que tienen
una capacidad de 10.000 toneladas, en conjunto.
Durante el año 1978, se construyó una sociedad de hecho paralela, con los
socios: Severino Antonio COMETTO, Alberto COMETTO, Víctor Hugo SANTI y
Leopoldo ROSSANO, firma que entró a explotar los ramos de semillería y
clasificación de granos forrajeros.
A fin de instalar la semillería, la firma adquirió al Instituto de las
Franciscanas de María el predio que comprendía el Salón de Actos, que
primitivamente era del Colegio “La Sagrada Familia” y un terreno colindante,
sobre la calle Italia que sumaron dos hectáreas. En esa propiedad se
construyeron las instalaciones de la planta de silos de chapa, para almacenar
semillas y se levantaron los locales necesarios, donde se emplazaron las
maquinarias destinadas a clasificar las distintas semillas (alfalfa, agropiro, trigo,
avena, sorgo y maíz); en la planta que nos ocupa hasta la fecha se han levantado
nueve silos, con una capacidad se 170.000 kilogramos cada uno.
Hoy la sociedad Santi, Rossano S.C.C. y la sociedad de hecho paralela
tiene su sede en el predio comprendido entre la avenida Oostendorp y las calles
Belgrano, 1° de Mayo y Patagonia, que se dejó inaugurado el 4 de mayo de 1992
y se denomina Centro Comercial “La Unión”.
El predio donde se levanta el edificio fue comprado, en parte a Blas
Bernardo Pedrino, en un remate de tierras (lotes Nº 19, 18, 5, 17, 16, 15, 14, 13,
12, 11, 4, 9, 8, 7, 6 y 3). El lote Nº 1 a un señor de apellido González,
domiciliado en la ciudad de San Juan, quien había adquirido esa tierra en un
remate judicial llevado adelante por la Municipalidad de Serrano.

Página 301

Instalaciones del
Supermercado
del Centro
Comercial “La
Unión”

En el actual local, además de las oficinas societarias y administrativas, se


encuentra instalado un supermercado con todos los adelantos de los años que
vivimos (almacén, verdulería, carnicería, venta de lácteos, fiambres, golosinas,
etc.). Conjuntamente con el supermercado se ha agregado la venta de artículos
del hogar, ferretería, electricidad, sanitarios, máquinas agrícolas y materiales de
construcción.
El complejo comercial que nos ocupa, tiene una superficie cubierta de
2.000 metros cuadrados. 189

COOPERATIVA DE ELECTRICIDAD
Y SERVICIOS PÚBLICOS
DE SERRANO LIMITADA
La Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Serrano
Limitada, se constituyó el 10 de abril de 1966, a los fines de solucionar el
problema del suministro de electricidad en la localidad, puesto que con el
crecimiento del pueblo, aumento de población, establecimiento de pequeñas
industrias, las obsoletas maquinarias de la usina local eran insuficientes;
debemos recordar que la instalación de la misma databa del año 1927.
La Primera Comisión Directiva la integraron: Mateo Edelgardo Omar
BUSSO (presidente); R.P. fray Esteban VARO (vicepresidente); Víctor
ANDRENACCI (secretario); Juan F. BENITO, Antonio BUSSO, José Alberto
COLABIANCHI, Enrique DELMÉDICO, Juan M. MARUCCO, Francisco L. MARCOS
(vocales titulares); Dante CHANFERONI, Andrés ELLENA, Juan RENAUDO,
Bernardo SABY (vocales suplentes); Alfredo MONGE, Hugo RODRÍGUEZ, Luis
GIRAUDO (revisores de cuentas); Simón SÁNCHEZ (síndico titular) y Héctor
CHANFERONI (síndico suplente).
Pasado algún tiempo la Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos
de Serrano Limitada hubo de afiliarse a la Cooperativa Fábrica de Electricidad
de la ciudad de Laboulaye (F.E.L.). 190

Página 303
Edificio actual
de la
Cooperativa de
Electricidad y
Servicios
Públicos de
Serrano
Limitada

Cabe consignar que F.E.L. surgió de una asamblea de vecinos, realizada


en el año 1934, reunida en la Municipalidad de la ciudad de Laboulaye, a los
fines de solucionar el problema eléctrico en el medio. El 18 de junio de 1939 se
colocó la piedra fundamental en el terreno donde se levantaría la nueva usina
(calle Mitre y Fenoglio) de la Cooperativa F.E.L. Ltda., obra que se terminó en
marzo de 1940. El 30 de julio de 1953, por resolución del H. directorio de la
Empresa Provincial de Electricidad de Córdoba, dependiente del Ministerio de
Obras Públicas de la Provincia cesaron los servicios que venían prestando en el
medio la Compañía Central Argentina de Electricidad, pasando la Cooperativa
F.E.L. a realizar la totalidad del servicio eléctrico. En el año 1966 F.E.L.
inauguró la línea de Alta Tensión en el tramo Laboulaye-Melo; un año después se
empezaron los servicios en la localidad de Villa Rossi. Dado el continuo
crecimiento de demanda de energía y ante la preocupación de los directivos de
F.E.L. de poder asegurar la continuidad del servicio, se iniciaron en el año 1970
consultas y estudios por la Empresa Provincial de Electricidad de Córdoba, a
los fines de posibilitar la interconexión con el sistema de Alta Tensión Provincial,
obra que se inició en el año 1973. 191
El servicio eléctrico adherido a la Cooperativa F.E.L., se inauguró en
Serrano, el 27 de julio de 1968, realizándose un inolvidable acto presidido por el
presidente de la entidad antes mencionada, doctor Esteban Fodor y el
presidente de la Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Serrano
Limitada, Mateo Edelgardo Omar Busso.
Alberto A. Pozzi, vocal titular del directorio de F.E.L. se desempeñó como
“maestro de ceremonia”, dando la noticia de que simbólicamente ya se había
efectuado la conexión de la energía desde Melo. El doctor Fodor y Busso izaron
la bandera argentina, comenzando el acto. Luego se entonaron las estrofas de
nuestro Himno Nacional; al finalizar el mismo el Cura Párroco de Serrano
bendijo las instalaciones.
El primer orador del acto fue Víctor Andrenacci, secretario de la
Cooperativa de Serrano, quien dijo entre otras cosas que se había “vivido dos
años y algunos meses anhelando ese momento. Hemos vivido intensamente
veintiocho meses de labor sin pausa y sin desmayo. En el principio fue la
unión de las voluntades, el sentir unánime detrás de la idea lanzada por un
grupo de vecinos, deseosos de impulsar las soluciones que parecían escapar
de las manos, ante la falta de un grupo que coordinara y ejecutara
aspiraciones comunes. Porque ya otros pueblos habían conseguido eliminar
de sus preocupaciones el problema del abastecimiento de la energía
eléctrica. Y Serrano demoraba su decisión. Aplazaba un día tras otro la toma
de posición clara y valiente que era menester frente a las dificultades. Fue
precisamente esta unión de voluntades la que concluyó con la incertidumbre
y con la creación de nuestra Cooperativa como base jurídica y sustento
indispensable destinado a coordinar la actividad que se debía desarrollar.
Luego fue el tráfago incesante de papeles, de reuniones, de gestiones
interminables. Y siempre con el mismo espíritu de los momentos iniciales se
fueron superando las dificultades. Más tarde fueron los postes, las líneas de
cable mostrando una realidad tangible a los ojos de los que aún incrédulos
persistían en manifestar su escepticismo. Y finalmente esto: el triunfo,
señores. El triunfo. La inmensa satisfacción de vernos aquí, frente a este
palco, reunidos por todos los directivos de entidades hermanas, que tanto
han hecho por nuestro éxito, y rodeados por los vecinos de este pueblo,
destinatario, al fin, de todos nuestros sacrificios. Y contemplando erguida la
torre que simboliza la culminación de un proceso vivido con intensidad, como
se viven todos aquellos momentos importantes de nuestra vida. Frente a esta
torre que es expresión de lo que pueden la ciencia y la tecnología cuando
ellas son puestas al servicio del bienestar popular, del progreso del campo, de
la industria, que es lo mismo que decir la grandeza nacional. De aquí brotará
la energía que habrá de convertirse en luz que iluminará nuestros hogares;
en fuerza que impulsará las máquinas; en fuente de salud, comodidad,
trabajo y alegría. Hemos arribado a buen puerto con la satisfacción y la
tranquilidad de haber hecho honor a la confianza de todos. La Cooperativa
pudo asegurar desde sus comienzos un resultado positivo...” 192
Terminado el discurso de Andrenacci, el presidente de la Cooperativa de
Serrano, señor Busso desató las tradicionales cintas para poner en marcha
simbólicamente el servicio de energía. Acto seguido hablaron entonces el
intendente de Serrano, doctor José Alberto Colabianchi y el secretario de la
Cooperativa F.E.L., Henri Fortuna. Posteriormente se sirvió un vino de honor en
el local de la Municipalidad donde fueron oradores: Francisco Nallino, gerente de
F.E.L.; el ingeniero Aquiles Martínez Civelli, representante de FACE y proyectista
de la obra inaugurada y, finalmente, el doctor Alberto Orlandini, socio fundador
de F.E.L. en 1936.
En horas de la noche de ese 27 de julio de 1968, en uno de los salones de
la localidad, se sirvió una cena en honor a las autoridades asistentes al acto
narrado anteriormente. Fue principal orador Mateo Edelgardo Omar Busso, quien
en parte de su discurso dijo que “el 27 de marzo de 1966, una entusiasta
asamblea preparatoria se constituyó en el precedente de ese hito primero e
inconmovible que fue el 10 de abril de 1966, fecha en que nuestra
Cooperativa nace a la vida como expresión del esfuerzo de esta comunidad
de hombres y mujeres que asumen por sí y para sí la responsabilidad de darse
las soluciones definitivas a que todos aspiraban con aquello que tuviera
relación con este problema. Quienes fuimos depositarios de la confianza
popular en esta emergencia sabíamos perfectamente de la seria
responsabilidad que habíamos asumido. La aceptación porque el deber
ciudadano, la voluntad de progreso y la fe de nuestro pueblo garantizaban el
resultado final. Y pusimos manos a la obra. El balance final está a la vista”. La
serie de discursos de esa noche la cerró el doctor Esteban Fodor. 193
La Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Serrano
Limitada, desde el 21 de julio de 1966 tiene Personería Jurídica, otorgada por
decreto Nº 192 del Poder Ejecutivo de la Provincia, bajo el Nº 3.951. Además,
está inscripta en la Dirección Nacional de Cooperativas con la matrícula Nº
6.068.
La entidad que nos ocupa tiene su sede en avenida Oostendorp esquina
Italia, donde funcionan distintas oficinas y secciones de la Cooperativa.
El número de abonados actuales es: 915 al servicio eléctrico y 630 al
servicio de televisión a cable.
Han sido presidentes de la Cooperativa: Mateo Edelgardo Omar Busso,
Omar F. Busso y Víctor Andrenacci.
Actualmente ejerce las funciones de gerente de la Cooperativa Aquiles A.
Mari, a quien secundan en las tareas de la institución, como empleados: Jorge L.
Tortú, Raúl J. Curetti, Diego F. Arce, Ernesto Marengo, Nelson Juan, José L.
Zoppi y Marcelo Pinaroli.
Además de la distribución de energía eléctrica, que se inició el 28 de
junio de 1968, la Cooperativa fue aumentando servicios a favor de la comunidad
de Serrano. Hoy la entidad brinda los servicios que se detallan: báscula pública
(1972); servicios de sepelio incluído sala de velatorios (1977); servicios de
televisión a cable dentro del radio urbano (1988); servicio de fotocopias (1991) y
fabricación de columnas de cemento (1992).
La Cooperativa, en su oportunidad tuvo una participación muy importante
en la instalación del Servicio Telefónico Automático, dado que por un convenio
de colaboración financiera suscripto, por entonces, con la Empresa Nacional de
Telecomunicaciones, posibilitó la realización de la obra para 120 usuarios
iniciales, obra inaugurada en el curso del año 1986; posteriormente se hizo una
ampliación de 60 abonados más en el amo 1989.
Actualmente se han comenzado las gestiones necesarias para llegar a la
instalación de una red de agua corriente potable, dentro del radio urbano,
realizándose estudios previos de posibles fuentes de aguas, con resultados
positivos y la realización del proyecto de extracción de la misma, tratamiento y
distribución domiciliaria.
Hoy integran la Comisión Directiva de la Cooperativa: Víctor ANDRENACCI
(presidente); Walter LERDA (vicepresidente); José O. OTERO (secretario);
Roberto J. MARUCCO (prosecretario); Javier ORMAECHEA (tesorero); Aníbal
PEIRANO (protesorero); Rubén LAVALLE, Luis GIRAUDO, Hugo MARCOS, Héctor
GIORDANO, José P. LERDA, Francisco L. MARCOS (vocales titulares); Alberto J.
POMERO, Juan J. ANDRENACCI, Oscar MARUCCO, Héctor OTERO (vocales
suplentes); Omar F. BUSSO (síndico titular); Edgardo LAVALLE (síndico suplente);
Aldo LAMBERTI, Omar CARLETTI y Gregorio TAVERA (revisores de cuentas). 194

COOPERATIVA DE TAMBEROS “DOS HERMANAS”


DE SERRANO LIMITADA
En el acto central realizado al cumplir los primeros veinticinco años de
vida de la Cooperativa de Tamberos “Dos Hermanas” de Serrano Ltda., su
presidente Miguel Cornetti hubo de decir que, “toda institución cuando nace
tiene su historia”, agregando que “esa Cooperativa tuvo una historia de
imperiosa necesidad, dado que a fines del año 1966, había una gran
preocupación de parte de los productores lecheros, ya que se había trabajado
largos ocho meses de sol a sombra, mas no se había cobrado un sólo peso de
parte de los acopiadores de leche”.
Al iniciarse el año 1967 los productores después de un sinnúmero de
reuniones decidieron por una unanimidad, que los productores Gregorio Tavera y
Bartolo Tecco se entrevistaran con los directivos de las firmas SANCOR y RIVER
PLATE a fin de llegar a un acuerdo y superar los problemas existentes. Después
de consultas ante las partes se llegó a un convenio con la razón social SANCOR
quien desde el mes de febrero de 1967 entró a recibir la producción lechera de
los asociados a la Cooperativa de Tamberos de Serrano Ltda.
La Cooperativa se constituyó el 1 de febrero de 1967, siendo reconocida
como tal por el Superior Gobierno de la Provincia, al aprobarle los Estatutos
Societarios y otorgarle la correspondiente Personería Jurídica (número 7.050).
El 19 de diciembre de 1988 se fusionaron en una sociedad las
Cooperativas de Tamberos “Los Ceibos” y de “Serrano”. El 31 de diciembre de
1990 las dos de Jovita (“El Árbol” y “Jovita”), entre que pasó a denominarse
Cooperativa de Tamberos “Las Dos Hermanas” de Serrano Limitada.
La primera sede social estuvo ubicada en un local facilitado por la
Cooperativa Mixta de Serrano Ltda., en calle 9 de julio y avenida Oostendorp.
Tiempo después se alquiló primero y después compró el local de avenida
Oostendorp y calle Italia a la Federación Agraria Argentina -Filial Serrano-
(predio donde hoy se encuentra la Cooperativa de Electricidad y Servicios
Públicos de Serrano Limitada). Actualmente la sede social se encuentra en calle
Córdoba 164, de propiedad de la entidad y debidamente acondicionado para su
destino.
La Cooperativa que nos ocupa tiene por objeto recolectar la materia
prima producida por sus asociados, es decir, leche y grasa butirosa, siendo la
producción mensual de 1.485.118 litros y 50.664 kilogramos de grasa butirosa.
La Cooperativa dispone de un molino forrajero, un mini-despacho de
productos lácteos, venta de artículos de limpieza, talleres de reparación de
equipos de ordeñe y venta de repuestos para los mismos. La entidad atiende la
Asociación Mutual SANCOR, con 570 socios y un tambo piloto modelo, que
produce 2.000 litros de leche por día.
La primera Comisión Directiva la integraron: Gregorio TAVERA, Bartolomé
TECCO, Antonio BUSSO, Atilio CAMUSSO, Antonio LERDA, Victorio FERRATO, José
BRIGNONE, Juan CAMPANA, Luis COSTA, José BUFFA, Tomás ORTEGO y José
FALCO.
Han sido presidentes de esta Cooperativa: Gregorio TAVERA, Aníbal FALCO,
Atilio CAMUSSO, Francisco MARCOS, Alberto GIORDANO, Alberto FALCO y Miguel
CORNETTI.
En tanto han estado frente a la gerencia de la entidad: Norberto CRIADO,
María de las Mercedes ECHAVARRI y Mariel BORNIA.
La actual Comisión Directiva la integran: Miguel CORNETTI, Miguel
ACOTTO, Víctor LERDA, Carlos CANEL, Osvaldo CAMPANA, Juan José TECCO,
Celso FERRATO, Atilio CAMUSSO, Humberto LERDA, Arnaldo GONZÁLEZ, Rubén
ECHAVARRI y Víctor CAMPANA.
La personería actual de la cooperativa se constituye con: Mariel BORNIA
(gerente); Mabel GONZÁLEZ y Adriana TAVERA (administración); Verónica PÉREZ
(encargada del mini despacho de venta de productos lácteos); Amanda
CAMPANA, Viviana LÓPEZ y Dina CORNETTI -suplente- (encargadas del servicio
telefónico); Marcelo LAVALLE (encargado de la reparación de equipos de ordeñe)
y Omar GIAIAIME (encargado del molino forrajero).
Actualmente la Cooperativa de Tamberos “Dos Hermanas” de Serrano
Ltda., atiende desde la sede social, la red telefónica rural, que tiene 23
abonados. 195

ESCUELA RURAL “SANTIAGO DE LINIERS”


Establecimiento educacional rural ubicado en la Colonia Fábrica Nº 3, a
18 kilómetros al este de Serrano.
Los vecinos de la zona: Camilo Gallo, Lorenzo Mittino, Bartolo Longo y
Esther de Longo, fueron quienes a principio de la década del sesenta, se
movilizaron en nombre de los vecinos del lugar y gestionaron ante las
autoridades municipales, departamentales y provinciales el establecimiento de
una escuela rural, en el lugar. Mas, siempre los resultados eran negativos, dado
que las autoridades educacionales aducían la falta de un local para instalar la
Escuela.
El colono Juan Bautista Longo, a fin de resolver en parte la falta de local,
resolvió ceder, en forma gratuita, una habitación de su casa de familia para
transformarla en aula. Es así como el 27 de mayo de 1966 con una matrícula de
once alumnos (mujeres y varones), empezó a funcionar la Escuela Rural
“Santiago de Liniers”.
La primera directora, con grado a cargo, fue la maestra Elsa Frola.
Posteriormente y merced al trabajo personal de los vecinos de la Colonia
Fábrica Nº 3, se edificó en un terreno de dos hectáreas, donado por la
Cooperativa de Tamberos Unidos. Ese primer edificio propio de la Escuela
constaba de un aula, una habitación y sanitarios, siendo habilitada en el año
lectivo de 1967, y donada a la Provincia.
El 6 de mayo de 1989, la Escuela Rural “Santiago de Liniers” inauguró su
edificio actual, dentro del mismo terreno donado por la Cooperativa, y
construído con aportes de la Asociación Cooperadora del establecimiento y
Municipalidad de Serrano; aquí cabe destacar en forma muy especial, el
accionar de la entonces directora María Esther Appendino de Martínez, quien en
todo momento, alentó a los padres y colonos del lugar, seguir adelante con la
obra, del nuevo edificio escolar.
El 21 de octubre de 1984 se constituyó en la Escuela, que estamos
reseñando, una Cooperativa Apícola, cuya Comisión Directiva la integraron, por
primera vez: Carina PÉREZ (presidenta); Silvana BUSSO (secretaria); Conrado
BUSSO (tesorero); Cristian PÉREZ, María BARBOZA (vocales); Santiago
SPAGNUOLO, María Paula BUSSO (síndicos); Ricardo BUSSO -padre de alumno- y
Sandra PÉREZ -ex alumna- (consejo de vigilancia). Eran socios adherentes los
alumnos de primero a tercer grado y socios activos los de cuarto a séptimo
grado. En un principio el total de socios fue de veinte niños, dirigidos por la
directora señora Appendino de Martínez.
El edificio actual de la Escuela Rural “Santiago de Liniers” consta de:
dos aulas espaciosas, hall de entrada, dirección, cocina instalada, y sanitarios
para alumnos (mujeres -varones) y tres de Jardín de Infantes -con asistencia de
dos veces por semana- a cargo de la directora de la Escuela.
Han sido directoras de la Escuela: Elsa FROLA (1966 al 26 de junio de
1980, quien falleció en ejercicio de la Dirección); María Esther APPENDINO de
MARTÍNEZ (13 de junio de 1980 a 1991) y Miriam Viviana MIELGO (desde 1991 a la
fecha). Y como maestras se desempeñaron: Rosana VELURTA, Rosana FERREYRA,
Yanina GARDINI y Marcela DRUETTA.
La actual Comisión Directiva de la Asociación Cooperadora la integran:
Aldo BUSSO (presidente); Roberto GALLO (vicepresidente); Eduardo Rubén
MITTINO (secretario); Daniel SÁNCHEZ (prosecretario); Néstor SPAGNUOLO
(tesorero); Néstor MARTÍNEZ (protesorero); Alberto SPAGNUOLO, Ricardo
Domingo YEMI, Carlos CANEL (vocales titulares); Dante ARENA, Heraldo PERA
(vocales suplentes); Marcela DRUETTA y José CAMINO (revisores de cuentas).
Esta Escuela recibe una permanente ayuda de la Municipalidad de
Serrano. 196
TERCER GOBIERNO MUNICIPAL
DE ANTONIO BUSSO
El 23 de junio de 1966 las Fuerzas Armadas de la Nación derrocaron al
gobierno constitucional del doctor Arturo Humberto Illia. El movimiento lo
encabezaron los propios comandantes de las tres armas: general Pascual
Pistarini, almirante Benigno Varela y brigadier Adolfo T. Álvarez.
El general Juan Carlos Onganía asumió la presidencia de la República.
Al decir del escritor General López Alonso: “A la luz de un examen
desapasionado de los hechos, no resulta fácil encontrar la justificación
histórica para el derrocamiento tanto del gobierno del doctor Illia como del
gobierno de Arturo Frondizi. En lo que se refiere concretamente a Illia, cabe
señalar varias cosas: la economía estaba creciendo a un ritmo muy rápido
(muy superior al de años posteriores); la inflación, aunque era un problema,
podría considerarse como un juego de niños si se la compara con los índices
de años posteriores. También en el caso de Illia es válido el razonamiento
aplicado ya a otros movimientos militares: éstos no solucionaron los
problemas que supuestamente justificaban su intromisión en la política del
país. Es verdad que durante la gestión de Illia se vivió un clima de
intranquilidad social, provocado por las frecuentes huelgas, paros y
ocupaciones de fábricas, sin embargo, también aquí sería necesario decir que
esas anomalías en el campo social resultan insignificantes si se las compara
con episodios como el “cordobazo”, bajo el gobierno de Onganía, o con la
escalada de violencia en que se vió sumido el país desde comienzos de la
década del 70”. 197
En el orden provincial, la provincia de Córdoba, el mismo día 28 de junio
de 1966, fue intervenida siendo designado interventor Federal el general
Gustavo Martínez Zuviría, segundo Comandante del Tercer Cuerpo del Ejército.
En la fecha antes citada disolvió ambas cámaras legislativas (senadores y
diputados), intervino el Tribunal de Cuentas de la Provincia e intervino la
totalidad de las Comunas del interior, dejando frente a las mismas los
intendentes como Comisionados Municipales, con las órdenes de disolver los
Consejos Deliberantes y Tribunales de Cuentas.
En el mes de julio de 1966, el nuevo interventor Federal de la Provincia,
doctor Miguel Ángel Ferrer Deheza, aceptó la renuncia, que en su oportunidad
había presentado Antonio Claudio Lavalle y se designó Comisionado Municipal de
Serrano a Antonio Busso.
Antonio Busso designó secretario de gobierno a Luis Cavallone.
El 1 de agosto de 1966 se reglamentó el servicio público de transporte de
pasajeros por medio de vehículos de alquiler tanto en la zona urbana como rural.
El 24 de septiembre de 1966 visitó la localidad de Serrano el Obispo de la
Diócesis de Río Cuarto, monseñor doctor Moisés Julio Blanchoud, quien fue
declarado huésped de honor de la localidad.
Por decreto del 18 de diciembre de 1966, se estableció el uso obligatorio
del Libro Oficial de Inspecciones y de la Libreta Sanitaria, tanto en comercios,
industrias, asociaciones, entidades varias y todo personal en relación de
dependencia.
Por decreto del 10 de julio de 1967, se adjudicó a la Cooperativa Mixta de
Serrano Limitada la construcción de un ramal de cañería para llevar agua al
tanque de riego existente en la Plaza, a los fines de posibilitar el riego de las
plantas allí existentes.
El 26 de julio de 1967 se aprobó un convenio intercomunal entre las
localidades de Serrano-Melo-Villa Rossi a los fines de mejorar la red caminera en
la zona de influencia pudiendo adquirirse o alquilar máquinas viales, cuando
fuese necesario.
El 17 de octubre de 1967 se aceptó el presupuesto presentado por Juan
Marchioni para construir nuevos nichos en el Cementerio, por la suma de 352.800
pesos.
El 18 de octubre de 1967 dado el pedido de los vecinos frentistas de la
avenida Oostendorp se acordó instalar una vía blanca en la misma desde el
bulevar de la Estación (hoy Argentina) hasta cinco calles más adelante. Todavía
el pueblo no había dado nombre a sus calles.
El 26 de octubre de 1967 se llamó a licitación para construir las veredas
internas del Cementerio y veinte nichos para mayores.
El 11 de noviembre de 1967 se designó a Rubén Emilio Giordana, desde el
1 de enero de 1968, para desempeñarse como inspector sanitario y auxiliar de
Saneamiento Rural con un sueldo de 15.000 pesos mensuales.
El 18 de noviembre de 1967 se dictaron normas para actuar en
inspecciones municipales, a realizarse en adelante por Giordana (industrias,
comercios, fábricas, locales de espectáculos públicos, etc.).
A partir del 30 de diciembre de 1967 se reglamentó la circulación de
vehículos en los días de lluvia en la zona urbana.
Desde el 31 de enero de 1968 se estableció el servicio domiciliario de
recolección de residuos, en todos los inmuebles ubicados en el radio urbano,
incluyendo a las viviendas existentes a lo largo de las calles de circunvalación,
desde el 1 de abril del año antes citado.
Por decreto del 2 de febrero de 1968 se compró a Juana Busso de Landini
un terreno ubicado en la zona de quintas (lote Nº 83 del plano de subdivisión de
la localidad de Serrano) por la suma de 420.000 pesos, destinados a Matadero
Municipal.
Por decreto del 8 de febrero de 1968 se llamó a concurso de precios para
adquirir un carro para la recolección de residuos domiciliarios, con capacidad
entre cuatro a seis metros públicos. El 3 de mayo se adjudicó la compra a la
firma Bongiorni e hijos de la ciudad de Laboulaye, por la suma de 295.000 pesos.
El 3 de marzo de 1968 se adjudicó a Dionel Cerquetti la recolección de
residuos domiciliarios, desde el 1 de abril al 31 de diciembre de 1968, por la
suma de 234.000 pesos.
Por sendos decretos se otorgaron ocho subsidios a la vejez a personas
carenciadas del medio que no cobraban ningún beneficio previsional, que
oscilaban entre 5.000 pesos a 3.000 pesos por mes.
El 25 de marzo de 1968, se otorgó un auxilio financiero al Club Atlético
Oostendorp (personería jurídica Nº 4.779) de 50.000 pesos para construir las
instalaciones de un campo de deportes y otros 50.000 pesos a la Cooperadora de
la Escuela “Domingo Faustino Sarmiento”, destinado a la compra de útiles
escolares, libros, guardapolvos, zapatillas y material didáctico.
Por decreto del 3 de mayo de 1968 se dispuso la poda de los árboles
ubicados en calles y avenidas de la zona urbana a cargo de la Municipalidad. 198

SISTEMA DE COMUNICACIÓN RURAL EN


SERRANO
Las Cooperativas de Tamberos de Serrano y Los Ceibos en forma
conjunta llevaron a cabo la instalación de un sistema de Comunicación Rural, a
través de un equipo U.H.P. con una capacidad operativa de cuarenta a cincuenta
usuarios y un alcance en línea recta de sesenta kilómetros el cual se instaló en el
edificio de ambas Cooperativas.
Para suscribirse a tal beneficio se abrió una planilla especial, tanto para
socios como no socios que estuvieran radicados a sesenta kilómetros en línea
recta de Serrano. De tal manera que esos Establecimientos Agrícola-Ganaderos
se puedan comunicar con todo el resto del País que se hallaren interconectados
a este servicio.
Hoy gozan de este importante servicio veintitrés productores
agropecuarios. 199

GOBIERNO MUNICIPAL DEL


DOCTOR JOSÉ ALBERTO COLABIANCHI
Personalidad del doctor José Alberto Colabianchi.
Nació en la ciudad de Córdoba el 17 de noviembre de 1925; hijo de Juan y
Celeste Rebosolán. Egresado con el título de médico cirujano, en el año 1952, de
la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional de Córdoba.
Practicante Mayor del Hospital “Rawson”, en la Sala de Radiografía.
Médico de consultorio y Subjefe de Sección, en la Dirección de Medicina
Preventiva de la Municipalidad de la ciudad de Córdoba, desde el 11 de abril de
1949 al 30 de diciembre de 1957.
Médico de la Maternidad Provincial “Dr. Raúl Lucini” del 5 de febrero de
1954 al 8 de marzo de 1956.
Médico de la localidad de Serrano, desde el 2 de agosto de 1957.
Miembro del Colegio Médico del Sud, con sede en la ciudad de Laboulaye
desde junio de 1957.
Médico de la Municipalidad de Serrano desde el 1 de julio de 1957 al 30
de diciembre de 1960.
Director del Dispensario Vecinal “San Francisco” de Serrano desde el 1 de
octubre de 1960, según decreto Nº 718-Serie “D”, por concurso de Títulos y
antecedentes.
Fundador de la Cooperadora del Dispensario Vecinal de Serrano.
Comisionado Municipal de Serrano desde julio de 1968 al 6 de noviembre
de 1969. Interventor del Instituto “Pablo Pizzurno” de la ciudad de Córdoba, en
el año 1974.
Profesor fundador del “Instituto San Alberto y San Enrique” de Serrano
desde 1961 y por varios años.
Falleció en la ciudad de Córdoba el 16 de agosto de 1975. Casado con
Marta Lavisse. 200

Su gestión de gobierno.
El doctor José Alberto Colabianchi, fue designado Comisionado Municipal
de Serrano, por decreto del entonces interventor de la Provincia, doctor Carlos
José Caballero, asumiendo el gobierno municipal el día 10 de julio de 1968. En la
fecha antes citada designó secretario de gobierno y hacienda del Municipio a
José Orlando Otero.
El 12 de julio de 1968, se designó a Fermín Saby delegado de la
Municipalidad, para desempeñar el cargo de vocal ante el Consejo de la
Cooperativa de Electricidad y Servicios Públicos de Serrano Limitada.
El 23 de julio de 1968, en una convocatoria a las principales entidades e
instituciones del pueblo, así como del comercio e industrias, donde el
Comisionado Colabianchi asumió la creación de una Junta Asesora Comunitaria
integrada por entes representativos de la localidad y con la finalidad de asesorar
al Gobierno Municipal y presentar iniciativas en bien de la comunidad. Las
reuniones de la Junta Asesora Comunitaria, serían públicas, a razón de una por
mes, siendo presidente de la misma el Comisionado Municipal. En distintas
reuniones se eligieron para integrar la Junta a: R.P. fray Valentín Martínez,
Simón Sánchez, Ricardo Ramón Grégoris, León Giaj Merlera y Juan Renaudo.
El 31 de julio de 1968 se otorgó la obra de construcción de una vereda de
veintiocho metros de largo por un metro con noventa centímetros de ancho en el
Cementerio, a razón de 300 pesos el metro cuadrado a la firma Silvestre y
Pagliano; el llamado a licitación se había realizado el 18 de julio de 1968.
Por decreto del 30 de agosto de 1968 se dieron nombres a las calles de la
localidad: Sargento Cabral, Las Malvinas, Belgrano, Oostendorp, Córdoba,
Ranqueles y José Manuel Estrada a las calles que nacen en las vías del Ferrocarril
y siguen la orientación noroeste a sudeste. Argentina, 9 de Julio, San Martín,
Juan XXIII, Italia, España, Maipú, Patagonia, 1° de Mayo, Falucho y Antártida,
que nacen en la calle Sargento Cabral, siguiendo la orientación noreste a
sudoeste.
Por decreto del 30 de agosto de 1968 se llamó a concurso privado de
precios para la adquisición de un terreno destinado a la construcción del
Matadero Municipal; el predio no debería ser inferior a una hectárea, ni
superior a dos hectáreas, y no más allá de 500 metros del límite de la zona
urbana.
Por otro decreto del mismo 30 de agosto de 1968 se reglamentó la
exhibición de películas que se pasaban en el medio, teniendo en cuenta la
calificación que daba la Municipalidad de la Capital Federal. Por el aludido
decreto se establecieron las multas a los transgresores.
El 30 de agosto de 1968 se llamó a licitación para comprar una bomba
centrífuga con eje vertical, con un caudal de 75.000 litros por hora, motor
eléctrico de 8 H.P. para la misma y transmisión. La Dirección Provincial de
Municipalidades aprobó el proyecto de construir un pozo para proveer al
Municipio del agua necesaria para riego de plaza, espacios verdes y calles de la
localidad; la obra se adjudicó a Modesto García, de la ciudad de Laboulaye por
la suma de 225.000 pesos por el cavado del pozo y 25.000 pesos por los otros
trabajos (calzado del pozo, brocal y tapa de cemento armado).
Por decreto del 18 de septiembre de 1968 se compró un terreno de una y
media hectáreas a Francisco Bertolé, ubicado en el noreste, distante 650 metros
del límite del radio municipal por la suma de 150.000 pesos.
Por decreto del 24 de septiembre de 1968 se designó secretario de Obras y
Servicios Públicos de la Municipalidad a Juan Centenario Hidalgo.
Por decreto del 30 de septiembre de 1968 se declaró huésped de honor de
Serrano al Obispo de Río Cuarto, monseñor doctor Moisés Julio Blanchoud.
Por decreto del 30 de septiembre de 1968, se llamó a licitación para
comprar un camión diesel, de 97 H.P. como mínimo, con chasis tipo largo usado,
modelo 1963 en adelante y con un precio no superior a 1.900.000 pesos.
El 4 de noviembre del mismo año se adjudicó la licitación a la firma
Vincente Agromotor S.A., por un camión marca Bedford, modelo 1963, por la
suma de 1.300.000 pesos, destinado a tanque regador.
Por decreto del 2 de octubre de 1968 se reglamentó las actividades de los
vendedores ambulantes, en el radio urbano, a fin de evitar evasión de pagos de
los impuestos correspondientes.
Por decreto del 6 de noviembre de 1968 se nombró Asesor de Promoción
de la Municipalidad al R.P. fray Juan Nadal, Cura Párroco de Serrano.
El 12 de noviembre de 1968 se prohibió el estacionamiento de vehículos
en la manzana número veintidós, conforme plan de remodelación, pues era
propósito de las autoridades municipales que dicho predio fuera el futuro Centro
Cívico de Serrano.
El 15 de noviembre de 1968 se llamó a licitación para comprar un tanque
regador de 8.000 litros de capacidad con dispositivo contra incendio, adaptable
a un camión de chasis largo. Esta licitación se adjudicó a la firma Bertotto,
Boglione y Cía. de la ciudad de Marcos Juárez, siendo su importe de 498.000
pesos.
El 4 de diciembre de 1968 se creó el premio Municipalidad de Serrano, a
otorgarse cada año a los mejores alumnos de cada uno de los Institutos
Secundarios del medio. El premio consistía en una plaqueta recordatoria. Las
mismas estaban destinadas a los estudiantes que hubieren obtenido el mejor
promedio en los cinco años de estudios.
Entre el 17 de diciembre de 1968 al 31 de diciembre del mismo año ocupó
el Departamento Ejecutivo, el secretario de Obras y Servicios Públicos, por
licencia del doctor José Alberto Colabianchi.
El 6 de enero de 1969 se aplicó una multa de 5.000 pesos al Club Sportivo
y Recreativo Serrano por exhibir la película “Noches Terribles”, sin haber
publicado la calificación conforme a lo establecido por decreto municipal del 30
de agosto de 1968.
El 27 de enero de 1969 renunció José Orlando Otero, como secretario de
gobierno y hacienda.
Por decreto del 28 de marzo de 1969 se fijó la obligatoriedad de la Libreta
Sanitaria para aquellas personas que atendían negocios donde se vendían
comidas, bebidas, pan, carnes, verduras, frutas, etc.
El 9 de marzo de 1969, se llamó a sendas licitaciones para comprar
materiales de iluminación a gas de mercurio. La primera, para la calle Córdoba,
en un tramo de cinco cuadras y la segunda, para las calles San martín y Juan
XXIII, en un total de seis artefactos por cuadra. La licitación se adjudicó a la
firma Karakachoff.
El 21 de mayo de 1969 se prohibió el tránsito de vehículos sobre veredas
(bicicletas, motonetas, triciclos, motocicletas, etc.).
El 2 de junio de 1969 falleció en Serrano el ex-Juez de Paz
Bernardo Saby; se dispusieron una serie de honores a nivel municipal.
El 3 de junio de 1969 falleció el R.P. fray Arcángel Crespo, quine vivió en
Serrano más de cuarenta años, dedicado a la obra misional, a la educación,
asistencia social y espiritual de toda la Comunidad serranense.
El 26 de junio de 1969, la Dirección Provincial de Municipalidades autorizó
al Comisionado Municipal construir el edificio del Matadero Municipal,
consistente en: sala de faenamiento completa con todos los elementos
necesarios a tal fin, de siete metros de frente por diez metros de fondo y baños
con duchas, lavabos y w.c. para el personal. En el resto del terreno se
distribuyeron: potreros y mangas. La sala de faenamiento se construyó por el
sistema de tinglado con columnas de tres y medio metros de altura, techos de
chapas galvanizadas y paredes de quince centímetros por treinta centímetros. El
piso de cemento con declive necesario, con una alcantarilla de desagüe. Las
paredes interiores y mesada se revistieron con azulejos hasta una altura de dos
metros. La obra se adjudicó el 16 de junio de 1969 a la firma de Francisco
Viglianco e hijos, de la localidad de Ucacha, por la suma de 325.000 pesos. Lo
primero que se construyó fue el tinglado de siete metros, por diez metros, por
tres metros con cincuenta centímetros y las columnas de tres metros con
cincuenta centímetros de altura, en un total de seis y el techo parabólico con
chapas galvanizadas número veinticuatro y la entrada con dos portones
corredizos de tres metros por tres metros con cincuenta centímetros de metal.
El 18 de julio de 1969, por escritura número 233, labrada en el Registro
Nº 35, del escribano Carlos A. Reyna Lascano, de la ciudad de Laboulaye,
Francisco Bertolé y Dominga María Bertolé vendieron a la Municipalidad de
Serrano, parte de la quinta ochenta y ocho designada como lote A, por la suma
de 150.000 pesos, destinado a Matadero Municipal.
El 28 de julio de 1969 se adjudicó la obra de mano del Matadero
Municipal, parte de mampostería a Pedro Gioliti, por la suma de 220.000 pesos.
El 3 de agosto de 1969, renunció Juan Renaudo como asesor municipal en
representación de las entidades deportivas, clubes, instituciones sociales y
culturales, cooperadoras y cooperativas.
Por decreto del 10 de septiembre de 1969 se fijaron los derechos a
pagarse en el Matadero Municipal por: uso de corrales, abasto, matanza,
inspecciones veterinarias y por los animales a sacrificarse en el mismo.
El 15 de septiembre de 1969 se adjudicó a Francisco Bertolé la obra de
ejecución del alambrado medianero que separaba su propiedad del Matadero
Municipal.
El 3 de octubre de 1969 se adjudicó a Juan Conti la obra de pintura del
Matadero por la suma de 8.000 pesos.
Por decreto de la Dirección Provincial de Municipalidades el 3 de
noviembre de 1969, se autorizó al Municipio adquirir un busto del general José
de San Martín, Libertador de América, de cemento y una placa de bronce con la
inscripción: “Al Libertador San Martín -Los Conscriptos de 1948” a emplazarse
en la llamada Plaza San Martín, ex Oostendorp. 201
El 6 de noviembre de 1969, el doctor Colabianchi, en una nota dirigida, al
entonces, interventor Federal en la Provincia, comodoro (R.E.) ingeniero Roberto
Huerta, presenta su renuncia al cargo de Comisionado Municipal en Serrano.
Agregando que “de esa manera reitero mi anterior dimisión de fecha 8 de
septiembre ppdo., recibida por certificada Nº 2.022 que no fue contestada”.
Aclarando que “en aquella oportunidad mi renuncia estuvo motivada en un
expreso pedido del doctor Alfredo Gattás, que lo solicitó “en nombre del
señor Gobernador”. Posteriormente, en la entrevista con el señor Ministro de
Gobierno (doctor Pedro E. Oviedo Jocou) y aquel funcionario, se negó haber
sido pedida en nombre del Gobierno”. Agregando al final que “durante el
desempeño de mi función he procurado servir a los intereses del pueblo de
Serrano y a los principios de la Revolución Argentina, sin fáciles demagogias,
ni sumisión a grupos determinados, cumpliendo de esta manera con las
directivas del gobernador Caballero cuya conducta pública y privada ha
inspirado nuestros actos y servido de ejemplo a los gobernantes del interior
de la Provincia”.202
El 3 de diciembre de 1969, el doctor Colabianchi, por escritura número
359, del escribano José Osvaldo Torres, titular del Registro número 554, de la
ciudad de Laboulaye, hace entrega de la Municipalidad de Serrano al Secretario
de la misma Luis Cavalloni. El doctor Colabianchi manifestó que esa disposición
la tomaba dado que por decreto número 9.103, de fecha 19 de noviembre de
1969 el Superior Gobierno de la Provincia le había aceptado la renuncia al cargo.
El doctor Colabianchi hace constar en la Escritura que nos ocupa que esta
resolución la adoptaba en virtud de las razones expuestas y considerando
además que el subdirector de Municipalidades de la Provincia, en evidente
descortesía, había ignorado su persona y el cargo que hasta el presenta
ostenta al dirigirse directamente al señor secretario para que sea éste quien
coordine los actos de asunción del cargo por el nuevo intendente. Además el
doctor Colabianchi, dejó constancia que por Tesorería se había practicado un
Balance e inventario General de bienes hasta el día de la fecha y que los fondos
y el activo que constaba en el mismo, quedaban bajo custodia del señor
secretario-tesorero. Por su parte Cavalloni se da por enterado de la disposición
adoptada por el doctor Colabianchi y ratificó que el balance de Tesorería
Municipal se encontraba al día, recibiendo de conformidad los bienes enunciados
en el inventario General. Fueron testigos del Acto Notarial: Juan Centenario
Hidalgo y José Luis Armellini. 203
Durante el gobierno de Colabianchi la Municipalidad entró en una etapa
positiva, dado que tanto autoridades como empleados municipales tomaron
conciencia de que la Comuna debía organizarse siguiendo en forma coherente las
directivas emanadas por la Dirección de Municipalidades, dependiente del
Ministerio de Gobierno, que a veces provocaron resistencia en determinados
grupos de vecinos que pidieron el relevamiento de Colabianchi. Más el
intendente hizo oído sordo y tomó una serie de medidas que fueron a favor del
pueblo de Serrano.

RECUERDO DEL R.P. FRAY


ARCÁNGEL CRESPO FORNARI
Una hija de Serrano, Cristina Ortego de González, ante mi requerimiento
que nombre una figura respetada y querida en la comunidad de este pueblo, me
respondió sin titubear, el R.P. fray Arcángel Crespo Fornari; todas las personas
que estaban con nosotras coincidieron y cada uno hizo distintas semblanzas del
sacerdote, hoy desparecido. Allí le pedí a Cristina escribiera unas líneas sobre el
recordado franciscano; días después me hizo llegar las palabras que hoy
transcribo, dado que vienen de alguien que le conoció personalmente:
“El pueblo de Serrano tiene y siente la necesidad de dedicar un
espacio y un tiempo en las páginas de su historia a un hombre que brindó casi
cuarenta años de su vida a la formación, a la educación y a enriquecer la vida
espiritual de sus habitantes...
Ese hombre al que Serrano quiere rendirle homenaje no es otro que el
querido Padre Arcángel Crespo Fornari que llegó un 27 de febrero de 1929,
con treinta años de edad y muchas ganas de trabajar.
Se dedicó a la educación de los niños de toda la zona. Como
cooperador de la Parroquia atedió muchos años los pueblos de Buchardo e
Italó donde fue muy querido por su celo, abnegación y sacrificio. Su ideal fue
ser auténtico franciscano: pobre, humilde, obediente... Los que lo conocimos
hemos sido testigos de estas virtudes franciscanas: presencia y colaboración
discretas; siempre en un segundo plano, pero siempre celoso de sus
obligaciones y de la salvación de almas...
Cuando se cierra el colegio por unos años, trae seguridad y tranquilidad
a las familias de Serrano, dictando clases en forma particular a los chicos para
que pudieran rendir a fin de año y terminar así el ciclo primario. Este hombre
que pasa a ser con el correr del tiempo toda una institución para los
pobladores de Serrano, nació en Benisa (Alicante) España el 12 de agosto de
1898; a los diez años perdió a su madre y poco tiempo después ingresó en el
Seraficado de su pueblo estudiando humanidades. Emitió los votos religiosos
en Santo Espíritu el 8 de septiembre de 1914. Después de los estudios de
Filosofía y Teología en la casa de Formación de la Provincia de Valencia fue
ordenado sacerdote el 23 de diciembre de 1922. Ejerció su sacerdocio varios
años en el Convento-Colegio de Carcagente hasta que sus superiores lo
destinaron a la Argentina: obedece, viaja, llega, se queda, pasaron los años y
su vida es “esto”: Serrano, Colegio, Parroquia, alumnos, ex-alumnos... Estuvo
a cargo de grado hasta marzo de 1958; cuando se fundó el secundario fue
nombrado Bibliotecario cargo que ejerció desde el 9 de marzo de 1961 hasta
el 1 de marzo de 1964.
Debido al reuma progresivo, en 1963 debe celebrar misa en privado y
en silla de ruedas. A partir de 1964 con gran dolor debe renunciar también a
esta dispensa del Señor Obispo; recibe diariamente la santa Comunión con
mucho fervor, edificándonos a todos los allegados a él, por su piedad.
El 2 de junio de 1969 con toda lucidez y devoción recibió los
Sacramentos y la Bendición Papal; horas más tarde a las 14 y 15 hs. nos dejó
aceptando la llamada del Señor.
El funeral tuvo lugar el día 3 de junio a las 16 hs. La misa fue
concelebrada por el R.P. Custodio, franciscanos de Río Cuarto, Laboulaye,
Villa Mercedes, San Rafael, Comunidad de Serrano y un Delegado del señor
Obispo. Sus restos recibieron sepultura en la parcela destinada a la
comunidad franciscana, en el Cementerio local.
El señor intendente José Alberto Colabianchi, decretó duelo municipal
con bandera a media asta por cinco días, bajo decreto Nº 36/69-Serie “A”.
Serrano había perdido un pilar, un bastión, una reliquia, era una
pérdida física; pero nos queda algo mucho más importante, mucho más
consistente, mucho más valioso; nos quedaba su esencia, su perfil espiritual,
su humildad, su ejemplo silencioso...” 204

Página 319
El R.P. Fray
Arcángel Crespo
Fornari con otros
franciscanos, en
enero de 1969,
siendo el tercero
sentado de
izquierda a
derecha.

INAUGURACIÓN DEL MATADERO MUNICIPAL


“La Comuna”, periódico de Laboulaye, en su edición del 6 de noviembre
de 1969 anunciaba que ese domingo anterior se había dejado inaugurado en
Serrano el Matadero Municipal. El cronista nos dice que las instalaciones
estaban totalmente colmadas y la mayoría del público debió quedar afuera
para escuchar las palabras del señor intendente Municipal doctor José Alberto
Colabianchi que, fueron interrumpidas en varios pasajes con entusiastas
aplausos, los cuales significan un apoyo a la obra que está realizando en la
progresista Serrano.
Al comenzar el acto la señora del intendente cortó las cintas en la entrada
del Matadero Municipal. La bendición estuvo a cargo del Cura Párroco R.P. Juan
María Nadal, explicando en sencillas palabras el significado de la misma.
El doctor Colabianchi hubo de decir: Algo muy importante que nos
interesa a todos es que por el hecho de funcionar el Matadero no aumentará
el precio de la carne al público, y luego destacó, la labor desinteresada de los
obreros y empleados municipales que aportaron gratuitamente horas extras en el
trabajo. En otra parte de su discurso se refirió a la obra denominada “Centro
Cívico” que se emplazará en la Plaza de la Localidad, la cual, bajo proyecto
de la Dirección Provincial de Parques y Paseos de la Provincia, se iniciará
dentro de breves días, donde dijo se emplazará un mástil para la bandera
nacional y un busto al Libertador general San Martín, donado por los conscriptos
de están bajo bandera, con esa obra se acabará con el injusto olvido a que han
sido relegadas hasta le presente. Terminó diciendo: “Señores: el agua de pozo,
el camión regador, elementos necesarios para el buen riego que ahora
gozamos en Serrano, las calles de lajas en un Cementerio renovado, la
nomenclatura de las calles, las nuevas vías blancas, el reparto de frazadas
para quienes no tienen como comprarlas y ahora el Matadero Municipal, son
las obras más importantes realizadas en quince meses que llevo al frente de
la intendencia,... esto ya está hecho y nadie puede negarlo... lo que resta
por hacer se hará también... si place a la voluntad de Dios”. 205

PRIMER GOBIERNO MUNICIPAL DE


MATEO EDELGARDO OMAR BUSSO
Personalidad de Mateo Edelgardo Omar Busso. Nació en Serrano el 22 de
agosto del año 1926, hijo de Miguel y María Sona. Dedicado a la producción
agropecuaria desde muy joven. Comisionado Municipal de Serrano desde
diciembre de 1969, al 25 de mayo de 1973 y desde 1981 al 12 de diciembre de
1983. Conocido y activo dirigente del Partido Demócrata, integró numerosas
comisiones directivas de instituciones de Serrano. Casado con Eda Regina Carle.
Su gestión de gobierno. Por decreto Nº 8.441 del entonces interventor
Federal de la Provincia, comodoro (R.E.) ingeniero Roberto Huerta, fue
designado Comisionado Municipal de Serrano. Asumió el cargo el 2 de diciembre
de 1969, ante el Director General de Municipalidades doctor Julio César
Márquez, quien representó en ese cargo al Ministro de Gobierno de la Provincia.
El 2 de diciembre de 1969 aceptó la renuncia presentada por Juan
Centenario Hidalgo.
Por decreto del 15 de diciembre de 1969 se designo secretario de gobierno
y hacienda del Municipio a Víctor Sabino Andrenacci, por licencia del intendente.
El 15 de enero de 1970 la Dirección de Municipalidades aprobó la compra
de una máquina motoniveladora de ocho a doce toneladas nueva o usada.
Compra que se hizo efectiva el 3 de marzo, a la Dirección Nacional de Vialidad,
por la suma de 10.000 pesos, en el estado que se encontraba.
El 31 de marzo de 1970 se compró una pala hidráulica nueva de dos por
tres metros cúbicos de capacidad adaptable a tractor Fiat R 780; la que fue
adquirida a la firma Rodríguez, Santi y Cía. S.C.C. por la suma de 250 pesos.
Por decreto del 1 de abril de 1970 se reglamentó el funcionamiento de la
Junta Asesora Municipal. El día 6 se eligieron los nuevos integrantes de la Junta
Asesora Municipal, recayendo las designaciones en los vecinos: José María
González, Juan Renaudo, Luis Fillia, R.P. fray Valentín Martínez y José Miguel
Pedro Lerda.
Por decreto del 23 de abril de 1970 se aceptó que el doctor Juan Carlos
Sánchez prestara servicios gratuitos a los enfermos de escasos recursos en forma
ad-honorem.
Por decreto del 28 de abril de 1970 se designó al ingeniero civil, Martín
Assadourian, personal técnico superior para ejecutar los estudios y planimetría a
los fines de hacer la nivelación de las calles de la población, en el radio
comprendido entre las calles: Argentina, Sargento Cabral, José Manuel Estrada y
Antártida.
Por sendos decretos del 1 de julio de 1970 se designó a Juan Francisco
Benito Jefe del Departamento de Bienestar Social y a Ricardo Girardi, José
Orlando Otero, Dante H. Chanferoni y Enrique E. Delmédico integrantes de la
Comisión Pro-Ambulancia Municipal.
El 5 de septiembre de 1970 se llamó a concurso de precios para construir
(mano de obra solamente) baños de mujeres y hombres en el Cementerio,
conforme planos confeccionados por la arquitecta Ana María Rigolini.
El 13 de septiembre de 1970 se llamó a concurso de precios, para
contratar mano de obra a los fines de construir una plataforma en la Plaza San
Martín, según planos de la arquitecta Ana María Rigolini, siendo adjudicada la
obra a Juan M. Mascherin.
Por decreto del 22 de julio de 1971 se aceptó de la Comisión Pro-
Ambulancia Municipal la suma de 22.566 pesos para la compra de la misma.
El 7 de septiembre de 1971 se designó una Comisión a los fines de
planificar y construir un Parque Municipal, integrada por: Dante H. Chanferoni,
Aquiles A. Mari, Alberto Marucco, Omar Busso, Raúl Márquez y Jorge Tortú.
El 5 de marzo de 1972 visitó Serrano el Obispo de Río Cuarto monseñor
doctor Moisés Julio Blanchoud.
Por decreto del 16 de junio de 1972 se estableció el horario de
faenamiento en el Matadero Municipal de lunes a sábados de 7 hs. a 12 hs. Los
días domingos, de cada semana, se establecieron ventas libres de cortes varios
de 7 hs. a 12 hs. desde el 20 de junio al 15 de septiembre. Además, se dispuso
que el personal afectado al Matadero debía completar las jornadas de trabajo,
en horas de la tarde dedicándose exclusivamente a la limpieza, higiene y
mantenimiento del mismo.
Por decreto del 30 de junio de 1972 se designó a Juan Francisco Benito,
Jefe del Departamento de Acción Social, para desempeñarse en el cargo de
Presidente de la Comisión de los Cincuenta años de Serrano.
Desde el 1 de febrero al 28 del mismo mes, el Departamento Ejecutivo
estuvo a cargo de Víctor Sabino Andrenacci, por licencia anual del Comisionado
Municipal.
El 22 de mayo de 1972, se aceptaron las renuncias presentadas por: Juan
A. Rodríguez (Secretario de Obras y Servicios Públicos); Víctor Sabino Andrenacci
(Secretario de Gobierno y Hacienda) y Juan Francisco Benito (Jefe del
Departamento de Acción Social), por cambio de Gobierno Municipal. Durante la
gestión municipal de Mateo Edelgardo Omar Busso el Poder Ejecutivo de la
Provincia donó a la Municipalidad de Serrano, un lote de terreno en la manzana
número 22, destinado a edificar en el mismo el edificio de la Sucursal de Correo
y Telecomunicaciones; y otro lote (dentro de la misma manzana 22) para
sucursal del Banco de la Provincia de Córdoba; ambos edificios se deberían
comenzar a construir antes del 3 de abril de 1975 y terminarse ambos edificios
antes de dos años de comenzada la obra. 206
Por iniciativa de Mateo Edelgardo Omar Busso se constituyó la Fundación
Amigos de Serrano, cuyos objetivos propuestos fueron servir al pueblo en sus
necesidades primordiales. Según palabras del propio Busso se nutrió con los
aportes que mensualmente realizamos con mi sueldo de intendente y el de
mi Secretario; estos fondos son depositados en una cuenta bancaria especial,
luego son dispuestos para la atención de: medicamentos, a gente humilde
inscripta en el respectivo padrón de un pudiente; libros; útiles y calzados
para niños en edad escolar; subsidios periódicos a todas las cooperadoras
escolares de Serrano y su colonia; contribución para la compra de la
Ambulancia Municipal y otras erogaciones siempre destinadas a los sectores
más necesitados. 207
La designación de Mateo Edelgardo Omar Busso que fue bien recibida por
la comunidad de Serrano, con el correr del tiempo se desvaneció, dado que se
aplazaron proyectos como obra de pavimentación urbana, gestiones de planes de
viviendas (incluso rechazó un proyecto de levantar diez casas por el plan V.E.A).
Más lo positivo fue el proyecto del Complejo Polideportivo que se realizó en la
gestión siguiente. Además fue un excelente administrador; al retirarse de la
Municipalidad dejó un importante recurso a su sucesor.

CLUB DEPORTIVO Y CULTURAL SERRANO


El 31 de enero de 1971 en una Asamblea General Extraordinaria en forma
conjunta los socios del Club Sportivo y Recreativo Serrano y el Club Atlético
Oostendorp se reunieron para tratar la fusión de ambos clubes en una sola
entidad deportiva y cultural.
Fueron asistentes de la Asamblea: Humberto RAMÍREZ, Humberto
DRUETTA, Ángel FILIPPA, Oscar BELONE, Juan C. BRUNO, Juan José ANDRENACCI,
Víctor SANTI, Héctor CHANFERONI, Francisco BONO, Osvaldo MERCAU, Alfredo
BUSSO, Juan RENAUDO, Gregorio TAVERA, Hilario GEUNA, Francisco L. MARCOS,
Jorge MERCAU, Raúl MÁRQUEZ, Francisco L. MARCOS, Aquiles MARI, Juan M.
LAVALLE, Rubén LAVALLE, Alberto RENAUDO, Héctor M. JUAN, Domingo
CARLETTI, Alberto BRIGNONE, Jorge L. TORTÚ, Atilio MARUCCO, Abel RENAUDO,
José OTERO, Telmo GIOVANELLA, Luis GIRAUDO, José P. LERDA, Omar BUSSO,
Pedro ECHANDI, Héctor CORA, Marcial GIORDANO, Andrés HERNÁNDEZ, Emilio
LIVINORI, Emilio DRUETTA, Gabriel LUNA, Jorge GEUNA, Carlos HERNÁNDEZ, J.
Carlos LAVALLE, Justiniano LÓPEZ, Santiago PAROLA, Omar CARLETTI, Mario
LAVALLE, Hugo PEIRANO, Aníbal RODRÍGUEZ, Bautista ECHANDI, Antonio LERDA,
Narciso FERNÁNDEZ, Héctor GIORDANO, Víctor CONTE, Claudio FERNÁNDEZ,
Domingo ROSSANO, Víctor LERDA, Guido GIAMMARINI, Blas LAMBERTI, Juan B.
LERDA, Carlos FERREYRA, Néstor ECHANDI, Eder Luis FILLIA, Juan RODRÍGUEZ,
Enrique DELMÉDICO, Aldo CARLETTI, Omar CARLETTI, Juan COSTA, Rubén
DESCUÁN, Víctor ANDRENACCI, Mateo BUSSO, Ricardo Ramón GRÉGORIS, Ricardo
GIRARDI, Norberto CRIADO, Raúl CURETTI, Florentino VINCENTE, Carlos BENÍTEZ,
Osvaldo LAVALLE, Alfredo MONGE, Juan BONELLI, Juan C. RODRÍGUEZ, Juan M.
MARUCCO, Alberto MARUCCO, Jorge COMETTO, Mateo MARENGO, Edmundo SABY,
Juan SABY, Juan POMERO, Francisco BERNARDI, Luis MORELLI, Juan MATTACOTA,
Celestino MATTACOTA, Luis SCARPONI, Celestino CERQUETTI, Jorge CERQUETTI,
Blas HERNÁNDEZ, Víctor SAN SEBASTIÁN, Alberto COMETTO, Alberto CORA, Raúl
RENAUDO, Ramón KISNER, Juan C. HIDALGO, Juan BENITO, Santiago BUSSO,
Oscar MAGNANO, Alberto BARBERO, Cesar BRUNO, Armando REGIS, Francisco
ECHAVARRI, Miguel CAMUSSO, Claudio LAVALLE, Juan C. SÁNCHEZ, Humberto
DRUETTA, Victorio ANDRENACCI, Domingo MARIANI, Andrés MONDINO, Enrique
CANELLI, Domingo CANELLI, José MINARDI, Simón SÁNCHEZ, Luis CAVALLONI,
Vicente LÓPEZ, Juan ORSILLI, José MUSSO, Néstor GONZÁLEZ, Pedro José BONO,
José María GONZÁLEZ, Sebastián GARCÍA (h), Alfonso TAVERA, Juan TONI, Enrique
O. SABY, Hugo TORTÚ, Bartolo CAMPANA, José CAVALERO, Domingo MARTÍN, Luis
APPENDINO, Mateo A. BORELLO, Víctor SIRAVEGNA, Carlos CORNETTI, Oscar
COSTAMAGNA, Julio CAICHIOLO, Arnaldo GAUTE, Ricardo GHIBAUDO, Olegario
RATTERO, Juan PICCO, Bautista PAGANI, Alberto SIMONDI, Martín LUNA, Hugo
MARCOS, Miguel MONGE, Ricardo MERIGGE, Benito MUÑOZ, Osvaldo BONANCEA y
Arnaldo BONANCEA.
La Asamblea General Extraordinaria fue presidida por Raúl Márquez y
actuó como secretario Omar Busso, socios de ambas entidades sociales y
deportivas. Puesta a consideración la fusión de ambas instituciones, fue
aprobada por unanimidad, siendo autorizados los presidentes, secretarios y
tesoreros de los dos clubes fusionados a firmar las actas y documentos que
fuesen necesarios al efecto, como así también para las transferencias de los
bienes a la nueva entidad.
Debemos hacer constar que grupos de socios de ambas instituciones
deportivas y sociales de Serrano se opusieron a la fusión de los clubes que nos
ocupan. Cada uno daba sus causales y motivaciones, mas como estos eran
minoría, haciendo oídos sordos se impuso la mayoría, quedando resabios por
muchos años.
Los colores de la nueva institución, después de grandes deliberaciones,
dimes y diretes y reuniones se acordaron que serían el azul, blanco y rojo.
La entidad surgida de la fusión del Club Sportivo y Recreativo Serrano y
Club Atlético Oostendorp, desde el 31 de enero de 1971 se denominó Club
Deportivo y Cultural Serrano.
En la mencionada Asamblea se aprobaron los estatutos societarios, los que
fueron aprobados por el Superior Gobierno de la Provincia.
La primera Comisión Directiva del Club Deportivo y Cultural Serrano la
integraron: Héctor CHANFERONI (presidente); Mario LAVALLE (vicepresidente);
Eder Luis FILLIA (secretario); Carlos HERNÁNDEZ (prosecretario); Luis GIRAUDO
(tesorero); Raúl MÁRQUEZ (protesorero); Bautista ECHANDI, Marcial GIORDANO,
Juan José ANDRENACCI, José P. LERDA (vocales titulares); Alfredo BUSSO, Jorge
Luis TORTÚ, Juan COSTA, Carlos BRUNO (vocales suplentes); José OTERO,
Leopoldo ROSSANO y Juan RENAUDO (revisores de cuentas titulares) y Francisco
L. MARCOS (revisor de cuentas suplente).
El 2 de febrero de 1971 se eligieron las primeras subcomisiones del Club
Deportivo y Cultural Serrano. Las mismas se integraron de