P. 1
Entendimiento

Entendimiento

|Views: 3.834|Likes:
Publicado porfaridaranazea

More info:

Published by: faridaranazea on Mar 10, 2013
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/10/2013

pdf

text

original

ENTENDIMIENTO

VERSICULO A MEMORIZAR 1 Corintios 14:15 ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento.

Definición. Se conoce el entendimiento como la capacidad de discernir cómo se relacionan entre sí las partes o aspectos de un asunto y de ver la cuestión en su totalidad, no solo los hechos aislados. El verbo raíz hebreo bin tiene el significado básico de “separar” o “distinguir”, y a menudo se traduce “entender” o “discernir”. Disciplinas modernas a nivel secular han llegado al siguiente punto: “Mientras la Psicología fue entendida en la filosofía tradicional como Ciencia del alma, el entendimiento ha sido considerado como una facultad del alma. Aunque la clasificación anterior es meramente secular, puede ayudarnos para acercarnos a interpretar un pasaje bíblico sobre el entendimiento, como lo es Proverbios 19:8 que dice: “el que posee entendimiento ama su alma; el que guarda la inteligencia hallará el bien”. Varias cosas podemos inferir del texto anterior:  Primero: al decir “el que posee” nos da a entender que no todas las personas poseen entendimiento, es decir, algunas personas son faltas de entendimiento.  Segundo: el entendimiento otorga bendiciones, paz, alegría al alma del hombre.  Tercero: el entendimiento y el alma se relacionan íntimamente. No es el alma en sí, pero se relaciona con ella. Si usamos la premisa secular, podremos pensar que el alma utiliza el entendimiento para llegar a discernir o comprender la relación o conexión que existe entre las diferentes partes de un asunto y poder ver un “mapa general” que le dé sentido a cada una de las partes, aunque parezcan aisladas o insignificantes. 2 Timoteo 2:7 “considera lo que te digo, y el Señor te dé entendimiento en todo”. Este texto escrito por el apóstol Pablo a Timoteo nos invita, luego de trabajar en el principio de meditación, hacerlo con el de entendimiento. Timoteo debía considerar (incluido en el significado de “hagah”) lo dicho por Pablo y luego echar mano del entendimiento divino para poder comprender el por qué de las cosas. Salmo 119:27 Hazme entender el camino de tus mandamientos, Para que medite en tus maravillas. En el material de meditación incluimos el versículo anterior que nos indicaba la ruta de complementación que trazan estos dos principios. El salmista igualmente establece que la meditación sin entendimiento está incompleta. ¿Cuántas veces quizás nos han podido aconsejar sobre un asunto especifico, y hasta de varias maneras y muy probablemente lo han hecho varias personas sobre el mismo tema, pero no tenemos la capacidad de ver el panorama completo y por lo tanto tampoco desarrollamos la habilidad de recibir el consejo porque nos parece totalmente desenfocado, pasado de moda o muy lejos de nuestra realidad.

Supongamos un ejemplo: Una niña que escucha de muchas formas que debe cuidarse de relaciones fuera de tiempo y alejarse de situaciones que le lleven a pecar en el área sexual, pero continuamente desafía y desvirtúa esos consejos por considerar que no tienen nada que ver con su vida espiritual y que ella es capaz de controlar todas las cosas, y que además todas las niñas de su edad y las que en TV ya tienen relaciones de noviazgo y hasta relaciones sexuales, por tanto ella no está tan mal. Muy probablemente no tenga suficiente entendimiento para llegar a comprender que el desorden que ha mostrado a nivel de sus sentimientos y relaciones se deba a un conflicto emocional o a herencias pecaminosas, por otro lado, tampoco tiene el entendimiento para discernir que su modelo de comparación es Cristo, y no las jóvenes de la farándula o las amigas menos consagradas al Señor. Y podemos seguir con la lista en cuanto a deshonrar a sus autoridades, todo tiene su tiempo, es templo del Espíritu Santo, sus primicias de amor no son para regalarlas a cualquiera, etc. Si ella continúa cegada de entendimiento quizás solo llegue a reaccionar cuando sea demasiado tarde. De todas formas así actúa Dios con su Palabra cuando nos aconseja, desea guiarnos, nos quiere convencer, pero somos nosotros los que debemos tomar decisiones, por supuesto teniendo en cuenta que hay un interesado en que el entendimiento permanezca oculto y sin desarrollar en nuestras vidas, y ese es Satanás. 2 Corintios 4:3-5 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; 4:4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios. 4:5 Porque no nos predicamos a nosotros mismos, sino a Jesucristo como Señor, y a nosotros como vuestros siervos por amor de Jesús. Escrito está en la Palabra que el interesado en cegar el entendimiento es el enemigo porque sabe que con esta poderosa herramienta de Dios podemos ver el panorama más completo y dejar de actuar como si fuésemos ruedas sueltas y ninguna de nuestras acciones tuviese importancia. Al tener entendimiento, entonces hemos de tener mayor facilidad para alinearnos con el propósito de Dios y aún llegar a comprender el por qué de algunas cosas en nuestra vida y de nuestro pasado, que Dios desea utilizar para su gloria. Como aquella persona que ha sufrido por muchos golpes en su pasado, pero empieza a ser restaurada y desarrollar entendimiento, y aunque parezca locura, puede llegar a decir “gloria a Dios por esas dificultades” porque ahora soy un instrumento en sus manos para restaurar a muchos más que han pasado por situaciones similares.

Actividad. Lee Génesis 3:1-8 y escribe tu punto de vista sobre la desobediencia del hombre en el huerto del Edén y su relación con el entendimiento desde el mismo momento de comer de la fruta. Intenta meditar sobre las palabras del pastor Serafin Contreras, autor de “Líderes de papel con pies de barro”. 2 Corintios 3:13-17 y no como Moisés, que ponía un velo sobre su rostro, para que los hijos de Israel no fijaran la vista en el fin de aquello que había de ser abolido. 3:14 Pero el entendimiento de ellos se embotó; porque hasta el día de hoy, cuando leen el antiguo pacto, les queda el mismo velo no descubierto, el cual por Cristo es quitado. 3:15 Y aun hasta el día de hoy, cuando se lee a Moisés, el velo está puesto sobre el corazón de ellos. 3:16 Pero cuando se conviertan al Señor, el velo se quitará. 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad. Examinemos la Escritura anterior. Pablo dice a los corintios que sobre muchos judíos no había entendimiento porque no llegaban a comprender que la ley dada por Moisés quería preparar el camino para Jesucristo. Solo veían partes de la ley, y les gustaba mucho como tal, pero no poseían la capacidad de ver el panorama completo. Tenían piezas del rompecabezas pero no podían verlo totalmente armado por falta de entendimiento. Lo que intenta hacer el enemigo al cegar el entendimiento es impedir que la revelación de Cristo se desate en nuestras vidas, y permanezcamos bajo algunos reflejos de luz, más no bajo la Luz misma. Sin embargo, también sigue diciendo que no tenemos porque conformarnos con migajas espirituales cuando podemos degustar del Pan de vida, y la forma de hacerlo es convertirse realmente al Señor, y entonces, el Espíritu Santo entra en acción para hacer valer su presencia y sello en nuestras vidas y guiarnos a libertad. Y hace referencia a la “libertad” porque la falta de entendimiento facilita la formación de ataduras espirituales y emocionales. Luego de decidir por esa conversión, no se termina el asunto, pues debe ir perfeccionándose el entendimiento en nuestras vidas, así como el mismo Pablo ora por la iglesia en Éfeso para que cada vez más se alumbren los ojos de su entendimiento (no los ojos físicos). Efesios 1:16-18 no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, 1:17 para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él, 1:18 alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos Es muy significativo el motivo por el cual el apóstol ora por el entendimiento de esos creyentes, y hace referencia a que al alumbrarse su entendimiento podrán asegurarse en el llamado de Dios a sus vidas y en las bendiciones que como hijos tienen derecho en la herencia de nuestro Padre. Si lo vemos desde ese punto de vista, entonces el entendimiento es pieza clave para derrotar el letargo espiritual que ocasiona el no saber si somos o no llamados por Dios, o si realmente somos amados como hijos o son solo historias o ideas religiosas, y si tenemos o no propósito en el Señor. 1 Pedro 1:13 Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea manifestado; 2 Pedro 3:1 Amados, esta es la segunda carta que os escribo, y en ambas despierto con exhortación vuestro limpio entendimiento. Miremos como Pedro tiene como firme propósito en sus dos cartas despertar el limpio entendimiento. Esto no solo nos dice que la exhortación es útil para el entendimiento, sino que puede llegar a despertarse en el hombre un tipo de entendimiento sucio, entendiendo esto, como el mismo principio pero sin poder ajustarse al plan de Dios, sino buscando justificar las obras de la carne.

Ejemplo. Quizás un ministro muy conocedor de la Palabra, pero que no es usado mucho en su congregación pueda llegar a pensar que allí no es valorado ni tenido en cuenta, y empiece a armar un rompecabezas sobre todas las veces que se ha sentido ignorado, y como resultado de su ejercicio termine considerando que no vale la pena seguir estudiando la Palabra o que debería cambiarse de congregación, cuando quizás Dios mismo está permitiendo ese tiempo para algo especial que quiere hacer en su vida. Este ejemplo podría encajar en un entendimiento no limpio, porque si tiene la capacidad de unir varias piezas y situaciones de su ministerio, pero no es capaz de “aterrizar” ese entendimiento a la voluntad de Dios, sino que es llevado por la carne. Ahora bien, el entendimiento que podamos llegar a desarrollar nunca será más grande que la comprensión de Dios, de hecho se nos promete que algunas de las obras y bendiciones de Dios para sus hijos han de superar nuestro entendimiento, como es el caso de la paz anunciada en Filipenses 4:7.

¿Cómo tener entendimiento? La respuesta quizás no sea la más deseada, porque tenemos la tendencia a querer de forma inmediata lo que pedimos, pero el camino más seguro es la presencia de Dios. Tiempos en oración y adoración, es decir, bajo la iluminación del Espíritu Santo y colocar esa petición de forma apasionada ante Dios es la mejor forma de tener y desarrollar entendimiento. Esto debe acompañarse de la lectura de la Biblia para aprender a diferenciar entre lo que agrada al Señor y lo que no, lo que proviene de mi espíritu, y lo que proviene de mi carne. Efesios 4:17-19 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente, 4:18 teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón; 4:19 los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza. Dejar de andar en la vanidad de la mente, lo podemos interpretar en el sentido de 2 Corintios 3.16, dejar la vanidad del mundo y convertirse al único Dios Salvador, para entonces sí, despertar el entendimiento en nosotros. Pero Efesios 4:17-19 nos da otra luz, y es el hecho de que aquellos que tienen un entendimiento entenebrecido llegaron hasta allí por la falta de sensibilidad espiritual. Como ya vimos, la meditación nos prepara para desarrollar esa sensibilidad y poder escuchar la voz de Dios de forma más clara y sencilla, algo que igualmente podemos y aún debemos pedirle a Dios para que cambie toda dureza de corazón o toda parte de piedra de nuestro corazón en corazón de carne sensible a su presencia y su voz.

Alabanza y ministración con entendimiento 1 Corintios 14:13-20 Por lo cual, el que habla en lengua extraña, pida en oración poder interpretarla. 14:14 Porque si yo oro en lengua desconocida, mi espíritu ora, pero mi entendimiento queda sin fruto. 14:15 ¿Qué, pues? Oraré con el espíritu, pero oraré también con el entendimiento; cantaré con el espíritu, pero cantaré también con el entendimiento. 14:16 Porque si bendices sólo con el espíritu, el que ocupa lugar de simple oyente, ¿cómo dirá el Amén a tu acción de gracias? pues no sabe lo que has dicho. 14:17 Porque tú, a la verdad, bien das gracias; pero el otro no es edificado. 14:18 Doy gracias a Dios que hablo en lenguas más que todos vosotros; 14:19 pero en la iglesia prefiero hablar cinco palabras con mi entendimiento, para enseñar también a otros, que diez mil palabras en lengua desconocida. 14:20 Hermanos, no seáis niños en el modo de pensar, sino sed niños en la malicia, pero maduros en el modo de pensar. La Palabra no nos invita al entendimiento únicamente para discernir entre los tiempos, esperanza, salvación y situaciones que han acontecido a nuestras vidas, buenas y malas, sino que también nos exhorta a la aplicación del entendimiento en la ministración a los demás y en como recibimos eso que nos están ministrando, es decir, tanto para el que ministra como para el que recibe. En la iglesia de Corinto, entre otros problemas, la administración de los dones causó algo de desorden, y por ello Pablo indica que el hablar en lenguas es de provecho a quien la habla, pero eso no debe dar lugar para dejar al resto de la congregación sin edificación. El hablar en lenguas es un acto espiritual y edifica al que lo hace, pero el resto de las personas que están reunidas no recibirá provecho como tal porque no está entendiendo lo que dice. En el caso de que la persona pueda interpretar esas lenguas entonces si se edifica a la iglesia presente. Por tal motivo el apóstol dice que si él preside un servicio prefiere hablar unas cuantas palabras con entendimiento que muchas en el espíritu. No hemos de rechazar el hablar en el espíritu a través de las lenguas en una congregación, sino que recibimos de parte de Dios la dirección para hacerlo cuando es debido y resulte de provecho para otros. Alabanza Algo similar sucede con la alabanza. En ocasiones escuchamos una canción y empezamos a “tararearla” y hasta nos aprendemos partes de la letra, pero quizás seguimos en función del ritmo o de lo “pegajosa” que parezca pero realmente nuestro entendimiento ha podido quedar sin fruto. Es como estar sentado a la mesa en un restaurante y escuchar una melodía de fondo que quizás ni siquiera es cristiana y de pronto sorprendernos moviendo los dedos o los pies al ritmo de la música. Esto nos señala que somos seres musicales; aún desde niños nos llama la atención la música. El hecho de hacer esto nos ayuda a entender que muchas veces seguimos la música solo por espíritu, pero no necesariamente con el entendimiento. Y esto no es solo asunto de restaurantes o buses y busetas, también sucede en las congregaciones. La alabanza es conocida como “predicaciones cantadas”, y es común encontrar personas que participaron de un mover espiritual muy atractivo y maravilloso en la congregación, pero al terminar y preguntarles que entendieron de todo ello, quizás solo respondan: “estuvo de bendición”, y la razón es porque participaron solo con el espíritu, pero no con el entendimiento. El Señor también dice que busca adoradores en espíritu y verdad, no solo en el espíritu. Dejémonos ministrar espiritualmente por las alabanzas, pero también permitamos que su letra trasforme, nos revele, nos exhorte, nos instruya y nos edifique.

En los jóvenes suele verse esto con mayor facilidad porque son dados a apasionarse en mayor medida con algunos ritmos y pueden encontrarse más vinculados a un ritmo en particular que al hecho de ser edificados a través de la letra de la alabanza, e incluso, después de un tiempo de escucharla, tararearla, saltar con ella, etc., aún no saben que es lo que les quiere decir su letra. De hecho, al escuchar las alabanzas con entendimiento, muy seguramente nos encontraremos siendo más selectivos con los mensajes musicales que llegan a nuestras vidas, porque tendrá mucho más sentido su función. El entendimiento debe ceñirse a Dios y no al hombre
1 Corintios 1:17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo. 1:18 Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Dios. 1:19 Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, Y desecharé el entendimiento de los entendidos. 1:20 ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo? 1:21 Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agradó a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación.

Igual que puede ocurrir con la sabiduría, el entendimiento que recibe dirección del ego y vanidad del hombre más allá de ser de bendición puede ser un gran problema, porque no logra ver el panorama desde la óptica divina sino que incluye ojos humanos en el discernir. Salmo 119:169 Llegue mi clamor delante de ti, oh Jehová; Dame entendimiento conforme a tu palabra.

COMPROMISO
Después de leer este material, lee Romanos 12:2, Lucas 24:36-49, Oseas 4:12-14 y escribe un ensayo de una o dos páginas sobre el entendimiento en tu vida, cómo te observas a ti mismo en cuánto a esta capacidad o herramienta espiritual y cómo puedes llegar a desarrollarlo o perfeccionarlo.

Personajes biblicos con entendimiento     Daniel. Daniel 1.17. El entendimiento de este gran hombre de Dios y profeta fue especial y trascendió aún fronteras de raza y nacionalidades. David. El manejo del conflicto con Saúl nos enseña mucho sobre el entendimiento en el propósito de Dios que tenía este hombre con corazón conforme al de Dios. Salomón. En 1 Reyes 3:9 observamos a Salomón pidiendo a Dios corazón entendido para juzgar y discernir. Zacarías. El libro de Crónicas 26:5 registra este personaje con una característica distintiva: tenía entendimiento para las visiones de Dios.
Proverbios 16:22 Manantial de vida es el entendimiento al que lo posee…

Proverbios 15:21 La necedad es alegría al falto de entendimiento; Mas el hombre

entendido endereza sus pasos. Bibliografía. Wikipedia

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->