B6.

EL COMERCIO

ECONOMÍA

MIÉRCOLES 13 DE MARZO DEL 2013

LABORAL

MARTES

MEMORIAS

MIÉRCOLES

PUBLICIDAD & MKT

JUEVES

EMPRESAS Y SOCIEDAD

VIERNES

INTERNACIONALES

SÁBADO

Los primeros sistemas de transporte del Perú

El país de las más de 77 líneas férreas
Desde 1851, cuando se construyó el primer ferrocarril, el Perú llegó a tener 4.500 kilómetros de rieles. Ahora solo tiene 1.600 kilómetros operativos y seis líneas, de las cuales una es privada y la otra está inactiva.
ÁLVARO GASTAÑADUÍ DUÍ RAMÍREZ
COLECCIÓN ELIO GALESSIO

Periodista

omo si hubiera sido una maldición, desde que el gobierno de Leguía expropiara en la década de 1920 el tren Lima-Huacho a la Peruvian Corporation, ninguna otra empresa privada volvió a invertir en la construcción de una línea férrea de uso público en el país. Por más esfuerzos que hicieron los siguientes gobernantes para atraer a los inversionistas, nadie más se arriesgó a construir un ferrocarril en el Perú. El historiador de trenes Elio Galessio recuerda que, antes de esa expropiación, la Peruvian quería continuar la línea férrea hasta la serranía de Áncash para conectarse con el ferrocarril del Santa, que unía Chimbote con Huallanca. La referida empresa inglesa tomó la propiedad del ferrocarril luego de la guerra con Chile, cuando el Perú estaba sumido en una grave crisis y parte de la línea había sido destruida por el ejército invasor.

C

más de seis millones de pasajeros. Como la mayoría de trenes que tuvo el Perú, este también fue construido por el sector privado. Fue el segundo en América del Sur. El primero lo construyeron los ingleses un año antes, en la antigua Guyana, para el transporte de ron. El segundo tren que se construyó en el país unió Tacna y Arica, y el tercero, Lima y Chorrillos.
EL PRIMER TREN

El primer ferrocarril que tuvo el Perú se construyó en 1851 entre Lima y el Callao.
Galessio, que preside el Instituto Ferroviario del Perú, dice que los trenes han permitido el desarrollo de nuevas ciudades . Por ejemplo, recuerda que Chosica surgió cuando empezó a circular el Ferrocarril Central y Chorrillos creció cuando llegó el tren. Sin embargo, este amante de los trenes está convencido de que el Perú aún puede recuperarlos. Asegura que una ruta viable es la que podría unir Huacho con Ica, pero con un tren que circule a 150 kilómetros por hora. Incluso, el experto en infraestructura José Moquillaza asegura que en muchos casos aún existe la línea férrea que podría utilizarse, como la que une Moquegua y Puno, que permitiría llegar a Bolivia y al sureste de Brasil. En el tema de los trenes esta historia aún puede continuar.

QUEDARON EN UN SUEÑO. El Estado no concluyó dos tramos férreos que iban hacia Áncash y Cusco.

Fortaleza sobre rieles Galessio, autor del libro “Ferrocarriles del Perú. Un viaje a través de su historia”, asegura que hasta ahora ha logrado documentar la existencia de un total de 77 líneas férreas en el Perú, muchas de las cuales ya operaban antes de la Guerra del Pacífico gracias a la iniciativa pri-

vada. Sin embargo, cree que pudieron haber sido más (en ese número no se incluyen los tranvías que tuvo Lima y Arequipa hasta la década de 1960). Ahora, Galessio lamenta que el Perú tenga solo seis líneas férreas, de las cuales una es privada y pertenece a la minera Southern Perú. Otra línea está inoperativa, que es la que une Tacna con Arica, y las otras cuatro han sido dadas en concesión al sector privado.

PARADÓJICO

El Perú ha llegado a tener 77 líneas férreas en todo su territorio. Ahora solo tiene seis.
importantes fueron los que unían las cooperativas azucareras con los puertos de Pimentel y Eten y entre Piura y Lambayeque. De ellos no queda ni la huella de los rieles, pues la arena, el olvido y la desidia estatal se encargaron de enterrarlos en el pasado. En la zona central del país, entre las regiones de Lima, Ica,Junín y Huancavelica, hubo otros 17 más, de los cuales apenas se conserva el Ferrocarril Central y el llamado Tren

De Tumbes a Tacna De todos los ferrocarriles que tuvo el Perú, por lo menos 17 estuvieron en el norte, entre Tumbes y Áncash. Incluso, los más

Macho, que va de Huancayo a Huancavelica. Sin embargo, los que circulaban hasta las primeras décadas del siglo XX por las calles de Lima y hasta el Callao y Chorrillos han quedado en el olvido. Además, operaron otros en todo el sur del país, en el Cusco, Moquegua, Arequipa y Tacna. Algunos eran de corto recorrido y pertenecían a las haciendas. Según Galessio, el país llegó a tener 4.500 kilómetros de línea férrea. Ahora tiene 1.600 kilómetros. ¿Pero qué pasó con toda esa infraestructura? En la Guerra del Pacífico se destruyeron grandes extensiones de línea férrea. El historiador refiere

que los chilenos pensaban que, si dejaban esa infraestructura, el Perú se iba a recuperar más rápido y podía cobrar venganza. Además, hubo una mala gestión del Estado: no hizo las inversiones necesarias para mejorar su tecnología y pudieran adecuarse a un mercado que fue cambiando con el tiempo para competir con las carreteras que empezaban a construirse.

El primero: Lima-Callao El primer ferrocarril que tuvo el Perú se construyó en 1851 entre Lima y el Callao. Galessio recuerda que ese ferrocarril permitió que se hicieran viajes de noche y diez años después ya había transportado a

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful