Plata y bronce de Fernando Chaves (1927) Lujuria, poder, dinero, mentira, maledicencia, amor, abuso, venganza, justicia están

presentes en la novela de Chaves. Plata y bronce es más que una novela romántica; es una mirada profunda a la realidad ecuatoriana. Uno de los rasgos más significativos de la novela está dado por el carácter humano de sus personajes, por sus (naturales) contradicciones, por la manera de afrontar sus relaciones con los demás. Plata y bronce dialoga con Raza de bronce (1919), de Alcides Arguedas. En ambas novelas, el personaje principal es una joven y bella mujer, el orgullo de los labriegos. Manuela, la protagonista de Plata, es más humana que Wuata Wuara. La india de Arguedas, es la virtud personificada, el ideal indígena de belleza, bondad y obediencia; de lealtad completa a los suyos a al concepto de raza del autor. Para Wuata Wuara su raza, su amado Agiali, los labriegos, su mundo y sus labores, son lo único que existe. Aun cuando se rebela contra el abuso del patrón, Wuata Wuara, al igual que los demás indios, permanece en su mundo y desde ese contexto se aproxima a la relación con los patrones. Cuando los patrones la violan, la redención de Wuata Wuara —si así puede decirse— está en su muerte: lucha por su integridad (en el sentido completo de la palabra) hasta la muerte. Manuela, en cambio, es marcadamente diferente. Quizá se podría decir que la virtud de Wuata Wuara hace de la humanidad de Manuela una prostituta. Manuela, la muchacha más bella de “El Rosedal,” propiedad de los Covadonga, es acosada por el patrón, el “niño Raúl,” a quien —de palabra y acción, mas no emocionalmente— rechaza constantemente. Lo que en un principio es solamente una correría más del patrón, cambia: Raúl Covadonga se enamora de Manuela. El “patrón blanco su mercé” se enfrenta a la cuestión de su amor por una india, una mujer de otra raza, una sierva, una persona a quien no ve como un igual. Aun cuando desea poseer (sexualmente) a la muchacha, se domina en tanto desea que Manuela se le entregue voluntariamente. La persecución de Manuela no pasa desapercibida para los demás: su padre, Gregorio, y su novio, Venancio, están disconformes con la situación y juran vengarse en caso de que el patrón abuse de la joven. El dilema, que enferma a Raúl, no es tal para su primo, Hugo Zamora, quien lo visita de la capital. Para Hugo, Manuela es simplemente otra india. Al igual que las cholas del pueblo, o aún la maestra, está a su disposición. Una noche, cuando Raúl y Hugo invitan a dos cholas, Rita y Matilde, y la maestra Celina, a la hacienda. Celina, quien rechaza los avances amorosos de los dos primos, se va, dejando a las otras dos. Mientras Hugo, Rita y Matilde comparten su borrachera, Raúl hace llamar a Manuela, a quien viola. Gregorio, que sospechaba del patrón, ve todo desde la ventana tras la cual espiaba. Junto con Venancio y otros, traman vengarse. A la mañana siguiente Raúl busca nuevamente a Manuela, e intenta seducirla prometiéndole llevarla consigo a Quito. La muchacha, que está enamorada (de antes) del patrón, se enfrenta a los códigos de su raza, a sus propios sentimientos y al abismo que la separa de Raúl. Su dilema es de corta duración: Raúl le ofrece llevarla como sirvienta-amante, no como su pareja. Destrozada por el rechazo, obedece las órdenes de su padre y regresa a la choza.

Fue autor de dos excelentes narraciones -La Embrujada(1923) y Plata y bronce (1927). cambio que Celina reconoce tomará tiempo y esfuerzo. gracias a la confesión de uno de los cómplices. Marchó luego a México para ampliar tanto sus horizontes vitales como sus conocimientos académicos. limpia. que logró ver impresa entre las páginas de una publicación periódica de Quito. la novela extensa titulada Plata y bronce (Quito: Imprenta Nacional. Esta primera incursión del joven Fernando Chaves en la prosa de ficción fue saludada con grandes elogios por parte de la crítica especializada. a pesar de todo. tras especializarse en Pedagogía. de adentro —las pequeñas poblaciones del interior. Es Celina quien cierra la novela. se dirigen a la hacienda y. Fernando (1902-?). Rondaba. ensayista y periodista ecuatoriano. a muy temprana edad. Los cuerpos de los tres son velados juntos. decidió. La última escena de Plata y bronce tiene como protagonista a Celina. la Revista de la Sociedad Jurídico-Literaria. los asesinan a hachazos. La embrujada (1923). en plena juventud. frustrado por la intervención oportuna de Raúl y Hugo. Tras el asesinato. señalada pronto por la crítica como uno de los grandes hitos de la prosa de ficción ecuatoriana. donde los habían escondido. pura. dulce. mientras Raúl y Hugo duermen. Tras prohibir/impedir que Manuela de aviso al patrón. que fue galardonada con el primer premio en un certamen convocado por el grupo América.que sentaron las bases de la novela indigenista ecuatoriana. Hallan también. Narrador. . se matriculó en el Instituto Normal Juan Montalvo.Gregorio y Venancio. los veinte años de edad. El éxito volvió a sonreír a Chaves con esta nueva entrega literaria. Es necesario luchar —en su caso. educada. orientar su vida profesional por el sendero de la docencia. a la sazón. humillados por la afrenta a la muchacha (hija y novia. y continuar con su labor docente— por contribuir a mejorar el país y los habitantes. encuentra los cadáveres semi descompuestos en la laguna interior de una caverna. y. para plasmar sus vivencias y observaciones de aquel período en una especie de nouvelle (o novela corta). Hombre de vivas inquietudes humanísticas y vasta formación cultural. sino también mostrando la manera en que el cambio es posible. regresó a su nación para emprender su carrera docente como maestro de escuela en una pequeña población rural. circunstancia que le alentó a enfrascarse en un proyecto narrativo mucho más ambicioso. Chaves. embolsan ambos cuerpos y se los llevan. proyectando el futuro del Ecuador. por lo que. destacando no sólo las falencias y los cánceres de la sociedad. que describía Matto de Turner en el“Proemio” a Aves sin nido— hacia fuera. quien había descubierto el sitio y muerto de hambre y frío junto a su amado. de su ciudad natal. prendido del cadáver de Raúl. idealista) a quien las maledicencias del sacerdote y sus secuaces no habíanlogrado destruir —a pesar de su intento. Días después el grupo de rescate dirigido por el hermano de Hugo. y fue por aquel entonces cuando decidió probar fortuna como escritor. nacido en Otavalo (en la provincia de Imbabura) en 1902. respectivamente) planean tomar venganza. quedarse en el pueblo. donde alcanzó el título de maestro nacional. la maestra (buena. 1927). a Manuela.

. desde su juventud. Chaves albergó. En este último trabajo. su gran aportación a la cultura ecuatoriana contemporánea se sitúa en el campo de la creación literaria. Chaves lograba superar. publicó un interesante colección de apuntes y reflexiones de viajes -titulada Crónicas de mi viaje a México (1935)-. Así. sino que demostró también estar especialmente dotado para el ejercicio de la crítica literaria. Pero. 1956). la novela corta La embrujada. Ya su primera narración. como dejó patente en el lúcido ensayo con que encabezó su traducción. Además. Francia y Portugal). los cánones estéticos dictados por el Modernismo -corriente que todavía dominaba en buena parte de las literaturas hispanoamericanas. Obra Especializado en los ámbitos de la pedagogía y la sociología. al margen de desempeñar durante algún tiempo diversas actividades en el seno del Partido Socialista (al que llegó a pertenecer en calidad de afiliado). Además. En Plata y bronce -según apunta el estudioso de la Literatura Bruno Sáenz Andrade. de Franz Kafka. donde ocupa un lugar privilegiado por su condición de fundador de la narrativa indigenista. le impulsaron a vincularse estrechamente con la evolución política y cultural de Ecuador. amparadas siempre por sus firmes convicciones democráticas. sin duda alguna. donde brilló como profesor e investigador. en parte. y fue también embajador plenipotenciario de su nación en El Salvador. así como una magnífica traducción al castellano de Carta al padre. una serie de inquietudes cívicas que. de ahí que pueda afirmarse que esta segunda narración del escritor de Otavalo. aunó sus valores cívicos con sus méritos académicos para culminar su carrera política ocupando el cargo de Ministro de Educación Pública durante el mandato gubernamental del Presidente Galo Plaza Lasso. había ocupado el cargo de Director de la Escuela Municipal del cantón de Espejo.Entretanto. se presentó como el auténtico punto de partida de la novela indigenista ecuatoriana. Chaves no sólo hizo gala de su perfecto dominio del alemán y su capacidad para traducirlo a la lengua hablada por millones de hispanoamericanos.se hace aún más patente ese compromiso de Chaves con las inquietudes sociales de la población indígena. que hace de la sensualidad -en uno de los rasgos más audaces y originales de este texto.un instrumento de rebeldía y protesta. Previamente. titulado Obscuridad y extrañeza (a propósito de Franz Kafka) (Quito: Casa de la Cultura Ecuatoriana. acabó por conducirle hasta la Universidad Central de Ecuador (Quito). Fernando Chaves sobresalió por la publicación de algunos ensayos tan notables como Ideas sobre la posición actual de la pedagogía (Quito: Ministerio de Educación Pública.para adentrarse en la psicología y el entorno ambiental de un personaje indígena de hondo calado social. el humanista de Otavalo continuaba desplegando una intensa actividad docente que. 1933) y El hombre ecuatoriano y su cultura. desempeñó brillantes funciones diplomáticas en calidad de cónsul de Ecuador en diversos países de Europa (Alemania. Nicaragua y México. tras llevarle a impartir clases de enseñanza media en varios institutos del país. al prescindir ya definitivamente de esos residuos modernistas que aún estaban presentes en La embrujada.

publicada bajo el título de Escombros (Quito: Ed. en atribuirle dicha perfección y concederle todos los caprichos. en el que el esposo. . no es sino una esclava de su marido. se abandona sumisamente a los caprichos de una compañera a la que tiene reputada como un cúmulo de perfecciones (de hecho. Fernando Chaves volvió a sorprender gratamente a críticos y lectores con una tercera e inesperada novela. la llama continuamente “Perfecta”. 1958). cuya forma de ejercer el dominio consiste. Novela rica en exploraciones psicológicas que revelan la riqueza o pobreza interior de los protagonistas. sin permitir que el lector llegue a descubrir el nombre auténtico de la joven). para indagar en un conflicto amoroso presidido por la incomprensión y el desencuentro.Tras un largo paréntesis en su carrera literaria. Casa de la Cultura Ecuatoriana. aburrida de esa situación de aparente privilegio. mucho mayor que su mujer. precisamente. El conflicto surge cuando la esposa. Como era de esperar en una obra que aparecía en los anaqueles de las librerías al cabo de treinta años de la publicación de su última incursión literaria. esta sorprendente novela de Chaves rompía radicalmente con la estética y la temática de sus narraciones anteriores. Escombros narra la patética historia de un matrimonio ciertamente desigual. en el fondo. se da cuenta de que.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful