Está en la página 1de 1

MARÍA CARLOTA MONROY Tuvo un doctorado en Entomología Medica en la Universidad de Uppsala en Suecia.

Carlota Monroy es guatemalteca y es la primera mujer de Guatemala que recibió el Premio de Ciencia Nacional por su investigación sobre la enfermedad de chagas. Las chagas es una enfermedad parasitaria, la cual puede afectar a diversos órganos y llega a ser mortal. Esta enfermedad ataca a gran parte de la población rural delos países Latinoamericanos. Este parásito se transmite al ser humano principalmente a través de insectos, también puede transmitirse por transfusión sanguínea, vía congénita, oral y por trasplante de órganos. La investigación consistió en determinar la presencia de esta enfermedad en varios departamentos del país para detectar los lugares de mayor presencia. Se encontró que la distribución de la enfermedad es baja en la mayoría de los departamentos a excepción de Chiquimula en donde se encuentra ampliamente distribuido. Se considera que este departamento es el retoen relación a la eliminación de Chagas en Guatemala. La Doctora María Carlota Monroy, primera mujer a la que se otorgó el Premio Nacional de Ciencias de Guatemala, recibió un reconocimiento por su investigación sobre el mal de Chagas, una enfermedad “olvidada”, una enfermedad de los pobres. La Dra. Monroy utilizó un enfoque comunitario para estudiar la persistencia de las especies de vectores en las viviendas humanas. Utilizando tecnología y competencias locales, su equipo mejoró las condiciones de las viviendas a fin de mantener fuera a los insectos vectores, que a menudo se ocultan en las grietas de las paredes. Examinando la cultura local, el equipo de la Dra. Monroy descubrió que las mujeres estaban a cargo de realizar las tareas de mejoras en las viviendas, por lo que fueron invitadas a participar en las reparaciones para eliminar los insectos. Las panelistas también hablaron de sus experiencias como mujeres científicas. La Dra. Mergler explicó que aunque durante su carrera profesional ha visto cómo el número de mujeres que trabajan en el campo de las ciencias ha aumentado, es necesario hacer más. La Dra. Monroy se mostró de acuerdo con el hecho de que las mujeres deben perseverar en una comunidad científica tradicionalmente dominada por los hombres. En Cuba, aunque la mayoría de las personas que trabajan en el ámbito de las ciencias son mujeres, los científicos tienen mayor renombre, comentó la Dra. Díaz. La Dra. Lkhasuren señaló que no ha sido objeto de discriminación como mujer científica en Mongolia, un país en el que muchos doctores son mujeres. La Dra. Lakshmi resumió la situación del siguiente modo: tanto las mujeres como los hombres se enfrentan a obstáculos; independientemente del género, lo que realmente importa es el esfuerzo personal.