Está en la página 1de 1

A veces era muy fcil olvidar que estaba besando a un vampiro.

No porque pareciera normal o humano nunca podra olvidar ni por un segundo que estaba sosteniendo a alguien ms ngel que humano en mis brazos- sino porque l lo haca parecer como si no fuera nada tener sus labios contra mis labios, mi cara, mi garganta. l afirmaba que ya tena mucho tiempo que haba pasado la tentacin que mi sangre sola ser para l, que la idea de perderme le haba curado cualquier deseo de ella. Pero yo saba que el olor de mi sangre todava le causaba dolor todava le quemaba su garganta como si estuviera inhalando llamas. Abr mis ojos y encontr los suyos abiertos, tambin, mirando fijamente mi cara. No tena sentido cuando l me miraba de esa manera. Como si fuera el premio en lugar del escandaloso afortunado ganador. Nuestras miradas se encontraron por un momento; sus ojos dorados eran tan profundos que imagin que poda ver todo el camino a su alma. Pareca tonto que ste hecho el de la existencia de su alma-siempre haba estado en duda, incluso si l era un vampiro. l tena el alma ms hermosa, ms hermosa que su mente brillante su incomparable cara su glorioso cuerpo. l me volvi a mirar como si pudiera ver mi alma, tambin, y como si le gustara lo que vea.