Está en la página 1de 3

"LA CAPA DEL ESTUDIANTE" Todo comenz cuando un grupo de estudiantes se preparaban para rendir los ltimos exmenes

de su ao lectivo. Uno de ellos, Juan, estaba muy preocupado por el estado calamitoso en el que se hallaban sus botas y el hecho de no tener suficiente dinero para reemplazarlas. Para l era imposible presentarse a sus exmenes en semejantes fachas; sus compaeros le propusieron vender o empear su capa, pero para l eso era imposiblefinalmente le ofrecieron algunas monedas para aliviar su situacin, pero la ayuda tena un precio; sus amigos le dijeron que para ganrselas deba ir a las doce de la noche al cementerio del El Tejar, llegar hasta la tumba de una mujer que se quit la vida, y clavar un clavo, Juan acept. Casualmente aquella tumba era la de una joven con la que Juan tuvo amores en el pasado y que se quit la vida a causa de su traicin. El joven estaba lleno de remordimientospero como necesitaba el dinero, acudi a la cita. Subi por el muro y lleg hasta la tumba sealadamientras clavaba, interiormente peda perdn por el dao ocasionado. Pero cuando quiso retirarse del lugar no pudo moverse de su sitio porque algo le sujetaba la capa y le impeda la huidasus amigos le esperaban afuera del cementerio, pero Juan nunca sali. A la maana siguiente, preocupados por la tardanza se aventuraron a buscarlo y lo encontraron muerto. Uno de ellos se percat de que Juan haba fijado su capa junto al clavono hubo ni aparecidos ni venganzas del ms all, a Juan lo mat el susto.

Una vez que la beluga alcanz la edad adulta, la necesidad de mimetismo disminuy. Adems, es muy posible que NOC se haya can abandonado el esfuerzo conjunto por puro aburrimiento.

Segn un ecologista marino que trabaja en la Universidad de Copenhague, NOC consigui un poco de ayuda de su composicin ana humanos.

Por lo tanto, las belugas se conocen como "canarias del mar" debido a su poder producir una variedad bastante grande de llamada

Sin embargo, NOC tuvo que aprender a jugar con la presin de su tracto nasal y otros msculos antes de producir sonidos que imit Curiosamente, NOC no es el nico caso de ballena hablante conocido por la ciencia.

En 1979, el personal del acuario de Vancouver afirm que uno de los mamferos marinos que estn en su cuidado logr pronunciar