Está en la página 1de 24

MISHKI

MISHKI
LA PRINCESA DE PARAMONGA

CONTIENE:
- Cuento "Mishki, La Princesa de Parmonga"
- Documentos Etnohistóricos de Paramonga 1559

COMUNICACIÓN TURÍS TIC A


Henry W. Marcelo C.
CIRCUITO TURISTICO

templos y ciudades escondidas en el Norte Chico

Cer ro de COMUNIDAD CAMPESINA


PILAS PUNTA
La Cruz DE PARARÍN

Shaura Cuentan nuestras viejas tradiciones que


Pararín cobrará una enorme importancia a
Rio través de su historia, somos los*
antiguos
Cerro de
la Horca Yungas pobladores del NORTE CHICO. Este
Huaricanga
m ejo [Museo de cuento rememora el legado de los Dioses del
Ber Fo
Templo
rtaleza
Huaricanga]
Norte Chico, fundamentalmente al Templo
Sagrado de la Fortaleza de Paramonga.
[Museos: Fiscalizada de
varones, Nuestra Señora del Caballete
Carmen, Museo Divino
Corazón de Jesús y Museo Porvenir Cer ro Blanco 1 El cuento de Mishki la Princesa de
Municipal]
Cerro Blanco 2 Paramonga, es clara evidencia de los
ancestrales Yungas, la belleza de la mujer del
Cerro Lampay [Museo Municipal Pampa San Jose
de Pativilca] Valle Fortaleza, hoy herencia Pararina
Carreteri expresada en su fina y delgada cintura
Huayto (alámbrica) como la Diosa Urpi Huachac
Punta y Suela [Museo de Huayto]
creadora de los peces y la madre llama
km 184
Vinto
Catuchay o Ñawin por la cual los arquitectos
Rio Pativilca Paramonguinos erigieron el monumental
Alto
templo sagrado de la Fortaleza de
Paramonga que junto a Caballete y Caral en
Supe se convierten en las tierras sagradas
del Norte Chico.

PRESIDENTE DE LA COMUNIDAD 2002

Aspero Era Pando

24 MISHKI, LA PRINCESA DE PARAMONGA


Lurihuasi km
PRIMERA EDICIÓN 1998. Título original; La Princesa
km 159
R i o Supe Mishki. Texto original Henry Marcelo Castillo.
TRIANGULO DE LA Miraya Alpacoto
Huacachi SEGUNDA EDICIÓN 2002. Título original; La Princesa
Albúferas de MORADA DE VICHAMA Mishki y la invasión de Monga.
Medio Mundo
Caral Peñico TERCERA EDICIÓN 2008. Título Mishki, La Princesa de
Paramonga.
km Apoyo de los alumnos de Ciencias de la Comunicación;
23 Universidad Hermilio Valdizán, Universidad Privada
[Museo Comunitario de
Végueta] Antenor Orrego y la Universidad Nacional José Faustino
Sánchez Carrión.
Vichama Churín Ilustraciones Carátula Jhonel Rosales, Contracarátula
La Perlita El cañaveralRontoy Fortaleza de Henry Marcelo Castillo,
Acaray
Rio Huaura
Director de Desarrollo Educativo Jorge Príncipe Ramírez.
[Museo de
Sayán
La Viña Cer ro
Huaura]
Santa [Museo La Cruz Colaboradores:
de Sayán] Carlos Manrique Pomiano, Celso Solano Paucar, Kathelin
Rosalia Lozano Vásquez, Miguel Revilla Marreros.
Pampa de Cerro
[Museo Arqueológico [Museo del Ánimas
Quebrada Esta obra ha sido un trabajo de investigación
Colegio Blanco comunicacional gracias al apoyo de los alumnos de la
Regional] Xammar] Viña
Bandurria
Laguna Escuela de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de
Encantada
Ciencias Sociales de la UNJFSC. Hay que anotar que la
mezcla de tiempos y culturas sobre todo las reflexiones
Salinas Río Seco
sobre las variantes del quechuismo son muy peculiares en
el Norte Chico, en tanto la obra trata de mantener las
Lachay perspectivas históricas de este pueblo de leyendas.
Derechos Reservados (2008) las características de esta
CHANCAY
[Museo edición, así como su contenido son propiedad de Henry
de Huando]
[Museo del Castillo Zona Arqueológica Río Marcelo Castillo, no pudiendo ser reproducidas sin la
de Chancay] HUARAL Ciudades Capital
[Museo
Municipal] Monumental Provincial autorización escrita del autor.
Carretera
[ ] Museos
Panamericana Asesor Legal: Dr. Gino Odar Hoyos
Carretera Preceramicos

Shicras asfaltada
Ruta sin
afirmar
Hecho el depósito legal en la
Biblioteca Nacional del Perú Nº 2008-08356
MISHKI
LA PRINCESA DE PARAMONGA

Por: Henry Marcelo Castillo


Cuentos obreros

ADVERTENCIA AL LECTOR QUE NO SEA


PARAMONGUINO

La mayoría de personajes de este cuento de fantasía son inspirados en algunos


rasgos de cuentos populares de Paramonga, ciudad a tres horas de Lima, donde se
ubica actualmente el histórico Templo de la Fortaleza de Paramonga, según algunos
especialistas en industrias del azúcar, Paramonga es una ciudad empresa-pueblo,
por estas características especiales sus pobladores son trabajadores y dependen
del complejo Agroindustrial de Paramonga, ahora con los cambios económicos solo
se mantiene AIPSA y QUIMPAC.

Por tales razones, las frases del habla y comunicación obrera de la época del 60
hasta la actualidad, han sufrido permanentes modificaciones, tanto por la influencia
ancashina, norteña y limeña, esta mezcla de costumbres y formas comunicacionales
ha generado en muchos casos una suerte de "inversión silábica", dejos modos muy
peculiares del habla y comunicación popular paramonguino.

Los modernos descubrimientos e investigaciones en el norte chico, como Caballete


en el Valle Fortaleza de más 5,000 años, hacen reafirmar que la "Fortaleza
Paramonga", por las fotos aéreas tiene forma de llama, quizás "ÑAWI" ó Llama
sagrada (deidad de las collas o mamacunas). Por la forma-función de su
arquitectura y lineamientos astronómicos, se infiere que es un felino debido a la foto
aérea (ver foto aérea) se puede apreciar claramente una cola en su arquitectura,
sugieren un centro ceremonial, tal como se indica en el documento más antiguo
sobre la donación de las Tierras del Sol de Parmonguilla del año 1559, 1564, 1583
(ver anexo), cuya función insinúa, un templo astronómico, algunos lugareños
también manifiestan que tenía un "Acllahuasi, un verdadero taller de producción
femenina que en los periodos del incanato la parte superior de la Fortaleza sirvió
como habitación para las Acllas o mujeres escogidas", quienes realizaban tejidos y
labores sagradas.

Los centros arqueológicos de Caral, Aspero, Caballete, Bandurria, etc. en el Norte


Chico sobre todo en Paramonga en el Valle Fortaleza "constituyen un elemento de
singular importancia para sustentar que el Norte Chico fue uno de los focos de
civilización más importante del planeta, al igual que Egipto, Mesopotamia, China,
India y México".

Particularmente el templo sagrado de la "Fortaleza" de Paramonga, es de igual


forma una clave fundamental en este proceso de desarrollo de estas culturas en el
norte chico, de ahí su importancia para que las instituciones privadas y públicas,
como las empresas locales y las universidades de la región y de Lima apoyen a la
difusión, mantenimiento y restauración de este monumento, Histórico, que por su
ubicación actual se podría convertir en un centro turístico de alta importancia para el
norte chico.
Presentación

La valoración de la cultura costeña - andina es


fundamental para entender las formas de
comunicación de la historia regional. En tal sentido,
el esfuerzo de docentes y estudiantes para revalorar
este cuento de la "Princesa Mishki de Paramonga"
debe trascender el espíritu de la entidad Regional.
Por ello, extiendo mi felicitación a la Escuela de
Ciencias de la Comunicación de la Facultad de
Ciencias Sociales de la Universidad Nacional José
Faustino Sánchez Carrión, por la publicación de este
cuento de fantasía. La comunicación como estrategia
de desarrollo arqueológico y turístico es fundamental
para fortalecimiento de nuestra cultura.
La edición del cuento "Mishki la Princesa de
Paramonga" marca un hito en las historias del norte
chico y fundamentalmente a la ciudad de
Paramonga, a la cual hago llegar mis más sinceros
saludos y felicitaciones.
Dr. Arturo Ruiz Estrada
Arqueólogo
GLOSARIO
de palabras del lugar
ALLPA : Tierra; suelo.
BUNKER : Fortaleza de alta seguridad.
CABANITA : Cabana, apellido de obrero
paramonguino.

CANCHÓN : Patio grande.


CHINA WANRA : Hembra niña.
CICLOPEAS : Monumento antiquísimo.
DESPARRAMADO: Ancho, abierto.
GUACHIMANES: Trabajadores de seguridad.
GUANERA : Depósito de fertilizantes de guano.

JUK : Uno.
MISHKI : Dulce.
MONGA : Por aquí.
PANCKKAS : Enanos.
PARAG : Vasallos.
PORTÓN : Puerta grande.
QUAQUER : Avenas.
QUELCANI : Escritura.
QUIPUS : Forma de escritura por anotaciones de
cantidad mediante nudos.

SEQUIÓN : Acequia grande.


SUMAQ : Bello, bonito.
TOQUS : Espíritus.
WAMAN KATAX : Dios del guano de las Islas.
HUPAY : Alma.
VICHAMA : Dios de Luz o de la Creación de la
Casta.
PUMACURI : Puma de Oro.
PARMONGUILLA: Paramonga
CAPÍTULO I

LA PRINCESA Y LA
INVASIÓN DE PARAMONGA

Henry Marcelo Castillo

Había una vez, hace mucho niños, como -yo-, hijos de obreros
tiempo, una ciudad llamada salían a jugar en los rieles y
Paramonguilla con gentecilla yunga durmientes, subíamos y bajábamos
de sonrisa agradable y de suave de las locomotoras. Un buen día
mirada, en la actualidad como salimos de nuestras casas como de
queriendo responder al tiempo, costumbre; "...vamos rápido" ¡hacia
Paramonga se encuentra dibujada y el canchón! ¡hacia el canchón! -
decorada de una hermosa alfombra gritamos- Juan Quito, Pepe Lara y
verde de sembríos de caña de azúcar otros amigos de mi edad -
resguardada por ciclopeas conversamos todo el camino-.
Chimineas y un templo Fortaleza de - Mi mamá -comentaba Juan- ha
barro que embruja a los campos visto duendes que se alimentan de
costeños. A treinta minutos de la leche de savia de los árboles de higo
plaza de armas de la ciudad existía y en el día duermen en los troncos
un barrio obrero llamado la secos de los árboles de palta.
"guanera" (ahora calle San -¡Oh! que tontería esos son puros
Francisco), en una esquina quedaba cuentos, mentiras -comenté-.
un depósito inmenso de sacos de Pepe por su parte inquirió:
guano de las islas que traían desde "eso es verdad, yo mismo ví a
"litera", zona cercana a la Fortaleza a esos duendes, son viejecitos
orillas del mar, llegaban todos los chiquitos de ojos grandes color de
días cargamentos de guano de las palta y saltan de árbol en árbol.
islas en locomotoras para fertilizar -Bah mentiras -repliqué-
los campos de caña de azúcar. ...miren, miren esa "caquita
En el portón de dicha guanera, blanca" son de los duendes.
todos los días, se encontraba una ¡Oh ... que "raro"! respondimos
rubicunda obrera "blanca serrana" en coro mientras continuábamos
¡Colorada! como si hubiese comido caminando-.
rocoto, la llamaban "labios finos", Al pasar un puente llamado
por tener unos labios carnosos y una "sequión" por donde circula aguas
barriga inmensa que cuando de un ramal del río Pativilca, cuyas
caminaba parecía que desafiaba al aguas abastecen a los sembríos de la
mundo con el bamboleo de sus caña de azúcar y sirve de
caderas. Warina decía que era. desaguaderos de las fábricas y
En aquellos tiempos las letrinas de los barrios obreros. De
locomotoras se estacionaban frente pronto nos pusimos en alerta para
a la guanera para su abastecimiento, poder despistar al guachimán del
como era de costumbre muchos canchón, que tomaba a borbotones
su quáquer con leche. Zas, zas nos contra La Pantera", etc.
zampamos al canchón que tenía recortábamos y coleccionábamos.
cercas de alambres mal puestas con De pronto, encontré un periódico
estacas apolilladas por el tiempo. muy antiguo que relataba la muerte
¡Oh maravilla! -ya estábamos de varios obreros en "plena huelga"
adentro!... extasiados de las de los cañeros paramonguinos. Me
montañas de libros, periódicos, quedé sorprendido por un momento
revistas viejas y nuevas, algunos y después lo guardé para enseñarlo a
desparramados por el suelo, otros mi papá.
en fardos- eran nuevos Esa era nuestra ¡biblioteca de
cargamentos que habían llegado canchón! donde leíamos de todo
desde Lima para que sirva como ¡nuestra ilustración!.
pulpa junto con el bagazo de la caña Mientras leía revistas y
de azúcar para la fabricación de periódicos, para mayor comodidad
papel. me recosté sobre un fardo de papel,
-Bueno como era costumbre- en son de un gran literato; pero me
nos dispersamos en las rumas de fue mal, me quedé dormido.
papel, leíamos revistas, buscando De pronto sentí que una mano
periódicos antiguos con publicidad fuerte me sacudía los cabellos.
sobre las peleas de cachascán -¡Oye hijo! ¿qué haces ahí
"Santos Vs. La Momia", "Jacobo durmiendo...?
Abrí los ojos y asustado vi frente
a mi a don "Cabanita" un viejecillo
obrero cañero de espesas cejas
escasas arrugas y sombrero de
paño y machete en mano.
El también se les ingeniaba para
leer revistas y libros del canchón.
-¡Mira! jovencito ten mucho
cuidado porque si los guachimanes
te encuentran te van a dar de
latigazos...
-¡Oh! que "clase" de choolu eres
gritó, agarra lo que tienes en la mano
y vámonos de aquí.
El anciano obrero, recto macizo
como un molle caminaba, marchaba
como un soldado a la vez que
conversaba.
¡...nuestra allpa es rica en
historias y leyendas!, mis
tatarabuelos "indios" me contaban:
allí donde está el canchón
antiguamente habían totorales y
juncales, bosques inmensos con
pozas de agua como ojos de la allpa
que miraban y vigilaban nuestras
tierras de los extranjeros.
- ¿A ver don Cabanita
cuénteme?.
Nos detuvimos por un momento
y me dijo: "mira la silueta de las
chimineas gigantes y al fondo los
perfiles de la Fortaleza y en la
izquierda el Cerro de Horca donde
los antiguos pobladores del Gran
Chimú Canchu castigaban a sus
presos".
-¡¿Hueles a miel?! - me preguntó-
con la nariz erguida, ebrio de dicha.
-El trapiche está moliendo don
Cabanita -le contesté- y la miel de
caña de azúcar está hirviendo, lo
hacen todos los días.
-¿Oh que raro y sumaq!, bello
presagio viviente del cuento de la
Mishki, La princesa caprichosa de
Paramonga.
-¿Y, quién es esa? -le pregunté a don
Cabanita-
-¡Oh! no sabes, tu papaachu no te ha
contado, que descuido de hoy,
moviendo la cabeza con desagrado.
-Escucha bien lo que te voy a contar:
dicen los antiguos, que en este valle
Fortaleza existía grandes ciudades
milenarias, pero el Templo de la
Fortaleza era el principal Templo de
Parmonguilla en 1559 tomado y
reconstruido por los incas.

CAPÍTULO II

PALACIO - TEMPLO DE
PARAMONGA

Las "allpas" de Monga, eran


hermosos valles de cultivos de
algodón, pallares, calabazas,
camotes, pepinillos y maíz
rodeados de bosques de molle,
totora, junco, cañas bravas como
bellos decorados de alfombra gris
de la antigua costa peruana. Mira el
Templo de la Fortaleza y el Cerro de
la Horca, pues, el primero era el
palacio de Parmonguilla con miles
de Parag (vasallos), que se
encontraban al servicio del Gran
Chimú Canchu, "qápap wasi" dicen
los cuzqueños, los paramonguinos-
ancashinos, decimos "pwediy
wasi" -continuaba el viejecillo
obrero-.
-¡¿cómo cambia nuestro
idioma?!
La Fortaleza de Paramonga, era
un hermoso palacio-templo en
forma de llama, otros dicen de un
puma o pumacuri (forma de puma
de oro) no lo se de verdad también
dicen que habían mas templos,
ocho creo pero este era el principal,
con decoraciones de colores y
dibujos geométricos rojo, verde y
amarillo, símbolo de embrujo de los
campos, los colores de las tierras
sagradas, que aún se puede
apreciar por la playa Bermejo, pues,
en peregrinaje hacia la adoración
del dios Waman Katax, le decían a
los bancos de guano de las islas
ubicado en la zona de litera. Este
hermoso palacio-templo de barro
era parte del reinado del Gran
Chimú Canchu que gobernaba desde desviar el cauce de sus aguas,
Tumbes hasta estos lares del posteriormente muchos de los
hermoso valle de Fortaleza camino Parag, vasallos del Gran Chimú
sagrado al Callejón de Huaylas, Canchu se unieron al Inka
setenta años lucharon los inkas para Yupanqui que gobernaba el Imperio
derrotar al Gran Chimú Canchu para Incaico, por ese entonces, cuentan
tomar por asalto el Templo-Fortaleza los antiguos que un General que lo
de Paramonga. llamaban Inka Tullo Atauche y su
En aquellos tiempos -continuaba esposa Cussi Wuachua vinieron a
el obrero- la Fortaleza se encontraba gobernar estos sitios bajando
rodeada de agua, era un "Bunker" desde la laguna de Yanakocha.
...comparable a los castillos feudales
de Europa. La laguna era abastecida
por canales subterráneos CAPÍTULO III
construidos hace cientos de años,
dicen, desde la laguna de GRAN CHIMÚ CANCHU Y EL
Yanakocha, a los inkas les costó INKA DE PARAMONGA
mucho trabajo localizar los canales y
Hace mucho tiempo, el Inka Tullo
de Paramonga y Cussi Wuachua
tuvieron una hija. El Rey Tullo, que no
cabía en sí de gozo, quizo llamarla
Mishki e invitó a mucha gente de su
reino, amigos de la nobleza Inka y
Chimú como testigos de un
acontecimiento único en el reino del
Gran Chimú Canchu, organizó una
gran fiesta proclamando a su hija
como heredera de sus tierras y como
presagio dijo: "he puesto el nombre
de Mishki por la dulzura de su sonrisa
y porque representa la unión del
reinado del Gran Chimú Canchu y el
Imperio Inkaico.
Mientras Mishki crecía, la belleza
de niña chimú-inka se hacía más
evidente. Un día cuando la china
wanra de hermosos ojos capulí y de
bello rostro canela, tenía sus 14 años
jugaba junto con otros niños de su
edad recogiendo enormes flores de
amancaes, perfumados, en racimos
tupidos, no tenía cuidado de su
hermosa vestimenta que había sido
obsequiado por los famosos
tejedores de Chancay, su vestido
celeste de gasa bordada con figurillas
de estrellitas y avecillas, ciñendo su
delicada y fina cintura, una cintilla de
tul calada con rombos de color azul
añil.
En tanto jugaba con una bolsita de
juncos, delicadamente trabajado con
algodón beige, encandilaba los
campos de Paramonga saltando y
cantando por los sembríos de
pallares y pepinillos mientras un
grupo de niños se dedicaba a juntar
las pajillas y espantar los pajarillos de
los campos de maíz pues, era parte
del juego-tarea heredada de la
Educación del Gran Chimú Canchu.
Mishki corrió hacia uno de los
bosquecillos de totorales, donde
borboteaba agua cristalina y como un
manto de terciopelo se extendía la
grama del campo e infinitos
bosquecillos de plantitas de "cola de
caballo" plantas del lugar ... cansada
y extasiada de tanta belleza, se
agachó y bebió un poco de agua sueño", sintió temblar la tierra
mirándose a la vez el reflejo de su párecían "toqus", espíritus en
bello rostro canela en las aguas pena... que se acercaban a sus
dulces del manantial. tierras.
Al inclinarse y girar su mirada Mishki, levantándose
hacia uno de sus costados se quedó rápidamente se abrió camino entre
impresionada por los pequeños los totorales divisando a lejos
bosquecillos miniatura de "cola de gentes de color yulaq, como la luna,
caballo", rodeado de hermosos ¡parecen pallares! murmuró...
"berros" con bellas florecillas - Nunca antes había visto tal
blancas inundaban su corazón de gente -pensó-
alegría; inmediatamente Mishki se - ¿Serán nuevos inkas? no, no
echó boca abajo e inclinóse la puede ser se contestó entre sí, mi
cabecita menudita y delicada para padre desciende de inkas y no es de
poder fantasear y aspirar la ese color de piel. En esos momentos
riquísima fragancia del aroma de las unos de sus parag se acercó
yerbas del campo. Por un momento aterrado y le dijo al oído, china
comenzó a fantasear recordando su wanra huye salva de morir, son
hermoso palacio Templo Fortaleza, nuevos invasores. Mishki exaltada
pasaron por su mente escenas de dio un salto y cruzó el arroyuelo
sus familiares que se entretenían divisando desde lejos encarnizadas
mirando semillas de pallares con luchas de sus parag, de su padre de
raros signos que ella no entendía; Mishki, mientras muchos de ellos se
mentalmente reflexionaba sobre refugiaban en las partes altas del
esta extraña forma de placer de los valle de Paramonga.
mayores. Recordó en esos momentos que
Quedándose dormida de tanto cerca de la Fortaleza, existían unos
jugar. bocanales que conducían al lugar
De un momento a otro "en pleno sagrado de los inkas.
Mishki, se detuvo un momento y
dijo:
-¡Mis padres ya deben haberse
refugiado!
Por un momento vaciló en
ingresar a los cueva-canales, pero no
había otra alternativa.
El canal estaba oscuro, avanzó
unos diez metros y de pronto divisó
una luz azul brillante y una espesa
neblina pues, no lograba ver en qué
dirección se dirigía; de pronto vió
cruzar una tórtola, que caminaba
apresurada.
-¿Qué hará esta avecilla? se
preguntó, envuelta de suspiro.
¿No tendrá miedo?
La pobrecilla Mishki no tenía idea
de lo que estaba sucediendo. La
tórtola le gritó: ¡oye tú! a dónde vas
tan aprisa...
-¡Hacia abajo... hacia abajo...
hacia abajo, le contestó la tórtola,
después se cruzó una muca muy
apresurada con sus hijos a cuestas,
la miró discretamente y dijo mira
hermosa princesa, procura correr
porque sino, no vas a encontrar al
A m a u t a q u e c u i d a e l
POKENCANCHA, pues, la entrada del
canal-cueva se va a cerrar en
cualquier momento.
Mishki replicó: ¿y cuáles son esos
secretos?
-¿Cómo no sabes? replicó la señora
muca.
- No, contestó la princesa.
Pues te diré...
En esos precisos momentos que iba a
contarle, la tierra comenzó a temblar.
- Mishki y la muca cayeron en un
enorme pozo lleno de cordeles
tejidos de algodón ¡¿nunca he visto
tanta cantidad?! repetía... repetía en
su pensamiento. Además, había
colgados adornos de oro, mantos de
variadísimos colores con figuras
geométricas y miles de huacos de oro
y plata con piedras preciosas. A sus
costados habían cientos de canastas
de cañabrava llenos de pallares.
Levantó la mirada y pudo ver un
ambiente de color amarillo púrpura. se acercó a los oídos de Mishki y le
Al fondo se encontraba un viejecillo dijo: - - "ese debe ser un
vestido elegantemente a la usanza quiposcamayo, son los encargados
de la nobleza inka. de quelcani, de escribir en los
El viejecillo estaba rodeado de quipus, a través de nuditos en los
cientos de panckkas, enanos que cordeles de algodón".
estaban sentados en círculos. - Escriben y a la vez cuentan
Unos sacaban los pallares de las números, replicó la muca dicen que
canastas y las mostraban al es un Amauta, un sabio.
viejecillo, otros extendían los - Mishki no pudo aguantar su
mantos mostrándolos de igual curiosidad y se acercó tímidamente
manera los huacos. al Amauta y le preguntó:
El viejecillo concentrado - - ¿Porqué haces tantos nudos, viejo
eternamente- hacía con sus sabio?
delicadas manos nudos de variadas - ¡Oh! ya llegaste hermosa princesa,
formas -en cordeles- a la vez que tú eres la escogida entre las más
hablaba alegremente con los bellas de nuestro imperio para que
panckkas. aprendas nuestras historias del Gran
- Mishki -pensaba- que tontos ¿qué Chimú Canchu y del Gran Imperio del
estarán haciendo? Tahuantinsuyo, Imperio del Sol.
¡¿Sacar pallares?! mirar mantos, Aquí, en estos quipus estamos
hacer nudos ¿oh qué clase?, ¿Qué escribiendo la historia y contando
gracioso? nuestras riquezas de nuestro pueblo
- Sin embargo, seguía intrigada. y de los Dioses.
Juk por juk, uno por uno sacan los Te quedarás, manda la sabia razón
pallares y aquí hay millares. La muca del Inka para que aprendas los
secretos de nuestro reino, sin
embargo, un viejo presagio me dice
monga, por aquí crecerá algún día la
dulzura de tu sonrisa.
- Pues, el destino presagió -continuó
el anciano- para gobernar, es tu
obligación aprender y te quedarás
hasta que la fiebre del invasor pase
por nuestras tierras.
- Mishki la miró extrañada y confusa,
replicando enfurecidamente ¿y si no
me quedo? bah...
- Mishki -pensó- viejo tonto mis
abuelos chimúes, decían que no había
más riqueza que la bendición del
WAMAN KATAX, dios del guano de las
islas y el Dios Vichama de las tierras
sagradas.
¡Que mentiroso!
- Mishki se dio media vuelta y salió
¡Oh que extraña sensación!
corriendo por uno de los canales.
pensó.
El anciano -gritó fuertemente- por
El paisaje de sus tierras había
favor ¡no lo hagas! ¡no!... ¡no! ¡seas!
cambiado, ya no había hermosos
¡caprichosa! ¡peligrará tu vida a los
sembríos de calabazas, pallares,
tres días al salir de estos canales!
algodón y sus parag (vasallos) y su
¡tu reino ya no es el mismo!
hermoso Templo Palacio Fortaleza se
De igual manera gritaron la muca y
encontraban sin brillo, oscurecida,
tortola.
pues, sus hermosos colores de las
- A Mishki no le interesó los consejos
tierras sagradas sólo quedaban
del anciano y caminó sin encontrar
algunos rastros.
salida..., mientras caminaba pensaba
lo que le había dicho el Amauta ¿será
CAPÍTULO IV
que por esas razones mis primos se
INVASIÓN DE PARAMONGA
entretenían tanto, mirando las
graciosas rayas y figurillas de los
El obrero Cabanita continuó
pallares?
indicando: dicen algunos, que era el
- La señora muca se detuvo y le dijo
año 1562 la princesa Mishki, caminó
obedece al Amauta, por favor es tu
varias horas por los campos de
última oportunidad.
Paramonga... y de pronto divisó una
- Ella continuó la caminata, hasta que
casita ¿parece un palacio pequeño?
encontró la salida; la señora muca se
pensó desconcertadamente.
dio media vuelta con mucha tristeza y
- Qué extraño ¿cómo es posible que
llorando se fue...
hayan construido tan rápido, si sólo
La hermosa princesa sin el menor
tenemos poco tiempo de haber
reparo salió corriendo pero al
estado dentro de la cueva-canal?. Se
momento de pasar las ciclopeas
comenzó a acercar con mucho
puertas del canal de piedra sintió un
cuidado hasta llegar a la puerta, era
temblor y escalofrío terrible, ¿será
una casa extraña -reflexionaba
Pachacamac el Dios de la noche y los
Mishki- con algunos signos y
temblores?.
símbolos que no comprendía, al
fondo del salón habían algunas
bancas en filas y colgado en la pared
dos maderos cruzados con un
hombre crucificado ¿Será Vichama el
viejo Dios sacrificado por
Pachacamac?.
- ¿serán los invasores?... pensaba
Mishki.
Efectivamente, en esos años el
virreynato repartió por primera vez,
las tierras de Paramonga (ver anexo
donación de tierras 1559, 1564, 1583)
a la congregación religiosa de los
PA U L I N O S , i n d i c ó e l o b r e r o
Cabanita...
La bella princesa huyó de
aquella Iglesia, salió en la punta de los
pies, sorprendida, de pronto tropezó
con un cura de tupida barba y de ojos
azules se asustó tanto que salió
despavorida.
El cura dijo: que bella niña,
debe ser alguna de las hijas de los
indios cimarrones.
- ¡Oye niña, ven no te vayas!
gritó el cura... Al escuchar estas
palabras, Mishki se dio cuenta que
eran los extranjeros, ya que hablaban
otras lenguas, recordando la primera
vez que vio luchar a sus vasallos y
ejército inka.
...anduvo caminando por varias
horas hasta que comenzó a ponerse
triste, y empezó a llorar
angustiadamente.
De pronto encontró una bella
anciana parag, de su antiguo reinado
de Paramonga, la miró fijamente y
para sorpresa la reconoció.
- ¡Oh hermosa princesa Mishki,
donde has estado tanto tiempo!
El Dios Wiracocha, el milenario
Vichama DIos de la luz de estas tierras
te ha enviado.
Mientras la anciana
conversaba, la princesa Mishki
comenzaba a esfumarse sus piernas,
aterrada y arrepentida de no escuchar
las advertencias y consejos del
Amauta -suplicó-
-¡oh Vichama el Wiracocha, de consuma el desierto". Por aquí
los Incas, Dios Waman Katax, siento algún día mis queridos parag
en mi hupay la muerte, pero te ruego gobernarán sus propias tierras.
que no muera mi pueblo, perdona mi Dicen, que por las noches ven
error y conserva el hupay del Gran en los cañaverales y en el viejo
Chimú Canchu y del Inka en los canchón de papel de la fábrica a
frutos de la tierra de mi pueblo. MISHKI la Princesa Caprichosa y en
Mientras oraba, las partes de toda la ciudad de Paramonga, aún se
su cuerpo se esfumaba en tres percibe el dulce aroma de la
colores brillantes el rojo, azul y el princesa Mishki y a veces se la ve
amarillo, a la vez penetraban en las haciendo nudos de los quipus,
totoras, cañabravas y juncales del arrepentida de su gran error.
lugar. Apiadados de los ruegos -los Ta m b i é n c u e n t a n q u e
dioses- se compadecieron de la bella después de un tiempo los dioses la
princesa y regaron un aroma de regresaron a la vida para que se
sonrisa dulce y convirtieron a las case con un Joven Curaca Pumacuri
totoras, cañabravas y juncales del cuyo nombre significa Puma de Oro.
lugar en dulces, cañas de azúcar.
Implorando la princesa decía: FIN
-"Oh dioses deja que mi pueblo
se haga carne y mis penas se las
DOCUMENTOS EHNOHISTÓRICOS
TIERRAS Y MITIMAES DEL TEMPLO DEL SOL EN
PARMONGUILLA.
AÑOS 1559, 1564, 1583 Donación de las tierras del Sol en Parmonguilla
(Lima, 4 de agosto de 1559)

(En la historia de Paramonga tenemos información contemporánea sobre el nombre de la "Fortaleza


de Paramonga", a falta de "documentación" e investigación arqueológica de este monumento
histórico, estos documentos de 1559 se convierten en una riquísima fuente de análisis para
interpretar la historia del Norte Chico del Perú).

Don Hernando de Mendoza, marqué de Cañete, guarda mayor de la ciudad de Cuenca, visorrey e capitán general en
estos reinos e prouincias del Pirú por Su Majestad, Sa.:Por cuanto a pedimiento de Francisco de Cárdenas dí una mi
prouisión para el padre Xpobal de Montalvo, clérigo presbítero, se informase y supiese cúyas han sido y son las
tierras que stán en el valle de Parmonguilla, linde con tierras que proveí a Alonso Pizarro de La Rua, e si de proveer
se venía perjuicio a tercero e de otras cosas, e con su parecer me la enviase para que se proveyese lo que
conviniese.

E agora se presentó ante mí un parecer del dicho Xpobal de Montaluo, clérigo presbítero, e me fue pedido y
suplicado que atento a él hiciese merced en las dichas tierras de cincuenta hanegadas de tierras. E por mí visto y el
dicho parecer, su tenor del cual es el que se sigue."Muy Excelente Señor. Yo he visto las tierras de Parmonguilla por
mandado de Vuesa Excelencia muchas veces, e me he informado de los caciques naturales del dicho valle e de otros
comarcanos e como es dicho aquellas tierras están vacas muchos años ha. Y los indios que las olían poblar e cultivar
eran mitimaes puesto por el linga pa[ra] el servicio de la casa del sol y mamaconas que allí estaban. Y todos los
dichos indios se han muerto y vuelto a sus naturales; y a esta causa puede Vuesa Excelencia hacer merced de las
que el dicho Francisco de Cárdenas pide, porque no siento haber perjuicio alguno. Xpobal de Montaluo, clérigo".
[Así] dice [él] presente parecer. Por lo cual, en nombre de Su Majestad hago merced al dicho Francisco de Cárdenas
en las dichas tierras de Parmonguilla de cuarenta hanegadas de tierras de sembradura de indios, con todas sus
entradas e salidas e acequias e agua, vsos e costumbres e seruidumbres cuantas ha e haber deue e le pertenecen
en cualquier manera que sea linde con las tierras que proveí al dicho Alonso Pizarro de La Rua, pa[ra] que use dellas
como de cosa suya propia siendo sin perjuicio de tercero. E mando a Diego Pizarro, alcalde por Su Majestad, que
luego que por parte del dicho Francisco de Cárdenas fuere requerido vaya a las dichas tierras de Parmonguilla e le
meta en la posesión de las dichas cuarenta hanagadas de tierras de sembradura de indios, en forma. E metido, las
justicias de su Majestad e cada vna e cualquier dellas le amparen e defiendan en ella e no consientan que della sea
despojado sin primero ser oído e vencido por fuero e por derecho. Fecho en Los Reyes, a cuatro días del mes de
agosto de mill e quinientos e cincuenta e nueve años. El Marqués. Por mandato de Su Excelencia, Pedro de
Avendaño.

[Delegación de Poderes]
En el valle de La Barranca, en un pueblo de los indios pescadores junto a la mar, término y jurisdicción de la ciudad de
Los Reyes, en ocho días del mes de diciembre de mil e quinientos e cincuenta e nueve años, el muy magnífico señor
Diego Pizarro Dolmos, alcalde ordinario en la ciudad de Los Reyes y sus términos y jurisdicción por Su Majestad,
estante al presente en el dicho pueblo, por ante mí Francisco Hernández Morante, escriuano de Su Majestad, e de
los testigos de yuso escriptos, dijo que por cuanto por Su Excelencia del señor visorrey destos reinos le está
cometido dar cierta posesión de unas tierras en Parmonguilla a Francisco de Cárdenas, como consta e parece más
largamente por la dicha comisión e merced de esta otra parte contenida, firmada de Su Excelencia y refrendada de
Pedro de Avendaño.
Y por estar ocupado en la visita de este dicho valle y en cosas cumplideras en el seruicio de Su Majestad y ejecución
de su Real justicia, que no puede ir ni hallarse presente a ello, que lo cometía e lo cometió lo susodicho a Juan del
Castillo, alguacil deste dicho valle, residente en el dicho tambo, que está presente, para que él la vaya a dar según e
como por el dicho mandamiento y comisión le está mandado, que si es necesario pa[ra] ello [en] nombre de Su
Majestad e de la real justicia le daua e dió poder pa[ra] ello tal cual de derecho en tal caso se requiere con sus
incidencias e dependencias, anexidades e conexidades. E lo firmó de su nombre, siendo presentes por testigos
Diego Rodríguez Garavito y Pedro Suárez de Figueroa y Ruy Díaz Correa, residentes en este dicho valle y pueblo.
Diego Pizarro de Olmos. Y dello yo el dicho escriuano doy fe. Y pasó ante mí Francisco Hernández Morante,
escriuano de Su Majestad.

[Posesión]
En el valle de Parmonguilla, término e juredición de la ciudad de Los Reyes destos reinos e provincias del Pirú, en
sáuado, nueve días del mes de diciembre de mil e quinientos e cincuenta e nueve años, por ante mi el dicho
Francisco Hernández Morante, escriuano de Su Majestad, pareció presente Juan García, residente en el dicho valle,
en nombre de Francisco de Cárdenas, residente en la dicha ciudad de Los Reyes, e por virtud del poder que dél tiene
ques el de suso contenido, signado e firmado de Diego Ruíz, escriuano de Su Majestad, según por él parece, e pidió
e requirió a Juan del Castillo, alguacil del tambo de La Barranca, que presente estaua, con un mandamiento de Su
Excelencia e merced de unas tierras que por él parece que hizo al dicho Francisco de Cárdenas, e firmado de su nombre e
refrendado de Pedro de Avendaño según por él parecía que es el desta otra parte contenido, e le pidió e requirió en el dicho
nombre le meta y ampare en la posesión de cuarenta hanegadas de tierras de sembradura de indios como por la dicha
merced está mandado, e onsí metido le ampare en ella en el dicho nombre.
E luego el dicho Juan del Castillo, alguacil, por virtud del dicho mandamiento e comisión a él dada por el señor Diego
Pizarro de Olmos, alcalde ordinario en la dicha ciudad de Los Reyes e sus términos e jurisdicción por Su Majestad, a quien
estaua cometido, ques la de suso contenida, tomó por la mano usando della al dicho Juan García en el dicho nombre y le
metió en unas tierras que son en el dicho valle que lindan por la parte de hacia la sierra con tierras de Alonso Pizarro de La
Rua y van por la Barranca del río de Parmonguilla abajo corriendo hacia la mar e hacia unos paredones questán en el
dicho valle derribados de tiempo viejo. Y por el lado de abajo hacia la mar, tierras baldías del dicho valle, e por la parte de
hacia en río de La Barranca con tierras baldías del dicho valle. Y ansí metido dijo que amparaua y amparó por virtud del
dicho mandamiento e comisión en la posesión dellas. Y en el dicho nombre y el dicho Juan García en el dicho nombre [sic]
se paseó por las dichas tierras y cortó ciertas ramas de árboles que están en las dichas tierras con un cuchillo, y se paseó
por ellas de una parte a otra y echó terrones por ellas. Lo cual dijo que hacía e hizo en señal e auto de posesión en el dicho
nombre. La cual dijo que tobaua e tomó real, actual, corporal velcasi. Y de como la toma e aprehendía e tomó e aprehendió
quieta e pacíficamente en el dicho nombre y sin contradicción de ninguna persona alguna.

Y el dicho alguacil que la dio, pidio a mí el dicho escriuano que lo diese ansí por testimonio. E yo el dicho escriuano dello
doy fe, e que la tomó quieta e pacíficamente e sin contradicción de persona alguna. Y no pudieron ser habidos testigos
para que se hallasen presentes a ello. E dello doy fe. Y el dicho alguacil lo firmó aquí de su nombre. Fecho ut supra, Juan
del Castillo. E yo el dicho Francisco Hernández Morante, escriuano de Su Majestad suso dicho, presente fui al dar de la
dicha posesión en uno con el dicho Juan del Castillo, alguacil, y de pedimento de dicho Juan García, la escriuí, según e de
la amenera que ante mí pasó. E por ende, en fe dello fice aquí este mi signo que a tal en testimonio. Francisco Hernández
Morante, escriuano de Su Majestad.

[OTRA DONACIÓN DE TIERRAS]


[Lima, setiembre de 1564]

Muy poderoso señor. Joan López, en nombre de los menores hijos de Joan Márquez, difunto, en la causa con Joan
Baptista Ponce sobre las tierras que pertenece(n) a mi parte, digo que yo presenté en la dicha causa el título original que
tiene de las dichas tierras del cual tienen necesidad. A Vuestra Alteza pido mande se le entregue quedando un treslado en
el proceso autorizado. e pido justicia. Joan López

En la ciudad de Los Reyes, en cuatro días del mes de septiembre de mil e quinientos y sesenta y cuatro años, ante los
señores presidente e oidores desta Real Audiencia estando en audiencia pública presentó esta petición e lo contenido en
ella. E por los dichos señores presidente e oidores vista mandaron que se le dé; quedando un treslado. Montoya.
En cumplimiento de lo cual, yo Juan de Montoya, escriuano de la Cámara de la Audiencia y chancillería que por Su
Majestad reside en esta ciudad de los Reyes, hice sacar e saqué de la provisión original que en la dicha petición se hace
mención un treslado que su tenor de la cual es como se sigue:

Don Felipe por la Gracia d Dios rey de Castilla, de León, de Aragón, de las Dos Cicilias, de Jerusalén, de Nauarra, de
Granada, de Toledo, de Valencia, de Sevilla, de Cerdenia, de Córdoba, de Córcega, de Murcia, de Jaén, de Los Algarues,
de Algecira, de Gibraltar, de las Islas de Canaria, de las Indias, Islas e Tierrafirme del Mar Océano, conde de Flandes e de
Tirol, etc.

Por cuanto, por parte de Joan Márquez, residente en el valle de Parmonguilla, nos ha sido hecha relación que nos ha
seruido en los nuestros reinos del Pirú en lo que se ha ofrecido de diez y seis años a esta parte sin hauer deseruido; e que
hasta agora no se le ha hecho merced ni gratificación alguna, e que es casado y está cargado de hijos pequeños y muy
pobres, e para ayuda a sustentarse querría hacer algunas sementeras para con que comiesen él y su mujer e hijos, y en el
dicho valle de Parmonquilla no hay indios y hay tierras perdidas que nadie se aprovecha dellas, donde se le podía hacer
alguna merced que nos pedía e suplicaua atento a lo susodicho se la hiciesemos de cincuenta fanegadas de tierras en el
dicho valle para en que pudiese hacer sus sementeras y sustentarse o que sobre ello proveyésemos como la nuestra
merced fuese.

Lo cual visto por el presidente e oidores de la nuestra Audiencia y Chancillería real que por nuestro mandado reside en la
ciudad de Los Reyes de los dichos nuestros reinos fue acordado que en el entretanto que se le hace alguna merced por lo
que nos ha seruido se le diesen, en el dicho valle de Parmonguilla treinta fanegadas de tierra de sembradura.

Por tanto, por la presente hacemos merced al dicho Juan de las dichas treinta fanegadas de sembradura en el dicho valle
de Parmonguilla, para que en ellas haga su labranza y las tenga e posea por suyas y como suyas con todas sus
servidumbres, acequias y aguas que le pertenecieren y houiere de hauer, con tanto que no las pueda vender ni enajenar a
que sea sin perjuicio de los indios ni de otro tercero y del pueblo si alguno se mandase hacer en el dicho valle, porque
hauiéndose de hacer pueblo se proueerá lo que pareciere que conviene sin embargo desta merced que agora se hace,
porque con esta declaración y aditamento se le dan las dichas tierras.

E mandamos a Joan de la Calle, alguacil del valle de Guaura, que luego como con esta nuestra carta fuere requerido vaya
al dicho valle e señale, mida y amojone las dichas treinta fanegadas de tierra al dicho Joan Márquez. Y ansí señaladas le
meta y ampare en la posesión dellas para que las tenga y goce y se aproveche como de cosa suya como dicho es.
Y ansí metido mandamos a cualesquier justicias le defienda y amaparen en su posesión e no consientan den lugar
que della sea deposeído sin primero ser oído e vencido por fuero e derecho so pena de la nuestra merced y de
quinientos pesos de oro para la nuestra Cámara.
Dada en Los Reyes a siete días del mes de septiembre de mill e quinientos y sesenta y cuatro años. El doctor Brauo
de Saravia. El doctor Gonzáles de Cuenca.. El licenciado Saauedra. El licenciado don Aluaro Ponce de León. Yo
Francisco López, escriuano de Cámara de Su Católica Real Majestad, la fice escriuir por su mandado, con acuerdo
de su presidente e oidores. Registrada, Alonso de Valderrama. Canciller, Lorenco de Aliaga.

En siete días del mes de octubre de mill e quinientos y sesenta e cuatro años. yo Joan de la Calle, alguacil del valle
de Guaura, a quien está proueido por Su Majestad desotra parte contenida viene cometida y para en su
cumplimiento della meto y metía a Joan Márquez en posesión de treinta fanegadas de que Su Majestad le hizo
merced de tierras, las cuales treinta fanagadas corren y en parte son linderos de Luis Dáualos por la una parte y de
la otra Joan de la Calle, las cuales huuo de su mujer, y de la otra parte lindan con tierras del dicho Joan Márquez que
hobo de Joan Moro que corre de luengo de una acequia que se va prolongando [de] una cordeillera de cerros pa[ra]
un llano abajo. Y también entran en la posesión unos corrales grandes que alindan con el dicho Luis Dáualos, a
donde tiene su casa el dicho Joan Márquez, en las cuales le metí en posesión. E ellas tiene sembradas e las posee
por suyas. Y por no hauer al presente más testigos de Xpobal Nieto no se tomaron más testigos, de lo cual Joan de la
Calle doy la posesión y amparo. Testigo el dicho Xpobal Nieto. E porque es verdad lo firmé de mi nombre, Joan de la
Calle e Xpobal Nieto.

[INTERROGATORIO DE JUAN BAUTISTA PONCE]


[Lima, 30 de enero de 1583]

Los testigos que se presentaren por parte de Joan Baptista Ponce en la causa que trata con los menores hijos de
Juan Márques sobre las cuarenta hanegadas de tierras de Paramonguilla, se hagan las preguntas siguientes:

1. Si conocen a las partes y si tienen noticia de las tierras sobre ques este pleito, que están en la cabeza del valle de
Paramonguilla, que alindan las dichas tierras por la parte de arriba con una acequia que viene al molino de doña Ana
de Ayala, y de allí derecho a la mar con tierras de Parivilca que son de la dicha doña Ana. Y por parte de la sierra con
una acequia del dicho molino hacia Paramonguilla hasta llegar a La Caldera, tierras del licenciado Torres.

2. Si saben que yendo Juan de Grajales con provisión real desta Real Audiencia a medir las tierras del dicho valle de
Paramonguilla, habiéndole presentado y mostrado el título y merced que de las dichas tierras había hecho el
márques de Cañete a Francisco de Cárdenas, padre de doña Inés de Cárdenas, mujer del dicho Juan Baptista
Ponce, las midió y señaló el dicho Juan de Grajales por los linderos contenidos en la primera pregunta. Y las declaró
por el dicho Francisco de Cárdenas conforme al dicho título como consta por la declaración y medida y previsión real
que todo consta en este proceso presentado. Diga. Etc.

3. Si saben que Mari Jiménez, mujer que fue de Juan Márquez, difunto, poseía las dichas tierras y estaba entrada en
ellas y las tenía ocupadas y se aprouechauua dellas cuando el dicha Juan de Grajales hico la dicha medida. Y por su
fin y muerte se entraron y quedaron las dichas tierras a sus hijos, con quien[es] agora se trata este pleito, y al
presente las tienen y las han labrado y labran. Digan. Etc.

4. Si saben que la dicha doña Inés de Cárdenas, mujer del dicho Juan Baptista Ponce, quedó por heredera del dicho
Francisco de Cárdenas, su padre, y en la partición que entre herederos se hico le cupieron a la dicha doña Inés de
Cárdenas las dichas cuarenta hanegas de tierra sobre ques este pleito, como consta por los testimonios y autos de
la dicha partición que está en este proceso. Digan. Etc.

5. Si saben que el marqués de Cañete, visorrey que fue destos reinos, hico merced al dicho Francisco de Cárdenas
de las dichas cuarenta hanegadas de tierras contenidas en la primera pregunta sobre ques este pleito, como consta
por el título y prouisión de la dicha merced, original, que está en este proceso presentada. Etc.

6. Si saben que los dichos Juan Baptista Ponce y doña Inés de Cárdenas, [son] marido y mujer, casados y velados
según orden de la santa madre iglesia de Roma, y es público y notorio.

7. Si saben que las dichas tierras por ser buenas y estar en sitio y comarca, han rentado y podido rentar en cada
a[ño] cuatro pesos de plata corriente por cada hanegada de sembradura y a una más. Y este es su común precio
para arrendamiento.

8. Si saben que la dicha doña Inés de Cárdenas a esta agora menos de veinte y cinco años, porque al presente
puede un año más o menos. Los testigos lo saben porque tienen noticia de cuando nació en esta ciudad, Digan. Etc.

9. Si saben que todo lo susodicho es público y notorio y pública vos y fama. Etc.

El licenciado Velázquez. Juan Baptista Ponce.


En Los Reyes, a treinta de enero de mill e quinientos e ochenta y cuatro años, ante el ilustre señor Juan de
Cadalzo, alcalde ordinario, se presentó este interrogatorio.

[Biblioteca Nacional de Lima, manuscrito Nº A328; ff.37 r-48v, 61r-64r.]


En tus generaciones
brillará en el cielo la
madre Llama -Ñawi

Inmortal templo
sagrado de la fortaleza
de Paramonga.

Y tu hermosa Princesa Iconografía de cópula de Dioses


Mishki de aroma y
dulzuras de cañas de
del Valle Fortaleza y Pativilca
(Museo Fiscalizada de Varones I.E.E. 21577 -
lugar...
Paramonga).
“Llorona Yunga” tu
bella cintura pararina
será símbolo de las
diosas de la morada COLECCION: COMUNICACION
sagrada. TURISTICA
Mishki, L a Princesa de Paramonga.
III Edición.
Vichama y la morada de los DIoses del Fuego
Sagrado.
Procesaepicapoetizada: “Vichama la Tragedia
EN DEFENSA DEL PATRIMONIO de un Dios Yunga”.
ARQUEOLÓGICO Y CULTURAL DEL VALLE Ensayos sobre Filosofía de la semiótica de la
FORTALEZA. iconografía yunga (Vichama en busca de una
semiología perdida).
RESOLUCIÓN DIRECTORAL Nº 929/INC Ensayo de la Genealogía de los dioses del Norte
Lima, 26 de Setiembre del 2002 Chico.
Changaman y La Rebelión de los Rostros
El Instituto Nacional de Cultura declara Patrimonio Pintados.
Cultural de la Nación, a los siguientes sitios
arqueológicos:

INDECUR - PATRICEB
Concurso Miss Turismo
Paramonga:
"Mishki La Princesa de
Paramonga"

Escenificación Musicalizada "Vichama",


ganador 3er. puesto del mito de bronce, de la
Corporación WONG - LIMA, nótese personaje
central a la Princesa Mishki como recreación
Participación Vestido Estilizado de la
teatral.
Princesa Mishki, en concurso de trajes
típicos de la Región LIma.
AUSPICIA:
Participa UNIVERSIDAD DE SAN MARTIN DE PORRES
Miss Turismo Paramonga.
"Mishki, La Princesa de Paramonga". FACULTAD DE COMUNICACION,
Semana Turística de Paramonga del 24 al TURISMO Y PSICOLOGIA
29 de Julio.
Municipalidad de Paramonga. ARCHIVO REGIONAL DEL GOBIERNO REGIONAL DE LIMA
INCECUR - PATRICEB PATRICEB LIC. SONIA CONDE SALINAS - DIRECTORA DEL ARCHIVO REGIONAL
Celular: 9-9744-7484 / 9-8826-6873. (EUSEBIO ARRONIZ S/N - HUACHO)
e-mail: vichamanew@hotmail.com
vichamaraymi@yahoo.com FACULTAD DE CIENCIAS SOCIALES E.A.P. CIENCIAS DE LA COMUNICACIÓN
www.paramonga8m.com (ÁREA: COMUNICACIÓN TURÍSTICA Y PATRIMONIAL)

VENTA DE ARTESANÍA, SERVICIOS DE CIRCUITOS TURÍSTICOS EDUCATIVOS INDECUR "VICHAMA" Y PATRICEB EN DEFENSA DEL PATRIMONIO CULTURAL DEL NORTE CHICO
DEL NORTE CHICO Y PRODUCTOS TURÍSTICOS EN GENERAL
POR LA PUESTA EN VALOR Y
CALLE SAN FRANCISCO Nº 341 - PARAMONGA
U.N.J.F.S.C.
APOYA EL PROYECTO DEFENSA DE LA INVESTIGACIÓN
AV. SAN MARTÍN Nº 700 - HUACHO
URB. LOS PINOS CALLE JUAN VELÁZCO ALVARADO Nº 142 - HUACHO DE LA RED DE MUSEOS DEL CENTRO ARQUEOLÓGICO
TELF. 236-0161 CEL.: 9-9744-7484 / 9-8826-6873 / 9-9124-2614 DE NORTE CHICO UNJFSC CABALLETE - PARAMONGA
e-mail: vichamanew@hotmail.com / vichamaraymi@yahoo.com
www.paramonga8m.com DE MÁS 5 200 AÑOS DE ANTIGUEDAD