P. 1
De camino a casa. Manual del peregrino.

De camino a casa. Manual del peregrino.

|Views: 3|Likes:
Publicado porBubokSpain
http://www.bubok.es/libros/223113/De-camino-a-casa-Manual-del-peregrino Contiene enseñanzas bíblicas fundamentales, sobre las cuales edificar nuestra fe. Especialmente dirigido para nuevos cristianos, pero muy útil para todos los creyentes en general, como recordatorio de los principios básicos de la vida cristiana. Algunos temas tratados: ¿Cómo podemos escuchar la voz de Dios? Principios para interpretar la Biblia. ¿En qué consiste la Fe? Asistir a una iglesia ¿nos convierte en cristianos? La verdadera motivación para servir a Dios. ¿Por qué es importante la humildad? La verdadera conversión. Consejos para que nuestro fuego espiritual no se apague. ¿Cómo tener éxito? La importancia de aprovechar bien el tiempo. Las prioridades del cristiano.
http://www.bubok.es/libros/223113/De-camino-a-casa-Manual-del-peregrino Contiene enseñanzas bíblicas fundamentales, sobre las cuales edificar nuestra fe. Especialmente dirigido para nuevos cristianos, pero muy útil para todos los creyentes en general, como recordatorio de los principios básicos de la vida cristiana. Algunos temas tratados: ¿Cómo podemos escuchar la voz de Dios? Principios para interpretar la Biblia. ¿En qué consiste la Fe? Asistir a una iglesia ¿nos convierte en cristianos? La verdadera motivación para servir a Dios. ¿Por qué es importante la humildad? La verdadera conversión. Consejos para que nuestro fuego espiritual no se apague. ¿Cómo tener éxito? La importancia de aprovechar bien el tiempo. Las prioridades del cristiano.

More info:

Published by: BubokSpain on Mar 18, 2013
Copyright:Traditional Copyright: All rights reserved

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

03/03/2015

pdf

text

original

DE CAMINO A CASA.

Manual del peregrino.


Miguel Angel Acebal Riesco























































DE CAMINO A CASA. Manual del peregrino
Autor: Miguel Ángel Acebal Riesco
Portada: Joaquín Martínez Andreu

ISBN: 978-84-616-3255-8
D.L. T-1405-2012



Índice



El fabricante....... 9
1 La voz de Dios....... 15
2 Cuestión de fe....... 47
3 Comunión....... 73
4 ¿Por qué sirvo a Dios?....... 81
5 Humildad....... 101
6 Aprovechando bien el tiempo....... 121
7 Estoy contento....... 127
8 Perseverancia....... 139
9 El amor congelado....... 153
10 La necesidad de cambiar....... 177




Desde el momento en que decides
abandonar tu vida de pecado y caminar
en dirección a Dios, te conviertes en un
peregrino.
Como todo caminante sensato y bien
equipado, necesitarás un mapa que te
guíe hacia tu nuevo destino. El mapa
por excelencia es la Biblia.
Muchos son los peligros que
encontrarás: desánimo, engaños,
tropiezos, tentaciones, dificultades,
desilusiones, dudas…
…recuerda que esto forma parte de la
vida.
Lo importante no es que existan
problemas, sino que seas sabio y fuerte
para vencerlos.
Esa fortaleza y sabiduría puedes
hallarla en Dios.
Deseo que en este libro encuentres la
ayuda necesaria para poder llegar a la
meta final, pues el premio en la carrera
sólo lo reciben quienes la terminan.



De camino a casa. Manual del peregrino. 9

El fabricante

Recuerdo como si fuera ayer, el día en que compré
mi primer coche nuevo. Poco antes de adquirirlo, la
emoción me embargaba. Parecía un niño que iba a
recibir un gran juguete. Hasta entonces, todos los
vehículos que había tenido eran usados y por lo
general bastante viejos, motivo por el cual cuando
realizaba un largo viaje, -cosa bastante frecuente-,
sentía una cierta inseguridad al conducir,
pensando que tal vez alguna de aquellas vetustas
piezas pudiera romperse en cualquier momento.
La misma noche en que me entregaron el coche,
recuerdo haber estado varias horas examinando y
leyendo detenidamente el manual de instrucciones
de uso. Ese libro es muy importante ya que en él se
detallan las condiciones que el conductor debe
tener en cuenta para que el vehículo pueda
funcionar óptimamente y su vida útil no se vea
innecesariamente acortada por causa de un mal
uso.
El fabricante antes de poner a la venta un
modelo de automóvil, lo ha estudiado, probado,
chocado, y un sin fin de verbos más con el objetivo
de crear una máquina segura.
Muchos componentes del coche son sometidos a
prueba cientos de veces y aquel que no cumple su
función y falla es y sustituido.
De camino a casa. Manual del peregrino. 10

Una de las áreas donde se hace énfasis es la del
uso de un aceite lubricante concreto que
previamente ha sido testado para ese motor
proporcionando buen rendimiento. Por lo general
estos aceites suelen ser más caros pero resultan
ser más efectivos alargando la vida útil de las
piezas.
Algunas personas desoyendo estos consejos
básicos por parte del fabricante, alegando para ello
que prefieren gastarse menos dinero, compran
aceites de "saldo", anticongelantes baratos, o
simplemente añaden al vehículo agua corriente
(más barata que la destilada) con lo que - dicen
ellos- se ahorran “una gran cantidad de dinero”.
Otras argumentan que lo único que los
fabricantes pretenden es engañarlas haciéndolas
comprar unos productos caros e innecesarios. Son
buscadores de gangas y se jactan de haberse
ahorrado unos billetes en el mantenimiento
mecánico de su automóvil. La mayoría de las veces
ese “ahorro” se convierte en un gran gasto ya que
las piezas del vehículo se deterioran antes de lo
previsto por no utilizar los materiales adecuados.
Realizando una comparativa podemos afirmar
que nosotros, hombres y mujeres, tenemos un
"fabricante" que nos diseñó en su mente y corazón,
nos creó y dio múltiples formas y caracteres.
De camino a casa. Manual del peregrino. 11

No somos meras máquinas, sino seres humanos
creados a imagen y semejanza de Dios, amados por
él, y por lo tanto" funcionamos", tenemos vida.
¿Quién mejor que aquel que nos creó, sabe como
podemos funcionar óptimamente y vivir en
plenitud? Él nos dejó un manual, su Santa
Palabra, La Biblia. En ella encontramos todo tipo
de instrucciones dirigidas a nosotros con el
objetivo de que nos vaya bien.
Como en el ejemplo anterior, podemos caer en el
error de ignorar las instrucciones del fabricante
viendo, o más bien imaginando malas intenciones
por su parte. Tal vez desconfiamos de sus
directrices y empleamos poco esfuerzo en
cumplirlas, o bien invertimos poco utilizando otros
materiales “más baratos”, siendo semejantes
entonces al hombre que edificó su casa sobre la
arena. Por todo ello, nuestras vidas se resienten, el
motor de nuestro corazón falla, y nos vemos
abocados a sufrir innumerables “paradas” en la
carretera de la vida, mientras con asombro
observamos como otros avanzan sin detenerse
hacia la meta final. Tal vez ellos se han tomado en
serio el manual de instrucciones, y basados en él
funcionan a pleno rendimiento.
En cierta ocasión Dios compartió con un hombre
llamado Josué cual era el secreto del éxito en la
vida: “Nunca se apartará de tu boca este libro de la
ley sino que de día y de noche meditarás en él, para
que guardes v hagas conforme a todo lo que en él
De camino a casa. Manual del peregrino. 12

está escrito; Porque entonces harás prosperar tu
camino, y todo te saldrá bien”. (Josué 1.8).
Muchas personas sólo buscan experimentar la
última parte del texto, -prosperar y que todo les
vaya bien-, olvidando que Dios ha establecido unas
leyes, no para fastidiarnos sino para protegernos,
guiarnos y bendecirnos. Únicamente a través del
cumplimiento de las mismas, es que las cosas
funcionan y tienen sentido.
“Pues éste es el amor a Dios, que guardemos sus
mandamientos; y sus mandamientos no son
gravosos”. (1ª Juan 5.3).
Si la ley de Dios no está en el corazón, tampoco
lo estará su bendición.
Quisiera a lo largo de estos capítulos, considerar
algunas áreas de nuestra vida, sometiéndolas a la
escudriñadora luz de las Escrituras, con el
convencimiento de que ellas son la Palabra de Dios
para el hombre y la mujer de hoy, y que los
mejores deseos de Dios para nosotros se
encuentran plasmados en cada una de las hojas
del precioso libro santo.
 “Bienaventurados los que guardan sus
testimonios, y con todo el corazón le buscan”.
(Salmo 119.2).

De camino a casa. Manual del peregrino. 13

 “¿Con qué limpiará el joven su camino? Con
guardar tu palabra”. (Salmo 119.9).
 “En mi corazón he guardado tus dichos, para
no pecar contra ti”. (Salmo 119.11).
 “Tus testimonios son mi delicia y mis
consejeros”. (Salmo 119.24).
 “Guardaré tu ley siempre, para siempre y
eternamente. Y andaré en libertad, porque busqué
tus mandamientos”. (Salmo 119.44, 45).
 “Estas bendiciones tuve porque guardé tus
mandamientos”. (Salmo 119.56). La versión de la
Biblia de las Américas dice: “Esto se ha hecho parte
de mí; guardar tus preceptos”.
 “Lámpara es a mis pies tu palabra y
lumbrera a mi camino”. (Salmo 119.105).
 “Ordena mis pasos con tu palabra, y ninguna
iniquidad se enseñoree de mí”. (Salmo 119.133).
La vida cristiana no es una carrera de 100
metros lisos, sino más bien una maratón llena de
obstáculos, pero Dios está pronto a socorrernos, y
su palabra nos dará el aliento necesario para llegar
a la meta.
“Si tu ley no hubiese sido mi delicia, ya en mi
aflicción hubiera perecido”. (Salmo 119.92).
De camino a casa. Manual del peregrino. 14

“Aflicción y angustia se han apoderado de mí, mas
tus mandamientos fueron mi delicia”. (Salmo
119.143).
Te animo a que abras la Biblia con un deseo
nuevo de escuchar a Dios, pues como alguien dijo
en cierta ocasión: “Créela para ser salvo, léela para
ser sabio, ponla en práctica para ser santo”.

Aplicar los principios bíblicos es garantía de éxito.





De camino a casa. Manual del peregrino. 15

1. La Voz de Dios

¿Por qué te llaman espiritual cuando dices que
hablas con Dios y loco cuando dices que Dios
habla contigo? ¿Se puede escuchar realmente la
voz de Dios -sin estar loco-?
Un pastor amigo decía: “Si dependiera de lo que
dicen mis amigos de mí, me envanecería, y si
dependiera de lo que dicen mis enemigos, me
deprimiría. Entonces lo que hago es que no
depender de nada de lo que dicen de mí”.
¿Cuántas voces oímos al cabo del día? Muchas y
provenientes de numerosas fuentes. Unas nos
llevan al ánimo, otras nos desaniman.
La voz del amigo o el enemigo.
La voz de la paz o de la guerra.
La voz de la tormenta y el terremoto.
La voz del hambre o la saciedad.
Voces de juicio o de aprobación.
Voces de violencia y de temor.
Voces de ira, odio y resentimiento.
Voces de los que viven y de los que van a morir.
La voz de mi conciencia que me defiende o me
condena.
Voces de admiración o desprecio.
Voces de queja o de agradecimiento.

¡Cuántas voces oímos a lo largo de nuestra vida!
¿Qué reacción producen en ti esas voces? ¿Cómo
reaccionas ante lo que escuchas?
De camino a casa. Manual del peregrino. 16

Muchos se convierten en esclavos de las
palabras y del mensaje que éstas transmiten. Las
palabras son guía y timón del barco de su
existencia, por eso hay tantos náufragos en el mar
de la vida. Las palabras le salvaron, las palabras le
mataron.
“La muerte y la vida están en poder de la lengua”.
(Proverbios 18.21).
El poder de las palabras puede quitar la vida, en
ocasiones, la ausencia de ellas también. Recuerda
que la Biblia dice que hay palabras que son como
golpes de espada. ¿Qué impacto causan en
nosotros esas voces que vienen de afuera y en
ocasiones también de nuestro interior? ¿Cómo
reaccionamos ante la crítica, la murmuración, las
malas noticias, el desprecio y la envidia de los
demás? Piensa que lo que te hace daño no es lo
que digan de ti, sino como reaccionas a lo que los
demás dicen de ti. Tu reacción te puede salvar o
matar.
He visto a mucha gente, - demasiada gente, -
caer junto al camino, heridos de muerte por las
envenenadas flechas de las palabras destructivas
del enemigo y en ocasiones también del falsamente
llamado hermano y compañero. Con cuanta
facilidad nos dejamos arrastrar como la hoja que
es llevada por el viento, de aquí para allá, sin saber
dónde iremos y cual será nuestro final.
De camino a casa. Manual del peregrino. 17

Pero, ¿es eso lo que Dios quiere? ¿Hemos sido
creados por él para vivir bajo el pesado yugo del
“qué dirán”? ¿Por qué hemos de vivir oprimidos?
(Salmo 43).
“Cesa, hijo mío, de oír las enseñanzas que te hacen
divagar de las razones de sabiduría”. (Proverbios
19.27).
¿Hacia dónde debe inclinarse nuestro oído?
¿Cuál es la voz que hemos de permitir entrar a
nuestra mente y corazón con la total confianza de
que no nos dañará?
La voz de Dios.
“El que pone atención a la palabra hallará el bien”.
(Proverbios 16.20).
Hemos sido creados para relacionarnos con
Dios. En sus planes está que lleguemos a adquirir
sensibilidad a su voz, de lo contrario seremos
sordos espirituales.
La persona que presta atención a otras voces
que no son la de Dios, está abocada al fracaso y la
destrucción. La palabra, la voz de Dios, ha de
guiarnos siempre debiendo obviar las voces, que
teniendo su origen en otras fuentes distintas,
puedan producir en nosotros desasosiego,
ansiedad, desconfianza, dudas hacia el Señor y
nuestros hermanos, y muchas otras cosas que nos
alejan de nuestro objetivo final que es estar más
cerca de Dios y ser más semejantes a Jesús,
De camino a casa. Manual del peregrino. 18

terminando con gozo la obra que nos ha sido
encomendada.
“El que no hace caso de la injuria es prudente”.
(Proverbios 12.16b).
Elías entró en una profunda depresión cuando
escuchó las amenazas de Jezabel, esposa del rey
Acab. Sólo la voz de Dios le trajo aliento y ánimo.
(1º Reyes 19). Nota que una palabra le hundió y la
otra le levantó.
La voz por excelencia es la voz de Dios. Su voz,
su palabra a nosotros. ¿Cómo podrá su voz
hacernos daño? Aún cuando su voz sea una
reprensión, su objetivo será siempre nuestro bien.
Frente a la voz del menosprecio, encontramos la
voz del amor de Dios. Frente a la voz del temor,
encontramos la voz de Dios diciéndonos: “-no
temas, yo estoy contigo todos los días hasta el fin”-.
No hay palabras hirientes, procedan de donde
procedan, para las cuales no encontremos en la
palabra de Dios bálsamo y consuelo. El problema
es cuando perdemos la capacidad de escuchar
nuestra única fuente de vida y consuelo, de gracia
y poder, la voz de Dios.
“Porque yo no hablé a vuestros padres, ni les ordené
nada en cuanto a los holocaustos y sacrificios, el
día que les saqué de la tierra de Egipto. Si no que
esto es lo que les mandé, diciendo: Escuchad mi voz
y yo seré vuestro Dios y vosotros seréis mi pueblo, y

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->