Está en la página 1de 9

Óscar Pintos Rodríguez 1

GEOLOGÍA DEL CARBÓN

DEFINICIÓN Y ORIGEN
El carbón es una roca sedimentaria fácilmente combustible de naturaleza
orgánica, formada a partir de restos vegetales. Dichos restos vegetales, según el grado
de alteración que sufran, darán uno u otro tipo de carbón. Las capas de carbón
producidas, pueden presentar distintas morfologías y espesores.
Hay una parte constituyente del carbón, que no proviene de restos vegetales; ésta
es la materia mineral de carbón, y su composición y porcentaje modificará notablemente
la calidad del carbón. Cuando el carbón presente más de un 40 % de materia mineral, no
será rentable su explotación. El carbón estará constituido por más de un 50 % en peso
(70 % en volumen) de materia carbonosa. Como materia orgánica, podemos tener
plantas, algas y plancton; la materia inorgánica, puede ser intrínseca (asociada de
manera natural a las plantas. Ej.: Gramíneas→SiO2) o extrínseca (partículas
incorporadas al carbón de forma mecánica o química; Pueden ser singenéticas, si se
forman a la vez que el carbón, o epigenéticas si precipitan en grietas, una vez
endurecido el carbón. Ej.: carbonatos, sulfuros, ...).

FACTORES DE LA CARBONIFICACIÓN
- Presión: compactación y diagénesis.
- Temperatura
- Tiempo
Se da un enriquecimiento de C con respecto a otros elementos (principalmente O
e H). A lo largo de estas transformaciones, obtenemos los tres componentes principales
del carbón: macerales (materia orgánica alterada), fiterales (restos orgánicos
reconocibles) y minerales (materia inorgánica).

TIPOS DE MACERALES
Los macerales se agrupan en base a sus propiedades ópticas y químicas:
 Vitrinita: Gris intermedio, reflectividad media. Alto contenido en oxígeno. Al
aumentar el rango, el color se aclara. Procede de madera, hojas y rellenos celulares
de plantas. Los procesos que han de sufrir estos restos para transformarse primero
en huminita y luego en vitrinita, son humificación (proceso lento de oxidación de
tejidos, dando lugar a ácidos húmicos), gelificación (proceso de tipo físico-coloidal
asociado al pH del agua; da lugar a materiales gelificados de tipo huminas) y
vitrificación (transformación de la huminita en vitrinita debido a un icerto aumento
de la temperatura).
 Liptinita: Color más oscuro y menor reflectividad. Alto contenido en hidrógeno.
Procede de esporas, polen, resinas y restos de partes duras (cutículas).
Óscar Pintos Rodríguez 2
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

 Intertinita: Color gris claro a blanco y alta reflectividad. Procede de cualquier tipo
de materia vegetal que haya sufrido oxidación.

LITOTIPOS Y MICROLITOTIPOS
A grandes rasgos, podemos decir que existen dos tipos generales de materiales
que pueden dar lugar al carbón:
→ Materiales húmicos o lignocelulósicos: Restos de plantas terrestres que han
sufrido un cierto transporte, lo que dará lugar a fragmentos de troncos, hojas, …
Generan un carbón tipo hulla. Debido a su origen, los carbones húmicos tienen un
aspecto bandeado y heterogéneo; En función del tipo de transporte, se clasifican en
alóctonos, hipoalóctonos (cierto transporte, pero no muy importante), y autóctonos
(generados en la propia cuenca). Dentro de los carbones húmicos, aparecen cuatro
litotipos: vitreno, clareno, dureno y fuseno.
→ Materiales sapropélicos: Se originan en ambientes muy tranquilos y de escasa
profundidad, por lo que suelen ser entornos anaerobios. Compuestos por restos de
algas, plancton y organismos de pequeño tamaño; Dan lugar a carbones de aspecto
muy homogéneo y masivo. Encontramos dos litotipos: Cannel (esporas) y Boghead.

FITERALES. MATERIA MINERAL DEL CARBÓN


Literales
Restos orgánicos del carbón reconocibles; pueden ser macroscópicos y
microscópicos. La mayoría son de origen vegetal. Permiten delimitar facies, como por
ejemplo las palinofacies (formadas por palinomorfos) e interpretar el origen del carbón,
datarlo, analizar la extensión lateral de las capas y determinar ciclos sedimentarios. Las
principales palinofacies son Arboreal mixta, Riparian, Euricaráceas, … En función del
estado de conservación, se tienen palinodebris (de color negro o marrón, sin estructura
celular) y palinowafer (los restos conservan la estructura celular, y son clasificables).
Los coal-balls son nódulos de naturaleza carbonatada que se encuentran en turbas y en
carbones bituminosos.
Minerales del carbón
Aquellos componentes inorgánicos, excepto C, H, N, O y S; Se dividen en
elementos mayoritarios (>10 %), minoritarios (0.1-10 %) o traza (< 0.1 %). Se pueden
clasificar en:
 Detríticos o terrígenos: Son la mayoría de los minerales presentes en el carbón, y
que proceden de una zona externa a la turba; Lo más frecuente, es que hayan sido
Óscar Pintos Rodríguez 3
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

transportados por el viento (Ej.: Arcillas de origen volcánico). Dan acumulaciones


con un grado de compactación muy alto.
 Autigénicos o químicos: Se forman por la deposición de la turba o durante la
formación del carbón; cabe destacar los sulfuros. En función de la distribución,
podemos distinguir entre materia mineral inherente (íntimamente ligada al carbón
y finamente distribuida a la materia orgánica) y materia mineral extraña (separable
del carbón de forma relativamente sencilla mediante métodos físicos).
Elementos traza
En general, se habla de asociaciones orgánicas (afinidad orgánica) e inorgánicas
(aislados por sí mismos) respecto a si aparecen unidos a materia orgánica o formando
parte de minerales íntimamente distribuidos en el carbón. Cuando el contenido en
determinados minerales es muy alto, se utilizan los términos carbargilita (carbón de la
arcilla; 20-60 % de cenizas), carbankerita (20-60 % de carbonatos), y carbopirita (5-20
% de pirita u otros sulfuros).
Cenizas del carbón
En las centrales térmicas se trabaja en calderas de 1600 ºC y carbón pulverizado;
A esta temperatura, la materia mineral del carbón se transforma en cenizas; Parte de
estas cenizas se quedan en el horno (escorias) y otra parte escapa de la caldera, dando
lugar a cenizas volantes. El flujo de esas cenizas es de tipo gaseoso, por lo que deben
pasar por unos filtros que retengan sus partículas, al menos en un 90 %.
Existen diversos efectos que provocan los minerales, algunos de ellos
beneficiosos, como es el caso de la presencia de carbonato cálcico o magnésico, que a
determinadas temperaturas, son capaces de retener el azaufre impidiendo que salte a la
atmósfera. Los mayores problemas provienen de la presencia de sulfuros, ya que
reducen la capacidad calorífica, dificultan el aprovechamiento secundario del carbón y
filtrado de residuos, y crean graves problemas ambientales, como la lluvia ácida;
además, los sulfuros crean graves problemas al horno, como:
 Erosión, por bombardeo de partículas sólidas sobre las paredes de la caldera.
 Slagging: parte de las cenizas se depositan en el horno y se funden; su viscosidad
puede dar lugar a dificultades en la eliminación de escorias. Se soluciona
controlando la temperatura de fusión de las cenizas.
 Fouling o suciedad producida por el depósito de sólidos.
 Corrosión o destrucción del material de la caldera por reacción de las cenizas con
los materiales de las paredes de la caldera.
Fuera de la caldera, los sulfuros ocasionan problemas de tipo:
 Contaminación ambiental.
 Preparación: aumentan el costo del proceso de machaqueo, ya que la resistencia
mecánica es mayor.
 Separación: los localizados en fracturas son fácilmente extraíbles, pero aquellos que
aparecen íntimamente ligados a los materiales carbonosos presentan grandes
problemas, lo que da lugar a un descenso de la calidad del carbón.
 Coquefacción: Cuando los carbones tienen una alta proporción de minerales, no se
puede hacer coque (especialmente cuando aparece S2Fe o Cl).
 Hidrogenación: Enriquecimiento en hidrógeno para crear líquidos parecidos al
petróleo. Es imposible someter al carbón a este proceso cuando la proporción en
minerales es alta.
 Oxidabilidad: Facilidad para provocar inflamación espontánea del carbón; en
general, aumenta con el contenido en minerales.
Óscar Pintos Rodríguez 4
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

CLASIFICACIÓN DE LOS CARBONES


El rango del carbón es el grado que alcanza el carbón dentro del proceso de
carbonificación o maduración de la materia orgánica. Se consideran parámetros
químicos (% humedad, % volátiles, % humedad ambiental, % O, % C elemental y poder
calorífico) y físicos (reflectancia de la vitrinita y fluorescencia de la liptinita). El rango
se relaciona con muchos factores, como:
1. Proporción de carbono: En turbas es superior o igual al 50%, y va aumentando
hacia los lignitos.
2. Tipo de carbón original: En los carbones sapropélicos, la proporción original de
carbono es mayor que en los húmicos, ya que la alginita o la esporinita son mas
ricas en este elemento, que la materia vegetal; las proporciones se van equiparando
a medida que se aproximan a las antracitas y lignitos.
3. Hidrógeno: Desciende según aumenta el rango; al principio de la diagénesis apenas
sufre transformaciones, pero según se va intensificando se produce una brusca
reducción entre los carbones altos y bajos en volátiles; los valores más comunes de
H, son 5-6% en turbas y lignitos y > 2% en lignitos, hullas y antracitas.
4. Oxígeno: Desciende proporcionalmente a la diagénesis y el enriquecimiento en
carbono. La proporción en lignitos es 20-35%, 5-15% en hullas y <5% en antracitas.
5. Nivel de carbonificación, en función de las proporciones de C, H y O.
6. Densidad: No es un parámetro muy fiable, especialmente en los altos rangos. En
general, la densidad del carbón aumenta con el rango, produciéndose un incremento
brusco en las antracitas.
7. Contenido en volátiles: Principalmente son gases y agua; Tienden a disminuir con la
profundidad, lo que hace que exista un aumento relativo del carbono.
8. Proporción de humedad: También disminuye con la profundidad de una forma muy
constante.
Para calcular el grado de metamorfismo o diagénesis, se utiliza la reflectividad
de la vitrinita: Turbas-Lignitos <1 (80-85 % C); Carbones bituminosos y hullas 1-1.2
(85-90 % C); Antracitas >1.9-2 (C > 90 %). La reflectancia de la vitrinita va
aumentando proporcionalmente al rango de los carbones; La variación de la
reflectancia, denominada anisotropía (diferencia entre valores mínimos y máximos para
un mismo rango) de la vitrinita, es muy pequeño en carbones bituminosos y
subbituminosos. Cuando no existe vitrinita, se pueden utilizar otros parámetros
microscópicos para determinar el rango, tales como la luz reflejada, la luz transmitida
(TAI o translucidez de los palinomorfos).
La temperatura de confinamiento es aquélla a la que ha sido sometido el carbón
para alcanzar el grado que presenta.
Óscar Pintos Rodríguez 5
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

CONDICIONES PARA EL DESARROLLO DEL CARBÓN


La única diferencia entre el carbón y otras rocas sedimentarias, es que sus
componentes son básicamente orgánicos (macerales). Las variaciones de las
propiedades del carbón, son el reflejo del ambiente deposicional originario.
Condiciones de formación de turbas
Tras la muerte, comienza la putrefacción por acción de microorganismos, y sólo
se detendrá si existe una acumulación de materia orgánica bajo aguas estancadas (medio
reductor), o si existe una reducción del oxígeno. En general, para la formación de turba,
se necesita un medio acuoso o unos sedimentos empapados; En cualquier caso, ha de
existir además una inhibición bacteriana para que la producción sea mayor que la
putrefacción; Los medios, además han de estar sometidos a precipitaciones o aportes de
agua para que se genere vegetación, y el clima ha de ser tal que la alteración
sedimentaria no sea muy intensa (humedad y temperaturas altas; sin embargo, cuando la
temperatura es muy alta, la putrefacción es mucho más efectiva; por esta razón, las
selvas tropicales son poco adecuadas: la putrefacción sobrepasa la producción).
Carbonificación
De toda la acumulación de restos vegetales, sólo un 15% entra a formar parte de
los sedimentos. Una vez que han sido incluidos, se producen dos procesos
fundamentales: carbonificación bioquímica y geoquímica, mediante las cuales los restos
vegetales se van transformando de turbas a lignitos, carbones subbituminosos, hullas,
semiantracitas y metaantracitas.
Mediante la etapa bioquímica, se obtienen las turbas, lignitos y carbones
subbituminosos mediante cambios microbianos a una profundidad de medio metro. Los
principales agentes transformadores de las turberas son los hongos aerobios y las
bacterias. Por debajo de esta profundidad comienzan a actuar los organismos
anaerobios. El proceso de alteración bioquímica se resume en: humificación o
transformación de la materia vegetal en humus (turba), gelificación o transformación del
humus en gel (sólo se gelifican la celulosa y la lignina), y vitrificación o transformación
a vitrinita de la celulosa y la lignina.
De este modo, la materia orgánica sufre transformaciones biológicas y químicas
por descenso del contenido en celulosa, aumento de la proporción de C, aumento del
poder calorífico, descenso del contenido en volátiles y escasa formación de gases.
También sufre transformaciones físicas por compactación, descenso de porosidad,
descenso de humedad, descenso del volumen de la capa y expulsión de fluidos; y
variaciones petrográficas por enriquecimiento en vitrinita.
En la transformación de turba a lignito se rebaja el contenido inicial de agua que
puede superar un 75% y aumenta el contenido en C, que originalmente podría ser
inferior al 60% y se obtiene un material no fragmentable con la mano y sin celulosa
libre; Todas las transformaciones son graduales.
Por debajo de los 10 m, sólo existen procesos geoquímicos, ya que no existe
acción bacteriana y la materia mineral no es alterada. A partir de este momento, los
únicos agentes son la presión, la temperatura y el tiempo. Los procesos geoquímicos,
son los responsables de la formación de carbones subbituminosos y antracitas.
Tipos de cuencas
Óscar Pintos Rodríguez 6
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

Las zonas de mayor deposición de terrígenos son poco favorables, por lo que el
carbón tenderá a acumularse en zonas laterales, donde los aportes son mínimos. En
función de la relación terrígenos/carbón, se distinguen:
 Cuencas hímnicas: Cuencas continentales endorréicas cerradas.
Relacionadas con los levantamientos de cadenas montañosas que originan
zonas deprimidas que reciben gran cantidad de material; Cuando aparecen
carbones en esos ambientes, suelen tener poca extensión lateral.
 Cuencas parálicas: Presentan una clara influencia marina con cierta
influencia continental. Alta producción orgánica con frecuentes invasiones
marinas; la variedad de carbones es muy alta; el ritmo de deposición es
menor, pero tienen grandes extensiones laterales.
Dentro de estas cuencas, a gran rango, pueden presentarse diferentes ambientes:
 Sucesiones terrígenas: Se dan por acumulación de sedimentos fluviales. El carbón
se forma en zonas tranquilas, fuera de los canales, como las llanuras de inundación
o los meandros abandonados. Son capas de pequeño espesor, en general con muchas
cenizas y no son buenos formadores de carbones económicos.
 Series deltaicas: Se dan en zonas de baja energía, pero mezclados con gran cantidad
de terrígenos, por lo que suelen ser carbones improductivos; capas muy
discontinuas.
 Series marinas: Se producen en zonas con influencia marina como manglares o
marismas. Relacionadas con sedimentos carbonatados; son interesantes, ya que
generan carbones con bajo contenido en cenizas.
Factores en la generación de carbones productivos
1. Las aguas han de tener un carácter ácido con alto contenido en terrígenos y en
ambientes pantanosos. Las aguas ácidas inhiben la decantación y disuelven las
partículas, excepto el cuarzo y el caolín.
2. La turba ha de acumularse en distinto lugar que los terrígenos, como por ejemplo,
en los pantanos flotantes.
3. El depósito de turba no ha de ser contemporáneo con la deposición de los clásticos.
4. El desarrollo de la vegetación ha de ser muy importante, o bien, la putrefacción muy
reducida.

CARBONES AUTÓCTONOS Y ALÓCTONOS


Carbones alóctonos
Materiales que han sufrido un alto transporte, de tal modo que la sedimentación
se produce en zonas de baja energía. El material aparece muy fragmentado por el
proceso de transporte. Estas turberas se caracterizarán por la acumulación asociada de
grandes cantidades de terrígenos que hacen que sean carbones poco productivos.
Carbones autóctonos
Se dan cuando el material vegetal se deposita in situ. Se pueden diferenciar tres
tipos de pantanos productores de turbas:
→ Ciénagas o turberas flotantes: Se desarrollan en lagos de poca profundidad donde
hay un desarrollo vegetal a partir de los bordes del pantano. Las turberas serán de
poca profundidad y de extensión variable; darán lugar a carbones con bajos
contenidos en cenizas y muy ricos en liptinitas.
→ Marismas flotantes o turberas bajas: Se dan en zonas llanas con un gran aporte
de agua, pero de corriente difusa y un drenaje deficiente. Dan grandes
concentraciones de masas vegetales y mucha variedad; Las aguas tienen un pH
entre ácido y neutro, y con aportes de terrígenos dispersos. Las turberas son de gran
Óscar Pintos Rodríguez 7
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

potencia pero muy irregulares, existiendo una gran variedad de macerales,


predominando la vitrinita.
→ Pantanos elevados o turberas altas: Turberas convexas que presentan una
topografía que no tiene nada que ver con aquélla en la que se asentaron. Son típicas
de climas lluviosos, pero fríos. Las aguas son muy ácidas, favoreciendo la
disolución de los terrígenos e impidiendo la acción de hongos y bacterias. Dan
potencias altas de carbones, de buena calidad. La vegetación es de tipo pradera-
bosque. Son típicas de zonas deltaicas, pero sobre todo en maglares rodeados de
arenas, pero sin mezclas. Escasa cantidad de cenizas; presentan los tres macerales,
aunque especialmente vitrinita.

La acumulación de turbas, es un hecho puntual; para que se produzca, ha de existir


una interrupción en la sedimentación del sistema.

SECUENCIAS DEPOSICIONALES CON CARBÓN


Ciclotemas
El carbón presenta variaciones en la horizontal y en la vertical, debido a cambios
de vegetación, proporciones de agua, episodios climáticos, … Se definió el término
ciclotema para explicar las repeticiones cíclicas observadas en las litologías asociadas al
carbón.
Las primeras capas que aparecen en casi todos los casos pertenecen a las cuencas
de control paleogeográfico y pelotográfico, como valles que se inundan y generan
niveles de carbonatos que cubren inmediatamente el carbón; Posteriormente se
depositan terrígenos cada vez más gruesos hasta que reaparece el carbón. Son
sucesiones muy características, similares a los manglares actuales, en los que la
influencia deltaica suele ser muy pequeña.
→ Ciclotemas con control eustático: Corresponden generalmente a valles o zona que
posteriormente han sido inundadas por el agua del mar. Se produce un desarrollo
importante de los sedimentos finos, fundamentalmente de carácter arenosos y
arcilloso, seguidos de la capa de carbón que inmediatamente es cubierta por una
capa de calizas de origen marino; Por encima de esta capa, se depositan de nuevo,
terrígenos de carácter grueso; El inicio de la transgresión se sitúa en el momento en
el que termina la sedimentación del carbón. Es típico de llanuras y albuferas que
son inundadas por el mar.
→ Ciclotemas con control tectónico, y en menor medida, climático: Se producen en
zonas donde existen movimientos tectónicos recurrentes, de manera que los
episodios de levantamiento producen gran cantidad de terrígenos por erosión,
quedando la turba desarrollada dentro de los sistemas fluviales de tipo braided o
anastomosados. La secuencia está compuesta por sedimentos arenosos estructurados
(point-bars, …), sedimentos finos de llanura de inundación (levees, …), y por
último, una capa de carbón. Es típico de zonas intracratónicas (cuenca hímnicas).
→ Ciclotemas con control climático: Corresponden a los generados en las zonas
deltaicas distales; deltas con gran influencia climática y gran aporte de sedimentos.
Óscar Pintos Rodríguez 8
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

→ Ciclotemas de control sedimentario: Acumulación de sedimentos bajo tasas


constantes de subsidencia o transgresión, con variaciones periódicas en el transporte
de sedimentos. Se produce una importante alternancia de gruesos y finos en la base,
que pasan a conglomerados y arenas, terrígenos con posible influencia marina, y
niveles de carbón tapados de nuevo por terrígeno.

TÉCNICAS DE EXPLOTACIÓN DEL CARBÓN


 Corta de carbón: Excavación tridimensional con sección troncocónica que se efectúa en capas de
carbón muy potentes, o bien cuando aparecen muchas capas que se pueden agrupar en una sola.
 Descubierta de carbón: Avance a lo largo de un único banco. El hueco dejado se va rellenando con
el estéril. Se realiza cuando aparece una capa muy potente, horizontal o con poco buzamiento y que
aflora en superficie, o tiene pocos recubrimientos.
 Terrazas: Se denomina minería de bloqueo, y de nuevo, el hueco dejado se va rellenando con
estéril. Se efectúa cuando las capas son horizontales, el recubrimiento es más o menos importante,
pero fácilmente extraíble.
 Minería de contorno: Explotación hasta el límite de la rentabilidad; se va rastreando la capa. Se
utiliza cuando la situación geológica es compleja, en capas con buzamiento muy importante, la
potencia es reducida, e incluso cuando la inclinación de las capas cambia.

USOS DEL CARBÓN


Combustión
El proceso de combustión del carbón consiste en la devolatilización y oxidación. La
devolatilización es el calentamiento del carbón de tal modo que pueda, en primer lugar, perder agua y
posteriormente los hidrocarburos. La masa de la partícula de carbón, se ve reducida hasta en un 80%, a
una temperatura de unos 1500 ºC. Este proceso se realiza en calderas de carbón pulverizado y dura entre
milisegundos y minutos. El resultado final es una masa de partículas de carbón agrietada y porosa. La
oxidación del carbonizado (char residual) se produce a mayor temperatura, quemando la partícula de
carbono por medio de oxígeno; es un proceso mucho más lento.
Coquefacción
Más del 80% del coque es consumido por la industria del acero. Se genera coque por un proceso
de carbonización, con el alquitrán como subproducto. El coque es un material carbonoso, de aspecto
grafitizable, obtenido por tratamiento térmico en ausencia de aire, a temperaturas superiores a los 1000
ºC. El producto final depende de la calidad del carbón inicial. Los pasos en la elaboración del coque, son:
→ Calentamiento por debajo de los 200 ºC, con pérdida del agua y otros gases como el CO2, N y
CH4.
→ Etapa preplástica en la que se siguen eliminando gases atrapados.
→ Etapa plástica: Se sitúa entre los 350 y 500 ºC. El carbón se reblandece, fundiendo y dando lugar
a una masa fluida o estado plástico del carbón; Por encima de los 500 ºC se produce una
resolidificación y se genera semicoque (estado intermedio entre el carbón y el coque); esta etapa
resulta clave para la producción del coque.
→ Etapa postplástica: Por encima de los 500 ºC, el semicoque sigue perdiendo gases, sobre todo N.
A partir de los 750 ºC se produce la compactación definitiva, dando un residuo sólido, poroso y
de organización granítica, que es el coque.
Gasificación
Óscar Pintos Rodríguez 9
GEOLOGÍA DEL CARBÓN

Consiste en obtener, a partir de la materia orgánica del carbón, gases combustibles mediante la
inducción de calor a las capas de carbón. El fenómeno de desprendimiento de gases del carbón es muy
conocido y constituye en peligro muy típico en las minas de carbón (gras grisú).
Licuefacción
Se denominan líquidos del carbón a los productos de origen orgánico provenientes del carbón,
que son sólidos o líquidos solubles en diferentes solventes. Tienen dimensiones mucho menores que la
macromolécula del carbón. El proceso de licuefacción consta de dos fases:
 Solubilización: Produce un residuo insoluble de donde se obtienen los asfaltenos, aceites y
preasfaltenos.
 Hidrogenación: Esta fase es la más interesante, ya que, aunque se obtienen los mismos productos, su
peso moléculas es mucho menor.

IMPLICACIONES MEDIOAMBIENTALES
Existen tres tipos de productos contaminantes relacionados con el carbón:
• Productos sólidos: Polvo carbonoso de origen orgánico (no es un producto muy nocivo, aunque
puede contaminar el agua; El principal efecto es estético, ya que produce un tapiz oscuro. Cuando el
tamaño de las partículas es inferior a una micra, puede inhalarse, provocando enfermedades. Al ser
rico en ácidos húmicos, es beneficioso para los suelos vegetales) o de origen inorgánico (procede de
la combustión y la gasificación; cuando están fundidos no son dañinos. Los más peligrosos son los
elementos traza, como el Hg en los peces, As y Pb en los mamíferos y F en las plantas. Existen tres
sistemas de retención o filtros: mecánicos [mallas], electrostáticos [ionización de partículas] y
químicos [reacciones que dan lugar a compuestos inertes]).
• Productos líquidos: Son los procedentes del lavado de la mina, causando un efecto similar al de la
lluvia ácida. Se lavan con técnicas químicas. Son los más controlados.
• Productos gaseosos: Son los más contaminantes, ya que contienen gases ácidos (S y N) procedentes
de la combustión del carbón; Impiden la respiración en plantas y animales, dan lugar a la lluvia
ácida, perduran durante mucho tiempo en la atmósfera, y pueden recorrer grandes distancias.

RECURSOS EN ESPAÑA
Las principales cuencas perálicas españolas, se sitúan en el Bierzo, Asturias y Sur de la
Cantábrica. Las cuencas límnicas principales están en el Sur Occidental. Y los lignitos, en Teruel y
Galicia.