P. 1
Sobre "Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir... "(reseña)

Sobre "Culturas hibridas. Estrategias para entrar y salir... "(reseña)

5.0

|Views: 9.122|Likes:
« (…) la reflexión de García Canclini adquiere su más
claro perfil y muestra lo que tiene de profundamente
innovadora: dejando atrás pesados lastres teóricos e
ideológicos, la industria cultural es analizada como
matriz de desorganización y reorganización de una
experiencia temporal mucho más compatible con las
desterritorializaciones y relocalizaciones que implican
las migraciones sociales y las fragmentaciones culturales
de la vida urbana que la que configuran la cultura de
élite o la cultura popular, ambas ligadas a una
temporalidad “moderna”; esto es, una experiencia
hecha de sedimentaciones, acumulaciones e
innovaciones. Industria cultural y comunicaciones
masivas designan los nuevos procesos de producción y
circulación de la cultura, que corresponden no sólo a
innovaciones tecnológicas sino a nuevas formas de la
sensibilidad, a nuevos tipos de recepción, de disfrute y
apropiación. »
« (…) la reflexión de García Canclini adquiere su más
claro perfil y muestra lo que tiene de profundamente
innovadora: dejando atrás pesados lastres teóricos e
ideológicos, la industria cultural es analizada como
matriz de desorganización y reorganización de una
experiencia temporal mucho más compatible con las
desterritorializaciones y relocalizaciones que implican
las migraciones sociales y las fragmentaciones culturales
de la vida urbana que la que configuran la cultura de
élite o la cultura popular, ambas ligadas a una
temporalidad “moderna”; esto es, una experiencia
hecha de sedimentaciones, acumulaciones e
innovaciones. Industria cultural y comunicaciones
masivas designan los nuevos procesos de producción y
circulación de la cultura, que corresponden no sólo a
innovaciones tecnológicas sino a nuevas formas de la
sensibilidad, a nuevos tipos de recepción, de disfrute y
apropiación. »

More info:

Published by: Jesús Martín Barbero on Mar 02, 2009
Copyright:Attribution Non-commercial Share Alike

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/20/2015

pdf

text

original

w

w

w

.

m

e

d

i

a

c

i

o

n

e

s

.

n

e

t

Sobre “Culturas híbridas. Estrategias para entrar y salir de la modernidad”
Jesús Martín-Barbero
Reseña (en: Magazín Dominical, No. 445, El Espectador, Noviembre 3 de 1991)

« (…) la reflexión de García Canclini adquiere su más claro perfil y muestra lo que tiene de profundamente innovadora: dejando atrás pesados lastres teóricos e ideológicos, la industria cultural es analizada como matriz de desorganización y reorganización de una experiencia temporal mucho más compatible con las desterritorializaciones y relocalizaciones que implican las migraciones sociales y las fragmentaciones culturales de la vida urbana que la que configuran la cultura de élite o la cultura popular, ambas ligadas a una temporalidad “moderna”; esto es, una experiencia hecha de sedimentaciones, acumulaciones e innovaciones. Industria cultural y comunicaciones masivas designan los nuevos procesos de producción y circulación de la cultura, que corresponden no sólo a innovaciones tecnológicas sino a nuevas formas de la sensibilidad, a nuevos tipos de recepción, de disfrute y apropiación. »

2

En el título está ya el desafío. El adjetivo desacomoda tanto a los nostálgicos de autenticidades como a los valedores de sincretismos. Lo híbrido es lo contrario de lo puro y no conduce necesariamente a la síntesis, es sobre todo mezcla y revoltura; como el tiempo que propone el subtitulo, relación híbrida también –hecha de pre y post– con la modernidad. A esa propuesta llega García Canclini después de un largo trabajo de reflexión e investigación sobre las culturas del arte y las populares. Un trabajo que fue pionero por estas tierras en recolocar los estudios estéticos al interior de la investigación social, introduciendo en el debate cruces teóricos y metodológicos que permitieron interpelar al arte desde ámbitos –la industria, la comunicación, los consumos– replanteadores de las inercias idealistas y sociologistas. Pionero también en reubicar el estudio de las culturas populares a distancia tanto del culturalismo antropológico y su idealizada autonomía como de los instrumentalismos populistas, haciendo con ello pensables la interacción de las culturas populares con las sociedades nacionales y la inserción de lo popular en lo masivo trasnacional. El libro que reseñamos marca sin duda un punto de llegada en ese recorrido y un hito en los estudios culturales de
Sobre “Culturas híbridas. Estrategias…

3

América Latina. Y lo es ante todo por ayudarnos a pensar la diferencia no al margen sino desde el debate a la modernidad, haciendo de ese debate aquí no una forma de escape a los “atrasos” y las contradicciones de la situación latinoamericana sino, por el contrario, una ocasión y un modo de acceso a las cuestiones más radicales y las crisis más nuestras. No extraña entonces que el libro arranque colocando la modernidad de los filósofos en el terreno de los sociólogos: una torsión que permite “referir” la autonomía del arte/la cultura –rasgo definitorio de la modernidad– a cuestiones primero de método y después de historia y política culturales. Mirando desde ahí, García Canclini hace un balance a la vez del proyecto moderno y del debate mismo: de lo que significa la crisis de las vanguardias y la reorganización del mercado cultural en torno a una lógica cada día más alejada de las “bellas artes”, mientras la estética moderna se transforma postmodernamente en ideología para consumidores.

Bibliófago en su hábitat (foto de Julio Romero).

www.mediaciones.net

4 El segundo desplazamiento busca romper con dos prejuicios para hacer abordable la cuestión central. No es un déficit de modernización lo que ha hecho imposible la modernidad en América Latina, y son las “optimizadas imágenes” de la modernidad europea, con las que hemos medido nuestros procesos, las que nos han impedido reconocer la modernidad propia. Pues ni la modernidad en Europa fue el resultado lineal de la modernización socioeconómica, ni el modernismo latinoamericano se limitó a imitar y traducir. Tanto allá como acá la modernidad se produce en la interacción de diferentes temporalidades históricas. En Europa fueron “un orden dominante semiaristocrático, una economía semiindustrializada y un movimiento obrero semiemergente o semiinsurgente” (Perry Anderson); pero, ¿cuáles son esas temporalidades en América Latina y “qué contradicciones genera su cruce”?, se pregunta García Canclini. Y a responder esos interrogantes va a dedicar gran parte del libro; ya que es en ese cruce donde “el mestizaje” se transforma en culturas híbridas, donde las tradiciones dejan de ser algo exterior y contrario a la modernidad, y donde las ideas importadas, las “ideas fuera de lugar” (según R. Schwarz) se incorporan a la trama de los dislocamientos y las desviaciones, de las traducciones y las reelaboraciones con que se hace la propia historia cultural. Lo que, enfocando el hoy, va a implicar el desmontaje de las estratagemas que hacen rentable política y culturalmente aquella separación que atribuye a la élite un perfil moderno, al tiempo que recluye lo indígena y lo colonial en los sectores populares, coloca la masificación de los bienes culturales en los antípodas del desarrollo cultural, propone al Estado dedicarse a la conservación de la tradición dejándole a la iniciativa privada la tarea de modernizar, de renovar e inventar; y permite adherir fascinadamente a la modernización tecnológica mientras se profesa miedo y asco a la inSobre “Culturas híbridas. Estrategias…

5

dustrialización de la creatividad y la democratización de los públicos. Desmontaje que es la clave para enfrentar no sólo el desconcierto y la ineficacia de las izquierdas, sino también la perspicacia y la tramposa eficiencia de los neoconservadores a la hora de concebir estrategias y proponer políticas culturales “para salir de la crisis”. No especulando sino aportando una información plural y precisa en cada caso, García Canclini lleva a cabo un paciente trabajo de desenmascaramiento de esas estratagemas en las teorías y en las políticas. Desde la redefinición del sentido del patrimonio, esa “base secreta de la simulación que nos mantiene juntos”, a partir de lo que tiene de ideología sustancialista –ocultación de su formación social– y legitimadora de exclusiones pero también de capital cultural de un país, de teatralización del poder, escenificación de lo nacional y ritualización de la identidad. Y la deconstrucción de los usos de lo popular en lo que tienen de puesta en escena, de construcción efectuada en la investigación que busca a toda costa recortarlo de la reorganización masiva, fijarlo en formas artesanales de producción y distribución, y custodiarlo como reserva imaginaria de los nacionalismos; en la comunicación que tiende a identificar pueblo con público y espectador, a confundir popular con la popularidad como “lugar del éxito” y por ello, de la fugacidad y la obsolescencia rápida, ignorando lo que en lo popular hay de memoria y sedimentación; en el populismo político que valorando el potencial transformador del pueblo acaba simulando su participación y su acción. Hasta la reelaboración de la crítica de la industria cultural, punto en el cual la reflexión de García Canclini adquiere su más claro perfil y muestra lo que tiene de profundamente innovadora: dejando atrás pesados lastres teóricos e ideológicos, la industria cultural es analizada como matriz de desorganización y reorganización de una experiencia temporal mucho más compatible con las desterritorializaciones y relocalizaciones
www.mediaciones.net

6 que implican las migraciones sociales y las fragmentaciones culturales de la vida urbana que la que configuran la cultura de élite o la cultura popular, ambas ligadas a una temporalidad “moderna”; esto es, una experiencia hecha de sedimentaciones, acumulaciones e innovaciones. Industria cultural y comunicaciones masivas designan los nuevos procesos de producción y circulación de la cultura, que corresponden no sólo a innovaciones tecnológicas sino a nuevas formas de la sensibilidad, a nuevos tipos de recepción, de disfrute y apropiación. Y que tienen si no su origen al menos su correlato más decisivo en las nuevas formas de sociabilidad con que la gente enfrenta la heterogeneidad simbólica y la inabarcabilidad de la ciudad. Es desde esa relación que adquiere espesor cultural lo que pasa en y por los medios y las nuevas tecnologías de comunicación: el modo en que los medios constituyen lo público integrando un imaginario que de alguna manera articula el imaginario urbano disgregado, o en que la espectacularización televisiva sustituye la teatralidad callejera de la política; y el debilitamiento del sentido histórico y las concepciones globalizadoras que conlleva la inmersión en unas tecnologías que –como el video-clip o los videojuegos– desmaterializan y descontextualizan proponiendo la discontinuidad como hábito perceptivo dominante, al mismo tiempo que cargan de creatividad y sensualidad la relación con la tecnología. Lo que García Canclini propone en este libro como agenda de los estudios culturales rediseña tanto los objetos de las disciplinas –antropología, sociología, economía, comunicación– como el inter-texto de sus hasta ahora formales y tímidas relaciones, y mueve entonces el piso en que se asientan las demarcaciones y sacude los hábitos y las rutinas de la investigación. Pero, atención: porque lo que este libro pone en juego no son sólo nuevos objetos y nuevas estrategias de investigación, sino nuevos modos de concebir y plantear las luchas que se producen entre la cultura y el
Sobre “Culturas híbridas. Estrategias…

7

poder, entre lógica del mercado y producción simbólica, entre modernización y democratización. Y nuevos modos de asumir esas luchas sin los sustancialismos e instrumentalismos de antaño, buscando “ser radicales sin ser fundamentalistas”.

www.mediaciones.net

You're Reading a Free Preview

Descarga
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->