P. 1
La Vida en El Circo - Entrevista de Semblanza

La Vida en El Circo - Entrevista de Semblanza

5.0

|Views: 29.965|Likes:
Publicado porElycorleone

More info:

Published by: Elycorleone on Mar 10, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/06/2015

pdf

text

original

19 de noviembre de 2008

Justo Guillermo Gamalier Inostroza Vázquez es un joven de 19 años de edad; su abuelo es el dueño de uno de los circos más grandes de México; el “Circo de los Hermanos Vázquez”. Gamalier trabaja como payaso en el circo de sus padres; “El Circo de los Hermanos Corona”. Pero, ¿cómo es que eligió esta profesión? Gammi, como le dicen sus familiares, amigos y público, nos cuenta sobre su vida en el circo…

1

19 de noviembre de 2008

La vida en el circo…
El Circo de los Hermanos Corona está ubicado en un deportivo cercano a la estación del metro Ecatepec, en el Estado de México. No es de extrañarse la multitud de niños que, un domingo por la tarde, conviven en familia y juegan con amigos, en los columpios que están a un costado del circo. La función comienza a las 18:00 Hrs., los miembros del circo están preparándose para el espectáculo. Gamalier está comiendo un hot dog, al mismo tiempo, merodea por los alrededores de los campers que utilizan para cambiarse y maquillarse. De pronto, observa cómo uno de sus compañeros de trabajo sostiene una plática con dos desconocidos; no tardaría en entrar a la conversación. Gamalier es un chico muy simpático, agradable, alegre, bromista, amigable; tal vez, porque ha vivido toda su vida en el circo, de hecho, para él, su vida es el circo. Su padre es Ingeniero en Sistemas, su madre viene de una familia de cirqueros. Gammi cuenta que se conocieron cuando su padre trabajaba como interventor en la Arena México y su madre actuaba en el “Ataide Hermanos”, que se encontraba en ese sitio. La gente en el circo es muy unida —comenta Gammi al inicio de la conversación, ya que su compañero se ha retirado— Aparte, uno viaja a muchos lugares. En la República mexicana, Gamailer ha estado en Guadalajara, Monterrey, Reynosa, Veracruz, Chiapas, etc. Vivió de los 8 a los 12 ó 13 años en Estados Unidos, porque su mamá tiene residencia americana. También he viajado a China, Rusia, Francia, etc. Pero definitivamente el lugar que prefiero es México —comenta Gammi— porque todo es más tranquilo, la comida es más rica y la encuentras donde sea; lo malo es la delincuencia.

2

19 de noviembre de 2008

Francia es muy bonita, sólo he ido a Montecarlo, que es una bahía. El circo se pone donde está la Reina, en el Palacio. Se trata del Festival de Mónaco y la Princesa Estefanía va a ver la función. Estados Unidos es un país limpio. China es muy feo porque es muy sucio, hay mucha gente, mucho más que en México. Gammi me explica que los chinos son muy buenos acróbatas, ellos tienen una escuela de circo; ésta es la más grande del mundo, es todo un pueblo, se llama Waqiau. “Allí, lo que más importa es el circo, van desde pequeños; desde los 2, 3, 4 años andan haciendo marometas, entonces, cuando crecen ya son expertos”. Por otro lado, asegura no haber visto nunca algún payaso chino. Ya que estamos en esto, ¿por qué elegiste ser payaso?— “Elegí ser payaso porque me gusta hacer reír a la gente, me hace sentir bien, es algo que te desestresa completamente; si estás enojado, sales hacer payasadas y se te borra todo. Por eso me gusta…” De pronto se acerca un niño de los que estaban jugando en los columpios, y Gammi comenta: “lo que no me gusta son los niños, se me hacen insoportables, ¿verdad?” dirigiendo la pregunta al niño. Todos reímos. ¿Es difícil hacer reír? Me ha costado mucho trabajo, años, para tratar de hacer reír a la gente. Porque no nada más es salir y hacer chistes, uno tiene que innovarse, pensar cosas, sacar una personalidad en la pista para que la gente se ría. Llevo poco tiempo en el circo como payaso, pero le echo ganas, y poco a poco se me ha dado. Cuando eres payaso y sales a la pista, si dices 20 chistes, tienen que pegar 5 ó 6. “Ese es el chiste del chiste” —reímos de nuevo—. Dices muchos chistes y los que pegan los agarras, los que no, los sueltas y así muchas veces, hasta que tú ya tienes una rutina; ésta tú la aplicas y la gente se ríe.

3

19 de noviembre de 2008

Respecto al público El público es distinto, incluso, los mismos mexicanos son distintos en otros países. Por ejemplo, cuando trabajaba en Estados Unidos, en el Circo de los Hermanos Vázquez. Éste llega solamente a la gente latina de Las Vegas, Los Angeles, entre otras ciudades. Por ser mexicano, atrae público latino; de hecho, lo promocionan en la radio latina; y uno habla en español, no es necesario el inglés. El público mexicano de allá, como que es más sensible que el de aquí; se ríen más y de todo. El de aquí no. Tal vez sea porque aquí hay muchos circos, y se acostumbran. Allá no hay tantos, si hay cuatro son muchos. Entonces, uno va a trabajar para ellos, y como vas sólo una vez al año, lo esperan. Aquí no, es más difícil porque hay más circos. A veces, hay que caer en la vulgaridad, la picardía, de que “hay, le agarro la pompa”, para que la gente se ría. Pero, hay lugares como Cuajimalpa, Santa Fe, etc. donde eso no se ve bien. En el mismo D.F. tienes que cambiarle de ritmo, porque hay diferente tipo de gente, con distinta cultura.

“Los famosos son personas normales, iguales a nosotros…”
Cambiando un poco el tema, Gamalier me habla sobre sus preferencias musicales que son: el alternativo, la electrónica y todos sus derivados, el pop, las rancheras, etc. Menciona que Luis Miguel es su cantante favorito. “Cuando trabajaba en el Circo de los Hermanos Vázquez, en México, iban muchos artistas a ver la función, porque el circo se pone en el Club América, en diciembre; ahí van muchos futbolistas, Vica Andrade, Omar Chaparro, etc. Si les caes bien e interactúas con ellos, te saludan. Con quienes llevamos más convivencia es con los jugadores de fútbol, por ejemplo, Ricardo Osorio, el Kikín.” En cuanto a grupos musicales, Gammi conoció a Intocable y los Tigres del Norte—. Cuando estábamos trabajando en Estados Unidos, una vez fui a un auditorio, era cumpleaños de un periodista que se llama Piolín, él está en la Radio de Los Angeles.

4

19 de noviembre de 2008

Piolín se lleva muy bien con la gente del circo, así que les pidió que llevaran a la fiesta algunos actos. Fueron unas Bailarinas brasileñas, un primo mío que es malabarista y yo, como payaso. Cuando estábamos atrás del escenario, en lo que nos tocaba salir llegaron los Tigres del Norte e Intocable. Como nos veían vestidos de artistas, nos hacían la plática. Los famosos son personas normales, iguales a nosotros. Y en realidad todos somos artistas porque tenemos que hacer cosas para llegarle a toda la gente. Para eso, hay que tener “ángel” —comenta Gammi. ¿La vida en el circo es nómada? El circo de mis papás no viaja tanto, nada más está en el D.F. y a lo mucho sale a Ecatepec o, a lo mejor, Morelos. Sin embargo, hay otros circos en la República mexicana que andan en Tijuana y de repente, ya los ves en Yucatán. Se avientan unos viajes ¡tremendos! A mi me ha tocado viajar por carretera en Estados Unidos. ¡Viajes largos! Por ejemplo, de Nueva York a Texas, una semana de viaje, porque está de punta a punta. Uno disfruta el viaje porque vas echando relajo, te paras a comer en la carretera, contemplas con tus propios ojos lo que pasa en las películas. Por ejemplo, una vez, se me quedó muy grabado, un señor “viejito, flaquito, flaquito” vestido de cowboy, con sus pantalones, su caballo y un sombrerote como de película, parecido al que utiliza el sheriff que sale en la pantera rosa. Te divierte conocer todos esos lugares y personajes que no te imaginas que puedan ser reales. También en México conoces. Yo a lo mucho he viajado de aquí a Reynosa, o Monterrey; es cansado, pues son 14 horas. Nosotros nos vamos en los carros del circo, con los amigos del mismo; es divertido y como que hay más aventura, porque es como si te fueras con tus cuates a Acapulco, que vas haciendo paradas, te llevas unas tortas —comenta Gammi. Gammi y su faceta de conquistador… Gamalier viste una playera negra, bermudas color gris y calza guaraches negros con blanco. Mide aproximadamente 1.68 cm, es de complexión robusta, güero, con ojos verdes, trae el cabello corto y se ve que se corta mucho la uñas de los pies. En la mano izquierda porta un anillo y en ese mismo brazo, tiene un tatuaje; asimismo, trae una pulsera en cada muñeca. En el cuello tiene colgado un collar negro. Además de todo lo anterior, es muy sonriente y coqueto. 5

19 de noviembre de 2008

“Ella no quería ser mi amiga, quería andar conmigo…”
La novia de Gammi es de Puebla, también es de circo, está en uno que se llama “London” y es trapecista—. Ella era amiga de una chava que estaba trabajando aquí, yo tenía novia en ese entonces, al fin hombre, —ríe— vino al circo, yo nunca la había visto en mi vida, pero como me dijeron que era de circo, pues la saludé: “hola cómo estás, buenas tardes, con permiso y adiós…” Ella pidió mi teléfono y, comenzamos a platicar como amigos, normal, pues yo tenía mi novia y pues nada que ver. Después corté con mi novia, pero nunca le comenté, seguíamos de amigos. Yo siempre me porté normal. Ella es bonita, es la típica chava a la que todos se quieren ligar. Pero yo no tenía intención de eso, y fue lo que le llamó la atención de mí. Entonces, ella no quería ser mi amiga, ella quería andar conmigo, a tal grado que me dijo si quería ser su novio, y yo le dije que no —ambos reímos, “te cotizaste”, le dije, y él contestó, “sí, voy actuar como mujer”. Volvimos a reír—. Duramos una semana así, ella estaba enojada conmigo, porque le dije que no. Entonces, sucedieron unos XV años de una prima mía en un circo, yo era chambelán. Ella me dijo, “me haces quedar mal porque no bailas conmigo”, le dije, “por qué, si yo estoy bailando con la que quiere bailar”; “es que yo ya les dije a mis papás que eres mi novio”. “¡Chin! Si yo te dije que éramos amigos”, “¿entonces no vas a ser mi novio?” “Ok, sí”. Por lo mismo de que por lo regular todos quieren con ella, me hice del rogar, fue como una táctica, así de que yo no soy como los demás; ahora sí como que le cayó la horma de su zapato. Fue muy raro, siempre que nos acordamos de eso nos reímos —concluyó riendo. Aprovecho para preguntarle, cómo es su relación, si hay problemas, por lo mismo de que la vida en el circo es nómada—. Nos llevamos bien, tengo cuatro meses con ella. No es difícil porque ella ha andado por aquí, en Ecatepec. La verdad es más fácil andar con alguien de circo porque sabe lo que es y te entiende. 6

19 de noviembre de 2008

Si andas con alguien que no sabe de esto, se enoja porque no tienes tiempo de mandarle un mensaje, de hablarle o de estar con ella; y dicen “nunca quieres estar conmigo, etc.” Cuando vienen a vivir contigo, si no son de circo, se enojan porque no hay agua, no hay gas, etc. Y te hacen sentir mal. Gamalier estudió hasta 3er año de preparatoria, no fue a la Universidad porque tuvo que viajar y trabajar en el circo; sin embargo, quería estudiar gastronomía porque le gusta cocinar. Considera que la vida en el circo no es diferente a la de los demás. En su tiempo libre va al cine, echa la flojera, se pone a ensayar, puede ir a Chapultepec o a donde quiera. Entre semana únicamente hay dos funciones, y los domingos, son cuatro. Cuando se cambia de lugar el circo, son cuatro días los que no se trabaja. En mi caso, —comenta— tengo que estar esos cuatro días ayudando, que tumbando, etc. porque yo soy del circo. Pero, hay veces que me puedo ir a Acapulco, o me voy con mi novia todo el día, o con mi abuelito. Gammi como hijo del patrón En el circo, como hay gente inteligente, como la hay ignorante. Una cosa es ser el dueño y otra cosa es la relación como amigos. Yo considero como amigos a los que no se molestan cuando les dices que algo no está bien, saben que al final es por el porvenir de todos. Yo me he peleado con muchos de mis compañeros que pensaba que eran mis amigos. Uno tiene que estar observándolos en la función, y si hacen algo mal y uno les dice, se enojan y lo toman como agresión. A veces es difícil tener amigos en el circo, pero puedes tener amigos en otras partes; por ejemplo, en la colonia. Aunque, también existen las novias o “amigovias“, o lo que haya —agrega con un tono juguetón. Y el futuro… Mi futuro es el circo. Sin embargo, también me gustaría tener uno que otro negocio, como una taquería. Tengo un amigo que es taquero y saca $ 15, 000 pesos a la semana —comenta impresionado—. Este año, quise poner una taquería en Lindavista, en frente de Zacatenco, por ahí vive mi papá, pero me cobraban $ 30,000 pesos al mes.

7

19 de noviembre de 2008

Mi papá, por ejemplo, lleva mucho tiempo juntando para un Oxxo, no es que no deje el circo, sino que es muy cansado y te presionas mucho. Lo ideal es tener el circo y un negocio. Si al circo le falta dinero, lo solventas con el negocio, y viceversa. Me gustaría casarme, de hecho, quería hacerlo con mi novia, con la que llevo 4 meses, pero mis papás no quisieron. Nos íbamos a juntar en unión libre, por eso de que luego viene la ruptura y hay problemas; así, en unión libre, nada más se termina el noviazgo y ya. —A pesar de que a Gammi no le gustan los niños, sí le gustaría tener hijos.

Estamos en un punto de la conversación en donde ambos nos sentimos cómodos. Pronto está por comenzar la función. Los personajes ya están saliendo de los campers. Y la gente está por llegar. ¿Qué es lo que consideras como lo mejor que te ha sucedido? — pregunto—. Conocer a mi novia —contesta riéndose; yo le digo sonriendo, “qué romántico”; y él agrega, algo sonrojado “se oyó cursi, no es cierto”— Lo más emocionante que me ha pasado es salir a la pista, que te aplaudan, porque cuando te aplauden uno siente hasta escalofríos.

8

19 de noviembre de 2008

Cuando un artista es de circo, el compañero con el que estabas no lo es, pero cuando lo eres, entras a la pista, ves a la gente a los ojos, si se ríen o no, y si les trasmites todo ese sentimiento que tú traes, es lo más bonito. Y no es por nada, pero yo soy uno de los más aplaudidos —hay risas— y se siente bonito, como que te da energía. Lo más feo que me ha pasado, es que cuando uno sale de payaso, y he tenido problemas con mi novia o con mi familia, una vez un tío se murió, y tienes que salir a trabajar, pese a que tú por dentro estés muy mal, casi destrozado. Pero, de la cortina para afuera, tienes que poner otra cara, tienes que ser feliz, alegre, aunque por dentro estés llorando. Yo en la pista canto una canción que le escribí y dediqué a mi novia; en una ocasión que me había peleado con ella, la canté y ya quería llorar; aunque tenía que reír. La gente no tiene porqué saber que tú estás mal, no tienen la culpa de tus problemas. Hay veces que sí hago bromas, como: “odio porque te has ido, y no porque te fuiste, sino porque te llevaste mi playstation” y cosas así. Cuando mi tío murió, a mi me avisaron cuando me estaba bañando antes de salir a trabajar; cuando salí, no estaba ni concentrado en lo que estaba haciendo, y es feo. Sin embargo, es lo bueno de ser payaso, al oír la risa de la gente, dices: “al menos sirvo para algo…” y los problemas se van. Es una terapia que te ayuda a subir tu autoestima. Es más fácil hacer llorar que hacer reír, y para hacerlo, necesitas mucha concentración. Me han tocado señores serios, que no sabes ni qué hacer para sacarles una sonrisa, o cuando hay poca gente, también es pesado, porque los pocos que hay, les da pena reírse o lo hacen silenciosamente, de manera que no alcanzas a escucharlos. Cuando hay mucha gente, pues es más fácil, porque la risa se contagia. Definitivamente ser payaso es muy bonito, no cualquiera lo es. Todos se pueden pintar la cara. Yo, por ejemplo, casi no me pinto; no necesito hacerlo para ser payaso.

9

19 de noviembre de 2008

Si me muero y vuelvo a nacer, seguro le digo a Dios, “dame cirquero, otra vez” Gammi, el payaso coqueto, habla sobre la gente que le tiene miedo a los payasos— He encontrado gente así, chavas más o menos de mi edad, y les pregunto: “¿yo te doy miedo?” me contestan: “no, tú me gustas” — reímos— pero, por ejemplo, con los niñitos, lo que hago es quitarme la peluca, que es como de chucky, me les acerco y como casi no me pinto, no se espantan. Los payasos muy pintados, como los que salen en la tele, hasta a mí me dan miedo. Los payasos de circo, y los de fiesta somos muy diferentes. En el circo es como que más artístico, de hecho, hay una carrera que se llama “artes escénicas y circenses”, en una Universidad en Puebla. Pero, a ellos no les van a enseñar a ser cirqueros, porque una cosa es ser artista de circo y otra es ser cirquero. Cirquero es el que levanta el circo, tumba el circo, desapista, pinta, barre, maneja trailer, va por agua cuando no hay, hace de todo. Ser cirquero es un estilo de vida. Hay veces, que subo a la carpa y me quedo dormido, pero eso para mí es normal, en cambio, la gente no lo ve así. En realidad el circo es un arte. Ser cirquero es un estilo de vida… El circo en México está muy desvirtuado debido a películas, o reportajes. Y es que van a circos pequeños, como el de mis papás, o sacan tomas de los trailers más viejos de circos como el “Hermanos Vázquez”, donde los artistas traen autos lujosos, y los trailers son nuevos. Debo destacar que los campers, propiedad del circo de Gamalier, están viejos y oxidados, hacen una perfecta combinación con el suelo del lugar, que es terroso y polvoriento. Cualquiera pensaría que está en el barrio más bajo, del país más pobre. Sin embargo, una amigable dálmata deambula por el sitio y derepente se acerca a saludar, lo que le da vida al panorama que está del lado de los campers; porque del otro lado están los juegos. El olor, que cualquiera imaginaría como pestilente, característico de eses de llama, que son los animales que tiene el circo, no es tan penetrante. Gammi me comenta que en el circo, sólo existen dos espectáculos de animales. Estos son el de los dálmatas y el de las llamas.

10

19 de noviembre de 2008

Gammi, me aclara que los campers se utilizan como camerinos. El trailer donde vive él con su familia, es más grande, está en una parte donde no hay tierra, justo a la entrada del circo; de hecho, la taquilla se ubica ahí. Tiene dos pisos, tres recámaras, dos arriba y una abajo, cuenta con baño, comedor y está alfombrado. Una de las películas que Gamalier menciona, donde desprestigian al circo es “Ángel de fuego”, donde según queman un circo y hay violencia intrafamiliar. “Pero, eso no solamente pasa en el circo, hay cada loco depravado en la calle que no sé por qué ven mal a la gente de circo. Por ejemplo, hay lugares en Iztapalapa, Chimalhuacán o Neza, donde sus hijos tienen 5 años de edad y andan con una mona en la cara. Aquí, un niño de esa edad anda dando marometas, y anda trabajando… ” —comenta con un tono molesto. En Europa no ven así al circo. En Mónaco, la princesa manda traer un circo a su Palacio, con los mejores artistas del mundo; y son cuatro días de funciones. De hecho, ella se casó con alguien de circo* —agrega con ánimo. El circo en Europa es muy diferente que aquí. Eres un artista y te lo reconocen. Te va a ver la realeza europea, porque es una fiesta social. La carpa la ponen en el lobby de un hotel; ahí, se reúnen, comen; y su diversión, somos nosotros —concluye con una sonrisa. 11

19 de noviembre de 2008

La función está a punto de comenzar, un señor se acerca a nosotros y le dice a Gammi que se apure, que él va a abrir. Comienza a crearse tensión y nerviosismo en el ambiente. Y es que la charla, cada vez se torna más amena. A Gamalier le apasiona hablar del circo y de sus experiencias; por otro lado, mis ansias por saber más sobre ese mundo, tan desconocido, aumentan. A nosotros, por su diversión, nos dan un premio al mejor del circo —prosigue Gammi— para la gente de circo, quien tiene un premio de esos es algo sublime. Yo tengo un tío que tiene uno, hasta salió en los Records Guiness, lo obtuvo porque realizó cuatro vueltas en los trapecios en el aire, lo hizo hace como veinte años, en ese tiempo no había quién hiciera eso.

En otros países, reconocen más a los artistas que en el propio México. Por eso, muchos trabajan en Europa y en Estados Unidos. Y es que allá, les pagan y los tratan mejor.

12

19 de noviembre de 2008 Yo creo que la mayoría de la gente del circo que está por el mundo, son mexicanos. Los mejores trapecistas y malabaristas del mundo, son de México. Por otra parte, los mejores payasos del planeta son chilenos. Y eso que el circo nació en Europa, para ser más precisos en Roma. El circo no es la carpa, sino la pista, donde uno trabaja; porque es un círculo. En el Coliseo Romano, como era un círculo y ahí pelaban, se le llamó circo. Después, ya lo fueron como que integrando, como con bufones, leones, y se fue dando de otra forma. Los primeros cirqueros que llegaron a México, fueron ingleses que hacían ecuestre. De ahí, los mexicanos, comenzamos a copiar lo que ellos hacían y a crear nuestros propios circos. También llegaron circos de Estados Unidos a México, algunos muy grandes. El primer circo grande que hubo en México fue el “Beas y Modelo”. Era un circo enorme. Otro fue el de los “Hermanos Bells”. El circo “Du Solei”, tiene hasta sus propios aviones. Pero son circos que por la entrada más barata cobran $700 pesos, la más cara $ 1,500 por persona. Sus espectáculos son mucho más grandes, mucho más performance —concluye. El final de esta conversación está próximo. El movimiento en el circo es constante, todos los personajes andan apurados porque la función está a punto de comenzar. Los ladridos de la linda dálmata aumentan nuestro nerviosismo. Súper Gammi Sú ¿Cuál es el nombre de tu personaje de payaso? Yo me llamo Gamalier, y me dicen Gammi desde pequeño. Mi primer nombre era “Singüindín”, pero mi papá dijo: “no, Gammi, Gammi, Gammi el payaso”. Después, cuando fui a Estados Unidos, mis tíos me anunciaban: “con ustedes de Tepito para Estados Unidos y la gente de Houston… —ríe y reitera que el público era mexicano y que al escuchar Tepito, gritaban— ¡Súper Gammi!” Desde ahí, ese es mi nombre. 13

19 de noviembre de 2008

Como payaso, yo no gano tan mal, pero hay otros que ganan súper bien. En el circo de mi abuelo, hay unos payasos que se llaman “Los Tenis Company”, ellos ganan $ 30,000 pesos a la semana; $ 15,000 cada uno. Hay otro en Estados Unidos, se llama “pastelito chileno”, él gana $ 3,500 dólares a la semana. Le dan trailer en dónde vivir, a parte, le pagan dos pasajes de Chile a Estados Unidos, cada seis meses. Es la estrella del circo de mis tíos. El circo no está mal pagado, te da de dónde vivir y un poco más. Porque lo que haces no es fácil, algunos hasta arriesgan su vida. Más que un estilo de vida… Tras 46 minutos de charla, Gammi, debe retirarse. La función ya va a comenzar. Con un apretón de manos, se despide. No me queda más que agradecerle por haber conversado conmigo casi una hora. Muchos consideramos que el circo no es más que payasos, gente extraña, animales malolientes, tierra, y niños. Pero, hoy comprendí que eso es un error. El circo es más que eso, incluso, es más que un estilo de vida. Yo creo que los que están ahí es porque realmente quieren estarlo. Es una pasión, es un arte. Porque, no en todos los circos hay tierra. Y la gente, no es extraña, ni son freaks; son personas normales que tienen un oficio, una vida común y corriente. Sólo que tienen que andar viajando seguido, a veces sin servicios públicos, como el agua. Pero, a ellos no les importa porque, así es la vida en el circo. Por Elizabeth Vilchis Martínez

14

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->