Está en la página 1de 185
Universidad Nacional de Rio Cuarto Facultad de Ciencias Humanas Departamento de Ciencias de la Comus Licenciatura en Ciencias de la Comunicaci6 1 Directores: Gustavo Cimadevilla Edgardo Carigia Rio Cuarto ~ 2002 Cuando uno escribe, siempre lo hace con la ayuda de muchas personas que colaboran de diferentes maneras. Algunas de esas personas nos ayudaron desde una posicién muy cercana, otras lo hicieron a la distancia. Algunas de esas personas son familiares, amigos 0 profesores; a otras s6lo las conocemos a través de sus obras, Esta pagina de agradecimientos nos brinda la posibilidad de retril todos aquellos que de una u otra manera nos acompafaron en este arduo camino recorrido alentandonos a superar las dificultades que se presentaban. Los nombres de quienes conocimos a través de sus libros y que tanto nos aportaron iran apareciendo a lo largo de esta investigacion. Aquellos que lo hicieron desde la cotidianeidad y el afecto inigualable merecen un apartado especial por constituirse en los pilares esenciales de nuestras vida. Gracias, Amalia, Clever, Graciela y Oscar, nuestros padres, quienes con su constante apoyo y su afecto incondicional forjaron ideales y valores que nos permitieron avanzar con responsabilidad y perseverancia en esta busqueda inagotable que entrelaza el crecimiento personal con el profesional. Gracias, Ruso y Chicho, nuestros directores, quienes con paciencia y disciplina encauzaron nuestros esfuerzos para la concrecion de esta meta que por momentos parecia inalcanzable. Gracias, Diana por el silencio justo, el aporte a tiempo y la compafia constante en cada hora de trabajo. Y un gracias muy especial a todas aquellas personas que alo largo de este tiempo compartieron junto a nosotras este gran desafio... porque, sin lugar a dudas, sin su apoyo permanente y su continua solidaridad el logro de este objetivo no hubiera sido posible. Simplemente gracias... Ivana - Ménica El diario a diario Un sefior toma el tranvla después de comprar el diario y ponérsefo bajo e! brazo. Media hora més tarde desciende con e! mismo dian bajo el mismo brazo, Pero ya no es el mismo diario, ahora es un montén de hojas impresas que el se/ior ‘abandona en un banco de Ia plaza. ‘Avenas queda solo en e/ banco, el montén de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que un muchacho lo ve, fo lee y lo deja convertido en un ‘montén de hojas impresas. ‘Apenas queda solo en e/ banco, el montén de hojas impresas se convierte otra vez en un diario, hasta que una anciana lo encuentra, lo lee y lo deja convertido en un montén de hojas impresas. Luego se lo leva a su casa y en el camino lo usa para empaquetar medio kilo de acelgas, que es para lo que sirven los darics después de estas excitantes metamortosis. Julio Cortézar

También podría gustarte