P. 1
ANOTACIONES DE AUTOAYUDA.pdf

ANOTACIONES DE AUTOAYUDA.pdf

|Views: 158|Likes:

More info:

Published by: Carolina-Dafne Alonso-Cortés Román on Mar 16, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/16/2013

pdf

text

original

1

2

3

ANOTACIONES DE AUTOAYUDA
(Varios autores)

Selección, resumen y edición literaria de Carolina-Dafne Alonso-Cortés

Madrid, 2010 KNOSSOS

4

LA AUTORA SE ACOGE AL DERECHO DE CITA. LA PROPIEDAD INTELECTUAL DE LOS PRESENTES TEXTOS PERTENECE A LOS AUTORES DE LAS OBRAS, YA DIVULGADAS DE ANTEMANO, Y CITADAS AQUÍ CON FINES NO LUCRATIVOS NI COMERCIALES, SINO DIDÁCTICOS Y DE INFORMACIÓN. EN CASO DE OPOSICIÓN EXPRESA DEL AUTOR, CUALQUIERA DE ESTAS NOTAS SERÁ RETIRADA DE INMEDIATO. De la Adaptación: CAROLINA-DAFNE ALONSO-CORTÉS alonsocac@ono.com Editorial KNOSSOS. Madrid, 2010 www.knossos.es

5

INTRODUCCIÓN ESTE DOCUMENTO NO CONTIENE MATERIAL ORIGINAL, AUNQUE TODO LO QUE COMPRENDE NACE DE UNA TAREA DE ESTUDIO LABORIOSA, PERSONAL E INÉDITA. ESTÁ COMPUESTO DE RESÚMENES DE NUMEROSOS LIBROS, EXTRACTOS QUE LA AUTORA HA ESTADO LLEVANDO A CABO A LO LARGO DE MUCHOS AÑOS DE LECTURA. SON OBRAS IMPORTANTES, ALGUNAS MUY EXTENSAS, Y QUE PUEDEN AYUDAR A OTROS EN ALGÚN MOMENTO DE SU VIDA. ESTOS LIBROS ESTÁN AL ALCANCE DE TODOS EN LAS BIBLIOTECAS PÚBLICAS. LA AUTORA DESEA Y ESPERA QUE LA SOMERA NOCIÓN DE ELLOS QUE AQUÍ SE DA, IMPULSE A LA MAYOR CANTIDAD POSIBLE DE LECTORES A BUSCAR LOS ORIGINALES, Y COMPLETAR ASÍ EL CONOCIMIENTO QUE SE HA TRATADO DE OFRECER Y COMPARTIR CON ESTA RECOPILACIÓN.

6

7 ÍNDICE DE TEXTOS Y AUTORES CÓMO SUPERAR EL ESTRÉS. J.V.Mills...............................................9 EL CIELO ES EL LÍMITE. Waine W. Dyer.............................................11 EL PODER ESTÁ DENTRO DE TÍ. Louise L. Hay.................................19 CÓMO USAR EL TIEMPO CON EFICACIA. Peter A.Turla....................21 LA CONQUISTA DE LA VOLUNTAD. Enrique Rojas............................25 LAS 22 LEYES DEL BIENESTAR. Greg Anderson................................28 PSICOLOGÍA DEL ÉXITO José Oyar.....................................................30 EL PLACER DE NO TRABAJAR. Ernie J. Zelinski.................................32 BIENESTAR, AUTOESTIMA Y FELICIDAD. Raimon Gaja ....................49 ENDORFINAS Y ENCEFALINAS. Jack Lawson......................................57 MANTENERSE EN LA ZONA. Barry Sears.............................................61 ATRÉVETE A GANAR. Jack Canfield......................................................74 COSAS QUE YA SABES, PERO SIEMPRE OLVIDAS. E.J. Zelinski.....79 TU BELLEZA. Anita Colby......................................................................84 1000 TRUCOS PARA ESTAR EN FORMA. Olga Roig............................94 1000 TRUCOS PARA SENTIRSE BIEN. Luisa Toledo..........................105 CÓMO GANAR UNA HORA EXTRA CADA DÍA. Ray Josephs.............126 LAS MEJORES TÉCNICAS DE ESTUDIO. Bernabé Tierno..................128 CODEPENDENCIA. Melody Beattie.......................................................130 APROVECHAR MEJOR EL TIEMPO (Internet)......................................134 LA ILUSIÓN DE VIVIR. Enrique Rojas....................................................140 NUNCA VOLVERÉ A ENGORDAR. Carole Livingston...........................141

8

9 CÓMO SUPERAR EL ESTRÉS

Estrés: sensación de verse apremiado, por tener que hacer muchas cosas en un tiempo limitado. La mayor parte del estrés procede de más de una fuente. Lo advertimos cuando estamos angustiados, inquietos, avergonzados o irritados, tanto si el origen de ello está en nosotros mismos, como si está en otra persona. Esperar que un cambio de nuestras circunstancias reduzca nuestro estés, es un enfoque equivocado del problema. Dedique uno o dos minutos a olvidarse de todos los asuntos, y relájese. Casi todo el tiempo lo pasamos preocupándonos por el futuro y lamentando el pasado. No nos encontramos totalmente en el presente. Aunque se vaya a enfrentar mañana con una situación de estrés, ocúpese del presente y no se inquietará. ESCAPE DE SU MUNDO COTIDIANO. Cuando nuestros deseos no se satisfacen, bien puede ser porque no les dedicamos el tiempo suficiente. Valores: Pacer, bienestar, éxito según la opinión de los demás (posición social, prestigio), abundancia de tiempo libre, seguridad, salud, integridad y madurez personal, trabajo interesante, independencia, libertad, éxito según mi propia opinión. Algunas personas se crecen al tener mucho trabajo que hacer. Nadie es capaz de hacer todas las cosas que desea. En consecuencia, es preciso determinar qué es lo más esencial para nosotros, y concentrarnos en ello. Deberíamos convertir en prioridad el cuidado de nuestra salud física y mental. RECHACE LAS EXIGENCIAS IRRAZONABLES. -Aceptamos un estrés considerable por nuestra tendencia a satisfacer exigencias, frecuentemente irrazonables, que nos imponen otras personas. (A veces, sin darse cuenta de ello). La mayoría de las personas que se relacionan con nosotros, tienen una idea concreta de cómo deberíamos comportarnos o qué deberíamos pensar. Tanto de una manera clara como con sutilezas, nos manifiestan lo que esperan de nosotros. Podemos tropezar con dificultades siempre que aceptemos esas exigencias, y procuremos realizar las expectativas de otros. Las personas consumen una cantidad enorme de tiempo y energía tratando de hacer lo que alguien desea que hagan. Cuando los demás no nos aceptan como somos, sino que insisten en que seamos diferentes, corremos el riesgo de renunciar a cubrir nuestras necesidades, en un intento de satisfacer las de ellos. No obstante, es posible reducir considerablemente el estrés; sólo es preciso rechazar la exigencia, y decirnos: “No dejaré que las demás personas me pongan en trances semejantes. Haré lo que tengo que hacer lo mejor que pueda, y no me preocuparé más”. Una persona que se exige a sí misma no malgastar nunca el tiempo, experimenta frustración y pesadumbre -e incluso un sentimiento de incapacidad-, cada vez que se ve obligada a perder el tiempo. Las exigencias y responsabilidades derivadas de un cargo de dirección, se consideran como una de las causas más serias de la aparición del estrés.

10 El individuo de carácter sumiso está siempre a merced de los deseos de otras personas. Piense en personas o situaciones que le irritan, le encolerizan, le deprimen, le despiertan envidias, etc. Cambie su manera de pensar, asuma la responsabilidad de tener esos sentimientos. Reduzca su incertidumbre.- Busque información. Termine sus asuntos pendientes.- Dejar su despacho libre de trabajos inconclusos. Ni más ni menos. Asegúrese de marcar en su lista cada asunto que finaliza, de modo que pueda apreciar sus progresos. Fije objetivos a corto plazo. -Ningún autor es capaz de concluir un libro a los siete días de empezar a escribirlo (puede dividirlo en partes y tomar nota de cada una de ellas cuando la termine. Fijar objetivos y alcanzarlos uno a uno es una técnica que alivia nuestra tensión. Al proceder así, reducimos la complejidad de nuestras tareas). Tome decisiones. -Nos asustamos del riesgo de equivocarnos al tomar una decisión. -Procuramos no hacerle frente. Escríbalo. Seleccione un proyecto de considerable extensión que debe completar. Divídalo en varias partes o etapas; no piense que es un trabajo grande, sino una serie de trabajos pequeños. Determine el tiempo que va a necesitar para acabar cada una de esas partes, y fíjese como objetivo lograr su terminación en las fechas previstas. Escriba esa información. Anote las decisiones que debe tomar. Proyectos que debo completar... Etapas. -Tiempo necesario para acabar cada una.- Fecha terminación de cada una. Utilice los recursos disponibles. -Empiece por la biblioteca pública más cercana a su domicilio. No tenga miedo de enviar sus cartas a grandes empresas, emisoras de radio y T.V., periódicos, revistas y casas editoriales, para pedirles su ayuda. Aplique su propia inventiva: hay más recursos de los que usted piensa. Crear una nueva organización no es fácil, pero resultará mucho más factible de lo que piensa. Y al crear un nuevo sistema de apoyo, ayuda a los demás tanto como se ayuda usted mismo. ***

11 EL CIELO ES EL LÍMITE

“Oh, no, para aquí; creo que ya he llegado al límite”. Creatividad: Literalmente no existen límites para lo que Vd. Pueda lograr. “ME JUBILARÉ A LOS OCHENTA AÑOS” Lo que Vd. desea ser, frente a los que otros o la sociedad le exigen que sea. Parece existir el temor a volar demasiado cerca del sol... Lo que impide a la mayoría alcanzarlo es el miedo a que esa altura les dé vértigo. ...Un estilo de vida que no sólo convertirá su vida en un deleite, sino que aportará al mundo la dirección creadora que necesita para los que lo habitan, y los que habrán de seguirnos. TRABAJA Y LUCHA COMO SI FUERAS A VIVIR ETERNAMENTE. INDIVIDUO SIN LÍMITES (s.l.) Trasciende su personalidad “media” o “normal”, y culmina sus potencias vitales. Todo depende de lo que decidamos hacer. Nadie es superior a otro por naturaleza. Lo mejor que podemos hacer por los hombres y mujeres que poseen la capacidad creadora, es apartarnos y no quitarles la luz del sol. Inercia.- El individuo en esa situación, vegeta o se deteriora. Ahora es el único momento que realmente se tiene. Lo que caracteriza al triunfo japonés es esta capacidad para centrarse, para hacer que cada segundo, cada milímetro, cada pincelada o cada raya trazada por una pluma cuenten. Actuar de un modo espontáneo, perfecto y total, sin ningún tipo de bloqueo. Si logra Vd. este estado alcanzará un nivel de paz interior y de satisfacción personal, un éxtasis(saliendo de sí mismo). Lo único que ha de hacer es prescindir de las conductas negativas que le impiden gozar del instante presente. Renunciar al pasado y al futuro en favor del ahora. La única base para la supervivencia es el presente. Todos hemos experimentado momentos mágicos, donde se pierde el sentido del día, la hora, el lugar y cualquier cosa relacionada con “dónde estamos”. Mirar atrás y darse cuenta del tiempo transcurrido, cuando en realidad no teníamos ninguna sensación de que pasaba el tiempo. Cultivar el arte de decir ahora, hasta el punto de poder entrar en este estado “muga” siempre que queramos. Cuanto más profundamente se dedique a ello, más creador será. Si no ha hallado usted un medio de satisfacer su vocación, es muy probable que se sienta aburrido, frustrado, deprimido. Mi objetivo en la vida es reunir mi pasatiempo y mi vocación. Cuando llega el momento de escribir algo, cuento con mi capacidad para pasar el día entero sentado a la máquina olvidando por completo el paso del tiempo, sin ninguna sensación de fatiga, hambre, aburrimiento o cualquier otra distracción. No me preocupa cómo enjuician los críticos mi trabajo; como escribo para complacerme a mí mismo, y para complacer al lector, me siento satisfecho. Aunque nadie leyera jamás lo que escribo, es tan importante para mí que lo

12 conservo para mi propio uso. El entusiasmo que me proporciona escribir muchas horas seguidas es mi mayor recompensa. Lo demás son “accidentes que suceden”. Su inteligencia tiene que rebelarse contra la angustia. Si usted no se permite la libertad de pensar con su capacidad plana e ilimitada, acabará acusando a otros cuando las cosas van mal. Ha decidido ya cómo va a actuar, y esta sensación de confianza en sí mismo le permite obrar con total independencia de las opiniones de los demás. Las personas sin límites suelen tener una sensación de “misión” con respecto a sus propias vidas. Quieren conseguir completar las cosas en el campo que ellos mismos han elegido, y las áreas de trabajo y de investigación son ilimitadas. Están vitalmente entregadas a sus proyectos y tareas, y su entrega trasciende sus propios mundos personales. Lo cierto es que ha decidido él solo que no va a ser débil y que no dejará que otros lo manipulen. Sabe que preocuparse por la aprobación de los demás, o sentirse angustiado por el rechazo, es una pérdida de tiempo y de energía emotiva. Su mente necesita estímulo y ejercicio con la misma regularidad que su cuerpo, y viceversa. Todos los animales, excepto el hombre, saben que el principal objeto de la vida es gozarla. Instinto: Cualidades que nos permiten actuar sin tener que pensar previamente lo que vamos a hacer, incluyendo tendencias, impulsos, inclinaciones o predisposiciones. Es tal el carácter de nuestros instintos que no es preciso que hagamos nada: lo único que tenemos que hacer es dejar de bloquearlos, de reprimirlos y menospreciarlos. Si se esfuerza por volver a establecer contacto con sus instintos, está ejerciendo innecesariamente una presión sobre sí mismo. ¡Su cuerpo es perfecto! Sabe cómo ser un cuerpo. Confiar en sus instintos es dejarlos actuar, relajarse, desinhibirse, olvidarse de presiones. Confiar realmente en que va a salir adelante. Hay una reserva ilimitada de instintos animales en el interior. Si usted los aplasta o los frustra reprimiéndolos, denigrándolos e ignorándolos, se volverán contra usted en venganza asediándole la angustia, el miedo y la contradicción interna. Debe confiar en su cuerpo, y dejar que se haga cargo de usted. Sólo los seres humanos tienen la extraña idea de que buscar el placer por el placer es malo, hedonista, y no se debe hacer. Dedíquese durante unos minutos a tomar conciencia de su cuerpo. Coma sólo cuando tenga hambre, no ajustándose a los horarios de otros. Procure hacer todos los días algo que le fuerce a respirar vigorosamente... El cansancio nace básicamente del aburrimiento, la impaciencia y la angustia. Viajar, viajar y explorar. Irse de vacaciones. Mientras siga oyendo a la gente “normal” decirme que soy demasiado infantil, sé que estoy haciendo bien las cosas. Uno es lo joven que piensa que es. La abuela de 80 años que sabe disfrutar puede ser mucho más joven, vital y viva que el muchacho de 25 triste y apesadumbrado. ¡RÍASE! Haga reír a otra persona hoy, mañana, todos los días. Busque un grupo de niños, con el propósito de no hacer nada más que disfrutar de su compañía. Limítese

13 a estar con ellos, por lo menos media hora. Descubrirá que es muy fácil hacer reír a los niños, y reírse con ellos. Siéntese ahora mismo y haga una lista de las cosas que hace mucho que desea hacer. ¡Olvídese de sus planes una mañana de sábado! Váyase al mercado de artículos viejos con algún amigo. Cuando se tiene paz interior, se puede hacer prácticamente cualquier cosa. Las “señales internas” compiten con las externas por el control de su vida. Nos han condicionado a todos de tal forma a responder a órdenes externas, que estamos literalmente enterrados bajo ellas. La mayoría de los individuos sufren un control primordialmente externo. Las consecuencias pueden ser devastadoras, puede convertirse en un esclavo de cualquier manipulador. Las señales internas proporcionan verdadera seguridad, paz mental y alegría. Lo importante es impedir que las señales externas bloqueen los impulsos internos. Es imposible eliminar algunos centros externos de control. Todos vivimos integrados en ellos. Las señales externas le acusan de ser egoísta si controla demasiado su propia vida. No es egoísta estimarse a sí mismo y tratarse como una persona con mérito propio. Toda la cultura se beneficiará de la existencia de individuos fuertes. La desdicha que tiene una causa externa es un callejón sin salida, y la única salida posible pasa por la ruta interna. Cuando presenté el manuscrito de mi libro, mis señales internas me decían con toda claridad que hiciese cambios. Por el contrario, si yo no lo creía, ningún argumento ni amenaza alterarían mi decisión. Mi libro diría lo que yo quería que dijese, aunque la editorial se negara a publicar el manuscrito. Iría a otro sitio, estaría dispuesto incluso a publicarlo yo mismo. Editores y escritores se plantean siempre problemas de ese tipo. Los editores dicen: “Si lo haces así, nunca se publicará”. Respecto a las fórmulas consagradas de escribir un libro, señalando el último éxito de ventas: “Debería usted hacerlo como ese”, o enseñándole el último informe de estudios de mercado que dice qué compran ahora los lectores y lo que quieren leer, para que pueda usted escribirlo. Le recuerdan de paso que el lector medio es torpe y superficial, y por ello debería escribir para el mínimo común denominador y no forzar demasiado al lector. La creatividad y las señas internas. Emprender cualquier tarea con un enfoque exclusivamente individual y personal. Todos los grandes artistas confiaron en sus propias señales internas. Se negaron a permitir que nadie les dictara normas y se atuvieron a sus ideas originales y a sus propios proyectos. La fuente de la creatividad está dentro, y no fuera de nosotros. Todos tenemos dentro un pozo de creatividad potencial, mayor del que podamos imaginar. La única razón de no extraerla es el temor al fracaso por comparación con los que la “sociedad” o la “historia” han considerado “los más grandes”. Los grandes artistas nunca perdieron la confianza en su propio gusto. Si le

14 encanta lo que está haciendo ahora, si cree realmente que está creando algo bello, ¿cómo puede equivocarse? Sólo puede afirmarse si está dispuesto a correr los riesgos sociales o externos, ignorando las presiones que nos mueven a hacer las cosas como otros dicen que “deberíamos hacerlas”. No sentir nunca el menor respeto por las recompensas externas, cuando significa comprometer aquello en lo que creemos. RESPETAOS A VOSOTROS POR ENCIMA DE TODO. (Pitágoras) Establezca claramente sus objetivos. Hago el trabajo lo mejor que puedo, según mi mejor entender, y es lo más que puedo hacer, en realidad. He descubierto que me daba miedo la altura, pero en realidad, lo que me daba miedo era perder el control de mí mismo y saltar al vacío. Resolveré el problema confiando en mis instintos animales. ¿Miraría por el borde un gato? Desde luego. ¿Saltaría alguna vez? Jamás. Intentaré ser un gato en varios sitios de mucha altura, hasta que llegue el momento en que pueda subir al edificio más alto de la ciudad, y seguro que resultará. Dejaré de tener miedo a las alturas. No debería ser usted jamás un individuo que se limita a reaccionar a su medio, cuando puede ser un innovador. En cuanto decida salir del estancamiento, descubrirá que las oportunidades se multiplicarán, rápidas y furiosas. Basta que corra los riesgos. No quiero decir que no deban tomarse nunca pastillas. Consulte sus señales internas en cuanto a lo que le apetezca vestir. Lo que importa es que se sienta cómodo consigo mismo, y hacer que se sientan cómodos los demás. Los mensajes publicitarios lo condicionan externamente. Utilice el tiempo de espera en un banco lo mejor posible, y nunca se aburrirá. Familia autoritaria: Rechaza el pensamiento independiente y castiga a los miembros que se apartan de lo previsto, Los que se rebelan, siguiendo sus señales internas, lo harán a riesgo de la crítica, e incluso del ostracismo. Hallará su salvación psicológica en sus propias señales internas. ¿Alienta su religión el pensamiento independiente? Lo mejor que podemos hacer por nosotros mismos es no quitarnos nuestra propia luz interna. Si reprime sus necesidades superiores, su mente se desmoronará y estará casi muerto mentalmente, será incapaz de controlarse y de controlar su destino (alguien puede acabar en una clínica mental, o suicidarse de un modo u otro) Si no respeta esas necesidades superiores, que son su guía, se desintegrará como individuo. Ellas le avisan con la misma claridad con que lo hacen otros instintos básicos. Permitir que esas necesidades superiores lo impulsen, y reconocerlas como necesidades absolutas, en vez de como lujos. Individualidad. -Las señales externas obligan a pintar un cuadro lo mismo que lo harían todos los demás. De hacerlo, prácticamente desperdiciará su vida. MI INDIVIDUALIDAD ES UNA REALIDAD A LA QUE NO PODRÍA ESCAPAR AUNQUE QUISIERA. Mis instintos me llevarán a un sentimiento de gozo creador en todas mis actividades (Necesidad de autor respeto). Si se lo niego, pronto decaeré en todos los sentidos.

15 No puede admitir que la satisfacción de sus necesidades depende de otra persona que no sea usted mismo. Trabajo significativo y creador. -Las personas que han perdido el interés por la vida se desmoronan. No tienen ningún objetivo, y se convierten en una carga para sí mismos. Padecen depresiones, se menosprecian. Los que no siguen su vocación se condenan a una vida de aburrimiento y se vuelven improductivos. “NO QUIERO TRABAJAR MÁS. QUIERO RETIRARME Y DEDICARME SÓLO A DIVERTIRME Y A ESTAR TRANQUILO SIEMPRE”. La vida empezará a parecerle vacía; empezará a sentirse inútil, y al cabo de un tiempo andará buscando cosas interesantes que hacer, ya sea trabajo voluntario en un hospital, llevar a los niños del barrio, o intentar limpiar de basura el solar vacío del final de la calle. El estado físico empeora, y se convierten en resentidos, frustrados y deprimidos. Se convierten en inactivos y crónicamente dependientes de los demás. Diversiones y distracciones. -Muchos académicos prestigiosos son voraces devoradores de novelas de misterio. Puede trabajar doce horas, pero al final su rendimiento disminuirá, perderá su capacidad de pensar claramente. Dé una vuelta por el parque, o haga algo así ahora mismo. En realidad, gran parte del proceso de creación intelectual se produce “inconscientemente”, CUANDO UNO SE DIVIERTE O SE DISTRAE. Creatividad.- Si todo el mundo fuera no creativo, acabaríamos viendo reposiciones de películas. La especie humana moriría de aburrimiento al cabo de seis meses. Por suerte esto no va a suceder, porque la creatividad es un instinto profundamente enraizado. Para evitar la destrucción, tenemos que ser creativos. Su creatividad lo seguirá siempre a todas partes, como su sombra. Aflora en formas sutiles, aunque intente rechazarla y negarla. La descubrirá en todas sus actividades. La fascinación de la creatividad, es no saber nunca qué demonios va a idear el pensamiento la próxima vez. Hay que aceptar sus ofertas, como las conchas que se ven en la playa. Unas se recogen y otras se tiran. Así es como trabajan los “escritores creativos”. Si rechaza la creatividad y opta por la imitación y la sumisión a lo ya hecho por otros, se convertirá en un autómata con toda la depresión, angustia, frustración y autodesprecio que nacen de intentar asfixiar a ese “genio creador” que hay en su interior. Aprender del modo en que ha actuado en el pasado, cuando ha sido más creativo. Los individuos Sin Límites hacen casi todo lo que hacen para satisfacer necesidades superiores. No pueden funcionar si no persiguen esos objetivos. Su angustia y depresión serán consecuencia de no satisfacer estas necesidades. Trabaja para satisfacerlas, y se sentirá más satisfecho que nunca. Tener un objetivo es lo más importante para transformarse en un individuo Sin Límites, que “funciona” plenamente. Sin él su vida estará vacía, se sentirá decepcionado, deprimido. Cumplir el programa diario. La vida es demasiado breve para someterse a los deseos e intereses de otros. VOY A SER EL CAPITÁN DE MI PROPIA VIDA. Algunas personas experimentan esa sensación escribiendo, otras estando con

16 sus familiares. Hay que ignorar las excusas externas, para convertirse en la persona en que quiere convertirse. ALGUNOS SE ENTREGAN TANTO A UN PROYECTO, QUE SENCILLAMENTE NO PUEDEN PERMITIRSE ENFERMAR O MORIR. El “metro decisivo”: Representa la sensación de tener un objetivo en la vida. En ese momento crítico las reglas son internas, propias. LA ACTITUD DE TEMOR ANTE LA POSIBILIDAD DE TRIUNFAR ES UNO DE LOS MAYORES OBSTÁCULOS PARA LOGRAR UN OBJETIVO EN LA VIDA. Hay muchos que temen su grandeza, y se conforman con menos (¿”Quién, yo”?) Quien tenga un objetivo en la vida se mostrará activo, interesado, ilusionado y entusiasmado en lo que hace. Guiará su vida desde una perspectiva de importancia, y no de indiferencia y de rutina. Esas son las PERSONAS SIN LÍMITES. Los individuos suelen huir de su propia grandeza. Abundan las actitudes de defensa. Piensa que los que la han alcanzado son seres sobrehumanos: Vinci, Mme. Curie no eran individuos superiores. Actuaron, en vez de cavilar. ¿Cómo se siente cuando está con gente que considera superior? ¿Prefiere sentirse empequeñecido cuando está con ellos? ¿Tiembla ante la idea de relacionarse con un gran pensador? Todo depende de su “autoimagen”, de cómo decida verse a sí mismo. Si se compara con un genio y le parece que es usted inferior, se sentirá siempre incómodo frente a sí mismo. Todo sentimiento de “deficiencia” que lo mantenga inmovilizado, no es sino un ingrediente más que le impide alcanzar un objetivo vital. PIENSE A LO GRANDE. Imagine que es usted grande y fantástico. No huya de su propia grandeza. Comprobará que las otras personas se alegran de estar con usted, pues tiene cualidades muy especiales que lo hacen atractivo para los demás. Los individuos Sin Límites se respetan demasiado a sí mismos para dejarse encasillar. Piensan por su cuenta en toda circunstancia. Su tipo de vigorosa entrega resulta difícil de comprender para la gente ordinaria. Este sentido proporciona una arrogancia que se refiere a la importancia de lo que uno es. NO NECESITO LA ADULACIÓN O APROBACIÓN, PORQUE SEGUIRÉ ESCRIBIENDO Y TRABAJANDO SIN ELLA. Sea en su vida un creador, y rechace su tendencia a criticar a otros creadores. No se conforme con ser menos de lo que podría llegar a ser. Es usted tan importante como cualquiera. No tema su propia grandeza. Recuerde que puede llegar a ser lo que quiera, y que la grandeza está a su alcance si la desea de veras. No es grande porque lo digan otros; se trata de algo interno. Para aprovechar el tiempo al cien por cien. La idea de tener que derrotar a otro, o tener que compararse con otro, es una contradicción para la persona estructurada según principios internos. Para aprender tiene que fracasar algunas veces. Todo el que ha logrado algo, ha pasado por muchos fracasos. El etiquetarse como fracasado, le impide crecer y madurar. “¿Fracasado? De ninguna manera. Ahora conozco 25.000 formas de no hacer una batería” (EDISON)

17 Si quiere ser un triunfador, abandone la idea de que perder en algo equivale a ser un perdedor. Las claves para funcionar con éxito son estar relajado, seguro, en paz consigo mismo, libre y suelto. Cuanto más se permita disfrutar de una actividad, más capaz será de realizarla a un nivel superior. Le enseñaron que en este mundo había ganadores y perdedores. Esforzarse siempre al máximo, lo agotará y le impedirá alcanzar la perfección. PIENSE QUE NO PUEDE GANAR A TODOS LOS DEMÁS SIEMPRE. Es usted responsable de los pensamientos que tiene en la cabeza. Será capaz de convertirse en ganador si decide pensar como ganador. Significa desechar pensamientos autodespectivos. Rechazar la tendencia a valorarse en comparación a otros. Cada una de las derrotas que pueda sufrir fortalece su carácter y mejora su capacidad. Se progresa y crece tanto por las derrotas como por las victorias, y no hay nada en la vida que justifique que uno se torture. Sentirse siempre un ganador es posible hasta en los peores momentos o en las situaciones más decepcionantes. El ganador se esfuerza por no sentirse deprimido, furioso, culpable, para no rechazarse. Sentirse mal y deprimido es desperdiciar los momentos de la vida, y no hay situación que lo merezca. Ante un problema hay que actuar, en lugar de vacilar y sentarse a sentirse mal. El ganador está tan emocionado actuando y disfrutando del momento presente, que no tiene tiempo siquiera para alimentar una mentalidad de perdedor. Sus actuaciones como ganador se producirán de modo automático. Se tranquilizará, dejará de debatirse, permitirá a su cuerpo hacer lo que sabe hacer por experiencia y aprendizaje, y saldrá triunfante de todas las pruebas de su vida. DESPUÉS DE CONSIDERAR ESTAS COSAS, NO TENGO EN CUENTA EL MOMENTO DE MI MUERTE. YO ESTARÉ TRABAJANDO, QUE LLEGUE CUANDO QUIERA. PARA MÍ, ES COMO SI NO EXISTIERA. Nadie puede ser siempre mejor que todos los demás. En realidad, perseguir ese tipo de triunfo a toda costa tendrá como consecuencia no ganar siquiera un cinco por ciento de las veces. Si ando mirando de reojo para ver cómo lo hace el otro, difícilmente podré salir triunfante. Empiece a buscar algo beneficioso en las situaciones difíciles, en vez de dejar que lo derroten. Cuando considero retrospectivamente un ascenso en el trabajo de manutención, y que “casi” conseguí, me doy cuenta que no era adecuado para mí entonces, ni lo es ahora. (Apreciar desde una perspectiva interna, y no externa). Olvidar el problema que se tiene con los seres queridos, y en vez de aferrarse a él, aceptarlos hoy como son. No esforzarse en alterar las cosas en estas relaciones. Conseguirá “llegar” en la medida en que confíe en sí mismo, no por lo que hizo para conseguir un diploma. Pueden etiquetarle como un “fracasado”, pero no será nunca un perdedor

18 salvo que decida colocarse la etiqueta usted mismo. Aprender a ignorar las opiniones y críticas de los demás, y consultar las señales internas, es la base para llegar a ser un ganador. Nadie me va a convencer nunca de que soy un perdedor. Siempre seré un ganador, porque decido considerarme así. Mi capacidad de ser una persona Sin Límites y de ir más allá de las expectativas más fantásticas que me haya planteado, está totalmente en mis manos. Para ir más allá de la “normalidad” tengo que actuar por mi cuenta, confiar en mis señales internas y cultivar mi creatividad natural. Tengo que penetrar en el “paraíso prohibido” de una voluntad libre e ilimitada, y de un pensamiento original, SIN PERMITIR QUE NINGÚN AUTORITARISMO CREADO POR MÍ ME IMPIDA EL PASO, O PONGA EN ENTREDICHO MI DERECHO A ENTRAR EN ESTE PARAÍSO. No tengo tiempo ni necesidad de ser presumido. ***

19

EL PODER ESTÁ DENTRO DE TÍ.

Dejé de leer los periódicos y renuncié al telediario de la noche, porque toda la información que daban se refería a desastres y violencia y contenía muy pocas buenas noticias. La mayoría de la gente no desea escucharlas. Se cuentan una y otra vez las mismas historias negativas hasta convencernos de que sólo existe el mal en el mundo. Todo lo que necesito saber se me revela. Todo lo que necesito viene a mí en el lugar y en el momento perfectos. Dondequiera que voy encuentro prosperidad. Es maravilloso leer libros que sirvan para conocerse a uno mismo y hacer afirmaciones. Tú eres la única autoridad en tu vida. De modo que no pienses que porque algo está en letras de imprenta tiene que ser necesariamente verdad. “Lo que usted piensa de mí no es asunto mío”. “No puedo hacer eso porque mi madre me dijo... o mi padre me dijo...” Categorías de problemas: crítica, temor, culpa y resentimiento. No puedo permitirme el lujo de tener ni un solo pensamiento negativo. Hoy es un nuevo día. Ahora estamos al mando. Piensa en lo que deseas que se haga realidad. Decláralo en afirmaciones positivas, no negativas. Observa qué obstáculos se interponen en tu camino. Siempre podemos superar las limitaciones que nos imponen nuestros padres, o nuestros hijos. La experiencia de vivir contigo es la más maravillosa que puedes imaginar. Al despertar por la mañana, siente la alegría de pasar otro día contigo. La culpa nos hace sentir inferiores. Si haces algo que sabes que vas a lamentar, deja de hacerlo. Si en el pasado hiciste algo de lo que te sientes culpable, perdónate. Las religiones organizadas suelen ser excelentes para hacer que la gente se sienta culpable. Montan números opresivos para mantener a la gente a raya. El niño que hay en nosotros se siente culpable. El resentimiento es la causa de diversas enfermedades. Cuando nos amamos verdaderamente, todo comienza a ir por la senda del triunfo. “Las luces se nos ponen verdes”. Haz lo que puedas para fortalecer tu corazón, tu cuerpo y tu mente. Vuélvete hacia tu Poder Interior. Si te sientes asustado, respira hondo unas cuantas veces. Con frecuencia retenemos el aliento cuando estamos asustados. Hay adictos a las facturas. Muchos son adictos a endeudarse. No nos odiemos por tener pensamientos negativos. Puede ayudarnos la relajación. Meditación diaria. Es uno de los procesos más antiguos y sencillos que existen. Se puede meditar en cualquier sitio, y convertir la meditación en un hábito. Visualizar resultados optimistas. Permítete aceptar lo bueno, tanto si crees que te lo mereces como si no.

20 Desde hace varios años tengo mi propia editorial (“Hay House”) ¿Te dormirás ahora en tus laureles y descansarás? ¿O comprendes que el trabajo interior es una ocupación de toda la vida, y que una vez empezado nunca se detiene? Puedes llegar a un rellano y tomarte un descanso, pero se trata de un trabajo al que vale la pena entregar toda la vida. Usar la totalidad de las posibilidades. Si alguien te dice: “Nadie lo ha hecho jamás de este modo”, tú puedes contestar: “¿Y qué?“ Nos enviamos otros mensajes absurdos: “No soy lo suficientemente joven”. “No puedo hacerlo porque soy una mujer”. Es necesario que despejemos y ordenemos nuestra mente, que la limpiemos de contenidos que ya n nos sirven para dejar sitio a las nuevas posibilidades. Si continuamos aferrados a nuestras ideas preconcebidas, entonces seguiremos bloqueados. Si despejas y ordenas el armario, haces sitio para colocar lo nuevo. Ensanchar nuestros horizontes. -Cada vez que utilizas tu conciencia de forma positiva, te comunicas con otras personas que están haciendo lo mismo. SI TUS AMIGOS TIENEN LA MENTE LIMITADA, BÚSCATE OTROS AMIGOS. Se dice que sólo utilizamos el 10 % de nuestro cerebro. La mente es capaz de cosas increíbles. Cuando uno cree que todo es posible, se abre a todos los aspectos de la vida. Deseamos que cambien el gobierno, el jefe, la Hacienda, la madre, los hijos, pero no queremos cambiar. Y cualquier cambio tiene que venir de nuestro interior. El Año Nuevo no cambia nada en la vida. La única forma de cambiar es entrar en sí mismo y efectuar el cambio. Se hacen buenos propósitos cuando empieza un año, pero no duran mucho. Mientras no hagamos el trabajo mental, nada cambiará. Hay mucha información disponible: un libro, un maestro, un amigo incluso, que te hace un comentario de pasada. Lleva su tiempo fortalecerse en lo nuevo y hacer el cambio completo. Emplea todos los instrumentos posibles para alejarte de lo viejo y avanzar hacia lo nuevo. Mantener la paz interior nos conecta con las personas pacíficas que hay en todo el mundo. Espiritualidad no es religión. La primera nos conecta directamente con la fuente superior, sin necesidad de intermediario. Cuando uno está en paz hace una cosa por vez, no permite que las cosas lo dominen. La vida es una serie de puertas que se cierran y se abren. Confía en ti mismo. ***

21

CÓMO USAR EL TIEMPO CON EFICACIA Y PRODUCTIVIDAD Hacer muchas más cosas en menos tiempo. Saber planificar y ordenar el día. Despachar los papeles más rápidamente. Reducir las interrupciones. Leer más deprisa y mejor. Reducir la tensión. Aumentar el tiempo de máxima productividad. Eliminar de raíz todo lo que hace perder el tiempo. Tiempo para hacer el trabajo y disfrutar de la vida. Comprometemos nuestra creatividad con las rutinas diarias. Luchamos contra las interrupciones, suspiramos por mayor libertad y más tiempo. Vamos consumiendo nuestras vidas. Un lugar tranquilo para trabajar. No malgastes el tiempo. Este es el material de que la vida está hecha. (B. Franklin) Llevar un registro del tiempo, para ver cómo se administra. Anote los malos hábitos de administración del tiempo. Disfrutará de más tiempo libre. No recuerde los fallos anteriores. Deje lugar para imprevistos. No se permita retrocesos. La caza de elefantes. Ir tras las metas importantes. Reducir el tiempo de “aplastar hormigas”. (Se trata de dónde se acumula más polvo y pelusas, y limpiar allí) ¿Cuáles son esos elefantes? ¿Cómo reducir las “hormigas”? Imagine que sólo puede dedicar al trabajo la mitad del tiempo usual, consiguiendo los mismos resultados. Relacione cuestiones de poco rendimiento. Las cuestiones que pensamos pueden esperar, tienen quizá mucha importancia para el futuro. Hacer al principio lo más importante. Si algo inesperado surge, se habrá terminado con lo de más rendimiento. Establezca una fecha límite. Especifíquela. Fraccione los proyectos grandes en unidades menores. Aproveche las horas de máximo rendimiento. Manténgase motivado. Algunas cosas es mejor no hacerlas. Agrupe las llamadas telefónicas, etc. Elimine hacer recados innecesarios. Elimine la charla con los colegas. ¿Cuánto tiempo dedicará al día a su meta?

22 Plan para triunfar. Mucha gente va por la vida sin un plan. -Prepare una lista de cosas que hacer. -Sea realista y consciente de las limitaciones del tiempo. -No programe más cosas de las que pueda hacer. -Deje un margen de tiempo; prevea lo inesperado. Revise la lista cada mañana, y varias veces. -Si hace algo que no estaba en la lista, añádalo. -Agrupe las actividades relacionadas entre sí. Cace un trozo de elefante cada día. Lleve un registro de tiempos. ¿Dónde se me ha ido el tiempo? -Pequeños detalles que hacen que el tiempo se vaya. -Registrar el uso que se hace del tiempo durante tres semanas. -Cuando se trata de calcular el tiempo, sea pesimista. -Cuando se completa una actividad, registrar el tiempo. -Tener sólo una cosa en qué centrarse. -La última hora de trabajo, dedíquela a trivialidades. -Regálelo, úselo, tírelo. -Asómese a una ventana para relajarse si ha estado haciendo un trabajo muy concentrado. -Los tubos fluorescentes causan dolor de cabeza. En casa. -No mezcle el trabajo con el placer. -Cierre las puertas de los armarios. -Establezca prioridades para las lecturas. -Sea rígido con las personas que interrumpen. -Puede acabar llevando una vida muy solitaria: salga a comer fuera o a darse un paseo. Mantendrá la cabeza despejada, las ideas claras y la energía al máximo. “Después del perro, el mejor amigo del hombre es el cesto de los papeles”. El tiempo es el más caro de los recursos. -Tememos perder la vida, y no tememos el malgastarla poco a poco. Interrupciones. -Detectar las muchas formas en que usted mismo se interrumpe. -¿Prolonga el rato del café? -¿Se detiene a charlas con los colegas? ¿Realiza llamadas particulares? -¿Hace visitas familiares? Usted rompe el flujo de sus pensamientos, impidiendo el avance de su trabajo. ¡Escóndase! Para conseguir un poco de tranquilidad. REDUZCA AL MÍNIMO LAS INTERRUPCIONES. Que los problemas y necesidades de los demás no lo distraigan. Reduzca los contactos personales mientras trabaja. ¡DEBE PROTEGER SU VALIOSO TIEMPO! Exagere esta protección hasta que se haga natural. Relacione las formas en que usted mismo se interrumpe. Decida cuánto tiempo va a trabajar. A qué hora va a terminar. ¡Qué suave, qué perfectamente suave es la soledad! Reducir el tiempo que se pasa colgado al teléfono. Cortar a los que “se enrollan” sin ofenderlos. Venza la necesidad neurótica de hablar por teléfono. El teléfono, ¿Es su criado, o su amo? Objetivos. Expresar por escrito las metas que desea alcanzar. -Divida los proyectos en etapas más asequibles. -“No tengo tiempo”. “No sé por dónde empezar”. “Es una labor enorme”. Si no se marca fecha límite, nadie se toma en serio las cosas. -No esperar

23 hasta el último día. -Si no hace nada no podrá fracasar, pero tampoco alcanzar el triunfo. Hay quien no termina un proyecto por miedo al triunfo y a sus responsabilidades. Falta de motivación.- Es la causa de la mayoría de las largas que se dan a los asuntos. Fije una meta por escrito. -Céntrese en los resultados, no en el proceso a seguir. Motívese para realizar el proyecto. - Imagíneselo terminado pronto y bien. LA CLAVE ES DESEAR LO QUE HAY QUE HACER Prepare una lista de los beneficios que obtendrá por haber alcanzado la meta. DÍGASE QUE VA A TRABAJAR EN EL PROYECTO SÓLO DIEZ MINUTOS. DESPUÉS, A LO MEJOR HA TOMADO IMPULSO Y NO PUEDE PARAR. Y si por alguna razón se para, ya estará diez minutos más cerca de la meta. Convierta en un juego terminar las corsas a tiempo. Aparte todas las distracciones tentadoras: apague la televisión. No se aleje del trabajo. Trabaje seguido, sin detenerse. No interrumpa la lectura en mitad de un artículo o capítulo. Use el sistema del compañero. Comprometa su proyecto con él, así como las fechas límite. Infórmele periódicamente de sus progresos. EMPIECE, NO IMPORTA QUÉ, PERO, ¡EMPIECE! La lectura rápida.- Dé un vistazo antes de ponerse a leer. Haga un barrido vertical. Coloque una señal hacia la mitad de la novela, y dé un vistazo desde el principio hasta la señal. Dedique entre cuatro y cinco segundos a cada página. Barrido horizontal: pasando la mano por debajo de las líneas. Se puede duplicar la velocidad de la lectura. Las últimas cosas primero. -(Final, índice, prefacio, introducciones) Con un lapicero, marque algunos pasajes que desee estudiar más detenidamente. Ponga en práctica lo que ha aprendido. Así, la teoría se convierte en realidad. Mantenga una buena postura. -Limite el tiempo de lectura. -Márquese unos límites naturales (antes de ir a comer, etc.) Seleccionar lo que se lee. No podemos leerlo todo. Señale prioridades en sus lecturas. Establezca ritos para leer: un día sí y otro no, una vez a la semana... Y cumpla sus citas. Calidad antes que cantidad. Lea a mordiscos: divida en partes el libro que va a leer, y márquese una fecha límite para cada parte. “Nada encontraremos en los libros que no tenga existencia en nosotros mismos”. EL SUEÑO. Echar un sueño rápido siempre que lo necesite. -Relajarse para reducir la tensión. - “Vaya, qué tarde es. Mañana estaré cansado”. -No sumergirse en problemas personales. -No ver programas violentos en T.V. -No escuchar noticias de asesinatos,

24 etc. -Tener pensamientos positivos antes de dormir. -Tener un motivo para despertar por la mañana. -No tomar cafeína. -Recordar los triunfos de ese día. -Pensar que mañana traerá algo interesante. -Establezca objetivos en los que trabajar. -Recuerde a los que lo ayudaron. -Una pequeña siesta equivale a un largo sueño. LAS PEGAS DEL PERFECCIONISMO. Advertir la tendencia al perfeccionismo. -Romper el molde del perfeccionismo. -Vencer el perfeccionismo en la lectura y la escritura. -No pierda una hora en la biblioteca buscando una cita que puede adornar, pero es innecesaria. -Lo que es inadmisible para un perfeccionista, es muy aceptable para cualquiera. -“Cuál es el mínimo de trabajo para que resulte aceptable” -Empiece por plasmar todas las ideas. Olvide ese crítico que todos llevamos dentro. -Olvide la gramática, y otras cuestiones, hasta que esté satisfecho por haber reflejado cada sentimiento, pensamiento e información necesarios. Los perfeccionistas creen que si no pueden hacer algo bien, es mejor no hacerlo en absoluto. De las cosas que se hacen mal viene la experiencia para mejorarlas después. Cuando le preguntaron a Edison por sus fallos dijo que no había fallado, que conocía más de mil filamentos que no servían. Con su persistencia, alumbró al mundo. PLAN DE ACCIÓN. Identifique las cuestiones en que es demasiado perfeccionista. “No seas perfeccionista. El perfeccionismo es una maldición y una carga” Cómo estar estimulado todo el día. Termine lo que empiece. -Eche un sueño rápido. -Deje el trabajo trivial para los momentos bajos. -Aliméntese correctamente (desayuno sustancioso). -Mantenga una actitud positiva. Tiempo de tecnología. Los procesadores de textos ayudan a los escritores a preparar sus originales casi sin esfuerzo. Lleve una vida personal satisfactoria que se equilibre con la vida profesional. Termine por completo un proyecto antes de empezar otro. RESUMEN Consumir menos tiempo con el teléfono. Reducir las interrupciones. Evitar dar largas a las cosas. Aumentar el tiempo dedicado a los asuntos de alto rendimiento. Reducir el de los menos importantes. Ahorrar tiempo en la lectura, escritura y descanso. Vencer las distracciones. Programar la jornada de trabajo. Evitar las pérdidas de tiempo. Colas: lleve algo para leer. ***

25

LA CONQUISTA DE LA VOLUNTAD: Cómo conseguir lo que te has propuesto.

La voluntad es casi tan importante como la inteligencia. Ayuda a conseguir los ideales de la madurez. Cuando está educada, el hombre de cualquier edad se vuelve joven, lozano y con mucho heroísmo en su comportamientoMotivación. -Ilusión. Desatender las voces interiores que nos arrastran a lo que nos apetece o nos gusta, o lo que pide el cuerpo, alejándonos del trayecto adecuado. Esfuerzos no muy grandes, pero tenaces y pacientes, que se van sumando día a día. La clave está en la constancia, en no abandonarse por encima del cansancio, la dificultad, la frustración. El que lucha siempre está alegre, y se transporta al mundo donde los sueños se hacen realidad. 1º TENDENCIA. -2º DETERMINACIÓN. -3º ACCIÓN. Saber el objetivo que pretendemos, y perfilar muy bien aquello a lo que aspiramos. No abarcar demasiadas cosas, para no perder energía. (“dispersarse”) MOTIVACIÓN. -El hombre no puede vivir sin ilusiones. Estar motivado significa tener una representación anticipada de la meta, lo cual arrastra a la acción. Debemos tener un modelo de identidad, una persona a quien imitar. Objetivos concretos en la vida, pocos pero bien configurados. La voluntad es capaz de superar las frustraciones, ya que el hombre fuerte se crece en las dificultades, siendo capaz de volver a empezar. Voluntad para terminar bien la tarea comenzada. Para muchos, la única cultura en sus vidas es la televisión. El individuo pegado a la T.V. liquida su aspiración cultural, y se queda vacío. Sin cultura, uno está perdido. La más completa es la que se inspira en las mejores raíces de Europa. Es el camino hacia la libertad y el crecimiento interior. No para el lucimiento de cara a la galería, sino para ser dueño de sí mismo. Negarse la diversión para obtener la cultura. El hombre sin valores vive huérfano, vacío. Un proyecto de vida nos lleva con ilusión al futuro. Llega a la meta propuesta quien se apoya en la constancia. Hay que tener un modelo, alguien a quien parecerse. No hay que buscar el éxito resonante e inmediato, sino las pequeñas victorias. La T.V. tiende a matar la voluntad. No exige ningún esfuerzo. Cualquier esfuerzo va acompañado de alegría. Lo mejor es dar pasos cortos, pero continuos. Motivación. -Orden. -Constancia. -Ilusión. Es decisivo acertar en las elecciones básicas de la vida. El hombre “light” está vacío, sólo le interesa el dinero, el poder, el éxito, la fama, pasarlo bien y estar en los sitios y en los ambientes de moda. (La era del vacío)

26 La T.V. y los medios de comunicación lo bombardean con permanentes informaciones, que ayudan muy poco a su mejora personal. Proyecto de vida. -La realidad se encarga luego de cambiar muchas cosas, con imprevistos y problemas inesperados. Es necesario tener flexibilidad en el proyecto. Orden preventivo. -Anticiparse a los hechos con cautela. Son diferentes activismo y actividad. El primero es moverse de acá para allá, pero con poco fruto. El 2º es la labor callada, lenta y de resultados prometedores. Hay enfermedades producidas por un afán desmesurado por el orden. Perfeccionismo.- Nunca se está contento con lo hecho, ya que podría mejorarse. Tener pocos objetivos, bien delimitados, sin querer abarcar demasiado. Cuando hay orden en una actividad, el tiempo se dilata. (Observación correcta de la división del tiempo) El saber sí ocupa lugar, y hay que hacerlo a base de orden. Saber terminar bien un trabajo, hacer las cosas con calma, sin atropellarse. Cumplimiento del horario, no abarcar más de lo que se puede. La alegría es una experiencia subjetiva. La tristeza vital es un vacío interior, y el sujeto queda invadido por la falta de motivación. Constancia, a pesar de las dificultades que nos hacen pensar en abandonar lo comenzado: desánimo, ausencia de resultados cercanos, la imaginación que inventa metas sin esfuerzo... El hombre debe mantenerse firme, inalterable. Visión de futuro: que los avatares no aparten de la meta. Pequeñas victorias, mezcladas con derrotas parciales. No interrumpir los planes en las dificultades. Perseverar en el esfuerzo diario. No dispersar los objetivos: a corto, medio y largo plazo. Saber esperar tiempos mejores sin bajar la guardia. Tener un espíritu deportivo de lucha, saber reponerse y volver a empezar, saber perder y empezar de nuevo. La vida no es rectilínea, sino complicada y sinuosa. La persona constante se hace a base de golpes duros. Hay que soportar largos y duros días, con la esperanza puesta en el futuro. Algunos no llegan, porque abandonan en las dificultades. Es una lástima cómo un licor precioso se pierde. 1) Haberse encontrado a sí mismo. 2) Tener un proyecto de vida. El proyecto debe ser personal. 3) No querer conseguir frutos inmediatamente. El resentimiento se produce por haber sido maltratado -justa o injustamente-, con desconsideración. La envidia es tristeza y pesadumbre ante el bien ajeno, que atribuimos a la injusticia. A veces, deformamos en exceso. El fracaso madura la personalidad. Lo que se siente es negativo y produce tristeza y desazón interior. Es una sensación de hundimiento, que nos lleva a reacciones negativas, nos paraliza y nos bloquea, sin saber qué hacer. El hombre superior es como un fuego que abrasa sin quemar y que ilumina todo lo que contempla. Difícilmente se desmoronará.

27 La apatía produce desidia, abandono, pasividad, frialdad. Todo se mueve hacia la inercia, el aburrimiento y la ambigüedad. No estar motivado es comparable a estar deprimido, y conduce a un desinterés que lleva al abandono del proyecto personal, y a la falta de acción. La astenia es un cansancio anterior al esfuerzo (causas físicas) BELLEZA INTERIOR. -Coherencia de vida, paz interior, equilibrio psicológico, espiritualidad, sencillez, distinción, espontaneidad, y una trayectoria biográfica sugestiva y ejemplar. Esa persona nos deja fascinados, seducidos. Siempre hay buen viento para el que sabe dónde va. Tener objetivos claros, precisos, bien delimitados y estables y renunciar a todo lo que distraiga y desvíe de los objetivos trazados. Se consigue así una segunda naturaleza. La sociedad actual no favorece al creador. Y mucho menos la influencia de la televisión. ***

28

LAS 22 LEYES DEL BIENESTAR

ACTIVIDAD FÍSICA. Tonifica los músculos. -Mejora la línea y las posturas corporales. -Aumenta el nivel de energía. -Aumenta la capacidad cardiaca y pulmonar. -Evita la pérdida de densidad de los huesos. -Alivia el estrés. -Quema calorías, y reduce el apetito. -Evita las lesiones y recupera más fácilmente de ellas. -Ayuda a mantenerse delgados. -Alegra el ánimo. -Mejora la capacidad de percepción. -Hace sentirse más joven, y parecerlo. (Al menos veinte minutos de ejercicio, todos los días sin falta) Una actividad moderada, no sólo es adecuada, sino que es preferible. Caminar: un buen par de zapatillas para caminar. También, practicar algunos estiramientos de todo el cuerpo. Más que en obligación, el ejercicio se convierte en placer, que se espera con interés cada día. Los costes de no hacerlo son demasiado elevados. Una dieta frugal a base de frutas y vegetales. Unas 1.500 calorías al día. Comer variedad de alimentos no procesados, en cantidades moderadas, haciendo al menos tres comidas, con una pequeña merienda. Beber ocho vasos de agua pura al día y tomar un suplemento vitamínico y mineral. Cada bocado puede ser delicioso. Ventajas: más energía y menos fatiga. Mejor control del peso. -Mejores niveles de colesterol. -Menos enfermedades. -Mayor autoestima. ¡Coma plantas! Fruta fresca y vegetales frescos, pan integral, atún conservado en agua, pescado al vapor o a la plancha, productos lácteos desnatados, aceite de oliva en una sartén no adherente. Modere los alimentos salados o ahumados. (Si no se puede hacer con regocijo, nos hemos perdido el bienestar) *** Se relaciona el estrés con muchas enfermedades. El estrés forma parte de la vida: es señal de que estamos vivos. El estrés tóxico es el que está cargado de angustia: produce dolores de cabeza, indigestión, insomnios. Podemos controlar nuestras reacciones ante las circunstancias de la vida: viendo el problema menos amenazador, se elimina el estrés. No podemos evitar por completo los sentimientos negativos. La ira y la hostilidad son, literalmente, mortales. Las cosas sencillas, como darse un paseo o alquilar una película divertida, son el tipo de cosas que cambian el estado de ánimo. ¡El momento crucial de mi salud fue cuando decidí olvidarme de mis problemas y vivir hasta cumplir los cien años! El futuro nos puede despojar de posibilidades del momento presente. Hay que centrarse en el viaje, y no en el destino. “El vaso está medio vacío, o medio lleno” No retirarse nunca, si no es de los excesos personales. Aspirar siempre al objetivo más elevado, durante toda la vida. (Bernard Shaw creó su última obra de

29 teatro cuando tenía casi 90 años) “El que vive una ida trivial, muere todos los días” El que tiene un propósito, lo tiene todo. El propósito es la misión de nuestra vida, nuestra razón para existir, el trabajo para el que hemos sido traídos a esta tierra. Todos tenemos una misión propia en nuestra vida. Es el destino personal. Exige que liberemos el genio que está dentro de cada uno de nosotros. Si nos conformamos con algo inferior, quedaremos desilusionados. Un indicio seguro de que estamos viviendo la vida es que nuestros trabajos son tan absorbentes que parecen juegos, cuando el tiempo transcurre con una velocidad fuera de lo común. No es posible alcanzar una misión y darla por cumplida. La misión se realiza de una manera continuada, en todos los momentos. Lo más probable es que no haya que mudarse ni cambiar de trabajo. Albert Einstein: “No intentes llegar a ser un hombre de éxito, intenta más bien llegar a ser un hombre valioso”. Pensar: Estoy agradecida por... (Personas, lugares, cosas) (Salud, vida, casa, libros, ideas, oportunidades...) Contrarrestar los pensamientos negativos con pensamientos de gratitud. La paz es un sentido interior que llega cuando somos capaces de desconectarnos de los pensamientos inquietantes y amenazadores. Cuando nos liberamos de las preocupaciones, el estrés, el miedo, y somos conscientes de las maravillas de la vida. Comprender que Dios lo tiene todo bajo control. Apartarnos mental, emocional y espiritualmente, y a veces físicamente, de los embrollos con otras personas. Las preocupaciones nos mantienen despiertos, luchando contra el insomnio crónico. El camino de la paz pasa por la meditación en oración, que es una disciplina olvidada y mal comprendida. Nos ayuda a trasladar nuestra atención al momento presente y al control de nuestra mente y de nuestro espíritu. Destinar todos los días un rato a practicar esta actividad: una mecedora favorita, una mesa con una lámpara de bronce, mis libros preferidos... “Este es mi nido”. Cuando cierro la puerta y me siento en la mecedora, sintonizo automáticamente con la vivencia de la paz de la presencia divina. “Medito una vez al día, durante unos veinte minutos; cuando hay preocupaciones especiales, aumento las sesiones. Empleo técnicas sencillas y elementales, al alcance de todos. Dejo que mi mente se relaje, suelto las emociones negativas y conecto con Dios, consciente de la presencia divina”. El sentimiento profundo de paz trae consigo una energía enorme. ***

30

PSICOLOGÍA DEL ÉXITO

“Ten siempre echado tu anzuelo. En el remanso donde menos lo esperes, estará tu pez”. (Ovidio) El talento, la ambición de subir, la perseverancia en el esfuerzo, y el trabajo sostenido y continuado. Entre los elementos innobles que envician los éxitos, figuran las recomendaciones venales... las influencias rastreras. Casi nadie emplea más de un 10% de su capacidad de trabajo y pensamiento original. Si se persevera y se insiste sin desfallecer durante todo el tiempo que sea necesario, se vencerá la oposición. Primero hay que saber qué es lo que realmente se desea y luego, ¡alcanzarlo! Precisemos cual es nuestra mayor ambición; hecho esto, concretemos por escrito nuestras metas y el plan para llegar a ellas. El fracaso es la base del éxito; el éxito es el escondite desde donde acecha el fracaso. (Lao-Tsé) Hacerse valer por cosas que no dependan de los otros (Epicteto) Si queréis tener un criado fiel, servios vosotros mismos (B. Franklin) Personalmente me gustan las fresas con crema, pero los peces prefieren las lombrices. Cuando voy a pescar no cebo el anzuelo con fresas con crema (Dale Carnegie) Lo que puede hacerse con más facilidad, es lo que el hombre debe hacer (Palacio Valdés) Si en una nación se acostaran todos a las diez de la noche, tal nación triunfaría pronto sobre las demás. (Tihamer Toth) Encontraremos el camino, o lo construiremos. El verdero secreto del éxito es el entusiasmo La gota horada la piedra (Ovidio) Dificultades de la perseverancia: Horror al esfuerzo personal. -Temor al fracaso y falta de confianza en sí mismo. -La negligencia y la pereza. -El influjo del ambiente corrompido. “Miro siempre del lado del éxito y no del fracaso” (Mariscal Foch) El genio es una larga paciencia (Buffon) Conviene obrar rápidamente una vez tomada la determinación (Aristóteles) No hacer mudanza en los propósitos (S. Ignacio) Emprender la marcha a paso normal, y no detenerse hasta llegar a término. El secreto de la perseverancia consiste en hallar gusto en el trabajo Para madrugar por la mañana, es preciso fijar bien la hora de acostarse. El arte de saber comenzar muchas veces es el arte de triunfar. Todo esfuerzo reporta fruto (Libro de los Proverbios) La zorra que duerme no caza gallinas (B. Franklin) “Daría mi vida por tocar como usted”. “Yo la he dado”. Charlie Chaplin rodaba más de 12,000 m. de negativo para una película de

31 500. Walt Disney vendió periódicos durante nueve años. En todo fracaso, procurad encontrar una nueva oportunidad (Rockefeller) El éxito está en la capacidad de aferrarse a una cosa. Tengo 67 años, pero no soy demasiado viejo para empezar nuevamente mañana por la mañana (Edison, después del incendio de su fábrica) A los 72 años le preguntaron cuándo pensaba retirarse. -Nunca -contestó con energía. -Bien, a los 80 años tendré tiempo para jugar al bridge. Plan de vida de Mme Curie: 8 horas de investigación, 2 o 3 de trabajos domésticos y preparación de nuevas obras científicas. “No he encontrado el medio de defenderme contra el desperdicio de mi tiempo y, no obstante, considero muy necesario defenderlo. Es una cuestión de vida o muerte desde el punto de vista intelectual” (Dr. Pierre Curie) “En todas partes se ve poco talento y mucha necedad” (Wagner) Al público le gusta la lucha entre el bien y el mal, entre el rico y el pobre, entre el feliz y el desgraciado” (Ch. Chaplin) CONCLUSIÓN: AMBICIONES E IDEALES ABSORBENTES, HABILIDAD CAPAZ Y CONSCIENTE, TRABAJO PACIENTE Y SOSTENIDO UN TIEMPO APRECIABLE. ***

32

EL PLACER DE NO TRABAJAR.

Lo que en este libro se trata, en cierto modo no es muy competitivo, pero sigue siendo muy gratificante. Es un ganador si la vida le entusiasma, si se levanta cada mañana excitado por el día que comienza. Es un ganador si disfruta con lo que hace, y es un ganador si tiene bastante claro lo que quiere hacer el resto de su vida. Todos necesitamos, de vez en cuando, que nos recuerden lo que es obvio y lo que no es tan obvio, todos podemos utilizar una guía práctica y útil que nos ayude a mejorar nuestro tiempo de ocio. Decidí no volver a trabajar nunca más en los meses que no llevan erre. Para mí, los meses de mayo, junio, julio y agosto están hechos principalmente para actividades de ocio. No hay duda de que lo que hagamos con nuestro tiempo libre va a determinar la calidad de nuestras vidas. La mayoría de nosotros reservamos el disfrute del tiempo de ocio para el futuro. Asociado al pensamiento sobre el trabajo está el pensamiento sobre lo fantástico que será cuando ya no tengamos que trabajar más. Muchos de nosotros soñamos con que las cosas serán mucho mejor cuando tengamos mucho más tiempo libre. La sociedad nos empuja a creer que la jubilación y la felicidad son una sola y misma cosa. Las masas suelen equivocarse. Las mejores cosas de la vida suelen acabar siendo diferentes de cómo la sociedad nos ha hecho creer que serían. Ciertas personas que disponían de cantidades ilimitadas de tiempo de ocio no eran felices. Después de haber estado durante mucho tiempo recibiendo órdenes de sus jefes, tenían problemas para enfrentarse a unos días totalmente faltos de estructura y objeto. La jubilación no era lo que mucha gente pensaba que iba a ser. Una vida que suponía el ocio total no era tan divertida. A pesar de todo lo que renegaban en el trabajo, en realidad no estaba tan mal. Todos arreglados y ningún sitio al que ir. Todos arreglados, algún sitio donde ir, pero nadie con quien ir. Dificultad para decidir qué hacer. Sentimiento de culpa por divertirse y pasárselo bien. Algunos se han hecho más activos de lo que nunca habían sido anteriormente; cada día viven una nueva aventura. Algunos de los beneficios que pueden conseguirse a partir del tiempo de ocio son: Una calidad de vida superior. Crecimiento personal. Mejor salud. Mayor autoestima. Menos estrés y un estilo de vida más relajado. Satisfacción a partir de actividades desafiantes.

33 Excitación y aventura. Mejoría de la calidad de vida familiar. Lo esencial: Buena salud. Vivir en una ciudad excitante. Disfrutar viajando. Buena apariencia. Condición física excelente. Independencia financiera. Tener una casa en la playa. Tener muchos hobbies. Lo único que algunas personas hacen, es envejecer. Todos tenemos la capacidad necesaria para hacer de la vida un éxito; la clave está en reconocer nuestros propios talentos y en darles un buen uso. No nos tomamos el tiempo necesario para reflexionar sobre lo que estamos pensando o sobre por qué pensamos lo que pensamos. Preparamos el camino para la llegada de nuevas perspectivas y nuevos valores para reemplazar pensamientos pasados de moda. Nos podemos quedar anclados en un determinado pensamiento, sin ver otras alternativas que pueden ser más adecuadas. Para ser creativo hace falta tener una actitud saludable. Las personas creativas ven una oportunidad allí donde otros ven problemas insuperables. La principal diferencia entre las personas creativas y las no creativas es que las primeras simplemente piensan que son creativas. Lo fundamental para tener una actitud saludable es darse cuenta de que continuamente tenemos que cuestionarnos nuestras percepciones para evitar vivir en un mundo de desilusiones. Los resultados de esta práctica destructiva pueden ser muy serios, desde desengaños y depresiones hasta enfermedades mentales. La edad se suele emplear como excusa; la edad no es un obstáculo, cuando se trata de desarrollar nuevos valores y comportamientos. Las personas creativas prestan atención al mundo que les rodea y ven muchas oportunidades en la vida. Debe desarrollar nuevos hábitos de percepción de las cosas familiares. Algunas personas ven las cosas tal como son y se preguntan, ¿Por qué? Yo las veo tal como nunca han sido y me pregunto, ¿Por qué no?. George Bernard Shaw. El principal obstáculo a la creatividad somos nosotros mismos porque nos dejamos influir por fuerzas sociales. Levantamos muchas barreras personales que nos privan de la oportunidad de utilizar nuestra imaginación. El miedo al fracaso es uno de los principales ladrones de nuestra creatividad, así como la pereza.

34 Para redescubrir la creatividad: Decida ser creativo. Busque muchas soluciones. Anote sus ideas. Defina sus objetivos. Considere los problemas como oportunidades. Corra riesgos. Atrévase a ser diferente. Sea poco razonable. Diviértase y sea alocado. Sea espontáneo. Viva el presente. Practique el pensamiento divergente. Desafíe reglas y suposiciones. Sea persistente. Para ser más creativo escribiendo, todo lo que necesita es estar predispuesto a ser imaginativo. Los individuos inteligentes no se dejarán influir por los deseos de la sociedad si ven que aquello en lo que la sociedad cree es sospechoso. “Trabajo: lo que interfiere con el golf”. El mejor test de calidad de una civilización es la calidad de su ocio. Para los primeros griegos, el ocio no era lo que quedaba después de trabajar; era deseable como un fin en sí mismo. El tiempo de ocio era el tiempo más productivo. Uno podía emplear su tiempo para pensar, aprender y desarrollar su personalidad. En la ética moderna, el ocio debía ser utilizado para permitir descansar a los individuos, a fin de que fueran más efectivos en su ámbito laboral. Esta moderna forma de pensar se apoya la culpabilidad para ser más efectiva. La culpa, en sentido perverso, anula el placer. Los sentimientos de culpa afloran incluso cuando se está de vacaciones. Incapaces de disfrutar de su tiempo libre, las personas vuelven de sus vacaciones habiendo desarrollado unas emociones negativas. Para mucha gente, el ocio representa holgazanería y pérdida del tiempo. Los filósofos de la antigua Grecia estarían muy confundidos al saber que muchas de las personas del mundo moderno, teniendo incluso más tiempo libre que antes, no saben qué hacer con ese tiempo extra. No sea demasiado moral. Puede llegar a tener una idea errónea de la vida. Los grandes triunfadores pasan mucho tiempo evitando trabajar. Siendo holgazanes creativos, estos triunfadores pasan bastante tiempo relajándose pensando. La holgazanería creativa resulta de una actividad relajada pero productiva. El tiempo que se pasa fuera del trabajo puede ser una oportunidad para aprender cosas nuevas y para crecer como persona. La creatividad no se desarrolla si no se dispone de tiempo libre suficiente. Mucha gente ha perdido sus sueños personales y el sentido de su vida. Esta vida ya no tiene sentido, ni fin, ni fuerza. Platón criticó a aquellos que eran lo suficientemente ignorantes y estúpidos como para prescindir del tiempo de ocio, trabajando en exceso. Platón opinaba que la gente que seguía trabajando después de haber satisfecho sus necesidades básicas se estaba

35 perdiendo otras cosas más importantes. Millones de personas que anhelan la inmortalidad no saben qué hacer en una tarde lluviosa de domingo. La cárcel puede ser el mejor lugar para escapar del estrés. Los prisioneros tienen un estilo de vida más ocioso que el del resto de la población en general. Naturalmente, ir a la cárcel no es el único modo de crear más tiempo de ocio en su vida. Leer una novela de ficción, trabajar en el jardín o simplemente soñar despierto. Intente trabajar menos horas y divertirse más. Un generoso aumento del tiempo de ocio en su vida mejorará su salud, y estoy hablando de salud mental. Con el tiempo, probablemente también conseguirá mejorar su situación financiera. Mientras está entretenido con sus diversiones, su mente se olvida de los problemas. Su imaginación será mucho más creativa. Alguna de las mayores creaciones han tenido lugar cuando las mentes de las personas estaban fuera de servicio. El trabajador de gran efectividad: Trabaja las horas normales. Tiene objetivos definidos. Delega todo lo que puede. Tiene muchos intereses aparte del trabajo. Toma y disfruta de sus vacaciones. Evita todo lo posible hablar de temas de trabajo. Puede disfrutar de irse por ahí. Piensa que la vida es una fiesta. Muchas personas, cuando alcanzan la jubilación no están preparadas para el ocio. Si usted va a ser adicto a algo, que sea al ocio. Los adictos al ocio se lo pasan mejor que los adictos al trabajo. Los empleados deberían empezar a prepararse a planear su jubilación cuando tienen 35 años o menos. Los intereses y las aficiones no cultivadas antes de la jubilación son difíciles de cultivar después de ésta. Un solo interés no bastará para llenar sus días. Asegúrese de que tiene una combinación variada. Las vacaciones serían mucho menos estresantes si la gente pasara más tiempo leyendo un libro, charlando con sus vecinos, o escribiendo una novela simplemente por diversión. Debido a la ética laboral protestante, muchas personas se sienten ansiosas y culpables si intentan relajarse. Por lo tanto, se mantienen ocupadas haciendo cosas. Muchas personas tienen miedo del tiempo libre o simplemente no saben cómo disfrutar de él. Sólo se sienten satisfechos y encuentran sentido sus vidas cuando hacen cosas. Si quiere ser un experto en ocio, debe detenerse y oler las flores regularmente. Éstas son algunas señales que indican que está desempeñando un trabajo equivocado: Su esfuerzo mental se resiente y se manifiesta mediante dolores de cabeza, tensión y otras situaciones. No le gusta este trabajo simplemente porque no le permite expresar su lado más

36 creativo. Usted está casado con su trabajo; su vida es todo trabajo y nada de diversión. Le resulta difícil justificar su existencia. Su trabajo está perjudicando su salud causándole exceso de estrés y falta de tiempo para relajarse. Se está dejando llevar. Le cuesta concentrarse, no puede generar nuevas ideas para sus proyectos y problemas. Los domingos a las cinco de la tarde, su nivel de estrés aumenta bruscamente porque el lunes tiene que volver al trabajo. En el lugar de trabajo acaba aceptando trabajos aburridos, profesiones que no nos gustan y compañías que nos maltratan. Nos resistimos a cambiar porque tememos a lo desconocido. Independientemente del dinero que gane, nunca podrá recuperar las 40 horas o más que está dedicando a un trabajo que no le llena. Los individuos que hacen lo que les gusta, generalmente acaban ganando mucho más dinero. No es imposible dejar un trabajo, únicamente es difícil. ¿Qué es lo peor que me puede ocurrir si dejo mi trabajo? En primer lugar, tiene salud y está vivo. Puede vender todo lo que tiene y dar la vuelta al mundo con el dinero. Puede ir a China y a Río de Janeiro y a México. Puede ir a muchos sitios y pintar. Puede escribir el libro que siempre soñó escribir. Puede dormir hasta las 10. Al abandonar el trabajo, siempre se correrá cierto riesgo; todo lo que vale la pena conlleva cierto riesgo. Había tantas cosas que quería hacer, pero que sentía que no podía. Si su libertad está en juego, abandone inmediatamente el trabajo. Una de las principales fuentes de felicidad para los individuos es el tener una finalidad específica o una misión personal. Si le cuesta levantarse de la cama por las mañanas, no ha descubierto su misión personal. Tener una finalidad en la vida supone estar realmente vivo. Por las mañanas, si usted tiene algo que hacer, no puede contener su elevado nivel de excitación y entusiasmo por el día que se avecina. Se muere de ganas de empezar, aunque llueva, nieve o haga sol. Su misión personal es un llamamiento que procede su interior; es su esencia y su razón de ser. Su misión personal y la razón por la que usted viene a este mundo. Si quiere vivir su vida plenamente, es importante que descubra su misión personal. Muchas de las personas que son infelices no han descubierto su finalidad o misión personal. Su vida será mucho más gratificante si dedica el tiempo y el esfuerzo necesario para descubrir su misión personal y si una vez averiguada la persigue con pasión. El rechazar su misión o finalidad personal le producirá mucha insatisfacción. El evitar lo que le gusta puede traducirse en trastornos emocionales y en achaques físicos. Una misión personal es un llamamiento muy superior. Puede perseguirlo toda su vida. Un músico debe hacer música, un artista debe pintar, un poeta escribir, si quiere conseguir la paz consigo mismo. Su misión personal no tiene nada que ver con ganar dinero. Al utilizar sus talentos persiguiendo su misión, podrá conseguir varios productos derivados; un subproducto

37 puede ser ganar mucho dinero. Si usted tiene una finalidad superior en la vida, sabe que la humanidad se beneficiará de sus esfuerzos. Preste atención a las cosas que le harían saltar de la cama una o dos horas antes de su horario habitual. Nunca pensé en triunfar. Simplemente hice lo que me apetecía, aquello que me daba más placer. Eleonor Roosevelt. En primer lugar, debe aprender a ser trabajador de gran efectividad trabajando menos horas. El tiempo libre existe, pero la mayoría de las personas lo malgastan. El 40% de su tiempo libre lo pasan viendo la televisión. La mayor parte del resto la dedican a cosas como cocinar, limpiar, comprar provisiones, arreglar la casa, pagar facturas y hacer en casa trabajos que se han traído de la oficina. Si usted no tiene tiempo para tomarse un respiro, o para oler las rosas, probablemente se deba a que usted es el culpable. El reservar tiempo para el ocio debe ser una prioridad. Aprenda a comprometerse con menos tareas del hogar; pase menos tiempo comprando, cocinando, limpiando y arreglando la casa. El ocio no debe reservarse para los fines de semana, las vacaciones o la jubilación. Un estilo de vida equilibrado significa tener por lo menos una cuarta parte del tiempo que no estamos durmiendo no programado. Concédase bastante tiempo para aprender a conocerse y poder madurar. Es un error dejar de lado los deportes, viajes y otras actividades por causa de los hijos, del trabajo de la necesidad de ganarse la vida. Aunque sólo sea por una cuestión de salud, usted no se puede permitir prescindir de la holgazanería creativa de su vida. La vida es demasiado corta como para dedicarla a la esclavitud. Cuando esté sin trabajar, descubrirá un magnífico y excitante mundo ahí fuera. El estar alejado del trabajo le permite disfrutar de la vida de un modo que cuando trabajaba era totalmente imposible. Ser capaz de llenar el tiempo de ocio inteligentemente es el mejor producto de la civilización. Bertrand Russell. Este instante, como todos los instantes, es muy bueno, si sabemos qué hacer con él. La transición hacia un estilo de vida con más tiempo disponible para el ocio no siempre es fácil. En la vida se deben conseguir dos cosas: la primera es alcanzar lo que se desea; y después de eso, disfrutarlo. Sólo los más sabios de los hombres consiguen la segunda. El éxito es conseguir lo que se quiere; la felicidad es apreciar lo que se tiene. Una vida de ocio total no tiene por qué ser frívola ni vacía. La sensación de triunfo se puede conseguir tanto con un trabajo como sin él. Usted es un perdedor sólo si se considera como tal. Razones para que no le guste el típico lugar de trabajo: Estar confinado en la oficina cuando fuera luce el sol. Estar limitado a una mesa, actividad antinatural.

38 Interrupciones constantes y falta de tiempo para pensar. Oficinas con aire acondicionado. Ahora tenemos que elaborar nuestra propia estructura. Tenemos que reorganizar nuestras vidas, lo cual requiere cierto esfuerzo. A la mayoría de nosotros, aunque seamos muy creativos, nos gusta tener cierta estructura de rutina en nuestras vidas. La rutina proporciona mucha comodidad. Naturalmente, a todos nos gusta la comodidad. Si usted es independiente, creativo y está motivado, la pérdida de estructura será más una bendición que un trastorno. Ese es el momento de disfrutar de su libertad y de crear las nuevas estructuras de su propia vida. La estructura se puede establecerse de diferentes maneras. Hacer ejercicio, dos veces al día, para mantenerse en forma permitió que mis días estuvieran estructurados y siguieran una rutina. Lo primero que hago cada mañana es hacer ejercicio durante 50 minutos. A última hora de la tarde, voy en bicicleta. También organizo mis días con actividades como visitas regulares a mi cafetería favorita para tomarme un café, y leer tres periódicos diferentes. Asimismo, el fijar unos plazos para escribir este libro, así como otros dos, ha contribuido a organizar todavía más mis días. Apuntarse a cursos en una escuela o universidad. Practicar algún deporte. Trabajar como voluntario. Podía olvidarme de que iba a estar dos años sin trabajar y disfrutar prácticamente de cada minuto. Sería fantástico si pudiera: escribir más que antes. A los 95 años me gustaría mirar atrás y decir esto es lo que he conseguido: escribir más después de jubilarme de lo que lo hice antes. En la vida me sentiría satisfecho si pudiera escribir más que antes. El secreto está en tener una misión que le apasione. Descubrir la expresión creativa. Esto asegurará que estará continuamente madurando y aprendiendo. Para recuperar la oportunidad de relacionarse socialmente tiene que contactar con otros grupos, asociaciones y organizaciones. Considere a sus compañeros, amigos, familiares, clubes, organizaciones como medios para dar mayor carácter a su vida. Preserve dos o más noches a la semana para salir y relacionarse con el mundo que le rodea. Intente entrar en un grupo, grande o pequeño, que tenga algún objetivo. Encuentre a alguien a quien le vaya bien fuera del trabajo. Los grandes espíritus siempre se han encontrado con la fuerte oposición de las mentes mediocres. Albert Einstein. Alguien me está aburriendo, creo que soy yo. Esta enfermedad afecta a millones de personas. Algunas personas son tan aburridas que te hacen perder un día entero en cinco minutos. Jules Renard. Para ayudarse a superar el aburrimiento que le produce estar con otras personas intente ser un santo. Busque algún aspecto interesante y excitante de ellas. Puede descubrir que esa persona aburrida no lo es tanto.

39 El mínimo absoluto necesario para descansar debería ser de seis meses. Un período sabático de dos o tres años se podría utilizar para ampliar estudios, para aprender una nueva profesión o una nueva afición. Si quiere librarse de un problema, búsquese un problema más grave. Ser creativo significa aceptar los problemas como oportunidades para conseguir mayores satisfacciones. La necesidad de triunfar y el deseo de evitar el fracaso son contradictorios. El fracaso es un riesgo necesario para alcanzar el éxito. En la mayoría de los casos, tendrá que soportar muchos fracasos antes de poder experimentar el éxito. El camino hacia el éxito tiene el siguiente aspecto: fracaso, fracaso, fracaso, fracaso, fracaso, éxito. Evitar el fracaso supone evitar el éxito. Debemos aprender a hacer locuras si queremos ser creativos y vivir la vida plenamente. ¿Qué pasa si lo hace mal? ¡siempre puede intentarlo! Hay muchas posibilidades de que consiga eliminar el aburrimiento y hacer que su vida cambie considerablemente. Ser creativo en el ocio es ser capaz de pensar y hacer algo diferente. De este modo podrá hacer algo nuevo y que valga la pena en su vida. Para hacer algo realmente diferente en ese mundo, tiene que empezar por ser diferente. No sea como una fotocopia; sea un original. Recuerde: si se aburre, es porque usted es aburrido. Usted tiene la capacidad creativa para hacer la vida excitante; utilice esa capacidad. ¡Es una orden! Preferiría sentarme en una calabaza y tenerla toda para mí solo, a sentarme sobre un cojín de terciopelo y estar rodeado de gente. Por lo menos el 85% del éxito se atribuye al elevado nivel de motivación y a una actitud saludable. El mayor indicio de la existencia de una fuerte motivación de logro es la tendencia que tiene una persona a pensar en la posibilidad de lograr algo difícil e importante. Aprendo de mis errores. La segunda vez que me equivoque me resultará mucho más fácil. Para conseguir grandes logros hay que descubrir la manera de eliminar todos los pensamientos negativos. Mi vida está llena de obstáculos. El principal soy yo. El creativo confía en sí mismo y se siente seguro respecto a su posición en la sociedad. Desarrolla su propia finalidad en la vida. Independiente, tiene una vida interna muy rica. En la amistad, prefiere la calidad a la cantidad. Después de haberme pasado diez años viajando a lugares exóticos y lejanos me di cuenta que lo único que quería era pasar las vacaciones en mi jardín. En lugar de reflexionar, definimos nuestros deseos y éxitos personales según las expectativas de los demás. Prestamos demasiada atención a lo que los demás quieren que queramos. Para descubrir lo que realmente quiere, debe empezar por escribir lo que usted cree que quiere. Lo probaré todo una vez, incluso el queso y la hamburguesa. Tomas Edison. Actividades para incluir en su árbol de ocio:

40 Caminar. Leer libros. Mirar la televisión. Escuchar música. Viajar. Ir al cine. Montar en bicicleta. Escribir una obra. Invitar amigos a su casa. Tomar lecciones de baile. Escribir un libro. Nadar. Visitar lugares turísticos. Visitar un museo. Hacerse socio de un nuevo club. Prepara su mente para ser creativo. Suponga que le han dicho que le quedan seis meses de vida. De la lista de actividades de su árbol de ideas, escoja lo que prefiere hacer en estos seis meses. Debe empezar a practicarlas inmediatamente. No es suficiente dejarlo para mañana o para la semana que viene. Debemos recordar que la vida no es eterna. Ninguno de nosotros sabemos si nos quedan seis meses de vida o menos. Si se concentra en la lista de sus objetivos y actividades favoritos, conseguirá hacer lo que más le gusta y lo que más le satisface. La falta de concentración en su actividad le llevará a no conseguir ningún logro ni satisfacción. Así es la ilusión de la actividad carente de objetivos y sueños. Muchas personas cometen el error de no planificar su actividad para que sus vidas sigan una dirección. Incluso si dedican mucha energía a ese caminar sin objetivos, acaban no llegando a ningún sitio. Los puntos más altos sólo se consiguen a través de objetivos definidos. Lo primero que tendríamos que hacer sería definir estos destinos. Una vez determinado el destino, la ruta sabe qué dirección debe seguir. Los objetivos nos da una motivación. Cuando estamos motivados y tenemos una dirección a seguir, tenemos motivos para ser innovadores y creativos. Para alcanzar los objetivos perseguidos, hace falta un plan de acción. La dinámica inactiva no le llevará a ninguna parte. Puede que viva la vida, pero ¿Está vivo? La acción no siempre aporta felicidad; pero sin la acción la felicidad no existe. El principal motivo que explica la pasividad de las personas en sus ratos de ocio es la pereza. La gente se entretenía leyendo, y yendo al cine y bailando. Nuestra sociedad se ha convertido en un país de espectadores. Ejemplos de actividades pasivas: Ver la televisión. Atracase de comida. Ir de compras. Gastar dinero. La actividad es fundamental para la felicidad y la longevidad. Escribir una novela

41 es mucho más excitante y gratificante que las actividades pasivas como la de ver la televisión. Los adultos que son activos en sus ratos de ocio presentan niveles de bienestar, físico y psicológico, más elevados. Algunas actividades más activas por su naturaleza son: Escribir, leer, hacer ejercicio, caminar por el parque, pintar un cuadro, bailar, seguir un curso. “No hizo nada en concreto, y lo hizo muy bien.” Un modo seguro de envejecer y no ser activo es aceptar y adoptar el concepto de envejecimiento tal y como lo define la sociedad. Suponiendo de la persona no esté disminuida físicamente, la edad no debería ser utilizada como excusa para abandonar la actividad. Hay muchas personas que a los 60, 70 y 80 años corren maratones, juegan al tenis, nadan, van en bicicleta hasta 8 horas al día regularmente, algunos cada día. Desgraciadamente, estos individuos activos siguen siendo una minoría. La mayoría de las personas se abandonan con la edad. Ver la televisión le puede matar. El pasatiempo más común es ver la televisión. No es de extrañar que la gente no tenga bastante tiempo para hacer ejercicio, visitar a amigos y contemplar puestas de sol. La gente prefiere ver la televisión porque es lo más fácil de hacer. Ver la televisión en exceso es una adición peligrosa. “Creo que la televisión en muy educativa. Cada vez que alguien enciende el televisor me voy a otra habitación y leo un libro.” Groucho Marx. No engorde demasiado en los intermedios. El atracarse de comida es una actividad pasiva en la que cae presa mucha gente. El abuso de la comida normalmente acompaña al abuso de la televisión. Ambas actividades pueden propiciar la muerte prematura. Una excusa que la gente utiliza para no hacer ejercicio es: soy demasiado mayor para empezar. Generalmente, cuando no tiene ganas de hacer ejercicio es cuando más ejercicio tiene que hacer. Normalmente, lo que siente es fatiga mental; ésta podrá ser aliviada a través del ejercicio físico. De hecho, después de diez o 20 minutos de ejercicio puede ocurrir que acabe practicando más rato de lo que había previsto. Existe una razón para esto: cuando hacemos ejercicio, nuestros cuerpos desprenden hormonas llamadas endorfinas a la sangre. El resultado es una subida de tono natural que nos coloca en un estado de euforia. Esta subida ayuda a eliminar la sensación de decaimiento. Sorprendentemente, la actividad física elimina la sensación de aburrimiento que provocaba la sensación de falta de ganas de practicar ejercicio en primer lugar. Hacer ejercicio le mantendrá sano y de mejor humor y podrá ser más activo en

42 otras actividades. Hacer ejercicio con regularidad y estar en forma tendrán un profundo impacto en su felicidad y bienestar. Sus atributos físicos y sus habilidades se mantendrá mucho más tiempo si sale y ejercita su cuerpo periódicamente. Es cuestión de usarlo o perderlo. No puede tener el proceso de envejecimiento, pero ciertamente puede ralentizarlo practicando ejercicio. La cuestión importante respecto al ejercicio es salir y practicarlo. Por lo menos deberíamos hacer una pregunta absurda al día. Algunos de los beneficios de asistir a cursos: mejora la autoestima, fantástico lugar para conocer gente nueva, mejora la destreza mental. Cada pueblo o ciudad tiene sus características particulares que muchos de sus habitantes ignoran o no aprecian. Visite su propia ciudad para descubrir sus características fascinantes. Dedique tiempo a conocer los restaurantes étnicos, las puestas de sol, los circuitos de bicicleta, la arquitectura, las fachadas, los distintos barrios y los parques. Puede descubrir el paraíso en su propio jardín. Intente leer y escribir. Muy pocas personas se dedican a ello. El hombre que no lee libros buenos no tiene ninguna ventaja sobre el hombre que no puede leerlos. Leer libros comprados en librerías o tomados prestados de bibliotecas es una de esas actividades activas y gratificantes que todo el mundo debería practicar. La gente piensa que leer libros es demasiado difícil. La regla fácil de la vida es: practicar las actividades más difíciles proporcionará mucha más satisfacción. Escribir requiere más esfuerzo que leer. Me he encontrado con mucha gente que sueña con escribir un libro, pero que nunca lo ha hecho porque siempre ha encontrado excusas. Si usted quiere escribir un libro, entonces hágalo. Una vez más, si yo puedo hacerlo, también usted puede. Debo mencionar que antes de aprobar la asignatura de gramática en el primer curso universidad, la suspendí tres veces; y sigo siendo capaz de escribir libros. Empiece trabajando en ello por lo menos 15 minutos al día. Así es como empecé este libro. Incluso si no hace más que eso, habrá avanzado en su realización. Una vez haya escrito un libro, edítelo por su cuenta si cree en él. Si su libro le gusta a una persona aparte de usted, es un éxito; cualquier cosa por encima superior es un plus. El llenar el tiempo de ocio con cosas como ver la televisión es una manera segura de convertirse en una persona aburrida y de estar en mala forma física y mental. El mejor remedio para el aburrimiento es el descubrimiento de las actividades que le apasionan. Si una actividad es realmente estimulante, tendemos a perder la noción del tiempo y lugar cuando nos estamos dedicando a ella. Con la pasión como determinante principal, no tendrá que forzarse para dedicarse a esas actividades. En todo caso, se tendrá que forzar a no dedicarse a esas actividades. Asegúrese de que el televisor no está encendido cuando está practicando otras actividades al mismo tiempo que está sentado frente a él. Ahora y sólo ahora tiene el presente. El día es infinitamente largo para el que sabe cómo apreciarlo y emplearlo. Goethe. La mayoría de nosotros no vivimos el presente. O vivimos el antes o el después

43 en lugar del ahora. Muchos de los instantes más preciosos de la vida se pierden porque estamos preocupados por el pasado o por el futuro. Vivir el presente es importante porque ese momento es todo lo que realmente tenemos. Lo crea o no, el presente es todo lo que conseguirá de la vida. “Perdidas ayer, en algún lugar entre la salida y la puesta del sol, dos horas doradas, cada una compuesta por 60 minutos de diamantes. No hay recompensa, se han ido para siempre.” Zen es barrer el suelo cuando estás barriendo el suelo, comer cuando estás comiendo, dormir cuando estás durmiendo. Para adueñarse del momento es fundamental aprender a hacer una sola cosa al mismo tiempo, en lugar de dos o tres simultáneas. No participamos libremente en las actividades que elegimos si estamos pensando en otra cosa. Las personas creativamente vivas son las que se pueden volcar del todo en un proyecto. Su nivel de concentración es tan elevado que pierden la noción del tiempo. Los proyectos les absorben totalmente, no tienen el problema de tener pensamientos que les distraigan. ¿Su secreto? Disfrutan del momento y no se preocupan por lo que va a suceder a continuación. Una sensación de libertad; total absorción por la actividad que les ocupa; escaso reconocimiento del paso del tiempo. No esté inmerso en el futuro. Deje de preocuparse por las cosas que tiene que hacer y por si tendrá tiempo para hacerlas. Cuando se tome un café, viva el momento. Beba el café despacio y con gran concentración, como si el mundo se hubiera detenido para ayudarle a disfrutarlo. Resérvese unos 30 minutos al día de tiempo no planificado para hacer algo espontáneo y diferente. Contemple realmente una puesta de sol durante todo el tiempo necesario para ver hasta que el sol se esconde. En resumidas cuentas, nada importa y, aunque importarse, qué más da. El 96% de las preocupaciones son sobre sucesos que nunca ocurren, sobre los que ya ocurrieron, sobre sucesos triviales, sobre sucesos que no podemos cambiar. El 4% son sobre sucesos reales, sobre los que no podemos hacer nada. El 96% de nuestras preocupaciones es tiempo perdido. Pasar el tiempo preocupado por sucesos pasados o futuros es una pérdida de energía. Cuando aparece una barrera o dificultad, las personas creativas buscarán el modo de eliminarla. Si no lo consiguen, pasarán por debajo de ella. Si no pueden pasar por debajo, la rodean. Si no pueden rodearla, la atravesarán. Las preocupaciones roban la energía que se debería emplear en la resolución de problemas. Muchas personas quieren controlar siempre la situación. La necesidad de controlar puede ser autodestructiva. Vivir la vida es más fácil si te mueves en la dirección en la que se mueve el mundo. La vida es un río que se mueve deprisa, debemos aprender a seguir la corriente. Para seguir la corriente hay que renunciar al control.

44 Las personas creativas no están inhibidas; pueden expresar sus verdaderos sentimientos. También son capaces, de repente, de hacer algo que no entraba dentro de sus planes del día. Cada día intente hacer algo que no haya planeado. En el momento, de repente, elija hacer algo nuevo y excitante. Puede ser una pequeña cosa, como seguir una ruta diferente hacía algún lugar, comer en un restaurante distinto o asistir a un nuevo tipo de espectáculo. Vivir feliz siempre, viviendo al día. Eres lo feliz que quieres ser. La verdadera felicidad está dentro de uno mismo. En la vida sólo se puede ser siempre feliz si se es feliz en el día a día. La felicidad es algo que ocurre en el presente. La felicidad tiene que ver con el compromiso. Estar comprometido literalmente significa estar totalmente dedicado a una tarea. “El momento de relajarte es cuando no tienes tiempo para hacerlo.” La seriedad impide que brote el flujo creativo. Lo mejor que puedes hacer es tomar un libro de chistes. Diviértete. Te sorprenderá la cantidad de ideas creativas que empiezan a surgir. “El camino es mejor que la posada.” Miguel de Cervantes. “Viajar con esperanza es mejor que llegar.” Stevenson. Intente encontrar algo para disfrutar cada minuto del día. Es mejor estar solo que mal acompañado. El hombre que no encuentra satisfacción en sí mismo, la busca en vano en cualquier otro lugar. Descubrir la soledad significa descubrir muchas actividades agradables de las que sólo se puede disfrutar solo. Desgraciadamente, la mayoría de la gente nunca descubre el lado bueno de estar solo. Algunas personas son capaces de salirse de sus casillas si les fuerzan a estar solos más de 10 minutos. Para disfrutar de estar solo hay que tener la autoestima bastante alta. Nada molesta más a las personas negativas y les motivadas que los individuos positivos y triunfadores. Las personas negativas, especialmente irritadas con las que son felices y están motivadas, harían todo lo que estuviera en sus manos para hacer que las personas positivas alcanzasen sus niveles de depresión. En los actos sociales, estos neuróticos son el alma de la fiesta, cuando se van. Debe descubrir y evitar aquellas personas que le pueden quitar su energía. No pase demasiado tiempo con una persona que tiene una actitud negativa. La vida es mucho más fácil si no lleva exceso de equipaje. Las persona negativas son exceso de equipaje que no se puede permitir acarrear. Pueden incluso costarle sus sensatez. No cometa el error de intentar cambiar a la gente negativa. Por si todavía no se ha enterado, la gente negativa no cambia. En lugar de malgastar su energía intentando cambiar alguien, utilice esa energía para mejorar su propio carácter. “Si esto es la soledad, quiero más” A menos que pueda someter a estas personas a un trasplante de personalidad, todos sus esfuerzos serán en vano. Evite a la gente negativa por el bien de su felicidad. Cuando se encuentre en su

45 compañía, no se aleje de ellos: ¡Corra! Descubrirá que estar solo le permite experimentar el mundo de su propio yo de un modo imposible cuando está acompañado. Tiene que volar solo y no con otra gente. Al volar solo, podrá llegar a alcanzar cimas elevadas en sus propósitos de ocio. Estas son algunas de las muchas cosas que puede hacer sin tener a nadie junto a usted: Practicar algo de meditación y autoanálisis. Leer libros y revistas que no haya podido leer antes. Visitar a alguien a quien no pueda visitar cuando está con otra persona. Hacer algo artístico y creativo. Intentar hacer algún trabajo de voluntariado. Encontrar tiempo para soñar con sus sueños. Descubrir un nuevo pasatiempo. Observar a la gente. Ir a bares para conocer a gente. Ir en bicicleta, hacer footing o nadar. Reformar su casa. Ir a dar un paseo por el parque. Caminar bajo la lluvia. Hacer la siesta. Escribir cartas. Escuchar música. Estudiar. Practicar algún hobby. Hacer jardinería. De vez en cuando tienes que tomarte un descanso y visitarte a ti mismo. La soledad puede ser una fantástica inspiración para los artistas creativos, una oportunidad para renovarse y reflexionar. La mayoría de los escritores pasan la mayor parte de su tiempo solos, porque pueden ser mucho más creativos y trabajar mejor. Una vez a la semana, en los próximos tres o cuatro meses, tiene que estar solo para dedicarse a hacer algo nuevo que siempre había querido hacer o que ya había hecho anteriormente, pero que por un motivo u otro tuvo que abandonar. No le conviene que le preocupen las críticas de los demás. Escribir es una manera de expresar su creatividad. Empiece una novela o un diario en el que escriba su historia. Empiece haciendo una lista de quince cosas que le gustaría hacer: Escribir un libro. Visitar todos los enclaves interesante de su área. Elija una cosa a la que quiere dedicarse con concentración, propósito y esfuerzo. Debe ser constante por lo menos durante doce semanas seguidas. Es importante, en su día creativo, celebrar el proceso y no el resultado. Por ejemplo, si ha elegido escribir un libro, no importa que el libro se publique o no. El proceso de escritura del libro es importante por el hecho de que lo está escribiendo. Una vez empiece a escribir el libro, empezará a descubrir su creatividad. Su guía artístico le conectará con su creatividad, descubrirá que es mucho más creativo de lo que pensaba. Cuando termine su proyecto, sentirá una gran satisfacción y confianza. Independientemente de lo que la gente diga, sentirá una increíble sensación de triunfo

46 al haber completado su proyecto. Muchos individuos no dan una oportunidad a la soledad. Enseguida encienden el televisor o deciden salir a comprar algo. Las personas que se autorrealizan dan la imagen de solitarios. Son los miembros más individualistas de la sociedad y al mismo tiempo son los más sociales, simpáticos y agradables. Estas personas que se dirigen a sí mismas se libran de la necesidad de impresionar o de agradar a los demás. Estas personas creativas han desarrollado su capacidad natural, la capacidad que les posibilita ser felices en la vida. Como han aprendido a ser independientes, son capaces de trabajar solos y de jugar solos. Pueden mantenerse firmes en sus convicciones y deseos sin contar con el apoyo de nadie, aunque normalmente sus opiniones se contradicen con las de los demás. El honor, el prestigio y las recompensas no son tan importantes para los mentalmente sanos. Como no dependen de los demás, necesitan menor reconocimiento y afecto. Los espacios tranquilos le ofrecerán la oportunidad para reflexionar, meditar y madurar; descubrirá que puede encontrar el nirvana en su propia mente. Cuando hay dinero por medio, parece que el sentido común se escapa por la ventana. No tenemos tiempo para disfrutar de lo que tenemos y queremos más. Lo más probable es que si actualmente no tenemos tiempo para disfrutar de lo que ya tenemos, no podremos encontrar más tiempo para disfrutar de más cosas. Pocos hombres ricos son dueños de su propiedad. Su propiedad se adueña de ellos. Lo único que la riqueza provoca en algunas personas es la preocupación de perderla. Que el dinero mejore nuestras vidas depende más de cómo lo utilicemos que de cuánto acumulemos. La verdadera independencia financiera no es más que conseguir que entre más dinero del que salga. Una de las tareas que me pareció más difícil fue escribir y editar yo mismo mi primer libro. El publicar yo mismo el libro fue un gran reto, ya que la mayoría de los editores me habían dicho que no había mercado para él. Si quería publicarlo tenía hasta que pedir dinero prestado. De cualquier modo, me arriesgué y lo publiqué. El libro ha sido un gran éxito. Lo que hice fue incorporar motivaciones -logro, responsabilidad, crecimiento, reconocimiento- a la actividad de publicar mi libro. Elegir una actividad barata, como trabajar de voluntario para una organización de calidad, pueda hacerle mucho más feliz que gastarse mucho dinero en un nuevo vestuario. Contemplar puestas de sol, dar largos paseos, pensar, mantener conversaciones agradables, caminar por los riachuelos y hacer ejercicio en el parque son actividades que no nos cuestan prácticamente nada. Antes de rodar por el mundo en busca de una hierba más verde, observe la maravilla del mundo que se esconde su propio jardín. Algunas veces el césped es más verde en su lado de la valla. Libros, música, viejos amigos, aficiones abandonadas y pasatiempos favoritos están esperando ser redescubiertos.

47 La fortuna es su talento, conocimiento, experiencia y capacidad creativa. El hombre más rico es aquel cuyos placeres son los más baratos. El final acaba de empezar. No se termina hasta que se termina. Así es como debería contemplar su vida, independientemente de su edad o de los años que viva. No tener en cuenta su edad: si está vivo, no ha terminado. Si nos dejamos influir por el envejecimiento, tendremos excusas para no dedicarnos a aquellas actividades que se pueden practicar perfectamente a los 80,90 y más años. "No hemos firmado porque tiene 95 años, sino porque es una excelente escritora con una perspectiva inusual que tiene algo nuevo que decir". Bertrand Russell, de 94 años, promovió activamente la paz internacional mundial. La madre Teresa, a sus 80 años, era más activa que nunca en su ayuda a los pobres. A los 90 años, Picasso seguía siendo activo en la creación de cuadros y grabados. Cuando le preguntaron a una persona famosa cuál era su secreto para una larga vida, contestó: "Seguir respirando". X se hizo voluntario cuando cumplió los 90 y empezó la universidad a los 91 años. Cientos de miles de personas de 70, 80 y 90 años, tienen un increíble entusiasmo por la vida y muestran un gran vigor, energía y formación física. Los mayores que tienen un entusiasmo por la vida se maravillan de la vida, disfrutan de cada nuevo arco iris, puesta de sol y luna llena. Son creativos, espontáneos, con sentido del humor, enérgicos, amables, alocados, capaces de hacer locuras, aventureros, y alegres. Los ancianos que viven su vida de forma creativa son como niños en muchos aspectos. Se esfuerzan en vivir plenamente todos y cada uno de los momentos. Crecer no es tratar de mantener nuestra juventud. Sin embargo, nuestras mentes pueden seguir creciendo y estar cada vez en mejor forma a medida que avanza el tiempo. Las únicas personas verdaderamente felices son los niños y la minoría creativa. Perder contacto con uno mismo y con el interior se puede traducir en un estado mental de desesperación y depresión en la edad madura. No se aparte de las personas negativas: ¡Corra! Desarrolle muchas ideas para la vida. No se pierda el momento; aduéñese de él. Atrévase a ser diferente. Arriésguese. Recuerde que las mejores cosas de la vida son gratis. Manténgase en forma. Evite ver la televisión en exceso. Eche una cana al aire de vez en cuando. Sólo las personas que pueden vivir solas pueden disfrutar del don del ocio. Mucha gente habla acerca de las cosas maravillosas que van a hacer en la vida, pero nunca llegan a hacerlas. Observar una puesta de sol durante 15 minutos en lugar de simplemente echarle un vistazo. Leer un libro en lugar de ver la televisión. Dedicarse a actividades difíciles en lugar de a las fáciles. Organizar una fiesta para mucha gente interesante.

48 Intente siempre buscar el crecimiento, no la perfección. Su trabajo debe llenar todo lo ratos muertos a fin de que la ansiedad, el aburrimiento y la depresión no tengan cabida en su mundo de ocio. Deje que sus intereses sean los más variados posible. Aprenda a disfrutar de la gente interesante, de las comidas interesantes, de los lugares interesantes, de las culturas interesantes y de los libros interesantes. Sólo se vive una vez. Pero si se vive bien, una vez es suficiente.

49

BIENESTAR, AUTOESTIMA Y FELICIDAD.

Cuando contemplamos nuestro entorno desde la tristeza, la desesperanza o la frustración, transmitimos nuestro estado de ánimo a todo aquello que miramos. También nuestro pasado y futuro quedan impregnados por el flujo de nuestro pesimismo. Al mirar atrás, sólo recordamos aquellos acontecimientos que nos hirieron. No recordamos las ocasiones en que nos sentimos felices. Tampoco el futuro presenta mejor semblante. Nuestro pensamiento y el estado de ánimo resultante están tergiversando nuestra visión del mundo. La mayoría de las veces que nos sentimos tristes y deprimidos es porque estamos pensando irracionalmente. La felicidad es el estado natural del ser humano. Lo importante no es lo que me ocurre, sino cómo interpreto lo que me ocurre. “¡Basta! Hasta aquí hemos llegado. Es hora de dejar las lamentaciones y empezar a vivir.” Sólo nosotros mismos podemos hacer que nuestra vida sea una experiencia enriquecedora y, además, podemos lograrlo. No es cosa de dos días derribar los tabiques de nuestra vieja casa. Sobre todo, mímese. Disfrute del paisaje. No lo subestime pensando en la meta. Ahora, cuando pienso en algunas cosas que desearía pulir me digo que todo llegará. Tranquila, todo llegará. ¡Sentir alegría por algo que todavía no he hecho es algo inaudito en mí! Miro lo que deseo cambiar, pero a la vez hago balance de todo lo que ya he hecho, me enorgullezco de todos mis logros. Cada paso, por insignificante que parezca, es para mí un éxito porque significa que hago algo positivo que antes no hacía. Sólo podemos eliminar las cogniciones irracionales, sustituyéndolas por otras racionales. Sólo con un trabajo de superación diario se conseguirá transformar el ímpetu inicial en un estado de bienestar permanente. No basta con comprar la matrícula y asistir de vez en cuando a las clases; sólo se puede avanzar paso a paso, con constancia. La vida es un largo proceso de aprendizaje que sólo finaliza con la muerte. El devenir de la vida, también nos deteriora y altera. Los seres humanos acabamos con el tiempo necesitando una mano que nos devuelva nuestro esplendor inicial. Todos estamos sujetos a estados de ánimo variables. El equilibrio psíquico está en la mente. Detrás de sentimientos negativos como la ansiedad, la depresión, la culpabilidad, la ira, siempre se esconde un pensamiento negativo. EL PENSAMIENTO DISTORSIONADO Y NO EL HECHO OBJETIVO ES EL CAUSANTE DE LOS ESTADOS ANÍMICOS DOLOROSOS. Nuestros pensamientos negativos se convierten en un hábito. Sabemos que las cosas pueden ser diferentes, pero hemos perdido la capacidad para actuar en sentido contrario. Localizamos nuestra mirada en causas externas, en lugar de aceptar que somos responsables de ellas. Ni siquiera nos planteamos que puedan existir otras alternativas.

50 ¡Pero yo no pongo mis pensamientos en mi cabeza! ¡Complicarme la vida, cuando la vida es mucho más sencilla de lo que creía! Los hechos reales no tienen poder para provocar un estado de ánimo determinado, sino que es la interpretación de los hechos la que provoca que se sienta alegría, tristeza o enfado. Es muy importante que conozcamos las diferencias entre los pensamientos racionales y los irracionales. El pensamiento es una hipótesis que formulamos sobre la realidad. Un pensamiento deja de ser racional cuando provoca emociones desmesuradas. No voy a permitir que mi vida se vaya al traste por una enfermedad. Si me hubiera dejado atemorizar cada vez que las cosas han puesto difíciles nunca hubiera conseguido todo lo que he logrado en la vida. Haciendo recuento, he triunfado más veces de las que he fracasado, así que, a pesar de todo, el balance es positivo. Tengo que contentarme con lo que aún me queda y dedicarme a vivir la vida tranquilamente con mi familia. Los pensamientos perturbadores. Tenemos alimentos, un techo bajo el que cobijarnos, ropa para protegernos del frío, una familia, algunos amigos, un trabajo que nos permite adquirir comodidades. Entonces, ¿Por qué tanta gente infeliz? Nuestros pensamientos sobre la realidad nos provocan emociones negativas que no están en consonancia con el acontecimiento activador. Los pensamientos irracionales, distorsionados y perturbadores afectan negativamente a nuestra calidad de vida, ya que condicionan nuestra visión e interpretación del mundo. "Soy un incompetente. No puedo hacerlo. No acabaría de escribir esta novela ni en cien años. De todas formas no vale la pena que me esfuerce, porque igualmente me van a denegar el premio". Pensamiento todo o nada. Consiste en valorar las cualidades personales a partir de categorías absolutas. Es básicamente perfeccionista. Todo debe ser perfecto, de lo contrario es un fracaso. No se puede soportar la idea de cometer ningún error, por insignificante que sea. Se desmoraliza uno pensando que todo lo bueno que ha hecho hasta el momento no ha servido de nada, ni cuenta. Un solo obstáculo no superado se convierte en un fracaso y todos los éxitos conseguidos se olvidan. Los individuos con esa tendencia de pensamiento no aceptan que es imposible que todo les salga bien. Esto los va a llevar a sentirse constantemente desilusionados y a convencerse de que todo lo que hacen es un fracaso. La mayoría de las situaciones cotidianas no son ni muy buenas ni muy malas. La mayoría de los días de nuestras vidas son mediocres, no especialmente buenos ni excepcionalmente malos. Hoy me ha ido bien, porque no me ido mal. No todos los escritores ocupan las páginas de los periódicos, ni son internacionalmente conocidos, y no por ello dejan de ejercer como tales y de valorar la función profesional que desarrollan. Generalización excesiva. Consiste en que tomamos un acontecimiento negativo que nos ha ocurrido y lo generalizamos, dando por hecho que va a repetirse siempre. “Así es mi vida. Siempre me pasa igual.” Nos sentimos abatidos y derrotados. Filtro mental. Tendencia a fijarnos única y exclusivamente en los aspectos negativos sin atender a la parte positiva. Transformar las experiencias positivas o neutras en negativas.

51 Interpretar los acontecimientos positivos que nos suceden como una casualidad. Esta actitud acarrea una gran tristeza, ya que no se puede responder alegre y espontáneamente ante las cosas buenas que suceden. Lo bueno es una “casualidad sin importancia”. Los individuos poco a poco pierden su capacidad de disfrutar de la vida. Recibir un premio, por ejemplo, convierte un acontecimiento excepcional como es la concesión de un premio en algo sin valor. El error del adivino. Es la tendencia a adivinar el futuro de forma negativa. Parece que sólo se tiene poder de adivinación para lo negativo. No se piensa que los proyectos por fin se vayan a hacer realidad, sino lo contrario. Cuanto más se desea algo, más se imagina que no se va a conseguir. En lugar de vivir el momento, de esperar sin ansiedad a que los acontecimientos se sucedan, nos adelantamos en el tiempo. Cuando nos disponemos a terminar una actividad siempre imaginamos unas consecuencias negativas adversas. “No voy a la sala de fiesta porque sé que no ligaré”. Como cree que no va a ligar, ni siquiera lo intenta. Como no lo intenta, no liga. Como no liga, se reafirma en su pensamiento de que no ligará nunca y de que no vale la pena intentarlo. Magnificación y minimización. Consiste en la tendencia a aumentar los fracasos y a disminuir los éxitos. Algunos, cuando miden sus logros, éxitos, cualidades o triunfos hacen que cualquier logro parezca insignificante. La sensación de que se es un ser de segunda clase, inferior a los demás, sin cualidades positivas. Razonamiento emocional. “Me siento avergonzado, por consiguiente he debido hacer algo vergonzoso. Me siento frustrado, por consiguiente mi vida es un fracaso; me siento solo, he debido hacer algo malo para estar solo”. Damos por hecho que las cosas son de una determinada manera y que no la vale la pena cambiarlas. Partimos de un patrón ideal de conducta. Cuando no logramos cumplir ese patrón ideal nos sentimos mal con nosotros mismos. Personalización. Algunos creen que todo cuanto sucede alrededor de ellos es culpa suya. El sentido de la responsabilidad está magnificado. Pero cada persona responsable de sus propios actos. Es, por tanto, irracional cargar con los errores de los demás. La autoestima o el amor a sí mismo. Es el valor o afecto que depositamos sobre nosotros mismos. La autoestima es la clave de la felicidad. Es el caso del vaso medio lleno y medio vacío... El miedo a la crítica. Está íntimamente relacionado con la baja autoestima. Es absurdo aceptar que el criterio de otra persona es mejor que el propio. Ninguna definición acerca de usted mismo, provenga de donde provenga, es válida. Tome unas cuartillas en blanco y colóquese ante ellas con voluntad literaria. Posiblemente su talento escribiendo no tenga parangón con el de Dostoiewsky, pero al menos inténtelo. Lo de la voluntad literaria es importante, porque no vale hacer un autorretrato superficial. Usted, al igual que los grandes genios de la literatura, va a llevar a cabo un verdadero trabajo de introspección, con su pluma va a intentar retratar su alma. A un hombre, la idea de pedir el baile a una chica y que ésta se negara lo

52 aterrorizaba. El miedo a la crítica, el temor al rechazo o a hacer el ridículo es una cuestión de pensamiento. Es usted, con sus pensamientos negativos, quien legitima la crítica. Por tanto el dolor, la humillación, la frustración no son consecuencia de las palabras que alguien le ha dicho, sino de los pensamientos que han invadido su mente. La crítica no puede ofenderle a menos que usted quiera. Nada de lo que le digan contiene en sí mismo veneno, si usted no está dispuesto a que así sea. A veces las críticas son constructivas. Acéptelas, piense en ellas y planifique una estrategia de resolución. Se debe reaccionar aceptando la crítica, reflexionando y buscando soluciones para resolver el problema. En una cuartilla en blanco, trace dos columnas. En la de la izquierda escriba los pensamientos negativos. En la derecha refute con argumentos racionales sus pensamientos negativos. Empatizar y ser asertivo con la crítica. Significa ponerse en el lugar del otro, en este caso, en el lugar del que hace la crítica. “No puedo seguir escribiendo. No vale la pena.” La persona que se ha creído que es tonta, posiblemente acabe comportándose como un tonto. En cambio, está el tipo humano asertivo. Escucha pacientemente todo lo que tengan que decirle, no interrumpe ni lee entre líneas, simplemente escucha. Se pone en el lugar del otro e intenta comprender. Le hace preguntas, facilitando el entendimiento entre ambos. Esta actitud hace imposible que se desencadene un duelo verbal. De hecho, ésta es su mejor baza. Ahora bien, aunque la persona asertiva evita las provocaciones, tampoco se deja humillar. Sus criterios son firmes, no pretende imponérselos a nadie pero tampoco está dispuesto a aceptar que se los impongan a él. Recuerde: si adopta un tono de voz tranquilo, deja acabar la alocución de su interlocutor sin interrupciones, hace preguntas, intenta ponerse en la piel del otro, y se mantiene firme en sus criterios cuando ello sea pertinente, ninguna crítica podrá afligirle, por incorrecta que sea. Hay que buscar las zonas de verdad en las palabras de la persona que hace la crítica. Casi siempre es posible encontrar en los argumentos contrarios una pizca de verdad. Si nos ponemos en la piel de la otra persona, tenemos en cuenta sus circunstancias personales, es muy difícil no llegar a comprender las actitudes más extremas. No sea destructivo. Defienda su postura con la máxima objetividad posible: debe evitar las expresiones emocionales. Céntrese en los hechos. Admita la posibilidad de que quizá se ha equivocado. "Dejar para mañana". La inactividad es uno de los signos más característicos de las personas deprimidas. Si usted se repite “no puedo hacer nada”, es muy probable que esté deprimido. La inactividad es una de las conductas más destructivas que pueda adoptar el ser humano. Se deprime tanto que su estado de ánimo se convierte en una nueva excusa para seguir postergando tareas. Se siente cada vez más deprimido, descontento de sí mismo, impotente. Poco a poco, la persona dejará de interesarse por aquellas actividades que antes le parecían estimulantes. Su percepción de la realidad se hace cada vez más negra y deprimente. Ha caído en un pozo sin fondo. El primer paso es partir de la voluntad firme de ayudarse a sí mismo. Cuando

53 alguien consigue infundirse suficiente espíritu de ayuda, el proceso de la terapia se acelera. NO DIVIDIR SUS ACTIVIDADES EN LAS QUE SIRVEN Y LAS QUE NO SIRVEN. Dar valor a todo lo que hacemos es una primera buena medida. Al aumentar la productividad aumenta la motivación y disminuye la depresión. Puesto que está ocupado, desaloja de su mente los pensamientos denigrantes y, a la vez, adquiere poco a poco mayor confianza en sí mismo y autorrespeto. Podemos modificar el pensamiento, pero nunca detenerlo. A los pensamientos negativos les corresponden reacciones fisiológicas y psicológicas negativas, como nerviosismo, rigidez muscular, sudor, temblores. Piensa que haga lo que haga jamás podrá salir de la situación actual. No cree que pueda ni deba hacer nada para dar un viraje a su vida y reconducirla hacia un camino más positivo. En lugar de hacer una tarea pausada pero constante, se agobia pensando en todo lo que todavía le queda por hacer. Visualiza anticipadamente las consecuencias de una acción o tarea determinada y concluye que es incapaz de llevarla a cabo. El individuo que posterga un buen número de compromisos sociales, acaba calificándose a sí mismo como un ser antisocial. Pierde su capacidad de apreciar las recompensas, es decir, de experimentar satisfacción. Esto lleva a que la persona pierda interés por hacer cosas. El resultado es una pérdida de interés por realizar actividades, porque el esfuerzo siempre es superior a la recompensa. La presión de tener que hacer las cosas perfectas, lejos de conducir a la persona a una mejor realización de la tarea, paraliza y conduce a la inactividad. Esta persona acaba por no hacer nada. Teme al fracaso. Ni siquiera se digna intentarlo. La generalización y valoración excesiva de los resultados lleva a interpretar un fracaso parcial como total. No se consigue extraer placer de las actividades, porque siempre que las expectativas no se cumplan, se pensará que se ha fracasado. Teme al éxito. Prefiere mantenerse en un punto muerto en el que la ventaja más evidente es la ausencia de riesgos y de compromiso. Teme la desaprobación o la crítica. Toma una actitud totalmente pasiva. Posee una baja tolerancia a la frustración. Siente que tiene unos derechos adquiridos y se frustra cuando las cosas se ponen difíciles; en consecuencia acaba abandonando cualquier intento de actividad. El problema radica, por regla general, en unas expectativas excesivamente ambiciosas. Se culpa a sí mismo y a los demás. Se paraliza porque piensa que ha fallado y eso le conduce a una quiebra en su motivación. Cómo acabar con la inactividad. Establezca un horario. Gracias a la valoración diaria de las actividades gratificantes, comprobará que existen. Un horario bien construido es aquel que contempla por igual las actividades de placer como las de trabajo. Algunos, cuando se disponen a construir el horario, sólo piensan en actividades de trabajo. Hay que volver a programar aquellas actividades que en su día fueron catalogadas como muy satisfactorias. Poco a poco se va adquiriendo confianza en sí mismo y dejando de pensar que no valía la pena hacer nada, porque no había esperanza. Haga aquello que más tema hacer. Si se deja invadir por la inseguridad acaba por posponerlo siempre para mañana. Se trata de dividir la actividad en pequeños pasos. La tarea que llevaba tiempo retrasando no era tan difícil como imaginaba,

54 llevarla a cabo reproduce una satisfacción bastante superior a lo que suponía. Invalidar los pensamientos negativos. Cuantas más actividades llevamos a cabo, más interés sentimos hacia ellas y más deseos tenemos de volverlas a realizar. Hay algunas facetas de mi vida que realmente me satisfacen, así que no puedo ser un fracasado. Mi futuro será de una manera o de otra dependiendo de las decisiones que tome. Yo no tengo que resignarme a nada, sino intentar tras dar pequeños pasos para que mi vida sea cada día más gratificante. Lo haría, pero es que... Iría un rato a la piscina, pero me parece que voy a quedarme a ver la televisión. Estudiaría cada día un par de horas, pero cuando llego a casa estoy demasiado cansado. Hay muchas cosas que se pueden hacer: ver la televisión, asistir a una conferencia, ir de paseo por la ciudad, asistir a una reunión familiar, leer libros de humor, leer un periódico o una revista, respirar aire puro, acabar un trabajo difícil, ver documentales por televisión, organizar reuniones, ir al gimnasio, acudir a una fiesta, coser, estar con mis hijos, ganar un premio, viajar, rezar, ir en bicicleta, leer literatura, ir a un bar, estar con los amigos, meditar, ir al cine, escribir novela, hacer vacaciones, llevar un traje nuevo, dormir bien, recibir dinero, escuchar música, sentirme en paz, ir a una librería, darme un baño de agua caliente, acicalarme, tomar el sol, sentarme a pensar, vestir con elegancia, planificar el tiempo, celebrar las cosas buenas que le ocurren a la familia, poder disfrutar de los nietos, ir a misa, ir a un guateque, perder peso, pasear, ir a la peluquería, sentirse orgulloso de la familia, ser invitado a casa de otros, planificar las vacaciones, trabajar sin un horario fijo, tener libres los fines de semana. Ira y autocontrol. El grado de irritabilidad no está generalmente relacionado con el acontecimiento desencadenante. ¿Por qué me enfado? Nadie ni nada ajeno a usted mismo puede causarle irritación, a menos que usted lo permita. No siempre enfadarse es la opción más inteligente. Enfadarse casi nunca es una buena estrategia. El enfado no ayuda a solucionar las circunstancias. Muchas veces, nuestra irritabilidad no viene provocada por hechos verdaderamente negativos sino por nuestros pensamientos irracionales. Cuando pensamos que están siendo injustos con nosotros, normalmente nos sentimos tan heridos que perdemos el control. Por último, solemos enfadarnos cuando nuestras expectativas no se cumplen. El problema de fondo, sin embargo, suele estar en que éstas son poco realistas. Pregúntese si es necesario su enfado. Si con él va a conseguir solventar una situación que le frustra. Cuando estamos enfadados, nuestras cabezas se convierten en un torbellino de ideas violentas y desmesuradas. A veces es preciso preguntarse qué parte de responsabilidad tenemos en los conflictos. Mantener la cabeza fría nos permite buscar vías de solución; cuando nos liberamos de la ira nos quitamos un gran peso de encima. Las creencias contraproducentes. El sistema de valores, la filosofía de vida y la propia autoestima están fundamentados sobre creencias contraproducentes. Es ilógico hacer depender nuestra autoestima del éxito profesional. La persona que desplaza su valor personal fuera de sí mismo se convierte en un ser vulnerable en extremo. Retrato de una persona psicológicamente sana. Cree que vale por lo menos

55 tanto como los demás, cuida su aspecto físico, su equilibrio emocional y su enriquecimiento intelectual y social. En su escala de valores, está un poco por encima de los demás. Cree en sus posibilidades y acepta sus limitaciones. En su relación con los demás, es capaz de hacer concesiones, pero nunca renuncia a sus derechos. Tiene intereses sociales, y ha optado por la integración en lugar de por el aislamiento social. Es responsable de sí mismo. Es autosuficiente, resuelve sus problemas sin esperar que otras personas lo hagan por él. Crea su propio autoconcepto sin permitir que otras personas influyan negativamente en él. Vive el presente. En lugar de vivir preocupado por lo que le pueda deparar el futuro, no se obsesiona con él ni supedita su presente a un futuro incierto. Realiza actividades. Muestra interés por muchas cosas, permanece constantemente activo y tiene pocas posibilidades de sentirse solo y de llevar una vida mecánica y sin sentido. Practica el pensamiento racional. Sabe autocontrolar su pensamiento y sus emociones. Se acepta a sí mismo. Se siente feliz de estar vivo; se acepta sin condiciones y no mide su valía por sus éxitos ni por el juicio que los demás hagan de él. Toma decisiones. Asume riesgos, no posterga la toma de decisiones. Acepta que tomarlas lleva implícita la posibilidad del fracaso, pero a la vez acepta que el único modo de avanzar es aceptando este tipo de riesgos. Acepta el término medio. El lugar de lamentarse por lo que no es, prefiere disfrutar de las cosas tal y como son. Se responsabiliza de su vida. Sabe que el responsable de su vida es él mismo, de su conducta y las opciones que toma cada día. Tiene un proyecto de vida. Vive al día pero, a la vez, tiene un proyecto de vida a largo plazo. Vive el presente con intensidad, pero sin desviarse del camino que se ha trazado. La adicción a la aprobación. La persona adicta a la aprobación mide su autoestima en función de lo que los demás piensan o dicen de ella. En lugar de construir su autoconcepto a partir de criterios personales, intenta hacerlo a partir de los comentarios, opiniones, críticas y actitudes que otra gente mantiene hacia ella. Nada de lo que hace es válido si otra persona no lo alaba. La adición a la aprobación tiene graves consecuencias sobre el individuo y su calidad de vida. La ansiedad es su fiel compañera de viaje. Lo sume en un estado de ansiedad perpetua. Vive de prestado, vive para los demás. Lo que pueda pensar él no cuenta, sus opiniones no cuentan, sus gustos no cuentan. ¡Sólo cuentan los demás! ¡Alto! Yo sé que no soy un ser despreciable. Es algo tan sencillo como no dejar que ninguna opinión ajena lo anule. Cuando alguien lo rechaza se limita a aceptarlo como algo que sucede a veces. Cuando entienda que su opinión debe colocarla al menos un peldaño más alto que la de los demás, entonces la depresión dejará de acecharlo. La adicción al perfeccionismo. "Si esperas ser perfecto para respetarte y hacer aquello que deseas hacer, no lo harás jamás. Para la persona perfeccionista, la sola idea de realizar un trabajo imperfecto lo sume en un estado de gran tensión y nerviosismo. Interpreta los errores como un fracaso y no como una posibilidad para aprender y superarse a sí misma. Su nivel de productividad no está en consonancia con su nivel de esfuerzo, porque pierde gran parte de su tiempo en cuidar todo

56 tipo de detalles. Suele desestimar llevar a cabo actividades que desconoce, porque teme fracasar en ellas. La búsqueda de la perfección es una vía directa hacia la frustración. El pensamiento destructivo y paralizante, infunde en el ánimo de la persona una gran ansiedad y la sensación de perpetuo fracaso. Buscar un lugar cómodo en el término medio es una postura inteligente y que denota una profunda comprensión de la naturaleza humana. La vía de la confrontación es la que escoge la persona perfeccionista, la cual, en lugar de adaptarse a la realidad, se empeña en que la realidad se adapte a ella, a su modelo ideal y personal. No esperar de la vida más de lo que ésta pueda ofrecernos y recoger con alegría sus frutos. Las personas que no pretenden hacer las cosas a la perfección son a la larga más productivas. Buscar la perfección es absurdo porque todo puede mejorarse. Las personas perfeccionistas ven el vaso medio vacío y las no perfeccionistas lo ven medio lleno. LA FELICIDAD NO ESTÁ EN HACER LAS COSAS PERFECTAS, SINO EN HACERLAS. La adicción a la justicia. Gozar de una buena salud y disponer de estabilidad económica son deseos individuales pero en ningún caso debemos confundirlos con derechos adquiridos. Las personas adictas a la justicia son poco proclives a la negociación. En lugar de negociar los deseos, exigen unos derechos. Tienen una baja tolerancia a la frustración y al fracaso. Los no adictos a la justicia, en lugar de culpabilizar a los demás de lo malo que les ocurre, se responsabilizan ellas mismas, toman las riendas de su propia vida y son más felices. Cuando se negocian los deseos se obtienen más satisfacciones que desventajas. En cambio, cuando se exigen derechos sólo se obtienen frustraciones y desengaños. La adicción a la dependencia. Las personas adictas a la dependencia buscan la felicidad fuera de sí mismas. La persona dependiente, casi nunca hace lo que desea. A la larga, la dependencia causa una gran frustración. Existen varias buenas razones para dejar de depender de los demás: evitar influencias negativas de otras personas, dejar de ser demasiado vulnerable a los acontecimientos externos; el bienestar lo encontramos dentro de nosotros, y no fuera. Llevar una vida satisfactoria, porque una de las claves de la felicidad radica en la independencia de los seres humanos. En el trato con los demás, usted marca las normas. Curiosamente, las personas independientes son mucho más atractivas para los demás que las dependientes; cuanto más independiente sea, más simpatía va a atraer. Haga lo que haga, siempre habrá alguien que no esté de acuerdo con usted. ¡Decídase a romper sus cadenas! Nunca es demasiado tarde. ***

57

ENDORFINAS Y ENCEFALINAS.

Allí donde creemos estar ante un muro infranqueable se halla siempre la salida. Nuestras más sombrías adversidades son nuestras mejores ocasiones. Cada vez que experimentamos placer están en juego las endorfinas. El consumo exagerado de alcohol produce una mengua de ellas. No sólo los estados de ánimo de penden de las endorfinas, también la imaginación o la creatividad. La inmunidad general, o sea, el conjunto de las defensas del organismo, se beneficia del flujo correcto de endorfinas. Aunque no se pueda decir que inmunidad es igual endorfinas, ambas están muy conectadas. El efecto placebo no es una cuestión psicológica, sino que de un modo u otro el cerebro del paciente segrega alguna sustancia de características semejantes a la morfina. Es sabido que los estados emocionales modifican la producción de hormonas e incluso los campos eléctricos. Los casos de curaciones por la fe se caracterizan precisamente por estados emocionales fuera de lo normal. Sin duda, en muchas de estas curaciones lo que realmente ocurre es que el cerebro segrega más endorfinas de lo habitual. Un estado de ánimo contrario a la ansiedad tenderá a hacer disminuir el dolor. El estado de actitud mística en que se hallaban un buen número de mártires sin duda ayudó sobremanera a que sus cerebros segregaran más endorfinas de lo normal. No nos quepa la menor duda de que no mentían: muriendo así entraban en el paraíso. Enfermedades degenerativas: cáncer, infarto, arterosclerosis, artritis la influencia del estrés en todas ellas es hoy en día algo evidente. El embarcarse en un crédito, en una hipoteca, son situaciones que generan estrés. A medida que un ser humano se eleva espiritualmente, su habilidad para adaptarse, entender y perdonar va creciendo de un modo paralelo. La única manera, no de combatir sino de compensar el estrés, consiste en ayudar al cuerpo para que segregue normalmente las endorfinas necesarias. El estrés positivo entra dentro de nuestra capacidad normal de adaptación. Produce en nuestro organismo una respuesta de tipo simpático: lo estimula y tonifica. Por otra parte, las endorfinas producen el efecto contrario: son relajantes y placenteras. Cuando somos capaces de soportar los desafíos que la vida nos propone y notamos que el peligro nos excita, vivimos un estado de estrés positivo: estamos eufóricos. En este estado somos capaces de adoptar un comportamiento que, marcado por nuestra capacidad de adaptación, nos permite triunfar, crecer, aprender y gozar de cuanto nos ocurre. Cuando estamos sometidos al estrés positivo, nuestro trabajo, nuestro deporte favorito, los problemas cotidianos, todo ello nos hace experimentar placer. Nuestras motivaciones han aumentado milagrosamente gracias a una benéfica corriente de sustancias bioquímicas cerebrales.

58 Debemos aprender a relajarnos. Para combatir el estrés es muy importante aprender a cambiar las perspectivas. Hemos de desengañarnos de muchas cosas, simplemente porque estábamos engañados con muchas cosas. Es mucho más positivo para nuestra salud mental ver las cosas tal cual son que no como quisiéramos que fueran. Un cuerpo sano y entrenado puede ayudar muchísimo a reducir el estrés. Cualquier actividad física, si no es exagerada, resulta sumamente positiva: caminar veinte minutos cada día. Para los antiguos chinos una de las claves de la longevidad consistía en caminar veinte minutos cada mañana. Flexibiliza al cuerpo que se ha endurecido después de las horas de sueño. Y el estrés, no lo olvidemos, es una forma de endurecimiento. La mayoría de nosotros utilizamos más sal de la necesaria o comemos por encima de nuestra hambre natural. Para estar en armonía con uno mismo conviene que dediquemos un lapso de tiempo a la interiorización o a la meditación. Algunas drogas no son sino sucedáneos de las endorfinas que, una vez administrados un determinado número de veces, no sólo destrozan las cerraduras, sino también inhiben la fabricación de endorfinas. La capacidad del organismo para segregar y para recibir endorfinas va disminuyendo. Se ha dicho que las endorfinas son nuestra morfina interna. Si llega a encararse cómo se debe, la vida es un fluir constante de gozo y alegría, un perpetuo nacimiento. Como en el mito de Sísifo, la piedra siempre acaba cayendo; no vale la pena esforzarse tanto. Intente desarrollar esa capacidad que poseemos los seres humanos de ver las dos caras de la moneda. Sepa ver la oportunidad que indefectiblemente se halla en cualquier dificultad. Todo lo que a primera vista parece negativo, tiene su lado positivo. Una actitud negativa, pesimista, “ceniza”, bloquea nuestro sistema de secreción de endorfinas. Aquel que es negativo proyecta su negatividad sobre todo lo que le rodea. Si tenemos malos pensamientos, si tenemos idea “cenizas” y pesimistas, estamos enviando a nuestro cerebro una información asociada a momentos en los que nosotros lo hemos pasado mal. Cuando nos sentimos deprimidos, hemos de pensar que no estamos funcionando normalmente. Por una razón u otra, nuestra capacidad de secreción de endorfinas ha menguado temporalmente. Es importante que nos demos cuenta de una cosa: se trata de algo temporal, pasajero; sin lugar a dudas mañana habrá desaparecido. Vayamos a ver una película de aventuras que nos ayude a olvidarnos de nosotros mismos. Aceptémosnos y amémosnos. Podríamos decir que la depresión se manifiesta a raíz de un estancamiento bioquímico en nuestro organismo. La vida es un regalo demasiado precioso como para que lo desperdiciemos no viviéndola plenamente. Las contrariedades que puedan surgir no están ahí para hundirnos, sino para animarnos a superarlas. Superar un obstáculo es algo que estimula en nuestro organismo la secreción de endorfinas. Una sensación de euforia es el resultado de la acción de éstas. Hacer aquello que realmente tenemos ganas de hacer, hace que creemos endorfinas. Cuando tenemos miedo, nunca tenemos miedo a lo desconocido. Se trata siempre de temor a algo conocido que nos provocó dolor y cuya experiencia no queremos repetir.

59 Si queremos que puedan afluir a nuestra memoria aquellos recuerdos positivos que nos ayudarán a segregar endorfinas, es importante que no descuidemos la relajación. Un sencillo ejercicio no servirá para que llevemos a nuestro organismo a fabricar endorfinas. Antes que nada, tomemos papel y lápiz, estirémonos en un lugar cómodo y demos rienda suelta a nuestra imaginación. Con nuestros apuntes podemos seguir fabricando más tarde clichés o fichas totalmente personales e intransferibles que excitarán el mecanismo de fabricación de endorfinas. Además, estas fichas pueden servirnos para otros usos. Cuando aceptamos un reto y llegamos más allá de nuestras propias fuerzas, la sensación de plenitud que experimentamos después no es sino el resultado de las endorfinas que hemos tenido que crear. Una simple gota de aquel perfume que nos gustaba basta para que emprendamos las jornadas con más alegría y optimismo. ¿Porque nos gusta rodearnos de cosas bellas? ¿Por qué algunas personas no soportan vivir en el desorden y otra sí? Porque el orden nos proporciona sensación de seguridad y de bienestar, y todo ello ocurre porque nuestro organismo segrega las endorfinas necesarias. Si queremos activar la secreción endorfinas, hemos de empezar conociéndonos, sabiendo qué nos gusta, qué nos gratifica. Todo lo que hablemos ha de ser positivo; incluso si tocamos temas delicados, hemos de hacerlo desde un punto de vista optimista, comprensivo. No conviene tocar temas escabrosos. Nuestro cuerpo sabe mucho mejor que nosotros qué nos conviene. Embotándolo a base de comidas impedimos que nos diga cómo podemos ser más felices. Los pájaros cantan porque eso los hace felices: cantando segregan endorfinas. A lo mejor nuestra afición es la lectura; podemos ayudar a equilibrar el flujo de endorfinas en el organismo apoyándonos en ella. La lectura nos permite viajar por mundos imaginarios y ya hemos visto cómo la imaginación nos ayuda segregar endorfinas. Una buena oxigenación es indispensable para que podamos sintetizar las hormonas que necesitamos. ¿Nos hemos detenido alguna vez a pensar cuál era la característica constante de nuestros momentos de felicidad? En estos momentos estamos mejor predispuestos a fabricar endorfinas. Conseguir cosas, alcanzar metas que nos hemos fijado son también poderosos métodos para segregarlas. Planteémosnos metas y luchemos por ellas; sin duda aumentaremos el flujo de endorfinas y seremos más felices. Otro de los métodos que ayudan a hacerlas es dormir. Si dormimos poco y mal desciende su nivel en nuestro organismo. La imaginación es una fuerza poderosa, gracias a su conexión con la bioquímica cerebral. Para alcanzar el estado de felicidad al cual estamos destinados, hemos de conseguir que se restablezca en nuestro organismo el flujo correcto de endorfinas. Se ha dado el caso de personas psicológicamente enfermas que tenían la casa llena de discos o casettes que no escuchaban. Muchas veces es más feliz el hindú que sólo come un plato de arroz al día que el europeo que come cinco veces. Ser feliz es una cuestión de equilibrio, estar en paz con nosotros mismos, con nuestros deseos, con nuestras aspiraciones, incluso con nuestros sueños. Se trata de aprender a ver el lado positivo de las cosas y de aprovechar las oportunidades que nos brinda la vida.

60 Es necesario que te rebeles contra el aburrimiento, contra la depresión. ¡Drógate con la vida! ¡Drógate con tus propias endorfinas!

61

MANTENERSE EN LA ZONA: UN PROGRAMA DE CONTROL HORMONAL BASADO EN LA ALIMENTACIÓN, QUE LE PERMITIRÁ ALCANZAR SU MÁXIMO POTENCIAL GENÉTICO. HIPERINSULINEMIA, y tratamiento de este problema en el ámbito clínico. ¿Qué es la supersalud? En esencia, es hacer todo lo que esté en nuestras manos para tener la mayor calidad de vida que nos sea posible y, en el proceso, empezar a disociar la edad biológica de la edad cronológica. (Interrelación entre espiritualidad y salud.) La prevención ha sido siempre ha mejor medicina. La prevención sólo puede emprenderla el individuo, e incluye comer bien. Esta es la base de un estilo de vida saludable. Come mucha fruta y verduras, y algo de proteína en cada comida. Así conseguirás: Pensar mejor, porque los niveles de azúcar se mantienen estables. Tener un mejor rendimiento, porque te permite aumentar la afluencia de oxígeno a las células del tejido muscular. Tener mejor aspecto físico, porque eliminarás el exceso de grasa corporal lo más rápidamente posible. No tener nunca hambre entre las comidas, porque tu cerebro recibe un aporte constante de su principal combustible: el azúcar en la sangre. Todos estos beneficios los verás hechos realidad al cabo de una o dos semanas, aunque la razón más importante sea alcanzar la supersalud. La aspiración máxima es la supersalud, y la única forma de alcanzarla es controlando la dieta. Mientras que la dieta de tu abuela era totalmente intuitiva, la que ahora se te ofrece te permite ponerla en práctica de una manera científica. En realidad se parece mucho a tomar los alimentos que preparaba tu abuela, exceptuando las comidas rápidas. Una ración moderada de proteína baja en grasa, como pollo o pescado, con una cantidad abundante de verduras cubiertas con aceite de oliva, y fruta de postre. Cada vez que comas, asegúrate de tomar hidratos de carbono con algo de proteína y un toque de grasa. Para ser un poco más preciso, por cada taza de verdura, media pieza de fruta. Y añade 30 g. de proteína baja en grasa como pollo o pescado, y un poco de grasa monoinsaturada, como aceite de oliva. Hazlo en todas las comidas principales, y también en los tentempiés, y enseguida te pondrás a tono entre las cuatro y seis horas después de haber comido. Durante ese espacio de tiempo, entre cuatro y seis horas, pensarás mejor, rendirás más y perderás la grasa corporal acumulada, todo ello sin pasar hambre. La grasa no es el enemigo. Y si la grasa no es el enemigo, ¿Quién, entonces? Pues la INSULINA. Es el exceso de insulina lo que te engorda y te mantiene en ese estado. Y el cuerpo la produce en cantidades excesivas cuando en una comida se comen demasiados hidratos de carbono o demasiadas calorías. Por eso, me estaré refiriendo a una zona de insulina. Ni demasiado alta ni demasiado baja: una zona de

62 insulina controlada por la dieta. Tratar los alimentos con el mismo respeto con que se trata una medicina prescrita por un médico. Es una receta para llevar un control hormonal durante toda la vida, una receta que permitirá olvidarse de contar calorías o gramos de grasa. Muchas personas piensan que una dieta es un tiempo limitado en el que se vive en un estado de privaciones para poder volver después a sus viejos hábitos alimentarios. Es un hábito para toda la vida, y no un capricho pasajero. Como cualquier cambio de estilo de vida, requiere paciencia y práctica. En el plazo de semanas, a veces menos, empezarás a notar un cambio espectacular en tu vida. La avidez por los hidratos de carbono desaparecerá, la concentración mental y el rendimiento físico aumentarán y perderás el exceso de grasa corporal al ritmo más rápido posible. Y de ese modo estarás en el camino para alcanzar la super salud. Ese es el cambio de estilo de vida que a todo el mundo tendría que gustarle experimentar. Determinar sus necesidades personales de hidratos de carbono y proteína; trabajar para formar su carburador hormonal. *** El paso más importante para controlar la insulina consiste en dar al cuerpo la cantidad de proteína que necesita. Pero ¿Por qué es tan importante la proteína? Pues, en primer lugar, porque el cuerpo necesita un aporte constante de proteína para reparar y mantener sus órganos vitales. Los músculos, el sistema inmunitario y todas las enzimas del cuerpo están formados por proteína. Cada día perdemos proteínas de una manera constante, por lo que sin el aporte adecuado de proteína través de la comida, las funciones vitales del organismo empiezan a debilitarse. La proteína es tan vital porque estimula el GLUCAGÓN. El glucagón tiene el efecto fisiológico opuesto de la insulina. De hecho, actúa como el principal controlador de la producción excesiva de insulina. Es el exceso de insulina lo que nos engorda, nos hace sentirnos hambrientos, nos impide tener claridad mental, disminuye nuestro rendimiento físico y aumenta nuestra posibilidad de contraer enfermedades crónicas. TENDRÁS QUE CONTROLAR LA PRODUCCIÓN DE INSULINA, Y PARA HACERLO, LA CLAVE ES LA PROTEÍNA. La cantidad máxima de proteínas que debes ingerir en cada comida es aproximadamente de 150 g. de pechuga de pollo, sin piel, o su equivalente. Los hidratos de carbono y tienen la misma acción que una droga muy poderosa, cosa que muchas personas no saben. Como cualquier otra droga, un consumo excesivo de ellos puede producir efectos secundarios. En este caso, el consumo excesivo de hidratos de carbono hace que el cuerpo produzca un exceso de insulina, lo que puede engordarte, volverte perezoso. El exceso de insulina actúa como un cañón suelto en la cubierta de un barco. Induce a la confusión del pensamiento al reducir los niveles de azúcar en la sangre que llega al cerebro. También reduce el rendimiento físico general y, lo que es más importante: los efectos bioquímicos que se derivan de tener el índice de insulina elevado afectan profundamente a la salud. ¿SE PUEDE CONTROLAR LA INSULINA? Procura que la mayor parte de hidratos de carbono que consumas procedan de frutas y verduras. Así no sólo tomarás grandes cantidades de fibra, sino importantes

63 niveles de vitaminas y minerales. Cuanto más alto sea el índice glucémico de un hidrato de carbono, más rápido entra en la sangre en forma de azúcar. El 95% de todos los diabéticos son del tipo 2. En realidad, secretan demasiada insulina, y a eso se debe que casi todos ellos sean obesos. Los niveles altos de insulina les están impidiendo utilizar la grasa que almacena su cuerpo. Cuanto más deprisa aparezca la glucosa en la sangre, más insulina secretará el cuerpo. Los hidratos de carbono que poseen el índice de glucemia alto ejercen un mayor efecto sobre la secreción de la insulina. Si eres un diabético de tipo 2, cuanta más insulina secretes, más empeorará tus diabetes (o más engordarás si eres obeso) Dado que las frutas contienen básicamente fructuosa, poseen un índice de glucemia con muy bajo y estimulan la insulina mucho menos que otros hidratos de carbono, como los cereales o los almidones. Los cereales del desayuno son esencialmente glucosa pura. Con demasiados hidratos de carbono en la sangre, el cuerpo reaccionará aumentando la secreción de insulina. La insulina es la hormona del almacenamiento; los niveles elevados de insulina generados por una comida abundante en hidratos de carbono impiden que el cuerpo utilice la grasa almacenada para convertirla en energía. LOS HUMANOS PUEDEN ALMACENAR CANTIDADES ILIMITADAS DE CALORÍAS EXCESIVAS EN FORMA DE GRASA, Y LA INSULINA ES EL FACTOR DESENCADENANTE CLAVE DE QUE ESO SE PRODUZCA. La presencia elevada de insulina debida a un consumo excesivo de hidratos de carbono hace que la grasa se almacene en el tejido adiposo. La proteína estimula el glucagón, lo cual reduce la secreción de insulina. Para una alimentación sana hay que comer sobre todo hidratos de carbono de baja densidad, como las frutas y las verduras más ricas en fibra. Para quemar grasa se necesita grasa: la grasa provoca la secreción de la hormona que se dirige directamente al cerebro para decirle: “deja de comer”. Lo más sensato es consumir el mínimo de grasa saturada: carnes rojas grasas, yemas de huevo, y carne de las vísceras como el hígado o los riñones. Para quemar grasa es preciso tomar grasa monoinsaturada, como el aceite de oliva. Debes mantener la insulina bajo un estricto control. No tiene que estar demasiado alta ni demasiado baja. La clave auténtica es la moderación. Cuando los niveles de insulina bajan excesivamente, se presentan efectos secundarios negativos (fatiga, irritabilidad, pérdida de masa muscular) ¿Y qué ocurre con las calorías? ¿No cuentan para nada? Las calorías que necesitas las tienes en el cuerpo. Lo único que precisas es irlas consumiendo. Tendrás acceso continuo a la grasa corporal almacenada, tu mente se mantendrá en la máxima alerta mental y no tendrás hambre entre las cuatro y las seis horas después de haber comido. El porcentaje de grasa corporal debe ser del 15% en los hombres y el 22% en las mujeres. ¿Hay algún límite en el que tu grasa corporal pueda ser demasiado bajo? Por supuesto que sí. Para los hombres es el 7% y para las mujeres el 13%, más o menos; pero las personas que lo alcanzan son atletas de élite. Toma los bloques de proteína que necesites en el transcurso de un día y

64 repártelos a lo largo de él como si fuera un medicamento recetado por el médico. Un plan dietético diario estará formado por tres comidas y dos tentempiés (los tentempiés se compondrán de un bloque cada uno). Nunca dejes pasar más de 5 horas sin una comida o un tentempié. El cuerpo necesita tomar alimento siguiendo un horario relativamente preciso, como si de una medicina se tratara. El refrigerio de última hora es muy importante, impide que se produzcan hipoglucemias nocturnas, debidas a que el cerebro sigue necesitando un aporte de energía durante toda la noche. Bloques de proteína: desayuno, 4; almuerzo, 4; merienda, 1; cena, 4; antes de acostarse, 1. Bloques de hidratos de carbono: desayuno, 4; almuerzo, 4; merienda, 1; cena, 4; antes de acostarse, 1. Bloques de grasa: desayuno, 4: Almuerzo, 4; merienda, 1; cena, 4; antes de acostarse, 1. Entre las opciones para cuatro bloques de proteína tenemos: 120 g. de pechuga de pollo sin piel, o 180 g. de lenguado, o 180 g. de salmón. Cada uno contiene cuatro bloques de proteína. Hidratos de carbono que contienen cuatro bloques: bolsa de verduras variadas; un plato entero de fruta; abundante ensalada. Añadir un poco de grasa a cada comida. O un aliño de cuatro cucharaditas de aceite de oliva y vinagre. Menú completo: 180 g. de salmón, un vaso de vino, una ensalada completa aliñada con una cucharadita de aceite de oliva y vinagre. UN DÍA. Proteína: -180 g. de pescado. -120 gramos de pechuga de pollo. -Una taza de requesón desnatado. -Seis claras de huevo -30 g. de queso sin grasa. Hidratos de carbono: -Dos tazas de verdura al vapor. Una pieza de fruta. -Una ensalada abundante con dos tomates y dos pimientos. -Una taza de verdura al vapor. Una pieza de fruta. -Dos tazas de vegetales al vapor. Una pieza de fruta. Grasa añadida: -Un chorrito de aceite. -Cuatro cucharaditas de vinagreta para el aliño. - 4 nueces. - dos cucharaditas de aceite de oliva para hacer la tortilla. Intenta que toda la proteína que ingieras sea baja en grasa. Asegúrate de que la mayor parte de los hidratos de carbono procedan de frutas y verduras. Que la grasa sea monoinsaturada. Al principio, no te obsesiones con lograr una precisión absoluta. Limítate a preguntarte cómo te sientes después de cuatro o seis horas de haber comido. Si notas

65 que tu concentración mental es buena y que no pasas hambre, es que vas por el buen camino. En vez de obsesionarte con la construcción de un menú, presta mucha atención a lo que percibes en ti después de una comida. La manera en cómo te sientas te dirá si esa comida era una campeona hormonal. Pónla en tu recetario de campeones hormonales y siempre podrás volver a probarla para obtener los mismos beneficios, como si fuera un medicamento. RESPUESTA DE LA INSULINA TRAS UNA INGESTIÓN CONCRETA DE HIDRATOS DE CARBONO. Los genéticamente afortunados, un 25% de la población, que tienen una baja secreción insulínica tras comer hidratos de carbono, poseen un factor residual más elevado, es decir, toleran más hidratos de carbono en una comida que otra persona. Los individuos con el grupo sanguíneo 0 tienden a ser muy insulinosensibles a los hidratos de carbono, por lo que una dieta que los contenga en abundancia suele ser un desastre hormonal para ellos. Los grupos sanguíneos AB y B tienen una reacción insulínica ligeramente menor. Por último, los individuos con el grupo sanguíneo A son los genéticamente afortunados que pueden tolerar mayores cantidades de hidratos de carbono, sin llegar a una producción excesiva de insulina. Si has tomado una comida hormonalmente correcta, no tendrás ganas de comer en las seis horas siguientes después de haberla ingerido, ya que estarás manteniendo los niveles de azúcar en la sangre. Por la misma razón bioquímica, gozarás de una gran agudeza mental. Y ahora viene lo mejor de todo: recurrirás a tu grasa almacenada como fuente de calorías prácticamente ilimitada. Cuando el carburador no está bien ajustado, la primera señal será sentir hambre antes de que hayan pasado entre cuatro y seis horas. Pero ese síntoma, por sí solo, no te dirá si has secretado demasiada insulina o demasiado poca tras la última comida, porque en ambos casos tendrás hambre pasadas las dos o tres horas. Si secretas demasiada insulina, los niveles de azúcar en la sangre descienden, y eso te hace perder concentración mental. Tienes una sensación de atontamiento. Si los niveles insulínicos son demasiado bajos, entonces no tendrás suficiente insulina. Aunque el cerebro recibe más cantidad de azúcar en la sangre de la adecuada, y conserva la agudeza mental, la persona cada vez tiene más hambre debido al aumento de los niveles del neuropéptido Y en el cerebro. Jugar al detective dietético: si pasadas dos o tres horas después de haber comido tienes hambre y te sientes atontado, eso quiere decir que esa comida contenía demasiados hidratos de carbono en relación con la cantidad de proteína. Si sientes hambre al cabo de dos o tres horas pero mantienes una buena concentración mental, es que los niveles de insulina han subido demasiado. Cuánta hambre se tiene cuatro horas después de una comida. Nada: proporción correcta entre hidratos de carbono y proteína en esa comida (niveles de insulina correctos). Bastante: Falta de concentración mental: demasiados hidratos de carbono en relación con la proteína (insulina demasiado alta). Mantener la proteína, disminuir en un bloque los hidratos de carbono. Buena concentración mental: demasiada proteína en relación con los hidratos de

66 carbono (insulina demasiado baja). Mantener la proteína, aumentar en un bloque los hidratos de carbono. Nunca comas más proteína baja en grasa de la que te quepa la palma de la mano. Si comes hidratos de carbono favorables (fruta y verduras), podrás doblar el volumen de la porción de proteína baja en grasa. Comer cinco veces al día. Divide la cantidad total entres comidas y los tentempiés. Nunca dejes pasar cinco horas sin tomar una comida o un tentempié. Procura no ingerir más de cinco bloques de cualquier macronutriente (proteína, hidratos de carbono y grasas) por comida. Asegúrate de haber hecho todo lo posible, cuando te acuestas, por ingerir el número total de bloques de proteína que necesitas cada día. Procura tener proteína baja en grasa siempre preparada en el frigorífico, ya sea en forma de ensalada de atún, pechuga de pavo, requesón, etc. Nunca consumas menos de ocho bloques al día de proteína. Nunca dejes pasar más de cinco horas sin comer, tanto si tienes hambre como si no. En realidad, siempre es mucho mejor comer cuando no se tiene hambre. Igualar el número de bloques de proteína que consumas en una comida o en un tentempié con el mismo número de bloques de hidratos de carbono y de bloques de grasa para que tu carburador hormonal funcione correctamente. Busca a los siguientes parámetros: Ausencia de hambre. Falta de avidez por los hidratos de carbono. Buena concentración mental Buena energía y rendimiento físico. Va bien tomar tentempiés dos a tres horas antes de la siguiente comida o tentempié. Si después de comer te quedas con hambre, eso significa que debes reajustar la proporción de hidratos de carbono y proteína. A menudo se debe a la cantidad de grasa que NO estás añadiendo a esa dieta. Recuerda que la grasa alimenticia reduce el ritmo de entrada de cualquier hidrato de carbono en el torrente sanguíneo. Deberás controlar la velocidad de llegada a la sangre de los hidratos de carbono. Considera las grasas monoinsaturadas de tu dieta aliados, no enemigos. Añade más grasa monoinsaturada a todas tus comidas y tentempiés diarios. Un bloque de grasa no ejerce ningún efecto sobre los niveles de insulina. No olvides que es precisamente esta hormona y no la grasa alimenticia lo que te engorda. Sé consciente de lo muy importante que es el tentempié de media tarde, y sobre todo el de antes de acostarte. Muchas personas cometen el error de no tomarse esta merienda, y eso hace que tengan que esperar demasiado tiempo hasta la cena. Si has merendado a las cuatro y media y cenado a las ocho y media, un tentempié de un bloque es bueno para intervalos de entre dos y tres horas. Será mucho mejor que tomes otro tentempié de un bloque a las seis y media. Si decides no hacerlo y esperar hasta la cena de las ocho y media, probablemente luego comas más hidratos de carbono de los necesarios. Pero nadie es perfecto. Si cometes un error, recuerda que sólo te faltan entre cuatro y seis horas para entrar de nuevo en la dieta ideal. Si te equivocas, sólo estarás a una comida o un tentempié de distancia del camino marcado. Por eso es tan importante el tentempié de antes de acostarse. Reiniciará la bioquímica de tu cuerpo

67 para la mañana siguiente. Procura comer sólo hidratos de carbono favorables (fruta y verduras). Si vuelves a introducir cereales y almidón y notas un descenso en tu rendimiento, en la agudeza mental y la desaparición tu apetito, eso son señales de que eres muy sensible a los hidratos de carbono. Es muy probable que haya consumido demasiados hidratos de carbono o el tipo equivocado de éstos en la comida anterior. No olvides que muchas personas viven toda la vida consumiendo sólo veinte productos distintos, y que únicamente comen, una y otra vez, unos diez menús diferentes. Come primero un plato de proteína. Como la proteína estimula el Glucagón, esta hormona producirá la liberación de los hidratos de carbono que tienes almacenados en el hígado para que tu cerebro se quede satisfecho. Además, EL GLUCAGÓN REDUCE LA SECRECIÓN INSULÍNICA, CONVIRTIENDO LA PROTEÍNA EN TU HERRAMIENTA MÁS PODEROSA PARA MANTENER A RAYA LOS NIVELES DE INSULINA. Bebe un vaso de cuarto de litro de agua media hora antes de cada comida o tentempié. Con eso no sólo se reducirá tu apetito, sino que también favorecerás el consumo de agua que precisas. Recuerda que en una dieta para quemar grasas necesitarás un 50% más de agua. DEL MISMO MODO QUE EL EXCESO DE INSULINA PROVOCA QUE TU CUERPO RETENGA LA GRASA, SU SECRECIÓN EXCESIVA TAMBIÉN PROVOCA LA RETENCIÓN DE AGUA. A medida que los niveles insulina vayan bajando, necesitarás reemplazar todo el agua que tu cuerpo haya dejado de retener. Eso significa tomar al menos ocho vasos de cuarto de litro de agua al día. El agua es el alimento más barato de la tierra, pero nadie la bebe en la cantidad suficiente. Mastica bien la comida antes de tragarla. Si masticas despacio, das tiempo a los nutrientes a entrar en el torrente sanguíneo para que empiecen a generar esas señales hormonales que te ordenarán dejar de comer. Siéntate y come, como te decía tu abuela. Le darás aún más tiempo a la comida para entrar en la sangre y para que esas hormonas que mandan al cerebro la orden de dejar de comer tengan también más tiempo de actuar. Subraya, haz anotaciones al margen, utiliza rotuladores de colores distintos para marcar los párrafos más importantes. Cuanto más a menudo releas el libro, más fácil te será seguir su programa de una manera permanente. Valor nutritivo del atún en lata: ración, 30 g. Número de raciones: 2,5. Cantidad por ración: Calorías, 95; Calorías grasas, 45; Total grasas, 5 g.; grasa saturada, 2 g; colesterol, 35 mg; sodio, 250 mg; potasio 0 mg; total hidratos de carbono, 0 g. Fibra, 0 g; azúcares, 0 g; proteínas, 12 g. Nadie se toma sólo media lata de atún, por lo que descifraremos el valor nutritivo de toda la lata y veremos que contiene unas tres raciones. De este modo, una lata de atún contendrá seis bloques de proteína y ninguno de hidratos de carbono. Puedes decantarte por una ensalada abundante con una lechuga, dos cebollas, tres tomates y tres pimientos verdes, aliñada con seis cucharadas de aceite y vinagre. En este caso, si dividimos la ensalada en dos tendremos, asimismo, platos de tres bloques cada uno. ¿Qué ocurre con los alimentos ricos en grasa, como los cacahuetes? Son grandes fuentes de grasa con un poco de proteína e hidratos de carbono. La ración de

68 cacahuetes es de unos 30 g (15 cacahuetes); de esos quince cacahuetes obtendrás 11 g. de grasa, 6 g. de proteína y 7 g. de hidratos de carbono. Ración: 30 g. Numero de raciones: 16. (Valor nutritivo de una bolsa de cacahuetes) EN LOS RESTAURANTES. Nunca comas pan. Pide siempre al camarero que te sustituya el arroz, la pasta y las patatas por verdura. Tómate un vaso de vino tinto o de agua mineral y deja a tus acompañantes pellizcar los panecillos. Observa el tamaño del plato de proteína que has pedido. Si es más grande que la palma de tu mano, piensa en llevarte lo que sobre. Luego mira mejor el plato para ver si los hidratos de carbono son favorables a desfavorables. ¿Y el mejor postre? Siempre la fruta. EN UNA HAMBURGUESERÍA. Pide dos hamburguesas pequeñas y aparta uno de los panecillos. Tal vez sea una comida un tanto elevada en grasa saturada y todos los hidratos de carbono sean desfavorables, pero si no lo haces muy a menudo, en el aspecto hormonal no es demasiado terrible. Además, puedes elegir una ensalada. Escoge primero entre las verduras y las ensaladas; luego toma proteína baja en grasa: pollo, pavo o atún, para terminar con la fruta. Si vas a pasar un par de días en un hotel que tiene frigorífico en la habitación, ve a comprar fruta y fiambre bajos engrasa o requesón. A la hora del desayuno, nada de tostada ni tampoco fiambres o carnes rojas. No pruebes el pan. Tienes que decir NO a la abrumadora oleada de hidratos de carbono. Piensa que estos nutrientes son una droga. Cuanta más cantidad tomes de ellos, más fácil que será alcanzar una sobredosis. UNA SOBREDOSIS DE HIDRATOS DE CARBONO TE PROVOCARÁ UNA SECRECIÓN EXCESIVA DE INSULINA, LO CUAL, A LA LARGA, PUEDE MATARTE. De esta manera te será más fácil prescindir de los panecillos la próxima vez que vayas a comer a un restaurante. PENSAR MEJOR, RENDIR MÁS Y TENER MEJOR ASPECTO. ¿Cómo se puede pensar mejor? Una vez empieces a estabilizar niveles de azúcar en la sangre, tu pensamiento se clarificará y concentrará más. En segundo lugar, quieres rendir más. Por último, deseas gozar de mejor aspecto. No perderás peso rápidamente, pero sí el exceso de grasa corporal a casi el máximo ritmo genéticamente posible, que es de unos 400 o 600 g. a la semana. ¿Qué se puede esperar después de un gran plato de pasta? Una resaca insulínica con pérdida de concentración mental, aturdimiento y dificultades para despertarse al día siguiente, hinchazón en las manos y los pies, etc. Pregúntate cómo te encuentras en las cinco o seis horas después de haber comido. Si mantienes la concentración mental y no sientes hambre en ese intervalo de tiempo, es que tu receta es una campeona hormonal. Sentirse mejor, pensar mejor, rendir más y tener mejor aspecto. La ropa te sienta mejor; el peso no es tan importante como el porcentaje de grasa corporal.

69 La tensión arterial es muy sensible a la hiperinsulinemia. La insulina en ayunas ha de encontrarse por debajo de las diez unidades. La proporción entre los triglicéridos y el colesterol es lo que indica el nivel de insulina. Cuanto más alta es esta proporción, más elevados estarán los niveles de insulina. Los análisis de sangre te dirán si te has portado bien. Estas cifras indican el alcance de cualquier hiperinsulinemia, y la posibilidad de que te encamines hacia una enfermedad crónica. Si tus triglicéridos superan los 200 mg. y tu colesterol está por debajo de 35 mg., tendrás problemas, ya que eres hiperinsulinémico. Una insulina en ayunas por encima de las 15 unidades también significa que estás en peligro porque eres hiperinsulinémico. Y una hemoglobina glucosilada por encima del 9% significa que corres gran riesgo porque eres hiperinsulinémico. El principal factor de riesgo que determina la posibilidad de desarrollar una enfermedad cardíaca no es el colesterol alto ni la tensión arterial, sino los niveles elevados de insulina. Si eres hiperinsulinémico, segregas más cantidad de un cierto tipo de hormonas, lo cual provoca enfermedades. ¿Por qué la medicina no descubre ningún fármaco que mantenga a raya la insulina? Pues porque ese fármaco ya existe y se llama COMIDA. Si eres hiperinsulinémico, empieza a utilizarlo de inmediato. TU VIDA DEPENDE DE ELLO. LOS ELIXIRES MÁGICOS HORMONALES son el ejercicio y la disminución del estrés. Para muchas personas, el mejor ejercicio es caminar. Puedes hacerlo por la mañana, a la hora de comer, por la tarde. Lo único que necesitas es proponértelo. No necesitas apuntarte a un gimnasio; lo mejor es que conviertas en un hábito esa media hora diaria de paseo. ¿Quieres más actividad aeróbica? Pues podrías caminar una hora cada día. LA PERSONA QUE PADECE ESTRÉS CRÓNICO LIBERA LA HORMONA CORTISOL A UN NIVEL MUY ELEVADO. CUANDO LOS NIVELES DE CORTISOL SUBEN, AUMENTA LA RESISTENCIA A LA INSULINA, LO QUE A SU VEZ PROVOCA QUE LOS NIVELES DE INSULINA TAMBIÉN SUBAN. Y esta subida en los niveles de insulina es lo que te perjudica. Caminar es una actividad que tiene dos consecuencias muy distintas: mediante este ejercicio aeróbico, aparte de reducir el estrés, reducirás también los niveles de insulina. Y la reducción de la insulina es el objetivo primordial. HAY CIERTOS FÁRMACOS Y DROGAS QUE PUEDEN AUMENTAR LOS NIVELES DE INSULINA: DOS DE LOS FÁRMACOS MÁS COMUNES SON LOS DIURÉTICOS Y LOS BETABLOQUEANTES, ambos utilizados en el tratamiento de la hipertensión. Los corticoesteroides, como la prednisona, elevan de manera apreciable estos niveles. Y existe además otra droga que también lo hace, aunque de una manera muy ligera. Por desgracia, esta droga está en todas partes: LA CAFEÍNA. Así que lo mejor es reducir al máximo su consumo. ¿Tengo que ser muy estricto a la hora de mantener una dieta aparentemente tan baja en calorías? Si tienes una grasa corporal excesiva (más del 15% los hombres y del 22% las mujeres), tu cuerpo ya tiene almacenadas todas las calorías que necesita. Sus reservas representan unas 1500 crèpes; para acceder a ellas lo único que necesitas es una tarjeta de crédito hormonal a fin de liberar esas calorías ahorradas. Estás utilizando una

70 combinación de la grasa corporal almacenada y de las calorías que entran en el cuerpo para cubrir tus necesidades calóricas totales. Esto no es un régimen: es un programa de control hormonal que te permite elevar al máximo tu calidad de vida. Al cabo de dos o tres días, empezarás a sentir una notable disminución de avidez de hidratos de carbono y un aumento de la concentración mental. A los cinco días tendrás mucha menos hambre a lo largo de toda la jornada y un mayor rendimiento físico. La pérdida máxima de grasa que puedes esperar es de entre medio kilo y tres cuartos de kilo por semana. Es imposible reducir más deprisa el exceso de grasa corporal. ¿Cuál es la dosis mínima diaria de bloques de proteína? Un mínimo de ocho bloques de proteína diarios. Nadie debe comer más proteína que la que su cuerpo necesita, pero tampoco tiene que comer menos. Se reparte en tres comidas y los tentempiés. Es casi como ponerse un gota a gota de proteína. La cantidad excesiva de este nutriente en cualquier comida no puede ser almacenada por el cuerpo y, por tanto, se convierte en grasa. El único mineral que a veces la mujer no obtiene en cantidad suficiente es el calcio, por lo que, si te preocupa esta cuestión, tómate un vaso de leche con cada comida. ¿Por qué los franceses no tienen una tasa elevada de enfermedades cardiacas? Sus comidas son moderadas en calorías, ricas en frutas y verduras, y siempre contienen proteína y grasa. Las vitaminas y los minerales son una póliza de seguro muy asequible para garantizar el consumo de los niveles adecuados de nutrientes. ¿Tengo que controlar el consumo de sodio? EL EXCESO DE INSULINA ACTIVA OTRO SISTEMA HORMONAL QUE PROVOCA LA RETENCIÓN DE SODIO. ¿Tengo que tomar la comida o el tentempié aunque no tenga hambre? Sí, ése es el mejor momento para comer, a fin de mantener el equilibrio hormonal entre una comida y la siguiente. ¿Reparará esta dieta todo el daño que le he hecho a mi cuerpo a lo largo de los años? El cuerpo tiene una capacidad de recuperación increíble si se le dan las herramientas apropiadas para hacerlo. La mejor de todas es la dieta. Para quemar grasa se necesita grasa, siempre que sea monoinsaturada. Hay necesidad de añadir unas cantidades razonables de este nutriente a cada comida. En primer lugar, la grasa actúa como freno para disminuir la velocidad de entrada de los hidratos de carbono en el torrente sanguíneo, reduciendo por tanto la respuesta de la insulina. Y después, libera una hormona del estómago que le ordena al cerebro dejar de comer. Cuando llegues al porcentaje de grasa corporal con el que estés a gusto y desees estabilizar el peso en ese punto, añade más grasa monoinsaturada a tu dieta. Esta grasa monoinsaturada actuará de lastre hormonal y te aportará calorías extras para mantener tu porcentaje de grasa corporal sin afectar a los niveles de insulina. Porque

71 LA GRASA MONOINSATURADA NO TIENE NINGÚN EFECTO SOBRE LA INSULINA. Es hormonalmente neutra. Cada bloque de proteína baja en grasa contiene aproximadamente 1,5 g. de grasa oculta. Las sardinas y la caballa son muy ricas en AEP; también el atún, el pez espada, las gambas y la langosta. Procura consumir 300 mg de AEP, lo cual equivale a una ración de salmón, cuatro raciones de atún u otros pescados similares por semana. Si tienes una claridad mental excelente y no sientes hambre, es que la proporción entre proteína e hidratos de carbono de tu última comida es la adecuada para ti. El consumo diario de agua ha de ser mayor cuando se establece estreñimiento. Por eso, el primer paso que hay que dar es aumentar el consumo de agua diario en un 50%. El peso que pierdes es grasa pura. Si quieres ganar masa corporal magra, debes añadir un bloque más de proteína al día. Divide 150 g. por treinta días y obtendrás los 5 g. de proteína diaria que se necesita para ganar tejido muscular. Una dieta hormonalmente correcta es la que mantiene controlada la insulina en unos estrechos límites, ni demasiado altos ni demasiado bajos. (Una dieta con la proteína adecuada, moderada en hidratos de carbono, baja en grasa y rica en frutas y verduras.) Pérdida del exceso de grasa corporal. Aumento de la energía y el bienestar. Descenso de la insulina en ayunas Descenso en la hemoglobina glucosilada. Ahora se ve con más claridad la relación entre obesidad, insulina y enfermedad cardiovascular. Asimismo, la relación entre el consumo de hidratos de carbono y grasa y sus efectos sobre la insulina. PACIENTES HIPERINSULINÉMICOS. Los sujetos hiperinsulinémicos demostraban una clara mejora clínica después de seguir este programa durante ocho semanas, y una mejora clínica aún mayor al cabo de dieciséis. La dieta rica en hidratos de carbono es completamente absurda, ya que eleva los niveles de insulina en las personas genéricamente predispuestas a desarrollar hiperinsulinemia o en las que ya son hiperinsulinémicas. Y ESTE AUMENTO DE LA INSULINA NO SÓLO ES LO QUE NOS ENGORDA, SINO TAMBIÉN EL FACTOR QUE ACELERA EL PROCESO HACIA UNA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR. Si el enemigo es la insulina, lo que se debe hacer entonces es controlar la proporción entre hidratos de carbono y proteína en cada comida. Hay dos enemigos potenciales: la grasa por un lado y la insulina por el otro. ¿CUÁL ES LA MEJOR DIETA? ES AQUELLA QUE PUEDES SEGUIR TODA TU VIDA. Tratar la nutrición como una ciencia. La super salud es un estado que va más allá de la salud (y la salud se define como la ausencia de enfermedad). Como necesitas comer, lo ideal es que lo hagas con inteligencia. En este país casi nadie come la cantidad suficiente de frutas y verduras.

72 Si lo que quieres es pensar mejor, rendir más o tener mejor aspecto, lo único que tienes que hacer es seguir este programa durante dos semanas. Transcurrido ese tiempo, si es que piensas mejor, rindes más, si tienes mejor aspecto, prolóngalo dos semanas más. Al final de las cuatro semanas, si sigues sintiéndote bien, prueba otras dos semanas más. No es un sacrificio demasiado grande. LA NUTRICIÓN PUEDE CAMBIAR TU VIDA DE MANERA ESPECTACULAR. La gente aprenderá por fin a controlar las drogas más poderosas que existen: las hormonas. La droga más poderosa de todas será llamada COMIDA. *** RESTA EL CONTENIDO EN FIBRA DE LOS HIDRATOS DE CARBONO TOTALES Y TENDRÁS LA CANTIDAD DE HIDRATOS DE CARBONO PROMOTORES DE LA INSULINA. BLOQUES DE ALIMENTOS. Bloques de proteína (7 g de proteína por bloque): Mejores opciones (bajas en grasa saturada): Carnes: Carne vacuna, 30 g. - Pechuga de pavo fiambre, 30 g. - Pechuga de pollo sin piel, 30 g. - Cerdo magro, 30 g. - Pollo, carne oscura, sin piel, 30 g. - Ternera, 30 g. Pescados y mariscos: atún en lata (natural), 30 g. - Gambas, 45 g. - Pez espada, 45 g. - Sardina, 30 g. - Trucha, 30 g.Huevos: Claras de huevo, 2. - Huevo entero, una unidad.Lácteos ricos en proteína: Requesón semidesnatado, un cuarto de taza.Bloques de hidratos de carbono (aproximadamente 9 g. de hidratos de carbono promotores de insulina por bloque) Hidratos de carbono favorables: Verduras hervidas: acelgas, alcachofas, berza, calabacines, col rizada, coliflor, espárragos, espinacas, nabo, puerros, cebollas, coles de Bruselas. Verduras crudas: cebolla cortada, col desmenuzada, coliflor cortada, endivia cortada, ensalada variada (pimiento verde crudo, pepino crudo, tomate crudo), escarola cortada, guisantes, lechuga francesa, lechuga romana, pepino, pimientos verdes o rojos, rábanos, tomate. fruta: albaricoques, fresas, kiwi, manzana, melocotón, naranja, peras, etc. Ricos en grasa monoinsaturada: aceite de oliva, cacahuetes, vinagreta, mayonesa ligera. Bibliografía:

73 Protein Powder. Michael and Mary Dan Eades, 1996. Un libro excelente sobre la hiperinsulinemia. Beyond Prozac. Michael Norden. Dieta para aumentar los niveles de serotonina (la acción farmacológica del Prozac). Las implicaciones de los fármacos moduladores de la serotonina. ***

74

ATRÉVETE A GANAR

El miedo nos impide pasar a la acción y, si no actuamos, nunca llegaremos más allá de donde nos encontramos. “Soy demasiado viejo”. Los problemas son oportunidades disfrazadas. Por negras que se pongan las cosas, no hay que abandonar jamás. La mayoría de las veces se trata simplemente de que no hemos realizado todavía los suficientes experimentos para tener éxito. “No he fracasado ni una sola vez, aunque haya realizado miles de experimentos que no han dado resultado”. (Edison) Ha llegado el momento de rechazar todo tipo de desánimo o abatimiento. ¿Estamos sumidos en nuestro miedo a seguir enfermos o empeorar? ¿Renunciamos? ¿O nos lanzamos hacia delante y continuamos buscando? Todo acontecimiento negativo contiene en sí la semilla de un beneficio igual o mayor. Siempre que queramos lanzarnos a conseguir algo, cerremos los ojos repitiendo: “¡Bueno, qué diablos, allá voy!...” “Todo cuando pidáis en la oración, creed que lo recibiréis y se os dará”. Si sabemos exactamente lo que queremos, podemos tenerlo. Lo malo es que la mayoría no estamos seguros de cuáles son nuestros deseos. La conciencia determina el qué y el inconsciente dispone el cómo. Todos recibimos de la vida lo que esperamos recibir. Si esperamos mucho, recibimos mucho. Los sueños de un Gran Soñador nunca se cumplen, siempre se sobrepasan. ¿Qué quiero realmente? Los objetivos son como imanes: nos atraen hacia ellos. Nos comprometen a actuar. Ponen a trabajar al inconsciente. Tan pronto como fijamos un objetivo, necesitamos anotarlo. Cuando apuntamos un objetivo, empeñamos toda nuestra mente en conseguirlo. No escribir sólo uno o dos, sino docenas de ellos, más de cien objetivos. Un objetivo tarda mucho en madurar; otros tardan sólo unos días. Necesitamos muchos para que siempre se estén realizando algunos. La película Gandhi se concibió veinte años antes de que fuera producida realmente. Fueron necesarios veinte años para que la gente se hallara en disposición de aceptar una película sobre el gran dirigente indio. El tener muchos objetivos nos proporciona el tiempo necesario para que el universo se ajuste a nuestra perspectiva. Cuando logramos uno, éste pierde su poder y su importancia para nosotros. Cuando apuntamos muchos, aunque alcancemos algunos, aún quedan más para mantener activo el inconsciente. ¿Por qué conformarnos con menos? No es que deseemos demasiado; es que deseamos demasiado poco. Hay que tener cuidado con las cosas con que soñamos, porque las acabaremos

75 teniendo. Si no existe ningún objetivo, el primero es fijárselos: Pasar momentos agradables y sin prisas con los amigos y la familia. Ver programas de televisión enriquecedores. Irse de vacaciones (circuito de los siete continentes). Alcanzar y mantener el peso ideal. Pagar todas las facturas y quedarse sin deudas. No hay que ir divulgando los objetivos. Cuando uno empieza a fijarlos, es mejor no hacérselos saber a nadie, porque entonces los demás se ceban en ellos. Cuando logres estos objetivos, no los taches. Escribe: ¡Victoria! Ello indica al inconsciente un verdadero logro. Además, nuestros grados de entusiasmo tienen sus altibajos. Los objetivos son para toda la vida. Son nuestra tarea voluntaria, pero imperativa. La vida no es la suma de lo que hemos sido, sino de lo que seremos. H, hasta los 65 años fue monja, y en su convento era obligatorio retirarse a esa edad. Luego, se matriculó en la facultad de medicina y se hizo médico. Todos necesitamos una finalidad, y además ponerla por escrito, para no tener la menor duda al respecto. Para encontrarla, buscar profundamente en el propio interior. Utilizar la meditación. Finalmente, se nos aparecerá con claridad. Cuando hay una finalidad clara, no hay tiempo para la negatividad. Crear un estado mental que nos permita obtener cualquier cosa. Concentrar nuestras energías en una sola dirección. Una vez adoptado una actitud positiva, el temperamento se ocupa del resto. El poder de una mente concentrada es una de las fuerzas más poderosas del universo. Dentro de todo ser humano hay capacidades que entran en acción cuando tenemos un deseo realmente ardiente. Una vez que sabes lo que quieres aparecen los recursos de tiempo, dinero y personas. Onassis vio mentalmente su primer barco mucho antes de adquirirlo. No existe el tiempo ni el espacio. Sólo existen nuestras mentes. Yo pago siempre mis facturas, vigilo cuidadosamente lo que como y eso me hace conservar la línea. Soy una tía creadora. Soy feliz. Me sonríe el éxito. Cuando no estamos concentrados en alguna tarea tendemos a caer en un estado de preocupación negativa y no productiva. La mente sólo puede contener un pensamiento dominante en cada momento. Para reemplazar un hábito malo, como el de preocuparse, necesitamos instalar en su lugar uno bueno. Conciencia relajada: Adoptar una postura cómoda, por ejemplo sentado en el sillón favorito. Poner una música de fondo suave. Comenzar la inspiración. Se trata de hacer una inspiración profunda, que relaja total y absolutamente. Inspirar por la nariz, después expirar por la boca. Hacer otra inspiración. La mayoría de la gente respira de manera muy superficial. Hay que llenarse realmente los pulmones. La mayoría de nosotros vivimos muy por debajo de nuestra capacidad. Podemos utilizar la mente para reproducir impresiones y experiencias. Dejando

76 penetrar en la mente pensamientos lejanos, la mente sacará a la superficie recuerdos asombrosos. No existe intentar; lo único que existe es el hacer o el no hacer. Soy próspera ahora. Estoy sana ahora. Estoy en paz ahora. Confío en mí misma ahora. Utilizar esos 18 millones de células cerebrales, y encauzarlas en una única y determinada dirección. Podemos, simplemente, existir. Y podemos elegir el crear valiosos minutos en nuestra vida. Nadie puede hacer esto por otra persona; sólo uno puede ser uno. El éxito suele ser la culminación de un fracaso controlado. La prosperidad crea libertad: el dinero aumenta las oportunidades de la vida. Tener un cuaderno para anotar la idea semanal. Buscar una idea de éxito para cada semana del año. Apuntarlas mientras se está pensando en ellas. Las ideas están en todas partes. No concentrarse solamente en el problema. Si nos concentramos en él, lo único que encontraremos será el problema. El rico se hace más rico: lo único que tenemos que hacer es pensar como ricos. Salir del atasco, del bloqueo del escritor. Los escritores reemprenden la marcha simplemente escribiendo. Se sientan y escriben algo fácil. Cuando han terminado, se ha roto el bloqueo. Lo importante es no encogerse, no dejarse dominar. Ocurra lo que ocurra, no abandonar. La perseverancia da resultado. Nunca somos demasiado viejos mientras estamos vivos. Viviremos mucho más si nos gusta el trabajo que hacemos. Promocionarse a sí mismo. Podemos hacerlo de muchas maneras: Dinero. Utilizar ideas para proporcionarse a sí mismo. Tiempo. Personas. “Hay una montaña para cada hombre y cada mujer vivos”. Fijar los objetivos: ¿Por qué no lo estoy haciendo ya? ¿Cuáles son mis grandes ideas? ¿Las he puesto por escrito? El logro del bienestar total. Nunca es demasiado tarde para reconstruir una vida sana. Es divertido estar sano, comer bien y disciplinarse para ello. Hacerse adicto a las buenas costumbres. De esta forma sobrevendrá una nueva sensación de bienestar. El bienestar total es la consecución de los objetivos apropiados en todas las áreas de nuestra vida. Es mantenernos dentro de nuestro peso ideal, nutrirnos bien, seguir un programa de buena forma física; reducir el estrés, tener un sentido lúdico. El peso deseable es aquél con el cual presentamos buen aspecto, tenemos la mente despierta. Cada mes, elegir por lo menos un objetivo personal para aumentar el

77 bienestar. Escribirlo. 1. “No te preocupes de las cosas sin importancia”. 2. “Nada tiene importancia”. La diversión constituye ejercicio para el alma. Hay que animarse, y pasar más tiempo divirtiéndose. Hacer ejercicio: el ejercicio integra cuerpo y alma en una sensación de bienestar. Elegir un programa de ejercicio. Hacer ejercicio de mantenimiento por lo menos tres días a la semana. Mejor, durante cinco días. El aerobic es para todo el cuerpo: sus beneficios son una mayor energía y una sensación general de bienestar. Dedicar algún tiempo a caminar o pasear descalzo por la playa. Hacerlo con regularidad. “Yo haría ejercicio, pero no tengo tiempo”... Incluir lo primero nuestro ejercicio en el programa diario de actividades. (Todo estilo de vida requiere que estemos totalmente en forma). Los beneficios del ejercicio regular: te sientes mejor, piensas mejor, reduces el nivel de colesterol, alargas tu vida, ganas mayor resistencia, tienes menos tensión, depresión, ansiedad y otros síntomas de estrés. Aumenta la autoestima. “No se puede comer lo que no se compra”. Evitar el azúcar, la harina blanca y la sal. Comer despacio. Cada vez que empiece a comer algo, me preguntaré: ¿Me ayudará esto a alcanzar y mantener mi peso ideal? Los hábitos cotidianos crean una buena salud. “Estoy totalmente bien ahora, y lo estaré durante todos los días de mi vida. Me siento totalmente viva.” Conocer a personas que han vivido vidas diferentes, nos enriquecerá. Podremos conocer a cualquiera que realmente deseemos conocer. Coloquemos su nombre en nuestra lista. Aquel a quien yo quiero conocer, está dispuesto a conocerme a mí. Fortalecer la mente: es más peligroso alimentar la mente con televisión basura que el cuerpo con comida basura. Solamente utilizamos el 10% de nuestra capacidad mental. Hay que tener una finalidad: sin ella vamos a la deriva y realizamos muy poco. Con ella, sin embargo, todo encaja en su lugar. Ello debe ser, por consiguiente, nuestra primera tarea mental. “Mi finalidad en la vida es entretener a la gente, al mayor número de personas posibles.” MÉTODOS PARA AUMENTAR LA FUERZA MENTAL: Leer lo que conviene. En su mayor parte, los periódicos sólo publican malas noticias. Leer libros, buenos libros. Quienes tienen una finalidad devoran libros que los llevarán a lograr sus objetivos. Todos los líderes son lectores.

78 La persona que sabe leer y no lee, es peor que la que no sabe leer. Debemos tomar como norma leer dos libros a la semana: eso equivale a unos doscientos libros al año. Quien lo ha hecho durante los últimos diez años, lleva una ventaja de mil libros; si no lo has hecho, llevas mil libros de retraso. Comunicarnos con aquellas personas que consideramos afines; mejor aún, con un grupo de personas. Nuestra potencia mental se expande. Tener un mentor. Hay infinidad de excelentes oportunidades para encontrar buenos mentores. Escuchar cintas inspiradoras e instructivas. (Las cintas son rápidas). Asistir a seminarios. Evitar la influencia de la mala televisión. Consultar primero la guía, y alquilar cintas de vídeo. Considerar las posibilidades de la antena parabólica. Sería una lástima desperdiciar el poder de la mente. (Darnos cuenta de cómo sería la vida si no pudiéramos usarla). Técnicas espirituales: Una acción de gracias antes de cada comida, y de cada acto importante de nuestro día. ***

79

COSAS QUE YA SABES, PERO SIEMPRE OLVIDAS.

“El hombre necesita dificultades; son necesarias para la salud”. No pierdas ni un instante y líbrate de esas cargas que se han convertido en una sangría de tiempo, espacio, dinero o energía. Cada día es bueno para librarse de ellas. Haz algo todos los días para que tu vida sea menos complicada. Haz una lista de las cosas que se han convertido en exceso de equipaje. Concéntrate en las tres o cuatro cosas que importan de verdad; deja que las personas y las cosas que contaminan la vida se cuiden a sí mismas. La confianza en uno mismo es importante cuando se quiere alcanzar el éxito. Ignora a los que quieren disuadirte de que intentes algo importante. Si alguien dice que no puedes hacerlo, házlo con más interés. Tampoco debes permitir que los fracasos pasados te detengan. El mayor fracaso es el de la persona que no intenta nada; dáte permiso para tener éxito. Si has tenido poca autoestima, algo estabas haciendo mal. Debes salir del sendero trillado, y encontrar una montaña que escalar. Virgilio dijo sabiamente: “Los que pueden, es porque creen que pueden”. Limitarse a ir haciendo, no es forma de pasar el resto de la vida. Uno debe demostrar al mundo todo lo que puede hacer. El mundo está lleno de personas inteligentes que no persiguieron sus sueños. Después de cuarenta años de aburrimiento, siguen estando en el mismo túnel. Es preciso tener sueños en los que trabajar. “Jamás nos dan deseos sin darnos también el poder de hacerlos realidad”. Richard Bach. Antes o después hemos de morir; así pues, empecemos a hacer las cosas importantes tan pronto como sea posible. Se trata de sacar el máximo partido a la creatividad. No conseguiremos poner nuestro nombre en los titulares de la noche a la mañana. Lo más probable es que tampoco suceda en un año, dos o incluso cinco; la paciencia es importante, hay que dedicar tiempo a buscar la fama. “Durante diez u once años no he tenido más que fracasos”. Francis Ford Coppola. El proyecto que empiezas hoy puede traerte fama, pero puede tardar cinco o diez años. El éxito exige paciencia y longevidad. “Ruega para que el éxito no te llegue más deprisa de lo que seas capaz de soportar”. Un éxito que a todos parece repentino, puede haber tardado varios años en llegar. Saberlo no nos obliga a abandonar los sueños, los años pasarán de todos modos. Cuando vayas despacio y no estés desesperado por alcanzar el éxito, verás que llega más deprisa. “Saber y no hacerlo, es igual que no saber”. Quedarse sentado contemplando cómo gira el mundo no es modo de alcanzar la satisfacción.

80 La intuición, la creatividad y la fuerza de voluntad son nuestros activos más importantes. La idea se convertirá en una gran idea cuando se haga algo con ella. Aconsejaba Goethe: “Lo que uno piensa que puedes hacer, que empiece a hacerlo.". Lo único difícil es dar el primer paso. Ahora es el momento de emprender ese proyecto que puede cambiar la vida. Espera siempre lo inesperado. Los individuos que responden de manera creativa al cambio, viven más que los que no lo hacen. El cambio puede ser incómodo, pero a la larga es frecuente que nos conduzca a algo mucho mejor. En lugar de sentirnos amenazados por los acontecimientos inesperados, deberíamos saber que pueden ser oportunidades ocultas. Los desastres caen sobre nuestros planes, pero del mismo modo podemos tener una buena suerte imprevista. Confía en tus instintos y en tu creatividad y te irá bien. El exceso de seguridad es un peligro: nos resistimos a hacer un cambio porque tenemos miedo a lo desconocido. Se puede observar mucho, simplemente mirando. Prestar atención, prestará atención y prestar atención. Casi todos vamos por ahí prestando poca atención a lo que pasa alrededor; la mayoría no somos conscientes durante gran parte del tiempo. Los que observan son pocos. No te faltarán oportunidades: en todo caso, es probable que tengas demasiadas. Da un paseo por una calle por la que hayas pasado muchas veces y dedica un tiempo a observar cuidadosamente todo lo que puedas. La mayoría de las preocupaciones son inútiles. Preocuparse es una actividad que nos roba un tiempo precioso. Enfrentarse a la preocupación, pensando en acontecimientos positivos. “He conocido muchos problemas, pero la mayoría de ellos jamás sucedieron”. Mark Twain. Las condiciones nunca son perfectas. Nunca existe el momento adecuado. Un cómico dijo: “Estoy escribiendo un libro; ya tengo las páginas numeradas”. Hoy, y no mañana, es el día en que debemos empezar a escribir un libro, a hacer ejercicio, a pasar tiempo con los hijos. Para estar bien organizado, las cosas han de ser sencillas. Asegúrate de que la televisión no está encendida mientras estés sentado frente a ella, y dedícate a actividades más gratificantes. “La televisión me parece muy educativa; cada vez que alguien la enciende, me voy a otra habitación a leer un libro.”Groucho Marx. El objetivo principal de la vida es que esté llena de objetivos. La vida sin un propósito no tiene sentido; es preciso tenerlo para sentirnos vivos de verdad. La gente es lo que es, no lo que querríamos que fuese. (No permitir que nadie nos deprima). Pasar menos tiempo hurgando en las vidas de los otros; tenemos cosas más importantes que hacer. Lo mejor es evitar involucrarse en los asuntos personales de los demás. ¡No te alejes de la gente negativa! ¡Huye a toda velocidad! A la infelicidad no sólo le encanta tener compañía, sino que la exige. La gente negativa se meterá en tu vida siempre que pueda, y debes ser capaz de detenerla antes de que empiece. Si andas por ahí con un manojo de perdedores, con el tiempo serás uno de ellos.

81 “No lo tomes como cosa personal, se lo están haciendo a los demás”. Ten cuidado con tus héroes, no los coloques en un pedestal. Si tu casa está en llamas, aprovecha al fuego para calentarte. Nunca es demasiado tarde para aprender algo nuevo. Las situaciones negativas pueden transformarse al instante, sólo con cambiar nuestro punto de vista. En un día nublado, crea tus propios rayos de sol. La gente cree que sus problemas son mucho más graves de lo que son en realidad: tú puedes ser una de esas personas. Nuestra mente tiende a exagerar los acontecimientos negativos. Si quieres ver problemas grandes de verdad, mira las noticias en televisión durante diez minutos. No hay nadie que pueda darte un consejo más sabio que tú mismo: el mejor consejo es que jamás aceptes consejos. No vas a conseguir lo que quieras, a menos que lo pidas. No lo hagas en tono de disculpa, sino de tal forma que la persona se sienta feliz al hacerte un favor. Sé concreto respecto a lo que pides, y exprésate francamente. Debes pedírselo a la persona que tenga poder, y siempre con oportunidad. No deberías esperar que te dieran lo que quieres inmediatamente. A veces tendrás que pedir y volver a pedir, varias veces. Cuando una forma de pedir no funcione, hazlo de otra diferente. Es importante saber qué no vas a conseguir gratis lo que quieres. Para ser un pedigüeño de éxito tendrás que dar algo a cambio. Cuanto más cosas pidas mejor te saldrá; y cuantas más veces lo hagas, más éxito tendrás en la vida. Un paseo por el campo es la mejor medicina. Un encuentro con la naturaleza hará maravillas. Si no encuentras tiempo para hacer ejercicio, tendrás que encontrar tiempo para estar enfermo. Muchas personas de 60 a 80 años corren maratones, juegan a tenis, nadan y van en bicicleta, a veces cada día. El ejercicio reduce el estrés, calma la mente, mejora el sueño y reduce la necesidad de comer en exceso. También puede ayudar a reducir ciertos tipos de cáncer. Es fácil encontrar una excusa para no hacer ejercicio. Tener unos ahorros en el banco proporciona una sensación de libertad, aunque las mejores cosas de la vida son gratis. Llevar un diario de gratitud. Eres millonaria; tu creatividad hace que los seas. El camino hacia el éxito está lleno de surcos y desviaciones. Para añadir más tiempo a tu vida, no corras; vete más despacio. Cuando lo hagas, tendrás más tiempo; diviértete y disfruta de las cosas buenas que te ofrece la vida. Si intentas hacer demasiado, harás poco. “Piensa en hacer muchas cosas y hazlas una a una”. Empezar una actividad es un gran paso para terminarla. Los pasos pequeños son los que conducen a los grandes logros. Dejar un proyecto sin terminar puede ser un gran gasto de energía. Algunos buscan la felicidad, otros las crean. Mantenerse ocupados es una de las claves de la felicidad. No preocuparse de cómo van a salir las cosas: la vida es un río que fluye. Estar obsesionado por lo que piensan los demás indica una falta de autoestima. Si te gustas a ti mismo, te darás cuenta que no tienes necesidad de gustarle a nadie.

82 No aceptes las opiniones negativas. “Pierde tus sueños, y puede que te vuelvas loco” Anda por donde no hay camino y deja un sendero; atrévete a ser diferente. Cuando la oportunidad llame a tu puerta, debes estar en casa; pero aprovecharla exigirá tiempo y esfuerzo. Estar en el lugar adecuado en el momento adecuado no es suficiente. No cometas el error de pensar que para hacer algo importante tienes que viajar a tierras lejanas; la mayor oportunidad puede encontrarse donde estás ahora. Sólo tienes que buscarla. Las condiciones ideales jamás aparecen. El éxito depende de un esfuerzo sostenido. El fracaso no es el único castigo de la pereza: también puede serlo el éxito de otros. Mientras estás sentado viendo la televisión, hay quien está trabajando. Un genio es alguien más persistente que los demás. Edison tuvo muchos éxitos, pero también un número increíble de fracasos. El éxito esconde una multitud de tremendos errores; los genios siguen intentándolo durante años antes de alcanzar su meta. Un genio no nació con más talento o inteligencia que los demás Si perseveras mucho después que otros hayan abandonado, parecerás a los demás un genio. Saca el máximo partido tus capacidades y llegarás a realizar grandes cosas. Tolstoi tuvo que demostrar una perseverancia extraordinaria para terminar su gran libro. Los fracasos están causados por abandonar demasiado pronto, incluso muy cerca del éxito. En este mundo nada se consigue a la primera; hay que intentarlo y volverlo a intentar. Los milagros son el resultado de la persistencia; por ello, no hay que abandonar cuando el milagro está a punto de producirse. Persiste en los proyectos creativos y acabarás siendo un genio a los ojos de otros menos persistentes que tú. Buscar la perfección es insano, la perfección es el refugio de los idiotas. Lo bueno no resulta bueno cuando se espera lo mejor. Por bueno que se sea, no hay nadie que pueda ganar siempre. El perfeccionista se concentra tanto en intentar la perfección que jamás consigue hacer nada importante. No hay que ser el primero para tener éxito. No intentes hallar la perfección; lo único que necesitas es hacerlo lo mejor que puedas. A partir de cierto punto, entra en acción la ley de los rendimientos decrecientes. Más allá, podemos llegar a los rendimientos nocivos. Las relaciones y la familia necesitan un mantenimiento; en lugar de regalos que cuestan dinero, dáles a tus hijos y nietos el regalo del tiempo. Los niños necesitan afecto mucho más que cosas. No permitas que tu mente te engañe convenciéndote de que no tienes tiempo para ellos, o para dedicarte a una nueva actividad de ocio. Durante el día puedes encontrar treinta, sesenta e incluso noventa minutos para dedicarlos al ocio. Sal y pásalo bien. Los adultos que viven de forma creativa aumentan su disfrute de la vida. La gente creativa no se siente inhibida; escapa y haz algo que no entraba en tus planes ese día. Cuando haces algo espontáneo, te suceden cosas inesperadas e interesantes. Planea concederte un día libre, cuando por la mañana tengas resaca de las

83 actividades de la noche anterior. Duerme hasta que no puedas más, haz algo que no hayas hecho nunca antes. No planifiques nada por anticipado; sigue tus impulsos y ve donde te lleven tus pies. Déjate disfrutar hasta que ya no puedas más. Debes dejar que el azar intervenga más en tu vida. Perder contacto con nuestro yo más elevado puede llevarnos a la depresión y el desconsuelo. No hay que olvidar la interacción del cuerpo, la mente y el espíritu; la gente que practica su espiritualidad tiene tendencia a estar más sana y a vivir más tiempo. La comunicación con el yo interior podría hacer vivir una vida más larga. La realización de tu Yo te convertirá en un individuo mucho más creativo y dinámico. Una vida satisfactoria no depende de lo que llegues a vivir, sino de lo bien que lo hagas. Lo importante es lo que estamos haciendo hoy; no debemos pensar en lo que haremos dentro de veinte o treinta años. Hay millones de personas que suspiran por la inmortalidad, pero que no saben qué hacer en una tarde lluviosa de domingo. Hay que olvidarse de lo viejos que somos; si se pasa mucho tiempo preparándose para la vejez, ésta llegará mucho antes. ¿De qué sirve estar aquí mucho tiempo si no vamos a disfrutarlo? Sin tener en cuenta para nada la edad, intentemos volver a conectar con las tendencias de la infancia. En lugar de malgastar el tiempo lamentando lo que no se ha hecho, hay que utilizarlo para buscar cosas nuevas. Lo que nos hace infelices son nuestras creencias falsas respecto a lo felices que son los demás. No se puede ser envidioso y feliz a la vez. La mejor manera de disfrutar de la vida es no compararla con la de los demás. Otros se fijan en lo que tienes y piensan que eres feliz. En lugar de concentrarte en lo que de malo tiene el mundo, hazlo en lo que tiene de bueno. Pasa más tiempo alabando las cosas buenas y expresando gratitud. La mayoría de los acontecimientos de nuestras vidas son positivos. Relájate, y cuenta tus bendiciones con mayor frecuencia. Si la yerba del otro lado de la valla es más verde, prueba a regar la de tu lado. Es probable que la hierba del otro lado sea muy parecida a la tuya. Las personas importantes no pasaron varias horas al día viendo la televisión. Anota lo que tienes intención de conseguir durante el próximo año, y en los cinco años siguientes. El día de hoy tiene veinticuatro horas que añadir a la vida. Digamos que el mes que viene estás enfermo de muerte: haz una lista de lo que harías en un año antes de morir. Comprométete a hacer todas esas cosas en el plazo de un año. Que nuestras últimas palabras no sean: “Ojalá hubiera bebido más champán”. Nuestro objetivo debería ser disfrutar todo lo que podamos en la vida. ***

84

TU BELLEZA

Jamás dejar de trabajar, para estar dispuesta cuando llegue el momento. Nunca estar ociosa. “Salió bien una vez, vamos a repetir". Cada uno tiene sus dotes especiales; un fracaso no cuenta, hay que convertir en triunfo una derrota. No indagar demasiado en el futuro, ni insistir el pasado. Concentrarse en el presente. No perder el tiempo anhelando algo, sino emplearlo en dar vida a lo mejor que hay en cada uno. No hay tiempo para soñar despierto; es necesario trabajar. Darse cuenta de las posibilidades. Proponerse una meta alta, aunque parezca completamente inalcanzable. Una vez señalado el objetivo, no pensar en la palabra imposible. Avanzar un poco cada día. Fortalecer las resoluciones como si fueran músculos, y a cada fracaso comenzar de nuevo. No hay que olvidar que la existencia es una serie de reveses. Poner en orden la imaginación, los días, la vida; no olvidar que es posible mejorar la inteligencia, las ideas. Y que se puede conseguir casi todo, siempre que se desee con intensidad. Tener confianza, fiarse de su propia personalidad. ¿Que al principio no se tiene éxito? No hay que preocuparse. “Espero ascender y por eso me conservo en forma, aprendiendo siempre”. Hacer lo siempre lo mejor que se pueda; conocerse a sí misma con claridad, observar las posibilidades y luego desarrollarlas. El trabajo no cesa nunca. Noche y día, y fines de semana. La primera semana es la más dura. Romper con las malas costumbres; al principio cuesta mucho trabajo, pero una vez que nos vamos liberando de los malos hábitos y formando otros buenos, éstos se convertirán en una segunda naturaleza. No tener una vida ociosa; aprender a vivir y dividir la existencia en cuatro partes equilibradas: trabajo, descanso, ejercicio y juego. Aprender a relajar los músculos para descansar de los esfuerzos; dejar caer la cabeza sobre el pecho, de forma que hombros, brazos y manos cuelguen inertes. Desmadejándose, quedarse durante un minuto como si uno mismo fuera un pelele. Especializarse en un deporte, y no dejarlo para mañana, empezar hoy mismo. Nunca se volverá a tener la edad que tengo hoy. Para ser feliz toda la vida hay que saber cuidar tanto el espíritu como el cuerpo. Tener una vida ocupada. Hacer que, en todo lo que se emprenda, ese trabajo sea el mejor. Para ello hace falta fuerza de voluntad, perseverancia y tiempo, y habrá que prescindir de muchos prejuicios adquiridos. Regímenes de belleza. Cuando el estómago reclama alimentos, coger una zanahoria o un tomate. Comer pan moreno integral, tan rico en vitaminas; como postre, simplemente queso y frutas frescas. Si se tiene el peso ideal, hay que procurar no perderlo. Y para conseguirlo es preciso comer siempre cosas adecuadas, seguir un régimen estricto de ejercicio. Para

85 ello se requiere fuerza de voluntad. Es preciso no ceder nada al mínimo de ocho horas diarias de sueño; una cantidad de ejercicio practicado con exactitud, eliminación regular y abundancia de aire y aire libre y sol. Y todo ello como complemento de un régimen de comidas inteligente y estrictamente seguido, aunque ello represente algún sacrificio. Comidas que se transformen en energía, vitalidad y salud. Evitar los dos primeros kilogramos, y nunca engordar demasiado. Y sobre todo... ¡sol! Cuidado con la sal; para sazonar, emplear finas hierbas. No dejar de beber entre horas. Cuanto mejor sea la sangre, mejor color habrá en los labios y mejillas; el hierro vigoriza la sangre, la tonifica y enriquece. La vitamina A es la más necesaria para la salud de los ojos. Frutas ácidas, vegetales frescos, de colores brillantes, como la remolacha y la zanahoria, proporcionan excelente cantidad de vitamina A. A todo ello añadiremos el sueño, el ejercicio y el aire libre; es la mejor receta para conservar los ojos brillantes y sin ojeras. Se notará mejoría en el estado de la piel, de las encías y de la lengua. En los reflejos y en la resistencia a los catarros. Y se conseguirá el peso ideal. Hacer que la mesa resulte agradable a la vista. Aun cuando se esté sola, esmerarse en la preparación de las fuentes. No ser rutinaria, y consumir las frutas y verduras propias de la estación. El melocotón tiene menos calorías que la manzana. Apreciar la dulzura de la zanahoria, las naranjas, y saborear un filete de riquísima carne servido sin salsa. Ser capaz de distinguir entre seis o siete clases de manzanas; preferir como postre un pedazo de queso y una pera. Aficionarse a los alimentos que producen belleza, esa belleza que proviene de la vitalidad, la energía y la salud. No intentar perder más de un Kg. o kilo y medio por semana. Rechazar firmemente a las invitaciones a comidas o cenas. No transigir ante nada ni nadie que pueda suponer un alto en el régimen. Tener la cinta métrica al lado de la báscula y, si no se quiere engordar, no permitir que un gramo ni un cm. de más se instalen en el cuerpo. Escasez de oxígeno= escasez de vitalidad, depresión. Abundancia de oxígeno= energía, animación. Régimen de unas 1100 calorías diarias. Todas las frutas y los zumos, sin azúcar. Leche desnatada y sacarina. Beber de cuatro a seis vasos de agua entre horas, y no en las comidas. Antes de acostarse, un vaso de leche desnatada y caliente. Ejercicios de entrenamiento. Activar la circulación en las extremidades constituye el tónico que el cuerpo necesita. Acortar las charlas ociosas; trazar un programa diario para librarse de los malos hábitos, reemplazándolos por otros buenos. Manos limpias. No tocarse nunca la cara si no lo están. Si se tiene la piel seca, hay que lavarse la cara con jabón para limpiarla bien, pero sólo una vez al día, sea por la mañana o por la noche. Emplear un jabón suave y el agua templada. Lo más importante es la fuerza de voluntad. El tiempo pasa volando y hay que distribuirlo con cuidado. Hay que hacerse un plan. Hay que seguir la dieta. Procurar que los alimentos resulten agradables a la vista, y no dejar de hacer todos los días los ejercicios especiales. Tomado con tranquilidad, el baño es una distensión de nervios; calma el sistema

86 nervioso y apacigua el ánimo La ducha estimula, alegra y refresca rápidamente, levantando el ánimo. Para flexibilizar la columna vertebral, echarse de espaldas sacando el bajo vientre. Usar cremas: ni muchas, ni fantásticas. La respiración debe quemar impurezas; si se respira a medias, las mejillas no estarán sonrosadas ni los ojos brillantes. Mantenerse siempre erguida y aspirar todo el aire que sea posible. El aire frío es más sano que caliente; por tanto, conservar en invierno la temperatura de las habitaciones a menos de veinte grados. Acercarse a una ventana y hacer provisión de oxígeno, no ser cobarde para los deportes al aire libre. En invierno, abrigarse y dar grandes paseos. En verano, no tenderse al sol sino jugar, nadar, hacer ejercicio. Respirar, respirar siempre. Recordar que todos los tejidos y células del cuerpo necesitan oxígeno. No dejar de salir al aire libre por lo menos una vez al día, para hacer provisión de aire. Respirar profundamente. Muchos de los mejores productos de belleza no se guardan en tarros. Uno de ellos es el sol, otro es el aire libre. Tomarlos al por mayor, son gratuitos. Tomado con exceso, el sol es muy nocivo y hasta peligroso. Aprovechar los rayos solares, pero no exponerse demasiado a ellos. Engrasar esa cara apergaminada. ¿No se haría con un zapato viejo? Pues hay que hacerlo con la cara. Cuando el cutis es seco, procurar no tostarse demasiado. En invierno, emplear como defensa un maquillaje hidratante. Arrugas: para evitar que las patas de gallo vayan en aumento, emplear alguna protección para los ojos cuando se está al sol, leyendo sólo con luz suficiente y suprimiendo las costumbres que avejentan, como son los gestos, las muecas y el fruncimiento de cejas. El plano inclinado de belleza de Hollywood, o el agua no remonta el río. Hace conservar la vitalidad, la inteligencia despierta y brillante, y una gran vivacidad, aparte de un buen cutis. Hay que tumbarse unos minutos cada día, de forma que los pies queden más altos que la cabeza. Eso lleva la sangre al cerebro. O descabezar un sueño de un cuarto de hora con los pies colocados en la cabecera de la cama. Servirá para refrescarse, para descansar después de todo un día, para animar el rostro y el cerebro. No hay nada mejor que este sencillo ejercicio. La simple fuerza de la gravedad lleva la sangre a las extremidades inferiores; hay que servirse de la misma gravedad para llevarla a la cabeza. Se empieza a envejecer por la cabeza. Es necesario proporcionar a la cara, cuello y hombros un riego perfecto. Hay que mantener esta posición empezando por diez minutos diarios, y después veinte o media hora. Hacerlo mientras se habla por teléfono, cuando se arreglan las uñas, o sencillamente para pensar y descansar; pero hacerlo todos los días. No olvidar que esta postura lleva el oxígeno a quemar las impurezas y eliminar las células muertas. Es el mejor depurativo que se puede administrar la piel. Todos los músculos del rostro y del cuello adoptarán una posición distinta, los contornos de la mandíbula y de las mejillas se afirmarán, desaparecerán las líneas colgantes, las dobles barbillas. Empezar a hacerlo enseguida. Practicando el plano inclinado de Hollywood, me sentiré rejuvenecer. El cuidado de los dientes. Lo mejor es lavárselos tres veces y aun más, después de cada comida. Conviene que el cepillo sea duro; en cuanto se ablande, hay que tirarlo. Utilizar la seda dental. Ingerir calcio, que se encuentra en la leche; acompañarse de vitamina D, ya sea tomando el sol o preparados farmacéuticos. Ejercicios de

87 estimulación de la encía, extirpación de partículas de alimento, cepillado de la superficie de los dientes. Visitar al dentista dos veces al año. Los médicos ponen cabeza abajo a las personas que se desmayan; ese ejercicio debe formar parte de la vida diaria. Estirarse para alcanzar cualquier cosa del archivador. Sentarse con la espalda erguida. El cuero cabelludo forma parte del rostro. Hay que lavarse la cabeza siempre que el pelo lo necesite. Si es seco, sólo una vez cada ocho o diez días. Sacar todo el partido posible de los sábados. Estar más guapa que durante la semana. Empezar por los pies; no hay nada que envejezca tanto. Suavizar las durezas y las partes doloridas dándoles un fuerte masaje. Desterrar las malas costumbres, deshacerse de ellas. Aprender a resaltar las cualidades y disimular los defectos. Ser personales. Y hacerse un plan de vida, de gastos, de diversión y obligaciones, hasta lograr que todo ocurra de forma correcta. Comer con sentido, y seguir el régimen. Establecer un horario regular para las evacuaciones diarias; beber bastante agua, seis u ocho vascos entre horas. Lavarse los dientes después de cada comida. Llevar zapatos que se ajusten bien; si se necesitan plantillas, cambiarlas a menudo. Los pañuelos, puños y cuellos es preciso que estén muy limpios. Arreglar los cajones y poner las cosas en su sitio; poner entre la ropa frascos vacíos de perfume. Día de inventario. Alegrarnos de los progresos y felicitarnos de las mejoras. Hacer planes bien definidos. ¿Me siento más limpia, más sana y más activa? Embelleciendo el programa de la existencia, me embelleceré a mí misma. La satisfacción es el mejor cosmético. Tomar el aire, acostumbrarse a hacer todos los domingos algo que afloje la rutina del resto de la semana. Dar un magnífico paseo. Si puede ser por el campo, mejor. Si no, los parques y paseos proporcionarán sol, tierra y aire. En cuanto al alma, hacer un buen ejercicio espiritual; destruir preocupaciones y dar menos importancia a lo relativo. Caminar, sintiendo el aire puro en el rostro. Ello será un freno contra el abandono y la falta de voluntad. Algunos detalles parecen triviales, pero forman la rutina de una vida. Calificación semanal. ¿ He seguido los principios de dieta, ejercicio y descanso ? ¿Tengo bien cuidados dientes, pelo, manos, ropa ? ¿Soy capaz de relajarme por completo, tanto muscular como espiritualmente? ¿He empezado a romper con las malas costumbres y a poner en orden mi cerebro ? ¿Amplío mi horizonte de intereses, amistades, aficiones y cultura? ¿Creo que al mejorar mi apariencia física mejora también mi modo de pensar? ¿He recobrado la fe en el trabajo?

88 No olvidar que la fuerza de voluntad tiene que realizar el trabajo mayor. El tiempo pasa volando, y hay que distribuirlo con cuidado. Hay que trazar un plan, seguir la dieta. Y no dejar de hacer todos los días los ejercicios especiales. Utilizar una mascarilla de belleza. Echarse en el plano inclinado de Hollywood durante quince o 20 minutos, en la oscuridad y con la mente vacía, no pensando más que en cosas agradables. Hacer ejercicio, comer más verduras y frutas frescas, beber más líquidos y respirar más aire fresco. Someter la piel al sol lo preciso; el agua salada y el ardor del sol pueden producir estragos en la piel. Ya ha pasado de moda la admiración por el tostado negro. No hay nada más feo que un tostado de sol, ya ajado y viejo. Las manos revelan la edad. Apoyar las puntas de los dedos en la mesa y, empezando por el meñique, levantarlos uno por uno, dando golpecitos seguidos sin mover las puntas de los demás. Hacerlo con todos los dedos; practicar escalas musicales. Cuidado de los pies. Cambiar con regularidad de zapatos; no pasar un día entero sin cambiarlos. Cuando se llega a casa con los pies cansados, quitar los zapatos rápidamente, poner los pies en alto y... el plano inclinado de Hollywood. Pensarlo mucho antes de comprar unos zapatos. Atención a la barbilla. Abrir y cerrar la boca de diez a veinte veces, con la mandíbula inferior tan afuera como sea posible. Llevar erguida la cabeza. Dormir en colchón duro y suprimir la almohada. Estudiarse la cara con detenimiento; decidir los cambios necesarios. Para disimular las manchas y ojeras, usar una barrita de maquillaje y después la base. Extender y alisar la crema golpeando suavemente los dedos Sentarse con la columna vertebral derecha; hay que mantenerse siempre erguida. Masaje. -Los suecos lo consideran como algo imprescindible en la vida diaria: activa la circulación, disuelve los tejidos grasos, evita la flaccidez y conserva los músculos flexibles y ágiles. Sirve de descanso, tranquiliza, y ayuda al cuerpo a conservarse firme y esbelto. Cuidar el guardarropa. Prender frascos vacíos de perfume; comprar también ambientadores. Poner pequeños letreros a lo que hay que arreglar. Ensayar combinaciones nuevas con los cinturones, los pañuelos y la bisutería; eso hace rejuvenecer lo que ya está muy visto. Usar un corbatero amplio, cajas transparentes. Dar el paso más importante para vencer el hábito del desaliño y no tener la ropa hecha un desbarajuste. Destruir algunas otras malas costumbres. Dejar cualquier trabajo para ir a la ventana a respirar una buena bocanada de aire puro. Y sentarse erguida, con la espalda recta. Fijar un día a la semana para hacerse las manos: usar el esmalte como una cosa necesaria. Hacer ejercicio para activar la circulación y quemar la grasa. Y durante el verano, con los pies descalzos, andar mucho por la arena. No olvidar el plano inclinado de Hollywood. El pelo es como los árboles: crece con más vigor si se corta la parte muerta. Emplear los desodorantes.

89 Agitar las manos mientras se lee, se habla por teléfono se descansa. Frotarlas a menudo; meter cada dedo una y otra vez en unos guantes imaginarios. Hacerlas girar sobre las muñecas y estirarlas. Hacer ejercicios de piano. Darse masajes, rotarlas. Para los callos y durezas, baños de agua caliente, mejor con sal, y un buen callicida. No cortarlos. Cuidar los pies con tanto esmero como las manos. El masaje es el mejor sistema para estilizar la silueta. Examinar la cara como un maquillador de Hollywood la examinaría. Al aplicar el maquillaje de fondo, asegurarse que está perfecto; por la noche, quitarlo todo. Nunca dejar residuos en los poros. Los polvos serán más claros que el maquillaje de fondo, no más oscuros. Para arreglarse, colocarse donde haya una luz clara y potente. Tomar un trocito de algodón y limpiar con cuidado el exceso; cepillarse de las cejas y el nacimiento del pelo. No quitarse los polvos de las pestañas, así parecerán mucho más espesas. Es preferible el colorete en crema: da un aspecto a terciopelado y terso, resulta más natural, aunque su empleo es más difícil, pero vale la pena. Salpicar de puntitos de crema la cara; luego extenderla en la forma debida, hasta conseguir un aspecto natural. Darse el colorete en círculo bajo los ojos, extendiéndolo a las sienes y hasta la base, de la mandíbula. Una pincelada clara debajo de los ojos oculta las ojeras. En el hondo surco que se forma debajo de la bolsa del ojo, atenúa el defecto. No usar faja: hay que hacer trabajar a los músculos. En todo caso, utilizar una sujeción muy suave y que moldee ligeramente. Perfeccionar, no sacar de su sitio. No llevar los tirantes demasiado tensos; la sujección debe proceder de la base de los casquetes. Las buenas posturas hacen más que las mejores fajas. El lápiz labial. Conservar la forma de la boca. Empolvar los labios antes de aplicar la barra, pues la humedad hace que el color resbale, se agriete o forme grumos. Además, los polvos son el único medio de corregir la forma del labio. Marcar las comisuras de los labios un poco hacia arriba, para contrarrestar la tendencia de la boca a caer por los extremos. Tomar un papel de seda blanco y aplicarlo contra los labios. No dejarse avejentar por unos labios demasiado estrechos; resultan desagradables. Se debe dibujar un arco más suave y más amplio y, si es necesario, marcar la curva de los labios un poco más amplia. Pintar el labio superior por encima de su arco. Cuidado y alimentación de los ojos. No leer, ni coser, con mala luz. Colocarse de forma que la luz nos llegue por encima del hombro. No forzar la vista cuando el sol es fuerte; usar gafas oscuras, y visitar al oculista cada año. Sueño: es lo primero y más importante. No hay nada que apague tanto el brillo, forme arrugas y enrojezca el blanco del ojo, como la falta de sueño. No escatimarlo. Descanso. Aun durmiendo lo suficiente, unos ojos que trabajan mucho necesitan descansar durante el día. Ponerse las palmas de las manos sobre los ojos cerrados y hacerlos ver negro, un negro profundo. Abrirlos y cerrarlos varias veces. Régimen: la vitamina A proporciona brillo a las pupilas. El aire puro también es una de las principales necesidades de los ojos. Ejercicio: pestañear con frecuencia estimula la circulación. Levantar a menudo los ojos para mirar a lo lejos y pestañear al mismo tiempo. Mirar a un gran reloj de pared imaginario que señale las diez y diez, haciendo girar los ojos hacia arriba y de

90 derecha a izquierda. Repetirlo veinte veces, pestañear. Los ojos necesitan cuidados y alimentos especiales; el mejor ejercicio es cerrarlos y ver negro. Los ojos trabajan más y más intensamente que ninguna otra parte del cuerpo y, como son el espejo del alma, nos traicionan si estamos fatigados o no somos felices. Hay que dejarlos descansar. Para hacerse las cejas hacen falta dos lápices, cepillo, espejo y buena luz. Los lápices, negro y castaño. Con pequeños toques de lápiz castaño se dibujarán a golpecitos los pelos. Y nunca trazar una línea dura y continua. Si las cejas son oscuras y espesas, usar sólo vaselina; resulta más natural. Tener siempre las cejas bien alisadas. Alrededor de los ojos es donde aparecen las primeras arrugas. Hay que elevar las cejas como si algo sorprendiera, y parpadear diez veces con rapidez. Luego, cerrar los ojos y descansar. Otros diez movimientos y otro nuevo descanso. Este ejercicio lubrifica y desinfecta el globo del ojo, además de tonificar los músculos del párpado. Parpadear a menudo y con naturalidad, no con toda la frente y los músculos de la cara, sino sólo con los párpados El peinado. Acordarse de que en la cabeza hay una parte posterior, que el resto del mundo nos ve también espaldas, de perfil, de todos lados. Disponer toda la silueta en armonioso equilibrio con el peinado. No llevar nunca una melena larga y hosca; irá mejor el pelo peinado hacia arriba y con ondas grandes. Descubrir las orejas, y dejar la nuca despejada. El peinado alto alarga el rostro, con ondas grandes y suaves. La crema es el tipo de colorete más difícil de aplicar, pero que más favorece al rostro. Contrarrestar la palidez en invierno con un maquillaje de fondo algo oscuro. El lápiz de labios habrá de ser rojo geranio o coral, en verano y con la piel tostada. En invierno cereza suave, no rojo ciruela ni oscuro. Usar el colorete más fuerte que la mayoría de las amigas. Esmalte de uñas. Ponerse dos capas de esmalte. Examinar los cajones del escritorio, los bolsos y guantes, los zapatos y otros accesorios. Las medias, pañuelos del cuello. -Vaciar el bolso, volver los forros, rociarlos con agua de colonia. No llenarlos demasiado y llevarlos siempre bien limpios. Mandar periódicamente el calzado al zapatero para que arregle tacones y punteras; tener siempre una buena gamuza y una caja de betún. Tomar una aguja y un hilo; ir al ropero a reparar aquel dobladillo, aquellos botones que faltaban, dar un punto a las costuras que se abren. Usar el líquido quitamanchas para limpiar los cuellos de los trajes, de las chaquetas y de los abrigos. Si los trajes están bien colgados no se arrugarán; mantener las blusas limpias e impecables. Ese ritual de limpieza, desde la punta de los pies al pelo, debe ser tan cotidiano como respirar. Cuidarse las manos. Usar detalles personales y adornos en vestidos. Que el maquillaje no sea nunca demasiado; que los perfumes sean discretos. Mirarse con severidad de pies a cabeza, como lo harían los demás. Tener siempre los armarios, los cajones y la mente muy ordenados y el peinado brillante; los hombros bien cepillados, bien arreglados los tacones y los zapatos limpios. Hay que hablar con moderación, sin hacer demasiados gestos. Hay que vestirse con vistas a no sufrir ninguna molestia o incomodidad. No ir demasiado compuesta; preferible es quedarse corta. Pequeños desahogos: tener algo en las manos: un libro, un par de guantes.

91 Sentarse con naturalidad. No exhibirse demasiado. Dominio de la voz: evitar los tonos agudos y chillones, mantener la voz tan baja como las cuerdas vocales puedan soportar con comodidad. Ensayar el tono: si es preciso, bajar dos o tres notas ese tono atiplado. Que la voz sea cálida y flexible. No reír a carcajadas ni gritar. No hacer muecas. Perfumes. Pulverizar por dentro los bolsillos y los cajones del tocador. Cuidar que el pelo huela siempre bien; aplicar una gota de perfume detrás de la oreja. Perfumar bufandas, guantes y pieles. Y una vez perfumados, no pensar que va a durar toda la vida. Se evapora, se gasta. A cada temperamento le corresponde un perfume distinto. No imitar el perfume de otra persona. La próxima fiesta. Prepararla con calma, con el tiempo necesario, sin olvidar detalle. Sentirse consciente del propio valer; interesarse por el menor detalle de los demás, escuchar con atención, haciendo preguntas inteligentes. No gesticular con exceso, ni dar gritos, ni ir de un lado a otro del salón. Mostrar respeto a cada uno, interesándose por los detalles de sus vidas. Estar al corriente de las novedades editoriales. Ir por la calle con paso ligero, respirando hondo. Regocijarse de la buena fortuna, dejar que irradie la felicidad. Hacer un plan de comidas y seguirlo. Cinco comidas al día. Tomar siempre cereales integrales, y suprimir la sal. Andar, andar mucho. Seguir siendo activa. Reposar la hora de la siesta. Ejercicios físicos. Trazar el programa en una hoja de papel, puesta en un sitio visible para no olvidarla. El crearse un estilo requiere mucho trabajo. La moda sencilla es la que más conviene. Que la combinación de colores no parezca sacada de un circo. La moda varía, pero una no. Conocerse a sí misma. Ser una misma. Aprender a singularizarse por la forma de llevar los adornos. No llamar la atención. Tener en cuenta la edad. Crearse un estilo propio y no admitir imposiciones. RESUMIENDO: conocer los propios méritos y hacerlos valer. Conocer los propios defectos, y corregirlos. Aprender a tener los vestidos bien limpios, ir siempre aseadas. Planear el guardarropa, no improvisarlo. Aprender a modificar los detalles. Hacer confortable el hogar: utilizar espejos, así una habitación parecerá más amplia. Crear un centro de interés que agrupe a los conversadores. Dar relieve a los aspectos más bonitos de la habitación. Amoldar la casa al propio género de vida y de quienes reciba. Dar a las habitaciones un aspecto acogedor, haciéndolas muy cómodas, claras y cálidas. Tener la casa siempre bien ordenada, limpia y brillante. El arte de recibir invitados. Invitar al universo entero; cuando se invita cordialmente, hay que sentirse sinceramente cordial. Persuadirse de que se va a pasar muy bien, y todo el mundo lo pasará muy bien. No pensar que se trata de un deber, sino que se hace por divertirse, porque gusta la gente, y hacer que un grupo de

92 personas se transforme en una fiesta alegre. Preparar los planes. Aunque se trate de una merienda, una fiesta debe estar cuidadosamente planeada. Las invitadas querrán comer, beber, charlar, divertirse y entretener a las demás. Es preciso crear un ambiente agradable y acogedor. Dejar que las invitadas intervengan. Procurar que haya bebidas para todos los gustos. Tener la casa resplandeciente de orden, bruñida como si fuera de bronce y plata. Una luz suave hace agradables las habitaciones y favorece mucho. Colocar flores, y poner a la vista todas las plantas de la casa. Instalar el bar, la mesa para los refrescos y para el té y sacar los vasos, etc.. Si el espacio lo permite, poner también alguna golosina o distribuir algunas bandejitas por la habitación con dulces, almendras, pastelillos variados. Tener la bandejas preparadas de antemano. Que haya una gran variedad en repostería y bebidas. Tener dispuesto un lugar para dejar los abrigos: una cama puede servir. Cuando el timbre suene, recibir al que llega como si aquel fuese uno de los momentos más felices de la vida. Introducirlo en la habitación templada e iluminada agradablemente. “¡Cuánto me alegro de que hayas llegado pronto! ¿Te importaría preparar el café? Lo haces mejor que yo”. Cuando llegue otra amiga, decirle una frase agradable: “Estás más guapa que nunca”. No ir de un lado a otro, ni salir de la habitación, ni hacer otra cosa que atender a las invitadas. No empeñarse en dirigir; si todas están charlando agradablemente, no interrumpirlas. Si hay alguien que no se encuentra a gusto, procurar que así sea. No servir nada que no pueda cortarse cómodamente con el tenedor (fiambres etc.). No servir nada que gotee. Una taza de consomé es útil tanto en invierno como en verano; se puede servir directamente de una jarra en la taza, sin cucharas ni complicaciones. Procurar que todos los platos desaparezcan rápidamente; irlos retirando según vayan quedando vacíos. Prestar atención a las reglas de la mesa, ya que de su aspecto de dependerá en gran parte el éxito. Que el mantel y las servilletas estén completamente limpios. Tener preparada la vajilla de porcelana, tazas, etc., tener en cuenta los platos y los cubiertos. Procurar que la plata esté brillante. En una merienda hay que cuidar muy bien los detalles personales: zapatos limpios, alhajas sobrias, peinado perfecto, vestido bien planchado, bolso elegante. Hay que mirarse antes de pies a cabeza, con todo detalle. Hay que añadir algún detalle al conjunto: una flor, una joya. En vacaciones, usar poco maquillaje y telas claras y alegres. Adoptar un punto de vista optimista. Fijarse una meta y apuntar siempre hacia ella. Nuestros tres lados: el lado mental, el espiritual y el físico. Escribir, viajar. No dejar que nada, ni siquiera los trastornos de salud, impidan estas actividades. Para eso hace falta mucha fuerza de voluntad. No existe impedimento físico que no pueda quedar superado. Formarse continuamente. Cambiar. Atreverse a hacer lo que se piensa que gustaría hacer. El arte de vivir es continuar aprendiendo; la inquietud mental vale por una docena de años. Mirar pinturas y ciudades hermosas, emplear los oídos para oír buena música y el rumor del viento entre los árboles. Leer lo más posible. Cuando se presente un problema, no dudaron en dirigirse, de palabra o por carta,

93 a la mayor autoridad en la materia. Los grandes personajes son precisamente los que encuentran tiempo y toman interés en contestar. Preocuparse por las amigas: por su salud, y la felicidad de cada una. No pedir favores, sino hacerlos continuamente. ***

94

1000 TRUCOS PARA ESTAR EN FORMA.

Debemos sacar tiempo de donde podamos para dedicárselo al ejercicio. No verlo como algo fastidioso que no roba tiempo para las cosas importantes. ¿Qué es más importante que nosotros mismos, nuestra salud y nuestro bienestar? Es cuestión de prioridades, y estar en forma debería encontrarse entre los primeros puestos de nuestra lista. La perseverancia. Tenemos que ser constantes y tener cierto espíritu de sacrificio. Habremos de visualizar el ejercicio como algo positivo y necesario para nuestra vida. Podemos combinar varias actividades físicas durante la semana para no aburrirnos. Nos podemos montar un pequeño gimnasio en la intimidad de nuestro hogar. Marcarse pequeñas metas para ir superándolas progresivamente no sólo es bueno para nuestro organismo, sino también para nuestro espíritu de superación y nuestra mente en general. Nuestros hábitos alimenticios deberán adecuarse al tipo de ejercicio que estemos realizando. Saber en cada momento qué debemos comer y por qué. Aprender a relajarnos y a descansar. Nuestro cuerpo precisa saber desconectarse, corregir algunos hábitos negativos que ejecutamos a diario; así aprenderemos a relajar cuerpo y mente de una manera armoniosa. Especial atención a la respiración. Aprovechar los momentos de espera en transportes públicos para desentumecer el cuerpo. Tenemos malos hábitos relacionados con el sueño. Podemos aliviarlos si padecemos de insomnio. Mantener la mente en forma. Ejercitarla como si de un músculo más de nuestro cuerpo se tratara. Tampoco es muy recomendable gastar todas nuestras energías sólo en tareas intelectuales y dejar abandonado nuestro físico. Equilibrio. Un equilibrio interno para disfrutar plenamente de la vida y de sus posibilidades. Ejercicio. Adecuar el ejercicio a nuestro carácter, y al tiempo que le podamos dedicar. Sentirnos bien con nosotros mismos. Al iniciar un ejercicio inhalar aire. Exhalar en la parte final del ejercicio. Inhalar por la nariz, expirar por la boca. Utilizaremos siempre calzado y ropa apropiados para hacer ejercicio. Nunca haremos ejercicio durante demasiado tiempo. Estirar el músculo hasta sentir tensión. Sostener ese esfuerzo durante unos 10 segundos, e intentar relajarse. Habrá que eliminar toda tensión de hombros, manos y pies. Respirar en todo momento con normalidad. El movimiento al estirar ha de ser lento y paulatino. En ningún caso nos compararemos con los demás. No deberemos abandonar la práctica del ejercicio de forma continuada. Durante el ejercicio nuestro cuerpo produce unas benéficas sustancias llamadas endorfinas. Son poderosos neuroinhibidores, excelentes para combatir el estrés llevándonos a un estado anímico placentero e incluso eufórico. La relajación se prolongará durante horas.

95 Las personas que practican deportes o realizan un ejercicio físico conocen mejor su cuerpo. Nunca nos lo tomemos como una competición. Si lo hiciéramos, lo único que conseguiríamos sería generar más estrés. Debe ser divertido y estimulante y no aportar más tensiones a nuestra mente. Nadar, caminar, subir escaleras o montar en bicicleta. Estiramientos. Eliminemos la rigidez de los músculos. La vida sedentaria hace que las articulaciones se vuelvan rígidas. Ejercitar diariamente todas las articulaciones afectadas. Los ejercicios de alto impacto, como correr o realizar sesiones de aeróbic, deberán evitarse. Los ejercicios bajo el agua. Si el agua está caliente, los efectos de la sesión resultarán aún más beneficiosos. Bañarnos con agua caliente para que aumentemos el grado de movilidad. Antes del ejercicio hay que realizar un calentamiento adecuado. Unos estiramientos suaves. Es posible que los beneficios del ejercicio físico no se hagan evidentes hasta pasado un tiempo. Hacer que nuestra artrosis mejore gracias a la actividad física es una cuestión de constancia. La actividad física produce un efecto muy semejante al de la insulina, puesto que aumenta la sensibilidad del cuerpo a la recepción y síntesis de la insulina. Disminuiremos la cantidad de glucosa en la sangre de una forma natural. Ingerir algún alimento que contenga carbohidratos aproximadamente 30 minutos antes de comenzar los ejercicios. La mejor solución para volver a colocar los tejidos en su sitio consiste en trabajarlos y reafirmarlos. Muchos ejercicios pueden llevarse a cabo al aire libre: bailar, caminar... Buscar ejercicios aeróbicos de bajo impacto. Lo peor que puede hacerse es quedarse en casa sentados o tendidos sin moverse. La actividad física baja el nivel de colesterol, aumentando el colesterol conocido popularmente como colesterol bueno. Hacer una tabla de ejercicios en casa. Será necesario que cada día hagamos algo por nuestro cuerpo. Y nada sirve dedicar un día a gimnasia si el resto lo pasamos pegados a nuestro sillón preferido. No siempre debemos tener prisa, no siempre el tiempo es tan importante, nuestro cuerpo lo es mucho más. Ir caminando es un deporte sanísimo. Llegamos a los sitios mucho más relajados y conociendo mejor nuestro entorno. Proponernos ir un día a la semana a cualquier sitio caminando: 15 minutos a media hora caminando sin parar a un ritmo ligero. Ordenar nuestros libros, irlos clasificando periódicamente nos hará tener una biblioteca envidiable y tonificará nuestros músculos. Cada cambio de temporada, cambiar la ropa de sitio. Elegiremos un lugar alto para dejar las cajas empaquetadas. Ejercitaremos los músculos de la mano y los dedos. Los bostezos sirven para desengrasar las mandíbulas y tonificar los músculos faciales. Beber abundante agua durante el esfuerzo. Bailar resulta un ejercicio muy recomendable. Cada tipo de baile nos aportará un tipo de beneficio: el flamenco, ejercita los brazos y manos. Caminar por la playa es un ejercicio sanísimo y muy recomendable. Conseguiremos un bronceado más uniforme si lo recibimos por medio del paseo playero. Las olas reactivan todo nuestro cuerpo y son un masaje ideal. La natación es una actividad obligada si vamos a la playa o a la piscina. La espalda es la principal beneficiada de esa actividad.

96 En nuestro hogar pasamos muchas horas ante el ordenador. Es necesario que la habitación se airee. No debemos abusar de la calefacción y del aire acondicionado; deberíamos conseguir una temperatura ambiente ideal. La decoración es importante, personalizar nuestro rincón de trabajo. Fijar la vista en un agradable entorno. Desterrar el uso del teléfono. Aprovechar cuando nos levantamos para estirarnos y liberar la tensión acumulada en la parte superior de nuestro cuerpo. Llevar siempre un calzado lo más cómodo posible. Elevar los pies durante unos 5 minutos cuando pasemos más de 2 horas sentados, y así impediremos la aparición de las varices. Ante el ordenador, mantener los músculos relajados. Renunciar a comer en la misma oficina. Así nos airearemos y conseguiremos desconectar del trabajo, favoreciendo la oxigenación de nuestro cerebro. Al mismo tiempo, el ejercicio físico tonificará y relajará nuestros músculos. Comiendo en un parque o en algún jardín cercano, tomaremos contacto con la naturaleza. A la hora de escribir, evitaremos las rigideces en los hombros. La silla debe ser extremadamente cómoda. Utilizaremos siempre una atril junto al monitor. Usar un filtro. Los ojos sufren delante de la pantalla del ordenador; descansar cada media hora. Tratar de mirar a lo lejos para relajarlos. Fijar la mirada en un punto, dejar que se pierdan; cerrar los párpados, hacer girar los ojos en todas las direcciones. Hacer pequeños descansos cada media hora y aprovecharlos para realizar otro tipo de tareas. Giraremos la cabeza a izquierda y derecha durante 2 minutos. Seguidamente, haremos rotar los hombros diez veces hacia atrás y diez veces hacia delante. Luego haremos lo mismo con ambas muñecas. Para aliviar la tensión de las manos, las abriremos y la cerraremos treinta veces cada una. Estirar las piernas dando un pequeño paseo por la habitación. ALIMENTACIÓN SANA. Somos lo que comemos. Comer lo suficiente en las horas adecuadas. Nunca comeremos de pie o con prisas, puesto que así no nos sentiremos hastiados. Lo ideal es sentarse a la mesa y realizar una comida completa, consumida de forma consciente. Utilizar la dieta mediterránea basada en las frutas y verduras frescas, huyendo de precocinados. Comer un poco de todo, comer bien y de todo vigilando las calorías consumidas. Es el único método para estar sano, atractivo y sin kilos de más. Aceite de oliva, frutas variadas y abundantes, y la verdura fresca. Ingerir la cantidad de calorías que vayamos a quemar con nuestra actividad diaria, ni una más ni una menos. Convertir el desayuno en la fuente principal de nuestras energías. Alimentos muy ligeros; comamos para vivir y no al contrario. Servirnos un plato único (carne o pescado) acompañado de una ensalada o una guarnición de verdura. Ser conscientes de la cantidad que tomamos. Controlarlo que cada día comemos y variar los platos, para que nuestra dieta sea completa. Masticar concienzudamente los alimentos aumentara la sensación de saciedad; masticar treinta veces cada porción. Adquirir solamente lo estrictamente necesario para no encontrarnos con una nevera repleta de alimentos. Si no los tenemos cerca será mucho más fácil evitar la tentación. Al comer fuera, optar siempre por escoger los platos más sencillos de la carta. Pediremos que nos dejen aderezar personalmente las verduras y las ensaladas. Olvidar los establecimientos de comida rápida. Debemos por norma comer sentados aunque se trate de un tentempié. Siempre

97 será mejor comer un plato concreto que picar unas tapas. Es más recomendable ir comiendo a lo largo del día más veces; nos permitirá reducir la cantidad por toma de alimentos y combatir la sensación de vacío en el estómago y los consiguientes atracones. Un segundo desayuno y una merienda, por ejemplo. Los helados contienen un 60% de agua, son mucho menos calóricos que las otras golosinas. La galleta del cucurucho suma calorías innecesarias. La leche. Tendríamos que beber dos vasos diarios. Picar una manzana, una zanahoria o cualquier otra fruta. Para evitar caer en la tentación, no tener golosinas a nuestro alcance. Optaremos por el pan integral, con la mayor cantidad de fibra posible y que tenga semillas. Las tostadas, mejor integrales. Los fiambres, mejor siempre de pavo. Lo ideal es comer pescado y carne acompañado de ensalada. Nuestro organismo quema muy pocas calorías mientras dormimos, por lo que la cena ha de ser muy ligera: fruta o una ensalada son ideales. Es muy recomendable cenar lo antes posible, como mínimo un par de horas antes de irse a dormir. Hacernos un regalo semanal en forma de jornada de desintoxicación: sólo frutas, verduras y zumos naturales en la cantidad que nos apetezca y bebiendo mucha agua. Adelgazar pasa más por cambiar las costumbres a largo plazo que por reducir las calorías durante un tiempo. Evitar las bebidas gaseosas. No abusar de los complejos vitamínicos que deberían reservarse para situaciones que los hagan necesarios. Reducirlos a temporadas de desgaste físico y psíquico; un uso demasiado prolongado no será recomendable. Aumentar el consumo de vitamina B1; la encontraremos en cereales integrales, pescado, mariscos e hígado. La vitamina A la encontraremos en zanahorias, lácteos y huevos. Acompañar estos alimentos con aceite de oliva. Si estamos siguiendo un régimen, vigilar nuestro nivel de vitamina B 2 y aumentarlo consumiendo lácteos, huevos, pescados y carnes. La vitamina B3, básica para nuestro sistema circulatorio, está contenida en el queso, frutos secos y pescado. Mantendremos a raya el estado depresivo si aumentamos nuestro consumo de vitamina B6. La contienen las verduras, el pescado, y mantiene en perfecto estado nuestro sistema nervioso y nuestro estado anímico. El calcio, para nuestros dientes y huesos, está contenido en los lácteos. Aquí entra en juego la vitamina D, que se encarga de facilitar dicha absorción. La contiene el aguacate. Los cítricos contienen vitamina C, que pierde sus propiedades con la conservación. Beber los zumos justo después de que se hayan exprimido. Añadir el zumo de medio limón a nuestro zumo de naranja, así conseguiremos más vitamina C. Ningún producto envasado tendrá las mismas cualidades. El aceite de oliva es la principal fuente de vitamina E, contra las infecciones, que pierde propiedades con la luz. La vitamina H metaboliza las grasas para conseguir que se conviertan en energía y no en antiestéticos michelines. La encontramos en hígado, nueces y criadillas. La vitamina que favorece la coagulación de la sangre es la K. Está en verduras verdes, huevos, y la luz hace que desaparezca. Todos los alimentos contienen sales minerales; la manzana es la fruta más completa y deberíamos consumir al menos una pieza diaria. Los estados de ansiedad y la falta de concentración encubren carencias de calcio, magnesio o fósforo. Tomemos productos lácteos, plátanos, almendras y nueces. El hierro y el cobre evitan la anemia y la debilidad. Están en el hígado, la yema de

98 huevo y el marisco. El cansancio habitual estar relacionado con falta de zinc y sodio. Lo contienen los mariscos, el pescado y los crustáceos. Nuestro corazón se mantendrá sano con el selenio que hay en el pescado, el hígado y los cereales. La fortaleza de nuestros huesos y dientes la mantienen el calcio, flúor y silicio, contenidos en los lácteos y las almendras, así como en la piel de la manzana. Si nuestros capilares son frágiles, es preciso que con sumamos vitamina C, contenida en la fruta y la verdura fresca. El hierro está contenido en el hígado, que deberíamos consumir un par de veces a la semana. Fatiga, apatía, depresión son indicio de que carecemos de yodo. Es necesario para el funcionamiento de la glándula tiroides. Lo encontramos en los pescados planos, el hígado, los mariscos, los moluscos. Se relaciona la zanahoria con la agudeza visual. También el mango y el perejil. Los dulces aportan calorías vacías. Consumir carnes con un bajo contenido en grasas y desechar la grasa superflua. Consumir en gran cantidad frutas y verduras. Las frutas se digieren rápidamente, haciendo que reaparezca la sensación de hambre. Todavía será peor si la fruta que consumimos contiene muchos azúcares. Los espárragos: su aporte calórico es mínimo y su fibra abundante. No es recomendable acompañarlos con salsas hipercalóricas, que dan al traste con parte de las virtudes de este vegetal. Las fresas tienen un gran efecto depurador, y no las acompañaremos con azúcar o nata. Muy recomendable es la sandía. El aceite de oliva hace elevar los niveles de colesterol bueno y aporta antioxidantes. Los crustáceos y los mariscos, además de aportar pocas calorías abundan en proteínas y minerales; eso sí, sin abusar y sin acompañarlos con salsas demasiado grasas y calóricas. La aportación calórica del huevo es baja. No obstante no se ha de abusar de su consumo en casos de colesterol alto. Tomarlo pasado por agua. La carne de ternera es la que contiene menos grasas animales y más agua. El cordero contiene pocas grasas. El pescado aportan numerosas sales minerales y vitaminas, mucho más que la carne. El ajo favorece la circulación y bajar la tensión. Tomar a diario de dos a tres dientes crudos, cortados en lonchas en la ensalada o cocinados como condimento de nuestros platos (con la cocción se perderán parte de sus virtudes). Para evitar el mal aliento del ajo puede sustituirse por cápsulas. La pimienta tiene efectos irritantes sobre el intestino. El perejil tiene un altísimo contenido de vitamina C, que triplica al de la naranja, siempre en crudo. Además sirve para eliminar el mal aliento. Bastará con mastica lentamente una de sus hojas y después tragarla de la misma manera. El café nos ayuda a mantener la atención y a despejarnos. Los zumos de frutas no pueden ser sustituidos eficazmente por ningún producto envasado. El queso tiene un altísimo contenido en grasas, en cualquiera de sus múltiples variantes. A pesar de ello, es un alimento básico que no debe faltar nunca en nuestra dieta. Eso sí, debemos consumirlo siempre con moderación. Huir de quesos blandos, que son los que acostumbran a tener mayor cantidad de grasa. La leche es uno de los alimentos más completos; es un ansiolítico natural, relajante, que ayuda a conciliar el sueño.

99 Las nueces son muy ricas en grasas insaturadas, que controlarán el nivel de colesterol malo. Consumirlas con precaución, pues son muy calóricas y pueden acabar dejando huella en nuestras siluetas. La col disminuirá la absorción de grasas en el intestino. Consumir alcachofas. Alimentos con un aporte alto en fibra: la piña, las naranjas, los espárragos, el pan integral. Beber mucha agua después de consumirlos, para que la fibra se hinche dentro de nuestro estómago. No es cierto que la carne de cerdo sea excesivamente rica en grasas. Contiene hierro, selenio y vitamina B. Los garbanzos facilitan la eliminación de grasas. Consumir judías verdes, habas, guisantes, que contienen prácticamente la totalidad de las vitaminas. Las legumbres aporta muchísima energía. Las castañas son muy ricas en minerales y fortalecen nuestro cerebro. No es recomendable abusar de ellas, sobre todo las personas con sobrepeso. La soja puede tomarse en brotes frescos. El tomate baja los niveles de colesterol. Contiene gran cantidad de vitaminas y sales minerales que hacen desaparecer nuestro estrés. La cereza aporta abundante potasio, calcio y magnesio; evita la retención de líquidos y previene la de osteoporosis. El rábano debería ser compañero inseparable de todas nuestras ensaladas; debemos consumirlos siempre sin pelar, por su alto contenido en vitamina C. Preparación de los alimentos: mantener todo lo posible sus propiedades naturales y comerlos directamente sin cocinar. No añadir demasiado aceite, que acaba convirtiendo nuestro plato en una bomba calórica. Tomar los alimentos como se nos presentan en la naturaleza. Cocinar sólo la cantidad que vayamos a consumir, ya que así evitaremos la cómoda tentación de servirnos otra ración. Conseguir que el plato nos entre por los ojos. A las ensaladas, añadirles algunas frutas como aguacates, piña, manzana o melón. Los guisantes se consumirán frescos, si es posible sin congelar, ya que pierden buena parte de las vitaminas y proteínas. En caso de estar haciendo régimen, utilizar platos pequeños. Elaborar los alimentos de la forma más simple posible, sin pelearlos y sin cocinarlos. Verduras y frutas crudas. Consumir verduras variadas. Las especias pueden sustituir a la sal. Muchas verduras no precisan ser peladas, como la zanahorias, el calabacín, el nabo y el pepino. Comer las frutas sin pelar. Las hojas verdes son muy provechosas; arrancar las menos posibles. Tienen clorofila, conocida como la sangre verde. Debemos sumergir las verduras en el agua poco antes de que ésta rompa a hervir, y que sea muy poca. La cocción será lo más breve posible. Evitarlos estofados, ya que los alimentos pierden el 50% de las proteínas y las sales minerales. Para cocinar los pescados y las aves, hacerlo en papillotte, envolviendo las piezas en una hoja de papel de aluminio. No hay nada más tentador que una nevera repleta de exquisiteces. Colocar los huevos con la punta menos redonda hacia abajo. Envolver las cebolla en plástico. La congelación hace perder vitaminas, sobre todo vitamina C. Para descongelar los alimentos hay que dejarlos a temperatura ambiente. En los estantes más bajos las temperaturas son más altas.

100 El agua es una fuente de belleza y salud. Cualquier momento en bueno para consumir la. Beber al menos dos litros al día y aumentar la cantidad hasta llegar a consumir por lo menos tres. Acompañar los producto ricos en fibra con abundante agua, para que se hinchen en el estómago. Aprender a relajarnos. Rebajar tensión en la vida diaria y darse pequeños descansos, una especie de premios por toda la tensión que hay que aguantar día a día. Los síntomas son tan sólo la punta de un iceberg. Pequeños hábitos que nos permitan rebajarnos. La respiración y los ejercicios. Un pensamiento positivo al despertarnos, un paseo antes de ir a comer, leer unas páginas de un libro que nos guste antes de ir a dormir, llamar a alguien querido a una hora determinada... Hacerlo de manera natural y no como algo obsesivo. Potenciarlo en los momentos de crisis. Un baño de lujo. Cambiar de tema. Escuchar una canción o ver un rato la televisión. El cambio de aires. Disfrutemos de verdad de nuestro tiempo de ocio, desconectemos de las obligaciones diarias. El fin de semana o las vacaciones no deberemos hacer nada que no nos apetezca. Dedicarle más tiempo a nuestras aficiones. El resultado de la actividad es lo que menos importa; lo que cuenta es que disfrutemos en el proceso. En ningún caso debe convertirse en una meta o en una fuente de frustración. Que el hobby explote un área completamente diferente a la habitual. Un pequeño ejercicio de introspección antes de irnos a dormir. Anotaremos en un cuaderno una lista de todas aquellas cosas que nos preocupen, para así dejar las tensiones en el papel. El cuaderno será un inestimable aliado a la hora de ordenar el trabajo. Cuando tengamos pendientes varias tareas, será muy adecuado anotarlas en un papel e irlas tachando a medida que las acabemos. Así tendremos más claro lo que estamos haciendo y lo que nos queda por hacer. Dividamos las áreas; al ir tachándolas tendremos la sensación de que nuestro trabajo es productivo y de que cada vez nos falta menos para acabarlo. Usar una agenda. Cada semana podamos planificarlo que debemos hacer, desde ver una película hasta quedar con unos amigos; todas estas actividades deberán quedar reflejadas en la agenda. Así aprenderemos a nivelar nuestra vida. No dejemos que las metas no sobrepasen. Esto no significa que debamos renunciar a ellas. Tendremos que ir fijando unos pequeñas metas; apuntemos nuestro objetivo cada semana y tengamos un deber que hacer para alcanzarlo. Así tenemos la sensación de que vamos dando pasos. MEDIO AÑO ES EL TIEMPO MÁXIMO QUE NOS DAREMOS PARA CONSEGUIR NUESTRA META. El truco sala en planificar muy bien los pasos. Llevar un diario detallado. Ante el ordenador, nuestra columna vertebral se resiente. Estirarnos en el suelo, levantar las piernas y apoyarlas en una silla. Deporte y relajación. Dejar la mente en blanco de todos nuestros problemas para concentrarnos en el ejercicio físico. El esfuerzo físico nunca debería sobrepasar los 20 minutos. Permanecer sentados con los ojos cerrados durante un buen rato. No hay nada más relajante que un masaje. Cuando disfrutemos de un masaje, deberemos dejar la mente en blanco e intentar tener los pensamientos plácidos y agradables.

101 La mayoría de los aparatos de automasaje sirven para diferentes partes del cuerpo. Inspiraremos y expiraremos. Música terapéutica, técnicas de meditación. Practicar la relajación profunda y las técnicas de respiración; que no sea después de haber comido, sino practicarlo por la mañana, para poder afrontar toda la jornada con energías renovadas. Respiración díafragmática: poner una mano sobre nuestro vientre y aguantar el aire durante un momento; después, expiremos muy lentamente. Dos o tres minutos de este tipo de respiración al día, sobre todo antes de irnos a dormir. Aspiramos por la nariz y expiramos por la boca o por la nariz. Tomemos la relajación en serio y cada día dediquémosle algo de tiempo, que habitualmente no sobrepasará los veinte o treinta minutos. Que no haya ningún elemento que nos estorbe; desconectar el teléfono y no estar pendientes de ninguna otra actividad. Debemos dedicarnos a nosotros mismos. Cualquier intromisión perturbará todos nuestros buenos propósitos. Tomarnos la vida con más tranquilidad. El estrés es la respuesta natural del cuerpo a los estímulos sociales y del entorno, de las preocupaciones familiares. Protegerse del peligro mediante la huida. Acoger la situaciones nuevas como un reto y no como un problema. Plantearse los beneficios que reporta la nueva situación y trazar tácticas que permitan adaptarse a ella. En las colas o cuando estamos aguardando, acompañarse de un libro sencillo, una novela policiaca por ejemplo, así no relajaremos leyendo. Dedicar una tarde a la semana a nuestro disfrute exclusivo e intentar que ningún imprevisto nos prive de ese tiempo tan necesario. Un paseo por un parque, la visita a una exposición. Descubriremos que cada vez hay más cosas que no gustan y tendremos nuevas motivaciones. El ejercicio físico también puede ser una buena forma de relajarnos. Liberar los excedentes de hormonas, azúcar y ácidos grasos. Nuestro organismo genera esos elementos ante una situación de tensión. El contacto con la naturaleza. Planificar un fin de semana de asueto en alguna localidad rural, pasar una tarde paseando por algún parque o jardín botánico. El estrés es negativo y el destrés es positivo. Éste estimula las zonas del placer y las mejor manera de combatir el estrés negativos potenciando el positivo, buscando emociones positivas. Las actividades creativas, e incluso entretenerse reparando algo de la casa, pueden estimular el destrés. Practicar diariamente al menos una actividad que exija nuestra concentración y que nos resulta agradable y gratificante. Planificar salidas diferentes y trazar planes alternativos para esquivar la rutina. Trazar unas metas. Anotarlas en un cuaderno y consultarlo de vez en cuando, para ver cuáles hemos conseguido. Ello nos ayudará a tener más claro el rumbo que queremos darle a nuestra vida. Mirar al pasado puede ser una práctica enriquecedora. Si llevamos a cabo una actividad que requiera una gran concentración mental, deberemos darnos pequeños descansos para no caer en el agotamiento ni perder la capacidad de concentración. Por cada hora de trabajo continuado habría que descansar 10 minutos. Dormir bien es un ejercicio más que necesario. La cena no debe ser muy copiosa ni tampoco inexistente. La cama es para dormir. No se deben realizar otras actividades

102 en ella: leer, escribir, ver la televisión, escuchar la radio o estudiar, por ejemplo. Cuando entremos en la cama de ser porque estamos listos ya para dormir. Cuando es imposible conciliar el sueño es mucho mejor levantarse. Tomar un vaso de leche caliente e ingerirlo a pequeños sorbos. La cabecera debería estar orientada al norte, los pies al sur. Si no fuera posible, la cabeza hacia el este y los pies hacia el oeste. La cercanía de la cabeza con el agua resulta perjudicial para el sueño. La siesta puede resultar un descanso reparador, siempre que no se alargue más de una hora. No debemos interpretar el sueño como unas horas perdidas, que podríamos estar aprovechando para hacer cosas o trabajar. Es un concepto muy negativo que debemos hacer positivo, considerando el sueño como un descanso necesario. Algo muy saludable, justo antes de dormirnos, en repasar mentalmente el día, siempre de forma positiva: hay que repasar las cosas buenas. No tenemos que llevar los problemas a la cama. Si la causa del insomnio es la ansiedad, precisará ser tratada con psicoterapia. Mantener la mente en forma. Al menos una vez al día, una actividad que requiera un esfuerzo intelectual evidente. Leer un libro interesante, escribir algunas páginas, ver una buena película, resolver pasatiempos nos ayudan a mantener engrasado nuestro cerebro. Evitar el autocastigo continuo. Los pensamientos negativos y autoculpables nos impiden sentirnos felices. Mantenernos mentalmente positivos. Realizar a diario ejercicio físico. Habituarse a memorizar los números. Debemos leer mucho. Es necesario echar mano a menudo del atlas, la enciclopedia y el diccionario a la hora de enfrentarnos a un texto escrito. Iremos incluyendo palabras nuevas. Apuntar al margen del texto las ideas que nos vayan surgiendo. Cuando nos encontremos frente a un problema, la manera más razonable de solucionarlo de ser conscientes de él. Definirlo y analizarlo. ¿Qué problema tengo? ¿De qué manera puedo solucionarlo? A la hora de planificar un viaje o una salida de fin de semana, dediquemos todo el tiempo necesario a estudiar el mapa. Cuando nos encaremos con un electrodoméstico o cualquier aparato, tratemos de hacerlo funcionar correctamente y sin ninguna ayuda, descubriendo nosotros mismos la función de cada botón o resorte. En el momento de meternos en la cama, revisar mentalmente todas las actividades que vamos a realizar al día siguiente. Convertir en euros los precios de todos los productos. Concentrarnos totalmente lo que estamos haciendo. Evitaremos los pensamientos e ideas que no estén relacionados con la actividad de ese momento. Descansar un rato y volver a intentarlo más tarde. Leer un libro extenso de un tirón. Jugar a las cartas. Los vídeojuegos. Así focalizaremos nuestra capacidad de atención. El ingenio es una mezcla de motivación, trabajo duro y perseverancia. Intentar resolver los problemas dando el mayor número de respuestas posibles, potenciando el que sean originales e inusuales. Subrayar lo que nos vaya pareciendo esencial. Si existe algún tema que no

103 dominamos del todo, no nos sintamos frustrados. Ver obras de teatro, películas de cine en un idioma diferente al nuestro. Si somos persistentes, veremos cómo poco a poco vamos comprendiéndolas mejor. La mala memoria no existe; lo que sí existe es una memoria poco o mal ejercitada. Un truco que ya utilizaba Leonardo da Vinci: cuando nos atasquemos con un problema, dejemos vagar libremente nuestra mirada por las nubes, las grietas de la pared o una mancha cualquiera. Cuidar nuestro aspecto físico: es importante ser aceptado socialmente. Las personas de edad avanzada deben seguir cuidándose. El estilo es una de las claves para gustar y gustrarnos cada día un poquito más. Se trata de sentirse bien con uno mismo, para sentirse más guapo. Repetirnos a menudo que somos únicos es una buena manera de comenzar a considerarnos personas fascinantes. "Me acepto como soy, porque soy irrepetible". Debemos ser nosotros mismos. La gente sabe reconocer una personalidad original, coherente. El atractivo es una mezcla de estar bien con uno mismo, saber comportarse y además saber sacar partido de nuestros valores físicos. Acariciarnos es la mejor forma de empezar a querernos y a respetarnos como somos. De vez en cuando hay que regalarse un relajante y embellecedor fin de semana en un balneario. Adaptarnos a los tiempos y a la edad que tenemos evitará que caigamos en el ridículo. Mantengamos siempre una actitud vital frente a la vida. Una sonrisa a tiempo, un estado de ánimo frecuentemente alegre. Todo en esta vida lleva su tiempo, y la belleza no tiene por qué seguir otro camino. Cuando nos maquillemos, cuidado con el tipo de luz que incidirá sobre nuestro rostro maquillado. El maquillaje debe resaltar siempre, pero nunca convertirse en una máscara. Usar una base líquida del tono de nuestra piel nos ayudara a esconder las pequeñas imperfecciones. Seguidamente, polvos mate para evitar los brillos, insistiendo en la barbilla, la frente y la nariz. Nuestra base de maquillarse será de un tono algo más oscuro que el de nuestra piel, pero no demasiado. Nunca se ha de alterar demasiado la forma de los ojos y de los labios. Para maquillajes de urgencia, lo básico es una base rápida, algo de rímel en las pestañas y un poco de carmín en los labios. Debemos ser conscientes de nuestra edad. Escoger la ropa adecuada a ella, con estilo, o atrevimiento si es el caso, es una prueba evidente de elegancia, buen gusto y saber estar. ¿Para qué nos vestimos? Nuestra ropa es una tarjeta de presentación. Conocer la imagen que estamos vendiendo. Presentar una imagen sofisticada a veces, natural o divertida otras . Las prendas más atrevidas iremos añadiéndolas a nuestro vestuario poco a poco. Atrevernos a combinar los grises, los negros y los marrones con detalles de color que nos ofrezcan un poco de alegría. Dedicaremos todo el tiempo posible a combinar las prendas del armario cada semana. Observaremos cómo reacciona la gente. Simplemente, se trata de ir probando. La mejor manera en sacarle partido a las prendas es sintiéndonos cómodos con ellas. La piel. Deberemos afinar la vista para ir descubriendo las nuevas necesidades.

104 El sol tomado con moderación nos aportará vitaminas esenciales. Pero acelerará el proceso de envejecimiento se abusamos de el. Lo tomaremos en su justa medida; lo único que nos puede pasar es que la piel se enrojezca o se reseque demasiado. La piel muy seca necesita mucha hidratación: hay que ser consciente de la edad. A medida que nos vamos haciendo mayores debemos ir suavizando el maquillaje. Tomar un poco de sol evitará que tengamos que utilizar una base de maquillaje que nos devuelva algún tono. Lavar los dientes por la mañana y por la noche. No llevemos el calzado demasiado ajustado, ya que esto puede favorecer la aparición de los molestos callos. Los calzados de tacón deben utilizarse sólo en contadas ocasiones, puesto que pueden acabar provocándonos durezas y malformaciones en los pies. Consumir productos ricos en vitamina A para embellecer el cabello. Hígado, huevos, riñones, lácteos y pescado azul. Grandes dosis de zanahoria y de otras verduras. Alcachofa, cebolla, cereales integrales. Un pepino cortado en rodajas en nuestra ensalada diaria, comiéndolo con piel. El agua caliente es excelente si buscamos un efecto sedante en nuestro baño. Es muy recomendable en caso de insomnio o reumatismo articular. Además, la sudoración nos ayudará a eliminar toxinas a gran velocidad. Es innegable que la influencia de los colores nos ayudará a crear ambientes agradables, a sentirnos mejor y más en forma (cromoterapia). ***

105

1000 TRUCOS PARA SENTIRSE BIEN.

Hace no tantos años, un tiempo de ocio podía consistir en pasear por un parque o en leer un libro. Hoy, en un consumismo exacerbado, para vivir bien muchas personas acaban pasándolo terriblemente mal. Asisten a todo tipo de espectáculos, usan ordenadores personales y canales televisivos temáticos, visitan países lejanos, practican cuantos más deportes mejor, entre ellos los de alto riesgo... Se vive en permanente estado de sobreexcitación. Calculan cómo alcanzar a ver la televisión, reorganizar todo lo que está pendiente en casa, responder a las exigencias sociales y, por supuesto, atender ordenadamente a todo lo que está en su cabeza. Y finalmente ir a dormir, muchas veces tarde y mal, acunados por un programa radiofónico. Y salir al mundo desde la conexión de internet. Alimentación. Cómo comer bien a lo largo del día. Llevar a cabo cinco comidas: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. Cuando, cómo, dónde, qué comer: no comer sin orden ni concierto, ni cada vez que tengamos hambre, ni de pie o caminando o adquiriendo posturas viciosas. Crear un horario preciso. Desayunar entre quince y veinte minutos después de habernos despertado; siempre con el máximo de tranquilidad posible. Antes de iniciar cualquier otra actividad matutina. Dedicar más tiempo a desayunar los días no laborables. Comer es comer nada más. Aquí no debería caber el repaso de la agenda, la lectura, la consulta telefónica; simplemente, disfrutar de la comida. Comer fuera de casa algún que otro día. Cocinar de forma anticipada, congelando los alimentos. Comer en casa implicará orden. De ningún modo entrar en discusiones que nos afecten. La cena ideal será unas 3 horas antes de irse a dormir. Cenar en un ambiente agradable y muy tranquilo. Preparar una buena decoración para que el ambiente resulte lo más agradable posible. Una cena requiere relajación y mucha comodidad. Si tenemos invitados, comencemos con tiempo suficiente para que a la hora de cenar no seamos un manojo de nervios. Evitaremos ir picando fuera de hora. Las cenas deben tener un horario establecido. Si cenamos fuera de casa, deberemos ser moderados como lo seríamos en nuestro hogar. Almorzaremos con el mismo orden, rigor y comportamiento que en el resto de las comidas. 2 horas desde el desayuno y que falten otras dos para comer. Procuraremos airearnos fuera del recinto en el que trabajamos, dando un paseo, sentados en un parque. Merendar un par de horas antes de la cena y con todas las normas seguidas para desayunos, comidas y cenas. La cena no debería hacerse nunca en la cama; aprovecharemos para ventilar la habitación. Nos sentaremos en sillas, nunca en taburetes. Si a media mañana tenemos hambre, comer una fruta fresca o un vaso de zumo natural. Cuidado con las almendras y cacahuetes por el excesivo aporte calórico. Que cada comida contenga las proteínas necesarias. Mejor quedarnos con un poco de hambre que totalmente saciados. Si hacemos cinco comidas, será una fuerte, otra media y tres mínimas.

106 Procuremos rechazar los zumos de frutas envasados. El hecho de tomar mucho café no va a despejarnos más deprisa. Lo que realmente despeja es la actividad continua, que debemos iniciar desde que comienza el día. La cafeína ayuda, pero sus efectos no se alargan más allá de unos 25 minutos. Para ser más dinámicos se aconseja hacer unos minutos de gimnasia, preferentemente a la hora de levantarse pero, si no se puede, en cualquier otro momento. Zumo de fruta de temporada hecho unos momentos antes de tomarlo. Si trabajamos más a escala mental que física, tomar frutos secos. El aceite debe ser de oliva, el ajo recién cortado, nunca envasado ni en polvo, y el tomate debe ser fresco. Un vaso de agua antes del desayuno será ideal para limpiar todo el aparato digestivo y el estómago. Los intelectuales deben tomar zumo de naranja y entre cuatro o cinco nueces diarias. La ingestión de grandes cantidades de verduras o ensaladas nos saciará a corto plazo. Ahora bien, a medio plazo unos provocará cierto vacío. Los condimentos, como las cremas prefabricadas, lo único que hacen es sobrecargar las calorías. Las esas largas siempre deben acompañar; no debería faltar nunca el queso, en las dietas de la gente que sufre mayor desgaste mental. También yogures y frutos secos. El pescado, cocinado a la plancha y aderezado con un chorrito de limón y aceite. La carne semicruda, para acrecentar la vitalidad y energía. Algo hecha, pero no quemada. En el lado en un alto contenido de calorías. La mejor bebida es el agua, y en su defecto un zumo natural. El vino es un buen antioxidante. Una cena ligera compuesta por verdura y pescado a la plancha, y no será necesario esperar tanto tiempo antes de dormir. Si se basa simplemente en picar algo, puede que al paso de las horas nos encontremos con hambre y no podamos conciliar el sueño. Lo mismo ocurre con una cena excesivamente pesada, que nos producirá pesadillas nocturnas. Las grasas que consumamos en la cena se fijarán de forma permanente en el cuerpo. Tomar pasas o un par de dátiles, dejando que los frutos se disuelvan en la boca como un caramelo. Los ojos necesitan vitamina A, que está en las zanahorias y en el cordero, éste asado a la parrilla. La B1 yB2 ayudan a metabolizar los hidratos de carbono y las grasas. También en espárragos y en huevos. No debemos tirar nunca el agua de los espárragos enlatados. Vitamina C. Zumos naturales de frutas y tomates. Fósforo: leche y queso, pescado, huevos, mejor en tortilla o hervidos que fritos. En los frutos secos, especialmente las nueces, y en el cacao. Calcio: ayuda a conseguir una mayor concentración y a facilitar el funcionamiento de las células nerviosas. El hierro se encuentra en las lentejas, espinacas y alubias. Canaliza correctamente las energías creativas hacia el cerebro. Está en los huevos y en algunos moluscos, como los berberechos. También en la mayoría de los frutos. Recurrir a la química no es siempre aconsejable. Una nevera no puede impedir que al paso de los días los alimentos pierdan proteínas y vitaminas, así que hay que comer productos lo más frescos posible.

107 Comer de forma variada para obtener todo tipo de vitaminas y no caer en el error de la monotonía alimenticia. El bienestar minuto a minuto. Si se inicia mal el día, la jornada al paso de las horas se va convirtiendo en nefasta. Tenemos el derecho y la obligación de enfadarnos, pero hay que celebrar las cosas positivas, a pesar del disgusto anterior. Despertar bien. Movernos en un ambiente positivo con una actitud positiva. Que las prisas no sean las protagonistas: sin prisa pero sin pausa. Despertarse con un sonido que no sea estridente y que no interrumpa nuestros sueños de una forma brusca; mediante música o radio despertador. Alguna emisora que no nos despierte con un sobresalto que excite nuestro sistema nervioso. Disponer de dos radios, una para conciliar el sueño y otra para despertar. Hacerlo con un programa hablado implica sobresaltarse. No hay nada peor que despertarse y escuchar una tertulia acerca de los malos tratos, etc. Otro tanto sucede con las noticias; debemos procurar evitar despertarnos con emisoras dedicadas emitir boletines informativos. Es mejor recurrir a los programas musicales; que el volumen de emisión sea lo suficientemente alto, pero nunca estridente. Cuando suene el despertador, aprovecharemos unos segundos para darnos cuenta de que es hora de levantarnos. Siempre debemos calcular la hora en que precisamos despertarnos con un cierto rigor, estableciendo un tiempo para cada una de las acciones que llevaremos a cabo. Lo mejor es que la hora de abrir los ojos siempre sea la misma; la regularidad en el despertar obliga y acostumbra al cuerpo, programándolo para despabilarse prácticamente a la misma hora. Tras apagar el despertador, no es necesario que abramos los ojos de forma instantánea. Lo mejor será que los dejemos cerrados durante unos segundos, al tiempo que tomamos conciencia de que es hora de levantarse. Nada más despertar provocaremos un gran bostezo y nos daremos el gustazo de estirar todo el cuerpo al máximo, mientras permanecemos tumbados. Por espacio de un par de minutos, abriendo ya los ojos, no pensemos en nada y simplemente dedicarnos a repasar visualmente la alcoba. No conectar el chip automático pensando en el día que tenemos por delante; podemos aprovechar esos dos o tres minutos de carácter personal para realizar unos ejercicios con la cabeza que puedan desentumecer el cuello y espalda, bastando para ello que la oscilemos con fuerza pero lentamente a derecha e izquierda durante un minuto y luego hacia adelante y atrás. Encoger las piernas de manera que los pies toquen los glúteos, para luego soltarlos de golpe. Masajear ligeramente el rostro; presionar con la yema de los dedos los párpados, después realizar un masaje circular sobre los parietales y con las yemas de los dedos pulgares procederemos a masajear la cara con movimientos circulares. Lo mejor es tenerlo todo previsto y preparando. Que la temperatura de la habitación sea la adecuada, es decir, no excesivamente caliente ni fría; que el baño esté dispuesto con todo lo que se necesita, y la ropa que precisaremos esté seleccionada desde la noche anterior. Así aprovecharemos mejor el tiempo. Que la temperatura de la habitación donde dormimos sea equiparable a la del resto de la casa. Un correcto aseo matutino tiene mucha importancia y beberemos, totalmente en ayunas, uno o dos vasos de agua. Una melodía ayuda a mantener la alegría, especialmente si el día se presentó un poco tenso. Cantar nos ayudará a sentir nuestra voz y nos dará más fuerza y vitalidad que el mejor de los reconstituyentes. Podemos aprovechar cualquier momento del día para cantar, porque siempre nos pondrá de buen humor.

108 Mantener en todo momento una actitud positiva, aún ante las adversidades; todo pensamiento negativo se convierte en el gran cáncer que corroe al ser humano. No se trata de no tenerlos, sino de convertirlos en positivos; decirnos en voz alta la frase: “Hoy puede ser un gran día”. Debemos dejar a un lado cualquier reproche, tanto hacia nosotros como hacia los demás. Lo hecho, hecho está, y ahora no podemos cambiar la situación. Empezar un día con un reproche supone prolongarlo, al paso de las horas, con mal humor. No debemos obsesionarnos consultando continuamente la hora en el reloj. Si nos hemos programado el despertar, nada de esto ocurrirá. Las prisas sólo nos aportarán una tensión innecesaria; debemos ser positivos y dejar a un lado los obstáculos que se nos pongan en el camino. Toda persona, al levantarse, debería tener un esquema mental que la ayudase a superarse día a día. Cumplir una serie de objetivos cada día. Al despertarnos, pedir un deseo, y sonreír conscientemente por lo menos una vez al día. Siempre que sea posible, tener un encuentro agradable. Ser capaces de aprender algo nuevo. Resolver un pequeño asunto personal. Atender a una llamada o persona, sin sensación de pérdida de tiempo. Vivir la felicidad de estar vivo. Puede que, inconscientemente, aparezcan dudas; no debemos hacer caso. Debemos mirarnos a los ojos por lo menos un par de minutos y con ello bastará para sentirnos más vivos. Nos sentaremos cómodamente y respiraremos lentamente para ir relajándonos poco a poco. A continuación, llevaremos la mano derecha al corazón y sentiremos sus palpitaciones. Notaremos cómo late, cómo se mueve dentro de nosotros y tomaremos conciencia de que gracias al corazón estamos vivos. Podemos acompañar este ejercicio con frases como: Estoy vivo, y me espera un nuevo día que vivir intensamente. Esos ejercicios nos harán tomar conciencia de nosotros mismos. Tocarnos acariciándonos, como lo haríamos con nuestra pareja, establece mayores vínculos de amor y respeto hacia nuestra persona. Hemos olvidado tocarnos sin más, mientras que de niños lo hacíamos con mucha frecuencia. Tener una libreta en mano a primera hora; tener un propósito para el día de hoy y anotarlo. Recordar lo bueno que vivimos ayer, tomar nota de ello y meditar en ello. Los buenos recuerdos son una excelente base. Crear una conexión energética entre el acto de la evacuación y la eliminación del problema, traumas o malas influencias. Pensaremos en todo aquello que deseamos eliminar. Si en algún momento vienen pensamientos negativos, los contrarrestaremos con otros buenos que nos recuerden los éxitos obtenidos. Cada persona tiene un matiz que la hace única y diferente. Hacer lo posible para que el ambiente de nuestro hogar sea armonioso. Pactar con la mente, de manera que no nos envíe mensajes de todas las cosas que tenemos por hacer. Ni siquiera el ocio debe romper los momentos que nos dedicamos a nosotros mismos. Cada día recibimos buenas noticias: hoy ha sido un buen día. Cada día tiene una buena noticia, y hay que buscarla y encontrarla. Tener en mente que vamos a poder solucionar los problemas que nos acechen a lo largo del día. Romper la rutina cambiando las rutas habituales. Bajar del bus una parada antes y caminar, recorriendo nuevos lugares. El regalo personal es algo que puede ser muy gratificante. Hacérnoslo a nosotros mismos: un regalo personal puede ser una comida en un lugar que nos apetezca, un

109 paseo para ver aquello que hace tiempo ansiamos, o una revista: esos pequeños caprichos que todos tenemos y que nos permitimos menos de lo que debiéramos. Pensar positivamente en el día que nos espera; generar un organigrama de forma armónica y constructiva. Airear la casa. Lo importante será saber qué hacer. Debemos establecer una previsión de acciones. El ocio puede convertirse en una forma de pasarlo muy bien o de aburrirse terriblemente. A lo largo de nuestro día siempre debemos mantener una estructura de acción, programando las actividades laborales con las festivas. Es preciso que organicemos nuestra vida en torno a los tiempos y horarios. Pactar con nosotros mismos las obras personales: cómo organizar nuestra agenda, realizar llamadas a los amigos o familiares, efectuar visitas de índole personal, etc. No caeremos en el manido reproche de “no tengo tiempo”. Organizarse mediante el uso de una agenda o dietario. Por mucho que anotemos las acciones a realizar, si luego no las consultamos servirá de poco. Por ello debemos obligarnos a ser constantes en el uso de la agenda y no mirarla únicamente a primera hora de la mañana, sino con cierta regularidad durante todo el día. Cada vez que debamos incorporar un nuevo acto a nuestra vida, antes de darle una prioridad o establecer un día y hora para el mismo, consultar la agenda. Demos un margen de acción para cada una de las anotaciones de la agenda. Consistirá en no agolpar de forma exagerada las acciones a emprender. Debemos ser prudentes a la hora de marcar los tiempos, dejando márgenes en blanco hasta quince o veinte minutos entre cada acción. La ejecución de lo previsto en la agenda tampoco debe ser estricto o exacto. Aceptar, ya desde el momento de anotar algo, que no todo lo que ha sido escrito deba realizarse. Es evidente que intentaremos cumplir con todo lo que hemos escrito en ella, pero si en algún momento una llamada a una cita no puede llevarse a cabo, debemos aceptarlo como una parte más de las reglas del juego en lugar de crearnos un conflicto y acabar por decirnos: “es que nunca cumplo lo que digo”. Hemos de ser conscientes de que todo tiene un límite: una cosa es que no podamos efectuara un 10% de las acciones previstas para la jornada y otra muy diferente es que el 50% quede para otro día. Sólo la exigencia y el compromiso personal evitarán que se produzcan estas situaciones tan desagradables. Redactar una agenda no es tan fácil como podemos creer; debemos saber organizar nuestros tiempos, saber que no podemos hacer veinte cosas a la vez y que siempre tendremos que mantener un margen de error en todas las situaciones. Lo mejor es relajar la actividad. Esto sólo se logra cuando los tiempos han sido distribuidos de forma relajada y coherente. “Quien mucho abarca, poco aprieta”. Todos los tiempos de nuestra organización son sagrados, pero pueden romperse por imprevistos, gratos o no. Cuando acontece un imprevisto debemos efectuar una valoración de prioridades. No puede ser que una llamada telefónica o un encuentro desorganicen toda una mañana o una tarde; podemos aplazar el encuentro o la llamada para más adelante. Tomar nota de lo que queda pendiente; los asuntos pendientes deben estar marcados en rojo. Si cada vez que anulamos una llamada, encuentro o acción la subrayáramos en rojo, tendríamos en una lista de temas pendientes. Cada día debemos designar un tiempo para los asuntos pendientes. Un imperativo es una situación que bajo ningún concepto podemos dejar sin resolver. La mejor manera de afrontar los imperativos será dejar que formen parte de nuestra vida cotidiana, sin permitir nunca que un imperativo amargue la vida. Sin tensiones innecesarias y, lo más importante, no hay que cortarlo jamás de forma radical. Una forma de que moleste menos es ver su lado positivo y útil.

110 El error está en las culpas. La mejor forma de asumir una obligación es vivirla sin más. El compromiso no es una obligación, ni un imperativo, pero debe llevarse a cabo. Establecer un orden de prioridades en los compromisos, sin agobios ni tensiones innecesarias. Siempre es mejor no establecer un compromiso antes de que se convierta en una obligación. Una opción es aquello que puede realizarse o no sin que nadie salga perjudicado. Muchas veces sólo por quedar bien nos comprometemos con situaciones que no tenían por qué haber sucedido. Una de las palabras mágicas por excelencia para administrar mejor el tiempo es: Basta. Si vemos que el hecho de asumir más acciones puede perjudicar nuestra vida cotidiana, debemos negarnos a ellas. Decir basta es colgar a tiempo una llamada telefónica. Nunca debemos hacerlo de una forma grosera, impetuosa o negativa. Lo haremos con firmeza pero con una sonrisa en los labios. Debemos aprender a decir no. La negación no tiene que verse como un elemento negativo, sino como un arma a nuestra disposición. Recordemos que un no no es para siempre. A muchos les puede resulta difícil aceptar por respuesta una negativa, así que deberemos adornarla convenientemente. “No lo veo claro”, “no me apetece”. Lo mejor que podemos hacer es recordarle al interlocutor que ya le dimos la respuesta en otra ocasión y que no tenemos intención de cambiarla. Ponerle buena cara a la vida y afrontar todas las circunstancias con entusiasmo; poner buena cara no es decir amén a todo. Más vale ocuparnos que preocuparnos. Además, si sabemos que no podemos ocuparnos, nos desenteremos cuanto antes del problema. Si nos encontramos en un estado anímico bajo, no permitir que los demás nos influyan con sus propios problemas. Escuchemos a un pariente o a un amigo cuando nos cuente sus cuitas, pero recordando siempre que no es necesario que aportemos soluciones. Alejar de nuestra vida muchas personas cuyo único problema es que no tienen problemas. Es mejor ver una adversidad como algo pendiente de clarificar, que no tener la visión de algo contra lo que debemos luchar. No tomar partido ya desde el principio, sino a partir del momento en que nos hayamos hecho una composición de lugar y que hayamos podido pensar nuestra respuesta con tranquilidad. Debemos facilitar el diálogo aprendiendo a escuchar. Al teléfono, no debemos interrumpir. Nuestro interlocutor ha de notar que le prestamos atención. Organizarse el día para aprovechar mejor el tiempo y evitar los nervios. Pese a ello, una situación puede desbaratar todo. No perder la calma, respirar tres veces seguidas e intentar vivir la situación con normalidad. Eso nos dará tiempo para regular nuestras pulsaciones. Es preciso estar calmado y mantener un tono adecuado, cortés y seguro en todo momento. En la vida hay que hacer, al menos una vez al día, un alto en el camino. Se trata de nuestro minuto mágico. Debemos buscarlo en la intimidad, en la tranquilidad y el sosiego, y a ser posible cambiando de decorado o fuera del ambiente en que nos encontramos habitualmente. Nos asomaremos a la ventana, mientras dispersamos la

111 mente y profundizamos en la respiración. Anotar el momento feliz. Si cada vez que nos dan una noticia agradable lo recordamos como positivo, estaremos inculcando armonía y buenas vibraciones en nuestro interior. No llevar lastres de preocupaciones, temas pendientes etc. Llegar a la hora de las comidas sin ninguna preocupación. Para conseguirlo haremos un esfuerzo por distraernos. Evitar los lamentos. Cada vez que nos lamentamos estamos generando mayor carga negativa. Aprovechar el tiempo. Por ejemplo, en un transporte público podemos aprovechar para leer. Si tenemos que ir a comprar caminando, podemos hacerlo con alegría, con la cabeza alta, mirando los lugares por los que transitamos y simplemente disfrutando del paisaje o los escaparates de las tiendas ante las que pasamos. Cuando cantamos o tarareamos, estamos manifestando la energía y armonía que hay en nuestro interior . El reloj debería ser un utensilio y no un elemento imperativo recriminador. La administración del tiempo es algo muy valioso; pero si por lo que sea llegamos tarde o vemos que no vamos a estar a tiempo, debemos conformarnos con la situación, relajarnos, y de esta manera evitaremos tensiones innecesarias. Los adultos hemos perdido la capacidad de jugar; podemos establecer un gran número de juegos que nos servirán para distraernos. Plasmar en palabras lo que pensamos. Está demostrado que, sin caer en patología alguna, las personas que expresan ante sí mismas lo que sienten, padecen menos problemas emocionales que quienes callan todo cuanto piensan. Emitir un taco para uno mismo será ideal para descargar adrenalina. Conveniencia del bostezo y el estiramiento: ejercitarlos en cualquier hora del día. Una buena forma de tonificar los músculos será mediante el bostezo, estirando todo el cuerpo cada cierto tiempo. Más importante que el comer es el beber. Beber agua en ayunas por la mañana y algún que otro vaso durante el día. En los días de ocio corremos el riesgo de abandonarnos y dejar pasar las horas en una inactividad que, al finalizar la jornada, reportará la sensación de haber perdido todo el día. Debemos obligarnos, en la medida de lo posible, a cumplir los horarios, como haríamos en un día normal. Mejor será levantarnos a una hora prudente, mantener las comidas y obligarnos a realizar algún tipo de actividad. Indicarnos que durante las dos próximas horas no realizaremos ninguna actividad, pero que transcurrido dicho tiempo efectuaremos algunas. No debemos permitir que una visita inoportuna haga mella en nuestra vida. Debemos procurar que el tiempo esté ocupado en asuntos nuevos, que nos resulten gratos y atractivos: leer un buen libro, dar paseos sin prisas. Lo mejor que podemos hacer en todos los casos es tomar conciencia de haber finalizado una etapa del día, y de que tenemos que comenzar otra. Sea cual sea nuestra ocupación, debemos finalizarla dejando todo bien ordenado: guardar los papeles, los archivos del ordenador, dejar bien organizado el vestidor, depositar las herramientas en su sitio, etc. Si durante la jornada han acontecido hechos problemáticos, disgustos y situación en nefastas, ahora no será el mejor momento para solventar el error o solucionarlos. Lo ideal será archivarlos mentalmente, cambiando el chip y dejándolos para más

112 adelante. Siempre será mejor desconectar al máximo, airearnos, despejar la mente. Pasear despacio por zonas ajardinadas, caminar un poco o realizar alguna actividad complementaria que nos despeje de lo vivido durante las próximas horas. Lo peor que podemos hacer es tener prisa. Tenemos por delante una tercera parte del día que puede ser muy interesante, especialmente si sabemos organizarnos y disfrutarla. Es preciso planificar bien la tarde, viviendo de forma constructiva. Lo importante es darle nuevas actividades a nuestra mente y de esta forma generar expectativas, nuevas ilusiones y con ellas descargas endógenas saludables para el organismo. Programar una visita al vídeo club para alquilar aquella película que hace tiempo deseamos ver, o recordar las últimas páginas del interesante libro que nos espera junto al sillón. O quizá organizarnos mentalmente la ruta que seguiremos en la navegación por internet. En la medida de lo posible debemos mantener relaciones humanas. Si vivimos solos, un buen paseo aunque sea sólo por el barrio nos despejara del día vivido. El deporte siempre debe realizarse en sesiones continuadas, pero cortas. Es mejor dedicar media hora diaria que tres a la semana. Las personas que viven solas deberán relacionarse con algún tipo de amistad por lo menos dos o tres veces a la semana. No se trata de hablar para contar nuestras penas o temores, sino simplemente para mantener una comunicación positiva. Cada día en mayor medida, los psicólogos modernos recomiendan hablar en voz alta y con uno mismo. Se trata de romper el silencio de la casa, de retomar el contacto con uno mismo y repasar en voz alta temas en los que estábamos pensando, pero en silencio. Contarnos en voz alta alguna de las circunstancias vividas durante el día nos servirá para darnos cuenta de que ha habido aspectos positivos al margen de los negativos. Crear un buen ambiente que nos reciba al volver a casa. Ya sea mediante la correcta iluminación o la inclusión de una serie de aromas. La música es otro de los elementos que no deberían faltar. En una casa con música siempre hay un ambiente especial. Preparar una buena merienda. Un buen remedio para esta franja del día puede ser no hacer nada, pero con conciencia, al menos durante unos minutos. Descansar tranquilamente, sentados en un sillón y en silencio, sin hacer absolutamente nada. Ver la televisión ya es hacer algo, aunque sea una actividad pasiva. Hay muchas formas de no hacer nada; una de ellas, sentarse en un sofá con los pies estirados en alto, apoyados en un taburete. En ese instante cerraremos los ojos y dejaremos que la mente divague. Eso sí, es recomendable poner coto a la inactividad, por ejemplo un máximo de quince o veinte minutos. Lo mejor para gozar de bienestar será rememorar algún que otro tema agradable, o poner en práctica actividades que sean sosegadas, como leer, escuchar música, charlar, ver la televisión o navegar por internet; pero no acabemos trasnochando por culpa de engancharnos a la red. No estará de más que organicemos la ropa que nos tenemos que poner, la carpeta de estudio, etcétera. Un poco de relajación antes de dormir nunca viene mal. Un sistema para lograrla es escuchar un poco de música suave. Lo imprevisible son los hechos que van aconteciendo a lo largo del día y que no

113 esperábamos. No podemos permitir que los acontecimientos no superen. En la gran mayoría los casos, el simple hecho de mantener la calma, la serenidad y un buen ritmo respiratorio, será arma suficiente para vencer. Si sucede un hecho desagradable, lo primero que debemos hacer es dejar la mente en blanco unos segundos. Cuando vivimos una discusión o altercado, la respiración se altera, pero si somos capaces de regular el ritmo respiratorio, podemos funcionar mucho mejor. Esperar y contar hasta cinco suavemente. La mente tiende a anticiparse y crea elucubraciones que luego no son efectivas. En lugar de anticiparnos negativamente lo haremos de forma positiva y ganaremos en bienestar. Debemos pensar: ¿Qué puedo aprender de esta situación?, o: Veamos qué está pasando. O: Hasta que no se lleve a cabo no sabré cuál será el resultado. No debemos anticiparnos a las situaciones, pero es preciso que nos prepararemos para ellas. No debemos evadirnos nunca de la realidad y tenemos que procurar no dejar temas pendientes por resolver. Sea cual sea la situación, lo mejor es disponer de tiempo para ejecutarla. Cuando un hecho imprevisible surge, es preciso resolverlo en el mínimo tiempo posible. Ante las adversidades debemos procurar moderar tanto el tono del lenguaje como su contenido. Cuando gritamos, lo único que hacemos es perder la razón. El silencio puede ser una buena actitud frente a ciertas situaciones. Nos enfrentaremos a ellas de una forma clara y directa. Ir directos al grano es mejor que dar excusas o desarrollar largas introducciones al asunto. Todo puede decirse, siempre que se haga con elegancia y con una sonrisa en los labios. Siempre hay que dejar que el interlocutor se explique ampliamente. En lugar de decir: “hay que hacerlo así”, deberíamos indicar: “me gustaría que me ayudaras a hacerlo”. Cuando nos toca hablar con un prepotente deberemos tener muy claro qué vamos a decir, y sobre todo mantenernos inflexibles. El prepotente puede ser hasta grosero, y es preciso que nos preparamos para escuchar ciertas cosas que quizá no nos gusten y que no debemos tolerar. El prepotente nunca tiene la culpa de nada y todo es culpa de los demás. No tendrá ningún inconveniente en ser hiriente y hasta despreciativo. No debemos hacer caso de sus apreciaciones, no debemos responder a ellas cono otras, puesto que su grado de vanidad les capacita para devolvernos la pelota de forma acrecentada. La mejor forma de tratar con estas personas es minimizar los encuentros. Nos mostraremos fríos, distantes y actuaremos de una forma impersonal, como si todo ello no fuera con nosotros. En los encuentros con una víctima no tenemos nada que hacer. Podemos escuchar, asentir, hacer que se sienta reconfortada, pero poca cosa más. Como es evidente, no podremos detallar nuestro problema, puesto que los suyos serán siempre mayores. El pesado es un sordo en potencia, pero escucha lo que le interesa o lo que le causa mayor impacto. No valora su tiempo ni el de los demás, por ello debemos actuar con mucha prudencia si no queremos ver cómo transcurren las horas. Debemos evitar la reiteración y tenemos que tener claro cuando diremos basta. Debemos ser firmes. Cuando podemos elegir dónde queremos celebrar una reunión, encuentro o charla, tenemos mucho a favor. Será mejor tener todo el día por delante para digerir un mal momento, que

114 no sólo unas horas antes de ir a dormir. Si sabemos que una prenda de ropa, por su forma o color, nos resulta incómoda, es mejor que no nos la pongamos en situaciones adversas. Lo mejor es encontrarse lo más a gusto posible con la indumentaria. El bienestar mental pasa por tener las cosas claras y por no permitir que el miedo, la angustia a la inseguridad hagan mella en nuestras acciones: Alcanzando un estado de relajación previo. Sometiéndonos a una visualización de nos tranquilice. Saber terminar las cosas al tiempo. En una comida o cena procuraremos que nuestra alimentación sea moderada, decantándonos por ensaladas y pescados a la plancha, antes que por guisos. Debemos beber el máximo de agua. Distender la situación con alguna anécdota común y divertida. Si somos los anfitriones, evitaremos tomar partido. La comunicación telefónica: adoptaremos la posición más cómoda posible, estando dispuestos para cortarla de forma elegante, pero tajante. Efectuar la llamada en los momentos en los que sabemos que la otra persona deberá atendernos con cierta prisa. Lo imprevisible: por muy desagradable que sea la experiencia, debemos procurar que no afecte ni al resto de la jornada ni a nuestro estado emocional general. Es mejor pasar un par de minutos malos que una hora poniendo buena cara. Una vez superado este escollo, no nos cuestionaremos más el asunto. Con los imprevistos no podemos hacer nada más que intentar vivirlos lo más deprisa y cómodamente posible. En las llamadas telefónicas no gratas escuchar en silencio, realizando algún que otro sonido gutural. Una llamada de teléfono nos puede destrozar toda un apacible mañana. Lo descolgamos y, al otro lado, se presenta el problema. La conversación nos puede reportar angustias, temores, dudas y preocupaciones. Puede que nos toque hablar de temas espinosos. Cuando las cosas se ponen feas, adoptar una postura más relajada y separar un poco el micrófono de nuestros rostros; entonces ejecutaremos un par de respiraciones profundas. “Creo que éste no es un tema para abordarlo telefónicamente”. Debemos pensar ante todo en relajarnos y respirar con suavidad. El bienestar físico. Debemos hacer un alto en el camino, no hacer nada, simplemente respirar y mirar nuestro entorno sin más. Un tiempo de ocio debería servir para no hacer absolutamente nada. Incluso en el tiempo de ocio debemos ser capaces de parar y no hacer nada. Debemos descansar, levantarnos a estirar las piernas, asomarnos a la ventana y respirar un nuevo aire. Podemos incluso caminar por la casa y beber un poco de agua o zumo. Bostezar y estirarnos bien. Estirar las piernas, mover un poco los pies, hacer que los dedos se muevan dentro de los zapatos e incluso descalzarnos. Doblar las piernas y escuchar cómo crujen, mover adelante y atrás la espalda para poder distender las vértebras. Los ojos suelen fatigarse mucho; cerrarlos de cuando en cuando, efectuando un suave masaje rotatorio con la yema de los dedos. Un poco de cansancio en esta parte es suficiente como para crear molestos dolores de cabeza, tensión y perturbaciones emocionales.

115 Humedecernos la cara y lavarnos las manos con agua fresca un par de veces al día. Disponer de un tiempo personal y exclusivo en el que nada ni nadie nos moleste, simplemente fijar la vista en un punto, cerrar los ojos y abandonarnos a lo que nos rodea, preferentemente en silencio. Esto hará que alcancemos un alto grado de relajación y con ello la paz mental. Beber cuanto más mejor, pero siempre agua, no caer en el zumo cargado de azúcar. Si cada hora bebiésemos un vaso de agua, nos encontraríamos más limpios y sanos por dentro. Descalzarnos siempre que nos sea posible, y usar zapatillas. Debemos intentar vestirnos con prendas sueltas y holgadas para reducir la tensión. Hay una serie de actitudes mentales que deberíamos tener presentes cada día. Palabras como culpa, desastre, problema, negativo, dolor, fracaso, deberían desterrarse de nuestra mente. “Me siento bien, estoy disfrutando, qué bonito día hace hoy, qué temperatura más agradable”. Es imperativo que disfrutemos de todo lo que hacemos, decimos y logramos. La persona que se recuerda a sí misma los proyectos o buenos momentos que le esperan, lo grato que le ha sucedido, así como los pequeños placeres del día, lleva una vida mucho más feliz y plena. La excitación nos conduce a estados de rigidez muscular, alteración nerviosa y hasta a sufrir picores. Debemos intentar mantener una postura que sea cómoda y no permitir que nuestro cuerpo adopte posturas extrañas cuando trabajamos, comemos o paseamos. Otro de los motivos que pueden hacer aumentar la tensión es no orinar. El estado de nerviosismo puede llegar por no administrarnos bien el tiempo. La comida puede ser un remanso de paz, por lo que debemos aprovecharla. Es muy importante mantener a raya nuestras emociones negativas y actuar de una forma no limitada. Técnicas de relajación previas al sueño: muchas personas trasnochan y no respetan un ciclo de horarios. Otras se acuestan demasiado pronto. Acostarnos relajadamente, sin demasiado cansancio. Debemos reservar un tiempo prudencial entre el momento de finalizar la comida y el de acostarnos. Separar dichas actividades unos 90 minutos; ese tiempo puede reducirse un poco si la cena sido ligera, basada por ejemplo en ensalada y pescado a la plancha. Seleccionaremos una música agradable muy suave. Respirar profundamente un par de minutos. Incorporar la relajación de la mente. Darnos un buen baño o ducha. Podemos efectuarlo sólo de pies, con sal o bicarbonato. Todo cerrando los ojos y sometiéndonos a un poco de relajación mental. Olvidadar que debe dormirse, ya que cuanto más se piensa más cuesta. Leer un libro. Emplear la radio, que nos permitirá estar totalmente a oscuras y acabar dormidos al dejarnos llevar por su murmullo. Usar un aparato de los que se desconectan automáticamente; el volumen debe ser lo más bajo posible. La gran mayoría de los televisores pueden ser programados; observar las imágenes sin forzar la postura, y que el campo magnético no interefiera nuestro descanso. Lo menos recomendable es ver una película, ya que el hecho de seguir hasta ver su desenlace puede provocarnos

116 insomnio. Estirarnos al máximo de forma que brazos y piernas se relajen. Emitir una serie seguida de bostezos acompañados de respiraciones muy profundas y estiramiento de brazos. Podemos jugar a imaginar un paisaje, la orilla del mar. Debemos saber que la ingestión de pastillas no es recomendable sin prescripción médica. Será necesario rodearnos de un ambiente agradable. El sueño no sólo sirve para descansar, sino también para que el organismo se regule y la mente pueda reorganizar ficheros. Pero el sueño no se recupera. Descansar es dormir intensamente, de forma plácida, profunda y relajada. Ser metódicos a la hora de ir a dormir y levantarnos. En el fin de semana podemos tener cierta permisividad. Dormir entre seis y ocho horas en función de las ocupaciones que tengamos. Debemos acostarnos por lo menos unos veinte o treinta minutos antes; ese tiempo servirá para relajarnos. Debemos dormir en una habitación sin ruidos. Definir los mejores y peores lugares magnéticos y energéticos de una casa: o bien la cabeza o los pies estén orientados hacia el norte. Lo ideal sería que las conexiones de toma de corriente se encontrasen en los laterales de la cama, o al menos a un par de metros de distancia. Para dormir de forma plácida es mejor hacerlo mirando hacia arriba; esta postura favorece el proceso digestivo y el sueño relajado. Es la postura de la momia. Retomar por un momento la postura fetal. O bien, con las piernas completamente estiradas y unidas, colocar un pie sobre otro; cruzaremos las manos sobre el pecho de forma de las palmas queden directamente apoyadas en el plexo solar. Debemos concentrarnos en la respiración y sentir que la energía de nuestras manos se expande hacia el interior y luego hacia afuera. La mejor instrucción que podamos darle al cerebro es: “quiero relajarme”. “Voy a dormir intensamente”, “esta noche no deseo mucha actividad onírica. Dormiré hasta la hora de despertar”. Recordar algún hecho interesante o rememorar la lectura del último libro; no estar siempre mirando el reloj. Otro de los grandes errores: “Hoy voy a dormir poco”, o “sólo me quedan cinco horas para dormir”. Debemos recurrir al truco de pensar: “Dormiré intensamente. Qué bien, todavía puedo dormir una hora y media”. El mejor remedio si debemos salir de la cama es hacerlo rápidamente, sin abrir los ojos ni encender las luces. "DESPERTAR EN CUANTO OIGA EL DESPERTADOR". La siesta. Es el momento que se usa para dormir o descansar. Todos animales en uno u otro momento de la jornada se duermen, aunque sea por poco tiempo. Aprovechar los momentos de ociosidad para dormir. La siesta es casi obligatoria; paramos el reloj de lo cotidiano y echamos una cabezadita que sirve para que después sigamos en marcha con más fuerza. Disponer de quince o veinte minutos para dormir con tranquilidad. Estaremos recuperando parte de las energías perdidas. Lo mejor será que dudamos la siesta con un despertador cerca. Un mínimo de quince minutos y un máximo de treinta en un lugar aireado, tranquilo y cómodo, en la cama o en un sofá. Tenemos que abrigarnos bien; y estando sentado con las piernas en alto. Que hayan pasado al menos diez minutos desde el final de la comida. Si vemos que transcurridos unos minutos no nos hemos dormido, no debemos forzarnos a ello. No tenemos que dormir una siesta diariamente, será el cuerpo quien nos lo pida. Echarse la siesta en compañía de música de fondo, la radio un programa de televisión, con una iluminación tenue. Si la siesta no es posible, debemos sentarnos cómodamente, estirar las piernas y los pies, apoyar la espalda en

117 el respaldo y dejar que la vista vague sin prestar atención a nada. Así habremos descansado tanto como si hubiéramos dormido. Si somos bebedores de café, lo mejor será tomarlo después de la siesta, nunca antes. Cuidado interno. Añadiremos al vaso de agua un chorrito de limón, sin azúcar. El estómago y el aparato digestivo pueden limpiarse con el ayuno. Ayunar de cuando en cuando puede ser muy conveniente. Abandonar todo tipo de comida a favor de los zumos de frutas un día a la semana. No debemos ingerir menos de cinco litros de líquido que repartiremos entre zumos de manzanas, peras, naranja y agua. La mejor forma de que se nos pase la sed será tomando un zumo de limón diluido con agua. No ingerir alimentos agresivos y recurrir al pescado, la verdura y las ensaladas, desestimando los guisos. Un buen vaso de agua antes de empezar a comer nos ayudará a tener el estómago más lleno. En la casa, el airear debe ser constante. El dormitorio se carga de anhídrido carbónico por la noche. En los transportes públicos, en las épocas invernales confluye una amplia gama de virus. Intentaremos no abrir la boca más de lo necesario, tomando y expulsando el aire siempre por la nariz. SALIR AL CAMPO y allí, en plena naturaleza, efectuaremos intensos ejercicios respiratorios. Cambiaremos los filtros siempre que sea necesario y mantendremos libres de polvo las rejillas de los ventiladores. Cuando tenemos un problema los pulmones no funcionan correctamente. Lo mejor será destinar unos minutos al día para respirar correctamente. Este ejercicio puede ser muy beneficioso por la noche, especialmente antes de ir a dormir. Situados en el balcón o en la ventana nos relajaremos y comenzaremos a respirar. Poco a poco debemos ir centrando la atención en lo que estamos haciendo. Cuando llevemos dos o tres minutos respirando con normalidad nos concentraremos en el aire que entra y sale, percibiendo que cada vez que inhalamos cargamos los pulmones de salud y bienestar. Podemos permanecer con los ojos cerrados. Los traumas emocionales pueden afectar a diferentes órganos, y entre ellos los riñones. Nuestros riñones y el hígado son los dos filtros más importantes que tenemos. Purificarnos con la ayuda de zumos y mucha agua. Un poco de vino no vendrá mal; actúa como antioxidante, pero esto sólo se logra con un buen vino. Una cosa es beber un zumo recién exprimido de naranjas y otra tomar un refresco basado en frutas; la mayoría a los sumos envasados contienen altas cantidades de azúcar. Si pretendemos tener una vida más sana debemos empezar por usar el exprimidor. El agua es el mejor líquido que médicamente podemos administrar a nuestros riñones. Hay necesidad de beber agua. El cuerpo humano está formado en un setenta por ciento de líquidos, por tanto debemos ir renovándolos. Al menos dos litros de agua al día y nunca menos de uno; el agua limpia el organismo. Una buena orina debe ser clara y limpia y no desprender olores fuertes. No deberíamos de contener la orina; debemos orinar siempre antes de ir a dormir. No hacerlo puede representar pesadillas. La mejor manera de calmar los riñones será aplicándoles calor, ya sea con ayuda

118 de una manta eléctrica o a través de la ducha. Tomemos un vaso de agua lo más fría posible del grifo y nos concentraremos diciéndonos: “El agua que ahora tomaré limpiará mi cuerpo”. Beberemos todo el vaso de una vez. Antes de orinar nos concentraremos en que vamos a purificar nuestro cuerpo. Si un día hemos padecido un disgusto de índole espiritual o mental, al costarnos lo haremos boca abajo. Dar largos paseos nos ofrece muchísimas ventajas; quien mueve las piernas mueve el corazón. Con alegría, no como una obligación. Las obligaciones sólo nos aportan sentimientos de rencor, malhumor y sensación de pérdida de libertad. Si caminásemos al menos una hora al día, tendríamos una salud mejor. Cuando caminamos debemos respirar con tranquilidad. No es bueno que de la noche a la mañana decidamos efectuar un cambio brusco. Cinco minutos al día, por ejemplo mientras miramos la televisión, mover todos los dedos a la vez; cuando haya pasado un minuto ya estaremos cansados, pero no debemos desfallecer y seguiremos hasta el final. El mejor remedio para que el cuello se distienda será moviendo la cabeza. Levantarnos cada media hora. Hacer el ejercicio de la bicicleta: pedalear poco a poco durante unos minutos. El pedaleo debe ser muy lento, sin realizar esfuerzos y poco a poco. Hacer el pájaro en la cama: efectuaremos un ejercicio de respiración durante cinco minutos aproximadamente, inspirando y respirando con la máxima regularidad; después comenzaremos a agitar los brazos hacia arriba y hacia abajo como si de alas se tratase. Cada vez que inhalemos el aire subiremos los brazos, bajándolos con lo soltemos. Ungiremos la piel de todo el cuerpo con aceite de oliva. En un cuerpo sano las pieles muertas caen por sí solas y no precisan ser arrancadas. Tomar el sol con moderación y aplicarnos cremas protectoras. LA MEDITACIÓN Meditar no es más que conseguir un vacío interior, que nuestros pensamientos se acallen y que, tanto la memoria como el raciocinio, se vean beneficiados del purificador silencio. Debemos controlar la respiración. Vamos a ser capaces de obtener un control sobre nuestras emociones. Una correcta respiración también potenciará que dominemos nuestra vida. LA IMAGINACIÓN ES LA VARITA MÁGICA QUE NOS ABRIRÁ LA PUERTA DE LAS REALIZACIONES Y LOS LOGROS PERSONALES. La meditación es una actitud de aplicación profunda, concentrando toda la atención del pensamiento en la consideración de una cosa. La conciencia accede a un estado en donde no existe el tiempo ni el espacio. Nuestra identidad cobra un sentido distinto. Recurrir a un espacio lo más tranquilo posible, y asumir que con el tiempo podemos meditar en cualquier lugar. Procurar que el lugar sea siempre el mismo; la orientación ideal es el sureste. Elegiremos la primera hora de la mañana, mejor a la salida del sol. Es muy importante cumplir el tiempo de meditación que nos hayamos marcado, ya que con ello reforzaremos la autodisciplina. Recordemos la persistencia. Si alteramos la regla horaria, nuestra mente recurrirá a excusas con el fin de abandonar el ejercicio. ES MUY IMPORTANTE QUE EN EL ACTO DE MEDITAR NO SEAMOS INTERRUMPIDOS BAJO NINGÚN CONCEPTO.

119 La postura es importante, así como la inmovilidad. La espalda deberá permanecer recta; la cabeza erguida y la mirada hacia el frente, procurando que el mentón se halle perpendicular al cuerpo. Las manos deberán apoyarse sobre los muslos. Es sumamente importante que prestemos atención a la respiración. SON MUCHAS LAS PERSONAS QUE LOGRAN DESEMBARAZARSE DE SUS TEMORES CON LA MEDITACIÓN. Es básico que la respiración se realice una forma correcta, exclusivamente a través de la nariz. Hay que procurar la no-acción, y dejarse ir. LA IMAGINACIÓN. Sólo cuando nuestra imaginación vislumbre una acción, un deseo o un sentimiento, éstos podrán cobrar forma, convirtiéndose en realidad. Lo primero que tenemos que hacer es aprender a relajarnos, ya que la relajación es el mejor camino hacia el subconsciente. Si nuestra memoria flaquea, adquirir algún complejo vitamínico y recurrir a la técnica de la pizarra, imaginando visualmente una agenda.. Deberemos permanecer cómodamente sentados con los ojos cerrados. Nos imaginaremos una superficie blanca y diáfana y nos veremos anotando los datos que nos sea preciso recordar. CUANDO UN SUEÑO MUERE, TAMBIÉN MUERE UNA PARTE NOSOTROS. Hay que ser ambiciosos con nuestros sueños ya que de ellos pueden depender, en gran parte nuestras realizaciones. NO PODEMOS PERMITIRNOS DEJAR DE SOÑAR, NI DEJAR DE IMAGINAR. CUANDO LO HACEMOS, EMPEZAMOS A MORIR. Es muy importante de las formulaciones sean realistas y factibles, de forma progresiva, es decir siguiendo un lógico orden cronológico. Debemos permitir que el deseo fluya en nuestra mente. La relajación es una forma de ver y entender la vida con mayor sosiego y calma. Relajar los ojos con movimientos lentos en diversas direcciones. Podemos comenzar por hacer que los ojos miren hacia la derecha y luego hacia la izquierda para continuar con movimientos hacia arriba y abajo. Para evitar situaciones de mareo efectuaremos éste ejercicio con los ojos cerrados. Ante un síntoma de tensión muy fuerte lo primero que debemos hacer es sosegarnos, sentarnos y realizar un encogimiento general del cuerpo. Una de las partes más castigadas de nuestro cuerpo es la espalda. Inclinar suavemente la espalda hacia delante para luego, y sin detenernos, ir arqueándola hacia atrás durante dos o tres minutos. Estirar los brazos y llevarlos hacia atrás hasta lograr que nuestras manos se unan. Estirar nuevamente los brazos haciendo que la espalda se arquee un poco. Tras permanecer en esta posición unos treinta segundos soltaremos las manos, relajaremos los brazos y volveremos a repetirlo. Si el cuerpo se relaja también lo hace la mente, aunque de forma mucho más lenta. Debemos hacer que en nuestra mente aparezcan imágenes que sean relajantes, como la orilla del mar, un atardecer, la puesta del sol, un paisaje, etc. Debemos comenzar por respirar un par de veces profundamente y después visualizar una imagen evocadora. La nana nos tranquilizaba por su vibración hasta llegar a dormirnos. Es como un arrullo que logra relajar el cuerpo y la mente. Seleccionaremos una serie de

120 composiciones musicales que no resulten agradables. “Quiero respirar paz”, y realizar entre cinco y diez respiraciones muy profundas mientras mentalmente se dice: “Inspiro paz”. Ante un estado nervioso alarmante, debemos soplar de forma que el aire salga libremente, al tiempo que pensamos que lo que soltamos es el malhumor que llevamos encima. Cuando soltemos el aire lo haremos siempre por la boca. Si estamos pasando por un momento de gran excitación, sea positiva o negativa, debemos realizar una serie de inspiraciones muy profundas por la boca y exhalaciones por la nariz; este simple cambio de respiración nos permitirá cambiar la ansiedad por tranquilidad. Ante actividades preocupantes, nada mejor que un buen suspiro. El suspiro nos permite descargar la tensión emocional del momento. El bienestar emocional Respirar lentamente con profundidad, concentrando nuestra atención, dejando la mente libre. La emoción nos distancia y nos excluye. Por tanto, cuando sentimos una emoción no podemos sentir amor. La emoción tiene la característica de ser excluyente y por tanto nos aísla, dejándonos incapaces. Las emociones básicas que podamos sentir son: la rabia, el miedo, el odio, la cólera, la negación y la frustración. Mantener los ojos cerrados servirá para mejorar nuestra concentración. Una emoción libre dura muy poco tiempo, una emoción retenida o negada no se diluye. Al mantenernos concentrados en nuestra respiración mientras dura el episodio, estamos quedando al margen de él, con lo que conseguimos no implicarnos, y por lo tanto dejamos de actuar alterados. Una de las emociones básicas es el miedo. Si practicamos cada día un poco conseguiremos superar el miedo. Anotaremos cada vez que hemos sentido miedo y no ha pasado nada, y hemos sido conscientes de que era injustificado. Con ese truco conseguiremos desmitificar las cosas que nos hacen tener miedo y situarlas en su lugar. El primer paso será vencer el objetivo enfrentándonos a él. Una de las cosas que más miedo produce es pensar que los demás son superiores a nosotros socialmente, que saben más, que están por encima de nuestro nivel de formación, etc. La soledad es un sentimiento y no una situación personal. Podemos vivir solos y no sentir soledad. Debemos procurarnos a nosotros mismos todas aquellas actividades que necesitemos. Debemos procurar tener comunicación diaria con otras personas. Esto nos obliga a estar informados de la actualidad, leer el periódico, ver los informativos, escuchar la radio, etc. Salir diariamente, hacer pequeñas compras en las horas de mayor afluencia de público, ir siempre a las mismas tiendas para recibir un trato más personal y de confianza. Empezar por saludar a los vecinos, yendo a desayunar a una cafetería cercana, saludando primero. Leer los folletos que publican sobre el lugar en que vivimos e interesarnos por los arreglos o modificaciones. Asistir a las reuniones de vecinos, los actos públicos, de esta forma estaremos en contacto con personas cercanas a nuestra vida. Realizar actividades lúdicas colectivas: apuntarse una coral, participar con un grupo en actividades culturales, asistir a conciertos, bailes, etc. El aislamiento es un estado personal que nos impide comunicar nuestros sentimientos y también que lleguen a nosotros los sentimientos de los demás. Es un encerrarse en uno mismo y negarse a participar en los actos de la vida externa.

121 Debemos acostumbrarnos a saludar, dar las gracias, pedir perdón y utilizar fórmulas de cortesía con los desconocidos y con todas las personas que nos rodean. Tenemos que empezar a decir a los demás lo que sentimos de una forma sencilla y breve, por ejemplo: “Ahora me siento bien, me gusta estar a tu lado”. Averiguar qué es lo que ha provocado la alteración. Muchas veces no sabemos cuál ha sido la causa del trastorno. VIVIR EL PRESENTE. Como decía la madre Teresa de Calcuta: El día más bello es el día de hoy. No quedarnos anclados en el pasado ni vivir temerosos del futuro. Lo único que de verdad existe es el ahora. Debemos llevar a cabo algún tipo de actividad creativa que nos haga sentirnos orgullosos de nosotros mismos. La voluntad. Deberemos proyectar pocas cosas a la vez y saber utilizar el papel y lápiz. Sería interesante que llevásemos un pequeño diario. Posiblemente dispongamos de un sabroso menú de proyectos, pero si no los cocemos en el fuego de las realizaciones a través de la voluntad, no llegaremos a nada. Establezcamos los pasos necesarios para lograrlo. EL MIEDO A FRACASAR ES A MENUDO EL FRENO QUE NOS IMPOSIBILITA A LA HORA DE LLEVAR ADELANTE UN PROYECTO. Si partimos de lo negativo con sentimientos tales como: “no seré capaz”, estamos colapsando la acción. Si la actitud negativa se transforma en positiva, la mitad del éxito ya estará en nuestras manos. Es bueno aprender de las experiencias. Hacer cómplices a terceras personas de nuestros proyectos. EL PROCEDIMIENTO DE ENSAYO-ERROR VA UNIDO AL PROGRESO: es importante no dejarnos vencer por el sentimiento de fracaso. Rectificar sobre la marcha y seguir en pos de los objetivos fijados. Todos los caminos conducen a Roma. O, dicho de otra manera, nuestro objetivo sigue estando vigente y a la espera de que lo alcancemos. SI NO NOS ARRIESGAMOS, NUNCA ENCONTRAREMOS LA VERDADERA VÍA DEL ÉXITO. Una vez que hayamos tomado una decisión arremeteremos en pos de ella con valentía, sin pensar en otras alternativas. Agotar todas las posibilidades y no dispersar el esfuerzo. Es importante que establezcamos una lista de prioridades. Focalizaremos nuestra atención exclusivamente en la primera anotación, y hasta que no esté resuelta no pasaremos a la segunda. Muchos temas se irán resolviendo por sí solos. La acción es un ejercicio que se rige por la inercia y facilita la propia acción posterior. Antes de empezar la actividad cotidiana, escribiremos en una agenda nuestro objetivo del día. Cuando llegue la noche revisaremos dicha meta. Al día siguiente repetiremos, contando con la experiencia del error. La voluntad se forja con la constancia. Ejercitarla, educarla y domarla, está al alcance de la mano de todos. DEBEMOS HACER DE NUESTRA VIDA UN CONSTANTE APRENDIZAJE. No caer en el adocenamiento. Mientras nos planteamos ejecutar tal o cual proyecto, otra persona ya lo está llevando a cabo. EJERCITARSE EN ACCIONES CORTAS.

122 La mejor idea necesita proyectarse dentro del plano de las concreciones. Hay personas que saben capear mejor que otros las adversidades y circunstancias. La organización del trabajo pasa por tener una buena agenda. No confiemos en la memoria. La agenda debe acompañarnos a todas partes para ir anotando. No por ello tenemos que olvidar las cosas y dejar a un lado la capacidad de ejercitar la memoria. Una de las cosas que más tiempo nos hacen perder es el teléfono. En el trabajo debemos rodearnos de los objetos personales que nos hagan sentir cómodos. Uno de los grandes errores es tener la mesa de trabajo llena de papeles. Procurar un sitio para cada cosa y que cada cosa esté en su sitio. No estará de más llegar con diez minutos de antelación, lo que nos permitirá evitar cualquier tipo de estrés. EL MEJOR REMEDIO PARA ASUMIR UN CAMBIO ES ACTUAR COMO SI NO PASASE NADA Y SEGUIR TRABAJANDO. Una forma de proporcionarnos bienestar es celebrar los éxitos. Un éxito bien vale una fiesta. SEA CUAL FUERE EL RESULTADO FINAL, LO QUE DEBEMOS HACER ES COMENZAR A TRABAJAR DE NUEVO. Desestimar ciertas reuniones o actos que sabemos de antemano que nos van a disgustar o van a representar una auténtica pérdida de tiempo. Debemos saber decir NO. Hay que saber negarse cuando la situación lo requiera. LOS DEMÁS NO VAN A SOLUCIONAR NUESTROS PROBLEMAS, SEAN DE LA ÍNDOLE QUE SEAN. Hay que apreciar el tiempo destinado al difícil arte de no hacer nada sin sentirnos culpables. Una actividad meramente contemplativa. Rescatar del baúl de los recuerdos aquellas actividades de ocio que en un tiempo no fueron gratas. Reservar siempre un poco de tiempo para el ocio y además de reservarlo usarlo. Debemos tener presente el disfrute del tiempo libre. Para poder sacar todo el partido que se merece nuestro tiempo libre es imprescindible que nos organicemos. OCIO es el tiempo de que disponemos para hacer lo que más nos apetece sin que ello sea una obligación. El ocio de verdad es una forma de vivir mejor. El aire libre y el campo pueden ser una forma perfecta de acercarnos a la naturaleza; DEBERÍAMOS SALIR DE EXCURSIÓN AL MENOS UNA VEZ A LA SEMANA. No se trata de alcanzar distancias muy lejanas; sólo debemos establecer una ruta, preferentemente en tren. La excursión puede dirigirse a cualquier parque natural o recinto aireado. Si vamos de excursión, vamos a efectuar una cura de salud. Una visita en días alternativos a los jardines y parques de nuestra ciudad, acompañados de un buen libro. Comenzaremos por pasear un poco, observaremos los árboles y plantas y finalmente buscaremos un buen banco en el que sentarnos a tomar el sol, leer o escuchar música. Acercarnos a algún estanque, pasar unas horas paseando en barca. Ir a un zoo y destinar todo un día a pasear por sus instalaciones. En verano nos podemos regalar con el paseo un buen helado, un zumo o refresco en la terraza de un bar. Si es invierno podemos confortarnos con una bebida caliente. Un día podemos ir a conocer calles o barrios que aún no habíamos visitado. Otro

123 día podemos confeccionar una ruta por los monumentos más importantes. Y cómo no, si nuestra ciudad tiene museos, también debemos verlos. Pensemos que si caminamos hasta llegar al museo, veremos un montón de cosas que nos entretendrán y distraerán, y después el museo será la recompensa final del paseo. Contemplar un estanque con peces o pacos. Debemos aprender a disfrutar de él, mirarlo y relajarnos con su visión. Leer, jugar, ver la televisión de forma constructiva, revisar álbumes de fotografías. Hacer fotografías obliga a fijarse en nuevos paisajes y entornos. Organizar fotografías en sus álbumes correspondientes. La gimnasia logra un bienestar complementario para nuestro cuerpo. Escuchar música y dejarnos llevar por ella. Vayamos al cine; vaciaremos la mente y nos sumergiremos en el film. Seguro que al salir habremos experimentado placer, disfrutando del séptimo arte. ¿Cuánto tiempo hace que nos regalamos el placer de una buena copa? Labores que podemos llevar a cabo en un día no laboral: actualizar todo lo que esté pendiente en la casa y poner la agenda al día. Mantener las relaciones. Algunas personas han quedado olvidadas por falta de tiempo. No se trata de pasar la tarde del sábado colgados del teléfono, pero sí de utilizar este medio de comunicación para mantener contacto con los demás. Al paso de los días, las cosas misteriosamente cambian de lugar. Para evitarlo nada mejor que un repaso el fin de semana. Debemos actuar con gusto por lo que hacemos. Podemos ir a la biblioteca y mirar algunos libros que hace años que compramos y ya no consultamos, hojear sus páginas, quizá releer alguno o ver qué lecturas tenemos pendientes. Además, procederemos a comprobar que el orden es el correcto. Esto mismo podemos hacer con la música o las cintas de vídeo. ¿ESTOY SEGURA DE SABER LA MÚSICA QUE TENGO, SÉ EXACTAMENTE QUÉ PELÍCULAS TENGO COMPRADAS O GRABADAS? Estas actividades, además de producirnos entretenimiento y distracción, si las efectuamos a menudo no servirán para que el día de mañana, cuando vayamos a buscar un libro, disco o video, lo encontremos con mayor facilidad. Podemos volar como águilas sobre el problema para ver si somos capaces de apreciar otra realidad, teniendo más perspectiva sobre el mismo. El ejercicio será más fácil de realizar imaginando que somos un pájaro. Reflexionar en un estado de relajación y averiguar qué carencias y problemas afectan a nuestro cuerpo. Tumbarnos y relajarnos. Arreglemos esos cajones que tenemos manifiestamente olvidados, organicemos en nuestra casa una reunión de amigos. Saber cuál es el aroma que se ajusta mejor a nuestra personalidad y estilo de vida. El aroma nunca nos tiene que preceder, debiendo aspirarse en las distancias cortas. Aplicarlo en las sienes, la zona del cuello donde se ubica la yugular, los pulsos de las muñecas, etc. Un perfume es como una joya preciosa; no luciremos un collar de brillantes si nos hemos puesto un chándal, reservaremos el disfrute de los perfumes muy ricos y selectos para las ocasiones especiales. Acompañadas por un arreglo de la persona muy especial y por una indumentaria adecuada. Más vale que seamos parcos en la utilización de un perfume. La acción de bañarse es una de las más simples y relajantes que existen. Llenaremos la bañera por completo con agua todo lo caliente que podamos soportarla,

124 en la que habremos derramado unas gotas de nuestro perfume personal. Completamente desnudos, nos pondremos delante de un espejo de buen tamaño y observaremos nuestro cuerpo al completo. Iremos analizando con la mirada todos y cada uno de los rasgos; acariciaremos todas y cada una de las imperfecciones en forma de arrugas, cicatrices, manchas, etc. Optar por un paseo en metro y autobús. Tomar una línea cualquiera de dichos transportes públicos y darnos un baño de humanidad, observando a los compañeros de viaje, fijándose en el tipo de gente que sube en cada una de las estaciones. Subir a un tren de cercanías para cómodamente ver cómo el paisaje atraviesa el horizonte. No nos privemos del impulso de bajar en cualquier estación y darnos un paseo por el pueblo, localizar una agradable terraza y tomarnos un refresco o un café. Comprobaremos así que el concepto tiempo es distinto según la ubicación geográfica en que transcurra. Visitar la tienda de un anticuario. No salir a hacer la compra y contar exclusivamente con los elementos comestibles de que disponemos en la nevera. *** ALIMENTOS PROHIBIDOS: Grasas animales, azúcar, bollería, refrescos azucarados. Tomar aceite de oliva, mejor sin refinar. QUE NO FALTE... PROTEÍNAS: Carnes, pescados, mariscos, huevos, leche, frutos secos, legumbres. CALCIO: Leche, yogur, frutos secos, frutas frescas, verduras, ensaladas. HIERRO: Lentejas, espinacas, cebollas, guisantes frescos, alcachofas. FÓSFORO: Pescados, mariscos, huevos, leche, legumbres. VITAMINAS A: Hígado, pescado azul, yema de huevo, leche, zanahorias, espinacas, tomate. B1: Pescado, pan integral. B2: Hígado, huevos, leche, pescado, cacao. B3: Hígado, carne, pescado, pan integral. B5: Hígado, huevos, carne, champiñón. B6: Hígado, carne, pescado, pan integral. B8: Hígado, huevos, carne, cacao, coliflor, pan integral. C: Naranja, tomates, kiwis, limón, frutas y verduras. D: Leche, yema de huevo, pescado azul. TABLA DE INDICES GLUCÉMICOS ELEVADO: Maltosa (ceveza) 110 Patatas fritas o cocidas Miel Pan de molde (blanco) Zanahorias cocidas Sandía, melón, plátano, Azúcar Arroz Barritas de chocolate Pastas Colas Galletas 75 70 70 70 70 70 70

95 85 85 85 uvas

125 Maíz Remolacha Dulces F. tropicales (chirimoyas... 70 65 65 )60

BAJO: Verduras en conserva 50 Guisantes frescos 40 Zumo de frutas fresco 40 Pan integral (tostado) 40 Higos, orejones 35 Zanahorias crudas 30 Productos lácteos desnatados 30 Frutas frescas 30 Verduras frescas 30 Mermelada sin azúcar 22 Cacao 22 Cacahuetes 15 Lechuga,tomate,ajo, cebolla... <15

126

CÓMO GANAR UNA HORA EXTRA CADA DÍA

Empiece por los resultados que desea alcanzar, por el fin de la tarea, y pregúntese luego qué tendrá que hacer para llegar hasta ahí. El temor a no lograr la perfección inmediata es causa común para aplazar las cosas. Hágalo lo mejor que pueda desde el principio, bien entendido que más tarde introducirá mejoras. Al saber que habrá una o más revisiones, progresará con mucha más velocidad y confianza. No haga nada durante quince minutos: se sentirá muy incómodo, y finalmente se pondrá a trabajar. Introduzca en su rutina un cambio definitivo, e incluso radical. No permita excepción ninguna a su nuevo hábito. Empiece inmediatamente. Cada semana, reduzca sustancialmente algo que le haga perder tiempo. Sígale la pista a aquellas cosas que le hagan perder tiempo. Puede utilizar un espacio separado para variar la rutina y aliviar la fatiga que a menudo afecta al que se ve obligado a permanecer en una mesa. Es un hecho que algunas personas son incapaces de trabajar en un ambiente de grupo sin crear una conversación inútil. Eso produce una gran pérdida de tiempo. La mesa de despacho ante la que se sienta, es lo más importante. El individuo que da la bienvenida a todo aquel que desea pasar por su despacho, sólo recibe mucho de una cosa: conversación. Desarrollar formas no ofensivas de protegerse de las visitas. Trace una línea y aténgase a ella. Evidentemente, nadie se ve libre por completo de una emergencia inesperada. Anotar en su diario, durante una o dos semanas, las interrupciones que ha tenido y los minutos empleados: Evite interrumpirse a sí mismo de forma subconsciente porque se sienta realmente aburrido con lo que está haciendo. Tenga preparada una libreta de notas. Disponer de tiempo para leer, constituye un aspecto vital de todo ahorro de tiempo. LEA MIENTRAS ESPERA. MIENTRAS VIAJE. LEA DE 15 A 30 MINUTOS ANTES DE DORMIR. CINCO MINUTOS ACÁ Y CINCO ALLÁ = UNA HORA DIARIA. No leer libros importantes podría ser un error grave y caro. Señale con toda libertad. Concéntrese en las primeras frases. Es posible que sólo necesite unas gafas nuevas. La creatividad es como un músculo: se debilita con la pereza y se fortalece con el uso constante.

127 RELÁJESE MIENTRAS ESPERA. Cierre los ojos, e incluso dé una cabezadita. (Incluso apoyándose en la pared, o de pie manteniendo el equilibrio) Así aumentará su productividad. Manténgase en forma. Ofrézcase recompensas. Una vez metido en la cama, relaje los músculos de los brazos, piernas, tronco y cuello. El ejercicio diario producirá más descanso en menos horas. Una vez en la cama, no trabaje ni vea la televisión. Al menos seis horas antes de acostarse, no tome cafeína. Una pequeña siesta equivale a tres horas de descanso nocturno (diez a quince minutos) Vale la pena pagar un servicio externo si eso la alivia de la necesidad de realizar ese trabajo. Si confeccionara usted una lista completa de las cosas que le gustaría hacer, descubriría que puede disfrutar de muchas de ellas ahora mismo, con el tiempo ahorrado en esta misma semana, a la semana que viene y en los meses que tiene por delante. Cuanto más completa y detallada sea la lista, más horas ganará. A algunos les parecerá que ya son demasiado mayores para cambiar. Pero nunca es demasiado tarde para empezar a ganar tiempo. ***

128

LAS MEJORES TÉCNICAS DE ESTUDIO

El verdadero triunfador no se compara con los demás, sólo mantiene un reto personal consigo mismo, tratando de ser cada vez un poco más constante, responsable y eficaz, para constatar que “hace camino” a buen ritmo hacia el objetivo marcado. “Cualquier fracaso siempre es un paso hacia el éxito”, y en lugar de perder un tiempo precioso en lamentaciones inútiles, lo mejor es aprovechar ese tiempo en corregir el error e intentarlo de nuevo cuantas veces sea necesario... Sólo nos separa del éxito el empleo de técnicas eficaces, la tenacidad y la perseverancia. “Los fracasos ofrecen una información valiosa respecto de dónde no hay que ir la próxima vez, son guías útiles, no señales de rendición”. I.S. Casasola. La voluntad constituyente consiste en la repetición constante de actos positivos que exigen esfuerzo. Poco a poco, se logra la auténtica fuerza de voluntad que nos permite disfrutar de lo que antes nos costaba tanto trabajo. 1. - Formula tus propósitos de forma positiva... Di sencillamente: “Lo hago ahora”. 2. - Fíjate objetivos medibles, observables. Haz un registro gráfico de los éxitos obtenidos (autoobservación), y que otras personas te evalúen (heteroobservación). 3. - Que lo que te propongas sea algo posible y te permita tener algún éxito pronto. 4. - Márcate un límite máximo de tiempo. 5. - Saber que eres el único responsable. No “eches balones fuera”, ni culpes a los demás. 6. - Vuelve a tus experiencias del pasado y averigua cómo, cuándo y por qué se vinieron abajo tus buenos propósitos. 7. - Ponte como ejemplo personas de fuerte voluntad. Acércate a alguien que te arrastre a ser responsable, y que te contagie su voluntad. 8. - Haz algo por la simple razón de que no te gusta, algo que prefieras no hacer. 9. - Resume en una frase breve, pero clara y expresiva, el compromiso adoptado. Escríbelo en una cartulina que pondrás en sitio bien visible. 10. - Prémiate, felicítate, y date recompensas. Trata de disfrutar con lo que haces y forma sensaciones agradables de alegría, contento y esperanza con aquello que pretendes lograr. Botiquín psicológico de urgencia. 1. - Olvida para siempre la palabra “fracaso”. 2. - Aprende a “ver en la oscuridad”: siempre, hasta en los peores momentos, hay otras alternativas y salidas. 3. - Elige directamente el éxito, no admitas como cosa definitiva el fracaso. 4. - Sólo tú llevas los mandos de tu propia vida. 5. - Convierte tu vocación en vacación. (Mark Twain) 6. - Pon en práctica la cooperación creativa. Pide la cooperación de otros.

129 7. - Cuídate y autorrenuévate constantemente. Haz una vida sana y equilibrada (física, social, mental, emocional y espiritual). El día a día durante años conducirá al éxito en cualquier cosa que te propongas. El futuro está en tus manos. ***

130

CODEPENDENCIA. A veces nos sentimos responsables por el mundo entero, pero nos negamos a conducir nuestras propias vidas. Simples cascarones, corriendo siempre alocadamente de una actividad a otra. Vivimos obsesionados con otras personas. Podemos ver el interior de los demás con tal precisión que somos incapaces de vernos a nosotros mismos. Tratamos de controlar a todo y a todos, salvo a nosotros mismos. La mayor parte de mi tiempo lo pasaba yo preocupada por otros. Era incapaz de decir no, aunque mi vida dependiera de ello. Conocí personas hostiles, que habían sido tan lastimadas que la hostilidad era su única defensa para evitar ser aplastadas de nuevo. Gente tan absorbida por los problemas de otros que no tenían tiempo de identificar ni de resolver los suyos. He aprendido que nunca aprenderé todo lo que se puede saber. Tu codependencia se ha convertido en un problema tuyo. Y el responsable de resolver tus problemas eres tú. Todos somos codependientes en cierta medida: gente relacionada con personas emocional o mentalmente desequilibradas. El común denominador es tener una relación con personas perturbadas, necesitadas o dependientes. Codependiente es aquél que ha permitido que el comportamiento de otra persona le afecte. La otra persona puede ser un niño, una hermana, la madre. Estas personas pueden ser personas normales que de vez en cuando experimentan sentimientos de tristeza. Pero la clave está en nosotros mismos, en el modo en que hemos permitido que la conducta de otra persona nos afecte. En los sentimientos de culpabilidad. La codependencia no es una enfermedad, sino una reacción normal hacia gente anormales. Las conductas codependientes, como muchas conductas autodestructivas, se llegan a volver habituales. Repetimos los hábitos sin pensarlo. De este modo cobran vida propia. Algunas conductas las hemos aprendido a causa de la interpretación que hemos hecho de la religión. Podemos aprender a hacer las cosas de un modo distinto. Podemos cambiar. Los codependientes pueden: Querer ser y sentirse responsables de otras personas. Sentirse obligados, casi forzados, a ayudar a esa persona. Echar a otros la culpa del estado en que se encuentran. Tienden a sentirse culpables por gastar dinero en ellos mismos o por hacer cosas innecesarias o divertidas para sí mismos. Tienen pánico a cometer errores. Esperan de sí mismos hacerlo todo perfectamente.

131 Tienen una gran cantidad de "yo debería". Sienten mucha culpabilidad. Se sienten incapaces de dejar de pensar y de preocuparse por otras personas y por los problemas de éstas. Se sienten controlados por los sucesos y por las gentes. El desapego no es alejarnos de la persona que nos importa, sino de la agonía de la preocupación. Al principio puede darnos miedo, pero al final será lo mejor para todos los involucrados. El desapego no es un alejamiento frío, sino liberarnos y apartarnos de una persona o de un problema, con amor. Está basado en que cada uno es responsable de sí mismo, y no podemos resolver los problemas que no nos corresponden a nosotros. Preocuparnos no soluciona nada. Adoptemos la política de no meter las manos en las responsabilidades de otras personas, y en lugar de ello atender a las nuestras. Si los demás se han creado algunos líos, permitamos que afronten las consecuencias. Dejemos que los demás sean como son. Vivir nuestras propias vidas lo mejor que podamos. Dejemos de tratar de cambiar aquello que no podemos cambiar. Tratemos de vivir felices, centrándonos en lo que la vida tiene de bueno y sintiéndonos agradecidos por ello. El hecho de aprovechar al máximo lo que tenemos, lo multiplica. Vivir el momento presente, vivir aquí y ahora. Dejemos que la vida ocurra en lugar de tratar de controlarla. Renunciemos a sentir remordimientos por el pasado y miedo por el futuro. Saquemos de cada día el máximo jugo posible. Requiere fe en nosotros mismos, en Dios, en el orden natural y en el destino de las cosas de este mundo. Creamos que cada momento es justo y apropiado. Concedámosnos la libertad de disfrutar de la vida. Confiemos en que todo está bien a pesar de los conflictos. En que alguien más grande que nosotros sabe, ha ordenado y se preocupa de lo que está ocurriendo. Ese alguien puede hacer mucho más que nosotros para resolver el problema; así, tratemos de no entorpecer su camino y de dejar que lo haga. A su debido tiempo sabremos que todo está bien, pues veremos cómo las cosas más extrañas y dolorosas se solucionan de la mejor manera y en beneficio de todos. Mantener una saludable neutralidad. Las recompensas del desapego son grandiosas: serenidad, una profunda sensación de paz, pues cada uno atiende a sus propios asuntos. Si no te puedes desapegar con amor, es preferible desapegarte con enfado que permanecer apegado. Relájate. Descansa. Respira profundamente. Céntrate en ti. Impórtate. Todo es como debe seguir como tiene que ser. Todo va a salir bien, mejor de lo que piensas salir. La manera más segura de volvernos locos es involucrarnos en los asuntos de los demás, y la manera más rápida de volver a estar sanos y felices es atender nuestros propios asuntos. Soy responsable de atender mi bienestar espiritual, emocional, físico y económico. Soy responsable de identificar mis necesidades y satisfacerlas. De fijar mis metas y de

132 cumplirlas. Responsable de cómo disfruto de la vida, de la cantidad de placer que hallo las actividades cotidianas. Toda mi persona, todo aspecto de mi ser, es importante. No merezco ni toleraré el abuso. Tengo derechos y mi responsabilidad es reclamar esos derechos. Es locura castigarnos por lo que pensamos, sentimos y deseamos. Debemos ser compasivos con nosotros mismos. Tal vez necesitemos desacelerarnos, tomarnos un día de descanso. Hacer ejercicio o dormir la siesta. Podemos necesitar estar solos. Darnos algo divertido: una golosina, una noche en el teatro, un viaje a las Bahamas. En ocasiones, darnos lo que necesitamos es trabajar. Tal vez necesitemos leer un libro de meditación que nos inspire. Convertirnos en nuestro confidente, nuestro consejero espiritual, nuestro compañero, nuestro mejor amigo y nuestro cuidador: vivir nuestra propia vida. Si nos escuchamos a nosotros mismos o a nuestro poder superior, no nos equivocaremos. Necesitamos fé suficiente para seguir con nuestra vida y necesitamos hacer algo cada día, por pequeño que sea, para seguir avanzando hacia adelante. Nos perdonaremos a nosotros mismos cuando cometamos errores y nos felicitaremos cuando hagamos bien las cosas. No nos sintamos mal cuando hacemos algunas cosas regular y otras de un modo mediocre, pues eso es también parte de la vida. Nos tomaremos en serio, pero no demasiado. Ten un romance contigo mismo. Una de mis maneras favoritas de autotorturarme tiene que ver con el dilema entre hacer una cosa u otra. Tomo la decisión de hacer primero una de ellas. Luego me digo que debería estar haciendo la otra cosa. Muchos de nosotros creemos que todo lo que hemos hecho es un error. Podemos encontrar formas interminables de autotortura: comer en exceso, descuidar nuestro aspecto, compararnos con los demás, competir con los demás, escarbar en recuerdos dolorosos. Nosotros somos lo más grande que alguna vez nos pueda suceder, no somos un error. Podemos dejarnos en paz. La gente superior es igual que nosotros: han seguido adelante, han desarrollado sus dones y sus talentos y se han fijado metas. Simplemente, hagamos lo mejor posible cualquier cosa que la vida nos presente. Debemos ser compasivos y amables con nosotros mismos. Suprimir los sentimientos de culpa. Si debemos estar haciendo algo, hagámoslo. Cada vez será más fácil. Dios sabe que hicimos las cosas lo mejor que pudimos, aunque las hayamos hecho mal. No tenemos por qué sentirnos culpables. Empecemos por donde estamos ahora. Desarrollemos nuestros dones y nuestros talentos. Confiemos en nosotros mismos. Esta es nuestra llave hacia el mundo: estar enamorados de nuestra vida, de nuestras posibilidades, del proceso de descubrimiento y de exploración de nuestras potencialidades humanas. Practicar el egoísmo en el sentido más elevado, más noble y menos comprendido de esa palabra. Y esto exige una enorme independencia, valor e integridad. Alimentemos nuestra mente con pensamientos sanos. Dediquémonos a actividades que eleven nuestros pensamientos y nos den una carga positiva. Leamos un libro de meditación por las mañanas. Leamos periódicos, veamos documentales, leamos libros y aprendamos cosas nuevas. Interesémonos en el mundo que nos rodea. Aprendamos algo nuevo. Todo ayudará a establecer las propias metas.

133 Realizo proyectos importantes. Cambio. Conozco gente nueva. Encuentro lugares interesantes. Los sueños se convierten en realidad. No hay nada en el mundo como ir donde uno quiere ir, lograr lo que queremos, solucionar un problema o hacer algo que siempre quisimos hacer. Las metas son divertidas. Generan interés y entusiasmo por la vida. Cuando fijas una meta deseada y decides trabajar para lograrla, la energía se incrementa, se multiplica. Las metas curan el aburrimiento. Las metas curan incluso muchas enfermedades. En el hecho de establecer metas y escribirlas hay algo mágico. Ello pone en movimiento una poderosa fuerza psicológica, espiritual y emocional. Cuando te permites obsesionarte con una meta, recibes el poder físico, la energía y el entusiasmo que necesitas para lograrla. Recibes los instrumentos automáticos que necesitas para ir derecho hacia tu objetivo. ¿Qué deseamos que suceda en nuestras vidas, esta semana, este mes, este año, dentro de cinco años? No nos limitemos. Vayamos por todo. Todo lo que queremos y todo lo que necesitamos. Escribamos nuestras metas en un papel. Nos ayuda a dirigir nuestra energía y a estar en contacto con nuestro poder superior. Digámosle a Dios que ésas son las cosas en las que estamos interesados, pidámosle su ayuda, y luego sometámosnos humildemente. Esto se llama: hágase tu voluntad y no la mía. Hagamos lo que podamos, paso a paso. Dentro de las 24 horas de cada día, hagamos lo que parezca adecuado y apropiado. Hagamos la voluntad de Dios ese día. Hagamos lo que la inspiración nos dicte. Hagamos lo que se nos presente y sea necesario hacer, en paz y con fe. De esta forma puede suceder y suceden cosas maravillosas. Probarlo. Tenemos que hacer nuestra parte. Haciendo una sola cosa a la vez. Si es el momento de hacer algo, lo sabremos. Si es el momento de que suceda algo, sucederá. Confiemos en nosotros mismos y en Dios. No fijar las metas anuales al principio de cada año. Escribir todas las cosas que quiero y necesito lograr diaria, semanal o mensualmente. Esperar puede ser muy poderoso. Las cosas ocurren cuando llega su momento; cuando estamos listos, cuando Dios está listo, cuando el mundo está listo. Déjalas. Despreocupa té. Pero mantén la sentó lista. Necesitamos fijarnos metas. Escribirlas sobre una hoja de papel. Estamos aquí para vivir mientras estemos vivos, y cada uno de nosotros tiene una vida que vivir.

134

APROVECHAR MEJOR EL TIEMPO

Imagínate que existe un banco, que cada mañana acredita en tu cuenta la suma de 86,400. No arrastra tu saldo día a día. Cada noche borra cualquier cantidad que no usaste durante el día. ¿Que harías? ¡Retirar hasta el último centavo, por supuesto! Cada uno de nosotros, tiene ese banco. Su nombre es tiempo. Cada mañana, este banco te acredita 86,400 segundos. Cada noche, borra cualquier cantidad de ese crédito que no has invertido en un buen propósito. Este banco no arrastra saldos, ni permite sobregiros. Cada día te abre una nueva cuenta. Cada noche elimina los saldos del día. Si no usas tus depósitos, la perdida es tuya. No se puede dar marcha atrás. No existen los giros a cuenta del depósito de mañana. Debes vivir en el presente con los depósitos de hoy..... ver todo el temario ¿Cómo aprovechar el tiempo al máximo? Normalmente vivimos como millonarios del tiempo, ya que no sabemos cuidarlo ni aprovecharlo; pero el tiempo es vida, y no sabemos cuánta nos queda. Ajustar el horario en función a nuestros niveles de energía. Si somos de las personas que tienen más energía durante la mañana, por ejemplo, podemos planificar las actividades más importantes a esa hora. Mejore un 10% en todas las áreas de su vida: Gane un 10% más de energía. - Cuide su salud, haga ejercicio, estírese. - Evite grandes comidas al mediodía. -Tome mucha agua u otros líquidos todo el día. -No beba mucho alcohol. -Tome vitaminas. -Tome siestas cortas y acuéstese temprano - Piense un 10% más rápido, en 9 pasos: “Pregúntele a la almohada”. Forme equipos con otras personas. Déle oportunidad a las nuevas ideas. Hay cuatro aspectos de nosotros en los que necesitamos progresar; estos son: Salud: Un cuerpo sano en una mente sana. Habilidades: Mentales, técnicas, sociales, artísticas. Acción: Solucionar las cosas. Necesita salud si quiere llegar a ser hábil, o a resolver las cosas. Organizarse a sí mismo exige que usted decida si se estanca o intenta cambiar: 1. Clarificar objetivos o intenciones 2. Adoptar resoluciones.

135 3. Planificar lo que va a hacer. 2. Llevar a término el primer paso OBSTÁCULOS Y TRAMPAS Existen "Ladrones del tiempo" bastante numerosos. Identificarlos es el camino para acabar con ellos. Existen enemigos visibles y ocultos, externos e internos, controlables y no controlables. La verborrea. Las repeticiones inútiles. El desorden. La indecisión. La costumbre de adoptar rituales muertos y vacíos. Confundir lo urgente con lo importante. Enemigos Externos e Internos: Interrupciones del teléfono. No saber decir "no". Visitas inesperadas. No saber delegar. Mobiliario incómodo Aplazar las cosas. Confusión y desorden en la propia oficina. Falta de motivación. Tensión y preocupaciones. Ruidos y distracciones visuales. Meticulosidad. Hábito de dejar tareas inconclusas Es más fácil identificar los enemigos externos que los internos. ESTRATEGIAS PARA APROVECHAR MEJOR SU TIEMPO: Uso de una agenda. Puerta cerrada. Período de "Puerta Abierta" Prepara tu entorno para trabajar y empezar a ser productivo. Anota en un papel o agenda las tareas más importantes. Anota sólo las que crees que puedas terminar en ese día. Empieza con las más fáciles y sigue hacia las difíciles. No intentes hacer varias tareas a la vez. Relájate, levantate y date un paseo. CÓMO APROVECHAR MEJOR EL TIEMPO Deseche todo lo que no sea importante. Atrévase a decir “no”.

136 Programe su agenda semanalmente. Llévela siempre a todas partes y anote datos constantemente. LOS SÁBADOS a) tomar fotos y luego organizarlas para poderlas compartir. b) sacar ratos para dibujar o pintar. c) encontrarme con mis amigos. c) llamar a mi familia y enterarme de sus cuitas y novedades. d) sentarme a escuchar un concierto completo sin atender a otra cosa que la música. e) Continuar la lectura y terminar la novela. f) Escribir un artículo g) Editar por fin las fotos que tomé en Hong Kong. h) Arreglar mi apartamento. El tiempo es el tesoro más valioso que una persona puede poseer. Administrar correctamente nuestro tiempo es una de las tareas más difíciles con las que nos enfrentamos día a día. Nadie tiene derecho de apropiarse del tiempo de otro. Hay que tener muy claro cuales son nuestras prioridades. Simplemente, hay que vivir el día a día, sacándole el máximo partido a cada minuto. “La vida es aquello que pasa mientras hacemos planes”.John Lennon. 1. Organiza y mantén limpio tu lugar de trabajo: Así cuando necesites buscar algo sabrás perfectamente donde está y no perderás tiempo en ello. 2. Haz una lista de lo que debes hacer en tu jornada diaria: Una vez que las realices puedes ir tachándolas. 3. Dale prioridad a la tareas. 4. Sé puntual. 5. Escucha atentamente. 6. Las reuniones: Debes hacer lo posible para que no se alarguen más de lo necesario. 8. Aprende a compartir las tareas. 9. Evita elementos de distracción Te tomas media hora, a media mañana, para meditar (¿ya lo intentaste? ¡Te lo recomiendo!). Seguramente terminarás calmado, concentrado y productivo. Todos los días nos enfrentamos a diferentes opciones sobre cómo usar nuestro tiempo. ¿Cuál es el mejor uso de mi tiempo ahora? Cuántas veces nos decimos: "Tengo que hacer todo esto, pero no me alcanza el tiempo" La buena gestión del tiempo: un ejercicio de determinación, reflexión y creatividad. No podemos evitar que el tiempo pase, pero si podemos decidir en que forma usarlo. Consejos: 1) Definir metas

137 2) Horarios -calcular el tiempo que llevará cada actividad 3) Planificación Cuando haya varios trabajos por realizar, hay que decidirse por el más necesario y no por el más cómodo. Trabajar ordenadamente no significa trabajar a todas horas. La pereza: dejar las cosas para más adelante no es solución. En el caso de comenzar el día con un contratiempo, lo primero que se recomienda es detenerse; contar hasta cinco y ordenar las ideas. Aplicar planes alternativos. ¿Leer y escribir? Antes de escribir, haga un borrador. Aprenda a leer lo fundamental. Tómese el tiempo de leer el índice. Subraye las frases clave. La eficiencia es el arte de hacer las cosas bien en el mínimo tiempo Malgasté el tiempo y ahora el tiempo me malgasta a mí. William Shakespeare Las tres cosas más difíciles de esta vida son: guardar un secreto, perdonar un agravio y aprovechar el tiempo. Benjamin Franklin “Lo urgente no deja tiempo para lo importante” "Mafalda" (Quino) La mayoría de las personas gastan más tiempo y energías en hablar de los problemas que en afrontarlos. Henry Ford Controlar las interrupciones. Después de ser interrumpido, reanudar la tarea se hace difícil y nunca será con la misma energía ni concentración. Convertir una tarea grande en pequeñas tareas: hace que ésta parezca menos insuperable. Los que hacen más de una cosa al mismo tiempo son menos eficientes que quienes se concentran en un proyecto. No dejar las cosas para el último momento. Aprender a decir NO: saber decir "no" es una de las cosas más difíciles de aprender. No desperdicies energía en problemas que pueden resolver otros. Reserva tiempo para el descanso: el cuerpo y la mente tienen un límite. El tiempo mal utilizado es el principal causante de la insatisfacción, la angustia y la depresión. Hacer dos cosas a la vez disminuye la capacidad mental disponible para cada una de esas actividades. ¿Sabes cómo aprovechar tu tiempo libre? ¿Qué sueles hacer los fines de semana? a- Sales a pasear o te ocupas en alguna actividad. b- Te quedas en casa sin hacer nada.

138 c- Aprovechas para ordenar y limpiar. Todos tus días… a- Tienen algo diferente b- Son iguales y aburridos. c- Están llenos de obligaciones. Es un típico día feriado, usted elige: a- Levantarse temprano para disfrutar más el día b- Dormir hasta tarde y mirar televisión c- Preparar la ropa y comida para el día siguiente. ¿Le molesta desperdiciar su tiempo libre? a- Si, es una sensación que odia. b- No, el tiempo libre está para descansar. c- No puede desperdiciar lo que no tiene. ¿En sus momentos de ocio hace lo que más le gusta? - Momentos de ocio, ¿qué es eso? Al volver de las vacaciones, en general siente… a- Que lo pasó bárbaro. b- Que ya deseaba volver a la rutina c- Que trabajó más que en su casa. Usted desperdicia su tiempo libre en obligaciones que no la ayudan a ser feliz. Piense en actividades que le sean placenteras y evite cargarse con tantas tareas. El mejorar el rendimiento de su tiempo libre le dará grandes beneficios. Exíjase menos y disfrute más. Haz una lista por orden de prioridades de las 10 cosas realmente indispensables que tienes que hacer para el próximo día. -NO DEJES PARA MAÑANA LO QUE PUEDAS HACER HOY-CAMBIA LAS COSAS DE SITIO. Puedes, por ejemplo, variar el "look" de tu habitación con solo cambiar algunos muebles de sitio. -ORDENA EL INTERIOR DE TU BOLSO. Así las cosas no se irán acumulando. -PONTE EN FORMA. Haz ejercicio, al menos tres veces a la semana. EL PODER DE LA MENTELo importante es que te imagines a ti mismo logrando la meta. Se hará realidad más pronto de lo que te imaginas TÓMATE UN RESPIRO: La próxima vez que te sientas agobiado, concéntrate en tu respiración. Imagínate que exhalas tus tensiones, hasta expulsarlas todas. Ahora imagínate que cada vez que inhalas, estás respirando paz y sintiéndote más relajado. Exhalas tensión , inhalas paz DEDICALE 10 MINUTOS A... Otra persona.

139 10.TOMATE UNA VACACION "VIRTUAL". Aprovecha el recurso del internet para "visitar" distintos países, las ciudades que te gustaría conocer. LOS BENEFICIOS DE DORMIR UNA SIESTA. 10 o 30 minutos después de almorzar, cuando el nivel de energía corporal decrece por el aumento de melatonina. En Estados Unidos y Japón las empresas acondicionan salones exclusivos para que los trabajadores puedan descansar. Una serie de estudios descubrieron que 20 minutos de siesta rejuvenece a la gente, mejora la memoria, el aprendizaje y el humor, y aumenta la productividad laboral. Consejos para aprovechar mejor la siesta: • Tiempo máximo: como máximo, media hora. • Tranquilidad: Busca un lugar tranquilo. • Oscuridad: Usa una mascarilla para oscurecer y dormir mejor. • Café antes de la siesta: La cafeína hace efecto entre los 10 y 20 minutos de consumida y te despierta. La combinación de la siesta y la cafeína hará que te sientas energizada “Mirad, pues con diligencia como andéis, no como necios, sino como sabios, aprovechando bien el tiempo porque los días son malos” Efesios 5:15. Hoy entiendo que tengo la misma cantidad de horas que otra persona cualquiera. En vez de anhelar tener más, decido tomar las que tengo y hacer con ellas la mejor inversión que pueda.

140

LA ILUSIÓN DE VIVIR.

EL HOMBRE VIVE SIEMPRE HACIA ADELANTE, EN LA CONFIANZA Y EL DESEO DE QUE EL OBJETIVO TRAZADO LLEGUE A CUMPLIRSE ALGÚN DÍA. LA ILUSIÓN EMPUJA, ARRASTRA, TIRA, FASCINA POR SU CONTENIDO Y PONE EN MARCHA LA MOTIVACIÓN. Tener ilusión es estar vivo y coleando, programar objetivos, soñar con sacar lo mejor de uno, crecerse ante las dificultades y llegar a esa cima que de joven uno se planteó. ILUDERE significa divertirse, hacer bromas, tener ocurrencias, salidas de tono irónicas. Trabajar sin prisa, con el alma, dando lo mejor que uno posee. Gozar con la tarea que se tiene entre manos. Cualquier naufragio resulta positivo, enseña una lección. El sufrimiento es necesario para la maduración de la personalidad. ILUSIÓN ES DESPERTAR CADA MAÑANA CON ANSIAS RENOVADAS. El carecer de ilusiones arruga el alma y uno se vuelve viejo. LA JUVENTUD NO DEPENDE DE LOS AÑOS, SINO DE LA FRESCURA Y LOZANÍA DE LOS PLANES POR CUMPLIR Y LAS METAS POR REBASAR. Una persona con ilusión está siempre vibrando. El optimista ha sabido educar su mirada para descubrir lo positivo que se asoma a su alrededor. Se las ingenia como sea. LA VIDA PERSONAL ES LA QUE CADA SUJETO LLEVA HACIA ADELANTE. Ser uno mismo es una tarea hermosa. Hay que aspirar a la excelencia.

141

NUNCA VOLVERÉ A ENGORDAR

Hay que renunciar a alguna cosa para obtener otra mucho más importante. Ser una persona que se “piensa como delegada”. La solución consiste en comer cinco o seis veces diarias y, en cada una de esas comidas, cantidades muy pequeñas. Se agradece saber que, en caso de emergencia, cuando uno siente que necesita comer algo, existen alimentos que se pueden comer legalmente. (El rábano rojo, por ejemplo, quema más calorías al digerirse de las que añade al propio consumo calórico). Conozco gente a la que realmente vuelve loca el queso. El queso y yo nos separamos cuando descubrí una dieta en que prácticamente se eliminaban todas las variedades de queso, excepto el de bajo contenido en grasa, así como todos los productos lácteos. Aún los deseo. Esos alimentos siempre nos atraerán. No es que no lo coma: SÍ, LO COMO. La diferencia está en que ahora no lo estoy comiendo a todas horas. Y lo hago sin sentirme culpable, porque sido yo quien ha tomado esa decisión: la comida no ha decidido por mí. La próxima vez que lo desee, prométase a sí misma esperar diez minutos antes de comerlo. No existen alimentos que engordan: cualquier alimento que comamos nos va a engordar. Nunca me siento culpable de comer cuando yo tomo esa decisión. En cambio, cuando como sin pensar, sufro mucho. Una vez que se tienen más células de grasa de las normales, lo mejor que se puede esperar es mantener su tamaño normal. La única manera de que mi cremallera cerrase era librándome de unos cinco kilos, y lo conseguí. Perdí casi siete, pero no conseguí estar delgada durante mucho tiempo. Durante el primer año de mi matrimonio recuperé nueve. Mirando atrás, no puedo creer la cantidad de comida que llegaba a consumir entonces; solía creer que me desmayaría si no comía algo cada cuatro horas. Alguien me advirtió: si no comes, te morirás. Tras mi primer viaje a Europa, en tres semanas, aumenté casi siete kilos. Comía constantemente y disfrutaba de cada bocado. Cada nueva ciudad me ofrecía nuevos placeres al paladar, y estaba resuelta a no perderme nada. Cuando regresé a casa estaba más gorda que nunca. No estaba contenta con mi imagen: el anillo de casada me apretaba, y hasta me apretaban los zapatos. Así que me dispuse a prescindir de muchas comidas semanales. Finalmente, conseguí adelgazar nueve kilos, hasta alcanzar la meta. Luego, después de abandonar aquel programa, continué con el régimen, no porque estuviera descontenta, sino porque era menor el peso que yo quería alcanzar. Sabía que a la larga volvería a engordar. Siempre me pasaba. En realidad, como un reloj, cada año y normalmente en las mismas fechas, empezaba un régimen. Entonces, gradualmente, volvía a recuperar los kilos. Y al año siguiente, siguiendo el calendario, empezaba de nuevo el régimen. Mucho más tarde supe que podría arreglármelas sin comer por un tiempo: no me

142 iba a desmayar si me saltaba el almuerzo. Aprendí a autocontrolarme. Si estoy delgada, fui yo quien lo quiso así. Nadie más que yo lo hizo. Cuando acepté la responsabilidad de comer o no comer, ya jamás me recompensaba a mí misma porque se retrasara el metro, por ejemplo. Mi recompensa residía en saber que podía esperar hasta el momento de comer, para quedarme satisfecha. Dejé de engañarme a mí misma. Cogí una libreta, era mi diario alimentario. Marqué la primera página con el título pasado, y describí mi propia historia, de cómo engordé. Gustarse a sí mismo, o el síndrome de la vanidad. Guardar la ropa ancha era como albergar la creencia de que inevitablemente volvería a engordar. También era cierto que me sentía mejor, pero fue la imagen del espejo lo que realmente me entusiasmó. Ahora bien, en ese momento todavía no estaba preparada para renunciar a ciertos alimentos que me hacían conservar kilos no deseados. Comparada con mi antiguo yo, estaba flaca. De manera que mantuve un poco de sobrepeso durante bastante tiempo. Cada vez que alcanzaba un altiplano y no podía adelgazar más, me concentraba en mantener ese peso. Se puede utilizar un altiplano de forma positiva y prepararse para la siguiente etapa, en el momento en que una se sienta otra vez lista para adelgazar. Siempre que se prometa volver al régimen, -incluso se puede señalar una fecha en el calendario-, se irá por el buen camino, hacia adelante. NO SE ENGORDA NECESARIAMENTE CUANDO SE ALTERA LA RUTINA DIARIA. El hecho de tener que comprarme ropa nueva fue algo que sirvió para motivarme mucho más. Si iba a invertir en un nuevo vestuario, no podía permitirme cambiarlo en caso de volver a engordar. Cada mañana reunía toda la comida que iba a consumir. De antemano sabía lo que iba a comer. Cuanto más una se acerca ese objetivo, se intenta adelgazar un poquito más, por seguridad. Me había propuesto mantener medio kilo por debajo de mi peso ideal para poder excederme comiendo alguna vez, pero pronto éste se quedó en mi mente como mi nuevo peso ideal. Si iba a beber vino con la cena, no lo hacía en un vaso cualquiera, sino en la mejor copa de vino que tenía. Y, fuera un filete o pescado, me sentaba y disfrutaba. *** Sin duda, ya habrá leído sobre las verduras frescas y similares. Usted ya sabe lo que puede y lo que no puede comer. Y también debe saber que algunas cosas funcionan en según qué personas, y otras no. No hay ningún régimen, ningún método para adelgazar que funcione siempre para todo el mundo. Si usted puede canalizar la energía que con anterioridad gastaba en comprarse pasteles, puede convertirse en el diez por ciento de personas que adelgazan y continúan siendo delgadas para siempre. Es el cuerpo lo que se expande, la ropa no encoge. No se morirá si se salta una comida porque no dispone de los alimentos apropiados en casa. El secreto consiste en comer la menor cantidad de grasa posible; normalmente se tienen los ingredientes para hacer ensaladas. Si no tengo los alimentos adecuados, siempre puedo esperar a comprarlos. Si hay requesón en el frigorífico, o si no, hay que hacer algo que se pueda comer: una lata de atún, por ejemplo, escurrido el aceite.

143 “No necesito comer esto. Voy a dejarlo de comprar para cumplir mi objetivo a largo plazo”. Ha resuelto controlar la comida para evitar lo contrario, que la comida la controle. Deberá saber qué cantidad de proteínas, vitaminas, minerales, grasa y carbohidratos necesita su cuerpo. Uno sabe que está delgado cuando lo está. Se puede comprobar en el espejo. No se engorda de la noche a la mañana, de manera que es falso creer que uno se librará del peso de ese modo. Aunque nada funciona lo mismo para todo el mundo. Saber qué se va a comer, o qué no se va a comer. Cuando, dónde y cómo se va a comer. Muchísima gente paga grandes cantidades de dinero para ir a lugares donde no se come, donde la gente pasa el tiempo sentada sin ingerir nada excepto agua y zumos. Durante ciento veinte días, mi amiga no tragó nada más que agua, un líquido rosa proteínico y algunas pastillas de vitaminas. Después de ciento veinte días, adelgazó unos treinta y siete kilos. Pero nada había cambiado en ella. Sus hábitos alimenticios no eran distintos a los de antes de emprender la dieta. Los ayunos y regímenes intensivos no funcionan más que temporalmente. Luego, se engordan unos cuantos kilos de más. En los intentos de adelgazar, resulta que el cuerpo no sabe qué cantidad de grasa es buena y qué cantidad es mala. El cuerpo se vuelve ahorrativo. Y manifiesta esa economía desarrollando una resistencia al propio método de adelgazamiento intensivo. Cada vez que se intenta la misma dieta, funcionará con menos eficacia. Modificar los hábitos alimentarios a largo plazo, no temporalmente. Primero, claro está, hay que liberarse de los kilos. No tiene ningún sentido comer pomelos y cacahuetes durante tres meses, (seguro que adelgazará comiendo sólo eso), si no se está preparado para comer de esa manera durante el resto de la vida. Las dietas en sí y por sí mismas no son suficientes. La característica menos práctica de las dietas parciales es que son una aberración. No se podría comer de esa manera el resto de la vida. La fibra actúa de dos modos: absorbe el agua en el aparato intestinal, y además, como el contenido del aparato digestivo es más voluminoso, el movimiento de las excreciones se acelera. Adelgazar es el sólo el primer acto. Gracias, no quiero pastillas. Sabiendo que la cafeína debilita el apetito temporalmente, se puede ahorrar dinero de manera sencilla, preparando una cafetera. La gente come, en general, porque está aburrida, porque está preocupada, angustiada, deprimida o enfadada. Pero rara vez la gente obesa come porque tiene hambre. Peligro: Tenía que asistir a visitas. Además, no conocía algunas de las ciudades que visitaba y no llevaba comida de emergencia. Cualquier tentación, pero que no sean caramelos. Paso a describir mis necesidades alimenticias: productos bajos en grasa, bajos en sodio y bajos en colesterol. El marisco es alto en colesterol, pero bajo en el contenido de grasa, de manera que me permito un capricho. En vez de un delicioso plato de fruta, hay quien se come una manzana, un puñado de uvas y un plátano. Saco mi bolsa llena de dulces. Pueden ser panecillos, galletitas sin sal, una bolsa de zanahorias.

144 Cuando se tiene mucha hambre es difícil ser selectivo con la comida. Se dice que Ivana Trump comentó que se sentía poderosa cuando tenía hambre. Tras una buena comida, es duro volver al trabajo. Sería mucho más natural enroscarnos y dormir. Bien, mi truco estaba relacionado con una golosina. Comía un caramelo antes de las comidas. Mi objetivo era exactamente ese: perder el apetito. El caramelo me ayudó mucho. Así que decidí disciplinarme llevando sólo el caramelo que necesitaba. De esa manera, también evitaba la tentación de comer más caramelos. Nuestro cuerpo necesita muy poco combustible para seguir funcionando eficazmente. Creo que cuanto memos menos como, dentro de lo razonable, me encuentro mejor. No adelgacé porque quería comer menos si sentirme mejor. Nada de eso. Pero descubrí que funcionaba perfectamente con pequeñas cantidades de comida, cantidades tan pequeñas que en los viejos tiempos hubiese dudado que me mantendrían viva. Como menos de todo. No quiero sentirme diferente ni desposeída, de manera que en vez de un bol de puré de patatas, como una cucharadita. Diseñé un plato con diversas cavidades redondas. No pruebo el primer bocado hasta que he llenado cada pequeño cuenco de comida. Una vez he acabado de llenarlos, ya he perdido bastante apetito. Y además, me he asegurado de que comeré raciones pequeñas, puesto que la comida debe caber en esos cuencos. En mi caso, funciona. Mantenga los alimentos tentadores alejados. Yo me conocía a mí misma demasiado bien como para saber que si tenía hambre me lo comía todo. Estar preparado para asumir que supondrá un gran esfuerzo, pero que la recompensa vale la pena. Yo lo hice. Nueve mandamientos para controlar el peso. Piense en usted como si fuera una persona delegada. Programe sus comidas y sus tentempiés; sepa con antelación la hora exacta en que comerá y cuánto comerá. Evite ir a restaurantes. No lea ni miré la televisión mientras come. Nunca coma nada estando de pie. Deje en la mesa el tenedor o la cuchara después de cada bocado. No lo vuelva a llenar hasta después de haber tragado. Mastique despacio. Saboree lo que come. Llene su plato sólo con la cantidad de comida que quiere. No coma de las bandejas que se sirven en la mesa. No repita. El ejercicio resultará una gran ayuda. Supongo que se trata de la subida de endorfinas que describen los atletas. Tengo más energía que la mayoría de gente que conozco y que son sedentarios. Pero el ejercicio por sí solo no basta para librarse de los kilos deseados. En realidad se trata de las endorfinas impulsadas desde el cerebro lo que hace sentir una sensación de bienestar. Con frecuencia, utilizo esa sensación para saltarme una comida. La verdad es que algunas personas recuperan peso comiendo la misma comida que a otros les permite estar delgados. No estoy diciendo que renuncie a comer, pero piense en cosas que le gustan y

145 practique las actividades como esas. Y también verá cómo pasa menos tiempo comiendo. Si cocinar despierta su apetito, es obvio que este sistema no es para usted. Aléjese completamente de la preparación de la comida. El que vive solo, no compre nada que no esté en su lista. Esto le hará recortar las compras impulsivas. Es muy importante aprender a comprar al mismo tiempo que intentar adelgazar. Los supermercados son territorio enemigo. No ir nunca a comprar comida con el estómago vacío. Se trata del principio de una nueva vida: esto es la guerra. La ansiedad conduce a hartarse de comer. Un truco para desviar su apetito: cepillarse los dientes con frecuencia. Su objetivo es aprender a vivir con la comida y controlar lo que come, no eliminarla de su vida por completo. Otro hábito inconsciente y extendido es olvidar lo que se ha comido. Escriba lo que come, y cuándo come. Lleve siempre un pequeño cuaderno para apuntar cada vez que come algo. Aunque sólo sea un chicle sin azúcar o un cacahuete. No se salte nada. Acuérdese anotar la hora en que come. Pero hágalo como mínimo durante tres días. En primer lugar, yo simplificaría las recetas. Cuantos más ingredientes se añaden en un plato, más difícil es seguir la pista de las calorías. También debería intentar reducir la cantidad de grasa de su dieta. Con toda seguridad, adelgazará. Reducir la cantidad de queso, jamón y aceite del aliño de la ensalada. Le diría que sustituyera los licores por el vino tinto. Siete medidas para controlar mejor lo que come. Durante tres días consecutivos, escriba todo lo que come. Calcule las cantidades. Tome nota de las horas. Al final de los tres días, marque con una cruz los alimentos que contenían mucha grasa. Señale con un círculo todos los pasteles, helados y otros postres. Pregúntese si realmente disfrutó de todos los alimentos que ha marcado con una cruz o un círculo. Prepare un menú para las próximas veinticuatro horas y cíñase a él. Comer conscientemente. Un amigo comía discretamente a sus horas. Pero de noche, casi siempre después que su esposa se había dormido, solía levantarse y vagar hasta la cocina para comer un ligero bocado. Como un alcohólico obstinado, no podía relacionar su creciente barriga con aquellos pequeños y fortuitos piscolabis de madrugada. ¿Es la gente inconsciente de comer? Más a menudo de lo que se podría imaginar. En la gente delgada, el nivel de insulina emite una señal al cuerpo. La gente obesa produce insulina en cantidades normales, pero el mecanismo cerebral detector de la insulina puede funcionar mal. La comida es un asunto emocional. Saque la culpabilidad fuera de su vida. Pero sea consciente de que tendrá que pagar el capricho. Puede permitirse comer caprichos y hacer que funcionen a su favor. Asegúrese de que precisamente es usted el que decide, no la comida. Y elimine el acto de comer inconscientemente. Adelgacé, y me he mantenido delgada durante más de veinte años, pero todavía pienso en la comida la mayor parte del tiempo. Y todavía planeo mis caprichos.

146 Si desea ciertos alimentos, incluyalos en su vida. De lo contrario, pronto se sentirá desposeído. El modo más eficaz de esquivar un atraco es planear comer ese capricho que tanto ansía. Pero cuando controle la comidas, también deberá controlar la forma en que come ese capricho especial. Primero decida si quiere incluir en su dieta alguna golosina que crea que vale la pena comer. Luego, planee con exactitud cuándo comerla y limítese a ese único capricho. Ejercicio. Seleccione ese alimento y después haga planes para comerlo. Escoja exactamente dónde y a la hora en que se sentará para comerlo. Cuando llegue ese momento, adelante, disfrútelo plenamente. Puede comer tantos alimentos altos en contenido proteínico como quiera, pero, además, tienen que ser poco grasos. De manera que se pueden comer carnes magras, pescado blanco, marisco, huevos y quesos poco grasos. Además de la comida, debe beber de seis a ocho vasos de agua diarios. El agua es para eliminar las cetonas. Demasiada proteína puede causar el aumento del nivel de colesterol en la sangre. Podía comer pollo, pescado magro y requesón. También se permite usar los aderezos más habituales como la pimienta, el ajo, la salsa rosa, los rábanos picantes, la salsa de tomate, las yerbas y las especias. Pero el agua es lo más extraordinario de todo. Si quiere probar esta dieta, no vaya muy lejos de casa o planee que durante su viaje pueda utilizar el aseo con frecuencia. Sólo un cambio gradual de forma de vida, que incluya la alteración de hábitos alimentarios y de actividades, tendrá consecuencias duraderas. No coma caramelos y chocolate. No coma espaguetis, macarrones, fideos y otros alimentos hechos con harina. No coma helados, nata, natillas, sorbetes o cualquier producto que contenga grasas, dulces o lácteos. Se trata todavía de un plan para adelgazar basado principalmente en una dieta de mil calorías. Ahórrese el dinero y decida usted solo cuáles son las mil calorías que desea comer, si ese es el método que decide adoptar para adelgazar. La celulitis es tan sólo grasa normal y corriente. Si adelgaza eliminará grasas, pero no se necesita ninguna dieta especial para librarse de la celulitis. Es como en el viejo refrán inglés: quiero que a mis amigos les vaya bien, pero no tanto como para que les vaya mejor que a mí. Tenga cuidado con los que le alimentan. Amable, pero firmemente, rechace sus cariñosas ofertas de comida. Es difícil, y a veces se encontrará en situaciones que pondrán en peligro sus amistades. No tenga miedo a ser excéntrico. Anuncie claramente y en voz alta: Dios mío, hoy es el día en que siempre ayuno. ¿Por qué comemos? Porque estoy enfadado. Oprimido. Asustado. Inquieto. Aburrido. Hambriento. Yo como cuando me siento frustrada. Cuando no quiero ponerme a trabajar en algo que debo acabar de hacer. A medida que escribo este libro, siento ganas de saltar de la silla y asaltar el frigorífico.

147 Comer es una gran excusa para eludir el trabajo. He luchado contra los kilos la mayor parte de mi vida y entiendo lo difícil que es no sólo adelgazar, sino mantenerse delgada. Creo que adelgazar requiere un enorme esfuerzo. Es un esfuerzo que he padecido muchas veces. Y exige tanta energía, que nunca más quiero volver a engordar lo suficiente para enfrentarme a lo que llamo una verdadera dieta. Es la montaña rusa de adelgazar y volver a engordar. Quiero que usted rompa ese esquema ahora y para siempre. Puede hacerlo y lo sabe. Depende de usted. Me faltaba adelgazar nueve kilos. Ya tenía muy buen aspecto, aunque con nueve kilos menos me habría convertido en una maravilla de mujer. Empecé a vacilar a medida que se acercaba la meta. La recepción en los funerales es posible que naciese del deseo de calmar el malestar y la tristeza. Comer después del funeral permite autoconsolarse y constituye la expresión compartida socialmente del dolor y la pena. En efecto, la comida consuela. No deje que alguien diga lo contrario. Cuando me siento deprimida, las compras me reaniman. Eso es bueno o malo, pero es la verdad. Intente sustituir los alimentos con que se recompensa por algunas de las experiencias de que disfruta. Verá cómo se siente satisfecho, incluso más que cuando se escondía en su habitación y engullía una bolsa de caramelos. Mucha gente come porque está enfadada. No necesito comerme esas pastas, porque voy a cambiarlas por el placer de sentirme mejor y tener un buen aspecto. Alimentarse cuando se está enfadado no nos hará sentirnos mejor. Saltarse cosas que gustaría comer es como ahorrar dinero en el banco. Disfrutaremos de todo ese placer en el futuro, y además con intereses. Cambiar los hábitos dietéticos no es fácil. Una buena amiga casi tiene que dejar de comer de todo para poder adelgazar un poco. A menudo, a la gente obesa le cuesta más adelgazar que a los que sólo buscan librarse de un par de kilos. La gente obesa produce niveles más altos de insulina, una hormona que provoca el almacenaje de calorías en forma de grasa. Un nivel alto de insulina también puede causar hambre y de ahí el aumento del consumo alimenticio. Cuanto más rápidamente come una persona y más calorías e hidratos de carbono contiene la comida, se libera más insulina, creando un círculo vicioso: se come más, se libera más insulina. Kilo a kilo, la gente obesa necesita un tercio o la mitad de calorías menos que la gente normal para mantener su peso. Es posible que esas células de grasa recuperen su tamaño normal. Quizá no sea capaz de controlar el número de células de grasa, pero sí puede controlar su tamaño. Aburrimiento, inquietud, enfado, soledad, depresión, frustración, miedo concreto, miedo indecible, pasión por la comida,

148 síndrome del azúcar. En cuanto a la diabetes, se convierte en una causa persuasiva para adelgazar. A menudo, si sencillamente se adelgaza, se puede llegar a controlar la diabetes. Una vez más, recomiendo el andar. Puede hacerse a cualquier edad. He descubierto que me queda mucho más en la vida que la comida. La verdad es que todos alcanzamos altiplanos en que no se adelgaza. Si usted sigue una dieta equilibrada, no necesita suplementos vitamínicos. Una caloría es una caloría, de día o de noche. No importa cuándo se consuma. Ocho juegos para reforzar su ataque. Compre su golosina favorita. Diríjase a la papelera más cercana y tírela sin haberla aprobado. Mire durante unos minutos su alimento preferido, de los que engordan, y entonces imagínese en lo que se convertirá después de que alguien lo digiera. Compre media docena de pomelos y haga de ellos su única comida durante un solo día. Prepare un gran plato de una de las comidas que le hacen engordar. Vierta tres cucharadas de detergente encima. Entonces pregúntese si desea comérselo. Beba dos vasos llenos de agua antes de comer el primer bocado de su cena. El motivo por el cual dejé de comer helado es el mismo por el cual no juego a la lotería. Es una apuesta estúpida. No existen alimentos prohibidos, solamente maneras prohibidas de comer. Para mí, la mañana es el momento más fácil para pasar sin comer. En realidad, por la mañana ni tengo hambre ni me interesa la comida. A veces me llego a enfrascar tanto en alguna actividad, que me olvido de comer. Alguien que sea delgado acaba de tragar antes de llevar otra vez más comida a la boca. Entre bocados deja la cuchara o el tenedor en la mesa mientras come, sin impacientarse para zamparse otra pala de comida. Comí esa galleta de forma diferente. La convertí en un ejercicio para comer como una persona delegada. Mordí un pedacito y dejé la galleta para saborear el gusto de lo que estaba masticando. El ejercicio me demostró que podía disfrutar de la comida sin consumirla irreflexivamente. Cuando uno pesa mucho parece imposible llegar a convertirse en lo que uno cree que sería una persona realmente delgada. Establecer un objetivo realista. Cómo calcular cuánto se debería pesar. Póngase desnudo delante de un espejo. No aparte la mirada. Examine cada centímetro de su cuerpo. Encoja el estómago. Qué tal una perdida tan mínima como medio kilo a la semana. Es un objetivo razonable y factible. Perder dos kilos al mes estará chupado. Es ta fácil que se preguntará por qué ha estado luchando y agonizando durante tantos años. Si hace un año usted hubiese empezado adelgazando medio kilo por semana, hoy pesaría 24 Kg. menos. Mientras establezca ese objetivo fácil, recuerde también que habrá ocasiones en que no adelgazará. Usted es humano, no una máquina. Su cuerpo es un mecanismo demasiado complicado. No permita que un pequeño fracaso le haga renunciar. Le estoy dirigiendo para que cambie su forma de vida, para que cambie su actitud hacia la comida y sus hábitos alimenticios permanentes. No existe el final de este proceso. A medida que pasen semanas y meses, se dará cuenta de que, como no existe el final de este método, está adoptando una táctica

149 permanente. El cambio de forma de vida también es gradual. Existe el peligro de que alcance la pancarta que diga “meta final” y vuelva a sus anteriores hábito alimenticios. La mujer puede sentirse muy desanimada al descubrirse un temporal aumento de peso debido a la retención de agua. Sé que he aumentado de peso y no me acercaré a una báscula. Soy consciente de que en esos momentos pesarme no servirá de nada. De manera que evito la báscula. No creerá que ciertas fuerzas externas actúan en contra suya, haciendo que le resulte difícil adelgazar. Esta vez va a ganar. No habrá más arenas movedizas. Ni espejos trucados. Ni ciénagas. Ni yoyós que suben y bajan. Esta vez va de veras. Sí, habrá altiplanos en los que le parecerá que no está perdiendo peso. Un altiplano consiste en un momento en que su cuerpo se está ajustando a su nuevo peso. Habrá veces en que la aguja de la báscula no se moverá. En realidad, puede aprender a disfrutar de un altiplano y convertirlo en una etapa positiva. Después de todo, usted estará más delgado o delgada, de manera que podrá felicitarse a sí mismo por haber logrado adelgazar. Aprenda a utilizar los altiplanos en su favor. Enséñese a sí mismo a sentirse bien con su nuevo yo: también advierta el peligro, al llegar a este punto, de intentar adelgazar más de lo que creía necesario al principio. No se convierta en una persona que adelgaza de manera empedernida. Prometa que no va a adelgazar más de lo que marca su objetivo. Sobre todo, preste atención a lo que le impulsa a comer. Cada vez que dan anuncios por televisión, se levanta del sillón y ataca los piscolabis. O nada más llegar a casa, después del trabajo. Es muy normal que la gente tenga hambre a media tarde o antes de que anochezca. De hecho, es la hora del peligro. En vez de eso, vaya directamente al lavabo. Cepíllese los dientes. Esa actividad, además de enjuagarle el paladar, le dará tiempo para tomar una decisión consciente. Si va a la cocina, prepare alimentos y bebidas que no engorden. Quizá descubra que la nevera no es su enemiga. En cambio, puede serlo la despensa. Yo guardo alimentos en casa. He aprendido que puedo enfrentarme a ellos. Tengo algunos en la nevera, que son lo primero que veo cuando abro la puerta. Son zanahorias, rábanos etc. Quizá no nutran mi espíritu, pero a mi silueta le sienta muy bien. Su manera de comer, engorda. Si no cambia eso, volverá a engordar. Comer plátanos y beber leche durante un mes le hará adelgazar; también lo harán los cereales con nueces y pasas y una manzana, tres veces al día. Incluso una dieta parcial como la basada en comer solamente helado, le hará reducir peso. Pero, ¿está preparado para pasar el resto de su vida tomando un líquido proteínico, o comiendo bananas y bebiendo leche? Cualquier plan par adelgazar debe incluir alimentos que usted crea que puede comer después de un largo período de tiempo. Usted puede programarse su propio plan, muy diferente al de la persona de al lado. Actualmente me he vuelto muy selectiva, porque sé que engordaré otra vez si vuelvo a comer como lo hacía antes. Cuando haya adquirido mejores hábitos alimenticios y haya aprendido a disfrutar de la comida, le resultará difícil sentirse satisfecho con porquerías.

150 Cómo ganar la partida al restaurante. Nunca coma en un restaurante que ofrezca un bufé libre. Si hay pan y mantequilla la mesa, pídale al camarero que se lo lleve. No pida un menú completo, comida o cena. Sea el último de la mesa en empezar a comer. Hay gente que piensa que van a conseguir algo positivo tomando diuréticos para adelgazar. Los diuréticos ayudan a excretar el exceso de agua que nuestro cuerpo puede llegar a retener de vez en cuando. Mientras sea consciente de que lo que pierde es agua, no grasa, está bien. Pero si usted depende de la pérdida de agua para adelgazar, se desanimará cuando se haya liberado de todo el exceso de agua y aún le quede la dura tare de deshacerse de la grasa. Existe el peligro de perder potasio al tomar diuréticos. Cambie algunos alimentos y hábitos alimenticios por un comportamiento más positivo y una silueta más bonita: el negocio valdrá la pena. Utilice platos y cubiertos pequeños. De esa manera la pequeña ración no parecerá perdida y solitaria. Si puede manejarlos, utilice los palillos. Intente cambiar de mano. Si usa la mano derecha, coma con la izquierda, y viceversa. Sírvase exactamente la mitad de la nación normal. Entonces, si quiere repetir, su segunda ración en realidad será la otra mitad de la primera. Prepare su plato en la cocina y sírvase en él sólo la cantidad de comida que quiera comer. Haga que le sea difícil repetir. No coma, a menos que tenga hambre. Al principio le dije lo eficaz que es mi cuerpo justo antes de tener hambre. Mahatma Gandhi dijo: “Un estómago vacío es uno de los secretos de la creatividad”. Aunque intento disponer de alimentos que son buenos para comer, e mucho mejor si me distraigo haciendo alguna cosa y evito esos tentempiés. A veces se devora tan deprisa que apenas se saborea. Cuando aprenda que al cuerpo le cuesta veinte minutos registrar la comida que ha consumido, se dará cuenta de cómo el acto de comer impulsivamente es algo que hay que evitar. Antes de que se recuerde a sí mismo que no debería hacerlo, ya se ha comido un puñado de cacahuetes. Si puede salir de las habitaciones que contienen comida y se da tiempo para planear, se habrá puesto en el camino para reducir esos impulsos. Saltarse una comida. Irse a dormir temprano, y desaparece la cena. No comer un día a la semana. Muchos de los personajes conocidos creen en ese sistema. No hace falta haber comido en exceso para ayunar. Leí el caso de una mujer que se pasa el día entero en la cama. Se siente como una niña pequeña haciendo novillos para evitar sus responsabilidades, pero le encanta. En la cama se rodea de sus revistas y libros, tiene el teléfono y una mesa con su botella de agua mineral al lado. Saltarse el desayuno, la comida o la cena, o ayunar todo el día, no suena como si fuera un castigo cuando se describe como lo acabo de hacer. Debería ser como un respiro, algo que disfrutará al probarlo. Escoja un momento del día o de la noche en que normalmente empiece a picar. Haga un pacto consigo mismo: hoy no sucumbiré. No es necesario comprometerse a hacerlo más de un día. Eso sería un castigo. Si quiere negociar mañana, de acuerdo. Si continúa diciéndose a sí mismo no puedo, seguramente fracasará. Está estableciendo una conclusión antes de empezar.

151 Creo profundamente en la alteración de la rutina para estar constantemente estimulado y seguir hacia delante. El aburrimiento contribuye principalmente a comer con exceso. Variar la rutina nos hará evitar esa trampa. Si usted vive solo, debe guardar muy poca comida en casa. Todos los seres humanos engordamos, porque a veces perdemos el control. De momento, quiero que se acepte a sí mismo, incluidas estas verrugas. Aceptarse significa también admitir el hecho de que a veces le parecerá que su plan se cae en pedazos. En realidad, no es así. Hay momentos en que puede tratar de descubrir qué es lo que realmente le preocupa, en lugar de ignorar sus problemas comiendo. Ya sabe que no son los alimentos los que le hacen engordar. Usted mismo provoca su obesidad. Si desea ese postre, planee expresamente comerlo de vez en cuando. Espere ese momento con ilusión. Sin duda lo disfrutará más que lo hacía cuando solía comer inconscientemente. Y no le hará engordar. Cuando haya adelgazado se sentirá bien consigo mismo. Considere el controlarse al comer como un beneficio. Piense en todas las veces que h comido de forma descontrolada y recuerde lo muy infeliz que se sintió por ello, por las consecuencias. Nunca conocí a nadie que afirme haber disfrutado de esa experiencia. A la mañana siguiente, o incluso una hora más tarde, uno suele sentirse mal. Acaso se pesa con demasiada frecuencia. He probado desde pesarme cada día hasta pesarme cada vez que voy a servicio, o pesarme una vez a la semana. El peso es relativo y las básculas varían. No se asuste cuando suba la báscula de otra persona y dé un número distinto al que marca la suya. Yo estoy muy unida a mi báscula. Es como una vieja amiga. Considero que lo que marca es correcto, porque sólo me peso en ella, en mi propia báscula. No importa si mi báscula está en lo cierto o equivocada, puesto que es siempre mi única guía. Recuerde que su peso oscilará, no sólo semanal y diariamente, sino también durante el mismo día. Por ejemplo, después de comer, puede llegar a pesar casi dos kilos más. Tanto si se pesa como si no, con tal de que coma de acuerdo con su plan de alimentación, estará ganando. El número que señala la báscula no es importante. Adelgazar, es lo importante. Tendrá que comer, de manera que vamos a hablar de sus propios alimentos favoritos y especiales. Una amiga se limita a comer una variedad de alimentos proteínicos. Si dispone de una gran cuenta de ahorro, ésta puede ser una agradable manera de adelgazar. Si puede permitirse gambas, ternera magra, entenderá lo que quiero decir. Desde luego, pescado, pollo, atún y requesón. Y, por supuesto, limite la grasa que coma. Una dieta ideal en que la grasa no constituya más de un quince por ciento de la comida diaria. Esto es extremo, y requiere casi un menú puramente vegetariano. Pero tal dieta baja en grasa reducirá el riesgo de cáncer. Cuando decidí adelgazar, comía lo mismo casi cada día. O bien era una ensalada y un filete de ternera, o pescado. Dependía de mi presupuesto. La eficacia de este menú era debida en gran parte a su monotonía. Esto únicamente funcionará para los que variar el menú represente demasiada concentración en la comida. Si comer siempre lo mismo elimina pensar y tener que preocuparse por la cena, tal vez sea una táctica eficaz.

152 Programar por adelantado que comerá almejas y una ensalada aliñada sin aceite, no le hará ningún daño. Y, si quiere, bébase un vaso de vino. Si desea variedad, consígala aplicando el criterio de cambiar de menú cada semana. Y recuerde siempre que su objetivo principal es adelgazar, no planear menús. Si le interesa, calcule un menú que contenga el número preciso de calorías que quiera consumir diariamente. Anótelo. Que sea sencillo. Coma el mismo menú durante una semana. Eliminar el elemento sorpresa de la comida es útil cuando se quiere adelgazar. Hacer que la comida parezca menos importante forma parte de esta táctica. Es más seguro saber con antelación lo que va digerir. Descubrirá que no está pensando en la cena, pero tal vez sí en la película que irá a ver o en el libro que va a leer. Si está motivado, no importa dónde esté. Va a aprende cómo vivir con la comida y, aún así, adelgazar. Donde fallan la mayoría de los regímenes es en que no le llevan más allá de la pérdida de peso. Sin embargo, si su plan para adelgazar está diseñado con alimentos que puede continuar comiendo después de haber adelgazado, se estará dirigiendo hacia el círculo de ganador. Le he animado a escoger aquellos alimentos que le gusta comer. Si los incluye en su programa de adelgazamiento, logrará adelgazar sin sacrificar el buen comer. Y lo más importante de todo, los alimentos que elija lo sean para poder continuar comiendo después de haber adelgazado. Me gustaría que dejase de contar calorías. Utilice elementos que de antemano sepa que no engordan. He descubierto que con alimentos bajos en calorías y grasa, no necesito saber la cantidad que puedo comer. Sencillamente, como. Siempre funciona. Siempre tenga a su disposición en la nevera un pequeño bol de zanahorias o rábanos, col troceada, pepino, etc. Tienen que ser frescos, apetitosos a la vista y visibles al instante. Eso significa que debería cubrir el platito con plástico transparente, no papel de aluminio que lo haría invisible. Está invirtiendo en su nueva figura, y se lo merece. Tirar todas verduras pasadas será una simple gota de agua en un mar de gastos. Además de las verduras, guarde un plato similar con carne de pollo desmenuzada. Sólo por si todavía no lo sabía, quítele la piel, aunque le seduzca. Los alimentos crujientes satisfacen la urgente necesidad de masticar. No tienen por qué ser galletitas saladas; las zanahorias contentarán esa necesidad igualmente. O la coliflor cruda. Si actúa de cierto modo, que se supone que es en el que usted debe comportarse, nadie cuestionará esa forma de actuar. Le admirarán. Hablemos de la sal. Todo el mundo sabe que la norma consiste en reducir la sal en nuestra dieta. La sal hace que su cuerpo retenga agua. Aunque sepa que el agua no es peso real, cuando se siente hinchado se siente hinchado. Sentirse gordo le deprimirá. Y si usted está deprimido, puede que vuelva a empezar a comer. Si es posible reduzca la cantidad de sal que toma. Además de la sal, las grasas y los dulces también pueden causar edema. Ya hace años que dejé de salar la comida. No por la retención de líquidos, sino porque tengo la tensión arterial ligeramente alta.

153 Descubrirá nuevos sabores de alimentos que se estaban disfrazando con la sal. Existen científicos que dicen que el azúcar no es en absoluto un alimento. Puede crear adicción. Causa una repentina subida en la química del cuerpo, seguida de una baja igualmente inesperada que crea un deseo irracional de más azúcar. Un caramelo no engorda; muchos caramelos sí. Utilizar salsa de mostaza. Si no sabe qué es lo que lleva algo que está a punto de comer, no lo coma. En un restaurante, limítese a los tomates frescos. Recuérdese a sí mismo que cuando se engaña, usted es la víctima. Cuando opto por la comida china, se trata de un auténtico capricho. Y si la como, disfruto de ella sin pensar en cómo le sentara a mi figura. Cambio la comida china de ese día por comer menos al día siguiente. O por no comer otros alimentos ese mismo día. No sólo he protagonizado esa batalla, sino que además he ganado. Me mantengo delgada. Me siento bien. Tengo un buen aspecto. Y como toda clase de alimentos que disfruto plenamente. La mía es una situación excelente. A mi lado hay sitio para usted. También puede conseguirlo. Puede experimentar lo bien que uno se siente cuando otra gente la mira con la misma envidia con que usted solía admirar a los delgaditos. Lo valorará y disfrutará de ello, tanto como yo. Nunca doy por supuesta mi delgadez. Cada día que me despierto estoy contenta por lo que he conseguido. Quiero que comparta ese extraordinario sentimiento conmigo. Hay un producto que es mermelada dietética, hecha con edulcorante bajo en calorías. Pero no sabe a auténtica mermelada. La finalidad más útil que se le puede sacar es que le quite las ganas de probar cualquier mermelada. Además, las mermeladas no son tan malas. Cierto, contienen azúcar, pero suelen comerse lo suficientemente poco como para no preocuparse. Coma una rebanada en lugar de dos. No se preocupe por parecer tonto. Mantenga a la vista su objetivo de conservarse delegado. Cinco normas para alentar su adelgazamiento. Raciones pequeñas de alimentos diversos. Guarde en la nevera tentempiés que sean verduras y hortalizas frescas. Es preferible una ración pequeña de auténtica comida, que comer abundantemente productos dietéticos artificiales. Elija un alimento que le haga engordar y evite comerlo durante siete días. Cambie de alimento cada semana. Sencillamente, no se puedan adelgazar comiendo judías durante una semana y esperar mantenerse delgado después. Yo soy una persona delgada. Como estupendamente bien. Dieta no es una mala palabra. Usted y yo sabemos que al ser delegados, nos encontraremos mejor físicamente. No comeré budín y además filete de solomillo. No puedo comer el budín y comer también mi panecillo integral con mermelada por la mañana. Cerrar los ojos durante el transcurso de la comida para apreciar el sabor y las texturas. ESTE ES EL MOMENTO DE SU VIDA EN QUE HA RESUELTO QUE NUNCA

154 MÁS VA A TENER QUE EMPEZAR OTRA NUEVA DIETA. Cómo librarse de una borrachera alimenticia. Recuerde, no siempre somos capaces de llevar el mando por completo. De vez en cuando, comerá más de lo que después desearía haber comido. Desafortunadamente, la mayoría de personas lo único que consiguen al emborracharse comiendo es sentirse todavía más desgraciados. De manera que queremos saber cómo detenernos. De pronto, la conciencia es suya. Sabe lo que está haciendo. Como ha aprendido que todos los seres humanos cometen errores, no se odiará por fracasar. En vez de eso, se dirá: voy a acabar este bocado y entonces dejaré el tenedor en el plato y saldré de esta habitación. Decirlo en voz alta es incluso más efectivo. Usted no engordó de la noche a la mañana. De manera que una borrachera no hará que recupere todo el peso que ya ha adelgazado. Puede volver a recuperar el control. La otra noche fui a una maravillosa cena cargada de alimentos que normalmente no como. Comí y comí. También bebí. Incluso, a medida que iba comiendo, sentía que la cinturilla de mi falda se iba apretando. A la mañana siguiente, antes de pesarme en la báscula, me propuse a mí misma que cualquiera que fuera el número que señalase la aguja, lo utilizaría a mi favor. A veces elijo un número, aunque sé que es imposible que sea el que aparezca en la báscula. Después de todo, no es posible recuperar 5 Kg. por esa cena concreta. Pero sólo por ese instante fingí que cuando me pesara en la báscula marcaría que había engordado 5 kg. Cuando me pesé, marcaba 1 kg. de más, el cual resultó estar dentro de un límite aceptable. Pero le recomendaría con más frecuencia que no se pesara. Espere hasta la mañana siguiente, o incluso hasta dos días después. La forma de pensar en este caso es: qué puede decirme la báscula que yo no sepa. Es mejor esperar hasta que sepa que las noticias serán buenas. Mi siguiente paso fue ponerme los pantalones más ceñidos que tenía. Intente enfrascarse en una actividad que le aleje de la comida. Si sus manos están ocupadas trabajando en algo, no estarán libres para alimentarse. Se sentirá contento de sí mismo y eso sólo puede comportar resultados positivos. Estar solo puede animarle a sobrealimentarse. Un día de control puede conseguir deshacer la mayor parte del daño que cree haberse hecho. Por eso, cuando reconozca que ya está comiendo otra vez, también será capaz de decir: puedo arreglarlo. Sobre todo, no se castigue. Acepte su conducta como la de cualquier ser humano con debilidades humanas, y regrese al sendero del cual se ha desviado. Una borrachera se acaba en el momento en que usted decide que se ha acabado. Después, continuará adelgazando sus kilos de sobra. Pero una vez recupere el control, dará una oportunidad a su cuerpo de vaciarse de esa hinchazón. En un día, dos o tres, cuando se pese en la báscula, estará encantado al descubrir que no se ha hecho tanto daño. Ejercicio. La próxima vez que vea que está comiendo de forma descontrolada, recuerde que usted puede pararlo. Prométase a sí mismo ahora que recuperará el control. El momento en que diga: se acabó, será el momento en que su borrachera habrá acabado. Los placeres de estar delgado. Recuerdo cómo solía mirar con envidia a la gente delgada. Ahora, yo soy una de ellos.

155 Cuando empiece a obtener reacciones positivas de los amigos y del espejo, le gustará lo que ve y querrá mantenerse así. La vida puede presentarse llena de placeres cuando usted está al mando. Solía creer en la suerte, en ambas, la buena y la mala. Entonces empecé a observar que la buena suerte parece que se repita una y otra vez en ciertas personas, mientras que, con frecuencia, la mala suerte sigue de cerca a otros. No puedo prometer que el ser delegado vaya a cambiar su suerte. Puedo decirle que cambió la mía. Me siento tan bien conmigo misma, que casi todo lo que me sucede es agradable. El secreto es que no existe ningún secreto. Este libro es para aquellos que tienen armarios llenos de sobras de pan integral, de cuando probaban el método de adelgazar basado en comer mucha fibra. Este libro es para los que quieren dedicar su vida a los placeres que el comer puede ofrecerles. Si existe un truco en mi forma de mantenerme delegada, consiste en mi determinación para no comer nada que no vaya a darme placer. Y, más aún, para no perderme nunca los alimentos que me satisfacen. Planear cuándo y qué va a comer es el método. Es emocionante controlar la comida. Pocos queremos, pero muchos de nosotros somos gordos. Mas algunos de nosotros ya no lo somos. Lo había intentado todo. Si no es natural, no durará. En otras palabras, cualquier método para adelgazar que acabe en un momento dado, le dejará a usted en el mismo lugar donde estaba. La única dieta que asegura verdaderamente el éxito es aquélla con la que usted puede vivir el resto de su vida. Si adelgaza menos de un kilo, se pone a dieta de semiayuno un día. Un kilo semanal es mágico. No está causando una conmoción a su cuerpo. Tampoco se priva de comida. Cuando haya alcanzado su objetivo, no tendrá que hacer un ajuste drástico a su manera de comer. Gradualmente ha ido cambiando sus hábitos alimenticios. Y éstos serán sus nuevos hábitos para siempre. El adelgazamiento duradero está unido al tiempo. ASEGÚRESE DE QUE EL AÑO QUE VIENE, POR ESTAS FECHAS, SERÁ DELGADA. Lo importante es que adelgace y siga delgado. Con naturalidad. Cómodamente. Y a su propia manera, comiendo alimentos que le gusten y gustándole la persona que usted está modelando, su propio yo. Buena suerte.

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->