P. 1
Análisis Comparativo entre el Anteproyecto del Nuevo Código de Procedimiento Civil y El Código Vigente de Procedimiento Civil de Nicaragua

Análisis Comparativo entre el Anteproyecto del Nuevo Código de Procedimiento Civil y El Código Vigente de Procedimiento Civil de Nicaragua

|Views: 124|Likes:

More info:

Published by: Harvy Hernández Zambrana on Mar 22, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

09/02/2013

pdf

text

original

Análisis Comparativo entre el Anteproyecto del Nuevo Código de Procedimiento Civil y El Código Vigente de Procedimiento Civil de Nicaragua

El Código de Procedimiento Civil Nicaragüense es muy antiguo y el contexto en el que se creó era muy diferente a la actualidad, es por esto que se considera que por los años que tiene, no responde a muchas de las exigencias de la vida actual, y por esto se hace necesario un nuevo Código que responda a las necesidades de la población de Nicaragua y a los cambios que han surgido en los conflictos civiles. Es por este motivo que se está Promoviendo la elaboración de un Nuevo Código de Procedimiento Civil, en el cual lo que se busca es mejorar en términos cualitativos los procesos civiles, es decir modernizar el sistema de procedimiento civil para evitar la retardación de Justicia y los procesos tan extensos y formalísimos que se estipulan en el actual Código de Procedimiento civil. Entre estos avances se pretende oralizar el proceso civil, lo cual implica gastos de los recursos económicos para la capacitación de jueces y remodelación de instalaciones. Así mismo se han propuestos cambios significativos en cuanto a la materia que se regula por esto los procedimientos establecidos en el Código Vigente varían en el anteproyecto; como lo es el caso de los Recursos, tópico que se aborda de manera un poco distinta en uno y otro. Es por esto que es de suma importancia hacer un Análisis comparativo y fijar en qué puntos presentara variaciones el Nuevo Código Procesal Civil y como mejorara los procesos y en que beneficiara a los sujetos. La aprobación del Proyecto del Código de Procedimiento Civil es fundamental para el desarrollo de la administración de justicia en el ámbito civil, sobre todo porque el actual data desde 1905, es decir lleva 107 años de existencia. El Nuevo Proyecto de Código de Procedimiento Civil persigue el dinamismo en los procesos civiles con la oralidad de las audiencias. Este Código contempla las normas que regulan la manera de pedir o de dirigir los conflictos que los ciudadanos someten al arbitrio de la justicia,

por ejemplo los litigios por propiedad que actualmente tardan años en resolverse en los tribunales. Actualmente bien las normas de procedimiento civil son obsoletas no se ajustan a la realidad social ni económica, este proyecto busca la celeridad, sencillez y transparencia en la resolución de conflictos. Establece el sistema mixto por audiencias, es decir la demanda y contestación se harán de forma escrita. Sin embargo, la parte toral de la argumentación, la presentación de pruebas, se hará de forma concentrada y oral ante el juez. Además evitará que dentro de ese proceso sencillo se lleven a cabo tácticas dilatorias a las que actualmente están familiarizados los abogados, para efectos de lograr que le juez sin mayor preámbulo conozca los elementos de hecho y derecho de las partes y pueda inclinar su juicio a favor de quien tenga la razón. Este nuevo procedimiento los va acelerar significativamente, pues actualmente en vista de tantas tácticas dilatorias legalmente permisibles, un juicio puede durar hasta más de diez años en algunos casos y a veces sin conocer el fondo del asunto, con este Nuevo Código Procesal Civil se evitará a toda costa la mala praxis encaminada a demorar el proceso, reduciendo el proceso hasta un año. El procedimiento oral vendrá a acelerar la resolución en temas de propiedad, ya que los afectados denuncian que los juicios tardan hasta diez años en resolverse. Ahora tienen un plazo de nueve meses en los juzgados de primera instancia, donde las partes expondrán sin mayores rodeos la esencia del asunto disputado. Los principios que este Nuevo Proyecto del Código Procesal Civil consagra son:

Acceso a los tribunales y juzgados: Toda persona tiene derecho a acudir y promover la actividad de los juzgados y tribunales civiles, con el fin de obtener la tutela efectiva de sus derechos e intereses legítimos. Tutela judicial efectiva: Toda persona tiene derecho a obtener de los juzgados y tribunales civiles, siempre que concurran todos los presupuestos procesales establecidos en este Código, una sentencia debidamente razonada, motivada y fundamentada, en la

que se resuelvan las pretensiones que han sido objeto de debate entre las partes y al efectivo cumplimiento de lo resuelto.

Juez predeterminado por la ley: Los juzgados y tribunales civiles tendrán competencia en cada caso, cuando el conocimiento de la causa les esté atribuido por normas con rango de ley y anteriores a la iniciación de las actuaciones de que se trate. Nadie puede ser separado de su Juez competente. Debido Proceso: Los juzgados y tribunales civiles deben guardar observancia del debido proceso en todas sus actuaciones, brindando las garantías necesarias a las partes para la adecuada defensa de sus derechos. Contradicción, defensa e imparcialidad : A. Los juzgados y tribunales civiles garantizarán la igualdad de derechos, facultades y condiciones de las partes en el proceso. También se garantizará la aplicación de los principios de contradicción, defensa e imparcialidad. B. Considerando la dualidad de posiciones, todas las partes tienen derecho a ser oídas por el órgano jurisdiccional, antes de adoptar cualquier decisión que afecte directa o indirectamente a la resolución final, bien en la instancia, bien en los recursos, en cualquier proceso ordinario o especial; así mismo se les oirá para la adopción de medidas cautelares y en la fase de ejecución, salvo que voluntariamente se coloquen en situación de rebeldía, o que sea contraria la audiencia a la propia finalidad del acto, lo que deberá estar expresamente previsto. C. En ningún caso se puede producir indefensión a las partes del proceso, a quienes se les garantiza el acompañamiento de abogado que les asista o represente, elegido libremente por las partes o designado por el Estado, en los términos previstos por este Código. D. Los juzgados y tribunales civiles dictarán sus resoluciones con absoluta sujeción al principio de imparcialidad.

Publicidad: Las comparecencias y las audiencias del proceso serán públicas, salvo que expresamente la ley disponga lo contrario o el juzgado o tribunal así lo decida, por razones de seguridad, de moral, o de protección de la personalidad de alguna de las partes en casos muy especiales y bajo su estricta responsabilidad. En ningún caso se impedirá a las partes el acceso al expediente, ni a las actuaciones orales del proceso. Dispositivo: Las partes pueden iniciar y poner fin al proceso antes de que se dicte sentencia en cualquiera de las instancias o en casación, en las formas previstas en este Código, sin perjuicio de lo que éste disponga para aquellos procesos especiales en los que se tutelen derechos o intereses públicos.

• Aportación de Partes: A. Los hechos que conforman las pretensiones y en los que se debe fundar la resolución judicial de fondo, han de ser alegados por las partes en los momentos fijados por este Código. B. Las pruebas que deban practicarse para la acreditación de los hechos controvertidos, han de ser aportadas por las partes en el momento procesal dispuesto por este Código. C. Al Juez o Magistrado le queda prohibida la aportación al proceso de hechos o medios de prueba. • Buena Fe y Lealtad Procesal: A. Las partes, sus representantes y todos los partícipes del proceso, ajustarán su conducta a la dignidad de la justicia, al respeto que se deben los litigantes y a la lealtad y buena fe. El juzgado o tribunal deberá tomar, a petición de parte o de oficio, todas las medidas necesarias que resulten de la ley o de sus poderes de dirección, para prevenir o sancionar cualquier acción u omisión contraria al orden o a los principios del proceso, impidiendo el fraude procesal, la colusión o el abuso del derecho y cualquier otra conducta ilícita o dilatoria.

B. Se entiende por fraude procesal todo comportamiento de las

partes, sus representantes y demás partícipes del proceso, en virtud del cual el juzgador ha sido víctima de engaño debido a la presentación falaz de los hechos, a probanzas irregulares, documentos alterados, e incluso por efecto de una argumentación falsa.

Dirección del Proceso: Los Jueces y Magistrados tienen el deber de dirigir y controlar formalmente el proceso e impulsar las actuaciones procesales de mero trámite hasta su conclusión, de acuerdo a las disposiciones generales de este Código, a menos que la causa esté en suspenso por algún motivo legal, y sin perjuicio de la facultades que este Código otorga a las partes respecto al poder de disposición sobre la pretensión o el procedimiento. Oralidad: A. La expresión oral es el medio fundamental de las actuaciones procesales. El proceso debe ajustarse al principio de oralidad, bajo sanción de nulidad absoluta. Las diferentes comparecencias, audiencias y los procesos regulados en este Código serán orales y públicos. B. Sólo deben constar por escrito aquellas actuaciones autorizadas expresamente por este Código y las que por su naturaleza así lo exijan. En caso de duda entre la aplicación de la oralidad y la escritura, el Juez o Magistrado escogerá siempre la oralidad.

Inmediación: Los Jueces y Magistrados que conocen del proceso presidirán las audiencias, la práctica de la prueba y demás actuaciones procesales orales, no pudiendo delegarlas bajo sanción de nulidad absoluta, salvo cuando la diligencia deba celebrarse en territorio distinto al de su competencia. Concentración Procesal: El procedimiento se desarrollará en una o en la menor cantidad de audiencias posibles, procurando concentrar en un solo acto todas las diligencias que sean necesarias. Celeridad: Los actos procesales deben realizarse sin demora, evitando toda dilación y prolongación indebida en el desarrollo de la

actividad procesal, abreviando los plazos cuando este Código faculte para ello.

Convalidación Procesal: Las nulidades procesales relativas, no protestadas oportunamente por las partes, se convalidan por las actuaciones posteriores. Se prohíbe a los juzgados o tribunales declarar de oficio la nulidad procesal relativa. Por el contrario, las nulidades procesales absolutas que afectan el orden público o el derecho de defensa de las partes, no se convalidan por la falta de protesta, debiendo ser declaradas de oficio en cualquier tiempo.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->